Page 1

MOMENTO CRUCIAL , EN EL PACIFICO ediciones

delp rado

BATALLAS DE LA HISTORIA โ€ข 10

1111~ยกJij1 MILlTARY


BATALLAS DE LA HISTORIA 10

MIDWAY 1942


~Aviones «Wildcat» y «Dauntless» del portaaviones norteamericano Enterprise son armados y repostados antes de despegar, en algún momento de mayo o junio de 1942. (Marina de . EE.UU.)

El Kaga. Junto con el Akagi, el Kaga formaba parte de la 1. a División de portaaviones de la 1. a Flota Aérea. Su gran tamaño fue comentado por algunos de los pilotos de la Marina de EE. UU. que le bombardearon. Ilustración de Jan Suermondt.


BATALLAS DE LA HISTORIA 10

MIDWAY 1942 MOMENTO CRUCIAL , EN EL PACIFICO MARK HEALY


Dirección Editorial : Ju an María MarLÍnez. Dirección Técni ca: Eduardo Peñalba. Coordinación Editorial : Ju an Ram ó n

Versió n cas tellana: Bernardo Rincón.

Título original: MidWll)' / 942.

rltming-point in ¡he Pacifico AutOr: M.rk He.ly.

ISBN: 84-7838-493-6 D.L. : S-542-1.994 Impreso en España Printed in Spai n

Azaola. Supervisión y adap tación: Javier de Be niLO. Comité de Redacció n: Manu el Baños, Ber nard o Rincó n, M. J. Ramírez. Edició n: Luis Carda, Iñi go Castro, Francisco Pe rales . Fotografia y Documentació n Gráfica de la edición : José María Sáenz de Almeida. Marta Carranza . Na no Cañas ,

J oaq uín Yerga.

Publicado o rigin alm e nte por Osprey , un se llo edito rial de Reed Consumer

Books Ud ., Michelin House, 81 Fulham Road, Londo n W3 6RB. <O 1993 Reed Intero atio nal Boo ks LId. © Jul io 1994, Edicio nes del Prado, de la prese nte ed ición .

ISBN (obra completa): 84-7838-472-3

Todos los de rechos rese rvados. Esta publicació n no pu ede ser re prod ucida. ni en lOdo ni en parte, ni reg ist rada en . o transm ili da por, un sistema de rec uperació n de información, e n nin g un a forma ni por ni ngú n mt:d io . sea mecánico , fotoqu ímico, eleCl ró nico , magné tico. eleclroóp li co. po r fotoco pia. cualquie r o tro , sin el previo permi so por escr ito de la editori al.

°


,

INDICE Preludio a Midway

7

Un grave fallo de los servicios de información

22

Pero ¿qué vendrá después?

9

El plan norteamericano

23

La enfermedad de la victoria

13

Los comandantes enfrentados

29

Los últimos preparativos

29

15

Los comandantes japoneses

Los preparativos de Estados Unidos

16

Los comandantes de Estados Unidos

32

Los planes enfrentados

20

Las armas aéreas navales enfrentadas

35

20

La japonesa

35

El plan japonés

'"

La norteamericana

38

La batalla: 3 de junio

40

Se entra en combate

40

Avistamiento de la Fuerza de Invasión de Midway

41

Fuerzas Expedicionarias 16 y 17

46

Primera Flota Aérea

47

La batalla: 4 de junio

49

La Primera Flota Aérea ataca Midway

49

Isla de Midway: 3.00-7.00

52

Fuerzas expedicionarias 16 y 17: 4.30-8.38

55

Primera Flota Aérea: 7.00-9.20

57

El valiente sacrificio

68

Némesis

73

El fin del Yorktown

77

La muerte del Hiryu

85

La operación MI se cancela

86

5 de junio: la muerte del Mikuma y del Mogami

88

Las consecuencias

89

Cronología

91

Juegos de guerra sobre Midway

94

~Aviones SBD y TBD americanos preparados para el lanzamiento desde el Enterprisej el oficial de lanzamiento da las señales al piloto del primer "Dauntless». Esta

fotografía fue tomada en 1942, y los aviones están sin armamento a excepción de dos bombas de instrucción montadas en los SBD. (Vía Robert Dorr)


PRELUDIO A MIDWAY

Dos imágenes que simbolizan el triunfo del Ejército japonés durante los primeros seis meses de la guerra del Pacífico. En la primera, soldados victoriosos del Ejército imperial alzan sus brazos en un saludo banzai, tras la caída de Corregidor en mayo de 1942. Tales victorias contribuyeron a crear un sentimiento de invencibilidad en el Ejército japonés y en la Flota Combinada que iba a contribuir sin ninguna duda a su derrota en Midway. (Vía Robert F. Dorr). La segunda muestra al destruido buque de guerra USS Arizona, hundido y en llamas después del ataque aéreo sorpresa de los japoneses a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941.

6


PRELUDIO

A MI DWAY En la historia de la guerra ha habido pocas operaciones militares en las que el insignificante daño material infligido al enemigo haya sido tan ampliamente superado por su correspondiente impacto psicológico, y por las subsiguientes consecuencias estratégicas, como lo fue la incursión aérea Doolittle sobre Japón, el 18 de abril de 1942. La audacia de este ataque sirvió para demostrar que, a pesar de las notables victorias conseguidas por el Ejército y la Marina imperiales en el sudeste asiático desde el comienzo de la guerra, los Estados Unidos seguían siendo capaces de golpear en el corazón del imperio japonés, poniendo en evidencia la pretensión de que las conquistas territoriales habían convertido a la patria japonesa en inviolable. La indignación de la nación japonesa por este ataque aéreo estuvo agravada por el desprestigio sufrido por la Marina Imperial, que vio puesta en entredicho su capacidad para ejercer la responsabilidad de la defensa de los mares que rodean el Japón y por tanto de garantizar la seguridad del emperador. De estos sentimientos se hizo eco el almirante Isoroku Yama-

moto, comandante en jefe de la Flota Combinada, cuya preocupación por impedir que Tokio fuera atacada desde el aire rayaba en la obsesión. «Uno tiene el desagradable sentimiento de haber sido sorprendido durmiendo cuando se sentía más confiado y con el control de las cosas», dijo. «Aunque no se produjeron muchos daños, es una desgracia que los cielos de la capital imperial hayan sido profanados sin que ni un solo avión enemigo haya sido derribado.» Más significativo fue el hecho de que mientras las autoridades japonesas ridiculizaban en público el ataque calificándolo como la incursión de «do-nothing» o «do-littb, la inquietud colectiva creada en el Estado Mayor General de la Marina y en los planificadores de la Flota Combinada fue suficiente para terminar con su indecisión en lo relativo a la confección de un calendario detallado relacionado con la decisión de realizar la operación MI. El 5 de mayo el almirante Osami Nagano, jefe del Estado Mayor General de la Marina, emitió la Orden Naval del GHQ (Cuartel General) de la Marina Impe-

~ El Tte. Col. James H. Doolittle posa para la cámara con Marc Mitscher, Cap. del USS Hornet, poco antes de la famosa incursión a Japón que llevó su nombre. La incursión iba a tener consecuencias que irían más allá de los daños limitados que infligió a los blancos japoneses. (Archivos Nacionales de EE.UU.)

7


PRELUDIO A MIDWAY

8


PERO ¡QUÉ VENDRÁ DESPUÉS?

rial n." 18, ordenando a Yamamoto que "llevara a cabo la ocupación de las islas Midway y los puntos claves del oeste de las Aleutianas». Un mes más tarde la Flota Combinada, convencida de su segura victoria, había reunido la más grande y ms poderosa fuerza na\al desde J ullandia. A pesar de lodo, iba a sufrir en la batalla de Midway una derrota tan decisiva que se sentenciaría a sí misma y a la causa del Japón imperial a una ruina inevitable. El que fuera posible un resultado semejante en un momento en que el éxito militar japonés estaba en su cenit, requiere la comprensión del contexto estratégico que gobernaba las decisiones relativas a las futuras operaciones de la Flota Combinada en los meses siguientes a Pearl Harbor. Esto, a su vez, nos lleva a valorar el papel central interpretado por el almirante de la flota, Yamamoto, en tal planificación, cuya perspectiva estratégica fue fundamental para la adopción de la base racional en la planificación y ejecución de la operación MI. Pero ¿qué vendrá después?

El primer día del aJio 1942 el contralmirante Matome Ugaki escribía los siguientes pensamientos en su diario personal: "Sólo han pasado 25 días desde que comenzara la guerra, las operaciones se han desarrollado correctamente, y tenemos razones suficientes para esperar que se termine la primera etapa de la guerra antes de finales de marzo. Pero ~qué vendrá después~». El que el jefe de Estado Mayor de Flota Combinada pudiera hacerse tal pregunta a menos de un mes después de que su país se hubiera lanzado de caPágina anterior, arriba: El primer B-25 "Mitchell" de los 16 que disponía la VSAAF, pone en marcha sus motores mientras los tripulantes suben a sus aviones poco antes de despegar, 18 de abril de 1942. (Archivos Nacionales de EE. VV.) Página anterior, centro: Habiendo sido descubierto por un paquebote japonés estacionado para vigilar las rutas marítimas de aproximación del oeste al Japón, el'almirante Halsey fue obligado a lanzar a la fuerza

Doolittle a una distancia de 824 millas, en vez de la planeada de 650 millas. El beneficio imprevisto de esta decisión fue que la fuerza de Doolittle llegó sobre los blancos, prácticamente sin oposición de las fuerzas japonesas de aire o tierra. Página anterior, abajo: ,,¡Tacha uno más!" En la batalla del mar del Coral en mayo de 1942, la Marina de EE. VV. consiguió hundir al crucero ligero japonés Shoho.

beza a una guerra con los Estados Unidos y Gran BretaJia, dice mucho de la falta de una visión estratégica a largo plazo relacionada con aquella decisión. Tal ausencia de visión no era sorprendente dado que las motivaciones que empujaron al Japón imperial a la guerra, en diciembre de 1941, con el fin de resolver sus problemas económicos no descansaban completamente en una valoración racional de las fuerzas reales o potenciales a las que había decidido enfrentarse. De hecho, la necesidad de asegurar los suministros de petróleo habían tenido tal importancia a la hora de formular la estrategia inicial de guerra del Japón, y los riesgos relacionados con su realización tan grandes, que sus estrategas no habían pensado en profundidad qué sucedería a continuación si se lograba el éxito. Con unos extraordinarios efectivos que comprendían II divisiones, 1.200 aviones aproximadamente y la mayor parte de la Marina, en los 100 días que siguieron a Pearl Harbor Japón procedió a humillar a las fuerzas militares de los Estados Unidos, Australia, Holanda \. Gran BretaJia. A finales de marzo, como gaki había predicho, los japoneses habían conseguido prácticamente sus objetivos de guerra iniciales de asegurar el control sobre el abastecimiento de petroleo de las Indias Orientales holandesas, y ampliar el perímetro defensivo de la tierra patria. Más aún, el coste material de este logro había sido extraordinariamente bajo. Habiendo previsto unas perdidas en la flota del 25 <7c como mínimo , la Marina perdió solamente 23 buques, lo que suponía apenas un 10 <7c de la cifra pre\·ista. En los cuatro meses en los que las fuerzas armadas de Japón habían rampado a lo largo y ancho del Pacífico occidental)' del sudeste asiático, había demostrado que sus soldados, marineros, buques de guerra)' aviones eran iguales, si no superiores, a los de sus menospreciados )' supuestamente superiores enemigos. Consecuentemente, pocos en Japón o en las fuerzas armadas hubieran puesto en duda la opinión expresada por gaki en su diario al comienzo del nuevo aJio: « .... el futuro se presenta brillante .. .. El curso de los acontecimientos durante este aJio determinará el sino de la guerra, por lo tanto debemos trabajar duramente, realizando todos los esfuerzos posibles. Lo principal es vencer, )' nosotros, con toda seguridad, venceremos". Hacer realidad estos sentimientos fue la tarea asignada a L gaki por el almirante Yamamoto, cuando le dijo que comenzara inmediatamente la planificación de la estrategia de la segunda etapa. Fue sintomática de la relativa ineficiencia dellGHQ (C uanel General Imperial), organización responsable de formular la estrategia de guerra de la nación , el que el almirante Yamamoto, como jefe de la Flota 9


PRELUDIO A MIDWAY

Operaciones AL Y MI

Cordón de

submarinos japoneses

Midway

---

IwoJima

Islas Hawai Pear1 Harbor

Islas Marianas

Hawal

Saipan

Guam Eniwetok

Islas Carolinas Truk

Kwajalein

)

Combinada, pudiera atribuirse a sí mismo esta importante tarea. Sin embargo, aunque el IGHQ comprendía los estados mayores generales del Ejército y de la Marina bajo el mando supremo del emperador, estaba dividido por una rivalidad que nunca permitió la formulación de una estrategia coherente que rigiera las operaciones de los dos ejércitos. En realidad, el IGHQ estaba presidido por dos cuerpos esencialmente distintos encargados de formu lar las estrategias. El Ejército, como servicio más antiguo, siempre creyó que su foco primario y los verdaderos intereses del Japón descansaban en China y en la defensa de Manchuria contra una grandemente temida amenaza so10

Zonas bajo control japonés en julio de 1942

viética. Este enfoque significaba que su apoyo a la estrategia «SUf», que gobernaba el conflicto que había comenzado el 7 de diciembre de 1941 estaba grandemente condicionado por el grado en que sirviera a los intereses el Ejército en su teatro de operaciones primario de China, y por el escaso número de divisiones que de mala gana destinaba para ser utilizadas en apoyo de estas operaciones esencialmente <<navales» en este nuevo teatro de guerra. Para empeorar esta relativa indiferencia del Ejército por las cuestiones estratégicas que fueran más allá de su propia esfera de interés, estaba la disminución de la influencia del Estado Mayor (EM) Naval y de su mando en la formulación


PERO ¿QUÉ VENDRÁ DESPUÉS?

.... Este mapa ilustra la máxima expansión del Japón imperial tras las operaciones MI y AL Y la decisiva derrota sufrida por la Flota Combinada (Rengo Kantai) en la batalla de Midway. Se muestran las únicas conquistas territoriales hechas como consecuencia de esta desastrosa empresa: las dos remotas islas Atu y Kiska de las Aleutianas. Si Midway hubiera caido también hubiera sido añadida a la línea de defensa de vanguardia del Pacífico oriental, que iba desde las Aleutianas

a través de Midway, isla de Wake, las Marshall y las islas Gilbert, hasta Port Moresby en Nueva Guinea. Se sabe que si los japoneses hubieran ganado la batalla, Yamamoto hubiera presionado al Gobierno imperial para que hiciera propuestas de paz, a Estados Unidos. Estas, casi con toda seguridad, hubieran estado basadas en las conquistas territoriales hechas por Japón desde diciembre de 1941 y en la permanencia de su perimetro de defensa exterior.

de la estrategia naval, que pasó en la práctica al EM de planificación de la Flota Combinada al mando del almirante Yamamoto. Todo esto surgió en parte, debido a la dinámica y fuerte personalidad del comandante de la Flota Combinada, que tenía una mala opinión de la capacidad de su superior, el jefe del EM General de la Marina. El almirante Nagano, raramente se involucró en la formulación de la estrategia del EM de la Marina. Prefería dejarlo para los oficiales más jovenes de la División de Planes de la Primera Sección de Operaciones al mando del contralmirante Fukudome. Consecuentemente su papel se convirtió cada vez más en el de un árbitro cuando los puntos de vista de la Flota Combinada y su propia División de Planes entraban en conflicto, como en la disputa anterior a la operación de Pearl Harbor, a la que se opusieron fuertemente miembros de su propio EM. Nagano había dado su aprobación final al plan de Yamamoto sobre Pearl Harbor, aunque estaba dentro de sus competencias el rechazarlo, a pesar de las amenazas de aquel de dimitir, a menos que el EM General lo aceptara. Si esto podía interpretarse como una cesión al chantaje, fue tambiéen una deferencia de Nagano hacia aquel cuyas habilidades reconocía como indispensables para la Marina. En un comentario aún más revelador se decía que: «Nagano tenía la máxima confianza en la capacidad y buen juicio de Yamamoto. Finalmente accedió porque sabía que Yamamoto no iba de farol. Si esto parece más bien extraño, debe recordarse que la posición e influencia de YamamOto en la Marina japonesa eran únicas. En verdad era un leviatán

entre sus hombres». Dado el éxito del ataque a Pearl Harbor, no es de extrañar, por otra parte, que su prestigio fuera ahora tal que la formulación de la estrategia realizada por los oficiales de EM de la Flota Combinada, bajo el mando de Yamamoto fuera tácitamente aprobada y aceptada. Sin embargo, esto no significa que el EM Naval General estuviera dispuesto sin más a aceptar los planes de Yamamoto. Aún quedaban en la División de PIanes mentes fértiles que no solamente recomendaban su propia estrategia sino que estaban dispuestos a defenderla, y si fuera necesario, a oponerse a las demandas de Yamamoto y de su EM de planes. A pesar de todo, como mostrarían los acontecimientos, era una vana esperanza creer que podrían desviar al comandante de la Flota Combinada de la ruta escogida, una vez había tomado su decisión. Cuando Ugaki emergió de su camarote ' el 14 de enero para presentar el resultado de sus deliberaciones, inició sus recomendaciones haciendo la crucial observación de que Japón no podía permitirse descansar sobre sus laureles mediante la consolidación de sus conquistas iniciales. Hacer esto significaría ceder la iniciativa de la ofensiva, permitiendo que los Estados Unidos aumentasen sus efectivos mientras los japoneses esperaban pasivamente el ataque de los americanos. En esas circunstancias, la probada efectividad y superioridad técnica de la Marina imperial se convertiría rápidamente en un activo malgastado. Para capitalizar el avance estratégico creado por la Flota Combinada en sus operaciones iniciales de la guerra, incumbía a Japón el reanudar la ofensiva. Regido por esta lógica Ugaki evaluó varias de las operaciones posibles. Finalmente propuso que Japón debería tomar las islas Midway, Johnston y Palmira con la intención de transformarlas en bases aéreas avanzadas previamente a la invasión de Hawai. Argumentaba que tal operación probablemente precipitaría la batalla decisiva contra la flota norteamericana, que era lo que yacía en el fondo de la estrategia naval japonesa. Esta propuesta fue rechazada por el capitán Kuroshima, el oficial jefe de las operaciones de la flota, porque dudaba de que EE. UU. arriesgaran su flota para salvar esas islas. A continuación presentó su propia recomendación, que cambiaba el foco estratégico de la Flota Combinada al oeste, hacia el océano Indico y a una operación destinada a tomar Ceylán (Sri Lanka). Mientras que aceptaba las críticas a sus propias propuestas y aprobaba las de Kuroshima, Ugaki c~dió a la condición de que la operación del oceáno Indico fuera llevada a cabo den~ro del contexto de una operación realizada por un Eje conjunto, de forma que la ofensiva japonesa de la segunda etapa fuera «sincro11


PRELUDIO A MIDWAY

nizada con las ofensivas alemanas en el Próximo y Medio Oriente». Lo· que podía haber constituido una oportunidad estratégica importante quedó en nada, sin embargo, cuando los alemanes no hicieron ningún ofrecimiento de realizar operaciones conjuntas en el nuevo acuerdo militar del Eje Tripartito, firmado el 19 de diciembre. A pesar de todo, la Flota Combinada continuó estudiando la propuesta de Kuroshima como una empresa exclusivamente japonesa. Después de los juegos de guerra realizados en el buque insignia Yamata en febrero, la operación del oeste fue adoptada por el EM Naval General como la propuesta oficial de la Marina para la estrategia de la fase dos. Fue presentada como tal en la conferencia conjunta del IGHQ a mediados de marzo, y fue desestimada por el Ejército cuando se hizo evidente que tal operación dependía de la provisión de más divisiones para efectuar el asalto anfibio sobre Ceylán. Obligada por la necesidad de realizar una acción ofensiva, la Flota Combinada miró a su alrededor buscando un plan alternativo. Volvió a la proposición inicial de Ugaki de actuar en el Pacífico oriental, modificada con el fin de excluir la posibilidad de un veto del Ejército. El plan modificado suprimió la ambiciosa sugerencia de invadir Hawaii e imponía la invasión de las A1eutianas occidentales y la isla de Midway. Entre los factores que formaron la decisión de la Flota Combinada, no es el menor los claramente mal recibidos aunque tácticamente insignificantes ataques efectuados por los Estados Unidos a las islas Marshall, Rabaul, Wake, Nueva Guinea oriental y Marcus, a partir del mes de febrero. Con esta última isla situada a menos de 1.000 millas de Tokio y dentro del anillo externo de las defensas del Japón, la continuada presencia de los portaaviones norteamericanos les permitía la opción de utilizarlos para un ataque a la tierra patria. Esta perspectiva obsesionaba al profundamente patriótico Yamamoto, por lo que la operación continuada de los portaaviones americanos produjo la necesidad prioritaria de acabar el trabajo comenzado en Pearl Harbor, asegurándose su retrasada destrucción. Esta era la lógica de la operación Midway, y es sabido que si se hubiera logrado, Yamamoto tenía la intención de utilizar su indudable prestigio para presionar a los líderes políticos japoneses para comenzar aperturas hacia la paz con los aliados. Yamamoto creía que la victoria en Midway le proporcionaría una ventaja estratégica que permitiría al Japón negociar desde una posición de fuerza y de esta m~nera forzar al enemigo a plegarse a sus condiciones. El siempre fue consciente del poder latente de EE. UU. y de la relativa debilidad del Japón, y su total compromiso con la ofensiva a Midway estaba regido por una absoluta con12

vicción de que, a menos que la victoria pudiera lograrse rápidamente y cuando el poder japonés estaba en su cenit, la alternativa para su amado país era la derrota en una larga guerra. Por tanto no puede resultar extraño el que, enfrentado ante tan terribles posibilidades, no permitiera ninguna crítica ni desvío del camino elegido. El EM General Naval había estado revisando otras opciones a raíz del veto del Ejército a la operación de Ceylán. Desde el interior de la División de Planes emergió la opinión de que la Flota Combinada y el Ejército deberían concentrarse en una importante operación dirigida sobre Australia (la Bei Ca Shaden Sakusen). Esta propuesta estaba basada en la suposición de que Australia era la base lógica para una contraofensiva aliada en los mares del sur. Como tal, sería la receptora de grandes cantidades de armamento aliado y particularmente norteamericano, mientras sus ejércitos aumentaban sus efectivos. El impedir esta amenaza potencial al flanco sur japonés requería bien el que parte de Australia fuera ocupada o, al menos, que se dieran los pasos necesarios para aislar al subcontinente de los Estados Unidos. Dado que la primera posibilidad dependía de que el Ejército proporcionara las divisiones necesarias para la operación , no es extraño que ésta también siguiera el mismo camino que la propuesta de Ceylán. A pesar de todo, el EM General Naval creía que había suficientes razones de peso en la segunda proposición como para formular otra operación más limitada diseñada para aislar Australia mediante la ampliación del control japonés hasta el este de Nueva Guinea y las islas Salomón. El EM General Naval procedió a organizar las fuerzas necesarias para realizar una operación anfibia bajo el nombre clave de MO, para ocupar la isla de Tulagi en el archipiélago Salomón y, más importante, tomar Port Moresby en la costa sureste de Nueva Guinea. Yamamoto añadió a las fuerzas navales designadas para esta operación la 5: División de Portaaviones, que incluían los nuevos destructores Shakaku y Zuikaliu, creyendo que los norteamericanos desplegarían una fuerza expedicionaria para oponerse a la japonesa. Como mostrarían los acontecimientos, Yamamoto estaba tentando a la suerte, puesto que el planeamiento inicial de la operación Midway presuponía que esos dos buques deberían prestar servicio con la fuerza de Nagumo. A finales de marzo el plan de la Flota Combinada para la campaña de Midway estaba teminado y había sido presentado al EM General Naval el2 de abril por los dos colaboradores leales y de confianza de Yamamoto, capitanes Watanabe y Kuroshima. Durante los tres días siguientes se produjeron muchas acaloradas y fervientes discusiones en las que ambos oficiales ar-


LA ENFERMEDAD DE LA VICTORIA

gumentaban sobre las ventajas de la operación Midway con los de la División de Planes del Cuartel General, que se oponían a ella. Las cosas llegaron a un desenlace el 5 de abril, en el que Watanabe confirmó el apoyo decidido de Yamamoto a la operación Midway, repitiendo las palabras de su jefe: «Según el último análisis, el éxito o fracaso de nuestra estrategia en el Pacífico está determinado por el hecho de que consigamos o no destruir la flota de los Estados Unidos, especialmente sus portaaviones .... Creemos que realizando las operaciones propuestas contra Midway podemos conseguir atraer a la flota de portaaviones de nuestro enemigo a una decisiva batalla y destruirla. Si, contrariamente, el enemigo evitara nuestro desafío, aún conseguiríamos una ganancia importante al avanzar nuestro perímetro defensivo hasta Midway y las Aleutianas occidentales sin obstrucción. » Para enfatizar su postura de no estar dispuesto a transigir, Yamamoto jugó de nuevo la carta de su dimisión. Ante la resuelta postura de Yamamoto, el contralmirante Fukudome hizo la siguiente consideraT Marineros a bordo de uno de los cruceros pesados de la fuerza de protección del la 17 FE observa la evacuación de la tripulación del portaaviones VSS Lexington que está en llamas y a punto de hundirse en el mar del Coral el 7 de mayo de 1942. El Lexington se hundió después de una

serie de grandes explosiones internas. Sin embargo, la Marina de EE. VV. había conseguido una victoria estratégica al detener el intento de la Flota Combinada de capturar Port Moresby en Nueva Guinea. Era la primera vez que una ofensiva japonesa había sido detenida. (Vía Robert F. Dorr)

ción: «Si el comandante en jefe está tan empeñado en ello, de dejaremos que lo haga solo?». Nagano no puso objeciones y dio las órdenes para cambiar la asignación de recursos hacia la operación Midway. Una vez el plan fue adoptado por el EM General Naval, el Ejército, vistas las pocas tropas que sería necesario asignar, no tuvo inconveniente en apoyar las operaciones MI y AL, como se conocieron las ofensivas sobre las Midway y las Aleutianas, y de esta manera pasó también el examen del IGHQ sin obstrucciones. Ahora sólo quedaba el debate relativo a los detalles de la operación, la Flota Combinada deseaba la fecha más temprana posible y el EM General Naval deseaba retrasarla. Así continuaron las cosas hasta el 18 de abril, en que el B-25 de Jimmy Doolittle, rugiendo sobre Tokio, puso fin a posteriores discusiones. La enfermedad de la victoria

Es evidente que en este tiempo la forma de pensar de los japoneses se había visto afectada por un cáncer «tan grande que sus efectos podían verse en todos los niveles del planeamiento y la ejecución de la operación Midway», y que iba a tener un profundo impacto en el resultado de la batalla. La irrupción de lo que posteriormente se diagnosticaría como la «enfermedad de la victoria» tuvo sus orígenes en la especial y casi mitológica opinión que los japoneses tenían de sí mismos y de su nación, que ellos creían estaba destinada a ser Sekai Dai Jchi, o «La primera del mundo». Los japoneses vieron en la invulnerabilidad de su sagrada tierra una prueba de su indiscutida eficacia militar. Significativamente, esto junto a sus éxitos en los conflictos anteriores al comienzo de la guerra del Pacífico eran

13


PRELUDIO A MIDWAY

explicados en Japón no tanto por referencia a los factores materiales y técnicos como por el énsalzamiento de la dimensión moral de la guerra. Esto engendró un estado de ánimo por el que se creía que el Nihon Seishin (el espíritu innato japonés) haría que la nación triunfara sobre cualquier enemigo. Para un Japón imbuido con las virtudes marciales de la tradición samurai, la opinión denigrante acerca de EE.UU. como un país débil, decadente y agotado convenció a muchos de que no había mucho que temer en el ataque a esta gran potencia occidental. Esta errónea percepción de EE. UU. engendró una profunda subestimación de su inmenso potencial militar, industrial y, ciertamente, moral de esa nación que, a la larga, sería fatal para el Japón. Las circunstancias inmediatas, sin embargo, en que se produjeron las notables victorias de los primeros cuatro meses de la guerra del Pacífico, sirvieron para agravar la arrogante actitud de los japoneses hacia sus enemigos, y «cuando se produjo la batalla de Midway, esta arrogancia había alcanzado tal punto que impregnaba el pensamiento y las acciones de los oficiales y los soldados de las unidades de combate». Consecuencia de esto, y afectando a los escalones más altos de la Marina, incluido el mismo Yamamoto, estaba la idee fixe de que los japoneses tenían sin ninguna duda la iniciativa en la futura operación. Consecuentemente se suponía, hasta el punto de ser un artículo de fe, que la flota norteamericana solamente se haría a la mar a raíz de la invasión y ocupación de Midway. La idea de que sus portaaviones pudieran estar en el mar esperando a la flota japonesa, aunque se reconocía como una posibilidad, nadie la creía. De hecho, cuando tal posibilidad fue mencionada durante los juegos de estrategia sobre Midway, que se realizaron en el Yamato entre el 1 y 4 de mayo para analizar la futura batalla, las consecuencias de tal posibilidad fueron descartadas arrogantemente. Fuchida y Okumiya relataban cómo cuando se les pidió que explicaran cómo la Primera Fuerza Expedicionaria de portaaviones se enfrentaría ante tal eventualidad, Minoru Genda, el especialista de aviación, normalmente astuto y equilibrado, replicó tan vagamente que dio a entender que no existía ningún plan que contemplara tal contingencia. Aunque el contralmirante Ugaki pusiera objeciones por ello, sin embargo, reveló su convencimiento interno en la victoria cuando, posteriormente, en el desarrollo de los juegos, arbitrariamente revocó la decisión del arbitro que había decretado que los portaaviones Kaga y Akagi estaban hundidos, de tal manera que solamente el primero de ellos fue ejecutado mientras que el segundo emergía de la batalla solamente con ligeros daños. Más 14

Este piloto de la Marina Imperial japonesa puesto el equiPo de vuelo de verano, un casco de vuelo forrado con piel, un mono de vuelo verde de algodón y botas de vuelo de Piel. Los pañuelos blancos de seda eran comunes entre los pilotos. Oficiales de la graduación de Cap. de corbeta o superiores llevaban sus espadas al combate. flustración de Chris Warner.


LOS ÚLTIMOS PREPARATIVOS

aún, cuando los juegos llevaron al estudio y análisis de las reacciones posteriores a Midway, iKaga fue milagrosamente resucitado de su tumba marina! Entre otros ejemplos de este presuntuosao optimismo esté el del escuadrón de hidroaviones que realizó una transmisión de forma notablemente descuidada con el fin de que todo el correo les fuera remitido a Midway a partir de mediados de junio. Posiblemente el ejemplo más extremado de esta actitud se ve en la declaración realizada por un portavoz del EM General Naval, que desdeñosamente afirmaba: «Lo que más nos preocupa es que el enemigo no se atreva a enfrentarse a nuestra flota y se niegue a salir de su base.» Los últimos preparativos

Con este telón de fondo, los preparativos para las operacio nes de Midway y las subsidiarias de las Aleutianas se reforzaron con la llegada de mayo. La Primera Flota Aérea asababa de regresar a Japón de su misión en el océano Indico el 22 de abril, cuando se le informó acerca de MI, comenzando su puesta a punto y entrenamiento para la operación. Sólo faltaban cuatro barcos de una flota de casi 200 buques reunidos por Yamamoto para la operación Midway. Sin embargo, a mediados de mes, cuando se conocieron las bajas de la batalla del mar del Coral, Naguno fue informado de que llevaría dos portaaviones menos a Midway de los previstos, ya que, a pesar de la gran victoria que ensalzaba la prensa japonesa, el portaaviones Shokaku había sido dañado tan gravemente que las reparaciones tardarían muchos meses en realizarse, y su gemelo el Zuikaku había perdido tantos aviadores que no podía tomar parte en MI debido a la falta de sustitutos. Aunque los japoneses consideraban el revés recibido en el asalto naval a Port Moresby como una pequeña frustración, su compensación estaba en su convicción de que habían infringido grandes pérdidas a la Fuerza Expedicionaria Aliada. Algunas de las pérdidas enemigas proclamadas por la prensa japonesa incluían un portaaviones de la clase Saratoga (en realidad el Lexington) y el USS Yorktown. Este último fue dejado hundiéndose y posteriormente se le dio por hundido, siendo retirado de las estimaciones japone-

sas del orden de batalla de la US Navy; sin embargo, reaparecería apenas un mes más tarde para realizar una importante contribución al resultado de la batalla de Midway. Las cosas comenzaron a moverse más rápidamente cuando los diferentes elementos del gran plan se pusieron en marcha de acuerdo con un complejo calendario. El 21 de mayo Yamamoto dirigió al mar a los buques de guerra de su cuerpo principal, a los cuatro portaaviones de Nagumo y a la Segunda Flota de Kondo, para comenzar dos días de lo que resultarían ser las últimas maniobras de flota que realizaría la Flota Combinada. Los juegos de guerra finales realizados en el Yamato el 24 de mayo para ensayar tanto las ofensivas sobre Midway como las Aleutianas, mostraron que las operaciones se harían sin contratiempos. El mismo día, el grupo de transportes para la invasión de Midway que transportaba las tropas de asalto del coronel Kiyonao Ichicki pertenecientes al Ejército, se reunieron en Saipan con los cruceros pesados de la Support Force, Fuerza de Apoyo del contralmirante Kurita. Las fuerzas asignadas para la operación AL se dirigieron a la base naval de Ominato en el norte de Honshu , antes de partir, el 28 de mayo. Todo estaba ya listo para la partida del mayor número de buques jamás visto en el Pacífico. Para los que estaban a bordo de esos buques, no había duda de la naturaleza especial de esa ocasión. Poco después de las 8 de la mañana del 28 de mayo el Akagi agitó la bandera de señales dando la orden a la Primera Flota Aérea de levar anclas y partir de acuerdo con el plan. Con el acompañamiento de los gritos de ánimo y la miriada de gorras ondeando de las tripulaciones de los buques del cuerpo principal de Yamamoto, los 21 buques de guerra iniciaron su camino uno tras otro a través del canal de Bungo al mar abierto. No puede ofrecerse mejor prueba del sentido de invencibilidad que impregnaba a la fuerza de Nagumo que la última evaluación de la Inteligencia, que el almirante al mando comunicó a sus tripulaciones algunos días después mientras se preparaban para acercarse a la isla de Midway: «El enemigo no es consciente de nuestra presencia en su zona y así permanecerá hasta después de nuestros primeros ataques sobre la isla.»

