Page 9

La locura no cesaba Un sobrino de Tiberio quería acceder al poder para esto realizaba duros trabajos con una hechicera, la magia y los buenos vientos lo favorecían. Los senadores estaban alucinados ante tantas buenas cualidades y extravagancias. Nadie sospechaba que en él anidaba un alma oscura. Su juventud en los campamentos militares le hizo merecedor del sobrenombre de Calígula, debido a los pequeños zapatos militares que usaba. Calígula creyendo que ya no necesitaba la ayuda de la hechicera dejo de visitarla y de obsequiarle piedras preciosas. Ella se enfureció tanto que tomó a Lucrecia para vengarse. Al invocar el espíritu que deambulaba por la calle, comenzó él su pedido. Desde ese momento el pobre Calígula enloqueció, perdió la noción del tiempo. . . Se proclamó hermano gemelo de Júpiter, y gastó todo el tesoro del estado en cuanta locura cruzaba por su mente. Estaba tan perdido que para conseguir dinero, acusaba de traidores y condenaba a muerte a los hombres más ricos de Roma. Los oficiales de guardia, cansados de tanta demencia y sin sospechar nada del hechizo, lo asesinaron. Los días transcurrían en su curso natural. Los mismos que le quitaron la vida a Calígula, proclamaron emperador a su tío Claudio. Claudio era muy tímido, bueno por naturaleza, gracias a esas virtudes todo se sucedía en armonía.

El alma de Lucrecia (Final)  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you