Issuu on Google+

Acรก no somos de esos


El Ch茅 Muri贸 - Jaime Sanabria - (Col) 2009


Coordinación Editorial: Nicolás Cadavid Diseño: Efraín Marino Z. www.marinozeta.tk

Editorial LaMutante es un proyecto de Galería LaMutante. www.galerialamutante.tk Bucaramanga, Bogotá - Colombia Santiago - Chile Junio de 2009. Copyleft. Esta publicación puede ser total o parcialmente reproducida y distribuida,citando la fuente y los autores En portada: Taca-taca - Florencia Grisanti


La identidad no es un problema de la biología. La Alemania de posguerra lo aprendió de manera dolorosa. Pero la identidad no es tampoco monopolio de la historia o la geografía, como pensamos al evocar como determinantes recortes de tipo regionalgeográficos –la “Santanderenidad”– o de tipo temporal –el siglo XVI, la década de los 60's, etc. Tiempo y lugar son importantes, claro está, en la constitución de aquel objeto evanescente llamado “Identidad”, pero son sólo dos ingredientes más, no los únicos. Ni siquiera tal vez los más determinantes. La genética también hace parte del cóctel, pero la biología no es el único factor, ni el más determinante, como lo planteara el discurso nazi en la primera mitad del siglo XX. La religión (como lo demuestra el supuesto “choque de civilizaciones” con el mundo musulmán), la lengua, el género, las escogencia sexual, política, o incluso nutricional (macrobióticos, vegetarianos, etc.) pueden jugar momento un papel tan determinante como la pertenencia a un recorte geográfico, o a una “generación” determinadas.

Fotos: “Nueva Embajada Colombiana” de Nicolás Cadavid y “Cosas que no creimos que pasarían” de Irene Rodríguez


Las tribus de las constelaciones son unas: los arianos son de fuego, los libra son balanceados y equilibrados. La personas del año del caballo, o del mico, comparten rasgos, azares y bienaventuranzas comunes. Pero las tribus lingüísticas son otras: a pesar de las enormes diferencias un sevillano, un boliviano, un chicano, un bonaerense y un chocoano, comparen el hecho de pensar en una misma lengua: El Quijote los une como una Biblia común. A pesar de las grandes diferencias regionales, se expresan en un “mismo” código que continua llamándose “castellano”. Brasil no usa ese código, pero comparte rasgos histórico-geográficos y étnicos (la “latinidad”) que harían que forme parte de una tribu común llamada “Latinoamérica”. Pero ¿pertenecen Québec o Haití (también hablan una lengua latina) a esa misma tribu? Si, viajando, uno se encontrara en Madagascar con un quebecuense se alegrará del mismo modo que si se encontrara con un venezolano, un peruano u otro “latinoamericano”?.O si en Siberia uno se encuentra con un habitante de Surinam, descendiente de hindúes (el 35 % de la población de Surinam es descendiente de indostanos; a propósito: hindú es una religión, el gentilicio para los habitantes de la India no es “hindú” sino indostano) ¿tendría uno mucho en común con ese otro “sudamericano”? Ya me sucedió, y la experiencia es extraña: el “parche” de los surinameses estaba compuesto por los pakistaníes y los indostanos… nada que ver con los “latinos. Pero lo mismo nos sucede con los negros (afro-descendentes) de la Guyana Holandesa o los con peruanos de la comunidad japonesa… ser “sudamericano” en el sentido que lo entendemos “nosotros”, no significa mucho para “ellos”.


En suma: ningún rasgo es prevalecerte o terminantemente definitorio. Le damos una particular atención al elemento geográfico, pero varios ejemplos demuestran su fragilidad: existieron regiones históricas, como La Pomerania , por ejemplo (entre Polonia y Alemania) que hoy en día no quieren decir gran cosa, fuera de su contexto histórico: se trata de “regiones” construidas por una serie de factores políticos, culturales, lingüísticos, etc. que luego cambiaron, y la “región” se desvaneció. Nuestra concepción de la Europa “del este” mudó radicalmente en la nueva conformación de Europa post caída del Muro de Berlín. El antiguo mundo grecorromano no fue “europeo” en el sentido en que hoy damos al término: la cultura, las ciudades, las lenguas griega y latina se diseminaron a lo largo de todo el Cercano Oriente y África del Norte. Incluso hoy, una noción como “Occidente” es absurda si pensamos que Marruecos o Túnez están mucho más al “occidente” que Alemania o Italia.

