Page 1

UNIVERSIDAD VERACRUZANA FACULTAD DE ENFERMERÍA REGION POZA RICA- TUXPAN DIVISION DE POSTGRADOS

TITULO:

CONOCIMIENTO Y APLICACIÓN DE LA NORMA DE RESIDUOS PELIGROSOS BIOLÓGICOS INFECCIOSO EN EL PERSONAL DE LABORATORIO CLÍNICO DE LA CLÍNICA HOSPITAL ISSSTE POZA RICA, VER.

T

E

S

I S

PARA OBTENER EL GRADO DE MAESTRÍA EN ADMINISTRACION DE SISTEMAS DE LA SALUD

PRESENTA MARISOL TEJEDA ALEJANDRE

DIRECTOR DE TESIS DRA. NAZARIA MARTÍNEZ DIAZ

POZA RICA DE HGO. VER.

JULIO 2017


OFICIO DE AUTORIZACIÓN


DEDICATORIAS A Dios: Por permitirme lograr un éxito más y ser el que de la mano me llevó para poder concluir un peldaño en la vida profesional.

A mis padres Angel y Guadalupe: Que son y serán mi ejemplo a seguir para no flaquear, aunque sienta que no pueda más, su fortaleza fue mi impulso para seguir adelante, a tí madre que siempre has sido mi ejemplo a seguir que a pesar de todos los obstáculos que se presentaban tú siempre tenías una sonrisa con la que borrabas todas las dificultades del camino y tú papi que siempre me dijiste hija estudia que esto es lo único que te dejaré y será el futuro de tus hijos, gracias por ser el ejemplo a seguir que hoy me permite lograr una meta más en mi vida laboral.

A mi esposo Pedro: Que creyó en mí a pesar de las dificultades, siempre me apoyó para lograr mis objetivos siendo mi compañero incondicional y dándome los ánimos necesarios cuando más triste y sola me sentía, él siempre tuvo el consuelo adecuado para proseguir en mi camino profesional. ¡¡Gracias amor por todo!!

A mi hija Ximena Marisol: Por ser el motivo de superación y cada vez que llegaba cansada y desilusionada, siempre me dabas un abrazo, un beso y eso era la fuerza necesaria para entender que el éxito requiere sacrificios. ¡¡ Mi muñequita preciosa!!


AGRADECIMIENTOS La vida es hermosa y una de las principales características de ella es la hermosura de poder compartir y disfrutar con quien amamos todos aquellos éxitos logrados a lo largo de la vida y Dios es el principal ser que nos permite disfrutar de todo lo bello en nuestra vida.

Otra persona importante en mi vida es mi Hija Ximena Marisol, aún eres muy pequeña para poder leer lo que te escribo, te agradezco tanto el haber llegado a mi vida y darme la oportunidad de ser tu madre, el inicio de este proyecto me robó tiempo a tu lado, y sé que el éxito demanda sacrificios y tú estabas dentro de esos sacrificios así que cuando puedas leer mi trabajo sientas orgullo de mí; sepas que mi amor hacia ti es lo que me impulsaba a seguir adelante, ¡¡gracias hija!! por ser un motivo en mi vida , trabajar a mi lado y jugar con tal de pasar un rato juntas, al Bebé que viene en camino quiero que sepas que te esperamos con mucho amor por lo que me gustaría que vieras como debes proseguir a pesar de las adversidades para poder lograr siempre los objetivos planeados y nunca darse por vencido.

A mí director de Tesis Dra. Nazaria Martínez Díaz por su valiosa guía, asesoramiento y paciencia para la realización de este proyecto.

Gracias a todas aquellas personas que directa e indirectamente ayudaron, participaron y brindaron asesoramiento en mi tesis que hoy culmina.


RESUMEN La presente tesis tiene como objetivo determinar el grado de conocimiento y aplicación de la NOM-087-ECOL-SSA1-2002 respecto al manejo de los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos(RPBI) en el personal del Laboratorio Clínico de la Clínica Hospital ISSSTE Poza Rica, Ver. El conocimiento de los conceptos inmersos en la norma y la aplicación va desglosado en la verificación y registro de la misma es decir registran que las disposiciones se lleven a cabo y verifican que efectivamente se realicen todas las indicaciones marcadas por la norma en cuestión. La metodología que se utilizó para llevar a cabo esta investigación es de tipo descriptivo ya que se describe el conocimiento que tiene el personal del Laboratorio Clínico de la Norma NOM-087-ECOL-SSA1-2002 sobre el manejo de los RPBI, transversal porque se realizó la investigación en el períodoagosto-2014- octubre-2015 para dicha investigación se utilizó una guía de cumplimiento basado en la NOM-087ECOL-SSA1-2002 que consta de tres partes la primera se basa en los conocimientos básicos, y la segunda consta de registro y verificación y la tercera parte se basa en el uso del conocimiento de dicha norma. Se hizo un análisis de porcentajes de tal manera que los resultados arrojados nos permiten conocer el grado de conocimiento y aplicación de la NOM-087_ECOL-SSA12002, dando como resultado que los trabajadores encuestados si poseen conocimiento de la misma pero no pueden aplicarlo a pesar de conocer sus consecuencias de la mala ejecución de dicha norma, por último, se dan unas recomendaciones para solucionar dicho problema detectado esperando se lleven a cabo para mejorar el servicio de separación de RPBI y no impactar en la captación de material no considerado como RPBI.

palabras clave: RPBI (residuos peligrosos biológico infeccioso), SSA (Sistema de Salubridad y Asistencia, ISSSTE(Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado)


ÍNDICE CONTENIDO Oficio de autorización ......................................................................................................... i Dedicatorias .......................................................................................................................ii Agradecimientos .............................................................................................................. iii Resumen ………………………………………………………………………………………………………………………………….iv

Índice……………………………………………………………………………………..v Lista de tablas y cuadros ..................................................................................................vii Lista de figuras .................................................................................................................vii INTRODUCCIÓN ......................................................................................................... viii CAPITULO I..................................................................................................................... xi 1.1.Planteamiento del problema ........................................................................................xi 1.2. Objetivo general. ...................................................................................................... xii 1.2.1. Objetivos específicos. ........................................................................................... xii 1.3. Marco teórico. .......................................................................................................... xii 1.3.1 Residuos peligrosos................................................................................................ xii 1.3.1.1 Residuos peligrosos en México........................................................................... xiv 1.3.1.2 Residuos peligrosos biológico infecciosos. ......................................................... xv 1.3.2. Referencias de otras naciones que regulan el manejo de los RPBI que se generan sobre todo en hospitales. .................................................................................................xvi 1.3.3 Clasificación de RPBI de acuerdo a la NOM-087-ECOL-SSA1-2002. ................ xix 1.3.4 Marco legal...........................................................................................................xxvi 1.3.4.1 Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos. .................................xxvi


1.3.4.2 Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) ........................................................................................................................................xxvi 1.4 Variables ...............................................................................................................xxxiv 1.4.1 Definición conceptual de las variables ................................................................ xxxiv 1.4.2. Definición operacional de la variable ................................................................. xxxv CAPITULO II. MÉTODOLOGÍA ............................................................................... xxxv 2.1. Tipo de estudio. ..................................................................................................... xxxv 2.2 Población. ............................................................................................................... xxxv 2.3 Muestra y muestreo. ............................................................................................... xxxv 2.4 Criterios de selección. ............................................................................................. xxxv 2.5. Métodos e instrumentos para la recolección de datos. .........................................xxxvi 2.6. Recursos materiales y equipos. ............................................................................. xxxvi 2.7. Procedimiento. ...................................................................................................... xxxvi 2.8. Consideraciones éticas. ......................................................................................... xxxvi CAPITULO III. RESULTADOS ...............................................................................xxxvii 3.Resultados. ................................................................................. ¡Error! Marcador no definido. 3.1. Discusión. ............................................................................................................. xxxix 3.2. Conclusiones ........................................................................................................ xxxix 3.3. Recomendaciones....................................................................................................... xl REFERENCIAS ...............................................................................................................xli APENDICES .................................................................................................................... 48 APENDICE A. Esquematización de variables........................................................... xlii48 APENDICE B. Cronograma de actividades................................................................ xliv9 APENDICE C. Instrumento de recolección. .................................................................... 50 APENDICE D. Consentimiento informado. ....................................................................liv


APENDICE E. Gráficas y figuras .....................................................................................lv

LISTA DE CUADROS Cuadro 1. Datos sociodemográficos de trabajadores de laboratorio clínico de la clínica hospital Issste Poza Rica …………………………………………………………….42 Cuadro 2. Conocimiento y aplicación de la NOM-087-ECOL-SSA1-2002…………43 Cuadro 3. Cronograma de actividades ……………………………..………………..49

LISTA DE FIGURAS Figura 1. Esquematización de variables…………………………..………………. 48 Figura 2. Sexo del trabajador participante……………………..…………………. 60 Figura 3. Grado de estudios del trabajador participante…………………………….61 Figura 4. Edad del trabajador …………………………………………………… 62 Figura 5. Conocimiento, verificación, registro y aplicación de la NOM-087tización de variables………………………………………………………………………… .. 63


1

INTRODUCCIÓN Las actividades humanas y los diversos procesos de producción generan una serie de desechos que tienen efectos negativos sobre el ambiente y la salud humana. Existen muchos tipos de residuos, dentro de estos se incluyen los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI), generalmente se les conoce como desechos hospitalarios, desechos médicos regulados, desechos de bolsa roja o desechos biomédicos. En la década de los ochenta con la propagación del SIDA y Hepatitis C en el mundo, la opinión pública empezó a percibir el concepto de residuos biológico infecciosos como un riesgo para la salud y el medio ambiente, por lo que en 1988 en Estados Unidos se elaboró y aprobó la Ley de Seguimientos de Residuos Médicos que ordena restricciones y precauciones en el manejo de la basura médica regulada (Medical Waste Tracking Act, 1988: 9) En México la legislación para el manejo de residuos peligrosos se presenta a partir de 1995 y contempla como residuos peligrosos a todos aquellos residuos, en cualquier estado físico y por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables y biológicas, representen un problema para el equilibrio ecológico o el ambiente. Derivado de esto se crea la Norma Oficial Mexicana que considera a los Residuos Peligrosos Biológicos Infecciosos (RPBI) como materiales generados durante los servicios de atención médica y que pueden causar efectos nocivos a la salud y al medio ambiente, el ordenamiento se le llama NOM 087 ECOL 1995 El ordenamiento es sustituida por su similar denominada NOM 087 ECOL SSA12002, en la que se considera a los RPBI como “Aquellos materiales generados durante los servicios de atención médica que contengan agentes biológico- infecciosos cualquier microorganismo capaz de producir enfermedades cuando está presente en concentraciones suficientes, en un ambiente propicio, en un hospedero susceptible y en presencia de una vía de entrada) y que puedan causar efectos nocivos a la salud y al ambiente”. El hecho de que los RPBI se encuentren regulados, nos hace ver la importancia


