Page 1


Proyecto de extensión

PENSARTE

La ciudadanía desde lo estético en los jóvenes

Director del Grupo de investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT): Amado Antonio Guerrero Rincón Compilador: Grupo PENSARTE: Luis Fernando Bernal Valderrama, Martín Alonso Camargo Flórez, María Eugenia Gámez Cristancho y Germán Rueda Gómez

Idea original del proyecto de investigación: Grupo PENSARTE: Luis Fernando Bernal Valderrama, Martín Alonso Camargo Flórez, María Eugenia Gámez Cristancho y Germán Rueda Gómez Fotografía de portada: Martín David Acevedo Acevedo Diseño, diagramación e impresión:

Revisión general y dirección del proyecto de investigación:

División de Publicaciones Universidad Industrial de Santander

Martín Alonso Camargo Flórez

Carrera 27, calle 9 publicaciones@uis.edu.co Bucaramanga, Colombia

Edición y corrección de estilo: Grupo PENSARTE: Luis Fernando Bernal Valderrama, Martín Alonso Camargo Flórez, María Eugenia Gámez Cristancho y Germán Rueda Gómez

Prohibida la reproducción parcial o total de esta obra, por cualquier medio sin autorización escrita del autor. ISBN: 978-958-44-9683-6

Impreso en Colombia Printed in Colombia 2012


Agradecimientos Los miembros de PENSARTE quieren agradecer a las siguientes instituciones, dependencias y personas, todo el apoyo brindado durante el desarrollo de este proyecto de extensión: Universidad Industrial de Santander (UIS), Vicerrectoría de Investigación y Extensión de la UIS (VIEF), Fundación Estructurar, Escuelas de Filosofía y Bellas Artes de la UIS, Armando Silva Téllez, Amado Guerrero Rincón, Liliana Cajiao Valdivieso, Pedro Antonio García Obando, Germán Toloza Hernández, Nelcy Lozano Niño, Olga Villamizar, John Jairo Orozco, Jairo Ospina Leal, Edilberto Ardila González, Jessica Lorena Rueda, Martín David Acevedo Acevedo la agrupación musical Octavo Duende (Sergio Armando Gamboa y Carlos Fernando Sánchez) y los estudiantes de décimo y undécimo grado de 2010 de la Fundación Estructurar.


Índice Prólogo (Armando Silva Téllez) 7 Presentación (Amado Guerrero Rincón) 11 PENSARTE: La ciudadanía desde lo estético en los jóvenes (Martín Alonso Camargo Flórez) 17 Los de arriba y los de abajo: PENSARTE, la ciudadanía y el arte (Luis Fernando Bernal Valderrama y Martín Alonso Camargo Flórez)

27

La percepción del entorno del joven contemporáneo: ¿Propia o heredada? (María Eugenia Gámez Cristancho) 43 Una aproximación a la complejidad de la visión de ciudadanía en los jóvenes del norte de Bucaramanga (Germán Rueda Gómez)

51

Galería de imágenes 77


7

Prólogo Pensar desde el arte la ciudad ha inspirado este trabajo. Sin embargo, en cuanto sus autores fueron entrando en materia, se fue revelando que no se trataba de tomar como objeto el arte que se hace en las galerías, ni tampoco aquel que entiende de modo genérico la ciudad como una obra de arte, sino que la materia dominante que les interesaba observar y trabajar, correspondía más bien a la estética: dimensión del gusto y la sensibilidad, que se da tanto dentro como fuera del arte. Y por esta vía de reflexión e investigación, también comprendieron que no les interesaba estudiar la ciudad, un ente físico con límites precisos, sino lo urbano: la condición cultural, política y social, desde donde se ve el mundo, emparentada con lo imaginario y, por esto, un punto de vista colectivo desde donde se usa y se vive la ciudad física. Como tema a trabajar, sus autores fueron concretando, y avanzaron hasta determinar que no eran todos los ciudadanos los que llamaban su atención, sino un grupo muy concreto, los jóvenes, de últimos años de colegio a partir de una muestra determinada; y más bien, desde este grupo ver el resto de ciudadanos. Fue ahí donde enunciaron su problema: la relación entre las visiones del arte moderno y las competencias ciudadanas. Prácticas urbanas íntimamente relacionadas con el arte como el graffiti, la música pop, las pintas juveniles, tatuajes, cómics, fotografía y lenguaje, eso que constituye y da forma al espíritu juvenil moderno, van a proponerlos como estilos del hacer urbano, o sea, como modos de ser de la estética juvenil que marca y visiona la ciudad. El libro acoge varias tesis del arte moderno para examinar la evolución de lo que, a mi modo de entender, puede llamarse arte público, en el sentido de intervenciones que se hacen sobre la ciudad para resignificar sus sentidos urbanos. No pretenden exaltar una escultura ecuestre puesta en alguna plaza tradicional o algo parecido, obras confinados más bien a ser arte en un sitio público, sino ver cómo afectar desde la estética un sistema de valores sociales, más que un sitio, y por esto acuden a esa estética pública en la que se explicita la relación entre ética y política. Este arte público, antropológico o cultural, se hace en cualquier sitio o desde cualquier objeto, pero toca toda la urbe, pues afecta a un sistema de pensamiento. Los talleres que promovieron diversas expresiones artísticas con esos jóvenes, buscaban que su accionar pudiera conectarse con el ciudadano, lo público. Al ser estudiantes de sectores vulnerables en su capacidad económica, asumieron que hacerlos más conscientes de herramientas de poder estético implicaba procurarles capacidad ciudadana: la estética como convocatoria social y poder de lucha para el logro de


mayores igualdades colectivas, una decisión hacia el ejercicio mismo de una opción de vida critica y creativa. Fue de este modo como los cuatro autores: Germán Rueda, María Eugenia Gámez, Luis Fernando Bernal y Martín Alonso Camargo, abordaron su problema estético-económico, desde cuatro capítulos, todos ellos atravesados por al menos tres preguntas o reflexiones que destaco: ¿Cómo se da la relación entre estética y economía? ¿El arte en cuanto creador de visiones del mundo es lo que lo hace político? ¿Cómo la contemporaneidad sacó el arte de sus lugares tradiciones de exposición, para llevarlo a espacios más grandes y con nuevos públicos, la ciudad, y de este modo fortalecer una cultura crítica de las nuevas ciudadanías? Es un proyecto regional, pero puede ampliarse y seguir afinando sus herramientas de abordaje, lo que le da aún mayor riqueza a este novedoso enfoque. Armando Silva Téllez*

* Doctor en Filosofía y Literatura Comparada de la Universidad de California. Autor de diversos libros, entre los que cabe mencionar: Imaginarios urbanos (1992), Álbum de familia (1998) y Bogotá imaginada (2003). Director del proyecto “Imaginarios urbanos”, gracias al cual ha sido invitado a participar en eventos mundiales de arte y cultura como la Documenta 11 de Kassel, Alemania (2002), la Bienal de Sao Paulo (2004) y la Bienal de Venecia ( 2006).

8


11

Presentación El desarrollo regional y local es un campo de investigación que la Universidad debe asumir entendiendo la región como una área territorial propia, más allá del simple significado de carácter administrativo, presentándose como un nexo entre la administración del Estado y las entidades tanto públicas como privadas que alberga, superando los vestigios de regionalismo y la visión solamente funcional; buscando comprender que el desarrollo regional es un fenómeno integral que abarca todos los aspectos de la vida de la región, ya sean de carácter político, económico, social o cultural. Por ello, el estudio de los problemas del territorio, la región como instrumento idóneo para la promoción del desarrollo, la planificación económica y urbanística, los imperativos de la descentralización y de la desconcentración político-administrativa, son los principales objetivos del Grupo de Investigación sobre Desarrollo Regional y Ordenamiento Territorial – GIDROT pues, sin duda, estos son algunos de los más importantes problemas transversales en los que la Universidad debe profundizar, aplicando todo el rigor teórico y metodológico para entender los orígenes y procesos que generan y desarrollan dichos comportamientos, buscando plantear alternativas que potencien las ventajas y transformen o reduzcan las problemáticas emergentes.

Por lo anterior, las actividades del GIDROT se circunscriben a la investigación del desarrollo regional y local, haciendo énfasis en el estudio de las características, ventajas y dificultades propias de la región, considerada desde los diversos enfoques con que actualmente se aborda el concepto de región, sean estos, siguiendo a Massiris (2000) geográficoregional, funcional o político-administrativo. Por ello, el GIDROT se consolida como un grupo interdisciplinario que tiene como misión realizar investigaciones de carácter socioeconómico, histórico y ambiental con un enfoque regional, elaborar estudios técnicos e indicadores para la configuración de escenarios de integración regional que, además, contribuyan al desarrollo científico, económico y social tanto de la Universidad, como de la región y el país; buscando, como visión de futuro, consolidarse como un agente dinamizador del conocimiento sobre la región, partiendo de presupuestos teóricos y metodológicos sólidos, e incorporando aspectos políticos, económicos, sociales, históricos y de idiosincrasia cultural, en una perspectiva holística e integral, mediante el ejercicio de una reflexión crítica sobre las perspectivas del desarrollo regional. Estas características, tales como la integralidad y la visión holística de los fenómenos sociales


y económicos, han llevado a desarrollar temas tan complejos y controvertidos como el proyecto PENSARTE: La ciudadanía desde lo estético en los jóvenes, pues se busca ampliar y en lo posible romper con viejos paradigmas heredados de la visión positivista de la ciencia, que impiden abordar de manera transversal, interdisciplinar e integral temas como la ciudadanía, encerrando dicho concepto en el ámbito de lo meramente normativo y dejando de lado la perspectiva vivencial que tienen, en este caso, los jóvenes de su entorno, sea este último su cuadra, barrio, comuna o ciudad. Se hace necesario acudir a las fuentes primarias que, para este caso, son los jóvenes, como muestra aleatoria de una realidad que no se puede comprender desde la comodidad de una visión meramente teórica. Este proyecto de investigación-extensión busca adentrarse en el individuo como agente vivo que genera los fenómenos sociales, económicos, políticos y culturales, y que al mismo tiempo, recibe de primera mano el impacto de ese entorno, más allá de su poder de decisión como individuo. Es en medio del auge de las nuevas tecnologías y la pluriculturalidad que día a día invaden a la sociedad y, en este caso específico, al joven, que las ciencias sociales, todas ellas, de forma mancomunada, deben afrontar con herramientas innovadoras la evidente ausencia de herramientas conceptuales, metodológicas y didácticas que permitan hacer frente a los dilemas éticos, políticos, económicos y sociales contemporáneos que los jóvenes viven diariamente. Por eso, se hace necesaria y oportuna la creación de espacios donde ellos puedan conocer, reflexionar y aportar

12

elementos para su quehacer ciudadano de manera crítica, responsable y propositiva, buscando comprender la realidad de un constructo social que ha demostrado ser esquivo al análisis simplemente cuantitativo, y al mismo tiempo, cimentando el desarrollo del país y de la región en términos de cultura ciudadana. Para lograr comprender de manera integral y holística el entorno social, económico, político y cultural, así como para cumplir con sus objetivos, misión y visión institucional, el GIDROT desarrolla las siguientes líneas de investigación:

1. Desarrollo Regional: Examina algunas de las tendencias involucradas en el escenario de la globalización, la competitividad y la identidad territorial, con el objetivo de lograr claridad teórica e interpretar realidades concretas. Pretende entender las nuevas articulaciones y relaciones que se generan entre los diversos actores, las cuales pueden partir desde la descentralización político- administrativa, el proceso de re-ordenamiento territorial, y los procesos de búsqueda de mayores niveles de competitividad e inserción de la economía regional en el contexto internacional.

2. Economía Social: Estudia y promociona la economía social, dada su importancia en la región y su inherente cuestionamiento a la lógica del funcionamiento y desarrollo capitalista, a pesar de su carácter privado. Tiene que ver con la democracia,


13 el interés social y la justicia distributiva, practicadas por un conjunto de entidades e instituciones tales como Cooperativas, Mutualidades, Asociaciones, Sociedades Laborales, Sociedades Agrarias y Fundaciones, entre otras.

3. Ordenamiento Territorial e Integración Regional: Analiza sistemáticamente los diferentes escenarios de integración, evaluando el modelo de ordenamiento territorial aplicado en Colombia y los procesos generados alrededor de esta región, toda vez que la Planeación y el Ordenamiento Territorial son modelos de gestión pública en los cuales se da la participación activa de la población en la toma de decisiones gubernamentales y, a su vez, permiten ejercer un control ciudadano sobre la correcta inversión de los recursos y las acciones estatales, buscando generar un mayor y mejor acercamiento entre el gobierno y la población.

4. Temas Urbanos: Aborda a la ciudad como concepto, desde las diversas teorías que permiten elaborar proyectos con una perspectiva histórica, brindando luces sobre el desarrollo y consolidación del proceso urbano, al mismo tiempo que la economía da respuestas a las dinámicas de producción, distribución y acumulación, en aras de plantear nuevas estrategias de diseño y uso del espacio. Esta línea de investigación desarrolla trabajos tanto teóricos como aplicados, alrededor de ejes como la Historia, la Economía y la Política Urbanas.

5. Desarrollo Humano y Conflicto Social: Desde esta línea se estudian temas como la violencia y los derechos humanos, desarrollo humano y capital social, imaginarios urbanos, y violencia y economía, teniendo presente que el desarrollo humano es un proceso mediante el cual se ofrece a las personas mayores oportunidades y reconociendo que la violencia tiene un carácter multidimensional. Estas líneas de investigación han permitido que el GIDROT haya desarrollado proyectos con o para instituciones como Ecopetrol, Banco de la República, Corporación Autónoma de Santander, Red de Solidaridad Social, Gobernación de Santander, Instituto Financiero para el Desarrollo de Santander (Idesan), Instituto Colombiano de la Reforma Agraria (Incora), Instituto Colombiano del Petróleo (ICP), y las Alcaldías de Bucaramanga, Barrancabermeja, Barbosa, Aguachica, Girón, Floridablanca, etc., entre otros. Algunos de estos proyectos de investigación son: • Indicadores de Competitividad e Internacionalización de la Economía Regional de Santander. • Identidad Territorial de Santander. • Hacia la configuración del Distrito Metropolitano de Bucaramanga. • Control social de la gestión pública en Colombia.


• La economía urbana. La red urbana latinoamericana. • La independencia de la provincia del Socorro. • Análisis de los efectos de la política macroeconómicas en el sector agropecuario 1990 – 1998. • Análisis del desarrollo humano en Santander en el 2001. • Poblamientos y conflictos territoriales. El caso de Santander. • Escenarios de Integración Regional. • Globalización y desarrollo territorial. • Historia oral Santander.

del

sindicalismo

en

• Historia y Mentalidad Empresarial. • Proyecto Educativo Santandereanidad.

de

la

• Registro, localización y caracterización de la población discapacitada en el municipio de Bucaramanga. Fase I.