15


LOS PREPARATIVOS DE EE.UU. Yamamoto y Nagumo estaban seguros de que logra- necesitaría para repeler un asalto anfibio importante. rían una sorpresa táctica si no estratégica, pero no A su regreso a Pearl Harbor, les escribió una carta cohubieran sido tan optimistas de haber sabido que los municándoles que los japoneses intentaban efectuar norteamericanos tenían noticias de la operación de una importante ofensiva sobre Midway hacia el 28 de Midway ya desde principios de abril. Aunque tenían mayo. Consecuentemente, la dotación y los efectivos algunas sospechas, los japoneses no sabrían con segu- aéreos de la base de los atolones fue aumentada hasta ridad hasta después de la guerra que la operación MI un nivel que Shannon creyó era suficiente para resisse había visto fatalmente comprometida como conse- tir cualquier asalto anfibio. Sin embargo, al cabo de cuencia de un extraordinario golpe de inteligencia unos días, Nimitz recibió una información vital que norteamericano, que les proporcionó un conocimiento detallado del plan japonés. Aunque entrarían en juego muchos otros factores antes de que la victoria cayera del lado de los norteamericanos en Midway, ninguno es tan importante como la ruptura del jN25, el código operativo vigente de la Marina japonesa. Si bien esto resultó un logro extraordinario, el código no era comprendido completamente. A pesar de todo se podían leer las frases suficientes para permitir al comandante joseph Rochefort, jefe del destacamento de la Oficina de Inteligencia de Combate de la Marina en Hawai (conocida como «Hypo») informar al almirante de la flota Chester Nimitz que los japoneses estaban preparando una operación muy importante, y que él estaba convencido iba dirigida contra Midway. Aunque la información era en principio lo suficientemente ambigua como para permitir otras interpretaciones acerca de las intenciones japonesas, Nimitz estaba convencido del caso presentado por Rochefort, como para iniciar los planes sobre la base de que Midway era el objetivo japonés. Ya había aprendido a valorar el buen juicio de Rochefort que había demostrado su valía en abril, cuando, basado en la información existente, había predicho la operación japonesa para tomar Port Moresby. Actuando con esta y otras fuentes de inteligencia, Nimitz había enviado a las fuerzas expedicionarias 11 y 17 que, a cambio de perder el Lexington, detuvieron Fue esto lo que llevó al A El Cte. ]oseph el avance hacia el sur de la Flota Combinada. historiador de la Marina Rochefort iba a El 2 de mayo, Nimitz realizó una visita de inspec- proporcionar a los norteamericana, Samuel ción a la isla de Midway. Aunque en esta ocasión no norteamericanos una Morison, a calificar comunicó al capitán de corbeta Shannon ni al capitán valiosa información al Midway como "una de fragata Cyril Simmard, los dos oficiales de mayor lograr descifrar lo victoria de los servicios graduación que estaban al mando en la isla, de sus sos- esencial del código de la de información». pechas, se cercioró por sus informaciones de lo que se Marina japonesa ]N25.

i

16


LOS PREPARATIVOS DE EE.UU.

aseguraba sin lugar a dudas que Midway, y no Hawai ni la costa oriental de los EE. UU., era el objetivo de la próxima ofensiva japonesa. De esta forma pudo declarar, el 14 de mayo, el estado de «la flota frente a una invasión •• para el área de Hawai que incluía a Midway. Una vez más fueron «Hypo» y el comandante Rochefort los que le proporcionaron la prueba que confirmaba las intenciones del enemigo. Este broche final vino como resultado de un ardid de Rochefort. En sus comunicaciones entre bases, los japoneses utilizaban letras codificadas para designar lo que claramente eran puntos geográficos, pero lo difícil era determinar cual era el código correspondiente a cada lugar. De otra información relacionada con ese código, se dedujo que «AL», por ejemplo, era una refere ncia a las aleutianas, pero «AF», no estaba confirmado, aunque Rochefort estaba seguro de que era \1idway. Para dejar al descubierto a los japoneses, Rochefort obtuvo permiso de Nimitz para enviar un mensaje en inglés corriente desde Midway, notificando que había escasez de agua en la isla. Dado que la isla carecía de suministros naturales de agua, sus ocupantes dependían de una planta filtradora de agua que se informó había sido volada. La petición de que se enviara agua potable por medio de tanques alertaría a los espías japoneses, para cuya finalidad se envió el falso mensaje. Dos días después, el 12 de mayo, el equipo Hypo se vio recompensado por la emisión de los japoneses a sus comandantes de flota del mensaje: «AF tiene escasez de agua». No obstante, a pesar de las dudas que aún llegaban procedentes del almirante King en Washington, relativas al objetivo del ataque japonés, Nimitz estaba convencido más allá de toda duda de que Midway era el verdadero objetivo de la masiva empresa de Yamamoto, por lo que procedió a preparar sus limitados activos aéreos y navales para frustrar las intenciones japonesas. El 15 de mayo el vicealmirante William Halsey, jefe de la 16 Fuerza Expedicionaria que incluía los portaaviones Enterprise y Hornet, fue llamado por Nimitz a Pearl Harbar desde la zona de las islas Salomón, donde había llegado demasiado tarde para tomar parte en la batalla del Mar de Coral. Nimitz había tenido la intención de dar a Halsey el mando de la Fuerza Expedicionaria de Midway, pero al regreso de éste a Pearl, el día 26 se hizo evidente que su mal estado físico lo impedía. Una enfermedad crónica de piel diagnosticada como «dermatitis general>. privó a un decepcionado Halsey la oportunidad de proporcionar su «mayor golpe a los japoneses». Sin embargo, prestó a Nimitz y a su país un buen servicio cuando, sin dudarlo, recomendó que su sustituto fuera el contralmirante Raymond A. Spruance. Aunque éste no era avia-

dar, tanto Halsey como Nimitz le tenían en gran estima y ninguno de los dos tuvo ningún reparo en poner la 16 Fuerza Expedicionaria (FE) en sus manos. En su entrevista inicial, Nimitz comunicó a Spruance que debería salir el día 28, pues unos días antes Rochefort y su equipo Hypo le habían informado sobre la ofensiva a Midway y afirmó que los japoneses habían pospuesto el día D hasta el 3 de junio como muy pronto. Esto era solamente una parte de un mensaje mucho más largo que Hypo había descifrado antes de que los japoneses cambiaran el código jN25. El mensaje resultó ser nada menos que el contenido de los principales detalles del orden de batalla de la futura operación. Consecuentemente, Nimitz pudo comunicar a Spruance casi exactamente con lo que se iba a enfrentar, y la dirección general de la aproximación de los portaaviones japoneses a Midway. Nimitz estaba por tanto en condiciones de dar a Spruance el plan operativo para las fuerzas expedicionarias 16 y 17, extraídas de la inteligencia proporcionada por Hypo. Al día siguiente, Nimitz se entrevistó también con el contralmirante Frank Fletcher, que acababa de llegar a Pearl Harbar con el gravemente dañado Yorktown. Sin revelarle la fuente, Nimitz le informó de la intención de los japoneses de capturar la isla de Midway y le dijo que éstos emplearían cuatro portaaviones como mínimo y muchos barcos de apoyo en la operación compuesta por la fuerza de ataque de portaaviones de Nagumo, una fuerza de apoyo y otra de invasión. Nimitz comunicó también a Fletcher que en unos días se haría de nuevo a la mar en el Yorktown para unirse con Spruance al noreste de la isla de Midway, donde asumiría el mando táctico de las fuerzas expedicionarias 16 y 17. Sin embargo, esto presuponía que el Yorktown estaría lo suficientemente reparado para poder partir a tiempo. Muchos de los que evaluaron sus daños dudaban que pudiera hacerse. Las estimaciones del tiempo necesario para efectuar las reparaciones eran de unos pesimistas tres meses. Si este tiempo se confirmaba, el Yorktown no estaría disponible para la próxima batalla y Spruance se enfrentaría a Nagumo con dos portaaviones en vez de tres, lo cual no daba margen suficiente para alimentar esperanzas de éxito. En una extraordinaria demostración de improvisación norteamericana, el portaaviones fue llevado al dique seco donde unos l.400 trabajadores descendieron al buque en masa y comenzaron a prepararlo para volver a navegar, trabajando veinticuatro horas al día. Con el sonido de los martillos neumáticos y la luz de las soldaduras, el casco del Yorktown fue reparado y sus dañados compartimentos, reforzados con cuadernas. Pocas de las compuertas de los compartimentos estan17


LOS PREPARATIVOS DE EE.UU.

cos funcionaban correctamente debido a la deformación de la estructura producida por las bombas japonesas; sin embargo, el sábado 29 de mayo (el día después de que Spruance hubiera partido con la Fuerza Expedicionaria 16) Fletcher se hizo a la mar con el Yorktown . Su grupo aéreo reunido apresuradamente

~ Tales fueron los daños infligidos al USS y orktown en la batalla del mar del Coral, que la Marina Imperial le dio por hundido. Pero consiguiendo llegar con dificultad a Pearl Harbor el27 de mayo, fue llevado al dique seco n: 1 y devuelto al servicio en el espacio extraordinario de 48 horas. Aunque muchas de sus reparaciones eran con mucho provisionales, su presencia en Midway sería decisiva.

Este piloto del cuerpo de Infantería de Marina viste el mono A-4 y el casco A-8 de verano. También lleva una pistolera de hombro de la Marina, que aquí lleva colgando de la cadera. Ilustración de Chris Warner

18


LOS PREPARATIVOS DE EE.UU.

estaba compuesto por diferentes escuadrones pertenecientes a no menos de tres portaaviones. Junto con sus escoltas, los cruceros pesados Astona y Portland y los seis destructores del DesRon 2, el Yorktown se dirigió hacia el norte desde Oahu a una velocidad de 27 nudos, la más alta que sus dañados motores podían

producir, para encontrarse con el Enterpnse y el Horneto A no ser por una eventualidad imprevista, Fletcher tenía la confianza de que podría satisfacer la ferviente petición de Nimitz de que se reuniera a tiempo con las fuerzas expedicionarias 16 y 17 al noreste de Midway.

19


LOS PLANES ENFRENTADOS El plan japonés El objetivo que gobernaba las operaciones AL y MI era doble. Primero, establecer una nueva línea de defensa avanzada desde las Aleutianas a través de Midway, isla Wake, las Marshall y las islas Gilbert y el sur de las Salomón hasta Port Moresby, y en segundo lugar y más importante, conseguir la destrucción de las unidades de superficie de la flota de Estados Unidos en ese «decisivo combate naval en e! Pacífico», o Kassen Kantai, tan entrañable para los estrategas de la Marina japonesa. Este resultado sería provocado por la invasión y ocupación de la isla de Midway, una base que los japoneses creían que era de tanta importancia estratégica para la Marina de EE. UU., que se verían obligados a salir de Hawai con el resto de los buques de la flota del Pacífico para oponerse a su ocupación por los japoneses. Para conseguir este objetivo, la Flota Combinada había formulado un plan complejo y muy ajustado en e! tiempo, que comprendía una ofensiva de dos puntas. La ejecución de las diferentes fases de ambas ofensivas se inició el 7 de junio, designado como día N (el equivalente japonés de! día D de EE.UU.). Este día ha- . bía sido elegido por la Flota Combinada por ser e! más próximo de los que permitirían a la flota de Nagumo haberse recu perad9 tras su regreso al Japón de la operación del océano Indico, y también por ser el último día de junio en el que habría suficiente luz de luna para permitir un desembarco anfibio nocturno en la isla de Midway. La primera y menor de estas dos ofensivas, con el nombre clave de AL, era una operación diversionaria contra las islas Aleutianas en e! Pacífico norte. Las instrucciones dadas al vicealmirante Hosogaya relativas a AL, requerían la neutralización de la fuerza aérea de EE. UU. en Dutch Harbor, operación que habría de comenzar el 3 de junio, tres días antes del día N, seguidas por la ocupación en días sucesivos de las islas de Adak, Kiska y Attu hasta el 12 de junio. Las fuerzas asignadas a AL, comprendían el grueso de la Fuerza Norte, la Segunda Fuerza de Ataque de Portaaviones, las fuerzas de invasión Attu y Kiska y una unidad de submarinos destacada para ayudar en la operación 20

de las Aleutianas. Además, para esta misma operación, la Flota Combinada había asignado como destacamento del grueso de Yamamoto, una fuerza de protección formada por buques de guerra al mando del vicealmirante Takasu. Mientras que este último partiría desde el puerto principal de la flota en Hashirajima Bay, junto con el resto del grueso principal al mando de Yamamoto el 29 de mayo, los demás partirían de la base naval de Ominato, en e! norte de Honshu un día antes. La operación MI tenía dos fases distintas en las que las unidades de la flota participantes debían desempeñar su papel según un calendario muy apretado. La fase uno incluía la ocupación de la isla de Midway el día . A partir de ahí se suponía que la disposición de la flota sería tal que colocaría a los japoneses en la posición más ventajosa posible para conseguir la destrucción de los elementos de la flota de EE.UU. que deberían partir hacia Midway una vez que las noticias de su captura hubieran llegado a Hawai. El enorme número de barcos empleados en esta operación, junto con la necesidad de asegurar la sorpresa obligaba a una amplia dispersión de las fuerzas participantes. El plan preveía que el asalto a Midway fuera iniciado por la Primera Flota Aérea de Portaaviones de Nagumo, el 5 de junio, N menos 2. Aproximándose por el noroeste, sus cuatro portaaviones deberían lanzar sus aviones desde unas 250 millas antes de Midway procediendo a continuación a atacar la base de atolones, eliminando la fuerza aérea enemiga de la isla y debilitando sus defensas en preparación de los desembarcos. Una vez conseguido este objetivo, los portaaviones de Nagumo quedarían libres para enfrentarse a los de EE.UU. y a los demás barcos que se suponía partirían desde Pearl Harbor tras la caida de Midway. El apoyo aéreo para los desembarcos del 7 de junio debería ser proporcionado por los cazas «Rufe » cazas flotadores del Seaplane Tender Group (Grupo de Buques Auxiliares de Hidroaviones) del contralmirante Fujita que, el día N menos 1 tomaría la isla de Kure a unas 60 millas de Midway como base de operaciones adelantada. Esto no sería sino el preludio de los desembarcos anfibios que se realizarían al amanecer del 7 de junio por la Midway Invasion Force (Fuerza


EL PLAN JAPONÉS

de Invasión de Midway) que se aproximaba a la isla go alcance y los dos cordones de submarinos estaciodesde el sur y transportaba la única contribución del nados entre Hawai y Midway y que estaba previsto esEjército a la ofensiva: el destacamento de Ichicki. El tuvieran en sus lugares asignados el 2 de junio, inforplan preveía que el descubrimiento por los norteame- maran a Yamamoto de que la flota de EE.UU. había ricanos de la fuerza de invasión de Tanaka se produ- salido de Pear!. Concentrando rápidamente sus amjera el 6 de junio (D-l ), a fin de que creyeran que el pliamente dispersadas fuerzas, Yamamoto forzaría la principal ataque japonés procedía del sur. Los desem- «batalla decisiva» con la flota de EE.UU. , de la cual los barcos en la isla de Sand y la isla Eastern recibirían el japoneses no tenían duda de que emergerían victorioapoyo de las baterías de cañones de ocho pulgadas sos, el coup de grace sería asestado por los cañones pepertenecientes a los cuatro cruceros pesados del vi- sados de los buques de guerra. Sin embargo, entre los cealmirante Kurita. Más al sur y protegiendo el flan- japoneses había algunos, que expresaron su preocuco de la fuerza de invasión estaría el grueso principal pación acerca del horario tan ajustado impuesto a los de Kondo. port~aviones de Nagumo . Creían que ello imponía El día N el grueso principal del almirante Yamamo- una rémora potencial a su libertad de movimientos al to que contaba con los buques más poderosos de la exigirle conciliar dos objetivos opuestos: la destrucFlota Combinada incluyendo el buque insignia Yama- ción de la fuerza aérea de Midway y la derrota de los lo (y de cuya presencia la Marina de EE.UU. no fue portaaviones de EE.UU. , limitando de esta manera seconsciente hasta después de la batalla), esperarían a veramente su capacidad de respuesta ante una continunas 500 millas al noroeste de la isla junto con los gencia inesperada. Sin embargo, esta opinión era miotros elementos de la flota ya mencionados, listos para noritaria, y el sentimiento predominante era de que iniciar la fase más importante de la operación MI. Esto todo saldría bien , siempre que la Marina de EE.UU. tendría lugar cuando el reconocimiento aéreo de lar- reaccionara tal y como los japoneses habían previsto. ~ El buque insignia de la Primera Flota Aérea de Nagumo para la operación MI era el venerable Akagi (Castillo Rojo). Originalmente diseñado como un crucero de batalla de clase Amagi fue reconvertido después del Tratado Naval de Washington en portaaviones. Fue botado en abril de 1925; tenía tres cubiertas de vuelo delanteras. (Vía Roger Chesneau)

21


LOS PLANES EN FRENTADOS

Naval en Tokio era de la opinión de que la EE.UU. Carrier Task Force (Fuerza Expedicionaria de PortaDado el escaso conocimiento por parte de la Flota aviones de EE. UU.) estaba operando más al sur, en las Combinada, del paradero de la flota del Pacífico de Salomón, lo que probaba a sus ojos que los norteameEE.UU., la suposición de la certeza de su posición y ricanos no eran conscientes de las intenciones japonela consiguiente reacción contenida en su rígido plan sas. Los intentos del propio Yamamoto para obtener son absolutamente extraordinarias. Al final esto una información más definitiva acerca de los buques acarrearía su ruina. De hecho, el último avistamiento en Pearl quedó en nada cuando los sobrevuelos placertero de buques de guerra norteamericanos había neados sobre Harbor por dos portaviones Kawanishi tenido lugar el 18 de mayo, cuando un cierto número H8K «Emily», entre el 31 de mayo y 3 de junio, fuede ellos fue detectado desde el aire al este de las islas ron cancelados porque el submarino 1-123 notificó Salomón. La estimación de los efectivos de EE.UU . qúe barcos de EE. UU. estaban patrullando el área deque Yamamoto había dado el 20 de mayo, y que cu- signada para la escala de reabastecimiento de combusbría las Aleutianas, Hawai y Midway, aunque no eran tible, en los bancos de arena de French Frigate Los precisas, hicieron desviar la atención hacia las fuerzas cordones de los submarinos no tuvieron mejor suerde las defensas de Midway, reforzando la necesidad te; cuando llegaron a sus lugares asignados, que fue de realizar fuertes ataques aér~os el 5 de junio desde dos días después del planeado D menos 5, Spruance los portaaviones de Nagumo. El estimaba que los ac- ya había pasado algunos días antes, y el Yorktown crutivos de la flota de EE. UU. en el aérea de Hawai con- zó el cordón deslizándose sin ser detectado. sistían en dos o tres portaaviones, dos o tres portaaA pesar de todo los japoneses tuvieron indicios de viones escoltas, cuatro o cinco cruceros pesados, tres que las cosas podían no ir como ellos creían. El l de o cuatro cruceros ligeros, y aproximadamente 30 des- junio Ugaki escribía en su diario: «De 180 comunicatructores y 25 submarinos. ciones de radio detectadas en el distrito de Hawai, 72 Ilustra sobre el desconocimiento real de la posición iban calificadas de "urgente". Creemos que el enemide la flota de EE.UU., el hecho de que el EM General go se está preparando para enfrentarse a nosotros, al Un grave fallo de los servicios de información

22


EL PLAN NORTEAMERICANO

El Soryu. Al ser uno de los dos últimos portaaviones construidos por los japoneses bajo las limitaciones del Tratado Naval de Washington, el Soryu era bastante pequeño en comparación con sus sucesores, el Shokaku y el Zuikaku. Ilustración de Jan Suermondt.

os pechar fuertemente de nuestros mOVImIentos. » Esta vital información no fue comunicada a Nagumo por la errónea creencia de los que estaban a bordo del }amato de que estas comunicaciones de radio con toda seguridad habrían sido detectadas también en el Akagi, y que Nagumo habría, en consecuencia, tomado las medidas apropiadas. (Esta postura fue adoptada a pear de saber que las instalaciones de radio del Akagi eran deficientes. De hecho, las transmisiones de radio americanas no fueron detectadas en aquél). Ante esta uposición se llegó a la conclusión de que no había necesidad de romper el silencio de radio que Yamamoro había impuesto sobre la operación antes de los dese mbarcos. Por la misma razón un mensaje actualizado y altamente revelador enviado por el EM General Naval el 2 de junio, en el que se especulaba sobre la posible presencia de una fuerza de portaaviones de EE.UU. situada en la zona este de Midway a la espera de poder tender una emboscada a los japoneses en su a ance, tampoco fue comunicada a Nagumo. Privado de una información que podía haber cambiado significa tivamente el resultado de los sucesos que estaban a punto de desarrollarse, Nagumo continuó su avance hacia Midway, en posesión de una perspectiva de los sevicios de información tan oscura como los ban-

cos de niebla que en esos momentos atravesaban los portaaviones. El plan norteamericano

El plan que Nimitz presentó a Spruance y Fletcher el 27 de mayo había sido formulado según la supuesta exactitud de la más actualizada información del servicio de información, acerca de las intenciones y preparativos de los japoneses. Nimitz había ya decidido que la operación de las Aleutianas era diversionaria; sin embargo había enviado a la 8.' Fuerza Expedicionaria al mando del contralmirante Theobald a las Aleutianas, con cinco cruceros y diez destructores, el máximo de los que podía prescindir. Midway figuraba en el planeamiento de Nimitz sobre todo como un cuarto e insumergible portaaviones. Mientras que los efectivos aéreos totales en la isla alcanzaban 11 5 aviones de diferentes tipos, el 3 de junio Nimitz era perfectamente consciente de que la relativa obsolescencia de muchos de ellos impedía cualquier posibilidad de evitar la realización de incursiones consecutivas sobre la base por parte de los aviones de Nagumo. Ante tales circunstancias llegó a la conclusión de que la única forma de que Midway pu23


LOS PLANES ENFRENTADOS

ORDEN DE BATALLA JAPONÉS PARA LAS OPERACIONES AL Y MI FLOTA COMBINADA Almirante Isoroku Yamamoto en el buque Yamato.

(A) FUERZA DEL NORTE (Aleutianas) (Quinta Flota): Vicealmirante Moshiro Hosogaya en el CA Nachi. Grueso principal: Vicealmirante Moshiro Hosogaya en el CA Nachi. Fuerza de protección: DD Inazuma: Cap. de Fragata Hajime Takeuchi DD Ikazuchi. Grupo de apoyo: 2 cisternas, 3 cargueros. (B) SEGUNDA FUERZA DE ASALTO DE PORTAAVIONES: Contralmirante Kakuji Kakuta GRUPO DE PORTAAVIONES (CARDIV 4): contralmirante Kakuji Kakuta. CVl Ryujo: Cap. Tadeo Kato Unidad aérea: Tte. Masayuki Yamagami Componente aéreo: 16 lero A6M2 Tipo 21 : Tte. Koboyashi. 21 S5N2: Tte. Yamagami. CV Junyo: Cap. Shizue Isi Unidad aérea: Tte. Yoshio Shiga Componente aéreo: 24 lero A6M2 Tipo 21 : Tte. Shiga. 21 D3AI: Tte. Abe. Grupo de apoyo: 2.' Sección CruDiv 4: Cap. Shunsaku Nabeshima en CA Maya. CA Takao. Grupo de protección: DesDiv 7: Cap. Kaname Konishi 3 DD: Akebono, Ushio, Sazanami. 1 cisterna.

(C) FUERZA DE APOYO DE LAS ALEUTIANAS: Vicealmirante Shiro Takasu en el SS Hyuga (buque insignia). Grupo de buques de guerra: Hyuga, Ise, Fuso, Yamashiro. Fuerza de protección: CruDiv 9: Cl Kitikami (buque insignia), ClOi. DesDiv 20: 4 DD: Asagiri, rugiri, Shirakumo, Amagiri. DesDiv 24: 4 DD: Umikaze, Yamakaze, Kawakaze, Suzukaze. DesDiv 27: 4 DD: Ariake, Yugure, Shigure, Shiratsuyu. (O) FUERZA DE INVASiÓN ATTU: Contralmirante Sentaro Omori en el Cl Abukuma. DesDiv 21 : 4 DD: Wakaba, Nenohi, Hatsuharu, Hatsushimo. 1 minador 1 transporte

(E) FUERZA DE INVASiÓN KISKA: Cap. Takeji Ono en el Cl Kiso. Cru Div 21 : 2 Cls: Kiso, Tama. 1 Crucero au xiliar. Fuerza de protección: DesDiv 6: 3 DD: Hibiki, Akatsuki,

Hokaze. Transportes: Hakusan Maru (capacidad de 550 soldados), Kumagawa Maru. División de drágaminas 13: 3 dragaminas Destacamento de submarinos: 6 submarinos: 1-9, 1-15, 1-17, 1-1 9, 1-25, 1-26.

2

FUERZA PRINCIPAL (Primera Flota): Almirante Isoroku Yamamoto en el SS Yamato. Grueso principal: almirante Yamamoto Grupo de buques de guerra: SatDiv 1: Almirante Yamamoto en el Yamato, Nagato, Mutsu. Grupo de portaaviones: Hosho transportando 8 S5NI y SN2. DD Yukaze. Fuerza especial: Chiyoda, Nisshin (aunque eran portaaviones, estos dos buques solamente transportaron submarinos de bolsillo en esta operación). Fuerza de protección: DesRon 3: contralmirante Shintaro. Hashimoto en el Cl Sendai (buque insignia). DesDiv 11 : 4 DD: Fubuki, Shirayuki, Hatsuyuki, Murakamo. DesDiv 19: 4 DD: Isonami, Uranami, Shikinami, Ayanami. Grupo de abastecimiento: 2 cisternas.

(G) PRIMERA FUERZA DE ASALTO DE PORTAAVIONES (Primera Flora aérea) Vicealmirante Nagumo. División de portaaviones (CarDiv 1): vicealmirante Nagumo en el CV Akagi. Unidad aérea: CF: Mitsuo Fuchida. Componente aéreo: 21 lero A6M2 tipo 21: Cap. de corbeta Itaya. 21D3A1 : CC Chihaya. 21 S5N2: CC Murata. Kaga (CV): Cap. Jisaku Okada. Unidad aérea: Cap. de corbeta Tadashi Kusumi. Componente aéreo: 21 lero A6M2 tipo 21: Tte. Sato. 21 D3A 1: Tte. Ogawa. 30 S5N2: Tte. Kitajima. División de portaaviones 2 (CarDiv 2): contralmirante Tamon Yamaguchi en el CV Hiryu. Hiryu (CV): Cap. Tomeo Kaku. Unidad aérea: Tte. Joichi Tomonaga. Componente aéreo: 21 lero A6M2 tipo 21: Tte. Mori. 21 D3A 1: Tte. Kobayashi. 21 S5N2: Tte. Kikuchi. Soryu (CV): Cap. Ryusaku Yanagimoto. Unidad aérea: CC Takashige Egusa. Componente aéreo: 21 A6M2 le ro tipo 21: Tte. Suganami. 21 D3A1: Tte. Ikeda. 21 S5N2: Tte. Abe. 2 D4Y1. Grupo de apoyo: contralmirante Hiroaki Abe Tte. CA Tone. CRUDIV 8: contralmirante Abe. CA Tone't CA Chikuma. 2.' SECClON, SATDIV3: SS Haruna, SS Kirishima. Fuerza de apoyo: DesRon 10: Rear Admiral Kimura en el Cl

Nagara. DesDiv 4: 4 DD: Nowaki, Arashi, Hagikaze, Maikaze.


EL PLAN NORTEAMERICANO

DesDiv 10: 3 DD: Kazagumo, Yugumo, Makigumo. DesDiv 17: 4 DD: Urakaze, Isokaze, Tanikaze, Hamakaze. Grupo de abastecimiento: 1 DD: Akigumo. 5 cisternas. FUERZA DE INVASiÓN DE MIDWAY (2: Flota):

(J) FUERZA DE APOYO DE MIDWAY: Vicealmirante Takeo Kurita en el CA Kumano. CRUDIV 7: vicealmirante Kurita. 4 CA Kumano, Suzuya, Mogami, Mikuma. DesDiv 8: 2 DD: Asashio, Arashio. 1 cisterna.

Vicealmirante Nobutake en el CA Atago. (K) GRUPO DE DRAGAMINAS: (H) GRUESO PRINCIPAL DE LA SEGUNDA FLOTA:

Vicealmirante Kondo. CRUDIV 4 (excepto la 2.' Sección): CA Atago, CA Chokai. CRUDIV 5: CA Myoko, CA Haguro. BATDIV 3 (excepto la 2.' Sección): BB Kongo, BB Hiei. Fuerza de protección: DesRon 4: contralmirante Nishimura en el Cl Yura. DesDiv 2: 4 DD: Murusame, Samidare, Harusame, Yudachi. DesDiv 9: 3 DD: Asagumo, Minegumo, Natsugumo. Grupo de portaaviones: Cap. Sueo Obayashi. Zuiho: Cap. Obayashi. Componente aéreo: 12 A6M2 Zero tipo 21: Tte. Hidaka. 12 B5N2: Tte. Matsuo. 1 DD: Mikazuki. Grupo de abastecimiento: 4 cisternas. 1 buque taller. FUERZA DE OCUPACiÓN DE MIDWAY

Contralmirante Raizo Tanaka. 12 buques de transporte. 3 botes patrulleros. (Estos barcos transportaban aproximadamente 5.000 soldados. El Cap. Ota (de la Marina) mandaba la Segunda Fuerza Especial de Desembarco de la Marina y el destacamento del Ejército estaba al mando del Coro Kiyonao Ichiki.) 1 cisterna. Fuerza de escolta: contralmirante Tanaka en el Cl Jintsu. DesDiv 15: 2 DD: Kuroshio, Oyashio. DesDiv 16: 4 DD: Yukikaze, Amatsukaze, Tokitsukaze, Hatsukaze. DesDiv 18: 4 DDd: Shiranuhi, Kasumi, Arare, Kagero. Grupo de hidroaviones auxiliares: contralmirante Ruitaro Fujita en el CVS Chitose. División de hidroaviones auxiliares 11: CVS Chitose. Componente aéreo: 16 A6M2-N aviones flotadores de combate «Rufe». AV Kamikawa Maru. 8 A6M-2N aviones flotadores «Rufe». 4 aviones de exploración. 1 DD Hayashio. 1 bote patrulla.

Cap. Sadatomo Miyamoto. 4 dragaminas. 3 cazasubmarinos. 1 buque de abastecimiento. 2 buques cargueros. FUERZA DE AVANCE (submarinos) (6: Flota): Vicealmirante Teruhisa Komatsu, en el Katori de Kwajalein. SubRon 3: contralmirante Chimaki Kono. Río de Janeiro (buque insignia en Kwajalein). (l & M) SUBDIV 19: Cap. Ryojiro Ono

1-156, 1-157, 1-158, 1-159.

SUBDIV 30: Cap. Maseo Teraoka 1-162, 1-165, 1-166.

SUBDIV 13: Cap. Takeharu Miyazaki 1-121, 1-122, 1-123. FUERZA AÉREA CON BASE EN TIERRA (11 Flota Aérea):

Vicealmirante Nishizo Tsukahara (de Tinian). FE de Midway: Cap. Morita 36 cazas «Zero». 10 bombarderos «Betty» en Wake. 6 botes volantes en Jaluit. 24 Flotilla aérea: contralmirante Maeda. Chitose Grupo aéreo en Kwajalein. 36 cazas «Zero». 36 B5N2. Primer Grupo aéreo en Aur y Wotje. 36 cazas «Zero». 36 B5N2. 14 Grupo aéreo. 36 H6K botes volantes en Jaluit y Wotje.

diera optimizar la limitada capacidad de sus efectivos emplearse para escoltar a los bombarderos y no para aéreos consistiría en «infligir un rápido y temprano defender la base aérea. Esta misión sería dejada a los daño en las cubiertas de los portaaviones japoneses» cañones antiaéreos. También esperaba que las patrucon la esperanza de sorprender a sus aviones antes de llas aéreas de largo alcance realizadas por los PB Y-5A, que despegaran . Por tanto dio instrucciones al jefe de desde la isla, que habían comenzado el 22 de mayo, la fuerza aérea de que los cazas de Midway deberían harían las veces de los ojos de Midway y de las fuerzas 25


LOS PLANES ENFRENTADOS

ORDEN DE BATALLA DE LAS FUERZAS DE EE.UU. PARA LA CAMPAÑA DE MIDWAY FLOTA DE EE.UU. DEL PAcíFICO y DE LAS ZONAS DEL OCÉANO PAcíFICO

6 DD: Hamman, Hughes, Morris, Anderson, Russell, Gwim.

Almirante Chester W. Nimitz

Fuerza expedicionaria 16: Contralmirante Raymond Spruance. TG 16.5 Grupo de portaaviones: Cap. George D. Murray. Enterprise (CV): Cap. George D. Murray. Componente aéreo: VF-6: 27 F4F-4 Wildcats. VB-6: 19 SBD-2 & 3 Dauntless. VS-6: 19 SBD-2 & 3 Dauntless. VT-6: 14 TBD-1 Devastator. Hornet (CV): Cap. Marc A. Mitscher. Componente aéreo: VF-8: 27 F4F-4 Wildcat. VB-8: 19 SBD-2 & 3 Dauntless. VS-8: 19 SBD-1, 2 & 3 Dauntless. VT-8: 15 TBD-1 Devastator. TG 16.2 Grupo de destructores: Contralmirante Thomas C. Kinkaid (ComCruDiv 6). CA New Or/eans, CA Minneapo/is. TG 16.4 Destructores de protección: Cap. Alexander R. Early (ComDesRon 1).

