Page 1

HABLAMOS CON...

SOFTMATIC C O N S U L T O R E S S o c i o

C e r t i f i c a d o


Softmatic Consultores traslada todo su conocimiento y experiencia para liderar los sectores en los que está especializado: Distribución y Bodegas Manuel Prieto, gerente de Softmatic Consultores.

Con su actividad centrada en Galicia, la empresa tecnológica va sumando clientes de ambos sectores por todo el territorio nacional.

cacharros, cables, tarjetas perforadas... Me gustó y decidí encaminar mi carrera hacia la Informática. Porque no lo tenía pensado. Yo iba hacia la Ingeniería.

Desde la experiencia adquirida con su otro proyecto empresarial, Vigosoft, Manuel Prieto propuso a sus actuales socios poner en marcha Softmatic Consultores, compañía especializada en software de gestión y focalizarla en las soluciones de AHORA para ser un referente en el sur de Galicia. Gallego y re lexivo, le costó cuatro años tomar la decisión de sumarse al proyecto y al Canal como Socio Certi icado de AHORA. Pese a unos inicios de adaptación más costosos de lo esperado, actualmente está satisfecho y sabe que tomó la decisión acertada.

Estoy casado y vivo en Ourense desde hace mucho. Tengo un hijo y una hija, pero ya mayores. Mi hijo es Ingeniero de minas. Está en México trabajando en una mina de oro. Muy duro, pero era su vocación. Mi hija está en segundo de bachiller. 17 años “bien llevados” (Ríe). Las mujeres son mas avispadas, más rápidas, más maduras.

Para quien no te conozca Manuel, cuéntanos un poco tu historia. Nací en Vigo, y soy el mayor de dos hermanos. Estudié en los Salesianos. A los 16 años me fui a Madrid. Tuve la desgracia de pillar una hepatitis y, tras cuatro meses fuera de circulación, volví a Vigo. Aquello me supuso perder un año académico. Cuando pude salir a la calle, pasaba mucho tiempo con un amigo que trabajaba de operador informático. Me llamaba la atención verle entre

¿Cómo llegaste a este sector? ¿Cuál es tu formación/ experiencia? Una vez recuperado de la hepatitis, en septiembre retomé los estudios, pero ya orientados hacia la Informática. Te hablo del año 79. No existía la carrera de Informática. Había cursos de tres años, que realicé entre Vigo y Tenerife, a donde me tuve que desplazar para realizar el servicio militar. Finalicé los estudios en La Laguna, en lo que se llamaban Centros de Cálculo. Así empecé y ya son casi cuatro décadas desarrollando software. He vivido en primera persona todos los cambios legislativos: he pasado desde el ITE al IVA, el cambio al


“Respecto al producto, destacaría la diversidad funcional que ofrecen los diferentes módulos o áreas, así como la capacidad de personalización.”

de Vigosoft montar Softmatic. Quería tener la actividad y recursos bien diferenciados, ya que se creó como compañía focalizada cien por cien en AHORA.

euro, la implantación del SII y sobreviví al efecto 2000 (Ríe).

¿Cómo es tu empresa? ¿Cómo es trabajar en ella? La formamos 6 personas que estamos fijos en plantilla, más dos economistas externos con los que colaboramos muy estrechamente, tanto en asesoramiento y desarrollo de aplicativos, como en revisión, chequeo y validación. Incluso en algunas ocasiones participan directamente en implantaciones y, algún cliente de los más grandes, cuentan con ellos como expertos para prestación de servicios continuos ya una vez finalizado el proyecto. La relación es de total confianza y con ellos damos un valor añadido importante porque siempre tenemos muy presente todo lo relacionado con temas fiscales, contables, financieros, costes... Los clientes lo agradecen y lo valoran muy positivamente.

En los últimos años fui abandonando la actividad de programador. Actualmente estoy centrado en las tareas propias de gestión de la empresa y participo en algunos proyectos, bien en tareas de análisis, bien como director del proyecto. Cuando terminaste tu formación y pensabas en el futuro, ¿dónde te veías realmente? ¿Te imaginabas al frente de una empresa como Softmatic? Cuando terminé los estudios siempre me vi trabajando para otro. No tenía ganas de montar mi empresa. Tal vez por lo vivido desde la experiencia familiar, que sí eran empresarios, en la que siempre recuerdo la cantidad de horas que tenían que dedicar y el sacrificio que representaba. Empecé trabajando en una empresa de programación con un antiguo profesor. Trabajábamos para Philips que, en aquellos momentos, era una importante multinacional del sector junto a IBM. Más adelante me incorporé como Jefe de Departamento de Informática para un grupo de 4 empresas que trabajaban para Citröen. Y luego volví con mi antiguo jefe, en el año 97, para montar mi primera empresa, Vigosoft. La compartí con él hasta que murió. Permanecí al frente hasta el 2015, año en el que nace Softmatic. Vigosoft sigue activa y prestando servicios a una importante cartera de clientes ¿Cómo nació tu compañía? ¿De dónde surgió el nombre de Softmatic? Fue hace 4 años cuando propuse a mis compañeros