Además del proyecto que en esta ocasión nos convoca, PENSARTE: La ciudadanía desde lo estético en los jóvenes, el cual está inmerso dentro de la misión, visión y líneas de investigación del GIDROT, pues permite conocer de una forma alternativa aspectos relacionados con el desarrollo regional, la construcción histórica cotidiana del concepto de ciudad, el desarrollo humano y el conflicto social, en el marco de la construcción de la identidad regional y sustentando este proceso en las diversas perspectivas que nos brindan, de forma directa, los jóvenes que participaron en el proyecto. Este tipo de exploración y esfuerzo académico, permite una aproximación alternativa a la compresión e interpretación de realidades concretas, en este caso el reconocimiento de su entorno como parte de la construcción de ciudadanía ya que, en últimas, es sobre estos imaginarios urbanos y percepciones particulares, sobre los cuales se estructurarán las futuras coyunturas y fenómenos políticos, económicos, sociales y culturales; haciendo énfasis en el carácter multidimensional del desarrollo e involucrando aspectos tanto reflexivos como de búsqueda y aprovechamiento de oportunidades, determinadas estas últimas por el solo hecho de pertenecer a una comunidad o región determinada. Amado Guerrero Rincón*

* Economista y Magíster en Historia de la Universidad pedagógica y tecnológica de Colombia, y Doctor en Historia iberoamericana de la Universidad Internacional de Andalucía. Profesor de la Universidad Industrial de Santander (UIS) y director del Grupo de Investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT), adscrito a la Escuela de economía de la UIS.

14


15

Bibliografía MASSIRIS, Cabeza Ángel (2000). Ordenamiento Territorial y Procesos de Construcción Regional. Santafé de Bogotá: Banco de la República. Consultado en: http://www.banrepcultural. org/blaavirtual/geografia/masir/1.htm


16


17

Pensarte: la ciudadanía desde lo estético en los jóvenes El proyecto de extensión PENSARTE: La ciudadanía desde lo estético en los jóvenes se formuló como un trabajo interdisciplinario adscrito a la Escuela de Filosofía de la UIS y el Grupo de investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT). Dentro del marco normativo del Plan de Desarrollo Institucional 2008-2018 y el Acuerdo No. 006 del 7 de febrero de 2005 del Consejo Superior de la UIS, se diseñó para consolidar la presencia de la universidad en el ámbito regional, enfatizando tres aspectos en dicho proceso: 1) La articulación de la docencia, la investigación y las comunidades locales con sus respectivas problemáticas culturales, económicas, políticas, y sociales, 2) la consolidación de un equipo interdisciplinario que lograse reciprocidad entre los procesos de la vida práctica y el conocimiento académico, y, 3) el reconocimiento de las necesidades específicas de un sector o población determinados que le permitiera a la universidad pensar alternativas reales de proyección en términos de desarrollo regional.

de los cursos de noveno y décimo (2009) y décimo y undécimo (2010) de La Fundación Estructurar, ubicada en el barrio La Esperanza II de la Comuna 2 Nororiental del sector norte de la ciudad de Bucaramanga. La segunda etapa, correspondiente a la sistematización de este estudio de población, se realizó durante 2010 y 2011. El resultado de todo este proceso ha quedado consignado en un conjunto de reflexiones sobre el sentido de la función del arte en nuestra región santandereana y la instancia de crear y consolidar un espacio de discusión relativo a la manera de implementar proyectos productivos o planes de negocios concretos que logren aumentar y consolidar el capital humano y, por consiguiente, las competencias laborales – ineludibles en una sólida noción de ciudadanía - de los estudiantes de dicho tipo de instituciones educativas.

Orientada por estos tres objetivos generales, la ejecución de PENSARTE se llevó a cabo en dos etapas. La primera consistió en la realización de un conjunto de seminarios-taller en torno al arte moderno y contemporáneo, realizados desde marzo de 2009 hasta marzo de 2010 con los estudiantes de media vocacional

El comienzo de PENSARTE se remite a las clases de filosofía del arte dictadas desde 2005 hasta 2009 en la Escuela de filosofía de la UIS. Allí, en medio de diversas lecturas, algunas relacionadas con la definición de la función social del arte, aparecían constantemente cuestiones sobre su justificación cultural y

I. PENSARTE: UNA EXPERIENCIA CONCEPTUAL Y METODOLÓGICA


la labor que la filosofía podría desempeñar en ello. Casi siempre, el resultado de las discusiones era poco alentador, pues la mayoría de las tradiciones filosóficas han orientado su interés hacia el valor de las obras de artes en términos de su producción y recepción estética, sin tratar de comprender los procesos de distribución institucional que llegan a incidir en la configuración de las competencias éticas, ciudadanas y laborales de una sociedad. Esto ha generado un tipo de idealismo cognitivo en el terreno de la estética, que, de forma persistente, ha privilegiado la formación de habilidades mentales que se aplican críticamente a la creación y evaluación de las obras de arte, soslayando así la importancia de construir mecanismos eficaces en la redistribución de los medios de producción artística entre los sectores más vulnerables de la sociedad. Después de haber encontrado los signos del idealismo en casi toda la estética moderna, y en gran parte de la contemporánea, algunos de estos estudiantes asumieron la posición de que aún era necesario decir unas cuantas cosas al respecto, sobre todo cuando varias de las expresiones materiales del arte han logrado consolidar formas de producción económica que han llevado el flujo del capital simbólico a aumentar el bienestar material de sus comunidades. Esta perspectiva fue reivindicada desde la noción griega del arte como techné, tal como fue señalada por Wladyslaw Tatarkiewicz en Historia de seis ideas (1976), y articulada esquemáticamente en términos de la praxis artística como posesión de “determinadas destrezas que se basan en el conocimiento de unas reglas” (Tatarkiewicz: 39). Siguiendo su argumento, era decisivo volver la mirada de la estética hacia la techné, en un giro que

18

implicaba el reconocimiento de la posibilidad de imbricar el sistema de las artes a las cadenas productivas de una región determinada. Es decir, para ellos, la reivindicación del arte como praxis se inscribía en una crítica a la noción de autonomía defendida por gran parte de las vanguardias del siglo XX, y que, de alguna manera, aún es un lugar común en gran parte de los espacios académicos del país. El sentido de esta discusión filosófica fue persistente a lo largo de cada uno de los cursos semestrales. Y hubiera seguido siendo así si no hubiera llegado el segundo periodo académico de 2008 con la solicitud expresa hecha por María Eugenia Gámez Cristancho y Germán Rueda Gómez, estudiantes de filosofía y economía, respectivamente, de poner a prueba esta concepción técnica del arte mediante un proyecto de extensión. Así, junto a Luis Fernando Bernal Valderrama, maestro en artes visuales, y Martín Alonso Camargo Flórez, filósofo y magíster en semiótica, nació PENSARTE, entendido como un proyecto dirigido al fortalecimiento de una conciencia mediada por algunos de los enfoques constructivos implementados en los desarrollos artísticos y filosóficos del siglo XX, desarrollando talleres creativos que lograran poner en discusión las dimensiones política y ética de dos cursos de media vocacional, noveno y décimo (2009) y décimo y undécimo (2010), de la Fundación Estructurar, ubicada en la ciudad de Bucaramanga. Al asumir este reto, el grupo PENSARTE, respaldado por la Escuela de Filosofía de la UIS, el Grupo de investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT) y la Vicerrectoría de Investigación y Extensión (VIEF) de la UIS, logró formular un proyecto


19 que buscaba pensar alternativas para articular la discusión filosófico-artística contemporánea con los procesos sociales, económicos y políticos del ámbito regional. Así, el proyecto trataría de dar una respuesta concreta a la pregunta por el valor social del arte en el ámbito de la cultura, partiendo de la idea de que la educación artística es una mediación susceptible de estructurarse de modo tal que puede llegar a tener incidencia efectiva en la consolidación de las competencias ciudadanas y laborales de una comunidad. GIDROT ARTE, FILOSOFÍA Y ECONOMÍA FUNDACIÓN ESTRUCTURAR PENSARTE: La ciudadanía desde lo estético en los jóvenes

Imagen 1: Diagrama de la estructura institucional y conceptual del proyecto PENSARTE, presentado en las jornadas de trabajo del Laboratorio Investigación-Creación Fase 4 – Zona Oriente (2008).

En términos conceptuales y metodológicos, PENSARTE se planteó inicialmente como un proyecto formulado desde la estética analítica y su visión del arte como una praxis susceptible de ser comprendida de tal modo que sus productos culturales pueden llegar a proporcionarles a sus creadores, difusores y receptores los diversos materiales cognitivos necesarios para evaluar y reconstruir sus decisiones ético-políticas a partir de diversas

concepciones del mundo. A este respecto, tres autores fueron decisivos para la consolidación de dicha perspectiva: Elliot W. Eisner con su obra de 1995 Educar la visión artística, Arthur C. Danto con su obra de 1997 Después del fin del arte. El arte contemporáneo y el linde de la historia, y John Carey con su libro de 2005, ¿Para qué sirven las artes? Sucintamente hablando, cada uno de ellos posibilitó que los miembros del proyecto asumieran la hipótesis ético-política de que es factible modificar la comprensión ciudadana de una comunidad a partir de la creación y el uso de productos artísticos u obras de arte. En palabras de Eisner: A menudo, la obra de arte presenta ante nuestros sentidos un conjunto de valores, positivos o negativos; pues elogia o condena mientras comenta el mundo y nos hace sentir algo frente al objeto que representa, a condición de que hayamos aprendido a <<leer su mensaje>> (Eisner 1995 [1998]: 10). Esta posibilidad contra-fáctica del arte, es decir, esta capacidad crítica que tiene respecto al mundo en el que se inscriben las obras, fue la que sirvió de aliciente para indagar por la relación entre las prácticas del arte moderno y contemporáneo y la consolidación de las competencias ciudadanas. Retomando el presupuesto de la consciencia crítica y pluralista alcanzada por el arte durante el siglo XX –explícita en los trabajos de Carey y Danto– se hizo de este presupuesto el lugar privilegiado para discutir la noción de diferencia y participación democrática en la difusión y socialización de los medios de


producción artística. Bajo este dictum comenzó a recolectarse una base empírica con los estudiantes de noveno y décimo (2009) de la Fundación Estructurar, con la que se pretendía indagar por el horizonte de comprensión ciudadana de los estudiantes vinculados al proyecto, y, por consiguiente, encontrar los mecanismos requeridos para socializar las prácticas artísticas contemporáneas como medios de consolidar su proceso de formación. Este requerimiento justificó la utilización conjunta de una segunda metodología: el interaccionismo simbólico. La ventaja de esta visión metodológica radicaba en que permitía asumir dos aspectos ausentes en la estética analítica: 1) Un modelo de sociedad democrática en cuanto red de relaciones abiertas que hacen del conocimiento un medio

para reducir o eliminar problemas materiales, espirituales o prácticos, y, 2) una idea de los actores sociales como valores de construcción responsable de una comunidad dinámica, en el sentido de que sus conciencias reflexivas expresan sistemas de creencias susceptibles de incidir directamente en la elaboración de políticas privadas y públicas con las qué transformar su praxis cotidiana. Estos dos últimos aspectos –la noción de sociedad como una red de interacción cognitiva y la de los actores sociales como valores de construcción– fueron decisivos para el trabajo subsiguiente, pues sirvieron de guía en el proceso de indagar aquello que era susceptible de modificarse en la comunidad elegida a partir de propuestas efectivas.

Imagen 2: Valla situada en la entrada de la Fundación Estructurar. Esta institución educativa fue creada en 1987 como parte de un proyecto impulsado conjuntamente por la Cámara de Comercio de Bucaramanga, Club Rotario de Bucaramanga y la Constructora Martínez Villalba S.A. para brindarles a los niños y jóvenes del barrio La Esperanza II una educación integral y personalizada, con énfasis en la formación artística y el diseño gráfico, gracias a su alianza con el SENA y sus programas de formación técnica.

20


21 En este proceso interactivo de recolectar la información necesaria para realizar un análisis de población, se encontró que los jóvenes de noveno y décimo (2009) y décimo y undécimo grado (2010), cuyo rango de edad oscilaba entre los 15 y 18 años de edad, veían la posibilidad de un compromiso institucional serio de la UIS con su institución educativa a partir de la cooperación en la consecución de estos dos objetivos: 1) La consolidación y fortalecimiento de las destrezas artísticas adquiridas con el Programa de Formación de Técnicos en Diseño Gráfico, en convenio realizado con la Cámara de Comercio de Bucaramanga y el SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje), y 2) la asesoría de un grupo de investigación, tal vez el GIDROT, que tuviese las herramientas necesarias para modificar estructuralmente su realidad económica en términos del desarrollo de sus competencias labores y empresariales. Curiosamente, esta sugerencia revelaba la falta de articulación entre la formación media y superior en Santander, y mostraba el inexistente compromiso de los programas académicos en ciencias sociales, ciencias humanas y artes plásticas frente a la consolidación de las estructuras económicas de la región. Un idealismo cognitivo enraizado fuertemente en estas disciplinas que ha sido fuertemente criticado por la estética marxista –al menos tal como fue planteada por Walter Benjamin en su ensayo de 1935, La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica– y que sostiene contra éste que el deber del arte en la modernidad, y del conocimiento en general, ha de asumirse revolucionariamente desde la aparición de nuevas formas de entender la percepción, la sensibilidad humanas y las nuevas tecnologías de reproducción masiva. Así, la fotografía, el video, las formas del

grabado, el stencil, entro otros tantos medios de reproducción, serían mecanismos de creación, apropiación y distribución de toda una constelación de imágenes que lograrían articularse democráticamente con las cadenas productivas del sistema de las artes y con los medios de socialización de los procesos simbólicos. De esta manera, la producción cultural y artística también podría pensarse como un nodo más dentro de un sector productivo comprometido con la consolidación de las competencias ciudadanas, tal como lo ha manifestado Juan Cristóbal Restrepo en su artículo Estándares básicos en competencias ciudadanas: una aproximación al problema de la formación ciudadana en Colombia, al señalar que: En el marco formativo, la competencia es, operacionalmente, la capacidad real y efectiva de obtener un resultado idóneo en diferentes y variados contextos, con base en estándares fijados de modo anticipado; de desarrollar, eficaz y eficientemente, una labor determinada, medible, cuantificable. El saber-hacer marcará esta forma de percibir al sujeto competente y a quien se pretende habilitado para realizar una acción determinada (Restrepo 2006). Esta idea de instrumentalizar las competencias artísticas, es decir, de insertarlas en el ámbito de las competencias laborales, resume la idea que fue apareciendo en la interacción con los estudiantes de la Fundación Estructurar. Según los resultados de los talleres realizados, se llegó a la conclusión de que la precomprensión de las competencias ciudadanas de estos jóvenes, y el papel que le otorgan a


lo estético en la reflexión comunitaria, estaba mucho más arraigada en las nociones de los derechos colectivos, culturales y del medio ambiente que en los derechos del individuo y el ciudadano. La explicación de esta situación epistémica se remite al hecho de que sus espacios de formación han estado ligados a los proyectos interinstitucionales desarrollados por la institución educativa con la Cámara de Comercio de Bucaramanga y la CDMB (Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga), que tienen programas sólidamente construidos en términos cognitivos, pero que, no obstante, no logran superar la falta de espacios adecuados para su correcto ejercicio. Dicho sucintamente: El problema no consistía en la falta de conocimientos sobre la noción de ciudadanía, sino en la inexistencia de un entorno apropiado para su realización práctica. Ante esta situación, los miembros de PENSARTE llegaron a la conclusión de que, en términos generales, la práctica de la ciudadanía, entendida como “la resignificación del sentido de la política, la renovación de los criterios de legitimación de lo público y el fortalecimiento de la cultura de la civilidad” (Garay 2002), exige reconocer la obligación de formular de nuevo la pregunta por la consolidación de las competencias laborales y empresariales en términos de la satisfacción de los derechos económicos más elementales de los individuos de una sociedad. Una cuestión que plantea la necesidad de pensar el reto práctico de encontrar alternativas de articulación económica para las prácticas artísticas y culturales de la región. ¿Cómo lograrlo? Pues, reconociendo la necesidad de un trabajo interdisciplinario e interinstitucional

22

en el ámbito de la educación media y superior. A este respecto, puede afirmarse que la región posee diversas instituciones académicas con miembros altamente capacitados para realizar cambios estructurales en el desarrollo económico de Santander. Pero, a pesar de esto, carece de proyectos interdisciplinarios de investigación y emprendimiento orientados a formular y desarrollar proyectos productivos o planes de negocios destinados a fortalecer el circuito artístico y cultural santandereano. Si esto llegara a debatirse, a través de una voluntad institucional comprometida con el desarrollo regional, entonces, podría encauzarse hacia la construcción de todo un conjunto de proyectos y estructuras que podrían ofrecer alternativas productivas para los egresados de instituciones educativas como la Fundación Estructurar, y para todos aquellos jóvenes que ven en el arte y la cultura la posibilidad de pensar lo público desde el ámbito estético.