2

de que estos deben manejarse de diferente manera que cualquier otro residuo, ya que como su nombre lo indica, son peligrosos por sí mismos, y más aún si no se gestionan adecuadamente. Durante el desarrollo de las actividades en los centros de atención a la salud (clínicas, hospitales, consultorios, laboratorios) se generan de manera inevitable, residuos que a su vez presentan riesgos potenciales de peligrosidad y cuyo manejo inadecuado puede tener serias consecuencias para la salud del personal encargado del manejo interno y externo de los residuos. Los desechos punzo cortantes, aunque se produzcan en pequeñas cantidades, son considerados altamente generadores de focos de infección, por lo que, si se gestionan mal, exponen al personal de la salud y a los manipuladores de desechos a contraer infecciones como las ya mencionadas (Organización Mundial de la Salud, 2000) Monreal J. (1991), menciona que el principal problema identificado en América Latina y el Caribe respecto al manejo de residuos de hospitales y centros de salud son: Lesiones infecciosas provocadas por objetos punzo cortantes del personal de limpieza y del personal que maneja los residuos sólidos (enfermeros, laboratoristas), seguido de los trabajadores que manipulan los desechos fuera del hospital. Saldaña (2000) sostiene en su tesis que los residuos sólidos hospitalarios generados en hospitales, centros asistenciales y consultorios, plantean dificultades para su manejo. La magnitud de este problema se debe entre otros factores a la heterogeneidad de los mismos, a su naturaleza intrínseca, procedimientos en los cuales han sido utilizados y al incremento en el uso de material desechable como una medida de bioseguridad. Por tal razón Bejarano F. (2000) menciona que es indispensable que el manejo de los residuos peligrosos biológico infecciosos se realice en condiciones tales que se impida, a través de ellos, la propagación de enfermedades, estos residuos deben ser sometidos al tratamiento convencional que es la incineración, que asegura la eliminación de microorganismos. En el presente estudio se abordó la problemática en torno a los residuos biológico infecciosos, su peligrosidad y la necesidad de aplicar la norma por parte del personal, para


3

evitar los riesgos laborales asociados al manejo de los RPBI por los trabajadores asignados al laboratorio de análisis clínicos de la Clínica Hospital ISSSTE de Poza Rica, Ver. La tesis contiene tres capítulos, el primero habla acerca de conceptos básicos relacionados con los RPBI, la manera de como nuestro país ha incorporado la palabra RPBI en sus diferentes legislaciones principalmente en la reglamentación que se persigue en los centros hospitalarios en especial los laboratorios. En el segundo capítulo, se encuentra la metodología que incluye el tipo de estudio, población, muestra y muestreos, criterios de selección, métodos e instrumentos utilizados para recolectar la información, recursos, procedimiento para la recolección de datos, plan de tabulación y análisis, consideraciones éticas. El tercer capítulo contiene los resultados obtenidos, discusión, conclusiones y recomendaciones que pudiesen mejorar el sistema de recolección y almacenaje dentro del laboratorio de análisis clínicos de la Clínica Hospital ISSSTE Poza Rica que es donde se ha situado la investigación.


CAPITULO I. En este capítulo se hablará acerca de los conceptos básicos relacionados a los RPBI, la manera de como nuestro país ha incorporado esta palabra en sus diferentes legislaciones principalmente en la reglamentación que se persigue en los centros de salud y hospitalarios principalmente laboratorios clínicos ubicados en los mismos. 1.1.Planteamiento del problema La contaminación ambiental es uno de los problemas que a nivel mundial está causando serios problemas de salud. Existen muchos tipos de residuos, dentro de estos residuos se incluyen los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI), generalmente se les conoce como desechos hospitalarios, desechos médicos regulados, desechos de bolsa roja o desechos biomédicos, los residuos que se producen en los laboratorios de las instituciones de salud pueden dañar directamente al personal si no son manejados adecuadamente, como es el caso del laboratorio clínico de la Clínica Hospital ISSSTE de Poza Rica, Ver. Entre los trabajadores de servicio de salud existe todavía la idea de que no es tan importante si la basura municipal se coloca por error en los contenedores destinados para los RPBI, mejor conocidos como "Residuos peligroso biológico infeccioso” siempre y cuando los residuos infecciosos no se mezclen con la basura municipal y viceversa. Es ineludible la importancia a esta situación ya que una manera efectiva de proteger la salud y el ambiente es a través de la educación y una legislación efectiva que se aplique en el estricto cumplimiento de las disposiciones en la separación de la basura municipal de los RPBI y se coloquen en su respectivo recipiente de deshecho perfectamente identificado con sus respectivo logos y coloración de bolsas, Valdominos (2003). El desconocimiento de la norma puede provocar accidentes o infecciones en el personal que labora en el Laboratorio Clínico que atiende una población aproximada por mes de 10,000 derechohabientes y que su población considerada de riesgo es de aproximadamente un 2% de la población total. Debido a esto es importante el


conocimiento y manejo de la NOM 087 SSA1 2002 por todo personal que labora en el Laboratorio Clínico principalmente porque el mal uso de los depósitos de RPBI pudiera provocar un incidente por la negligencia o desconocimiento en el modo de eliminación en su correspondiente envase con su rotulo específico (NOM -087- ECOL SSA1.2002). Con base en la problemática descrita, se plantea la siguiente pregunta de investigación:

¿Cuál es el conocimiento del personal de laboratorio clínico de las disposiciones que indica la NOM-087-ECOL-SSA1-2002 respecto al manejo de los RPBI, en la Clínica Hospital del ISSSTE de Poza Rica, en el periodo de septiembre - octubre 2015? 1.2. Objetivo general. Identificar el conocimiento del personal de laboratorio clínico de las disposiciones que indica la NOM-087-ECOL SSA1.2002 respecto al manejo de los RPBI, en la Clínica Hospital ISSSTE de Poza Rica, en el periodo de septiembre-octubre 2015. 1.2.1. Objetivos específicos. Indagar si el personal realiza la verificación y anotaciones correspondientes como lo indica la norma. Conocer el manejo de los RPBI por el personal de laboratorio 1.3. Marco teórico. 1.3.1 Residuos peligrosos. Los volúmenes de residuos que se generan están directamente relacionados con el grado de desarrollo de los países. Entre estos residuos se encuentran algunos que, por sus características, representan un mayor riesgo para la salud y el ambiente, por lo que se denominan residuos peligrosos. La preocupación por la identificación y el manejo sistemático de este tipo de residuos surgió hasta la segunda mitad del siglo pasado, después de la Segunda Guerra Mundial y de una serie de accidentes y detección de sitios contaminados con residuos químicos que se presentaron en distintas partes del mundo, con graves consecuencias para los ecosistemas, el ambiente y la salud pública (Manahan,1991).


En México, el interés en este tipo de residuos surge a mediados de los 80’s y se empezó a desarrollar la normatividad específica en la materia hasta la década de los 90’s. Desde fines de los 80s se han realizado esfuerzos por identificar y cuantificar los residuos peligrosos que se generan en México. En 1991 se hablaba de 14,500 Ton/día de residuos peligrosos (5’292,000 ton/año) y en 1996 de 8’000,000 de toneladas anuales (Bejarano, 2001). Sin embargo, a la fecha, se cuestiona la confiabilidad de estas cifras, por lo que se ha reconocido que a veces tenemos que legislar para una realidad que no conocemos, por lo que se ha afirmado que, en realidad se producen alrededor de 3 millones de toneladas anuales (Pérez, 2000. La necesidad de contar con datos confiables todavía persiste, ya que es indispensable conocer qué tipos de residuos peligrosos se generan en el país y cuánto de ellos, para que se realicen las acciones adecuadas y las inversiones en infraestructura necesaria para su manejo y disposición. A principios de los años noventa, la sociedad en general y el gobierno federal fueron sensibilizados por la opinión nacional e internacional respecto de los riesgos y peligros que representan los RPBI no tratados y comúnmente depositados en la basura ordinaria. En los últimos 30 años, las naciones más industrializadas han respondido a la contaminación y envenenamiento de nuestro planeta de diversas maneras: Por un lado ignoran el problema, y por otro lado tratan de diluir y dispersar los contaminantes en cada medio ambiente (aire, agua y suelo) para que sus efectos sean menos dañinos aparentemente, algunos países dan soluciones tecnológicas, o bien, los gobiernos presionados por la opinión pública han cambiado de enfoque, para atacar el problema en su origen, a través de la reducción y prevención de la contaminación y de la generación de residuos peligrosos(Bejarano, 2008). Un concepto de mucha importancia, que ha impactado, con un interés relevante a nivel mundial y en México, es lo referente a los desechos considerados como peligrosos; estos residuos fueron caracterizados con la actividad industrial y han sufridos cambios en su forma de clasificarlos y aun de definirlos. Peligroso es cualquier producto químico que haya mostrado cierta capacidad de producir riesgo físico o sanitario. En el entorno de la odontología es frecuente emplear


mezclas de varios productos químicos, y algunas pueden implicar en principio a más de un producto peligroso. El resultado de estas mezclas es variable y se debe incluir información con la advertencia referente al tipo de riesgo generado, incluyendo comentarios relativos al tipo de equipo de protección personal que se debe de utilizar y a los procedimientos a seguir en caso de exposición o para su eliminación (NOM-087ECOL-SSA1-2002). Generalmente se emplea como sinónimo el término de desechos tóxicos como equivalente al de residuos. En México se definen de la siguiente manera: residuos peligrosos

son

elementos,

sustancias,

compuestos,

residuos

o

mezclas

que

independientemente de su estado físico, representan un riesgo para el ambiente o los recursos naturales, la legislación mexicana ha creado el término CRETIB para su clasificación (SEMARNAT, 1993) esta clasificación atiende a las propiedades de los materiales y pueden ser: por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, inflamables o biológico-infecciosas (SEMARNAT, 1993). Esta es una clasificación que indica que para considerar el peligro que pueden presentar los residuos, es preciso evaluar los efectos a la salud y al medio ambiente. La generación de estos residuos es constante en muchas actividades y no únicamente en la producción y desarrollo industrial. De acuerdo a esta definición prácticamente cualquier sustancia podría llegar a ser considerada como peligrosa, sin embargo, los factores de mayor importancia son el infeccioso y la toxicidad. El riesgo que presentan estos desechos no es únicamente por sus propiedades, sino también debido a la cantidad en que se producen (SEMARNAT, 2006). 1.3.1.1 Residuos peligrosos en México. En nuestro país no existe un inventario completo del tipo y volumen de residuos peligrosos generados, a pesar de los manifiestos que por ley deberían cumplir las empresas y establecimientos generadores. En 1991 se estimaba una producción de 14,500 toneladas de residuos peligrosos al día (5, 292, 000 ton al año). En 1996 habían aumentado a ocho millones de toneladas al año; en 1994, de los ocho millones de toneladas anuales de residuos peligrosos y de las cinco zonas en que se clasificó el territorio nacional, prácticamente el 54.5% se generan en la zona centro del país (5,067 ton por año) que junto


con la región norte (2,006 ton por año) incluyendo su franja fronteriza (62000 ton/año) generan casi el 90% de los residuos peligrosos del país (SEMARNAT, 2000). 1.3.1.2 Residuos peligrosos biológico infecciosos. Los servicios de salud al público como clínicas, centros médicos, hospitales, consultorios médicos y dentales, sanatorios, laboratorios, y centros de investigación, son los encargados tanto de reducir como de prevenir los problemas de salud de la población. Durante el desarrollo de sus actividades estos establecimientos, generan de manera inevitable, residuos que, a su vez, presentan riesgos potenciales de peligrosidad y cuyo manejo inadecuado puede tener serias consecuencias para la salud de la comunidad hospitalaria del personal encargado del manejo interno y externo de los residuos y, de la población en general, estos residuos se clasifican en residuos biológico infecciosos y residuos sólidos. Cualquier estrategia en el manejo de los residuos médicos u hospitalarios, debe comenzar poniendo énfasis en la clasificación y reducción, antes de considerar la creación de las tecnologías de tratamiento a ser usadas para la disposición final. Como los residuos hospitalarios están compuestos por diversos tipos de residuos, y cada uno de ellos requiere de un manejo diferente, la clasificación es la clave para el diseño de un sistema que salvaguarde la salud de los trabajadores y minimice los costos (Torres N, 2000; Mariana B, 2000). La cantidad y las características de los desechos o residuos generados en los establecimientos que prestan atención médica varían según la función de los servicios proporcionados, en México el indicador es de 3kg/cama/día. Se estima que de 10 a 40% de estos residuos pueden ser clasificados como peligrosos debido a su naturaleza patógena (OPS, 1999), y el resto como residuos domésticos. Los residuos hospitalarios contienen residuos biológicos infecciosos y residuos peligrosos y no peligrosos o municipales, que son aquellos que no generan riesgos a la salud ni al ambiente (UNAM, 2000).


