Issuu on Google+


Mes 02 ­ Año 04 ­ Número 26.

   Editado por : Aquarellen Cultura    Directora de redacción : María José Mattus    Director de contenidos: Jesús De Castro    Portada: “Coquimbo desde la Costanera” Acuarela sobre papel    Contraportada: "Creatividad  es imaginación " Imagen de archivo     Poemas Visuales: Fotografía de Sergio Elías y Hope II ­ Klimt


EN ESTE NÚMERO 

  SANTOS DOMÍNGUEZ                    PÁGINA 6

  SARA CASTELAR                         PÁGINA 13

  MARÍA RUIZ DE LA PEÑA              PÁGINA 20

  DIANA ÁLVAREZ                         PÁGINA 28

  MIGUEL ÁNGEL BERROCAL             PÁGINA 36


PORTADA

           

“Coquimbo  desde  la  Costanera”  Acuarela  sobre  papel.  Esta  acuarela  fue  pintada  desde  el  lugar  favorito  en  la  ciudad  de  la  autora,    unas  escalinatas  que  llevan  desde  la  Costanera  hacia  la  playa  y  muestran  una  panorámica  hermosa del lado sur de la península y su istmo. A lo lejos se ve claramente  el contraste de la roca bruta con los centenares de casas dispuestas en un  orden  caótico  en  la  abrupta  geografía  del  sector.  La  luz  toca  sus  fachadas  coloridas  de  formas  fascinantes  haciéndolas  brillar  siempre  de  formas  diferentes. Las aguas mansas de la playa acunan suavemente a los botes y  veleros  anclados.  Es  un  lugar  tan  encantador  que  solo  sentarse  allí  es  inspirador. Camila Rojas es una artista chilena que sólo cuenta con 25 años. Enfermera  de  profesión  nunca  he  tenido  educación  especial  relacionada  al  arte.  Su  formación artística ha sido totalmente autodidacta. Sus técnicas han pasado  por el blanco y negro, lápices tradicionales pero ella misma confiesa que se  ha enamorado de la  versatilidad de la acuarela. En su tiempo libre se dedico  principalmente  a  crear  las  ilustraciones  de  una  antología  de  cuentos  infantiles,  escritos  por  mi  madre.  Estas    las  realizo  con  una  técnica  tradicional  y  un  estilo  cándido  que  recuerdan  las  antiguas  ilustraciones  infantiles del principio del siglo XX.


EDITORIAL

      Las  tardes  de  febrero  tienen  ese  aire  suave  que  anuncia  el 

cambio de estación, ese dulzor que despide y que preludia, esos  aromas, esas sensaciones que  bien pueden ser percibidas por un  poeta  y  trazar  semilleros  de  palabras. Y  esa  es  la  reflexión  para  este mes, ¿Hacen todos los poetas poesía?  El  más  longevo  de  los  géneros  presenta  actualmente  una  discusión  apuntada    a  que    muchos  denominados  poetas  no  siempre escriben poesía, aunque acá nos ponemos en un análisis  de lo que debe pretender el  escritor. Se escribe poesía para crear  mundos  nuevos,  como  respuesta  a  un  dialogo  interior,  como  un  solipsismo en la libertad de las palabras. También el poeta dialoga  con  Dios,  sin  importar  cuál  sea  su  divinidad,  este  arte  de  hacer  florecer la flor en el poema con metáforas y paisajes imaginados  en  la  mente  del  artista  es  un  oficio  que  es  muy  sencillo  de  pronunciar  pero  nada  fácil  de  ejecutar  con  la  calidad  que  las  musas merecen porque el acto poético no mide la distancia entre  el pensamiento y la palabra.  Este  conflicto  se  traduce  en  que  muchas  personas  escriban  en  modo  simple  sin  renovar  la  voz  sin  emocionar  ni  encantar,  sino  que lo hacen bajo los márgenes de la sociedad de consumo, de la  era  de  los  productos  masificados  esperando  una  cuenta  de  red  social  saturada  de  amigos  y  guiños  olvidando  que  no  escribes  para  que  te  lean  lo  haces  para  morir  o  vivir  en  el  arte,  en  la  literatura.  El  poema  está  definido  por  una  forma,  una  estructura,  una  multiplicidad  de  sentidos  y  significados  asociados  a  un  proceso de representación y no rimas vagas con mensajes cursis.  Volvamos a hacer poesía, rescatemos el género de los amantes y  desdichados,  pero  construyamos  versos  y  lírica.  Ya  lo  decía  Bécquer, “podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía” 


