Issuu on Google+

HOSPITAL NACIONAL DE NIÑOS

Guía de Introducción a la Unidad de Trauma para la familia.

“La esperanza, en un momento de duda, dolor y confusión; al igual que un hilo de luz brillante, adorna, anima e ilumina nuestro camino aún en la más oscura noche”. Oliver Goldsmith

Elaborada por: MSc Francisco Morales González.


Patrocinadores Almacenes Super Ofertas

En Puntarenas.. Frente Banco BAC Tel 2661-4264 En Orotina costado Norte Iglesia Tel 2428-7659 En San Carlos.100 Norte 100 Este del De la Iglesia tel 2460-02-42 En Grecia.100 Oeste de la parada terminal de buses a San Jose tel 2494-9029

Almacenes Multiregalos

En Puntarenas No1. frente al Banco Nacional En Puntarenas No 2. 50 m sur del Mercado Municipal

Almacenes Decavisa

En Alajuela . 800 metros oeste de Plaza Ganado Coopemonteillos Tel 2443-36-65 En guapiles.. diagonal al mas x menos tel 2710-16-26 En San Jose contiguo a la parada terminal de buses de Liberia Barrio Mexico tel 2233-4537

Almacen Bolvi S.A

En Alajuela . 800 metros oeste de Plaza Ganado Coopemonteillos Tel 2443-36-65

Molduras y Aserradero HEBOS Frente a las instalaciones del INA En la Playwood de Alajuela tel 2433-7068- 2433-5583

Complejo Deportivo Cultural y Familiar WILMER ‘PATO’ LOPEZ En la Playwood de Alajuela tel 2433-43-10

Ciclo Guilly Brumoso

100 este del cementerio central de Cartago Tel 2553-45-00 2


Unidad de Trauma Una situación Crítica

CONTENIDOS

Esta guía tiene como objetivo que usted logre comprender lo que está sucediendo en este momento tan doloroso. No pretende disminuir su dolor, pero sí que este impacto del trauma sea más comprensible y le ayude en este camino lleno de incertidumbre.

Procesos Adminstrativos En un Tiempo de Dolor Más Cerca de mi Hijo Dios, Muerte y Discapacidad Términos Historias que nos Unen 3


Unidad de Trauma

La Unidad de Trauma del Hospital Nacional de Niños es un Equipo conformado por profesionales en diferentes especialidades y que están capacitados para trabajar de forma colectiva, organizada y disciplinada en el manejo de niños y niñas que han sufrido traumas como atropellos, colisiones y caídas, entre otros. Posee un área con equipo médico especializado en la atención del Trauma; esto para garantizar la excelente atención de su hijo o hija. Además, cuenta con la organización apropiada para atender una emergencia, inclusive desde el momento del evento. Hay además, un grupo de diversos profesionales que la o lo apoyarán a usted con lo que suceda con su hija o hijo. El objetivo es proporcionar a su hija o hijo una atención óptima, eficiente, oportuna y adecuada; con un sentido ético, lógico y estratégico; utilizando sus conocimientos, habilidades y tecnología disponible; para así cuidar la vida de éstos y buscar las formas apropiadas para informar y atender a su familia. Es importante que tenga en cuenta que a su hija o hijo se le está brindando una atención integral y personalizada. Con lo que respecta a la familia: *Siempre estará abierto el canal de comunicación para que conozca la situación de su hija o hijo. *Siempre se le hablará con la verdad sobre la condición de salud de su hija o hijo, y las posibles complicaciones posteriores al trauma. *Cuenta con el personal y la experiencia para brindarle la mejor atención. ¿Quiénes integran la base del Equipo de Trauma? Dr. Marco V. Vargas Salas, Jefe. Dra. Fabiola Chacón Chaves, Sub Jefe. Dr. Jorge Mac Adam Campos, Médico Cirujano. Licda. Yendri Arce Tenorio, Trabajadora Social. Sra. Mayela Bonilla Ulate, Secretaria. Licda. Laura Villalobos González, Psicóloga. MSc. Francisco Morales González, Educación Especial. Además, si se requiere, existe un Equipo de Apoyo conformado por profesionales especializados: Cardiólogos, Cirujanos, Equipo de Enfermería, Fisiatras, Fisioterapeutas, Gastroenterólogos, Intensivistas, Nutrición, Neurólogos, Ortopedistas, Psicólogos, Psiquiatras, Terapeutas de Lenguaje, Terapeutas Respiratorios y Clínica del Dolor, entre muchos otros; que también estarán dando sus servicios a su hija o hijo. Unidad de Trauma HNN 25233600 Extensión 4148.

