Page 21

La Antártida protege sus Recursos Marinos Iniciativas para una utilización sustentable de los recursos pesqueros y para la conservación de la vida marina. Por Verónica Cirelli, coordinadora de Proyectos Antártida & Océano Austral de Vida Silvestre

En 1959 el Tratado Antártico (TA) establecía la necesidad de asegurar la paz y la ciencia en la Antártida. En 1982, y acorde a lo dispuesto en su artículo IX, incorpora un nuevo desafío: la conservación de la vida marina y el uso racional de los recursos del Océano Austral. Este importante desafío está en manos de un acuerdo internacional casi tan único en su concepción como el TA: la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA). Es el único acuerdo que tiene como mandato la conservación y la regulación del uso racional de los recursos marinos vivos. Éste, como todos los fines de octubre desde hace 30 años, en la sede de su Secretaría en Hobart, Australia, se celebra el encuentro de los 34 países firmantes que asumieron la responsabilidad de trabajar para conservar y proteger los recursos marinos vivos. Veinticinco de estos países, incluida la Argentina, son Miembros de la Comisión, y participan en la pesca o en actividades de investigación en el Océano Austral. Los 9 restantes, son invitados a asistir a las reuniones pero no participan en la toma de decisiones. Desde su

octubre · diciembre | 2011

entrada en vigencia, la Convención ha buscado encontrar un equilibrio entre la conservación y el uso de recursos marinos como la austromerluza, el pez de hielo y una de las especies clave del ecosistema marino, el krill, cuya principal área reproductiva, de crecimiento, y de pesca está en el área bajo la responsabilidad y tutela de esta Convención 2. El ingreso constante de nuevos miembros es sumamente positivo, sin embargo deben tener en claro que uno de los objetivos fundamentales de la Convención es aumentar la investigación y que ignorarlo repercute en un pobre cumplimiento de las regulaciones.

Un lugar único Los océanos australes rodean por completo al continente antártico y se extienden hasta la llamada Convergencia Antártica, un límite ecológico que rodea a la Antártida donde las aguas frías que fluyen hacia el Norte se hunden bajo las aguas subantárticas, comparativamente menos frías. Así, los ecosistemas marinos antártico y subantártico son únicos tanto por sus especies

19

Revista Vida Silvestre 117  

OCtubre - Diciembre 2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you