Issuu on Google+

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CHIHUAHUA

Homosexualidad Trabajo de investigación Andrea Machuca, Alejandro Aviña, Daniel Castro, Guillermo Alvidrez 14/10/2013


Una de las cuestiones que genera dudas sobre el comportamiento gay es en sí misma una pregunta: ¿qué es la homosexualidad? La respuesta no está nada clara. Lo que sí se sabe y es motivo de debate son las consecuencias, es decir la atracción de ciertas personas por aquéllas del mismo sexo. Pero se analiza poco el por qué, el origen. En ese sentido, es cierto también que se da una paradoja: estamos destruyendo instituciones que son previas al Estado y comunes a toda la humanidad, como es el matrimonio, con el argumento de una consecuencia que tiene un origen que no conocemos bien. Y esto es irracional. Por su parte, uno de los principales argumentos esgrimidos por el homosexualismo político es que la homosexualidad es una condición genética, aunque no todos los grupos homosexuales lo afirman taxativamente, ya que esta afirmación tampoco tiene una significación especial. Y no la tiene porque la predeterminación genética no es un equivalente de bondad. En todo caso, esa predeterminación justificaría una cierta irreversibilidad. Pero hay que insistir: que una condición sea provocada por una alteración genética no quiere decir que el resultado tenga que ser contemplado como un hecho positivo. Y, por supuesto, no es una referencia a la persona sino al resultado, al hecho en sí. La cuestión es que, si fuera condición genética, si uno nace homosexual muere homosexual, a excepción de que se identificara el factor genético que lo provoca y se admitiera un tratamiento por parte de la persona en cuestión. "Nadie nace gay" Sin embargo, dos estudios de expertos científicos en la materia vienen a coincidir en que la condición homosexual no es genética sino que se trata de un comportamiento adquirido. Su afirmación se basa en el estudio de gemelos idénticos, que comparten el mismo código genético. Es decir, que si uno de ellos fuera gay el otro también lo sería. El primero de los estudios, elaborado por el doctor Neil Whitehead, un científico que trabaja para el Gobierno de Nueva Zelanda ante las Naciones Unidas y el Organismo Internacional de la Energía Atómica, se plantea precisamente esta cuestión: si la homosexualidad es causada por factores genéticos y dos de ellos se crían en idénticas condiciones, si uno es gay el otro también debería serlo.


Pero, los resultados de su estudio revelan que "si uno de los dos gemelos muestra atracción por personas del mismo sexo, la posibilidad de que el otro gemelo lo haga son solo del 11% para los hombres y del 14% para las mujeres". Así, dado que los gemelos siempre son genéticamente idénticos, la homosexualidad no puede ser debida a factores genéticos, dice el informe de Whitehead. "Nadie nace gay", asegura el científico. Lo que genera el comportamiento gay, por lo tanto, debe ser debido a factores posteriores al nacimiento, como las diferentes reacciones personales a eventos o circunstancias que tengan un impacto diferente en los gemelos, añade. Cabe recordar que el primer estudio en profundidad sobre gemelos idénticos se llevó a cabo en Australia en 1991, seguido de otro elaborado en los Estados Unidos en 1997. "Los ex gays superan en número a los gays" Posteriormente, en octubre de 2001, Peter S. Bearman, del Institute for Social and Economic Research and Policy de la Universidad de Columbia, y Hannah Brückner, del Department of Sociology de la Universidad de Yale, elaboraron otro amplio estudio que se publicó en 2002 y que llevaba por título Gemelos de distinta tendencia sexual y atracción del adolescente hacia el mismo sexo. El estudio se realizó sobre 5.552 pares de gemelos en Estados Unidos y venía a demostrar que la atracción hacia personas del mismo sexo era común entre ellos solo para el 7,7% en el caso de los hombres y para el 5,3% en el de las mujeres (ver documento adjunto sobre el estudio). Otro aspecto muy importante que señala este informe y que tiene que ver con el componente genético y con la supuesta irreversibilidad, o no, de la condición homosexual, es precisamente que viene a constatar la reversibilidad. Es decir, sí se dan cambios en la orientación sexual en este sentido. Los dos autores subrayan que la mayoría de estos cambios, de manera no terapéutica, ocurrieron de forma natural en la vida de muchas personas. Así, hasta un 3% de la población heterosexual afirma haber sido en el pasado bisexual o gay. Aunque a priori se trata de un porcentaje pequeño, es sin embargo muy significativo si tenemos en cuenta que la población homosexual se mueve, según diferentes fuentes y estudios, entre un 1,5% y un 4%, viniendo a coincidir muchos de ellos alrededor del 2,5%.