4


Una crisis como la que usted está viviendo hoy, es una situación inesperada, que genera grandes deseos de comprender qué está pasando. Es un momento de desorganización y confusión emocional para toda la familia. Además, se reacciona y se resuelven los problemas de una forma diferente a lo que hacemos todos los días; y hay muchas situaciones nuevas que causan o pueden causar desorden y dolor.

Una situación Crítica

A continuación le daremos algunas recomendaciones básicas para que, en el transcurso de esta hospitalización, esta crisis no se haga mayor: • Comente los detalles sólo con sus personas más allegadas y los profesionales de la Unidad de Trauma que así lo soliciten. Esto porque, al contarlo constantemente, revive la situación muchas veces y podría sentirse atrapada o atrapado entre lo que piensa, qué debió hacer, y lo que debe hacer. • Evite la palabra “debí”. Esto es no hacerse preguntas de algo que pudo hacer diferente, pero ya sucedió y no hay vuelta atrás, como: “debí cuidarlo más”, “no debí manejar así”. • Evite preguntas como: ¿Por qué?, ¿Por qué a ella/él?, ¿Por qué a mí?, ¿Por qué de ese modo...? Estas ideas la o lo pueden llevar a tener pesadillas, mal dormir o excesiva preocupación. Más bien dedíquese hoy a lo que es necesario para su hija o hijo. • NO se dedique a buscar culpables. Esto lleva al caos y sentimientos de venganza, ira, dolor y culpa. Más adelante podrá resolver los trámites legales, o asigne a alguien este trabajo. • NO compare el presente y el pasado como: “ayer corría y hoy no”, “era una niña o un niño alegre y hoy no”. El tiempo le irá dando las pautas de la recuperación. • Evite tomar decisiones radicales o cambios muy grandes al calor de la crisis. En estas situaciones confusas se podría actuar sin pensar en las consecuencias. Una niña o un niño puede estar mucho tiempo aquí en el Hospital. No tome decisiones hasta no estar con la mente más tranquila y que pueda medir las consecuencias a largo plazo; como por ejemplo: vender o comprar cosas innecesarias, o renunciar al trabajo, entre otras. • Solicite ayuda al Equipo para que oriente mejor sus ideas.

5


Procesos Administrativos

1. Cuando llegue al Hospital Nacional de Niños, entre por el Servicio de Emergencias. Ahí deberá brindar, a la Secretaria en la ventanilla, los datos de identificación de su hija o hijo. Ella le orientará más.

6

2. Luego debe ir al Departamento de Admisión, que está ubicado frente a los ascensores. Ahí da los datos de identificación de su hija o hijo y le darán la tarjeta para que usted pueda entrar al hospital a cuidarle. 3. En caso de no portar algún documento, cuando llega al hospital, deberá ir a Validación de Derechos; ubicado cerca de la Consulta Externa (en el pasillo frente a los ascensores) y luego regresar al Departamento de Admisión para completar el trámite. 4. Suba por el ascensor, al piso Cuatro. Su hija o hijo puede estar en la Unidad de Cuidados Intensivos, en el Servicio de Cirugía 2 ó en Sala de Operaciones. 5. Si usted vive fuera del Área Metropolitana y no tiene un lugar donde dormir, comer, bañarse, etc., solicite a la enfermera que la o lo envíe al “Albergue Santiago Crespo”, Asociación Pro Hospital Nacional de Niños. Teléfono 2257-6802.

