Page 1

HABLAMOS CON...

BIVIUM S o c i o

C e r t i f i c a d o


Un inicio especialmente complicado marcó el éxito actual de BIVIUM. Hoy, con esfuerzo y determinación, la consultora tecnológica es líder en Castilla y León La compañía vallisoletana ha llegado hasta donde está gracias al tesón de su líder. José Javier Aguado atravesó un desierto de tres años hasta que pudo levantar su proyecto. Actualmente, el mimo y la dedicación a clientes y empleados, se ha traducido en proyectos en todo el territorio nacional. José Javier Aguado, con 12 años, recibió uno de los objetos de deseo de los años 80: un Spectrum, el ordenador que todos los niños querían. Su tío, sin saberlo, había despertado en José Javier una pasión por la Informática y la Tecnología que le acompañaría toda la vida. Bajo la máxima “Trata a las personas igual que te gustaría que te trataran a ti” ha conseguido, junto al equipo humano que le acompaña, ofrecer soluciones para hacer más fácil la vida de sus clientes. Calidad de producto, profesionalidad, contacto humano y ética profesional en todas sus decisiones son los valores fundamentales de BIVIUM, Socio Certificado de AHORA.

José Javier Aguado, Gerente de BIVIUM

Para quien no te conozca José Javier, cuéntanos un poco tu historia. Nací en Valladolid hace 44 años y soy el pequeño de tres hermanos. Cuando tenía 12 años, mi tío me regaló un Spectrum. Él trabajaba en Banesto y, en aquel momento, había una promoción en el banco. Si ingresabas 300.000 pesetas, durante 3 años, te regalaban un ordenador, un Spectrum. Y en aquella época era el no va más, porque no existían más ordenadores personales que el Commodore 64 y el Spectrum. A raíz de aquello me fascinó el mundo de la Informática, aprendí Basic y floreció en mí esa vena de la Informática y la Tecnología que dura hasta hoy.


¿Cómo llegaste a este sector? ¿Cuál es tu formación /experiencia? Empecé estudiando Ingeniería Industrial pero no la terminé. Me pasé a Ingeniería Informática y tampoco la terminé. Eso sí, a la vez que estudiaba, estuve realizando prácticas en algunas empresas que me dieron cierta independencia económica. ¿Cómo nació tu compañía? En el año 2003, decidí que quería tener mi propia empresa y fundé BIVIUM. Lo que ocurre es que la monté antes de tiempo ya que, realmente, yo no sabía lo que era una empresa. La mayoría de la gente lo aprende en un Máster o en estudios especializados. A mí, por ser tan bruto y no querer tener un jefe, me tocó aprenderlo a base de golpes. Siempre cuento que yo no sabía lo que era un albarán así que, cómo iba a saber de finanzas, de gestionar la parte comercial o de administrar una compañía… La verdad es que fueron tres años muy duros hasta que la empresa empezó a levantar el vuelo. Tres años en los que no llegas a fin de mes, no ingresas una nómina, ves cómo la cuenta bancaria baja, generas mucha preocupación en casa… pero creo que, por otro lado, también es bonito porque cuando el proyecto sale adelante, toda esa parte le da más valor. ¿De dónde surgió el nombre de la empresa? Me llevó bastante tiempo decidir el nombre. Lo que tenía claro es que no quería que el nombre estuviera formado por palabras, o trozos de palabras, relacionados con la Informática o la Tecnología, cosa que era habitual en las empresas que se constituían en aquella época. Buscaba algo más original. Entonces, una persona cercana, me propuso Bivium y desde el primer momento me sonó bien. Pero además, es que “bivium” es una palabra en latín que significa “cruce de caminos”. Viene de la unión de “Bi”, dos, y “Vium”, camino, vía. Es una palabra que se sigue utilizando en Italia. Es un nombre que, en un inicio, choca y no asociarías a una empresa de nuestro sector pero, por la sonoridad tan melosa que tiene, es muy fácil de recordar. Los clientes se quedan enseguida con el nombre.