Contralmirante Frank Fletcher Fuerza expedicionaria 17: Contralmirante Frank Fletcher. TG 17.5 Grupo de portaaviones: Cap. Elliot Buckmaster. Yorktown (CV): Cap. Elliot Buckmaster. Componente aéreo: VF-3: 25 F4F-4 Wildcat. VB-3 : 18 SBD-3 Dauntless. VS-3: 19 SBD-3 Dauntless. VT-3: 13 TBD-1 Devastator. TG 17.2 Grupo de cruceros: Contralmirante William Smith in CA Astoria. CA Astoria, CA Port/and. TG 17.4 Grupo de destructores: Cap. Gilbert C. Hoover (ComDesRon 2).

expedicionarias de los portaaviones, y de que ellos harían el primer contacto con las fuerzas japonesas que se aproximaban. Sin embargo, con la excepción de Shannon, Simard y algunos otros oficiales de alto rango, Nimitz no ha-

26

bía revelado a nadie que los esfuerzos de las fuerzas defensoras de Midway contarían con el apoyo de los portaaviones de la Marina. No se hizo ningún intento de coordinar los esfuerzos de las unidades aéreas del Ejército, Marina e Infantería de Marina estacionadas


EL PLAN NORTEAMERICANO

9 DD: Phe/ps, Worden, Monaghan, Ay/win, Ba/ch,

VT-S destacamento: 6 TBF-1.

Conyngham, Benham, Ellet, Maury. Grupo de cisternas: Cimmarron, P/atte. 1 DD: Dewey, Monssen.

22 Grupo aéreo de Infantería de Marina, 2: Ala aérea de Infantería de Marina: Tte. Ira L. Kimes. VMF 221: 20 F2A-3 Buffalo, 7 F4F-3 Wildcat. VMSB: 11 SB2U-3 Vindicator, 16 SBD Dauntless. Destacamento del 7.' USAAF: Tte. Gen. Willis P. Hale 4 B-26, 19 B-17E.

Contralmirante Robert H. English, Comm Sub Force, Flota del Pacífico en Pearl Harbor (Control operativo). TG. 7.1: Midway Grupo de patrulla 11 subs.: Cacha/ot, F/ying

Rsh, Tambor, Trout, Gray/ing, Nauti/us, Grouper, Do/phin, Gato, Cutt/efish, Gudgeon, Grenadier. TG. 7.1: «Roving Short Stop» Grupo: 3 subs.: Narwha/, P/unger, Trigger. TG 7.3: Grupo de patrulla del norte de Oahu: 4 subs.:

Tarpon, Pike, Finback, Grow/er.

Cap. Cyril T. Simard. Destacamentos de las alas de patrulla 1 y 1. 38 PBY-5 Y PBY-5A Catalina.

en Midway, ni de coordinarlas con las fuerzas de la \[arina en el mar. De hecho, los pilotos de la isla fueron específicamente informados de que la mayor prioridad de los portaaviones era proteger Pearl Harbor, dando a entender su ausencia en la defensa de Mid-

6.' Batallón de Defensa de Inf. de marina. Fuerza de la Flota de Inf. de Marina: Col. Harold D. Shannon. MTB Escuadrón 1. S PT botes en Midway: 2 en la isla de Kure. 4 pequeños vehículos patrulleros desplegados en la zona. 2 gabarras, un destructor en los bancos de arena de French Frigate. 1 cisterna, un yate reconvertido. 1 dragaminas en Pearl y en los arrecifes de Hermes. 2 botes atuneros modificados en Lisianski, Gardner Pinnacles, Laysan y Necker. Unidad de Repostado de Reserva en Midway: un cisterna, dos destructores.

way cuando los japoneses atacaran. No se permitió que nada comprometiera en forma alguna el secreto absoluto de la presencia de los portaaviones al noreste de la isla de Midway, pues Nimitz confiaba en los aviones de sus cubiertas para conseguir el éxito en los días pos-

El Hornet, resplandeciente con la pintura utilizada en la incursión aérea de Doolittle a Tokio y durante la batalla de Midway, hasta su hundimiento en la batalla de Santa Cruz a finales de 1942. Ilustración de Jan Suermondt.

27


LOS PLANES ENFRENTADOS

Buques de guerra japoneses en la operación MI NOMBRE

DESPLAZAMIENTO

Yamato

72.800 Tn

ARMAMENTO

BLINDAJE

9 x 18,1 pulgadas 12 X 6,1 pulgadas 12 x 5 pulgadas AA

400 mm cinturón

TERMINADO

DESTINO

Die. 1941

Hundido en abril de 1945

500/ 650 mm torretas 200 mm cubiertas

Nagato

34.100Tn

8 X 16 pulgadas 18 x 5,5 pulgadas 8 X 5 pulgadas AA

100/ 300 mm cinturón

Nov. 1920

Utilizado en las pruebas de bombas realizadas en el atoIón de Bikini en 1946

Mutsu

34.100 Tn

8 X 16 pulgadas 18 X 5,5 pulgadas 8 X 5 pulgadas AA 4 x 533 mm tubos lanzatorpedos

356 mm torretas Hasta 75 mm cubiertas

Oct. 1921

Explosión interna accidental en 1943

Kirishima

27.500 Tn

8 x 14 pulgadas 14 x 6 pulgadas 8 X 5 pulgadas AA

76/ 203 mm cinturón

Abr. 1915

Hundido en 1942 cerca de Guadalcanal

Haruna

27.500 Tn

8 x 14 pulgadas 14 x 6 pulgadas 8 x 5 pulgadas AA

229 mm torretas

Abr. 1915

Hundido en julio de 1945

teriores. Para mayor seguridad Nimitz separó a unos Debido a los pocos efectivos navales que poseía la 19 submarinos de sus misiones ofensivas, y durante la Marina de Estados Unidos en el Pacífico, la opción de batalla asignó a 16 de ellos la misión de explorar las in- una batalla larga de desgaste era imposible. Si Fletmediaciones de Midway. Otros cuatro cubrirían Oahu, cher y Spruance fracasaban y los portaaviones ameridejando tres de reserva disponibles. canos resultaban hundidos, todo el Pacífico y el litoral El objetivo principal de la acción norteamericana, este de Estados Unidos quedarían expuestos ante los sin embargo, era indiscutible. Se trataba de los cuatro japoneses. A la luz de estos hechos, Nimitz no podía portaaviones de Nagumo que se sabía se aproximaban dejar de imprimir en sus subordinados la idea de que a Midway por el noroeste. Nimitz explicó a Fletcher y sus acciones debían estar guiadas por «el principio del Spruance su creencia de que para conseguir su des- riesgo calculado». Fletcher y Spruance sólo deberían trucción, era absolutamente vital que los portaaviones entablar combate si tenían una buena oportunidad de americanos consiguieran la sorpresa golpeando en infligir un daño desproporcionado a los japoneses. A pesar de la extraordinaria información proporcionaprimer lugar y desde el flanco. La abrumadora superioridad material de los japo- da por Hypo, Nimitz sabía que la operación en la que neses sobre la Marina de EE.UU. impedía cualquier estaban embarcados era un juego de azar. Muchas coopción que no fuera la de un salvaje y devastador ata- sas podían salir mal; ciertamente la batalla no estaba que del estilo de «golpear y salir corriendo». Dado que ganada. Poco puede extrañar, por tanto, que denomila sorpresa y la velocidad eran la esencia de su plan, nara al punto de encuentro de los tres portaaviones Nimitz había renunciado conscientemente a la utiliza- de EE.UU., situado a 32 gra,dos de latitud norte, 173 ción de los lentos buques de la 1.' Fuerza Expedicio- grados de longitud oeste y 325 millas al noreste de Midway, el «Punto Suerte». naria con base en San Francisco.

28


LOS COMANDANTES ENFRENTADOS Los comandantes japoneses

El almirante Isoroku Yamamoto emerge de cualquier relato sobre la operación de Midway como la fuerza central e impulsora suprema del bando japonés. Ya se ha visto que esto surgió como consecuencia de su dominio dentro de la Flota Combinada y sobre los oficiales de alto rango del EM General Naval. En realidad el plan sobre Midway era suyo y cuando fracasó, ~. fracasó totalmente, no hizo ningún intento de echar la culpa a un chivo expiatorio conveniente. El análisis posterior a la batalla realizado por los japoneses revelaría la existencia de una gran cantidad de defectos relacionados con la operación pero, extrañamente, ninguno de ellos parece haber cambiado su consideración del almirante Yamamoto como un jefe militar de primer orden. Quizás la clave del fracaso de la operación MI está en el temperamento del jefe de la Flota Combinada. Un patriota de los pies a la cabeza, era sin embargo muy consciente de que la guerra japonesa del Pacífico era sobre todo un temerario juego de azar. Como consumado jugador que era, tanto de póquer como de shogi, estaba plenamente convencido de que la única posibilidad de supervivencia para su patria residía en una operación en la que todo se jugara a una carta. Esto podría explicar no solamente su casi patológi-

~ El almirante Isoroku Yamamoto, comandante en jefe de la Flota Combinada, arquitecto del ataque contra Pearl Harbor y primer instigador de la calamitosa operación MI. Venerado por los. oficiales y soldados del Rengo Kantai, su carrera se podía remontar hasta su servicio con el almirante Togo en la batalla de Tsushima, en 1905.

ca insistencia en la velocidad con la que MI debería desarrollarse, sino también la temeraria afectación de recursos a la vasta empresa de Midway sin poseer una evaluación de la los servicios de información al minuto y detallada de la fortaleza y disposición de la flota de EE.UU. Sin duda su intolerancia para permitir ninguna oposición a la operación MI estaba motivada tanto por su propia seguridad en la inevitable recuperación norteamericana, como por un auténtico sentido del fracaso, quizá incluso de deshonor personal al haber permitido que la persona del emperador hubiera sido amenazada gravemente por la incursión aérea de Doolittle.

Después de Midway continuó sirviendo como jefe de la flota hasta su muerte el 18 de abril de 1943, en que fue víctima de una emboscada aérea de largo alcance efectuada por los cazas P-38 Lightning de EE.UU., mientras inspeccionaba las bases en los mares del Sur. Fue ascendido a título póstumo a almirante de flota.

29


LOS COMANDANTES ENFRENTADOS

Su gran reputación, especialmente en Japón, descansa en la afirmación de que fue el pionero en el desarrollo de la fuerza aeronaval. Si bien es cierto que con él se produjo una gran expansión de este arma del Rengo Kantai, existen más de unos cuantos indicios en el periodo entre Pearl Harbor y la ejecución de la operación MI que sugieren que a un nivel más fundamental, no había comprendido todas las implicaciones del cambio tan radical que la fuerza aérea había supuesto para la guerra naval. Esto puede deducirse quizá de su presteza por cumplimentar el «desmantelamiento» de la Primera Flota Aérea tras el ataque a Pearl Harbor, como si no fuera consciente de la naturaleza revolucionaria de esa especial formación. Esto aparece tambien implícito en la altamente complicada naturaleza del plan de la operación MI en torno al desenlace de la flota estadounidense del Pacífico en el Kantai Kessen, en donde la destrucción de los buques de guerra americanos se efectuaría no por los aviones de los portaaviones de Nagumo, sino por los cañones de 16 y 18 pulgadas de los buques del inapropiadamente llamado «grueso principal» de Yamamoto. Ciertamente los portaaviones tenían asignado un papel trascendental, pero suplementario al de los buques acorazados. 30

Además de esto, la dispersión del gran número de buques reunidos para la MI, mientras que aparentemente estaba al servicio de la sorpresa y la seguridad, realmente contribuyó a la disipación de la concentración que se requería para la batalla decisiva. Elementos vitales como los portaaviones Ryujo y Junyo, se desperdiciaron en la operación diversionaria de las Aleutianas, que fracasó completamente en su objetivo. Esta dispersión privó también a los portaaviones de Nagumo de la gran cantidad de baterías antiaéreas que estaban a bordo de los muchos cruceros y barcos de guerra y que hubieran ayudado en gran medida a los portaaviones a repeler los ataques aéreos norteamericanos. Una propuesta para reorganizar la Flota Combinada alrededor de tres grupos de portaaviones de forma análoga a la de las fuerzas expedicionarias de la Marina norteamericana, fue defendida por el vicealmirante Tamon Yamaguchi tras la batalla del mar del Coral, pero no fue puesta en práctica para Midway. De haber accedido a tal propuesta, esta hubiera supuesto finalmente la subordinación del buque de guerra a la fuerza aérea naval en el Rengo Kantai. Sin embargo, sería necesario que se produjera la aplastante derrota de Midway para que los defensores de los grandes buques armados con grandes cañones acep-


LOS COMANDANTES JAPONESES

Extremo izquierdo: el vicealmirante Chuichi Nagumo que mandaba la Primera Flota aérea en Pearl Harbor y en Midway. Un hombre fuera de lugar en la aviación naval de la cual no sabía prácticamente nada, ha sido censurado por sus errores en el mando en ambas operaciones. Después de Midway siguió mandando portaaviones, pero fue cesado tras la batalla de Santa Cruz en octubre de 1942. (Archivo Nacional de EE.UU.). Izquierda: el almirante Osami Nagano, quien, como jefe del EM de la Marina, sancionó los planes de Yamamoto para el ataque a Pearl Harbor y la operación de Widway. En ambas ocasiones su decisión fue forzada por la amenaza

de Yamamoto de dimitir como jefe de la flota si sus planes para ambas operaciones no eran aceptados. Derecha: el contralmirante Tamon Yamaguchi era uno de los almirantes japoneses con mentalidad de aviador. Como Yamamoto, había servido como agregado naval en Washington y había estudiado en la Universidad de Princeton. Estimado por el jefe de la flota, tomó el mando de la 2.' División de Portaaviones en noviembre de 1940 y la dirigió en los ataques a Pearl Harbor y Midway donde decidió hundirse con su buque insignia, el portaaviones Hiryu, en Midway el 5 de junio.

El Aichi D3A «Val" formó parte de la dotación de los escuadrones de bombardeo en Picado del Rengo Kantai desde los tiempos de Pearl Harbor hasta después de Midway. Sin embargo, en 1943/4 las pérdidas excesivas entre las tripulaciones expertas, y la obsolescencia técnica le hicieron perder valor como activo aéreo. (Derechos de autor del dibujo de Pilot Press)

31


LOS COMANDANTES ENFRENTADOS

taran el cambio. También se ha comentado frecuentemente el grave riesgo puesto sobre la operación MI, una vez comenzada, por la anacrónica decisión de Yamamoto de hacerse él mismo a la mar. Debería haberse quedado en Hashirajima, como Nimitz hizo en Oahu, para poder organizar y dirigir sus fuerzas de acuerdo con las informaciones de los servicios de contraespionaje. Una vez en el mar, como veremos en breve, el mismo silencio de radio impuesto sobre la flota para asegurar la sorpresa táctica, fue también impuesto sobre sí mismo, privando completamente de valor a su presencia en el mar. Mucho más criticable, especialmente cuando tenía la facultad de poder hacer algo al respecto, fue la retención hecha por Yamamoto del vicealmirante Chuichi Nagumo como jefe de la Primera Flota Aérea. No hay ninguna duda de la excelente hoja de servicios que atesoraba este especialista en torpedos que había tenido el mando de cruceros y acorazados; pero su nombramiento para mandar esta formación fue inverosímil, dada la absoluta falta de experiencia en fuerza aérea naval. Un colega próximo a él comentó que no tenía un concepto real del poder ni la potencialidad del arma aérea naval. Su nombramiento no fue por designación, sino solamente consecuencia de la antigüedad y el protocolo que exigían que él ocupara el puesto cuando quedara vacante. Aunque Yamamoto expresó cierto disgusto sobre la actuación de Nagumo en Pearl Harbor, no se decidió a sustituirle porque según se dijo temía que Nagumo tomara su destitución del mando como un deshonor personal, y se suicidara. A pesar de todo, Nagumo era sin duda el almirante de portaaviones con más exitos en el mundo en la época de la batalla de Midway. Aparte de Pearl Harbor, los portaaviones de Nagumo habían ,rampado a través de los mares del sur y del océano Indico y la sensación de invencibilidad que engendraron esas victorias dejó a Nagumo en un estado de ánimo muy optimista en las vísperas de Midway. A pesar de ello, cometería un buen número de errores importantes en la batalla, tales como la utilización de procedimientos inadecuados de exploración aérea, que, a posteriori, no fueron insignificantes en la derrota japonesa, si bien tales decisiones parecieran lógicas y correctas en su tiempo. Los comandantes de Estados Unidos

Hay un cierto sentido en el que los principales comandantes de EE. UU. en la batalla revelaron un grado de realismo profesional y objetividad que les diferencia de sus homólogos japoneses. Sin duda el más notable de todos ellos era el almirante de flota Chester Nimitz. 32

Una vez que hubo tomado el mando como comandante en jefe (Cte. en J.) de la flota del Pacífico, su estilo personal en el manejo de los recursos humanos, elevó rápidamente la moral tras Pearl Harbor. Los preparativos de Midway mostraron su extraordinario don para confiar en sus colegas, permitiéndoles emplear sus conocimientos y experiencia y actuar después sobre sus propias ideas, una vez él estuviera convencido de que eran las correctas. En particular su disposición a aceptar seriamente las opiniones y juicios del Cte. Rochefort, y confiar en ellos incluso cuando su propio superior, el almirante King no lo hizo, fue absolutamente crucial. El despliegue de sus propios limitados efectivos navales estuvo basado en su convicción de que la información de Rochefort era correcta. El almirante King estaba ciertamente inquieto acerca de las conclusiones de Nimitz relativas a las prob~bles intenciones de los japoneses antes de Midway. El era consciente de que su almirante en el Pacífico estaba en una


LOS COMANDANTES DE ESTADOS UNIDOS

Izquierda: Ches ter William Nimitz fue nombrado comandante en jefe de la Flota norteamericana del Pacífico (CINCPAC) el 31 de diciembre de 1941, sustituyendo al cesado almirante Kimmel. Su decisión de actuar sobre la información suministrada por Hypo, y en consecuencia acumular sus limitados activos y utilizarlos para derrotar a los portaaviones de Nagumo, le convirtió en el auténtico arquitecto de la victoria norteamericana. Después de Midway fue

nombrado comandante en jefe del Area Central del Pacífico, donde compartió responsabilidad con Douglas MacArthur en la continuación de la guerra del Pacífico. En 1944 fue ascendido a almirante de flota, y en septiembre de 1945 fue uno de los componentes del equiPo aliado que aceptó la rendición japonesa a bordo del VSS Missouri en la bahía de Tokio. Arriba: El contralmirante Frank «Blackjack» Fletcher era el jefe de las

fuerzas navales de EE. VV. en el mar de Coral, y de las FE 16 Y 17 durante la batalla de Midway. Aunque victorioso en ambas batallas, estaba considerado como un jefe demasiado cauteloso. (Archivos nacionales de EE.VV.). Derecha: Cuando fue nombrado para reemplazar al enfermo Halsey como comandante de la 16 FE, el contralmirante Raymond A. Spruance no tenía experiencia como comandante de

portaaviones. Sin "embargo, tenía una extraordinaria flexibilidad, una inteligencia capaz de adaptarse y un juicio incisivo pero equilibrado que hizo que su nombramiento fuera el más adecuado para las condiciones particulares de Midway. Aunque desconocido para los japoneses antes de la batalla, iba a afirmarse desde junio de 1942 en adelante como uno de los más importantes jefes de las fuerzas navales de EE. VV. en la guerra del Pacífico.

33


LOS COMANDANTES ENFRENTADOS

posición análoga a la de Jellicoe en J utlandia, sin duda en su profesionalidad. Sin embargo, nun,ca tuvo dudas alguna era el «único hombre que podía perder la de dónde estaba el mérito de Midway. El se lo conceguerra en una tarde». Sin embargo, la suerte de la Ma- día sin dudar a Nimitz, por tener el valor de aceptar rina de EE.UU. no podía haber estado en mejores la perspectiva presentada por el servicio de informamanos. ción y actuar sobre ella. Aunque el almirante (Al.) Frank Fletcher jugó un Chester Nimitz no dejó de reconocer nunca el papel crucial desempeñado en la batalla por el contral- papel crucial en la victoria de Midway, suele quedar mirante Raymond Spruance, afirmando frecuen- a la sombra de su teóricamente subordinado Raymond temente que fue él, el realmente responsable de la Spruance y de su superior Al. Nimitz. Su anterior acvictoria de Midway. Dado que Spruance no era almi- tuación en la batalla del mar del Coral le expuso a murante de portaaviones y que había sido nombrado en chas críticas, sin embargo, él supo incorporar sus exel último momento a causa de la dermatitis de «Bull» periencias de aquella batalla a sus tácticas en Midway. Halsey, esto significaba un alto elogio, ciertamente. Al- De especial importancia fue su decisión de separar a gunos han calificado el nombramiento de Spruance los dos grupos expedicionarios para que no ofreciecomo la decisión más importante de Nimitz de la ba- ran a los japoneses un solo blanco como hubiera sutalla. Si bien nunca menospreció las particulares do- cedido en el caso de que los tres portaaviones hubietes de mando de Halsey, Nimitz insistía en que el in- ran operado juntos. telecto analítico de Spruance y su calmada disposición Las consecuencias que se derivarían de esta forma le hacían con toda seguridad la persona adecuada de operar iban a estar completamente claras para los para las peculiares condiciones de la batalla de Mid- japoneses antes de que transcurriera mucho tiempo. way. En los últimos años Nimitz, reflexionando sobre Más aún, el permitir a Spruance que dirigiera el avanel afortunado papel jugado por el destino al hacer que ce contra los portaaviones japoneses el 4 de junio, Spruance fuera nombrado jefe de la 16 Fuerza Expe- significaba inevitablemente que sería él quien adquidicionaria dijo: «Fue un gran día para la Marina aquel riera la gloria de asestar el primer golpe. El que Fleten que Bin Halsey tuvo que ir al hospital». Aunque cher, a sabiendas, sacrificara su prestigio personal por siempre había renunciado conscientemente a la publi- el bien de la eficacia operativa ha sido considerado cidad que a Halsey tanto gustaba, Spruance consiguió por muchos como el detalle que da la medida de ese una reputación que, al final, estaba totalmente basada hombre.

La valiente pelea entablada por los pilotos de la Marina de EE. UU. en los Brewster F2 «Buffalos» -obsoletos en la poca de Midway- hizo que muchos aviadores japoneses que bombarderon la base de los atolones les confundieran con los «Wildcats» (derechos de autor del dibujo de Pilot Press).

34


,

LAS ARMAS AEREAS NAVALES ENFRENTADAS La japonesa

El ímbolo más visible y poderoso de la fuerza militar japonesa en los primeros seis meses en la guerra del Pacífico fue el caza embarcado Mitsubishi A6M2 «Zero- en». Este era una extraordinaria solución intermedia con una célula ligera y aerodinámica que proporcionaba una gran maniobrabilidad, junto a un largo radio de acción y una gran potencia de fuego. Desde Pearl Harbor, el «Zero» había barrido de los cielos a las fuerzas aéreas aliadas siempre que se habían enfre ntado, creándose una terrible reputación que, en la época de Midway, rayaba en lo mítico. No fue hasta de pués de rescatar un casi intacto ejemplar que se había estrellado en las Aleutianas durante la operación .-\L que los norteamericanos consiguieron descubrir el taló n de Aquiles de este extraordinario avión. No obs-

tante, fue la superioridad aérea ganada por este caza, tripulado por altamente adiestrados y expertos aviadores tales como el capitán de corbeta Shigeru ltaya, del Akagi, la que habían posibilitado que los escuadrones de bombarderos en picado y aviones torpederos del Rengo Katai pudieran emplear una y otra vez su teT Aunque demostraron gran eficacia en la batalla de Midway los repetidos ataques a baja cota realizados por los TBD obligaron a los "leros» que volaban sobre la flota de Nagumo a descender hasta el nivel del mar. Esto dejó los

cielos encima de los portaaviones japoneses vacíos y libres para que los bombarderos en Picado «Dauntless» pudieran lanzar sus devastadores ataques sin miedo a ser interceptados por estos potentes cazas japoneses.

35


LAS ARMAS AÉREAS NAVALES ENFRENTADAS

Portaaviones japoneses en Midway NOMBRE

DESPLAZAMIENTO

LONGITUD

ARMAMENTO

Akagi

36.500 Tn

885 pies

6 cañones de 8 pulgadas, 12 cañones de 4,7 pulgadas, 28 cañones antiaéreos (CM) de 25 mm, 33 aviones

Kaga

38.200 Tn

812 pies

10 AM (ametralladoras) de 20 cm, 8 CM de 12,7 cm, 72 aviones

Soryu

18.800 Tn

746 pies

12 CM de 12,7 cm, 26 CM de 25 mm, 63 aviones

Hiryu

17.300 Tn

746 pies

12 CM de 12,7 cm, 34 CM de 25 mm, 63 aviones

El número de aviones reflejan los que iban realmente en el ataque a Midway, y no el número total de aviones que podían ser transportados; por ejemplo, el Kaga podía transportar un máximo de 90 aviones.

mible pericia contra los objetivos marinos y terrestres aliados. En el bombardero en picado Aichi D3Al <<Val>, los japoneses poseían un eficaz modelo que en las manos de pilotos expertos había conseguido una precisión en los ataques de un 80 % contra los barcos de guerra de la MariI!a británica durante sus misiones por todo el océano Indico en abril de 1942. Aunque era una máquina de gran tamaño y con un tren fijo y abierto, el <<Val» había demostrado tener una extraordinaria capacidad para el combate aéreo en la batalla del mar del Coral. Dos modelos de su sustituto, el Yokosuka D4Yl «Judy», iban embarcados en el portaaviones Soryu, en Midway, para ser empleados como aviones de ~ El Akagi fue reconstruido casi enterame1).te entre 1936 y 1938 Y modernizado con una única cubierta de vuelo, en toda su longitud. Su última modificación importante fue la sustitución a

últimos de 1939 de su chimenea de 270 pies por un gran fuste de chimenea inclinado hacia abajo para ventilar los humos lejos de la cubierta de vuelo como se ilustra en esta foto. Así apareció en Midway.

Aviones de combate japoneses y de EE.UU. en Midway PAís

TIPO

ARMAMENTO

MOTOR

VEL. MÁX.

ALCANCE

TECHO

ENVERGADURA

LONGITUD

USA

Grumman F4F-4 Wildcat

6 x 0.50 pulg. MG

1.2oohp R-1830-86

318 millas

900 millas

35.000 pies

38 pies O pulg.

28 pies 9 pulg.

USA

Brewster F2A Buffalo

4 x 0,50 pulg. MG

1.100hp

300 millas

950 millas

30.500 pies

35 pies O pulg.

26 pies 4 pulg.

Japón

Mitsubishi Tipo 21 A6M-2 Zero

2 x 20 mm Tipo 99 cañón + 2 x 7,7 mm Tipo 97 MG

925hp Sakae 12

316 millas

1.940 millas

33.790 pies

36

39 pies

4'/, pulg.

29 pies 9 pulg.


LA JAPONESA

Buques de guerra japoneses en la operación MI NOMBRE

DESPLAZAMIENTO

Yamato

72.800 Tn

9 x 18,1 pulgadas 12 x 6,1 pulgadas 12 x 5 pulgadas AA

400 mm cinturón 500/ 650 mm torretas 200 mm cubiertas

Die. 1941

Hundido en abril de 1945

Nagato

34.100 Tn

8 x 16 pulgadas 18 x 5,5 pulgadas 8 x 5 pulgadas AA

100/ 300 mm cinturón

Nov. 1920

Utilizado en las pruebas de bombas realizadas en el atoIón de Bikini en 1946

Mutsu

34.100 Tn

8 x 16 pulgadas 18 x 5,5 pulgadas 8 x 5 pulgadas AA 4 x 533 mm tubos

356 mm torretas Hasta 75 mm cubiertas

Oct. 1921

Explosión interna accidental en 1943

ARMAMENTO

BLINDAJE

TERMINADO

DESTINO

lanzatorpedos

Kirishima

27.500 Tn

8 x 14 pulgadas 14 x 6 pulgadas 8 x 5 pulgadas AA

76/ 203 mm cinturón

Abr. 1915

Hundido en 1942 cerca de Guadalcanal

Haruna

27.500 Tn

8 x 14 pulgadas 14 x 6 pulgadas 8 x 5 pulgadas AA

229 mm torretas

Abr. 1915

Hundido en julio de 1945

reconOCImIento. El Nakajima B5N2 "Kate», de! cual lo escuadrones de aviones torpederos de los portaaviones de Nagumo tenían 93 unidades en junio de 1942, era e! mejor avión de este tipo en e! mundo, sobrepasando a sus equivalentes norteamericanos y británicos. Sin embargo, sus superiores características eran sólo relativas, puesto que al igual que todos los aviones de ese tipo, su gran tamaño, baja velocidad y e caso armamento le hacía vulnerable al ataque de los cazas y al fuego antiaéreo. No obstante sus éxitos hasta Midway habían sido extraordinarios. Fue también utilizado como bombardero a baja cota en e! ataque a la i la de Midway y como avión torpedero, su principal fu nción, en los ataques a los portaaviones de EE.UU. A pesar de la capacidad técnica de sus aviones, en la época de Midway había comenzado a surgir un importante problema en el arma aérea naval japonesa,

que iba a tener sin duda gran influencia en el resultado de la batalla y que la limitaría dramáticamente en el resto de la guerra. A diferencia de la mayoría de los buques de guerra de la Flota Combinada, que habían estado anclados en un majestuoso esplendor en el puerto de Hashirajima desde el comienzo de la guerra, los portaaviones de la Primera Flota Aérea habían estado casi en continua acción desde Pearl Harbor. Como resultado, el inevitable desgaste había comenzado a producir mermas peligrosas entre las tripulaciones. La Marina japonesa había entrado en la guerra con un número relativamente pequeño de pilotos, 5.000, de los que 3.500 prestaban servicio en primera línea. Debido a la política de retener en ella a los expertos para asegurarse una cualitativa ventaja en e! combate, muy pocos de estos veteranos sobrevivieron para poder pasar sus conocimientos y experien-

Aviones de combate japoneses y de EE.UU. en Midway PArS

USA

TIPO

Grumman F4F-4 Wildcat

ARMAMENTO

6 x 0,50 pulg. MG

MOTOR

1.2oohp

VElo MÁX.

ALCANCE

TECHO

ENVERGADURA

LONGITUD

318 millas

900 millas

35.000 pies

38 pies O pulg.

28 pies 9 pulg.

35 pies O pulg.

26 pies 4 pulg.

R-183~6

USA

Brewster F2A Buffalo

4 x 0,50 pulg. MG

1.100hp

300 millas

950 millas

30.500 pies

Japón

Mitsubishi Tipo 21 A6M-2 Zero

2 x 20 mm Tipo 99 cañón + 2 x 7,7 mm Tipo 97 MG

925hp Sakae 12

316 millas

1.940 millas

33 .790 pies

39 pies 4'/, pulg. 29 pies 9 pulg.

