Issuu on Google+

Volumen 2, No. 2

Enero de 2011

PARA TENER EN CUENTA:  El secreto de la vida no es hacer lo que a uno le da gusto, sino hallar gusto en o que se hace.  Para llegar a la isla de la sabiduría...hay que pasar por un océano de aflicciones.  No murmures de nadie, aunque mal vieres; date una vuelta y mira lo que tú eres.  No amenaces jamás a un niño: castígalo o perdónalo...si debes darle azotes, utiliza un hilo.

EDITORIAL Iniciar un nuevo año trae consigo muchas expectativas y proyectos, pero lo genial del inicio escolar es el encuentro con viejos amigos y las expectativas por los nuevos que haremos ...."Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra. Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad (fuera de la felicidad son todos pretextos), y debemos ser felices también por nuestros amigos, porque no hay nada mejor que recordar amigos felices. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan cor-

to, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias; puedes decir basta a la mujer (o al hombre) que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida; ahora mismo le puedes decir "basta" al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo. Porque aún hay buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos." COMENTARIOS Y ARTÍCULOS

Saburlopz@hotmail.com

PILDORITAS Nuevos compañeros se han integrado este año a nuestra institución, a todos ellos les queremos decir que les recibimos con los brazos abiertos y esperamos que poco a poco se sientan plenamente identificados con la gran familia argemirista. Después de la semana de apertura y ambientación la institución dio inicio a sus labores escolares con una ceremonia litúrgica en el aula máxima; en la cual participaron, administrativos, directivos, docentes y todo el alumnado quienes mostraron una activa participación y excelente comportamiento

¿Sabes que Albert Einstein postuló a la Escuela Superior Politécnica de Suiza, y no logró ingresar? Pero...volvió a postular y logró ingresar al año siguiente. ¿Qué hubiese pasado si se daba por vencido?


Página 2

Comentarios generales... Elogio de la dificultad La pobreza y la impotencia de la imaginación nunca se manifiestan de una manera tan clara como cuando se trata de imaginar la felicidad. Entonces comenzamos a inventar paraísos, islas afortunadas, países de cucaña. Una vida sin riesgos, sin lucha, sin búsqueda de superación y sin muerte. Y por lo tanto también sin carencia y sin deseo: un

El rincón del poeta ¿QUE LES QUEDA A LOS JÓVENES? ¿Qué les queda por probar a los jóvenes En este mundo de paciencia y asco? ¿Sólo grafiti? ¿Rock? ¿Escepticismo? También les queda no decir amén No dejar que les maten el amor Recuperar el habla y la utopía Ser jóvenes sin prisa y con memoria Situarse en una historia que es la suya No convertirse en viejos prematuros. ¿Qué les queda por probar a los jóvenes En este mundo de rutina y ruina? ¿Cocaína? ¿Cerveza? ¿Barras bravas? Les queda respirar abrir los ojos Descubrir las raíces del horror Inventar la paz así sea a ponchazos Entenderse con la naturaleza Y con la lluvia y los relámpagos Y con el sentimiento y con la muerte Esa loca de atar y desatar. ¿Qué les queda por probar a los jóvenes En este mundo de consumo y humo? ¿Vértigo? ¿Asaltos? ¿Discoteca? También les queda discutir con dios Tanto si existe como si no existe Tender las manos que ayudan abrir las puertas Entre el corazón propio y el ajeno Sobre todo les queda hacer futuro A pesar de las ruinas del futuro. M. Benedetti.

océano de mermelada sagrada, una eternidad de aburrición. Metas afortunadamente inalcanzables, paraísos afortunadamente inexistentes. Todas estas fantasías serían inocentes e inocuas, si no fuera porque construyen el modelo de nuestros propósitos y de nuestros anhelos en la vida práctica. Aquí mismo, en los proyectos de la existencia cotidiana, más acá del reino de las mentiras eternas, introducimos también el ideal tonto de la seguridad garantizada, de las reconciliaciones totales, de las soluciones definitivas. Puede decirse que nuestro problema no consiste sólo ni principalmente en que no seamos capaces de conquistar lo que nos proponemos, sino en aquello que nos proponemos; que nues-

El Mundo Dicen que una vez, había un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera que, escrito con una tiza blanca decía " POR FAVOR AYUDEME, SOY CIEGO". Alguien que pasaba frente a él, se detuvo y observo unas pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomo una tiza y escribió otro anuncio. Volvió a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue. Por la tarde el hombre volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna, su gorra estaba llena de billetes y monedas. El ciego reconoció sus pasos

tra desgracia no está tanto en la frustración de nuestros deseos, como en la forma misma de desear. Deseamos mal. En lugar de desear una relación humana inquietante, compleja y perdible, que estimule nuestra capacidad de luchar y nos obligue a cambiar, deseamos un idilio sin sombras y sin peligros, un nido de amor y por lo tanto, en última instancia un retorno al huevo. En vez de desear una sociedad en la que sea realizable y necesario trabajar arduamente para hacer efectivas nuestras posibilidades, deseamos un mundo de satisfacción, una monstruosa sala cuna de abundancia pasivamente recibida. En lugar de desear una filosofía llena de incógnitas y preguntas abiertas, queremos poseer una doctrina global capaz de dar cuenta de todo, revelada por espíritus que nunca han existido o por caudillos que desgraciadamente sí han existido. Estanislao Zuleta.

y le preguntó si había sido él el que reescribió su cartel y sobre todo, que había puesto. El le contestó "Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras". Sonrió y siguió su camino. El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: " HOY ES PRIMAVERA, Y NO PUEDO VERLA".


Gaceta El Faro Enero de 2011