Page 1


AQUARELLEN REVISTA LITERARIA     MES 05 ­ AÑO 08 ­ NÚMERO 53     DIRECCIÓN: JESÚS DE CASTRO     EDICIÓN : MARÍA JOSÉ MATTUS    PORTADA: Adalid ­ Felipe Drago    CONTRAPORTADA: Gestación Violeta ­ Felipe Drago    PINTURA CENTRAL: Gestación ­ Felipe Drago    POEMAS VISUALES:     Day Haynh     Brooke Schaden    

Todos los contenidos literarios de Aquarellen están autorizados por sus autores. Editado en Coquimbo, Chile. ISSN 0717 ­ 0041

    TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS


EN ESTE NÚMERO

­

Carmelo González

­

José María Jurado

­

Antonio Capilla

­

Perfecto Herrera

­

Tomás Soler


PORTADA Y CONTRAPORTADA

    Los  trabajos  de  portada,  contraportada  y  centro  a  de  la  edición 

número 53  de aquarellen son obra del artista visual Felipe Drago;  en  la  portada  tenemos  la  pintura  "Adalid",en  la  contraportada  "Gestación  Violeta"  ademàs  de  la  pintura  central  "Gestación".  En  sus simbólicas pinturas entrega un fresco colorido humano en una  explosión  de  sentimientos  nacidos  del  subconsciente.  Su  abstracción cromática en donde el color se transforma no solo en el  método  sino  también  en  cuerpo  y  componente.  Su  pintura  es  un  drenaje de miradas a través de una libertad expresiva apartada de  los convencionalismos. Felipe  estudia  Licenciatura  de  Arte  en  el  Instituto  de  Arte  Contemporáneo  y  toma  cursos  de  gráfica  en  la  Universidad  de  Chile; Obtiene el postítulo en artes visuales en la Universidad Católica  Cardenal  Silva  Henríquez  y  Magister  en  Educación  Artística, Universidad Mayor. Su trabajo ha sido expuesto en Chile, España, Colombia, Alemania,  México,  Argentina,  Ecuador,  Brasil,  Venezuela,  Perú,  Estados  Unidos y Malasia. Ha  participado  en  diversos  festivales  y  competencias  de  arte  en  Estados  Unidos,  Chile,  Colombia,  Argentina;  obteniendo  diversos  reconocimientos de su trabajo.


EDITORIAL

    La  literatura  sabe  mucho  de  nosotros,  las  palabras  nos  encuentran  y  nos  prolongan.  Nuestra  lengua    ha  sobrevivido  a  revueltas  y  sonidos  nuevos,  pero  mantenemos  sus  raíces,  su  estructura como un esqueleto vocal que nos define. Heidegger  decía  “El  hombre  no  habla  el  lenguaje  sino  que  el  lenguaje habla al hombre”. Si entendemos que la lengua es nuestra  esencia y que las letras circulan en nuestra sangre y nos sustenta  entenderemos  que  nos  hablamos  las  lenguas,  si  no  que  nos  hablan,  nos  inspiran,  nos  construyen.  Los  mayas  decían  que  la  lengua  era  un  sentido  comparable  a  la  vista  o  el  oído.  Sentir  el  lenguaje  es  reencontrarse  con  las  palabras  iluminadas  que  tienen  su propia personalidad y que nos envuelven riéndose con nosotros  en un juego de servilismo por parte nuestra hacia ellas.  El  lenguaje  es  un  tejido  fuerte  y  subsistente  es  la  palabra  que  ha  sido utilizada para referirse a Cristo, un ser luminoso  en donde el  verbo  es  Dios  y  Dios  el  verbo.  Él  es  la  vida  y  su  luz  ilumina  las  tinieblas. Somos de la palabra y ella nuestra envoltura.  De  este  modo  nos  alertamos  y  horrorizamos  cuando  deformamos  este sostén gramático, en una época de simbolismos electrónicos,  deformas gramaticales en los medios de comunicación, de nuevas  falsas  formas  de  incluir,  fomentamos  el    deterioro  y  pérdida    del  lenguaje  creando  una  cultura  que  se  opone  al  idioma    y  las  columnas  que  sostienen  el  Partenón  lingüístico  del  idioma.  Debemos  reencontrar  ese  lenguaje,  el  verbo  que  ilumina  en  las  tinieblas,  ese  ser  que  es  nosotros  ,  para  mantener  ese  goce  lingüístico que debe bien reflejarse en la literatura.                                                                Marijo Mattus 