37


LAS ARMAS AÉREAS NAVALES ENFRENTADAS

Portaaviones de EE.UU. en Midway Como el Hornet. el Enterprise y el Yorktown eran de la misma clase, la siguiente información es aplicable en general a los tres buques. Desplazamiento estándar: Longitud total: Número de aviones: Armamento:

Fecha de terminación:

19.800Tn 809 '/, pies 85-100 8 CM de 5 pulgadas calibre 38 (de montaje único), 16 AM de 1,1 pulgadas (4 montajes cuádruples), 23 AM de 20 mm (de montaje único). 20 de octubre de 1941

cia a los nuevos sustitutos que se entrenaban en Japón. De esta forma, la mayoría, si no todos los pilotos sustitutos, eran novatos que necesitaban una gran cantidad de tiempo y esfuerzo para lograr una mínima eficacia para el combate. La falacia de esta política se hizo evidente tras la batalla del mar del Coral en que la falta de tripulantes veteranos insustituibles como el capitán de corbeta Takahashi, que había dirigido a los bombarderos en picado en Pearl Harbor, dio como resultado que el nuevo portaaviones Zuikaku fuera retirado de la operación MI por falta de tripulaciones entrenadas. De hecho Nagumo comentaría desfavorablemente acerca de la mala calidad de muchos de los pilotos sustitutos enviados a prestar servicio a los portaaviones. Como veremos, la creciente crisis en la dotación de tripulantes se vería agravada para los japoneses por las terribles pérdidas que habrían de sufrir entre los restantes tripulantes veteranos en Midway. La norteamericana En la batalla que se aproximaba y que sería librada por aviones entre sí y por aviones contra buques, el número total de ellos que disponían los norteamericanos a bordo de sus portaaviones y en la base de la isla de Midway, les daba una pequeña ventaja de 23 aviones sobre los 325 a bordo de los portaaviones japoneses. Sin embargo, estas cifras tenían poca importancia en estas circunstancias, ya que cada modelo de EE.UU. empleado en la batalla era inferior a su homólogo japonés en mayor o menor grado. Si bien el caza de la Marina F4F-4 Wildcat era inferior al «Zero», los pilotos de EE.UU. habían aprendido mediante amargas experiencias las tácticas necesarias para enfrentarse a su oponente más maniobrero. Siempre que fuera posible el F4F-4 picaría sobre los 38

«Zeros» utilizando el fuego de sus seis ametralladoras para destruir la célula ligera y sin blindar del caza japonés. Cuando no se podía evitar el combate, también el Wildcat se había mostrado capaz de enfrentarse a los «Zeros». Los pilotos de la Marina de EE. UU. estaban muy entrenados en la técnica del disparo desviado y sus visores reflectores permitían hacer puntería con una gran precisión que daba una alta probabilidad de disparos letales. El contar con blindaje y tanques de combustible autosellados también permitía a los corpulentos Wildcat el poder aguantar daños que hubieran destruido a los «Zero-Sen» para volver a su portaaviones. El F4F-4 era la montura del capitán de corbetaJohn S. <<jimmy» Thach , que en Midway mandaba el escuadrón mixto formado por los escuadrones de cazas VF-3 del Saratoga y el VF-5 del Yorktown. Su experiencia en el combate con los «Zero-Sen» le había llevado a la formulación de una nueva táctica que tomó su nombre, el «Thach Weave» (Zigzag de Thach), que él y el escuadrón VF-3 emplearon con éxito en la batalla de Midway. Aunque el Douglas SBD Dauntless estaba considerado por la Marina como obsoleto en la época de Midway, era probablemente uno de los mejores bombarderos en picado de su tiempo en el mundo. Su virtud estaba en su gran estabilidad y ligera respuesta en los controles. En Midway demostraría ser el verdadero verdugo de los portaaviones japoneses cuando al final de su estable picado a un ángulo óptimo de 80 grados, depositaría sus 1.000 libras de bombas en lo profundo de las partes vitales de los buques enemigos. Fueron, sin embargo, los pilotos de los aviones torpederos los que volaron el avión más obsoleto de la Marina norteamericana, de los empleados en la batalla de Midway. El diseño del TBD-l Devastator era de 1934. En 1937, cuando prestó servicio por primera vez con la Marina era el mejor de su clase en el mundo, pero en 1942 estaba completamente pasado de moda. En la época de Midway, sin embargo, era el único avión torpedero de que disponía la Marina, ya que su sustituto el Grumman TBF-l , no estaba aún disponible en cantidades suficientes. De hecho, las 21 tripulaciones del 8.° Torpedo Bombing Squadron (VT-8) del Hornet, que habían estado haciendo la transición al nuevo avión en Estados Unidos, llegaron a Pearl un día después de que el Hornet hubiera partido para Midway. De esta forma las tripulaciones no estaban solamente condenadas a luchar contra los portaaviones japoneses en un avión que era lento y con poca capacidad de subida, sino que eran también conscientes de que sus escasas características para el papel que le habían asignado estaban agravadas por la ignominiosa reputación de su teóricamente arma principal: el poco fiable tor-


LA NORTEAMERICANA

pedo Mk.l3. Su récord en Midway fue el de un fracaso glorioso, ya que, como veremos, fue el sacrificio de las tripulaciones de los TBD el que abrió el techo de los portaaviones japoneses para que los bombarderos en picado los pudieran destruir. Mientras que la Marina al menos utilizaba algunos aviones modernos, el Marine Corps Air Group 22 (Grupo Aéreo del Cuerpo de Ejercito de la Infantería de Marina) (MAG 22) destacado en Midway operaba con aviones decididamente obsoletos, «trapos viejos», en forma de los cazas Brewster F2A-3 Buffalo, conocidos como los «Ataúdes volantes», y los bombarderos en picado Vought SB2U-3 Vindicator. Estos últimos fueron bautizados con el nombre de «vibradores» por us pilotos, y tenían el desconcertante hábito de despojarse de la tela que cubría sus alas, siendo reparada mediante la generosa aplicación de cinta adhesiva. Sin embargo, disponían de algunos nuevos modelos, como los siete F4F-3 que prestaban servicio junto a los Buffalos del VMF-221, y unos 16 SBD que operaban con los Vindicators del escuadrón VMSB-241. En este último caso, su eficacia potencial estaba anulada por la casi nula experiencia de vuelo de los pilotos de este avión. Para aumentar la fuerza aérea de la Infantería de Marina en la isla, tanto el Ejército como la Marina enviaron un batiburrillo de aviones. El Ejército envió un destacamento perteneciente a la 7 Army Air Force (Fuerza Aérea del Ejército), compuesta por 19 B-17 Flying Fortresses y cuatro bombarderos medios del nuevo tipo B-26 Marauder, modificados para transportar un único torpedo en la parte inferior del fuse-

laje. Mucho se esperaba del primero de ellos, pero su contribución a la batalla fue mínima a pesar de la gran cantidad de espacio que ocupaba en la pequeña base aérea de la isla Eastern y de las prodigiosas cantidades de combustible utilizadas en sus salidas. Los efectivos ofensivos aéreos de la Marina en la isla estaban reducidos a seis TBF del VT-8 que habían llegado a Pearl el 29 de mayo. De las tripulaciones que desembarcaron con los nuevos aviones, fueron seleccionadas ~eis.para ir a Midway donde llegaron en vuelo ell de Jumo. Los más importantes de todos los aviones con base en Midway eran los hidroaviones anfibios PBY-5 y 5A Catalina de la Marina, pertenecientes a las Patrol Wings (Alas de Patrulla). 1 y 2. Estos tenían el papel vital de buscar e informar sobre el avance de las fuerzas japonesas, y el 30 de mayo, no menos de dos docenas de PBY barrían un inmenso arco desde el NNE hasta el SSW de Midway hasta una distancia de 700 millas. Día a día, los PBY levantarían sus sobrecargadas estructuras al cielo para comenzar el largo viaje hasta el punto más lejano de su barrido oceánico. Sin embargo, hasta el 3 de junio, fecha identificada por Hypo como la más temprana posible para el comienzo de la ofensiva japonesa, no se reveló a las tripulaciones la inminencia de la invasión japonesa a Midway. Con la búsqueda de los PBY que cubría todas las rutas de aproximación a Midway, era sólo cuestión de tiempo el que las fuerzas japonesas que se acercaban rápidamente fueran avistadas, y en ese momento, se levantó el telón de una de las más decisivas batallas en la historia de la guerra.

El Vought SB2U Vindicator, apodado el «Vibrador» por sus pilotos, era otro de los modelos obsoletos utilizados por los infantes de marina de EE. UU. en Midway. (Derechos de autor del dibujo de Pilot Press)

39


LA BATALLA: 3 DE JUNIO tió ver su objetivo directamente debajo de ellos a las 8.08 aproximadamente. El radar de a bordo de un hiEl primer acto de este gran drama que ahora co- droavión auxiliar situado en el puerto detectó al grumenzaba a desarrollarse se había iniciado a muchos po de ataque japonés que se acercaba y, aunque los cientos de millas de la isla de Midway cuando poco buques del puerto no consiguieron escapar, las defendespués de las 3.00 los portaaviones Ryujo yJunyo lan- sas antiaéreas fueron avisadas con tiempo y pudieron zaron sus aviones para atacar el puerto Dutch e ini- crear una densa cortina de fuego. También los «Zeciar de esta forma la fase de combate de la operación ros» tuvieron que entablar combate aéreo con algunos AL. Sin embargo, debido a la niebla reinante y a las P-40 que consiguieron despegar. malas condiciones meteorológicas tan características Aunque se había infligido un importante daño a la de esta región, la fuerza de ataque delJunyo, compues- base, se lanzó otro segundo ataque aéreo programata de quince bombarderos en picado <<Va],>y trece «Ze- do para las 9.45, para atacar a los buques atracados en ros» de escolta, no pudo localizar su objetivo y regre- el puerto. La inclemencia del tiempo ocultó el objetisó al portaaviones. El grupo aéreo del Ryujo tuvo me- vo, forzando a los aviones a regresar a los portaaviojor suerte y nueve bombarderos «Kate» y tres «Zeros» nes, pero no antes de que se produjera un combate encontraron un agujero en una nube que les permi- con algunos cazas norteamericanos en el intento, perSe entra en combate

-

40


AVISTAMIENTO DE LA FUERZA DE INVASiÓN DE MIDWAY

diéndose un «Zero». Al mediodía, una vez recuperados los aviones, el Al. Kakuta viró su fuerza al suroeste. Dos días más tarde se realizó otro ataque sobre el puerto Dutch que completó la destrucción de los depósitos de petróleo y ocasionó más daños a otras instalaciones. La fuerza aérea del Ejército (FAE) respondió con ataques aéreos a cargo de los B-17 y B-26, pero no consiguieron alcanzar los buques japoneses. En el momento en que los aviones aterrizaban, Kakuta era informado por Yamamoto de que, debido a lo que ocurría en Midway, la operación AL quedaba suspendida y él Y sus portaaviones deberían quedarse a la espera para entrar en acción en el sur. Aunque se canceló la invasión de Adak, Attu y Kiska fueron ocupadas el 5 y 7 de junio como estaba planeado. A pesar de todo, toda la operación AL fue un ejercicio sin ningún sentido, fracasando completamente en su objetivo. El Al. Nimitz nunca pusó en duda que el ataque a "El Kawanishi H8K «Emily» era el más potente y formidable barco flotador de largo radio de acción usado por ambos combatientes en la Segunda Guerra Mundial. Los reconocimientos planeados sobre Pearl Harbor por dos de estos

aviones entre el 31 de mayo y el 3 de junio, para proveer información actualizada de los movimientos de la flota de EE. VV. antes del ataque a Midway, tuvieron que ser abandonados. (PhiliP jarrett)

A Terminado tres años después que su consorte, el Kaga compartió el origen común de un crucero de guerra y fue también equiPado con

tres cubiertas de vuelo delanteras. En esta versión tenía una capacidad máxima de 60 aviones. (Vía Roger Chesneau)

las Aleutianas no era sino una función secundaria diversionaria y subordinada a una batalla mayor a punto de comenzar y que aún estaba pendiente. Algunas horas después del primer ataque al puerto Dutch, los avistamientos realizados por los PBY patrullando, al sureste de la isla de Midway, anunciarían el comienzo de la batalla principal. Avistamiento de la Fuerza de Invasión de Midway

El primer contacto con las fuerzas japonesas en su aproximación fue realizado por el PBY6-V -55 cuyo piloto, el Alf. Charles Eaton, comunicó haber visto dos buques cargueros a las 9.04. Pero fue la transmisión, unos 21 minutos después, de otro PBY pilotado por el Alf. «J acb Reid lo que electrizó a la guarnición de Midway. En el límite más lejano de su zona de patrulla, la tripulación del 8-V-55 había avistado un grupo de buques en el horizonte. Esto impulsó a Reid a enviar el mensaje: «Avistado el grueso principa),), seguido minutos más tarde por: «Marcación 262, distancia 700 millas». Pidiendo aclaraciones acerca del avista41


LA BATALLA: 3 DE JUNIO

Aunque los B-17 del Ejército de EE.UU. realizaron un gran número de incursiones contra elementos de la flota japonesa en Midway, no se registraron impactos en ninguno de los buques de guerra.

miento, dado que no estaban dispuestos a hacer despegar a sus aviones con tan vagas informaciones, Shannon y Simard tuvieron que esperar varias horas antes de recibir del piloto del PB Y la información detallada que deseaban. Dificultado por los cielos despejados que le privaban de la cobertura protectora de las nubes, el Alf. Reid tuvo que cambiar su rumbo y altitud con frecuencia para evitar ser detectado y garantizarse la posición más eficaz desde la que pudiera obtener información precisa acerca de la composición de las fuerzas japonesas. Aproximándose desde popa, vio desplegada ante él la Fuerza de Invasión de Midway del contralT El Kaga fue sometido a una gran reconstrucción entre 1934 y 1935 que elevó su . desplazamiento desde 26.900 toneladas a 38.200. Su cubierta triple fue reemplazada

42

por una única y más larga y su componente aéreo aumentó a 90 aviones. Junto con el Akagi formaron la 1.· División de Portaaviones del Rengo Kantai. (Vía Roger Chesneau)

mirante Tanaka, navegando a una velocidad de 19 nudos con el crucero jintsu echando vapor situado entre dos columnas paralelas de barcos de transporte y a su frente. Delante, formando un arco, navegaban los diez destructores de protección y exploración. El informe que envió en esta ocasión fue recibido en Midway a las 11.25 y en él Reid contaba once buques identificándoles como un portaaviones pequeño, un portahidroaviones, dos buques de guerra, varios cruceros y ~ Esta lámina nos muestra la aproximación de las fuerzas japonesas de la operación MI hacia Midway hasta las 9.00 del 3 de junio, cuando la fuerza de invasión de Tanaka fue avistada por el PBY 8-V-55, pilotado por el Alf. <<]ack» Reid. Para entonces la FE 16 (A) se había reunido con

la FE 17 (B) de Fletcher en "Point Luck" (PL). Ambas fuerzas expedicionarias habían evitado el cordón de submarinos japoneses, tendido específicamente por Yamamoto para detectar su salida desde Pearl Harbor.


AVISTAMIENTO DE LA FUERZA DE INVASiÓN DE MIDWAY

varios destructores. La variedad de tipos de buques sugiere que el informe de Reid estaba, sin que él se hubiera dado cuenta, basado en varios contactos visuales. Con toda probabilidad, como resultado de sus frecuentes maniobras durante las horas que trans-

currieron desde su mensaje inicial a Midway, en las cuales no solamente vio a la fuerza de invasión de Tanaka, sino que también voló perpendicular a la ruta del «grueso principal» de Kondo, Fuerza de Apoyo de Kurita y Grupo Auxiliar de Hidroaviones de Fujita, todos los cuajes estaban próximos entre sí. A pesar de la imprecisa identificación de Reid de algunos de los buques del convoy de Tanaka, estaba claro que una gran fuerza japonesa estaba procediendo en rumbo directo a Midway. Esta información permitió a Simmard dar la luz verde para enviar a los pilotos del Ejército a realizar un ataque aéreo. Mientras el PB Y de Reid volvía a su base y desaparecía en el horizonte, ya había cruzado el éter un mensaje desde el j intsu, rompiendo la cortina del silencio de radio japonés, y transportando la noticia al buque insignia de que la Fuerza de Invasión había sido descubierta por aviones norteamericanos a 600 millas de Midway. Hasta este momento todo parecía marchar bien, y los relatos indican que el comandante en jefe y su EM a bordo del Yamato estaban de buen humor. Sin embargo, el mensaje de Tanaka frenó inmediatamente los planes vigentes, al darse cuenta de que el

Las flotas convergen Primera fuerza de asalto de portaaviones

Fuerza de apoyo de las A1eutlanas

o o

200 Millas

I

NAGUMO

TAKASU

Fuerza de portaaviones de EE.UU.

Fuerza principal YAMAMOTO

300 km

OCÉANO PACíFICO

3O'N

,

MIDWAY

.,. Arrecife Hermes

Segunda flota KONDO

Grupo de

---11'-

transpo~

Isla Usianski

TANAli

Fuerza de apoyo KURlTA

,

~

Isla '~lis Laysan Bancos de aren. ,~ ~ "French Frigate» -.!- ... ~ I --.; ~ lsi; Necker Nihol

Oahu

~Maui

Isla Wake 170' E

180'

170'

o

160'

o 43


LA BATALLA: 3 DE JUNIO

A El portaaviones Soryu (Dragón Verde), visto aquí durante su construcción en el muelle de Kure; construido de acuerdo con las

44

limitaciones del Tratado de Washington. Fue asignado formalmente a la Flota Combinada el 29 de diciembre de 1937. (Vía Roger Chesneau)

T Aunque bastante pequeño y estrecho interiormente por las limitaciones del Tratado, el Soryu aún transportaba el

respetable número de 63 aviones. Constituía la otra mitad de la 2.División de Portaaviones del Rengo Kantai.


AVISTAMIENTO DE LA FUERZA DE INVASiÓN DE MIDWAY

enemigo había establecido contacto con la flota mucho antes de lo que estaba previsto en el plan operativo. Tal y como estaban las cosas, lo único que podían hacer el Cte. en J. y su EM era recomponer los planes para hacer frente a un inicio prematuro del combate y a la inevitabilidad de ataques aéreos, antes de lo previsto, contra la Fuerza de Invasión de Tanaka. De los aviones en Midway, solamente el B-17 del Ejército tenía el alcance suficiente para realizar un ataque efectivo sobre las fuerzas japonesas a esa distancia; incluso así, había sido necesario acoplar un depósito de combustible auxiliar en cada uno de los alojamientos de bombas, reduciendo la carga ofensiva a la mitad, quedando solamente unas 500 libras de bombas. Poco después de las 12.25, nueve fortalezas volantes al mando del TCo!. Walter Sweeney despegaron rumbo al oeste hacia el último punto ftio dado por Reid . Hasta las 16.40 no localizaron a la fuerza japonesa y comenzaron sus pasadas de bombardeo de alta cota. Mucho más abajo, j intsu y sus diez destructores de protección abrieron fuego con sus baterías antiaéreas contra los aviones que se desplazaban con rapidez sobre ellos, pero la eficacia de sus disparos fue más aparente que real, ya que ninguno de los B-17 fue alcanzado. A su vez, los aviones bombarderos norteamericanos no consiguieron alcanzar a ninguno de los barcos japoneses aunque las grandes olas de agua le-

vantadas cerca de algunos de ellos, impulsó a los pilotos a reivindicar determinados impactos completamente injustificados a su regreso a Midway. En sus informes posteriores, los pilotos y tripulantes hablaron de haber alcanzado seis o siete barcos incluyendo dos transportes, dos cruceros pesados e incluso dos buques de guerra. Suponiendo que esos barcos serían ya cascos en ruinas incendiados, fue enviado el submarino USS Cuttlefish, que estaba patrullando en las inmediaciones, a hundirles. No es sorprendente que fuera incapaz de encontrar ningún rastro de los pretendidos naufragios. A la mañana siguiente muy temprano, la fuerza, aún ilesa, de Tanaka sufrió otro ataque aéreo más pequeño pero más fructífero. Cuatro lentos y vulnerables PBY habían sido adecuados para llevar un solo torpedo, y con tripulaciones voluntarias habían despegado de Midway a las 21.15 del 4 dejunio con la intención • El Hiryu equipándose en los astilleros de Yokosuka. Fue el último portaaviones construido por los japoneses bajo las restricciones del Tratado Naval de Washington. Entró en servicio en la

flota el 5 de julio de 1939 y compartió con el Akagi la distinción no usual de llevar la isla en el lado de babor.

45


LA BATALLA: 3 DE JUNIO

de atacar a las fuerzas japonesas. Tres de ellos alcanzaron el convoy, determinando su posición con su radar de a bordo y aprovechando la brillante luz de luna que recortaba las siluetas de los buques enemigos, comenzaron su ataque a las l.30. Solamente el PBY pilotado por el A1f. Probst registró un buque alcanzado, su torpedo detonó cerca de la proa del cisterna Akebono Maru. La explosión causó la muerte de once tripulantes e hirió a otros trece, pero el daño ocasionado al barco fue contenido con éxito y pronto pudo reintegrarse al convoy. Los PBY consiguieron escapar de la lluvia de fuego antiaéreo enviado por los barcos japoneses y prosiguieron su lento viaje regresando hacia Midway. Aterrizaban de nuevo en el momento en T El Enterprise (la Gran E) está considerado por muchos como el más grande de los buques de guerra que ha servido en

46

la Marina de EE. VV. Fue botado el 3 de octubre de 1936. (Vía Roger Chesneau)

que comenzaba el ataque aéreo de la fuerza de Nagumo. Fuerzas Expedicionarias 16 y 17

El tono a bordo del Enterprise y del Hornet había sido definido el día anterior, cuando Spruance comunicó a los barcos de su fuerza expedicionaria la esencia del plan elaborado para enfrentarse con la fuerza de portaaviones japonesa rumbo a Midway. El asunto fue llevado de una forma extraordinariamente desapasionada que, no obstante, transmitía en su naturalidad una tranquila confianza. Poco más tarde en ese mismo día, tuvo lugar el planeado y vital encuentro en «Point Lucb "Punto Suerte», y Fletcher oficialmente tomó el mando táctico de ambos grupos de portaaviones, aunque en la práctica las dos fuerzas expedicionarias operarían independientemente. El silencio de radio era absoluto e incluso el uso de los sistemas de intercomunicaciones estaba prohibido, aunque se creía que era seguro contra las filtraciones. El 3 de junio vio a


PRIMERA FLOTA AÉREA

Cariñosamente conocido por sus pilotos como la «barcaza», el Douglas SBD "Dauntless» iba a ser el responsable de la destrucción de los cuatro 1JOlrla,avl':on,es de la flota japonesa durante la batalla de

los tres portaaviones y sus buques escolta surcando una ruta en zigzag en el "Punto Suerte» y sus alrededores, en los que Fletcher y Spruance esperaban pacientemente a que los portaaviones de Nagumo aparecieran. Sin embargo, el día había tenido también su

parte dramática. Tanto Nimitz como Fletcher habían recibido las noticias del descubrimiento del Alf. Reid de la Fuerza de Invasión de Tanaka a primeras horas de la mañana y siempre existió la posibilidad de que la descripción hecha de la fuerza enemiga como el «grueso principal» hubiera sido aceptada por uno o ambos como buena. Sin embargo, Nimitz no vio nada, incluso en los informes más detallados recibidos posteriormente esa misma mañana, relativos a la composición de las fuerzas enemigas, que le hiciera dudar de la advertencia proporcionada por Hypo de que la fuerza principal de ataque de los japoneses estaba en los portaaviones de Nagumo, y estos aún no habían aparecido. Fletcher había también llegado a esta conclusión recibiendo la confirmación de Nimitz a última hora de la tarde en un mensaje cifrado enviado por señales al Yorktown: «Esa no es, repito, no es la fuerza de ataque enemiga stop -es la fuerza de desembarco. La fuerza de asalto atacará desde el noroeste mañana a la luz del día.» Contra reloj, Fletcher dijo que se diera la orden por señales al Enterprise y al Hornet de efectuar un cambio de curso, y a las 19.50 las dos fuerzas expedicionarias se dirigieron al sur, durante la noche, hacia un punto situado a unas 200 millas al norte de Midway. Suponiendo que Nagumo apareciera según lo previsto por los servicios de información, era aquí desde donde Fletcher tenía previsto lanzar sus aviones contra los portaaviones a primeras horas del día siguiente. Primera Flota Aérea

~._--

----

El 3 de junio fue un día de frenéticos preparativos a bordo de los cuatro portaaviones de la Primera Flota Aérea. El último repostado nabía terminado y poco después de las 6.00 los cinco cisternas del tren de suministros y su destructor escolta, el Akigumo, se aleja47


LA BATALLA: 3 DE JUNIO

• Considerado como el hermanastro del Soryu, el Hiryu (Dragón Volante) fue el buque insignia de la 2: División de Portaaviones en Pearl Harbor hasta su destrucción en Midway.

El Hiryu fue el único portaaviones japonés que lanzó con éxito un ataque contra los portaaviones de EE. VV. durante la batalla. (Vía Roger Chesneau)

ron. Los portaaviones y sus escoltas viraron al sureste y aceleraron hasta una velocidad de 24 nudos para comenzar el tramo final hacia Midway. En lo profundo de las entrañas de los portaaviones, los mecánicos trabajaban largo y duro en los motores de los aviones para asegurar un rendimiento óptimo, mientras que los armeros cargaban las cintas con las balas y proyectiles en las ametralladoras y los cañones. Otros preparaban las bombas en sus grilletes para que estuvieran listas para el ataque que tendría lugar a primeras horas de la mañana siguiente. Desde el puente del buque insignia, el Al. Nagumo observaba la escena a su alrededor. Un cerrado anillo defensivo se había formado alrededor de los cuatro portaaviones por los veloces buques Haruna y Kirishirna, junto con los cruceros pesados Tone y Chikuma, el crucero ligero Nagara y los 12 destructores de las fuerzas de exploración.

48

Sintomático, quizás, del aumento de la tensión fue el falso avistamiento de un avión enemigo a primeras horas de la noche por el vigía del Tone, y aunque se enviaron tres «Zeros» del Akagi a investigar, no se encontró nada extraño. Abajo, los pilotos designados para el ataque a Midway se relajaban o dormían según su humor, mientras otros, quizá más conscientes de su mortalidad , empleaban el tiempo en visitar uno de los pequeños santuarios Shinto que había a bordo, invocando la protección de su kami en la prueba que se aproximaba. En toda la flota había una creciente consciencia de que en unas horas se enfrentarían al enemigo en la más grande batalla jamás entablada por la Flota Combinada. Desde el marinero más humilde hasta el oficial de mayor rango se percibía una expectativa casi tangible en la segura victoria que se produciría en las horas y días que se acercaban.

T Los escuadrones de bombarderos en Picado de la 1: Fuena de Asalto de Portaaviones en Midway fueron

equiPados con el bombardero en Picado Aichi D3Al.


LA BATALLA: 4 DE JUNIO desayuno precedería a las últimas instrucciones. Muchos estaban en un estado de excitación nerviosa y anEn las horas previas a las 2.45, en que las tripulacio- siedad, ya que esta sería su primera misión en combanes a bordo del Akagi, Kaga, Hiryu y Soryu fueron des- te. El empleo de los pilotos sustitutos, más jóvenes, en pertadas, hasta las 4.30 en que despegó el primer la primera oleada de ataque, era una deliberada estraavión del grupo de ataque a Midway, los portaaviones tagema de Nagumo. Retenía a la mayoría de sus pilode la Primera Flota Aérea eran colmenas a plena acti- tos veteranos a bordo de los portaaviones para crear vidad. El sonido metálico persistente y regular con el . una segunda fuerza de ataque y de esta forma protecorrespondiente sonido de los conductos hidráulicos gerse contra la posibilidad de una aparición imprevisreverberaba a través de los portaaviones mientras los ta de los portaaviones norteamericanos. elevadores subían los aviones de la primera oleada de Si bien esto era un síntoma de su natural cautela, ataque repostados y armados, desde los hangares si- Nagumo no tenía ningún motivo real en este momentuados en los niveles inferiores hasta la cubierta de tp para suponer que tal eventualidad fuera probable. vuelo. Todo el proceso consistente en manipular físi- El veía la perspectiva proporcionada por el servicio de camente los aviones y colocarles en su posición correc- información, totalmente halagüeña en general. Al no ta en la cubierta era una labor cansada y precisa. Pri- habérsele comunicado el prematuro descubrimiento mero llegaron los grandes bombarderos «Kate», que realizado por la fuerza de invasión de Tanaka el día fueron colocados al final de la línea de vuelo, segui- anterior, debido a la continua insistencia de Yamamodos a su vez por los bombarderos en picado. Los últi- to en mantener el silencio de radio, no tenía razones mos en colocarse fueron los cazas «Zero-Sen», que se- para creer que el elemento sorpresa previsto, considerían los primeros en despegar, para proporcionar una rado tan importante en esta fase de la operación, ya sombrilla protectora debajo de la cual sus hermanos no podría lograrse. Tal optimismo está implícito en la más pesados buscarían seguridad. A las 3.00 los mo- evaluación del servicio de información que hizo circutores comenzaron a renquear y después a rugir mien- lar entre los jefes de graduación superior poco antes tras los mecánicos realizaban su calentamiento. En las del comienzo de las operaciones: cubiertas inferiores, los pilotos de la primera oleada l. La flota enemiga aparecerá probablemente se ponían sus trajes de vuelo antes de caminar a tra- cuando las operaciones de desembarco en Midway havés de los estrechos pasadizos a las cocinas donde el yan comenzado. La Primera Flota Aérea ataca Midway

~ No perdura ninguna fotografía de las fuentes japonesas en la ~lle ~I} muestren las operaciones aéreas de la flota de Nagumo en Midway. Aunque esta foto data de poco antes del ataque a Pearl Harbor en diciembre de 1941, sin embargo representa muy bien una escena similar a la que tuvo lugar a bordo del buque insignia Akagi mientras se preparaba para lanzar sus cazas «Zero» en la mañana del 4 de junio de 1942.

49


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

2. Las patrullas aéreas enemigas de Midway serán los buques de superficie enemigos no habían sido demás fuertes al oeste y al sur, y menos al norte y nor- tectados hasta después de que los grupos aéreos de los oeste. portaaviones se encontraran ya atacando otros objeti3. Se estima que el radio de las patrullas aéreas vos. La limitación del sistema de exploración de una enemigas es de aproximadamente 500 millas. sola fase estaba en que solamente servía para confir4. El enemigo aún no conoce nuestro plan y no ha mar lo que, según observaba lacónicamente, los japodetectado todavía nuestra fuerza expedicionaria. neses ya creían (que no había fuerzas norteamericanas 5. No hay' evidencia de la presencia de una fuerza en la zona). Este fallo de no instigar un procedimienexpedicionaria enemiga en nuestras inmediaciones. to de reconocimiento más profundo, que hubiera ne6. Estamos en condiciones de atacar Midway, des- cesitado el empleo de muchos más aviones de los asigtruir los aviones estacionados allí y apoyar las opera- nados, era debido también al poco interés en emplear ciones de desembarco. A continuación podemos dar aviones de combate tales como el «Kate» y el «Va!» , media vuelta, enfrentarnos a la fuerza expedicionaria que tenían el alcance necesario para esas misiones, enemiga y destruirla. prefiriendo incorporarles una bomba o torpedo deba7. Los posibles contraataques a cargo de los avio- jo del fuselaje y utilizarlos en funciones ofensivas. No nes de las bases de tierra pueden ser, con toda segu- hay ninguna duda del impacto que la utilización de ridad, repelidos por nuestros interceptadores y por el métodos de reconocimiento inadecuados tendría sobre la suerte japonesa en la batalla que estaba a punto fuego antiaéreo. Aparte del punto 7, que iba a tener una dramática de comenzar. Minoru Genda, oficial aéreo de la flota confirmación en breve, las restantes observaciones aérea, en una reflexión posterior a la batalla admitiría eran erróneas. Tal autoengaño explica la tardanza con que el plan de reconocimiento era descuidado y conla que los japoneses abordaron la cuestión del recono- secuentemente demostraría ser la «causa inicial de la cimiento aéreo, de la que ahora dependía la seguri- 'derrota de Midway». Una vez recibidas las últimas instrucciones, los tridad de la fuerza de portaaviones. Mitsuo Fuchida, que fue designado primer jefe de pulantes de los cuatro portaaviones salieron a sus cuasalto hasta que una enfermedad le dejó hors de com- biertas respectivas, procediendo a subir a sus aviones. bat poco después de abandonar Japón, comentó que Los motores se pusieron en marcha. Los 108 aviones las medidas adoptadas relativas al reconocimiento aéreo estaban hechas sobre la base de búsqueda en una ~ Fue Minoro Genda, más completo utilizando más aviones, el retraso en sola fase, en la cual los aviones serían enviados des- oficial aéreo de la lanzar los aviones pués del lanzamiento de la fuerza de combate de Mid- Primera Flota Aérea, el flotadores del Tone y del way. Suponiendo que todo resultara de acuerdo con que comentaría que la Chikuma Privó a el plan, cualquier fuerza norteamericana dentro del deficiente naturaleza del plan de reconocimiento Nagumo del avistamiento arco de búsqueda sería localizada y acosada por la seaéreo que se ilustra aquí temprano de las fuerzas gunda oleada de Nagumo. Si bien creía que el plan fue la causa inicial de la expedicionarias 16 y 17, de fase única de búsqueda era adecuado (ver mapa 3), derrota japonesa en que se hubiera producido albergaba algunas dudas respecto a su eficacia, como Midway. No obstante el si hubieran sido lanzados resultado de las dificultades experime!ltadas en su em- fallo de no poner en a las 4.30 como estaba pleo durante la operación del océano Indico, en la que práctica un plan mucho previsto.

Se fabricaron unos 1.149 Nakajima B5N "Kates». Los portaaviones Lexington, Yorktown, Wasp y Hornet cayeron víctimas de este avión.

50


LA PRIMERA FLOTA AÉREA ATACA MIDWAY

Diagrama del reconocimiento aéreo de la Primera Flota Aérea, desde las 4.30. 4 de junio

t

CHIKUMA

® 40,., .

·'¡tQHS

HARUNA

CD

~

~ <:J,

CHlKUMA

®

1.' Fuerza de asalto de

TONE

® 7.28 h: El avión de reconocimiento d,; Tone avista la fuerza expedicionaria de EE.UU.

