Page 1

PALABRAS PARA MAMÁ...

10 de mayo de 1990

Palabras para Mamá Martín Rivas Ortega

Con la colaboración de Carmen Alardín PUBLICADO EL 10 DE MAYO DE 1990 POR LA XEW Y LA EDITORIAL GUIA PARA SER REGALADO DURANTE LAS TRANSMISIONES DE LA © Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS ESTACIÓN EN ESE AÑO


PALABRAS PARA MAMÁ...

De ti, de mí, de todos…

Idea y antología:

- Martin Rivas Ortega-

Mayo 1990.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ...

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... INTRODUCCIÖN En alguna época de mi vida trabajé para Don Ramiro Garza, uno de los más connotados y reconocidos padres de la radiodifusión en mi nación. Sabiendo él que me gusta escribir, me dio la tarea de preparar un texto para homenajear a las madres el 10 de mayo de 1990. ¿Qué escribir…? ¿Cómo escribirlo…? Tomé la grabadora de cinta que Don Ramiro me dio para las entrevistas que de pronto me enviaba a realizar... Y Salí a las calles de la Ciudad de México a preguntar a la gente, qué es lo que opinaban de sus mamás. Las respuestas fueron tan diversas, algunas interesantes, algunas amargadas, algunas muy divertidas, y me propuse combinar mis escritos con las opiniones de ellos, dando como resultado esta publicación: PALABRAS PARA MAMÁ... La cual se editó, no con la finalidad de venderse, sino para ser regalada el 10 de mayo de ese año a todas aquellas madrecitas que escucharon la transmisión durante todo el día en la estación Radiofónica XEW, La voz de América Latina desde México. Cuando Don Ramiro Garza me entregó, días antes del Día de las Madres, tres cajas llenas con 2 mil ejemplares de esta publicación para que yo la regalara a quien yo quisiera, tomé el primer ejemplar que se imprimió… Lo leí y me topé con la enorme sorpresa que había escritos de Doña Carmen Alardín, gran poetiza mexicana nacida en Nuevo León, intercalados entre los míos. Al preguntarle a Don Ramiro el motivo de este enorme privilegio, me comentó que su esposa, Carmen Alardín se lo solicitó. Un ejemplar lo regalé a Susana Alexander quien leyó partes de mi libro ese 10 de mayo en una radiodifusora, dando prioridad por supuesto a los de Doña Carmen Alardín. Vaya a ellos tres mi reconocimiento y eterno agradecimiento por creer en mi trabajo y darme la oportunidad, en el caso de Don Ramiro y Doña Carmen, de permitirme tener en uno de mis libros, la lúcida escritura de una de las mejores poetizas mexicanas del Siglo XX y XXI. Han pasado 23 años desde su publicación. Y en este 2013, me permití dedicar algunas partes de estos escritos del Siglo Pasado, a personas que ahora en el 2013, han sido un factor de influencia en mi vida. Gracias a todos ustedes, mis amigos, por ser parte de mi presente. Martín Rivas Ortega 10 de Mayo. 2013

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... (DE MI, PARA TI, DE TODOS) IDEAS Y ANTOLOGIAS DE MARTÍN RIVAS MAYO, 1990 DE ELLAS La madre ausente La madre es importante por esa ternura imperceptible que nos brinda cada día. Ternura que se hace más palpable cuando ella se ausenta, bien sea por un viaje o porque se haya ido para siempre. Es a veces en la ausencia cuando mejor reconocemos sus valores, sus cuidados, sus consejos sabios y desinteresados. Pero en el fondo de todo, tenemos que reconocer que la madre nunca se ausenta. Porque lo que nos enseñó sigue viviendo en nuestros corazones y sus genes habitan para siempre con nosotros y con los hijos que vendrán. La madre ausente siempre estará presente. (Carmen Alardín)

Noemí Ortega Carranza Madre del Autor

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Con los años algunos sueños pude conquistar, pues la mano de mi madre me supo motivar de caer llorando y luego continuar y seguir luchando y nunca fallar. Te adoro por ser lo que eres, por enseñarme a ser, por lo que conmigo compartes, por ser libre, te adoro Mamá, porque gracias a ti aprendí a ser como el acero: filoso como espada y duro para no doblarse en la batalla. No es tu santo ni el 10 de mayo, sin embargo ¡felicidades Mamá! En este día tan especial, tan lleno de ti. Hola Mamá, te escribo estas líneas para agradecerte lo mucho que me amas, lo bien que me comprendes mis locuras, la paciencia para oír mis problemas, todo lo que has hecho por mí. Te recuerdo y espero.

Con mucho afecto para mi abuelita postiza Rosa María Sánchez García (A la Derecha), aquí con sus hijas en orden de izquierda a derecha: Adriana, María Helena, Yolanda Sánchez Oliver. Madre e hijas. Hijas que ahora también son madres. Cuatro excepcionales mujeres trabajadoras, ejemplo para sus hijos, ejemplo para quienes las conocemos.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Es algo muy curioso, papa ella no es un impedimento que yo como hija tenga estudios, posibilidades de desarrollarme. No me envidia la juventud, como algunas madres lo hacen con sus hijas. Ahora comprendo que difícil es para ti en estos tiempos en los que aprendo a tener novio, amigos y enemigos. Que difícil no poder cuidarme para que no cometa los mismos errores que tu cometiste cuando tenías mi edad. Me regañas, me aconsejas, y te divierten mis travesuras de niña adolescente. Me comprendes y casi nunca me entiendes. Me involucras en la realidad de la vida y no me permites soñar más de lo necesario porque sabes bien Mamá, que yo misma comienzo a ser Mamá. Como me puedes decir madre, con esa frialdad inhumana, que mate a mi hijo, que lo mate. Tu no me abortaste, tú me criaste y me hiciste mujer, mujer. ¿Por qué ahora quieres que sea la asesina de mi hijo? ¿Por qué... Mamá?

Dedico con mucho aprecio y cariño este libro a la Sra. Teresa Yoko Matzumoto, madre de mi entrañable amigo Alejandro Matzumoto. Uno de los hombres más cultos, lúcidos y trabajadores que tuve la alegría de conocer. Uno de los mejores museógrafos en América Latina. Ganador del Premio Nacional de Museografía por su aportación a la remodelación de la Sala Orígenes del Museo Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Me formo metas desde chica, ¿y sabes lo que hace Mamá? Me lo prohíbe ¿por qué? Me dice que está mal todo lo que hago, si me quiere, ¿por qué me hace sufrir? En todos los aspectos, estudios, novio, todo, todo, todo, es mi Mamá la única persona que tiene derecho de meter un poquito la nariz en mis asuntos más íntimos. Cuanta ternura me regalo mi Mamá. La vi sentada en su vieja banca del parque donde conoció a papa, acariciando un gatito flaquito, dándole leche, hablándole con el mismo cariño que lo hiciste con mi padre el día que ahí se conocieron. Su anciano corazón de 80 años aun la tía con el recuerdo de mi padre (A Susana Alexander y Carmen Montejo) Te invito a que nos mezamos en esta hamaca,- miremos los recuerdos impresos en las fotos, miremos a Mamá, cuando su viejo cuerpo con un joven corazón, emprendió con la valentía la lucha por vivir en un país con costumbres extrañas y gente con un idioma diferente, ajeno, pero lo logro ¡felicidades Mamá! De todas las maneras de pensar, me resulta difícil poder guiar los consejos de Mamá sin enfrentarlos a los consejos de papa. Un día después del funeral de mi padre, Mamá comento, casi imperceptiblemente: "hube amado, hube temido... Habré partido" “…Y antes de cerrarte, querido diario íntimo, quiero contarte que mi bombón prendió mi estación favorita, uso mi spray para peinados modernos y me regalo un disco de rock moderno. Mi re sus canas y comprendí cuan joven es el alma de un anciano cuando sabemos comprenderlos para que ellos nos comprendan..." (A Sandra, Cesar, Gaby, Grabiel Zurita y su Mamá) A pesar de las diferencias respetas sus ideas, alabas sus éxitos y comprendes sus fracasos, mientras me miras como un extraño a mí, al más pequeño de tus hijos.

