Issuu on Google+

                       

                                 

 


Erase  una  vez  un  mono  que  se  llamaba  Lolo.  Un   día  se  levantó  y  fue  a  buscar  a  su  amiga  la   mariquita  Pepita  para  jugar  con  ella.        

                               

 


La  buscó  durante  el  otoño,  debajo  de  las  hojas   secas,  luchando  contra  el  viento.                  

                       

 


Pero  el  otoño  terminó  y  el  mono  Lolo  no   encontró  a  su  amiga  la  mariquita  Pepita.              

                       

 


Llegó  el  invierno,  y  el  mono  Lolo  seguía   buscando  a  su  amiga  la  mariquita.          

 

                               

 


La  buscaba  a  pesar  del  frío,  de  la  lluvia  y  de  la   nieve,  pero  la  mariquita  Pepita  no  aparecía  por   ningún  lado.        

                   

     

 


Llegó  la  primavera  y  siguió  buscándola,  por  los   jardines  entre  las  flores,  por  todos  los  parques.          

                                   

 


Pero  la  mariquita  Pepita  seguía  desaparecida,  y   el  mono  Lolo  estaba  cada  vez  más  triste.        

   

                           

 


Al  final  llegó  el  verano,  y  la  mariquita  Pepita   salió  de  su  agujerito  para  disfrutar  del  buen   tiempo.  Cuando  el  mono  Lolo  y  para  su  casa   triste  porque  no  había  encontrado  a  su  amiga   mariquita  Pepita  para  jugar  con  ella,  la  vio  en  la   puerta  de  su  casa  esperándolo.    

       

                     

 


Al  verse  los  dos  se  pusieron  muy  contentos  y  se   fueron  a  jugar.   Y  colorín  colorado,  este  cuento  se  ha  acabado.          

       

 


La mariquita perdida