Page 1

El Adjetivo El adjetivo es la palabra que acompaña al sustantivo y concierta con él en género y número. La función del adjetivo es caracterizar al sustantivo o limitar su significado. El adjetivo se coloca normalmente detrás del sustantivo, pero pueden colocarse antes de éste para reforzar su valor. Algunos adjetivos cambian su significado al estar delante del sustantivo, y otros se apocopan. Por ejemplo: Una pobre mujer (mujer infeliz o insignificante)

una mujer pobre (mujer sin dinero)

Concordancia del adjetivo en género El adjetivo concuerda con el sustantivo en género. Si el sustantivo es femenino, modificamos el adjetivo de la siguiente manera: 

Si el adjetivo termina en “-o” formamos el femenino cambiando la “o” por “a”. Por ejemplo:

caro

cara

alto

alta

delgado

delgada

Si el adjetivo termina en “e” o en “a", en el femenino no cambia. Por ejemplo: grande

grande

inteligente

inteligente

rosa (color)

rosa

Si el adjetivo termina en “-án, -ón, -or”, formamos el femenino añadiendo “a” (Este grupo de adjetivos es bastante reducido). Por ejemplo: haragán

haragana

fanfarrón

fanfarrona

abusador

abusadora


Aunque los comparativos también terminan en “-or”

no cambian. Por

ejemplo: mayor, menor, anterior, posterior, etc. 

Si el adjetivo termina en “-ete”, “-ote” la “e” cambia por “a” (Este grupo de adjetivos es bastante reducido). Por ejemplo: grandote

grandota

regordete regordeta 

El resto de los adjetivos terminado en consonante no cambian. Por ejemplo: fácil fácil difícil

difícil

feliz feliz 

Recuerda que los adjetivos que indican el origen: país, ciudad, provincia, etc.; si terminan en consonante, se forma el femenino añadiendo “a”. Por ejemplo: francés

francesa

alemán

alemana

Formación del plural de adjetivos El adjetivo concuerda con el sustantivo también en número. Formamos el plural del adjetivo de la siguiente manera: 

Si el adjetivo termina en vocal no acentuada, se añade “s”. Por ejemplo: Grande

grandes

Feo

feos

Si termina en consonante o en vocal acentuada, se añade “es”. Por ejemplo: fácil

fáciles

israelí

israelíes

Si termina en “-z” se cambia por “-ces”. Por ejemplo: feliz felices


El comparativo Con el comparativo señalamos la cualidad de personas, acciones o cosas comparándolas con otras. El comparativo puede ser de igualdad, superioridad o inferioridad. 

De igualdad:

tan + adjetivo + como

Tu coche es tan lento como el mío. 

De superioridad:

más + adjetivo + que

El avión es más rápido que el coche. 

De inferioridad:

menos + adjetivo + que

Ella es menos inteligente que él. Existen también algunas formas irregulares: más bueno

mejor

más malo

peor

más pequeño (de edad)

menor

más grande (de edad)

mayor

El superlativo El superlativo nos expresa la cualidad en su máxima intensidad. Existen dos tipos de superlativos: el relativo y el absoluto. El superlativo absoluto En el superlativo absoluto se expresa la cualidad sin relación con otros objetos, acciones o personas. Se forma de la siguiente manera:


el la los

más/menos + adjetivo

las lo Por ejemplo: Ella es la más bella. El superlativo relativo En el superlativo absoluto se expresa la cualidad en relación con otros objetos, acciones o personas. Se forma añadiendo los sufijos: Ísimo, bilísimo (para adjetivos terminados en “-ble”) Por ejemplo, si el adjetivo termina en vocal: grande

grandísimo

barato

baratísimo

caro

carísimo

Si el adjetivo termina en consonante: fácil difícil

facilísimo dificilísimo

Presta atención en las siguientes excepciones: poco

poquísimo

rico

riquísimo

largo

larguísimo

Existen adjetivos que tienen dos formas, una de carácter coloquial y otra de carácter culto:


coloquial

culto

pobre

pobrísimo

paupérrimo

bueno

buenísimo

bonísimo

fuerte

fuertísimo

fortísimo

Recuerda que si el adjetivo termina en “-ble” se añade el sufijo “–bilísimo”. Por ejemplo:

amable

amabilísimo

noble

nobilísimo

El superlativo absoluto se forma también añadiendo los adverbios muy bien sumamente, etc.

