Page 1

Entre letras Una revista literaria

Instituto Ana MarĂ­a Janer

Lengua y literatura 2017


Revista literaria Instituto Ana María Janer La literatura como espacio propio A lo largo de este año, los alumnos de segundo y tercer año fueron leyendo y encontrándose con diversas historias en las clases de Lengua. Trabajaron con distintos géneros y autores, con novelas, cuentos, poesías y obras de teatro, y se animaron a apropiarse de esos descubrimientos literarios para lanzarse a la escritura. Así, en estas páginas, ofrecemos una pequeña y azarosa selección de algunos de los trabajos hechos por los alumnos. Son una muestra de la dedicación, el entusiasmo y la vida que le dedicaron a la difícil tarea de ser escritores. Estos textos han sido corregidos y editados por la profesora pero pertenecen a sus autores. Ellos habitan estas palabras y es de ellos este espacio.

Los alcances de la ciencia ficción Con los alumnos de tercer año trabajamos en profundidad los rasgos propios de la ciencia ficción y los modos que tiene ella de presentar interrogantes sobre la humanidad y el funcionamiento de la sociedad difíciles de responder. Descubrimos que si bien se trata de un género con una mirada sobre el futuro ofrece, en realidad, una mirada aguda y reveladora sobre los problemas actuales de la sociedad. Con esta consciencia, leímos la novela Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, miramos la película Arrival ("La llegada"), del director Denis Villeneuve, y pensamos en los modos que tienen estas dos historias de proponer una lectura sobre la cultura actual y sus manejos, que, como muestran estos relatos, no siempre son los mejores. Estos son algunos de los ensayos que surgieron como fruto del trabajo con ambas historias.

¿Ha LLEGADO la ciencia ficción a ser QUEMADA?

Valentina Fiumana (3ro B)

Un mismo género se puede presentar de maneras muy diferentes. Un claro ejemplo de esto son el libro Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, y la película Arrival, de Denis Villeneuve, ya que ambas obras pertenecen a la ciencia ficción pero no por eso son semejantes. Mientras la primera narra la historia de una sociedad cuya “felicidad” está basada en evitar el pensamiento, la segunda relata la comunicación con alienígenas que llegaron al planeta Tierra. En el siguiente ensayo se analizarán y compararán las dos producciones para, finalmente, poder explicar los efectos del uso de la ciencia ficción. 1 La hipótesis Sapir-Whorf –también conocida como PRL (Principio de

relatividad lingüística) – tiene muchas interpretaciones que se pueden resumir en dos versiones: una versión radical y una versión débil.

Ambas obras hacen reflexionar sobre las virtudes y los defectos de la raza humana, sobre cómo somos y cómo podríamos llegar a ser. Arrival es una utopía con una visión optimista de las sociedades del futuro. Plantea que mediante el aprendizaje de un nuevo lenguaje, las personas seríamos capaces de lograr la paz en el mundo, es decir, una situación ideal y actualmente poco posible. Contrariamente, Fahrenheit 451 es una distopía. La historia relata cómo el progreso de la tecnología provocaría la desaparición del razonamiento. Además, se puede ver el conformismo de la mayor parte de la sociedad por medio de la fuerza, y la restricción de la información por parte de la autoridad. Las historias tienen varias escenas que merecen ser destacadas. En el caso de Arrival, el momento en el que la lingüista logra finalmente comunicarse con los alienígenas es muy emocionante. Esto se debe a que anteriormente se observó su esfuerzo y dedicación para lograrlo. Otra de las escenas más impactantes es el final, ya que se revela que la hipótesis de Sapir-Whorf1 es válida, es decir,

La versión radical propone que la estructura de nuestra lengua determina la manera en que percibimos el mundo.

1


el lenguaje condiciona la mente. En esta parte, el espectador logra comprender toda la película y es obligado a recordar el principio, para así poder entenderla en su totalidad. Por otro lado, Fahrenheit 451 también presenta momentos de gran importancia, como cuando Montag comprende que en realidad era infeliz. Esto provoca un quiebre en el personaje, que termina muy confundido y sin rumbo. Más adelante en la historia, se le revela al lector que el personaje principal guarda libros en su casa ilegalmente. Es una escena inesperada, ya que el protagonista estaba —supuestamente—en contra de ellos. El relato da un giro interesante que atrae fácilmente al lector. Estas historias nos llevan a plantearnos algunos interrogantes: si los seres humanos tuviéramos la posibilidad de adaptar nuestra mente a un nuevo lenguaje y así poder ver el futuro, ¿la mayoría lo elegiría o preferiría no anticiparse a nada? ¿Cómo elegiríamos vivir si supiéramos todas las consecuencias de lo que hacemos? ¿Cambiaríamos algo o seguiríamos la corriente? Y, en el caso de Fahrenheit 451, si la tecnología avanzara, ¿llegaríamos al punto de dejar que una máquina piense en nuestro lugar? ¿Podría dejar de tener importancia reflexionar? ¿Las personas preferirían engañarse a ellas mismas en vez de afrontar la realidad? En conclusión, la obra de Bradbury y la de Villenueve tienen entramados profundos que merecen ser analizados. Cada autor, a su manera, supo utilizar la ciencia ficción más que correctamente para lograr historias atrapantes. Arrival cuestiona al hombre, el uso del lenguaje y de la violencia, las acciones sólo por conveniencia, la forma particular que tenemos de ver las cosas y la comunicación. En cambio, Fahrenheit 451 cuestiona el uso excesivo de la tecnología, el abuso de la autoridad, la falta de escucha y de pensamiento, la felicidad y la indiferencia. Ambos relatos hacen trabajar las mentes de los lectores y espectadores, no solo durante las historias sino también al finalizarlas.

