Issuu on Google+

Muestra de estudiantes de 4to a単o de Grabado. Dibujos y Libros de Artista

2012


Índice Estaba una pera esperando el colectivo... Por Lucas Di Pascuale

2

Rocío Pérez

rociomarperez@gmail.com

3

Monserrat Hubert

monsihf@hotmail.com

4

Malena Liberali

malena_liberali@hotmail.com

5

Mabel Irace

mabelirace@hotmail.com

6

Luciana Sánchez

temperamentales@gmail.com

7

Brenda Sojak

brenda.sojak@gmail.com

8

Florencia Garola

flor_ffyh@hotmail.com

9

Melisa Gutiérrez

meli.gutierrezz@gmail.com

10

Daniela Giordano

danigior7@gmail.com

11

Maron Barberis

maron_15_08@hotmail.com

12

Martín Avila

martinaviladonzino@gmail.com

13

Sofía Quintana

sofiquintana@hotmail.com

14

Sofía Lausero

sofi_1580@hotmail.com

15

Patricia Campos

patriciaelenacampos@hotmail.com

16

Yazmín Sirur

layaz_sk@hotmail.com

17

Orlando Rivero

dpro@hotmail.com.ar

18

Florencia Maldonado

floose86@hotmail.com

19

Mariana Aguada

mariana_aguada@hotmail.com

20

Milena Venturini

venturini.mile@gmail.com

21

Marysol Guillén

mary.soulsurvivor@hotmail.com

22

Nadia Artero

nadu.artero@hotmail.com

23

Alejandra Fenoglio

alefen77@hotmail.com

24


¿Yo dibujo? ¿Desde cuándo? Dicen que estaba una pera esperando el colectivo y llega una manzana – –

Manzana: hace mucho que espera Pera: desde que nací

Algo así nos pasa con el dibujo, pareciera que dibujamos desde siempre y desde siempre dibujamos sin esperar; o mejor dicho, si dibujamos mientras estamos esperando (el colectivo por ejemplo) igual dibujamos sin esperar nada a cambio. Y esa es la manera que tiene el dibujo de conectarse con nuestras vidas, se conecta casi por costumbre, sin sacar a relucir un cartel que podría decir arte=vida.

Lucas Di Pascuale


Rocío Pérez

Si tuviera que elegir un momento, elegiría el día en que conocí a Teresa. Un día como cualquier otro en el que pensé que a esa hora, ya terminando el atardecer, nada interesante podría pasar. Apenas la escuche, me di cuenta que me equivocaba. Su calidez y su dulzura estaban dándome por si solas algo que hacia mucho tiempo buscaba y no podía encontrar en una persona. Nos hablo por horas, de la vida y obra de su marido, de su taller, su manera de trabajar. Cuando terminamos de ver lo que en ese momento parecía una obligación, pudimos pasar a un sillón, sentarnos y relajarnos hablando de la vida. Todo lo que veía y escuchaba de ella, me llamaba la atención. Pero hubo un instante de su relato en el que Horacio pudo por fin, ser mi centro de atención, y fue cuando Teresa finalmente contó porque él dibujaba en esos cuadernos. “Horacio dibujaba para que algún día, sus futuros nietos pudieran conocerlo verdaderamente. Y como no pudimos tener hijos, les muestro esto a ustedes como si fueran sus nietos”. Ese día supe por fin, porque dibujaría por el resto de mi vida. Para que mis nietos, mi gente, mi familia, puedan conocerme como realmente soy, a través de imágenes de silencio que tal vez ni mis palabras ni mis gestos pueden transmitir.


Monserrat Hubert ¿Por qué soy tan básica?


Malena Liberali

Elsa dibuja puentes para que la encuentren. Yo dibujo trenes. Un tren corto,que se te pasa, que te pisa. Un tren que viaja. Un tren sin mapa. Un tren que espero en la estaci贸n, en la que me par茅 para dibujar.


Mabel Irace

Dibujar para mí es poner en juego la imaginación, despertar la creatividad, materializar algo interno hacia el exterior, ideas, sueños , recuerdos que en algún momento aflorarán al ser dibujados dando paso al proceso creativo de transformación que hablara de mí y quizás, es mi anhelo, de quien los recepte.


