Page 1


A Q UA RE LLE N RE V I S T A   LI T E RA RI A  

ME S   0 6   ­  A Ñ O   0 4   ­  N Ú ME R O   4 2     E DI T A DO   P O R  A Q UA RE LLE N  CULT URA     DI RE CT O RA   DE   RE DA CCI Ó N:       MARÍA JOSÉ MATTUS  DI RE CT O R  DE   CO NT E NI DO S :     JESÚS DE CASTRO   PORTADA: "Pintura Poesía  Música y Canto" de  Manuel Ramos Martínez CONTRAPORTADA: " "Cosmo Naturaleza y Ser"  de Manuel Ramos Martínez P O E MA S   V I S U A L E S : José Ángel Gonzalez   Cristopher Mckenney   Laura Makabrescu 

Todos los contenidos de aquarellen están  autorizados por los autores,    E d i t a d o   e n   C o q u i mb o   ­  C h i l e

T O DO S LO S   DE RE CHO S   RE S E RV A DO S


EN ESTE NÚMERO 

Antonio Rodríguez Jiménez…………………………………………Página 10

Nicolás Corraliza………………..………..……………………………Página 18 Sandra Sánchez…………..………….………………………………. Página 26 Juan Pablo Roa ……...…………………………………………….. Página 34  Juan Manuel Villalba ...….………………………………………. Página 43 


P OR T A DA

  La portada y contraportada  de Aquarellen son parte del 

trabajo del  escritor  y  artista  plástico  chileno  radicado  en  Austria  Manuel  Ramos  Martínez.    Las  pinturas  forman  parte  del  proyecto  “Cosmo,  Naturaleza  y  Ser”  en  ella  el  autor  muestra  como  el  ser  humano  es  parte  de  un  todo  universal.Ese  todo  es  el  reflejo  del  trabajo  del  artista,  quién  además  de  pintar  lienzos  blancos  y  colorear  sus  pensamientos,  llena  hojas  en  blanco  con  el  arte  de  la  escritura. Este cuador lleva por nombre:  "Pintura  Poesía    úsica y Canto" M   Para  estos  matices  ha  utilizado  tinta  china  y  acuarela  sobre cartón.


EDITORIAL

En este  patio  globalizado,  conectado,  interactuado  y    sobrestimulado  surge  la  reflexión  de  lo  que  hoy  es  considerado  bueno  y  malo  en  literatura.  ¿Merece la literatura dedicar todo nuestra atención y nuestro tiempo en  el sublime arte de expresarnos a través de las palabras? Claro que sí,  estoy  segura  de  que  todos  coincidimos  en  esto,  sin  embargo  y  muy  a  pesar  de  muchos,  vivir  del  arte  de  escribir  es  cada  día  más  difícil.  Puedes vivir de literatura, pero de tus novelas, ensayos o poesía resulta  casi  imposible.  Frente  a  este  problema  muchos  podrán  debatir  argumentando que Isabel Allende vive de sus novelas, si lo hace  pero  tuvo  que  pasar  por  Hollywood  para  consagrase  del  todo  a  una  vida  exclusivamente de dividendos. Actualmente  la  mayoría  de  los  jóvenes  y    autores,  los  denominados  novistas,  macondianos,  planetarios;  auto  considerados  producto  de  la  globalización  presionan  para  que  el  libro  se  ajuste  a  las  reglas  del  mercado, ventas que se dividen en miles de dólares o euros, pero que  en muchos casos, carecen de calidad literaria, evaluando su trabajo por  popularidad;  algo  así  como  pulgares  arriba  en  fotografías  de  redes  sociales, influyendo en el gusto literario de las personas y recalificando  lo que se puede juzgar como buena o malo.  Muchos  otros  autores  se  proclaman  destructores  de  las  normas  establecidas  y  lejos  de  crear  nuevos  movimientos  literarios,  como  antaño  generaciones,  destruyen  las  historias,  los  poemas  y  más  que  escribir algo con estructura, salpican palabras con separaciones que no  provocan  una  innovación  real,  si  no,  un  conjunto  de  léxicos  mal  estructurados  que  ni  cuentan  una  historia  fascinante  ni  proclaman  un  poema de elevado.  El  Italiano Roberto Calasso, sostenía que “Se diría que la literatura ha  entrado  en  una  fase  de  latencia…  Es  difícil  encontrar  sorpresas.Hay  cosas  buenas,  pero  pocas  son  realmente  grandes…  cuando  miro  la  literatura hasta los años setenta veo que era algo ligado a una ambición  enorme, ahora eso no es ya lo usual, evidentemente”. Pareciera que la  única  motivación  es  el  gusto  a  la  masa,  a  la  fotografía  rosa  de  tarjeta,  frases de autoayuda o  al guion hollywoodense del futuro.  El buen escritor, primeramente debe ser un lector voraz, culto, no sólo  basta con talento para escribir, también debe sumergirse en la cultura,  especialmente en la literatura desde la antigua hasta la actual, bañarse  en  letras  para  expresar  con  libertad,  pero  sin  escudarse  en  la  libertad  de expresión, que muchas veces asesina los buenos escritos. De todas  maneras, creo que aún hay vida y esperanza, los escritores que leo, sin  ser  todos  absolutamente  conocidos  son  de  una  calidad  innegable  y  muchos  de  ellos  han  pasado  por  nuestra  revista,  lo  que  nos  llena  de  orgullo y nos indica que hay luz al final del túnel.                                                               Marijo Mattus  