Con mucho aprecio, respeto y admiración dedico este libro a Sandra González Zurita. Mujer lúcida e inteligente de la que me precio de contar con su amistad © Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre trabajadora La madre trabaja generalmente dentro y fuera de la casa. Dentro se preocupa porque nada falte, y aunque no tenga un trabajo asalariado trabaja con nosotros a veces en los deberes escolares, o en ocasiones nos aconseja sobre cómo resolver los problemas del trabajo. La madre, aun sentada en su silla favorita, siempre está trabajando, porque su mente activa no descansa ni siquiera cuando los hijos toman su camino y se van. Todavía con el pensamiento los sigue, los protege, los vigila. Ser madre es la más difícil. De las profesiones, y la que sigue esta carrera se convierte en la más trabajadora de las obreras. (Carmen Alardín)

Con mucho cariño dedico este libro a Alejandra Torres. Madre de mi buen amigo Alejandro Torres

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Hoy la fuerza de mi madre no la tengo aquí, hoy sus labios no responden, no la alcanzo a oír: pero el tiempo y el silencio me hacen sonreír porque sé que en algún sitio, en el cielo, ella debe ser feliz. ¿Cómo nací Mamá…? "Ante el hermoso paisaje de invierno, en mi luna de miel cuando tu padre me demostró su amor" dijo ella. Qué más puedo decir de Mamá, es una persona súper padrísima porque me comprende en mis necedades y me ayuda a ser mujer, sin dejar de pensar que aun soy una niña. ¿Qué piensas de mi Mamá? Es algo que me he preguntado tantas veces; que me he respondido con ilusiones, aciertos, amor y desamor. ¿Qué piensas de mi Mamá, que? Nunca me hablas dicho porque no tenía valor de preguntártelo.

Con afecto dedico este libro a Rosa María Gutiérrez Arciniega. Madre de mi buen amigo Rodrigo Yñiguez Gutiérrez

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Todavía no puedo averiguar si nuestra relación es sincera, hipócrita o tolerante en cuanto a las salidas con mi novio, a las que se refiere Mamá, se trata. Recuerdo bien la última vez que fuimos por una pizza, mi Mamá cocinaba la cena mientras yo le preguntaba de sexo... ¿Comprendes? Pensé que habla mirado lo más bello de la naturaleza al contemplar una rosa, pero al verme embarazada, vi cuan equivocada estaba. Una vez Mamá me decía con ojos de pícara malicia: "ahora veremos cuando llegue tu padre, de su junta de negocios, si valla o no la pena comprar ese nuevo aparato para arreglar cierres de pantalón y botones de chaqueta". ...Y sin hacer preguntas, le regalo a mi Mamá, a dos días del 10 de mayo, una reluciente y moderna máquina para arreglar cierres de pantalón y cierres de chaqueta, después de que papa volvió de su junta de negocios.

Con mucho afecto para Rosalba Hernández. Madre de mi querido amigo Juan José Navarrete Hernández

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre estimulante Una madre es un gran estímulo para vivir y para aprender las cosas positivas de la vida. Y a través de los años, el solo pensar en la madre nos hace sentirnos niños de nuevo, ya que para una madre el hijo siempre será "su niño inocente" aunque el niño crezca y encanezca y tenga barba y bigote. A lo largo de la existencia, es la madre quien nos sirve de estímulo para salir avante en la escuela, para ganar el primer puesto en el trabajo, incluso nos estimula a realizar nuestra primera declaración de amor, si la hacemos la confidente de nuestros sentimientos más puros... Por algo es poeta Vicente Riva Palacio, recuerda esos estímulos maternales en estos versos: "¡Con que grato embeleso Recogías La balbucienta frase pasajera Que por ser de mis labios la primera Con material orgullo repetías!" Seamos también nosotros los hijos un estímulo para nuestras madres, así como ellas nos han alentado en la lucha por la vida. (Carmen Alardín)

Con afecto a María Antonieta Arellano López Tello, Madre de mi gran actriz Montse Abundiz

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La muerte no distingue sexo. Padre y madre van juntos. Pero es Mamá quien resistió mas esta batalla, porque de ella directamente venimos. ¡Hola Mamá! Llame solo para decirte que te deseo un feliz año de la madre... ¿Qué por qué?.. Porque un año completo contigo vale más que un día de la madre que compartes con mis hermanos que no te ven en ese año. ¡Entonces ya comprendiste mami, que el principal problema no consiste en soportar mi música moderna, sino saber disfrutar el momento de estar juntas mientras la escuchamos! ¡Cómo te envidio Mamá! Serás la admiración de la gente que dirá al verte pasar: "mirala nada más, tan joven y ya es abuela" (Vox Populi, Vox... ¿Dei?)

Con mucho cariño y aprecio dedico este libro a Karla Alejandra Pérez Lagos y a su bebé Dennis Alejandro Salazar Pérez

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre amorosa Bien sabemos que la madre cuida de las economías y de que hagamos una carrera con la cual podamos subsistir. Pero lo que a manos llenas proporciona una madre día con día, es el amor. Amor en el sentido de darse al otro y de ponerse en el lugar del otro, o sea de sus hijos, pues una madre el prójimo más inmediato es el hijo. Muchos poetas han cantado el amor, pero todos reconocen que aunque busquen por la faz de la tierra el amor más perfecto, no existe ternura comparable a la de una madre. El poeta Enrique Heine Salió a buscar amor en todos los caminos y no pudo encontrarlo, hasta que un día, derrotado, volvió y exclamo: "seguí, seguí buscando, y nunca, nunca logre encontrarlo, hasta que al fin un día, volví al hogar... ¡Saliste a recibirme, Y oh sorpresa feliz, madre querida…! Vi en tus ojos brillar, eterno y puro., El santo amor con que he soñado habla. “Y así el hijo prodigo, que vuelve al hogar cansado, siempre es recibido por el más intenso de cuantos existen: ¡Los brazos de la madre que nunca dejan de ser amorosos! (Carmen Alardín)

Con afecto y agradecimiento para mi actor Iñigo Valk Y su hermosa madre Emma Carretero Carretero. © Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Nunca olvidare la vez que mi hijo se acercó a mí y me pregunto, con su vocecita de 8 años, "Mamá, verdad que tú no le pegarías a un lindo niñito que abrió sin querer la puerta del horno donde estaba el pastel de cumpleaños de papa" (A Alicia del Valle con afecto) "Más o menos hemos sabido guiarlos y llevarlos por el buen camino en esta época difícil para los muchachos, pero que bien han sabido comprenderme" Lo más curioso de ser adolecente, es que cuando tu estas seguro que en tu casa la democracia impera, el gobierno monárquico de Mamá gana cuando se vota si voy o no al cine de las 10 P.M. Con Raúl. "Mi hija se acercó desesperada, tímida y me dijo que habla sangrado que no sabía que había hecho, que no tenía la culpa, ¿qué hago? -dijo-, solo pude sonreír y decirle que emprendía un nuevo viaje, con rumbo a la maravilla de ser mujer, de ser madre algún día"

Con mucho aprecio dedico este libro a Eva Leticia Ortiz de La Torre, madre de mi querido amigo Joshua Franco Ortiz

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre ejemplar La madre es un ejemplo desde que nacemos. Es a la madre a quien imitamos al dar los primeros pasos, al pronunciar las primeras palabras, puesto que convivimos generalmente mucho más con la madre que con el padre. Por eso todas las madres del mundo debemos dar buen ejemplo, ya que los ejemplos positivos se siguen constantemente a través de la vida. De la madre se dice con frecuencia que es ejemplar, porque nos da muestras de fortaleza, de perdón y de bondad. El ejemplo de una madre se sigue toda la vida, aun después de que la madre se ha ido... Por algo la poetisa Gabriela Mistral, nos habla del amor del hijo que sigue a la madre por mar y tierra. "los jitos que me diste Yo los tengo que gastar en seguir te por los valles, por el cielo y por el mar... El ejemplo se sigue en efecto, a través de todas las acciones que nos llevan por este mundo... Y más allá. (Carmen Alardín)

Con afecto a Rosa Salinas Martínez y Luis Miguel López Salinas. Vecinos de mi Unidad y muy buenos amigos

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... ¡Qué sola estas Mamá! ¡Qué sola! No puedes imaginar lo equivocado que esta el mundo al pensar que desde tu tumba tú nos miras, ¡cómo te hemos abandonado! ¡Cómo nos hemos atrevido a olvidarte! ¿Cómo podrás tú con tu soledad forzada, perdonarnos que te hemos olvidado? ¡Tanto cansancio mientras estuve en tu vientre, madre! ¿Cómo lo pago? ¿Con que lo pago? Soy tu sueño y tú esperanza Mamá, deja que te mire y dime, cuando no estés mas ¿habré saldado la cuenta que te debo por enseñarme a vivir? Cansada, terriblemente agotada esperas cada noche en esa esquina la llegada de un hombre, y otro más. Llegas a la casa con ganas de dormir y te esperan tus hijos, que saben de ti, que no te reprimen ni te critican; esos dos hijos que anhelas estén estudiando, creciendo y que con temor ves que ya son guapos muchachos mientras tú te consumes en tu ataúd de 50 años, creyendo en dios, mientras esperas en esa esquina a un hombre, y otro más. Caracoles Mamá, no sabía que complicada era hacer esa pasta para pastel. Que fácil se nos hace todo cuando lo tenemos hecho, que difícil resulta lo fácil cuando no estas. ¿Recuerdas aquella ocasión en que Mamá nos trajo de regalo ese bonito perro San Bernardo, y cuanta felicidad le causo el día que papa lo llevo al rancho porque le deshizo el mentado perro su arreglado y perfumado jardín? Que cierto resulto aquello que dice: “madre amorosa, sargento en casa" Nadie te fuerza a que te vayas Mamá, es tu destino. Yo habré de buscar a alguien que suelde estas lágrimas. No hay nada más divertido, que ver a Mamá intentado cumplir con el horario del día, llevando 15 minutos de retraso Como nos reímos al recordar que al día siguiente que Mamá me regaño por haber llegado tarde, nosotros la descubrimos caminando de puntitas a su cuarto a las 4:00 a.m., después de la cita con mi papa. Ellos son separados, ahora novios. Dedico con mucho afecto este libro a María Enid Díaz López, madre de mi entrañable amigo Gustavo García Díaz