Softmatic, es la suma de “Soft” y una combinación rara de las iniciales de nombres de los socios y alguno de sus hijos... ¡Ni me acuerdo! (Ríe). Pero sí recuerdo que no fue fácil y, finalmente, conseguimos que nos quedase bastante sonoro. Para completar el nombre, le añadimos “consultores”.

Estamos en el centro de Ourense. Cuando únicamente existía Vigosoft ya estaba aquí. Como yo era el menor de los dos socios, en su momento no tuve inconveniente en desplazarme a Ourense. Cuando falleció mi socio ya habían pasado 27 años y yo ya había echado raíces aquí con mi mujer, hijos y demás. Aquí está todo. La sede está en un local de oficinas en una entreplanta. Actualmente se nos empieza a quedar un poco justo, pero estamos trabajando en la ampliación. Al ser pocos no hay un control horario exhaustivo. Todos sabemos nuestras responsabilidades y podemos conciliar sin problemas con las responsabilidades familiares. ¿Cómo es tu día a día, Manuel? A primera hora de la mañana revisión de correos, despachar bancos y revisar otros aspectos de la gestión diaria. Luego reunión con cada unas de las personas de la plantilla para el seguimiento de tareas y proyectos. No


obstante, a través de nuestras aplicaciones, mantenemos un buen seguimiento de la gestión de tareas, incidencias y actividad general, por lo que es todo bastante fácil. El 70% de los clientes están en Pontevedra y el resto en Ourense, excepto un 5% que están fuera de Galicia. Así que, a veces, me toca viajar y pegarme una buena kilometrada. Cuando estoy aquí, tengo como norma ir andando a la oficina. No cojo el coche y así compenso con los días de coche y viajes. Son 35 minutos desde mi casa, 4 veces al día porque intento ir a comer allí. En total dos horitas de ejercicio al día. Los fines de semana también dedico la mañana a caminar con mi esposa y es el momento para dedicar más tiempo juntos y hablar. ¿Qué es lo que te hace sentir más orgulloso de Softmatic y de tu desempeño? Establecemos un vínculo con los clientes muy cordial y nos llegamos a considerar una parte integrante de la empresa. Ojo, que a veces eso es malo porque te ven como un interno en vez de un externo que cobra por sus servicios (Ríe). No tenemos departamento comercial. Son los propios clientes los que nos recomiendan. El 90% de los nuevos clientes llegan a través de otro. ¿Cuál es el mayor desafío al que te enfrentas en tu día a día? Mantener la calidad del producto. Que las aplicaciones que desarrollamos, bien las propias o sobre AHORA, mejoren la calidad de vida de las personas que las utilizan. Todos en la empresa pensamos lo mismo. ¿Cuál ha sido para ti el momento de mayor satisfacción dentro de la empresa? ¿Y el más complicado?Cuando hicimos nuestro primer gran cliente, un astillero y conseguimos salir adelante. Actualmente es una instalación modelo, a pesar de que tuviese alguna duda al principio. Llevamos desde 2008 y mutuamente contentos. Es nuestra instalación estandarte. Son de ese tipo de clientes en los que realmente nunca terminas de trabajar, siempre hay nuevas necesidades... Ahora, por ejemplo, instalando máquinas expendedoras de EPIs,

“La transparencia que transmite Fábrica al distribuidor es total. La relación con AHORA es muy buena.” con un proyecto de conexión GPS a los trabajadores. Es una empresa con dos kilómetros de longitud y es importante mejorar los procesos para ver dónde hay ineficacias, incluso en desplazamientos. 400 personas multiplicado por un cierto tiempo, acabaría encareciendo el producto final. El momento más complicado, aún no siendo Softmatic, fue cuando ardió la oficina. Perdimos mobiliario, equipos, documentación. Afortunadamente realizábamos copias de seguridad fuera y trabajábamos con portátiles. En unos días conseguimos restaurar datos y retomar actividad, pero perdimos todo lo demás. Incluso las licencias de las herramientas que usábamos, aunque la mayoría de los proveedores nos ayudaron y generaron licencias nuevas sin cargo. El seguro no cubrió todos los costes pero, aunque lejos de las necesidades reales, ayudo un poco. ¿Qué valores diferenciales destacarías de Softmatic? Nuestro compromiso con el cliente. Una norma no escrita pero compartida con todos los compañeros, es que nunca nos iremos a casa si un cliente tiene un problema y está en nuestra mano solucionarlo. Estos nos ha hecho llegar donde estamos. ¿Dónde queréis llegar? No tenemos una meta propuesta. El día a día es el mayor objetivo. Orense está cada vez más despoblado y el futuro a largo plazo es incierto en algunos sectores. Estamos satisfechos con ser un referente en el sur de Galicia como integrantes del proyecto de AHORA, aunque vamos saliendo fuera siempre enfocados con nuestro marco de experiencia.