Carmelo González González (Madrid, 1969) Ha sido alumno 

de la  Fundación  José  Hierro  de  Getafe  y  de  la  Asociación  Española de Amigos de la  Poesía (ASEAPO) desde sus inicios.  Colabora  habitualmente  en  revistas  literarias  y  antologías  poéticas.  Galardonado  en  el  certamen  Ciudad  de  Getafe  en  el  año 2008 por su soneto Se marchó por la ventana y finalista del  premio  Marcos  R.  Pavón  (2009)  por  su  poemario  Poeta  converso.  Actualmente  pertenece  al  colectivo  AMINTA  de  investigación  literaria.  Ha  publicado  dos  libros  de  poesía:  Exorcismo para todos los demonios (2016) y Pequeños poemas  de  amor  escritos  ya  mil  veces  (2018)  con  la  editorial  Lastura.  Dirige  junto  al  también  poeta  Antonio  J.  Sánchez,  el  ciclo  poético y musical Los sábados culturetas del museo.   


Sólo la esencia es lo importante. Lo sutil, el aroma frágil que apenas intuimos.                        Lo invisible.                                  Lo intangible. Quizá lo inexplicable. La necesidad de entender lo gaseoso. Saborearla, tenerla entre los dientes y la lengua, sentirla en la boca                                   dulce o agria, como el efímero beso de un adiós eterno. La única realidad es su mentira. Todo lo demás sobra.

              De Exorcismo para todos los demonios  (Editorial Lastura, 2016)


Buscando solución a sus problemas, se echó sobre la muerte lanzándose a las vías. Los demás maldijeron  llegar tarde al trabajo.

                      De Exorcismo para todos los demonios  (Editorial Lastura)


Tengo miedo a perder la maravilla

de tus ojos de estatua Federico García Lorca

Tú no lo sabes, pero toda la belleza del mundo baja sobre ti, cuando para leer  te pones las gafas  de mirar de cerca.         De Pequeños poemas de amor escritos ya mil  veces (Editorial Lastura, 2018)


SALA DE ESPERA Esperar un amor. Esperar a la lluvia detrás de una ventana. Esperar que dé la hora, esperar a los amigos, esperar a la noche o esperar a que amanezca. Esperar un trabajo, esperar a que me llames, Esperar el momento oportuno para decirte que te quiero. Esperar un beso de tus labios, esperar unas pupilas. Esperar,            esperar,                    esperar                             y esperar. Y seguir            y seguir                      y seguir esperando. Sentado en esta triste sala, los ojos alocados y perdidos, me ha dado por creer que quizá este mundo sea tan sólo una gran                              sala de espera.

                                                        De Poesía de hospital (inédito)


CAFETERÍA

“No se sirven bebidas con alcohol”, reza un cartel encima de la barra. Sólo conozco una cafetería con más tristeza aún entre las sillas.   De Poesía de hospital (inédito)


PERSEGUIDOS

Nos persiguen antiguos calendarios, los dedos índice; todos los ojos, todas las miradas. Nos persiguen errores enterrados y una maldición que nunca cesa. Nos persigue un deseo incontrolable de marcharnos                                     y estar solos. Nos persiguen recuerdos moribundos, los amores, y la mierda de todas las noticias. Mirando el mar medito sobre esto y en cómo podremos escapar                                     de tanta cárcel.                                                                (Inédito)


José María  Jurado  García­Posada  (Sevilla,  1974)  es  un  ingeniero  de  telecomunicaciones  y  escritor  español  autor  de  los  libros  de  poemas “La Memoria Frágil” (Diputación de Cáceres, 2009), “Plaza  de Toros” (Sevilla, Isla de Siltolá, 2010, obra ilustrada por el artista  gráfico  Pablo  Pámpano),  “Tablero  de  Sueños”  (Sevilla,  Isla  de  Siltolá,  2011)  y  “Una  copa  de  Haendel”  (Sevilla,  Isla  de  Siltolá,  2013) y “Gusanos de Seda” (Badajoz, JMJ, 2016). En  2011  publicó  una  colección  de  relatos,  artículos  y  reflexiones  bajo  el  título  “Cúpulas  y  Capiteles”  (Isla  de  Siltolá).  Desde  2004  edita la web de miniaturas históricas “El lector de almanaques”. En  su  blog  http://lacolumnatoscana.blogspot.com.es/  escribe  habitualmente notas sobre arte y literatura.


Gusanos de seda

Era una caja de cartón, ahora es el Valle de los Reyes. Un silencio solemne ha desplazado el chasquido tenaz de las mandíbulas. Como el tiempo tritura los relojes devoraron las hojas de morera que unas manos traían cada tarde. Ahora yacen inertes en la densa necrópolis que ellos mismos tejieron con un hilo de oro. Bajo el mudo sarcófago que cobija su sueño, ¿acaso aguardan la resurrección de la carne? Dicen que el hombre es un ser para la muerte. En esta caja de cartón termina la Ruta de la Seda.