Y ¿qué decir de la clase social? No sólo en el marxismo ella constituye el rasgo definitorio esencial (“Trabajadores de todas las naciones: ¡uníos!”), también en el capitalismo es primordial: el ingreso per capita, el monto de la renta mensual, constituyen patrones universales de medida. Un habitante estrato seis de Medellín, Santiago o Lima tienen mucho más en común que dos bumangueses situados en el extremo de la escala. Un estrato seis de Sao Paulo o Bogotá van a sentir miedo y cambiar de andén al cruzarse en una calle desierta con un estrato cero de su misma ciudad. Y si piensas en pasar tus próximas vacaciones en Dubai puedes estar seguro que en el hotel diez estrellas no preguntan si eres musulmán, latino, anglófono o gay: mientras tengas los miles de dólares para pagar el alojamiento, todo está bien: somos de la misma clase ¡Estamos en la misma sala VIP!


Cualquier rasgo puede ser escogido como esencial o como irrelevante en esa construcción de la “Identidad”: raza, profesión, clase, credo, género, nacionalidad, preferencia sexual, memoria, etc. Pero al mismo tiempo, un simple rasgo común no constituye de por sí ningún tipo de identidad: la comunidad gay no se define únicamente a partir de una preferencia común por un cierto agujero: ella se construye a partir de eventos, lugares, marcas temporales comunes, etc. Igualmente las “negritudes” no se construyen sólo a partir de un cierto nivel de melanina en la piel. Es ahí donde proponemos la construcción de Identidad como un acto de creación: ella es un proceso plástico de dar forma y con-formar. Ella no nos preexiste: ni en los genes, ni en los cromosomas, ni en la historia, ni en la libido, ni en la geografía, ni en el monto de la cuenta bancaria o el índice de ingreso per cápita. Todos estos elementos son índices, materia prima a partir de la cual el individuo, las comunidades, construyen, plásticamente, su pertenencia, o no, modelando con ellos su propia constitución como sujetos, sus propias marcas y puntos de referencias. En suma: la construcción de aquel precioso bien que llamamos libertad. Belo Horizonte, Brasil - Abril de 2009


Historia falsificada n°30 - Carlos Andrés Carreño - (Col) 2009


– or once upon a time in a forgotten attic of an old museum art-taxidermist Florencia Grisanti had honest anatomies on show. By Sidsel Nelund


1830: Inauguration of Museo Nacional de Historia Natural, Santiago. she told me she needed to learn the skill of taxidermy. she wanted to work with dead animals. a contact at Museo Nacional de Historia Natural took to her as an assistant. this is why and how she learned taxidermy. 1838: Twentyfive hectares in the outskirts of Santiago are bought by Sociedad Nacional de Agricultura. they told me that the museum is the oldest museum in latin america. when we entered three monkeys welcomed us. then we had to turn right and walk up some steep stairs. after mounting the top floor a door took us to an old attic. i don't know if it's true, but i have the feeling that the door was very small and that we had to take a big step over a high threshold to enter. 1842: Twentyfive hectares in the outskirts of Santiago are officially inaugurated and named Quinta Normal de Agricultura de Chile. a guy said that the main hall of the museum looks like a cathedral. he is right. the room is long and centers its attention toward one of the ends. because of renovation all of the animals were covered by plastic. but i do think i saw a huge whale sceleton. - Quinta: the 1/5 of one's earnings paid to the authorities in 1842. the exhibition was in the attic. during the three years working as a taxidermy assistant at the museum she had created a group of artworks she wanted to exhibit. there. in the abandoned attic. the artworks mostly consist of plants made of rabbit ears; rooted in pots and swimming in alcohol revealing a whole net of roots. she gets the rabbit ears from the market near estación central in santiago. she says the rabbits are wild rabbits and shows me how they get caught by a metal wire on a stick. the skin would be thrown away anyways. - Normal: allusion to the French Écoles normale supérieure de Paris. she told me that she always had a close relationship with animals. she raised animals as a kid. in retrospect i understand that's why she was cuddling the dead rabbit ears with such love and care.


Fotos: Taca-taca - Florencia Grisanti (CHI) - 2009


< 1875: A park complex with scientific museums is being constructed in Quinta Normal for La Primera Exposición Internacional. so, there was also a taca taca, a table football. the players were exchanged for rats. from a laboratory nearby she had gotten baby rats used for scientific purposes. the rats were all white, snow white. to divide them in two teams she died the hair brown, rat brown, on half of them. 1875: La Primera Exposición Internacional. they told me that two days before the exhibition was suppose to open the director of the museum went to the taxidermy studio. by chance he saw her ”plants.” he felt disgusted. he asked her to avoid any press contact. he said that the exhibition could not be open for the public more than one night. - La Primera Exposición Internacional: among other things an exhibition of exotic animals. the opening night was very nice; family and friends. two kids distributed homemade brownies to everybody. there was plenty of wine. she said it was almost romantic to work three years on a project only to be able to show it for three hours. 1876: La Primera Exposición Internacional finishes and Museo Nacional de Historia Natural moves into its current building, the one that once housed the international exhibition of exotic animals. she told me she had always had a problem with authorities. i nodded. anyways, it was time to move on. she needed to learn the skill of seperating organs from the body, the human body. we were touching inverted bronze casts of navels; friends and family. they felt nice shaped liked vulcanoes before or after eruption. she told me she had a passion for collecting. and recollecting. she told me she would like to collect casts of navels of all her lovers. i liked that idea.


