Page 1


En el reloj dan las doce, un escalofrío me recorre. Se oyen agudos chillidos, aullidos y alaridos Camino con precaución, el miedo atenaza mi corazón. La electricidad recorre mis venas, estática, atenta. La calle inundada de oscuridad es un gran escondite para la maldad. ¿Y qué es la maldad realmente? Les oigo susurrar. Ten en cuenta del asunto la relatividad no nos conoces, no nos puedes juzgar. Están en mi cabeza, les oigo hablar. No siento miedo sin embargo, no percibo apenas el tacto. No escucho, no hablo, no muero, no caigo. Y enmudezco de pronto. Mis ojos, agudos, afilados, mutan cual cervatillo asustado. Escapo. No yo, no mi ser, mi mente huye a un lugar lejano. Y mi cuerpo, utilizado, soy un mero huésped usado.


… Parece que despierto de un largo sueño, (puedo murmurar sin embargo al momento) Y algo ha cambiado, soy consciente. He abierto los ojos, la ira, ha terminado. La comprensión es inminente. Los monstruos no lo son, sino su apodo otorgado vilmente. Sus sentidos no anulados, nos equivalen, sienten, estamos igualados. La ceguera termina, y lejana la desconfianza, los pilares donde solían apoyarme, se quiebran, y matan. Un mundo nuevo se muestra ante mí, increíble y brillante, está de mi parte. Y lo comprendo del todo, compartirlo es mi misión. Mostrarlo cual publicista extasiado, lleno de emoción. El treinta y uno de Octubre, la sociedad entenderá lo que es ser repudiado. En la noche de Halloween, las pesadillas serán sueños materializados. Tic Tac, quiebra el reloj. Tiembla pequeño, es la noche del terror. (Martha.)


Q ue su venganza no deje demasiadas marcas en el cabecero de la cama cuando sus uĂąas rasguen la madera en su camino a la almohada.

Q ue los monstruos no os rapten O si lo hacen, que os cuenten una historia que os haga recordar bien el nombre de esta noche de Halloween.

(y que aquellos que han puesto su granito de arena en este proyecto consigan alcanzar una fibra y provocaros escalofrĂ­os)

c

' ause that's what fear does.


Indice E l O rigen, por W hile............................................................................................. 8 N uestros B oggarts, por M artha......................................................................... 11 R ecomendaciones para la noche de H alloween, por W hile.................................13 M ás recomendaciones, M artha..............................................................................16 Cuentos alrededor de una fogata

L a m aldición de la ú ltima n oche de O ctubre, P ouline...................................18 R elato, de J villalba.................................................................................................19 H uida, ll egada, y o lvido, de N oel......................................................................21 S eñor P esadilla, de M artha.................................................................................25 Halloween makes me feel...................................................................................26


Origen, por While. E l origen de todo no empezó con una de esas películas en blanco y negro donde aparecían brujas, o gente disfrazada de Frankenstein hablando de forma tan absurda que creías que se acababa de comer un bollo y por eso apenas podía vocalizar. El origen de Halloween, como saben muchos, viene de los celtas, y quién si no para hablar de ellos que una estudiante de historia y orgullosa friki de lo antaño: Este pueblo habitaba en las zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia, y el 31 de octubre celebraban el fin de año con el Samhain, una fiesta pagana. Esta fiesta llegó a los estadounidenses a causa de la inmigración europea (siempre han envidiado nuestra comida, tan sana), en 1846. La fiesta de Halloween no fue desde sus inicios alegre, pues los ritos que se realizaban por la noche también tenían un carácter religioso y purificador, como aquel en el que nosotros el uno de noviembre (o al menos los más religioso), van a los cementerios a dejar flores a los seres queridos que ya no están. Su 1 de noviembre era el día en que se iniciaba el año, y con el cristianismo se transformó en el día de Todos los Santos. Además, en este día se celebrara el encuentro amoroso de Morirîganî con Teutatis, el dios de la tribu, padre de los hombres y señor del submundo. Ella era la única diosa celta, “La Reina de los Espectros”. Este encuentro era importante pues ella le contaba los secretos a él para salir victorioso en la batalla mítica. Halloween era una fiesta que tenía que ver con el aire, pues cada elemento tenía la suya propia. Ambiwolkà se celebraba a primeros de febrero, y correspondía al agua. Belotenià giraba en torno a los fuegos en primavera, el uno de mayo. Lugunàstadà era la celebración del matrimonio sagrado del dios-rey Lugus con la Tierra, el uno de agosto. Los celtas creían que la frontera que separaba a los vivos de los muertos se tambaleaba la noche de