Esto equivale a decir, como afirman los autores del estudio, que hay más heterosexuales que en el pasado fueron gays o bisexuales que homosexuales en la actualidad. Como señala el informe de Bearman y Brückner, "los ex gays superan en número a los gays actuales". Así las cosas, ¿cuál es el origen de la homosexualidad? Según estos estudios puede ser claramente un comportamiento adquirido, y la única cuestión que se plantearía es si además debe haber un factor de naturaleza biológica o genética que por sí solo no es determinante pero que si es activado por el contexto da como resultado un comportamiento gay. Parece evidente que el entorno puede activar esa predisposición, como sucede en otros comportamientos de la vida. Y si ese factor externo no existe, la homosexualidad no aparece. Normalmente, la mayoría de comportamientos humanos tienden a darse por esta lógica, ni cien por cien genéticos ni cien por cien de conducta adquirida. Un testimonio, criado por dos lesbianas Por otra parte, el testimonio de alguien criado por dos lesbianas y publicado por The Witherspoon Institute viene a constatar los problemas que pueden llegar a derivarse de este tipo de situaciones. Se trata de Robert Oscar López, profesor de la Universidad del Estado de California. López fue criado por su madre y su pareja lesbiana y estas son algunas de las cuestiones que plantea: 1. La ausencia de la figura masculina le ha creado dificultades para relacionarse de forma estable con las mujeres. 2. Cuando fue a la universidad, a pesar de estar en un entorno gay, se sentía más bien incómodo con la situación. No se sentía homosexual a pesar de estar dentro de la comunidad gay. 3. No encontró auxilio en el entorno gay en el que estaba para abordar las dificultades que tenía para reconocerse como gay, porque estaban mal vistos quienes cuestionaban su homosexualidad. Los padres o madres homosexuales suelen mostrar un rechazo hacia los heterosexuales, y ese rechazo es más acentuado si uno de los miembros procede de una separación en una relación heterosexual.


4. La comunidad gay dentro de la cual pasó 40 años de su vida a menudo le transmite odio y recriminación por haberse hecho heterosexual. Opinión de Richard Cohen "El Gay no nace, SE HACE afirma experto psicoterapeuta REDACCIÓN CENTRAL, 03 Feb. 12 / 12:05 am (ACI) El psicoterapeuta estadounidense y experto en terapia para personas con atracción hacia el mismo sexo, con 23 años de experiencia en este campo, Richard Cohen, explicó que las personas no nacen así y por tanto es posible que los homosexuales dejen de serlo si así lo quieren. En una amplia entrevista concedida a ACI Prensa el 1 de febrero, Cohen cuenta, entre otras cosas, su testimonio personal como exgay, lo que dice la ciencia sobre la homosexualidad y cómo ha ayudado a muchísimas personas a salir de ella. Relata además que ahora vive felizmente casado, es padre de 3 hijos, no reprime su sexualidad y no se considera "homófobo" ni "antigay"; pues ama y tiene una especial empatía para con los homosexuales. Cuenta asimismo que ha escrito otro libro sobre este complejo tema. El experto también responde a las críticas del lobby homosexual que lo ha atacado, especialmente en España, presionando para retirar su libro "Comprender y sanar la homosexualidad" (2004), que sin embargo generó un aumento en la demanda y que Cohen visite ese país del 7 al 10 de febrero, invitado por la editorial Libroslibres.com, que ha reeditado el texto con un tiraje de 7 mil ejemplares. A continuación ACI Prensa presenta la entrevista completa con Richard Cohen: -ACI Prensa: ¿Cómo explica el éxito de su libro? -Cohen: no soy solo un psicoterapeuta profesional, también soy un exhomosexual y comprendo cómo se sienten las personas que experimentan la atracción hacia el mismo sexo no deseada. Mi libro no es solo teoría, es real, ¡y funciona! Si alguien quiere dejar de ser homosexual para ser heterosexual, es posible. Yo lo hice y he ayudado a miles a hacer lo mismo. Las personas pueden visitar nuestro sitio web www.ComingOutLoved.com (Saliendo amados). -ACI Prensa: una de las cosas de las que lo acusa el lobby LGBT (gay) es que usted dice que la homosexualidad es algo que puede curarse. ¿Cómo explica esto?