¿Un futuro distópico o utópico? Humanos, ustedes deciden.

Luz Macchiarelli (3ro A)

Comenzaré por destacar las obras que serán el tema central del ensayo. Tanto Fahrenheit 451, una fabulosa distopía, como “La llegada”, dan a conocer la ciencia ficción en su estado más puro, ya que proponen describir el impacto de la ciencia en la vida de los hombres, creando mundos o sucesos imposibles en el presente pero que podrían resultar reales en un futuro.

Entrando en las historias, nos encontraremos con que ambas unen los sentimientos, ideas y momentos personales e importantes de las vidas de los protagonistas con la manera en que la ciencia incide en ellos y en la historia, es decir, tanto Ray Bradbury como Denis Villeneuve utilizan cuestionamientos filosóficos, que de algún modo sensibilizan a los personajes principales y así también al lector, para hacer que ellos entiendan la “participación esencial” de la ciencia ficción. En lo que a mí respecta, considero que el tiempo es uno de los elementos clave en ambas historias, partiendo de la base de que los efectos causados por los mundos y sucesos propuestos por la ciencia ficción no provocarían lo mismo en el lector/espectador si no se concibiese desde una mirada al futuro o en un período de tiempo que no es el actual. Si esto no ocurriera, las historias ya no se creerían pensables o “posibles” en ningún momento y se transformarían en puramente fantásticas. Principalmente en “La llegada” descubrimos que el lenguaje que utilizamos determina el modo en que concebimos el tiempo, punto clave que da lugar a la pregunta que deja abierta esta maravillosa historia: ¿qué haríamos si pudiéramos ver toda nuestra vida? No solo deja la trama sin concluir concretamente y desata el cuestionamiento fundamental de la película, sino que, además, nos deslumbra con la manera en que está construida la incógnita en el transcurrir de la historia, entrelazando destellos de ciencia ficción con problemáticas y situaciones cotidianas, usuales para nosotros. Por esta última razón es que Denise Villeneuve abre una puerta en nuestra cabeza, difícil de cerrar: “qué pasaría si…”. Puertas abiertas y la atrapante magia de este fabuloso género al mismo tiempo nos llevan nuevamente a pensar pero, esta vez, con los cuestionamientos que se construyen en Fahrenheit 451: ¿por qué esta mal leer? ¿Por qué no hay que pensar? Sería realmente terrible llegar a un mundo en el que se creyera sinceramente que la única forma de ser feliz fuera sin tener ideas, sueños ni pensamientos propios. Clarisse lo sabía, Montag lo supo. Y nosotros también sabemos que hoy, afortunadamente, esa no es nuestra realidad; conocemos mejores caminos para alcanzar la felicidad que vivir en la mentira de una felicidad que no es la propia, o en una tiranía en la que un monstruo gigante obligue a destruir nuestra historia, la de nuestro país y de nuestro mundo. Desde polos opuestos pero, a la vez, muy cerca, con futuros tan distintos como impensables, ambas historias nos muestran al hombre. Nos muestran a Louise, a Ian, a Mildred y a Montag. Pero no importa de quiénes se trate, porque antes de eso son humanos, como nosotros. ¿Humanos que viven engañados? ¿Humanos que están tristes? Sufren, aman, tienen hijos y se hacen preguntas. ¿Qué pasara en el futuro? No sabemos si una bomba terminará con todo o si deberemos comunicarnos con extraterrestres pero, si hay algo común en cómo la ciencia ficción incide tanto en los personajes como en nosotros, es 2


que, de maneras muy distintas, nos llevan al mismo ser humano. En ambas existe la idea de guerra pero las dos no terminan en paz. Futuros inimaginables, irónicos y difíciles de creer con los que la ciencia ficción nos envuelve y, simplemente, nos deja pensando.