Desde tu experiencia Manuel, ¿a qué retos crees se enfrenta hoy en día el sector y cuáles son, en tu opinión, las perspectivas para los próximos años? El 5G y la proximidad que le va a ofrecer al Cloud. Va a abrir un gran mundo de posibilidades. Algunas ya están ahí y permitirá una gran evolución, y otras que ni nos imaginamos. Esperemos que las empresas de comunicaciones se acuerden de Galicia y traigan un servicio de calidad. Parece increíble, pero todavía tenemos clientes sin fibra, incluso sin ADSL, principalmente en el sector bodegas, en las que la cobertura para ciertas empresas es complicada. Dificulta su día a día e, incluso, condiciona las soluciones de gestión que tenemos que montar teniendo que utilizar sistemas y tecnología ya obsoletos en otros contextos. No tiene fácil solución por la diseminación, orografía... Es un tema que se tendría que apoyar con mucha más fuerza desde la Administración. Pero piensa en las promesas del AVE: 2008, 2012, 2016, 2018, 2019, 2020... ¡y será el 22! ¿Con qué fabricantes habéis trabajado? ¿Cuál ha sido la trayectoria de la empresa? En Software siempre hemos desarrollado nuestras propias aplicaciones. Con fabricantes de hardware

siempre hemos estado colaborando con algunos, por ejemplo Honeywell, para apoyar ciertos desarrollos. AHORA ha sido la primera solución software por la que apostamos que no está desarrollada por nosotros. ¿Qué factores tuvisteis en cuenta a la hora de incluir las soluciones de AHORA en vuestro portfolio? Estábamos buscando un software lo más completo posible. Disponía de una funcionalidad muy amplia y también vimos las soluciones verticales que presentaban. Suma a esto, la incansable actitud de Ignacio Herrero, recordándome cada 6 meses con una llamada, un correo o una revista, que estaban ahí, y tienes la respuesta. Al final teníamos que dar el paso y nos decidimos. Claro que no todo era perfecto, pero vimos un proyecto claro y la cercanía que mostraban. Después de tu experiencia, ¿consideras que las soluciones de AHORA pueden competir al mismo nivel que las que ofrecen los grandes fabricantes internacionales? Sí, sin duda. Como autocrítica, tenemos que conseguir mayor eficiencia a las soluciones. Nacieron pensadas para empresas relativamente grandes y hay que


optimizar el esfuerzo y ganar en productividad cuando implantamos en la PYME. Se está trabajando en ello y se ve una mejora continua en este sentido. ¿Qué destacarías del producto? ¿Y de la relación con el fabricante? Respecto al producto, la diversidad funcional que ofrecen los diferentes módulos o áreas, así como la capacidad de personalización. Por otra parte, la transparencia que transmite Fábrica al distribuidor es total. La relación es muy buena. Al principio pasamos momentos más tensos porque, como empresa de desarrollo que éramos, veníamos de nuestra propia forma de trabajar. Tuvimos que adaptarnos porque pasamos de nuestro propio producto a uno de un tercero, pero es el proceso lógico. ¿Cómo reaccionan los clientes cuando ofertáis soluciones desarrolladas en Valencia? Que la Fábrica esté en España, ¿es una ventaja competitiva frente a proveedores internacionales? No les preocupa mucho. Les preocupa que nosotros estemos convencidos. Nos ven seguros y confían en nosotros. Da igual quién o dónde se haga.