SANTOS DOMÍNGUEZ

   Fotografía de Juan J Bote Valero


BIOGRAFÍA 

    Cáceres, 1955. Crítico y poeta. Su obra poética figura en 

diversas  antologías  nacionales  e  internacionales,  entre  ellas la aparecida en Francia en 2008: Inuits dans la jungle.  25  poètes  d’Espagne,  una  selección  universitaria  de  los  poetas más significativos de los últimos cincuenta años. Es  autor  de  libros  de  poesía  como  Las  provincias  del  frío,   En un bosque extranjero,  Las sílabas del tiempo, El dueño  del  eclipse  o  El  viento  sobre  el  agua,  con  los  que  ha  obtenido importantes premios nacionales e internacionales. Antologada  en  diversos  volúmenes    como  Plaza  de  la  palabra,  Las alas del poema o La vida navegable, parte de  su  obra  poética  ha  sido  traducida  al  francés,  inglés,  portugués, húngaro, árabe, ruso, armenio, griego e italiano.  Como “una de las voces más importantes y más auténticas  de su generación, en quien se combinan perfectamente los  dos  principales  ingredientes  poéticos:  exactitud  y  misterio”  lo definió Félix Grande.


PLEGARIA DEL SOLSTICIO

 Mirar por fin la calma de los dioses      Valéry    Señor de las tormentas, líbranos de los muertos pasados y futuros, y del buitre que ensaya círculos melancólicos y espejismos de espanto para explorar su espacio espectral en el mundo. Líbranos de unos pocos, líbranos de la noche y de la nieve lenta de la noche. Así en la tierra dura como en la mar sombría, líbranos de este mundo, señor de las ventiscas. De este mundo que ahora y en la hora de la bruma es menos comprensible, más opaco, más mudo. Líbranos de las calles y de las extrasístoles, de los dientes, la lluvia y el fruto del desierto. Líbranos del destino que nos espera inmóvil agazapado en niebla. De la uña y la herradura líbranos, dios del frío. Líbranos de la noche y de sus astros tristes, líbranos de las vísperas del sueño antefuturo. De los pluscuamperfectos líbranos cada noche, de las esquirlas frías del cristal y el recuerdo. Tú que miras ahora desde la ardiente sílaba, desde la nada fría de tu sangre sin nadie, déjanos en el hueco del tambor y del húmero y en la paloma muerta con un temblor de lluvia y un cántaro con ecos. Tú que incendias los campos con tu último destello, déjanos este tiempo en la luz vacilante de los amaneceres que suben de la niebla y cantan desde el sueño, en las torres sin viento y en las banderas lentas de la noche.


PENUMBRA DE LA MÚSICA Nació, como un conjuro,  del miedo de las noches,  de un ritmo sin palabras que era el del corazón  y el del tiempo asustado de los astros.  Siguen estando aquí, bajo las delicadas  notas de algún piano  o en el viento afinado de una orquesta el que encauzó el aliento en un hueso sin tuétano  para imitar la brisa o al animal furioso. Quien chocaba un guijarro contra la roca dura o golpeaba a compás un madero con otro  como quien interpreta el corazón del mundo, el ritmo de los pasos  o el latido constante de la alta luz del día. Aquí siguen estando,  con sus piedras sonoras o los pies en el suelo, con su caña armoniosa  o el tambor que era un tronco que convocaba al trueno. Aquel que una mañana sopló una caracola  como si respirara el mar, como si duplicara el rítmico jadeo del combate o la cópula, la emoción de la caza, la angustia en la carrera, la vibración del viento o el canto de los pájaros. Nació, como un conjuro,  del pánico ante todo lo que no tiene nombre, ni cuerpo, ni mirada. Del terror al sol negro  y a una luna que se hunde para siempre en el mar. Y sigue estando aquí, como está en cada día  la oscura sucesión  de minutos y olvidos que completa la tarde,  la tarea de penumbra que oscuramente somos.  