TONE

®

.~

~

~

Kure MIDWAY

~

-1:"

~

~

A Posición de la Fuerza Expedicionaria de EE.UU. según el avión de exploración japonés. B Posición según las fuentes norteamericanas. e Posición según los japoneses después del avistamiento.

g

ª. ~ KAGA

@ AKAGI

@

~~

~.'~J"

TIPOS DE AVIONES: 1 Avión flotador Nakajima "Dave» 2 Avión flotador Mitsubishi "Pete» 3 Nakajima B5N2 "Kate»

60 millas 51


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

de la primera oleada se calentaban para el despegue. Con las cubiertas iluminadas por los reflectores, los cuatro portaaviones se aproaron al viento. De sus puentes respectivos destellaban luces verdes y, mientras el rugido de los motores iba en crescendo, el primero de los 36 cazas «Zero», dirigido por el Tte. Masuharu Suginami del Soryu, despegó puntualmente a las 4.30. Sobre un telón de fondo de marineros de cubierta dando ánimos y gorras blancas agitándose, 36 bombarderos en picado «Val» fueron lanzados desde el Akagi y Kaga, y 36 bombarderos «Kate» del S01yu y Húyu, al mando respectivamente del Tte. Shoichi Ogawa y del jefe de la incursión Tte. Joicho Tomonaga. Uno a uno los aviones ocuparon sus posiciones en la inmensa formación que daba vueltas alrededor de la flota. Quince minutos después de que hubiera comenzado el despegue, Tomonaga dio la orden y los 108 aviones de la primera oleada de ataque viraron al sureste y pusieron rumbo hacia Midway. No bien hubieron partido, los elevadores de los portaaviones ya transportaban más aviones hasta las cubiertas. Solamente nueve «Zeros» se enviaron desde el Kaga para proporcionar patrulla de combate a los 21 buques de la flota, quedando otros nueve en la cubierta del Akagi como reserva para caso de contingencia. Estos apenas eran suficientes, lo que hace sugerir que no era esperado ningún ataque enemigo, y es sintomático sin duda del aire de confianza general que invadía a la flota. Los siguientes elementos lanzados fueron los de reconocimiento, todos los cuales deberían salir puntualmente a las 4.30. Los aviones flotadores del Haruna fueron catapultados de acuerdo con el plan. Kaga y Akagi lanzaron sus D3Al para que comenzaran sus exploraciones aéreas hacia el sur y sudeste de Midway. Sin embargo, los dos aviones flotadores Mitsubishi «Pete» del crucero pesado Chikurna no estuvieron en 52

Á El mayor beneficio sacado por los norteamericanos del ataque japonés a las Aleutianas consistió en la captura de un ejemplar casi intacto de un A6M2 "Zero» pilotado por el suboficial de marina Tadayoshi Koga del Ryujo que murió al

intentar aterrizar el ligeramente dañado avión en la tundra. Al reparar el avión los norteamericanos consiguieron determinar sus puntos fuertes y débiles, lo que les ayudó a desarrollar las tácticas adecuadas para combatir contra él.

el aire hasta cinco y ocho minutos, respectivamente, después de la hora prevista de lanzamiento. Aún más inoportuno para los japoneses fue el retraso en ellanzamiento de su gemelo Tone. Si bien uno de sus flotadores fue catapultado a las 4.42, el segundo no estuvo en el aire hasta las 5.00, aproximadamente 30 minutos después de la hora prevista. Cualesquiera que fueran las posteriores explicaciones ofrecidas por esos retrasos, desde averías en los motores y catapultas hasta simple lentitud en el procedimiento, las consecuencias de esos minutos perdidos serían mu y pronto fataJes para la suerte de la Primera Flota Aérea. Isla de Midway: 3.00·7.00

Tras el toque de diana a las 3.00, Midway se convirtió rápidamente en un escenario de resuelta actividad en el que el gran número de aviones apiñados en la base de la pequeña isla se preparaba para los decisivos sucesos del día que se aproximaba. Media hora antes de que la primera oleada japonesa despegara de los portaaviones, once PBY anfibios rodaban pesadamente por la pista, elevando después sus sobrecargadas y poco elegantes estructuras al cielo sobre la amplia extensión del Pacífico, para iniciar la búsqueda que pro-


ISLA DE MIDWAY: 3.00-7.00

porcionaría con toda seguridad antes de que la mañana hubiera transcurrido, los primeros avistamientos de los portaaviones de Nagumo. Poco después, contra el telón de la primera luz del amanecer, la fuerza de 16 B-17 del Ejército bajo el mando del TCo\. Sweeney, fue enviada de nuevo al aire para infligir la mayor destrucción posible a la Fuerza de Invasión de Tanaka, que aún surcaba su camino hacia Midway. Una vez hubieron partido los «grandes muchachos» el resto de los aviones desparramados por la base y armados con bombas y torpedos quedaron listos para la acción. Los motores fueron puestos en marcha y recibieron su calentamiento preliminar; las pulsantes vibraciones reverberaban atravesando el frío aire tempranero de la mañana. En las dos islas de la base de los atolones, los infantes de marina, llamados a sus armas, comprobaron su munición y practicaron su último ejercicio, levantando y girando sus armas mientras esperaban en tensión el primer contacto a través de radar con el enemigo. Aunque los dos equipos de la base eran algo anticuados, su máximo alcance de detección de 150 millas les daba un valioso tiempo de preaviso. Esta vez los aviones no serían sorprendidos en tierra como en Pearl Harbor. A partir de ese momento, los sucesos comenzaron a precipitarse. Entre las 5.20 y 05.53 una serie de contactos visuales de los PBY y de los equipos de radar pusieron a toda la base en una actividad frenética. El contacto inicial fue transmitido por un PBY de la formación 58, al mando del Tte. Howard P. Ady, a las 5.20. Comunicó haber detectado un avión de reconocimiento japonés. A las 5.30 llegaron las palabras que los que estaban en Midway, en la fuerza expedicionaria de Fletcher y en Oahu, habían estado esperando en tensión oír: «Portaaviones, marcación 320, distancia 180». En este momento se dio la orden a los pilo-

tos de poner en marcha sus aviones. A las 5.45 todos estaban listos con los motores girando y esperando la orden de despegar. Unos minutos más tarde se recibió otra comunicación de un segundo PBY que volaba en una ruta adyacente a la del vuelo 58 comunicando que muchos aviones se dirigían hacia Midway con una marcación de 320 grados. Esto proporcionó a Midway y a Fletcher la información vital de que Nagumo había enviado su primera oleada de ataque y que ésta iba en rumbo a la base de atolones. Mientras tanto, las cosas se habían puesto decididamente más peligrosas para los PB Y pintados de color indefinido. Debajo de ellos, agudos ojos en los buques japoneses habían detectado uno de los «Catalinas» en el cielo, abriéndose un denso fuego antiaéreo sobre el indeseado observador, que ensuciaba el cielo a su alrededor con feas nubecillas de humo negro. Los aviones de combate «Zero» habían despegado del Kaga en un intento de derribar a los intrusos, pero, aprovechando la cobertura de las nubes, los dos PBY consiguieron evitarles. Finalmente, a las 5.52 el Tte. Ady pudo enviar el fijo de avistamiento decisivo de la posición de la fuerza de Nagumo, mandando el siguiente mensaje: «Dos portaaviones y buques de guerra, marcación 320 grados, distancia 180, ruta 135, velocidad 25 nudos». Apenas un minuto más tarde Midway obtuvo su propio contacto por radar cuando los operadores observando detenidamente sus pantallas en los cobertizos en la isla Sand detectaron a la fuerza de ataque japonesa aproximándose, a una distancia de 93 millas y una altitud de 11.000 pies. Conforme se acercaban a Midway, los ecos rápidamente se convirtieron en una gran formación denotando la aproximación de una enorme fuerza enemiga. Sin más dilación, se dio la orden de despegue a los aviones. Mientras la sirena que anunciaba la incursión aérea sonaba por todo Midway, los cazas «Wildcat» y «Buf-

~ El piloto de un D3A1 «Val" transportando una sola bomba de 1.050 libras debajo de la línea central abre su palanca de gases mientras acelera para despegar. Los «Val" en el ataque a Midway procedían del Kaga y el Akagi.

53


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

Lamentablemente obsoletos durante la época de Midway, los Douglas TBD «Devastators» de los tres portaaviones de EE. VV. fueron diezmados en sus ataques a la flota de Nagumo. (Derechos de autor del dibujo de Pilot Press) I

falo» del VMF-221 despegaban y una vez en el aire, do delante de los japoneses, Parks pudo asegurarse la pusieron rumbo hacia la formación japonesa. A su es- ventaja de la altitud, y con su formación de doce catela, los pilotos de los aviones bombarderos rodaron zas comenzó su ataque en picado sobre los bombardecon sus cargas hacia la pista y se prepararon rápida- ros a nivel, con el grupo de Armistead siguiéndole de mente para despegar antes de la llegada del enemigo. cerca. Los «Zeros» de cobertura estaban situados ligeLos primeros en hacerlo fueron los bombarderos en ramente detrás de la formación de los bombarderos a picado del VMSB-241 (16 TBD de la Infantería de nivel y en picado, y aunque inicialmente no estaban Marina) dirigidos por el Cte. Lofton Henderson, cada bien situados para responder a los atacantes, supieron uno de ellos armado con 500 libras de bombas, segui- utilizar su superior velocidad y maniobrabilidad para dos por los venerables SB2U <<Vibrators» al mando del colocarse rápidamente a la cola de los más lentos caCte. Benjamin Norris. Después iban los seis TBF del zas ' norteamericanos. En unos minutos, una «melée» en forma de salvaje VT-6 de la Marina y los cuatro bombarderos medios B-26 del Ejército, estos dos nuevos tipos hacían su de- y confuso torbellino cubrió el cielo, y rápidamente se but en el combate. A las 6.20, con la fuerza enemiga hizo evidente que los cazas japoneses tenían todas las a sólo 22 millas de Midway, la base aérea de la isla Eas- ventajas. Los «Zeros» atacaron a los «Buffalos» y «Wildtero estaba desierta y sus anteriores ocupantes se di- cats» con sus ametralladoras y cañones derribándoles rigían a su velocidad óptima hacia el noreste, a la po- en el aire. Sin embargo, la valiente impresión dada sición del último avistamiento de los portaaviones por los pilotos de la Infantería de Marina fue tal que japoneses, en respuesta a la simple pero gráfica orden uno de los pilotos del Soryu identificó erróneamente a «.... atacar los portaaviones enemigos». Dispuesta a los corpulentos y obsoletos «Buffalos» y comunicó que unirse a esta abigarrada colección de modelos, esta- habían sido atacados por «(.. .) de 30 a 40 F4F-3, en ban las «Fortalezas Volantes», la fuerza de Sweeney, un punto situado a 20 millas de Midway» . El recuento que ya se encontraban lejos, mar adentro, cuando re- japonés de estos pocos minutos de feroz combate fue cibieron la nueva orden de dirigirse hacia el objetivo de 30 «Buffalos» y 2 «Wildcats» derribados, con el Cte. más significativo de los portaaviones de Nagumo. Las Parks entre los pilotos desaparecidos. Nagumo escriprobabilidades de supervivencia, más bien limitadas, biría más tarde que tres bombarderos a nivel y dos de esta fuerza sin experiencia y escasamente equipa- «Zeros» fueron derribados por los pilotos de la Infanda, quedaban reducidas aún más por la decisión de tería de Marina cuando se dirigían a Midway. no utilizar los «Wildcats» y «Buffalos» como cobertura Emergiendo del ataque prácticamente ileso, Tomoa los bombarderos. En vez de ello, contrariamente a naga dirigió su formación al tramo final hacia Midlas órdenes iniciales de Nimitz, se utilizaron para pro- way, aunque era frustrantemente evidente que la base aérea estaba vacía de aviones. El grueso de los bomteger el aeródromo. A las 6.l6, los 25 «Buffalos» y «Wildcats» al mando barderos a nivel, por tanto, dirigieron su atención a de los Ctes. Parks y Armistead obtuvieron la primera la isla Sand, los impactos en los depósitos de combusimagen clara de las fuerzas de Tomonaga. Ascendien- tible crearon incendios que duraron varios días. Tras 54


FUERZAS EXPEDICIONARIAS 16 Y 17: 4.30-8.38

El debut de los Grumman TBF Avenger fue menos que proPicio en Midway, pero posteriormente demostraría su eficacia y versatilidad en una trayectoria que se extentjió hasta--bienentrfl.f.'n el período de la postguerra. I'e~rerl".n.~ de autor del dibujo de Pilot Pre~s)

ellos, los bombarderos en picado de Chihaya se dejaron caer apuntando a los hangares y otras instalaciones con sus bombas de 500 libras, mientras los «Zeros», relevados de sus tareas defensivas, volaban a baja cota ametrallando objetivos terrestres. El fuego defensivo fue tan ordenado que sería descrito posteriormente por los atacantes como «virulento». Fuentes oficiales japonesas admitieron la pérdida de cuatro aviones sobre la misma isla de Midway. El Cap. del submarino japonés 1-168, que estaba a unas diez millas al sur de Midway tuvo una excelente visión del ataque y comentó posteriormente que la isla quedó transformada en una masa de llamas en la que los edificios depósitos de combustible explotaban por doquier. Fuerzas expedicionarias 16 y 17: 4.30·8.38

A pesar de todo, cuando Tomonaga dio la orden de retirada a las fuerzas atacantes a las 6.43, estaba claro para sus expertos ojos que, en muchos aspectos, el ataque no había sido un éxito. La fuerza aérea de EE. UU. en la isla no había sido neutralizada y podría volver a utilizar las pistas que, no habían sido dañadas. Tampoco el bombardeo había eliminado el grueso de las armas pesadas de la isla y estas podían ciertamente ser utilizadas para enfrentarse al desembarco de la fuerza de invasión. Tomonaga llevaba ya varios minutos en su vuelo de regreso cuando decidió que creía saber lo que era necesario hacer. A las 7.00 hizo enviar el siguiente mensaje a Nagumo: «Es necesario realizar otro ataque con una segunda oleada». Momentos después de recibir el mensaje del J. de la incursión, el mismo Nagumo creía tener razones para estimar que la petición de Tomonaga era correcta. En el mismo momento que el Tte. Suginami abría

la palanca de gases de su «Zero» y aceleraba a lo largo de la cubierta del Soryu a las 4.30 en punto, unas 220 millas más lejos, hacia el este, diez TBD del USS Yorktown recibieron la orden del Al. Fletcher de despegar para explorar el arco marino de las 100 millas, al norte de las fuerzas expedicionarias 16 y 17. Aunque estaba convencido de que el servicio de información tenía razón al creer que Nagumo atacaría Midway desde el noroeste, pero al no disponer de ninguna información en firme, no tenía ninguna intención de permitir que el almirante japonés le pillara con los pantalones bajados en caso de que decidiera aproximarse a la isla desde una ruta más al norte. Cuando el último de los aviones de exploración hubo despegado, se restableció la ordenada rutina de espera de los últimos días, aunque se veía claramente que la tensión aumentaba poco a poco según pasaban los minutos. A bordo del Yorktown y el Enterprise Fletcher y Spruance esperaban pacientemente sentados, las noticias del primer avistamiento de la fuerza japonesa. Cuando llegó, el mensaje inicial del Tte. Ady no contenía nada sobre lo que los jefes de la fuerza expedicionaria pudieran actuar. Sin embargo, el mensaje recibido en el Enterprise a las 5.34 no solamente dio la noticia de haber avistado un portaaviones, sino que incluía un fijo de dirección vital sobre el cual Spruance podía planificar su reacción, aunque en principio ésta ya estaba determinada. Fletcher y Spruance estaban de acuerdo en que solamente un ataque definitivo y total sobre los portaaviones japoneses, realizado lo más pronto posible, garantizaría la obtención de la máxima ventaja. Esto explica la orden de Spruance al J. de su EM de que el Enterprise y el Hornet estuvieran listos para lanzar todos los medios de que disponían lo antes posible. Sin embargo, la recepción de los úl55


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

timos mensajes avistando a la fuerza de asalto de Nagumo rumbo a Midway, junto a un segundo ftio de los dos portaaviones, situaba a la fuerza japonesa a unas 200 millas de la posición norteamericana, lo que impulsó al almirante a realizar una rápida reevaluación de la situación. Inicialmente Spruance había tenido la intención de cubrir la mitad de la distancia q.ue les separaba antes de lanzar su ataque aéreo, pero ahora estaba claro que si hacía esto se privaría de la oportunidad de conseguir su objetivo principal de infligir el máximo daño posible a los portaaviones japoneses. Estimaba que el grupo de asalto de Tomonaga se recuperaría a bordo de sus respectivos portaaviones a las 9.00 aproximadamente siendo rearmados seguidamente para efectuar un segundo ataque. Era entonces cuando serían más vulnerables a un ataque aéreo norteamericano. Para alcanzarles, Spruance debería efectuar el lanzamiento muy pronto, al menos dos horas antes de lo inicialmente previsto, aunque para alcanzar a los portaaviones de Nagumo a esa distancia se requería un vuelo de ida y vuelta más allá del máximo alcance de sus aviones torpederos. Se daba por supuesto que Nagumo debería mantener su rumbo inicial para recuperar sus aviones, y se calculó un rumbo de interceptación por el cual podría quedar dentro del máximo alcance de 200 millas para el ataque, hacia las 7.00. Fletcher también tenía razones para reflexionar sobre las consecuencias de los avistamientos, influido como estaba por sus experiencias en el mar del Coral. Dado que solamente habían sido detectados dos portaaviones japoneses, decidió mantener al grupo aéreo del Yorktown en reserva, pendiente de la recepción de una información más precisa sobre la localización de los otros dos, o posiblemente tres portaaviones que el servicio de inteligencia decía que Nagumo tenía en su flota. Fletcher no pensaba lanzar todos sus aviones junto con los del Enterprise y el Hornet contra dos portaaviones, y quedarse totalmente vulnerable ante un posible ataque aéreo masivo procedente de los dos o más buques enemigos que aún no habían sido localizados. También deseaba recuperar los diez aviones de exploración enviados anteriormente. Dándose cuenta de que esto retrasaría la acción contra los dos portaaviones enemigos ya localizados, Fletcher comunicó por señales a Spruance a las 6.07 que «procediera hacia el suroeste y atacara a los portaaviones enemigos cuando estuvieran definitivamente localizados. Yo seguiré tan pronto como haya recuperado mis aviones.» Virando a su nuevo rumbo, el Enterprise y el Hornet aumentaron su velocidad hasta 25 nudos y pusieron rumbo hacia la supuesta posición de Nagumo en un intento de acortar la distancia antes de proceder al lan56

zamiento. Desde los hangares, en los niveles inferiores, los ascensores subieron rápidamente a las cubiertas de vuelo a los SBD, TBD YF4F, con los cuales los dos portaaviones comenzarían en breve sus ataques. Los dos portaaviones se habían separado, dividiendo los buques de protección entre ellos para que les proporcionaran defensa aérea si eran atacados. Spruance ordenó entonces a los dos portaaviones aproarse al viento ya las 7.00 el Hornet comenzó el lanzamiento de los 60 aviones de su grupo de asalto. Bajo el mando del J. del Gr. aéreo, Cap. de fragata (CF) Stanhope C. Ring, estaban los 15 «Devastators» del Edran. VT-8, dirigidos por el Cap. de corbeta (CC) John C. Waldron, conocido tanto por su destreza en vuelo y dotes de mando, como por su peculiar comportamiento. Treinta y cinco bombarderos en picado «Dauntless» de los escuadrones VB-8 y VS-8, armados cada uno con 1.000 libras de bombas los de la primera unidad, y 500 libras los de la segunda, sólo recibieron una escolta de diez cazas «Wildcat» del VF-8 dirigidos por el J. del Gr. de cazas, CC Samuel G. Mitchell. Mientras los aviones del Hornet se iban agrupando se unieron a ellos los del Gr. aéreo del Enterprise, que comenzó sus lanzamientos a las 7.06. La composición del grupo formado por 61 aviones era casi idéntico a la del Hornet. Los catorce bombarderos torpederos del VT-6 estaban mandados por el CC Eugene E. Lindsey, y los 37 bombarderos en picado «Dauntless» pertenecientes a los VB-8 y VS-8 estaban al mando de los CC Best y Gallaher, respectivamente. La cobertura de los cazas la proporcionaban diez «Wildcats» pertenecientes al VF-6 al mando del CC James S. Gray. Spruance había asignado solamente veinte «Wildcats» para proporcionar cobertura a tan gran fuerza de asalto y ello estaba motivado por las precauciones tomadas para proteger sus portaaviones. Siempre teniendo en cuenta el encargo de Nimitz de conservar los portaaviones, había retenido treinta y seis «Wildcats» en el Enterprise y el Hornet como cobertura en caso de un contraataque japonés. Mientras tanto, una vez recuperados sus aviones de exploración, Fletcher aumentó su velocidad a 25 nudos y se dirigió al encuentro de la 16 FE. Tras una reflexión posterior, había decidido que, aunque solamente habían sido identificados dos portaaviones hasta el momento, era una oportunidad demasiado buena para desperdiciarla, por lo que él también enviaría sus aviones. Sin embargo solamente asignó la mitad del grupo aéreo del Yorktown al asalto planeado; la otra mitad quedaría retenida constituyendo una pequeña segunda fuerza de asalto. Poco después de las 8.30 el Yorktown se aproó al viento y comenzó el despegue de diecisiete «Daunt-


PRIMERA FLOTA AÉREA: 7.00-9.20 ~ Tras entrar en seroicio el 20 de octubre de 1941 como el último de esa clase, el USS Hornet tuvo una corta, pero dramática carrera. Después de Midway, encontró su fin el 26 de octubre de 1942 durante la batalla de Santa Cruz. (Vía Roger Chesneau)

less» del escuadrón VB-3 al mando del CC Maxwell F. Leslie. A estos se unieron los doce «Devastators» del T-3 dirigidos por el CC Lance E. Massey y una pequeña fuerza compuesta por seis «Wildcats» del e cuadrón de combate número 3. Así, hacia las 9.l0 Fletcher y Spruance tenían en vuelo un total de 156 aviones rumbo a la supuesta posición de la flota de Nagumo. Primera Flota Aérea: 7.00-9.20

na vez lanzados los aviones de exploración, volvió la actividad de nuevo a los portaaviones japoneses para trasladar la segunda oleada desde los hangares a las cubiertas. Compuesta por 108 aviones, todos tripulados por veteranos probados en la batalla, la fuerza estaba al mando del CC Takashige Egusa del Soryu, con-

siderado por muchos como el principal exponente del bombardeo en picado del Rengo Kantai. Treinta y seis D3Al fueron colocados en las cubiertas del Soryu y del Hiryu, mientras dieciocho «Kates», cada uno de ellos cargado con un torpedo de 24 pulgadas, estaban ya a bordo del Akagi y Kaga al mando del CC Shigeharu Murata. La cobertura caza de todo el grupo estaba a cargo de treinta y seis «Zeros» dirigidos por el CC Shigeru Itaya, tambien del Akagi. Aunque en principio tenían la misión de atacar cualquier flota de portaaviones norteamericana que fuera detectada por los aviones de reconocimiento, la ausencia de avistamientos según pasaban las horas sirvió para confirmar aún más las suposiciones de los oficiales y tripulantes de que no había norteamericanos en las inmediaciones. Por tanto, no es sorprendente que, cuando Nagumo recibió el mensaje de Tomonaga a las 7.00 requirien-

~ Aunque se muestra un Grumman F4F-3 «Wildcat" (los usados en Midway fueron los F4F-4,) esta foto es curiosa porque la máquina en primer plano es pilotada por el CC «Jimmy" Thach, quien mandaba los aviones de caza del Yorktown en Midway. (Marina de EE.UU.)

57


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

n Los primeros aviones de

EE.UU. en despegar el4 de junio son los 11 PBY del escuadrón VI-44, que lo hacen a las 4.00 para barrer los sectores de búsqueda asignados de la aproximación de la flota de portaaviones japoneses. Son seguidos por los 16 B-17 de la USAAF, que han partido para efectuar un segundo ataque a (a fuerza de invasión de Midway, avistada el día anterior en su aproximación a la isla desde el suroeste.

D A las 4.30, la oleada de ataque japonesa formada por 36 bombarderos 85N2 . Kate., 36 bombarderos en Picado D3Al . Val. y una escolta de 36 cazas . lero. A6M2, parten de los cuatro portaaviones de la Primera F(ota Aérea para neutralizar la fuerza aérea de EE.UU., las defensas y las fuerzas de superficie en la isla de Midway.

situadas al otro lado de la isla

isla de Sand hace el primer contacto con la fuerza de asalto japonesa a una distancia de 93 millas. Se hace sonar la sirena de alarma de ataque aéreo que da la señal para la alerta f!!evista de todos los aviones. El A las 5.56 los 26 «Buffalos. y . Wildcat. del VME-221 han despegado y se dirigen a interceptar a la fuerza de asalto japonesa. Se establece contacto a las 6.16 y en el combate, los japoneses derriban los 15 cazas de EE.UU.. Detrás de ellos, los B-26 del Ejército, los TBF de la Marina y los SBD y SBDU de la Infantería de Marina despegan rápidamente. La base aérea de la isla Eastern queda vacía hacia las 6.15 frustrando el objetivo principal del ataque japonés. Todas las formaciones vuelan

58

sus propias rutas hacta e7 noroes te con la misión de atacar los f!!!rtaaviones de Nagumo . A las 6.30, los aviones de Tomonaga llegan a la isla de Midway, sus siluetas se recortan contra el claro cielo azul. Son inmediatamente rodeados por un denso fuego antiaéreo (AA) que Nagumo describiría posteriormente en sus informes como -virulento•. Con los - Zero. ocupados en neutralizar los cazas de EE.UU., son los 85N2 . Kate. y los D3Al «Val. los que dirigen los ataques japoneses. Los bombarderos a nivel del Hiryu y el escuadrón (SQN)

m

m

D Aunque conocedor del mensaje de alerta hecho por radio por el Tte. Chase (a las 5.45): -Numerosos aviones con rumbo a Midway, marcación 320 grados, distancia 150., es a las 5.53 cuando el radar de la

......,


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

EL ATAQUE A MIDWAY Ataques aéreos japoneses contra la isla de Midway, desde las 4.00 a 6.43 horas, 4 de junio de 1942 Clave AZUL: 36 cazas «lero» A6M2 (9 de cada uno de los portaaviones) ROJo: 36 bombarderos «Kate» B5N2, del Soryu y del Hiryu (cada uno transporta una bomba de 800 kg) VERDE: 36 «Val» D3AI del Akagi y del Kaga (cada uno transporta una bomba de 250 kg).

Isla Eastern situadas al otro lado de la isla

hidroaviones

1 del Soryu se concentran en la isla de Sand donde intentan neutralizar las defensas AA. Los bombarderos del Hiryu incendian los tres depósitos de combustible situados al noroeste de la isla,

ocasionando incendios que durante dos días no pueden ser controlados. Otros daños comprenden la destrucción del hospital, la de un hangar de hiefroaviones y de otros edificios diversos. fl El grueso de los bombarderos en Picado del Akagi y del Kaga y el escuadrón n.' 2 de «Kate», se dirigen a la isla Eastern para

destruir los hangares que se supone albergan los aviones, y las instalaciones de apoyo dispersas alrededor efe la base aérea."Todas las bombas japonesas caen al norte de la pista de aterrizaje n.' 2, paralela a la línea de costa sur. La destrucción del hangar princiPal fue filmada por el director de cine John Ford, que posteriormente incorporaría la escena a su película: «The Battle of Midway». La ruptura de los conductos de combustible en la

zona de los muelles, significó que los aviones de regreso tuvieran que ser repostados a mano. Los «lero», volando sobre ambas islas ametrallan las baterías AA y otros blancos diversos. liJ A las 6.41 Nagumo recibe el mensaje de Tomonaga comunicándole que el ataque ha terminado. Sin embargo, dos minutos después el jefe de la incursión le comunica que es necesario realizar un segundo ataque. Nagumo recibe una amplia confirmación ilel evidente fracaso del primero cuando los aviones de EE.UU., que han despegado de Midway hace más de una hora, comienzan los primeros ataques contra su flota.

59


• Bombarderos en Picado SBD «Dauntless» se colocados en la cubierta de un portaaviones mientras son repostados y rearmados antes del

lanzamiento. El "Dauntless» era el bombardero en Picado estándar de la Marina de EE. UU. y avión de reconocimiento en Midway.

do un segundo asalto a Midway, ponderara su contenido con cierto grado de simpatía que en unos minutos se convirtió en firme asentimiento. Mientras tanto, el primer avión norteamericano enviado desde la base de los atolones apenas una hora antes iniciaba su ataque sobre la Primera Flota Aérea. Los cuatro B-26 al mando del Cap. James F. Collins y los seis TBF del VT-8 dirigidos por el Tte. Langdon K. Fieberling se aproximaban a los portaviones japoneses. Los vigías del Akagi fueron los primeros en detectar a los aviones hostiles que en unos minutos aumentaron su velocidad, mientras que el buque y sus barcos de protección viraron para enfrentarse a los atacantes ofreciendo así el blanco más pequeño posible. Las explosiones de los proyectiles y nubecillas de humo acompañaban la pasada de los aviones enemigos mientras los destructores de protección y el cru60

cero pesado Tone se sumaban a la cortina de fuego antiaéreo que salía de las baterías del Akagi. Detrás de esta cortina de fuego diez de los "leros» delltaya habían sido enviados al aire para unirse a los de la patrulla de alerta. Rápidamente se colocaron detrás de los aviones atacantes y pronto comenzaron a hacer estragos entre ellos. Los primeros en atacar fueron los TBF con su velocidad muy reducida, debido a la necesidad de tener que abrir las puertas de los alojamientos de bombas para lanzar los torpedos. Manteniendo el rumbo a pesar del granizo de fuego antiaéreo delante de ellos y de los atacantes «leros» a sus espaldas, consiguieron soltar varios torpedos dirigidos principalmente al Akagi, que pudo evitarlos mediante una diestra maniobra. De los TBF que volaban a baja cota para atacar a los portaaviones, cinco fueron abatidos. Solo uno escapó y consiguió volver renqueando a Midway, con su sistema hidráulico acribillado, sus controles seriamente dañados y el artillero de la torreta posterior muerto en su interior. Los B-26 atacaron a continuación rozando las crestas de las olas con los omnipresentes «leros» siguiéndoles a sus talones. Uno de ellos fue destrozado en la pasada, desintegrándose en mil pedazos


PRIMERA FLOTA AÉREA: 7.00-9.20

aJ golpear contra el mar a casi 200 millas por hora. Fuchida recordaba claramente haber visto otro bombardero, con su estrella blanca claramente visible en el fu elaje, volando bajo sobre el Akagi, evitando su puente, apenas antes de estallar envuelto en llamas y e trellándose contra el mar un poco más lejos. Los dos re tan tes «Marauders», incluyendo el pilotado por Collins consiguieron soltar sus torpedos y sobrevivir a la cortina de fuego lanzada por los buques japoneses, re!!Tesando a Midway. Este ataque cambió la decisión de Nagumo. No podía retener su segunda fuerza de asalto para contrarrestar una amenaza inexistente, cuando existía una muy tangible y real como era la fuerza aérea, aún no destruida, de Midway. Bruscamente ordenó que los aviones de la segunda oleada fueran preparados para atacar Midway. Eso significaba un rápido desarme de los «Ka tes,> a bordo del Akagi y Kaga para sustituir sus torpedos por bombas. Frenéticamente las tripulantes de cubierta de los dos buques llevaron los aviones hasta los ascensores, desde donde eran u"asladados abajo, a los hangares. Aquí sudorosos armeros trabajaban tan rápidamente como era posible para cambiar el armamento de forma que el avión pudiera regresar a cubierta. Incluso en condiciones normales llevaba casi una hora el realizar este procedimiento. Mientras Nagumo y su EM estaban sin duda convencidos de la lógica de esta decisión, debió de haber upuesto para ellos un gran sobresalto, cuando 25 mimitos más tarde, les llegó el siguiente mensaje, absolutamente vago: «Avistamiento de lo que parecen ser 10 buques de superficie enemigos, en la posición 10 grados y a 240 millas de Midway. Curso 150, veloci-

dad superior a 20 nudos». Minoru Genda observaría posteriormente que la recepción y la imprecisión del avistamiento habían imposibilitado a agumo y a su EM, hacer una valoración precisa de la situación y cómo enfrentarse a ella de la mejor manera. El almirante estaba ante un dilema. Mientras que las órdenes recibidas eran las de neutralizar la fuerza aérea de Midway, evidentemente, no podía ignorar el daño potencial que significaba para su propia flota la presencia de esos buques norteamericanos cualquiera que fuera su tipo. Más aún, los aviones del grupo de asalto de Tomonaga venían de regreso hacia los portaaviones y necesitarían aterrizar, repostar y ser rearmados, aunque los aviones de la segunda oleada estaban aún sobre la cubierta de los portaaviones. Tras considerar las diferentes opciones, Nagumo comunicó a sus comandantes a las 7.45 que había decidido continuar los preparativos para el segundo ataque contra Midway, sin embargo, dio la orden de que los bombarderos cuyo armamento aún no hubiera sido cambiado conservaran sus torpedos, con el fin de poder «atacar a las unidades de la flota enemiga». Unos minutos más tarde, el Akagi comunicó al piloto del avión número 4 del Tone en un tono cortante que se «cerciorase del tipo de barco y se mantuviese en contacto». Todo giraba ahora alrededor de la identidad de los buques y del posible contenido de los mensajes que llegarían al buque insignia cuando se produjeran nuevos avistamientos. Si no se detectaba ningún portaaviones entre ellos, y resultaban ser solamente buques de superficie, Nagumo creía que tendría tiempo para realizar las dos cosas que más le convenía: lanzar la segunda oleada contra Midway y a

~ Durante la batalla de Midway, el bombardero torpedero TBD «Devastator» estaba ya decididamente obsoleto. Su poca velocidad y escaso régimen de subida le hizo ser un blanco fácil para los cazas "Zero-Sen» japoneses. Los que se muestran aquí pertenecen al SQN VT-6, y la foto, de la preguerra, data de 1939 cuando los aviones resplandecían con sus alas amarillas cromadas y sus colas azules. (Vía Robert F. Dorr)

61


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

Barriendo a todos los que se pusieran delante de él durante los primeros meses de la guerra, el A6M2 «Zero» era todavía el mejor caza de portaaviones del mundo en la época de Midway.

continuación recuperar la primera fuerza de asalto a su regreso. Una vez hubieran repostado y hubieran sido rearmados, los aviones de Tomonaga podrían ser lanzados de nuevo, esta vez para atacar los buques norteamericanos. Apenas habían terminado el almirante y su EM de reflexionar sobre sus posibles opciones, cuando, a las 7.48, una comunicación del Soryu atrajo su atención hacia un nuevo ataque que se estaba produciendo sobre la flota. En esta ocasión los aviones atacantes eran los VMSB-241 «Dauntless», pero su pasada sobre los portaaviones fue dificultada desde su mismo inicio por la persistente atención de un enjambre de «Zeros». Fuchida, observando los acontecimientos desde la cubierta del Akagi, expresó su sorpresa al ver que los

aviones utilizaban un ángulo de ataque de poca inclinación, en vez de la técnica del « helldi~e » (picado impresionante), que era su especialidad. El no podía saber que el Cte. Lofton Henderson que mandaba los aviones atacantes, tenía una buena razón para elegir esta táctica, considerando que era la única que podía realistamente emplear a causa de que la mayor parte de los pilotos jóvenes y muy inexpertos que dirigía, no tenían apenas experiencia a los mandos de un SBD. La aproximación efectuada con un ángulo ligero, y con los aerofrenos desplegados, les convertían en blancos fáciles para los «Zeros», y antes incluso de que hubieran alcanzado la flota, la mitad de ellos habían sido derribados. Aparentemente ajenos a la suerte de sus camaradas, el resto mantuvo tenazmente su rum... Como parte del plan de reconocimiento aéreo puesto en práctica por Nagumo después del lanzamiento de la fuerza de ataque de Midway, el buque de guerra Haruna catapultó sus viejos aviones flotadores de corto alcance Nakajima E8N «Dave» para explorar la zona al norte de la flota de portaaviones, en su avance hacia el sur. (PhiliP Jarrett)


PRIMERA FLOTA AÉREA: 7.00-9.20

Aunque inferior al "Zero» en muchos aspectos, el Grumman F4F "Wildcat» demostró, no obstante, ser un avión extraordinariamente robusto y eficaz. (Derechos de autor del dibujo de Pilot Press)

bo aunque volaban hacia una cortina de fuego antiaéreo lanzada por los buques de guerra que maniobraban rápidamente. Al final de su pasada de ataque, los SBD soltaron sus bombas, la mayor parte de las cuales iban dirigidas hacia el Hiryu. Los observadores de los otros buques de la flota tuvieron la impresión de que el portaaviones había sido tocado, al verlo desaparecer detrás de una muralla de penachos de agua humo. Pero al cabo de unos minutos emergió, claramente ileso de la experiencia. Mientras los ocho SBD supervivientes escapaban en vuelo bajo a través del mar, perseguidos por los cazas, e seguía manteniendo implacablemente la presión sobre los japoneses. Encima de ellos, las «fortalezas volantes» del Tte. Col. Sweeney aparecieron a la vista.