Dream a little dream of me

No conozco la flor del sicomoro, pero he vivido muchos años en el país azul de la tristeza, allí aprendí a escuchar el canto de los pájaros. No sé soñar despierto, sólo sé soñar; para que tú las cobijes he arrojado a tu sueño un puñado de estrellas irisadas. Si alguna vez despertamos brillarán a lo lejos como en una bahía o una vieja canción.  


Chejoviana He leído esta noche otra vez El jardín de los cerezos. En el aire, tres rosas amarillas, el cuarto de los niños donde fuimos felices, la blanca guindalera de los sueños. Sentados a la mesa el teatro del tiempo nos convoca, los mujiks se descubren, ocupan su lugar, Ania cubre su cuello con un velo de blondas holandesas. Un lento balneario, un perrito faldero. Cuando arde el samovar de la memoria y la nieve desciende, copo o pétalo, huiremos por el bosque de abedules al lago donde muere la gaviota. Mientras llega la noche con su reloj de estrellas y su cesta de frutas escarchadas hablaremos despacio de las cosas sencillas, en voz baja, sentados a la mesa. Afuera están serrando los cerezos, pero son nuestras vidas las que sierran. Poner punto final en cualquier punto. En el aire, tres rosas amarillas.  


Mañana de Pascua                                            (Caspar David Friedrich) Las mujeres, calladas, contemplan el camino que se pierde en el páramo espectral y brumoso. Esqueleto del alma, los árboles desnudos, como dos urnas negras, enmarcan el paisaje. Y aunque las ramas tienen algunos brotes tiernos no pueden impedir la profusión de espinas. Bajo la luz dudosa del recuerdo de un sueño se esfuman a lo lejos ciertas sombras extrañas. Todo es simple y solemne como el astro radiante que enciende en el espacio una pálida hoguera. Por su altura en el cielo debe de ser la luna, parece, sin embargo, un sol recién nacido. Pero no canta el gallo y aún dormitan las bestias. ¿Amanece? ¿Anochece? Algo está sucediendo. La muerte esta mañana es débil e imprecisa. El frío está pintado de forma minuciosa.  


Cementerio de Escurial Estoy sentado aquí, junto a tu tumba frente al campo extremeño que tanto amaste siempre. Hace frío y las nubes anuncian nuevas lluvias, días grises: el invierno que viene será duro. Alguien ha hecho una hoguera ningún incienso puede compararse al cálido sahumerio de estas ramas  mientras cae la tarde entre olivos y encinas. Me gusta estar aquí, contigo lejos del ruido de los hombres en paz con el paisaje y con la muerte tan llena aquí de vida. Ahora comprendo a esas mujeres, con sus tiestos de lata y sus flores de plástico, con sus negros ropajes y velones que hacen de esta visita una costumbre  diaria como el pan de cada día. Tampoco yo quisiera irme, de este lugar del mundo que cobija las cenizas azules de tu amor. Es en el vencimiento donde todo se explica, hay que acabar al fin para entenderlo todo. No es necesario que hables, yo te escucho  


Entre dos fotografías

                                           José María Jurado Prieto, in memoriam Aquel almendro en flor ya lo sabía y quiso bendecirte con sus rosas, nadie debe morir en primavera. Ahora tú eres ceniza y yo una sombra que persigue tu luz en los retratos bajo la ausencia en sepia del recuerdo: nunca hubiera podido levantarte con el amor con el que tú me alzabas en el verano del setenta y cuatro. Son sagrados los restos de la vida y aunque nada hay de ti en esta urna, pues gozas de la gloria de los justos, yo la levanto al sol y digo padre, padre mío que estás en los cielos ahora y en la hora de mi muerte.