Condición humana y progreso

Emilia Nakauchi (3ro A)

En el siguiente trabajo se analizarán y compararán las historias de “La Llegada”, del director canadiense Denis Villeneuve, y Fahrenheit 451, del escritor estadounidense Ray Bradbury. La presencia de la ciencia ficción en ambas historias es innegable y podemos ver cómo esta afecta a los personajes de diversas maneras. En Fahrenheit 451 se registra la presencia de la ciencia ficción en la vida cotidiana de los personajes, que ven sus actividades invadidas por una tecnología que ellos mismos dejan avanzar. En cambio, en “La Llegada”, la presencia de la ciencia ficción está dada por la invasión de alienígenas en la tierra, quienes traen una propuesta de superación. En el primer relato nombrado, un momento clave es el encuentro personal de Montag con Clarisse, quien abre en su vida una puerta que lo llevará al cuestionamiento de sus acciones poco menos que automatizadas. El primer encuentro parece casual, pero la repetición del mismo y sus consecuencias nos orientan hacia una búsqueda y una necesidad interior de sentido por parte del protagonista. Otro momento clave es la contemplación del incendio en el que una mujer decide acabar con su vida, consumida por el fuego. Este hecho le confirma a Montag su replanteo de vida con una comprensión más profunda de la realidad. Él comienza a construir la certeza de que los libros son poseedores de signos y sentidos. En la segunda historia mencionada, el momento clave es el encuentro de Louise con el heptápodo, en el que la lingüista pone todo su conocimiento al servicio de la comunicación y alcanza, de este modo, a comprender el sentido de la llegada de estos visitantes. A partir de entonces, ella comprende que el lenguaje le permite recorrer el tiempo con libertad, agregándole a su vida mayor profundidad y sentido. Por ejemplo, Louise comprende que la invasión alienígena, que en un principio le resultó amenazante, acaba transformándose en una oportunidad de comunicación y crecimiento. En Fahrenheit 451, Bradbury cuestiona no tanto el avance tecnológico sino el mal uso de la tecnología en contra del pensamiento, de la búsqueda de sentido, de la comunicación y del comportamiento humano. Para ello,

el autor describe una sociedad automatizada que no se plantea el rumbo que el gobierno le impone. En este contexto, los libros representan un gran peligro ya que cuestionan la distracción tecnológica y echan luz sobre una sociedad incomunicada. En “La Llegada”, se cuestiona la lectura apresurada que el mundo hace de la llegada de los extraterrestres, sin considerar la valiosa herramienta del lenguaje y la comunicación. Nos presenta un mundo dominado por el miedo y la angustia de la violencia y la incomunicación; sólo a partir del lenguaje y la comunicación comenzará a abrirse una posibilidad más luminosa y esperanzadora. Lo que valoro de ambas historias es que a través de la ciencia ficción apelan al hombre y sus acciones: pensar, analizar, comunicarse, sentir, comprometerse, y compadecerse.

Está en nuestras manos

Zoe Miceli Rupar (3ro A)

En éste ensayo se hablará sobre el libro Fahrenheit 451 y la película “La Llegada”, ambos del género ciencia ficción. En el libro de Ray Bradbury, el género se presenta en la postura de los personajes con respecto a los libros, en los avances de la tecnología y en la relación que las personas mantienen con ésta. Por otro lado, en “La Llegada”, la ciencia ficción no está en el avance de la tecnología (que se mantiene igual a la actual) sino en la aparición de naves extraterrestres con vida alienígena dentro de ellas. En ambas historias los puntos clave se manifiestan mediante el cambio de opinión sobre los temas cruciales de cada una. En Fahrenheit 451, el protagonista, Guy Montag, empieza a considerar que tal vez los libros, en vez de quemarse, podrían leerse. La escena fundamental que generó un gran impacto, determinando el cambio de opinión en Montag, fue la de la mujer que decidió quemarse junto con su casa. Ésta valentía lo hace cuestionarse su pensamiento con respecto a los libros, disparando en él el instinto de robar uno. Al llegar a su casa lo lee, y también lee los libros que había robado anteriormente. Leer lo inspira y recurre a Faber, junto con quien idean un plan. Éstos hechos abren casi por completo la grieta que Clarisse había ayudado a crear, y ésta se termina de abrir cuando Montag elimina a quien lo aferraba a su pensamiento anterior, es decir, cuando quema a Beatty. El cambio en su pensamiento ya es evidente cuando descubre que al fuego se le puede dar otros usos aparte del de destrucción.