ANTONIO RODRIGUEZ JIMÉNEZ

  Antonio Rodríguez Jiménez (Albacete, 1978) es autor de los libros 

de poesía  El  camino  de  vuelta  (Pre­Textos,  2012),  Insomnio  (Fractal Poesía, 2013; Origami, 2015) Las hojas imprevistas (Ayto.  de  Alhaurín  el  Grande,  2014),  Los  signos  del  derrumbe  (Hiperión,  2014)  y  Estado  líquido  (La  Isla  de  Siltolá,  2017).  Ha  recibido  los  premios  “Antonio  Machado  en  Baeza”,  “Arcipreste  de  Hita”,  “Antonio  Gala”  y  “Festival  Fractal”,  entre  otros.  Es  licenciado  en  Filología  Hispánica  por  la  Universidad  de  Salamanca  y  trabaja  como profesor de Lengua Castellana y Literatura en un instituto de  educación  secundaria.  Algunos  de  sus  poemas,  traducidos  al  inglés,  han  sido  publicados  en  revistas  de  Estados  Unidos  como  Osiris Poetry, Asheville Poetry Review o Cimarron, y próximamente  verá  la  luz  en  aquel  país  la  versión  inglesa  de  Los  signos  del  derrumbe,  a  cargo  de  Jorge  Rodriguez­Miralles.  Ha  estrenado  también la obra de teatro La entrevista.  


VUELO NOCTURNO Un avión cruza el vientre de la noche. Majestuosa luz que parpadea sobre la ancha quietud de un mapa mudo. Los ojos que se van –quién los siguiera­ hacia la placidez del otro lado. Cuánta vida descansa agazapada en la fragilidad del fuselaje. Invencible parece la fuerza con que rompen la oscuridad las lámparas de ese entramado débil de fibras y remaches. Qué ligera apariencia tiene lo que se va, lo que está lejos, volando sobre el cielo sin luz de nuestra vida y apenas si nos ve. Pájaro extraño, se pierde su blancura metálica al instante y algo se va con él, tal vez deseo, embrujo de la luz, tal vez nostalgia.


NI ÑA S A HA RA UI La madre de acogida dice que el frigorífico la tiene fascinada: ver el hielo, sentir su tacto áspero como una quemadura del desierto. La reportera insiste en el calor excesivo de Tindouff; no nos habla de la tierra inicial, de no ser nadie, de la espera perpetua. Nada dice de la pasividad de un mundo cómplice. En las tiendas tampoco hay lavadora, sólo calma y estrellas, sol y arena sobre la lona. Lo que no nos cuenta la madre es si a la niña le sorprenden los bultos silenciosos que pasan cada noche buscando en la basura, sin mirada, sin rostro, sin pasado, como una mancha incómoda en el telón de fondo del continuo espectáculo. 