Desde 20.000 pies de altura, los B-17 dejaron caer sus 500 libras de bombas sobre los blancos situados cuatro millas más abajo. Como sucedió el día anterior, la dramática visión de las bombas explotando cerca de los buques enemigos indujó a los pilotos del Ejército a proclamar haber infligido serios daños a los portaaviones japoneses, aunque en realidad ninguno de ellos había sido alcanzado. A las 8.06, Nagumo recibió la respuesta que había estado esperando del avión de reconocimiento número 4 del Tone. Su contenido no podía tener mejores noticias para el acosado almirante: «El enemigo se compone de 5 cruceros y 5 destructores». A pesar de todo, Kusaka, el J. de EM de la Primera Flota Aérea, era de la opinión de que una fuerza de esas caracte-

~ ÚJs retrasos en el lanzamiento de los aviones flotadores de observación Mitsubishi TiPo «O» "Pete» desde el crucero pesado Tone, junto a los problemas de motor en los del Chikuma, privarían a los japoneses de la información acerca de la aproximación de las fuerzas expedicionarias desde el este. (PhiliP JarreU)

63


LA BATALLA: 4 DE JUNIO ~ Seis tripulaciones del VT-8 tuvieron el honor de llevar el nuevo Grumman TBF-l al combate en Midway. Sólo uno de los aviones sobrevivió el ataque a los portaaviones logrando volver a Midway, donde su tren de aterrizaje se hundió al aterrizar. El avión recibiría el nombre de «Avenger» en memoria de las cinco tripulaciones que no volvieron (Marina de EE. UU.)

rísticas no estaría en el mar sin ir acompañada de un portaaviones. A pesar de esta deducción eminentemente razonable, no hay duda de que el mensaje recibido a las 8.06 produjo un auténtico sentido de alivio, porque tal y como ahora estaban las cosas, podía efectuarse el segundo ataque a Midway. Incluso otro ataque realizado por los «Vindicators» de la Infantería de Marina con base en Midway efectuado después de las 8.20, no consiguió disminuir el gran espíritu de Nagumo y su EM. No sabían que, con el despegue de los SB2U supervivientes del Cte. Norris la fuerza aérea con base en Midway había disparado su último cartucho. Los resultados del combate hasta entonces estaban totalmente a favor de los japoneses. Desde las 0702 hasta las 8.30 habían sido atacados por 131 aviones norteamericanos de los que un gran número había sido derribado sin haber registrado ningún impacto en los buques de la Primera Flota Aérea. Fuchida comentó que, en su opinión, los aviadores de EE.UU. no habían demostrado tener un alto nivel de pericia, una opinión que era compartida en el puente del Akagi. El sentimiento predominante era que si esto era lo mejor que el enemigo podía enviar para enfrentarse a ellos, los japoneses tenían poco que temer. En esta atmósfera de mutuas congratulaciones en el puente del Akagi, el último mensaje procedente del avión número 4 a las 8.30 cayó como una bomba sobre Nagumo y sus oficiales de EM: «El enemigo va acompañado de lo que parece ser un portaaviones situado a la retaguardia de los otros». Todos quedaron momentáneamente conmocionados por la noticia, que no podía llegar en peor momento, puesto que junto a la recepción de este mensaje por Nagumo, se produjo la llegada de los aviones de Tomonaga que regresaban de su misión. Muchos de ellos estaban escasos de combustible o averiados, y al llegar a la vertical 64

de la flota comenzaron a volar en círculo mientras esperaban autorización para aterrizar. A menos que las cubiertas de los portaaviones fueran despejadas rápidamente de los aviones de la segunda oleada, los que volvían, no tendrían otra alternativa que amerizar. La rapidez en la decisión era por tanto esencial. No se necesitaron discusiones para que el planeado segundo ataque a Midway fuera abortado. Era evidente para los que estaban en el puente del Akagi que el portaaviones norteamericano significaba un peligro más grande y debía tener la máxima prioridad. De aquí el dilema de Nagumo. De todos los bombarderos pertenecientes a la segunda oleada, la mayoría de los «Kates» estaban armados con bombas y no con los más eficaces torpedos. ¿Deberían ser lanzados como estaban contra el portaaviones? Ciertamente, el Al. Yamaguchi, en el Hiryu así lo creía, comunicándoselo así a Nagumo. Pero éste sabía que enviar a los aviones de asalto inmediatamente tendría que hacerse sin cobertura de los cazas. Los «Zeros» del ¡taya habían estado volando desde primeras horas de la mañana, ayudando a los pocos cazas de los patrullas aéreas de la flota para repeler los continuos ataques aéreos norteamericanos y también esperaban en el circuito para aterrizar y ser repostados y rearmados. Nagumo era muy consciente de la dudosa eficacia de enviar a los bombarderos sin cobertura de los cazas, ya que resultarían vulnerables a la interceptación de los cazas enemigos, cosa que los mismos japoneses habían efectuado en las horas anteriores. Por tanto, creía tener buenas razones para suponer que un ataque realizado de inmediato tendría escaso valor y sólo llevaría a la pérdida de valiosos hombres y máquinas. Genda y Kusaka eran también perfectamente conocedores de esas cuestiones y aconsejaron a Nagumo que recuperara los aviones de Tomonaga en primer


PRIMERA FLOTA AÉREA: 7.00-9.20

lugar, y posteriormente atacara al portaaviones. Ello requeriría que los aviones de la segunda oleada, situados sobre las cubiertas, fueran retirados a los hangares de los niveles inferiores para despejar aquellas. ~lientras se efectuaba esto, los "Kates» podrían ser rea rmados con torpedos. No puede decir e que aumo tuviera en esta ocasión ninguna indecisión. Menos de dos minutos pasaron desde la recepción del mensaje del avión explorador, hasta que se envió la señal a todos los portaaviones, ordenándoles que los aYiones que habían atacado Midway aterrizaran y que lo bombarderos de la segunda oleada fueran rearmado con torpedos. Esto fue seguido a la .35 de otra comunicación ordenando que una vez recuperados los aviones, la flota entera viraría al norte para «establecer contacto y destruir la fuerza enemiga».

En medio del sonido de los gongs y de las órdenes dadas a voces de un lado a otro de las cubiertas de vuelo, había una intensa actividad en los cuatro portaaviones, mientras los aviones eran transportados hacia los ascensores y posteriormente llevados a los hangares inferiores. En unos minutos quedaron despejadas y a las 8.37, el primero de los sedientos aviones de Tomonaga aterrizaba. A bordo del Kaga y el Akagi, sudorosos armeros bajaban una vez más las bombas de sus grilletes, y comenzaban su laborioso y cansado trabajo de recargar los torpedos. Debido a la presión del tiempo y a la demanda constante de oficiales para acelerar el proceso, se ignoraban los procedimientos de seguridad y las bombas quedaban amontonadas masivamente de cualquier forma en los laterales de los hangares. Para obtener una posición más exacta de los buques norteamericanos hacia las 8.45, se enviaron más aviones de reconocimiento, incluyendo uno de los nuevos D4Y del S01yU. El avión de reconocimiento número 4 comunicó de nuevo para informar al Cap. del Tone que regresaba al barco ya que estaba en vuelo desde las 5.00 y se estaba quedando sin combustible. Inmediatamente se le respondió que se mantuviera en su posición y conectara su transmisor DF (Direction Finder) para que los portaaviones pudieran proceder directamente a donde se encontraba. Cuando el último de los aviones del ataque a Midway y los "Zeros» del/taya fueron recuperados hacia las 9.17, la flota cambió su curso. Un estremecimiento recorrió el Akagi al aumentar su velocidad a 30 nudos, yjunto a los otros portaaviones, la flota viró a su nuevo rumbo este-noreste, en un intento para disminuir la distancia que les separaba de la fuerza norteamericana. agumo confiaba en estar en condiciones de lanzar su primer ataque, compuesto por 102 aviones,

• El Soryu hace un círculo casi completo mientras intenta evadir las bombas procedentes de los B-17 del Tte. Col. Sweeney. (Archivos Nacionales de EE.UU.) ~ De los nueve lentos y venerables Vought SB2U-3 "Vindicators» que partieron de Midway para atacar a los portaaviones de Nagumo, dos fueron derribados. (PhiliP Jarrett)

65


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

.... Una vista inusual de la cubierta de vuelo del Akagi desde el puesto del artillero de un bombardeo "Kate» que acaba de despegar. Es de notar la posición de la isla en el lado de babor, una característica que se encuentra solamente en otro portaaviones, el Hiryu. Obsérvese el simbolo imperial del crisantemo dorado que lleva en su proa, al igual que todos los demás buques de guerra del Rengo Kantai .

4.30: la primera oleada de ataque japonesa es lanzada contra la isla de Midway

.... Aunque esta fotografía también es anterior a Pearl Harbor, es no obstante de interés y muestra al Hiryu visto desde la cubierta de vuelo posterior de su gemelo, el Soryu, sobre la cual los bombarderos en Picado "Val" están siendo calentados para despegar.

Fuerza de ocupación de Midway

66


PRIMERA FLOTA AÉREA: 7.00-9.20

Operaciones del 4 de junio de 1942

17.00: el Hiryu es atacado por los SBO del Enterpnse

24.00

4.30: 10 SBO despegan del Yorldown para explorar la ruta de aproximación a Midway desde el norte

17.00

.......

7.02: el Enterpnse y el Homet inician el lanzamiento de sus aviones

9.06: del Yorldown despegan 12 F4F

5.10, 5 de junio: el Hiryu se va a pique, 9.00: se hunde

8.06: el despegue ha tenninado

19.20: el Soryu

se hunde

.......

15.50: Enterprise lanza un ataque contra el Hiryu

5.00, 5 de junio: El Akagi se va a pique ....... 11 .04 19.25: El Kag¡¡ 10.45 se hunde -.......

12.10: el Enterprise y el Homet recuperan sus aviones

19.07: el Enterprise y el Home! recuperan sus aviones

8.37: los aviones japoneses de regreso comienzan a aterrizar en los portaaviones 9.17: Toda la flota vira al norte para acercarse a la flota de EE.UU.

6.16: los cazas de EE.UU. entablan combate con la oleada de ataque japonesa

N

6.43: el ataque ha tenninado 7.05: Tomonaga comunica por radio que es necesario realizar un segundo ataque

6.00

6.00: 16 B-17 al mando del Tte. Col. Sweeney son desviados de su previsto ataque contra la fuerza de invasión de Midway y enviados hacia el norte

6.30: comienza el ataque japonés contra la isla de Midway

t - - . . . Ataques aéreos japoneses (A6M, B5N2, 03Al) ____ Fuerza aérea con base en la isla de - - - - Midway B·26, TBF de la Martna, SBO y SB2U·3 del CE de Infanterla de Man· na - - . . . B·17 del Ejércijo con base en Midway SBO, TBO y F4F de las fuerzas de asal· to de portaaviones de la Marina de EE.UU.

67


LA BATALLA: 4 DE JUNIO ~De los 63 aviones que llevaba el Akagi en Midway, 21 eran bombarderos Nakajima B5N2 "Kate». Sin embargo, en la oleada de ataque lanzada contra la isla de Midway, los "Kates» fueron usados como bombarderos a nivel en los que se sustituyó el torpedo aéreo de 24 pulgadas que normalmente usaban por una bomba de 800 kg.

contra el portaaviones norteamericano a las 10.30. La pregunta que estaba en todas las mentes era la siguiente: ¿tendrían el tiempo suficiente, o atacarían los norteamericanos primero? Ojos ansiosos barrían el cielo intentando detectar el ataque aéreo que todos esperaban desde el avistamiento del portaaviones americano. Unos tres minutos más tarde, agudos ojos mirando a través de prismáticos a bordo del Chikuma detectaron un grupo de puntos negros en el horizonte que crecían rápidamente. ¡Allí estaban! No obstante, el optimismo continuaba reinando en el puente del Akagi y en el resto de la flota, pues todos creían que este ataque sería evitado tan fácilmente como los anteriores de la mañana. Pero según se acercaban a la flota los aviones norteamericanos, esa confianza comenzó a disiparse rápidamente. Cada vez era más evidente para Nagumo y su gente que eran demasiados aviones para que procedieran solamente de un portaaviones enemigo. Rápidamente se dieron órdenes para acelerar los preparativos para el lanzamiento del primer asalto, pero ya era demasiado tarde. Los aviadores de la Marina de EE.UU. habían sorprendido a los portaaviones japoneses en el momento en que eran más vulnerables, y exactamente en la situación que Spruance había esperado (en pleno repostado y rearmado de sus aviones). Sin saberlo Nagumo, la suerte de los portaaviones, sus aviones, y sus pilotos estaba echada. A la aparentemente invencible Fuerza de Asalto de Portaaviones apenas le quedaba una hora de vida.

El valiente sacrificio Spruance había previsto reunir a todos los aviones de la Fuerza de Asalto de la 16 FE en una gran formación antes de proceder al ataque de los portaaviones 68

de Nagumo. Por ello, los SBO fueron catapultados en primer lugar, ya que con su mayor radio de acción podían permanecer volando en círculos sobre la FE, consumiendo combustible, mientras los «Wildcats» y «Oevastators», de menor alcance, despegaban y se unían a la formación. Pero el descubrimiento del avión de reconocimiento del Tone dando vueltas en el horizonte, le obligó a cambiar de opinión. Temiendo que la fuerza de asalto perdiera el elemento sorpresa, Spruance ordenó al CC Wade McClusky, que ya había despegado con sus 33 SBO, que partiera inmediatamente, dejando a los torpederos y cazas que le siguieran. Aunque de esta forma McClusky fue privado de cobertura de los cazas, estaba claro que los «Wildcats» serían mas necesarios para proteger a los pesados y altamente vulnerables TBO. Poco antes de las 8.00, McClusky viró al sudeste dirigiéndose hacia la posición prevista de la fuerza de Nagumo. Iba seguido por los bombarderos en picado del Hornet y sus cazas, y por el escuadrón VT-8 de Waldron. Mientras los aviones del grupo de asalto del Hornet despegaban, los «Wildcats» del Enterprise se mantenían en círculo sobre el portaaviones, esperando que el último TBO del VT-6 despegara. Con su partida, la fuerza de asalto había quedado dividida en cuatro agrupaciones distintas: los SBO de McClusky, los SBO Y4F4 del Hornet y los dos escuadrones bombarderos de torpedos. Además, la aparición de capas de nubes aumentaba la dificultad de que los bombarderos en picado y los cazas, volando a 19.000 pies, pudieran observar a los torpederos, que se mantenían en vuelo rasante. Los «Wildcats» del VF-6 habían recibido la orden de proteger al VT-6, pero en la confusión ocasionada por la capa de nubes, el Tte. Gray había perdido sin saberlo al escuadrón VT-6, y acabó dando cobertura a los VT-8 de Waldron. Este no conocía


EL VALIENTE SACRIFICIO

• Se pueden ver aquí a primeras horas de la mañana del 4 de junio al USS Hornet y a sus buques de protección que comprenden el crucero ligero AtIanta a la izquierda, un crucero pesado de clase New Drleans en el centro, y el destructor Phelps. (Vía Robert C. Stern)

la eñal previamente establecida mediante la cual los cazas de Gray iniciarían el descenso en ayuda del VT-6 ' .. consecuentemente, los dos escuadrones de aviones rorpederos, acabaron atacando a los portaaviones japoneses sin el apoyo de los aviones de caza. Cuando se efectuó el despegue, ni Spruance ni Fletcher habían recibido aún una posición actualizada de la fuerza de Nagumo desde el primer contacto efecruado por Ady. Desconocían, por tanto, el cambio de curso de Nagumo, alejándose de Midway y su posterior marcha hacia el norte para acercarse al grupo de portaaviones norteamericanos, por lo que la Fuerza de Asalto de la 16 FE procedía en ruta directa hacia la posición estimada de los portaaviones de Nagumo, en la errónea presunción de que este seguía manteniendo su rumbo sureste hacia Midway. Previendo que el contacto con el enemigo se efectuaría entre las 9. 15 y 9.39, los bombarderos en picado y cazas del Hornel llegaron a la posición prevista, encontrándose sobre una amplia y vacía extensión del Pacífico. Manleniéndose el mismo curso, Ring había decidido, erróneamente como se vería después, que Nagumo debería haberse trasladado más hacia el sur, en dirección a \1idway. Consecuentemente, los SBD y F4F del grupo aéreo del Hornel se alejaron aún más de la posición aClual de Nagumo. Incapaz de localizar la flota japonesa y escaso de combustible, Ring dirigió a algunos SBD de vuelta al portaaviones, mientras otros aterrizaban en Midway. Sin embargo, todos los «Wildcats» e verían forzados a amerizar puesto que, uno detrás • CC John C. Waldron, que f ue jefe del escuadrón VT-8 a bordo del Hornet, y dirigió el primero de los ataques realizados por los aviones

de otro, sus depósitos se quedaron sin combustible. Siguiendo su propio presentimiento, Waldron dirigió su escuadrón durante solamente una parte de la ruta identificada, antes de cambiar el curso y poner rumbo noroeste. En las últimas instrucciones dadas a sus hombres, les había confiado que pensaba que, una vez Nagumo se hubiera percatado de la presencia de los portaaviones norteamericanos, cambiaría su ruta y su rumbo. Les dijo que él hubiera hecho lo mismo y pidió a sus hombres que le siguieran porque sabía donde iba. Waldron no se hacía ilusiones acerca de las perspectivas de la supervivencia de su escuadrón, y les dijo que si uno solo de ellos sobrevivía a la aproximación, quería que continuara la pasada y consiguiera un impacto. Dirigiendo a su escuadrón en linea recta, Waldron encontró a la flota japonesa exactamente

de los portaaviones contra la flota japonesa. Los 15 aviones de Waldron fueron derribados. (Archivos Nacionales de EE.UU.)

69


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

Ataques aéreos contra los portaaviones de Nagumo, 9.20- 1

3t' N

Aunque se intentó efectuar un ataque coordinado, los SBO y TBO del Yorklown se separaron. Una vez más la mayoría de los aviones fueron derribados, sobreviviendo solamente dos de ellos. Sin embargo, el sacrificio de los TBO no habia sido en vano. Al atraer a la CAP. iaponesa (cobertura de los cazas) hasta el nivel del mar, habían dejado los cielos oespejados para los bombarderos en picado que volaban encima de la flota

De los 14 TBD del VT-6 que atacaron a los portaaviones japoneses solo cuatro sobrevivieron y regresaron al Enterpnse

. / Kaga alcanzado 4 veces 10.16-10.28 ' " Akagi alcanzado 2 veces

I~ ~ W7r K

VT-3

/

Soryu alcanzado 3 veces -------~

(12) 30' N

09.55

A las 9.20 el grupo aéreo TF-16 llegó a la posición prevista de la flota de Nagumo, desconociendo que éste habia variado su curso hacia el norte

El Tte. John Waldron, J. de la fonmación, siguiendo su propio presentimiento dirige al VT-8 al lugar donde cree que se encuentra Nagumo y ataca a los portaaviones japoneses. Todos los aviones del VT -8 son abatidos

VB-8 y VS-8 (35) 29' N t 80'

70

t 79' O

No habiendo localizado a Nagumo, el Jefe S. Ring determinó que los japoneses se habían dingido a Midway para recuperar la fuerza de asalto de Tomonaga. Como consecuencia de ello, esta importante fuerza no tomó parte en la batalla


EL VALIENTE SACRIFICIO

'.00

No habiendo conseguido avistar a Nagumo en la posición prevista, el jefe de la formación Wade McClusky viró hacia el t - - , - - ---j norte con sus aviones. Sin embargo, hasta las 9.55 no vio la estela del destructor Ararhi rumbo al noreste. Siguiendo ese mismo rumbo, encontró a la flota japonesa algunos momentos después

N

t SON de bombarderos torpederos SON de bombarderos en picado SON de cazas SON de reconocimiento (SBO) Bombarderos torpederos SBO "Oauntless» Bombarderos torpederos TBO "Oevastator» Cazas F4F "Wildcat» Cazas "Zero» Oaponeses) Bombarderos en picado "Val» Oaponeses) Enterprise Yorktown Homet 178' O

donde creía que estaría, A las 9.20, los quince «Devastators» del escuadrón VT-8 comenzaron su solitario y suicida asalto a la flota enemiga. Mientras la fuerza de Nagumo aceleraba en su nuevo rumbo, sus buques se desplegaban para proporcionar la máxima cobertura defensiva a los portaaviones en caso de un ataque aéreo. En la vanguardia de la flota el crucero ligero Nagara dirigía a los destructores que protegían el avance de la flota situándose delante de ella y sus flancos. En la retaguardia del Nagara, navegando en línea, iban los rápidos buques de guerra Kirishima y Harona, flanqueados a babor y estribor por los portaaviones Akagi e Hiryu y Kaga y Soryu respectivamente. Los buques estaban colocados de forma que sus baterías pesadas antiaéreas pudieran defender a los portaaviones. Los cruceros pesados Tone y Chikuma proporcionaban cobertura de flanco al grupo interior de buques de guerra y la pantalla de fuego antiareo exterior. No menos de 50 «Zeros» habían despegado para proporcionar una exhaustiva patrulla aérea. Tan pronto como el escuadrón de Waldron fue detectado a las 9.20, los cazas viraron rápidamente acelerando hacia los aviones torpederos que se aproximaban. Alabeando, Waldron señaló a su escuadrón que comenzara el ataque. Debido a que no pudo comunicar a los «Wildcats» de Gray que descendieran en su ayuda, éstos se encontraban volando inútilmente a 20.000 pies encima de él por lo que su ataque se realizó sin la cobertura de los cazas. Parece ser que intentó tomar como objetivo el Akagi, pero ocho millas antes de llegar a la flota, el primero de los «Zeros» se lanzó sobre el escuadrón que volaba a· baja cota abatiéndoles con una lluvia de fuego de ametralladora y de cañón. En unos segundos habían derribado a cuatro de ellos. Los supervivientes que continuaban acercándose se encontraron con una cortina de fuego antiaéreo que des-

.... 5 minutos fueron suficientes para que el equilibrio del poder naval en el Pacífico cambiara para siempre. Entre las 10.20 y las 10.25 de la mañana del 4 de junio de 1942, los bombarderos en Picado de las FE 16 Y 17 destruyeron tres de los portaaviones del almirante Nagumo. El Hiryu les seguiría más tarde ese mismo día. De un solo golpe, los

«Dauntless» de la Marina de Estados Unidos habían eliminado la superioridad japonesa de la fuerza aérea naval. Esos cinco minutos transformaron a un imperio en el zenit de su poder, en otro que encaraba la derrota y su inevitable ruina. Por esta razón la batalla de Midway es una de las más decisivas que se hayan librado jamás. 71


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

.... Los pilotos del escuadrón VT-8 posan para la cámara a bordo del Hornet poco antes de su fatal ataque contra los portaaviones japoneses en Midway. Solamente el Alf. George Gay, cuarto empezando por la izquierda en la fila anterior, sobrevivió al ataque. Agarrado a uno de los restos del naufragio, fue testigo del resto de la batalla desde el agua. (Marina de EE.UU.)

garró las células de los aviones matando a sus tripulantes. Fuchida, que observaba el acontecimiento desde el buque insignia, relataría cómo «en un momento determinado, uno de los puntos en el cielo estalló en llamas y seguido por una estela de humo negro cayó al agua». Aunque todos los TBDs fueron derribados hubo un superviviente. El alférez George Gay, que volaba en el último «Devastator», contaría posteriormente cómo, mientras volaba a través del fuego antiaéreo rumbo al Akagi, oyó los gritos de su ametrallador que era alcanzado por el fuego de los «Zeros» que estaban a su cola. Aunque había sido herido por un proyectil de cañón de 20m m en el pie izquierdo y su avión estaba acribillado y agujereado, consiguió soltar su torpedo. Tirando de la palanca sobre el portaaviones, casi chocó contra el puente, antes de que el fuego de los «Zeros» que le perseguían le estrellara contra el mar. Gay consiguió abandonar su avión «Devastator» que se hundía y, agarrándose a una balsa salvavidas hinchable, consiguió salir de los restos del naufragio, convirtiéndose así en un espectador inconsciente de los dramáticos sucesos de las siguientes horas. Aunque se anunció el derribo de los quince aviones torpederos, los trabajos de preparación de la fuerza de asalto continuaron. En medio de violentas maniobras defensivas, los aviones continuaban llegando desde el interior siendo colocados en la cubierta donde se calentaban los motores. Nagumo necesitaba un periodo de relativa calma para poder hacer despegar a sus aviones, pero el valiente sacrificio del VT-8 había obligado a los portaaviones a perder unos minutos vitales en la acción defensiva. Este retraso fue agravado cuando se comunicó que otra formación enemiga había sido detectada. En rumbo a la flota estaban los catorce «Devastators» de Lindsay del escuadrón VT-6. 72

Desde el Akagi daba la impresión de que intentaban efectuar un ataque concertado por ambas proas, en una sola columna. Aunque los cazas de cobertura designados permaneCÍan aún volando a gran altura encima de ellos, Lindsay no dio la señal que hubiera hecho descender a los «Wildcats» de Gray y caer sobre los «Zeros» que en ese momento irrumpían sobre las dos columnas. Mientras los «Devastators» continuaban acercándose a la flota en vuelo rasante sobre la cresta de las olas, los cazas japoneses iniciaron el destrozo de los torpederos norteamericanos. Desgarrados por el fuego de los proyectiles, explotaban, se desintegraban y, finalmente, caían al mar. Cuando consiguieron llegar al punto de suelta de los torpedos destinados al Akagi, solamente quedaban siete bombarderos en vuelo. Sin razón aparente viraron alejándose del buque insignia y dirigiéndose hacia el Hiryu. Entre una lluvia de fuego antiaéreo lanzada desde los buques de guerra, y perseguidos por los «Zeros», los siete aviones supervivientes lanzaron sus torpedos al portaaviones Yamaguchi que, virando bruscamente a babor, consiguió evitarlos. Mientras los TBD se alejaban de la flota, tres más fueron derribados, y sólo cuatro consiguieron volver al Enterprise. Apenas habían aterrizado los «Zeros» para repostar y rearmarse cuando, a las 10.15, vigías del Akagi avistaron otra formación de ataque de bombarderos torpederos que se aproximaban. A diferencia de los dos ataques anteriores, el contingente formado por los doce «Devastators» de Massey, del Yorktown, formaban parte de un grupo de asalto cohesivo. Además de una pequeña formación de cazas compuesta por seis «Wildcats» al mando de Jimmy Thach, mucho más arriba volaban los diecisiete bombarderos en picado de Leslie. La intención era realizar un asalto combi-


NÉMESIS

nado sobre los buques de guerra japoneses con la esperanza de hundir sus defensas para, de esta forma, aumentar la probabilidad de que al menos algunos consiguieran penetrarlas. Todo iba bien, durante la aproximación norteamericana a la fuerza japonesa. La visibilidad era buena, ya que cuando se estableció el primer contacto visual a unas cuarenta millas, se vio cómo los buques de Nagumo maniobraban bruscamente, denotando visiblemente que estaban bajo amenaza de un ataque. Pero mientras el grupo del Yorktown se desplegaba preparándose para la acción, los bombarderos en picado se encontraron con una densa nube y se perdió el contacto por radio con los TBD y F4F que estaban debajo de ellos. Para Massey y sus once aviones, lo que sucedió a continuación no fue sino una repetición de la matanza ocurrida en los anteriores ataques de los «Devastators». La presencia de los «Wildcats» de Thach resultó estéril. Había tantos «Zeros» en vuelo que una vez que los cazas americanos se enzarzaron en un combate aéreo con algunos de los aviones japoneses, quedaron más que suficientes para atacar a los aviones torpederos de Massey impunemente. De los doce «Devastators» que iniciaron la aproximación, solamente quedaban siete en el aire unos minutos más tarde para efectuar la pasada final hacia sus objetivos. Dos más, incluyendo el avión de Massey, explotaron en el aire al entrar en una lluvia de fuego lanzada desde los buques. Los cinco restantes continuaron dividiendo sus ataques contra el Hiryu y el Kaga, pero frente a la muralla de fuego antiaéreo devastadora y a los omnipresentes «Zeros», sus torpedos, una vez lanzados, pasaron desviados lejos de sus objetivos. Liberados del peso de sus bombas, los TBD supervivientes intentaron escapar desesperadamente, pero dos más caerían al mar envueltos en llamas y otro se desintegraría mientras cruzaba la última cortina de buques. Sólo dos de los «Devastators» del escuadrón VT-3 volvieron para aterrizar en la cubierta del Enterprise a las 10.20. Némesis En el puente del Akagi había un macabro sentido de satisfacción mientras el último TBD se alejaba trabajosamente de los portaaviones. Una vez más, oleada tras oleada los aviones torpederos norteamericanos que habían sido lanzados contra la Primera Flota Aérea habían sido destruidos sin sufrir daños. Ahora era el momento de la represalia. Sin más demora, Nagumo ordenó a todos los portaaviones que se aproaran al viento y se prepararan para el despegue. ¿Quién podía dudar, que con la crema de los pilotos del Rengo Kantai, a punto de despegar de las cubiertas de los

cuatro portaaviones, Japón estaba al borde de conseguir la decisiva victoria que tanto anhelaba? Sin embargo el sacrificio de los 37 aviones torpederos norteamericanos y sus tripulaciones no había sido en vano. Mediante sus continuos ataques, los escuadrones TBD habían desbaratado completamente la integridad de la pantalla defensiva establecida alrededor de los portaaviones de Nagumo. Más importante todavía, sus ataques a baja cota habían bajado la pantalla de cobertura de los cazas «Zero», desde una altitud entre media y alta, donde ellos normalmente patrullaban, hasta el nivel del mar. Esto dejaba los cielos por encima de la flota desprotegidos y a los portaaviones totalmente vulnerables al ataque de los bombarderos en picado de EE.UU., escondidos en las nubes que estaban sobre ellos. Los motores del grupo de asalto de los cuatro portaaviones rugían al máximo, mientras los pilotos esperaban la señal de despegue. Casi en el mismo momento en el que Nagumo daba la orden de despegue a la fuerza de asalto, un vigía del Kaga establecía su primer contacto visual con los bombarderos norteamericanos que descendían en picado. Eran las 10.20. Sobre ellos estaban los escuadrones de SBD de McClusky y Leslie. El primero de ellos estuvo a punto de no poder llegar. Inicialmente había procedido hacia la posición estimada de Nagumo, pero al no encontrarle en ella, decidió, a diferencia de Ring, volar hacia el norte en vez de hacia el sur. Dado que ya había consumido la mitad de su combustible, la decisión de continuar fue mu y valiente, puesto que si los japoneses no eran detectados pronto, todo el escuadrón tendría que amerizar. Poco después de las 10.00 McClusky vio la débil estela de un destructor japonés dirigiéndose rápidamente hacia el norte. Siguiendo su mismo rumbo, fue prontamente premiado con el avistamiento de tres de los portaaviones que estaban siendo atacados. Aunque el camino de Leslie hasta la flota había sido más directo, también había tenido algunos incidentes. Durante el armado de sus bombas, algunos circuitos eléctricos defectuosos habían ocasionado que varios SBD, incluyendo el de Leslie soltaran sus bombas. Cuando ambos grupos de SBD localizaron finalmente la flota japonesa, los de Leslie se aproximaron desde el sureste mientras los de McClusky lo hacían desde el suroeste. Estas aproximaciones dieron a los pilotos diferentes perspectivas de las posiciones de los portaaviones enemigos, ocasionando una discusión que continúa hasta hoy mismo, acerca de cuáles aviones impactaron a cuáles portaaviones. Nuestro relato no tiene esvacio suficiente para investigar sobre las reivindicaciones de cada uno de los grupos. No es necesario decir que tales cuestiones no tenían ningún 73


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

sentido para los ocupantes de los portaaviones japoneses, que se convirtieron en los blancos y en las vÍCtimas de los «helldivers» norteamericanos. Solamente unos cuantos disparos esporádicos de fuego antiaéreo saludaron al primero de los «Dauntless» mientras aparecía desde el sol como un rayo. El Kaga fue él primero en ser alcanzado, sin duda al verse los pilotos atraídos por su enorme tamaño. Cuatro bombas bastaron para que quedara reducido a una ruina en llamas en cuestión de minutos. Las tres primeras no le alcanzaron, pero la cuarta cayó justamente en medio de una masa de aviones totalmente armados y llenos de combustible que esperaban para despegar en la parte posterior de la cubierta de vuelo. En la erupción del combustible y las bombas, los tripulantes murieron incendiados en sus carlingas, mientras la cubierta de vuelo se transformaba en una masiva pira funeraria. El combustible ardiendo se introdujo desde la cubierta hasta los niveles inferiores, llenando los pasillos y cortando el paso a los tripulantes. Otras dos bombas cayeron cerca del elevador anterior, y una de ellas penetró hasta el nivel de los hangares donde los aviones de la segunda oleada estaban siendo repostados y armados. La explosión hizo detonar sus depósitos de combustible y la gran cantidad de bombas de

74

800 kilos que habían sido descuidadamente apiladas durante el primer rearmado a primeras horas de la mañana. La explosión del combustible de alto octanaje transformó los hangares en un gran incendio, matando a los mecánicos y armeros que allí se encontraban trabajando. La cubierta se convirtió en un infierno cuando la explosión de la cuarta bomba generó una onda expansiva tal que rompió un depósito de combustible de proa que, al explosionar, mató al Cap. Okada y a su EM, que se encontraban en el puente. El primer oficial del Kaga tomó el mando, pero estaba claro que los equipos contraincendios entablaban una batalla perdida, pues el barco ardía de proa a popa. Las ametralladoras antiaéreas comenzaron a disparar por su cuenta debido a que el inmenso calor había desbloqueado sus recámaras. Todas las luces se apagaron, al cortarse la corriente eléctrica y el portaaviones se empezó a escorar. Durante tres horas los equipos contraincendios intentaron controlar las llamas que asolaban lo que ya no era sino poco más que un casco en llamas. El buque se calentó tanto que incluso la pintura comenzó a arder en lo poco que quedaba de la superestructura. Aunque muchos tripulantes habían saltado ya por la borda, el Cap. Amagai no dio la orden de abandonar el buque hasta las 16.40.


NÉMESIS

• El Akagi antes de recibir los impactos de tres bombas procedentes de los SBD del VF-8 al

mando del Tte. Richard H. Best. El Akagi fue alcanzado a las 10.26. (Marina de EE.UU.)