1.3.2. Referencias de otras naciones que regulan el manejo de los RPBI que se generan sobre todo en hospitales. El manejo y control de los RPBI es regulado por las reglas de prevención, control, manejo y destrucción de residuos peligrosos siendo la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos de América(EPA) siendo de la siguiente manera: RESIDUOS INFECCIOSOS. Son los generados durante las diferentes etapas de atención a la salud, que contienen patógenos en cantidad o concentración suficiente para contaminar a la persona que se exponga a ellos, pueden ser entre otros materiales provenientes de salas de aislamientos de pacientes, materiales biológicos, sangre humana y productos derivados, residuos anatómicos patológicos, quirúrgicos, residuos punzocortantes, entre otros. RESIDUOS ESPECIALES. Son aquellos generados durante las actividades auxiliares de los centros de atención que no hayan entrado con pacientes ni con agentes infecciosos, constituyen un peligro para la salud por sus características agresivas tales como: corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad o radioactividad. RESIDUOS COMUNES. Son generados por actividades administrativas, auxiliares y generales que no corresponden a ninguna categoría anterior, que no se consideran nocivos a la salud y sus características corresponden a los residuos domésticos comunes(NOM087-ECOL-SSA1-2002) La EPA considera” la segregación de los residuos es la clave de todo proceso de manejo debido a que en esta etapa se separan los deshechos y una clasificación incorrecta puede ocasionar problemas posteriores. Durante esta etapa interviene un gran número de personas, en su mayoría encargadas de la atención al paciente, muchas veces en condiciones de urgencia y bajo presión a menos de que haya recibido una buena capacitación dicho personal podría considerar el manejo de los desechos con poca importancia desconociendo que sucede con ellos una vez retirado del lugar de la urgencia”. Una separación inadecuada no sólo puede exponer a riesgos al personal y al público sino también eleva considerablemente los costos del manejo de residuos ya que estaría dando un tratamiento especial a grandes cantidades cuando sólo una pequeña cantidad debiera recibirlo.


Entre los aspectos a considerar se encuentra la planificación de recolección y transporte interno de los residuos generados en un hospital los cuales son: Horario y frecuencia de recolección deberán ser conocidos por todo el personal. Se deberán evitar las rutas de alto riesgo y seleccionar el recorrido más corto entre el lugar de generación y el almacenamiento. Los vehículos de recolección del transporte interno deberán contar con identificación de acuerdo al tipo de residuo y deberán desinfectarse periódicamente. El tratamiento de los residuos hospitalarios se efectúa por las siguientes razones: eliminar su potencial infeccioso o peligroso previo a su disposición final. Reducir su volumen. Volver irreconocibles los desechos. Impedir la inadecuada reutilización de los artículos reciclables. De lo anterior se puede decir que en los Estados Unidos se cuenta con los recursos y métodos para el manejo y control de los RPBI que generan los hospitales, lo cual determina que este tipo de basura no se mezcle con la ordinaria además que la EPA exige que el personal que tenga relación con este tipo de desperdicio, se encuentre debidamente capacitado y con los implementos necesarios para su trabajo (NOM-087-ECOL-SSA12002). El 17 de diciembre de 1991 el Parlamento de Canadá sancionó la Ley 24.051 de RPBI hospitalarios que sujeta a sus disposiciones la manipulación, generación, transporte, tratamiento y disposición final de este tipo de desechos. Esta normatividad en el 1er. capítulo considera como RPBI “a todo objeto, energía o sustancia sólida generada por los hospitales canadienses que resulta de la descomposición, utilización, transformación o tratamiento de una materia o energía que carece de utilidad o valor para su dueño y cuyo destino natural deberá ser la eliminación salvo que pudiese ser usado como insumo industrial” Así también la Ley 24.051 agrega en su artículo 47 que el generador no podrá eximirse de responsabilidad, aunque pruebe que el daño fue producido por culpa de un tercero por quien no debe de responder, cuando esa acción pudo ser evitada con el empleo del debido cuidado y de acuerdo a las circunstancias del caso. Deberá aprobarse además de la culpa


del tercero que se tomaron todas las medidas necesarias para que le hecho dañoso no se produjera. Tomando en cuenta todo lo anterior se observa en Canadá que el generador responde en calidad de dueño por los daños ocasionados por los RPBI y no se exime de responsabilidad por demostrar la culpa de un tercero de quien no debe de responder, en la legislación de Canadá no se establecen los parámetros de cómo debe manejarse y controlarse los RPBI. El Parlamento en Gran Bretaña aprobó una Ley que prohíbe la incineración de residuos hospitalarios en todas las ciudades inglesas. También se prohibió la contratación de incineradoras para el tratamiento de basura que generen los hospitales públicos. Con esto se convierte en la primera ciudad europea que prohíbe la incineración de residuos hospitalarios. En Inglaterra las empresas que incineran no suelen monitorear sus emisiones y el Estado rara vez las obliga a hacerlo y no asume además su poder de policía. Hasta 1990 con la aprobación de la Ley Baltroc-Marino-Doy el 82% de los hospitales de la ciudad de Londres incineraban sus residuos y la mayoría lo hacía en empresas que se ubican fuera de la ciudad principalmente en el conurbano londinense. Suecia es la nación que ha prestado más atención a dicho tema sobre el control y manejo de RPBI hospitalarios, entre los que destacan: Esterilización a vapor (autoclave), desinfección química: en este proceso los RPBI se ponen en contacto con desinfectante químicos, los líquidos resultantes son descargados al sistema de alcantarillado y los sólidos ya desinfectados son dispuestos al relleno. Microondas y relleno de emergencia. El régimen que prevalece en Suecia resulta ser el más completo para el desecho de los RPBI ya que existen diversos métodos para realizarlos. En México, los aspectos legales y normativos relacionados de manera específica con los residuos peligrosos, fueron desarrollados y enunciados a partir del año de 1988 en las Normas Técnicas de Residuos Sólidos (NTRS), por la entonces Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE). La NOM-052-SEMARNAT-2005, menciona el código CRETIB, que significa: corrosivo, reactivo, explosivo, tóxico, inflamable y biológico infeccioso.


La NOM-052-SEMARNAT-2005 menciona la clasificación de las características que contienen los residuos peligrosos. La corrosividad indicada por el pH, se escogió como característica de identificación de material y residuo peligroso, debido a que los materiales con alto y bajo pH pueden reaccionar peligrosamente con otros materiales y/o residuos o causar contaminantes tóxicos que migren de ciertos residuos. La Normatividad Mexicana define a un residuo peligroso por su inflamabilidad cuando: En solución acuosa, contienen más del 24% de alcohol en volumen, entendiéndose por solución acuosa aquella cuyo principal componente es agua, esto significa que el agua contribuye al menos el 50% del peso de la muestra. El líquido tiene un punto de inflamación inferior a 60°C. No es líquido, pero es capaz de causar fuego o fricción, absorción de humedad o cambio químico espontáneo y, cuando prende, arde vigorosa y permanentemente. Biológico infeccioso- un residuo con características biológico infecciosas se considera peligroso por lo siguiente: Contiene bacterias, virus u otros microorganismos con capacidad de infección. Contiene toxinas producidas por microorganismos que causan efectos nocivos a seres vivos. 1.3.3 Clasificación de RPBI de acuerdo a la NOM-087-ECOL-SSA1-2002. Para efectos de esta Norma Oficial Mexicana se consideran RPBI, la sangre, los cultivos y cepas de agentes biológico-infecciosos, los patológicos, los no anatómicos y los punzo cortantes. 1. La sangre y los componentes de ésta, sólo en su forma líquida, así como los derivados no comerciales, incluyendo las células progenitoras, hematopoyéticas y las fracciones celulares o a celulares de la sangre resultante (hemoderivados). 2. Los cultivos generados en los procedimientos de diagnóstico e investigación, así como los generados en la producción y control de agentes biológico-infecciosos. 3. Utensilios desechables usados para contener, transferir, inocular y mezclar cultivos de agentes biológico-infecciosos. 4. Los tejidos, órganos y partes que se extirpan o remueven durante las necropsias, la cirugía o algún otro tipo de intervención quirúrgica, que no se encuentren en formol. 5. Las muestras biológicas para análisis químico, microbiológico, citológico e histológico, excluyendo orina y excremento.


6. Los cadáveres y partes de animales que fueron inoculados con agentes entero patógenos en centros de investigación y bioterios. Son residuos no anatómicos los siguientes: 7. Los recipientes desechables que contengan sangre líquida. 8. Los materiales de curación, empapados, saturados, o goteando sangre o cualquiera de los siguientes fluidos corporales: líquido sinovial, líquido pericárdico, líquido pleural, líquido Céfalo-Raquídeo o líquido peritoneal. 9. Los materiales desechables que contengan esputo, secreciones pulmonares y cualquier material usado para contener éstos, de pacientes con sospecha o diagnóstico de tuberculosis o de otra enfermedad infecciosa según sea determinado por la SSA mediante memorándum interno o el Boletín Epidemiológico. 10. Los materiales desechables que estén empapados, saturados o goteando sangre, o secreciones de pacientes con sospecha o diagnóstico de fiebres hemorrágicas, así como otras enfermedades infecciosas emergentes según sea determinado por la SSA mediante memorándum interno o el Boletín Epidemiológico. 11. Materiales absorbentes utilizados en las jaulas de animales que hayan sido expuestos a agentes entero patógenos. Las siguientes definiciones se consideran contenidas en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, su Reglamento en materia de Residuos Peligrosos, la Ley General de Salud, sus Reglamentos, pero las retoma la NOM-087-ECOL-SSA12002: Agente biológico-infeccioso: Cualquier microorganismo capaz de producir enfermedades cuando está presente en concentraciones suficientes (inóculo), en un ambiente propicio (supervivencia), en un hospedero susceptible y en presencia de una vía de entrada. Agente enteropatógeno: Microorganismo que bajo ciertas circunstancias puede producir enfermedad en el ser humano a nivel del sistema digestivo, se transmite vía oral-fecal. Bioterio: Es un área o departamento especializado en la reproducción, mantenimiento y control de diversas especies de animales de laboratorio en óptimas condiciones, los cuales son utilizados para la experimentación, investigación científica y desarrollo tecnológico.


