Page 50

   

los quince. Le gusta esa melodía, desde hace ya algún tiempo es  su  preferida  ―se  trata  de  Battle Without Honor Or Humanity  de  la  película  Kill  Bill  volumen  I―,  pero  no  solo  por  eso  lo  ha  dejado  sonar  teniéndolo  a  un  simple  paso  de  sus  pies  impecablemente  calzados: nunca hay que mostrar ningún tipo de prisa o ansiedad,  pues  sería  fácilmente  interpretable  como  una  debilidad.  Tampoco  debe  parecer  desinterés.  El  equilibrio  en  este  oficio  lo  es  todo.  Pone el manos libres ―le preocupa que las ondas de los teléfonos  sean dañinas para su cerebro, que terminen por ocasionarle algún  tipo  de  cáncer,  demencia  o  enfermedad  mental―,  y  con  un:  al  habla el agente naranja ―así se hace conocer en los círculos por  los que se mueve, pues lo último en estos ambientes es desvelar el  verdadero  nombre―,  se  dispone  a  escuchar  el  nombre  y  la  dirección esperados.  No le sorprende lo que clama por el altavoz.  La  comunicación  resuena,  no  solo  en  su  cabeza,  como  un  trueno  retumbando  por  toda  la  suit.  Es  inevitable,  tarde  o  temprano  tenía  que llegar la hora. Suspira.  Suelta  ruidosamente  todo  el  aire  de  sus  pulmones.  Se  mesa los cabellos. Con un de acuerdo corta la comunicación. Y sin  mirar atrás volea el móvil de vuelta a la cama. Por suerte, Uma Thurman está más que acostumbrada a caer casi  de  cualquier  manera. Aunque  desconocemos  si  esta  vez  se  habrá  partido  el  cuello  o  no  al  chocar  contra  el  cabezal  de  maderas  nobles. Lo cierto, es que ese rodar descoordinado por las sabanas  ya nada bueno presagiaba. La  madrugada  ha  sido  larga  de  más,  el  alba  se  ha  hecho  de  esperar lo suyo. Y ahí, recibiéndole con los brazos abiertos como el  peor de los presagios, el cielo plomizo, desangelado, que enmarca  un horizonte nunca antes contemplado. Tan distinto. Y en realidad,  no muy diferente de tantos otros a lo largo y ancho de la amplísima  geografía recorrida. No será el fin del mundo, pero bien que se lo parece. A ratos, llueve. Sobre el cristal de la ventana, llevadas en volandas  por  el  vendaval,  golpean  las  gotas.  Resbalan.  Caen  redondas,  perplejas, dejando un llanto sinuoso, helado, que no deja de manar  hasta despeñarse en busca de su lugar en el lejano suelo decenas  de metros más abajo. Asomado desde las alturas al mundo de ahí  afuera, contempla el mar encrespado de la bahía, cómo las aguas  tumultuosas,  sucias,  del  río  casi  desbordado,  se  confunden  con  la  inmensidad oscura del océano. 

Profile for Aquarellen Revista Literaria

Aquarellen número 53  

Revista de literatura

Aquarellen número 53  

Revista de literatura

Advertisement