Issuu on Google+

Capítulo II - Clon de Ángel

Que complicado se hace el escribir y sobre todo cuando se trata de uno mismo, saben, es difícil poder decir las cosas que uno siente, o es que pasa por el miedo al ser juzgado de una forma inclemente o quizás por el hecho del poder sentirse más culpable, pero al final todos sabemos que todos en algo pueden parecerse a mi o tienen algo de mí y les puedo asegurar que mi soberbia no es la que habla, ya que como lo vuelvo a decir todos tenemos algo de todos... Solo empezaré a relatarles las cosas que me pasaron por amor o desamor, de las cosas que suceden cuando cambia la batuta en la relación y en lo cruel que se puede llegar a ser, y saben, les ha ocurrido pensar que a veces las personas tienen la grandiosa idea de decir este dicho de: "el no decirte completa las cosas o simplemente nada de ellas no significa que te este mintiendo...", claro uno siempre dirá lo que le conviene, eso esta clarito, pero en el caso de Adriana, ella aprendió muy bien eso o es que quizás ya lo sabía mucho tiempo atrás y nunca lo descubrí o me percate de ello, lo que podría ser mucho peor claro está o es que siempre lo supe y me quise auto engañar, complicada situación ya que estoy acostumbrado a no hacerle mucho caso a la voz interior que me dice: cuidado, no sigas adelante, te vas a golpear y zas... me golpeé. Bueno, como siempre me pasa a mí y a mi memoria que es bastante pésima y el no saber sobre todo como hilvanar las cosas o mis pensamientos al escribir se me olvida el presentarme, mi nombre es Gonzalo, mi edad por ahora es lo que menos importa, la de mi Clon de ángel es Adriana y su edad menos puedo revelarla, porque como sabrán, la edad de las mujeres no se puede divulgar...


Capitulo II - Clon de Angel