23

II. CONCLUSIONES

Imagen 3: Estudiantes de undécimo grado 2010, Fundación Estructurar, con el maestro en artes plásticas, Luis Fernando Bernal, en uno de los talleres de fotografía.

Los miembros de PENSARTE, en el informe final del proyecto presentado a la VIEF en 2010, recomendaron consolidar espacios académicos orientados a la construcción de una ciudadanía responsable sustentada en una sólida base económica. Con esta sugerencia se quería señalar la urgencia de entender las ciencias sociales, las ciencias humanas y las prácticas artísticas desde un enfoque pragmático que las llevara a asumir su papel de mediadoras académicas en la resolución de aquellas necesidades cognitivas y prácticas de las comunidades existentes en el ámbito regional. También pretendía mostrar la idea de que, mientras esto no suceda, es decir,

mientras se siga pensando en una concepción idealista de la formación universitaria, el proyecto PENSARTE tan sólo podría seguir señalando la dificultad de orientar los procesos del arte hacia un mercado laboral carente de los suficientes espacios para el desenvolvimiento creativo de sus ciudadanos. Estos proyectos interdisciplinarios podrían constituirse como modos de articular las competencias ciudadanas con las competencias laborales en la formulación de programas productivos o planes de negocios –incluyendo el arte en este rubro, cuya proyección, a largo plazo, podría consolidar una ciudadanía activa, fundada en la producción artística, cultural y estética


como formas de consolidación democrática de la región. Obviamente, para algunos, esta idea ha de implicar el lamentable reconocimiento de la absorción de la fuerza simbólica del arte en los mecanismos de mercado de la economía contemporánea. Pero, para los miembros de PENSARTE, tras haber trabajado con los estudiantes de la Fundación Estructurar,

implica el reto de poder aprovechar las fuerzas productivas de los nuevos medios de creación artística en la consolidación de posibilidades reales de desarrollo –algo que tendrá que decidirse mediante su implementación práctica, pues, como cuestión fáctica, su respuesta sólo puede ser mediada por la experiencia. Martín Alonso Camargo Flórez*

* Integrante del Grupo de Investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT), adscrito a la Escuela de economía y administración de la Universidad Industrial de Santander (UIS). Filósofo y magíster en Semiótica de la UIS.

24


25

Bibliografía BENJAMIN, Walter. (1935) La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. En: Iluminaciones Aguirre, Jesús (Trad.) Madrid: Taurus CAREY, John. (2005) ¿Para qué sirven las artes? (Trad.) Arijón, Teresa [2007] Buenos Aires: Debate. DANTO, Arthur. (1997) Después del fin del arte. El arte contemporáneo y el linde de la historia. (Trad.) Neerman, Helena [1999] Barcelona: Paidós. EISNER, Elliot W. (1972) Educar la visión artística. (Trad.) Cifuentes Camacho, David. [1995]. Barcelona: Paidós. GARAY, Luis Jorge (Coordinador) et al. (2002) Repensar a Colombia. Síntesis programática. Talleres del Milenio. Bogotá: Alfaomega. Consultado el 10 de agosto de 2010 a las 16 horas en el siguiente link: [http://www.ideaspaz.org/publicaciones/download/repensar_a_colombia.pdf] RESTREPO R. Juan Cristóbal (2006) Estándares básicos en competencias ciudadanas: una aproximación al problema de la formación ciudadana en Colombia. En: Práctica política. Vol.11. No.1 Jan./June. Bogotá: Colombia. Consultado el 10 de marzo de 2010 a las 16:00 en el link: [http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0122-44092006000100006&script=sci_arttext] TATARKIEWICZ, Wladyslaw (1976) Historia de seis ideas. Arte, belleza, forma, creatividad, mímesis, experiencia estética. (Trad.) Rodríguez Martín, Franciso. [1987] Madrid: Tecnos.


26


27

Los de arriba y los de abajo: pensarte, la ciudadanía y el arte No es fácil olvidar la primera salida que hicimos como PENSARTE para conocer a los estudiantes de media vocacional de los cursos de noveno y décimo (2009) de La Fundación Estructurar, institución educativa ubicada en el barrio La Esperanza II de la Comuna 2 Nororiental del sector norte de la ciudad de Bucaramanga. Sabíamos que el recorrido por la calle novena tendría un ritmo visual estrechamente ligado al ordenamiento administrativo-territorial de la ciudad, pero no sospechábamos que este movimiento de descenso que iniciamos al girar hacia occidente y tomar la calle séptima, vía Ciudad Norte, en un desplazamiento realizado a lo largo de una carretera sinuosa y estrecha que nos llevó hasta la Fundación Estructurar, sería una metáfora de la distancia que existe entre la noción de ciudadanía manejada por estos jóvenes estudiantes y la presencia gubernamental que podría darle realidad práctica a esta concepción mental. ¡Qué lejos estábamos de ellos, institucionalmente hablando, y qué cerca estaban las cosas si se pensaban en términos exclusivamente espaciales! En estos recorridos se fueron vislumbrando las conclusiones obtenidas posteriormente con este proyecto de extensión, pues, sucintamente hablando, su realización nos hizo cada vez más conscientes de la fragilidad de estos procesos de extensión universitaria en su pretensión de mantener vínculos reales con las comunidades

locales. En otras palabras, gracias a los estudiantes con los que trabajamos, llegamos a la conclusión de que para que las instituciones de educación superior puedan realizar una sólida labor de extensión, debería existir como pre-condición ético-política una auténtica voluntad gubernamental de proporcionar a las comunidades las condiciones de realización y protección de sus derechos fundamentales. Esta ausencia del papel del Estado colombiano en la construcción de las condiciones necesarias para la extensión universitaria es la que motiva la redacción de este ensayo, cuya forma de reflexión muestra una dimensión ciudadana que reconoce el papel del arte y la estética en la consolidación de una comunidad determinada.


I. PENSANDO LOS TALLERES ARTÍSTICOS

Imagen 1: Luis Fernando Bernal en la sustentación del proyecto PENSARTE ante los estudiantes de noveno y décimo (2009) de la Fundación Estructurar.

Dentro de las muchas cuestiones suscitadas por los talleres diseñados para los estudiantes de la Fundación Estructurar, no podíamos dejar de formular las siguientes: ¿Qué conocimiento artístico se podía difundir o consolidar en estos estudiantes? ¿Cómo podía incidir este conocimiento en el despliegue de su capacidad creativa? ¿Cómo podía justificarse la pertinencia de enseñarles arte en un sentido moderno y contemporáneo? ¿Qué relevancia tenía el enseñarles a manejar algunas técnicas artísticas? De forma paradójica, las preguntas eran muchas y las respuestas pocas. No

28

obstante, lo qué sí teníamos claro era que PENSARTE debía dejar alguna inquietud en la mente de los estudiantes sin caer en conceptos ya deslegitimados sobre el proceso de creación artística. También sabíamos que no podíamos reciclar teorías constructivistas como las planteadas por la Gestalt, en las que los niños de bajos ingresos, con un entorno menos favorable para su desarrollo multidimensional, tendrían menos capacidades perceptivas y estructurales que los hijos de padres con mayores ingresos. Por el contrario, teníamos que optar por una noción del arte que estuviera


29 comprometida con una visión incluyente y democrática de la formación ciudadana, y que diera cuenta de las revoluciones artísticas de las vanguardias modernas y contemporáneas y sus vínculos con la transformación social. ¿Dónde buscarla? Afortunadamente, cuando se revisan algunas teorías estéticas del arte del siglo XX, sobre todo aquellas vinculadas a la filosofía analítica y el marxismo, se encuentra que ambas han defendido una visión pluralista del arte en la que su práctica provee una diversidad de herramientas útiles para crear, transformar o modelar las condiciones sociales, económicas y políticas en las que se articulan las acciones humanas. Conscientes de que teníamos que resolver la forma de llegar a los estudiantes en un mundo dominado por los medios de comunicación masiva – la televisión, la Internet y la telefonía celular, entro otros modos de dispersión contemporánea– decidimos justificar la manera en que el arte podría servir de medio para indagar las posibilidades de la praxis humana a través del arte de masas. Este tipo de arte podría resolver cuestiones relativas a la forma de superar los elementos de distracción mediática que los alejan de la reflexión alrededor del concepto “ciudadanía” y de cualquier tipo de discusión ético-política. Sin tener una respuesta irrefutable al respecto, consideramos que los graffitis, las tiras cómicas, el manga oriental, la música pop, la fotografía y el esténcil ofrecían las herramientas necesarias para permear su creatividad con el fin de conocer su sistema de creencias alrededor de la formación ciudadana. Siguiendo la definición del filósofo Nöel Carroll, propuesta en su obra Una filosofía del arte de masas (1998), según la cual, el arte de masas se caracteriza esencialmente por haber

sido creado y distribuido para ser accesible a la recepción estética en su incorporación de lugares comunes sobre el mundo social, optamos por diseñar unos talleres artísticos colectivos con los que pudiésemos explorar las concepciones del mundo ético-político de estos estudiantes. De este modo, el arte de masas sería el lugar en el que podrían expresar sus intuiciones sobre lo que implica la construcción de una vida democrática y en el que podrían esclarecer los presupuestos que al respecto han sido heredados socialmente. Con estas coordenadas básicas se construyeron los talleres de creación artística realizados durante 2009 y 2010. El proceso fue mucho más favorable de lo que en un primer momento esperábamos, pues el trabajo se vio dinamizado por la noción compartida de que la ciudadanía es un proceso de construcción de lo público. A este respecto, es necesario señalar que nuestro grupo de estudiantes estuvo conformado por personas de clases sociales vulnerables que conviven en zonas aquejadas por problemas de drogadicción, violencia y desplazamiento, entre otros aspectos que inciden en su vida cotidiana. El barrio, La Esperanza II, considerado como zona roja por la policía de la ciudad, adolece de males que afectan no sólo a esta ciudad en crecimiento, sino a todas las ciudades colombianas cuya realidad se ve afectada por el aumento de las desigualdades sociales que trae consigo la modernización del país. Sin embargo, a pesar de estas precarias condiciones de desarrollo, encontramos que su comprensión de la convivencia en una sociedad democrática no era ajena a una sólida formación ciudadana, tal como pudimos constatarlo con los talleres que realizamos con ellos. Así, la cuestión se fue desplazando


desde la preocupación cognitiva por inculcar una noción de ciudadanía abstracta hacia la necesidad de transformar con acciones simbólicas los contextos de participación ciudadana. Y así, la imagen de los de arriba y los de abajo, que al principio fue simplemente la representación de un movimiento espacial, se

transformó en la metáfora del desplazamiento desde la cima de la educación colombiana hacia la base de ésta, equivalente a la distancia que hay entre la idea abstracta de ciudadanía y la praxis efectiva de la democracia en las comunidades locales y regionales.

II. CONSTRUYENDO UNA CÁMARA ESTENOPEICA PARA DOCUMENTAR EL ENTORNO URBANO

Imagen 2: John Jairo Orozco, Jairo Ospina, Martín Camargo, Luis Fernando Bernal y los estudiantes de 10 grado de la Fundación Estructurar (2009), elaborando cámaras estenopeicas en los talleres de la Escuela de Bellas Artes de la UIS.

El primero de los talleres estuvo orientado a pensar la presencia de la imagen en el mundo contemporáneo. Encontramos que

30

era importante volver a los orígenes de la fotografía, más allá de su forma digital, para comprender el funcionamiento de la luz en la


31 caja oscura por medio de la construcción de una cámara estenopeica. Al abrir y cerrar un obturador pudimos mostrarles cómo podían construir artesanalmente un mecanismo de registro de su entorno cotidiano. Gracias al apoyo de los maestros en artes plásticas, John Jairo Orozco Pérez y Jairo Ospina Leal, fabricamos manualmente varias cámaras estenopeicas para que los estudiantes pudieran capturar la luz por medio de la superficie de un papel fotosensible. Este mecanismo de producción de bajo costo tenía la ventaja de permitirles recorrer sus espacios cotidianos sin ningún tipo de peligro y de explorar imágenes que no pertenecieran a los medios masivos de comunicación, pues nacerían de miradas periféricas que en su marginalidad podrían capturar lugares y tiempos no oficiales para los discursos hegemónicos. Esta propuesta de trabajo se inspiraba conceptualmente en la obra de Armando Silva, Imaginarios urbanos, al tratar de que los estudiantes realizaran recorridos dispersos a lo largo de su entorno, equipados con una cámara fotográfica que les permitiera mostrar gráficamente los elementos que estructuran su inserción simbólica en la vida práctica. Esta decisión metodológica retomaba la tesis de que la ciudad como praxis no se reduce a la dimensión material de las construcciones arquitectónicas, sino que se amplía con los productos culturales y los mapas colectivos que se inscribe en el ejercicio de los ciudadanos. En palabras del autor: Hemos pasado de vivir unas ciudades definidas en sus límites físicos a otras donde lo urbano define una condición ciudadana con independencia de su

referencia material. Se pasó de enfatizar lo arquitectónico a una aproximación cultural, permitiendo una separación entre estos dos aspectos, lo que vislumbra un futuro urbanizado con ciudadanos cada vez más emancipados de sus espacios físicos para la realización de sus quehaceres diarios (Silva 2006: 3). Este cambio en el modo y la manera de percibir la ciudad como un proceso semiótico de emancipación respecto a los contornos físicos, en el que se buscaba la reivindicación simbólica de las dinámicas imaginarias, las acciones políticas y los experimentos estéticos, también reflejaba el afán de darle una dimensión cultural a la formación ciudadana en términos de la apropiación estética de los escenarios de representación de sus habitantes. Esta nueva configuración de la ciudad, en la que los procesos sociales, éticos y políticos están orientados a hacer de ella algo habitable para sus residentes y visitantes, responde simbólicamente a la estrechez de la administración gubernamental y sus mecanismos burocráticos de regular las prácticas ciudadanas. Así, gracias a este horizonte de interpretación, la relación entre la fotografía y la comprensión semiótica de la ciudad pudo entenderse como el ejercicio de una ciudadanía estrechamente ligada a la libertad de transitar, caminar, moverse y hacer uso del espacio público como lugar de construcción de espacios simbólicamente abiertos a la formación democrática.