3


Por otro lado, en “La Llegada”, la protagonista siempre tuvo una mirada positiva con respecto a la invasión alienígena: en la película el cambio de opinión se expresa desde el lado exterior, cuando los países dudan en confiar. El momento clave, que permite al espectador encastrar todas las ideas que, gracias al hilo de la historia, había ido elaborando es el momento en que Louise entra al otro lado de la nave. Ésta escena es importante porque, al ubicarla del otro lado del vidrio que separaba a los humanos de los aliens, éstos últimos ya la consideran capaz de portar el arma que vinieron a regalarles desde un principio. Al ser Louise lingüísta y saber tantos lenguajes, está acostumbrada a lo diferente, porque mientras más idiomas, más culturas diversificadas; esto la hace a ella la única capaz de recibir el arma, porque no tiene los prejuicios del resto. La película del director Denis Villeneuve cuestiona el rechazo hacia lo distinto. Tal cuestionamiento es posible de ser percibido de manera sutil, en situaciones como las reacciones negativas de los noticieros ante las naves y que ante cualquier atisbo de frustración, piensan en lo peor y se rinden (como es el caso de los países que deciden atacar). Louise es capaz de contraatacar estos cuestionamientos cuando convence al General Shang de no recurrir a la violencia: le muestra que lo distinto no siempre tiene que ser malo, citando las palabras de su difunta esposa: “la guerra sólo deja viudas”. El cambio en la opinión del General es capaz de producirse porque las guerras suelen surgir a raíz de las diferencias, por ende, esto nos remonta al cuestionamiento principal. Por otro lado, Fahrenheit 451 cuestiona la tendencia de la sociedad a no pensar. A diferencia del cuestionamiento generado por “La llegada”, la duda que siembra Bradbury en los lectores es más evidente, presente en situaciones como la quema de libros, el reemplazo de las personas por la tecnología, y el rechazo hacia aquellos que deciden salir del molde y no seguir las normas impuestas por la misma sociedad. Cada historia, a su manera, nos obliga a reflexionar sobre nuestras acciones y sobre cómo nos desenvolvemos en el día a día. Al pertenecer al género ciencia ficción, estos cuestionamientos, que son actuales, fueron exagerados a tal punto que tal vez no nos damos cuenta de que los caminos que nos ofrecen ambas historias son posibles para nuestra sociedad. Terminar en una utopía o una distopía está en nuestras manos.

En Fahrenheit 451 la avanzada tecnología y el modo de razonar de los personajes hacen asomar la ciencia ficción, mientras que en “La llegada” el hecho de la presencia de un grupo de extraterrestres y la forma de percibir el tiempo de Louise son lo que, en este caso, marca el género de esta historia. En Fahrenheit 451 la gente no lee, está prohibido hacerlo. Los libros se queman y poseerlos es un delito. Ya que consideran que la lectura despierta en los hombres preguntas e ideas que no los hacen felices, la gente piensa y se cuestiona lo menos posible, porque creen que de ese modo se alcanza la felicidad. Pero algunas personas no piensan igual, entre ellas Montag, y creen que la presencia de los libros es muy importante. En “La llegada” el arribo de los extraterrestres despierta caos, miedo y curiosidad, ya que no se sabe el motivo de su aparición. El descubrimiento de un nuevo idioma le hace percibir a Louise el tiempo de una forma distinta y esto la desconcierta, ya que puede ver acontecimientos que todavía no han pasado. En Fahrenheit 451, la trama se centra en la quema de libros. Los bomberos no apagan incendios sino que, al enterarse de que algún ciudadano posee libros, los prenden fuego. Esto se debe a que creen que leer hace pensar y razonar sobre cosas que no traen felicidad, porque pueden no ofrecer respuestas agradables o causar insastifacción. Montag no cree que esto sea así, él piensa que el mundo no está bien, que su mundo no es como debería ser, y cree que la respuesta a esto está en los libros. En “La llegada”, el tema principal es esa llegada de naves con extraterrestres que se distribuyen alrededor del mundo. Al querer respuestas acerca de lo que ellos quieren y vienen a hacer a la tierra, los militares acuden a Louise, una lingüista, para que pueda descifrar su lengua. Al descubrirla, Louise empieza a percibir el tiempo de una manera diferente, ve el futuro, el pasado, y el presente continuamente. Ante esto, la gran pregunta es: ¿volvería ella (y nosotros) a tomar las mismas decisiones sabiendo adónde conducen? Mientras que en Fahrenheit 451 los grandes cuestionamientos giran alrededor de los libros: ¿por qué son importantes? Ambas historias son atrapantes y despiertan dudas y cuestionamientos propios del género de la ciencia ficción que permiten reflexionar sobre el lugar que ocupa el hombre en el universo. Las preguntas están hechas pero las respuestas no están dadas, queda en los espectadores, entonces, la responsabilidad de meditarlas.

Ciencia ficción para reflexionar

Serena Rubio (3ro A)

Fahrenheit 451 y “La llegada” son dos historias que, a través de métodos y tramas distintas, forman parte de la ciencia ficción. 4


¿Qué hay de “futuro” en el futuro?

