Page 1


A Q UA RE LLE N RE V I S T A   LI T E RA RI A   ME S   0 5   ­  A Ñ O   0 4   ­  N Ú ME R O   4 1   E DI T A DO   P O R  A Q UA RE LLE N  CULT URA  DIRECTORA DE REDACCION: MARÍA JOSÉ  MA T T U S DIRECTOR DE CONTENIDOS: JESÚS DE CASTRO P O RT A DA :   " E L  LUG A R  DO NDE   S E   F A B RI CA N  LA S   NUB E S "   CONTRAPORTADA: David Talley  P O E MA S   V I S U A L E S :   Poema 1 ­  fotografía de archivo  P o e ma   2   ­  Ma rt i n   W a l d b a u e r Poema 3 ­ Arslan Ahmedov P o e ma   4   ­  L o ri   V rb a  


EN ESTE NÚMERO 

   Rosa Estremera Blanco………………..…..…… Página 10     Jorge Villalobos…………...…………….....……. Página 18      Antonio José Royuel.…………………….....….. Página 26      Carlos Ruvalcaba…………...……………...…… Página 36     Fabriccio Odonio……...…………………..…….. Página 46


PORTADA

  

Lenin Vasquez es un artista visual peruano. Hizo sus estudios en la  escuela superior autónoma de bellas artes del Perú. Su obra es con  matices expresionistas pasando por lo onírico realista apoyándose  en el uso de los colores y trazos que ocupan el espacio creando un  lenguaje visual atrayente.  La obra que se eligió para portada de Aquarellen es un óleo sobre  lienzo titulado “El lugar donde se fabrican las nubes” una obra  colorida e imaginaria.  Entre sus principales galardones  de Lenin Vasquez están : Primera Mención Honrosa­ Salón de Aniversario Galería Desde la Plástica  Buenos Aires ­ Argentina Tercer Puesto Salón de Pequeño Formato Galería Desde la Plástica Buenos Aires ­ Argentina. Medalla de Oro de Dibujo Promoción 1999 de la Escuela Superior Autónoma de Bellas Artes  Del Perú. Obra Pública Año 2010 Mural realizado en el encuentro internacional Arte x Parte. Berazategui buenos aires Argentina 


EDITORIAL

   “Un pueblo sin memoria es un pueblo sin historia”, reza la popular  frase  en  referencia  al  papel  del  conocimiento  de  la  historia  y  esta  sencilla  oración  también  podemos  utilizarla  en  referencia  a  la  literatura. Un lector o escritor sin conocimiento de los clásicos de la  literatura no se queda en mucho. Que  importante  es  la  lectura  de  las  bases  de  nuestro  idioma:  Catulo,  Virgilio,  Homero,  Hesíodo,  Gonzalo  de  Berceo,  Lope,  Garcilaso,  Quevedo,  Góngora,  Bécquer,  Darío,    Tolstoi,  Austen,  Cervantes,  Shakespeare    y  así  una  lista  que  tardaría  mucho  en  acabar.  Sin  memoria  literaria  se  trunca  el  avance,  tanto  para   renovar  como  para  no  repetir.  Usamos  la  palabra  clásico  como  un  concepto  base  y  no  solamente  como  referencia  a    lo  escrito  en  la  antigüedad.  Desde  su  origen  el  concepto  clásico  funcionó  como  categoría que determina el estatus de una obra y de su autor en un  sistema  de  jerarquías,  en  el  cual  señala  el  nivel  superior.  Esta  condición radica, por una parte, en el carácter único y diferencial de  la  obra  cuando  representa  “los  más  altos  valores  humanos  y  artísticos”  (Curtius  1955),  y,  por  otra,  en  el  carácter  paradigmático  de sus rasgos formales.  Para  Ítalo  Calvino  “Los  clásicos  son  libros  que  ejercen  una  influencia particular ya sea cuando se imponen por inolvidables, ya  sea  cuando  se  esconden  en  los  pliegues  de  la  memoria  mimetizándose con el inconsciente colectivo o individual.”  La  literatura  clásica,  que  en  este  artículo  incluye  las  corrientes  posteriores  a  la  antigüedad  es  un  pilar  básico  que  define  nuestra  cultura y nuestra esencia, el alma inquieta, la naturaleza compleja y  vivaz de seres pensantes y sentimentales que somos.  Un  clásico  es  una  obra  que    nos  sacude  continuamente  encima,  que  nos  enseña  o  nos  recuerda  algo  que  ya  sabíamos  y  se  relaciona  con  nosotros  con  un  lenguaje  especial,  un  lenguaje  en  desuso,  pero  tan  vivo  que  es  capaz  de  estremecernos  originando  una relación única de pertenencia.                                       María José Mattus