Antonio Capilla  Loma,  sevillano  de  nacimiento  y  madrileño  de  adopción  es  licenciado  en  Filología  Hispánica  por  la  Universidad  Complutense  de  Madrid  y  Diplomado  en  Magisterio,  especialidad  de  lengua  y  literatura  españolas.  Ha  sido  profesor  de  lengua  y  literatura españolas durante 37 años.   Entre  otras  obras  ha  publicado: Y  EL  CORAZÓN AL  VIENTO,  edición de autor, Madrid, 1991; VIENTO DEL SUR, Editorial Huerga  y  Fierro,  Madrid,  2009;  EL  FUEGO  EN  LA  PALABRA,  Editorial  Huerga  y  Fierro,  Madrid,  2012;  EL  ÁGUILA  DE  FUEGO  CON  LAS  ALAS DEL TIEMPO, Editorial Huerga y Fierro, Madrid, 2013; LÚA,  edición  bilingüe  en  castellano  y  gallego,  Editorial  Lastura,  Madrid,  2013;  LÚA  ­  2ª  EDICIÓN  AMPLIADA,  Editorial  Lastura,  Madrid,  2016; PIEDRA DE LA HONDA, Editorial Vitruvio, Madrid, 2016. Revistas  literarias  y  antologías  poéticas  en  las  que  ha  publicado:  Imán,  Alambique,  Álora  la  bien  cercada,  Escritores  en  Red,  Azahar,  Poetas  y  Realidad,  Arte  Fénix,  Antología  de  los  Viernes  Sarmiento, Antología  de  poesía  universal,  Poetas  para  el  siglo  XXI, Aquarellen,  Poetas  andaluces  contemporáneos,  Poesía  solidaria del mundo, Repoelas, Escritores en red, etc.


AQUELLA TRISTE ESCUELA Recuerdo aquel postigo de madera Que daba acceso a un patio constreñido Por cuatro muros grises, la escaleta De piedra desgastada, y al final La puerta en que se helaba Nuestra dolida infancia. Recuerdo aquellos rostros aburridos Hundidos tras los libros, Y el miedo alternativo En las miradas, cuando La voz de aquel maestro nos llamaba Y siempre preguntaba la lección. Recuerdo en la pared aquel reloj Que no avanzaba nunca, La angustia de aquel niño Cuando era golpeado... Recuerdo aquel maestro Tan viejo y amargado De aquella triste escuela inolvidada Que ya sólo es recuerdo. “Viento del Sur”, Huerga y Fierro Editores, Madrid, 2009


INFINITUD Torrente de agua es El goce que por ti en mí espejea; Delirio de pasión, Caballo desbocado en la pradera Libre de toda traba. Sublime frenesí Que en su verdad a un tiempo luce y ciega; El ritmo se detiene, Los dos somos en uno infinitud, Destello que aniquila. Lo eterno es para mí De tu seno la vida el embeleso… Renuncia de mi ser, ¡Oh, éxtasis de amante! ¡Oh, goce del amor! ¡Oh, dulce entrega! “El águila de fuego con las alas del tiempo”, Huerga y Fierro  Editores, Madrid, 2013


HABLÁNDONOS DE LO QUE SE HA PERDIDO Yo acabo de leer sus pensamientos, La aguja en equilibrio de la imagen, El soplo que se hunde en el instante El tímido claror del verbo austero. Y pienso que tal vez es el momento De despojar de la nostalgia el traje Y de ceñir la noche con mi talle Para adentrar los muertos en mis sueños. Yo siento en mí el latir de los luceros Y pienso que el latido de una imagen Sostiene la verdad de su bagaje Y es tan real como el latir del cielo. Yo creo que en mi vida no están muertos Los muertos que en mis sueños siguen vivos Hablándonos de lo que se ha perdido... Y escucho así sus voces en el tiempo. “El fuego en la palabra”, Huerga y Fierro Editores, Madrid, 2012


SOMBRA QUE AL TIEMPO ESCAPA Un relámpago ilumina la alcoba, Y titilan los muebles Del interior desnudo. Siempre que llueve y escapa la luz, Incandescentes caras de la noche Son las pobres bombillas De la oscura ciudad desamparada. Y un escalofrío enciende los huesos Testigos mudos del acontecer, Los muros del presente. La vida se consume en el incendio De los días perdidos, De las tristes reyertas de la nada, De la desesperanza paralítica. Hace falta más lluvia, Lluvia diluvio que limpie las llagas, Que frote las heridas necrosadas. Hacen falta relámpagos Que abrasen las conciencias, Que enciendan la luz del entendimiento, Que iluminen el corazón en sombras. Manos perdidas que no alcanzan manos, Músculo de fuego que muere helado, Ojos de hielo que se vuelven páramos... Sombra que al tiempo escapa, Y tu vida, luz en la sombra, pasa Consumiendo la carne Para no dejar nada. De “El águila de fuego con las alas del tiempo”, Huerga y Fierro  Editores, Madrid, 2013


DONCELLA DE LOS SUEÑOS Has llegado desnuda Luminosa crisálida Alumbrada en la mente. Y contemplo en tu piel Con tus ojos de luna Con tus ojos de luz La imagen de otro mundo Que sin embargo es nuestro. Interpelo tu acento Y el latido está en ti Que nos mueves al pálpito. Estridor de las alas En tu canto de sombras En tu canto de luces Eres tú la cigarra Que nos tienes alerta. Doncella de los sueños Te asemejas a un grillo Que no quiere dormir. E iluminas la carne Con tus mágicos élitros Con tu canto infinito. Vestal bella, ¡tan bella!, Que en tu seno me alcanzo. “Piedra de la honda”, Editorial Vitruvio, Madrid, 2016


