Page 1


Por la consolidación de un proyecto

Quién es Mario Alberto Ochoa Rivera: Hace tres años me dirigí a ustedes, profesores y jóvenes universitarios, con la certeza de que la mayoría no sabía quién era Mario Alberto Ochoa Rivera. Lo hice en mi calidad de universitario presentándoles un proyecto que yo titulé “Educación Comprometida y Quehacer social: Una Prioridad Universitaria “. Con este proyecto busqué su apoyo para ocupar el cargo de Rector y tuve el honor de contar con su voto y su compromiso para guiar los destinos de nuestra querida Universidad en este trienio. No tendría entonces mayor satisfacción que saber que ya no soy un desconocido para ustedes porque una de mis prioridades ha sido el estar siempre cerca de las escuelas, ir a donde están sus problemas y necesidades y no ser un rector de escritorio alejado de quienes son el fundamento y la razón de ser de la vida universitaria: ustedes, los estudiantes y maestros. Esto ha sido muy grato y muy fácil para mí, a pesar de la gran responsabilidad que conlleva el puesto, porque me considero un producto netamente universitario. Yo crecí y me formé en esta Universidad pues en ella realicé mis estudios desde la enseñanza secundaria en el glorioso Ateneo Fuente donde también me gradué de bachiller y obtuve el grado de licenciado en Administración en la Escuela Bancaria y Comercial de la ciudad de México. Tuve el privilegio de conocer a grandes maestros como el Lic. Arturo Moncada (autor nada menos que del lema de nuestra Universidad), el Lic. Armando Fuentes Aguirre “Catón”, escritor, periodista y cronista de nuestra ciudad, Moisés de la Fuente y otros muchos que fueron notables maestros universitarios. Como todos los jóvenes tenía grandes pasiones: las muchachas desde luego, la música (de protesta por supuesto) y el futbol que era la pasión obligada de todos los que, como yo, crecían y se criaban en el barrio bravo de la calle de Salazar. Y fue en esta etapa temprana de mi vida en donde se inició la que a fin de cuentas ha sido la gran pasión de mi vida: la docencia, la educación, la vida universitaria. Encontré a un grupo de jóvenes universitarios preocupados y ocupados en vincular el quehacer universitario con las causas sociales y en dar una oportunidad de preparase en las universidades públicas a aquellos


Quién es Mario Alberto Ochoa Rivera

que no la tenían. Necesitábamos una base académica y política, participábamos en círculos de lectura y reflexión sobre textos de los grandes pensadores de la época y soñábamos con transformar el mundo. Y decidimos empezar por transformar nuestra Universidad y fue así que nos unimos en el año de 1973 al movimiento de autonomía que culminó en el mes de abril del mismo año y gracias al cual los universitarios pudimos desde entonces elegir democráticamente a nuestras autoridades mediante el voto de maestros y alumnos. Fue para mí un honor haber participado en el Consejo Universitario Constituyente, que elaboró el estatuto que hasta la fecha rige el quehacer de nuestra máxima casa de estudios. Al poco tiempo de estos acontecimientos se dio una experiencia que cambió mi vida: fui invitado a incorporarme como maestro a la entonces Preparatoria Popular, hoy Instituto de Ciencias y Humanidades “Lic. Salvador González Lobo “. Tenía apenas 19 años y enfrentarme a un grupo de estudiantes-trabajadores que, en el mejor de los casos, me doblaban la edad, no fue tarea fácil. Además, no era una escuela tradicional; aparte de las clases había que trabajar en círculos de reflexión y actividad social en las colonias y comunidades de donde provenían nuestros alumnos. Todo esto me dio un enorme bagaje de experiencias y una nueva visión de lo que debía ser el compromiso de la Universidad. Al año siguiente, y apenas cumplidos los 20 años, fui electo Director de la Preparatoria Popular. ¿Cómo no sentirme abrumado por esa responsabilidad cuando no llegaba al cuarto de siglo de andar por este planeta? Afortunadamente, tenía a mí alrededor un grupo de compañeros con quienes compartía una filosofía de compromiso social y académico coherentes y solidarios con quienes fui forjando una nueva visión del quehacer universitario. Fue entonces, cuando conscientemente decidí que la educación, los jóvenes, la universidad y la docencia serían mis fieles compañeros toda la vida. A partir de entonces, han sido muchas, y en muy diferentes ámbitos, las experiencias y responsabilidades que he tenido a lo largo de más de 35 años de vida universitaria. Como estudiante formé parte del equipo de futbol soccer de los daneses del Ateneo Fuente y me uní al grupo de teatro universitario dirigido por el maestro Alejandro Santiex, formé parte de la sociedad de alumnos “Juan Antonio de la Fuente” y de las brigadas de