ROSA MARÍA ESTREMERA BLANCO

    Rosa  María  Estremera  Blanco,  nacida  en  Ceuta  en  1966,  las  luces de “dos mares” iluminaron su pasión por la palabra. Desde  que  en  la  adolescencia  colaboró  en  la  elaboración  de  una  página  juvenil  en  el  periódico  “El  Faro  de  Ceuta”  hasta  la  profundización  en  el  psicoanálisis,  no  ha  parado  de  buscar  la  palabra allí donde la vida habla. Madre,  Psicoanalista  y  Poeta.  Estudió  piano  y  danza,  enfermería  militar, Relaciones públicas y Comunicación.  Realizó un máster en  clínica  psicoanalítica  y  psicoterapia  en  la  Escuela  Española  de  Psicoanálisis y Psicoterapia (E.E.P.P) donde formó parte del equipo  docente, y colaboró impartiendo diversas conferencias.  Colabora  en  diferentes  medios  escritos  y  digitales.  Ha  colaborado  en libros de arte y fotografía. Pertenece al consejo de redacción de  la  revista  literaria  “Tinta  en  la  medianoche”  de  la  prestigiosa  editorial Vitruvio. Destacar los diferentes homenajes poéticos a los  que  ha  sido  invitada  y  los  recitales  ofrecidos,  en  especial  en  la  Casa de Ávila de Madrid, en el  extraordinario Ateneo de Madrid, el  Ateneo de Málaga y en los emblemáticos Viernes del Sarmiento de  Valladolid con sede en el aula de cultura del BBVA, entre otros.   Hasta  el  momento  tiene  publicado  con  la  Editorial  Vitruvio  tres  libros de poemas: “Sinfonías y voces” 2014. “El tacto de la Luna hiriente” 2015. “Las tierras que nos cubren” 2016.


A I RE Y   RO CA Con la preñez de la espesa rutina vuelvo encadenado a los límites  de tu fiel estructura. Impertérrita, erosionada por el envite de la lujuria… me desprecias. ¿Qué palabra, grito o susurro conmoverá tu naturaleza? Yo solo sé arrimar mi molécula volátil a tu sólida existencia. Fría y distante. Celoso, veo como alumbras las insignificantes hojas que azoto a mi paso. Infinita para mí, inalcanzable, debo conformarme con ser aire que moldee con lentitud  la eternidad de tu encuentro.  


A T Í P I CO Este nudo retorcido a los pies de mi tronco solo es la forma singular con la que afronto la fortaleza de este viento recio que modela mis ramas. Esta estructura particular  atípica de mi consistencia, me aísla y nombra ante la luz del mediodía. Silba en la lejanía la realidad  de tu boca abierta, que espera,  con mi más desviado brote, el aliento de tu caricia perenne. En el frío invierno de mi existencia, solo busco el beso fugaz de tu enero. 


E l legado La luz solo abarca la cumbre del árbol  cubierto aún de las volubles hojas  que se agarran con la insistencia del osado.  Del fuerte.  Del sabio humilde que vibra  al último aliento de la supervivencia.  El movimiento lento y desprendido del adiós.  La calma hueca de la muerte que no pregunta. posa los halos fríos de la tarde  en el bagaje de una vida que enmarca  los minutos que ya no pasarán.  La ligera y áspera eternidad de su tesón  quedará fijada en los marcos de las ventanas  que solo recordaremos en blanco y negro.  Se llevó el color y tiñó con agua  los cansados ojos de quienes le añoran.   Su legado se transformará en el leal valor del  álamo.  En la escarcha de la orilla de un rio de agua pura.  En la templanza que sedimentará el cauce.  El legítimo amor que nunca muere calentará el  nuevo día.  Revelará en el dolor de hoy,  la nobleza que por él nos cubre  en este manto desprendido de tus ramas.


La Añoranza.

Desesperada y sin rumbo, por un instante pensé que podría alcanzarlo. Con ese deseo, deambulé por la memoria colmada  del polvo seco de la ausencia. Blanquecino y áspero, como el colérico murmullo de su desprecio. Solo quería saber de aquellos colores con los que trazamos nuestras auroras, pero se habían cubierto de sepia escondidos en las batallas estériles de la vida. Me arrastré hasta convertirme  en despojo de nuestro recorrido,  dejando mi orgullo varado en la ironía de mis estúpidos fracasos. Pero ya era tarde, se había agotado el ánimo inocente donde nacieron los tintes de lo que fue nuestra historia.  Solo quedaba… el amargo sabor de la añoranza.