fin de año, por lo que los espíritus regresaban a la tierra. Para ahuyentarlos los celtas se vestían con pieles y cabezas de animales, y los druidas realizaban a su vez sacrificios. Además de estas actividades que fueron variando con el tiempo a causa de la influencia romana, y más tarde, la cristiana, destacar la caza de brujas que se desarrolló en la Edad Media. Se quemaron unas cuatrocientas mujeres acusadas de brujería en la localidad de Liguria. Estas mujeres no eran más que gente conocedora de hierbas curativas que quitaban dolores o ayudaban a dar a luz a las mujeres. Además de esto, en la Edad Media fue cuando empezó a perseguirse los ritos paganos, a causa de la amenaza que consideraba para el cristianismo, pues siempre habían estado enfrentados. También destaca el siglo XV por la hechicería perseguida por la Inquisición. Uno de los personajes históricos más famosos por acusación de brujería y locura fue a Juana de Arco. La costumbre de ahuecar y tallar una calabaza para convertirla en un faro tiene su origen en el folklore irlandés del siglo XVIII, aquí dejo la leyenda:

Según se cuenta, Jack era un notorio bebedor, jugador y holgazán que pasaba sus días tirado bajo un roble. La leyenda cuenta que n una ocasión, se le apareció Satanás con intenciones de llevarlo al infierno. Jack lo desafió a trepar al roble y, cuando el diablo estuvo en la copa del árbol, talló una cruz en el tronco para impedirle descender. Entonces Jack hizo un trato con el diablo: le permitiría bajar si nunca más volvía a tentarlo con el juego o la bebida. La historia dice que cuando Jack murió no se le permitió la entrada al cielo por sus pecados en vida, pero tampoco pudo entrar en el infierno porque había engañado al diablo. A fin de compensarlo, el diablo le entregó una brasa para iluminar su camino en la helada oscuridad por la que debería vagar hasta el día del Juicio Final. La brasa estaba colocada dentro de una cubeta ahuecada "llamada nabo" para que ardiera como un farol durante mucho tiempo.


Y para finalizar con el origen de Halloween, añadir la costumbre de pedir dulces esta noche, que se puso de moda en el siglo XX, aproximadamente. Antes se mendigaba por las casas el día siguiente de la noche de brujas, y de esta manera se rezaría más por aquellos difuntos que tenían el alma en el limbo, acelerando así el ingreso del alma al cielo. De esta manera, la actividad derivó en pedir dulces de puerta en puerta, disfrazados de monstruos para así mantener alejados a los espíritus.


Nuestros Boggarts, por Martha. M e fascina el universo creado por J. K. Rowling. Inventó una infinidad de excusas y “sub-historias” para dar sentido a las leyes, normas y bases que rigen la magia; creó un sistema y un gobierno, profesiones, asignaturas escolares… Pero otra cosa fascinante fueron las criaturas a las que dio vida. Unas quizás ya inventadas y simplemente rescatadas de la mitología, y otras recién nacidas. Conocimos los gorros rojos, los hinkypunks, los basiliscos… Pero las criaturas más interesantes, en mi opinión, fueron los boggarts. “Los boggarts son seres que cambian de forma, puede tomar la forma de aquello que más miedo no da.”, “El boggart que está ahí dentro, sumido en la oscuridad, aún no ha adoptado una forma. Nadie sabe qué forma tiene un boggart cuando está solo (…)” Hablan Hermione y el profesor Lupin cuando éste presenta los boggarts a la clase. ¿Y con qué se vencen? Con la risa, transformándolos en algo cómico. Es decir, que de ahí entendemos el ejemplo de Neville Longbottom. Si Neville se sitúa en frente de un boggart de armario ropero, cuando el boggart salga del mueble, se transformará en lo más teme, que es por aquel entonces Severus Snape. ¿Cómo confundirá al boggart para debilitarlo? Haciendo que el Snape falso vista con los ropajes estrafalarios de su abuela, una imagen muy digna. ¿A dónde quiero llegar con todo esto? Quiero “meditar” sobre el hecho de que J. K. Rowling creó a los boggarts a conciencia, y también el método de exterminio. Los boggarts no son más que el espejo interno de nuestra esencia, capturarían nuestros temores y los revelarían en su propio físico. Los boggarts individualmente no poseen una forma conocida, quizás es porque cuando se encuentran solos se transforman en sí mismos, porque se aterran, y ello explicaría que continuamente estén cambiando de aspecto, para refugiarse en los miedos de los demás. Hablamos, obviamente de un hipotético boggart. ¿Qué forma, continuando con esto, pensó J. K. Rowling que sería la más adecuada para vencer a esta criatura?