-Cohen: sigo a la ciencia. Sigo la verdad sin importar adonde lleve. Según la American Psychological Association, esencialmente las personas no nacen con atracción hacia el mismo sexo: -"Pese a que se ha hecho mucha investigación sobre las posibles influencias genéticas, hormonales, sociales, culturales y del desarrollo en la orientación sexual, no se ha encontrado datos que permitan a los científicos afirmar que la orientación sexual esté determinada por un factor o varios factores en particular. Muchos creen que la naturaleza y la alimentación cumplen roles complejos, muchas personas experimentan casi nada o nada del sentido de elección sobre su orientación sexual" Más de 80 años de literatura científica ha demostrado que hay muchas razones predecibles por las cuales las personas experimentan sentimientos homosexuales. Lo sé por mi propia vida y las vidas de los cientos con los que he trabajado como terapeuta, y con los miles que he visto en nuestros seminarios de sanación y las clases por teleconferencia. -ACI Prensa: si la homosexualidad es algo que se puede curar, ¿por qué no hay suficientes médicos que se dediquen y por qué esto no es muy difundido? -Cohen: los activistas homosexuales han trabajado duro para evitar que las profesiones médicas y de la salud mental ofrezcan ayuda a quienes experimentan la atracción hacia el mismo sexo no deseado. La razón por la que lo han hecho es porque los homosexuales experimentan mucho prejuicio. Todo lo que quieren es ser amados y aceptados. Por lo tanto, desarrollaron una teoría innata e inmutable: se nace gay y no se puede cambiar. Pero eso es científicamente impreciso. Que yo diga que alguien puede cambiar de homosexual a heterosexual amenaza a las lesbianas, los gays, los bisexuales y los transgéneros, hombres y mujeres. Entiendo su dolor porque experimenté la discriminación y el prejuicio cuando viví como gay. Amo tanto y tengo mucha empatía por todos los homosexuales hombres y mujeres, los que viven una vida gay, y aquellos que buscan el cambio para vivir una vida heterosexual. Somos libres para decidir la vida que queremos vivir. Respetémonos mutuamente en el espíritu del amor y la verdad. Este es asunto de derechos humanos, autodeterminación y libre expresión.


-ACI Prensa: con su pasado tiene una perspectiva más profunda de la realidad de los homosexuales. Con esto en mente, ¿contra qué cosa cree que es más difícil luchar en la terapia en cuanto al estilo de vida gay? -Cohen: en mis 23 años de consejería con personas que experimentan sentimientos homosexuales no deseados, he encontrado cuatro tipos de personas: 1) Los jóvenes que tienen una lucha interna o están confundidos por su sexualidad. 2) Los hombres y mujeres que vivieron el estilo de vida gay, tratando de encontrar al señor o a la señora "indicada" y no lo lograron. 3) Hombres y mujeres casados que aman a sus esposos pero están atraídos al mismo sexo; y 4) Los que creen que la conducta homosexual es incompatible con sus creencias espirituales/religiosas. La cuarta categoría puede relacionarse a cualquiera de las otras tres. Ya que viví como gay y luché contra los sentimientos homosexuales no deseados por muchos años, puedo ver la relación con cualquiera de estas personas. Entiendo lo que genera sentimientos homosexuales, entiendo las causas que llevan a alguien a tener atracción hacia el mismo sexo. Por lo tanto, tengo mucho éxito ayudando a hombres, mujeres y adolescentes a resolver sus conflictos interiores y cumplir sus sueños (heterosexuales). -ACI Prensa: algunas personas creen que usted solo reprime su homosexualidad. ¿Qué les diría? -Cohen: esta pregunta me parece muy graciosa y me la hacen frecuentemente. ¡No saben lo que se siente estar en mi pellejo! Cuando curé las causas que originaron mi atracción hacia el mismo sexo, mis sentimientos homosexuales se disiparon, verdaderamente dejaron mi fisiología y mi psicología. Hoy en día soy un hombre heterosexual pleno, casado casi por 20 años con mi hermosa esposa con la que tengo tres hijos maravillosos. Estoy viviendo el sueño. Es fantástico y amo mi vida. -ACI Prensa: usted ha dicho que siempre hay una historia dolorosa detrás de una persona homosexual ¿A qué se debe eso? -Cohen: enfrentémoslo, todos tenemos nuestros problemas, homosexuales y heterosexuales por igual. Nadie vive sin problemas. Tendemos a mirar a los