IMPORTANTE • El horario de ingreso al Hospital Nacional de Niños, para los familiares, es de 7:00 a.m. hasta las 8:00 p.m. (excepto en la Unidad de Cuidados Intensivos) Extensión de Cirugía Dos 4529. • Sólo se permiten tres cambios durante el día. Por lo que se recomienda que, quienes puedan visitar a la niña o al niño, permanezcan con ella o con él por un mínimo de tres horas. • Es indispensable que, en el momento de la visita, se lave las manos antes y después de entrar al salón donde está su hija o hijo. Normas básicas, por si su hija o hijo está en Unidad de Cuidos Intensivos: •Solicite autorización al personal para ingresar a este salón. • Se permite el ingreso sólo a una persona. • No se permite traer juguetes de peluche. •Si se encuentra resfriado, solicite un cubre bocas. Lo más recomendable es que se abstenga de venir al Hospital. Esto para protección de su hija o hijo. No queremos que se enferme de algo que se pueda traer de afuera. • Algunos pacientes requieren que usted se ponga vestimenta especial: guantes, bata, cubre bocas etc. Pregunte bien cómo se usan y siga las indicaciones correcta y completamente. • Usted tiene derecho a conocer los procedimientos que se realizan a su hija o hijo. En algunos casos es necesario firmar algunos documentos. • Horario de Unidad de Cuidados Intensivos 10:00 a.m. a 1:00 p.m. / 4:00 p.m. a 10:00 p.m. / 12:00 p.m. a 6:00 a.m. • Extensiones: 4538 (camas 1-10), 4534 (camas 11-16) y 4535 (camas 17-22)


Negarse o “no es cierto” Es cuando usted no puede creer o no acepta lo que le está sucediendo. Al inicio esto le permite amortiguar el dolor ante esta noticia inesperada e impresionante. Permítase recuperarse. Usted puede experimentar una dificultad básica de afrontar la realidad y de creer lo que vive hoy. Además, hay pensamientos de que “en verdad esto no le está sucediendo”.

Enojo o “¿por qué a mí?” Es cuando usted experimenta sentimientos de rabia, enojo, dolor intenso, vergüenza, llanto de enojo, resentimiento. Es una época donde surgen todos los ¿por qué? y es un momento difícil de afrontar. La familia debe entender esto como parte de este proceso y, para no reaccionar con más ira, enojo o rencor, recuerde que usted está enojada o enojado con el accidente (incluso algunos se enojan con Dios). No se ponga en contra de sus seres amados. Si está muy lleno de ira y está perdiendo el control, pida ayuda a cualquiera de este Equipo.

En un Tiempo de Dolor

La mayoría de los padres, que pasan por esta Unidad, experimentan gran dolor; que se expresa, en muchas ocasiones, con ideas de culpabilidad, reproche, tristeza, desesperanza, confusión, dificultades para concentrarse, temor, enfado, llanto, ansiedad, confusión, arrepentimiento, deseos de no hacer nada , impulsividad, problema de entender a otros con sus comentarios, buscar las causas a lo que está sucediendo y deseo de no hacer nada. Lo que usted experimenta es una respuesta humana y muy natural a una situación como la que usted está viviendo hoy. No es un tipo de trastorno mental: locura. No es una enfermedad que requiera curación, ya que cada persona vive el dolor a su manera y debe tomar su propio tiempo. Lo que sí es un hecho fundamental es que el dolor se aliviará con el tiempo. Es importante que conozca algunos sentimientos que usted puede experimentar y son parte de cómo su mente enfrenta este momento de dolor y que todos los seres humanos experimentamos en estas situaciones:

Cuestionarse o “¿qué habría pasado si...?” Aquí surge la idea de intentar

“La esperanza y la paciencia son dos infalibles remedios, los más seguros y suaves, para descansar mientras dura la adversidad” Borton

7


En un Tiempo de Dolor

llegar a un acuerdo con la vida, con Dios u otras personas para superar la traumática vivencia y ver pronta recuperación de su hija o hijo. Pueden surgir sentimientos de remordimiento expresados por. “si tan solo…”, “si lo hubiera hecho diferente”, “se habría podido prevenir”. Nunca pierda la esperanza, pero sea realista con la condición de salud de su hija o hijo.

Gran tristeza: Son períodos donde usted puede vivir dolor. Es un momento cuando se necesita expresar todo eso que se siente. Llorar es un buen ejemplo y ¡cómo ayuda! Mucha gente busca el aislamiento, encerrarse en sí mismo; esto no permite que ese dolor salga. Se le sugiere expresar su dolor y ser firme en su espacio para hacerlo. Hay gente que, con buena intención, dice “no llore”, “sea fuerte para su hija o hijo”, “llorar no le va ayudar”, “esté tranquila o tranquilo que su hija o hijo no le vea llorar”. Pero usted debe expresar su dolor; de lo contrario se irá acumulando y éste generará más dolor.

Aceptar: No hay que confundirse y creer que la aceptación es una etapa de felicidad y paz de lo que está sucediendo; más bien, se trata de reconocer la realidad de la situación; renovar fuerzas cada día para seguir adelante con los avances y retrocesos, típicos, de estas situaciones traumáticas.

