Page 1

3. Discurso 2010 Aum Sri SaiRam REALICEN QUE USTEDES Y YO SOMOS UNO 18 de Mayo de 2010 Bhagavan Sri Sathya Sai Baba Sai Kulwant Hall – Prasanthi Nilayam DIOS ES EL ETERNO TESTIGO Todo EL mundo le tiene miedo a Yama, el dios de la muerte, que va por cada rincón del mundo y le quita el principio vital a aquellos cuya permanencia en la tierra ha llegado a su fin. La Castidad Provee a las Mujeres de Inmenso Poder Cuando Yama le quitó la vida de Satyavan, el esposo de Savitri, ésta quedó muy afligida y le oró para que le devolviera la vida. Ella dijo, “O regresas la vida a mi esposo o tomas mi vida también. No puedo vivir sin mi esposo; somos uno”. Cuando Yama quiso irse después de quitarle la vida a su esposo, Savitri le bloqueó el camino y no le permitió moverse. Yama no tuvo otra elección que escuchar su plegaria. Él le preguntó, “¡Madre! ¿Qué es lo que deseas?” “Devuélveme a mi esposo porque no me es posible vivir sin él,” dijo Savitri. Finalmente, Yama tuvo que ceder a su ruego y revivió a Satyavan. Yama no sólo le devolvió la vida a Satyavan, sino que les entregó muchos dones a ambos, Savitri y Satyavan, feliz como estaba él ante la castidad y determinación de Savitri. Fue debido al poder de su castidad que ella pudo traer a su esposo de vuelta a la vida. Chandramati fue otra gran mujer de la sagrada tierra de Bharat que dio un brillante ejemplo de castidad al mundo. Cuando ella, junto con su esposo Harishchandra y su hijo estaba cruzando por una selva, de repente ésta quedó envuelta en un tremendo fuego que amenazaba sus vidas. Entonces, Chandramati oró, “Si yo soy verdaderamente una mujer casta y he estado adhiriéndome al dharma toda mi vida, que se extinga este fuego”. Y he aquí que el fuego se extinguió en un instante y la selva entera quedó apaciguada y serena. ¡Tan grande es el poder de austeridad y castidad de una mujer casta! Pero siempre era humilde y expresaba su gratitud a Dios diciendo, “Es por la gracia de Dios que he sido capaz de sostener el dharma de una mujer casta”. Ella siempre seguía a su esposo y no soportaba estar separado de él ni por un momento. Esa es la marca de una mujer casta. Ambos esposos deben vivir juntos en armonía durante toda su vida. (Aquí Bhagavan narró la historia del Rey Harishchandra y de su casta esposa Chandramati quienes, a pesar de pasar por indecibles sufrimientos, sostuvieron las virtudes de la verdad y la rectitud y dieron brillante ejemplo de una vida virtuosa.)


Esta tierra de Bharat ha dado nacimiento a muchas nobles mujeres como Damayanti, quien redujo a un maligno cazador a cenizas con el poder de su castidad y Sita que demostró su castidad al salir ilesa del fuego ardiente. (Poema en telugo) La Vida Encuentra su Plenitud cuando Esposo y Esposa Viven en Unidad Cuando Sita fue sometida a la prueba del fuego, el dios del fuego mismo se manifestó saliendo de él y le dijo a Rama, “Sita es una mujer de gran castidad”. Hubo muchas mujeres de castidad en la sagrada tierra de Bharat como Sita, Chandramati, Damayanti y Savitri. La gente le tenía miedo a Yama, el dios de la muerte, pero Yama le tenía miedo a las mujeres de castidad. Lo mismo que Savritri quien pudo traer a su esposo muerto de vuelta a la vida por el poder de su castidad, Sita también pudo salir del fuego ardiente ilesa por el poder de su castidad. Todos estos ejemplos de mujeres castas de Bharat dan el ideal de que para una mujer su esposo es Dios. Estos ideales dados por tales castas mujeres hizo de la India una maestra para el mundo y la convirtió en líder de todas las naciones. Salvo en Bharat, ¿en qué país del mundo encuentran ejemplos de mujeres que traigan a sus esposos muertos de vuelta a la vida? Aun si buscan por el mundo entero, no pueden encontrar tales mujeres castas. Tal es la santidad de esta tierra de Bharat. Es por esto que Dios ama encarnar en Bharat. Lo mismo que las mujeres deben observar el dharma de la mujer casta (patrivrata dharma), los hombres también deben adherirse al dharma de un esposo ideal (sativrata dharma). Una mujer debe ser una mujer casta o pativrata, así también su esposo debe ser un esposo ideal o sativrata. La esposa nunca debe ir en contra de la orden de su esposo; similarmente, el esposo debe conducirse de acuerdo con los deseos de su esposa y debe cuidarla con gran amor. Desafortunadamente, son pocos los hombres hoy en día que observan el sativrata dharma aunque una gran cantidad de mujeres sí se adhieren al pativrata dharma. Dios es complacido con aquellas mujeres que observan el pativrata dharma. Cuando hay unidad entre el esposo y la esposa, pueden lograr cualquier cosa y encontrar plenitud en la vida. Draupadi tenía cinco esposos y ella los consideraba como sus cinco alientos vitales. Las mujeres de hoy deben observar la castidad como Sita, Savitri, Draupadi y Damayanti. Sólo en la sagrada tierra de Bharat es donde encuentran tan gran número de mujeres que son pativratas y en ninguna otra parte. Pero la gente deja esta sagrada tierra y va a otros países y desperdicia su vida. Dicen, mi cuerpo, mi pañuelo, y así sucesivamente. Pero, ¿quién es ese ‘mi’? Es el Ser o Yo. Yo significa el Atma. Sin realizar el Atma, todas las prácticas espirituales como los sacrificios y las ofrendas no sirven de nada. Dicen, esto es mío y aquello es tuyo. ¿De qué sirve hacer alguna práctica espiritual a menos que abandonen los sentimientos de ‘lo mío’ y ‘lo tuyo’? Líbrense de los sentimientos estrechos de lo mío y lo tuyo y realicen que ustedes y Yo somos uno. Traduccion Arlette Meyer Revision Verónica Fazzari

18-mayo-2010-REALICEN QUE USTEDES Y YO SOMOS UNO  

discurso 2010

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you