VIAJE A ÍTACA Empezaste a correr y has rodeado el mundo en varias ocasiones. Los sitios se parecen. La gente se parece. Desde el primer capítulo es más que previsible el final de la historia. Hemos probado todos los sabores combinados de todas las maneras. Fuimos al infinito a toda prisa y nos decepcionó. Tenemos fotos abrazando al demonio del parque de atracciones. Parece todo dicho. La lengua es un bolígrafo sin tinta que chirría sobre la superficie satinada del folio. Las sorpresas se cargan con pólvora mojada desde hace mucho tiempo,  desde que Ulises se quitó la vida en un cuarto de hotel desvencijado. Pero, si has decidido que ya lo sabes todo, no apartes la mirada.  Aún no tienes ni idea de adónde va a llevarte este poema.


ESTADO LÍQUIDO ¿Qué se puede esperar de la poesía, si creció su semilla en la liturgia extendiendo plegarias; si fue la propaganda de castas dominantes, adornada con mitos y leyendas ­lo recuerdas, Homero? ¿Qué se puede esperar de su discurso romo para el análisis, incapaz de explicar ningún misterio? ¿Qué se puede esperar de los poetas que se creyeron dioses por combinar sonidos y juegos pirotécnicos? Que los desbanquen tipos con nombres de raperos que, al son de su guitarra o de una flauta mágica, se lleven a la masa tras de sí: Un río sin la fuerza ni el tiempo necesarios para labrar su cauce. Material desechable, mundo líquido, ligereza fugaz de lo presente.


GRATITUD Alguien ha muerto ahogado entre las olas de un mar que me esperaba para tragarme a mí. En un rincón cualquiera del gran mapa del mundo, alguien ha recogido la bala que era mía y me buscaba. La casa que cayó no era la nuestra. Cercados por alambre, unos niños reciben sobre su piel la lluvia que era para mis hijos. Aquel cuerpo robusto que en muy pocas semanas devoraron los dientes del lagarto no era tampoco yo.  Me acerco a la ventana temeroso del frío y la intemperie. El vaho en el cristal dibuja nubes que enseguida se borran sin tiempo para nada, para un gesto de culpa, para la gratitud más silenciosa.   


E L P E LI G RO Primero, el golpe seco de la vara en la tierra, a muy poca distancia; después, el cuerpo inmóvil como un cordón parduzco. No sé cómo la vio. Quizá por la destreza de la gente del campo o tal vez fuera suerte. ­Los picos negros ­dijo­. Se ven entre las hojas. Nunca usó la palabra ecosistema ni biodiversidad, pero sabía los nombres de todas las especies.  Sabía que cada una dependía de las otras y que constantemente luchaban por su vida, como siempre hizo él. A menudo recuerdo aquella escena: la cabeza aplastada de la víbora y el miedo a su veneno disuelto de repente; y recuerdo a mi abuelo andando por el monte, con sus manos de encina y los ojos de un águila, cogiéndome del brazo, atisbando el peligro detrás de cada arbusto.


NICOLÁS CORRALIZA

    

Nicolás Corraliza Tejeda (Madrid, 1970) ha publicado los libros  La belleza alcanzable (Norbanova 2012), La huella de los días  (Norbanoba 2014), Viático (Viático La Isla De Siltolá 2015) y El  estro de los locos (Ravenswoood Books Editorial 2018). Ha sido  incluido entre otras, en las revistas Norbania, Estación Poesia,  Ágora y Cuadernos de Humo.


E N T O MO L O G Í A

De canto, el alfiler. La mariposa de frente con su muerte expuesta.


SEMEJANZA

Cuando era niño, recuerdo a mi padre haciendo números con una caligrafía prodigiosa. Apenas pisó la escuela, y sus pies se acostumbraron rápido al aullido de los caminos donde brota el  jornal. Ya no busca nada. Se ha sentado a esperar indiferente el vaivén seguro de las estaciones.


L A T I E R R A   Y   S U S   S I MA S

Ocurre en los hoteles precedido de un rodar de maletas. Acreditarse y ser bienvenido. Hay un congreso de geólogos y una convención de usureros. La tierra y sus simas. La mirada áspera de la codicia reflejada en los espejos del hall. Después de tres días, los del tiempo del planeta celebran las  conclusiones. Los otros ya se fueron, a implantar nuevas técnicas para incautos.