se forma añadiendo los prefijos: superextraarchi-

Existen algunas formas superlativas irregulares. Por ejemplo: muy bueno

óptimo

muy pequeño

mínimo

muy malo

pésimo

muy grande

máximo

Clasificación de los Adjetivos Los adjetivos se clasifican en calificativos y determinativos. Los adjetivos calificativos son los que expresan una cualidad del sustantivo (inteligente, verde, traidores,


etc.) y los adjetivos determinativos son aquéllos que delimitan la extensión en que se toma el sustantivo estableciendo una relación con las personas gramaticales (sus amigos), la posición (esos amigos) o la cantidad (tres amigos).. Importante: Recuerde que las personas gramaticales son yo (primera singular), tú / usted (segunda singular), él / ella (tercera singular), nosotros(as) (primera plural), vosotros(as) / ustedes (segunda plural) y ellos(as) (tercera plural). Adjetivos calificativos Los adjetivos calificativos pueden funcionar como atributos o predicativos. Los atributos van unidos directamente al sustantivo (instintos maternales o maternales instintos). Los predicativos van unidos al sustantivo mediante un verbo copulativo (Ellas son muy maternales). Importante: El término copulativo se refiere a la capacidad de los verbos ser y estar (verbos copulativos por excelencia) para unir el sujeto y el predicativo. Más adelante estudiaremos que hay otros verbos copulativos. Adjetivos determinativos Hay siete clases de adjetivos determinativos: 1.

Demostrativos: Expresan proximidad o lejanía (en el tiempo, en el espacio o

en el orden en que se habla) con respecto a las personas gramaticales. 

este, esta, estos, estas

ese, esa, esos, esas

aquel, aquella, aquellos, aquellas

Importante: Recuerde que, para que los demostrativos sean adjetivos, éstos tienen que modificar un sustantivo. Además, recuerde que los adjetivos demostrativos no se acentúan ortográficamente.


2. Posesivos: Señalan una relación de pertenencia o de posesión con respecto a las personas gramaticales. 

mi(s) – mío, mía, míos, mías

tu(s) – tuyo, tuya, tuyos, tuyas

su(s) – suyo, suya, suyos, suyas

nuestro, nuestra, nuestros, nuestras

vuestro, vuestra, vuestros, vuestras

Importante: Recuerde que los posesivos concuerdan en género y número con el objeto o persona poseída, no con el género y el número del poseedor. Además, recuerde que las formas apocopadas (mi, mis, tu, tus, su, sus) siempre preceden el sustantivo (tus decisiones – las decisiones tuyas). 3. Indefinidos: Dan una idea de cantidad imprecisa. algún, alguno, algunas, algunos, algunas ningún, ninguno, ningunos, ningunas otro, cierto, poco, mucho, todo, bastante, demasiado, cualquier (y sus formas femeninas singulares, masculinas plurales y femeninas plurales) más, menos Importante: 

Recuerde que el plural de cualquier es cualesquiera (un libro cualquiera, unos libros cualesquiera).

Las frases con el indefinido todo se construyen con el sustantivo precedido de un artículo (todos los días, todo el mundo).

4. Numerales: Dan la idea de cantidad exacta. Se sub clasifican en: a) Cardinales – uno (un), dos, tres… y también ambos(as) b) Ordinales – primero (primer), segundo, tercero (tercer), etc. c) Múltiplos – doble, triple, cuádruple, etc.


d) Partitivos – medio, tercera parte, cuarta parte, etc. e) Distruibutivos – cada, sendos(as) Importante: El adjetivo sendo(s) significa ‘uno o una para cada cual de dos o más personas o cosas’ (Ellas tienen sendos sombreros – cada una de ellas tiene el suyo). 5. Interrogativos: Se usan en preguntas para determinar un sustantivo. qué (¿Qué materias te gustan más?) cuánto, cuánta, cuántos, cuántas (¿Cuántas clases tienes ahora?) cuál, cuáles (¿Por cuál candidato vas a votar?) 6. Exclamativos: Dan la idea de ponderación o admiración. qué (¡Qué estación de radio buena!) cuánto, cuánta, cuántos, cuántas (¡Cuánta miseria hay aquí!) 7. Relativos: Establecen una relación con otra palabra que sirve de antecedente. cuyo, cuya, cuyos, cuyas (Éstos son los chicos cuyos primos yo conozco.) cuanto, cuanta, cuantos, cuantas (Trae cuantas botellas de vino puedas.) Los pronombres María practica varios deportes.