Carga útil: Es el resultado de la sustracción del peso vehicular al peso bruto vehicular. Centro de acopio: Instalación de servicio que tiene por objeto resguardar temporalmente y bajo ciertas condiciones a los residuos peligrosos biológico-infecciosos para su envío a instalaciones autorizadas para su tratamiento o disposición final. Cepa: Cultivo de microorganismos procedente de un aislamiento. Establecimientos generadores: Son los lugares públicos, sociales o privados, fijos o móviles cualquiera que sea su denominación, que estén relacionados con servicios de salud y que presten servicios de atención médica ya sea ambulatoria o para internamiento de seres humanos y utilización de animales de bioterio, de acuerdo con la tabla 1 del presente instrumento. Irreconocible: Pérdida de las características físicas y biológico-infecciosas del objeto para no ser reutilizado. Manejo: Conjunto de operaciones que incluyen la identificación, separación, envasado, almacenamiento, acopio, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de los residuos peligrosos biológico-infecciosos. Muestra biológica: Parte anatómica o fracción de órganos o tejido, excreciones o secreciones obtenidas de un ser humano o animal vivo o muerto para su análisis. Órgano: Entidad morfológica compuesta por la agrupación de tejidos diferentes que concurren al desempeño de un trabajo fisiológico. Prestador de servicios: Empresa autorizada para realizar una o varias de las siguientes actividades: recolección, transporte, acopio, tratamiento y disposición final de residuos peligrosos biológico-infecciosos. Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos (RPBI): Son aquellos materiales generados durante los servicios de atención médica que contengan agentes biológico-infecciosos según son definidos en esta Norma, y que puedan causar efectos nocivos a la salud y al ambiente. Sangre: El tejido hemático con todos sus elementos. Separación: Segregación de las sustancias, materiales y residuos peligrosos de iguales características cuando presentan un riesgo.


Tejido: Entidad morfológica compuesta por la agrupación de células de la misma naturaleza, ordenadas con regularidad y que desempeñan una misma función. Tratamiento: El método físico o químico que elimina las características infecciosas y hace irreconocibles a los residuos peligrosos biológico-infecciosos. Siendo los objetos punzocortantes aquellos que han estado en contacto con humanos o animales o sus muestras biológicas durante el diagnóstico y tratamiento, únicamente: tubos capilares, navajas, lancetas, agujas de jeringas desechables, agujas hipodérmicas, de sutura, de acupuntura y para tatuaje, bisturís y estiletes de catéter, excepto todo material de vidrio roto utilizado en el laboratorio, el cual deberá desinfectar o esterilizar antes de ser dispuesto como residuo municipal. Los RPBI deben ser tratados por métodos físicos o químicos que garanticen la eliminación de microorganismos patógenos y deben hacerse irreconocibles para su disposición final en los sitios autorizados (Manual para el manejo integral de residuos de servicios de salud, 2005). Los establecimientos generadores independientes del Nivel I que se encuentren ubicados en un mismo inmueble, podrán contratar los servicios de un prestador de servicios común, quien será el responsable del manejo de los residuos peligrosos biológico-infecciosos. Los generadores y prestadores de servicios, además de cumplir con las disposiciones legales aplicables, deben cumplir con las disposiciones correspondientes a las siguientes fases de manejo, según el caso: Identificación de los residuos, envasado de los residuos generados, almacenamiento temporal, recolección y transporte externo, tratamiento, disposición final, identificación y envasado, en las áreas de generación de los establecimientos generadores, se deberán separar y envasar todos los residuos peligrosos biológico-infecciosos, de acuerdo con sus características físicas y biológicas infecciosas, en esta Norma Oficial Mexicana. donde la sangre si es en estado líquido se deberá envasar en recipientes herméticos de color rojo, los cultivos y cepas de agentes infecciosos den estado sólido en bolsas de polietileno de color rojo, los residuos no anatómicos sólidos en bolsas de polietileno de color rojo, los residuos no anatómicos líquidos colocados en recipientes herméticos de color rojo, los objetos punzocortantes sólidos en recipientes rígidos de polipropileno en color rojo y


durante el envasado, los residuos peligrosos biológico-infecciosos no deberán mezclarse con ningún otro tipo de residuos municipales o peligrosos Las bolsas deberán ser de polietileno de color rojo traslúcido de calibre mínimo 200 y de color amarillo traslúcido de calibre mínimo 300, impermeables y con un contenido de metales pesados de no más de una parte por millón y libres de cloro, además deberán estar marcadas con el símbolo universal de riesgo biológico y la leyenda RPBI((NOM087-ECOL-SSA1-2002). Respecto al almacenamiento: Se deberá destinar un área para el almacenamiento temporal de los residuos peligrosos biológico-infecciosos. Los establecimientos generadores incluidos en el Nivel I en esta Norma Oficial Mexicana, quedan exentos y podrán ubicar los contenedores en el lugar más apropiado dentro de sus instalaciones, de manera

tal

que

no

obstruyan

las

vías

de acceso. Los RPBI envasados deberán almacenarse en contenedores metálicos o de plástico con tapa y ser rotulados con el símbolo universal de riesgo biológico, con la leyenda “RESIDUOS PELIGROSOS BIOLOGICO-INFECCIOSOS”. El periodo de almacenamiento temporal estará sujeto al tipo de establecimiento generador, como sigue: Nivel I: Máximo 30 días, Nivel II: Máximo 15 días, Nivel III: Máximo 7 días. Los residuos patológicos, humanos o de animales (que no estén en formol) deberán conservarse a una temperatura no mayor de 4°C (cuatro grados Celsius), en las áreas de patología, o en almacenes temporales con sistemas de refrigeración o en refrigeradores en áreas que designe el responsable del establecimiento generador dentro del mismo. El área de almacenamiento temporal de residuos peligrosos biológico-infecciosos debe: estar separada de las áreas de pacientes, almacén de medicamentos y materiales para la atención de los mismos, cocinas, comedores, instalaciones sanitarias, sitios de reunión, áreas de esparcimiento, oficinas, talleres y lavanderías, la cual deberá estar techada, ser de fácil acceso, para la recolección y transporte, sin riesgos de inundación e ingreso de animales, contar con señalamientos y letreros alusivos a la peligrosidad de los


mismos, en lugares y formas visibles, el acceso a esta área sólo se permitirá al personal responsable de estas actividades, el diseño, construcción y ubicación de las áreas de almacenamiento temporal destinadas al manejo de residuos peligrosos biológicoinfecciosos en las empresas prestadoras de servicios, deberán ajustarse a las disposiciones señaladas

y

contar

con

la

autorización

correspondiente

por

parte

de

la

SEMARNAT((NOM-087-ECOL-SSA1-2002). Los establecimientos generadores de residuos peligrosos biológico-infecciosos que no cuenten con espacios disponibles para construir un almacenamiento temporal, podrán utilizar contenedores plásticos o metálicos para tal fin, siempre y cuando cumplan con los requisitos. Los residuos peligrosos biológico-infecciosos podrán ser almacenados en centros de acopio, previamente autorizados por la SEMARNAT. Dichos centros de acopio deberán operar sistemas de refrigeración para mantener los residuos peligrosos biológicoinfecciosos a una temperatura máxima de 4°C (cuatro grados Celsius) y llevar una bitácora de conformidad con el artículo 21 del Reglamento en materia de Residuos Peligrosos de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. El tiempo de estancia de los residuos en un centro de acopio podrá ser de hasta treinta días. La recolección y el transporte de los residuos peligrosos biológico-infecciosos referidos en esta Norma Oficial Mexicana, deberá realizarse conforme a lo dispuesto en los ordenamientos jurídicos aplicables y cumplir lo siguiente: sólo podrán recolectarse los residuos que cumplan con el envasado, embalado y etiquetado o rotulado como se establece en dicha esta Norma Oficial Mexicana, los residuos peligrosos biológicoinfecciosos no deben ser compactados durante su recolección y transporte, los contenedores referidos deben ser desinfectados y lavados después de cada ciclo de recolección, los vehículos recolectores deben ser de caja cerrada y hermética, contar con sistemas de captación de escurrimientos, y operar con sistemas de enfriamiento para mantener los residuos a una temperatura máxima de 4°C (cuatro grados Celsius), los vehículos con capacidad de carga útil de 1,000 kg o más deben operar con sistemas mecanizados de carga y descarga. Durante su transporte, los residuos peligrosos


biológico-infecciosos sin tratamiento no deberán mezclarse con ningún otro tipo de residuos municipales o de origen industrial. Para la recolección y transporte de residuos peligrosos biológico-infecciosos se requiere la autorización por parte de la SEMARNAT. Dicho transporte deberá dar cumplimiento con los incisos a), b), d) y e) del numeral 6.4.1 de esta Norma Oficial Mexicana. El tratamiento de los residuos peligrosos biológico-infecciosos deben ser tratados por métodos físicos o químicos que garanticen la eliminación de microorganismos patógenos y deben hacerse irreconocibles para su disposición final en los sitios autorizados. La operación de sistemas de tratamiento que apliquen tanto a establecimientos generadores como prestadores de servicios dentro o fuera de la instalación del generador, requieren autorización previa de la SEMARNAT, sin perjuicio de los procedimientos que competan a la SSA de conformidad con las disposiciones aplicables en la materia. Los residuos patológicos deben ser incinerados o inhumados, excepto aquellos que estén destinados a fines terapéuticos, de investigación y los que se mencionan en los puntos anteriores de esta Norma Oficial Mexicana. En caso de ser inhumados debe realizarse en sitios autorizados por la SSA (Secretaria de Salud y Asistencia) La disposición final de los residuos peligrosos biológico-infecciosos tratados e irreconocibles, podrán disponerse como residuos no peligrosos en sitios autorizados por las autoridades competentes((NOM-087-ECOL-SSA1-2002). Los establecimientos generadores de residuos peligrosos biológico-infecciosos y los prestadores de servicios deberán contar con un programa de contingencias en caso de derrames, fugas o accidentes relacionados con el manejo de estos residuos. Esta Norma Oficial Mexicana no concuerda con ninguna Norma Internacional por no existir referencia en el momento de su elaboración, ni existen normas mexicanas que hayan servido de base para su elaboración, el grado de concordancia con normas y lineamientos internacionales y con las normas mexicanas tomadas como base para su elaboración.