Oscuro deseo.

Después de algún tiempo, siempre vuelve el ser que no puede ser callado. El alma incapaz de sepultar la emoción de un encuentro. El cuerpo que anhela el roce de tus letras. El que vive escribiendo. “Un escribiente de sueños”. Buscaba ilusiones adulteradas  por las miserias humanas y destruirlas. Vestirme como un relato antiguo que el paso de las horas se encargó de oscurecer: trasnochado. Pero se impuso la desfachatez descarada de la vida que cabalgaba por los balcones viejos. Una foto que olvidó el sentido de las estaciones. Omnipresente. Manecillas perdidas en el reloj. Perecedera.  Tejida a todos los tiempos que uno se empeña en no vivir. Susurro: el sordo silencio del crepitar de una llama. Soledad: el vago paso de una luz. El crepúsculo: rejas convertidas en reflejos del oscuro deseo. 


RE I NI CI O

Hay en la tersura frívola del inicio  la arrogancia fría y decidida de tu huella… El eco ensordecedor de ese silencio  que cuenta una historia no escrita. Me desprendo con cuidado  del manto pegajoso de un ayer inservible que se resiste al abandono. Con el baboso tacto en mi piel  huyo lentamente del sopor inducido por su desidia mediocre.   Veo apoderarse del papel unas líneas  que delimitan este sendero de letras  por donde se abre paso,  una vez más,  la palabra indefensa. Desprotegida. Con su coraza inocente. Una cadena de significantes  que cobran vida con su último fonema  y dan sentido a esta historia sin definir  que hoy grita el pensamiento  caprichoso de mi mente.   En este nuevo comienzo  sentada escucharé  lo que tengan que contarme. Fuera, un pesado y soleado día  esboza la entrada de un trayecto por recorrer. Una pisada de polvo rastrea mi lucidez hasta la próxima parada.


JORGE VILLALOBOS

   Jorge Villalobos (Marbella, 1995) actualmente cursa  Derecho en 

Málaga. Ganó el “II Premio Cero de Poesía Joven de Las Tertulias  Los Lunes de El Pimpi” (2013), publicando "Mi voz, que te reclama"  por dicho premio en el 2014. En 2015 ganó el Premio de Poesía de  la Universidad de Málaga. En 2017 ganó el premio UCOpoética de  la  Universidad  de  Córdoba.  Su  libro  La  ceniza  de  tu  nombre  (Valparaíso  Ediciones,  2017)  ha  sido  galardonado  con  el  Ópera  Prima del Premio Andalucía de la Crítica 2018. Su libro El desgarro,  premiado con el XXXIII Premio Hiperión, se publicará este mes de  mayo. Aparece en las antologías Una nueva melancolía (Ediciones  EN  Huida,  2015),  Irreconciliables  (Ediciones  EL  Árbol  de  Poe,  2016) y La grieta (Bandaàparte, 2017). Ha participado en ferias del  libro  y  festivales  como  “Irreconciliables”,  “Cosmopoética”  o  en  este  mes de mayo en el “Festival Internacional de Poesía” de Granada.   


ELEGÍA A CAROLINA PORTALÉS

A mi madre, ahí tan madre. Ahí tan muerta. Te quiero.

Si pudiera olvidarte, pronunciar las cenizas de tu nombre y no arderme; hoy, que aún esta lágrima se escribe con tu lágrima, no me queda otro oficio que andar tropezando con tu  ausencia, y olvidar si es la piedra o el camino. Y mírame, volviendo a la rutina, al tedio del estudio, a esta monotonía indiferente, y al engaño de quien busca en un verso lo mismo que  en la vida: pero entonces me faltas, como la sangre al corazón herido, o la voz al poema. Así se fue haciendo el niño en hombre,  conforme a la verdad en tu recuerdo: lo único eterno es nuestra inexistencia,  la eternidad del polvo. Un hijo sin su madre no es un hijo.