Ella es una gran deportista.

En las dos oraciones anteriores nos referimos a la misma persona (María). En la primera decimos su nombre; mientras que en la segunda utilizamos un pronombre: ella. Pronombres son las palabras que señalan o representan a personas u objetos, o remiten a hechos ya conocidos por el hablante y el oyente. Podríamos decir que son palabras que sustituyen a los nombres.


Clasificación de los Pronombres Por su significado y función, los pronombres se clasifican en: Personales Son los pronombres que más específicamente se refieren a las personas gramaticales. En esta categoría se incluyen los pronombres de sujeto, los de complemento directo, los de complemento indirecto, los reflexivos y los de complemento de preposición. Pronombres de sujeto 

1a per. sing. - yo

2a per. sing. - tú / vos / usted (= Ud.)

3a per. sing. - él / ella

1a per. plur. - nosotros(as)

2a per. plur. - vosotros(as) / ustedes (= Uds.)

3a per. plur. - ellos(as)

Importante: En muchas regiones americanas, se usa el pronombre vos para la segunda persona singular. En lugares como Argentina, vos ha sustituido completamente el pronombre tú; en otros, vos y tú (al igual que usted) concurren. El fenómeno del uso de vos se conoce como voseo. Pronombres de complemento directo 

1a per. sing. - me

2a per. sing. - te / lo / la (los últimos dos se refieren a usted)

3a per. sing. - lo / la

1a per. plur. - nos

2a per. plur. - os / los / las (los últimos dos se refieren a ustedes)

3a per. plur. - los / las


Importante: Recuerde que el complemento (u objeto) directo es la parte de la oración que completa la significación del verbo y “recibe” la acción de éste. Por ejemplo, en la oración Ya trajimos las cosas que nos pediste, la frase las cosas que nos pediste es la parte que completa el significado del verbo traer. A eso se debe que podamos decir Ya las trajimos (con un pronombre de complemento directo). Por otro lado, en la oración Llamo a Pepe cuando necesito ayuda, la frase a Pepe es la que completa el significado del verbo llamar. La podemos sustituir por el pronombre lo y decir Lo llamo cuando necesito ayuda. Este tema se estudiará en detalle más adelante. Pronombres de complemento indirecto 

1a per. sing. - me

2a per. sing. - te / le (el último se refiere a usted)

3a per. sing. - le

1a per. plur. - nos

2a per. plur. - os / les (el último se refiere a ustedes)

3a per. plur. - les

Importante: Recuerde que el complemento (u objeto) indirecto es la parte de la oración que expresa la persona, animal o cosa en que se cumple o termina la acción del verbo ya ejercida sobre el complemento directo. En otras palabras, el complemento indirecto completa el verbo a través del complemento directo (indirectamente). Por ejemplo, en la oración El padre dio una bofetada al niño, la frase al niño completa la acción dar una bofetada. La oración con pronombre de complemento indirecto sería El padre le dio una bofetada. Este tema también se discutirá más adelante. Cuando usamos un pronombre de complemento indirecto y uno de complemento directo en la misma oración, el de complemento indirecto va primero: Me los envió por correo (me = a mí, los = los paquetes). Además, recuerde que los pronombres le y les cambian a se ante los pronombres lo, la, los y las: Minerva les lo pagó → Minerva se lo pagó (les → se = a ellos, lo = el préstamo).


Pronombres reflexivos 

1a per. sing. - me

2a per. sing. - te / se (el último se refiere a usted)

3a per. sing. - se

1a per. plur. - nos

2a per. plur. - os / se (el último se refiere a ustedes)

3a per. plur. - se

Importante: Recuerde que los pronombres reflexivos acompañan a los verbos reflexivos (verbos cuya acción recae sobre el mismo sujeto que la ejecuta). Por ejemplo, en la oración Tina se viste temprano, el pronombre reflexivo se indica que la acción de vestirse recae sobre Tina, la misma entidad que la ejecuta. Además, recuerde que los verbos reflexivos son los que terminan en -se en el infinitivo, como bañarse, afeitarse, irse, etc. Pronombres de complemento de preposición  1a per. sing. - mí 