Luciana Sánchez

Me entrometo en el supuesto silencio de los objetos y paisajes cotidianos. Me incorporo con lineas, quizás también mudas... pero dan qué hablar.


Brenda Sojak

¿Por qué dibujo? Porque así se decir lo que hablo poco. Las palabras vuelan, los dibujos te miran.


Florencia Garola

I. Un rayito tenue y cálido de luz entra por la ventana, choca con la mesita de luz, luego con la pared y termina su recorrido en el techo de la habitación, perdiéndose. Sus límites en el espacio son ambiguos. Describe con su trayecto un dibujo sutil, que se esfuma con el tiempo. II. El agua y su movimiento enérgico, a veces tranquilo. Describe pequeñas ondas al caer una gota sobre un charco. Se desvanece rápidamente, y vuelve a suceder. Pequeños dibujos efímeros. El andar de canillas abiertas o nubes enojadas, la caída de la gota artista produce y proyecta, revela. III. Un sol radiante y partículas de humedad por todos lados. Se dibuja sobre el cielo la fiesta del color. IV. Persigue, persigue y persigue. No se puede escapar de ella. Rastro dependiente, se mueve y traslada. Copia de su origen pero no, deforme y no. Nitidez gradual, forma difusa. Plano oscuro que yace en la superficie siendo dibujo, siendo obra, siendo imagen, siendo simple.

Yo dibujo Tú dibujas Él dibuja Nosotros dibujamos Vosotros dibujáis Ellos dibujan ESO DIBUJA, LAS COSAS DIBUJAN, EL UNIVERSO DIBUJA, LA VIDA DIBUJA. Estamos rodeados de Arte.

V. Noche. Yace un cuerpo sobre una enorme alfombra verde de vida. Los insectos, perros y plantas acarician su cuerpo y cercanía. Lo único que puede hacer es mirar con ojos asombrados ese espectáculo nocturno. Puntos, puntos y más puntos. Puntos pequeñísimos, que varían ligeramente en tamaño. Luz. Brillo. Configuran dibujos plasmados en el universo, en la lejanía. VI. Me gusta observar las manos de mi abuela. Los años marcaron el camino de líneas dibujadas que recorren su piel. VII. El Arte está en todo, y en todos. Todo dibuja en mí una fascinación particular: encontrarle belleza a cada cosa que nos rodea. Hasta lo más simple.


Melisa Gutierrez

Un desliz, un placer como hablar con el corazón o cantar a pulmón, pensar e imaginar pero más entretenido. Así, más cercano.


Daniela Giordano

Yo dibujo y vivo creando porque no hay con qué darle. No me sale otra cosa jaja, no es que sea limitada, si no que en este tiempo que me toca ser Daniela... Lo apuesto en esto. Osea en el Arte. Quizás en los próximos 2000 años sea ingeniera/o jaaa...


Maron Barberis

La inmediatez es mi arma contra el no-lugar o el hecho de vivir en varios lugares al mismo tiempo. Tener un papel a mano y una lapicera, la cámara de fotos, lo portátil, me permite sentirme en casa en todos lados. Posibilita liberarme del recuerdo: sólo basta pelar la hoja y el lápiz y lo fijo, de ahora y para siempre. La inmediatez me interesa porque significa precisamente eso: producir sin intermediario. No necesito de un arsenal de elementos ni de un espacio amplio ni de otros requerimientos aún más complicados para llevar a cabo una idea. Todo lo que pasa por mi cabeza fluye en una foto, un texto corto, un pequeño dibujo. O mejor dicho en muchos. Eso también es algo que convierte a estas materialidades en macanudas: puedo hacer todo y cuanto yo quiera, porque no requiere de mucho tiempo, dinero, espacio o materiales. Cuanto más despojados estamos, más fluimos; más emerge esa esencia que tanto me intriga e incomoda. La inmediatez permite extraer todo el jugo y que nos resulte dulce sin agregarle azúcar. La inmediatez es otra estrategia, otro recurso. Es otro lugar que recomiendo y anhelo todos los días habitar. Nos desnuda ante el espejo y ante el otro, que nunca estará convencido de que realmente sabe de qué va la cosa, de que realmente nos conoce. La inmediatez destruye lo esperable. Lo convierte en su pequeño parásito.