E L G RI S llegó al invierno. Esta tarde lo he visto colgado sobre el esqueleto de los árboles sembrando una semilla en la tristeza.


T E N E MO S el mundo frente a la ventana y la utopía por los suelos. Ningún viaje equivale a tu costado.

E N E L  S UE ÑO todo lo conocido se transforma. Es el desacato del cuerpo a la cordura.


SAN DRA SÁN C H E Z

 Oviedo (Asturias), 1971. Licenciada en Derecho.

Ha publicado  el  libro  de  poemas  “Una  manzana  en  la  nevera”  (  2017). En  colectivo,  forma  parte  de  las  Antologías:  “Poemarte.  El  reto  de  Calíope”  (Ed.Poesía  Eres  Tú,  2016),  “Cantos  para  el  viento.  Recreación  de  diez  poetas  del  siglo  XX”  (Ed.  Poesía  Eres  Tú,  2017). También tiene varios poemas publicados en las Revistas de  Poesía:  Anáfora,  Estación  Poesía  (editada  por  la  Universidad  de  Sevilla) y Maremágnum. Así como varias publicaciones en Revistas  Digitales como Aquarellen Literatura y Umbral. Ha sido finalista en los siguientes concursos y certámenes: II Premio Internacional de Poesía Jovellanos 2015 II Certamen Umbral de la Poesía de Valladolid 2015 III Certamen Umbral de la Poesía de Valladolid 2016 V Certamen Internacional de Poesía Jovellanos 2018 En  el  ámbito  del  Microrrelato,  ha  ganado  varias  veces  la  final  semanal del concurso L´art d´escriure del programa Wonderland en  RN4 y ha sido finalista semanal en el concurso Relatos En Cadena  organizado  por  la  Escuela  de  Escritores  y  la  Cadena  SER.  Tiene  recogidos  varios  de  ellos  en  diversas  revistas  literarias  tanto  en  digital como en papel, así como en la Antología 50 Palabras.  Administra  el  blog  www.letricidiospremeditados.blogspot.com   dedicado a su escritura.


MU E R T E D E   U N   C A R A C O L

Por mitad de la carretera camina despacio un caracol. Solamente la espera en un semáforo le separa de la muerte. Lo miro, impasible, desde el coche ­estoy en el carril contrario­ y él lleva, sin prisa, su casa a cuestas… Pasa por encima de un cristal y no se corta, y los cantos de la piedra no le hacen daño alguno. Apenas en un segundo su sentencia cambia a verde y la casa, antes a cuestas, se la lleva­ demolida­ahora el coche bajo sus ruedas. Sus restos, en el asfalto. Desde lo alto el inclemente sol los incinera.


A LA S Ocho de esta mañana; una paloma y yo, solas por la plaza. ¡Ay, pero ella echó a volar! * *


DE E S T A   G UI S A

El sol, el calor, el perro echado a la sombra, las gallinas a su bola y “el patio de mi casa  ­que es particular­“  en casa de mi abuela. Yo, con una venda en los ojos y un ramo de flores recién cortadas en las manos, allí, en medio del verano con un vestido que no tapa mis rodillas. Y de repente, un día,  me tira la sisa del vestido y se me cae la venda de los ojos… y miro, y es invierno.


G E O ME T R Í A H U MA N A

La distancia entre dos corazones se mide en nubes pasajeras.


ME L O D Í A S

Hay música en las alas rotas de una paloma muerta, en lo que callan los labios de Eva, en las dunas ondulantes del desierto a media noche, y en las hojas repudiadas del otoño que caen en soledad… Oigo arpegios en clave de Sol en las tardes de verano, y en las mañana de invierno tarareo un rocanrol para no quedarme helada mientras llega el autobús.  Y por supuesto hay música en el piano… de Thelonius Monk. Pero de todas las infinitas melodías del Universo, me gusta la de una playa solitaria donde encalla la espuma de las olas: y entonces oigo música,  y el mundo…  me parece un lugar bueno.


A LO   T O NT O Ven, te digo; pero no vienes. Entonces, voy yo. Y cuando llego no te encuentro. No estás. Tal vez no has estado nunca.