¿Cómo es tu empresa? ¿Cómo es trabajar en ella? Actualmente la compañía la formamos nueve personas. Somos una pequeña empresa en la que hacemos muchas cosas, lo cual no siempre resulta fácil. BIVIUM es mi laboratorio personal, en el sentido de que pruebo distintas técnicas, aplico conceptos que leo, que aprendo. Es un trasfondo de mi propia personalidad. Mucho antes de que las empresas se unieran a la tendencia actual de apostar por las personas, yo ya aplicaba una filosofía muy antigua y que me parece clave en la vida: “Trata a las personas igual que te gustaría que te trataran a ti”. Aunque, he de confesar que aplicar esa filosofía no es fácil. La parte humana de una organización me sigue pareciendo, después de 16 años, la parte más complicada de la empresa. Es muy difícil mantener el equilibrio entre ser bueno y no ser tonto, ser justo sin ser excesivamente duro pero, tampoco, blando. Es un equilibrio muy sutil. Pero estoy muy contento porque, en estos momentos, tengo un equipo humano de mucha calidad y muy cualificado y estoy convencido de que las empresas son una extensión de sus dueños. Si tienes un equipo que no está a gusto, seguro que la dirección tiene mucho que ver en esa situación. De la misma manera que si tienes un equipo comprometido, la persona que esté al cargo habrá influido para que así sea. Al final, las personas que guían, atraen un tipo de talento, un tipo de personas. En mi caso, primero busco buenas personas y después buenos profesionales. Estoy convencido que si eres buena persona, lo segundo se puede conseguir. Todos tenemos la capacidad de aprender y llegar a ser grandes profesionales. En cuanto a la ubicación de la empresa, estamos situados en la zona comercial de Valladolid en un local muy bonito, decorado con mucho mimo. Está cuidado hasta el último detalle. La entrada está muy bien iluminada. Tenemos una zona de showroom donde hacemos demostraciones de productos, de hardware y otros dispositivos. También contamos con una sala de formación y de reuniones con sistema de videoconferencia… Una zona de expediciones, de material para salidas, una cocina y, finalmente, la zona de trabajo donde estamos todos juntos y que está separada del resto.


¿Cómo es tu día a día, José Javier? Me levanto a las 7:00h y a primera hora de la mañana la dedico a organizar temas pendientes. En ocasiones, esa primera hora o incluso dos, las dedico a cuestiones importantes que requieren mayor concentración y prefiero quedarme en casa para evitar interrupciones. En cualquier caso, a partir de las 9:00h, echo un vistazo a nuestro sistema interno de organización de tareas para ver si alguien se ha atascado y necesita ayuda. A partir de ahí, el día se compone de llamadas y más llamadas. Imagino que como la mayoría de los gerentes de tecnología. Muchas de las llamadas son comerciales y otras relacionadas con alguna incidencia que hay que solucionar o alguna mejora que hay que implementar. Por otra parte, también trabajamos mucho fuera de Valladolid, en Madrid, Salamanca, en otras provincias y, depende del día, también viajo para encontrarme con clientes. En cuanto a rutinas diarias, siempre que puedo voy a comer a casa de mis padres. Me gusta mucho compartir tiempo con ellos y, además, he de decir que la comida de mi madre no la cambio ni por el mejor restaurante de la Guía Michelin. Ese sabor casero no se encuentra en ninguna parte, por muy buena cocina que se tenga.

¿Qué es lo que te hace sentir más orgulloso de BIVIUM y de tu desempeño? Mi opinión es que en este país el malo siempre es el empresario. Yo creo que, en algún momento de su trayectoria profesional, todo el mundo debería ponerse al frente de una empresa para saber lo que se sufre. En ese sentido yo me quito el sombrero ante los empresarios de cualquier sector pero, en mayor medida y por mi experiencia, ante los empresarios tecnológicos. Este es un sector tremendamente complicado, un error estratégico, una mala decisión, puede dejarte fuera del mercado y obligarte a cesar la actividad. Además requiere mucho esfuerzo en cuanto a actualización, formación, aprendizaje y optimización constante de los recursos. Con todo esto, lo que quiero decir es que, a día de hoy, me siento muy orgulloso de poder seguir adelante con este proyecto. Pese a los errores que podamos haber cometido, seguimos dando empleo y apostando por las personas. Además de ofrecer soluciones para intentar hacer más fácil la vida de nuestros clientes. Y eso, en mi opinión, es muy bonito y muy gratificante.


¿Cuál es el mayor desafío al que te enfrentas en tu día a día? El mayor desafío, sinceramente, es que soy muy perfeccionista y la perfección es inalcanzable. Y más, si cabe, cuando somos personas y trabajamos con personas. El mayor desafío es asumir que, aunque nos gustaría que las jornadas de trabajo fueran perfectas, que las incidencias se resolvieran más rápidamente y de forma más eficiente y que los clientes siempre estuvieran contentos, la realidad es que cometemos errores porque somos humanos y hay que aceptar la realidad.

