Issuu on Google+

Mañana día veintiséis de noviembre de dos mil nueve no hay curso pero no creo que vuelva el día

«Cómo voy a ser su sucesor si tenemos la misma edad». Ésa era la respuesta recurrente que daba José Antonio Griñán cuando se le preguntaba por la posibilidad de que asumiera la presidencia de la Junta si Manuel Chaves la abandonaba. A la espera de que José Luis Rodríguez Zapatero confirme los cambios que se revelaban ayer, parece que su tesis no ha sido la acertada. Antes ya estuvo en la Junta, de 1982 a 1986, «Correr a los 60». Ése fue el título de un artículo que Griñán escribió hace tres años sobre su experiencia en la carrera nocturna de Sevilla. Correr. Un deporte que le acerca a la niñez, a la adolescencia, al olor de los cuerpos. Una experiencia dura y hedonista que muestra el carácter del más que probable próximo presidente de la Junta. Un cargo que ocupará tras años de ‘eterno aspirante’, a la sombra de un Chaves que ya no parece tan imprescindible como su partido lo aseguraba hace dos días. Con 63 años, nacido en Madrid, licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla e inspector técnico de Trabajo y Seguridad Social desde 1970, Griñán ha estado corriendo durante décadas a la sombra de Chaves. Casado y padre de tres hijos fue ministro en dos ocasiones, de 1992 a 1993 de Sanidad, y de Trabajo, también después de que Chaves dejara la cartera, de 1993 a 1996, bajo la presidencia de €€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€ @@@@@@@@@@ &&&&&&&&&&&&&&&&&&

1


2


dolor de cabeza