JUAN PABLO ROA

  

(Bogotá, Colombia,  1967).  Estudió  Letras  en  Bogotá.  Tras  una  estancia  en  Portugal  e  Italia  (1993­1997)  se  radicó  en  Barcelona  (España)  en  el  año  2000,  donde  se  desempeña  como  editor.  Ha  traducido  obras  de  las  poetas  italianas  Amelia  Rosselli  (Poesías,  Ediciones  Igitur,  Montblanc,  Igitur,  2004),  Ana  Maria  Giancarli  (Ediciones Amargord, Madrid, 2013) y Antonella Anedda (Desde el  balcón  del  cuerpo,  Madrid,  Vaso  Roto,  2014).  Es  fundador  y  director, junto con Roberta Raffetto, de la revista de poesía animal  sospechoso,  editada  en  Barcelona.  Ha  publicado  los  libros  de  poesía  Ícaro,  (Bogotá,  1989),  Canción  para  la  espera  (Bogotá,  1993),  El  basilisco  (México,  2007)  y  Existe  algún  lugar  en  donde  nadie  (2011,  XXXV  premio  de  poesía  Vila  de  Martorell  de  2010,  publicado en Palma de Mallorca por Lleonard Muntaner Editor y en  2017  por  Pregunta  Ediciones).  En  2013  fundó  la  editorial  Animal  Sospechoso Editor, proyecto editorial nacido de la revista de poesía  animal sospechoso (2002 ­ 2010).


Jardín de las delicias La imagen es precisa. Ella plancha tarde en horas de la madrugada  mientras él le llena la cabeza de recuerdos, de músicas extrañas.  Le cuenta su vida como si viniera de otra geografía. Ella elogia su  desnudez al lado de la plancha. Cada vez demora más el paso del  calor sobre la ropa: quiere que la noche no termine. Pero él le llena la cabeza de recuerdos, de músicas extrañas. Su  vida, su desnudez, sus palabras. Todo pende de un hilo delicado, y,  sin embargo, a la hora del amor, nada parece más fuerte que sus  palabras. La plancha, su desnudez, sus gestos.  


NO LLAMO a los muertos por su nombre pero uno a uno los voy poniendo en el árbol del difunto: hacia adentro crece, el sol dora sus raíces y sus frutos son un limbo fértil de añejas palabras. –!Bajad del árbol que la cena está servida¡ dice mi madre entre suspiros, limpiando, reparando  y encalando muros de un espacio que ya es de nadie. Yo prefiero descender por ramas de papel y de vez en cuando subir hasta la raíz; traigo viejas y trabajadas palabras en la noche para morder el duro fruto, el duro pan del llanto.


COMO el que habla de una mujer en los poblados entre el polvo de las veredas sin haberla visto jamás; como el que por entre ríos y valles va dibujando una nueva ciudad y en ella los nombres de la que no conoce; así la mano que te busca en lo que fue, en lo que va borrando la memoria para recordar y dar una fecha a la arena que escapa entre las manos entre la eternidad que no trasciende la prueba del instante en que vivimos.


NO SERÁS feliz mañana ni cuando tengas

ni serás mañana una suma. Resta mejor lo que no hiciste, suma las renuncias, las tardes disipadas por la plata del oro plástico disipadas, las tardes en que no fuiste a la  escuela ni recogiste al amor de tus ojos, las tardes que dan eslabones a lo que será ya  tarde a lo que no fue más. Acariciar la cabeza de tu retoño, abrazarla a ella o a él, perder el tiempo, disipar la vida en contra del trabajo o en contra del tener. Porque nunca tendrás: no serás feliz mañana ni cuando tengas ni serás mañana una suma de lo conseguido


A LADO y lado del arcén, como esparcidos, los deseos en el paisaje cambiante del automóvil que viaja, ―pero el paisaje de adentro cambia aun más  todavía― se lanzan, como desde una alta torre, promesas «de un día volveré». Pasan como rasguños por el aire en movimiento desde un automóvil que no registra la conciencia pero cuyo viaje aún perdura en ella. Acolchada la conciencia con la promesa de «mañana será, volveré por los esparcidos, y de seguro hablarán entonces también, de mí, de mi paisaje», como si el viaje de regreso fuera un viaje aparte. (como detritos de un crucifijo salvado por las olas)

[De Cuaderno del Sur, inédito.]