homosexuales y a señalarlos. ¡Pero cuando lo hacemos, tres o cuatro dedos se levantan hacia nosotros! Necesitamos amar a todos los hombres y mujeres homosexuales, escuchar sus historias y convertirnos en agentes de amor verdadero para ellos. El cambio es el resultado de la sanación y el amor. El amor es la gran medicina para curar el dolor. -ACI Prensa: ¿cuál sería su mensaje personal para las personas homosexuales? -Cohen: sé como se sienten. Los amo. Viví la vida gay por muchos años. Elegí un camino diferente para buscar el cambio y ser heterosexual. Respetémonos mutuamente. Abracémonos y optemos por el amor. -ACI Prensa: ¿Qué va a hacer en España y por qué España? -Cohen: muchos editores no tienen las agallas para publicar un libro como "Comprender y Sanar la Homosexualidad". Estoy muy agradecido a Libros Libres por llevarme a España para compartir la verdad sobre la homosexualidad: si alguien verdaderamente quiere cambiar de gay a heterosexual, de homosexual a heterosexual; puede hacerlo. Además, no somos ni antigay ni homofóbicos. De hecho, siempre defenderé los derechos de mis hermanos y hermanas gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros. WASHINGTON DC, 8 Oct. 03 / 02:10 pm (ACI) La última edición de la revista científica “Archives of Sexual Behavior” publicó esta semana el famoso estudio realizado por uno de los expertos en epidemiología psiquiátrica más importantes en el mundo, Robert L. Spitzer, que a través de numerosos casos médicos demuestra que la homosexualidad es una enfermedad y puede curarse. El estudio fue presentado hace dos años en el Congreso de la Asociación Psiquiátrica Americana, luego de que Spitzer se retractara de la postura que lo hizo impulsar en 1973 el retiro de la homosexualidad de la lista de desórdenes psiquiátricos. La investigación –basada en más de 200 casos– explica cómo los hombres y mujeres homosexuales son capaces de ser “predominantemente heterosexuales” luego de una psicoterapia ofrecida en su gran parte por organizaciones religiosas. Según el Dr. Spitzer –profesor de psiquiatría en la Universidad de Columbia en Nueva York–, aunque la mayoría de homosexuales se declaran seguro de sus preferencias sexuales, otro grupo preferiría adoptar un estilo de vida heterosexual. “Considero que las personas que se sienten angustiadas por su homosexualidad tienen todo el derecho de llevar a cabo esta terapia”, afirmó el


experto y agregó que “en algunos de los sujetos, los reportes de cambio en la orientación sexual fueron sustanciales y creíbles”. Los 200 pacientes que participaron en el estudio –143 hombres y 57 mujeres– provinieron principalmente de Estados Unidos y Canadá, pero otros de Europa. Según el psiquiatra, “este estudio nos da evidencia de que hombres y mujeres homosexuales son capaces de cambiar su orientación sexual. Casi todos los participantes manifestaron cambios sustanciales en su orientación, y no sólo en una supuesta ‘actitud’”. La Verdad sobre la Homosexualidad No se nace homosexual. La homosexualidad es un desorden emocional que tiene terapia y por lo tanto sanación. Muchas personas homosexuales están siguiendo la terapia reparativa y están saliendo de la homosexualidad. La homosexualidad es la manifestación de heridas emocionales, necesidades afectivas sin cubrir, traumas vividos, ... por lo que tiene sanación. Epigenética: La más reciente explicación de la homosexualidad 11 DICIEMBRE 2012 La causa de que existan hombres gais o mujeres lesbianas sigue intrigando a los científicos. Y nadie encuentra una explicación. Ahora la epigenética es la candidata, según un trabajo que publican investigadores del National Institute for Mathematical and Biological Synthesis (NIMBioS) y la Universidad de California en Santa Bárbara en The Quarterly Review of Biology, que publica la Universidad de Chicago. El hecho de que ese tipo de orientaciones se den en prácticamente todas las culturas y que haya persistido a lo largo del tiempo y pese a todas las persecuciones y trabas ha llevado a pensar que hay una causa básica biológica. Diversas aproximaciones la han buscado en el tamaño y forma del cerebro o de algunas de sus partes, pero este órgano, pese a su complejidad, es adaptable y sufre cambios en función de los estímulos, por lo que siempre quedaba la duda de si las diferencias eran por causas biológicas o ambientales. La revolución genética de la última década, y el hecho de que se encontraran bastantes casos de homosexuales (gais o lesbianas) en una misma familia llevó a pensar que había causa genética. Pero los estudios hechos con gemelos, que comparten ADN y, además, normalmente, la misma educación no han sido