Por Paula Fuoco (3ro A)

A continuación, presentaré un desarrollo de las historias “La llegada” y Fahrenheit 451. “La Llegada” es una película cuyo género es la ciencia ficción. Percibimos su presencia en diversos momentos y puntos de la historia; por ejemplo, en el uso de palabras y expresiones específicas de un ámbito científico determinado (en este caso, la lingüística y la física), es decir, el uso de tecnicismos, y en la utilización de neologismos, tales como los símbolos que utilizaban los alienígenas para comunicarse y que eran propios de su especie, la cual fue inventada. Tanto el uso de tecnicismos como de los neologismos responden a un aspecto más amplio de la ciencia ficción, al hecho de que este género se presenta como una literatura de anticipación. Además, otro elemento que posee, aunque en menor medida que los anteriormente nombrados, es que propone describir el impacto de la ciencia sobre el ser humano y su entorno. Fahrenheit 451 es un libro cuyo género, al igual que el de “La llegada”, es la ciencia ficción, aunque ubica el foco de atención en otros aspectos. Podemos notar la presencia de la ciencia ficción, sobre todo, en que describe, de manera exhaustiva, una posibilidad del impacto de la ciencia sobre el ser humano y su entorno, siendo su visión poco (o nada) optimista y muy alarmante. El autor creó un futuro posible y explicable racionalmente. Sus personajes manifiestan las incertidumbres, inquietudes o anhelos que producen los adelantos científicos y los inventos técnicos. Otra gran característica del género con la que cumple es que también se presenta como una literatura de anticipación, ya que imagina acontecimientos creíbles y tal vez posibles en un futuro lejano o cercano, gracias a los cambios que el tiempo y la inventiva e inteligencia humanas generan. En este caso, y de modo muy real y posible, presenta una sociedad del futuro cuyas mentes han sido “absorbidas” por la tecnología, priorizando el entretenimiento y los programas carentes de significado, desplazando de este modo la literatura, el enriquecimiento intelectual, la reflexión y la mera ejercitación del pensar a segundo plano, y demonizando dichas prácticas. Utiliza, aunque en menor medida, los tecnicismos y neologismos como recursos característicos de la ciencia ficción. Los puntos clave de “La llegada” son el arribo de los extraterrestres, la incertidumbre que provoca este acontecimiento, y la reacción de los humanos. Más tarde, cuando la pregunta anteriormente planteada haya sido respondida, la película pondrá el foco de atención en lo que le depara a la protagonista en el futuro y qué hará

con la información revelada. El transcurso del aprendizaje del idioma extraterrestre provocará un importante impacto en el personaje estelar, ya que comenzará a ver imágenes de ella y de su vida que, en realidad, nunca vivió. Qué quieren, cómo se comunican, qué impacto tendrán ellos, su propósito y las habilidades que poseen, además de su manera de percibir el tiempo; esos son los puntos claves de la película. Su construcción fue lenta y confusa, sólo se puede entender todo en su máxima expresión al final. Provoca que el espectador realice conjeturas, generalmente erróneas, y experimente una sensación de incertidumbre. Los puntos importantes de Fahrenheit 451 son los encuentros entre Clarisse y Montag, los cuestionamientos revolucionarios que éstos provocan en el protagonista y cómo lo obligarán a comenzar a ver realmente lo que sucede a su alrededor. Otro momento decisivo de la historia fue el intento de suicidio de Mildred, la esposa de Montag, posterior al primer encuentro de éste con Clarisse, suceso que desencadena de manera definitiva un sinfín de cuestionamientos, enfado, y le da un giro de 180º a la vida de Montag. A partir de allí, cada suceso marcará un quiebre aún mayor en el protagonista, llegando, finalmente, a la decisión de hacer algo que cambie de raíz su vida y su entorno. Él echa todo por la borda y, junto con Faber, un viejo y temeroso ex profesor, deciden intentar realizar un cambio. Otros momentos claves de la historia son la reunión de Mildred con sus amigas, que tendrá como desenlace una explosión emocional de Montag; la muerte de Clarisse; el encuentro del protagonista con otras personas expulsadas de la sociedad por leer; el incendio de la casa de una mujer que tenía libros en su poder y decide quedarse allí y morir junto con ellos; el incendio de la casa de Montag y la persecución de éste y, finalmente, la muerte de los compañeros lectores del hombre. Esta historia se construyó primero de manera paulatina y luego, llegado el momento del incendio de la casa de Montag, mantuvo un ritmo dinámico y por momentos brusco. Repleta de constantes y nuevas reflexiones, es una historia que se construye paso a paso y de manera lineal. “La llegada” presenta como cuestionamiento a los espectadores qué haríamos si supiéramos lo que nos depara el futuro. Si supiéramos que algo nos hará sufrir, y viéramos cómo poco a poco esto se construye, ¿lo detendríamos o permitiríamos que suceda y que la vida siga su curso como si no supiéramos nada? Estas preguntas las presenta de manera implícita, no es sencillo ver el trasfondo y la reflexión que propone. Fahrenheit 451 propone, de manera muy explícita y clara, pensar sobre lo que le depara posiblemente a la sociedad futura; sobre lo que la prioridad que le otorgamos a la tecnología, las conversaciones frívolas y triviales, la formación de personas vacías basadas en información 5