De nuevo actúa totalmente a conciencia: Con la risa. Riéndonos de nuestros propios miedos, ignorándolos, es cómo podemos vencerlos también en la realidad, transformándolos en algo ridículo. En el universo de Harry Potter pueden apoyarse en una varita (y en el mero hecho de que son magos, pero dejemos las obviedades aparte), pero nosotros también podemos buscarnos una, no tenemos por qué hacer las cosas solos. Halloween es sobre sustos, es sobre truco o trato, caramelos, sobre disfraces y risas, y sobre miedo. Pero es un miedo distinto, irracional. Cuando tenemos miedo, no somos nosotros mismos, no podemos vivir tranquilos, de ahí que las películas de miedo sean una constante tensión. De nuevo digo, es Halloween ¡aprovechad que esta clase de miedo que nos deberían provocar sus componentes es algo distinto al miedo habitual! ¡Disfrutad!

(Y sí, Halloween ha sido una excusa para poder exponer mi “tesis” sobre boggarts, y para poder ayudar si hay gente que lo esté pasando mal por alguna clase de miedo (soltar el rollo, vamos). Si es así para ti, lector… Ya sabes ¡Riddikulo!


Recomendaciones para la noche de Halloween, While.

Para una noche realmente terrorífica, pero sin quitar esa gracia que tiene disfrazarse y hacer el tonto con tus amigos, aquí dejo unas cuantos capítulos/series que ver en estos días, más de risa que de miedo (soy una mujer demasiado miedica para recomendar películas de miedo), unos juegos a los que viciarse esta noche de los muertos, las tres películas que he podido ver de terror. 

Series. No he visto ninguna serie de miedo, aunque seguro que alguno habrá visto American horror story, aunque ahora no voy a hablar de series específicamente de miedo, sólo de series que tienen capítulos de Halloween:

Friends: ¿Quién no ha visto esta serie, y en consecuencia, el capítulo que dedican a esta fiesta? Yo lo he visto hace poco y no me he podido reír más, de verdad os lo digo, sobre todo con el disfraz de Ross, y, por supuesto, Chandler, quién si no iba a llevar semejante disfraz. ¡No duden en verlo!

New Girl, cómo saltarse el capítulo de miedo de esta serie, en la que la protagonista se disfraza, y la terminan soltando un puñetazo a causa del susto que pega. Me hacen mucha gracia los personajes de esta serie, así que lo recomiendo que lo vean, ¡y más vestidos de esa manera tan terrorífica!

Zooey Dischanel no parece ni ella con esas pintas (sí, es la del pelo naranja)


The Simpson, Mítica, mítica. Creo que alguien, alguna vez en su vida, ha visto un capítulo de los Simpson, de esos terroríficos que al final consiguen sacarte la carcajada de los pulmones entre tanta sangre, terror y caramelos. Los recomiendo bastante, cualquiera de ellos, porque son un buen rato para pasar el tiempo en este día.

Juegos. No soy muy dada a los juegos, realmente no me considero sabia del mundillo, pero he jugado a un par de ellos, y puedo asegurar que dan bastante miedo.

