Issuu on Google+

LECTURA N° 01 LENGUAJE EGOCÉNTRICO Y SOCIALIZADOR - PIAGET El nacimiento del lenguaje tiene su origen en la función simbólica. El lenguaje y el pensamiento genera en la acción y el desarrollo del pensamiento antecede al lenguaje siendo este sólo uno de los medios del desarrollo del pensamiento simbólico. Para Piaget, el lenguaje es un factor que contribuye al desarrollo de las acciones mentales, junto con la madurez nerviosa y la interacción con el medio físico.

Lenguaje +acción en medio físico +madurez nervioso=desarrollo del pensamiento

El conocimiento es una construcción que hace la misma persona como resultado de la representación social de la información y de la actividad externa o interna. Mientras se capta la información, el cerebro empieza a organizarla en estructura a la vez que la reorganiza o reestructura y las represente. El niño está en constante búsqueda de formar significados y de encontrar las reglas, por que evidencia una construcción activa dentro de los límites del lenguaje. La adquisición se da por: -

La imitación, que permite que el niño vaya comprendiendo las nociones intuitivas de las reglas en un sistema invisible casi subliminar (al decir “estoy morido” “yo ande”)

-

Enseñanza formal del lenguaje que brinda una adquisición de la estructuración gramatical evidenciando una construcción activa dentro de límites del lenguaje.

-

Piaget afirmó que el lenguaje requiere de la “capacidad de representar significados” construidos mentalmente (ideas creadas de los objetos, persona y situaciones de su entorno socio cultural) que se dan a través de significantes cada vez más abstractos y complejos. Esta capacidad está íntimamente relacionado con el desarrollo cognitivo de los periodos sensorio motriz, operaciones concretas y operaciones formales.

-

El niño de 0 a 2 años tiene una inteligencia sensorio-motriz. Usa como herramientas las percepciones del movimiento con lo que forma esquemas de acciones. La acción del niño es práctica y está ligada a los objetos y


situaciones presentes en el aquí y ahora. Aún no tiene la posibilidad de representar mentalmente hechos y objetos ausentes. Sin embargo, es en esta etapa que se da la base para la habilidad de simbolizar o representar formándose esquemas de acción. -

La vida del bebé recién nacido se reduje a reflejos de coordinaciones y motrices. No existe una diferenciación entre el yo y el mundo exterior por ello todo lo percibido está centrado en la propia actividad; entonces la conciencia empieza con un EGOCENTRISMO inconsciente e integral, mientras que la inteligencia sensorio-motriz permite la construcción del universo objetivo (real) donde el cuerpo

-

Entre los 6 y 8 meses aparece la posibilidad de descubrir por INDICIOS lo objetos, la cual depende de la capacidad de la permanencia del objeto. No requiere de la presencia de todo el objeto. Una parte de algún efecto que produzca serán suficientes. Esta etapa del desarrollo del lenguaje, se caracteriza porque el niño tiene ya la capacidad de reconocer determinada cosa a partir de su percepción por cada uno de sus sentidos (vista, táctil, auditiva, olfativa o gustativa) El periodo de indicio se da en dos momentos nivel objeto y nivel índice.

-

Nivel objeto: Aún no son representaciones porque hay una dependencia del objeto real (el bebe sabe que la madre le da satisfacción, su voz es un indicio, pero aún requiere a ver a la madre para que se calme)

-

Nivel índice: La capacidad de representar se irá desarrollando en la medida que el niño construya mentalmente el objeto descubra en él sus cualidades y se vaya dando cuenta o “descubriéndose así mismo” como diferente a los objetos. Entonces podrá evocar una idea con solo percibir una parte de ella , a través de un índice (señal, pista). Por ejemplo, escucha un ladrido y dice gua gua sin necesidad de ver al perro.

-

El niño de 2 a 7 años está en el periodo pre operacional. Empieza a descubrir y usar su capacidad representativa que se desarrolla gradualmente, por lo que puede evocar situaciones no actuales que dependan del espacio próximo ni del presente, a través de la esquematización representativa él lo adquiere, gracias al lenguaje, la capacidad de reconstruir sus acciones usadas en forma de relatos y de participar sus acciones futuras mediante la representación verbal” Seis ensayos de Psicología Jean Piaget – 1970

-

consecuencias esenciales para el desarrollo cognitivo.


-

Intercambio posible con individuos – inicio a la socialización. El lenguaje permite un intercambio y la comunicación continua entre los individuos. Las relaciones interindividuales se inician cuando él empieza a imitar a los demás al inicio como respuesta a movimientos corporales y de gestos que otros hacen al niño en el primer año de vida. Luego esta imitación sensoriomotriz se convierte en la copia fiel de los movimientos corporales que el niño ha formado en su mente. Por lo tanto en ese periodo las relaciones interpersonales se limitan a la imitación de gestos corporales y exteriores.

-

Con la aparición de las palabras, el niño de 2 a 7 años empieza a compartir su vida interior y empieza a comunicarse a través de representaciones. Se dan tres categorías de hechos: Los hechos de subordinación y las relaciones de presión espiritual ejercida por el adulto; el niño descubre con el lenguaje que del adulto es lo que desea alcanzar “yo ideal” por lo tanto lo que dicen los adultos son prioritarios, se debe imitar o igualar. Ellos dan órdenes y consignas que son asumidas por el niño como obligatorios debido al “respeto y admiración” que siente. Los hechos de intercambio con los adultos y con los demás niños son decisivas para que el niño siga formando estructuras de acción. El lenguaje entonces ayuda a formular la acción y a relatar las acciones realizadas (reflexión) transformando las conductas materiales en pensamientos. En este periodo el “monólogo colectivo” que se da como una situación que motiva a la acción de intercambiar pensamientos, por ello observamos a grupos de niños donde cada uno hacia para sí y sin embargo creen que se escuchan y se comprenden unos a otros, por ello aún les cuesta los juegos colectivos o con reglamentos. El hecho de hablarse a sí mismo: el niño pequeño no habla tan solo a los demás sino que se habla a si mismo constantemente mediante monólogos variados que acompañan sus juegos y su acción. Este monólogo es pronunciado con el niño en voz alta y dirige la acción que se realiza.


Lenguaje egocéntrico y socializador