       (La ceniza de tu nombre, Valparaíso Ediciones)    


A MO R   A Mika Hubo en mí un ángel cuyas alas fueron un corazón ajeno, y luego el mundo; o lo eran siempre, verdad en mí oculta. Por ti alcé la bandera de mis días, riendo mi destrucción, blanca en tus manos; supe que habría en ti de aniquilarme y arrodillar mi beso a tu capricho, mas nada importa por ser en ti libre. Tus cadenas fueron mi sangre, y quise más sus venas que a todo mi latido, sin otro corazón en mí que el tuyo. En sus alas, su carne y su deseo habla el dolor, da igual con qué palabras; no usa idiomas la herida, y dice «duele». (La ceniza de tu nombre, Valparaíso Ediciones)


E L P O E T A Sólo te asombra el mundo de tu espíritu, los demás mundos te aburren. Te aburre ese aliento común, esa garganta bien sentada en el sillón de un silencio. Respirar no significa estar vivo. Y qué bello es morir sobre algún verso como quien se derrumba en el amor: dame en el centro, es donde soy más libre. Escribes la inmensidad de tu sombra para entender la luz que te edifica. Nunca un verso hablará igual que unos ojos. Y miras mendigar esa palabra mal escrita que es tu vida, y la ignoras. Siempre queda el consuelo de escribir grandes obras para grandes olvidos, y el horizonte indomable de tu alma. Sólo esto importa, este es tu gran poema. (La ceniza de tu nombre, Valparaíso Ediciones)


I

Cualquiera, digo,  todos.  Cualquiera  puede  situarse  en  algún  lugar  de  este  tablero,  verse  en  alguna  ciudad, algún libro, infancia, no volver del cuerpo del  amor.  Todos,  digo,  cualquiera  puede  ser  su  peor  noticia para sus seres queridos, y algún día lo será.  Todos,  digo,  todos  seremos  el  temblor  desconsolado,  la  búsqueda  de  algo  más  entre  lo  absurdo  de  esta  partida,  digo,  cualquiera  puede  morir  sin  despedirse,  todavía  no  tienes  por  qué  despedirte,  pero  ese  cualquiera,  ese  digo,  pueden  ser  los  que  te  acompañan  y  caen  en  la  levedad  de  este  tablero,  con  temas  aún  por  resolver.  No  me  refiero  a  que  ejecutes  todos  tus  movimientos  pendientes.  Solo  digo,  digo,  que  a  veces  nunca  te  recuperas  de  este  vacío  desolador,  de  este  brutal  jaque mate.

(El desgarro,Ediciones Hiperión)  


VI

Ese niño de seis años jugando con su madre en el mar,  sobre  una  tabla,  ese  niño  de  seis  años  que  se  divierte  cuando  su  padre  lo  alza  al  aire,  sabiendo  que  pedirá  otra  vez  el  mismo  chapuzón.  Ese  niño  de  seis  años  llamará  al  abuelo  que  no  quita  ojo  al  nieto  bajo  sus  gafas de sol, a su mayor orgullo, y traerá la fruta para el  sofoco, le contará sus historias de jugador de fútbol, sus  regates, porque sabe que ese nieto, su ojito derecho, ve  un  héroe  tras  cada  anécdota.  Y  la  abuela  avisará  para  comer. La tía seguirá con él porque es un hijo para ella.  Ese  helado  de  chocolate  que  le  regala,  ese  volver  al  agua un poco más, ese abrazo porque no hace pie, son  su maternidad. Paseo estas playas con la huella de ese  niño  de  seis  años  porque  esta  espuma  contra  mis  tobillos  me  recuerda  que,  ahora,  mi  abuela  va  en  silla  de  ruedas,  que  el  Alzheimer  de  mi  abuelo  hizo  olvidar  aquellas historias, que me recoloco sus gafas de sol. Si  quienes miran supieran esto no verían un joven que se  adentra en el agua, verían un hijo nadando el vacío de  su madre, sin tabla que agarrar. (El desgarro, Ediciones Hiperión)  


XXI­ Habitación Alzheimer Al otro lado de la puerta vi a mi abuelo morir sin ser mi abuelo.  ¿Cómo se puede morir sin lo vivido?  Al otro lado de la puerta veo a mi padre morir sin ser mi padre.    ¿Dónde está mi padre?  Yo no quiero ser esta herencia, no puedo ser esta herencia.  Pero al otro lado de la puerta me estoy esperando. (El desgarro, Ediciones Hiperión)


ANTONIO JOSÉ ROYUELA

                       En  su  (DNI),  aparece  el  nombre  de  Antonio  José  Royuela 

García. La Universidad acredita que es  licenciado en Psicopedagogía  y  diplomado  en  Ciencias  de  la  Educación.  Trabajo  como  maestro  de Primaria en Torremolinos ­Málaga­ Inició su carrera literaria con el poemario  “Desajustes” (agosto  del  2008),  le  siguió  un  segundo  poemario  “La  Mente  del  Mono”  (noviembre  del  2011)  y  desde  (abril  del  2015)  está  en  las  librerías  "Zonas + Resiliencia", poemario + libro de microrrelatos. “Te diré que no me gustan los chalecos antibala, casi siempre  viajo  de  espaldas.  Quién  puede  desdecirse  de  su  memoria.  Me  quedo  con  la  versión  de  que  mis  letras  hablan  de  una  conjura  a  tiempo, de una cobardía ingeniosa o tal vez de lo que mis ojos ven  dentro  de  mí.  Si  te  preguntas  por  nuestro  encuentro,  aquí:  www.antoniojoseroyuela.com  podrás  velar  armas.  En  esa  misma  dirección web, encontrarás: premios y des­premios, colaboraciones  y demás huellas literarias.”