Slenderman. Es lo más simple del mundo, os puedo asegurar que no tiene ningún misterio, pero eso de sentir que está detrás de ti, siempre de tras de ti, y que si te das la vuelta un ¡bom! Te ensordece los oídos. Es de lo más simple, y yo creo que por eso es de lo más terrorífico.

Silent Hill. Para gritar, este es tu juego. Pasa la noche de brujas viciado y teme por tu espalda y por aquello que se esconde bajo la cama. No pierdas ni un segundo en viciarte a este juego de terror.


Películas. He visto pocas, para qué mentir, como todo lo de miedo, no se me suele dar demasiado bien eso de gritar y agarrarte al de al lado, pidiendo clemencia a una pantalla que ni te escucha, y vuelve a mandar al asesino en serie que vuelva a hacer de las suyas.

Los extraños. De esto que la gente te comenta que no da tanto miedo, y tú la ves, pobre de ti, gritando y viéndote entre esas paredes. Hay una escena que es absolutamente genial, sintiéndote completamente en la piel de la presa, sintiendo tu corazón latir fuerte, conteniendo la respiración en el sillón de tu casa. Me gustó mucho para ser de terror. Recomendadísima.

El exorcista. Y todas sus variantes. Película mítica entre las míticas, ¿quién no ha visto esa cara diabólica de la chica más fea del mundo? No pude gritar más con las escenas que vi, incluso tuve que quitarla ¡horrible! La recomiendo, aunque creo que es muy raro encontrar a gente que no la ha visto. Scream. Es una estupidez, sí, lo más americano del mundo, peo eso de que sea tu primera película de terror te marca, tan pequeña, y con esas muertes tan explícitas, aún recuerdo como muere la primera víctima y la última, como si fuese ayer, señores/as, todavía está incrustado en mi mente los gritos, y la sorpresa final al descubrir quién era. La recomiendo. No será el plan más terrorífico, pero los que queremos un miedo más light tenemos derecho a disfrutar esto tanto como a los que les gusta pasar miedo, por lo que, si eres una persona asustadiza, nada como mirar o jugar a estas recomendaciones que os he dejado.


Más recomencdaciones, Martha. – Si lo pasáis verdaderamente mal con las películas de miedo, podemos proponer una alternativa un poco Aristotélica (en el sentido de basarse en el término medio, badumtss), llamada El `Ático del Pánico. Aquí no hay quien viva es una serie que, creo, conocemos todos los españoles, o al menos todos los que habíamos nacido ya mientras se emitía. Pues hay un capítulo concreto de su primera temporada, que a mí me tuvo desternillándome varios minutos. Mi resumen: Llega Halloween a la comunidad de Desengaño 21. En el videoclub, Vicenta cuenta la historia de un portero que se volvió loco y prendió fuego al edificio. Todos, excepto una familia que vivía en el ático, consiguieron salir. Paco, con ayuda de Emilio y Jose Miguel, decide entonces aprovechar la situación para rodar una película que llamará “El ático del pánico”. Poco a poco los vecinos irán enfrentándose a situaciones preparadas, aunque ellos no son conscientes, porque ya dice Paco que “los mejores actores, son los que no saben que están actuando”. Con el humor que caracteriza esta serie, la trama que teje Paco con la comunidad, y las situaciones a las que la somete, convierten este capítulo, en uno de los mejores (en mi opinión) de esta serie. Dado que hoy en día somos todos muy piratas por descargar cosas pudiéndolas comprar por un pastón que es un robo en una tienda… Existe una plataforma llamada Youtube en la que puede verse ese capítulo concreto por partes. Merece la pena, creedme.

ANHQV – Érase Una de Miedo http://www.youtube.com/watch?v=7c40YqjdhDA

– Si hay gente más “arriesgada” (tampoco es cuestión de irse a pasar la noche a un cementerio, aunque para cada cual sus gustos), yo no he visto muchas películas de miedo, pero hay una concreta que me parece una muy buena opción: El resplandor. La película empieza con una familia que se traslada a un hotel durante las vacaciones de invierno para ocuparse por la vigilancia y el mantenimiento en invierno. Pero entre la incomunicación, el insomnio, y la influencia del lugar (en el que todo apunta a que una vez pasó algo horrible), Jack, el padre, va sacando a la luz poco a poco también sus propios miedos, inseguridades, sus fantasmas interiores. “Se verá inmerso en una espiral de violencia contra su mujer y su hijo, que a su vez parecen víctimas de espantosos fenómenos sobrenaturales.” El Resplandor no es mayor película de miedo de la historia, porque no da miedo como tal. Pero la gran cantidad de suspense, la tensión constante, la banda sonora, y la actuación tan apropiada de


los actores, la convierten en una apuesta segura para cualquier noche que se quiera pasar sin poder dejar de mirar a la pantalla, encandilado.