Esperanza: NUNCA LA PIERDA. Es la que sostiene y le dará fortaleza al pasar por esta situación. Es la que le indica que se puede estar mejor y promueve el deseo de que todo este dolor tenga algún sentido; permite poder sentir que la vida aún le espera para algo importante por aprender. Es importante que usted tenga claro que estos sentimientos no se viven uno detrás de otro, por día, o por semana. Hay momentos o días de esperanza, como también de tristeza o enojo; otros de grandes cuestionamientos. Busque estar en contacto con sus emociones. Dése permiso de vivir esta etapa. No bloquee lo que siente: expréselo y tenga la disposición de buscar ayuda cuando lo considere necesario o cuando alguien observe algo en usted y desea extenderle la mano. Lo importante es que usted reconozca cuándo le hace bien compartir con otros y cuándo no. Perdónese a sí mismo: no deje que la culpa la o lo invada. Sólo el haber vivido el día de hoy, le ayudará a sobrellevar esta situación.

8


En un Tiempo de Dolor

TENGA EN CUENTA: no sólo los padres viven con el dolor de este evento, también los familiares, hermanos, primos, vecinos, compañeros, docentes y amigos de su hija o hijo. En el caso de los hermanos, además de la preocupación de su familiar, pierden el tiempo de sus padres y familiares que están ocupados en el Hospital cuidando a su hermana o hermano. Ante esta situación, a continuación se le darán algunas sugerencias básicas para ayudar a otros familiares; pero con mayor cuidado a las niñas o los niños que, por su forma de pensar, les es más difícil entender lo que sucede: • Debe saber primero ¿qué está pensando el niño?, ¿cuánta información tiene? y ¿cuánta necesita? y preguntarle qué está pasando por su cabecita. • Una explicación simple, clara y honesta es lo que la niña o el niño espera. Ellos perciben las reacciones de los adultos y los cambios de rutina en la casa. • Permita que la niña o el niño participe en las actividades que se hagan para su familiar: preparar ropa, alistar lo que debe llevar al Hospital. • Anímele a expresar lo que siente, ayúdele con frases como: “cómo te sientes desde que…”, “te he observado muy calladito”. Para la niña o el niño es más fácil si se expresa con su familia. Se debe tener en cuenta que puede tener temores: ¿esto me pasará a mí?, ¿quién me va a cuidar?, ¿seré yo culpable? • Respete la manera en que la niña o el niño enfrenta este dolor. • Manténgase física y emocionalmente cerca de la niña o el niño: abrácele, dígale que le ama, explique las veces que sea necesario. • Usted no tiene por qué ser un héroe. Que su hija o hijo le vean llorar le permitirá a ellos aprender. Déles permiso también para llorar, protestar, enojarse y expresar, como le sea más fácil, estas emociones y sensaciones de miedo, tristeza o ira que le invaden. • Invite a la niña o al niño a hacer dibujos, recuerdos, mandar fotos y medios que ella o él considere que a su hermana o hermano, amiga o amigo; le van a ayudar a recuperarse. • Coordine con el equipo si, la niña, el niño o un familiar, desea hacer una visita. No siempre se está preparado para ver a una niña o un niño en el hospital. Algunas o algunos piensan ver a su familiar como estaba en casa. Nosotros le ayudaremos a prepararle para que la visita sea lo menos difícil para ella o para él.

¿Y la pareja?

Esté cerca de su pareja y comprenda que cada uno tiene su forma personal de vivir esta situación. Eviten tensiones y pleitos. No haga comentarios que lastimen a su pareja, o familia, como: “a usted no le importa lo que está sucediendo”. También prevenga culpabilizar, hacer reclamos continuos, enojo y poca tolerancia hacia el otro. Aprovechen los espacios que están juntos para expresarse mutuamente lo que están sintiendo; estén unidos y apoyándose mutuamente. ¡Nunca pierdan la esperanza y vivan solo por hoy, el ayer ya pasó y el mañana no ha llegado!