Nada será igual

La luz que un día nos alumbró,  esa misma que incitaba a la caricia,  que servía el café a la orilla del mar o componía los acordes precisos que ahuyentaban a los fantasmas,  no es la misma que nos amó y nosotros somos muy distintos a aquellos ojos que no volverán con la mirada de entonces. A aquellos que una vez también fuimos nosotros, en ocasiones, nos agrada el reencuentro, perdernos de la mano en alguna calle de aquel mapa que rara vez no nos guiaba a un dormitorio, incluso acercarnos caminando de la misma forma que  un día la brillante hecatombe del amor nos arrancó del pecho la triste canción prendida a él. Sin darnos cuenta que todo ello ya está retirado de nuestro calendario de festejos. Cada uno ha marcado páginas distintas, subrayado cosas de las que el otro ni siquiera se percató. Te das cuenta que no fuimos lo que fuimos. El pasado sufre por saberse vigilado y se pone violento. No permitirá rescatar lo aportado individualmente sin la tasa del paso del tiempo,  como ocurre con la madera carcomida por la humedad. La patria verdadera nos obliga constantemente  a despedirnos de uno mismo y de las voces que le dan forma. No hay otra libertad, ni más ciudades que ardan bajo los párpados. No hay más música, aunque pretendamos escucharla en su  silencio. Cualquier historia contada desciende a su fracaso porque al narrarla, cada uno elige la superficie del tiempo que más le interesa.


Yo soy la resurrección y la vida. Jesucristo, Evangelio según San Juan

No creo en docencias de saberes insólitos. Investigo con pompas de jabón el sentido del mal. Nadie elige pasar a ser un recuerdo eterno mientras dure. Nuestras floraciones de primavera  dependen de un azar caprichoso y cruel. La estación término es una educación sentimental que nos iguala a todos y lo arrebata todo. Habla el mismo idioma que la fortuna y su énfasis elimina cualquier posibilidad de sortearla. Nadie conoce la historia que hay detrás. Sin embargo,  el peso del tabú a nuestros ojos nos muestra su naturaleza exterminadora. La historia está llena de bellos intentos para hacernos creer que tras el ocaso final, tendremos un pasaporte nuevo, la posibilidad de recoger frutos maduros o almacenar leña para calentar otro invierno. Pero no son más que escrituras que van más allá de su propia limitación con el loable propósito de poner algo de alegría en la última fiesta. Es esta entropía en los secretos de la vida la que nos permite sentarnos en la silla de la consolación y ver crecer plantaciones de medicamentos para el dolor del punto cero. Valoro mi asombro por aceptar que todos nuestros enseres son el paso por la tierra y nada más. Sospecho que el milagro de la resurrección es un timo, que no hay argumento atenuante del asesinato y que me gustaría errar en esta sabiduría de corteza. Tal vez Protágoras tuviera razón al decir que: "el hombre es la medida de todas las cosas".


Según Hegel                                   El deseo es el rechazo de una ausencia                                                                                         Hegel La sustancia del amo es un líquido inflamable que necesita la playa muerta del esclavo a sus pies. El sometido entierra su deseo como el ojo que se adentra en la niebla espesa para encumbrar la deidad del "yo", dueño y señor. Engranaje del campo de batalla eterno. La palpitación dominada tiene su origen en las manos atadas de alambre  del que calla siempre ante los agravios del propietario. Palpitar no es más que el deseo generador de la aureola que se materializa en costumbre tras el rechazo de lo que nos convierte en verdad. El deseo es el rechazo de una ausencia. El tira y afloja de ambos púgiles es movimiento. Pasión e ira derrotadas o victoriosas  por el deseo del uno sobre el otro en las entrañas de la realidad nunca inmóvil.