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre vital La madre da su toque de vida en todo lo que la rodea. Sus manos amorosas riegan las plantas de la misma manera en que cambiaron las ropitas de sus pequeños, y con sus palabras tiernas, siembran de cariño y de vida nuestras horas muertas. Eso de que la madre "nos dio la vida" no es una frase ociosa ni un símbolo vacío, sino una realidad que palpamos diariamente cuando nos damos cuenta de que todo lo que rodea a la figura de la madre está impregnado de vida; quién no recuerda al poeta que dijo... "canto a la vida, porque me la diste, porque es don de un dolor apasionado; Canto a la vida, porque tu supiste forjar mi corazón de enamorado." La madre. .. Al enseñarnos diariamente el amor, nos enseñó el secreto de la vida, porque todo aquel que tiene capacidad de amar, vivirá para siempre, (Carmen Alardín)

Con afecto para mis amigos Olga María Alvarado Guillén y su hijo Sergio Alejandro Alvarado Guillen.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... No llores madre, no... Mira tú anillo de bodas... ¡Cuán feliz fuiste con papa! ¿Recuerdas…? ¿De verdad lo recuerdas…? No llores más Mamá... ¡Ahora me toca a mí conocer el amor!... Ven acá... Ven... Te amo... No te olvido por casarme Ma', no llores más... ¡No! ¿Que creo de Mamá? Como ella no ha y dos, es una persona muy linda, además de madre es amiga. ¿Y que espero de ella?... No sé, todavía no sé qué espero de ella ¡Corcholis! ¡Son las 9 de la mañana! (Mamá intentando seguir de nuevo su horario diario) Mi madre se convierte en una profesional de las artimañas cuando se trata de descubrir que hago y donde me encuentro con mi novio después de las 9:00 P.M. "Convives con muchachos, estas aprendiendo otras cosas que no solamente son la familia"... ¿qué tanto, Mamá, resientes esta situación? ¡Cómo puedo apoyarte en esta situación! ¡Vamos hija, vamos a darles una paliza como nunca la hablan esperado en sus vidas! (Mamá jugando cartas con papa y sus hijos) A veces pienso que cuando tenga la intención de tener un hijo, me pregunto si sabré apoyarlo, comprometerlo con la realidad, comprenderlo así como tú, Mamá, lo hiciste conmigo. "¿Cómo entender a mi hijo en sus cosas? ¿Cómo tratar de ser amiga? ¿Cómo entender a mi hijo en sus cosas, establecer confianza entre nosotros? ¿Como? ¿Cómo podría hacer para que todos, todos sus problemas me los Contara?" Todavía no puedo averiguar si nuestra relación es sincera, hipócrita o tolerante en cuanto a las salidas con mi novio, a las que se refiere mama.

Con mucho respeto y aprecio dedico este libro a Lourdes Herrera, madre de mi entrañable amigo Raúl Páez.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre feliz Hay una mujer que tiene un hogar y un esposo que la apoya. Tiene también uno o varios hijos que la acompañan y la ayudan en la difícil tarea de vivir. Ella es la madre feliz tiene salud, un apoyo económico y el cariño a su alrededor, podemos decir que es una mujer que ha realizado en su matrimonio y en la maternidad el más grande de sus sueños. Esa madre feliz no es frecuente encontrarla porque la vida siempre pone obstáculos para que se realicen los sueños. Lo que sí es posible es procurar que la madre que tenemos cerca, la propia o la ajena, pueda ser feliz gracias a nuestro propósito, a nuestra devoción y a nuestros cuidados. Una madre feliz es como una bendición del cielo. (Carmen Alardín)

Con mucho aprecio dedico este libro a la Sra. Carolina Hernández González. Madre de mi gran amigo Miguel Luis Magallan. Amigo de tantas aventuras y recuerdos inolvidables

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... "Como estoy feliz por tener gente tan bonita como los hijos que tengo" Mirando las fotos del álbum familiar, mire las del matrimonio de mama y pensé: "si ella pudiera ver ahora como crecimos con su ejemplo, podría decir con orgullo que somos hijos de Mamá" No hay nada más grande ni más hermoso que la mirada de una madre. Cuando su hijo le toma un dedo con su pequeña manecita. No me impones reglas, no me exiges estudios, no te importa si trabajo si tengo hambre, sueño o ganas de no estar solo porque tú, por un error que yo no cometí, me has dejado de amar, ¡quiéreme Mamá! No somos de la misma generación, pero si me escuchas, no somos del mismo ritmo, pero si soportas el mío... Somos dos corrientes que se unen para llegar al mismo mar Por ti he dejado a mis amigos, no es justo, no es justo de veras, me tratas muy mal, y dices que soy yo... ¿Por qué lo soporto? Malditos 17 años que tengo y no es justo que llore por ella si me abandono... ¡No es justo! Con afecto dedico este libro a para mis amigos Olga María Alvarado Guillén y su hijo Sergio Alejandro Alvarado Guillen.

Susana pulido Paniagua, Susana Berenice Manzur. Aquí con Santiago López Manzur Pulido

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre soltera Cada vez hay mayor abundancia de madres solteras, sin que esto signifique como antaño, una mancha a los ojos de la sociedad. Pero a pesar de los adelantos de la civilización ser madre soltera sigue siendo una tarea infinitamente difícil, porque se tiene que ser padre y madre a la vez. Esto es, tener la autoridad, la fuerza y la capacidad de apoyo del padre, ser el héroe y la heroína que los niños necesitan como ejemplo, sin abandonar la ternura y la intuición femenina que la madre debe ofrecer. La madre soltera libra una batalla doble para hacerse valer y para hacer valer a su hijo ante todos los ojos. Pero cuenta con un apoyo: el valor que le da el ser madre por derecho natural y humano, y en último caso los valores que más cuentan, son los valores de la ley natural. (Carmen Alardín)

Para Angélica Caldera Williams, con muchísimo afecto y cariño. Mi amiga, mi cómplice de muchas aventuras. Uno de mis más gratos recuerdos.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Paciente miras el paso del tiempo que encanece tu cabeza, miras atrás y recuentas lo vivido, lo logrado, lo fracasado, y lo que falta por llorar. Te preparas para morir mientras vegetas, y sin embargo, tu sonrisa de anciana llena de ternura mi mundo con imágenes que dicen tu experiencia para aprender de ella. Es bien especial mi Mamá, me dijo ayer: "es muy fácil para mi ir a decirles que no pude haberte comprendido, pero que no fue falta de sincera comunicación, de sincero interés, fue falta de conocernos más, perdoname" (Del diario de Mamá)... "hoy tuve una idea grande, pensé en un vaso que cae y el piso de pronto repleto de cristales y astillas, esto me hizo pensar en lo peligroso de educar mal al hijo con la transparencia de nuestra moral y lo rompible de las mentiras que la moral nos hace decir" Mario Santamaría "Para mi ser madre es un don y una satisfacción muy grande, cuando veo a mis hijos y veo que mi familia está integrada por amor a las cotidianeidades de la vida".