9


Más cerca de mi Hijo

La destrucción de la esperanza puede tener un efecto devastador para ustedes y la niña o el niño. Más bien ayude a su niña o niño a transformar este difícil momento, en algo menos difícil. Ustedes como padres y miembros más importantes del equipo de tratamiento, deben mantenerse informados de la condición de salud de su hija o hijo. La estimulación de la niña o el niño es toda actividad de contacto o juego que proporciona: acercamiento, fortaleza, tranquilidad y desarrolle una mejor recuperación en ella o él. En el tiempo que pasa en el Hospital se desarrolla un nuevo lenguaje de amor. Es importante para la niña o el niño: la presencia de su familia, la voz, las caricias, el olor, la mirada y las sonrisas de los que ama. Esto le hace sentir compañía y seguridad por parte de su familia. Constantemente es examinada o examinado: toma de sangre, cambio de procedimientos, inyecciones; por lo que debe tener una mano de amor que le dé esperanza en una situación que, para ella o él, es muy confusa. La cercanía de la familia es algo único e irremplazable.

Hay diferentes profesionales: en Educación especial, Terapeutas de Lenguaje, Terapeutas Físicos, entre otros; que tienen experiencia en estas situaciones y los cuales le darán recomendaciones de cómo estimular a su hija o hijo, en el momento indicado y según las necesidades. A continuación se brindarán recomendaciones generales que, con la experiencia, han ayudado con el desarrollo de la niña y el niño hospitalizados. No lo haga sola o solo: hay condiciones de salud que deben ser contempladas antes de estimular. No se pretende un retroceso en la salud, agotamiento o sobre estimulación de su hija o hijo. Juntos iremos avanzando según las nuevas necesidades de su hija o hijo:

10


Más cerca de mi Hijo

• Salude y despídase cada vez que ve a su hija o hijo. Indique quién es usted. • Las sesiones de estimulación deben ser muy breves: de 10 a 15 minutos, para evitar la fatiga y consecuente falta de atención (déjela o déjelo descansar). • Lo utilizado para la estimulación (juguetes, objetos y otros) deben tener un significado especial para la niña o el niño; por ejemplo: su juguete favorito, su almohadita o algo que sea muy importante, que ame y le dé seguridad. Así se obtendrán mejores respuestas. • Debe aplicarse un ejercicio o actividad a la vez para observar la respuesta. Si no obtiene respuesta, a corto o mediano tiempo, debe apoyarla o apoyarlo para que lo haga. Considere la lentitud de la recuperación. • La estimulación debe darse a través de los cinco sentidos: vista, oídos, tacto, gusto y olfato; y según el trauma o condición de salud, dependiendo de cada niña o niño. Algún sentido puede ayudar, más que otro, a la estimulación. • Evite actividades desagradables. • No haga comentarios desagradables o sin esperanza en presencia de su hija o hijo. • Léale cuentos o versos, háblele al oído de todo el amor que siente por ella o él. • La caricia es el tacto más placentero para la niña o el niño. Cuando le acaricie, hágalo suavemente, pero con seguridad para no asustarle. • El olor de los familiares es un aroma que, junto con otros sentidos, ayuda a identificar a los seres amados. No utilice perfumes ni colonias, o use el mismo siempre, para que ella o él reconozca su olor natural. • No se deje intimidar por las máquinas del hospital. Háblele, tóquele. Y, sobretodo, no olvide SU PRESENCIA ES LO MÁS IMPORTANTE. • Si la niña o el niño está despierta o despierto y comprende, hágale preguntas a las cuales pueda dar respuestas breves o por medio de señas. Inicialmente con respuestas de “sí” o “no” y observe cómo se va comunicando. • Recuerde hacer, inicialmente, la estimulación con supervisión de un profesional.

11


TENGA EN CUENTA: No todas las niñas o todos los niños mueren. Generalmente, son luchadoras o luchadores de la vida, o no todas o todos quedan con discapacidad. Algunas o algunos necesitan sólo un tiempo oportuno de rehabilitación, pero es importante saber:

Dios, Muerte y Discapacidad

Dios: Independientemente de cuál sea su credo religioso, todos tenemos una dimensión

12

espiritual que no debemos olvidar. Cuando se tiene un ser querido aquí (en esta Unidad), o muere, algunos se aferran a Dios más que otros o se distancian de Dios por meses y años. Desde la experiencia de esta Unidad, los que se acercan a la esperanza y voluntad Dios con su credo personal, comentan recibir mayor fortaleza y paz en un momento tan crítico y doloroso.