Lo posible y lo imposible "Hay que realizar lo posible para alcanzar lo imposible". S i mo n e   W e i l

Elegir la muerte, dimensión minúscula, cuando tus grandes ideas de vida  ahogan el agua de tu existencia,  viene a ser  algo así como descifrar el enigma  que mantiene los argumentos de tu voz.  Una huida hacia la nada. Nada hay de admirable en quien revende su destino. Deslumbrante es comprobar cómo una soledad combate sin arrepentimientos  y con el agua de los sacrificios su  apuesta por los pecados del mundo. Si extraviamos las poleas de la cuarta dimensión que nos sostienen, no habrá más horizonte que el vacío.  Hay que realizar lo posible para alcanzar lo imposible.


Lo posible y lo imposible            "Hay que realizar lo posible para alcanzar lo imposible".                                                                                                                                                         S i mo n e   W e i l Elegir la muerte, dimensión minúscula, cuando tus grandes ideas de vida  ahogan el agua de tu existencia,  viene a ser  algo así como descifrar el enigma  que mantiene los argumentos de tu voz.  Una huida hacia la nada. Nada hay de admirable en quien revende su destino. Deslumbrante es comprobar cómo una soledad combate sin arrepentimientos  y con el agua de los sacrificios su  apuesta por los pecados del mundo. Si extraviamos las poleas de la cuarta dimensión que nos sostienen, no habrá más horizonte que el vacío.  Hay que realizar lo posible para alcanzar lo imposible.


Cruzar el cielo en barca

La pastilla anti­seísmo no basta en tiempos de nadie. Cuando nos vende la necesidad del hambre hay que responder con las botas puestas, el itinerario adecuado, y no dejar fuera de la maleta  las cosas de tu vida en las que siempre creíste. A la pobreza, llamarla pobreza. Y si la lluvia nos protege, no menospreciar al inválido por el relámpago. No hay otra ética. De nada sirve abrir las heridas. Llegar al fondo, muy al fondo,   es la única manera de comprender los distintos andares. No hay palabras secretas en estos versos. Tan solo una forma igual de válida o inapropiada como otras de cruzar el cielo en barca.


CARLOS RUVALCABA

 Carlos Ruvalcaba nació en Zamora, Michoacán en 1951.

Publicó su primera novela "VIDA CRONICA" en Ediciones Alfaguara de  Madrid,  España  en  1982.    El  cuento  infantil  "LA  MARIPOSA  BAILARINA"  en  1996,  por  Santillana  USA  en  Miami,  Florida.  Este  libro  se  ha  convertido  en  un  best  seller  en  Estados  Unidos  y  ha  sido  reeditado inumerables veces por Ediciones Alfaguara USA.  En el 2006, la novela "LOS NOVENARIOS" por la Secretaría de Cultura  de Michoacán.     En  febrero  del  2010,  Ruvalcaba  presentó  su  novela  “LA  CITA”,  en  la   Feria  del  Libro  de  la  Ciudad  de  México  en  el  Palacio  de  Minería,  publicada  también  por  la  Secretaría  de  Cultura  del  Estado  de  Michoacán.   En noviembre del 2014 presentó la segunda edición de su novela:  “LOS NOVENARIOS”, reeditada por el Centro Regional de las Artes de  Michoacán.  La  tercera  edición  se  puede  encontrar  en  amazon.com,  tanto digital como en papel, al igual que su  libro infantil XOLO, el perro  azteca. Su  novela  Inédita:  LA  INOCENTE  sucede  en  Los  Ángeles,  California.  Es la historia de una madre soltera indocumentada que lucha a muerte  contra el sistema judicial, policiaco y de cuidado infantil estadounidense.  EL  CAMINO  DEL  VERSO  (Poesía)  y  CUADROS  DE  UNA  EXPOSICIÓN (Poesía) sobre ocho cuadros de pintores famosos, entre  ellos  Remedios  Varo,  Rufino  Tamayo  y  Rafael  Coronel,  se  pueden  encontrar en amazon.com incluyendo una traducción al portugués, tanto  digital como en papel.  EL PUENTE entre el Danubio y Monte Albán es la biografía novelada  de la pintora surrealista Susana Wald y es la impresionante historia de  una  mujer  judía  que  vive  parte  de  su  infancia  en  Budapest  durante  la  Segunda  Guerra  Mundial  y  sus  eternos  exilios.  El  libro  está  recién  publicado. Como  periodista  Ha  sido    corresponsal  en  España  del  periódico  mexicano “La Jornada” en 1984 y 1985. Dirigió el periódico “El Eco del Valle” en San Fernando, California. Formó  parte  del  consejo  de  editores  del  periódico  La  Opinión  de  Los  Ángeles,  California  entre  1990  y  1997.Trabajó  durante  más  de  diez  años como escritor de noticias de Telemundo 52 y Univisión 34 en Los  Ángeles, California. Escribió una columna semanal de opinión en el periódico “HOY”, de Los  Ángeles  Times,  entre  2005  y  2008.  Ha  publicado  frecuentemente  en  periódicos y revistas de España, Brasil, Venezuela, Costa Rica, Nueva  York y Chicago, en la revista Contacto de Los Ángeles, el periódico La  Jornada de México y Cambio de Morelia, Michoacán entre otros. 