“AHORA tiene un gran equipo a nivel humano, muy profesional. Nunca queda sin respuesta un requerimiento o una incidencia.”

Y por otra parte, cada vez estamos más sometidos a las exigencias del mercado. La valoración de un cliente descontento puede hacer que la percepción del desempeño de una empresa, del valor aportado, caiga injustamente.

tratarle con mucho respeto. De nada sirve ser un gran técnico si no eres capaz de tratar con educación y cariño a un cliente. Por otro lado, a nivel interno, destacaría que somos cada vez más eficientes con tecnología que aplicamos masivamente, como bases de datos de conocimiento, tareas organizadas, bots para ayudar a los empleados a resolver dudas, incidencias…

En ese sentido, ese es mi desafío diario, por mi condición de perfeccionista, encontrar el equilibrio entre cómo me gustaría que fueran las cosas y cómo son en realidad. ¿Cuál ha sido para ti el momento de mayor satisfacción dentro de la empresa? ¿Y el más complicado? El momento más importante que recuerdo, el que me hizo más ilusión fue el día en que firmé mi primer cliente importante. Cuando, después de mucho esfuerzo, consigues una cuenta importante que sabes que te va a generar muchos ingresos. Eso ocurrió hace ya muchos años, trece si no recuerdo mal. Pero lo tengo en la memoria como un hito que me hizo sentir muy bien. Por contra, el más complicado ocurrió hace cinco años y vino de la mano de una mala decisión profesional. Empecé a trabajar con otro fabricante de software y puse en peligro la continuidad de la empresa. ¿Qué valores diferenciales destacarías de BIVIUM? Sin duda, la calidad humana de nuestro equipo. Sé que este es un aspecto que actualmente destacan muchas compañías pero, en nuestro caso, viene en el ADN de la empresa. De hecho, al principio, utilizábamos una coletilla: “La diferencia está en el servicio”. Siempre he intentado transmitir a mi equipo que al cliente siempre hay que mimarle, escucharle y

¿Dónde queréis llegar? En este momento, si te soy sincero, no lo tengo claro. En épocas anteriores la prioridad siempre ha sido el crecimiento constante de la empresa. Pero a día de hoy, no es el principal objetivo. He decidido que, en ese sentido, me voy a dejar llevar. Que hay que crecer porque nos va bien, porque los clientes lo requieren, creceremos. Que no hay que crecer porque estamos bien así, pues no creceremos. Me gusta mucho mi trabajo, me apasiona la empresa, me apasiona la tecnología, me gusta tener el equipo humano que tengo pero ya empiezo a aceptar que la vida no es solo eso. Yo, que le he dedicado tantos años, tantas horas, tanto esfuerzo y le he dado tanto a la empresa, me he dado cuenta de que necesito empezar a disfrutar de tiempo para mí. En este momento, busco que la empresa sea cada vez más eficiente y eso puede conllevar que nos quedemos igual o que crezcamos. Eso no quiere decir, por supuesto, que vaya a enfocarme menos en este proyecto pero, sí que vamos a intentar trabajar mejor.


“De AHORA, destacaría capacidad de adaptación y personalización a cualquier cliente y la calidad del producto. Es muy potente y puede llegar a cualquier tamaño de empresa.” Desde tu experiencia José Javier, ¿a qué retos crees se enfrenta hoy en día el sector y cuáles son, en tu opinión, las perspectivas para los próximos años? El mayor reto al que se enfrenta el sector y las empresas que siempre nos hemos especializado en software es el cloud. En el inicio de nuestra actividad, la competencia estaba en tu propia ciudad, eran competidores locales. Con el tiempo, empezó a cambiar y podían ser de otras ciudades. Actualmente, tu competencia es que un día Amazon anuncie que tiene un programa de gestión o que un banco venda productos similares a los tuyos… Así que lo único en lo que te puedes diferenciar es en la especialización, llegar a un nicho donde no pueda competir un gigante. En ese sentido, la ventaja de AHORA es que puedes hacer un “traje a medida al cliente”. Y ahí ya estamos hablando de cosas distintas. No es un producto que compres, a bajo coste, con unas funcionalidades concretas sin posibilidad de personalización, no es un producto global. Así pues, a lo que nos enfrentamos es a un cambio muy grande en la forma de vender el software. Hoy en día tu competencia puede ser una empresa de Canadá o, como decía, Amazon o una entidad bancaria. Hay que tener en cuenta que las decisiones que tomes hoy van a tener impacto en el futuro de tu empresa en los próximos cinco años y, si te equivocas, puedes quedar fuera del mercado. ¿Qué estrategias ha puesto en marcha la empresa para adaptarse con éxito? Desde hace unos años hemos optimizado todos nuestros procesos para ser más eficientes y tomar decisiones estratégicas, como firmar con AHORA, para tener un abanico de posibilidades y de