extensión social que trabajaron en el ejido “Rincón Colorado “ en los años 70s. Como docente de la Preparatoria Popular y del Instituto de Ciencias y Humanidades he sido maestro del área de Ciencias Sociales y presidente de la propia academia. He participado como consejero directivo y universitario, coordinador del equipo de evaluación y coordinador del equipo que elaboró y presentó el proyecto para flexibilizar el currículo del bachillerato basado en la administración por créditos, que permitió a los estudiantes organizar su propia carga de materias y con el cual trabajan actualmente todos los bachilleratos de nuestra Universidad. He sido nombrado para participar en diversas comisiones, permanentes y especiales, del Consejo Universitario, de entre las cuales recuerdo con orgullo el haber sido miembro y secretario de la primera Comisión Electoral que sancionó las primeras elecciones democráticas de la Universidad luego de su autonomía. He recibido con gran orgullo del Honorable Consejo Universitario el diploma al Mérito Universitario y la medalla Miguel Ramos Arizpe y de mi escuela, el Instituto de Ciencias y Humanidades, el reconocimiento por mi labor como director y, más recientemente, por mis treinta años como docente. En mi paso por la administración universitaria he sido jefe del departamento de Difusión Cultural de la Unidad Saltillo, Coordinador General de Difusión Cultural y Extensión Universitaria, Coordinador General de Escuelas Preparatorias, jefe del Departamento Escolar para la Unidad Torreón, Oficial Mayor de la Universidad durante 10 años y en estos últimos tres años, Rector de nuestra Alma Mater. Puedo decir con orgullo, que he sido un Rector con y para los universitarios, pero me queda claro que nuestra Institución no es una isla y que es necesaria la presencia de la Universidad en otros ámbitos. Esto no sólo nos da una visión más amplia sino que nos permite mostrar en otros contextos los logros alcanzados. Producto de esta participación, me honro en ocupar el cargo de Vicepresidente del Consorcio de Universidades Mexicanas (CUMex ) y ser miembro de la junta de rectores del Consejo Nacional del Deporte Estudiantil (CONDE). Como ven, cuando afirmo que soy un producto netamente “hecho en casa” no lo digo sólo como slogan publicitario. Mi esposa María Bertha, a quien


Quién es Mario Alberto Ochoa Rivera

Por la consolidación de un proyecto

conocí en los ya lejanos 70s y quien me ha acompañado durante toda esta gloriosa aventura universitaria, es egresada de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad y desde 1975 es maestra del Instituto de Ciencias y Humanidades - antes Prepa Popular- y participa activamente en la Red Nacional del Bachillerato, aparte de otras múltiples actividades que cumple con entusiasmo. Mis hijos mayores son orgullosamente egresados de escuelas universitarias, Mario Alberto de la Facultad de Sistemas y Cyntia Alondra de la Facultad de Odontología, ambas de la Unidad Saltillo. Mi familia toda, que incluye a mi pequeña Frida llegada a nuestras vidas para impedirnos sentirnos viejos, está feliz y permanentemente unida a esta Universidad. Por eso hoy, a la vuelta de tres años de trabajo al frente de esta Universidad me siento satisfecho y tranquilo por los logros alcanzados. Estos logros han sido el producto del gran esfuerzo de un incansable equipo de trabajo que me ha apoyado incondicionalmente en todas las tareas primordiales de la Universidad, del compromiso de coordinadores, directores y maestros de todas las escuelas que han empeñado su tiempo y su entusiasmo para que nuestra Universidad ocupe el lugar que merece y por supuesto de ustedes, jóvenes universitarios, que dentro y fuera de las aulas han mostrado a la sociedad que la Universidad está comprometida con quien más la necesita. Sin embargo, la tarea está lejos de haber terminado. Son muchos los retos y los sueños que tenemos todavía por delante. Estoy consciente de que construir la Universidad que todos queremos no es labor de tres, de seis ni de diez años. Ha sido producto del esfuerzo y del trabajo de quienes nos precedieron y lo será de aquellos que vengan después de nosotros. Por eso, nuevamente estoy ante ustedes para ofrecer mi entusiasmo y mis ganas de llevar a buen término este proyecto que pongo a su consideración y para el que pido su apoyo y compromiso.

Espero contar con su voto este 13 de mayo.

Semblanza Mario Ochoa  

Semblanza de Mario Ochoa

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you