Issuu on Google+

COSAS DE GATOS


Willie y Machu

Este guapísimo gato macho adulto. Vive con su familia humana. Es por eso que está muy triste y necesita de nuevo una oportunidad de ser feliz. Está castrado y tiene unos tres años. Es muy tranquilo y cariñoso. Seguro


que te gustará compartir tu vida con él.

SALUD EN LOS GATOS Para que un gato esté en perfectas condiciones debemos saber algo sobre la salud de nuestros seres más queridos. Sus enfermedades más usuales, su tratamiento, problemas que podemos encontrarnos cada día, la opinión de un veterinario, así como otros puntos relacionados con este interesantísimo tema tendrán un lugar en esta sección. • ENFERMEDADES ( 1 Ítems )


Las enfermedades más comunes tendrán un espacio en esta Web. De esta manera podrás conocer un poco mejor a tu gato, y las posibles causas por las que puede perder su comportamiento habitual. Observarlo te puede ayudar a descubrir a tiempo cualquier enfermedad que le pueda afectar. •

CUIDADOS (1 Ítems) Los cuidados de nuestro pequeño amigo no pueden ser un problema para nosotros. Poco a poco iremos dando ideas para que cuidarlo sea un placer para ellos y para nosotros. VETERINARIO ( 0 Ítems ) El veterinario también tendrá un


hueco en nuestra web, ayudándote a solucionar problemas que te puedan surgir. Artículos en los que el veterinario dará su opinión de profesional, y podrá responder a tus consultas

LAS UÑAS DEL GATO Y SU CUIDADO Las uñas del gato tienen que afilarse y limpiarse constantemente normalmente en superficies ásperas, por lo que es una buena idea que nuestro amiguito tenga algún poste para arañar, si es que lo tenemos en un piso, y por lo tanto no tiene acceso


a jardín alguno donde haya árboles donde poder juguetear. Normalmente los gatos suelen tener la mala costumbre de desobedecer nuestros consejos, por lo que intentarán echar sus uñas en sofás y alfombras. Aunque hay gente que recurre al desuñado, no es la práctica más recomendable, ya que dejamos al animal totalmente indefenso ante otros animales y situaciones peligrosas en las que les serían de gran utilidad. Los destrozos que las uñas pueden ocasionar, se pueden reducir cortando las uñas de vez en cuando.


Lo más recomendable es realizar esta operación entre dos personas, ya que la mayoría de los gatos se resisten al principio. El equipo más recomendable para utilizar son los cortaúñas, ya sean especiales para gatos que se venden en tiendas especializadas, o incluso los que se emplean en manicura. No se deben utilizar las tijeras, ya que éstas quiebran las uñas. IMPORTANTE: No cortar la parte viva, que se ve como una sombra rosada dentro de la uña. No debe emplearse esta acción como una rutina, solamente cuando sea necesario.


En esta sección podéis ver los gatos que en estos momentos se encuentra en el Refugio Sierra Nevada de Granada. Unos se encuentran preparados para la adopción. Son animales cariñosos y muy adaptados a nosotros los humanos. La mayoría de éstos provienen de abandonos. Pero no os preocupéis, que olvidan el mal que algunos humanos le han causado y gracias a los voluntarios del refugio vuelven a confiar en las personas. Otros son animales encontrados en la calle en malas condiciones, y que el refugio les ha dado una segunda oportunidad. En estos casos su carácter callejero es evidente y no se habitúan a vivir con humanos, por lo


que solamente están disponibles para apadrinamiento.

La familia de acogida es una figura muy importante a la hora de busca un hogar definitivo a un gato, ya que hay casos en los que la estancia en el refugio se hace muy difícil, ya sea por sus características especiales, o por la falta de espacio que en algunos momentos puede haber. La familia de acogida puede tener al gato en su casa, como uno más de la familia, hasta el momento en el que


éste consigue encontrar una familia para toda su vida. Es una figura muy enriquecedora tanto para la familia que los acoge como para el gato acogido, ya que, en el caso de este último, se acostumbra a convivir con familias con otros animales, niños y demás componentes del núcleo familiar, haciéndose de esta forma mucho más sociables. ¡¡NECESITAMOS FAMILIAS DE ACOGIDA PARA ALGUNOS DE NUESTROS GATOS!! Hay momentos en los que algunos de los gatos necesitan una atención más personalizada, ya sea por tratamiento médico, por recuperación de alguna dolencia,.... ¡¡échales una mano!! TE LO AGRADECERÁN.