Con mucho cariño dedico este libro a mi amiga de la juventud Yuridia Miranda. Sus hijos: (de izquierda a derecha) Raymundo Jiménez Miranda, Roberto Bustamante Miranda y Ana Karen Jiménez Miranda

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre virtuosa La labor maternal es en sí una virtud. Ya que consiste en cuidar, educar, enseñar y alimentar, acciones todas constructivas que juntas encierran la esencia de la virtud. Es virtuoso o virtuosa quien realiza bien determinada profesión, y la profesión de madre es de las más difíciles. No hay que confundir la santidad con la virtud, pues la madre tiene derecho a desesperarse sin dejar de ser virtuosa; puede ser virtuosa pero no le exigiremos que tenga que ser santa. La madre ejerce la virtud maternal y a menudo no le da tiempo de desarrollar las demás virtudes... Pero la virtud maternal se han dicho, entre otras. Esto que exclama el poeta... "muchas penas te he causado, madre santa, con mi loca juventud; de rodillas a tu lado Hoy mi labio solo invoca la virtud." (Carmen Alardín)

Con gran afecto a mi amigas María Ortiz e Yllescas (DERECHA), María de los Ángeles González Ortiz (Centro. Actriz mía) su hija: Bárbara Elena Castro González. Tienen 76, 48 y 12 años respectivamente y abajo su otra hija de 7 años Brisa Regina Castro Gonzáles.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... De ellos a Mamá Ya lo dijo Sergio Magaña: "ama de casa, mujer con disgustos" ¿Te has fijado que cuando le preguntas a Mamá si baila contigo, ella te responde que le fascina la música, un bolero, un rock ano roll o cha-cha-cha? ¡Arrancate hijo! "No... No soy hijo de la fregada... Soy hijo de mi Mamá" (El hijo con sus cuates durante su primera borrachera) "¡Ay Mamá, que vergüenza…! ¡Siii Mamá, ¡qué vergüenza...! Eso me pasa toda la vida... Toda. .. Yo no quiero llegar a mi cama, todo se mueve... Todo..." (El hijo después de su primera borrachera) No comprendo cómo no me he amargado, te juro que es para que estuviera amargada... (La madre después de recibir al hijo de su primera borrachera) "Bueno... ¿Quieres empezar a comer…? ¡Con un demonio?" (La madre curándole la cruda al hijo después de su primera borrachera) Deje a mis amigos porque no te gustaban, deje a mi novia, porque tú la ofendiste, busco tu comprensión y tus oídos y solo escuchas a los otros. Para que nací si solo puedo ver con envidia que mis amigos y mis novias tienen madres que los oyen; yo solo tengo que soportar que tú me odias Mamá. (A la María Luisa de Susana Alexander) "...Y si su merced mi lo permite, q'ero dicirle q'i la q'ero. Mesmo se qui no hablo con palabras ri bonitas, pero li aseguro mesmamente q'i igual de bonito q'i se olli el canto del pajarito, asi mesmo q'i le q'uero a mi Mamá. .. " (De un niño que pide limosna en la Alameda Central del D.F., Juanito, 8 años, a Malke Tartakovski) Mi madre me decía: "Tú y tu padre me recibían con una rosa cuando al término de una jornada comenzaba lo cotidiano de la familia: la cena, la t. V. La tarea no acabada de un niño descuidado, y los problemas del adolescente que quiere ser hombre. Tú y tu padre me hacían recordar que esa rosa es el símbolo de lo bellamente cotidiano de nosotros" Con aprecio dedico este libro a Lulú Olguín, madre de mi entrañable amigo y actor Moisés Enríquez

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre joven Como dicen que matrimonio y mortaja del cielo baja, es natural que tampoco exista una edad determinada para ser madre. Se llega a la maternidad a veces muy tarde y a veces demasiado temprano, por eso nos encontramos con esas madres tan jovencitas que dan la impresión de que los primeros hijos son para ellas los últimos muñecos. Pero eso es solamente una impresión, ya que la madre, por joven que sea, madura en el momento de tener un hijo. Ese momento la coloca en la plenitud vital, en el instante cumbre de su cuerpo y de su alma. A partir de entonces la madre deja de tener edad. No tiene más edad que la de sus propios hijos camino a la plenitud. (Carmen Alardín)

Con mucho cariño y afecto a mi gran amigo Yayo Ayuso Y a su mami Lupita Hernández

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... ¡Hooooo! Yo pensé que veníamos de la matriz, Mamá (Juanito preguntando de donde venía su hermanito) "Asomate dentro de ti hijo, y busca la respuesta a tus dudas, solo será tarde si piensas en resol ver mañana la duda que hoy te nace" Te admiro madre, como te admiro. A diario te enfrentas a la muerte en el hospital, operando, sanando o fallando, y aun así, tienes la paciencia de escucharme, los nervios para ayudarme y la fuerza de atender a tu familia Qué curioso fue ver a mi madre enfrentándose a un duelo cordial con mi papa por ver quien lavaba los platos esta noche, ella decía: "Tomi" y él decía: "Tomi", el resultado final: Mamá lavaba, papa secaba por que Tomi se escabullo (Mundo; 15 años) ¡"*l$&l-&l(*"l&loe&i(&-'*)! (pensamiento de Mamá cuando mira mi cuarto) "No vayas hijo... Espera... ¿Y si algo te pasa…? Es mucho ruido y... ¡Y peligro! Eso... Peligro. Y esas malas muchachas que solo van a ver que pescan... ¿y si tienen sida, hijo? No vayas, por favor ¡no vayas! (Real… La mamá de mi mejor amigo el día que Salimos a una discoteca por primera vez) Tú me decías madre: "lo que siembres cosecharas". No te entendía, no te comprendía. Sembraba inexperiencia y cosechaba frustración, hacia necedades y nunca te olvidaste de repetirme de tus siembras y cosechas sembraste en tu vientre un niño y lograste cosechar un hombre que no entendía tus palabras, pero que comprendía tu fe en mí. ¡Oye Ma'! Hoy estábamos comentando con mis amigos como se llevan sus padres, y llegue a la conclusión de que tú eres bastante original. “…Entonces señores científicos, si multiplicamos X por la cuadrante de la hipotenusa XB -CK y la mono nucleamos, y la cuadramos con el coseno de PI, obtendremos la fórmula de la madre perfecta... " ¡Qué chispa se veía Mamá cuando intento arreglar el desperfecto en la podadora causado por papa! Con mucho cariño dedico este libro a Laura Elizabeth Hernandez, amiga entrañable y mi actriz en su infancia. Aquí con sus hijos Carolina Altamirano y su hijo Niggel Altamirano

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre anciana La madre nunca deja de ser madre. Aunque pasen los años, aunque no conciba más hijos, en su corazón y en su actitud hacia la vida sigue siendo madre anciana a medida que pasa el tiempo se va convirtiendo de nuevo en niña, y pareciera que en vez de madre es nuestra hija. -pero en esa ternura que nos retorna a la infancia, reside un amor más puro toda vía que es el alma que se requiere para entrar al reino de las cosas sublimes. Cuidemos a la madre anciana con lo que tiene de sabia, de niña y de mujer eterna. Procuremos dar a la madre anciana los cuidados que ellas nos brindó cuando éramos pobres niños indefensos. Porque la madre nunca deja de ser madre, aun cuando sus fuerzas físicas le falten, quedan las fuerzas de su amor sin límites para ayudarnos en el camino de la vida. (Carmen Alardín)

Con muchísimo afecto a Susana Alexander, recordando a su gran Madre Brígida Alexander

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... "no quiero que 'vayas' a ninguna parte, quiero que "sepas" llegar a alguna parte... " (Mi madre después de explicarle mi futuro profesional)

Cuando digo cine, Mamá dice recamara, cuando digo teléfono, mi Mamá dice tarea, cuando digo viaje, Mamá dice materia reprobada... ¡Caray! ¿Es que nunca podremos ponernos de acuerdo?

¿Qué hace el oftalmólogo…? ¡Curar ojos...! ¿Qué hace Mamá? Darle trabajo al oftalmólogo cuando vamos de paseo a la playa.

¿Qué significa informe…? Palabras en hojas blancas escritas por mí con triplicado, para ver si Mamá acepta las razones del por qué llegue a las 4:00 a.m., me regresa un recibo que dice: "vuelva en dos meses a recoger los resultados"

“No dijiste que ibas a traerla hijito ¡mira qué bonita! ¡Hubiera hecho mi peor pastel, la más horrible malteada y el más espantoso recibimiento en honor a mi futura nuera!"

Con mucho aprecio dedico este libro a Juana Cervantes Rosales, madre de mi querida amiga Alejandra Godinez Cervantes

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... ¡Siiii, hija, Siiiii! (Mamá, después de contarle como sal ve aquel gatito)

No he podido quitar los ojos de mi madre al verla junto a mi suegra que vestía el mismo estilo, modelo y color de ropa y calzado y peinado, que a ella tanto trabajo le había costado combinar.

Ella se fue una tarde para nunca más volver, en el cielo el sol brillaba, pero vi llover, y fue en ese instante que pude comprender... ¡De ahí en adelante no la volvería a ver! A alguien que me enseño a ser siempre fiel a un ideal, a quien nunca dije te amo... Mamá.

Te defino como vida, porque te agradezco que me permitiste llegar a este mundo. Por ti llegue. En tus manos estaba decidir hace 15 años abortar o no, me diste la vida y por ello te defino así... ¡Vida! Con gran aprecio dedico este libro a Millerlandy León, madre de mi gran amigo Alejandro León. Gran talento de Colombia

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Es como una ráfaga de viento tu presencia madre, estas tan cerca de mí y tu cariño nos aleja tanto. Piensas que soy drogadicto, alcohólico y mujeriego solo porque mis amigos visten como les gusta hacerlo. ¡No soy ellos! Pero soy tu hijo; ya no me castigues con tu silencio, Mamá,' porque cuando ha y silencio, sigue el mutismo.