inútil y programas sin contenido real y sustancioso para la mente, el despojarle relevancia a las prácticas propias del ser humano pensante, tales como leer, pensar y reflexionar, provocarán en el mundo y en los individuos que lo habitan; una sociedad con personas como robots, que no piensan, deciden ni sienten. Una sociedad repleta de mentes pulverizadas, dormidas. Fahrenheit 451 presentó cuestionamientos que, a mi parecer, eran más interesantes, y presentó una imagen

sumamente inquietante que es posible percibir en la actualidad y sobre la que debemos actuar para que no se vuelva realidad. Realizó un análisis mucho más profundo y completo sobre el hombre, cómo éste se está construyendo. Me pareció una historia enriquecedora e interesante. “La llegada” también presentó un cuestionamiento interesante y que provoca un instante de reflexión, pero no me movilizó ni me resultó tan interesante como Fahrenheit 451. De todas formas, es una película emocionante y atrapante.

Poesía: juegos con palabras Con los alumnos de segundo trabajamos también con el género lírico: sus rasgos y recursos propios, los modos de contar experiencias y transmitir emociones, y los trabajos con la denotación y la connotación. Luego de analizar y trabajar con varios textos y diversos autores, los alumnos se animaron a escribir sus propios poemas. Estos son algunos de ellos. "Caminante sin camino"

pequeños y entrecerrados.

Lucas Carballo (2do C)

Palabras necias que nada significaron. Caricias falsas que ahora son pasado. "Te amo" dicho en vano, terminando con una rotura de corazón. Cual caminante, tomé rumbo y partí. No sé dónde voy, tampoco donde terminaré, sólo sé que mi guía nunca salió de mí y ahora sólo hay sentimientos que pronto arrancaré. Ahora sirve menos que silla sin patas. Una voz con eco de un hombre en cuclillas que ahora tiene traumas.

Una criatura que le demuestra que en su desinteresada adolescencia todavía hay algo que le importa.

"Lejano sueño" Clara Pontoriero (2do C)

En mis sueños lo vi muchas veces. Se veía espléndido, se veía mágico, se veía hermoso, se veía perfecto, se veía lejano.

"Una criatura" Agustín García (2do C)

Un joven entra a una casa.

Cada noche lo pensaba, cada noche lo anhelaba. Mi deseo desesperanzado se repetía, mis ojos brillaban como estrellas al hablar de ello. Era un sueño, era distinto, era mío.

En ella encuentra una criatura.

"Adolescencia" Ashley Cho Chun (2do C)

Una criatura muy pequeña. Una criatura con manos tan suaves como la seda. Una criatura que posee ojos tan

La adolescencia ha llegado como un dulce huracán. La adolescencia ha llegado y es como la primavera, cuando las flores deciden ver el mundo. La adolescencia ha llegado con amistades que nos hacen sonreír. 6


La adolescencia ha llegado para quedarse un largo rato aunque yo no esté preparado.

No podrán venir si prevalecen en la parálisis para las personas. Y nunca termina la escena donde asesinan al sol.

"En ese día" Franco Pacino (2do C)

"Anónimo" Martina Rodríguez Quiroga (2do A)

En ese día, donde quieren todos saber, quién lo grita y quién se calla, si la pelota entra o si la pelota sale. ¿Quién no quiere ir a ese lugar, a esa silla? Tranquilos porque hay lugar para cien mil espectadores. Y van a ganarlo a toda costa, para cumplir todos esos sueños de todos aquellos niños.

Miro la luna con ojos blancos pensando en ti y en el pasado. Blanca la luna, rojo tu pelo, con ese olor tan sensible que me muero. Ay, querido, yo siempre te esperaré en la esquina, con euforia, y siempre acompañándome del tiempo. En esa esquina triste nunca llegaste y es por eso que mi amor por vos ya no puede tener más sentido...

"¿Quién fuiste?" Juan José Krunfli (2do A)

"Antes de ella" ¿Quién fuiste? Tan corrompida de hermosas diferencias, que a nadie responde y nunca arriba de sí. Y así llegaste, en tan antiguo e interrumpido ciclo de análisis de imperfecciones. Como ser modesto y buen observador; alabado por cantos de existencia y sentido potencial, bajo lenguas que hace tiempo no entendíamos. Estando perdidos encontramos sobradoras pruebas del vacío, con un perfume que ensordece, que tampoco responde y prohibido por ley. Tan parecida a los ignorados, tan pasiva para con sus enemigos, tan condenada al error; que miedo y miseria provocan en mi imaginación corporal. ¡Arrepentida en días felices de haberse llamado igual que su alma, irremediable!

Micaela López (2do A)

Antes de ella, no había nadie. Antes de ella, nada ocurría. Antes de ella, vacío mi patio estaba. Los recuerdos son fuertes, el pasto se entristece. Las ramas dejan gustos amargos que no logro olvidar por más lejano que el recuerdo en mi mente se encuentre. El cielo se llena de nubes, la tristeza se hace notar y yo sigo ahí, perdida en esa esquina.