En el mercado actual cada vez cobra más fuerza la especialización, ¿hasta qué punto el cliente busca un software más horizontal más abierto o busca otras opciones, un software más verticalizado? Nuestro tipo de cliente es bastante verticalizado. Trabajamos con sector de distribución, astilleros y, sobretodo, bodegas. Este cliente busca más vertical que horizontal porque tienen procesos muy particulares. ¿Cómo resolvéis la aparente necesidad multidisciplinar? ¿Te lo encuentras en tus clientes? ¿Te apoyas en AHORA, en otros fabricantes, en otros distribuidores especializados…? Los temas de movilidad y producción son áreas que se mueven mucho y requieren mucha especialización. Para ciertos procesos en los que intervienen sistemas hardware específicos, trabajamos con un tercero, pero siempre contra AHORA. En ocasiones también colaboramos con otros Socios Certificados de AHORA, ya que la relación entre el Canal es muy fluida. AHORA FREEWARE ha pasado a llamarse AHORA. ¿Ha supuesto una ventaja eliminar palabra FREEWARE? ¿Es más fácil de explicar a los clientes? Nunca usamos la palabra freeware, así que no lo hemos


notado. Explicábamos el modelo pero no entrábamos en la palabra para evitar liar. Y si es freeware, ¿por qué hay que pagar mantenimiento? Si no hay licencias, ¿por qué hay mantenimiento para actualizar? No siempre se entendía el conjunto de licencia, servicio, y mantenimiento. Pero bien explicado el modelo, el cliente entiende las ventajas. ¿Con qué soluciones de AHORA trabajas? Con AHORA en todas las líneas, y estamos adquiriendo conocimiento y experiencia con Flexygo. Todavía no estamos al 100%, pero es un producto muy interesante, especialmente a futuro. Como desarrolladores lo vemos muy potente y estamos en contacto con Fábrica para incluir ciertas características en la herramienta que facilitarían algunos desarrollos muy específicos que tenemos que realizar para el sector de Bodegas. ¿Qué tipo de clientes son los vuestros? Por sectores, distribución, astilleros y bodegas. Por segmentos un 65% son pymes y un 35 % son gran empresa o grupo de empresa. ¿Barajáis dar el salto de un segmento a otro? Si. Interesaría bajar a un segmento menor. En Galicia hay mucha micropyme y conseguir un determinado mix de clientes y un segmento que genere pequeño ingreso recurrente es importante. ¿Cómo valoraríais que AHORA tuviera un nuevo producto dirigido a autónomos y micro pymes ? (AHORA One) Muy bien. Tenemos ganas de conocer a fondo el producto. ¿Qué necesitas para cumplir los requerimientos del cliente? ¿Qué os demanda? ¿Qué sugerencias recibís de clientes? Ya he escrito alguna carta de Reyes Magos. Necesitamos estar en continua mejora. Los nuevos clientes están contentos pero, el reto, lo tenemos en aquellos que pasan de una aplicación a otra. Cambia la funcionalidad, la forma de hacer los cosas y los clientes demandan más similitudes con su forma de trabajar de siempre. AHORA es muy potente pero, al menos para nuestros clientes de esta tipología, se debería conseguir un cierto equilibrio entre sencillez de aprendizaje y uso, con esa potencia y capacidad.

Como sabes, AHORA invierte mucho esfuerzo en la relación con sus socios, buscando ir más allá del compromiso entre fabricante y distribuidor de software. ¿Cuál es tu opinión sobre el modelo abierto y colaborativo de AHORA? La relación con Fábrica es muy buena. Se tiene que mantener así y mejorar dónde sea posible. Hace un año anunciaron que abandonaban toda venta en directo. Desde ese día, los Socios Certificados tenemos que ser el mejor vínculo de comunicación entre Fábrica y el cliente para detección de necesidades. Nosotros debemos ejercer como fuente de información y fábrica debe saber escuchar, interpretar, decidir y trabajar. ¿Qué aportan (o qué podrían aportar) los socios para mejorar el modelo? ¿Cómo podrías utilizar el canal para mejorar? El Canal es muy colaborativo. Entre nosotros trabajamos mucho. Es una de las mayores virtudes del proyecto AHORA. Tal vez no nos conozcamos lo suficiente o nuestros respectivos productos pero es por el día a día... Con todo y con ello, colaboramos abiertamente y deberíamos ser capaces de ahondar en el mutuo conocimiento. ¿Qué consejo le ofrecerías a aquellos que empiezan en el sector? Lo primero que me sale es que estudien unas oposiciones (Ríe). Y si quieren realmente estar, deben saber que requiere de un gran esfuerzo de aprendizaje en todos los ámbitos: tecnología, empresa, sectores, procesos y estar en continua formación. Esa es la parte más gratificante.

“El Canal es muy colaborativo. Entre nosotros trabajamos mucho. Es una de las mayores virtudes del proyecto AHORA.”


ยกGRACIAS! #ungrupoconfuerza

Profile for fcorreas

Hablamos con...Softmatic  

Hablamos con...Softmatic