r

Cuentos alrededor de una fogata La maldición de la última noche de octubre. Pouline | http://addalittlesmoke.blogspot.com Los cerrojos se cierran violentamente, se oye el ruido de las pisadas que intentan huir, los animales encuentran refugio en las tinieblas del bosque. En la noche del 31 de octubre, cualquier lugar es seguro menos el pueblo de Dark Ville. En medio de ninguna parte, formado de pequeñas casas de cuento y un bosque tan espeluznante como su propio nombre, Dark Ville surge de entre las sombras. Nadie sabe dónde está. Nadie sabe cómo encontrarlo. Nadie formula la pregunta de si en realidad no se puede entrar porque es imposible salir. Saben la respuesta. Ninguno de sus habitantes ha intentado escapar nunca de Dark Ville. No se puede. El pueblo se desarrolla en la más perfecta armonía durante todos los días del año. Menos uno. La maldición de la última noche de octubre conocida por todos no se menciona en ningún momento. Nadie habla de ella pero todos la conocen. Lo puedes ver tras su sonrisa forzada. Lo puedes ver tras sus palabras amables. Saben que en realidad no eres quién dices ser. Saben que durante unas horas, los demonios más oscuros, lo peor de cada uno, salen a la luz. No debes aceptar el pastel de tu vecina porque estará envenenado. No debes comprar la carne al carnicero porque es probable que no sea de origen animal. Mantente alejado de los utensilios afilados. Cierra todas las ventanas. No abras la puerta. Teme por tu vida. Todos los habitantes de Dark Ville tienen miedo un día al año. Miedo de sus vecinos, miedo de sus familias. Pero lo peor de todo es que nadie está a salvo. Porque una vez hayas apagado las luces, echado los cerrojos, tapiado las ventanas, una vez te ocultes bajo las silenciosas sombras de tu casa, ¿quién va a protegerte de ti mismo?


Jvillalba | http://timeofblues.blogspot.com

“Habían alquilado una pequeña casa en las montanas, para pasar el puente y eso. No era nada más que una pequeña fiesta de universitarios recién entrados en la carrera, algo que les hacía sentir muy, pero que muy universitarios. Tan jóvenes y tan cerca de la muerte. A veces la Dama Fortuna no era más que una gran furcia caprichosa. Haciendo honor a verdad, algunos de ellos murieron antes del “suceso”. Dos de ellos murieron por intoxicación etílica haciendo una competición de bebida y otro por un curioso incidente relacionado con objetos alargados de goma, una ardilla, un cubo, un soplete, ramas de árboles, un libro de sadomasoquismo leído en circunstancias bastante etílicas y, si, mucho alcohol. Qué mundo tan aburrido si todos fuéramos iguales, ¿no? El caso es que a muchos miles de kilómetros de allí, esas personas tan elegantemente vestidas que todo el mundo consideraba suficientemente cuerdos y en sus cabales, esos que salen en los titulares de los periódicos por aún más cuerdas declaraciones y sus más que políticos actos; no eran tan cuerdas, al menos no lo eran en el momento en que cogieron sus ominosas llaves, de recargados colores y metales tan duros. Unas llaves que representaban el fin de Todo, pero también un seguro ante posibles ataques enemigos. Unas llaves en cuyo corazón residía el fin de la vida. Las metieron en sus respectivas ranuras, introdujeron esos códigos tan famosos y pulsaron esos aun más famosos botones rojos; acabando con el mundo. Pero desde la casa solo se vio un resplandor blanco. Nada más. Encendieron la tele y nada se veía, así que los que estaban más asustados cogieron sus coches y volvieron a la ciudad, aunque llegaron por la mañana, su muerte estaba confirmada, pues los vómitos llegaron, el pelo se les callo y murieron, envenenados por la radiación y con sus mentes abotagadas, hinchadas por los tumores, mientras sus colapsados pensamientos de dolor rezaban por el fin de aquel suplicio. Mientras tanto, muy cerca y a la vez muy lejos, cuatro figuras observaban el espectáculo. “Mierda” dijo uno de ellos, vestido con un uniforme militar. La figura se llevo la mano al bolsillo y saco unas monedas de oro y se las dio a otra figura que estaba a su lado saltando de alegría. “Ya sabes, Guerra, 5 talentos de oro, ¡¡he ganado, jódete!!” La figura alegre se llamaba Polución, era el sucesor de Peste, que se había muerto en Inglaterra, en el laboratorio de un tal Fleming “¿Por qué no te alegras como Muerte? Míralo, ahí todo sonriente.” “CÁLLATE, EL MOMENTO NO DEBERIA SER ALEGRE, ES EL APOCALIPSIS” dijo Muerte, con su rostro de calavera