¡¡DECÍDETE, NO LO DUDES!! PUEDE SER MUY ENRIQUECEDOR Y HARÁS UN GRAN FAVOR A QUIENES LO NECESITAN SI ESTÁS INTERESADO EN SER FAMILIA DE ACOGIDA ENVÍANOS UN CORREO ELECTRÓNICO COMUNICÁNDONOS TU DESEO Y POSIBILIDADES A INFO@COSASDEGATOS.ORG

YA TENGO HOGAR


En esta sección podréis descubrir todos aquellos pequeños amigos que han pasado por nuestro refugio y que ya han conseguido tener un buen hogar donde ser felices. En el apartado "ya tengo hogar" se muestran los gatos que han sido adoptados.

En el apartado "Historias felices" podremos ver fotos de estos gatos con su nueva familia, cómo viven en su nuevo hogar. También tiene cabida que nuestros amigos adoptantes puedan colgar sus historias con estos pequeños recién llegados a su

Cosas que no deben comer TU GATO NO DEBE COMER


NUNCA... Comida humana: No es una gran idea alimentar al gato con sobras de la mesa, o con tu propia comida. Las sobras no satisfacen las necesidades nutricionales de tu gato, y solo agregan calorías o cosas que no son necesarias. Además, eso puede provocar que tu gato se vuelva una gran molestia mientras estás comiendo. Comida perros :Los requerimientos alimentarios del gato son diferentes a los del perro. Los gatos requieren niveles más altos de proteínas que los perros. Respecto a la taurina que hablábamos antes, tan necesaria para los gatos en su dieta; los perros no necesitan ese aminoácido en la dieta porque su


organismo lo sintetiza. Los gatos requieren una concentración mayor de Vitamina A en la dieta. Los perros pueden metabolizar el betacaroteno como una fuente de Vitamina A, y los gatos no pueden hacerlo. Los gatos no pueden sintetizar un ácido graso llamado araquidónico y debe estar complementado en su dieta; para los perros no es esencial tener este ácido graso en su dieta. Así que, si a un gato se le permite comer una cantidad significante de comida del perro, estaría comiendo una dieta deficiente en muchos de los nutrientes requeridos para un metabolismo normal. Y a continuación te presentamos otra serie de alimentos que el gato no debe comer y


los ingredientes más importantes que pueden ocasionar problemas al gato: •

Chocolate, Café y Té: Estos productos tienen una sustancia llamada teobromina que actúa en el cuerpo del animal: Aumentando la contractilidad del corazón, actuando como un poderosos diurético y produciendo deshidratación, afectando el sistema gastrointestinal, causando vómitos y diarrea y pueden provocar úlceras en la mucosa gástrica.. También afecta el sistema nervioso, causando convulsiones, y a veces, muerte. Cebolla: La cebolla contiene un compuesto que es tóxico para los


glóbulos rojos (eritrocitos) de los gatos, produce una destrucción de los mismos y produce anemia. Ajo: El ajo contiene un compuesto similar al de las cebollas produciendo anemia, sin embargo el compuesto de ajo es mucho menos tóxico. Pescado con espinas, huesos de pollo, etc. Embutidos curados (sí podrá tomar los cocidos; jamón York, pavo, etc.) Vitaminas para uso humano que tienen alta concentración de hierro.

El esqueleto


Esqueleto, mĂşsculos y movimiento del gato La acciĂłn del movimiento del gato, caminando, trote o a la carrera (el gato no realiza carreras prolongadas porque se fatiga con facilidad, no mĂĄs de dos o tres cuadras pero cuando lo hace se desplaza a 45 km/hora). No se puede negar que al observar a un


felino en movimiento expresa en el observador majestuosidad, agilidad, sobriedad, elegancia, produciendo fascinaciĂłn, una especie de magnetismo animal. El movimiento en los animales, por ejemplo, el perro, el caballo o cualquier otro animal, primero mueve su miembro anterior izquierdo y al mismo tiempo lo hace con el miembro posterior derecho o al revĂŠs, inicia el movimiento con el miembro anterior derecho y al mismo tiempo mueve su miembro posterior izquierdo, o sea, un miembro de un lado a otro miembro del otro lado, generalmente inician el movimiento por el lado izquierdo, pero tambiĂŠn lo pueden hacer por el derecho. En el gato domĂŠstico, mueve los


miembros de un solo lado a la vez, es decir, el miembro anterior y posterior de un lado y después ambos miembros del otro lado. Este movimiento es exclusivo del gato doméstico, inclusive los otros felinos se mueven de la misma manera que otros animales, con excepción del camello y la jirafa que sí se mueven igual que el gato. Otro factor está dado por un músculo cutáneo que envuelve su cuerpo, siendo uno de los músculos más grandes de su cuerpo, otorgándole una gran elasticidad. El esqueleto del gato está constituido por 233 huesos (más que el hombre que tiene 206), no presenta clavículas que le quiten agilidad, la articulación escápulo-humeral le permite que


mueva su miembro anterior en casi cualquier dirección y la presencia de más de 500 músculos le imparten una gran variedad de movimiento a los huesos, además con un sentido nervioso y del equilibrio muy desarrollado, hace que el felino doméstico tenga movimientos casi perfectos que al verlos cautiva y fascina.

