Page 1


Petra y Dango

Marina Herrero Castillo


Título: Petra y Dango © Marina Herrero Castillo submarina Proyecto Final Máster en Álbum Infantil Ilustrado, 2016 Escuela “i CON i”


A LA PACIENCIA de todos los que han estado a mi lado estos largos meses. En especial, a mis padres, Merche y Justino, y mi uke Mario. Muchas gracias por darme el empujoncito para sumergirme en este mundo cuando mรกs lo necesitaba. Y a mi Bruce, la inspiraciรณn para muchas de las ilustraciones.


El largo viaje a través de muchos países acabó. Habían llegado. Los padres de Petra salieron del coche. Mientras, Petra y Dango no podían apartar la mirada de la casa.


Estaban frente a su nuevo hogar. ¡Era enorme! ¿Cuántas habitaciones tendría? Apretó fuerte la mano de papá. Mamá ya estaba dentro organizando la mudanza.


En el recibidor, muchos señores esperaban impacientes a papá. En cuanto entró, se abalanzaron sobre él con miles de preguntas. Petra no entendía ni una palabra de aquella lengua extraña.


Se dio media vuelta y decidió explorar la casa con Dango. De pronto, algo llamó su atención bajo la escalera. ¿Sería una puerta secreta hacia un pasadizo escondido?


¿Qué se ocultaba detrás de tantas rayas? Se dirigió hasta el ventanal y subió las persianas. Ahora ya podía ver.


¡Era una habitación grandísima! ¿Sería la guarida de algún gigante dormilón? Había un montón de trastos y también...


Una pared cubierta de sábanas. La niña se armó de valor y se acercó sigilosamente. Levantaba cada esquinita con cuidado, una tras otra, cuando…


¡Plaff! Dango se quedó sólo en la habitación. Petra había desaparecido como por arte de magia.


—¿Qué ha pasado? ¿Y Dango? ¿Y mi casa nueva? —preguntó desconcertada. —¡Chicos! ¡Otra más que se nos ha colado en el cuadro! —gritó el pez al mando. —¿Cómo es posible? —dijo alucinada— ¡Quiero volver a casa! ¿Qué tengo que hacer? —Jovencita, ¡piensa! ¡Utiliza la lógica! —le aconsejó un pez.


La cara de Petra se iluminó: —Si pinto la habitación en la que estaba, ¡volveré! Sacó las pinturas de la mochila y empezó a pintar muy decidida.

Las gotas de color se diluían en el papel. —Si la lógica no sirve, ¡usa la IMAGINACIÓN! —le sugirió un pez, y se marchó.


Petra se quedó sola en medio del océano. ¿Qué quería decir el pez con imaginación? ¡No lo sabía! Rompió a llorar. De repente, vio una sombra bajo la arena de sus pies…


Entonces nadó con todas sus energías hacia un banco de peces. Había tenido una idea genial. Les susurró algo a sus pequeños amigos. Lo mismo hizo con todos los bichos con los que se cruzaba. Y al cabo de un rato…


¡La tenía! ¡Era su habitación!


Entre todos sus amigos habĂ­an hecho una rĂŠplica casi perfecta.


Petra subió a lo alto de unas rocas. Con un gran salto volvería a casa con sus padres y Dango. Pronto descubrió que las caídas bajo el agua también duelen. Había fracasado, seguía en el fondo del mar.


¿Cómo volvería a casa ahora?


En ese momento, oyó un chapoteo a sus espaldas. Se giró para ver qué era. Y una voz le dijo:


ยกHola!


Un segundo después… —¡Dango! ¡Qué alegría verte! ¡No te vas a creer dónde he estado! Su gatito estaba tan feliz de volver a ver a Petra que no dejaba de lamer su cara.


—¡Por in te encontramos! ¡Qué susto! —irrumpió su madre. —¡A cenar! ¡Nuestra primera cena en este país! —añadió su padre mientras marchaban. Petra sonrió a Dango y les siguieron.


FIN


Petra se ha mudado con sus padres y su gato Dango a otro país. Allí vivirá en una casa enorme y tras el objeto más insospechado, se sumergirá en una aventura.

Entre 6 y 8 años.

El mundo actual en el que vivimos, está dominado por las reacciones encasilladas y previsibles, donde se siguen patrones de comportamiento. Este libro propone combatir esas pautas, recuperando el uso de la imaginación. La imaginación en todas sus vertientes: lúdica –como medio de diversión, de desarrollo, de juego –y estratégica – esolu ió de p o le as, o fli tos… Es una defensa y una reveindicación de los valores innatos del niño que, a medida que crece se quedan dormidos y aletargados: la curiosidad y la imaginación. Ambos son su motor, sus alas. Contribuyen de forma directa en el desarrollo de personas creativas, con recursos, positivas, resolutivas, etc. Aquellas que donde otros ven problemas, éstas, ven oportunidades. Vivimos en una sociedad ávida de personas que despunten por estos valores, que ueva el u do ha ia u luga ejo , ue siga la fa osa ita de Sigue nadando *. Este álbum busca de manera simple decirle a los niños: busca en cada rincón, mira detrás de lo evidente, investiga, crea pero sobretodo no te rindas.

* Buscando a Nemo, 2003 – Pixar Animation Studios.

Marina Herrero Castillo marina.herrero@gmail.com

Petra y dango -submarina- Marina Herrero Castillo  

Tan sólo una puerta separa a una niña y a su gato de un mundo por descubrir. ¡Acompáñales!

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you