PRECIPICIO

Bajé a mi precipicio  y lo encontré profundo. Lloré a la mitad del camino con los pies metidos en el fango del dolor. Al llegar al fondo me aferré a la raíz del vientre de mi madre y al sentir que me faltaba el aire escapé por la vagina del pasado. Hubo sangre nalgadas y llanto. Recuperé rostros que tenía olvidados pieles que apacentaron mis fríos cuerpos que saciaron mis hambres dolores en los músculos memoriales. Al paso de los siglos sigo visitando mi precipicio.


RE E NCUE NT RO Abriste la puerta del tiempo y eras otra.  Preguntarme quién era yo fue como entrar del infierno al congelador y tosí recuerdos mi memoria estornudó momentos marchitos de  nosotros  olfateé tu ser desconocido eras tú aunque eras otra ¿y yo?  ¿era yo el que tocaba a tu puerta? ¿aquél que vio sonreír a tus ojos verdes  ilusión? no, tampoco era. Te reconocí en un chispazo  tus dientes seguían blancos y parejos me escudriñaste como siempre esta vez tras los vitrales divinos de tu templo en ruinas.   Agradecí que no te disculparas ni pusieras orden en tu nido de cigüeña delgada más que siempre carcomida por el desgano entregada a la congoja sin tu mirada aquella sin tu sonrisa nuestra sin rastro de mis caricias. Días después ya no estabas habías dejado de ser de estar  te dejaste llevar mansa a la hondonada.


MA L D I C I Ó N D E   V I E R N E S   S A N T O

Cuánta palabra estrangulada en el cuello del recipiente asfixiándose y sin poder quebrar el cristal de la indolencia  ante la catástrofe provocada cuántos pensamientos segados en el patio de la censura  tras la desaparición de los hielos del norte. El tintero se secó en el anochecer de la inspiración  ahogando sueños y esperanzas la sed de abandonar el desierto del insomnio eterno. El bosque se pobló de cuerpos ahorcados que alimentaron  aves para envenenarlas la maldición de Viernes Santo se apoderó de piadosos y  malhechores el fuego calcinó a los mortales quemó para siempre la ventana de la resurrección. Ejércitos fórmicos desafían el universo  cargando supervivencia por millones de centurias  sabiduría más allá de libros y cataclismos.  Figuras de ceniza danzan al compás de un viento calmo.


LA V E NG A NZ A   DE   E DI P O

Aquella noche que ya no supiste diferenciar entre tu persona y la mía será mi único recuerdo. No había otro camino. Nuestro amor había rebasado los límites de lo divino y no podíamos alargar el engaño. Necesitábamos dormir juntos otra vez como en aquellos tiempos en que me tocabas para cambiarme el pañal y que luego me alimentabas de lo más dulce de tus entrañas. Cuando pasé la primera noche en aquella cuna creí que no me querías más. El lugar era tan frío como el abandonar tu vientre pero más fría mi soledad y no acudiste a mi llamado me dejaste llorar como te lloro ahora sentía celos de mi padre como los siento ahora. Desde entonces te odié con ese odio que sabe suplir al amor. Te lo pedí a escondidas y me contestaste nada tu silencio me dio el permiso bien sé que lo deseabas.


Cuando salí de la habitación

parecías seguir gozando estabas ida y no me escuchabas querías detener el tiempo para hacer de tu vida ese momento y te privaste cuando te dijeron que maté a mi padre. Quiero verte madre pero nada sabes de visitas ni de hablar con gente ni de amamantarme. Que ésta sea nuestra venganza


I N S O MN I O

Sueño sin dormir… tu sordera me trastorna poemas amargos corroen mis sentidos la madrugada acontece sin promesas los corceles perdieron su brío hay peleas en las calles  la vigilia sigue su camino. Disturbios perpetúan la noche el inquisidor atiza la hoguera  los días vuelan sin calendario tu ausencia aúlla sepulta nos lapidamos para seguir viviendo. Abomino inventarte en todas partes en la mancha de la sábana la cama rota de placer lamento del violín y bulerías infierno de Cartagena adiós sin despedida. ¿Por qué tu retraso alborada ciega? Pasan los años y se hacen viejos una crin vuela para acelerar galope serpientes bucean en la fuente de mi alma batracios copulan en concierto taciturno el guardián vigila soñándose despierto  el coyote de la noche ahuyenta ilusiones  kilómetros miles para llegar a ninguna parte. Amores que se fueron atacan mi desvelo cuando la neblina avanza silenciosa la oscuridad se mece sinrazón madre escorpión devorada por palabras camino sinuoso amenaza desconsuelo dolor de cabeza guillotinada imagen repugnante del televisor.