La dieta felina Según un informe emitido recientemente por el Comité de Nutrición Animal del Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos, uno de cada cuatro perros y gatos en el mundo


occidental está obeso. Igual que los humanos, los perros y gatos que llevan sobrepeso tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes, enfermedades del corazón u otros problemas de salud. Por ello, es muy importante seguir las recomendaciones de los expertos en cuanto a la dieta de nuestras mascotas. La dieta felina Existen dos mitos muy popularizados acerca de las costumbres alimenticias de los gatos: Primero, que los gatos se autorregulan a la hora de comer. Según ello, los gatos nunca comerán de más si les damos demasiada comida - podemos dejarles un cuenco de pienso e irán comiéndolo en la medida que les


haga falta sin pasarse. Aunque esto puede ser cierto para algunos, la verdad es que un porcentaje alto de gatos que tienen libre acceso a la comida engordarán. El segundo mito muy repetido es que los gatos son exquisitos a la hora de comer, cuando lo cierto es que aunque algunos sí lo son, otros no lo son para nada – hay gatos que comerán comida para perros o restos de comida humana en cuanto tengan la oportunidad, pero este tipo de alimentación es muy perjudicial para ellos y debe evitarse. Un gato suele salir exquisito a raíz de las prácticas alimenticias que siguen sus dueños: cuanta más variedad de comida recibe, más esperará.


A la hora llegar a una dieta equilibrada para un gato, hay que tener en cuenta varios factores. Primero hay que ajustar el rĂŠgimen del animal a la edad que tiene: la comida que debemos dar a los gatitos no es la misma que la que debemos dar a los gatos mayores, los gatos embarazados o los gatos lactantes. En segundo lugar, hay que tener en cuenta el estilo de vida de nuestro gato: un gato que nunca sale de casa no tiene las mismas necesidades energĂŠticas que un gato callejero, por ejemplo, o un gato que pasa mucho tiempo fuera del hogar. Finalmente, hay que ajustar la dieta que decidimos seguir con nuestra mascota al gato o la gata


en cuestión, teniendo en cuenta no sólo sus gustos sino también el metabolismo que tiene. Del mismo modo que se puede escoger dos humanos de la misma edad, de un físico parecido y que hacen la misma cantidad de ejercicio a diario y encontrar que uno puede comer de todo y no engordará nunca, mientras que el otro engordará al más mínimo cambio en su dieta habitual, se puede decir que no hay dos gatos iguales. El metabolismo de cada uno es diferente. En este sentido, es importante saber las pautas generales para las dietas felinas para luego diseñar un régimen individualizado para nuestra mascota.


Gatos adultos Un gato adulto – un gato con más de un año de edad - que tiene un nivel medio de actividad, que vive en un ambiente caluroso con temperatura estable y que tiene un metabolismo correcto requiere nada más que un régimen de mantenimiento. Nada de extras: basta con un pienso completo para que el gato mantenga una buena condición física y unas proporciones debidas - un gato sano tendrá algo de grasa encima de las costillas, pero se podrá palparle los huesos al tocarle. No obstante, hay que tener en cuenta que los gatos no comen de tirón, sino que son de picar a la comida. Son capaces de picar hasta


doscientas veces por día y por ello, deben tener acceso a su comida durante varias horas al día. Tampoco es raro que un gato tenga pérdida de apetito o sea reacio a comer durante un tiempo: solamente debemos preocuparnos si la falta de apetito persiste durante más de un par de días, y en tal caso, llevarle directamente al veterinario. Los gatos requieren un nivel de proteína en la dieta más alto que los perros y un equilibrio nutritivo completamente diferente, por lo que a los gatos nunca debemos darles de comer con comida comercializada para perros. Un gato de tamaño medio, de entre tres y cuatro kilos de peso, necesita alrededor de 85 gramos de pienso


seco o húmedo, o alternativamente entre 170 y 230 gramos de comida de lata al día. E igual que con todos los animales, es importante que tengan un recipiente de agua fresca y limpia al lado de su comida, para que puedan digerir y absorber la comida, regular su temperatura corporal y mantener una circulación adecuada. Gatas embarazadas La comida que se vende para gatos adultos no es adecuada para una gata embarazada o lactante, puesto que la dieta de una gata embarazada o lactante debe tener al menos 30 por ciento de proteínas y ser rica en calorías. Pero tampoco es aconsejable cambiarle a la gata el régimen de mantenimiento