1.3.4 Marco legal. 1.3.4.1 Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos. Promulgada el 5 de febrero de 1917, no menciona de manera explícita y directa aspectos relacionados con los Residuos Peligrosos. Sin embargo, establece claramente en varios de sus artículos los conceptos básicos que dan fundamento y origen a los ordenamientos de nivel jerárquico inferior; en el artículo 4 se menciona el derecho de toda persona a la protección de su salud, señalando que el desequilibrio del ecosistema no afecte a la población y en especial al individuo ; el artículo 24 se refiere al uso de los recursos productivos, cuidando su conservación y el medio ambiente, mientras que el artículo 27 incorpora el concepto de conservación de los recursos naturales, así como el de prestar atención a los centros de población para preservar y restaurar el equilibrio ecológico. Por su parte, el artículo 73 menciona el aspecto de expedición de leyes en materia de protección al ambiente y de preservación y restauración del equilibrio ecológico. 1.3.4.2 Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) Esta Ley fue publicada originalmente en el Diario Oficial de la Federación (DOF), con fecha 28 de enero de 1988. La última reforma aplicada corresponde al 13 de junio del 2003. La LGEEPA se encuentra estructurada en seis títulos y compuesta por un total de 214 artículos, incluyendo 10 transitorios, se mencionan aquellos directamente relacionados con los RP. El Título Primero, Capítulo I (artículo 3º.) define, entre otros conceptos, a los residuos peligrosos. El Capítulo VI (Materiales y Residuos Peligrosos) del Título Cuarto (Protección al Ambiente), está dedicado totalmente a los RP, contando con seis artículos (la versión primera de la Ley contemplaba cuatro). El artículo 150 determina que los RP deberán ser manejados con arreglo a la Ley, Reglamento y Normas aplicables. El artículo 151 determina que la responsabilidad del manejo y disposición final de los RP corresponde a quien los genera y menciona además la responsabilidad de las empresas manejadoras de RP.


El artículo 151 bis establece la obligatoriedad de requerir la autorización previa de la Secretaría para instalar y operar sistemas de cualquier tipo de manejo de RP, mientras que, el artículo 152 se refiere a la promoción de programas de minimización, reúso y reciclaje de los mismos. En el artículo 152 bis se cita la obligatoriedad de recuperar suelos dañados con este tipo de residuos. Finalmente, el artículo 153 especifica las condiciones que deben observarse en la eventual importación y exportación de dichos materiales. Los estudios revisados en la literatura internacional sobre control de infecciones no son tan explícitos en el apartado de residuos biológicos que se generan en las Unidades de Primer Nivel ni mucho menos en el manejo adecuado. Sólo algunos mencionan los cuidados que se deben tener al envasarlos (Zelaya , 2001; CEPIS/OPS, 2000). En 1983, la Academia Nacional de Ciencias de los EUA, estableció los cuatro componentes básicos de la Evaluación del Riesgo: Identificación o Reconocimiento del riesgo, Evaluación de la Dosis-Respuesta, Evaluación de la exposición y Caracterización del riesgo. Cabe mencionar que originalmente, este procedimiento se aplica en Toxicología Ambiental, sin embargo, utilizando su formato el M. en C. Enrique López Hernández ha podido adaptarlo a los principios de la Higiene Industrial. Para de esta manera poder utilizarlo como un efectivo y práctico método en la presente tesis. El diagnóstico situacional se define como el conjunto de procedimientos mediante los que es posible estudiar los riesgos, desde su detección y hasta su caracterización. Es la herramienta más idónea para iniciar una investigación, en materia de seguridad e higiene, en cualquier organización (López ). Se compone de cuatro etapas: Reconocimiento del riesgo, evaluación de la exposición, evaluación de la dosis-respuesta, caracterización del riesgo. El reconocimiento del riesgo consiste en investigar al proceso productivo de la organización, a través de un diagrama de bloques, descripción del mismo por etapas, y la consecuente identificación de riesgos por proceso, etapa, puestos y actividades. Implica responder a las siguientes interrogantes básicas: como son el giro de la empresa, los puestos, trabajadores y turnos así como también sus actividades específicas por puesto, los insumos y materiales, maquinaria, herramienta y equipo, la naturaleza y características


de las instalaciones, ubicación por proceso y etapa y cuánto tiempo dura lo que se hace, así como bajo que concentraciones ambientales se realiza la actividad, adicionalmente, obliga a la búsqueda, identificación y descripción de los productos de todo proceso, es decir: todas las entradas al proceso (en la manufactura son los insumos y materiales), los productos accesorios aquellos que sin incorporarse al producto final del proceso, son importante para la elaboración del mismo, los productos residuales que son el resultado del desperdicio, los productos intermedios son aquellos que resultan de la transformación progresiva de los insumos y los productos finales es el resultado de las salidas del proceso, siendo el objetivo de investigar y analizar para detectar y reconocer riesgos de trabajo. La evaluación de la exposición consiste en identificar grupos de exposición homogénea, para investigar, analizar y describir sus condiciones particulares de contacto directo con cada riesgo. Equivale a responder las siguientes interrogantes ¿la frecuencia con la que ocurre el riesgo?, ¿la duración del contacto?, ¿la concentración del contaminante?,¿la concentración del contaminante en cada área laboral específica seleccionada (intensidad)? Para conseguirlo, se requiere de realizar muestreos ambientales y personales al trabajador y al medio ambiente, una vez obtenidos los resultados de tales muestreos, se comparan contra estándares previamente establecidos y validados por la normativa aplicable (ejemplo, LMPE-PPT indicados en la NOM-010-STPS-1999). La evaluación de la dosis-respuesta: Es una investigación en tres niveles acerca de los efectos nocivos que pueden provocar los riesgos estudiados: Histórico o retrospectivo, también se le conoce como epidemiología laboral, la cual consiste en indagar la incidencia y prevalencia de accidentes y enfermedades a consecuencia del trabajo, que han ocurrido en la organización, en un período y en un área laboral, específicos; el aquí y ahora es el resultado del estudio actual sobre la siniestralidad ocurrida. Se complementa con las etapas previas sobre el reconocimiento del riesgo y evaluación de la exposición, peligrosidad intrínseca es la que se refiere a lo que la literatura documenta sobre los efectos adversos de riesgos específicos, de acuerdo a reportes de estudios recientes, o de estudios pasados, pero aún vigentes, la caracterización del riesgo como su nombre lo indica, consiste en describir las principales características perniciosas de cada riesgo,


en caso de pasar del terreno de la probabilidad al de los hechos consumados. Es el resultado del análisis y resumen de las tres fases previas; en esta fase se presenta con el auxilio del llamado “mapeo de riesgos” y es la fase preliminar para jerarquizar a los mismos, en cuanto a impacto material y biológico, así como para preparar el consecuente programa del control de los efectos de los mismos:

Estudio relacionado I. Valdominos (2003) en su investigación “El manejo de los residuos peligrosos biológico infecciosos (RPBI) en hospitales de nivel II y III del sector salud en México (un enfoque sistemático)”, publicado por el Instituto Politécnico Nacional, en el cual se abordan diversos aspectos desde el punto de vista histórico, el manejo de estos residuos a nivel internacional, las conceptos acerca de este tipo de residuos y en sí cómo se manejan en las unidades de segundo y tercer nivel en la ciudad de México. Dicho trabajo tuvo como objetivo general, la identificación de los riesgos de trabajo originados por la falta de compatibilidad entre el perfil del trabajador y el perfil del puesto, de los trabajadores relacionados con el manejo de los RPBI en unidades de II y III nivel en la ciudad de México. Dicho trabajo fue concebido, basándose en las grandes deficiencias que presentan estas unidades hospitalarias como son: su infraestructura y el desempeño de sus trabajadores en sus funciones. El autor menciona que el desconocimiento de la legislación correspondiente que dicta las normas y reglamentos para un adecuado medio ambiente laboral, así como el desconocimiento de la tarea en el trabajador por su inexperiencia o por la falta de capacitación específica en los procesos de trabajo, contribuye a elevar los riesgos y accidentes de trabajo, amenazando la integridad física y mental del mismo. El objetivo planteado en su trabajo, fue abatir los riesgos laborales y accidentes de trabajo, por lo que es necesario que el manejo de los RPBI sea adecuado. La información necesaria para validar la hipótesis de trabajo, se obtuvo a través de diferentes instrumentos de medición como fueron: entrevistas, cuestionarios, guías de observación; todas ellas diseñadas en estudios explicados anteriormente y aplicadas por el autor. El análisis de la


información obtenida permitió diseñar una propuesta de compatibilidad entre el perfil del puesto y el perfil del trabajador para prevenir los riesgos de trabajo por los residuos peligrosos biológico infecciosos, generado en una unidad médica de II y III nivel de atención en la ciudad de México. La propuesta diseñada por él involucra una metodología particular cuyos objetivos son: Prevenir los riesgos de trabajo inherentes a las tareas que están relacionadas con la generación y manejo de los RPBI. Proponer las alternativas de control específico y consistente en las diferentes fases del manejo de los RPBI desde su generación hasta el almacenamiento temporal o disposición inmediata en una unidad médica. Identificar

las

necesidades

de capacitación

específicas en aquellos aspectos que se consideren deficiencias (habilidades y actitudes) en el trabajador, haciéndolo no apto para realizar este trabajo concreto. Evaluar los elementos de seguridad e higiene que están presentes en el desarrollo de la tarea en los procesos de trabajo. La utilización de esta compilación a través de sus propuestas permitirá al autor que, a mediano y largo plazo, funcione como un medio de prevención y protección del trabajador en las enfermedades laborales y accidentes de trabajo relacionados con los residuos peligrosos biológico infecciosos. Valdominos publica en el año de 2003 en la revista Biomed una tesis titulada “Identificación de factores de riesgo asociados con el manejo de residuos peligrosos biológicos infecciosos en trabajadores de hospitales de nivel III en la ciudad de México.” En la cual el objetivo del estudio fue identificar el origen de los riesgos de trabajo del personal que maneja los RPBI generados en tres departamentos, de unidades médicas de Nivel III del sector salud en la ciudad de México. Aplicando encuestas a una muestra de trabajadores de cada uno de los siguientes departamentos: patología, laboratorio de análisis clínicos y laboratorio de banco de sangre. Se evaluó la compatibilidad entre: 1) el conocimiento de la norma NOM-087-ECOL-SSA1-2002 y 2) el apropiado desempeño de la tarea por parte del personal, asignando a los encuestados en cuatro categorías de riesgo. Obteniendo los siguientes resultados: El mayor porcentaje de trabajadores fue asignado al grupo de trabajadores en riesgo, así como a su departamento. Esto destaca la


falta de congruencia entre el conocimiento de la normatividad y la tarea correspondiente al proceso de trabajo, por los cual existe una divergencia muy amplia entre los aspectos teóricos legales y la ejecución real de la tarea. A lo que se estableció que, en general, el conocimiento de la normatividad es precario para los trabajadores de hospitales de nivel III en la ciudad de México y, en consecuencia, el trabajador no puede llevar a cabo la tarea en las condiciones de seguridad e higiene adecuadas para él y su departamento. Esto propicia que el trabajador ponga en grave riesgo su salud y la del departamento respectivo. Por lo que recomiendan implementar un programa de sistematización encaminado a identificar

y fortalecer

las

debilidades inherentes

al

conocimiento

de

la

normatividad y al perfil de los trabajadores que manejan RPBI con la finalidad de reducir y eventualmente eliminar los riesgos de trabajo en hospitales de nivel III de la ciudad de México.(Valdominos, 2003) Otro trabajo encontrado en la literatura acerca de los RPBI, es el publicado por el M en ISS Roberto Gómez García del Hospital Materno Infantil Inguarán, titulado El manejo de residuos peligrosos biológico-infecciosos en los consultorios dentales. Estudio de campo. Cuyo objetivo fue evaluar el manejo de los RPBI en los consultorios dentales en la Zona Metropolitana del Valle de México. A través de un estudio transversal, descriptivo, de campo,

aplicando una cédula de entrevista y la exploración de los

residuos. La adecuación del manejo de estos RPBI se definió conforme a los preceptos de la NOM-087-ECOL-1995 “Que establece

los

requisitos

para

la separación,

envasado, almacenamiento, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de los residuos peligrosos biológico infecciosos que se generan en establecimientos que presten atención médica”. El autor obtuvo los siguientes resultados: Se encontró que sólo 14.4% conocía las Normas Oficiales Mexicanas que regulan el manejo de estos residuos y que en ningún consultorio se manejan éstos. Llegando el autor a la conclusión de que el manejo inadecuado de los RPBI hace que los consultorios dentales constituyan un peligro potencial de infección y contaminación para los cirujanos dentistas, sus ayudantes, el personal de recolección y la sociedad en general.