Martín Avila

Desde que soy muy chico, hago siempre muchas cosas diferentes relacionadas con el arte, pero una constante es el dibujo. Lo hago desde que tengo memoria, no sé muy bien por qué, pero el hecho de no tener una razón creo que lo hace aún más importante. Dibujando pude decir lo que no me animaba a decir, encontré una forma de relacionarme con el mundo y a la vez de conocerme y de crecer… Y lo más importante: dibujando he construido y sigo construyendo mi identidad.


Sofía Quintana

¿Por qué dibujo? Empecé a usarlo como medio en el secundario haciendo una especie de historietas para mis amigas. Cuando ellas me contaban alguna historia, la escuchaba atentamente y me era inevitable imaginarme la situación. Incluso hacía preguntas que no iban al caso, pero que me ayudaban a proyectar esa película mental que pasaba por mi cabeza. Una vez que había conseguido recopilar toda la información que creía necesaria, sumada a la anécdota, en hojas blancas lisas dibujaba y escribía mi interpretación de las diferentes historias que me eran contadas, por supuesto con un poco de pimienta. Así pasé muchas horas y materias, sobre todo las de exactas. Por varios años dibujé lo que otros me transmitían o exigían (como fue en mi paso por arquitectura y diseño gráfico). Hasta que en segundo año de la Facultad de Artes dije BASTA, y fue recién ahí que empecé a escuchar mi vos interior y a sentir la necesidad de hablar por mí misma. Dibujo por necesidad, necesidad de expresarme, de sacar cosas de mi interior que fueron escondidas, reprimidas, congeladas por mucho tiempo. No siempre comprendo lo que hago, por que sale de manera inconsciente, pero el dibujo resultó ser un gran maestro para conocerme a mí misma. De todos los posibles, es mi lenguaje preferido.


Sofía Lausero

Yo dibujo…? Una buena pregunta para hacerse. En primer lugar, considero que es una afirmación de lo visible que nos rodea y está continuamente apareciendo y desapareciendo. Posiblemente sin la desaparición no existiría el impulso de hacerlo, es decir, pues entonces, lo visible poseería la seguridad que el dibujo disputa y lucha por encontrar. El dibujar es más directo que cualquier arte, es personalmente una afirmación de lo existente de una realidad, el mundo físico o psíquico al que alcanzamos... La toma de decisiones es fundamental para cualquier actividad humana, somos tomadores de decisiones y lo hacemos incluso si decidimos “no decidir”. Cundo “decidimos” iniciamos un proceso en el que analizamos la información de la que disponemos , estimamos las diferentes alternativas , formulamos hipótesis conformando cual va a ser la situación final en los distintos sucesos y evaluamos los resultados, todo ello en un contexto de incertidumbre formado por sucesos que están por venir.


Patricia Campos

¿Creo que dibujo? ¿Creo dibujar? ¿Dibujo lo que creo? Creo dibujar líneas que son una sucesión de puntos. Líneas que juegan entre sí y quedan plasmadas en su recorrido en papel.


Yazmín Sirur

El dibujo como práctica no alienada, que desde los comienzos de la humanidad ha sido una forma de registro, un gran transmisor de ideas, pensamientos y culturas. Usualmente me gusta llevar estos conceptos a planos extra-artísticos. Pensar el dibujo como un constante devenir, un dibujo que cada uno va trazando a lo largo de la vida. Un dibujo consciente y libre. Como el tiempo nos va dibujando constantemente, dejando huellas una y otra vez en nuestros rostros, en nuestras manos, en nuestros cuerpos. Creándonos a nosotros mismos, dibujándonos a partir del conocimiento que vamos adquiriendo, uno que se sitúa más allá de los libros.


Orlando Rivero

Yo dibujo ¿? Dibujo como una extensión de mis pensamientos, dibujo como una expresión de mis sentimientos, quizás sea la manera más ruidosa para decir las cosas sin utilizar una palabra.


Florencia Maldonado

“La creación de algo nuevo no se realiza con el intelecto sino con el instinto del juego que actúa por necesidad interna. La mente creativa juega con el objeto que ama.”