"Los niños esperan por ella" Agustina Vidal (2do A)

Los niños esperan por ella, otros quisieran tenerla. Porque en ella, los cuerpos son ruidosos y poderosos como las estrellas. Es la edad de oro que me gustaría tener.

7


"El otro dios" Ignacio Pecoraro (2do B)

Enano hermoso, enano glorioso, enano groso. Cualquiera te va a querer imitar pero no nos va a dar tu felicidad. Tenés una velocidad, una fuerza y una creatividad que nadie puede creer y les queda admirar. Si hubieses hecho una dupla con Maradona sería tan mágica como Hogwarts, tendría olor a gloria. Yo confío en vos y si nos traés la copa, me voy hasta San Nicolás de Rosario caminando.

Con felicidad espero cada día llegar a verlo. Porque mi rota vida no tendría sentido sin él conmigo. Porque Netflix ilumina las pantallas negras de mi vida.

"A veces llena de vida y felicidad" Agostina Taype Espinoza (2do B) A veces llena de vida y felicidad, a veces llora entre los vientos de la noche mientras la muerte se ríe de ella. A veces olvida su desgracia y sale a la luz, y su risa viaja entre los vientos como sus recuerdos. Ella la extraña. Ella la quiere, la quería. Sus cabellos sedosos se iban desvaneciendo, su olor, el que siempre estuvo ahí, se alejó y jamás volvió.

"Nunca me voy a olvidar" Victoria Zambrino (2do B)

Nunca me voy a olvidar del momento en el que lo conocí.

Y ahora de ella sólo le quedan recuerdos. Recuerdos que perdurarán hasta que se encuentre de nuevo en un lugar mejor.

Pequeñas historias de terror Tensión, suspenso, giros inesperados en la trama. El horror, como género, se vale de todo. Con los alumnos de segundo, entonces, nos animamos a probar qué tan breve e impactante podía resultar un relato y ellos eligieron a los siguientes ganadores.

1. Vivo debajo de una fábrica textil. Un día le pedí a mi primo que me acompañara abajo. Fuimos y, cuando me di vuelta, mi primo no estaba. Volví a subir y le pregunté por qué se había ido. Él me respondió que nunca me había acompañado.

Por Susana Lin, Aylén Hong, Ester Lee, Carolina Martínez (2do A).

2. Encontré en mi teléfono una foto mía durmiendo en mi cama. Vivo solo.

Por Mara Aiello (2do A).

8


3. Me estaba cepillando los dientes. Me miré en el espejo y luego me enjuagué, pero mi reflejo se seguía cepillando.

Por Susana Lin, Aylén Hong, Ester Lee, Carolina Martínez (2do A).

Loco por amor El alumno Facundo Romano, de 2do A, acercó este texto para sumarlo a la selección: Y de un día para otro me atrapó con sus locas ideas, su hermoso carácter, su belleza y hasta los mensajes que me mandaba. Pero, sin querer, me iba destrozando por dentro; sin darse cuenta, con su hermosa cara y sus locas ideas me fue arrastrando a la locura y ya nada fue lo mismo. Ahora estoy acá, soñándote con los ojos abiertos, imaginándote a mi lado como mi hermosa mujer. Pero sé que estamos cerca de estar alejados, separados por un largo camino. Se puede cruzar por completo no lo niego, pero ¿que llegue a la mitad y te encuentre? No estaría seguro de eso. Amándote como un loco solitario que escucha tus palabras que me guían en el camino que debo tomar; escribiéndote en una noche esperando una señal que venga de vos y dedicándote mis más sinceras palabras. Quizás solo te conocí en el momento incorrecto, quizás solo es cuestión de tiempo para que me de cuenta de que no soy para vos lo que vos sos para mí.

Autobiografías Con los alumnos de los tres segundos años trabajamos cómo se construyen las historias y el peso que tienen los puntos de vista en su estructuración. Así fue como llegamos a este género, el de la autobiografía, y ellos se animaron a escribir sus propias historias como lectores. Estos son dos ejemplos.