Otra tesis doctoral encontrada en la literatura acerca del tema del presente trabajo, es la publicada por la Dra. María de Lourdes Montaño Pérez, titulada: Manejo de los residuos biológicos infecciosos sólidos, generados por alumnos de la UBAC y dentistas ubicados en la zona centro de la ciudad de Mexicali. Cuyo objetivo principal fue el conocer la cantidad de residuos peligrosos biológico infecciosos sólidos, generados por un grupo representativo de dentistas de la zona centro de la ciudad de Mexicali, y la correspondiente generada por un grupo de alumnos de la facultad de odontología campus Mexicali. Como objetivos específicos el detectar posibles asociaciones entre la cantidad de residuos peligrosos biológico infecciosos sólidos, con las variables de sexo, nivel de estudios, institución de origen de licenciatura, formación académica sobre manejo de residuos peligrosos, conocimientos de programas de control de infecciones, conocimiento de la legislación sobre residuos peligrosos biológico infecciosos Norma Oficial Mexicana 087, conocimiento e importancia del marco legal nacional en cuestión de residuos peligrosos generados por la práctica dental. Realizó un estudio transversal, descriptivo de campo en la ciudad de Mexicali, la muestra de dicho estudio fue formada por un grupo de alumnos de práctica integral y otra, formada por dentistas que tenían su consultorio ubicado en la zona centro de la ciudad de Mexicali. En dicho estudio la autora utilizó dos instrumentos de evaluación: Pesaje de residuos generados en la consulta de lunes a viernes, por cada uno de los 140 dentistas y de los 24 alumnos, y Aplicación de un cuestionario de siete preguntas relacionadas al conocimiento de la legislación y manejo de RPBI generados en la consulta dental. En los resultados obtenidos por la autora se destacan la distribución de la muestra por universidad de origen y sexo, así como por formación académica clínica en control de infecciones y manejo de RPBI, encontrando que el hecho de que los dentistas tengan formación o no sobre residuos peligrosos biológico infecciosos, no influye en la cantidad de residuos que los dentistas generan por día en su consulta. Por otro lado se encontró que los alumnos durante su formación aplican al 100% la norma, por ser una conducta obligatoria y supervisada, sin embargo una vez egresados, en su práctica profesional algunos lo hacen y otros no.


Estudio relacionado II En otra investigación denominada “Percepción de enfermería sobre los riesgos biológicos” con la finalidad de identificar el grado de percepción del riesgo biológico del personal de enfermería de un hospital de seguridad social del norte de Veracruz. Realizado por Fan-Huerta, Meléndez-Méndez, Garza-Hernández, Aguilera-Pérez, Ortega-López. Publicado en la Revista Conamed (ISSN-2007-932X) el cuál se describe como un estudio de tipo descriptivo, transversal con una población de 92 enfermeras de un hospital de seguridad social, muestreo no probabilístico por conveniencia, se utilizó el cuestionario de percepción del riesgo. Encontrando como resultado que el 90% conoce los riesgos de su trabajo y son mujeres, el 62% posee un rango de edad de 20 a 30 años, el 55% cuentan con un nivel máximo de licenciatura a lo que los autores encontraron que la mayoría del personal cuenta con conocimientos e información sobre los riesgos biológicos de desempeño profesional, a pesar de poseer contenedores para el manejo y desecho del material RPBI, debido a que muchos trabajadores siguen realizando prácticas como reencapuchar, no separar correctamente las agujas y jeringas en sus respectivos contenedores y no contar con cultura del reporte de accidentes y procedimientos post exposición a los RPBI.

Estudio relacionado III Otro estudio sobre RPBI “Manejo de Residuos Biológico-Infeccioso por el personal de enfermería del Hospital General de Iguala Guerrero”, el trabajo es publicado por Lugo, Atzua, Lagunas, Cuevas y Narváez con la finalidad de proteger al personal de salud, medio ambiente y población que esté en contacto con ellos. Publicado en la Revista Iberoamericana para la Investigación y el Desarrollo Educativo (ISSN: 2007- 7475) el cual se describe como un estudio de tipo transversal, descriptivo, con una muestra de 57 enfermeras de dicho hospital. El objetivo de la investigación es evaluar el manejo de los RPBI por el personal de enfermería en los servicios de Urgencias y Hospitalización del


Hospital General de Iguala Guerrero de las cuáles el 97% son de sexo femenino, el 77% posee grado de licenciatura y la edad promedio de los participantes oscila entre 31 y 40 años, se presenta un instrumento de 12 ítems basados en la NOM-087-ECOL-SSA1-1995 el cual va desde conocimientos y aplicación de la misma. La realización de esta investigación permitió determinar el manejo que da el personal de enfermería, a los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos, y si estos se apegan a la norma oficial mexicana NOM-087-ECOL-SSA1-2002. De acuerdo al análisis, solo 39 % del personal de enfermería conoce satisfactoriamente las disposiciones que indica la norma, con respecto al manejo de los RPBI; el resto del personal la conoce poco y de forma moderada. Los concluyen que esta limitación en el conocimiento de dicha norma, afecta necesariamente el manejo de los residuos, por lo que la capacitación, supervisión y asesoría, que se le proporcione al personal, debe ser una prioridad, considerando que el adecuado manejo de los residuos peligrosos biológico-infecciosos reduce en gran medida el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas nosocomiales y que puedan afectar a la población en general. 1.4 Variables. 1.4.1 Definición conceptual de las variables Conocimiento es un conjunto de representaciones abstractas que se almacenan mediante la experiencia o la adquisición de conocimientos o a través de la observación. En el sentido más extenso se trata de la tenencia de variados datos interrelacionados que al ser tomados por sí solos, poseen un valor cualitativo y es la disciplina que se encarga de considerar su validez y la expresión que se identifica como la epistemología donde el objetivo del estudio son los conocimientos científicos que no sólo debe ser válido y consistente desde el punto de vista lógico, pero además debe de comprobarlo mediante el método científico o experimental. Los RPBI Son aquellos materiales generados durante los servicios de atención médica que contengan agentes biológico-infecciosos que es cualquier microorganismo capaz de producir enfermedades cuando está presente en concentraciones suficientes (inóculo), en un ambiente propicio (supervivencia), en un hospedero susceptible y en presencia de una


vía de entrada lo cuales puedan causar efectos nocivos a la salud y al ambiente (NOM087-SEMARNAT-SSA1-2002, pag.3,5). 1.4.2. Definición operacional de la variable. Para esta investigación se utilizó una guía de cumplimiento basado en la NOM-087ECOL-SSA1-2002 que consta de tres partes la primera se basa en conocimientos básicos, la segunda consta de registro y verificación y la tercera parte se basa en el uso del conocimiento de NOM-087-ECOL-

CAPITULO II. MÉTODOLOGÍA 2.1. Tipo de estudio. El estudio es de tipo descriptivo en virtud de que se describe el conocimiento que tiene el personal de laboratorio clínico de la Norma NOM-087-ECOL- sobre el manejo de los RPBI, transversal porque se realizó la investigación en el período agosto- septiembre 2015. 2.2 Población. La población fue de 21 personas que trabajan en el laboratorio clínico y comprende administrativos, operativos e intendencia. 2.3 Muestra y muestreo. La muestra fue de 14 personas y el muestreo fue no probabilístico por conveniencia en virtud de que se incluyeron los trabajadores que aceptaron participar. 2.4 Criterios de selección. •

Criterios Inclusión:

- Se incluyó personal de laboratorio de ambos sexos, de los turnos vespertino, nocturno y fin de semana diurno y nocturno. -Personal que aceptó participar en la investigación •

Criterios Exclusión:

Personal de otros puestos ajenos al laboratorio clínico. Personal que no dio su consentimiento para participar en la investigación.


2.5. Métodos e instrumentos para la recolección de datos. El método utilizado fue la entrevista, y el instrumento aplicado fue una guía de cumplimiento basado en la NOM-087-ECOL-SSA1-2002 que consta de tres partes, la primera consta de conocimientos básicos, la segunda de registro y verificación y la tercera parte se refiere al uso del conocimiento de NOM-087-ECOL-SSA1-2002, los datos sociodemográficos fueron antigüedad, categoría, edad, sexo y grado de estudios. 2.6. Recursos materiales y equipos. Humanos: Una investigadora responsable del trabajo Material y equipos: Equipo de cómputo, material de oficina. Financieros: los gastos fueron sufragados por la investigadora responsable 2.7. Procedimiento. Se inicia al dirigirse a la oficina de enseñanza ubicada en la Clínica Hospital ISSSTE de Poza Rica, Ver. a la responsable de enseñanza se le explica el interés de realizar la investigación, con el personal adscrito al laboratorio del hospital en cuestión, se le informa que el instrumento es basado en la NOM-087-ECOL-SSA1-2002 y consta de tres secciones la primera es conocimientos básicos, la segunda es el registro de la verificación y la tercera parte es el uso del conocimiento. Al recibir la autorización, se acudió al laboratorio clínico, se les explicó a los participantes el objetivo de la investigación y se les solicitó firmar el consentimiento informado, posteriormente se procedió a la aplicación de la guía a los trabajadores, al término se les agradeció a las personas que aceptaron colaborar en la investigación. 2.8. Consideraciones éticas. En cuanto a las consideraciones éticas usadas en esta investigación están basadas en la Ley General de Salud específicamente refiriéndome al Art.100, fracción IV donde indica que sólo se podrá realizar una investigación siempre y cuando se haya enterado de los objetivos de la investigación y las posibles consecuencias positivas o negativas a su salud, para lo cual deberá otorgar un consentimiento informado firmado por el participante o bien en su defecto su representante legal en caso de no poder tener facultades para realizar o entender el estudio a realizar.