NO PUDO la noche quemar la cerilla de las buenas copas, los buenos tragos pero de la vida diurna arrasó con todo, ―depuso la salma de un cuerpo en pie con gesto de sonrisa tibia, como de alguien que va al trabajo porque  toca―; no la noche, sino la mano nocturna imprevista de una ley opaca que a veces cala en la madera equivocada; no pudo la noche quemar la noche, aunque perduran aún las pavesas; incandescente alumbra la cerilla  de las celebraciones para alimentar la eternidad de una sola tarde. (non per sola vanità )

[De Cuaderno del Sur, inédito.]


JUAN

JUAN MANUEL VILLALBA

MANUEL VILLALBA  HINOJOSA,  malagueño  nacido  en  Madrid  por  accidente  en  Junio  de  1964.  Ha  trabajado,  entre  otras  cosas,  como  redactor  de  Cultura  del  desaparecido  diario  local  "El  Sol  del  Mediterráneo".  Primer  Premio  de  Poesía  Universidad  de  Málaga, 1984. Beca de Ayuda a la Creación Literaria del Ministerio  de  Cultura,  modalidad  de  Poesía,  1991.  Ha  publicado  cinco  libros  de  Poesía:  "Húmeda  Húmeda  Alcoba",  Colección  Puerta  del  Mar,  Diputación de Málaga, 1984; "Fondo", Edit. Pre­Textos, 1992; “Todo  lo contrario”, Edit. Pre­Textos, 1997; “Indignación”, Edit. Pre­Textos,  2002;  “Linterna”.  Edit.  Pre­Textos,  2017;  y  el  libro  de  relatos  “Un  mundo  secreto”,  Edit.  Pre­Textos,  2001  y  “Cerveza”,  Ediciones  Imperdonables,  2016.  También  elaboró  los  ocho  fascículos  correspondientes  al  género  literario  de  POESÍA,  Curso  Planeta  DeAgostini  de  Creación  Literaria  “El  Placer  de  Escribir”  (1999).  Además,  los  cuadernos  de  poemas:  "Poemas",  3er  número.  Col.  Versos.  Universidad  de  Lleida.  1995.  "Dieciséis  Poemas",  Edit.  Atarazanas,  Málaga,  1995.  "Antes  de  ahora",  Colꞏlecció  Poesia  de  Paper. Universitat de les Illes Balears, 2000. Ha sido incluido en las  antologías  “Poesia  Espanhola  de  Agora”,  Joaquim  Manuel  Magalhães, Edit. Relógio D’Água, Lisboa, Enero, 1997. “FEROCES.  Radicales, marginales y heterodoxos en la última poesía española”.  Selección  de  Isla  Correyero,  Edit.  DVD,  Barcelona,  1998.  "La  generación  del  99",  de  José  Luis  García  Martín,  Ediciones  Nobel,  Oviedo,  1999.  Ha  colaborado  con  asiduidad  en  las  secciones  de  Opinión de varios diarios y en diversas revistas especializadas; así  como miembro del jurado de diversos certámenes literarios en vigor  y preseleccionador de otros tantos.


PETROLEROS

Aparecen. Y nunca están llegando. Asumen de improviso la nobleza de los grandes mamíferos, su manso tonelaje. Detrás de algún pequeño puerto se pueden ver, acomplejados, aullando roncos contra la niebla, satisfechos en secreto de la gran dignidad que alcanzan. Son el alma perdida de los que miran, indefensos, alguna vez el horizonte. (Del “Fondo”, edit. Pre­Textos)


E L P RÓ F UG O Camina enfebrecido por los densos trigales de la noche, suda y jadea, busca la sucia claridad, la luz del horizonte herido. En ello va su vida. Ocaso rojo y blanco, igual que el delantal de un carnicero. Atraviesa colinas devastadas, océanos de negros pastizales. La noche, como una hemorragia incontenible, fluye sin remedio, intenta capturarlo por la espalda. Intuye a pocos metros las negras alimañas que afilan sus tenazas contra el cielo. Ha de seguir, en ello va su vida. Él cumple su destino escapando de la noche, huyendo de lo oscuro, de lo enfermo. Su vida se va en ello, aunque reviente como un noble caballo desbocado. (De “Todo lo contrario”, edit. Pre­Textos)