fijo en la Tierra “¿No te alegras?” dijo otra figura, esquelética como la Muerte pero un poco más gorda, era el Hambre “NO, NO ME ALEGRO, ESTO NO ES MAS QUE MUCHO TRABAJO PARA MÍ. EN FIN, TENDRE QUE PONERME MANOS A LA OBRA” dijo mientras se giraba hacia los otros, con su guadaña en ristre “Un momento, ¿qué haces?” preguntó Guerra mientras retrocedía ante la mirada decidida de Muerte. “TODO HA ACABADO, YA NO HAY VIDA EN LA QUE PODÁIS INTERVENIR” Polución intervino. “Bueno, aún quedan las cucarachas, dicen que ellas pueden Sobrevivir” Retrocedió también, con el repentino terror de quien se da cuenta demasiado tarde, de lo que ha hecho “MUY MAL ESTARAN LAS COSAS PARA QUE YO NO SEPA QUÉ ESTA VIVO Y QUÉ NO.” Muerte alzó su guadaña y sesgó a los que habían sido sus compañeros. En la casa de la montana, los supervivientes lloraban, lloraban por las vidas que nunca podrían vivir, por los seres queridos que seguramente habían muerto. Se les empezó a caer el pelo. Los más románticos lloraban por los amaneceres que nunca mas verían y por el hecho de que se podría haber evitado. Uno de ellos, al ser consciente de lo que había pasado, fue a la cocina, cogió un cuchillo y se degolló con él. Nadie se lo impidió. “CIERTO, SE PODRIA HABER EVITADO.” Al poco murieron, entre lamentos y lagrimas. Murieron por nada, murieron juntos con la Tierra. Habían pasado 600 años de entonces, los jóvenes de la casa no eran más que polvo, al igual que la propia casa. Pero entre los escombros, una pequeña rosa floreció por ultima vez. “EMPEZAMOS DE NUEVO, QUIZAS ESTOS LO HAGAN MEJOR” dijo la Muerte, con su sempiterna sonrisa es la calavera.” <<No, no, no>> pensó un pequeño aspirante a escritor desde su cuarto, donde tenía que escribir un relato para Halloween, para un blog que hacia un concurso y en el que quería participar. <<Que mal, el plazo acaba esta noche y no me sale nada>> Cansado, borró todo lo que había escrito y se puso a navegar por Internet, a ver si se le ocurría algo. Se metió en la página web de la CNN, donde vio una curiosa noticia. Fotos de Estados Unidos, una de ellas le llamó la atención, una foto del presidente Obama, que llevaba un maletín y su secretario agachado detrás cogiendo algo, la “noticia” era sobre eso, una pequeña llave, nada especial, sencilla y con la cabeza roja que se le había caído y que cogía el secretario. Parecía una de esas fotos chorras que, sin embargo pasan a la Historia de la Fotografía. Curiosa esa llave. Le recodaba algo al aspirante a Escritor. <<Da igual, me pregunto si esa foto algún día será importante. Quizás futuras generaciones lo vean como una especie de relevante metáfora social o alguna gilipollez como esa>> Muy lejos y a la vez muy cerca, la Muerte pensó no del todo para si mismo ‐YA TE DIGO YO QUE NO.‐ Habían quedado y él era como siempre, el primero en llegar, Pero se oían los cascos de tres caballos acercándose rápidamente.