JACOBO FIJMAN SUBE A LOS INFIERNOS 

¿A quién llamar desde el camino  tan alto y tan desierto?  Jacobo Fijman. Veo la niebla amarilla  que canta su silencio en los cipreses,  veo violetas marchitas que el mar hurta al ocaso  y una luz inodora que aúlla sobre el mundo. Hay palomas cegadas que sangran sobre un árbol  y en las paredes grita  la voz desnuda de los días perdidos. Si ladraran los perros... No sé quién es el otro, de qué cristal extraño  vienen estas esquirlas, de qué espejo desierto  suben estas figuras, estos descoyuntados  fragmentos de sentido que agrupará el horror  en un ángulo opaco que ocupa la memoria con máscaras vidriosas en esta noche oscura de la celda.


EN EL CENTRO DEL BOSQUE

Medí los cielos; ahora mido las sombras  Epitafio de Johannes Kepler 

                                   I     

Stonehenge   

Desde el oscuro centro de la piedra  vieron las rotaciones, los planetas,  las estatuas de luz de las constelaciones, cazadores celestes y cúmulos de Pléyades. Intuían que sus vidas  eran parte secreta de aquellas rotaciones, que un hilo oculto unía su destino a la unánime cadencia de los astros. Y en el centro del bosque erigieron un círculo, un anillo de piedras que predecía el eclipse.                                      II

Círculo de Goseck. 5000 a.C .

Con ojos asombrados, alguien miró una noche  manar sobre el vacío las estrellas sin órbitas.  Alguien buscó esa noche respuesta a sus preguntas. Ignoraba el hidrógeno, el espejismo de helio,  las lunas de Saturno, los ejes de Hiperión.  Buscaba solamente  la mediación oscura de las sombras.                                   III                        Como una flecha ardiente, en la cámara fúnebre entra el rayo primero del solsticio. Ilumina las losas milenarias, calienta los dinteles que el plenilunio enfría con su fulgor de plata. El hombre que ha medido los cielos y las sombras y piedra sobre piedra ha levantado un canto al poderoso sol, a la inquietante luna  sale de aquella oscura caverna primordial.

Dólmenes en El Torcal  


BAJO LOS TILOS

La tarde del 20 de julio de 1812  Beethoven camina del brazo de Goethe  por la avenida principal de la ciudad balneario  de Teplitz, en Bohemia.

Sobre la hora crecida de la tarde templada  vibraba largamente la luz, y los sonidos fluían bajo los tilos de un lento balneario.  Acompasan sus pasos el genio que no duda,  el sabio satisfecho de sí mismo, pulcro y ceremonioso, y el indómito músico, el sordo algo salvaje que no obedece normas y desconcierta al sabio con su creación sin riendas. No se entienden apenas  quien redujo el color a una teoría o expresó la mirada en fórmulas de física  y el que echaba de menos los rumores de Viena o el ruido de las hojas del tilo bajo el viento. A aquel que hizo del mundo un tema razonable,  pero pidió más luz en su agonía le inquietaba el sonido, lo que no se controla, lo que no se regula con normas ni preceptos. No comprendió la música de quien buscó en sus notas, sin orden, con concierto, resistir las angustias, vencer el sinsabor y los fracasos. Mientras vibraba al fondo  la luz incomprensible del piano, la tarde iba cumpliendo sus cuadrantes exactos de un círculo de nieve y un tiempo misterioso.