de la noche a maĂąana: Se recomienda cambiar la dieta de una gata embarazada paulatinamente durante el embarazo. Si la gata empieza a ingerir comida equilibrada y apta para el embarazo desde el principio, tampoco harĂĄ falta darla suplementos alimenticios. Durante la gestaciĂłn, las gatas suelen aumentar poco a poco de peso y de apetito. No obstante, los cambios hormonales que sufre la gata en este tiempo puede causarla no comer, comer demasiado o comer poco durante algunos periodos. Por ejemplo, durante la tercera semana del embarazo, las gatas suelen perder el apetito de forma parcial o completa entre 3 y 10 dĂ­as. Aunque resulta preocupante, es


normal y debemos resistir hacer cambios en la régimen del animal cada vez que sufre una alteración de este tipo. Eso sí, si la condición de la gata comienza a deteriorarse o el periodo de no comer dura mucho, debemos llevarla al veterinario. Si la gata pierde el apetito en la novena semana de gestación, también es normal: Muchas veces indica que dará luz en las próximos 24 o 48 horas. Gatas lactantes 24 horas después de dar a luz, el apetito de la gata suele aumentar de nuevo. Sus gatitos necesitarán leche durante veinte o treinta días y por consiguiente la gata tendrá que ingerir más comida y más agua de lo normal. Es normal tener que


dar a comer a las gatas lactantes dos o tres veces al día y deben disponer de agua fresca en todo momento. De hecho, es buena idea dar a las gatas lactantes comida seca empapada en agua, para aumentar la cantidad de comida y de agua que ingieren. Este truco también sirve para empezar a interesar a los gatitos en comida sólida. Cuando los gatitos tienen entre tres y cuatro semanas de edad, empiezan a interesarse en la comida sólida y desinteresarse en la leche de su madre. En este momento deben disponer de comida húmeda en un platito poco profundo durante varias horas al día. Los gatitos dejarán de tomar la leche


de su madre por completo cuando tengan entre 6 y 8 semanas. Los gatitos Según los estudios realizados, un gato pasa de la infancia a ser un joven adulto en aproximadamente un año. Desde el nacimiento hasta tener veinte semanas de vida, un gato puede aumentar su peso un 2.000 por cien. El ritmo de crecimiento de los gatitos es vertiginoso hasta que tengan 26 semanas, cuando su tamaño empieza a estabilizarse, al menos por fuera – internamente, los gatos siguen creciendo hasta cumplir 12 meses. Por ello, los gatitos requieren dos veces más energía por cada 450 gramos de peso frente a una gata adulta.


Los gatitos necesitan recibir una comida diseñada especialmente para ellos. Necesitan más proteínas que los perritos y sobre todo el aminoácido taurina. Una falta de taurina en la dieta de un gatito puede causarle problemas serios de vista. Por ello, no debemos darles nunca comida preparada para perros. Y al igual que con los gatas embarazadas, es preferible dar a los gatitos una comida equilibrada y apta desde un principio que darles suplementos alimenticios adicionales que podrían desequilibrarles. Los gatitos comen de vez en cuando y toman muchas comidas pequeñas a lo largo del día. Es normal que un gatito se acerque a su platito, lo huela, coma un poquito y se vaya,


para luego volver al cabo de un rato para repetir el proceso. Si hay demasiado ruido, si se encuentra en un entorno extraño o si su platito no está limpio, puede que el gatito se niegue a comer. A los gatitos les resulta más fácil comer la comida seca empapada en agua o comida húmeda de lata, pero debemos tener cuidado de tirar cualquier alimento si lleva más de una hora en su platito sin que lo coman, porque los deterioros que éste sufre puede dañar a los estómagos de animales tan pequeños. De seis meses a un año, se debe dar a comer a los gatitos dos veces al día si les proporcionamos comida húmeda de lata o comida seca mojada. Si toman comida seca, les


podemos dejar un cuenco lleno una vez al día para que coman libremente. No obstante, también debemos tener cuidado de no darles demasiado. La obesidad Cuando un animal tiene un 20 por ciento más peso de lo que debería, se le considera obeso. Hay tres posibles causas de obesidad: una dieta inadecuada, una predisposición genética o una desorden hormonal. Pero en la gran mayoría de los casos, un gato gana peso por comer alimentos inapropiados o en exceso: Igual que los humanos, los gatos ganan peso cuando ingieren más calorías de las que utilizan. Un gato puede, por lo tanto, perder peso de dos maneras – limitando su


ingestión de comida o aumentando el tiempo que esté activo, jugando con nosotros o moviéndose por su territorio. Existen muchas piensos y comidas para gatos en el mercado, orientados a las mascotas que tienen problemas de sobrepeso, que pueden ayudarnos a la hora de tener que resolver el problema de obesidad en nuestro gato. No obstante, es preferible evitar que el animal coja sobrepeso desde un principio, siguiendo unos principios básicos con él: •