2a per. sing. - ti / usted / sí (sí se refiere a usted)

3a per. sing. - él / ella / ello / sí

1a per. plur. - nosotros(as)

2a per. plur. - vosotros(as) / ustedes / sí (sí se refiere a ustedes)

3a per. plur. - ellos(as) / sí

Importante: Estos pronombres acompañan a las preposiciones (para mí, con nosotros, en sí, etc.). Hay algunos casos que ameritan especial atención. Primero, la preposición con presenta las formas especiales conmigo, contigo y consigo (por razones evolutivas del latín al español). Segundo, las preposiciones entre, excepto y según no toman estos pronombres como complementos, sino los pronombres de sujeto: entre él y yo, excepto Ana y tú, según tú, etc. Semánticamente hablando, el pronombre sí es reflexivo. Por ejemplo, en las oraciones Ella se compró un sombrero para sí (misma) y Estuvieron en coma por un tiempo, pero ya volvieron en sí, el pronombre sí indica que la acción recae sobre el sujeto.


El pronombre ello es neutro y se usa para referirse a situaciones y cosas abstractas (igual que esto, eso y aquello): Queremos ir de viaje; para ello, tenemos que ahorrar dinero. Los pronombres personales pueden desempeñar las mismas funciones del sustantivo: Núcleo del sujeto

Nosotros tenemos que discutir esto.

Complemento de otro sustantivo

El tío de él es intérprete.

Complemento de un adjetivo

Estamos preocupados por ti.

Complemento del verbo

a) complemento directo No la quiere. b) complemento indirecto Le regalaron flores. c) complemento circunstancial Se fue con ellos. d) complemento agente El pastel fue decorado por ellas.

Vocativo

¡Tú, sal de ahí inmediatamente!

Posesivos Los pronombres posesivos son las formas mío(a), tuyo(a), suyo(a), etc. Las formas apocopadas mi, tu, su, etc. siempre tienen función adjetiva. Los pronombres posesivos pueden aparecer con artículo (El nuestro es rojo y negro. Ésta es la tuya) o sin artículo (Esto es mío. Las que están allí son suyas). Demostrativos Son éste, ése y aquél (con sus formas femeninas y plurales), más los neutros esto, eso y aquello: Eso no me gusta. No vayas con aquéllas. Indefinidos


Muchos de los adjetivos indefinidos pueden funcionar como pronombres indefinidos: Ninguno vino. Eran otros. Muchos ni pudieron terminar. Los demás están aquí. Hay otras formas indefinidas que sólo funcionan como pronombres: alguien, nadie, algo, nada y uno/a/os/as: Uno no confía en nadie. No vimos nada. Numerales Son las mismas formas de los adjetivos numerales, excepto los partitivos (medio, tercero, cuarto, etc.) y los distributivos (cada y sendos): Los tres salieron corriendo. Ambas sacaron malas notas. El segundo se desplomó. Interrogativos Son las formas qué, quién, cuál y cuánto con sus femeninos y plurales. Tienen función pronominal cuando preguntan por un sustantivo que no se menciona o no se conoce: ¿Cuánto vale? Dime qué pasó. No sabemos quiénes irán. Exclamativos Son los mismos interrogativos, pero con sentido exclamativo: ¡Quién se lo iba a imaginar! ¡Cuántos vinieron! ¡Cuánto te diviertes! Relativos Son los pronombres que, cual(es), cuanto(a/os/as) y quien(es): El día que vinimos llovió mucho. Ésta es la chica de la cual te hablé. Se comió cuantos pudo. Lisa, quien no ha terminado, pidió tiempo adicional. (Cuyo/a/os/as sólo funciona como adjetivo relativo.) Importante: Recuerde que los relativos se refieren a una entidad ya mencionada o sobreentendida que sirve de antecedente. Por ejemplo, en los ejemplos anteriores, los antecedentes de que, la cual y quien son día, la chica y Lisa, respectivamente. El


antecedente de cuantos no está presente en la oración, pero se debe sobreentender en el discurso (es una entidad masculina plural). Quien se usa, a menudo, sin antecedente: Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Cuanto equivale a todo lo que: Se comió cuantos (= todos lo que) pudo. Verbo El verbo es una palabra, con estructura bimembre, que indica acción (comer, jugar, correr, saltar, pensar, dibujar), estado de ánimo (reír, llorar, parecer, suspirar, soñar) o acontecimientos de la naturaleza (nevar, llover, temblar) Ejemplos de: a) Acción