producto mayor para el cliente para no quedarnos atrás. ¿Con qué fabricantes habéis trabajado? ¿Cuál ha sido la trayectoria de la empresa? Llevamos desde el principio trabajando con un fabricante de Lérida, con el que mantenemos una excelente relación, que es ICG Software especializado en TPV. ¿Qué factores tuvisteis en cuenta a la hora de incluir las soluciones de AHORA en vuestro portfolio? El primero de ellos es que se trata de un producto con el que puedes llegar a cualquier sector. Que se está mejorando continuamente y que incorpora nuevos proyectos muy interesantes como flexygo y otros productos que combinan tecnología muy moderna con el conocimiento y la experiencia que tiene la compañía. También nos gustó mucho la filosofía de la empresa, de las personas que la forman. Después de tu experiencia, ¿consideras que las soluciones de AHORA pueden competir al mismo nivel que las que ofrecen los grandes fabricantes internacionales? En mi opinión, considero que las soluciones de AHORA ya están compitiendo con los fabricantes internacionales. Aunque es cierto que hay que seguir optimizando algunos aspectos como la interface, la parte visual y la usabilidad, pero me consta que se está trabajando mucho en ese sentido. ¿Qué destacarías del producto? La capacidad de adaptación y personalización a cualquier cliente y la calidad del producto. Es muy potente y puede llegar a cualquier tamaño de empresa. Eso es algo que no admiten todas las soluciones. Es un producto muy bien hecho.


¿Qué destacarías de la relación? AHORA tiene un gran equipo a nivel humano, muy profesional. Es cierto que, en ocasiones, por la carga de trabajo que tiene Fábrica, los tiempos de respuesta se demoran un poco. Eso sí, nunca queda sin respuesta un requerimiento o una incidencia. ¿Cómo reaccionan los clientes cuando ofertáis soluciones desarrolladas en Valencia? Que la Fábrica esté en España, ¿es una ventaja competitiva frente a proveedores internacionales? En mi opinión, en productos de gestión, el cliente valora que sea un producto nacional porque tiene garantía de que se cumplan las normativas nacionales. En el mercado actual cada vez cobra más fuerza la especialización, ¿hasta qué punto el cliente busca un software más horizontal más abierto o busca otras opciones, un software más verticalizado? Depende del tamaño de la empresa. La pequeña empresa, por norma, intenta buscar un software estándar que, evidentemente, le reduzca sus tiempos y sus procesos pero no busca una complicación en una personalización que lleve tiempo y tenga un coste mayor. En el otro extremo están las empresas que son conscientes de que tienen que hacer una inversión

para optimizar sus procesos y saben que un software horizontal tiene muchos aspectos positivos pero no se va a adaptar a la forma de trabajar de la empresa. ¿Cómo resolvéis la aparente necesidad multidisciplinar? ¿Te lo encuentras en tus clientes? ¿Te apoyas en AHORA, en otros fabricantes, en otros distribuidores especializados…? De momento aún no nos hemos encontrado con requerimientos de ese tipo: IoT, Control Industrial… aunque seguro que no tardarán en llegar. Lo que está claro es que una empresa dispone de un equipo con un potencial, unos recursos, un conocimiento pero, siempre, limitados. Una de las grandes ventajas que tiene AHORA, que coincide con mi forma de ver los negocios y el mundo, es la colaboración. Cuando no tenemos una solución al requerimiento de un cliente, recurrimos a otros Socios Certificados de AHORA. Tenemos una muy buena relación con todos y colaboramos de forma activa con algunos de ellos, como es el caso de los compañeros de VEGA GESTIÓN. En mi opinión, esa es la fórmula del éxito en estos tiempos. La colaboración entre los Socios nos permite llegar a muchos más clientes y a realizar mejor esos proyectos.


