Page 48

                                           El profesional Su  profesionalidad  está  más  que  demostrada.  Cero  errores.  Ni  un  fallo. Ningún trabajo a medias, de dudosa factura. Cien por cien de  efectividad,  intachable  su  currículo.  Y  qué  decir  de  su  reputación.  Es el mejor. Un maestro. Le precede la fama, mas sin alharacas ni  nada de ruido fuera del pequeño círculo de su oficio. Algo así jamás  es conveniente, ya se sabe. Todo un arte, considera sus modos y maneras de operar dignas de  un artista. No en vano la premisa siempre es la misma, y al pie de  la letra que la sigue: que no haya investigación más allá del primer  atestado,  que  parezca  un  accidente  más,  uno  de  tantos.  Porque  este  mundo  es  peligroso,  y  la  vida  un  tesoro  tan  fácil  de  perder.  Caídas,  atropellos,  accidentes  varios:  ferroviarios,  marítimos,  aéreos...,  infartos  fulminantes  de  miocardio,  shocks  anafilácticos,  hasta  supuestos  atragantamientos  en  mitad  de  un  restaurante  atestado de estupefactos comensales..., de todo hay a lo largo de  tan  extenso  y  prolífico  historial.  Sí,  que  nadie  lo  ponga  en  entredicho,  de  casi  cualquier  circunstancia  se  ha  valido  en  el  desempeño profesional de su labor.  Modo que imagina, ejecución  que lleva a cabo en cuanto se presenta la oportunidad. Y no suele  tardar mucho en recibir un nuevo encargo, la verdad.  No  pregunten  cómo  se  las  ingenia,  son  secretos  de  maestro  consumado.  Cualquier  cosa  que  imaginen  al  respecto,  por  escabrosa  que  piensen, puede encontrarse en su expediente ―si es que existiese  semejante  archivo―,  el  mismo  que  únicamente  lleva  de  memoria.  De casi todo, menos por supuesto: nada que tenga que ver con el  tema  de  homicidios,  y  tampoco  suicidios;  pues  ―quién  lo  duda―  estos tienen mala fama y peor prensa; no en vano, siempre tienden  a  levantar  sospechas,  además  de  dejar  una  imagen  en  la  retina  difícil  de  olvidar  para  el  imaginario  colectivo  de  una  sociedad  tan  dada al morbo. Precisamente lo que menos le interesa a un sicario  de su categoría.  Y aunque el dinero es importante ―evidentemente su caché está a  la  altura  del  empeño  a  desarrollar―,  para  nada  lo  tiene  por  fundamental; aunque esto mejor se lo calla. El encargo ha sido claro. Volar a aquella ciudad del norte, alojarse  en el gran hotel frente a la bahía, y aguardar la llamada que le dé  los  datos:  nombre  y  la  dirección,  es  lo  único  que  necesita.  Eso  es  todo.  Nada  a  lo  que  no  esté  más  que  acostumbrado.  Un  trabajo  rápido, sin más historia, al parecer. Y después, ya se sabe, regresar  de  inmediato  a  su  esquina  del  mundo,  a  perderse  durante  algún  tiempo ―no mucho― hasta el siguiente encargo.

Profile for Aquarellen Revista Literaria

Aquarellen número 53  

Revista de literatura

Aquarellen número 53  

Revista de literatura

Advertisement