SARA CASTELAR


BIOGRAFÍA 

     Poeta  granadina  residente  en  Sevilla,  nacida  en  Hannover 

(Alemania)  en  1975.  Curso  estudios  de  derecho  en  la  Universidad de Granada. Es Autora del poemario, “El Pulso”,  2010,  EH  Editores,  “Verso  a  tierra”,  2010,  CEDMA,  “La  hora  sumergida”,  2012,  Turandot  Ediciones  y  “El  corazón  y  los  helechos”,  Isla  de  Siltolá,  2015.  Ha  ganado  varios  certámenes  poéticos  como  el  Premio  de  Poesía  Ciudad  de  Ronda o el Premio de Poesía Pilar Paz Pasamar, entre otros  muchos.  Ha  publicado  poemas  en  diversas  antologías  y  colaborado  en  revistas  literarias  a  lo  largo  de  más  de  10  años. También realiza talleres de escritura y es editora en la  editorial Karima, especializada en Poesía.


EL CIRCO

Huir, del ruido enroscado a los teléfonos, del idioma infectado en las juveniles zarpas del vacío. Vendrán, todos vendrán con su circo de látex, la mujer barbuda en su vestido obsceno el payaso sin niño el hombre bala en la nuca el domador de ciegos con su látigo estéril: la función es un ancho camino sin espejos, la mueca enquistada en los televisores, una forma de amar mucho más simple. Huir, sí, hasta colmar el negro con la lengua ensartada de cerezas y el abono del aire sobre los vertederos y el olvido.

De  “El corazón y los helechos”


DECLARACIÓN DE INTENCIONES Mi intención es errar, escapar al orden, descubrir el interior del miedo y abrazarlo despacio, como a un hombre, descomponer el óxido y la duda sobre la misma lágrima. Mi intención es herrar al caballo dormido sobre la pesadumbre.

LA ÚNICA CERTEZA De que aún estás vivo ha dado fe la noche, el latido que el reloj falsea en el que te descuento a medias con los años. El trazo de la sombra que te escribe  y se descuelga por el embudo de la herida. La única certeza, que no hay dolor más largo que enfermar de uno mismo.


LA MEMORIA IMPERFECTA                        I Porque miles de rostros avanzan por la noche devorados de sombra, ya lo sabes, las ciudades no duermen sin sus muertos ni sus gatos de azufre,  yo los miro con la niñez abierta  como una llaga hermosa, esa dentada arista de la luz que vuelve con el frío salvajemente niña, salvajemente pura. Desde mi corazón��los continentes crecen  y se arquean sobre la edad del mar, la tierra es como un llanto que a nadie pertenece y suavemente cae para agrandar los ojos o para amar la soledad del trigo. Yo no aprendí tu infancia,  ni el discurso de las sillas vacías que adornan el jardín y la memoria triste pero aprendí el oficio de la arcilla después del aguacero, cosí mi lengua a la ciudad del tigre y odié la voz como se odian las banderas, con abnegada rabia. Dejo una esquina del olvido para este dolor largo, para esta muerte a plazos que adeuda el almanaque y arroja entre sus números la gravedad del tiempo. Vuelve a temblar un niño en tus rodillas y ahí afuera, siguen naciendo los perales.                          II Yo sé que aún recuerdas  el himno vulnerable de los ferrocarriles,  largos como el país del frío  o la desolación de los espejos  después de haber amado la ebriedad y el barro.


Sigues uniendo al verbo cada huella desecha, cada ojo que crece en la palabra para volar sin nombre sobre los fuselajes.  Las rosas no conocen el camino del matadero y suben a los techos de la casa perdida, de la calle perdida, adonde lentos pájaros acuden  para habitar el sitio no besado, esa distancia yerma que adeuda la memoria donde el amor pasó como un arado negro. Signos de una tierra quebrada que aún empuña la sequedad del hambre y el vacío crujiente de los huesos, estás cansado y solo en el recuerdo pero tu voz se acuesta en todas las gargantas. No has perdido la fe, sólo han muerto los muros de los templos y la herencia del plomo. Alguien se parece al mar esta tarde de lluvia y sigue siendo humano, todavía.