Imagen 3: Fotografía de la entrada de la UIS, tomada por los estudiantes de undécimo grado (2010) con una de sus cámaras estenopeicas, durante uno de los talleres de fotografía realizados por los maestros Luis Fernando Bernal, Jairo Ospina y John Jairo Orozco. En ella se ve la escultura, Lección de geometría, del escultor Eduardo Ramírez Villamizar y la escalinata que conduce al auditorio Luis A. Calvo.

III. LA CARICATURA COMO CRÍTICA SOCIAL

Imagen 4: Edilberto Ardila González, caricaturista del diario Vanguardia Liberal, en uno de los talleres de caricatura en la Fundación Estructurar (2010).

32


33 Desde sus inicios modernos, la caricatura se ha considerado como uno de los medios más revolucionarios de comunicación social por su capacidad de poner en circulación mensajes no subordinados a los discursos legitimados gubernamentalmente. Esto se ha debido a las posibilidades abiertas por la aparición de los medios de reproducción técnica –la imprenta y el grabado– y a la emergencia de un nuevo orden espiritual que permitió que los individuos comenzaran a cuestionar el orden ético-político heredado durante el periodo de predominio monárquico-clerical de la era cristiana. Así, históricamente, la caricatura se ha consolidado como un medio de producción

de imágenes dialécticas, es decir, imágenes críticas que articulan ideas contrafácticas con el fin de insertarse en el continuum de la historia oficial para desmantelar sus discursos de evolución social inminente y sus referentes políticamente diseñados para atentar contra la fragilidad humana. Su carácter de medio gráfico y lingüístico, que oscila entre lo lúdico y la denuncia, permite vehicular posiciones críticas, no necesariamente explícitas, contra las versiones legitimadas de los discursos historiográficos oficiales, además de que permite resguardar semióticamente un conjunto de mensajes complejos de crítica social contra el status quo de determinada época.

Imagen 5: Caricatura realizada por uno de los estudiantes de undécimo grado (2010) en los talleres dictados por Edilberto Ardila González. Dentro de los globos puede leerse lo siguiente: 1) Qué día tan asoliado. 2) Uy, que calor. Se me dañaron las alpargatas.

Partiendo de este conjunto de ideas, se plantearon un conjunto de sesiones de trabajo en las que los estudiantes pudieron conocer los elementos técnicos básicos de este medio gráfico y la construcción histórica que se

ha desarrollado a partir de éstos. Sesiones que fueron derivando hacia la historia del cómic norteamericano y el manga japonés, la construcción gráfica y psicológica de los personajes y la recreación de ambientes e


historias en las que se ejemplificaron diversos puntos de vista sobre el sentido narrativo de la praxis humana. Este proceso se fue desarrollando con el apoyo del caricaturista Edilberto Ardila González, quien, desde su experiencia de trabajo con el periódico Vanguardia Liberal, nos mostró la óptica de un dibujante consciente de la capacidad que tiene la gráfica popular de hacer circular mensajes

de carácter social y político condensados en el humor, la sátira y la ironía. Este enfoque definió un trabajo que reflejó aspectos relacionados con las circunstancias políticas que atravesaba el país en dicho instante y las condiciones de ausencia gubernamental en el sector inmediato de su vida cotidiana, tal como quedó ilustrado en el siguiente trabajo de uno de los estudiantes que participó en los talleres:

Imagen 6: Caricatura realizada por uno de los estudiantes de undécimo grado (2010) en los talleres dictador por Edilberto Ardila González. Dentro de los globos puede leerse lo siguiente: 1) Oye, mija. Está a favor de la reelección? 2) Toca preguntarle a Dimas. 3) …¿?!*

Después de ver esta imagen, puede citarse sin riesgo de impertinencia, el mordaz comentario de Daniel Samper Pizano cuando señala que: “[Los caricaturistas] constituyen una cachetada permanente que despierta y activa.

34

Para asestarla, necesitan un fuero de irrespeto y de mofa. Los caricaturistas y los humoristas son la única arma eficaz que tiene le mundo contra la pompa y la bobería ¡Que viva la irreverencia!” (Samper Pizano 1985 [2010]:


35 216). Es gracias a esta irreverencia, entendida por Samper Pizano como condición necesaria para la estructuración crítica de los medios de comunicación, que pueden denunciarse las deficiencias fácticas de una sociedad aún

lejana del ideal democrático de un estado social de derecho, haciendo uso de las imágenes caricaturescas como formas de denunciar una sociedad sumida en la violencia, la ignorancia, la explotación y la desigualdad.

IV. EL SENTIDO FORMATIVO DE LA MÚSICA

Imagen 7: Eugenia Gámez, Jessica Lorena Rueda, Edwin Pérez Chaparro, Cristian Calderón –estos dos últimos, escritores de la letra de la canción Piensa – y uno de los miembros de la banda Octavo Duende.

Para poder hablar de la fuerza estética de la música, se hizo necesario retomar la noción de formación (Bildung) que Hans George Gadamaer expuso ampliamente en su obra Verdad y Método (1975). Con ella pudo

comprenderse que la forma en que la música fue asumida por los estudiantes vinculados a PENSARTE, se encontraba vinculada a la idea de una construcción poética e intersubjetiva diseñada para expresar sensaciones y


PIENSA I

percepciones en continuo movimiento. Así, a diferencia de la mimesis, en cuanto imitación de un modelo del mundo, la música como poiesis formativa implicaba un modo de producción creativa cuyo sentido sería inmanente y contrafáctico, es decir, crítico, a pesar de aquellos elementos externos representados en sus relaciones de sonidos y silencios. Esta dimensión expresiva que reúne la vivencia individual con la generalidad de la experiencia, les permitió hablar de la preocupación por la falta de mecanismos diseñados para que los jóvenes puedan afrontar las diferentes tendencias del consumismo y la alienación de algunos de los estereotipos de la economía contemporánea. Sendas preocupaciones que hacen parte de la letra de la canción Piensa, escrita por dos de los estudiantes de undécimo grado (2010), Cristian Calderón, Edwin Pérez Chaparro, y por Jessica Lorena Rueda, joven que ha participado voluntariamente del proyecto, y que hoy día hace parte del repertorio musical del grupo de rockpop bumangués Octavo Duende, dirigido por Sergio Armando Gamboa y Carlos Fernando Sánchez:

36

No te quedes cruzado de brazos, que no te calle la corrupción. No tengas miedo de los llamados poderosos, pues ésa es su forma de mantener su posición.

CORO

Piensa, pronto, piensa. Sé un pensador. Sé dueño de tu conciencia, que no la compre tu indecisión.

II

Sé dueño de tus pensamientos y no de los demás. Piensa por ti mismo, que no te piense la sociedad.

CORO

Piensa, pronto, piensa. Sé un pensador. Sé dueño de tu conciencia, que no la compre tu indecisión.

III

No abuses de esta Tierra, ella te vio crecer. Cuando muera tu cuerpo, tu idea volverá a nacer.

CORO

Piensa, pronto, piensa. Sé un pensador. Sé dueño de tu conciencia, que no la compre tu indecisión.


37 En las líricas de ésta composición se observa el interés de estos jóvenes por alcanzar un ejercicio de la ciudadanía cada vez más reflexivo y abierto a un proceso en constante construcción, mediado por la idea de que los sujetos políticos son formas de crítica simbólica del ordenamiento jurídico-político, cuando éste es entendido como un mecanismo de subordinación regulativa y no como una

plataforma de lucha por la emancipación de los individuos frente a los modelos socialmente heredados. Piensa, como construcción textual, revela una saludable intención formativa en la que la práctica ciudadana implica “ser dueños de nuestra propia consciencia, sin que nos gane nuestra indecisión”, parafraseando el mensaje de la canción.

Imagen 8: La agrupación Octavo Duende en uno de los ensayos de la canción Piensa, escrita por Cristian Calderón, Edwin Chaparro y Lorena Rueda como parte de los talleres realizados por el proyecto de extensión PENSARTE.


V. CONSIDERACIONES FINALES

Imagen 9: Luis Fernando Bernal en el taller de stencil y graffiti con los estudiantes de 10 grado (2010) de la Fundación Estructurar.

De manera casi anecdótica, queremos cerrar este escrito con un curioso incidente ocurrido mientras realizábamos uno de los talleres del proyecto de extensión. Una vez fortalecido el lazo de confianza con los jóvenes, una estudiante de décimo grado (2010) nos hizo un comentario que, como tradicionalmente

38

se dice, colocó el dedo en la llaga. De forma directa, nos señaló que todo lo que hacíamos era muy interesante, sobre todo porque les permitía entender nuevas perspectivas sobre el arte, pero que veía las actividades como algo no conducente a ningún proyecto productivo, o, lo que es lo mismo, como algo que no


39 llevaba a ningún producto susceptible de comercializarse y venderse. Este comentario de sentido común mostró el vacío que tuvo que enfrentar desde el principio al proyecto de extensión, pues, a pesar de la preocupación de conocer conceptualmente la noción de ciudadanía manejada por los jóvenes de esta institución, la interacción simbólica con ellos mostró que la cuestión más apremiante era la articulación práctica del arte, la ciudadanía y la estética en las cadenas productivas regionales. En términos generales, la pregunta por la función social del arte y su relación con el sistema económico dejaba más interrogantes de los que podíamos contestar, pues a pesar de que los estudiantes tenían una sólida comprensión de la ciudadanía como ejercicio de los derechos fundamentales consagrados constitucionalmente, no obstante carecían de una perspectiva clara sobre las acciones gubernamentales que podían garantizarles su ejercicio, incluyendo el derecho al trabajo. En ese momento sólo sabíamos que las respuestas no podían ser eminentemente teóricas, ya que requerían de acciones prácticas que retomaran la tradición del arte como una labor manual

creativa en la que la estética habría de abrir un camino para consolidar las competencias laborales y empresariales de una población. Además, a partir de esta consideración, también llegamos a comprender que el futuro de proyectos como PENSARTE dependería de superar la tensión que hay entre la lejanía de la educación superior, ubicada en las nubes de la ciudad, y la inmediatez de las necesidades de las comunidades en las que se pretenden llevar a cabo estos proyectos de extensión. Un reto que exige pensar cambios estructurales e institucionales que vayan eliminando paulatinamente la oposición entre los de arriba y los de abajo, para así trasladar las fortalezas académicas de las instituciones de educación superior hasta las deficiencias formativas de la educación media de la región. Todo un reto que vale la pena afrontar, y que podría vincular seriamente las prácticas artísticas, culturales, económicas y ciudadanas en proyectos productivos de alto impacto social, pero que, previamente exige superar el aislamiento institucional característico de las instituciones ubicadas en la cúspide de la educación nacional. Luis Fernando Bernal Valderrama* Martín Alonso Camargo Flórez**

* Integrante del Grupo de Investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT), adscrito a la Escuela de economía y administración de la Universidad Industrial de Santander (UIS). Egresado con el título de Pintor de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL). Estudiante de la Maestría en Historia de la UIS y profesor de la Escuela de bellas artes en esta misma institución. ** Integrante del Grupo de Investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT), adscrito a la Escuela de economía y administración de la Universidad Industrial de Santander (UIS). Filósofo y magíster en semiótica de la UIS.


Bibliografía CARROLL, Nöel (1998) Una filosofía del arte de masas. Alcoriza Vento, Javier (Trad.) [2002] Madrid: Antonio Machado. GADAMER, Hans George (1975) Verdad y Método. Agudelo Aparicio, Ana y de Agapito, Rafael (Trad.) [2001]. Salamanca: Sígueme. SAMPER PIZANO, Daniel (1985). El caricaturista como provocador. En: GONZÁLEZ ARANDA, Beatriz (2010). La caricatura en Colombia a partir de la independencia. Bogotá, Banco de la República. SILVA, Armando (2006) Imaginarios urbanos. Bogotá: Arango Editores.

40


41


42


43

La percepción del entorno del joven contemporáneo: ¿propia o heredada? El presente escrito retoma algunos de los productos artísticos desarrollados en los talleres ofrecidos por el proyecto PENSARTE a los estudiantes de la Fundación Estructurar durante 2009 y 2010, para indagar hasta qué punto la percepción que tienen de su entorno socio-cultural y político está unida a las tradiciones heredadas, o hasta qué punto esta percepción surge como respuesta a la búsqueda de una identidad individual propia que les permita autoafirmarse mediante diversas expresiones culturales. En este sentido, la cuestión por la percepción heredada implica la pregunta por los procesos de construcción de los modelos de identidad regional y nacional, tal como ha sido señalado por el sociólogo inglés Zygmunt Bauman, en su obra Identidad: [En la modernidad,] la idea de ‘identidad’ nació de la crisis de pertenencia y del esfuerzo que se desencadenó para salvar el abismo existente entre el ‘debería’ y el ‘es’, para elevar a la realidad los modelos establecidos, y para rehacer la realidad a imagen y semejanza de la idea (Bauman 2005a: 49). Este diagnóstico coincide con los problemas que surgen de las visiones verticales respecto a la construcción de la identidad, frecuentemente formuladas e impuestas como construcciones políticas por y para las élites mismas, y no

como un proceso social comprometido con el interés general de los ciudadanos. A este respecto, lo interesante de Bauman es que, en sus diferentes escritos, ha tratado de mostrar cómo la construcción de las sociedades contemporáneas está imbuida y sitiada por el consumismo, orientado exclusivamente a satisfacer las necesidades que demanda el mercado, olvidando así cuáles deberían ser los objetivos culturales de la existencia humana. Esto ha contribuido no sólo a crear falsos modelos de identidad e identificaciones de los individuos con concepciones abstractas, sino que ha impedido su realización autónoma al impulsar patrones estandarizados de conducta y modelos homogeneizados de acción que incapacitan a los ciudadanos para asumir sus propias decisiones ético-políticas. Así, el deseo de responder a la pregunta que da título a este escrito surge de la preocupación –que debería ser prioritaria hoy en día en las instituciones educativas, dada la ausencia de un sentido de pertenencia en muchos jóvenes con respecto al país y al entorno en el que se desenvuelven– por las condiciones de construcción de la identidad en una sociedad aquejada por la violencia y el sentimiento de incertidumbre. No es sorprendente que en un país como el nuestro pueda verse reflejada esta preocupación de Bauman, sobre todo si se observa la ausencia de compromiso


individual y social por parte de los ciudadanos colombianos y su creciente indiferencia frente a la difícil situación del país. Por ejemplo, ante la tendencia consumista que se impone como una política de vida, en la que lo privado se impone sobre lo público, sólo queda por preguntarse: ¿Bajo qué preceptos los jóvenes sustentan su existencia? Pues bien, como dice Bauman: El compromiso, particularmente el compromiso a largo plazo, y más especialmente el compromiso incondicional, es visto cada vez más como antítesis de una buena (posible, feliz, placentera) vida (Bauman 2005b: 187). ¿Acaso las sociedades del futuro, proyectadas desde el individualismo egoísta del presente, están condenadas a estar pobladas de inquilinos residentes en islas organizadas, a lo sumo, como conglomerados tribales donde el fin común es equivalente a cosas tan banales como la participación en la moda, el in o out del momento, y en donde imperan las tendencias del consumo sobre el sentido de una existencia que se escapa como el agua por entre los dedos? Es decir, ¿vale la pena preguntarse si existe la posibilidad de pensar alternativas democráticas para matizar las sociedades líquidas, tal como lo afirma Bauman en sus planteamientos? Para dar una respuesta tentativa a estos cuestionamientos, valdría la pena tratar de entender cómo los jóvenes están percibiendo su entorno. Antes de responder a esto, se hace necesario evidenciar, como punto de partida, la relación que éstos tienen con las tendencias que la sociedad de consumo insiste en mostrarles como referentes

