Page 49

    ¿Un  político,  algún  conocido  hombre  de  negocios,  un  alto  cargo 

de la  administración  pública,  otro  tipo  del  propio  gremio,  aquel  periodista molesto de más...? Seguramente  por  este  último  iban  los  tiros.  En  una  primera  comunicación no se le informó acerca de escolta, dato este muy a  tener en cuenta. Hubo un tiempo, en los comienzos, en el que se preguntaba quién  sería  el  desgraciado.  No  es  que  la  identidad  del  encargo  le  importase  demasiado.  Pero  sí  que  cierta  curiosidad  le  hacía  detenerse un poco en el asunto. Tampoco en exceso. Ya no, ni eso.  Sus principios son los que son, y punto final. El  contratante  es  de  contrastada  solvencia,  en  realidad  su  mejor  cliente. Así  que,  con  la  inestimable  garantía  de  la  procedencia,  lo  único  que  le  importa  es  el  objetivo  ―de  esta  manera  los  define―  que sea un hombre adulto, a poder ser ya entrado en años ―estos,  ocupando  los  cargos  que  ocupan,  suelen  cargar  a  sus  espaldas  incluso  más  muertos  que  él  mismo―.  Estaba  claro  que  así  sería,  pues él no acepta encargos que tengan algo que ver con mujeres o  niños.  Eso  no.  Por  supuesto  que  tiene  su  código  moral.  Y  lo  respeta. La otra máxima de su manual ético es nunca echarse atrás  una  vez  aceptado  el  encargo.  Le  va  su  vida  laboral  en  ello.  Lo  sabe.  Su  oficio  tiene  tanto  que  ver  con  el  tema  de  la  fiabilidad.  Confidencialidad, confianza y eficacia, los tres pilares básicos sobre  los  que  sustenta  un  buen  profesional. Y  él  es  el  mejor,  que  no  se  olvide.  Por  lo  mismo,  siempre  exige  el  pago  por  adelantado:  al  completo,  en efectivo, en euros, en billetes de 20 y 50 usados. Allí  lo  tenemos,  en  la  habitación  703  de  la  planta  15. Aguardando  una llamada. Mientras tanto mata el tiempo viendo la televisión ―la  tiene silenciada, pues en estos momentos no soporta ningún sonido  de más, y mucho menos voces humanas― bebiendo tazas de té de  bergamota,  una  detrás  de  otra,  sin  nada  que  las  edulcore  ni  un  poco,  el  azúcar  ni  catarlo,  puro  veneno;  y  entre  sorbo  y  sorbo,  echándose  a  la  boca  pequeños  puñados  de  semillas  de  calabaza,  ligeramente,  solo  ligeramente  saladas.  No  son  nervios,  sino  concentración, cuando no simple y llano aburrimiento, aunque eso  nunca lo vaya a confesar. Las esperas han acabado por ser lo más  pesado de su oficio.  Se  enciende  la  pantalla  de  su  móvil.  Vibra  oscuro,  como  un  mal  bicho,  sobre  las  sábanas  blancas  de  la  cama.  Suena  y  suena,  insistentemente. Cinco segundos. Diez. Doce. Descuelga justo a

Profile for Aquarellen Revista Literaria

Aquarellen número 53  

Revista de literatura

Aquarellen número 53  

Revista de literatura

Advertisement