AÚN Aún los ojos que antaño contemplaron con sopor el cuadro gris  de un tiempo que no ha sido  aniquilado. Aún la víctima resistiendo a los golpes de este monstruo  como el yunque resiste al mazo hostil  de un titán gigantesco  y despiadado. Aún nosotras  alumbrando la luz que se hace vida  y engendrando el amor que nos alienta  por dar vida a este sueño  aún soñado. “Hacia la luz”, libro inédito ya en la editorial para su publicación


Nace en  Berja  (Almería)  el  6  de  junio  de  1956,  vive  en  Granada  entre 1970 a 1982, donde cursa la licenciatura de Derecho.  Miembro del Instituto de Estudios Almerienses en el Departamento  de Arte y Literatura. Tiene  publicados  poemas  en  el  libro  Tu  voz  poeta,  editado  por  la  Asociación Cultural Myrtos Al Manar, los poemarios Cuando pase el  tiempo, por la editorial Ediciones Albores de Sevilla, Luz vibrante en  mar que riela, por la editorial Lampedusa, Poemas Turineses, por el  Instituto  de  Estudios  Almerienses  y  El  sauz  de  los  desvelos,  por  Ediciones Vitruvio. Ha publicado poemas en diversas revistas literarias: Sayenko, 3D3,  Ágora,  etc,  y  también  en  diversos  blogs:  Lluvia  de  arena,  La  voz  bordada en verso, Borde de Bruma, Blog de literatura y algo más,  Oasis  de  palabras,  Lucernarios,  Poetas  Andaluces  Contemporáneos,  Poetas  para  el  siglo  XXI,  Antología  Poesía  Universal, etc. Fue ganador del Premio Erato 2010 y también ganador II Premio de  Poesía Mundo Solidario 2010. También fue finalista del I Concurso  Internacional de Nano Literatura de Proyecto Expresiones 2010 de  Venezuela.  Fue  finalista  del  Concurso  Ediciones  Literarte  2010  de  Argentina. En el año 2015 fue el ganador del Concurso de poesía  convocado por ALCER.


CREACIÓN Alumbraré la luz, el espacio lumínico, el silente vocablo cuando el vendaval calla y quedan los objetos en formas primigenias, saldrá de mí, inconcluso, desnaciendo perenne, para que árbol y piedra recreen su vital hálito de ser nuevos y a la vez resurrección visiva de lo que, oculto, siempre es irrepetible. Descúbreme en el limo, fermentación orgánica de los significados, de los conceptos neutros, en el adolorido fondo de la memoria, a sabiendas de ser polvo de tus zapatos, entidad animal, vacua, perecedera; descúbreme desgarramiento íntimo, desangre especular que en otros debe hallar mejor transcender, la fuerza creativa capaz de dar al mundo nueva existencia, hacer que sienta el hombre que es su vida, a la vez, eterna y temporal.


HACER DEL VERBO Y qué son estos versos, sino fragmentos del gran río que baja en los contornos azulados de otras palabras que encontraron luz bienaventurada. El deseo supera a la materia como la rosa sobresale a la verdura que le cercase, se alza con la palabra que le da nombre tallado en otras aguas, pureza que sólo el celindo supera de la húmeda piedra hacia el celaje de las nubes vestidas con otras claridades y otras diáfanas luces de significados. Son otras voces quienes las concitan: el trino de los pájaros cuando amanece, los difuminadores haces que el sol propaga, las aguas que brillaran en nuestra pupila desbordando emociones sobre el corazón. Más la palabra no proviene, no se crea de ahí: es el vocablo de una lengua, el agua de un torrente que viene de un ignoto mar, y que por siempre amenazó hacer del verbo carne.


ESPECTRO Ya la sombra y la luz trazan línea precisa donde el adentro merodea. ¡Dejadme luz y sombra en ese preciso perfil; ahí encuentro mi sitio: espectro en la palabra que la nombrara por los siglos!


DISOLUCIÓN Como una bocanada adusta todo se diluye: se disuelve el momento, la luz, las voces, la vida. Todo se disuelve como un hálito áspero. Un espectro vislumbra signos,  la remembranza se derrumba, se repliega en sí misma, y la fascinación de ser.