44

de identificación, y que desde sí mismas acaban por imponérseles como una identidad libre de cuestionamiento. No obstante, ante este panorama, tal vez demasiado general, también existe la opción de refugiarse en las subculturas y sus mecanismos de auto-diferenciación como formas de relaciones intergrupales que marcan distancias respecto a otros colectivos ya estandarizados. Puede observarse que en todo ello hay un sentimiento de inconformismo y de búsqueda de una sociedad distinta a la que han heredado, cuyos valores y tradiciones sienten ajenos e impuestos por las instituciones formales de socialización. De ahí que las expresiones artísticas y culturales contemporáneas, tales como la caricatura, el graffiti, la fotografía o la música, sean vistas como privilegiadas de expresar no sólo sus sentimientos, creencias, valores e incertidumbres, sino también como medios para proyectar el mundo en el que quisieran vivir otras formas de proyectar lo social. Por ende, su manera de relacionarse con el entorno y de hacerse una imagen general de sí mismos hace parte de la expresión de una búsqueda que va construyéndose y estructurándose a lo largo de un tiempo del reconocimiento, es decir, a lo largo de un proceso en el que intenta comprenderse al otro como un ámbito de posibilidades abiertas a la reestructuración de la realidad. Esta idea del reconocimiento ciudadano, a través del arte y la estética, parte de los planteamientos de Armando Silva en su obra, Imaginarios urbanos, al señalar que la vida de las juventudes urbanas implica el reconocimiento simbólico como medio de emancipación ciudadana:


45 La ciudad también es un escenario del lenguaje, de evocaciones y sueños, de imágenes, de variadas escrituras. No debe extrañarnos, pues que la ciudad haya sido definida como la imagen de un mundo; pero esta idea se complementaría diciendo que la ciudad es del mismo modo lo contrario: el mundo de una imagen, que lenta y colectivamente se va construyendo y volviendo a construir, incesantemente (Silva 2006: 25). En este sentido, quiero resaltar la tensión cognitiva en la que se encuentran los jóvenes al tener que decidir entre una noción de identidad no sometida a crítica y otra estructurada a partir de una gran cantidad de herramientas culturales que les permiten subvertir esta situación. Esta tensión se evidencia en la ambigua recepción de la visión general de sus padres, instituciones educativas y otras instituciones de socialización que, a diferencia de otras que intentan y siguen

buscando nuevos significados para un mundo dinámico e inestable, plantea un repertorio de soluciones a los problemas desde el ámbito de lo ya dado, sin mayor reelaboración por parte de sus usuarios. Una situación que puede ilustrarse con tres ejemplos retomados de los talleres de PENSARTE, en los que se discute la tesis que acaba de plantearse. Así, en primer lugar, tenemos uno de los dibujos de caricatura realizados en el taller de Edilberto Ardila González, caricaturista del periódico Vanguardia liberal, con el que quiso incentivar a los estudiantes para que representaran gráficamente situaciones vividas en su entorno cotidiano. Curiosamente, a través de la figura de una mujer que reniega de los hombres, se aproxima a una lectura de la realidad mediada por la sátira, el humor o la crítica sarcástica, más que por una ejemplificación documental del papel de la mujer en dicho entorno social, logrando así una lectura de la realidad mediada plásticamente:

Imagen 2: Caricatura realizada por uno de los estudiantes de undécimo grado (2010) en los talleres dictador por Edilberto Ardila González. Dentro de los globos puede leerse lo siguiente: 1) El perro es el mejor amibo del hombre. 2) El hombre es el mejor amigo del perro. 3) Me voy y los dejo por perros.


En el segundo ejemplo, retomado de una de las versiones más accesibles del graffiti, el stencil, se percibe, sobre todo, el deseo de plasmar algo que sobresalga y que, de algún modo, pueda ser conservado. En palabras de una de las estudiantes vinculadas al proyecto: “Si tuviera que hacer un graffiti, quisiera que no lo fueran a dañar ni a rayar”. Como puede observarse, estos jóvenes también pueden ver en el graffiti la posibilidad de trascender las contingencias violentas de su entorno social para preservar sus visiones del mundo dentro de la legalidad, rompiendo así, curiosamente, con una de las características que identifican comúnmente a esta forma de expresión artística.

En el tercer caso, esta vez reservado a la música, la cuestión toma la forma de cómo encontrar mecanismos que les permitan a los jóvenes afrontar, de alguna manera, las diferentes tendencias del consumismo y de la alienación en las representaciones ofrecidas por los sistemas culturales contemporáneos. Esto se ve reflejado en la letra de la canción Piensa*, compuesta por los estudiantes Cristian Calderón, Edwin Pérez Chaparro y Jessica Lorena Rueda, en la que se evidencia una sólida visión de la ciudadanía como capacidad crítica de reivindicar la conciencia crítica en cuanto modo de resistencia cognitiva ante los sistemas de acción heredados. Esta necesidad de otros paradigmas de compromiso ciudadanos evoca, de algún modo, los planteamientos de Mónica Marcela Jaramillo, quien, en su seminario sobre teoría crítica, dictado en la UIS durante 2009, mostró cómo la actitud natural frente a la vida asume un conjunto de valores impuestos sin ningún examen y al margen del mundo en el que se vive, tratando los valores como entidades que existieran en abstracto**. Algo evidente en la forma en que gran parte de la educación colombiana busca afianzar los lugares comunes de representación de la ciudadanía a través de normas de conducta que no llegan a justificarse por medio de una discusión racional o una elucidación de su carácter ético-relacional. * Para ver la letra de esta canción, diríjase al ensayo de Luis Fernando Bernal y Martín Camargo Flórez, Los de arriba y los de abajo: PENSARTE, la ciudadanía y el arte, editado en este mismo libro.

Imagen 2: Plantilla de uno de los graffitis realizados por los estudiantes durante una de las sesiones realizadas por Luis Fernando Bernal Valderrama.

46

** Explicación dada en el desarrollo del Seminario Teoría Crítica, en la Escuela de Filosofía de la Universidad Industrial de Santander. Bucaramanga, 2009.


47 Algo que puede constatarse en la siguiente imagen, en la que puede verse el Pacto de aula como una construcción heredada de lo que

implica vivir en comunidad, sin entender el origen y finalidad de esos acuerdos a partir de una práctica consensuada de la autonomía.

Imagen 3: Pacto de aula de los estudiantes de décimo semestre (2009) de la Fundación Estructurar.

Una línea de interpretación que se articula con las críticas formuladas por Bauman –sobre todo cuando habla de una ética del compromiso crítico frente a la sociedad – al señalar que: La activa promoción de la moralidad por medio de la legislación ética no genera tanta responsabilidad moral como obediencia al más fuerte y al cumplimiento de la norma; pues el énfasis está puesto sobre la incuestionable sumisión a cualquier cosa que a uno le digan que debe hacer, sobre la obediencia a la autoridad, mientras que no se exige

prestar mucha atención a la sustancia y a la calidad de la orden recibida (Bauman 2007: 157). Puede decirse que las percepciones del entorno, ya sean heredadas o propias, oscilan entre una concepción ciudadana basada en la regulación institucional de los espacios urbanos y otra basada en un espacio de construcciones mediadas por diversos sistemas de expresión simbólica. Esto es algo que ha enfatizado, una y otra vez, Armando Silva, al indicar la tensión que hay entre lo que llama el sujetoreal, es decir, las acciones materiales en las


que se inscriben los individuos, y el sujetoimaginario de la ciudad, es decir, el nosotros ético-político que constituye un ideal a largo plazo. En palabras de Silva: Es en este sentido que la construcción de la imagen de una ciudad en su nivel superior, aquel en el cual se hace por segmentación y cortes imaginarios de sus moradores, conduce a un encuentro de especial subjetividad con la ciudad: ciudad vivida, interiorizada y proyectada por grupos sociales que la habitan y que en sus relaciones de uso con la urbe no sólo la recorren, sino la interfieren dialógicamente, reconstruyéndola como imagen urbana (Silva 2006: 30). Por todo lo anterior, podría pensarse que lo que perciben los jóvenes de su entorno es un sincretismo de expresiones entre lo heredado y lo propio que, tal como lo plantea Silva, modela la ciudad en términos de una imagen que lenta e incesantemente va construyéndose. Esta tensión sólo surge cuando se toma conciencia

de que no existen nuevos contenidos para las formas excéntricas y periféricas de expresión, pues, en su lugar, se ha buscado conservar y perfeccionar los modelos heredados de acción posible. Frente a esto se hace necesario rehabilitar la voz esperanzadora de la modernidad ilustrada, sobre todo cuando hace un llamado al diálogo y la resolución de la crisis de pertenencia y consumismo en un mundo globalizado que exige “formular la verdad en el ágora, quitando así el velo del oscurantismo que impide que esta misma ambivalencia [entre lo privado y lo público] se convierta en el lugar donde se puede experimentar el principio de la responsabilidad que cada uno tiene” (Bauman 2005a: 22). Así, parafraseando a Bauman, la estética, como imagen del ágora, tal vez llegue a convertirse en el espacio público, privilegiado y libre de coacciones que logre abrir un diálogo sobre lo propio y lo heredado en los jóvenes de las ciudades imaginadas. Un reto que exige pensar la ciudadanía desde lo estético y a ésta desde los modelos de emancipación ciudadana. María Eugenia Gámez Cristancho***

*** Integrante del Grupo de Investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT), adscrito a la Escuela de economía y administración de la Universidad Industrial de Santander (UIS). Estudiante de filosofía de la UIS.

48


49

Bibliografía BAUMAN, Zigmunt (2005a) Identidad. Buenos Aires: Lozada. ________________ (2005b) La sociedad sitiada. Buenos Aires: FCE. _________________ (2007) En busca de la política. Buenos Aires: FCE. SILVA, Armando (2006) Imaginarios urbanos. Bogotá: Arango Editores.


50


51

Una aproximación a la complejidad de la visión de ciudadanía en los jóvenes del norte de bucaramanga La profundización de los estudios que buscan conocer mejor y más detalladamente las necesidades y expectativas de la población, ha impulsado la creación y desarrollo de indicadores que tienen como objetivo el acercamiento de la economía a la compleja realidad social de las comunidades y sus individuos. Sobre este asunto han surgido diversas propuestas como los indicadores de desarrollo humano y su relación con las necesidades básicas insatisfechas, entre otras tantas lecturas económicas que se han caracterizado, en líneas generales, por definir parámetros que permiten identificar carencias dentro de la población. Uno de los dilemas que surgen para definir dichos indicadores es establecer cuál es la forma más adecuada en que se llega a medirlos, para cuya explicación se proponen dos vertientes básicas: Que sean determinados por los científicos sociales o que sea la misma población quien se pronuncie al respecto. Evidentemente, por sus implicaciones sociales, la última opción es la más deseable, sobre todo cuando se ha superado la etapa de indicadores básicos entendidos como el número de personas que tienen acceso a los servicios públicos o como el grado de riqueza que poseen en términos de la remuneración diaria obtenida en dólares. El problema radica en saber cómo diseñar o encontrar mecanismos que permitan al investigador social, en un ámbito exclusivo del economista,

pasar a cumplir la función de un buen lector de las manifestaciones y expresiones de una población, interfiriendo y distorsionando mínimamente dichas expresiones. Esta es una tarea meticulosa y compleja, pues la multiplicidad de relaciones de diversa índole y tipo de cada una de las variables en cuestión, contempladas desde la óptica de la sociología, la política y la psicología, entre otras, hace de este ejercicio un proceso sistémico no contemplado por la economía clásica. Esta es la razón por la cual este texto aborda el proyecto de investigación/extensión PENSARTE: la ciudadanía desde lo estético en los jóvenes, como una exploración del complejo ejercicio de permitir a las comunidades y sus individuos expresar a través de diversos medios artísticos, sus perspectivas y visiones de lo que entienden por práctica ciudadana. El trabajo se circunscribió a un grupo focal conformado por los estudiantes de noveno y décimo grado de 2009, y los de décimo y undécimo grado de 2010 de la Fundación Estructurar, residentes del barrio La Esperanza II de Bucaramanga*. El resultado de este proceso interactivo mostró cómo estos * Para consultar el mapa urbano estratificado del municipio de Bucaramanga, véase el siguiente link: [http://www.bucaramanga.gov.co/Contenido. aspx?param=237]


estudiantes valoraban su entorno ciudadano en cuando parte de una construcción democrática vinculada a la noción de estado social de derecho. Tratándose de un segmento de la población poco estudiado, correspondiente a jóvenes entre 15 y 18 años de estrato uno (1), surgió la necesidad de entender la manera en

que han estado indagando por la forma en que la ciudad y su gobierno local satisfacen sus expectativas no sólo materiales, sustentadas en un aparente bienestar económico, sino sociales, psicológicas, políticas, laborales, entre otras tantas consagradas constitucionalmente.

I. Recabando información sobre la ciudadanía: las

encuestas de pensarte

La juventud, entendida como la población entre 14 y 26 años de edad, es un segmento particular de la población bumanguesa que tiene un índice de desempleo** cercano a la media de la generalidad de población económicamente activa en esta ciudad***. Esta ** Siguiendo al DANE, el término desempleo “Corresponde a las personas que en la semana de referencia se encontraban en una de las siguientes situaciones: 1. Sin empleo en la semana de referencia pero hicieron alguna diligencia para conseguir trabajo en las últimas cuatro semanas y estaban disponibles para trabajar; 2. No hicieron diligencias en el último mes pero sí en los últimos 12 meses y tienen una razón válida de desaliento y están disponibles para trabajar. Esta población se divide en dos grupos: los cesantes, que son personas que trabajaron antes por lo menos dos semanas consecutivas, y los aspirantes, que son personas que buscan trabajo por primera vez”. Tomado de: Informe de Coyuntura Económica Regional – ICER: Departamento de Santander, 2010. Bogotá, D.C.: DANE, 2011. p. 90. Texto disponible en el siguiente link: [http://www.dane.gov.co/files/icer/2010/ santander_icer__10.pdf]. Consultado el 7 de julio de 2011 a las 21:00 horas. *** Si se consulta el índice de reemplazamiento de la población en edad activa en Bucaramanga, se encuentra que tan sólo el “33,15 personas de cada 100 entran al mercado laboral. Esto significa que en la actualidad pueden entrar más hombres y mujeres al mundo laboral

52

situación refuerza la caracterización socioeconómica que considera a este segmento de la población como un conjunto de agentes económicos pasivos, no productivos o, por lo menos, en proceso de transformación en agentes económicos productivos para la perspectiva económica tradicional. Esta relación se mide al establecer el índice de dependencia, es decir, el de la relación con un sector productivo en el que los muy jóvenes se relacionan de manera subordinada con las personas que deben sostenerlas con su actividad productiva, y que para 2010 era de 48,3 por cada 100 personas en el área metropolitana de Bucaramanga (Factores Demográfios del Área Metropolitana de Bucaramanga 2010: 7). Sobre esta noción de dependencia, Amartya Sen señala desde su teoría del bienestar que: activo que los que salen de él, lo cual podría indicar que la tasa de desempleo aumentaría en los próximos años si el nivel de actividad económica no genera los suficientes puestos de trabajo necesarios que puedan absorber esta nueva fuerza laboral”. Esta cita ha sido tomada de la investigación Factores demográficos del área metropolitana de Bucaramanga, página 9. Disponible en: [http://www.imebu.gov.co/documentos/ observatorio/demografia/Demografia.pdf] Consultado el 6 de julio de 2011 a las 20:00 horas.