Reducir / eliminar su consumo de restos de comida humana o premios. Muchas veces son alimentos altos en calorías y grasas. Nunca deben suponer más


de un diez por ciento de la dieta completa del animal; Medir la cantidad de comida que tu gato ingiere y dejar de ponerle un poquito de “más” en su cacharro; Aumentar el nivel de ejercicio que hace. Animarle a jugar para aumentar su actividad; Considerar si le hace falta cambiar a un pienso o comida bajo en calorías. Son productos que contienen menos grasas y más fibra, lo que nos permite seguir sirviendo al gato su cantidad de comida normal y a la vez reducir su ingestión de calorías; Llevar el gato al veterinario regularmente para que éste le


pese y le recomiende un tratamiento de control de peso si procede; Ser consciente que la leche es una comida y no un sustituto para el agua. Algunos gatos toman leche como premio de vez en cuando, pero no suelen tolerarlo bien en grandes cantidades y puede causar diarrea. A los gatos les gusta la carne, pero no es una dieta equilibrada por si sola. La carne cruda puede contener parásitos peligrosos para el gato; la carne cocida suele contener muchas grasas y carece de nutrientes. El pescado crudo puede causar una deficiencia de tiamina en el gato, que se manifiesta en


anorexia (una pérdida total de apetito), una postura anormal, debilidad y ataques convulsivos graves. La ingestión repetida de huevos crudos puede generar una deficiencia de la vitamina biotin en el gato, que causa dermatitis, pérdida de pelo y falta de crecimiento; Dar de comer a los gatos hígado crudo puede causar una toxicidad a la vitamina A, sobre todo si se le da acompañado por un pienso o comida preparada alta en vitamina A.


Nutrientes que necesitan Vitaminas Vitamina A

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso

Visión; Conjuntivit crecimient is; o; función cataratas, inmunológic degeneraci a; ón de la desarrollo retina y fetal; otros diferenciac problemas ión celular; oculares; transferen pérdida de cia de peso; proteínas debilidad por muscular; membranas desordene . s reproducti


Vitaminas

Usado en...

Ă?ndices de deficiencia / exceso vos y de desarrollo . Lesiones esquelĂŠtic as en gatitos, especialme nte brotes en las vĂŠrtebras cervicales; osteoporos is.

Vitamina D

Mantenimi Raquitismo ento del ; estatus desarrollo


Vitaminas

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso

esquelétic mineral; o anormal; estructura parálisis esquelética progresivo ; ; ataxia; contracció falta de n higiene; muscular; pérdida de coagulación peso de sangre; corporal y conducción de interés de los en comer. nervios; Anorexia; señalizació vómitos; n celular; aletargami equilibrio ento; fosforoso. calcificaci


Vitaminas

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso ón de tejidos blandos.

Vitamina E

Vitamina K

Defensa contra el estrés oxidativo frente a los radicales libres

Anorexia; depresión; sensibilida d en el abdomen; patologías de tejidos de grasa.

Activación Mayores de tiempos factores de de coagulació coagulación n de , proteínas sangre;


Vitaminas

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso

óseas y hemorragi demás as. proteínas. Vitamina B1 (tiamina)

Energía y Daños metabolism neurológic o de os carbohidra incluyendo tos; reflejos activación alterados de canales y ataques iónicos en convulsivos tejidos ; neutros. desórdene s del ritmo cardiaco; cambios


Vitaminas

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso patológico s en el sistema nervioso central; deficiencia s de aprendizaj e agudas.

Riboflavina

Vitamina B6

Cataratas Funciones ; hígados de grasosos; enzimas. atrofia testicular. Generación Crecimient de o glucosa; troncado;


Vitaminas

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso

función de los glóbulos rojos; síntesis de niacina; ataques función del convulsivos sistema ; lesiones nervioso; en los respuesta riñones. inmunológic a; regulación hormonal; activación genética. Niacina

Funciones Anorexia;


Vitaminas

Ácido pantoténico

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso

de enzimas.

pérdida de peso; temperatu ra corporal elevada; lengua roja y ardiente, con ulceración y congestión .

Metabolis Crecimient mo o energético troncado;


Usado en...

Vitaminas

.

Índices de deficiencia / exceso cambios de grasas en el hígado; lesiones en el intestino pequeño.

Pérdida de peso; vómitos; Funciones diarrea; Vitamina B12 de desordene enzimas. s intestinale s. Ácido fólico

Aminoácido Ritmo de


Vitaminas

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso

s y crecimient metabolism o o desminuido nucleótido; ; aumento síntesis de de los proteínas niveles de mitocondri hierro en ácas. la sangre.