MEMORIA Cuando el vocablo no designa,  no nombra, desintegra también el vano intento de dar carnalidad a la palabra. Sangre, siénteme sangre, terral sangre del dolor liminal entre dos mundos, dolor en lucha siempre ante lo incognoscible, siénteme ángel rebelde ante el destino de ser sólo memoria, la memoria que es sólo luz y sombra, relámpago en los vacíos alveolos del olvido.


LA BELLEZA Comprended que,  en habiendo misterios por captar, no me pare en las cosas simples. Entended que,  abundando las ciruelas violetas, no repare gran cosa en insignificantes arborescencias, hojas secas, raíces y flores quebradizas que embargan  los sentidos; que llene el corazón de pinzones y tórtolas, de doradas espigas,  y que en ese color, entre azul pincelada de alcabotas y cardos, reverbere en mi mente un rumor de amapolas. Un espíritu abierto al ansia de nociones debe aprovisionarse primero de apariencias: los grandes pensamientos vienen del corazón, y el corazón debe ser una hojuela alargada, robusta, plena de nervaduras, que no se empoce en el dolor, sino en la, siempre a perseguir, belleza. Atestaré de harapos multicolores y pámpanos los ojos y las manos;  la boca de albacoras, de azules fuegos que mantengan siempre abierta la puerta, por donde vuele el alma, como dicen que vuelan los vencejos en la noche a través del silencio sideral.


Águilas (Murcia) Autor de:  “Papel, lápiz y soledad” Groenlandia, 2014.  "A la contra" Ediciones en Huida, 2017.  Y  "Un día en las carreras" Versátiles Editorial, 2017. Cuenta  con  distintas  participaciones  en  antologías  de  ámbito  nacional e internacional: “La  luna  en  verso”;  “Libertad  tras  las  rejas”;  “El  camino  del  corazón solidario”; “Mujeres con voz”. También ha participado en numerosos recitales de su localidad,  región  y  comunidades  cercanas,  como  por  ejemplo:  el  II  encuentro  de  las  Letras  del  Mediterráneo,  el  Festival  Internacional de Poesía Grito de Mujer, La Noche en Blanco de  Granada.  Además  de  contar  con  distintas  colaboraciones  en  revistas  digitales  e  impresas:  Gatos  y  Mangurrias,  Gealittera,  La  Galla  Ciencia  (en  su  sección  de  recitales  con  un  audiopoema),  Excodra,  Fiat  Lux,  Manifiesto  Azul,  Aqualleren  Literatura,  Susurros a 


El adoctrinamiento de las masas La emoción siempre fue el chupar las pilas de petaca hasta que la lengua se ponía zompa el ano puntiagudo y los pezones miopes luego, el andarse ya con las pinzas de la batería del coche o los cables pelados de los enchufes aplicados entre risas a los genitales únicamente era cuestión de ideología a lo bestia cualquier cosa nos valía por sentirnos especiales, eléctricos en consonancia con el régimen suicida                                           de la extrema tontería incluso la tauromaquia de salón


Los fuegos artificiales Fachas haciéndoselo a la momia de Paquita en el altar mayor de la Almudena Desnudos artísticos de Felipe y parienta con la tricolor en plena Vía Layetana Jose Mari limpiándose la polla con la bandera del pollo El Juancar cazando activistas de Femen Un solo de Pablo y su afilada lengua a izquierda y derecha dando las uvas y otras santas pascuas en la Puerta del Sol Líneas continuas para el gran cuñao del Ibex 35 Liberales con chupete de papa Estado cantando la Internacional  Socialista Un purpurado más enculando al niño Jesús en Telecinco Moros anunciando los jamones de Navidul Feministas adorando a Trump desnudo de cintura para abajo Misas en Latín para el día del Orgullo Bofetones a manos llenas de Pedro, nuevo apóstol de la fe a negritos del África tropical a este lado de la valla Rojos apuñalando el Guernica  Poetas en Facebook renegando del artificio y la grandilocuencia Poetas en Facebook Poetas