Querida huésped de mi corazón, le escribo unas letras para informarle que es usted la inquilina más cumplida al entregar los cheques de cariño en el banco de mi sentimiento. ¡Gracias! Sus intereses han crecido demasiado. Puede Ud. Pasar a recogerlos cuando guste. Atentamente: su hijo.

Una vez, tomándome la nariz, mi madre me decía: “vas a luchar fuerte, veras que así no te friegan, tu serás quien sin querer los friegue" tenía 8 años.

Mi madre me decía a los 20 años: "veras que con el tiempo, seremos más amigos que ahora".

Con afecto dedico este libro a Marí. Madre de mi buen amigo Sergio Samperio.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La diferencia está entre agradecerte tu regalo de cumpleaños y perdonarte que llegaste tarde. Un beso por el regalo y 10 días de castigo sin salir con tu novia por llegar a las 5:00 a. M. ¿de acuerdo? (A Mundo Santamaría) No me impones reglas, no me exiges estudios, no te importa si trabajo si tengo hambre, sueño o ganas de no estar solo porque tú, por un error que yo no cometí, me has dejado de amar, ¡quiéreme Mamá! Te invito a que nos mezamos en esta hamaca, miremos los recuerdos impresos en las fotos, mi remos a Mamá, cuando su viejo cuerpo con un joven corazón, emprendió con valentía la lucha por vivir en un país con costumbres extrañas y gente con un idioma diferente, ajeno, pero lo logro. ¡Felicidades Mamá! Has muerto, Mamá, pero te siento a mi lado a cada instante. Te quiero te necesito. ¿Para qué lo digo? Basten los hechos para demostrarte lo que por ti siento. Simplemente deseo cumplir todo lo que anhelabas que yo fuera Mamá.

Con mucho cariño a María Dolores Zavala Alderete, en la foto de suéter negro y blusa morada, madre de mi gran amigo Jonathan Parra Zavala con sudadera negra en rayas blancas. En a fotografía Dioneth, Jhonathan, Vanessa, Griss, Lola, lluvia, Ulises, Oskar, Belia y Verónica

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre bondadosa La bondad no es solamente una virtud. Es un valor al que todo ser humano debe aspirar. Quien llega a ser bondadoso es que ha madurado y se ha encontrado a sí mismo. La madre, es antes que nada, una criatura bondadosa, porque ha encontrado en sus hijos un motivo esencial para vivir. La bondad no es solo practicar el bien, sino ayudar a que los demás lo descubran en sí mismos y puedan elegirlo a lo largo de sus vidas. Toda madre es bondadosa porque enseña al hijo a descubrir el bien, a detectarlo en las cosas, en las personas y en los sentimientos y a fincar sobre el bien un destino placentero. Por algo los poetas llaman a la madre... Flor de bondad: "Que el sol de mayo, sobre tu frente brille augurando felicidad. Y que mil años de dicha ostente, le pido al cielo, madre, ferviente, Porque eres siempre... ¡Flor de bondad! Ignacio López es el autor de estos versos sencillos y emotivos. (Carmen Alardín)

Con todo mi cariño y aprecio, dedico este libro a Zoraida Cabranes, madre de uno de los chicos más talentosos que he tenido la fortuna de conocer, Jorge Castillo.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Mamá, que dulce, esa palabra, que maravillosamente sencilla me suena hoy esa palabra. Mario Santamaría ¡Emperatriz de casa! ¡Reina de ollas, platos, cucharas y polvo! Hoy te coronamos favorita de tus hijos, amada de papa, esclava de tu realidad. ¡Oye papa! Estaba mirando los anillos y collares que compraste a mama dime... Por favor dime... ¿Qué derecho tienen las joyas a sobrevivir más que mi ser más querido, mas amado? (A Dunia Wasserstrom con cariño) Eso pensé ¡te lo juro que eso pensé de mi cuando me vi en la encrucijada de decirle la verdad...! ¡O engañarme yo solo, engañándola a ella! Mi madre es un mensaje de paz, de angustia, de soledad, de alegría, de deseos de darme lo mejor de ella, aunque yo le falle, aunque yo triunfe. Mi madre es mi mejor mensaje de dios sobre lo que la vida me ofrece.

Dedico este libro con mucho cariño a María Guadalupe Sepúlveda Moreno, madre de mi querida amiga Dunia Berenice Zepeda Sepúlveda. Su madre y su padre, José Zepeda Pedrizco, leyeron el libro Nunca Jamás, sobre las memorias de Dunia Wasserstrom, prisionera 10.308, del Campo de Exterminio de Auschwitz. Algo movió al padre esta lectura que decidió darle el nombre de Dunia a mi amiga. El destino me regaló dos Dunias, ambas preciosas personas. Ambas poliglotas. Si te interesa conocer la vida de Dunia Wasserstrom aquí está su libro http://www.auschwitznj.unlugar.com/el-libro-de-dunia--nunca-jamas-.html

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Quisiera preguntarte madre, como podríamos complementarnos, como conocernos sin necesidad de estar distanciados. ¡Qué sabia es mi madre cuando me dice que cuide mis amigos! Es tan fácil creer que tienes muchos amigos, pero pocos los que de verdad te estiman, por lo que vales y eres. Por eso mi mama es la mejor de mis amigas. Lucha por ti hijo, mucho, muchísimo. Para mí eres guapo, guapísimo, te quiero, cuando vuelva, quiero verte arriba: ¡nunca hacia abajo! Están listas tus maletas Mamá. Te iras 5 años lejos de mí, y no obtuve más que un beso en toda nuestra vida Juntos. Te vas y me dejas un vacío muy grande en el corazón, porque nunca quisiste conocerme, te negaste a compartir mis gustos y me dejas con el pensamiento de que soy un ladrón. Te vas al lado de mi hermana que te espera con su esposo al que si conoces. No te niegas a compartir sus gustos y él es el verdadero ladrón de esta comedia... Adiós Mamá.

Con mucho afecto y cariño dedico este libro a Dancy Zapata Carvajal, madre de mi querido amigo colombiano Johan Steven Gonzalez Zapata

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre comprensiva Lo mejor que un ser humano puede ofrecerle a otro comprensión. Comprender es algo as que entender; ya que el entendimiento tiene lugar a través de la inteligencia, pero en la comprensión interviene el corazón, además de la mente. A menudo se dice que una madre es la más capacitada para comprendernos, porque no solo entiende a sus hijos sino que también "los comprende", los ama, porque la comprensión implica un entendimiento múltiple. Nuestra madre se pone en lugar nuestro, porque nos mira como aquello que fue su propia juventud, o su lejana niñez. Numerosos poetas han celebrado la comprensión de la madre, entre otros citamos este cuarteto de David Mariscal Torres: "¡madrecita del alma! Solo tú me comprendes; Solo tú has entendido mi gran ansia de amor Y adivino en la sombra que las manos me tiendes Esperando el retorno con vibrante dolor…” (Carmen Alardín)

Con mucho cariño dedico este libro a Luz Elsy Osman. Madre de Jonathan Ceballos. Gran talento colombiano y del cual me precio de ser su amigo. A la izquierda Oscar Ceballos Gómez, padre de Jonathan.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Si sueñas un camino lleno de riqueza, poder y gloria... ¡Despierta! Estas en el umbral de Mamá frente a la escuela, el cuarto sucio y la cerveza tirada. ¿Por qué mi madre en lugar de comprar un letrero que diga "cuidado con el perro", compro uno que dice "cuidado, adolecente al volante", y otro que dice "el perro muerde", el hijo atropella, ¡cuidado!", hummm? Mi Mamá decía: "aguas si tu hijo llora, no le alcanzo la quincena", mi papa decía: "aguas si no alcanza la quincena, porque Mamá nos deja sin tenis ni corbata nueva" Aun no puedo comprender ese afán de las madres por ponernos gorras y bufandas, además de insistir en llevar a sus hijitos a la escuela el primer día de preparatoria. Cuantas veces te aconseja tu madreen los peligros del camino de la vida y cuantas veces por no seguir los consejos de tu madre te equivocas al elegir los caminos de tu vida. De tal madre, tal hijo; cuando mi mama me cuenta sus travesuras juveniles, me veo reflejado en ellas, como si fuera yo mismo quien me contara lo que ya hice' Nunca olvidare la lección que me dio mi Mamá cuando me cacho fumando por primera vez, me dijo que estaba bien, que podía hacerlo, de cualquier manera, ella no sería culpable de que mi novia me dejara por el mal aliento de mi boca. Juro que no volví a fumar hasta los 20 años. Que falsa es la realidad cuando le decimos a Mamá que venimos de hacer un trabajo escolar, cuando ella sabe que fuimos al parque escolar con la intención de entregar un muy brillante reporte de diez en "patología" y "anatomía" Hola Mamá, te llame porque necesito un favor enorme... Este... Me prestas el carro el fin de semana y... Y te prometo... Te prometo... Que ahora... ¡Que ahora si conocerás a Lucy! ¡He, que te parece…! ¿Cómo? ¿Que si conozco el infierno…? ¿Por qué?