concluyentes. Según esta explicación si un hermano era gay, su hermano idéntico genéticamente debería serlo, pero no ha sido así. Una tercera teoría hablaba de la exposición a ciertas hormonas durante el embarazo. La teoría dice que los fetos (en concreto, los cerebros) masculinos (con cromosomas sexuales XY) expuestos a menos testosterona de lo normal resultaban en niños gais, y que los femeninos (XX) expuestos a más testosterona, resultaban en lesbianas. La última explicación sugerida, la de la epigenética, recoge, de alguna manera, parte de estas dos últimas. Utiliza la idea de la exposición del cerebro a la testosterona, pero la matiza por la variabilidad en la epigenética de los distintos embriones, y se acerca a dar una explicación a la existencia de varias personas homosexuales en la misma familia. La epigenética es el conjunto de interruptores que hacen que unos genes se expresen o no. Imaginemos que cada célula es una unidad de una fábrica de coches. En ella, en cada momento hará falta algo, desde un utilitario (una proteína) a un deportivo (insulina). Todas las instrucciones de todo lo que se fabrica en la instalación están en un mismo ordenador (el núcleo celular). Si no hubiera ningún control, la fábrica se saturaría, llena de utilitarios y deportivos por igual. La epigenética, de alguna manera, es el conjunto de instrucciones que hace que en una célula se fabriquen proteínas, y, solo en las del páncreas, insulina. Durante la reproducción, el padre y la madre transmiten al hijo todas las instrucciones (fabricar un ojo, un pie, el cerebro, pene, vagina). Es la correcta activación de cada una de ellas en su momento adecuado la que determina que de un óvulo fecundado se genere un ser humano (fabrica sangre, aquí un dedo, el corazón, una uña). Pues lo que los investigadores han determinado es que un grupo de esas instrucciones, que son las que regulan la respuesta a la testosterona, se pueden heredar. Así, un feto masculino que hereda la instrucción de ser muy sensible a un descenso de testosterona acabará siendo un niño gay si se produce una disminución de la hormona; y, al contrario, si un feto femenino hereda la instrucción de ser muy sensible al exceso de testosterona y eso sucede, de mayor será lesbiana. Esta respuesta heredada, lo que los investigadores llaman epimarcas, “son el mecanismo evolutivo más plausible para la homosexualidad humana”, concluye Sergey Gavrilets, del NIMBioS. Los autores no descartan que otros factores influyan, y, prudentemente, dicen que sus epimarcas “subyacen” en la homosexualidad. Con ello dejan abierta la puerta a las cuestiones ambientales (que también alteran la epigenética) o emocionales