001110110101110111010100101101010010100010101101011 1101101011101110101001011010100101000101011010111010 <Descargame, que no quede un solo 001110110101110111010100101101010010100010101101011 bite dentro de mi, 0111011010111011101010010110101001010001010110101110 sorpendeme una de estas 001110110101110111010100101101010010100010101101011 sesiones con el sensor de tus 0110101110111010100101101010010100010101101011101000 ojos de alta definición, y 001011010100101000101011010111010001010100110101110 escaneame, comprime todos mis datos en el corazón de tu sistema, 001110110101110111010100101101010010100010101101011 donde solo mi contraseña pueda 1101101011101110101001011010100101000101011010111010 llegar, yo sabré instalar con los 001110110101110111010100101101010010100010101101011 días mis más preciados lenguajes 0111011010111011101010010110101001010001010110101110 en tus componentes, infectaré con 001110110101110111010100101101010010100010101101011 troyanos tus jornadas para colarme en los buses de tu 0110101110111010100101101010010100010101101011101000 memoria, y recorrerte, poco a 001011010100101000101011010111010001010100110101110 poco, como una orden 001110110101110111010100101101010010100010101101011 silenciosa a través de tus 1101101011101110101001011010100101000101011010111010 conductores electrizados por el voltaje de 001110110101110111010100101101010010100010101101011 tus estados, ingresa 0111011010111011101010010110101001010001010110101110 en mis redes, 001110110101110111010100101101010010100010101101011 hackeame en los 0110101110111010100101101010010100010101101011101000 streamings de estos 001011010100101000101011010111010001010100110101110 días lentos en que navego entre portales 001110110101110111010100101101010010100010101101011 desconocidos y galerías interminables 1101101011101110101001011010100101000101011010111010 que saturan mis procesos, twittea dulcemente en mi 001110110101110111010100101101010010100010101101011 oido para que todo el mundo sepa que el cielo se lleno de nodos de 0111011010111011101010010110101001010001010110101110 luz desde que unimos nuestras frecuencias, y después, mientras cierro mis 001110110101110111010100101101010010100010101101011 sensores, desconectame rápidamente del mundo, que no quede una sola linea en mi perfil, y descanse, finalmente, en tu sistema/> 0110101110111010100101101010010100010101101011101000


Quizรกs si somos de esos


Los Chinos - JosĂŠ Miguel Marty (CHI) - 2009


Mucho puede decirse en la actualidad acerca de un esquivo y juguetón término que varios grupos de minorías proliferantes en la posmodernidad han usado hasta el desgaste. Hablo de aquello que llaman identidad. Un concepto interesante por las ilusiones que produce, ilusiones que pueden llevar a grupos a enrolarse en empresas sin sentido o a proponer, mejor, exigir, tales o cuales cuestiones que apuntan a borrar las diferencias, diferencias que matizan, organizan y le dan un espectro amplio y enriquecido al mundo humano. La identidad, es difícil que no desemboque en lo idéntico, lo que es igual a si mismo.


Según el diccionario Espasa-Calpe, la definición matemática del termino identidad es: “una igualdad que siempre se cumple, al margen del valor de sus variables.” Una segunda definición del termino plantea: “igualdad o alto grado de parecido.” En la mayoría de diccionarios de español encontramos definiciones muy similares que en conjunto apuntan al ser idéntico a si mismo. Bien, siendo parte de mi “identidad” el ser psicoanalista, quiero presentar una idea a mi parecer novedosa acerca de este tema que leo en Freud ya en 1900, la fecha de publicación de la interpretación de los sueños, que por supuesto tiene un amplio desarrollo posterior en duelo y melancolía y en psicología de las masas y análisis del yo. Es la siguiente: no hay identidad, hay identificaciones. Esto debe leerse de la siguiente manera para no causar estragos: no hay lo idéntico a si mismo, por lo menos, aquello idéntico a si mismo no entra en el registro del discurso, no es expuesto ni visible, si bien tiene una existencia que le brinda consistencia a aquello que Freud llamó aparato psíquico, no es revelado a los otros ni es presentado abiertamente. Hay los rasgos tomados del Otro, elementos de discurso que circulan alrededor del sujeto que en determinado momento se erigieron en ideales y conformaron aquello que el sujeto llama hoy por hoy, su identidad. Me dirijo a señalar que lo idéntico a si mismo se constituye en ilusión cuando se plantea que las vestiduras del sujeto le son dadas por un Otro. En la interpretación de los sueños, Freud (1900) plantea la identificación no como una simple imitación sino como una apropiación de un rasgo o característica de otro. Mas adelante, en psicología de las masas y análisis del yo (1921) agrega lo siguiente: “Solo se discierne que la identificación aspira a configurar el yo propio a semejanza del otro, tomado como modelo .” Esto es suficiente para dejar sentada la posición de Freud al respecto de este tema. La posición de Lacan, si bien similar, un poco mas subida de tono, deja completamente en