Te llamo y no contestas no te importan mis desvelos reniegas de aquel viaje lecho de placer tarot de esperanzas. Chupamos nuestro caramelo  hasta desaparecerlo  en una danza de lenguas. Luego supe de ti por una foto  tu nada seguía enfangada en el féretro de la faena telar de vida vieja museo de la memoria planchada ropaje del actor muerto  trapo que vistió un cáncer millonario salvavidas de recordación náufraga océano negro del pasado.


FABRICCIO ODONIO BAUL

      Fabriccio  Odonio  Baul  nació  en  San  Marcos,  San  Salvador. 

Actualmente es    estudiante  de  Ciencias  Jurídicas  en  la  Universidad Nacional de El Salvador.  Sus  cuentos  se  han  publicado  en  las  revistas,  Ariadna  rc,  de  España;  Ciudad  Absenta,  de  México  y  Cinco  Centros,  Mexico,  dos  poemas  en  Revista  Monolito,  también  de  México  y  recientemente  un  poema  seleccionado  para  Antología  latinoamericana de poesía de la Editorial Casa Verde, México y  un  poema  publicado  en  la  Revista  Cultural  El  Coloquio  de  los  Perros en España.


Herencia ¿Has notado mis pequeños navíos? Los que no tocan puerto. Los que dejan las luces encendidas Los que olvidan la hora de zarpar O confunden el jueves a las ocho Con el fin del horizonte. Todos ellos esperan a la orilla. Algunos con mentiras olvidadas Otros con decepciones muy profundas: Madres Padres Y abuelas Sin memoria fotográfica. Esperan con el nombre inexacto de la ofensa Con direcciones fantasmas de lugares  Y apelativos de personas pintorescas Que nunca han existido. Esos galeotes no parten a la mar abierta No navegan la memoria Ni tampoco surcan el recuerdo Son  mi herencia Mis navíos bondadosos de silencio.


“Fabriccio”

De cualquier manera escogí ese nombre Por su costumbre ambulatoria y púnica. Sin rituales Cara a cara Por el simple placer de conquistarlo. Al principio Me hizo daño Como al haber dormido sobre hiedra Una  picazón al patronímico Salpullido en el nombre de mi padre. Lo aceré con fría malta y voces de poetas Lo urdí de caricias, dulces y vino Y lo enredé en la frescura de lenguas ajenas. Desde entonces Mi joven extranjero dejo de incomodarme Hombre a nombre Nos hicimos amigos


Anti­boceto

Quería hablar de mí, pero no termino de llegar a casa. Sigo  dando vueltas como música en un redondel de media noche.  Me resisto a quedar completo un solo instante. Por eso no he  bajado aun del autobús ni de la gente enhebrada por sus  hombros. Sin dudarlo, no he llegado a mi propia pequeñez.  Afuera sobra demasiado. No retorno todavía los pedazos del  cascaron de la mañana. Es muy difícil condensar todo lo  perdido. Mi ojo vagabundo pegado a la ventana en el tráfico.  Mis labios encendidos en sabanas revueltas. Regresa lo  suficiente para advertir lo necesario. El aliento de saber en  dónde estuve y un palmo de cansancio a media espalda.   Tengo a penas las precisas señas en el cuerpo  y los borrones. Para saber que estoy  desdibujado.


Fleurs

Una margarita  pasea  por  un  campo  de  personas.  Es  un  día  hermoso  para  hacer  la  fotosíntesis  y  salir  a  ejercitar  las  raíces.  Después de un rato detiene su trayecto frente a una plantación de  pelirrojas a la sombra de un gran torso desnudo. Admira la belleza  carmesí que se extiende por un largo tramo del paisaje. Se inclina  para coger una personita que está enterrada casi hasta el cuello. La  toma  entre  sus  hojas  y  aspira  el  fragante  cabello  de  la  diminuta  mujercita.  Coge  algunas  más,  a  modo  de  hacer  un  buen  racimo.  Seguro  después  de  limpiarles  el  barro  del  cuerpo  y  recortarlas  un  poco, se verán hermosos sus cadáveres en el centro de su mesa.


Aquarellen mayo N ° 41  
Aquarellen mayo N ° 41  
Advertisement