Muerte: “La muerte es un enigma

Discapacidad: Ninguna niña o ningún niño,

indescifrable que no avisa, no dice cuándo ni cómo llega”. S. Roccatagliata Este tema, aunque es doloroso, es necesario mencionarlo. Esto por la misma experiencia de la Unidad. Deje que su hija o hijo siga su camino. Cuando se le comente esta posibilidad: 1. Recuerde que no está solo, los profesionales a cargo le darán la mano que usted necesite. 2. Déle su permiso para partir: hable con la niña o el niño y despídase, crea en el reencuentro después de la muerte. 3. Piense, no solo en el vacío que va a quedar, sino también en todos los regalos que, ella o él, le dio y estarán presentes toda la vida. 4. La muerte de la niña o el niño es diferente a la de los adultos, ellos se marchan sin preocupaciones y sin temor.

que entra a la Unida de Trauma, es el mismo cuando sale. Su vida cambia. Algunas o algunos saldrán con marcas físicas en su cuerpo, las llevarán en su vida psicológica; pero otros cambiarán su estado a necesidades educativas y físicas especiales. La discapacidad adquirida es un término que es común bajo este tipo de circunstancias. La recuperación de su hija o hijo será determinada al ritmo de ella o él y la lesión que haya sufrido. Es un nuevo cambio para todos, tenga presente: • La discapacidad puede ser una posibilidad de una nueva forma de vida en su hija o hijo. • Le orientaremos para un proceso de rehabilitación dentro y fuera del Hospital, ya sea en centros de Rehabilitación y/o Escuelas de Educación Especial o el servicio que necesite. • Es una nueva condición de vida. Es un camino largo. A veces, difícil y doloroso para la niña o el niño y la familia. • Cuenta con el equipo para aclarar sus dudas, temores y preocupaciones.


Traqueostomía: Se considera una cirugía realizada en el cuello con objeto de crear una abertura en la tráquea para comunicarla el medio ambiente, se inserta un tubo o cánula para facilitar el paso del aire a los pulmones. Gastrostomía: (PEG) es una cirugía que consiste en la apertura de un orificio en el abdomen para introducir una sonda de alimentación en el estómago, cuando el paciente no puede comer por boca y previene las infecciones respiratorias. Colostomía: Cirugía en el que se saca un extremo del intestino grueso a través de la pared abdominal. Esta abertura sirve de substituto al ano así las heces que se movilizan a través del intestino van a parar a una bolsa de recolección pegada al abdomen. Yeyunostomía: es un procedimiento donde se coloca una sonda especial que comunica el exterior con el intestino delgado donde se colocan alimentos y medicamentos. Traumatismos cerrados o contusiones: Son lesiones de los tejidos más o menos profundos, pero sin heridas visibles, las lesiones están dentro del cuerpo.

Hemotórax: Es una acumulación de sangre en el espacio existente entre la pared torácica y el pulmón. Parenteral: Aporta al paciente por las venas los nutrientes o medicamentos básicos que necesita.

Términos

Neumotórax: Es la acumulación de aire en el espacio que rodea los pulmones. Esta acumulación de aire ejerce presión sobre el pulmón, de manera que no se puede expandir tanto como lo hace normalmente cuando usted respira.

Enteral: Alimentación artificial administrada, en forma líquida, al estómago o, directamente, al intestino mediante sondas introducidas hasta el estómago o el intestino. La tomografía axial computarizada: también conocida por las siglas TAC, es una técnica de diagnóstico utilizada en medicina, para la obtención de múltiples imágenes al rotar alrededor del cuerpo. Una computadora combina todas estas imágenes en una imagen final que representa un corte del cuerpo. Ileostomía: Es una abertura por el abdomen que comunica el exterior con la sonda en la parte más baja del intestino delgado para llevar los desechos fuera del cuerpo. Sonda nasogástrica: Técnica consistente en la introducción de un tubo en el estómago del paciente a través de las fosas nasales o la boca, para alimentación o lavado gástrico.

13


Historias que nos Unen

Este es un grupo de padres que ya estuvieron en su lugar y hoy están con las manos extendidas para conversar con usted y brindarle compañía, apoyo y comprensión en este momento tan difícil. Solo solicite que le visiten “Se decidió llevarla a la Sala de Operaciones… a Cuidados Intensivos. Estuvo con el estómago abierto por 48 horas y entró en una situación más delicada. Pero, luego se ve la recuperación. Hoy mi hija es una niña completamente sana. Gracias a Dios”. Maribel Fernández.

