Page 30

Los Heroes de mi Infancia por Carlos Acosta

En el perdido y luminosos territorio infancia mis héroes no fueron Superman ni el Hombre Araña no lo fue el Avispón Verde el Chapulín Colorado, ni Mafalda no el Llanero Solitario ni Calimán ni Alma Grande ni siquiera Miguel Hidalgo, Pancho Villa o Emiliano Zapata, ni aquel entrañable sapito glo-glo del libro de primer grado Los héroes de mi infancia fueron Lauro Hernández y Nacho Lumbreras: dos jóvenes profesores de educación primaria que los domingos por la tarde eran receptor y lanzador respectivamente del equipo de béisbol de pueblo No hay mayor dulzor en la vida que en estas circunstancias ser un niño No importaba si venían equipos cargados de estrellas Fortines, El Salvador, El Barranco o incluso los profesionales de la muy lejana Ciudad Mante no importaba allí, en el infinito campo de béisbol bañado por el perro sol de las tres de la tarde estaban esperando con temple y gallardía, Lauro hernández, Nacho Lumbreras y el resto del equipo y el publico fiel y ruidoso de Antiguo Morelos

José Zurdo Soto, Nacho Lumbreras Dr. Carlos Acosta

"Par de Ases" Ramiro Flores y Jacobo Acosta

Mucho antes de que comenzara el partido ya Don Julio Raga desde su viejo tocadiscos con la música de aquellos años rociaba de alegría la media tarde, y cuando el empayer con su traje azul marino gritaba con energía ¡play-bol! era porque ya todos estábamos echando porras a los nuestros. Nacho Lumbreras lanzaba una curva después de una recta y luego su famosisima bola de humo y los beisbolistas del equipo contrario ni las veían pasar. Tres hombres, tres ponches y a batear ahora los de casa y así como la propia vida se nos va sin darnos cuenta se iban dos, tres, cinco entradas y el partido a veces se empataba 23

Ignacio Lumbreras,Osiel y Lauro Hernández

Reseña Histórica del Arribo y Practica de Béisbol

Beisbol  

Beisbol en Antiguo Morelos

Beisbol  

Beisbol en Antiguo Morelos

Advertisement