que explican la variabilidad de las relaciones y el comportamiento humano (más el caso, que ni mencionan, de los bisexuales). Hugo R. Mendoza, científico dominicano, demuestra en investigación que la preferencia sexual es transmitida por la mutación de un gen Por varios siglos, el hombre se ha preguntado qué determina la orientación sexual de las personas. Desde las civilizaciones más antiguas se han conocido conductas homosexuales entre las personas, sin embargo, no se había estudiado las causas de estas ocurrencias. De hecho, el término homosexualidad fue utilizado por primera vez por David Halperin en un folleto de salud publicado en Leipzig, Alemania en 1869. Desde ese momento comenzó un debate que ha llegado hasta nuestros días. Durante todos estos siglos, la ciencia se ha debatido entre la definición de la homosexualidad como una conducta condicionada por el medio o una condición biológica irreversible. Los estudios primeros estuvieron influenciados, por supuesto, por la forma de pensar de la época. En 1940, la homosexualidad era considerada una patología que podía ser tratada y cambiada. Los homosexuales eran considerados enfermos mentales y en 1956 cuando el primer estudio científico serio fue llevado a cabo. La doctora Evelyn Hooker se encargó de estudiar a 37 homosexuales desde sus casas, sus trabajos y la vida normal que llevaban. Fue el primer estudio que no estuvo dirigido desde un manicomio o desde la cárcel. La investigación de Hooker, realizada en Chicago, demostró que la homosexualidad no era una patología ya que los sujetos estudiados no sufrían de ninguna otra enfermedad y estaban en control de todas sus funciones mentales. Pero los estudios no continuaron. Por mucho tiempo el tema de la homosexualidad era muy controversial para su estudio y fue en 1980 cuando el término “preferencia sexual” fue definitivamente cambiado a “orientación sexual” porque ya se iniciaba el pensamiento que predomina ahora y que comenzó en un laboratorio donde los sujetos eran moscas. Pero antes de que la genética se apoderara del estudio de la homosexualidad, existieron muchas investigaciones que estudiaron las hormonas y la exposición hormonal del feto en el vientre materno. También se realizaron exámenes comparativos a los cerebros femeninos, masculinos y homosexuales pero las diferencias encontradas no tenían que ver con la orientación sexual de las personas. Bailey y Pillard En 1963, Kulbir Gill estudiaba la fertilidad femenina en la Universidad de Yale. Gill expuso a las moscas a los rayos X y detectó que las crías de éstas preferían


cortejar a otros machos. Diez años después, el biólogo Jeffrey Hall continuó con estos estudios en la Universidad de Brandeis, la búsqueda por el gen homosexual había comenzado. Michael Bailey y Richard Pillard son dos de los autores más importantes en esta materia. Ambos trabajaron juntos y de forma independiente en varios experimentos sobre la herencia y la homosexualidad. Entre los resultados encontraron un gen mutado en el cromosoma X en varones homosexuales. La unidad mutada se conoce como q28 y es transmitida por la madre. Otro de los importantes estudios de estos investigadores confirmó distintivamente que gran parte de la conducta homosexual se hereda. Los investigadores estudiaron un grupo de gemelos idénticos u homocigotos, gemelos no idénticos o heterocigotos y hermanos adoptivos. Los investigadores descubrieron que entre los gemelos idénticos la incidencia de homosexualidad para ambos es de un 70%, para los heterocigotos de un 22% y para los hermanos adoptivos de un 11%. Estudio de Cenismi De la misma forma, el doctor Hugo R. Mendoza, del Centro nacional de Investigaciones en Salud Materno Infantil CENISMI, estudió la ocurrencia de la homosexualidad en nueve familias dominicanas para determinar la incidencia hereditaria. “La observación de las nueve familias estudiadas pone de manifiesto la existencia de una tendencia homosexual expresada en algunos individuos, sin especificar un factor hereditario determinado”, explicó Mendoza en el Boletín Científico de Cenismi de Enero-Abril de este año donde fue publicado el estudio. “Los hallazgos genealógicos señalan la evidente tendencia hereditaria del fenómeno así como su obediencia potencial a cambios genéticos aún no aclarados, apoyado por el hallazgo de la mutación genética GAY-1 en homosexuales masculinos y localizados en el locus Xq28, de alta prevalencia en la población en general (11%) y que a pesar de la controversia respecto al mismo, como factor determinante de la homosexualidad masculina, no deja de reforzar la organicidad de la situación homosexual”, agregó el galeno. “Las evidencias de existencia de factores hereditarios en los homosexuales suscita estudios más precisos no sólo clínicos sino moleculares, sin dejar de reconocer las dificultades sociales, culturales y éticas para su estudio”, concluyó el doctor en su estudio. Incidencia de la homosexualidad en las familias estudiadas Familia 1: se encontraron dos homosexuales, el padre y el hijo varón.