A esta hora el Kaga quedó abandonado a su suerte y solo, mientras los destructores Maikaze y Hagikaze recogían a los supervivientes. Un ataque efectuado por el submarino Nautilus de US contra el Kaga (confundido con el Soryu) no parece haber contribuido a su hundimiento. El final no llegó hasta las 19.25 en que los observadores vieron cómo su casco se desgarraba por dos grandes explosiones ocasionadas cuando las llamas alcanzaron la santabárbara. Poco después el casco en llamas giró sobre sí mismo y se hundió en las profundidades, llevándose con él más de 800 tripulantes y prácticamente todos sus aviones y tripulaciones aéreas. El Akagi corrió una suerte similar. El primer «lero» iniciaba su despegue cuando se vieron tres SBD descendiendo en picado hacia el buque insignia. El primero soltó su bomba a 2.500 pies pero ésta no impactó con el barco y cayó al mar por el lado de estribor. El segundo alcanzó el blanco, explosionando cerca del elevador posterior retorciéndole de tal manera que cayó en el hangar situado debajo. El tercero cayó entre los apiñados aviones que esperaban para despegar en la parte posterior de la cubierta, explosionando y ardiendo en medio de una sábana de combustible incendiado que hacía explosionar las bombas e incine-

El Akagi. Como buque insignia de la Primera Flota Aérea, el Akagi fue también el buque de mando del Al. Nagumo, aunque las instalaciones de radio a bordo del portaaviones eran completamente inadecuadas para una misión tan importante. flustración de Jan Suermondt.

75


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

.. Con los frenos aerodinámicos desplegados los «Dauntless» comienzan sus picados con motor desde 15.000 pies, sobre

los portaaviones japoneses situados debajo. El Akagi, Kaga y Soryu fueron alcanzados con una diferencia de escasos minutos.

raba a la elite de la flota aérea en sus asientos. La parte posterior del portaaviones se transformó en un pavoroso incendio, comparado por uno de los supervivientes a un infierno en llamas. Cuando estas alcanzaron el nivel de los hangares, las bombas allí apiladas explotaron, junto a los aviones de la segunda oleada que aún estaban siendo armados. En unos minutos, todos los niveles del portaaviones estaban también

en llamas e incomunicados. Apenas diez minutos después del ataque, el mecanismo de dirección falló. De cuando en cuando podían sentirse más explosiones en el interior del buque. Cuando llegó al puente la noticia de que incluso los pasadizos de escape inferiores estaban incendiados, Nagumo fue aconsejado de que trasladara su puesto de mando a otro buque. El desventurado almirante miraba a uno y otro lado como si estuviera en trance, incapaz de comprender por qué la suerte de su orgullosa y poderosa flota había cambiado tan rápida y brutalmente en escasamente cinco minutos. Cuando finalmente fue conducido fuera del puente, Nagumo y su EM tuvieron que abandonarlo deslizándose por una cuerda que colgaba de una de las ventanas. Situado su mando en el Nagara, el almirante y su personal contemplaban al buque insignia envuelto en llamas mientras el crucero ligero se alejaba a gran velocidad. Hasta la mañana siguiente el mismo Yamamoto no dio orden de asestar el golpe de gracia al casco que aún continuaba ardiendo. Amanecía cuando cuatro destructores lanzaban sus torpedos contra el poderoso buque que se deslizó entre las olas. Una última gran explosión señaló su muerte mientras se dirigía a las profundidades, llevándose con él a cerca de 300 tripulantes. Los observadores a bordo del Soryu apenas habían tenido tiempo de reaccionar por las explosiones a bordo del Kaga cuando ellos, también, fueron víctimas de los «helldivers». Tres SBD descendieron en picado desde el cielo instantes después de las 10.25, para depositar sus bombas a lo largo de la cubierta de vuelo. Los relatos difieren en cuanto al lugar exacto en que cayeron las bombas, pero parece ser que la primera explotó entre los elevadores 2." y 3. La segunda impactó justamente delante del elevador anterior, atra0

~ Un SBD del Edron. VI'-3 se recupera a bordo del Hornet sin haber participado en la batalla. La escasez de combustible tuvo como consecuencia que los cazas de escolta que protegían a los Dauntless se vieran obligados a amerizar. Solamente los TBD del grupo aéreo del H ornet atacaron a la flota de portaaviones japonesa. (Marina de EE.UU.)

76


EL FIN DEL YORKTOWN

vesó la cubierta de vuelo y llegó hasta el nivel del hangar inferior explotando entre los aviones que estaban allí aparcados. La consiguiente detonación originó la explosión de los depósitos de bombas y de combustible, vaporizando todo lo que había dentro de los hangares y generando un calor tan intenso que, en poco tiempo, incluso el metal comenzó a derretirse. Fue tal la fuerza de la explosión que el elevador anterior fue sacado de su estructura yendo a estrellarse contra la torreta. Simultáneamente, la tercera bomba caía en la cubierta posterior entre los aviones que allí esperaban, transformándola, como en el Kaga y Akagi, en otra pira funeraria para los aviadores de elite de la flota aérea. Veinte minutos más tarde una intensa explosión desgarró los interiores del buque, lanzando un gran número de hombres al agua. Fue tal la destrucción y ferocidad del incendio a bordo del Soryu, que media hora después del ataque sus motores se habían parado, se había quedado sin dirección y estaba en llamas desde la proa hasta la popa. Viendo que todo estaba perdido, el capitán dio la orden de abandonar el buque. Los destructores Hamakaze e Isokaze se acercaron al casco en llamas para recoger a los supervivientes. Los intentos realizados para convencer al Cap. Yanagimoto de que desalojara el puente fueron inútiles, y aún continuaba a bordo con su espada en la mano cuando, a las 19.13, una ~erie de grandes explosiones sacudió al portaaviones. Este se hundió poco después, llevándose consigo a 718 hombres. El fin del Yorktown Nagumo había devuelto el mando al contralmirante Abe Hiraoki a bordo del Tone, que a su vez ordenó a Yamaguchi y al hasta entonces ileso Hiryu realizar un contraataque contra los portaaviones norteamericanos. A las 10.58 la primera de las dos oleadas fue enviada desde el Hiryu; estaba compuesta por 18 bombarderos en picado escoltados por seis "Zeros» y dirigidos por el formidable Tte. Kobayashi. Iban guiados por las transmisiones de radio del avión flotador número 5 del Chikuma que vigilaba a la 17 FE. Poco antes del mediodía, mientras el Yorktown se preparaba para recuperar sus bombarderos en picado y repostar sus cazas, el radar detectó la aproximación del grupo de asalto de Kobayashi. Una patrulla de combate compuesta por doce cazas estaba ya en vuelo y otros quince repostaban en cubierta cuando se recibió la orden de despegue. Los bombarderos en picado recibieron la orden de mantenerse alejados y el portaaviones se preparó para el ataque. Se cerraron todas las bombas de combustible y el sistema de contención de fuego de ácido carbónico fue preparado.

Los buques escoltas del Yorktown se acercaron para unir la potencia de su fuego a la del portaaviones. Desde la 16 FE se enviaron más cazas, de tal forma que ha.bía 28. «Wildcats» disponibles para enfrentarse a los aVIOnes Japoneses. Cuando se aproximaban volando a 10.000 pies de altura, los bombarderos en picado "Va¡" fueron atacados por los "Wildcats» y diez de ellos, incluido el de Kobayashi, fueron derribados. La densa cortina de fuego antiaérea enviada por la fuerza expedicionaria derribó a otros tres, pero cinco consiguieron sobrevivir. Eran suficientes para ocasionar el daño y lanzándose en picado sobre el Yorktown tres bombas encontraron sus blancos. La primera explosionó en la cubierta del portaaviones haciendo un gran agujero y ocasionando fuegos que rápidamente se extendieron por debajo de la cubierta. La segunda penetró por la chimenea y explotó en la sala de máquinas, dejando solamente una de las calderas funcionando , y destrozando el radar del puente, los sistemas de comunicaciones y de la sala de navegación. La tercera atravesó la cubierta y explotó en las entrañas del buque; sin embargo, la correcta utilización del sistema de ácido carbónico y de las inundaciones selectivas impidieron la explosión de los cercanos depósitos de combustible y de la santabárbara. Viéndose incapaz de mantener el mando sobre la FE, Fletcher cambió su puesto al crucero Astoria. Sin embargo, aunque el Yorktown estaba severamente dañado, fue puesto de nuevo rápidamente en acción. A las 13.40 cuatro de sus motores estaban funcionando, los incendios habían sido apagados y podía mantener una velocidad de 20 nudos. Se habían improvisado reparaciones en la cubierta de vuelo y comenzó a recuperar y repostar a sus aviones de ¡caza, preparándose para enfrentarse a la segunda oleada del Hiryu. Mientras tanto el avión de reconocimiento "Judy» que había sido enviado algunas horas antes desde el Soryu para vigilar a la fuerza norteamericana, había sido recuperado a bordo del Hiryu; Yamaguchi había recibido la dramática noticia de que había tres portaaviones norteamericanos y no los dos que esperaban, por lo que decidió lanzar su segunda oleada de ataque rápidamente. El jefe de asalto elegido fue el mismo Tte. Tomonaga que había dirigido el ataque a Midway a primera hora del día. Aceptó sin dudarlo, aunque sabía que el viaje era sólo de ida ya que no había habido tiempo suficiente para reparar los daños sufridos en el ala izquierda de su avión. La rápida disminución de los aviones japoneses podía verse en el hecho de que solamente disponían de dieciséis aviones, e incluso algunos de ellos eran los que se habían recuperado del Kaga y Akagi. Diez aviones torpederos 77


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

D Los preparativos para el despegue inminente de la oleada de ataque japonesa contra la fuerza de portaaviones de EE.UU. están en todo su apogeo, cuando los vigías detectan los primeros bombarderos en Picado «Dauntless» a las 10.20. El Akagi inicia un máximo viraje defensivo, mientras el VB-6 del Tte. Richard Best, del Enterprise, se lanza en Picado desde 15.000 pies seguido por otros dos aviones en el mismo momento en que el primer «Zero» inicia su carrera de despegue por la cubierta. La primera de las tres bombas no consigue impactar, cayendo a unos 1O metros a babor

buque. La segunda bomba alcanza al Akagi a las 10.22 en medio del elevador central, atravesando la cubierta y explotando en el hangar situado debajo. Esto hace detonar las bombas y torpedos amontonados descuidadamente, la explosión es suficiente para retorcer elevador central, deformándole, sacándole de sus montantes y haciéndole caer sobre el nivel inferior de los hangares. La tercera bombo cae en el

Clave VERDE: Bombarderos en Picado Douglas SBD «Dauntless» del Edron. VB-6

1 repostados. La presencia de las mangueras de combustible en la cubierta y de grandes cantidades de bombas almacenadas que aún no han sido devueltas a los polvorines del barco, transforman la parte posterior de la cubierta de vuelo en un inmenso incendio. D A las 10.36 la velocidad del Akagi se ha reducido a 12 nudos y sólo tiene dos cañones AA de 25 mm operativos. El

78

fuego se extiende rápidamente y las averiadas bomoas son incapaces de proporcionar el agua necesaria para sofocar las llamas. Seis minutos más tarde todos los motores se paran. A las 10.43 los cazas . Zero» aparcados delante y al lado del puente estallan,

borde de la parte posterior de la cubierta del lado de babor, donde explota en medio de los bombaráeros . Kate» y . Val» a!lí aparcados y que están slenáo

4


EL FIN DEL YORKTOWN

dejando las instalaciones de mando del buque inofJerativas. Con el fu ego extendido por todos los pasadizos del interior, e incapaz de controlar la destrozada flota de fJortaaviones, Nagumo de ma7a gana acepta evacuar el buque, pasando a bordo del destructor de protección Nowaki, antes de trasladar su puesto de mando al crucero 1Jgero Nagara. D Con la sala de máquinas inoperativa y las llamas invadiendo el buque, el Cap.

Aoki llama a los destructores Arashi y Nowaki para que evacúen a todos los tripulantes que no sea,n de los equiPos contraincendios. Tal es la ferocidad de las llamas que Aoki y su EM se ilesplazan a la cubierta del ancla desde donde intenta ejercer el mando sobre los equipos contraincendios sin éxito. El retrato del emperador es trasladado a las 13.38, y poco más tarde se paran los motores y el casco en llamas queda a la deriva. La evacuación de la tripulación

es fina lizada a las 16.00, por el Arashi y el Nowaki, pero hasta casi tres horas y media más tarde, Aoki no acepta lo inevitable y comunica a Nagumo que el Akagi no puede ser salvado y requiere autorización para hundirle. A las 20.00 los dos destructores auxiliares han evacuado a los últimos supervivientes. El Mientras tanto, Yamamoto, que ha interceptado el requerimiento de Aoki de hundir el buque, ordena que sea demorado, influido sin

La segunda bomba impacta en el elevador central a las 10.22 penetrando y explotando en "el hangar situado debajo

primera bomba cae al mar cerca del lado de babor aproximadamente a unos 30 pies del portaaviones El elevador central ha caído en la cubierta de los hangares situada debajo

duda por su apego sentimental al portaaviones del que una vez fuera capitán. Al mismo tiempo Aoki regresa al Akagi y se ata al ancla del buque, decidido a hundirse con él, pero es convencido de que baje y es evacuado por el Arashi. El Akagi se mantiene a flote durante toda la noche del 4 al 5 de junio, pero a las 4.50, Yamamoto, de mala gana, da la orden final de hundir el ennegrecido casco. Poco después de las 4.50, cuatro destructores se aproximan al portaaviones lanzándole varios torpedos. Poco antes del amanecer, el buque insignia de la flota de asalto de Pearl Harbor se hunde.

LA PÉRDIDA DEL AKAGI La destrucción del buque insignia japonés Akagi, desde las 10.26 horas hasta las 5.00, 4 de junio de 1942 79


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

.... Único portaaviones capaz de responder, el Hlryu lanzó un ataque contra el Yorktown a las 12.00. Esta extraordinaria fotografía fue tomada exactamente en el momento del impacto de una de las tres bombas que alcanzaron al buque . .... La siguiente secuencia de fotografías debería «leerse» junto con el diagrama de las páginas 82-3 para tener una secuencia completa de la suerte del Yorktown. Aquí se le ve maniobrando para evitar las bombas japonesas.

T Ya han comenzado los trabajos de reparación en la cubierta de vuelo del Yorktwn. Se ve en la cubierta el agujero

80

ocasionado por una de las bombas japonesas. Los trabajos como el que se ve aquí permitieron al portaaviones utilizar sus

aviones a tiempo para enfrentarse al segundo ataque japonés. (Vía Robert C. Stern)

T Nubes de humo procedentes del impacto de la bomba que penetró en la chimenea y que dejó inoperativas un gran número de calderas. Estos daños también obligaron a Fletcher a trasladar su puesto de mando al crucero Astoria. Pueden verse equiPos de rescate intentando reparar los daños. (Vía Robert C. Stern)


EL FIN DEL YORKTOWN

y seis «Zeros» de escolta fueron lanzados a las 13.3l. Aunque guiados de nuevo por el avión flotador del Chikuma, el grupo de Tomonaga había sido informado de que el Yorktown había sido dejado en llamas y echando grandes columnas de humo y se suponía que se estaba hundiendo. Por tanto, cuando llegaron a las proximidades del Yorktown y no vieron los daños causados en el anterior ataque, pensaron que estaban a punto de atacar al Hornet o al Enterprise. El radar había detectado el grupo japonés a las 14.30 y una vez más las cubiertas del portaaviones fueron despejadas rápidamente. Los doce «Wildcats» de la patrulla aérea de combate interceptaron a la formación en su aproximación y, al igual que la vez anterior, consiguieron derribar a varios atacantes, al igual que el fuego antiaéreo. Aunque cinco bombarderos y tres cazas resultaron abatidos, los atacantes continua-

ron hacia el Yorktown. Dirigidos por Tomonaga los cinco supervivientes se desplegaron para lanzar sus torpedos. Habiendo soltado el suyo, y sabiendo que no podría regresar, el jefe del ataque a Midway, estrelló deliberadamente su avión contra la cubierta de vuelo del Yorktown. Seguidamente dos torpedos alcanzaron el lado de babor del portaaviones a menos de 60 pies uno de otro, causando varias explosiones y fuegos. El portaaviones recibió una sacudida por efecto de los dos impactos deteniéndose; la corriente eléctrica se había interrumpido y el buque comenzó a escorarse hacia babor. Temiendo que el portaaviones volcara, el Cap. Buckmaster dio la orden de abandonar el buque a las 15.00, y unos 2.270 tripulantes fueron recuperados. Aunque abandonado, permaneció a flote siendo acompañado durante toda la noche por el destructor Hughes, pero allí continuaba a la siguiente mañana. Sin

~ El Yorktown poco después de las 12.20 parado en el agua. Sin embargo, la mayor parte de los fuegos han sido apagados, aunque aún emerge una pequeña columna de humo de la chimenea. (Vía Robert C. Stern) ~ A las 14.37, el Yorktown es capaz de navegar de nuevo y se prepara para el lanzamiento de ocho de los diez aviones de combate que quedan. (Vía Robert C. Stern)

~ Aunque la fotografía es muy granulada, ha captado el segundo ataque contra el Yorktown que fue realizado solamente por los bombarderos torpederos «Kate». Había sido tal el éxito de las reparaciones, que los japoneses creyeron que habían alcanzado a otro portaaviones.

• • i';;

"

::-!l! ""

_;t~<-'\,

-

• 4

""''"'_i' ,.,

t"'l.~ "

_

~

81


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

Un segundo «Val» es abatido durante su Picado y se estrella contra el mar a babor del Yorktown. La bomba, con un fusible de acción retardada, impacta la cubierta de vuelo en la zona y atraviesa la chimenea.

m

m

La tercera bomba penetra hasta el hangar a través del elevador n.· 1.

Clave VERDE: Ataque de los bombarderos en Picado «Val» D3A1 a las 12.00 horas. ROJo: Los «Kates» B5N2 armados con torpedos atacan a las 14.37 horas.

11

El segundo torpedo impacta a las 14.44 horas y destruye los depósitos de combustible de babor.

mEl primer torpedo impacta las 14.43 destrozando los depósitos de combustible de babor.

D A las 10.54 una primera oleada de 18 D3A1 escoltados por seis «Zeros» parte del lIiryu. Poco antes del mediodía el radar del y orktown detecta los aviones enemigos a 40 millas. Diez de los bombarderos en Picado son destruidos por los «Wildcats» del Yorktown que dejan a 8 «Vals» para enfrentarse a la densa cortina AA lanzada por el fOrtaaviones y sus escoltas. Seu sobreviven y consiguen lanzar tres bombas, la segunda de las cuales deja inoperativas cinco calderas 82

del portaaviones, reduciendo su velocidad a sólo 6 nudos. La tercera es sofocada por los eficace~ equi~os

contramcendios. D Veinte minutos después de la explosión de la segunda bom6a, el Yorktown queda inmóvil en el agua. Fletcher traslada su puesto de mando al crucero pesado Astoria a las 13.13. A fuerza de trabajo e ingenio, el Yorktown navega de nuevo a las 14.37 a 19 nudos, justo a tiempo para enfrentarse a la segunda oleada japonesa. Habiendo

despegado del Hiryu apenas una hora antes, esta disminuida fuerza compuesta por 10 torpederos «Kate» y seis aviones escolta


EL FIN DEL YORKTOWN

LA PÉRDIDA DEL YORKTOWN La epopeya del Yorktown, desde las 10.50 del 4 de junio hasta las 5.00 del 7 de·

. de 1942 Aproximándose en una senda curva, el primer «Val» en Picado se

«lero. , está dirigida por el Tte. Tomonaga. Como anteriormente, el radar desintegra bajo el fuego anteaéreo consigue dirigir a los del Yorktown, cayendo al mar «Wildcats» del CAP hacia la partido en tres pedazos; sin fuerza que se aproxima. Con embargo, la bomba los F4F inmovilizados por los lb' d «leros. , los «Kates. en a cu. ferta e supervivientes se apresuran y explostona Pl hacia la FE 17 vorando a baja cota. Aunque cinco de ellos son derribados por la «cortina de fuego . cuatro de ellos consiguen atravesarla y lanzar sus torpedos. Aunque consigue evitar a

dos de ellos maniobrando diestramente, el Yorktown recibe dos impactos. Sus depósitos de combustible de baoor quedan destruidos y el timón de dirección bloqueado; comienza una escora que llegaría hasta los 26 grados hacia babor. D Incapaz de mantener su estanqueidad, el portaaviones está en peligro de zozobrar, por lo que aproximadamente a las 15.00 el Cap. Buckmaster ordena que el barco sea abandonado. Cuatro destructores, Balch, Benhasn, Russell y Anderson, se acercan al Yorktown rescatando a 2.270 tripulantes, siendo

Cuando el Yorktown detecta el segundo ataque, sólo quedan diez . Wildcats » a bordo. De ellos sólo ocho tienen combustible suficiente para el combate y despegar para interceptar los aviones con los seis F4F del escuadrón VF-3 que ya se encuentran en vuelo patrullando.

abandonado seguidamente; Fletcher y Buclimaster fllponen que su escora es tal que su hundimiento es sólo nusti6n de tiempo. D Pero a la mañana siguiente

orktown continúa a flote. Se decide volver a bordo y se realiza un gran esfuerzo para rescatar el destrozado portaaviones. Nimitz envía al dragaminas Vireo y al remolcador Navajo en su ayuda y refuerza asimismo la pantalla antisubmarina alrededor del buque. A las 14.36 el Vireo comienza a remolcar al Yorktown hacia Pearl Harbor a una velocidad de 2 nudos, mientras a bordo del portaaviones el equiPo de

rescate aligera el barco de I!!so. O A las 4.10 con las primeras luces del 6 de junio, el submarino japonés 1-168 detecta al Yorktown protegido por seis destructores, pero hasta las 13.31 no puede disparar los torpeáos. El pnmero alcanza al destructor Hasnman que se hunde casi inmediatamente; dos torpedos pasan por debajo de la quilla del destructor e impactan en el interior del Yorfctown, pero

a pesar de todo, el /!!Jrtaaviones se niega a morir. Irónicamente, el agua que entra por el lado de estribor del Yorktown consigue nivelar su escora, y Buckmaster se muestra optimista. El portaaviones aguanta durante toda la noche, pero cada vez está mas claro que está sentenciado. El USS y orktown se hunde con los primeros rayos del sol, a las 4.58 del 7 de junio.

m

83


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

.... Los intentos de rescatar al Yorktown y remolcarle a Pearl Harbor fueron abandonados finalmente el 6 de junio tras ser torpedeado por el submarino japonés 1-168. Alcanzado por dos «peces», se vio claro enseguida que no tenía salvación. En las dos fotografías centrales se le ve muy escorado hacia babor mientras está rodeado por sus destructores de protección. Abajo: Con una escora cada vez mayor, los equiPos de rescate reciben la orden de abandonar el buque, aquí pueden verse descendiendo por el casco de estribor para ser recogidos por un destructor auxiliar. La cruz pintada en el casco señala la posición probable del impacto de un torpedo del submarino 1-168. (Vía Robert C. Stern)

+

-

---

",,'"

--~"" ~

-

.;..___

.. ~_....

~

__

-~'

.á..

_-::-'';.~.

_. _

."

embargo, la vida de este extraordinario buque no había terminado todavía. El Yorktown se negó a hundirse y continuaba a flote a la mañana siguiente, de forma que su capitán creyó que aún era posible recuperarlo. Hacia el mediodía del 5 de junio se puso a bordo un equipo de rescate, que ya había realizado grandes progresos cuando ocurrió el desastre. Esa misma mañana el Yorktown había sido detectado por uno de los aviones flotadores del Chikuma, y Yamamoto había ordenado al submarino 1-168 que estaba en las proximidades de la isla de Midway, donde había efectuado un bombardeo nocturno en la madrugada del 5 de junio, que «localizara y destruyera el portaaviones america84

,.

.•

,.' : w·.., ~.

.

"1".

.....1oit"'-

"" .. "'----

no». Poco después de las 13.00 del 6 de junio el submarino atravesó la pantalla formada por los cinco destructores alrededor del portaaviones y le disparó una andanada de cuatro torpedos. El destructor Hamrru¡,n, que estaba unido al portaaviones fue partido en dos por uno de los torpedos hundiéndose inmediatamente. Desgraciadamente, su rápido hundimiento disparó sus cargas de profundidad ocasionando la muerte de muchos de sus tripulantes que se encontraban en el agua. Dos de los torpedos alcanzaron al Yorktown, ocasionándole importantes daños que Buckmaster sabía que le privaban de cualquier esperanza de salvación. A pesar de todo, el obstinado portaaviones no sucumbi-


LA MUERTE DEL HIRYU

ría finalmente hasta las 6.00 de la mañana siguiente. el Hiryu y sus buques de protección sólo lograron opoCuando los supervivientes de la fuerza de asalto del ner una irregular cortina defensiva antes de que las Hiryu regresaban al portaaviones, éste fue detectado primeras bombas les alcanzaran. Bruscas órdenes propor uno de los diez aviones de reconocimiento que cedentes del puente hasta la sala de máquinas aumenFletcher había enviado en su busca. El Tte. Wallace taron la velocidad del Hiryu hasta 30 nudos, mientras hort le encontró junto a sus buques de protección a el timón giraba completamente a estribor. Desde los unas 100 millas al noroeste del Yorktown. Cuando SBD en picado, podía verse cómo intentaba hacer un pruance recibió la noticia a bordo del Enterprise, tomó círculo completo, pero fue inútil. Aunque pudieron la decisión de efectuar un asalto definitivo contra el evitar tres bombas, Némesis impactó con la número Hiryu. A las 15.30 el Enterprise envió una fuerza com- cuatro, seguidas por otras tres en rápida sucesión. Dos puesta por 24 «Dauntlesses» y el Hornet otros dieciséis. de ellas impactaron en medio del barco y las otras dos Los pocos «Wildcats» que habían sobrevivido al com- delante de la isla de cubierta. La primera de ellas enbate quedaron retenidos para defender a los porta- vió el elevador delantero contra el puente de la isla y aviones, por lo que los bombarderos en picado inicia- toda la cubierta por delante de ese lugar se convirtió ron el camino hacia su presa sin los cazas de cobertura. en un vasto incendio. Como anteriormente, las bomHacia las 16.30 el Hiryu había recuperado al resto bas penetraron en los niveles inferiores ocasionando del segundo grupo de asalto. Solamente habían regre- la explosión de las que estaban descuidadamente apisado tres «Zeros» y cinco «Kates». Los pilotos de los ladas, así como la erupción de los depósitos de comaviones torpederos estaban convencidos de que en vez bustible. Muchos hombres yacían muertos en la cude atacar de nuevo al Yorktown, podrían haber conse- bierta de vuelo y gran número de supervivientes de guido destruir otro portaaviones norteamericano. Ya- las primeras explosiones del interior sucumbieron demaguchi creía que con sus posibilidades reducidas a bido al espeso humo del aceite incendiado. El pequeuna proporción de uno contra uno, aún era posible ño grupo de asalto dispuesto en la parte posterior del resucitar la victoria de las cenizas del desastre de la portaaviones también voló desparramando combustimañana. Para ello ordenó que se preparara un tercer ble ardiendo por toda la cubierta y añadiendo aún más ataque aéreo. Sin embargo, los aviones disponibles no desgracia a los tripulantes. eran sino una pálida sombra del grupo aéreo del HirSuponiendo que el Hiryu estaba ya fatalmente tocaJU y de la fuerza de aviones de la Primera Flota Aérea do, los otros SBD dirigieron su atención hacia los bulanzada contra Midway apenas doce horas antes. So- ques de protección. El Haruna, Tone y Chikuma fueron lamente pudieron reunirse cuatro «Kates», cinco sometidos a un duro ataque, pero ninguno de ellos « als» y seis «Zeros» del total de la patrulla aérea de fúe alcanzado. Cuando los aviones norteamericanos combate, con sus correspondientes y exhaustas tripu- partieron, se intentó por todos los medios controlar laciones. No obstante, se dio la orden de repostarla y los incendios a bordo del portaaviones. Sin embargo, rearmarla para un ataque al amanecer. La cubierta del eran tales los daños, que todo el equipo contraincenHiryu se convirtió en un enjambre de actividad mien- dios había sido destruido y los tripulantes supervivientras se desplegaban las mangueras de combustible y tes solo podían transportar agua del mar en cubos las bombas, torpedos y munición para armar y equi- haciendo fila para controlar las llamas. Cuatro despar a la reducida fuerza de asalto. Mientras, las tripu- tructores se acercaron y echaron agua de mar con sus laciones tomaban un plato de bolas de arroz dulce an- mangueras al casco en llamas. Fue inútil; tras mantetes de la cena, que había sido anticipada a las 18.00. ner la velocidad durante algún tiempo después del Pero cuando los aviadores japoneses estaban a la mi- ataque, los motores se pararon finalmente cuando las tad de su comida, el primer «Dauntless» iniciaba su pi- llamas alcanzaron los niveles inferiores, matando a cado sobre el último de los portaaviones de Nagumo. muchos de los mecánicos que se encontraban allí trabajando. El calor ocasionó la ruptura de las placas inferiores del casco, lo que originó que se iniciara la La muerte del Hiryu inundación y la entrada de agua que hizo escorarse al Aunque en vuelo había una pequeña patrulla de com- Hiryu 15 grados. bate compuesta de «Zeros», éstos no detectaron los Una gran explosión a la 1.58, que ocasionó que los bombarderos en picado que se aproximaban, de for- fuegos aumentaran en intensidad, obligó finalmente ma que cuando los trece primeros SBD iniciaron sus al Al. Yamaguchi a abandonar el barco. Cuando se dio picados con motor, consiguieron una sorpresa total. la orden de reunión a las 2.50, la mitad de los tripuProcedían de la dirección del sol, como habían hecho lantes, de un total de l.500, habían conseguido sobreanteriormente con los otros portaaviones, con lo que vivir para presentarse. Mientras los oficiales y tripu85


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

lantes eran trasladados a los destructores que estaban a su lado, el Al. Yamaguchi y el Cap. Kaku se quedaron a bordo del maltratado barco, manifestando su intención de hundirse con él. Atándose al timón esperaron e! fin. A la orden de! Cap. Abe, el destructor Makigumo lanzó una andanada de torpedos contra e! casco en llamas, suponiéndose que a raíz de las explosiones subsiguientes, e! portaaviones se hundiría inevitablemente pero, al igual que el Yorktown, e! Hiryu no quería morir y no se hundiría hasta aproximadamente las 8.20, llevándose consigo al fondo 416 tripulantes, su capitán y e! Al. Yamaguchi. El último portaaviones de la orgullosa y victoriosa Primera Flota Aérea de Nagumo había sido enviado a las profundidades. La operación MI se cancela

• Sorprendido por los SBD, el Hiryu trató desesperadamente de evitar el Picado vertical de los bombarderos, pero sin éxito. A las 17.05

86

recibió los impactos de cuatro bombas y rápidamente corrió la misma suerte que sus hermanos. (Archivos Nacionales de EE.UU.).

Aunque Yamamoto y su EM habían recibido los mensajes enviados por el avión flotador del Tone durante toda la mañana, la única comunicación que recibieron de Nagumo no llegó hasta poco después de las 8.35. Anunciaba haber avistado un portaaviones junto a otros barcos, su posición, y la decisión de proceder contra él. Aunque el plan operativo no había previsto


LA OPERACiÓN MI SE CANCELA

.Aquí puede verse al Riryu detenido en el agua. Una explosión ha enviado su elevador anterior volando por el aire hasta la estructura de la isla del buque.

Toda la cubierta de vuelo delante de la isla es un enorme agujero, a través del cual puede verse el nivel inferior de los hangares. (Archivos Nacionales de EE.UU.)

esta contingencia, Yamamoto y su EM no mostraron preocupación quedando tranquilos y convencidos de que Nagumo podría manejar la situación y resolverla a su favor. El impacto producido por la recepción del mensaje del Al. Abe a las 10.50 anunciando: <<Violentos fuegos a bordo del Kaga, Soryu y Akagi ocasionados por los ataques del portaaviones enemigo y de los aviones con base en tierra», fue por tanto profundo y traumático. La reacción de Yamamoto fue, según se dice, emitir un profundo quejido. El estado de ánimo de su EM pasó rapidamente de un brillante optimismo a una profunda desesperación. Lo único reconfortante era que Abe informó que el Hiryu estaba ileso y repelía el ataque. Considerando las opciones que tenía como consecuencia de estas horribles noticias, Yamamoto decidió realizar una acción que él creía que ofrecería a los japoneses la oportunidad de recuperar la situación. A las 12.20 envió un mensaje ordenando que la Segunda Flota de Kondo se uniera a la suya propia al noroeste de Midway a las 12.00 del día siguiente. AL fue suspendida y Kakuta recibió la orden de enviar sus dos portaaviones al sur a toda velocidad para que se unieran a Yamamoto, pero pronto se vio que el Ryujo y el ¡ unyo no podrían llegar antes de la tarde del 6 de

El Hiryu. Al igual que el Akagi, la característica que definía al Hiryu es que llevaba la isla en el lado de babor, un experimento que no se repetiría en los portaaviones japoneses. Ilustración de Jan Suermondt.