Noel | @ReloadedArt

Huida Corría pero de nada me servía puesto que, por mas que me esforzara en huir, aquel ser de oscuridad primigenia me acababa alcanzando. A pesar de este pequeño contratiempo, yo seguía corriendo, con el corazón desbocado a punto de estallar. Sentía como se me helaba la sangre, como mis pasos se aletargaban, como aquel ser me rozaba con una oscura y extraña familiaridad. La calle por la que transcurría mi estrepitosa huida era un corredor oscuro, frío, húmedo, siniestro, con harapos colgando del techo. A intervalos más o menos regulares había rejas oxidadas y ensangrentadas por las que entraba una horrible y trémula luz roja, tiznándose a veces de naranja. No me había dado cuenta por mi estrepitosa huida, pero el corredor había cambiado. Transcurría ahora por túneles de rejas, como si de una fábrica se tratase. Mis pasos se oían sobremanera sobre las rejas del rojo y coagulado suelo. Manchas de sangre negra cubrían gran parte del corredor. Mis sentidos estaban alterados y desconectados por el miedo... ¿miedo? Más bien por la necesidad de huir, sin saber por qué ni de qué estaba escapando. mMe di cuenta de que ya nada me pisaba los talones. El corredor estaba ahora vacío, silencioso... demasiado silencioso.


Miré mis mocasines de piel, asombrosamente intactos y aún brillantes. Los pantalones, la camiseta y la americana, sin embargo, estaban hechas jirones, con manchas, como si de las ropas de un muerto se tratase. Había en el ambiente algo que me crispaba y me helaba la médula, y yo sabía lo que era: el continuo murmullo de una vieja gramola de bar, sonando a duras penas, con los baffles en sus últimas, a lo lejos, como el murmurar constante de la noche cuando uno espera lo impensable. Y no era la única causante de mi incomodidad, pues una corriente continua y constante de aire entre tibio y gélido, se dirigía hacia el abismal lado del corredor del que venía el sonido de aquella vieja gramola... su tenue y mortecina luz, de tonos rosados, azules, verdes y rojos brillaba a lo lejos.

Llegada Ni en sueños habría vuelto sobre mis pasos, así que seguí la continua corriente. Mis ajadas ropas se movían hacia la oscuridad, solo rota por las fantasmales luces de neón de la gramola, siguiendo el ritmo de la brisa. Cuanto más me acercaba, más me daba cuenta de que la melodía que sonaba era "How much is the doggy in the window"... Al llegar, pude ver que había acertado al aventurarme a adivinar el tema y aquella especie de gramófono que lo reproducía. Se encontraba tirado en la entrada de una puerta, y


entre esta y el artefacto, había un ajado taburete sobre el que se encontraba sentada una terrible muñeca de trapo con un oso de peluche. La muñeca... tenía algo que despedía una maldad impensable. Más tarde de lo que me hubiera gustado reconocer, me di cuenta de que no era de trapo; estaba hecha de piel quemada y mutilada. Hilachas de muerte cosidas formando un monstruoso puzzle de muerte y angustia. La muñeca tenía la cabeza agachada, cubierta por una cortina de grasiento pelo negro, como una marioneta a la que le han cortado los hilos. Me agaché cuidadosamente para mirar su rostro. Estaba a un palmo de su cara cuando noté que algo me agarraba la oreja. Demasiado tarde me vine dar cuenta de que era su mano, su muerta y seca mano. No podía reaccionar. Me acercó a su nauseabunda cabeza y fue alzándola poco a poco hasta que descubrí lo que era de verdad el miedo, el terror y la angustia. Sus ojos cosidos y desorbitados me miraban, vacíos de toda vida, y llenos de toda muerte. No tenía nariz, y sus mutilados y rajados labios, ahora hilachas de piel, dejaban ver unos dientes puntiagudos y decrépitos. No podía hacer más que mirar e intentar llorar, pero era tal la angustia que sentía que ahogaba toda muestra de vida en mí. Se llevó uno de sus finos, cosidos y deshuesados dedos a la boca y un siseo se arrastró fuera de ella, como mandándome a guardar silencio para escuchar mi perdición, las hilachas de carne que tenía por


labios se movieron con el aire que salía de su interior...