Con mucho aprecio y respeto dedico este libro a Dora Benavides, madre de mi grana migo colombiano Julian Acosta

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre que sufre La madre sufre en silencio, no quiere perturbar con sus tristezas la vida tranquila del hijo. Por eso procura sonreír y olvidar sus dolores, para calmar las primeras lagrimas del hijo, que muchas veces son lagrimas cuyo motivo el hijo ignora. La madre sufre en otras ocasiones, porque comparte nuestros sufrimientos, todo lo de sus hijos le afecta hasta lo más profundo de su ser: esto nos recuerda a aquel poeta que escribió: ¿Tú tienes una pena y me la ocultas: ¿no sabes que la madre más sencilla sabe leer en el alma de sus hijos como tú en la cartilla?" Para que nuestras madres sufran meno~ procuremos aprender a ser más felices, ya que el más pequeño de nuestros sufrimientos puede significar para ellas un mundo inconmensurable de dolor. (Carmen Alardín)

Con mucho cariño dedico este libro a Natividad Santiago Sain, madre de mi entrañable amigo David García Santiago. A la derecha Angelina García Santiago

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Como hieren tus palabras madre. De los 9, uno fue drogadicto y lo salvaste. Dos alcohólicos y los salvaste... Pero ya estas grande, y cansada y te has olvidado de mí. Me acusas de ladrón, de ser el peor de tus hijos, a los otros los escuchas, ¿por qué a mí no? ¿Qué tienen los otros que yo no madre? Que fuera de serie es mi madre, tan del/cada y fragante cuando de ternura hacia mí se trata, y tan fuerte como un roble en la adversidad. Cuando miro tus ojos y me sonríes, cuando pones tu cuerpo junto al mío o cuando guardas silencio; cuando estando agotada de las tareas cotidianas me preguntas ¿Cómo ha sido el día hijo? Eres sencillamente todo lo que quiero. Que grande será mi niño cuando hombre sea, ¿Un médico? ¡Un arquitecto! ¡Un actor! ¡Un hombre! Llegará de la escuela sucia de los pleitos de niños, triste porque su novia lo ha dejado, feliz porque ya se ha recibido. Pero aun no naces, aun en mi vientre te protejo; tejo mis ideas y sueños de futuro incierto confiando y confiando te un destino. Si supiera Mamá que tuve que vender mi libro favorito, vender cajas y bolear zapatos para comprar su regalo de 10 de mayo... Tal vez no lo hubiera regalado a su vez a su Mamá Es increíble tan gran candor que refleja mi madre cuando arregla las flores de mi jardín de petalos fragantes, cuando mira mis juegos de niño, cuando le divierten mis simplezas. Prestame unas tijeras cualesquiera, con tal de que corten. Debo separar de nosotros el hilo que une el amor de hijo, con el deseo de ser hombre, al que aun crees un niño. Mi madre decía: "los hombres no son malos hijos, no, se guían desde niños de los ejemplos que los adultos les damos" "Mirate bien en un espejo, mira te hijo, piensa: cuanto peor sea tu conducta, mas habrás de arrepentirte" Mi madre me decía que cuando un hombre tiene ganas de salir adelante es porque el construye su destino, y contra el destino nadie puede.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre rica Como vivimos en un mundo mal repartido, claro que hay madres ricas y madres pobres, pero la madre rica no solo lo es porque a veces tenga dinero, sino por la riqueza de tener hijos. Esa prolongación asombrosa de la vida que se manifiesta cuando dan hoja los árboles o las madres tienen hijos, es la mayor riqueza que podamos acumular sobre la tierra. La madre, tenga propiedades o no, siempre es rica, porque la enriquece ante todo el hecho de dar amor continuamente a los hijos. Y nosotros podemos enriquecernos a la vez con ese amor de la madre, desinteresado y eterno. (Carmen Alardín)

Con mucho cariño dedico este libro a Beatriz Irasema Viveros Castillo, madre de mi gran actor Mario Alonso Salinas Viveros.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... De mí para ti de todos nosotros Madre: te amo tanto porque no te conozco, y sin conocerte ya te amo Abre tus brazos madre, para estrecharme fuerte. Tengo la sensación de que ellos me guían hacia mi destino. ¿Cómo me encontraste madre? ¿Cómo me sacaste de la tormenta? Tu sola me quitaste la tristeza; tengo un lugar que es mío, dentro de tu corazón. No estás aquí, ya no, no siento tus caricias, ni tu voz me arrulla y tu ausencia me mata. Te recuerdo y sin embargo tu rostro se me borra porque era muy niño cuando me abandonaste al portal de esta iglesia. ¿Acaso dios debe cargar con el compromiso por ti adquirido hace 16 años? Es tan grande mi madre cuando que logra hacer reír al más serio.

de

hacer

sentir

bien

a

alguien

se

trata

Hijo mío, hija mía, les amo, pero no comprendo por qué tienen que irse tan pronto. Apenas ayer aprendían a caminar, comían de mi mano, apenas ayer aprendían a caminar, comían de mi mano, apenas y hablaban' hoy quieren volar a su destino, lo entiendo y los amo, pero que soledad tan grande significa educarles para volar lejos. (A Gabriel Zurita) ¿Eres valiente madre? ¿Eres cobarde? ¡Cómo puedes reír! ¡Cómo puedes tomarlo tan a ligera! ¿Cómo te atreves a no cuidarte sabiendo que de ello depende tu vida? Acaso no comprendes que te quiero viva, en mi compañía, que te necesito más tiempo del que sabes vivirás. El enemigo no está muerto, aún vive y continúa esta, su guerra fría. Usa sus armas muy diversas y concretas, furiosas. .. Y en ocasiones cariñosas: ¡Come! ¡Bañate! ¡Cuida te…! ¡Amame hijo, amame! Todos los días y a todas horas debe de ser día de las madres... Según mi Mamá cuando la va los trastos.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre milagrosa No solo los santos obran milagrosamente. Las madres hacen diariamente milagros, cuando temprano en la mañana se levantan, antes de haber descansado por completo, cuando con el gasto diario hacen milagros para que el dinero alcance hasta el fin de mes, o cuando se pasan las noches enteras sentadas junto a la cama del hijo, y muchas veces son sus cuidados y no las recetas de los médicos las que alivian al niño. La madre vive al borde del milagro, porque vivir al borde del milagro, es vivir intensamente, dando todas las fuerzas para que los hijos florezcan y cumplan su destino. Por algo Joaquín Guell escribió una vez en este cuarteto: "fue cauta, fue discreta, fue pura y fue sencilla, Ponía sobre las cosas una leve emoción Y entre sus manos frágiles la terrenal arcilla Se tornaba en milagro, armonía y unción." (Carmen Alardín)

Con mucho aprecio dedico este libro a Alma Flores Hernández, madre de Claudia María Salgado Flores. Gran amiga mía. A la izquierda esta Analy Adriana Salgado Flores, hermana de Claudia.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Mira, logramos que Mamá reviviera dándole ese bebe de gato para que la acompañe mientras conseguimos internarla en el asilo... ¡Qué lindo sonríe…! ¿Ves? ¡Apenas puedo creer mi suerte! ¡No lo creo todavía! Causaste mi mejor fórmula para enfrentar mi vida. Me quitaste el miedo, me pediste valor me exigiste y no me defraudaste... ¿Qué más suerte de tenerte a si, Mamá? A mi lado ¡Bueno, mi 10 de mayo se convierte en algo familiar, no intimo con Mamá! Y celebrar a mi madre, el ser que me dio la vida, junto a hermosos hermanos, esposas e hijos, es algo sencillamente maravilloso. Mi Mamá tenía mucho miedo a los perros, éramos pobres, consiguió un trabajo en donde, en la oficina, tenían un perro. Mi Mamá dijo al jefe: "por favor, el perro o yo", su jefe dijo riendo, el perro y usted. Ella pensó: "El perro o la comida…” Gano la comida. Cuanto nos amas Mamá, al enfrentarte a tus miedos por darnos de comer. (A Dunia Wasserstrom con cariño, recordando a Ana, Samuel y Zosia) Cuando llegaste de tu largo viaje, los tuyos se llenaron de alegría y lo primero que hiciste fue ponerte a llorar de alegría. Cuando te vayas con rumbo a tu muerte, muchos lloraran mientras tú, seria, como último ardid de desprecio, pálida partirás. El 10 de mayo es para mí una fecha señalada como día de Mamá, sin embargo yo lo considero como el único día del año en que Mamá trabaja el doble atendiendo a sus hijos que la visitan ¿Sabías Mamá, que en Dinamarca ya se les paga un sueldo a las mujeres que son amas de casa y Mamás? (Verídico)

Dedico con mucho cariño y aprecio a libro a mi Tía Postiza Yolanda Oliver Sánchez. Aquí con sus hijos Christian Raúl Olvera Oliver, Diana Nayeli Olvera Oliver Y María Fernanda Olvera Oliver © Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre sola Cuando una da con sinceridad y autenticidad el afecto como lo dan las madres, a menudo se expone a quedarse sola, porque la madre da sin interés y sin esperanza de una recompensa. Por eso en el fondo de tantos regalos y felicitaciones la madre suele encontrarse sola, sola como el día en que empezó a sentir esos dolores que la habrían de conducir al feliz alumbramiento. Sola como ese primer día en que dejo a su primer hijo en el jardín de niños, y ella regreso nuevamente a la casa en donde faltaban las risas infantiles. La madre está sola porque la madre es única, ninguna madre es igual a otra como ningún diamante esta tallado de la misma manera. (Carmen Alardín)

Con mucho cariño dedico este libro a María Eugenia Villicaña, al centro. Madre de mi gran amigo Raúl Corona Villicaña, a la izquierda de la foto

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ...