“Nos comunicaron que a mi hijo le faltan pocos minutos para que fallezca. Al otro día nos informaron que podría estar en muerte neurológica. Sigue en coma durante 22 días. A los días empezó a mejorar. Cuando cumplió mes y medio de internado, nos dan la salida”. Gabriela Rodríguez y Jeremy Monge.

“A mi hija la trasladaron en avión. Inmediatamente me la operaron. Era difícil verla llena de mangueras, agujas y aparatos… mi hija es un milagro. Dios se llevó a mi sobrina porque ese fue su propósito. Él sabe lo que hace”. Jazmín Rivas.

14

“Mi hija estaba muy grave y no quería creerlo; por lo que me encerré mucho y no quería hablar con nadie. Verla abrir sus ojos fue toda mi fuerza y esperanza… hay un Dios hermoso en nuestras vidas. Sólo hay que tenerle mucha fe”. Yorleny Artavia. “Después me di cuenta que Dios tiene un propósito para todo; porque en este momento yo he aprendido a valorar más a mi familia; a saber que donde uno esté, siempre va a ver una mano amiga que te ayude y un cuerpo de profesionales que, gracias a Dios, los guía”. Cristina Raudes.

“Hoy, dos años después, puedo decir que la herida que tengo en mi corazón me causa un gran dolor. He aprendido a vivir con él y así no permito que el haber perdido a mi hijo, me quite la alegría de haberle tenido”. Yetty Arguedas.

“Gracias por el milagro de convertir el dolor en amor” Adrián Goizueta.


Agradecimientos: Este Folleto surge como una necesidad a la atención integral de las familias que hoy viven el amargo momento de tener un hijo o hija en una Unidad de Trauma, pero esta iniciativa no sería posible sin el apoyo de aquellos y aquellas que extendieron su mano para la realización del mismo, a Doña Yetty Arguedas Chaves y a cada uno y una de los que con su experiencia ayudó a darle forma final. Dios les bendiga por su generosa muestra de amor y cubra con su luz a ustedes y cada uno de los suyos.

Y en memoria de Marito que tras su partida ha dejado huella profunda de cambio, fortaleza y vida a toda nuestra Unidad de Trauma.

HNN. La Unidad de Trauma. (2009) Emergencias quirúrgicas HNN- Carlos Sáenz Herrera. Documento no publicado. Slaikeu Karl A. Intervención en Crisis. Manual para práctica e investigación. Editorial Manual Moderno. México DF. 2000. CCSS. Hospital Nacional de Niños. “DR. Carlos Sáenz Herrera”. Centro de Ciencias Médicas de la CCSS. Guía para padres. Unidad de Cuidados Intensivos. Harvey. Greg. 2008. Duelo para Dummies, Consejos para enfrentar con fortaleza la pérdida de un ser querido. Editorial Norma. Barcelona. España. Fonnegra de Jaramillo Isa. 2009. El duelo en los niños. Un manual para los adultos. Editorial Norma Colombia. Ministerio de Educación Pública Escuela Hospital Nacional de Niños Dr. Carlos Sáenz Herrera (2008) Más cerca de mi bebé. Estimulación Temprana y Vínculo Afectivo. Lic. Villalobos L y Lic. Portilla S. Documento no publicado. Hospital Nacional de Niños. Escuela Hospital Nacional de Niños. Unidad de Trauma. (2009) “Padres ayudando a padres”. Documento inédito. Recopilado por MSc Francisco Morales González y padres de Grupo de padres ayudando a padres. Escuela Hospital Nacional de Niños (2009) Más cerca de mi hijo. Estimulación temprana y Vínculo afectivo en Cuidados Críticos. MSc Francisco Morales González. Documento no publicado.

15


“Sus hijos no son sus hijos y aunque estén a su lado, no les pertenecen. Ustedes son el arco desde el que sus hijos son disparados como flechas vivientes hacia lo lejos. El arquero es el que ve el blanco en el infinito, dejen su tensión en manos del Arquero; porque así como Él ama la flecha que vuela, así ama también el arco que se tensa”. “Sus hijos no son sus hijos y aunque estén a su lado, no les pertenecen. Ustedes son el arco desde el que sus hijos son disparados como flechas vivientes hacia lo lejos. El arquero es el que ve el blanco en el infinito, dejen su tensión en manos del Arquero; porque así como Él ama la flecha que vuela, así ama también el arco que se tensa”. Khalil Gibran


Revista hnn ut