CAPITULO III. RESULTADOS cuadro 1 Datos sociodemográficos de trabajadores del laboratorio clínico de la Clínica hospital Issste de Poza rica, Ver. Período septiembre-octubre 2015 CUADRO 1

SEXO

FRECUENCIA

PORCENTAJE

MASCULINO

7

50%

FEMENINO

7

50%

TOTAL

14

100%

10-19

1

7%

20-29

5

36%

30-39

5

36%

40-49

3

21%

TOTAL

14

100%

PREPARATORIA

1

7%

TÉCNICA

6

43%

LIENCIATURA

7

50%

TOTAL

14

100%

EDAD

GRADO DE ESTUDIOS

FUENTE: DIRECTA

que el 50% de los participantes son del sexo femenino y el otro 50% masculino, las edades oscilan entre 19-46 años de edad, en cuanto al grado académico, 50% tienen grado de licenciatura, 43% preparación técnica y 7% con preparatoria. .Cuadro

1. muestra


cuadro 2 Conocimiento y aplicación de la NOM 087-ECOL-SSA1-2002 de trabajadores del laboratorio clínica de la Clínica Hospital Issste de Poza Rica, Ver. Período septiembre-octubre 2015 CUADRO 2

CONOCIMIENTO

FRECUENCIA

PORCENTAJE

POSEEN CONOCIMIENTO BÁSICO

14

100%

VERIFICACIÓN Y REGISTRO

14

100%

APLICACIÓN DE CONOCIMIENTO

8

57%

FUENTE: DIRECTA

En el cuadro 2 se observa que el 100% de los participantes poseen los conocimientos básicos acerca de la NOM-087-SSA1.2002, asimismo, el 100% de los participantes llevan a cabo las verificaciones y anotaciones correspondientes, sin embargo, sólo un 57% aplica los conocimientos del RPBI.


3.1. Discusión. En nuestro país existe la Norma Oficial Mexicana NOM-087-SSA1.2002, Protección Ambiental, Salud Ambiental en la que se estipulan los requisitos para el almacenamiento, separación, envasado y disposición final de los RPBI que se generan en los establecimientos que brindan atención médica; sin embargo, en la práctica diaria existen factores que impiden el cumplimiento de estas disposiciones. Al respecto, es importante tomar en cuenta los resultados de esta investigación realizada por Tejeda (2015) en un laboratorio clínico quien encontró que el 50% de la población estudiada es del sexo femenino, resultado diferente a lo reportado por Fan (2007) que fue de 90% del sexo femenino, y al de Lugo (2007) quien encontró un 92% del sexo mencionado. Respecto al grado de estudios, Tejeda menciona que el 50% de los participantes poseen licenciatura, Fan encontró un 55% de su población con este grado en tanto que Lugo reporta que el 77% cuenta con grado de licenciatura. Las edades son similares en las tres investigaciones ya que oscilan entre los 30-40 años. En cuanto al conocimiento de la Norma Oficial Mexicana NOM-087-ECOL-SSA12002, Tejeda en su investigación encontró que 100% de su población conoce la normatividad, resultados muy diferentes a los de Fan quien reporta un 90%, y la cifra más baja fue la registrada por Lugo con un 39%. Valdovinos (2003) menciona que el desconocimiento de la normatividad de RPBI da como consecuencia que el personal no realice correctamente su trabajo provocando un ambiente con alto grado de riesgo de salud para el trabajador, su lugar de trabajo y el medio que lo rodea. Así mismo, el autor señala que el desconocimiento de la Norma oficial no exime de la responsabilidad que conlleva afectar al personal de la institución y a los usuarios de la misma. 3.2. Conclusiones. La NOM 087-ECOL-SSA1-2002 establece que la separación de RPBI debe ser inmediatamente después del procedimiento que los generó, en el sitio donde se originaron y por el personal que los generó, dicha práctica evita la reclasificación de los desechos disminuyendo los riesgos de salud y ambientales para el personal de salud que se encuentra laborando y para el encargado de la recolección de los residuos. Al respecto, se


encontró que el personal de laboratorio de varios turnos (vespertino, nocturno y jornada acumulada diurno y nocturno) posee los conocimientos básicos necesarios y realizan los procesos de verificación y registro. El conocimiento se define como el conjunto organizado de información que permite resolver un problema o tomar decisiones, en este caso, un número significativos de personas que trabajan en el laboratorio dijeron conocer la norma oficial mexicana, sin embargo, no acatan sus disposiciones, lo que representa un riesgo para la salud de la población externa e interna de laboratorio.

3.3. Recomendaciones Es conveniente brindar capacitación continua y permanente sobre el conocimiento y la correcta aplicación de los RPBI de acuerdo a la NOM-087-ECOL-SSA1-2002 para prevenir riesgos laborales. Que la institución dote oportunamente al personal de laboratorio de contenedores y bolsas suficientes para todos los turnos y jornadas. Es necesario supervisar al personal asignado al laboratorio y brindar capacitación específica sobre la Norma Oficial NOM-087-ECOL-SSA1-2002 en términos de separación y destino final de RPBI.


REFERENCIAS Aguilera Pérez, A., Aguilera Pérez, P., Fang Huerta, M. d., Garza Hernández, R., Meléndez Mendez, M. C., & Ortega López, R. (enero-marzo, 2015). Percepción del personal de enfermería sobre los riesgos biológicos. Conamed, 20,12-12. Obtenido de http://www.dgdi-conamed.salud.gob.mx/ojsconamed/index.php/revconamed/article/view/47/172 Alzúa Ramírez, V. H., Cuevas Jaimes, B. L., Fabián Lagunas, A., & Lugo Galán , G. (enero- junio 2014). Manejo de residuos peligrosos biológico-infecciosos por el personal de enfermería del hospital general de Iguala Guerrero. Revista Iberoamericana para la Investigación y el Desarrollo Educativo(ISSN 2007 - 7467), 12, 1-10. Obtenido de ide.org.mx/1-11/index.php/RIDESECUNDARIO/article/viewFile/705/689 Angeles Ávila, g., Arana Gómez, B., & Olivos Rubio, M. (SEPTIEMBRE 2008). Actitudes de estudiantes de enfermería mexicanos al manejar residuos peligrosos biológicos infecciosos. ESC. ANNA NERY REV. ENFERMERIA(ISSN: 1414-8145), 12(3): 479-84. Obtenido de http://ri.uaemex.mx/handle/20.500.11799/40034 Ayala Nuñez, N. V., Lara Villegas, H. H., & Rodríguez Padilla, C. (abril-junio 2008). Bioseguridad en el laboratorio:Medidas importantes para el trabajo seguro. Bioquimia, 33(2),5970,59. Obtenido de http://www.redalyc.org/artículo.oa?id=57611111003 Baptista Lucio, P., Fernandez Collado, C., & Hernandez Sampieri, R. (2006). Metodología de la investigación (4aed. ed.). México, D.F.: McGraw-Hill. Castro Díaz , J., Fernández Bremautz, A., & Yarto Ramírez, M. (2004). las sustancias tóxicas persisten. Master Print. Garcia Velazco , J., Navarrete López , R., Realpozo Reyes , R. D., & Venegas Gonzalez, J. (s.f.). Residuos sólidos peligrosos en el tiradero municipal activo de Sahuayo, Michoacán. Obtenido

de

http://web.uaemex.mx/Red_Ambientales/docs/memorias/Extenso/CA/EC/CAC-47.pdf Ley

de

seguimiento

de

residuos

médicos.

(1988).

us.epa.gov.

Obtenido

http://www.epa.gov/wastes/nonhaz/industrial/medical/mwpdfs Méxica, D. O. (abril de 2012). Ley General del Equilibrio Ecológico y el ambiente. México.

de


Mexicana, D. O. (1993). Nom-052-ECOL-1993. establece las características de los residuos peligrosos. México, México. Méxicana, D. O. (2002). Nom 087-ECOL-SSA1-2002. establece la clasificación, recolección y tratamiento final de RPBI. México. Mexicana, D. O. (marzo, 1984). Ley General de Salud.establece bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud . México, México. Robles Hernández, J. G. (2004). Análisis del proceso de limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de la basura y una propuesta política para su mejoramiento. Obtenido de

http://tesis.ipn.mx/jspui/bitstream/123456789/2262/1/534_2005_ESCA-

ST_MAESTRIA_robles_hernandez_joseguadalupe.pdf Valdomino Nuñez, G. (2003). Identificación de factores de riesgo asociados con el manejo de residuos peligrosos biológico infeccioso de trabajadores de hospitales de nivel III en la ciudad de México. BIOMED, 14:131-142.

APENDICES

APENDICE A. Esquematización de variables. FIGURE 1 VARIABLES


NORMA DE RPBI(NOM087-ECOL-SSA1-2002)

CONOCI MIENTO

CONCEPTO DE CONOCIMIENTO

PUNZOCOR TANTES

AGUJAS DE JERINGAS DESECHABLE LANCETAS, BISTURÍS, EXCEPTO MATERIAL DE LAB. DE VIDRIO ROTO

APLICACIÓN

CONCEPTO DE RPBI

CLASIFICACIÓN

NO ANATÓMICO S

PATOLÓGI COS

MATERIALE S DE CURACIÓN EMPAPADOS EN SANGRE O LÍQUIDOS CORPORALE S

PLACENTAS, PARTES DE TEJIDO HUMANO, Y DEL CUERPO QUE NO SE ENCUENTRE EN FORMOL

SANGRE LÍQUIDA Y DERIVADOS (EXCLUYEN DO SANGRE SECA)

FLUIDOS CORPORALES , EXLUYENDO ORINA Y EXCREMENTO

LÍQUIDOS: SINOVIAL, PERICARDI CO, PLEURAL,CE FALORRA QUÍDEO Y PERITO NEAL

MATERIALES DESECHABLE S USADOS PARA EL CULTIVO DE AGENTES INFECCIOSOS


APENDICE B. Cronograma de actividades. cuadro 3 Este cronograma de actividades es el que se siguió con la investigación en cuestión. CUADRO 3

Fechas

Agostoagosto

septiembre 2015

2014-2015 Recolección de información bibliográficas

X

Recolección de información. administración de la institución. en cuestión

X

Sesión de encuestas a personal de laboratorio.

