Issuu on Google+


Ensayo de arte (memoria educativa) Para comenzar dar las gracias por invertir algo del valioso tiempo que el lector invierte al leer estas líneas, siempre es de agradecer (y reconfortante) que presten atención al trabajo que uno realiza. Sin salirme de la línea de introducción, voy a hacer una declaración de intenciones, para que no haya ningún error a la hora de interpretar este ensayo. Como primer punto: este es el primer trabajo ensayístico que realizo en mi vida, así que posiblemente no sea de mucha calidad y puede que no esté muy bien estructurado. Me pareció leer en alguna parte, que un ensayo no tiene una estructura definida, ni debe ser algo objetivo, si no que la subjetividad es lo que le da la magia. Como segundo punto y posiblemente el ultimo, esto es una simple reflexión sobre como el arte y la educación están estrechamente unidos y que funcionan muy bien como equipo. Algo latente en el proyecto M.ORIA; el cual fue realizado y expuesto con éxito en el patio de la facultad.


“Somos memoria y amnesia” Ángel García

Son solo décimas de segundo, y los pensamientos pasan por tu cabeza a la velocidad de la luz. No sabes qué hora es, donde estas, o si estás sola o acompañada, pero el terror que te invade y siente en el pecho como un abismo, una sima, que te oprime los pulmones y te deja sin respiración, se te acelera el corazón, como si se fuera a salir del pecho, como si de un caballo desbocado se tratase. Pero entonces abres los ojos, y ves que estás en tu cuarto, en tu cama y que la única perturbación que hay en el ambiente es el amortiguado ruido de los coches que entra por la ventana. Y ese desasosiego desaparece y la tranquilidad vuelve a ti, ya recuperas el día que es, ves si llegas tarde o no y poco a poco recuperas la consciencia de tu vida volviendo al ajetreado quehacer diario.

Gracias a dios es solo un momento, un instante, que no se suele repetir muy a menudo, porque si tuviera que vivir esa situación más tiempo, no sé como lo conseguiría y si sería capaz de sobrellevarlo. Tristemente esta es la situación de incertidumbre, temor, intranquilidad y miedo la que siente una persona con Alzheimer o amnesia. No saben donde están, de donde han salido si están solos o acompañados, si tienen un hogar donde refugiarse y tener una vida o están solos y desamparados. Una situación espeluznante y para deseable para nadie.


Uno de los factores relevante de este proyecto es este hacerle un pequeño homenaje, a nuestra manera, a esas personas y a la difícil situación que viven. Y que, aunque no todo el mundo lo entienda, es como romper una lanza por todas esas personas anónimas que no conocemos (también sus familias, amigos y conocidos que también padecen este problema) y día a día luchan contra una enfermedad sin cura y irreversible como un pequeño pececillo que lucha contra la red de pescar, sin saber que está abocado al desastre.


“La educación es el arma más peligrosa que puedes usar para cambiar el mundo.” Nelson Mandela

¿Que mejor manera de educar que siendo también educado? Todos los días se aprende algo nuevo y nunca sabes de donde ni cuando, pero al final del dia descubres alguna nueva lección. Yo como profesora en formación y de acuerdo a lo que mis profesores me han mostrado en este camino hacia la futura formación de personitas, opino que la relación de un profesor con su alumno debe ser recíproca, es decir, que no solo el profesor es el que enseña si no que el alumno también da lecciones. Y para muestra un botón, en este proyecto hemos visto este proceso en todo su esplendor; ya que todos hemos participado de alguna manera y todos hemos aprendido algo nuevo: ya sea la refracción de la luz al incidir sobre una superficie que actúa como prisma haciendo ver todos los colores de los que la luz blanca se conforma o el simple hecho de ver como las barreras existente entre dos desconocidos, se rompen al colaborar por un mismo fin. El arte ha sido un pilar fundamental del proceso, todo giraba en torno a él. no puedes expresar, no solo una idea, sino un torbellino de ellas, de cualquier manera. Ya que se hacen las cosas se hacen bien. Porque el arte es precisamente eso, expresar algo de alguna manera plástica y posiblemente esto sea bello. Dada esta relación, he podido comprobar en mis propias carnes, como el arte y la educación tienen buena química cuando se compaginan. El hecho de mostrar en imágenes o en algo palpable lo que se está enseñando y aprendiendo, la cosa cambia. Ya hay un fruto a la vista del proceso que el alumno está llevando a cabo, y eso lo motiva y despuerta en el inquietudes y preguntas que antes no existían, unas inquietudes que piden a gritos ser resueltas. Es esta activación de la mente, ese gustillo por aprender, ese despertar lo que estaba dormido. El momento en el que he visto esa situación ha sido siempre que el arte se a combinado con la educación.


Y para terminar mi reflexión me voy a permitir la licencia de modificar una frase del reputado y gran escritor Oscar Wilde: El arte de enseñar es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.


No hay mas bello arte que el de enseñar