El profesional Su  profesionalidad  está  más  que  demostrada.  Cero  errores.  Ni  un  fallo. Ningún trabajo a medias, de dudosa factura. Cien por cien de  efectividad,  intachable  su  currículo.  Y  qué  decir  de  su  reputación.  Es el mejor. Un maestro. Le precede la fama, mas sin alharacas ni  nada de ruido fuera del pequeño círculo de su oficio. Algo así jamás  es conveniente, ya se sabe. Todo un arte, considera sus modos y maneras de operar dignas de  un artista. No en vano la premisa siempre es la misma, y al pie de  la letra que la sigue: que no haya investigación más allá del primer  atestado,  que  parezca  un  accidente  más,  uno  de  tantos.  Porque  este  mundo  es  peligroso,  y  la  vida  un  tesoro  tan  fácil  de  perder.  Caídas,  atropellos,  accidentes  varios:  ferroviarios,  marítimos,  aéreos...,  infartos  fulminantes  de  miocardio,  shocks  anafilácticos,  hasta  supuestos  atragantamientos  en  mitad  de  un  restaurante  atestado de estupefactos comensales..., de todo hay a lo largo de  tan  extenso  y  prolífico  historial.  Sí,  que  nadie  lo  ponga  en  entredicho,  de  casi  cualquier  circunstancia  se  ha  valido  en  el  desempeño profesional de su labor.  Modo que imagina, ejecución  que lleva a cabo en cuanto se presenta la oportunidad. Y no suele  tardar mucho en recibir un nuevo encargo, la verdad.  No  pregunten  cómo  se  las  ingenia,  son  secretos  de  maestro  consumado.  Cualquier  cosa  que  imaginen  al  respecto,  por  escabrosa  que  piensen, puede encontrarse en su expediente ―si es que existiese  semejante  archivo―,  el  mismo  que  únicamente  lleva  de  memoria.  De casi todo, menos por supuesto: nada que tenga que ver con el  tema  de  homicidios,  y  tampoco  suicidios;  pues  ―quién  lo  duda―  estos tienen mala fama y peor prensa; no en vano, siempre tienden  a  levantar  sospechas,  además  de  dejar  una  imagen  en  la  retina  difícil  de  olvidar  para  el  imaginario  colectivo  de  una  sociedad  tan  dada al morbo. Precisamente lo que menos le interesa a un sicario  de su categoría.  Y aunque el dinero es importante ―evidentemente su caché está a  la  altura  del  empeño  a  desarrollar―,  para  nada  lo  tiene  por  fundamental; aunque esto mejor se lo calla. El encargo ha sido claro. Volar a aquella ciudad del norte, alojarse  en el gran hotel frente a la bahía, y aguardar la llamada que le dé  los  datos:  nombre  y  la  dirección,  es  lo  único  que  necesita.  Eso  es  todo.  Nada  a  lo  que  no  esté  más  que  acostumbrado.  Un  trabajo  rápido, sin más historia, al parecer. Y después, ya se sabe, regresar  de  inmediato  a  su  esquina  del  mundo,  a  perderse  durante  algún  tiempo ―no mucho― hasta el siguiente encargo.


¿Un político,  algún  conocido  hombre  de  negocios,  un  alto  cargo 

de la  administración  pública,  otro  tipo  del  propio  gremio,  aquel  periodista molesto de más...? Seguramente  por  este  último  iban  los  tiros.  En  una  primera  comunicación no se le informó acerca de escolta, dato este muy a  tener en cuenta. Hubo un tiempo, en los comienzos, en el que se preguntaba quién  sería  el  desgraciado.  No  es  que  la  identidad  del  encargo  le  importase  demasiado.  Pero  sí  que  cierta  curiosidad  le  hacía  detenerse un poco en el asunto. Tampoco en exceso. Ya no, ni eso.  Sus principios son los que son, y punto final. El  contratante  es  de  contrastada  solvencia,  en  realidad  su  mejor  cliente. Así  que,  con  la  inestimable  garantía  de  la  procedencia,  lo  único  que  le  importa  es  el  objetivo  ―de  esta  manera  los  define―  que sea un hombre adulto, a poder ser ya entrado en años ―estos,  ocupando  los  cargos  que  ocupan,  suelen  cargar  a  sus  espaldas  incluso  más  muertos  que  él  mismo―.  Estaba  claro  que  así  sería,  pues él no acepta encargos que tengan algo que ver con mujeres o  niños.  Eso  no.  Por  supuesto  que  tiene  su  código  moral.  Y  lo  respeta. La otra máxima de su manual ético es nunca echarse atrás  una  vez  aceptado  el  encargo.  Le  va  su  vida  laboral  en  ello.  Lo  sabe.  Su  oficio  tiene  tanto  que  ver  con  el  tema  de  la  fiabilidad.  Confidencialidad, confianza y eficacia, los tres pilares básicos sobre  los  que  sustenta  un  buen  profesional. Y  él  es  el  mejor,  que  no  se  olvide.  Por  lo  mismo,  siempre  exige  el  pago  por  adelantado:  al  completo,  en efectivo, en euros, en billetes de 20 y 50 usados. Allí  lo  tenemos,  en  la  habitación  703  de  la  planta  15. Aguardando  una llamada. Mientras tanto mata el tiempo viendo la televisión ―la  tiene silenciada, pues en estos momentos no soporta ningún sonido  de más, y mucho menos voces humanas― bebiendo tazas de té de  bergamota,  una  detrás  de  otra,  sin  nada  que  las  edulcore  ni  un  poco,  el  azúcar  ni  catarlo,  puro  veneno;  y  entre  sorbo  y  sorbo,  echándose  a  la  boca  pequeños  puñados  de  semillas  de  calabaza,  ligeramente,  solo  ligeramente  saladas.  No  son  nervios,  sino  concentración, cuando no simple y llano aburrimiento, aunque eso  nunca lo vaya a confesar. Las esperas han acabado por ser lo más  pesado de su oficio.  Se  enciende  la  pantalla  de  su  móvil.  Vibra  oscuro,  como  un  mal  bicho,  sobre  las  sábanas  blancas  de  la  cama.  Suena  y  suena,  insistentemente. Cinco segundos. Diez. Doce. Descuelga justo a