CADA CUAL Hoy han vuelto los perros del infierno, descienden por el cauce solitario del río asustando a la noche con sus negras encías, bebiéndose las luces ahogadas en los charcos. Y campan por las calles silenciosas, y husmean los umbrales de las casas lamiendo con soberbia el azufre disuasorio. Los corazones crujen tras las puertas igual que contadores geiger. Los perros traen el miedo que cada cual merece, y cada cual espera a los perros que más teme. Aquí están los perros del infierno. Nunca nadie coincide  al contar lo que vio a la mañana siguiente. (De “Todo lo contrario”, edit. Pre­Textos)


F ra g me n t o d e   “I N D I G N A C I Ó N ” … Todo lo que perdimos está catalogado, mantenido, aguardando en un mundo paralelo que nada sabe de nosotros. Nadie tiene el resguardo que recuperará de la consigna todo lo extraviado. Hay gente, objetos, sueños y animales 160 que una vez decidieron vivir su condición. Todo lo que perdimos nos aguarda en un mundo regido por la ley de la orfandad. Todas las cosas que perdimos nos conducen al fin a lo que somos; porque somos la resta de una suma imposible. Los sueños que se fueron, los perdidos, los sueños que acabaron en cunetas, los que nunca supieron ser soñados, convalecen insomnes, sin memoria, 170 en lejanas y asépticas clínicas privadas donde no se permiten visitantes. Patrullas de inhumanos celadores rastrean los pasillos, circundan los jardines, y azuzan a los perros ansiosos de atrapar a todo el que pretenda volver al otro mundo. … (De “Indignación”, edit. Pre­Textos)


TRUCO DE SALÓN No saltó. Se detuvo un poco más allá de la ventana, donde la noche abre su boca sin medida hacia las luces y las calles. Regresó acobardado a la hondura del salón igual que quien camina sobre el barro, hundido en el temblor de las rodillas, atónito, consciente de ocupar los primeros instantes sustraídos al vuelo y la caída hacia lo oscuro. Nadie pudo dar fe del episodio, fue un secreto, no hubo preguntas ni respuestas, los libros brillaban en sus celdas, no era posible ser juzgado, no hubo condena, ni celebración, no hubo fuegos, ni música, ni fiesta, el humo del cigarro subía sin quebrarse. Entrar en ese viejo tiempo nuevo podría ser lo mismo que entrar en otra vida. Todo es ajeno y todo es llano, todo habrá de inventarse, todo es mudo. Cae el futuro ante él; tiempo que fluye hacia  adentro como una fruta hinchada que contiene la oscuridad y la luz, la suerte y la desgracia, el sueño y el insomnio, la ira y la templanza, la lluvia mestizando con el mar. No saltó, se detuvo, consiguió estafarle una prórroga a la muerte. El último bramido de la absoluta rebelión de quien por suerte ha vuelto, templado e insondable, a un nuevo tiempo, a lo imposible. A su otra vieja vida. (De “Linterna”, edit. Pre­Textos)


F A LT A R UN  DÍ A

La alegría de estar enfermo, con pocos años, tal vez siete, ocho, en días de colegio; la cama llena de sudor, delirios y juguetes. Y la fiebre, bendita fiebre, mi primera ebriedad, el ángel mudo que se enfrenta a la madre y que será aplacado sin remedio. Todo para llegar hasta el mercurio, el alma del termómetro celoso, insobornable y gélido. Fue mi primer delito calculado, la primera estrategia que estrenó mi codicia. Un descuido, un despiste es suficiente. Después aquella joya rodando por el suelo, la lágrima metálica, el portento, bajo la cama, igual que el monstruo que a todos los niños acecha. El tesoro en la gruta de las borras de polvo. Cómo no andar descalzo, a riesgo de empeorar. Cómo no sumergirse en el mar bajo la cama y recoger los astros dispersos y brillantes, y formar una gota, un sol de plata, la primera y helada maravilla, aviso del desastre de todo lo que estaba por venir. (De “Linterna”, edit. Pre­Textos)


Aquarellen 42 junio  

Revista de divulgación cultural y literaria

Aquarellen 42 junio  

Revista de divulgación cultural y literaria

Advertisement