Podríamos vincular al acto de dibujar con el acto del juego. “La improvisación, la composición, la escritura, (…), todos los actos creativos son formas de juego, el lugar de comienzo de la creatividad en el ciclo del crecimiento, y una de las funciones primarias de la vida” El juego permite la técnica misma, por que a ella la adquirimos por medio de la práctica, experimentando, probando, jugando. Juego es el espíritu de espiración en libertad, hacer, y ser por puro placer. Este acto -el de jugar dibujando- es el propio destino, el centro es el proceso, no el producto. Es intrínsecamente satisfactorio. El juego, a la vez, está relacionado con la práctica y el “desaparecer”. Éste último, entendido como un estado de la mente y de los sentidos en suspenso, entregados completamente a la experiencia, al acto creativo mismo, pasando a un segundo plano todo lo demás. Uno se convierte en lo que está haciendo, en un estado de contemplación en que se siente separado de uno mismo. Este estado mental tiene sus raíces en el juego del niño, y es un momento de máxima floración de la creatividad. A su vez, estos dos momentos, el del juego y el de “desaparecer”, son posibles gracias a la entrega de la práctica, la experimentación y el entrenamiento. Aquí el trabajo es juego, es intrínsecamente gratificante.


Mariana Aguada

Entrar y salir de fase. Amar la trama más que al desenlace, Amar la trama más que al desenlace. Fue un salto ínfimo Disimulado, Un mínimo cambio de ritmo apenas, Un paso cambiado, Y dos cuerdas que resuenan con un mismo número en distintos lados, O el paso exacto de dos soldados, Como dos focos intermitentes, Súbitamente así, sincronizados.


Milena Venturini

Dibujo para poder decir aquello que no puedo nombrar. Dibujo palabras sin sonido, pero no sin sentido. Dibujo pensamientos Dibujo Discusiones Dibujo Ideas Dibujo Abstracciones Dibujo Estados de ánimo Dibujo Cosas cotidianas Dibujo lo que me vengas ganas. Dibujo dibujando… Dibujo lo que dibujo, por una obsesión: las caligrafías. A pesar que la quiera apartar, aparece, tomando distintas formas, tamaños y técnicas… Pero siempre juego.


Marysol GuillĂŠn

Alguien: y vos? Yo: yo, dibujo


Nadia Artero

Si dibujo...a veces y en esas pocas veces, lo siento como eso que sale de mĂ­ (asĂ­ como sale) gracias a ese maravilloso movimiento de apoyar la herramienta que sea sobre la superficie que sea... Un espejo. Queda como una nostalgia.


Alejandra Fenoglio

A veces dibujo, otras veces no. Inconstancia diría yo… pero, dibujo en fin. Al empezar de una manera azarosa trato de no reflexionar demasiado aquello que comienzo. Una excusa para iniciar, un problema para resolver después. En mi mente deambulan ideas que disparan otras ideas. Se multiplican como ramas de los árboles. Algunas corren la suerte de ser plasmadas, ordenadas en un soporte que no siempre es el papel, mientras que otras permanecen en una nube de ideas o se desvanecen. Por otra parte, la acción cotidiana me lleva al automatismo, a esbozar pequeños trazos, garabatos, rayones, quedando dibujados allí como simples líneas que no remiten a procesos convencionales, sino a una simple destreza de motricidad, a un dibujo no controlado. Con las migas de galletas, también dibujo de una manera improvisada. Los dedos al igual que el lápiz me permiten trazar motivos e ir barriendo las veces que considero necesario. Lo concibo como un dibujo efímero. A veces yo misma me pregunto, ¿qué dibujo y por qué?


Créditos Grupo Curaduría de Obra Luciana Sánchez Florencia Maldonado Melisa Gutiérrez Sofia Laucero Yazmin Sirur Sofía Quintana Mabel Irace Brenda Sojak Grupo Curaduría de libros de artista Daniela Giordano Monserrat Hubert Fink Florencia Garola Mariana Aguada Alejandra Fenoglio Malena Liberali Patricia Campos Orlando Rivero Grupo de Comunicación Milena Venturini Martín Avila Nadia Artero Marina Barberis Rocío Mariel Pérez Marysol Guillén



YO DIBUJO? Catálogo Digital