De “La hora sumergida”


LA HIJA DEL HERRERO

Sobre la esclavitud del hierro  escribo la memoria, la fortuna errática del pájaro  la medalla furiosa de mis ojos. He parido entre soles he lamido la costra del amor he soñado la ausencia y la locura he amasado el pan sin esperanza he cargado la edad, la arruga con su interminable bosque. He sido una mujer dejadme ahora el animal atravesarme el alma.

De “La hija del herrero”


MARÍA RUIZ DE LA PEÑA


BIOGRAFÍA

María Ruiz de la Peña, ovetense, pasó sus primeros veinte años  en  Madrid,  donde  su  padre  era  concertino  de  viola  de  la  Orquesta Sinfónica de RTVE. Vivió  una  infancia  y  una  adolescencia  rodeada  de  arte,  volcándose  en  lo  que  fue  su  primera  pasión  y  hoy  considera  vocación  frustrada,  el  ballet  clásico,  que  estudió  a  lo  largo  de  quince años, simultaneándolo con clases de violín y solfeo. Es licenciada en Historia y diplomada en Historia del Arte por la  Universidad  de  Oviedo.  Durante  veintidós  años  trabajo  como  documentalista en la redacción de un periódico donde empieza a  tomar  un  contacto  directo  con  la  escritura,  pasando  luego  a  ser  propietaria  de  una  librería  infantil  donde  impartía  talleres  de  lectura y redacción a niños. El autismo de su hija mayor, unida a su dependencia, le obligó a  volcarse  en  su  cuidado,  por  lo  que  ahora,  compagina  esta  labor  con su papel como escritora. Desde hace unos años ha volcado toda su pasión creativa en la  escritura  que  utiliza,  como  ella  misma  dice,  a  modo  de  catarsis,  de vía de escape, de terapia, en muchas ocasiones. “Escribir me  salva de la locura”. En diciembre de 2015 publicó su primer libro de poemas, titulado  “Las horas perdidas”. En junio de 2016 colaboró con un relato en  “Mensajes  en  una  botella”  y  en  octubre  vio  la  luz  su  segundo  poemario, “Memoria de unas lágrimas”. Tiene una gran actividad en la red a través de sus dos blogs, uno  sobre  autismo  (mihijaesautistaquemirausted.blogspot.com.es)  y  otro  estrictamente  literario  (lamisteriosasomrisadelgatodechesire.blogspot.com).    


“MENTIRAS Y BESOS” He olvidado besar. Por más que intento recordar no lo consigo. Lo intento, puedo asegurar que lo intento, pero mi boca tiene miedo. Fue utilizada  como diana de enojos, abusos, mentiras, gritos y el dolor perdura. Se siente tensa, nerviosa, aturdida Entonces, apareces tú. Te aproximas consiguiendo que nuestras miradas coincidan. Te sitúas justo a dos centímetros de mí. Cierro mis ojos. Demasiados recuerdos. Aprecio como tus labios tocan los míos que, sin pensarlo, clausuran cualquier resquicio. Eres persistente y vuelves a intentarlo.

 Ahora es tu lengua la que juguetea, pidiendo a la mía colaboración en el juego. Y, es en ese momento cuando obligo a mi boca a recordar cómo besaba y torpe me aproximo. Es difícil. Ha pasado mucho tiempo. Me molestan las narices y no sé como debo colocar mi cabeza. Te pido, por favor. que vuelvas a intentarlo. Ahora, mis labios, ya relajados reciben a los tuyos, excitados, presurosos, impacientes. Nuestras lenguas al fin se conocen, se gustan. Me has ofrecido confianza, me has entregado amor y, quiero pensar que nuevamente esto no volverá a convertirse en una mentira, porque, entonces, mi boca quedará sellada para  siempre.