Mamá: "espero de ti, hijo, muchas acciones buenas" Hijo: "espero de ti, Mamá, mucha paciencia por mis acciones malas" "Goool hijo iGooool!" (Mamá mirando un partido de baseball conmigo) Mañana es el cumpleaños de Mamá y no tengo dinero... ¿Crees que le guste mi colección de ranas que reuní el verano pasado? (Mundo, 10 años) Mi madre es un roble viejo, hermoso, grande y sabio, y además con la inmensa suerte de que sus pajarillos tardan, lo menos, 16 años en dejar su nido Si me dejas, hoy quiero besar tu mejilla de madre ilusionada y permíteme regalarme dos horas de tu experiencia para aprovecharlas en una vida llena de obstáculos que sal va re contigo y tu esencia Mamá. Después de ver como es mi vecino con sus padres, comprendo ahora que fueron muy necesarias las nalgadas de mi madre antes de ser yo adolecente Ahora que te encuentras en ese valle tan alejado de mí, no puedo dejar de pensar en todo el tiempo desperdiciado en mis inútiles intentos de ser querido fuera de casa, y me doy cuenta que en casa tenía más amor del que nadie podía ofrecerme, Mamá.

Dedico con mucho cariño y aprecio a libro a mi Tía Postiza Adriana Oliver Sánchez, aquí con su hijo Luis Ángel Oliver

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre triste La madre a veces entristece sin motivo. En algunas ocasiones porque siente que ha de abandonar al hijo a un mundo cada vez más difícil, o porque no sabe qué ocurrirá con su familia cuando ella cruce el umbral de una nueva vida, o simplemente entristece porque los años pasan irremediablemente y cada vez se siente menos capacitada para luchar por sus hijos como luchaba cuando era joven. El caso es que la madre triste es una realidad, aunque la maternidad proporcione más alegrías que depresiones a lo largo de la existencia. Por eso debemos animar a nuestra madre, darle confianza de que sabremos luchar por el bien como ella nos enseñó. Ya verás que una sonrisa imperceptible cruzara enseguida por su rostro cansado. (Carmen Alardín)

Con mucho cariño para Patty González, primera de izquierda a derecha, madre de mi amiga Grissel Rocha, con blusa roja, Gabriela Rocha, Raziel Rocha, Herzel Rocha y abajo Luz María González

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Cuando al termino del día de la madre, miro a mi cansada madre lavar los trastos, pienso cuan injusto e hipócrita resulta festejar un día en el que solo le demostramos amor a mama cuando la necesitamos, pero cuando ella requiere de nuestra ayuda, le damos el pretexto de que, el trabajo, o los niños nos agobian y agotan el tiempo.

Esta semana cumple 25 años, ¿que se hicieron? ¿Qué fue de tanta felicidad? ¿Qué fue de tanta ilusión de tenerte a mi lado madre, cuando niño tenía en tus brazos un dulce consuelo y protección? ¿Qué fue de ellos, a donde se fueron esos 25 años Mamá?

El tiempo entre nosotros no fue ese concreto concepto de tiempo; estando juntos madre, nos sentimos infinitos. Mario Santamaría

Me duelen tus lágrimas, me duelen, me destruyen tus palabras, me destruyen. Tu falta de amor madre, me lleva a un abismo de mutismo y soledad.

Simplemente porque no te entiendo, intento no juzgarte. Pero que difícil es lograr que no me juzgues porque simplemente no me entiendes.

"...Estamos hablando de que tal vez, y solo digo, tal vez, te permita ir a esa "reunión de amigos", pero primero tu cuarto arreglado, el auto lavado y encerado, una hora de estudio y tal vez, solo tal vez, iras... " (Mamá, al cuarto para las 8 P.M. del sábado)

Dentro del ciclo familiar, el hijo tímido se vuelve lo contrario, la hija recatada se moderniza en el vestir, pero Mamá, ella solo cambia en una cosa, en la de amarnos un poquito mascada día.

A pesar de ser un núcleo de personalidades y personas diferentes, mi madre lo ha habido complementar de tal forma, que dentro de casa, somos todos uno solo.

Al mirar la fogata, pienso que así debe ser el amor de mi Mamá por mí, es hermoso, su brillo te da calor y protección.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre amiga Ser madre es una tarea que puede durar eternamente, porque una madre no solamente nos cuida, nos advierte el peligro, nos aconseja sobre el mejor camino y nos brinda amor y ternura a cada momento, sino en algunas ocasiones es una compañera, una amiga a la que podemos confiar nuestros secretos con la absoluta certeza de que nunca habrá de traicionarnos. Se puede ser madre y amiga aunque a veces resulte doblemente difícil, sobre todo cuando a la madre de la hija solamente les separan unos catorce o quince años, ni siquiera el tiempo de una generación, caso que se repite con mucha frecuencia debido a la abundancia de matrimonios jóvenes. Pero nunca debemos olvidar que antes que la amiga esta la madre, a la que indiscutiblemente debemos respeto y admiración. (Carmen Alardín)

Con mucho afecto a mi actriz Karen Rocha y a su mama Hortencia Rocha Gutiérrez (Derecha), su tía Orquídea Rocha Gutiérrez

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


Esperas tanto de mí, Mamá, tanto; que me logre como ser humano, que me logre como estudiante, en lo que tú no pudiste ser porque no tuviste esas posibilidades que ahora me ofrece, cuanto miedo tengo de fallarte mama, cuanto

¿Y ahora que sigue Mamá? Contigo he tenido cobijo, apoyo y me muestras un rastro a seguir, a buscar un futuro donde haga falta, entonces dime mama ahora... ¿Qué sigue?

Voy buscando una ruta hacia tu anciano corazón madre, de más de 62 años. Muéstrame el camino.

¿Por qué no percibimos la importancia de tenerte aun presente y no captarla cuando ya es demasiado tarde?

Que frio tan intenso se siente, aun en prima vera, cuando una palabra de desprecio te dirige tu propia madre por algo injusto, que no hiciste.

Piruli, manzanero, baladas que te recuerdan esos momentos de amor, cuando papa te conquistaba con ellas, cuando pensaba en el incierto futuro, pero esas baladas te daban esperanza, creías, pero... La convicción tiene sus consecuencias... ¡Yo!


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre humilde A veces decimos: "Es una madre humilde" queriendo significar una madre sencilla, pobremente vestida tal vez, resignada a pasar desapercibida por el mundo entero, menos por sus hijos, o a veces incluso ante sus propios hijos, cuando estos tienen el desatino de avergonzarse de su madre ... Pero una madre nunca es humilde, puesto que ha tenido el valor de multiplicarse en sus hijos, y a la vez una madre siempre será humilde, porque ella nunca se dispone a hacer ostentación ante nadie del amor que dan tan ampliamente y sin límites. Una madre puede ser humilde en el sentido virtuoso de la palabra, o sea tomando la humildad como virtud cristiana y no como adjetivo menospreciante. (Carmen Alardín)

Dedicado con mucho aprecio a Alicia Reyna Cordero, madre de mi gran amigo Claudio Sánchez Reyna

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Que difícil para mí, Mamá; como poder seguirte viendo sin poder contener las lágrimas porque sé que pronto, por tu descuido, yo te veré... Morir. ¡Ah, las madres mexicanas! Todas ellas conforman un ramillete digno de exponerse en cualquier feria mundial de flores. Yo tengo la suerte de tener dos madres, la que me pario, y la que, como en forma de patria, me recibió Decimos que te queremos y te destruimos madre, proclamamos reglas y las violamos madre, ¿cuánto falta para verte morir madre... Naturaleza? ¡Un beso de mi madre! No puedo decir que haría o cuanto daría a cambio de un beso de mi madre. Anoche soñé con un desierto cuyo centro estaba adornado por un árbol seco y frente a él, una mujer desnuda, muerta, que estaba acompañada de una serpiente acurrucada en su cara y lloraba. Que obscura y gélida sensación de impotencia sentí por ver morir de tan inútil manera a manos del hombre a mi madre naturaleza.