los quince. Le gusta esa melodía, desde hace ya algún tiempo es  su  preferida  ―se  trata  de  Battle Without Honor Or Humanity  de  la  película  Kill  Bill  volumen  I―,  pero  no  solo  por  eso  lo  ha  dejado  sonar  teniéndolo  a  un  simple  paso  de  sus  pies  impecablemente  calzados: nunca hay que mostrar ningún tipo de prisa o ansiedad,  pues  sería  fácilmente  interpretable  como  una  debilidad.  Tampoco  debe  parecer  desinterés.  El  equilibrio  en  este  oficio  lo  es  todo.  Pone el manos libres ―le preocupa que las ondas de los teléfonos  sean dañinas para su cerebro, que terminen por ocasionarle algún  tipo  de  cáncer,  demencia  o  enfermedad  mental―,  y  con  un:  al  habla el agente naranja ―así se hace conocer en los círculos por  los que se mueve, pues lo último en estos ambientes es desvelar el  verdadero  nombre―,  se  dispone  a  escuchar  el  nombre  y  la  dirección esperados.  No le sorprende lo que clama por el altavoz.  La  comunicación  resuena,  no  solo  en  su  cabeza,  como  un  trueno  retumbando  por  toda  la  suit.  Es  inevitable,  tarde  o  temprano  tenía  que llegar la hora. Suspira.  Suelta  ruidosamente  todo  el  aire  de  sus  pulmones.  Se  mesa los cabellos. Con un de acuerdo corta la comunicación. Y sin  mirar atrás volea el móvil de vuelta a la cama. Por suerte, Uma Thurman está más que acostumbrada a caer casi  de  cualquier  manera. Aunque  desconocemos  si  esta  vez  se  habrá  partido  el  cuello  o  no  al  chocar  contra  el  cabezal  de  maderas  nobles. Lo cierto, es que ese rodar descoordinado por las sabanas  ya nada bueno presagiaba. La  madrugada  ha  sido  larga  de  más,  el  alba  se  ha  hecho  de  esperar lo suyo. Y ahí, recibiéndole con los brazos abiertos como el  peor de los presagios, el cielo plomizo, desangelado, que enmarca  un horizonte nunca antes contemplado. Tan distinto. Y en realidad,  no muy diferente de tantos otros a lo largo y ancho de la amplísima  geografía recorrida. No será el fin del mundo, pero bien que se lo parece. A ratos, llueve. Sobre el cristal de la ventana, llevadas en volandas  por  el  vendaval,  golpean  las  gotas.  Resbalan.  Caen  redondas,  perplejas, dejando un llanto sinuoso, helado, que no deja de manar  hasta despeñarse en busca de su lugar en el lejano suelo decenas  de metros más abajo. Asomado desde las alturas al mundo de ahí  afuera, contempla el mar encrespado de la bahía, cómo las aguas  tumultuosas,  sucias,  del  río  casi  desbordado,  se  confunden  con  la  inmensidad oscura del océano. 


Siempre creyó  que  moriría  en  verano,  con  calor,  en  un  día  de 

brillante sol y ni una sola nube por el cielo; sentado en aquella vieja  mecedora de su porche, cara al embarcadero donde ya no quedan  barcas de pesca que regresen al atardecer de sus labores  propias  de cada jornada de faena. Podría  haber  sido  tan  distinta  su  vida.  Familia.  Mujer.  Hijos.  Un  trabajo  sencillo,  de  los  de  antes,  una  jubilación  pacífica,  jubilosa  incluso. Pero ahora es tarde, demasiado tarde para cualquier cosa,  incluso para lamentarse. Mejor así, en una mañana desapacible de invierno. 


Profile for Aquarellen Revista Literaria

Aquarellen número 53  

Revista de literatura

Aquarellen número 53  

Revista de literatura

Advertisement