“SOY HIELO” Esta mañana he despertado helada. No sé qué ha ocurrido. Recuerdo que  besé y me besaron, que abracé y me abrazaron. que habité y me habitaron pero he olvidado su nombre, su rostro, su cuerpo. Me consta que estuvimos prácticamente pegados, fusionados en uno, sin espacio entre  nosotros y soy capaz de rememorar su voz, con la que me susurraba bajito el compás de nuestro  baile improvisado. Pero, algo ocurrió. Creo que fui yo quién cometió el error. En un momento, en el que  permanecíamos con los ojos cerrados, salió de mi boca, así, de repente, sin pensarlo, ni sopesarlo la palabra "amor" y fue en ese instante cuando noté

 que empezaba a  congelarme con la misma velocidad a la que llegaba mi  abandono. Supliqué perdón, quise explicar que solo  había sido un impulso sin motivo, pero  ya no hubo marcha atrás. Mi castigo había empezado. Pronto me convertí en lo que ahora soy, una estatua de hielo consecuencia del deseo de haber querido amar, en un descuido, en una tregua otorgada  por el tiempo entre beso y beso. Ahora mi boca está helada, como el resto de mi  cuerpo.


“D I Á L O G O ” Me preguntaste:"¿Me querrás siempre?". "¿Cuánto es siempre", inquirí. "Hasta que nos separe la muerte",  respondiste. "Entonces no, porque yo deseo quererte más allá de siempre, más allá de la muerte y descubrir, junto a ti, un amor  por encima de cualquier barrera temporal, un amor que no conozca ni una sola razón que nos obligue a separarnos". "Pero, eso no existe", contestaste  preocupado. "Pues habrá que inventarlo, ¿no crees?". Y callé tus dudas con un beso.


“A ME B A S ”

La relatividad del dolor, lo paradójico de un beso, lo absurdo del tiempo, lo accidentado del placer, lo limitado del amor. Mientras escribo, escupo todos los monstruos que, en forma de pensamientos recurrentes, se regodean en el interior de mi cuerpo. Pero, aunque hile, sin tomar aliento, sustantivos con adverbios, verbos con adjetivos, ellos, mis monstruos, se reproducen como amebas maduras, sin necesidad de sexo. La literalidad del inocente. la infinitud del universo, la soledad de la nada, la incertidumbre de la vida, la seguridad de la muerte.


“ENCANTADA DE CONOCERTE” Tu boca y mis ojos se conocieron sentados en la mesa de un bar. Desde un principio se gustaron, lo delataron tu lengua y mis pestañas Ambos iniciaron un sutil coqueteo al que pronto se sumaron tu nuca y mi cuello, tus manos y mi cabello, orquestado y pautado por cálidos susurros y dulces palabras de puro coqueteo. Nuestros cuerpos, ya completos, decidieron abandonar el bar. En la calle, nos rozamos con descaro, nos miramos, sin vergüenza, nos besamos, sin decoro. Nuestras piernas nos guiaron a una cama, ya no recuerdo, si era tu casa o la mía. Perfectamente, podía haber sido un hotel, porque, cada vez, nos teníamos más ganas. Nuestros brazos  nos desnudaron con prisa, y, con prosa, empezó un baile no sujeto

a ninguna medida establecida, liberado de cadencias preconcebidas. Al unísono,  nuestras bocas musitaron palabras que se cruzaban con suspiros de  placer. Nuestros cuerpos, abrazados, ya no eran dos, tampoco uno. Ambos estábamos habitados,  tú por mí, yo por ti. Esa noche la pasamos fundidos y abrazados. Al día siguiente,  nos despertamos en tu cama,  ahora ya lo recuerdo, sudorosos y despeinados, somnolientos y desnudos. "Hola, me llamo Pablo", me  dijiste "Yo me llamo Ana, encantada de  conocerte", contesté.


DIANA ÁLVAREZ


BIOGRAFÍA 

      Diana  Álvarez,  poeta  nacida  en  Puntagorda,  La  Palma 

(S/C de Tenerife, 1978), es autora de los libros “Nanas de  la  muñeca  de  papel”  (Editorial  Excodra,  2014),  y  “La  disyuntiva de los amantes” (Ediciones Alternativas, 2014). Recientemente ha sido incluida en la obra “Poesía canaria  actual.  Antología  (1960­1992)”,  seleccionada  por  Cecilia  Domínguez Luis (editado por La Manzana Poética, 2016).    Ha colaborado en publicaciones como Revista Aquarellen,  Admirabilia,  Revista  Tarántula,  Revista  Vísperas,  Círculo  de Poesía, Revista Fogal o Letra Libre, entre otras.