1. Por María Agustina Castillo (2do B) Si soy sincera, cuando era más chica no me gustaba leer. Pero alrededor de 2015 me di cuenta de que me encantaba. No tengo problema en leer diversos géneros: misterio, ciencia ficción pura o romántico empalagoso; pero eso sí, nunca me van a ver leyendo terror o novelas históricas que tengan que ver con nazis, ya que esos géneros sí que no me gustan. Leo para salir de la realidad y explorar nuevos mundos. Si quisiera leer algo realista, leería el diario. Desde el 2015 hasta ahora leí varios libros y sagas diferentes, pero hubo tres que me marcaron. Una de esas lecturas fue Detectives, de María Brandán Araóz. Leí la saga sola. Fue un regalo de parte de mi mamá, porque quería que yo leyera algo. La lectura de toda la saga se prolongó alrededor de 2 ó 3 meses. Fue en el 2015, y en ese mismo año nos fuimos de viaje de egresados con el curso. Esta lectura no la compartí con nadie, pero sí la recomendé. La historia trata sobre un grupo de amigos que resuelven diferentes misterios, en varias ciudades de Argentina, como Bariloche, Córdoba o Mar del Plata, entre otras. Elegí esta saga porque me trae muy buenos recuerdos de ese año y porque este grupo de amigos no se rendía ni mostraba tener miedo en los peores momentos. Además, fue la primera saga que terminé. La segunda lectura que me marco fue Crónicas Lunares, de Marissa Meyer. Tanto esta saga como la anterior, las leí desordenadas. Con la otra no había tanto problema, porque son libros bastante independientes, pero con esta saga no es ese el caso. De Cress, el libro por el cual empecé (y el tercero de la saga), al principio no entendía nada y hasta pensé en dejarlo y buscar otro que sí me interesara. Pero luego de ver a varios youtubers que hacían mini reseñas de la saga, me dieron ganas de seguir y me volví súper fan. La lectura de todos los libros se prolongó a lo largo de un mes y medio, más o menos. No compartí la lectura, pero también la recomendé. La saga en un retelling de las historias de 9


las princesas de Disney. Si hay algo que me encantó, además del Capitán, fue la lealtad de los personajes y el hecho de que no se rendían por nada, en especial Wolf. La última saga que me marcó fue Maze Runner, de James Dashner. La leí sola, y me enteré de esta saga gracias a una youtuber. La lectura se prolongó a lo largo de un mes o menos. La saga le leí este año, al igual que la anterior. Uno de los mejores recuerdos que tengo de ese tiempo es hablar de la tragedia con Luna y criticar a Tommy. Compartí la lectura mediante comentarios y spoilers con mis amigas. La historia trata sobre un grupo de chicos encerrados en un laberinto al que, cada mes, desde hace dos años, llega un novato. Pero el último es algo diferente a los demás y, luego de su llegada, todo cambia. Lo que más me gustó de la saga, además del asiático medio diva y el rubio hermoso, fue la lealtad que tiene este grupo de amigos, que más que amigos son familia.

2. Por Mara Aiello (2do A) La saga Caídos del mapa, escrita por María Inés Falconi, despertó mi pasión por la lectura. No me gustaba leer hasta que esta saga llegó a mi vida. Todo comenzó el verano del 2014, en el que quise realizar alguna actividad para enriquecer mi vocabulario. Recuerdo que fui a la librería “Yenny” y le pregunté al señor que me atendió qué libro me recomendaba. Él me preguntó en qué grado estaba y me buscó el libro perfecto, Caídos del mapa (volumen uno), una historia maravillosa. Se trata de cuatro chicos de séptimo grado, que se ratean al sótano de la escuela, donde pasarán una de las mejores aventuras de sus vidas. Mientras tanto, en el aula se desarrolla otra historia paralela, la de los profesores y los padres, quienes reaccionan de diferentes modos a las travesuras de los chicos. Fue una de las historias que marcó mi 2014, ya que el segundo libro, transcurre durante el viaje de egresados de los personajes, y yo asistiría al mío el año siguiente, entonces, como ese libro contaba las travesuras que hacía cada uno de los alumnos, me emocionaba porque me sentía identificada. Otro de los libros que más me marcó fue El camino de Sherlock, de Andrea Ferrari. Siendo sincera, fue el primer libro que leí en la escuela que en verdad amé. Todas las series de televisión que miro se basan en casos y detectives, y, cuando la profesora nos dijo que íbamos a leer sobre un caso de Sherlock Holmes, me emocioné mucho. Este libro cuenta la historia de un chico, llamado Francisco y apodado “Sherlock” por sus compañeros, que por su alta capacidad de aprender a los 14 años se destaca del resto. Y, cuando era pequeña, leí el primer libro de Natacha, de Luis María Pescetti. Fue el primer libro que leí porque me lo regalaron para mi cumpleaños número siete, y recuerdo que ese cumpleaños mis padres me lo leyeron una y otra vez hasta que finalmente me dormía. Narra la historia de Natacha, que tiene una madre que inventa cuentos de monstruos, y en este libro se relatan alguna de sus más curiosas anécdotas.

10


Revista realizada gracias al trabajo y esfuerzo en clase de los alumnos de segundo y tercer aĂąo del Instituto Ana MarĂ­a Janer durante todo el ciclo lectivo de 2017. Los derechos de todas estas obras son de ellos. Trabajos editados y compaginados por la profesora Marina Novello.


“Si quieres ser escritor debes hacer dos cosas sobre todo: leer mucho y escribir mucho” —Stephen King

Entre letras, una revista literaria  
Entre letras, una revista literaria  

Revista literaria de la materia Lengua y literatura del Instituto Ana María Janer. Corresponde a los cursos de segundo y tercer año del 201...

Advertisement