Ella come muy rápido Pedro juega con la pelota El perro corrió hasta que alcanzó a su amo

b) Estado de ánimo

Mi mamá ríe nerviosamente Él llora sin parar Mi hermana parece triste

Hoy nevará toda la tarde c) Fenómeno natural Anoche llovió fuertísimo Temblará pronto En la oración, el verbo funciona como el núcleo del predicado. En la terminación verbal podemos identificar el tiempo en que se realiza la acción, el modo en que se realiza, la persona que realiza y el número. Las palabras que complementan el sentido de los verbos se llaman complementos. Estos pueden ser: complemento directo, complemento indirecto y complemento circunstancial. El complemento en general es todo conjunto de palabras que completa el significado de un sustantivo o de un verbo, limitándolos convenientemente. El complemento directo denota el objeto en que directamente recae la acción del verbo. El complemento indirecto denota el objeto en que recae indirectamente la acción del verbo e indica la persona o cosa que recibe el daño o provecho. El complemento


circunstancial expresa las circunstancias en que recae la acción del verbo y puede ser de modo, lugar, tiempo, etc. Los verbos pueden ser transitivos e intransitivos. Son transitivos cuando la acción del verbo recae sobre otra cosa. Con los intransitivos sucede lo contrario, recayendo la acción directamente. Los verbos pueden tener variaciones que son denominadas accidentes del verbo. Esas variaciones pueden ser de diferentes maneras. Pueden variar en número y persona; o sea, un verbo puede estar en primera segunda o en tercera persona. Pero estos también pueden estar en singular o en plural. También pueden variar en tiempo y en concordancia. Por el tiempo el verbo puede estar en presente, pasado y futuro. Y atendiendo al modo puede variar en tres formas diferentes: modo indicativo, modo subjuntivo, modo imperativo, a las que se agrega el infinitivo (en algunos casos también llamado modo infinitivo, aunque no lo es propiamente). El modo indicativo enuncia un hecho cierto, positivo o negativo. El modo subjuntivo expresa duda, deseo o condición. El modo imperativo expresa mandato; o sea, una orden que debe cumplir una segunda persona. También los verbos pueden variar de una forma diferente que no está definida ni por el tiempo, ni por el número, ni por el modo, ni por la persona. Son las formas infinitivas del verbo. Estas formas pueden ser infinivo, gerundio y participio. En un verbo estará en infinitivo cuando termina en ar, er o ir. Estará en gerundio cuando termina en ando o iendo, y estará en participio cuando termina en ado, ido, so, to y cho. Conjugación de los verbos En castellano, entonces, tenemos que todos los verbos en infinitivo (sin conjugar) terminan en “Ar”, “Er” o “Ir”. De acuerdo a esto se clasifican en diferentes conjugaciones. Existen tres conjugaciones para los verbos: 

1ª Conjugación: verbos terminados en AR (saltar, caminar, amar, arrastrar, etc.)

2ª Conjugación: verbos terminados en ER (correr, comer, temer, suceder, querer, etc.)


3ª Conjugación: verbos terminados en IR (vivir, morir, sacudir ir, existir, etc.) Existen 3 Modos: Modo Indicativo, Modo Subjuntivo, Modo Imperativo, Más las

formas Infinitivas. Modo Indicativo: expresa la realidad tal como es. Se conjuga en diferentes Tiempos: Presente, Pretérito, Futuro y Condicional (tiempos simples); Pretérito Perfecto Compuesto, Pretérito Pluscuamperfecto, Pretérito Anterior, Futuro Perfecto, Condicional Perfecto (tiempos compuestos).

Presente

Yo amo, tú amas, él ama, etc. Yo como, tú comes, él come, etc. Yo vivo, tú vives, él vive. etc.

Pretérito Imperfecto

Yo amaba, tú amabas, él amaba, etc. Yo comía, tú comías. Él comía, etc. Yo vivía, tú vivías, él vivía, etc.

Pretérito Perfecto Simple

Yo amé, tú amaste, él amó, etc. Yo comí, tú comiste, él comió, etc. Yo viví, tú viviste, él vivió, etc.

Futuro

Yo amaré, tú amarás, él amará, etc Yo comeré, tú comerás, él comerá, etc. Yo viviré, tú vivirás, él vivirá, etc.