53 El desempleo es una situación que desmotiva mucho, pues uno siente que nadie le quiere, o que no tiene capacidades por las cuales alguien está dispuesto a contratarle. En esta situación es frecuente no sólo el deterioro de capacidad, sino que la pérdida de confianza en uno mismo es muy grande (...). [Además,] tras un largo periodo de desempleo, cuando vuelven al trabajo manifiestan una baja productividad, ya que ha cambiado fundamentalmente su psicología. Aquí nos hallamos ante un gran problema psicológico (...) No se trata sólo de tener un seguro para no entrar en la pobreza, es una cuestión de que uno depende de los demás. Uno quiere conseguir un puesto de trabajo, no lo consigue, debe depender de los demás, y ésta no es una situación en la que el ánimo de la responsabilidad individual o la autoayuda se vea alentada precisamente. Entonces sí hay un problema con el desempleo que va mas allá que el problema del subsidio de paro y culpar al seguro de desempleo y al Estado de bienestar por el mal del desempleo es confundir las cosas (...) El desempleo se fomenta a sí mismo y esta es una de las penalidades de sus mayores penalidades. (Sen 1999)

De igual forma, y siguiendo con la argumentación de Sen, es importante mencionar que el índice de reemplazamiento de la población del área metropolitana en edad activa es de 33,15 de personas que salen del mercado laboral por cada 100 que entran, lo que implica que entran más personas al mercado laboral de las que salen. Por esta razón, puede preverse el progresivo incremento de los niveles de desempleo en la población, a menos que se logren concertar, tanto en el sector

público como privado, estrategias efectivas y eficientes que logren integrar a aquellos jóvenes que ingresan al mercado laboral****. Aproximarse a la relación entre perspectivas económicas y la comprensión de ciudadanía en estos jóvenes, requería utilizar algún instrumento de medida para sistematizar las respuestas que pudieran dar sobre su percepción del desarrollo urbano. Aproximación a la percepción de su ciudad que se resolvió a través de dos (2) formatos de encuesta, aplicados a los estudiantes de décimo y undécimo (2010) de la Fundación Estructurar, durante dos sesiones distintas de trabajo. A continuación se presentan los dos formatos utilizados, para después pasar al análisis estadístico de los datos obtenidos:

1.1. FORMATO DE LA ENCUESTA NÚMERO 1 1. ¿Ha reflexionado sobre la importancia del concepto de ciudadanía y lo que implica en la vida práctica? 2. ¿Ha contado con espacios para discutir sobre la ciudadanía y sus implicaciones? ¿En qué lugares o instituciones? **** Sobre el mercado laboral en el área metropolitana de Bucaramanga, consúltese el boletín Factores Demográficos del Área Metropolitana de Bucaramanga. Convenio UIS - Instituto Municipal de Empleo (IMEBU). Bucaramanga: Publicaciones UIS, 2008. p. 9. Texto disponible en el siguiente link: [http://www. imebu.gov.co/documentos/observatorio/demografia/ Demografia.pdf]. Consultado el 7 de julio de 2011 a las 21:00 horas.


3. ¿Cómo percibe o ve su entorno? Por ejemplo, el colegio, el barrio, la familia, la ciudad, etc.

Silva condujo a recabar información a partir de las encuestas, cuyos resultados sirvieron de base a los siguientes análisis estadísticos:

4. ¿Está conforme con lo que su entorno o ciudad le muestra cada día?

2.1. FICHA TÉCNICA Y ANÁLISIS DE LA PRIMERA ENCUESTA

1.2. FORMATO DE LA ENCUESTA NÚMERO 2 La segunda encuesta indagaba por la relación entre las personas y su entorno, centrando la cuestión en la forma en que este proporciona o no posibilidades de desarrollo individual y colectivo. A continuación la instrucción que se utilizó para recabar la información: “Diga cómo es su entorno, qué dificultades tiene y qué posibilidades de desarrollo le ofrece. Desarrolle esta respuesta en un párrafo”

II. ANÁLISIS ESTADÍSTICO DE LAS ENCUESTAS Debido a las características de la poblaciónobjeto de la investigación, en la que se manifiesta claramente la desigualdad y la exclusión social de la zona norte de la ciudad de Bucaramanga, se hizo necesario realizar, siguiendo a Armando Silva, un proceso de reconocimiento estadístico de los imaginarios urbanos “a través de ejercicios continuados de investigación y de cara al registro de la participación ciudadana en su construcción simbólica, para averiguar cómo usan los ciudadanos su ciudad y también cómo se imaginan que la ciudad se segmenta para mostrarse a moradores y extraños” (Silva 2006: 29). Este enunciado metodológico de

54

2.1.1. Fecha de aplicación y población: Lunes, 26 de julio de 2010 / Treinta (30) jóvenes de grado décimo y undécimo, de la Fundación Estructurar de la zona norte de la ciudad de Bucaramanga, con edades que oscilan entre los 15 y 18 años.


55

ENCUESTA No. 1 PREGUNTA 1 ¿Ha reflexionado sobre la importancia del concepto de ciudadanía y lo que implica en la vida práctica? SOLO SÍ

SÍ CON ARGUMENTOS

SOLO NO

NO CON ARGUMENTOS

DE VEZ EN CUANDO

2

25

2

0

1

Cuadro 1: Análisis estadístico realizado a partir de las respuestas a la pregunta 1 de la encuesta No. 1.

¿Ha reflexionado sobre la importancia del concepto de ciudadanía y lo que implica en la vida práctica? 7%

0% 3%

7%

83%

SOLO SÍ

SOLO NO

SÍ CON ARGUMENTOS

NO CON ARGUMENTOS

DE VEZ EN CUANDO

Gráfico 1. Análisis estadístico realizado con base en las respuestas a la pregunta 1 de la encuesta No. 1.


ENCUESTA No. 1 PREGUNTA 2 ¿Ha contado con espacios para discutir sobre la ciudadanía y sus implicaciones? ¿En qué lugares o instituciones? SI NO 17 LUGARES 13 Colegio Familia Barrio Amigos Otros 10 2 4 2 2 (Tránsito y Cdmb)

Cuadro 2: Análisis estadístico realizado a partir de las respuestas a la pregunta 2 de la encuesta No. 1.

¿Ha contado con espacios para discutir sobre la ciudadanía y sus implicaciones?

43%

SÍ NO 57%

Gráfico 2. Análisis estadístico realizado con base en las respuestas a la pregunta 2 de la encuesta No. 1.

¿En qué lugares o instituciones? 10% 10%

50% 20%

Colegio Familia Barrio Amigos Otros

10%

Gráfico 3. Análisis estadístico realizado con base en las respuestas a la pregunta 2 de la encuesta No. 1.

56


57

ENCUESTA No. 1 PREGUNTA 3 ¿Cómo percibe o ve su entorno por ejemplo colegio, barrio, familia, ciudad, etc.? Pesado o inseguro

Contaminado

Apto o bueno

Mal

Desigualdad

Normal

En blanco

Drogadicción

Egoísta

12

2

14

3

4

1

1

3

1

Cuadro 3: Análisis estadístico realizado a partir de las respuestas a la pregunta 3 de la encuesta No. 1.

¿Cómo percibe o ve su entorno por ejemplo colegio, barrio, familia, ciudad, etc.?

2%

2%

7%

2% 30%

10%

7% 5% 35% Pesado o inseguro

Mal

En blanco

Contaminado

Desigualdad

Drogadicción

Apto o bueno

Normal

Egoísta

Gráfico 4. Análisis estadístico realizado con base en las respuestas a la pregunta 3 de la encuesta No. 1.


ENCUESTA No. 1 PREGUNTA 4 ¿Está conforme con lo que su entorno o ciudad le muestra cada día? SI

NO

ALGUNAS VECES

EN BLANCO

12

14

3

1

Cuadro 4: Análisis estadístico realizado a partir de las respuestas a la pregunta 4 de la encuesta No. 1

¿Está conforme con lo que su entorno o ciudad le muestra cada día? 10%

3%

40%

SÍ NO ALGUNAS VECES EN BLANCO

47%

Gráfico 5. Análisis estadístico realizado con base en las respuestas a la pregunta 4 de la encuesta No. 1.

58


59 2.2. FICHA TÉCNICA Y ANÁLISIS DE LA SEGUNDA ENCUESTA 2.2.1. Fecha y población: Martes, 9 de agosto de 2010 / Veintiún (21) jóvenes de grado décimo y undécimo, de la Fundación Estructurar de la zona norte de la ciudad de Bucaramanga, con edades que oscilan entre los 15 y 18 años. ENCUESTA No. 2 PREGUNTA UNICA ¿Cómo es su entorno, qué dificultades tiene y qué posibilidades le ofrece? ¿CÓMO ES SU ENTORNO Y QUÉ DIFICULTADES TIENE? Pesado o inseguro

Apto o bueno

7

6

Desigualdad

Normal

En blanco

Drogadicción

2

6

2

1

TIENE DIFICULTADES: SI

NO

17

0 POSIBILIDADES:

Estudio

Decisiones

Retos

Realizar sueños

Ser mejor persona, no por el dinero

2

2

15

8

2

Cuadro 5: Análisis estadístico realizado a partir de las respuestas a la única pregunta de la encuesta No. 2. ¿Cómo es su entorno, qué dificultades tiene y qué posibilidades le ofrece? 8%

¿Qué posibilidades le ofrece? 7%

4%

7%

7%

30%

28%

25%

Pesado o inseguro Apto o bueno

51%

25%

8%

Desigualdad Normal

En blanco Drogadicción

Gráfico 6. Análisis estadístico realizado con base en las respuestas a la pregunta única de la Encuesta No. 2.

Estudio

Retos

Decisiones

Realizar sueños

Ser mejor persona, no por el dinero

Gráfico 7. Análisis estadístico realizado con base en las respuestas a la pregunta única de la encuesta No. 2.


III. CONCLUSIONES DEL PROYECTO PENSARTE Cuando se compara el resultado arrojado por las encuestas de PENSARTE con el modelo de competencias ciudadanas propuesto por Erik de Corte y Lieven Verschaffel en su artículo Comunidades de aprendizaje de alta eficacia: Las investigaciones de intervención como medio de superar la división entre teoría y práctica (2002), se encuentra que su formulación abstracta tiene la ventaja de una amplitud teórica que puede concretarse en diversas propuestas metodológicas: Las competencias ciudadanas son el conjunto de conocimientos y de habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas que, articulados entre sí, hacen posible que el ciudadano actúe de manera constructiva en la sociedad democrática. Retomando el concepto de competencia como saber hacer, se trata de ofrecer a los niños y niñas las herramientas necesarias para relacionarse con otros de una manera cada vez más comprensiva y justa y para que sean capaces de resolver problemas cotidianos. Las competencias ciudadanas permiten que cada persona contribuya a la convivencia pacífica, participe responsable y constructivamente en los procesos democráticos y respete y valore la pluralidad y las diferencias, tanto en su entorno cercano, como en su comunidad, en su país o en otros países. En ese sentido, los estándares de competencias ciudadanas establecen, gradualmente, lo que los estudiantes

60

deben saber y saber hacer, según su nivel de desarrollo, para ir ejercitando esas habilidades en su hogar, en su vida escolar y en otros contextos (De Corte y Verschaffel 2002: 155-156). Por esta razón, el reto es encontrar alternativas político-éticas que eviten que el docente y su práctica pedagógica caigan en la visión simplemente legalista, jurídica y/o normativa de entender la práctica ciudadana como subordinación irreflexiva al ordenamiento jurídico vigente. Así, tratando de evitar esto, se hizo necesario diseñar actividades que permitieran expresar de formas tanto tradicionales (encuestas) como alternativas e innovadoras (cursos y talleres artísticos), lo que los jóvenes querían expresar de la ciudadanía como práctica de los derechos y deberes consagrados constitucionalmente. Esta idea se asemeja bastante al proyecto Nature’s Fairytale, llevado a cabo en Lituana, en el que se utilizaron pequeños proyectos de aula e investigaciones de campo para entender la comprensión pre-teórica de los estudiantes sobre la ciudadanía, el arte y el medio ambiente: En la búsqueda de nuevas formas de educación artística y de la cultura medioambiental, artística y del trabajo por proyectos, un grupo de entusiastas puso en marcha en 1993-1994 un proyecto internacional de creatividad artística, llamado Nature’s Fairytale (El cuento de la naturaleza). Los descubrimientos pedagógicos hechos gracias a este proyecto, sin ser ‘revolucionarios’, son suficientemente importantes para


61 los educadores artísticos de Lituania. Se alienta a los docentes a trabajar con el método basado en proyectos, organizando proyectos en pequeña escala, explorando con los estudiantes el entorno local y creando arte local, ‘performances’ e instalaciones. El proyecto Nature’s Fairytale ha utilizado el llamado ‘método basado en proyectos’ para obtener los mejores resultados, demostrando así su eficacia en la educación artística (Siaulytiene 2002: 77). Evidentemente, trabajar por proyectos es sólo un esfuerzo en la búsqueda de alternativas pedagógicas que permitan una construcción de ciudadanía basada en una aproximación a la visión que los jóvenes tienen de su entorno. Queda, entonces, un enorme camino por explorar, pues es claro que la construcción de ciudadanía es un proceso de gran complejidad que puede llevar a afrontar cuestiones tan pragmáticas como encontrar alternativas laborales y empresariales que permitan la integración de los jóvenes a la actividad económica de la región. Este tema fue planteado de forma reiterativa por los jóvenes en las diversas actividades desarrolladas por el proyecto, así como la necesidad de impulsar la construcción de una pedagogía cada vez más dialógica y participativa, que brindara un espacio real de participación e integración para los jóvenes. Como lo señalan Erik de Corte y Lieven Verschaffel, en el artículo ya mencionado, se hace necesario que los diseños curriculares y las investigaciones activas en formación ciudadana encuentren mediaciones innovadoras que permitan superar la brecha entre información y práctica, tratando de

que la educación ético-política incida en su formación crítica como agentes de cambio. En palabras de Corte y Verschaffel: Una ciencia del diseño de la educación, elaborada sobre la base de investigaciones de intervención, ‘debe determinar de qué manera diferentes concepciones de entornos de aprendizaje contribuyen al aprendizaje, a la cooperación, la motivación, etc.’ (…) La idea subyacente es que una forma eficaz de entender mejor los procesos de aprendizaje – y, por lo tanto, de hacer avanzar la teoría– consiste en la concepción de entornos potentes de aprendizaje que pueden provocar y mantener en los estudiantes los procesos deseados de adquisición de conocimientos teóricos y prácticos (De Corte y Verschaffel 2002: 155-156). Estos horizontes conceptuales revelan la necesidad de pensar las competencias ciudadanas desde las competencias laborales y la subsiguiente búsqueda de alternativas reales del mejoramiento del capital humano en términos de desarrollo regional. Este tipo de trabajos de extensión a la comunidad, tal como apuntan De Corte y Verschaffel, podría tender puentes entre la teoría y la práctica, de modo tal que un trabajo interdisciplinario estructurado llegue a consolidar las competencias ciudadanas de una población desde una mejor comprensión de los procesos de aprendizaje como resolución de problemas. Esta concepción de la educación ciudadana en cuanto mejoramiento de las condiciones de vida humana hacen de lo estético, y del arte como uno de sus campos de expresión, un ámbito de experimentación pedagógica en el


que es posible consolidar estrategias de crítica tendente al desarrollo práctico como progreso

de la libertad, la prosperidad y la dignidad de los miembros de una sociedad democrática. Germán Rueda Gómez*****

***** Integrante del Grupo de Investigación sobre desarrollo regional y ordenamiento territorial (GIDROT), adscrito a la Escuela de economía y administración de la Universidad Industrial de Santander (UIS). Estudiante de Economía de la UIS.