Gato negro, gato blanco Oh, qué gran película, qué guión descomunal, qué de risas, y qué de


Vitaminas lágrimas. En fin, que no he visto "Gato negro, gato blanco", no sé si se me nota (sí que he visto otras cosas de Kusturica, y tampoco me entusiasmaron; por lo general el "folk" me la repanfinfla). A lo que iba. Tres personas tres (los de siempre últimamente, o sea, Francisco

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas Fernández, Charlotte y yo). Un poco de sushi, un poco de pollo en teriyaki, un poco de pulpo... y luego un kebab y una cerveza mientras veíamos "La novia de Frankestein" y oíamos "Hora Zulú". Una noche de domingo cualquiera, vaya. Encima, una camarera

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas monísima me ha hecho un poco de caso, así que yo iba muy contento para casa. Llegamos a casa. Pente, nuestro gato blanco, nos maullaba desesperado desde el balcón (craso error mío: le di de cenar a las siete y media pensando que eran las ocho y media... odio

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas los cambios de hora). De repente, yo con las llaves en ristre, Charlotte (supongo que a estas alturas ya sabréis la mayoría que vivimos juntos y tal) empieza a decir algo así como "qué mono, qué mono". Yo sonrío. Vaya, soy mono. Pienso luego, tampoco acertadamente

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas : no, coño, será por nuestro gato. La miro y lo veo: otro gato, totalmente negro y bastante pequeñajo, encaramado a la valla de nuestra casa. Lo cojo en brazos (yo soy así de espontáneo) y el bicho empieza a ronronear en plan bestia. Es demasiado

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas pequeño, observo, para tener el celo. Tiene el pelo muy lustroso, totalmente negro a excepción de unos cuantos pelitos blancos en la nuca. Y el pobre parece que tiene hambre. Mucha hambre. Pues nada, que somos así de gilipuertas y

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas nos lo subimos al piso. Encerramos a Pente(costés) (el gato blanco) y nos hacemos con un plato para darle un poco de comida. El gato (negro) come con muchas ganas. Al rato dejamos salir al blanco y... para qué. Un histérico, vamos, bufando como un descosido, inflando el rabo

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas como si fuera un lemur rabioso. El gato negro se encarama a nuestros brazos, ronroneando de miedo. Lo bautizamos como Lestat. Luego, mirĂĄndole bien los bajos fondos, decidimos cambiarle el nombre por Masabakes. Acabo devolviĂŠndolo a

Usado en...

Ă?ndices de deficiencia / exceso


Vitaminas la

calle.

El miércoles llegan Bernardo Fernández y su chica a casa. El viernes nos vamos de HispaCon. Charlotte tiene que entregar una traducción mañana mismo. Yo tengo que terminar una maqueta para pasado. No hay tiempo, y gran parte de la próxima semana la

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas vamos a pasar fuera de casa. De haber sido posible, la pequeña y negra Masabakes se habría quedado en casa: ya habríamos hecho que Pente y ella congeniaran (con mucha paciencia, eso sí: por muy castrado que esté nuestro queridísimo gato, su casa es su casa y

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas cualquier otro ente gatuno no es bienvenido, y menos cuando se papea ante sus narices su pienso). En fin, que esa es la historia de este domingonoche: charlas hispaconeriles, comida oriental, camareras monas y gatos negros y blancos.

Usado en...

Ă?ndices de deficiencia / exceso


Vitaminas Mañana será otro día. Y espero ver a Masabakes*, claro. PD: Ni Lestat ni Masabakes son nombres elegidos por mí. Yo siempre he querido tener un gato negro que se llamara Choco. Sí, coño, Choco, ¿qué pasa? Soy un gafapasta venido a menos: prefiero

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas a Donner y a McTiernan antes que a Kusturica y Allen, y quiero tener mascotas con nombres estĂşpidos, y me gustan los kebabs grasientos casi tanto como los cuscuses vegetales, y me ponen las camareras de tetas pequeĂąas y narices grandes, y me enfado cuando pierden el

Usado en...

Ă?ndices de deficiencia / exceso


Vitaminas Betis, el Granada y Cebé... (que por cierto que este fin de semana ha habido pleno y los tres han cascado, los joíos). Obviamente nadie es perfecto, y yo menos, que para eso he sido siempre un gato negro inadaptado en un país de gatos blancos que me

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso


Vitaminas

Usado en...

Índices de deficiencia / exceso

bufaban.