claro la necesidad del Otro en la conformación del yo. En sus mas tempranos trabajos se puede leer como es imposible que algo de lo yoico exista sin la mediación de otro que responda a las necesidades del viviente a devenir sujeto. Los principales autores del psicoanálisis han demostrado que en la constitución del yo, que es lo que podríamos señalar como lo que de mí tiene experiencia mi semejante, lo fundamental es el Otro. Aquello que Lacan designó como la batería significante, el almacén de los significantes. Es una orientación que subvierte la idea de un individuo idéntico a si mismo, autosuficiente y auto-poético. El hombre ultra moderno para el que everything is possible, el que está limitado solo por sus propios limites. El psicoanálisis propone en lugar de esto a un sujeto, sujeto de los significantes del discurso en que se halla inmerso, un discurso que no ha elegido, un discurso que lo preexiste y le marca las coordenadas de su existencia. Un discurso que necesariamente le hace establecer un vinculo al Otro, mórbido o no, pero un vinculo al fin y al cabo. La propuesta de la posmodernidad es la soledad, la exaltación del individuo autodeterminado y determinante, ser tu propio dictador. La ilusión de la identidad solo puede desembocar en un proyecto de independencia de cada individuo como un país aparte, 6 billones de países con fronteras cerradas y estrictas condiciones de visado. El sujeto pensado como un individuo con identidad solo puede tender a cercenar los necesarios vínculos a los otros. Y mientras nos ensalzamos en luchas por supuestas identidades sexuales, identidades de género y otras tantas, la modernidad produce por doquier rasgos a desembocar en identificaciones. Por la vía de la música, del uso de los gadgets, la educación acerca de cómo gastar el dinero y otras tantas, al sujeto le es indicado lo que debe ser.


En su escrito de 1965, la ciencia y la verdad, Lacan plantea que: “de nuestra posición de sujetos somos siempre responsables.” Esto se ha leído de muchas maneras y aplicado a diversos contextos. En nuestro caso creo que hace referencia a la posibilidad de cada quien de hacer algo con lo que toma del Otro. El Otro no es el gran estafador ni el gran malvado que quiere transformarme, es la maquinaria significante que por cuestiones ajenas a lo que nos convoca produce los significantes que circulan entre nosotros en la actualidad, la individualidad, el cinismo, la soledad. Pero cada sujeto es responsable de la manera en la que toma e integra estos significantes, este es el sentido de la identificación Freudiana. Lo que cada sujeto haga de lo que incorpora como suyo es parte de su singularidad y es allí, en esa singularidad, oculta mas allá de la palabra donde podríamos encontrar algo mas acorde a lo propio de cada sujeto, Freud le llamó carácter, pero no entraremos en esto ahora. Creer que hay la identidad como lo que me hace único y separado de los demás es desconocer la necesidad del Otro y de su papel en la subjetivación. Creer que se es quien es porque sí, es la manera más directa de negar la responsabilidad ante la elección ofrecida por la modernidad como modo-de-ser. A la manera del yo soy el que soy, se marca la ausencia del Otro y la condena a la soledad, pues Dios no tiene compañía, y eso es siempre una elección. BIBLIOGRAFIA - Freud, S. (2006). La interpretación de los sueños, en Obras completas, Biblioteca Nueva, Madrid. - Freud, S. (2006). Duelo y melancolía, en Obras completas, Biblioteca Nueva, Madrid. - Freud, S. (2006). Psicología de las masas y análisis del yo, en Obras completas, Biblioteca Nueva, Madrid. - Lacan, J. (2008). Escritos 2. La ciencia y la verdad. Siglo XXI editores. Argentina. FOTOGRAFÍAS: Transvisibles, anoche soñe que judith butler era hombre Divina Huguet Sesé - Teresa Martín Ezama http://transvisibles.estudionote.biz


Luz - Lina Buso - (PerĂş) 2009



La Caja No.02 Acá no somos de esos