Confrontación de resultados y conclusiones Resultado final

Septiembreoctubre

Octubre 2015

2015

X

X

X


APENDICE C. Instrumento de recolección. DATOS DE IDENTIFICACIÓN: EDAD: GENÉRO NIVEL DE ESTUDIOS: ÁREA DE SERVICIO: CATEGORIA LABORAL: ANTIGÜEDAD:

Lea cuidadosamente las siguientes preguntas y marque una opción. La información obtenida es con fines de investigación y será manejada estrictamente confidencial. 1. Es cualquier material generado en los procesos de extracción, beneficio, transformación, producción, consumo o tratamiento cuya calidad no permita usarlo nuevamente en el proceso que lo generó. a) Agente biológico b) Material de reciclaje c) Generación de residuo 2. La definición de “Residuo” está contenida en: a) Ley del Seguro Social b) Ley General de las Vías de Comunicación c) Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente 3. Residuo peligroso es aquel: a) Que es posible reutilizarlo y tener materiales a bajo costo, mediante procesos mecánicos, químicos y físicos b) Está en cualquier estado físico, sus características son corrosivas, reactivas, explosivas, inflamables, venenosas y biológico-infecciosos. c) Se generan en la preparación de alimentos, su disposición final puede ser el depósito a cielo abierto o rellenos sanitarios 4. Un Residuo Peligroso Biológico infeccioso es:


a) Aquél que puede alterar los sistemas celulares de los seres vivos, originando enfermedades crónico degenerativas b) Es aquél que siempre y cuando no haya sido contaminado podrá ser reutilizado c) Es aquél material generado durante los servicios de atención médica que contengan agentes biológico-infecciosos como bacterias, virus u otros microorganismos capaces de causar infección a los seres vivos y al medio ambiente. 5. La Leyenda símbolo universal en bolsas y contenedores para recolectar los desechos hospitalarios dice: a) Peligro residuos peligrosos inflamable b) Peligro residuos peligrosos radiactivos c) Peligro residuos peligrosos biológico-infecciosos 6. La basura municipal es aquella que reúne las siguientes características: a) Son residuos comunes, generados en las áreas administrativas y aquellos que son generados en la preparación de los alimentos. Su tratamiento o disposición final puede ser el depósito a cielo abierto o relleno sanitarios. b) Son residuos, que una vez mezclados entre sí, su tratamiento o disposición final se tiene que llevar a cabo por incineración c) Son residuos, que provienen de las áreas de laboratorio como cajas Petri, objetos punzocortantes, algodón o gasas impregnadas de líquidos corporales 7. El tratamiento de disposición final de los residuos peligrosos biológicoinfecciosos llamado por “microondas” es: a) Es un tratamiento obsoleto b) Es tan contaminante como la incineración c) El personal que trabaja en este tipo de tratamiento puede adquirir cáncer


d) Deja irreconocible el residuo peligroso biológico-infeccioso y es un tratamiento de Tecnologías limpias 8. Una vez lleno el contenedor de punzocortantes de deberán realizar las siguientes acciones: a) El personal asignado vaciará su contenido en un contenedor más grande utilizando uniforme institucional, guantes, cubre bocas y colocando nuevamente el contenedor en el sitio inicial b) El personal asignado con uniforme institucional depositará en un carrito de transporte el/los contenedores utilizando(s) previa colocación de los nuevos contenedores c) El personal asignado sellará el contenedor, lo membretará como material peligroso y lo transportará al almacenamiento temporal (fuera del trabajo), donde será transportado a su tratamiento final d) El personal asignado sellará los contenedores y los depositará en la misma área de trabajo (bajo las mesas de trabajo) hasta que el personal correspondiente vaya por ellos 9. El tratamiento final recomendado para los residuos peligrosos biológicoinfecciosos es: a) Incineración b) Tratamiento físico-químico c) Depósito a cielo abierto d) Relleno sanitario 10. El papel, carbón, plástico, vidrio no contaminado son considerados: a) Residuos biológico-infecciosos b) Residuos tóxicos peligrosos c) Residuos reciclables o basura municipal d) Residuos inflamables 11. Un paquete globular de desecho y un equipo de venoclisis con residuos de productos sanguíneos se consideran:


a) Residuos tóxicos-peligrosos b) Residuos peligrosos biológico-infecciosos c) Residuos reciclables d) Residuos municipales 12. Los desechos de excretas y miasmas de pacientes infectocontagiosos, antes de ser arrojados al drenaje, tienen el siguiente tratamiento: a) Se vacían directamente al excusado b) Se agrega una dilución de hipoclorito al 6% cubriendo las excretas de su totalidad y después de 60 minutos se arrojan al drenaje c) Se agrega agua a 49°C y cloro al 6% y al finalizar el procedimiento se arroja al drenaje d) Se aplica agua a 40°C para su esterilización antes de arrojarse al drenaje 13. Especificación de la bolsa de residuos patológicos: a) Negra, de plástico, sin especificación b) Amarilla, de plástico, con densidad de 300(grosor), con leyenda de símbolo universal c) Roja, con densidad de 200(grosor) y sin leyenda de símbolo universal d) Roja, con densidad de 200(grosor) , con leyenda de símbolo universal

14. Los objetos punzocortantes usado en tomas de muestras biológicas se depositan en: a) Contenedor de plástico rígido de color rojo, el cual puede ser llenado hasta su capacidad máxima b) Contenedor de plástico rígido de color rojo, el cual puede ser llenado hasta el 80% de su capacidad c) Contenedor de cristal (frasco de vidrio) membretado, el cual se llena hasta su máxima capacidad d) Sin respuesta


15. Se clasifica como RPBI al material no anatómico que ha estado en contacto con el paciente: a) Líquido revelador y fijador b) Abate lenguas, gasas, torundas impregnadas de sangre o líquido corporal de un paciente se cree altamente contagioso c) Vidrio, plástico, metal d) Placas de Rx, rollos de películas 16. Los recipientes de los RPBI punzocortantes deben tener las siguientes especificaciones: a) Rígidos, de color rojo, de poliuretano(unicel) grueso b) Rígidos, de color rojo, de polipropileno con una resistencia mínima de penetración de 12.5Nw c) Rígidos, de vidrio y con tapa rosca d) Sin respuesta 17. El transporte interno de los residuos peligrosos biológico-infecciosos se realiza en carritos manuales para su recolección con las siguientes características: a) De color rojo con tapa hermética, de material resistente con el símbolo Universal de residuos peligrosos biológicos-infecciosos b) De color anaranjado con tapa hermética, de material resistente con el símbolo Universal de residuos peligrosos biológico-infecciosos c) De color rojo con tapa hermética, de material resistente sin ningún símbolo ni leyenda universal. d) De color amarillo con tapa hermética, de material resistente sin ningún símbolo ni leyenda universal. 18. El equipo de protección del personal asignado a transporte de RPBI sólidos y líquidos es: a) Uniforme institucional, gorro, guantes, cubrebocas, lentes de protección


b) Uniforme institucional, gorro, guantes y bata de cualquier color c) Ropa normal, guantes, cubrebocas d) Ninguna de las anteriores 19. La compañía tratadora de RPBI para la disposición final de los objetos punzocortantes y piezas anatomopatológicos: a) Recolecta todos los días los residuos que se encuentran en el almacenamiento temporal del lugar b) No se sabe cada cuanto realiza la recolección c) No existe recolección ya que el tratamiento se hace in-situ d) La recolección fluctúa de 3 días a dos semanas 20. El envasado de los Residuos Líquidos Patológicos puede realizarse en algunos de los siguientes: a) Recipiente hermético rojo con logo b) Recipiente hermético amarillo con logo c) Bolsa de plástico roja con logo d) Bolsa de plástico amarillo con logo 21. El tratamiento final de jeringas, guantes, torundas usados e impregnados de sangre o líquidos corporales es: a) Son depositados en una bolsa negra de plástico b) Son depositados en un contenedor rígido de color rojo de objetos punzocortantes con logo c) Son depositados en una bolsa roja de plástico con logo d) Se dejan sobre la mesa de toma de muestras para que el personal de intendencia los recoja y deposite donde ellos lo consideren 22. El envasado de los Residuos Líquidos Patológicos puede realizarse en alguno de los siguientes recipientes: a) Recipiente hermético rojo b) Recipiente hermético amarillo c) Bolsa de plástico roja


d) Bolsa de plástico amarilla 23. El tratamiento final de las gasas y torundas con residuos de sangre que se generan al limpiar jeringas son: a) Depositadas en bolsa negra de plástico b) Depositadas en un contenedor rígido de objetos punzocortantes c) Depositadas en una bolsa roja de plástico d) Se dejan sobre la mesa de trabajo para que el personal de limpieza los recoja y deposite donde ellos lo consideren. 24. El tratamiento final de los punzocortantes usados en la toma de muestras son: a) Depositados en bolsa negra de plástico b) Depositados en un contenedor rígido de punzocortantes c) Depositados en una bolsa roja de plástico d) Sin respuesta 25. ¿Se ha descontaminado, desinfectado realmente los objetos o el material por un proceso adecuado? a) siempre b) nunca c) a veces d) sin respuesta 26. Hay un método de desinfección aprobado por la NOM-087-SEMARNATECOL-SSA1-2002 a) siempre b) a veces c) nunca d) sin respuesta 27. Los RPBI sólidos son colocados en: a) bolsas de plástico amarillas b) bolsas de plástico negras c) bolsas de plástico rojas


d) sin respuesta 28. Los RPBI son separados de acuerdo a la norma NOM-087-SEMARNATECOL-SSA1-2002 EN: a) Recipientes de color rojo rígido y bolsas de plástico roja b) Recipientes de color amarillo rígidos y bolsas de plástico amarilla c) Recipientes y bolsas de color negro para basura municipal d) sin respuesta 29. Los recipientes de RPBI de punzocortantes se desechan hasta que: a) Se llenen por completo b) Se cambian cada termino de jornada c) hasta un mínimo del 80% de su capacidad d) Sin respuesta 30. Hay horarios de recolección de basura y RPBI en todos los turnos y semana a) siempre b) a veces c) nunca d) sin respuesta 31. ¿Los recipientes de RPBI se desechan excesivamente llenos? a) siempre b) a veces c) nunca d) sin respuesta 32. ¿Los residuos de vidrios rotos son manipulados por medios mecánicos (escobas, recogedores, pinzas)? a) siempre b) a veces c) nunca d) sin respuesta


33. ¿Los residuos líquidos son descontaminados por medios físicos o químicos antes de eliminarlos por el colector de saneamiento? a) siempre b) a veces c) nunca d) sin respuesta


APENDICE D. Consentimiento informado.

Consentimiento para su participación en el estudio. Su firma indica su aceptación para participar voluntariamente en el presente estudio.

Nombre del participante: __________________________________________________ Fecha: _________________ Firma: ________________________ El estudio realizado es para fines académicos y si gusta puede o no poner su nombre, sus datos confidenciales y su información será estrictamente para fines académicos. ¡Por su participación gracias!!


APENDICE E. Grรกficas FIGURA 2. SEXO DEL TRABAJADOR PARTICIPANTE

SEXO DEL TRABAJADOR PARTICIPANTE

FEMENINO 50%

FUENTE cuadro 1

MASCULINO 50%


FIGURA 3 GRADO DE ESTUDIOS DE TRABAJADORES PARTICIPANTES

GRADO DE ESTUDIOS DE TRABAJADORES PARTICIPANTES

PREPARATORIA 7%

LIENCIATURA 50%

FUENTE cuadro 1

TÉCNICA 43%


FIGURA 4. EDAD DEL TRABAJADOR

EDAD DEL TRABAJADOR

40-49 21%

18-19 7%

20-29 36%

30-39 36%

FUENTE cuadro 1.


FIGURA 5. CONOCIMIENTO. VERIFICACIÓN Y APLICACIÓN DE LA NOM-087-ECOL-SSA1-2002

CONOCIMIENTO, VERIFICACIÓN ,REGISTRO Y APLICACIÓN DE LA NOM-087-ECOL-SSA12002 APLICACIÓN DEL CONOCIMIENTO 57%

POSEEN CONOCIMIENTO BÁSICO 100%

VERIFICACIÓN Y REGISTRO 100%

Fuente: cuadro2

tesis sobre RPBI  
tesis sobre RPBI  
Advertisement