Page 37

obtener el autorreconocimiento cultural. Y para alcanzarlo no basta volver la mirada hacia nuestro interior; necesitamos vernos en los ojos de los otros. Asimismo debemos percibirnos en los paisajes que habitamos y construimos, incluidas pantallas de computador, avisos publicitarios y antenas parabólicas. Y, por supuesto, tambi én debemos asumirnos en la historia: en la de los abuelos, en la de tíos y padres, en la de nuestros maestros, en la de los vecinos del municipio, el barrio y nuestra calle, en fin, en la de todas aquellas y aquellos que han amasado -con amor y dolor- los ingredientes para que hoy seamos lo que somos" 25 William Fernando Torres LOGRO GENERAL ESPERADO Mediante la Educación Artística fundamentada en una actitud crítica y creativa, la niñez y la juventud colombiana desarrollan e irradian su sensibilidad y su imaginación hacia el mejoramiento y el disfrute de la calidad de su experiencia intrapersonal y de interacción con los otros, con la naturaleza y con la producción cultural, contribuyendo efectivamente desde la educación formal con transformaciones culturales significativas. En esta propuesta se concibe a los estudiantes como sujetos del proceso de construcción del conocimiento, jóvenes que paulatinamente le encuentran sentido a su existencia vital, disfrutan de la convivencia madura, confiada y solidaria, se sientan aceptados en su grupo, se comprometen con gusto con el bienestar de su comunidad siéndole útil; investigan y se expresan enriqueciendo y valorando el patrimonio cultural local, regional y universal. Jóvenes que asimilan sensible y racionalmente y comprenden de maneras cada vez más complejas y ricas la propia experiencia, cualificándola culturalmente, para lo cual: l

Exploran constantemente formas que se contemplan en la imaginación, que surgen, bien de la memoria cultural del grupo, de experiencias pasadas, de la fantasía o de los sueños o bien directamente del mundo degustable, tangible, visible, audible.

l

Experimentan materiales y técnicas para transmitir las propias evocaciones y concepciones y a partir de la historia del arte, integrada a la formación seg ún la tem ática, reconocen las maneras como otros han realizado la creación artística.

l

Disfrutan la expresión artística mediante interacciones l údicas, sensibles y creativas.

l

Conciben, representan y comparten ideas y formas expresivas novedosas.

l

Resuelven problemas artísticos individualmente y en equipo, en el desarrollo de proyectos espec íficos.

l

Estudian conceptos de los diferentes lenguajes artísticos, los significados y valores que se le dan a creaciones artísticas en el contexto inmediato, en otros lugares y en otros tiempos.

l

Aprecian y valoran la creaciones propias y de otras personas.

EL DIÁLOGO PEDAGÓGICO CREATIVO; UNA PROPUESTA METODOLÓGICA Hay instituciones escolares en las que docentes y alumnos se dan a sí mismos la opción de expresarse, de respetarse mutuamente, de jugar recreando fantasías y memorias pasadas, de escucharse, de dialogar, de darse cuenta de los estados anímicos propios y de los otros y de la mutua disposición sensible. En ellas se da el tiempo para reconocer talentos artísticos o científicos, investigar su contexto particular y su historia, compartir el bagaje cultural; comunidades educativas que tejen las relaciones humanas en un ambiente saludable, alegre, estimulante intelectualmente y propicio para la convivencia comunitaria pac ífica y creativa. Estas situaciones se alimentan con la tradición de la pedagogía activa, la propuesta por la Renovación Curricular, el programa Escuela Nueva, las clarificaciones que sobre lo artístico y cultural viene haciendo el pa ís, las experiencias educativas de la corriente constructivista, el surgimiento de las teorías sobre las inteligencias múltiples y en particular sobre la inteligencia emocional, que han venido influyendo positivamente sobre la practica educativa. En estos enfoques se trabaja con metodologías por procesos; se promueven la experimentación y la reflexión sobre la pr áctica; se tienen en cuenta la estructura mental de los alumnos, sus etapas evolutivas en la construcción de conocimiento; se estimulan el trabajo en equipo, la elaboración de proyectos, la autoevaluación y la evaluación en grupo. Este espíritu renovador encontró espacio en la Nueva Ley de Educación en donde la elaboración del Proyecto Educativo Institucional debe contar con las circunstancias y necesidades de los educandos, de la comunidad local, de la región y del país, e identificar problemas psicosociales y culturales que serán abordados desde la escuela, con el fin de mejorar la calidad de vida personal y comunitaria. Sin embargo, escasamente se aplican metodologías mediante las cuales se comprenda, transforme y valore sistemáticamente la experiencia de los estudiantes y se comprenda, transforme y valore sistemáticamente el contexto cultural comunitario, regional y nacional. La valoración y comprensión sistemática de la experiencia de los alumnos se refiere a necesidades concretas de desarrollo sensible y creativo de los alumnos y a la necesidad de que éstos se constituyan en ejes del proceso de aprendizaje. Pocas veces se resuelve cómo involucrar sistemáticamente las experiencias del alumno. Por lo general lo que sucede es que se vierten los logros esperados en el discurso

Artistica  
Artistica  
Advertisement