“AHORA es un producto con el que puedes llegar a cualquier sector. Se está mejorando continuamente e incorpora nuevos proyectos muy interesantes como flexygo y otros productos que combinan tecnología muy moderna con el conocimiento y la experiencia que tiene la compañía.” AHORA FREEWARE ha pasado a llamarse AHORA. ¿Ha supuesto una ventaja eliminar palabra FREEWARE? ¿Es más fácil de explicar a los clientes?

¿Barajáis dar el salto de un segmento a otro? Ese es uno de los objetivos que perseguimos con la incorporación de AHORA.

Es una decisión acertaba. La palabra freeware, bajo mi punto de vista, llevaba a confusión en dos sentidos. Los clientes lo asociaban a todo gratuito, no hay coste por ningún servicio y, por otro lado, pensaban que si era un software gratis tenía que ser de menor calidad.

¿Cómo valorarías que AHORA tuviera un nuevo producto dirigido a autónomos y micro pymes ? (AHORA One) Un producto dirigido a autónomos y micro pymes, en cloud, con un precio razonable y con las prestaciones que ofrece la competencia para ese segmento es una gran oportunidad clara de negocio.

¿Con qué soluciones de AHORA trabajáis? Estamos trabajando con AHORA ERP y hemos terminado la formación de unos compañeros en flexygo. De hecho, acabamos de hacer un pequeño desarrollo en flexygo para un cliente que tenía una casuística especial para unos eventos referente al control de invitados, vehículos, códigos QR… ¿Qué tipo de clientes son los vuestros? Como llevamos 16 años con ICG, hemos estado muy enfocados en su producto especializado para el punto de venta. Por tanto, la mayoría de nuestros clientes están centrados en la actividad de las franquicias, retail, hostelería, distribución… Y la mayoría son micro empresas y PYMES. Con la firma de AHORA, lo que pretendemos es dirigirnos a otros mercados que antes no habíamos barajado. Tanto por tamaño como por actividad. De hecho, hace unos meses, hemos realizado una instalación con AHORA para una empresa que se dedica a la fabricación de transformadores de corriente.

¿Qué necesitas para cumplir los requerimientos del cliente? ¿Qué os demanda? ¿Qué sugerencias recibís de clientes? Sería muy interesante poder contar, en todas las soluciones de AHORA, con dos prestaciones para poder cumplir con las demandas de los clientes. El enlace con bancos a tiempo real y el escaneo y contabilización de los documentos. Y que esas imágenes, estuvieran homologadas por la Agencia Tributaria. Como sabes, AHORA invierte mucho esfuerzo en la relación con sus socios, buscando ir más allá del compromiso entre fabricante y distribuidor de software. ¿Cuál es tu opinión sobre el modelo abierto y colaborativo de AHORA? Es muy buen modelo, es el futuro y está absolutamente alineado con nuestra forma de entender los negocios.


¿Qué podrían aportar los Socios Certi icados para mejorar el modelo? ¿Cómo podríais utilizar el canal para mejorar? Sería muy interesante que pudiéramos disponer de una base escrita de conocimiento de lo que puede aportar cada partner. Que AHORA contara con documentación, de acceso fácil y eficiente, para que cualquier compañero pudiera buscar información relativa a soluciones específicas para un sector concreto, desarrolladas por otros Socios Certificados. Alguna herramienta eficiente para compartir el conocimiento entre nosotros, para facilitar la colaboración. ¿Qué consejo le ofrecerías a aquellos que empiezan en el sector? Les diría: “Ánimo, ánimo y ánimo” (Ríe). Sinceramente,

creo que hay que ser un valiente para montar una empresa en estos tiempos. Así que me quito el sombrero, eso lo primero. Lo segundo, es que hay que estar preparado para sufrir. Pero no pasa nada, el sufrimiento trae también el éxito. Hay que aprender constantemente y no solo de tecnología. Hay que saber de todo, por eso hay que rodearse de un equipo muy preparado en todos los ámbitos. Y por último, hay que aceptar que el éxito puede tardar en llegar. En mi caso particular, tardé tres años en levantar el proyecto. Tres años durísimos en los que no tenía una nómina que ingresar. Que tengan claro que puede resultar muy difícil pero, cuanto más difícil, más bonito y más gratificante será sacar adelante el proyecto. Y se puede. ¡Claro que se puede!


ยกGRACIAS! #ungrupoconfuerza

Profile for fcorreas

Hablamos con...BIVIUM  

Hablamos con...BIVIUM