Familia 2: tres personas homosexuales, el padre, un hijo y una hija Familia 3: padre e hijo eran homosexuales Familia 4: cuatro miembros homosexuales, un hijo, una hija, un tío materno y una prima paterna. Familia 5: dos homosexuales, una hija y un tío materno. Familia 6: dos miembros, una hija y un tío materno. Familia 7: dos homosexuales, una lesbiana y un tío materno. Familia 8: un tío y una sobrina. Familia 9: un tío paterno y un sobrino. Estadísticas y resultados De los 92 familiares estudiados, 14 resultaron homosexuales masculinos (15%) y siete resultaron homosexuales femeninos (8%). Siete de las nueve familias tenían homosexuales de uno y otro sexo y cinco de las familias estudiadas tenían un tío homosexual. “Determinamos que en cinco de estas familias el gen era pasado a través de la madre, es decir, herencia materna. De ahí concluimos que la conducta homosexual es hereditaria al ser influenciada por factores genéticos. El presente estudio evidencia la frecuencia de tíos paternos homosexuales observados en cuatro de las familias estudiadas (44%); y en cinco de ellas se observa una transmisión materna (55%). El hecho de la evidente variabilidad hereditaria apoya, por otra parte, lo heredable de la homosexualidad aún sin que conozcamos aún el factor genético preciso. La genética de los “gays” Los homosexuales tienden a hacer a sus madres más fértiles A pesar de que los nuevos resultados aluden a un incremento en la fertilidad materna, los científicos aseguran que no existe un solo gen gay sino varios patrones genéticos que definen desde el vientre la orientación sexual. Para los homosexuales que exigen igualdad de derechos y la aceptación de los demás, existe una paradoja que arruga el largo camino que tienen que recorrer. Para ellos, ser “gay” no es una opción ni un estilo de vida sino una forma de ser que los caracteriza desde sus más tempranas recolecciones. Para explicar esta delicada situación, la ciencia ha estudiado la biología del homosexual para encontrar allí las respuestas. Sin embargo, los descubrimientos recientes se han encontrado con las críticas que explican que si existiera un “gen gay” sería eliminado por la selección natural, ya que para los genes, toda mutación que no sirva en la reproducción debe ser eliminada prontamente. Pero esta paradoja ha encontrado una pequeña luz al final del túnel. Un estudio reciente llevado a cabo en la Universidad de Padua, en Italia, ha descubierto un definitivo patrón genético en el mundo homosexual.


De acuerdo con los resultados, este patrón sólo ocurre en el lado materno del hombre gay y explica elegantemente lo que gana la naturaleza al pasar estos factores genéticos de la madre al hijo. Los resultados del estudio no son los primeros sobre el tema ni serán los últimos. De hecho, el año pasado, El Caribe publicó otro estudio realizado en el país que sacaba las mismas conclusiones. “Al parecer, la naturaleza intercambia posibilidades genéticas entre la madre y el feto varón. Hemos descubierto que las madres y las tías de los varones homosexuales son más fértiles que las familiares femeninas de los hombres heterosexuales. Estos factores genéticos homosexuales son intercambiados por mecanismos que hacen a la madre más fecunda. Esto explica la paradoja de la existencia del gen gay o los factores genéticos homosexuales”, explicó el investigador Andrea Camperio-Ciani. Pero los científicos no creen que exista un gen gay sino una combinación de patrones que se encuentran esparcidos por varias regiones del cromosoma X, que los hombres heredan de sus madres. “Creemos que existe un conjunto de genes que, en los varones, puede influenciar su orientación sexual mientras que en la madre incrementa su fertilidad”, explicó el científico en el diario de la Sociedad Real de las Ciencias Biológicas, en Gran Bretaña. Un estudio similar en la RD El año pasado, El Caribe publicó los resultados de un estudio realizado por el doctor Hugo R. Mendoza para el Centro Nacional de Investigaciones en Salud Materno-Infantil, CENISMI. Los resultados del doctor resultaron muy similares a los hallados por los científicos en Italia ya que también encontró una relación entre la homosexualidad y la herencia materna. De acuerdo con los resultados del estudio de Mendoza, de los 92 familiares estudiados, 14 resultaron homosexuales masculinos (15%) y siete resultaron homosexuales femeninos (8%). Siete de las nueve familias tenían homosexuales de uno y otro sexo y cinco de las familias estudiadas tenían un tío homosexual. “Determinamos que en cinco de estas familias el gen era pasado a través de la madre, es decir, herencia materna. De ahí concluimos que la conducta homosexual es hereditaria al ser influenciada por factores genéticos. El presente estudio evidencia la frecuencia de tíos paternos homosexuales observados en cuatro de las familias estudiadas (44%); y en cinco de ellas se observa una transmisión materna (55%)”, expresó el médico entonces. Novedad Factores importantes en el análisis Los investigadores en Italia estudiaron 200 hombres y sus familiares, en total, 4,600 personas participaron. La mitad de los hombres analizados era homosexual