87


LA BATALLA: 4 DE JUNIO

junio. Hasta este momento, Yamamoto aún creía que denar un viraje de emergencia de 45 grados. Como podría superar al enemigo en número de efectivos y consecuencia de la confusión producida, el Mogami derrotarle en una batalla nocturna. embistió al Mikuma por su lado de babor. El daño que Consiguientemente, Kondo recibiría más tarde la se produjo en ambos buques fue muy importante, la orden de destacar cuatro de los cruceros pesados de proa del Mogami estaba doblada para atrás y los depóKurita de su «grueso principal» y los enviara hacia sitos de combustible de babor del Mikuma se habían Midway para continuar el bombardeo nocturno que perforado. Dejando allí a los destructores Asashio y había iniciado el submarino 1-168 poco después de la Arashio para que escoltaran a los dos cruceros, Kurita medianoche del 5 de junio. Sin embargo, según trans- se alejó para unirse a Yamamoto. Aunque el Mogami curría el día las noticias que llegaban a Yamamoto aún podía navegar a 12 nudos, el Mikuma iba dejaneran cada vez peores. Poco después de las 17.00 supo do una gran estela de aceite lo que permitió a los PBY que también había perdido el Hiryu, que era el eje de localizar a los cuatro buques poco después de las 6.30. su nuevo plan. Aunque los informes acerca del tama- Entre las 8.05 y las 8.28 los cruceros recibieron ataño de la fuerza norteamericana eran confusos, ya se ques de los Dauntles, Vindicator y B-17 de Midway. sabía que estaba compuesta al menos de tres porta- Aunque no se produjeron impactos de bombas, un aviones. A las 19.15, al recibir la noticia de la retirada Vindicator, alcanzado por el fuego antiaéreo, se estrede la 16 FE de Spruance hacia el este, supo que sus lló contra la torreta trasera del Mikuma, y el incendio posibilidades de alcanzarle y enfrentarse en una bata- que siguió se extendió al compartimento de los motolla nocturna disminuían rápidamente. A las 21.30 Na- res con lo que la velocidad del Mikuma quedó reducigumo comunicaba que no estaba en condiciones de da a la del Mogami. cooperar con el «grueso principal» en un ataque nocEl día siguiente, tanto el Homet como el Enterprise turno. Juzgándole como demasiado «conservador», realizaron ataques contra los dos cruceros. En tres de Yamamoto le sustituyó por Kondo a las 0.55. ellos, que duraron hasta las 14.45, el Mogami resultó Con el transcurso de las horas se hi;lO cada vez más dañado por seis impactos de bomba de los SBD, pero claro que las fuerzas norteamericanas se alejaban de consiguió llegar a Truk el 14 de junio. Sin embargo, las japonesas a tal velocidad que no podrían alcanzar- su hermano gemelo resultó tan dañado en los ataques les para entablar un combate nocturno. Más aún, los que su capitán dio la orden de abandonarlo antes del cruceros de Kurita no podrían comenzar sus bombar- tercero de ellos. Estaba cubierto por el fuego de proa deos sobre Midway antes de las 3.00. Entonces, ellos a popa, y el Arashio tuvo dificultades para acercarse a y los buques de Kondo quedarían expuestos a un ata- rescatar a los supervivientes debido a la intensidad del que aéreo no solamente procedente de Midway, sino calor. Otra bomba lanzada en el último ataque de los también de los portaaviones de EE.UU. que, se espe- SBD hizo volar sus torpedos; el barco fue abandonaraba, reaparecerían con la primera luz del amanecer, do y se hundió después de la puesta del sol del 6 de a las 4.00. La situación era tal que, en contra de su vo- junio con cerca de 300 tripulantes. La muerte del Moluntad, Yamamoto hizo comunicar a todos los buques gami marcó el final de la batalla de Midway. que la operación MI quedaba cancelada, ordenando una retirada general a las 2.55 del5 de junio. La fuerza principal de Kondo se unió al «grueso principal» a las 7.00 aproximadamente a unas 320 millas al noroeste de Midway, y hacia el m'ediodía lo harían los restos de la, una vez, orgullosa y poderosa Primera Fuerza Aérea. Pero si bien la aún fuerte flota japonesa viraba hacia el oeste dirigiéndose a casa, la agonía de la Flota Combinada aún no había terminado. 5 de junio: la muerte del Mikuma y del Mogami Muy al suroeste del «grueso principal» de Yamamotci, la 7.' División de Cruceros de Kurita se hallaba a sólo 80 millas de Midway, cuando la desgracia les golpeó a primeras horas del 5 de junio. Los cuatro cruceros navegaban en fila cuando, hacia la 1.18, la presencia de un submarino norteamericano obligó a Kurita a or88


LAS CONSECUENCIAS Pocas dudas puede haber de que con la noticia de la de trucción del Hiryu, el almirante Yamamoto sabía que e había perdido algo más que una simple batalla. Midway marcó el momento en que Japón perdió la guerra, y fue por esta razón la batalla decisiva del conflicto del Pacífico. Los cuatro portaaviones de la Primera Flota Aérea de Nagumo habían sido el insrru mento ofensivo primario del Japón en su apuesta por la hegemonía en el Pacífico. Con su destrucción, la uperioridad del poder aéreo naval de Japón (clave para la ejecución con éxito de la guerra ofensiva en el vasto teatro del Pacífico) quedaba eliminada. De un lo golpe, Nimitz había cogido la iniciativa en la ofeniva a Japón, y a partir de entonces, Estados nidos no la cedería. En tanto que hasta Midway la estrategia naval japonesa era consecuencia de los shinko sakusen, u operaciones ofensivas, a partir de entonces todo se contemplaría en términos de yogeki sakusen (operacione defensivas). La catastrófica derrota en Midway trajo consigo la eliminación de elementos irremplazables del orden de batalla japonés. Sobre todo, estaban los expertos pilolO perdidos para siempre como consecuencia de un programa de reemplazo totalmente inadecuado con el que Japón entró en guerra. Los astilleros japoneses tam poco podían pensar en sustituir los cuatro portaa-

viones perdidos. Al comienzo del conflicto del Pacífico los astilleros japoneses no habían adoptado todavía las técnicas de producción masiva de buques, practicada con tanto éxito en Estados Unidos. Una indicación de la diferencia en la producción entre los norteamericanos y los japoneses en la construcción de portaaviones puede verse al comparar las cifras de producción de esta clase de buques en los dos años y medio transcurridos desde Pearl Harbor hasta junio de 1944. Estados Unidos fabricó 18 portaaviones de la formidable clase Essex y otros 99 de escolta, mientras que Japón fabricó solamente 12 portaviones incluyendo todos los tipos. Más aún, su superioridad era no sólo numérica sino cualitativa, los buques de EE. UU. estaban mejor construidos y adecuados con un equipamiento técnico superior. Esto era ya evidente en la época de Midway. Casi todos los buques norteamericanos que participaron en la batalla estaban equi pados con radar, mientras que en la Flota Combinada, este equipo tan vital sólo había sido mo ntado de forma experimental en los buques de guerra Ise e Hyuga, que fueron enviados a la operación diversionaria de las Aleutianas y por tanto no pudieron ser debidamente utilizados. En los meses y años siguientes a Midway, la implacable destrucción de la, una vez, or-

""'Para el Rengo Kantai la agonía de Midway no terminó con la Pérdida de los portaaviones. Debido a una colisión, el crucero pesado Mikuma de la desafortunadamente llamada Fuerza de Bombardeo de Midway, al mando del almirante Kurita, fue gravemente

dañado en una colisión con su gemelo el Mogami, a primeras horas del 5 de junio. Durante todo el día ambos barcos recibieron serios ataques. Este es el Mikuma tras ser alcanzado por los SBD del Entreprise. (Archivos Nacionales de EE.UU.)

89


LA CONSECUENCIAS

gullosa y poderosa Flota Combinada a cargo de la Marina más poderosa que se había visto en el mundo, acabó completamente con la falacia de la primacía de la Nihon Seishin sobre la superioridad material y tecnológica de Estados Unidos. La victoria norteamericana en Midway fue un extraordinario testimonio de valentía, sacrificio, previsión y conocimientos técnicos de la Marina de EE. UU. De hecho, el profesor Samuel Morison subrayaba este último punto cuando hablaba de Midway como «una victoria de los servicios de información». El descifrado del código japonés JN-25 proporcionó a Nimitz una impresionante perspectiva de las intenciones de su enemigo; sin embargo, muchas cosas podían haber fallado entre la planificación y la victoria. La ejecución de la batalla por el lado norteamericano también tuvo sus defectos. Sin embargo, en el análisis definitivo, esos errores fueron mucho más pequeños y menos profundos que los de los japoneses. ¿Qué hubiera sucedido si Midway hubiera resultado ser el kantai kessen de Yamamoto? Es casi seguro que sus expectativas hubieran resultado profundamente defraudadas acerca de los beneficios que él esperaba que Japón sacaría de la victoria. En este sentido se hubiera visto que la victoria no era «decisiva». Cualquier daño material que los japoneses hubieran podido ocasionar a la flota del Pacífico nunca hubiera sido suficiente para llevar a Estados Unidos a la mesa de la paz. Ciertamente, ésta podía haber sido la única consecuencia tangible que hubiera demostrado que Midway había sido una batalla «decisiva» para Japón. En este sentido, no se hubieran cumplido las esperanzas puestas en los resultados de una «victoria» en Midway. Más aún, podría pensarse que el mismo hecho de que Yamamoto alimentara tales esperanzas era evi-

dencia de un profundo desconocimiento de la psicología de la nación que él afirmaba conocer tan bien. El fracaso de Yamamoto en entender que Japón no podría obtener ningún beneficio político verdadero de lo que habría sido una pura victoria militar en Midway, es sintomático del fallo conceptual que yacía en el fondo de la estrategia de guerra de la Flota Combinada. Al ver la «victoria» solamente en términos de territorios y recursos capturados y batallas ganadas, los japoneses no habían entendido correctamente la verdadera naturaleza de la guerra que habían desatado. La naturaleza del conflicto del Pacífico había quedado ya determinada inexorablemente en el ataque a Pearl Harbor de Yamamoto. Las imágenes de los buques de guerra devastados y los muertos ocasionados por sus aviadores el 7 de diciembre de 1941 habían conseguido unificar al pueblo americano, políticamente dispar, de una forma que ningún político hubiera podido conseguir, llenándoles con la amarga decisión de ver a los autores del ataque, total y absolutamente derrotados a cualquier precio. Esa, sin duda, era la cuestión. Japón de forma poco inteligente había iniciado una «guerra total» con una potencia que no sólo poseía los recursos y los conocimientos para continuarla, sino que estaba sobre todo impulsada por la convicción moral y la certeza para aprovechar y dirigir sus recursos naturales poniéndolos al servicio del conflicto hasta su implacable final. Si los japoneses hubieran triunfado en Midway, ciertamente Estados Unidos hubiera tardado más tiempo en conseguir el mismo objetivo que el de agosto de 1945. El costo en sangre y en recursos hubiera sido mucho más alto, pero el resultado hubiera sido el mismo: la inevitable y completa ruina del imperio japonés.

I

90

.... El Mikuma unas horas antes de su muerte: encima de su torreta n.o 4 de ocho pulgadas pueden verse los restos de un bombardero «Vindicator» de la Inf. de marina. Colgando del borde del buque se pueden ver los tubos lanzatorpedos. El Mikuma se hundió finalmente después de la puesta de sol del 6 de junio. (Archivos Nacionales de EE.UU.)


,

CRONOLOGIA . 'ota: Las fechas japonesas vienen dadas según e! calendario japonés hasta el 3 de junio, después de e te día se utiliza e! local; por ejemplo la fecha japonesa N-7 es el 7 de junio, según el calendario local se convierte en el 6 de junio. Las fechas y las hora entre paréntesis son aproximadas. 1941 7 de diciembre. Los japoneses atacan Pearl Harbor. 31 de diciembre. El almirante Chester Nimitz asume el mando de la flota del Pacífico. 1942 1-14 de enero. El almirante Ugaki, siguiendo insrrucciones de Yamamoto, prepara diversos planes para determinar posibles futuras operaciones. 20-25 de febrero. El Ejército rechaza el proyecto de la Marina de invadir Ceylán. Mediados de marzo. La Flota Combinada decide e tudiar e! plan de Midway. 28 de marzo. El EM de la Flota Combinanda al mando de Kuroshima comienza los trabajos sobre la operación de Midway. 2-5 de abril. Kuroshima y Watanabe discuten el plan Midway con el EM General de la Marina. Estos, de mala gana, aceptan e! plan de Midway después de que Yamamoto amenace con dimitir. 18 de abril. Incursión de Doolittle. 22 de abril. La Primera Flota Aérea regresa al Japón. Nagumo es informado por vez primera de la operación Midway. 28 y 29 de abril. Conferencia a bordo del Yamato para examinar la operación Midway. 1-4 de mayo. En e! Yamato tienen lugar los juegos de guerra preliminares de MI. 2 de mayo. Nimitz vuela a Midway para inspeccionar las defensas de la base. 5 de mayo. El almirante Nagano publica la orden naval 18, ordenando MI y AL. 7-11 de mayo. Batalla del mar de! Coral. EE.UU. pierde e! Lexington. El Yorktown resulta seriamente dañado. Japón pierde el Shoho. El Shokaku y Zuikaku no pueden tomar parte en MI a causa de los daños sufridos en la batalla y a las pérdidas de los aviones. 10 de mayo. Midway envía e! falso mensaje, bajo la

dirección de Hypo, de que Midway tiene escasez de agua. 12 de mayo. Hypo intercepta la comunicación japonesa de que «AF» tiene escasez de agua. 15 de mayo. Halsey es enviado a Pearl Harbor. 20 de mayo. Yamamoto hace una estimación de los efectivos de EE. UU. 20 de mayo. El Grupo de Transporte de Midway y el Grupo Auxiliar de Hidroaviones parten de Japón hacia Saipan. 21 de mayo. Midway comienza la fase de alerta. 22 de mayo. Midway comienza la fase de búsqueda y reconocimiepto. 24 de mayo. Ultimos juegos de guerra a bordo del

Yamato. 25 de mayo. El Cte. Rochefort facilita a Nimitz e! orden de batalla japonesa que acaba de descodificar. 25 de mayo. Nimitz informa que el día D de Midway es pospuesto al 3 de junio. 22-26 de mayo. Refuerzos de la Marina y de la Fuerza Aérea llegan a Midway. 26 de mayo. Halsey está demasiado enfermo para tomar el mando de la 16 FE. Recomienda a Spruance. 27 de mayo. La Primera Fuerza de Asalto de Portaaviones parte del Japón. La Fuerza de Invasión de Midway y e! Seaplane Tender Group parten de Saipan. El Grupo de Apoyo Cercano parte de Guam. 27 de mayo. Nimitz instruye a Spruance. El Yorktown entra en e! puerto. Comienzan las reparaciones de emergencia. 28 de mayo. La Fuerza Norte parte del Japón. 28 de mayo. Fletcher es nombrado jefe de las 16 y 17 fuerzas expedicionarias Task Forces. Nimitz instruye a Fletcher y Spruance. La 16 FE parte de Pearl Harbor. 29 de mayo. El grueso principal de Yamamoto parte de Hasharijima. 30 de mayo. Un submarino descubre los buques norteamericanos en French Frigate Shoals. La operación K es suspendida. 30 de mayo. La 17 FE parte de Pearl. 91


CRONOLOGíA

30 de mayo. Midway comienza su exploración aérea. Hora indeterminada: El cordón de submarinos japoneses llegan a sus posiciones dos días tarde. No detecta el paso de ninguna de las FE,s de EE.UU. 31 de mayo. La operación K se cancela. 1 de junio. Los japoneses detectan muchos mensajes clasificados de «urgentes» entre los buques de EE.UU. 2 de junio. Nagumo rompe el silencio de radio al transmitir un cambio de rumbo. 2 de junio. Las FE,s 16 y 17 se reúnen en «Point Luch. 3 de junio: 3.00 La 2: Fuerza de Asalto de Portaaviones efectúa un ataque aéreo. 8.00·8.08 Ataques a Dutch Harbor. 9.04 El PBY 6 del V-55 detecta buques japoneses. 9.25 El Alf. Reid envía el siguiente mensaje: «Grueso principal avistado». Hora indeterminada: Tanaka informa a Yamamoto que ha detectado a la fuerza de invasión. 11.25 Reid envía el mensaje de haber avistado 11 barcos. 12.00 La 2.' Fuerza de Asalto de Portaaviones se repliega hacia Adak. 12.25 Sweeney dirige a 9 B-17 a atacar la fuerza de invasión. 16.40 La fuerza de invasión es bombardeada por los B-17 . No hay impactos. 19.50 Fletcher ordena a las FE 16 Y 17 que se dirijan hacia el sur. 21.15 4 PBY parten de Midway para atacar a la fuerza de invasión. 4 de Junio: 1.30 3 PBY atacan la fuerza de invasión. El Akebono Maru es alcanzado. 2.45 Las tripulaciones son despertadas en los portaaviones japoneses. 3.00 Diana en Midway. 4.00 Midway envía al aire a los PBY seguidos por los B-17. 4.30 108 aviones de la l. a Oleada de Asalto despegan. El Akagi, Kaga y Haruna lanzan aviones de reconocimiento. 4.30 El Yorktown lanza 10 SBD de reconocimiento. 4.38 El Chikuma lanza al avión flotador N.O5. 4.37 Amanecer. 4.38 El Chikuma lanza al avión flotador N.O6. 4.42 El Tone lanza al avión flotador N.O3. 5.00 El Tone lanza al avión flotador N.O4. 5.30 El Alf. Ady comunica haber visto un portaaviones. 92

5.34 El Entreprise recibe el mismo mensaje. 5.53 El radar de Midway detecta la oleada de asalto. 5.56 Los aviones de caza despegan de Midway. Se pone en marcha la sirena de alerta de ataque aéreo. 6.00 Los B-17 de Sweeney son desviados para atacar a los portaaviones. 6.03 Spruance recibe la noticia del avistamiento de dos portaaviones enemigos. 6.07 Fletcher ordena a Spruance que se adelante al encuentro de los portaaviones y les ataque. 6.10 Los aviones VMSB despegan de Midway. 6.15 Los TBF del VT-8 despegan de Midway. 6.16 Los aviones de caza de Midway atacan al grupo de asalto japonés. 6.30·6.43 Los japoneses atacan Midway. 7.00 El Hornet manda al aire a sus aviones. 7.05 Tomonaga emite por radio lo siguiente: «Es necesario efectuar un segundo ataque a Midway». 7.06 El Enterprise lanza su grupo de asalto. 7.02·8.30 Oleadas sucesivas de aviones con base en Midway atacan la Primera Flota Aérea. Grandes pérdidas norteamericanas, ninguno de los portaaviones japoneses es alcanzado. 7.15 Nagumo ordena que los «Kates» de la segunda oleada sean armados con bombas. 7.28 El avión N.O4 del Tone comunica que cree haber visto 10 buques de superficie enemigos. 7.45 Nagumo ordena que los torpedos que aún quedan en los «Kates» no sean cambiados. 8.00 El avión N.O4 del Tone recibe la orden de «determinar los tipos de buques». 8.06 Comunica de nuevo que «la flota enemiga se compone de 5 cruceros y 5 destructores». 8.30 El avión N.O4 reporta que los buques enemigos incluyen «lo que parece ser un portaaviones». 8.37 Los aviones de Tomonaga comienzan a recuperarse a bordo de los portaaviones. 8.38 El Yorktown inicia el lanzamiento de sus aviones. 8.45 Se lanzan más aviones de reconocimiento para determinar más detalles acerca de los buques de EE.UU . 8.55 Nagumo ordena que la fuerza de portaaviones se dirija hacia el norte una vez recuperados los aviones procedentes de Midway. 9.17 La flota vira a su nuevo rumbo este-noreste para acercarse a los portaaviones de EE. UU. 9.18 Todos los aviones de los portaaviones japoneses son recuperados. 9.18 El Chikuma avista al escuadrón VT-8. 9.20 El VT-8 ataca. 9.55 McClusky ve la estela del destructor japonés. 9.58 El VT-6 ataca la flota de portaaviones.


CRONOLOGíA

10.05 McClusky avista la flota japonesa. Leslie también. 10.15-10.20 El VT-3 comienza su ataque contra la l.' Flota Aérea. 10.20 Los SBD son detectados sobre la flota. El Akagi inicia un brusco viraje. 10.22 El Kaga es bombardeado por los aviones en picado. 10.24 Grandes incendios se desatan en el Kaga. 10.25 El Soryu es bombardeado tres veces. 10.26 El Akagi es alcanzado por dos bombas. 10.46 Nagumo y su EM abandonan el Akagi trasladándose al Nagara. 10.50 Nagumo informa a Yamamoto de la suerte de los tres portaaviones. 10.55 Los tripulantes a bordo del Soryu reciben la orden de abandonar el buque. 10.58 El Hiryu lanza su primera oleada de asalto. 11.27 El Akagi se detiene. 12.00 El Hiryu ataca al Yorktown. 12.20 Yamamoto ordena la concentración del grueo principal, la fuerza de invasión y la Segunda Fuerza Móvil de Portaaviones. 13.10 Yamamoto suspende temporalmente MI

AL. 13.20 El Hiryu lanza un segundo ataque. 14.37 El Yorktown aún consigue navegar a 19 nudos. 14.45 El Hiryu es localizado. Spruance ordena un ataque inmediato. 14.54 El Hiryu comunica haber conseguido dos

impactos definitivos sobre el Yorktown, aunque los japoneses piensan que se trata de otro portaaviones. 14.55 En el Yorktown se da la orden de abandonar el barco. 15.50 Despegan todos los aviones del Hornet y En-

terprise. 16.40 En el Kaga, el Cap. Amagai ordena abandonar el barco. 17.05 El Hiryu es atacado y alcanzado por cuatro bombas. 19.13 El Soryu se hunde. 19.25 El Kaga se hunde. 20.00 El Akagi es abandonado. 5 de junio: 1.30 El submarino /-168 bombardea Midway. 2.00 Spruance vira hacia el oeste. 2.55 Yamamoto cancela MI. 3.00 El Mikuma choca contra el Mogami. 5.00 El Akagi se va a pique. 8.20 El Hiryu se hunde. 8.40 Primer ataque aéreo contra los cruceros japoneses. 6 de junio: 9.45-14.45 Ataques aéreos contra el Mikuma y el

Mogami. 13.31 El 1-168 torpedea al Yorktown . Después de la puesta del sol el Mikuma se hunde. El Mogami consigue llegar con dificultad a Truk. 7 de Junio. El Yorktown se hunde a las 04.58.

93


JUEGOS DE GUERRA SOBRE MIDWAY ¿Como se puede recrear una operación real que fue co. En este último caso, el papel de acopio de infortambién ensayada como un juego de guerra por uno mación secreta debería tener una gran importancia, y de sus propios participantes? Este es uno de los pro- esto podría conseguirse convirtiendo a uno de los árblemas con los que se enfrenta cualquier jugador que bitros del juego en un «plumpire» Uugador/árbitro), desee revivir la batalla de Midway. Otro de ellos es el encargado de proporcionar la información pertinente mismo tamaño de la operación tanto por la zona geo- a cada fase del juego, en el momento adecuado. gráfica que cubría como por el número de barcos y Juegos de este tipo han ganado muy amplia acepaviones que participaron. Sería posible, contando con tación entre los jugadores en los últimos años, gracias el número suficiente de jugadores y de un gran espa- principalmente al trabajo realizado por el Dr. Paddy cio, el simular todas las fases de los preparativos ante- Griffith, y las técnicas empleadas son generalmente riores a la batalla y de la batalla misma, y recrear la bien conocidas. En este caso, los jugadores podrían reoperación completa. Pero esto es un lujo imposible ex- cibir instrucciones y objetivos personales basados en la cepto para los militares y para unos cuantos grupos, información contenida en el capítulo correspondiente organizados y numerosos, de juegos de guerra que tie- de este libro, y aquellos deberían alcanzar sus objetinen conocimientos y experiencia para poder realizar vos y, al mismo tiempo, producir un plan estratégico juegos a gran escala. Para la mayoría de los jugadores viable. que solamente disponen de sesiones de tres a cinco hoEl matrix game Uuego matriz) es de alguna manera ras para jugar, una solución más práctica consiste en un nuevo concepto del juego de comisión, si bien amdividir la operación completa en varios juegos relacio- bos comparten algunas caraterísticas similares. Por nados y entrelazados entre sí. ejemplo, cada jugador recibe unas instrucciones perUn primer ejemplo de este tipo de aproximación lo sonales y tiene su propia agenda para conseguir sus ofrece la serie de juegos que, sobre el crucero SMS Ko- objetivos. Fue desarrollado por primera vez en USA nigsberg de la Primera Guerra Mundial alemana, fue- por Chris Engle, y desde entonces ha evolucionado ron creados por Tim Price y publicados en Wargames hasta ser un método muy simple, aunque sofisticado Illustrated (N.O60 a 63) con el título «Los alemanes que para hacer frente a los aspectos políticos, de planunca perdieron» Dichos juegos incluían uno estraté- neamiento y estratégicos de una campaña. En cada gico de mapa, otro de artillería naval, y un juego tác- movimiento los jugadores tienen que ofrecer una «artico de mesa y estaban diseñados de forma que podían gumentación» (que comprende una «acción», un «rejugarse independientemente, o podían integrarse sultado», y hasta tres «razones») sobre lo que suceder para formar otro mayor, dependiendo del tiempo dis- a coIJtinuación en la campaña. Una vez han sido preponible y de las preferencias individuales de los juga- sentados todas las «argumentaciones» de ese movidores. Tal aproximación sería una manera excelente miento, estas son adjudicadas por un árbitro, y su éxide simular la batalla de Midway. Toda la operación t? (o fracaso) depende de la fuerza de sus «argumentapodría ser dividida en una serie de juegos estratégi- CIones». cos y tácticos, cada uno de los cuales podría jugarse El juego matriz tiene más ventajas que el de comi«independientemente» o conectarse con el siguiente. sión, por ser más fácil de aprender, más rápido para El punto de comienzo más claro a nivel estratégico jugar y generalmente requiere menor número de jusería un juego de comisión que se ocupara del proce- gadores y un solo árbitro. Tiene además la ventaja de so de la toma de decisión en el Cuartel General Im- proporcionar un estilo de juego muy narrativo, que perial y de sus relaciones con el Ejército Imperial ja- muchos jugadores encuentran muy fácil de seguir. ponés y la Marina Imperial japonesa. Podría desarro- Más información sobre este estilo de juego se puede llarse un juego que tratara de los conflictivos puntos encontrar en las páginas de The Experimental Cames de vista, acerca de la futura estrategia que debían Croup Newsletter (publicado por Chris Engle en USA), adoptar los Estados Unidos y sus aliados en el Pacífi- The Nugget Cames Croup Newsletter (publicado por War94


JUEGOS DE GUERRA SOBRE MIDWAY

game Developments en Inglaterra) y Wargames ¡ilus- ciones respectivas en grandes mesas separadas, con una tercera para el arbitro, en la que haya un mapa trated. Una vez la estrategia básica haya sido diseñada que muestre la posición real de cada una de las fuermediante el juego de comisión o el de matriz, losju- zas. Cuando se lanza un ataque aéreo, la formación aégadores pueden pasar al juego sobre el mapa. Este rea se reúne sobre la flota apropiada y luego se traslaconlleva la utilización de un mapa grande del área del da al mapa del árbitro. Cuando los aviones atacantes Pacífico, sobre el que se han de marcar las bases prin- encuentren su objetivo, la acción se transfiere a la cipales utilizadas por ambos bandos en la época de la mesa correspondiente y se realiza el ataque hasta su batalla. Este mapa podría ser bien uno moderno com- terminación. En este momento, depende del organizador el deprado en una de las tiendas principales de artículos de escritorio o en una librería de High Street, una co- terminar cual de las múltiples reglas de los juegos de pia dibujada a mano, o una fotocopia ampliada del guerra ha de utilizarse para decidir el resultado del mapa de una de los numerosos relatos de la Segunda ataque. Mi preferencia personal es la de utilizar una Guerra Mundial, de la campaña del Pacífico, o de esta versión adaptada y adecuada del Naval War Came Rubatalla en particular; o bien uno de los pertenecientes les de F.T. Jane (ver más arriba) o el Naval War Came a los diversos juegos que tratan de la batalla de Mid- de Fletcher Pratt (publicado en EE. UU. en 1940). Las way. Lo importante es que el mapa tenga la informa- primeras fueron utilizadas por la Marina japonesa ción adecuada y sea lo suficientemente grande para como ayuda didáctica en la instrucción hasta 1920, y que las posiciones de las fuerzas participantes puedan continuaron probablemente en una forma adaptada, hasta 1945. Las últimas, aunque no fueron nunca ser fácilmente marcadas. La dificultad de los juegos de mapa consiste en es- adoptadas por la Marina de EE.UU. como ayuda al tar seguro de situar las posiciones de las fuerzas en- entrenamiento, son contemporáneas del período que frentadas exactamente, mientras se mueven en el analizamos, y fueron empleadas por personal de la océano y (esperemos) entran en contacto. Se debe re- Marina de EE.UU. durante la Segunda Guerra Muncordar que los barcos y los aviones no se mueven a la dial, constituyendo desde entonces la base de numemáxima velocidad durante todo el tiempo, y esto debe rosos juegos de normas. Una alternativa más moderna a estos dos juegos de ser tenido en cuenta, al igual que los problemas de repostado. F.T. Jane (famoso por su Fighting Ships) reglas se puede encontrar en el libro de Paul Hague, descubrió al principio del siglo XX un método muy Naval Wargamming (publicado en 1992). Este libro tiesimple y preciso para resolver estos problemas, y lo ne un capítulo que trata específicamente de la utilizamejor que uno puede hacer es adoptar este mismo sis- ción de aviones y portaaviones, y contiene algunos tema. Se puede obtener más información comprando nuevos e interesantes conceptos que tratan de la preo leyendo una copia de su How lo Play the «Naval War paración de los aviones para el combate, reconociCame» (publicado en 1912, y reeditado en 1990 po~ miento, combate aire a aire, fuego antiaéreo, y los efectos de los ataques de bombas y torpedos, todos los Bill Leeson). Los juegos tácticos entran en e cena una vez que cuales merecen la pena ser consultados. Las sugerencias hechas hasta ahora están relacionaambos bandos han establecido contacto entre ellos. Existen gran número de juego a nivel táctico que das con el más tradicional estilo de juegos de guerra, pueden ser utilizados para entablar la batalla real; sin es decir, en los que se utilizan modelos y/o mapas. Sin embargo, el principal problema que hay que resolver embargo, hay otros dos métodos por los que se puees el de la distancia que epara a amba fuerza cuan- de simular toda o parte de la batalla de Midway. Esdo comienza la batalla. Quizá ería po ible colocar am- tos son los juegos de tablero y los juegos de ordenadobas fuerzas en una ola superficie de j uego, pero el res. Los juegos de tablero tienen una historia que se retamaño de habitación nece aria ería prohibitivo, a menos que se utilizaran barcos a e cala muy pequeña monta casi hasta los juegos de guerra más tradiciona(ia escala 1:3.000 una distancia de 100 millas náuticas les, y en cierta forma son más didácticos. La utilización del sistema hexadecimal para los desplazamienson 200 pies!) y se distorsionaran las e calas. La solución a este problema e tá en el hecho de que tos (algo que es común a casi todos los juegos de ninguno de los dos bandos cae dentro del alcance de guerra de tablero) fue introducido después de la Sela artillería pesada del otro dura nte la batalla de Mid- gunda Guerra Mundial por la Rand Corporation (esway, y por tanto no hay necesidad de disponer todos tablecido como un centro de investigación operativo los elementos en una gran habitación. Todo lo que se para la fuerza aérea de EE.UU.), y la idea fue copiada necesita hacer es colocar ambas fuerzas en sus forma- por Charles Roberts, fundador de Avalon Hill, a prin95


JUEGOS DE GUERRA SOBRE MIDWAY

cipios de los años 50. Desde entonces muchos cientos, gos de guerra de ordenador como alternativa viable si no miles, de juegos de tablero han sido desarrolla- al tradicional estilo de juego o al juego de tablero, dos y practicados tanto por los militares como por los está asegurado. aficionados. Cualquiera que sea el método que se utilice para reAlgunos de estos juegos han intentado recrear toda crear la batalla de Midway, uno encontrará el ejercio parte de la batalla de Midway. Entre esto se encuen- cio muy gratifican te, especialmente porque estará sitran «Midway» (Avalon Hill (1964), «Battle for Mid- guiendo los pasos de las personas que en la realidad way» (GDW (1976), «Incredible Victory The Battle for realizaron la operación. Como se señaló al principio, Midway, 1942» (Quarterdeck (1986), y «Midway» la Marina Imperial japonesa recreó la operación con (Command Magazine (1992). Además de éstos, Ava- juegos de guerra como parte del proceso de planeaIon Hill ha fabricado una versión simplificada y mo- miento. También es bien conocido que el árbitro prindernizada de su juego de 1964 que ha sido reeditado cipal, contraalmirante Ugaki, modificó algunos de los como parte de la Smithsonian Series; y varios juegos resultados obtenidos durante el juego, y esto es citado de guerra de tablero de grandes dimensiones que tra- a menudo como una de las razones del fracaso de la tan la batalla del Pacífico contienen escenario sobre operación. En realidad, los resultados que él cambió la batalla de Midway. El número de juegos de guerra estaban relacionados con los efectos del bombardeo a de tablero sobre Midway es, por tanto, tan grande y alta cota efectuados por los B-17 sobre los portaaviovariado como cualquier jugador podría desear. nes, que en el desarrollo del juego eran muy efectivos La aparición de los ordenadores personales ha traí- pero no en la realidad. El problema principal que do una aun mayor cantidad de juegos de guerra por planteó el juego de los japoneses y que fue ignorado, ordenador que e extienden desde los de combates a pesar de las protesta del contraalmirante Ugaki, era aéreo «shoot'em up» (derríbales), algunos de los cua- la posibilidad de que una fuerza expedicionaria de les incluyen la opción de simular los combates aéreos portaaviones de la Marina de EE.UU. apareciera en de la guerra aérea del Pacífico de 1942, hasta los jue- el flanco del grupo de portaaviones japoneses miengos a nivel estratégico. Entre éstos se encuentra tras el grueso de la Fuerza de Asalto Aéreo japonesa «Carriers at Waf» y permite al jugador solitario re- atacaba la isla de Midway. El EM de planeamiento arcrear toda la batalla de Midway a su propio ritmo. El gumentaba que esto era muy improbable y que exisúnico inconveniente de este tipo de juego, por el mo- tía un plan esquemático para hacer frente a tal evenmento, es la inexistencia de un oponente humano, tualidad. En realidad no existía tal plan y cuando, pero la posibilidad de establecer una red de ordena- como hemos visto anteriormente en este libro, la Madores personales de forma que los jugadores puedan rina de EE. UU. apareció en el flanco japonés exactacomunicarse entre ellos a través del ordenador está mente como había predicho el juego, los japoneses en aumento, y esto significa que el futuro de los jue- fueron pillados por sorpresa.

96


E ÉRCITOS y BATALLAS BATALLAS DE LA HISTORIA presenta, de una forma precisa y rigurosamente documentada, los confiictos que, por la originalidad de sus estrategias, por su interés histórico o por la singularidad del desarrollo de la contienda, son fundamentales en la historia de la guerra. A través de 90 ilustraciones, gráficos y mapas de la batalla en tres dimensiones, cada uno de estos libros contiene una descripción detallada de las tácticas utilizadas por los estrategas y de las circunstancias y evolución de la lucha.

TROPAS DE ELITE repasa la composición, las características, los uniformes, el equipamiento y la evolución de las intervenciones armadas de los cuerpos militares más famosos del pasado y del presente. Los hombres mejor preparados de los ejércitos de todos los tiempos vistos a la luz de sus espectaculares acciones, de sus dirigentes más célebres y de las contiendas en las que hicieron historia.

,....

'"o o o

4

ediciones del rado

Profile for El Mayor Cartes

Ejercitos y batallas 21 midway 1942  

Ejercitos y batallas 21 midway 1942  

Advertisement