Dedico con mucho cariño este libro a mi amiga de las épocas de la escuela, Alicia Elena Alba Reyes. Aquí con sus hijos César Alan y Héctor Gibran Valderrama Alba

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre sacrificada La capacidad de sacrificio de una madre no tiene límites por amor perdona a su hijo todas las faltas, y es capaz de amarlo más allá del umbral de la vida terrestre. Si un hijo agravia a su madre, esta no toma en cuenta los agravios, sino el daño que pueda sufrir su hijo. Esto nos hace recordar un viejo poema, en donde una soberbia mujer le pide a su galán el corazón de su madre como prueba de su amor, y el insensato joven mata a su madre mientras duerme para llevarle a su amada el corazón: "Ciego de insana pasión Se acerca trémulo al lecho y arranca del noble pecho de su madre el corazón. Y ya en el umbral sombrío de su amada cruel, cayo: Y aquel corazón grito: ¿Te has hecho daño, hijo mío?... (Carmen Alardín)

Con mucho cariño dedico este libro a Leonor Rodríguez Rodríguez, madre de mi gran amigo Juan Manuel Garcia Rodriguez, a la derecha de la fotografía en camisa azul, a la izquierda su hermano Concepción García Rodriguez, su papa Juan Manuel García Coronodo.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Se renuevan las cosas de la casa, se renueva la comunicación familiar y se toleran las reglas... Que se rompen, cuando Mamá quiere que cuelgue porque hablo contigo desde hace dos horas... ¿no te parece que exagera?

"Deberían darnos un diploma a nosotras, abnegadas madres, que en lugar de descansar en su día, nos la pasamos a tendiendo a una sola bola de gorrones con sus respectivas nueras". ¡No he tenido amiga sincera y cómplice más confiable que Mamá!

Cuando el amor es grande no hacen falta las palabras, porque aun en el silencio más completo, el amor de mi madre lo dice todo la y madre. El universo era pequeño comparado con lo que tú y yo éramos... Mario Santamaría

Tanta lucha por tenerte tranquila, por hacer lo mejor para ti, para que nunca tuvieras un problema conmigo. Todo ello para que sir vio, para que, si solo conseguí tu desprecio, madre. Por ser tu hijo predilecto. Pero resulte culpable.

¡Heroica gesta! Así puedo yo definir la lucha de mi madre por sacar a sus hijos adelante Alguien tiene que escucharte madre, alguien. No será sordo el mundo, el comprenderá cuan necesaria resulta tu voz, tu presencia, para saber que por ti madre, el, ella, nosotros vivimos.

Que bien me sabe el ayer Mamá, me permite emborracharme para recordar tu rostro, u voz, tu silencio, Mamá, tu silencio. ¡Anda, sal de tu tumba! ¡Ven a compartir con tu hijo una copa de soledad! Cuan parecida a una rosa eres, madre, fragante, hermosa y con espinas para defender sus capullos de quien quiera dañarlos.

Toda la tarde me quede esperándola inútilmente, pasivamente. Tiene que venir esta noche, ¡ella, amigo, tiene que hacerlo!, tengo que comprender que ella lo hace por bien nuestro pero... ¡Tanto tiempo sin ella! ¡Y tan poco que le miro! De 9:00 a.m. A 10:00 p.m. Que sale de la oficina. Dime por qué… Por qué el tiempo me quita a mi madre, por qué.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... La madre salvadora El que sabe escuchar un consejo maternal, se salva a tiempo de cualquier peligro. Porque la madre tiene la experiencia no solo de los años que ha vivido, sino también del conocimiento que le proporciona el hecho de amar a sus hijos, ya que conocemos infinitamente a todo lo que amamos. La madre entre muchas otras virtudes, tiene la de poder salvarnos no solo de los peligros, sino también de nuestras propias pasiones, pues a menudo el enemigo está dentro de nosotros mismos. Por algo el poeta la invoca en medio de los momentos difíciles... "lenitivo del tormento; por innato sentimiento, el que en peligro se ve, pone en el cielo su fe Y en su madre el pensamiento". (Carmen Alardín)

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Ramiro garza, vida ejemplar en la radio.

Don ramiro ha dirigido innumerables emisoras de radio y ha colaborado como programador y consultor en cadenas radiofónicas como Televisa Radio, Organización Radio Centro, Multimedios Estrellas de Oro, FM Globo, Núcleo Radio Mil y actualmente Radiorama. Una de las personalidades de la industria radiofónica hispana que sigue vigentes es Don Ramiro Garza. Con una enorme trayectoria que comenzó en su natal monterrey, Don Ramiro evoca sus comienzos: “mi primer acercamiento con el medio fue indirecto porque publiqué un libro de poemas en 1949, mismo que cayó en manos de un vendedor de la XE, la primera estación en toda Latinoamérica, fundada por don Constantino de Tárnava, y allí surgió la idea de leer mis poemas en un programa”, pronto Don Ramiro fue invitado a tener su propio espacio. “Después de casarme en 1952 viajamos a la Ciudad de México en busca de mejores horizontes, empecé a tocar puertas y un buen día comencé a programar y producir, además de incursionar como locutor en Radio 620, se convirtió en director fundador de Radio Variedades XEJP, La Reina, reina de la popularidad en México: me aceptaron una propuesta para crear una estación de música en español, inglés, instrumental y hasta sinfónica”. También hizo su aportación a la radio hispana en los estados unidos: “durante una estancia en los ángeles, creamos el concepto de La Mexicana, una estación de música en español que tuvo un impacto tremendo al abrir la difusión de la música mexicana en esta ciudad”. Pese al vertiginoso crecimiento en la industria radial del país, el tema de la creatividad ha sido, de acuerdo con don ramiro, uno de los principales obstáculos para la evolución de contenidos: “con el desarrollo comercial y publicitario vino la carencia de creatividad para sostener tantas emisoras, por lo que comenzaron a imitarse unas a otras y se apagó el espíritu creativo. Este experto en producción, conferencista y conocedor de la música y cine se inclina por rescatar el buen uso del lenguaje en radio. De acuerdo con él no se trata de “ponerse elegantes o difíciles, sino de buscar el impacto emotivo a través de un lenguaje agradable, amable, pero nunca vulgar u ofensivo”. Figura preponderante en la historia reciente de la radiodifusión mexicana, ramiro garza, recibió un merecido reconocimiento a su trabajo en la segunda convención latina de radio y entretenimiento, con la que según sus propias palabras, “los organizadores mejoran poco a poco la situación, y crean conciencia tanto en empresarios como en gerentes, locutores, operadores, de que se debe dar a la gente un servicio efectivo de entretenimiento sano”.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ... Carmen Alardín

Es una poetisa mexicana. Nació en Tampico, Tamaulipas en 1933 y ha residido en monterrey, nuevo león, por largas temporadas. Es licenciada en letras alemanas por la universidad nacional autónoma de México (UNAM) y tiene una maestría en letras mexicanas. Hizo una especialización en el Goethe Institut de Munich, Alemania. El amor, la vida y el deseo son los temas recurrentes en su obra de escritora. A los dieciséis años (1951) publicó su primer libro; el canto frágil y en 1953 confirma su talento en la obra pórtico labriego. En 1984 recibió el premio Xavier Villaurrutia de poesía, por su libro la violencia del otoño y en 1991 la UNAM dio a conocer una selección de su obra poética en un disco de la colección voz viva de México. Su obra ha sido incluida en siete antologías de poesía mexicana e internacional. Entre sus publicaciones destacan también celda de viento (1957), después del sueño (1960), todo se deja así (1964), no se pueden detener los elefantes (1971), canto para un amor sin fe (1976), entreacto (1982), la violencia del otoño (1984), caracol del río (2000) y miradas paralelas (2004). De entre los reconocimientos que ha recibido mencionamos la medalla al mérito cívico (1989), otorgada por el estado de nuevo león “por su labor a favor de la literatura; el premio a las artes 1999, de la universidad autónoma de nuevo león, en la rama de letras y en 2004 el consejo para la cultura y las artes de nuevo león instituyó el premio literario Carmen Alardín, con el apoyo y unión de los estados del noreste de México. Madre de los actores Jaime Garza y Ana Silvia Garza, abuela de la actriz y cantante ex-timbiriche Mariana Garza.

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS


PALABRAS PARA MAMÁ...

© Martín Rivas Ortega, TODOS LOS DERECHOS UNIVERSALES RESERVADOS

Palabras para Mamá  

Poesia y pensamientos de Martín Rivas Ortega y Carmen Alarín