Olvido Todo a mi alrededor se derrumbó. No me había percatado de que ya no sonaba la música, y reinaba un extraño silencio. Se acerco a mi oreja y susurró con una dulce y escalofriante voz de niña "no puedes huir de ellos". Y se rió con una jocosa y dulce risa de niña inocente. Hundió su pequeña mano en mi estómago y revolvió mi interior hasta desgarrar todo lo posible. Yo solo podía gritar y llorar, pero mis alaridos de dolor se veían apagados por el murmullo del silencio. La niña de trapo extrajo todas mis entrañas y, cuanto más lloraba y gritaba yo, más se reía ella. Después me susurró al oído "te lo dije", y volvió a reír con esa risita de niña inocente. Todo se tornó oscuro e impreciso. La muerte había llegado. Y tras la muerte, el olvido.


Señor Pesadilla Martha | http://losvolatilesrecuerdos.blogspot.com Señor pesadilla, que te alimentaste de sueños y esperanzas perdidas. Que afilaste tus garras y arañaste corazas. Alcanzaste el universo y arrastraste el firmamento. Lo harías, apagarías las estrellas, sumirías a las personas en un huracán de oscuridad, un mar de desesperanza. No te das cuenta, de que los sueños no se acaban. La gente despierta, pero al caer la noche el brillo no se apaga. Continúa batiéndose en duelo con las sombras, y ganando la batalla. Mientras haya una luz que no muera, tus fuerzas lo harán, mermarán. La idea es persistir, pero tú, debes desistir. Y caer. Todo el mundo se levanta, si posee una luz en la que creer, pero tú, eres todo sombras, y heridas sin cerrar. Tú, jamás despertarás. Señor pesadilla, muérete ya.


Halloween makes me feel… W hile :

Halloween me recuerda a castañas, disfraces, a pasado lleno de risas, noches con mis

amigos y amigas, sustos, películas de miedo. También me recuerda a maquillaje oscuro.

P ouline : Básicamente disfraces, caramelos y calabazas. Lo primero que me imagino son las casas típicamente americanas sacadas de alguna película, todas perfectamente decoradas con motivos halloweenescos (dudo de que exista esa palabra) y con las calles llenas de niños disfrazados y pidiendo caramelos. – Cuando era pequeña, mi madre compraba caramelos y veíamos un capítulo de Embrujadas (sí, no da miedo, sí, era pequeña y sí, me encantaban esos planes). Cuando nos íbamos a dormir, mi madre nos contaba a mi hermana y a mí una historia de miedo. Y eso era todo. Los últimos años mi plan de Halloween se basa en quedar con mis amigos (normalmente disfrazados) para ir a eso de las once a ver una película de terror al cine (supongo que este año tocará Insidious 2) y luego salimos por el centro.

N oel : un torrente desbocado de imágenes coherentes pasadas como en celuloides de Super 8 de antiguos castillos ingleses, galerías oscuras, máscaras que desafían la cordura y fondos góticos envejecidos y monocromáticos acompañados de la tierna melodía de una caja de música siniestra y desacompasada me invaden la mente y los sentidos, transportándome a lugares de pesadilla que ni yo me atrevo a imaginar siquiera.

J villalba : la mercantilización de una fiesta tradicional y una pequeña basurilla más de una sociedad totalmente apática. Pero las pelis de terror están bien, sobre todo las clásicas.


Han colaborado en este proyecto (y por tanto les debemos que haya salido adelante a cada uno de ellos): Srta While | http://vainillasinburbujasconka.blogspot.com.es/ Pouline | http://addalittlesmoke.blogspot.com.es/ Noel | @ReloadedArt Jvillalba | http://timeofblues.blogspot.com/ Martha | http://losvolatilesrecuerdos.blogspot.com/

(Gracias, y espero que paséis unos terroríficos días)

Hallowect  

Halloween Project - 2013. Varios autores y aportaciones.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you