El gato blanco y negro "Han pasado muchas primaveras desde aquella noche en que nací en un almacén abandonado, pero lo recuerdo como si fuera ayer. Al principio no veia ni oía nada, pero sentía a mi mama cerca de mí, sentía su corazón y su respiración, y aunque me costó un poco, pronto encontré el mayor placer que he podido sentir en mi vida; el dulce sabor de la leche de mi madre, caliente y reconfortante y que me daba energías para vivir. Fuí uno de los primeros en nacer, y el más fuerte de mis hermanos. Mi piel es blanca con manchas negras, como puedes ver, aunque cuando nací era casi blanco por completo. Pronto abrí los ojos, y, aunque no había gran cosa que ver a mi alrededor (cajas de cartón, tornillos y alambres oxidados, maderas viejas...) mi mundo era todo novedad; descubrir el aspecto de mi madre y mis hermanos/as, aprender a coordinar mis movimientos para desplazarme por el reducido espacio de la caja en la que mi madre nos dió a luz, jugar con mis hermanos... Todo era maravilloso, creo que son los mejores recuerdos de mi vida. Mi madre era una gata negra, con ojos grandes y tiernos y muchos partos ya, por lo cual era muy solícita con nosotros y una excelente madre. Mantuvo siempre nuestro habitáculo bien limpio y no descuidó a ninguno de nosotros (y eramos siete). Sacó a su numerosa prole adelante de manera ejemplar. En un principio no se separó de nosotros, pero cuando abrimos los ojos, empezó a ausentarse cada vez mas a menudo, y nos empezó a traer carne, que regurgitaba para que pudiesemos comerla. Un día nos trajo un ratón atontado, pero vivo, y nos animó a


que jugásemos con el. Cuando vió que no lo matábamos, lo mató ella y nos lo comimos, pero a partir de entonces trajo presas vivas más a menudo y cada vez más grandes. Nunca olvidaré la satisfaccion de matar mi primera presa. Bien es cierto que no la "cacé" en el sentido propio de la palabra, porque lo trajo ella y me lo puso delante de los morros, pero yo le dí el mordisco definitivo en el cuello, y sentí la sangre caliente en mis lengüita... oh, que gustazo... De eso hace tanto tiempo... Poco despues de esa noche las cosas cambiaron; mamá no volvió como hacía cada madrugada, y pasó todo un día, y no vino. Llegó una nueva noche, y seguía sin venir. Nosotros estábamos asustados, y no sabíamos que hacer. Teníamos que quedarnos donde mamá nos había dejado (ya habíamos cambiado de casa), pero teníamos hambre y sed. Fuí el primero en levantarme y alejarme, habían pasado dos dias, y no podíamos esperar más. Uno a uno mis hemanos y hermanas me siguieron, menos la pequeña gata gris. Siempre había sido la más debil y enfermiza, nunca le tocaba demasiada comida, porque comía muy despacio y los demás se la quitábamos. No era cuestión de crueldad, es pura supervivencia. Aquellos dos días sin comida ni agua la habían debilitado aun más... para ella era demasiado tarde y todos lo sabíamos, así que nos fuimos sin mirar atrás. Rebuscamos por todo el viejo almacén sin encontrar nada que llevarnos a la boca, aunque sí hallamos algo de agua y pudimos saciar nuestra sed. Aunque habíamos empezado a aprender a cazar, los ratones eran demasido rápidos para nosotros, y casi todos nuestros intentos acababan en fracaso y solo servían para agotarnos aún más. Nos faltaba experiencia, fuerza y sobre todo rapidez, y aunque algo conseguimos entre todos, apenas era un tentempié para tantas bocas hambrientas. Nos los disputamos como fieras, y no herimos entre nosotros. Las ratas eran peligrosas y demasiado grandes para nosotros, y en este caso, eramos las presas y no los cazadores. Uno de mis hermanos sucumbió ante los ataques de las ratas, así que decidí irme, me siguieran o no. Me acompañaron mi hermano negro y mi hermana tricolor, los demás se quedaron en el viejo almacén, incapaces de aceptar que nuestra madre no volvería. No se que habrá sido de ellos. Sobrevivimos medianamente con lo que encontamos en los contenedores, y fuimos adquiriendo experiencia en la caza. Cada vez se nos daba mejor y cobrabamos más piezas. Un dia helado, mi hermana tricolor salió disparada tras un ratón que cruzó la carretera... ya os podeis imaginar el resultado. Desde entonces fuimos dos. Una mañana encontramos los despojos de una gata negra junto a la carretera. Puede que fuera mi madre.