y la otra mitad no. El estudio concluyó que la madre pasa estos factores genéticos al hijo a cambio de un incremento en la fertilidad. Otro factor importante que salió a relucir asegura, además, que la mayoría de los homosexuales son los hijos más pequeños de familias numerosas. La homosexualidad en la antigua Grecia y Roma El término "homosexual” es muy reciente (fin del siglo XIX), y el hábito de utilizarlo nos hace parecer natural dividir a las personas en dos grupos :las que tienen relaciones románticas o sexuales con personas del mismo sexo y las que las mantienen con las del sexo opuesto. La homosexualidad en la antigua Grecia y Roma Esta distinción se desconocía en la Antigüedad, cuando los individuos eran espontáneamente bisexuales,-con preferencias individuales en uno u otro sentidoy se diferenciaban siguiendo otros criterios. ¿Cómo calificaríamos con nuestra distinción actual a Alejandro el Grande, quien tuvo cientos de mujeres pero sólo dos hombres, y estuvo apasionadamente enamorado por largo tiempo de uno de ellos? Grecia, una homosexualidad multifacética Entre los griegos existía una homosexualidad de tipo pederasta, en la que un hombre adulto amaba a un niño nacido libre y pre púber. Se trataba de un ritual de pasaje, en el que el niño, criado por mujeres, se emancipaba para convertirse en un hombre. Una vez púber, el adolescente no podía continuar la relación. Los griegos conocían también la homosexualidad entre los adultos Esta se veía de manera favorable, ya que varios tiranos habían sido asesinados por sus celosos amantes y gracias a eso la democracia había visto la luz en varias ciudades. Los homosexuales gozaban de una reputación de coraje y de amar la libertad. Eran parte de los mejores guerreros, como era el caso del célebre batallón sagrado de Tebas, compuesto únicamente de parejas masculinas. Se necesitaron más de treinta años y todos los ejércitos de Alejandro para doblegarlos. Para los griegos, ´´quien ama la belleza humana será favorable y se inclinará hacia los dos sexos, en lugar de suponer que los hombres y las mujeres difieren sobre los asuntos del amor como lo hacen respecto de la vestimenta´´, decía Plutarco. La singular libertad sexual de los romanos


Los romanos eran bisexuales sin reparos. Su regla de comportamiento moral y social mandaba que un hombre libre debía ser ´´activo´´, es decir, ser el que penetraba La pasividad en un hombre libre era infamante; éste perdía el honor si era penetrado. La penetración sexual se permitía con la propia mujer y con otras mujeres libres, fueran casadas o solteras, pero no con hombres libres. Si dos hombres libres mantenían relaciones sexuales, quien tuviera el papel pasivo podía ser, al menos en teoría, severamente castigado. Si un adulto en cambio, tenía relaciones con un joven ciudadano pre púber, recibiría un castigo sin posibilidad de perdón. A disposición del amo quedaban los esclavos y todos los que no fueran romanos, se tratara de hombres, mujeres, niños, adolescentes o adultos. Así lo resume el filosofo Séneca: ´´La pasividad sexual en un hombre libre es un crimen; en un esclavo, una obligación; en un emancipado, un servicio´´. Cicerón, filósofo, jurista, escritor y cónsul de Roma, tenía una mujer y un hijo, pero prefería los encantos de su joven esclavo y secretario favorito. Estos ejemplos sobre los griegos y los romanos muestran que en otras sociedades las relaciones homosexuales eran mucho más frecuentes y aceptadas que en las nuestras. En parte, es el condicionamiento social lo que hace que la mayoría de los hombres y mujeres juzgue ciertos tipos de placeres sexuales como poco o nada deseables, como en el caso de las relaciones homosexuales, y que sobrevalore los de tipo heterosexual. Estas actitudes no responden a la ´´realidad´´ o al carácter ´´natural ´´ del placer, sino a las costumbres de la sociedad. Es la sociedad en la que viven lo que hace que los franceses prefieran el fútbol, los estadounidenses, el béisbol, o los ciudadanos de otros países, el rugby, el tenis, el cricket, la bicicleta, el yudo o el pin pon. De la misma manera, en lo que se refiere al placer sexual, nuestra sociedad se inclina mayoritariamente por la heterosexualidad.


Homosexualidad