Condicional

Yo amaría, tú amarías, él amaría, etc. Yo comería, tú comerías, él comería, etc. Yo viviría, tú vivirías, él viviría, etc.

Pretérito Perfecto Compuesto

Yo he amado, tú has amado, él ha amado, etc. Yo he comido, tú has comido, él ha comido, etc. Yo he vivido, tú has vivido, él ha vivido, etc.

Pretérito Pluscuamperfecto

Yo había amado, tú habías amado, él había amado, etc. Yo había comido, tú habías comido, él había comido, etc.


Yo había vivido, tú habías vivido, él había vvido, etc.

Pretérito Anterior

Yo hube amado, tú hubiste amado, él hubo amado, etc Yo hube comido, tú hubiste comido, él hubo comido, etc. Yo hube vivido, tú hubiste vivido, él hubo vivido, etc.

Futuro Perfecto

Yo habré amado, tú habrás amado, él habrá amado, etc. Yo habré comido, tú habrás comido, él habrá coido, etc. Yo habré vivido, tú habrás vivido, él habrá vivido, etc.

Yo habría amado, tú habrías amado, él habría amado, etc. Condicional Perfecto Yo habría comiod, tú habrías comido, él habría comido, etc. Yo habría vivido, tú habrías vivido, él habría vivido, etc. Modo Subjuntivo: Expresa acciones que se consideran posibles, deseables o dudosas. No hace referencia exacta al tiempo real. Se conjuga en los siguientes Tiempos: Presente, Pretérito Imperfecto, Futuro (tiempos simples), Pretérito Perfecto, Pretérito Pluscuamperfecto, Futuro Perfecto (tiempos compuestos).

Presente

(que) Yo ame, tú ames, él ame, nosotros amemos, etc. (que) Yo coma, tú comas, él coma, nosotros comamos, etc. (que) Yo viva, tú vivas, él viva, etc.

Pretérito Imperfecto

(que) Yo amara o amase, tú amaras o amases, él amara o amase, etc. (que) Yo comiera o comiese, tú comieras o comieses, él comiera o comiese, etc. (que) Yo viviera o viviese, tú vivieras o vivieses, él viviera o viviese, etc.

Futuro

(que) Yo amare, tú amares, él amare, nosotros amáremos, etc. (que) Yo comiere, tú comieres, él comiere, etc. (que) Yo viviere, tú vivieres, él viviere, etc.

Pretérito

(que) Yo haya amado, tú hayas amado, él haya amado, etc.


Perfecto

(que) Yo haya comido, tú hayas comido, él haya comido, etc (que) Yo haya vivido, tú hayas vivido, él haya vivido, etc.

Pretérito Pluscuamperfecto

(que) Yo hubiera amado, tú hubieras amado, él hubiera amado, etc. (que) Yo hubiera comido, tú hubieras comido, él hubiera comido, etc. (que) Yo hubiera vivido, tú hubieras vivido, él hubiera vivido, etc.

Futuro Perfecto

(que) Yo hubiere abandonado, tú hubieres abandonado, etc. (que) Yo hubiere comido, tú hubieres comido, etc. (que) Yo hubiere vivido, tú hubieres vivido, etc.

Modo Imperativo: expresa una orden, un mandato o un ruego. Se conguja sólo en Tiempo Presente

Presente

Ama tú, ame él, amad vosotros, etc. Come tú, coma él, comed vosotros, etc. Vive tú, viva él, etc.

Infinitivo: corresponde a las formas no personales del verbo. Son: Infinitivo, Gerundio, Participio.

Infinitivo

Amar, cantar, bailar, saltar, etc. Comer, correr, temer, etc. Vivir, sentir, gemir, etc.

Gerundio

Amando, cantando, bailando, saltando, etc. Comiendo, corriendo, temiendo, etc. Viviendo, sintiendo, gimiendo, etc.

Participio

Amado, cantado, bailado, etc. Comido, corrido, temido, etc. Vivido, sentido, gemido, etc.

Además, atendiendo a su conjugación, los verbos pueden clasificarse en:


Auxiliares Regulares Pasivos Irregulares Defectivos

haber, ser, estar son aquellos que mantienen su raĂ­z de irregularidad propia y de irregularidad comĂşn

El adjetivo  

Buenisimo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you