Dormíamos donde pillabamos, comíamos lo que encontrábamos o cazabamos, y la verdad es que la vida no era tan mala, excepto en invierno, cuando el frío casi no nos dejaba dormir y nos helaba las orejas. Lo atajabamos acurrucandonos debajo de cualquier coche que hubiese aparcado recientemente y cuyo motor aún estaba caliente. Yo llegué a meterme dentro del motor de uno de ellos, y se estaba muy a gusto, así que lo hice a menudo, hasta que me encontré el cadaver de un desgraciado gatito rallado que había tenído la misma idea... su cuerpo había sido partido en dos por las correas del motor. Nunca más me metí en el motor de los coches, aunque seguí poniéndome debajo para calentarme. El gato blanco y negro Nos gustaba acercarnos a la gente, que a menudo nos daban cosas ricas de comer y nos acariciaban, aunque a veces debíamos que esquivar una patada poco amigable. Teníamos por aquel entonces unos ocho o nueve meses. Andurreamos por toda la ciudad, conociendo y recordando los mejores sitios para pedir algo de comer, donde los camareros, el pescadero o el charcutero eran amables y te dedicaban algún mimo. Al fin, un verano nos instalamos en un agradable barrio lleno de buena gente, que nos regalaban sus sobras y nos rascaban tras las orejas de vez en cuando. Eso era más que suficiente para nosotros. Dormiamos al sol de la mañana y nos echábamos al fresco de cualquier sombra del mediodía, hartos y satisfechos. Nuestra vida en ese caluroso verano era facil y cómoda, teníamos buen aspecto, éramos jóvenes y libres de hacer lo que quisiéramos. Disfrutábamos de varios benefactores que nos alimentaban y nos ponian cacharritos de agua en los parterres de los arboles... nos sentíamos dichosos! Pero (siempre hay un pero) en verano los jóvenes tienen mucho tiempo libre, y algunos se aburren. Una tarde agradable y no excesivamente calurosa, unos muchachos se acercaron a nosotros, que estabamos dormitando bajo un arbusto, con un delicioso trozo de salchicha. Empezaron a llamarnos "misi, misi!", a lo que inmediatamente acudimos, con nuestra cola levantada y dando maullidos de placer con los que queriamos decir: "eso es para nosotros? oh, gracias, gracias...!"


Nos restregábamos por sus piernas, encantados ante la idea de aquel bocado, cuando el muchacho que sostenía la salchicha y el que estaba a su lado se agracharon de repente y trataron de cogernos. Yo percibí el movimiento por el rabillo del ojo y me escabullí, asustado por la brusquedad del acto, pero mi hermano, que en ese momento estaba con la cabeza agachada, fué atrapado. El chico cogió a mi gatuno hermano por debajo de las axilas, manteniéndolo lejos de sí. Para nada era la manera de cogernos de la gente que conóciamos, este no parecía muy a gusto con un gato en los brazos, pero mi hermano no estaba nervioso, no era la primera vez que lo cogian, aunque sí un poco incómodo por lo repentino del asunto y por la postura. Se limitó a esperar, a ver que ocurría. Uno de los muchachos cogió una caja de madera con agujeros y no muy grande que se hallaba escondida detras de un coche, supongo que preparada para la ocasión, todos estaban tensos, y lentamente metieron dentro a mi hermano y cerraron la tapa a toda velocidad. Entonces estallaron, comenzaron a reirse y a pegar estúpidos saltitos, diciendo: "Jo, tio, que guai, ya tenemos uno! Verás que guapo, va a ser un taco divertido, veras que morao!" Yo no entendía nada, pero como tampoco podía hacer otra cosa, esperé desde mi escondite bajo un coche a ver si lo soltaban. Los chicos encendieron un "cigarro" (sabía que era eso, porque hacía tiempo me quemé la nariz por acercarme a oler uno), pero olia diferente a los que yo conocía. Comenzaron a echar el humo a través de los agujeros de la caja donde se hallaba mi hemano, una y otra vez, hasta que consideraron que había sido suficiente. Se reian estupidamente y parecían no estar muy en sus cabales. Abrieron la caja, de la que sacaron a ese gato que yo conocía tan bien, pero estaba extraño, no conseguía mantenerse de pie y si andaba lo más mínimo, enseguida se caía de lado. Los muchacho se carcajeaban a más no poder, hasta caer de culo. Yo estaba preocupado, estaria enfermo mi hermano? Unos minutos despues, a uno de los chicos se le iluminó la cara con una sonrisa maliciosa, y exclamó dirigiendose a uno de sus amigos: "tios, tengo una idea. Tu, acercate a mi casa y traete alambre y precinto que tengo en el cajón de las herramientas!". Despues cogió en brazos a mi hermano, mientras el otro corria a traer lo solicitado, y le rascó la barbilla diciendole a media voz con una maligna sonrisa; "veras lo que te tengo preparado..." No me gustó nada la expresión de aquel tipo. Parecía ser el cabecilla del grupo, el de las brillantes ideas... En un momento apareció el otro con lo pedido, y el chaval que sujetaba a mi hermano atontado se dedicó sin ninguna prisa a atarle las patas de delante con el precinto, y después se las sujetó con la cabeza. Quedaba de esta manera inmovilizado, sin poder defenderse, aunque en el estado que estaba, tampoco creo que se hubiera defendido


mucho. Los demás esperaban espectantes, a ver que se le había ocurrido... Yo estaba preocupado y un poco asustado. Aquello ya me estaba empezando a parecer demasiado extraño

Hasta la próxima


gatos