62


63

Bibliografía DE CORTE, Erik y VERSCHAFFEL, Lieven (2002) Comunidades de aprendizaje de alta eficacia: Las investigaciones de intervención como medio de superar la división entre teoría y práctica. En: Perspectivas. Revista trimestral de educación comparada. No. 124: La educación artística: un desafío o la uniformización. Vol. XXXII, n°4, de diciembre de 2002. MINISTERIO DE PROTECCIÓN SOCIAL (2008) Mercado laboral área metropolitana de Bucaramanga(Factores Demográfios del Área Metropolitana de Bucaramanga) Texto disponible en el siguiente link: [http://www.imebu.gov.co/documentos/observatorio/demografia/ Demografia.pdf] Consultado el 6 de julio de 2011 a las 21:00 horas. SIAULYTIENE, Dalia (2002) Métodos activos en la educación artística en Lituania. En: Perspectivas. Revista trimestral de educación comparada. No. 124: La educación artística: un desafío o la uniformización. Vol. XXXII, n°4, de diciembre de 2002. p. 77. SILVA, Armando. Imaginarios urbanos (2006) 5ª edición. Bogotá, Arango Editores. SEN, Amartya(1999) El futuro del Estado de Bienestar. Conferencia pronunciada en el Círculo de economía de Barcelona. Publicado en La Factoría, Nº 8 / Febrero 1999. Texto disponible en el siguiente link: [http://www.unc.edu/~gonzalm/A%20Sen_el%20futuro%20del%20estado%20 de%20bienestar.pdf] Consultado el 6 de julio de 2011 a las 21:00 horas.


Anexos I. RESPUESTAS ENCUESTA

INDIVIDUALES

A

LA

PRIMERA

PREGUNTA UNO: ¿Ha reflexionado sobre la importancia del concepto de ciudadanía y lo que implica en la vida práctica? Las respuestas de estos jóvenes fueron: 1. La ciudadanía es algo extraño junto con su entorno, pues se piensa más en sí mismo y no en las cosas que de verdad sirven para la comunidad. 2. Me siento un ciudadano porque tengo muchos beneficios como el estudio y la seguridad a pesar de todos los defectos que tienen. Pero no importa, soy ciudadano. 3. Me parece que la comunidad es muy injusta porque sólo les interesa a unos pocos “bien” para la comunidad, mientras otros sólo “ganan” con los que otros aportan. 4. A veces pensamos en cambiar de vida y lugar cuando nos arriesgamos al cambio. Esto nos puede parecer bien o tal vez mal, pero siempre en cambio nosotros mismos nos acostumbremos a lo que más nos llama la atención. 5. Nuestro barrio es un barrio normal, tranquilo. Es bacano para tratar y todos, o algunos, son buenas personas tenemos lo necesario para vivir. 6. Vivimos bien en nuestro barrio. Tenemos todos los servicios y la gente comparte con todos los vecinos. 7. La ciudadanía es muy importante porque tenemos muchas cosas por aprender y cosas para enseñar aunque en la ciudad se ve mucha inseguridad. Pero, a pesar de todo, es muy bueno ser ciudadano porque esta ciudad nos aporta mucho para nuestro aprendizaje. 8. Me siento un ciudadano con muchos beneficios y cosas excelentes, porque a pesar de los defectos y necesidades tenemos un lugar donde expresar nuestras ideas y opiniones de nuestro entorno de muchas maneras. 9. Me siento parte de la ciudadanía porque veo que es muy común. Más que todo me la paso con las personas o compañeros que hacen que sea todo muy divertido, y también hacen ver las cosas muy realistas y con sus beneficios.

64


65

10. Me siento un ciudadano con muchos beneficios porque a pesar de los defectos y necesidades tenemos un lugar urbano para compartir y dar a conocer nuestras ideas. 11. Pues, la ciudad en parte es buena y mala. Buena porque nos ayuda a desarrollarnos más como personas y adaptarnos a las consecuencias y a soportar más cosas y nos brindan más oportunidades. Por otro lado, es mala porque siempre se habita el peligro y no hay respeto en el tránsito, y hay mucha congestión a nivel social y contaminación consecutivamente. 12. Me parece que la ciudadanía es muy injusta porque la sociedad en ocasiones piensa en sí misma y no en los demás. 13. La ciudadanía es muy injusta porque piensa en un bien para uno y otro para todos. Todos tenemos los mismos derechos nadie más que nadie. 14. Sí, porque si somos buenos ciudadanos podríamos tener una vida cotidiana muy agradable. 15. No, a veces me pongo a pensar en todos los ciudadanos que no tienen una vida práctica. 16. Sí, porque cada día vemos algo más grave que nos invita a cambiar, como por ejemplo, problemas en el medio ambiente. Esto nos lleva a ser más pensantes en cuanto a la naturaleza y nuestro alrededor. 17. En nuestro barrio vivimos bien porque estamos escuchando música y jugando con nuestros compañeros y amigos. 18. Implica mucho, según nuestro pensamiento práctico, pues con eso se llevan a cabo nuestros objetivos. 19. Sí porque nos vemos graves entre los problemas que tiene la ciudadanía con la comunidad en que vivimos. 20. Es una persona justa. Es lo que aprendemos a expresar a través del arte, música, etc. 21. Sí, porque vemos las cosas de una manera que no son como por ejemplo los problemas, mentiras, traición; pero nos estrellamos porque no todo es así y no todos somos iguales.


22. Sí, claro, se trata de vivir igual a las normas que mantienen la ciudad y saber hacer las cosas sin problemas. 23. Inseguridad en mi barrio. Es un caso común en la cual vivo, aunque aparentemente lo hacen por diversión. La realidad de algunos es diferente porque no pueden trabajar debido a diferentes problemas. Me gusta ser ciudadana, donde vivo, porque me siento bien y a pesar de la inseguridad en todos los sitios de mi ciudad va a haber problemas. 24. Que a veces toca romper las reglas de tránsito porque no hay cebras o puentes peatonales y por eso es que hay mucha gente muerta porque no hay puente. La gente toma y maneja borracha y esos son los que más estrellan la gente y se mueren. 25. La ciudad es muy bonita. Lo complicado que tiene es la contaminación del aire de los medios de transporte y las personas que están viviendo en la calle dan mala imaginación para la ciudad. 26. Me siento un ciudadano con muchos beneficios, pero a pesar de todos los defectos urbanos me siento con un lugar en mi ciudad donde puedo expresar y dar a conocer todas mis ideas para mejoramiento de esto. 27. Sí. 28. De vez en cuando. 29. ¡Sí! 30. No he reflexionado sobre ese tema. PREGUNTA DOS: ¿Ha contado con espacios para discutir sobre la ciudadanía y sus implicaciones? ¿En qué lugares o instituciones? Las respuestas de estos jóvenes fueron: 1. Sí, en un proyecto sobre la contaminación con la CDMB. 2. Sí, Fundación Estructurar. 3. No.

66


67 4. La verdad es que no he discutido sobre el lugar en donde habitamos. 5. En el colegio hay espacios donde la gente la pasa bien donde no hay problema y la gente va bien. 6. No he tenido el espacio, pero eso lo hace a cada rato la presidente del barrio. 7. A veces, entre amigos, nos sentamos a hablar sobre lo avanzado que está la tecnología, sobre los peligros de la calle pero ningún espacio más para discutir. 8. No. 9. Por ahora no. 10. No en ninguna ocasión. 11. En el colegio y cuando se está comentando a nivel social y comunitario. 12. No. 13. No. 14. Sí, en el colegio, en la casa y en la calle. 15. En reuniones con amigos. Hablamos de la situación de los ciudadanos como se comportan en lugares. 16. No he contado con espacios. 17. En el barrio hablamos sobre los que nos gusta y lo que no nos gusta y siempre llegamos a un acuerdo. 18. Sí en mi casa. 19. En nuestro colegio o nuestro barrio. 20. En el colegio, la Fundación Estructurar. 21. Sí en el colegio y la gente que lo conforma (profesores, coordinadora).


22. No, pero sí hay la oportunidad de hacerlo para mejorar nuestro entorno. 23. No. 24. Sí, en Tránsito, el año pasado. Fui allá y me explicaron por qué se cometen tantos errores en las vías públicas. 25. Sí, en mi barrio, cuando hacen reuniones cuando van a votar nos dan opiniones sobre la ciudadanía. 26. En ninguna ocasión. 27. No. 28. Sí se han abierto los espacios más que todo en clase. 29. ¡Sí! En mi colegio, en mi barrio. 30. Sí, porque hacemos parte de la comunidad y sus problemas también nos involucrán. PREGUNTA TRES: ¿Cómo percibe o ve su entorno? Por ejemplo, el colegio, el barrio, la familia, la ciudad, etc. Las respuestas de estos jóvenes fueron: 1. Lo veo muy mal porque la gente hace cosas que perjudican a la comunidad. 2. Muy bueno porque se convive en alegría. 3. Tanto en el colegio como el barrio es un entorno en el cual la gente sólo vive pendiente de los demás. 4. Pues, en mi colegio, mal diría yo pésimo, pero mi entrono me lo doy yo misma porque algunas personas no les gusta tal y como uno es. 5. El entorno es bacano porque hay personas buena gente que lo tratan bien a uno. 6. Bien, la gente está integrada en todo.

68


69 7. Como escribí anteriormente, la inseguridad está por encima de todo y se ve en todas partes. Eso es lo único que veo mal. 8. Tiene algo bueno y algo malo. Muchas personas buenas, buena educación, aunque hay mucha inseguridad. 9. El entorno en el colegio es muy bueno. Me gusta porque lo tiene todo y me siento muy apropiado en él. En el barrio, pues hay algo que no combina con él y es la violencia en las personas por problemas sin sentido o que no reconocen. 10. Tengo dos perspectivas, una buena y otra mala. El colegio es bueno porque nos educan. En el barrio está el asunto de las drogas. La ciudad es una de las mejores ciudades para vivir. 11. Pues, un poco malo porque el ambiente es un poco pesado y se percibe mucha irregularidad en el trato entre quienes nos rodean. Hay mucha contaminación ambiental. 12. En todos los lados, en ocasiones, es muy difícil vivir por las opiniones de la gente. 13. Cada quien se preocupa por lo suyo y no por lo de los demás. 14. Yo veo mi entorno muy apto para vivir y estudiar. 15. [En blanco]. 16. En el colegio el entorno es super bueno porque ha cambiado un 100%. El entorno en mi barrio es muy feo y siempre se ven diferentes tipos de problemas. 17. Bien, un poco congestionado pero nada más. 18. Hay muchas cosas diferentes pero también influye mucho el estrato social. 19. En nuestro colegio todo es bueno. En todo lado que estamos es muy buenísimo. 20. Pues, un poco difícil, por el sentido del barrio. El mal ejemplo que los jóvenes les dan a los niños en cuanto a la drogadicción. En el colegio vivimos un entorno excelente de buena educación etc. En la familia el respeto, el amor que nos brindan. 21. Bueno.


22. En mi barrio no es tan bueno. Todo va por lo que le inculquen a uno. 23. Lo percibo como un aspecto de necesidad. En todos estos lugares se ve esto. 24. En el barrio, porque antes no habían policías y los carros pasaban a mil y estrellaron a un niño de tres añitos. Después de eso, ahí sí pusieron policías para que los carros paren y bajen la velocidad. 25. ¿Cómo veo el colegio? Tiene mucha contaminación por los mismos que estudian al no echar las basuras en las canecas correspondientes. 26. Pues, creo que lo único malo de mi ciudad es el ladronismo y las drogas porque tiene buenos colegios donde nos educan bien. 27. Un buen entorno para discutir. 28. El colegio es algo normal. El barrio, lo mismo. 29. Con un poco de desigualdad social. No tienen amor al medio ambiente. 30. En el colegio, el entorno es muy agradable como en el barrio y la familia. PREGUNTA CUATRO: ¿Está conforme con lo que su entorno o ciudad le muestra cada día? Las respuestas de estos jóvenes fueron: 1. No porque hay mucha injusticia. 2. Sí, por toda la publicidad que la ciudad nos ofrece para conseguir algún producto. 3. No. 4. Mi entorno sí me gusta. 5. Sí, porque cada día va mejorando. 6. No debemos conformarnos con lo que vemos sino con lo que hacemos. 7. Sí, cada vez nos dan más opciones para las cosas que queremos hacer o estudiar.

70


71 8. Algunas veces bien, pero otras se vive en un ambiente pesado. 9. [En blanco]. 10. No soy conformista. 11. Pues sí, porque cada día nos brindan más oportunidades de estudio y socialización, porque a veces es un ambiente pesadito, pero eso se podrá volver estable a medida que pasa el tiempo. 12. No, porque la gente no se preocupa por ellos sino en los demás. 13. No. 14. No, porque en el Norte se ven muchas cosas malas como atracos y peleas. 15. Sí, porque vivo feliz con lo que tengo. 16. No, porque nos falta mejorar mucho. 17. Sí, porque está uno acostumbrado a ver lo que a uno le gusta. 18. Dependiendo de las cosas que uno vive cada día. 19. Sí, nos da a conocer muchas cosas buenas. 20. No. Me gustaría que a ciudad fuera más llena de educación, o sea, que hubiera más oportunidad para los jóvenes drogadictos y poderlos sacar del problema en que están. Me gustaría que hubiera más seguridad. 21. Sí. 22. Umm a veces. 23. La verdad hay mucha irresponsabilidad en muchos aspectos. 24. Sí. 25. Sí, porque de cualquier forma, todos unidos podemos mejorar las cosas malas que hay en nuestra ciudad.


26. Pues siempre he tenido dos perspectivas. Lo bueno es que sí, siempre tengo a mi ciudad por lo más alto. Lo malo es que tiene mucha drogadicción. 27. Sí. 28. Pues, en este momento no. 29. ¡No! Porque lo que se muestra o se está mostrando no es muy agradable ante las misma generaciones. 30. No, pero con esfuerzo de todos se puede lograr más cambios positivos.

II. RESPUESTAS INDIVIDUALES A LA SEGUNDA ENCUESTA La encuesta se presentó como una reflexión sobre su entorno y sus correspondientes posibilidades: ¿Cómo es su entorno? ¿Qué dificultades tiene? ¿Qué posibilidades le ofrece? Las respuestas de estos jóvenes fueron: 1. Nuestro entorno en ocasiones se torna muy difícil por diversos motivos, pero esto lo podemos dejar de lado ya que esto se puede cambiar. Hay muchas oportunidades: el colegio nos brinda tantas ,y sé que muchos de nosotros las aprovechamos al máximo. Lo más importante para cumplir todo lo que soñamos es que luchemos por conseguirlos con todo el corazón. 2. Vivo en un barrio en el cual sólo se ve robos, vagos y mucha drogadicción. La mayoría de las personas piensan que porque vivimos en un lugar de bajos recursos no tenemos oportunidades y se atienen a que los demás les den, pero también hay personas que luchan por salir adelante con mucho esfuerzo, son personas que tienen metas y sueños y tratan todo lo posible por cumplirlas. Me da lástima es que los jóvenes de hoy en día sólo piensan en motos, alcohol y drogas. Buscan la peor manera de obtener dinero. Dice la gente que uno debe estudiar para ser persona, pero no, uno ya es persona. El estudio sólo es una herramienta que obtenemos para lograr nuestros sueños. 3. Muchas veces creemos tenerlo todo pero no es así. Al ver ciertas situaciones nos damos cuenta de que a pesar de tantas dificultades o de tantas “puertas cerradas” nos dan las fuerzas para seguir adelante. Mi entorno no es bueno que digamos, pero tal vez cada uno se da el ambiente que quiere o sea no dejemos que se nos derrumben los sueños.

72


73 4. En nuestro entorno hay muchas oportunidades, pero en ocasiones no las aprovechamos por más que nos las den de mejor manera. En nuestro entorno nos ofrecen muchas cosas como el estudio, pues en esta vida hay que aprender de todo un poco. Pero no hay que dejarnos guiar por lo que dicen. Oportunidades hay, pero en ocasiones es muy difícil tener lo que se quiere. Esto cuesta mucho, pero en la vida lo que le cuesta es lo que vale más. 5. Mi entorno lo rodea mucha gente que me quiere y al mismo tiempo hay gente que me odia y desea mal para mí. También está lleno de ganas de salir adelante, pero casi todas las oportunidades no se dan. Hay que luchar para poder salir y guerriarla para poder triunfar. “Te tienes que romper el lomo si quieres triunfar, porque si no lo haces te quedas sólo en soñar”. 6. El entorno donde vivimos se torna un poco complicado, pero con esfuerzo y con ganas todo se puede lograr de acuerdo a la paciencia que se tenga. 7. Pues, en lo posible se lucha para ser alguien en la vida, aunque en realidad éste no es el mejor de los entornos por los múltiples problemas que se presentan como son la inseguridad y la pobreza que se vive. Como es bien sabido para alcanzar lo que queremos hay que luchar por lo que realmente queremos alcanzar. Se sabe que se disfruta lo que con esfuerzo se alcanza. 8. Necesariamente sí, porque las oportunidades están. Lo que pasa es que hay personas que no las buscan. En parte en mí sí hay oportunidades, lo que pasa es que tengo que esforzarme. Una de las oportunidades que ya se presentó es de ser pedagoga infantil y la institución ya me lo brindó. Ellos me dicen que creen en mí que puedo trabajar en la Fundación y en las noches me prepare en la pedagogía. 9. El entorno que yo habito es bastante complicado porque se ven muchas personas agresivas sin ganas de crecer intelectualmente. Se encierran en sus problemas y no ven más allá de estos problemas. Yo pienso que todos y cada uno de los seres humanos hemos enfrentado problemas en cualquier momento de nuestras vidas y pensamos en morirnos, que nada vale la pena, pero hay que dejar las cosas que nos afectan en el pasado y ser siempre perseverantes ante cualquier situación y pensar en que cada día vamos a ser mejores. 10. En muchas ocasiones lo tenemos todo y en otras no. Hay cosas en nuestras familias que no se pueden arreglar y en otras hay sueños que no se hacen realidad. Siempre debemos seguir luchando por lo que queremos. Ni por nada ni por nadie se nos vaya a acabar lo que siempre queremos.


11. Mi entorno es un poco difícil, pero sé que puedo salir adelante que puedo cumplir los sueños que tengo como es estudiar en la universidad para sacar a mi familia adelante. Quiero demostrarle a las personas que aun viviendo en el Norte hay una persona que está dispuesta a vencer los obstáculos y mostrarle a la gente que todos los que vivimos en el Norte no somos iguales sino que tenemos un espíritu luchador y con ganas de salir adelante. 12. Yo creo que sí, porque hoy en día tenemos muchas oportunidades para salir adelante y saber aprovechar las oportunidades que se nos presenten. Saberlos aprovechar aun cuando haya problemas; pero no dejarse ganar de nada porque todo se puede lograr. 13. Yo creo que sí puedo tener una buena oportunidad de tener un buen futuro agradable en lo laborar y en lo familiar, porque creo que si se tiene fe y con empeño espero salir muy adelante porque todos tenemos oportunidades. 14. Yo creo que en mi ambiente yo puedo tener esa oportunidad, porque tengo una familia unida y tengo el apoyo de mis padres, pero uno aprovecha las oportunidades que le da la vida y que les ofrecen los padres, pero yo quiero ser una de las personas más reconocidas del mundo y ser una gran persona con los demás. 15. Los sueños, si tú los quieres y luchas por salir adelante, los logras a pesar de los obstáculos… En el hogar te inculcan unos valores que tú decides si decides seguirlos inculcándolos o los dejas. No interesa si tu barrio es clase baja, si tiene mucha maldad, lo importante es que sigas adelante. 16. Los sueños son logros con esfuerzo y cada uno de nosotros tenemos por cumplir muchos. Todos tenemos posibilidades, pero todo depende de nosotros, sin importar nuestro entorno todo depende de nosotros mismos y de las decisiones que tomemos. 17. Pues, mi entorno económico es estable gracias a las ganas que tengo de salir adelante y la colaboración y apoyo de mi familia que me ayuda demasiado a despertar cada mañana con fuerza y paciencia. Mis amistades que viven bien son las personas que admiro y las que me dan ejemplo para salir adelante. 18. Aunque las condiciones de vida en estos sectores que, por decirlo así, están apartados de la “sociedad” son difíciles. Mi pensar de salir adelante es que: “Las oportunidades uno mismo las elabora. No necesitamos tener dinero para poder ser alguien o sobresalir en el ámbito de la sociedad, sino que necesitamos entrega en lo que hacemos”

74


75 19. Obviamente, cuando la gente se sale de los campos, la gran mayoría tiene muchas oportunidades de superarse y ser alguien en la vida, porque la gente del campo es muy humilde y respetuosa y esto es lo que necesita la sociedad, es por esto que los campesinos tienen muchas posibilidades de salir adelante. No necesitamos del dinero, que es lo que más de uno de nosotros pensamos para poder ser alguien en la vida. Solamente necesitamos del entusiasmo, ganas de salir adelante, pero lo primordial es que seamos respetuosos y responsables. 20. Mi entorno es poco tranquilo y pesado. En nuestro sitio, donde residimos y estudiamos, hay muchos riesgos por el robo y la violencia. Por lo regular se producen muchos disturbios, asesinatos y muchísimas cosas, pero en algunas ocasiones es que pasan cosas de ese estilo. Sin embargo, por lo regular, el sector no se ve involucrado en problemas. 21. Mi entorno es un poco pesado, pero el colegio me brinda muchas oportunidades. Si tú quieres ser algo en la vida, lucha, porque el camino al éxito es largo y lleno de obstáculos.


76


77

Galería de imágenes EL TALLER DE CARICATURA Como señalaba Daniel Samper Pizano en su texto El caricaturista como provocador: “Los caricaturistas y los humoristas son la única arma eficaz que tiene el mundo contra la pompa y la bobería. ¡Que viva la irreverencia!” (Beatriz González: La caricatura en Colombia a partir de la Independencia, 2009, Ediciones Banco de la República, 2009, p. 216). Esta sagaz descripción de la caricatura política en Colombia permite introducir el sentido del trabajo que desarrollaron Luis Fernando Bernal, Martín Camargo, María Eugenia Gámez y Edilberto Ardila con los estudiantes de la Fundación Estructurar, mediante el uso de las imágenes como forma irreverente de ver cosas que en la realidad se ocultan tras los discursos vigentes.

Imagen 1: Martín Camargo y María Eugenia Gámez en la charla sobre el cómic norteamericano (2009)


Imagen 2: Taller sobre el lenguaje gr谩fico de la caricatura y la construcci贸n de guiones (2009)

Im谩genes 3 y 4: Luis Fernando Bernal durante el taller con los estudiantes de la Fundaci贸n Estructurar (2009)

78


79

Imagen 5: Edilberto Ardila y los estudiantes de la Fundaci贸n Estructurar (2009)

Imagen 6: Caricatura realizada por Heidy Pe帽aranda (2009)


Imagen 7: Caricatura realizada por Karina Cárdenas (2009)

Imagen 8: Caricatura realizada por Andrés Pérez (2009)

80


81

Imagen 9: Construcci贸n de rostros para personajes de caricatura en el taller de Luis Fernando Bernal (2009)

Imagen 10: Construcci贸n de rostros para personajes de caricatura en el taller de Luis Fernando Bernal (2009)


Imagen 11: Construcci贸n de personajes de caricatura en el taller de Luis Fernando Bernal (2009)

Imagen 12: Construcci贸n de personajes de caricatura en el taller de Luis Fernando Bernal (2009)

82


83 CONSTRUYENDO UNA CÁMARA ESTENOPEICA En su obra Imaginarios urbanos, Armando Silva señalaba lo siguiente sobre el proceso de la fotografía: “Será el medio de expresar como ninguna otra máquina la modernidad. La modernidad es fotografía, si se quiere, y se da desde su aparición una nueva relación imaginaria entre persona e imagen” (Armando Silva: Imaginarios urbanos, Arango Editores, 2006, p. 102). Esta forma de entender la imagen como representación mediada por los intereses de quien manipula la cámara fotográfica, llevó a que los miembros de PENSARTE consideraran la utilidad de buscar un medio eficaz para poder facilitar esta experiencia a los estudiantes. ¿Y qué mejor modo que una cámara estenopeica, con todo su encanto artesanal, para que cada uno pudiera explorar libremente su entorno?

Imagen 13: Construyendo las cámaras estenopeicas en los talleres de Bellas Artes de la UIS con el fotógrafo Jairo Ospina (2009)


Imagen 14: Construyendo las cรกmaras estenopeicas en los talleres de Bellas Artes de la UIS con el fotรณgrafo Jairo Ospina y el maestro en artes John Jairo Orozco (2009)

Imagen 15: Probando las cรกmaras estenopeicas en la UIS (2009)

84


85

Imagen 16: Probando las cรกmaras estenopeicas en la UIS (2009)

Imagen 17: Probando las cรกmaras estenopeicas en la UIS (2009)


Imagen 18: Fotografía tomada con una de las cámaras estenopeicas en la UIS (2009)

Imagen 19: Fotografía de La Perla (UIS), tomada con una de las cámaras estenopeicas (2009)

86


87

Imagen 20: Luis Fernando Bernal cambiando los rollos a las cĂĄmaras estenopeicas (2010)

Imagen 21: Luis Fernando Bernal en el taller de fotografĂ­a estenopeica (2010)


ESTÉNCILES Y SPRAYS El esténcil y el spray, dado su inicial uso artístico en espacios públicos de forma ilegal o no autorizada, han inspirado a una serie de artistas y creadores que trataron de romper con la exclusividad del arte elevado para difundir libremente sus diseños en las calles, plazas, parques y demás espacios de interacción cotidiana. Este arte clandestino, que muchas veces ha sido víctima del poder represivo del ordenamiento estatal, ha suscitado la cuestión de que el arte tal vez sea algo muy distinto a las prácticas transmitidas en las clases y circuitos académicos, para más bien considerarse como un instinto humano tendente a embellecer, marcar, registrar e interpretar el mundo a través de diversos sistemas de representación. Algo que no sólo libera a los ciudadanos de su idea de arte como inspiración exclusiva de un genio, sino que les permite incorporar la idea difundida por algunos pensadores de que todo el mundo tiene la posibilidad de hacer arte en algún momento de su vida.

Imagen 22: Taller de esténcil con Luis Fernando Bernal (2010)

88


89

Imagen 23: Elaboración del esténcil (2010)

Imagen 24: Esténciles diseñados por los estuidantes de la Fundación Estructurar (2010)


EL SENTIDO FORMATIVO DE LA MÚSICA La capacidad expresiva de la música tiene la posibilidad de reunir las vivencias individuales con la generalidad de la experiencia, permitiéndoles a los artistas hablar de sus preocupaciones, anhelos y diferencias respecto a un mundo diseñado para estandarizar las manifestaciones subjetivas en términos de redes sociales y comunicativas administradas por la tradición. Frente a este mundo regulado y heredado, el aspecto sensible de las expresiones musicales se adecua perfectamente con el carácter irreductible de la experiencia que los individuos tienen del mundo, permitiéndoles tomar conciencia de su singularidad creativa y su capacidad única de intervenir democráticamente en el mundo.

Imagen 25: Ensayando con los compositores de la letra de la canción Piensa: Edwin Pérez Chaparro (guitarrista de la derecha) y Cristian Calderón (sentado en el sillón) (2010)

90


91

Imagen 26: Jessica Lorena Rueda y el grupo Octavo Duende ensayando la canci贸n Piensa (2011)

Imagen 27: El grupo Octavo Duende, Jessica Lorena Rueda y Germ谩n Rueda tras uno de los ensayos (2011)


PENSARTE EN ENCUENTROS ACADÉMICOS Los días 15 y 16 de noviembre de 2008, el grupo PENSARTE participó del Laboratorio Investigación-Creación Fase 4 – Zona Oriente (Santander y Norte de Santander), organizado por la Unidad de Arte y Educación de la Universidad Nacional de Colombia y el Ministerio de Cultura. Coordinado por los profesores Clara Patricia Triana Morales y William Vásquez Rodríguez, el laboratorio buscó articular la producción artística de la región nororiental del país con las instituciones públicas y privadas destinadas a ello, enfocándose en la noción de la gestión como punto de encuentro y en la creación de portafolios como modo de sistematizar la información de los procesos artísticos. De esta manera, el estado del proceso de investigación del proyecto fue presentado ante otros participantes que desde sus aportes le permitieron al grupo pensar la forma más adecuada de discutir con los jóvenes de la Fundación Estructurar su comprensión del ser ciudadano.

Imagen 28: Invitación a la presentación de los portafolios elaborados durante la Fase 4 del Laboratorio de Creación de la Zona oriente (2008)

92


93

Imagen 29: María Eugenia Gámez con los participantes de la Fase 4 del Laboratorio de creación de la zona oriente (2008)

Además, durante el segundo semestre de 2010, los días 15 y 16 de octubre, la Universidad Industrial de Santander (UIS), la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) y la Universidad Santo Tomás, organizaron el V Coloquio de la Red de Investigadores en Formación Ciudadana. Esta red, creada por la Universidad Tecnológica de Pereira durante el 2007, busca intercambiar experiencias sobre la forma en que se desarrollan procesos de formación en ciudadanía en las instituciones de educación superior. En este encuentro se presentó el informe final del proyecto y se recibieron las sugerencias y comentarios de los investigadores participantes, cuya utilidad fue inapreciable en la redacción definitiva de los textos que conforman esta publicación. .


Imagen 30: Mart铆n Camargo con algunos de los participantes del V Coloquio de la Red de Investigadores en Formaci贸n Ciudadana (2010)

Imagen 31: Algunos de los participantes del V Coloquio de la Red de Investigadores en Formaci贸n Ciudadana frente a la Biblioteca de la UIS (2010)

94


95


Se terminaron de imprimir 115 ejemplares en el mes de junio de 2012

96

PENSARTE  

La ciudadanía desde lo estético en los jóvenes