TRASLACIÓN Juegan fuera los niños a la pelota no no puede ser Eso ocurrió en un tiempo que murió con las marcas de la osadía en las rodillas, con la temeridad insolente de la parca distante y, sin embargo, ella rondaba tan cerca, vendiendo flores en cada esquina. Juega el aire con las ventanas, como el aviso de hacernos frágiles y quebrarnos como briznas. Hoy quizás no seamos tan viejos, tan sólo distantes del barro que marcaba nuestros pies con el alma limpia y ligera. Jugamos con el aire a no sernos distancia y crecernos alas de voz y verso. Mañana seremos niños que juegan a la pelota en las calles, con las ventanas rotas en nuestras miradas, simples briznas vendidas en la esquina de la parca con sus andares de cabaretera que pisa la derrota.


PÓLVORA Una pistola cargada me mira desde un reposabrazos y le pregunto por su carga y me responde que es la mía. Y le pregunto por su destino y me responde que es mi destino. Y yo me siento más cerca y contemplo la oscuridad de Cíclope ciego y me sumerjo en el magma denso de la probabilidad. Una pistola cargada me mira con un único ojo de realidad certera. Y yo estoy cansada de respuestas, cansada de preguntas colmas de puntos suspensivos. Ella me mira y yo permanezco a la espera de ser interrogante o conclusión en llamas.


ANOCHE No me duele mi silencio. Me duele tu silencio amortajado. Me duele la venda de flores. Aún no ha muerto el otoño y duelen tus huesos en mis huesos. No me duele la costura en la boca. Me duelen los puntos suspensivos en las suelas de los zapatos. Me duele tu silencio. Me duele tu dolor como duele la muerte de la voz en un eco.

INERCIA EN PIE Pasear era una utopía para aquellos que estamos programados para deambular la muerte desde el punto A al punto B forzoso de la rutina, como muertos abandonados en la cuneta de la vida, grises sombras con la tristeza atada a una correa.


VELADA Entre las primeras luces de las calles, ellas ostentan sus pechos amputados en una cama de hielo, ahítas de alfileres en los labios. Recorren sus caminos propios con la premura de la oscuridad y el hogar impaciente, una mesa dispuesta a ser dispuesta en la estridencia de otras vidas y su silencio rotundo. Llueve viento caliente en un plato de ducha sobre sus madejas de piel. No concluye la prisa. La noche se revela incierta entre sus pechos mordidos. Queda una reminiscencia del largo camino que muere, como todo amor, en la almohada y en el alma que se arranca de los puentes que atrapan sus cuerpos. Mañana, tal vez mañana, piensan, viviré un instante de plomo. Mañana, piensan, es nunca, como hoy es el nunca de hace años.  


M I G U E L Á N G E L B E R RO C A L


BIOGRAFÍA 

      Pequeña  Biografía  de  Miguel  Ángel  Berrocal  Sánchez  por 

David  González,  compañero  de  universidad  en  Granada  y  amigo. Miguel  Ángel  Berrocal  Sánchez,  nacido  en Algeciras  un  24  de  Octubre de 1976,  aunque yo nunca me lo creí con esos rasgos  vascos que tiene. Fotógrafo  freelance  y  autodidacta  de  hace  más  de  20  años,  desde  muy  pequeño  mostró  interés  extremo  por  la  luz  y  capturarla, cosa que pude comprobar gratamente en Granada. Escritor  desde  los  doce  años  aunque  lo  niegue  siempre,  y  no  haya publicado salvo en algunas colaboraciones en fanzines de  la universidad, actualmente, he tenido la alegría como amigo de  verlo  publicado  varias  veces  en  el  Blog  Hankover  de  Vicente  Muñoz  Álvarez,  y  en  uno  de  los  blogs  de  Claudio  Ferrufino  Coqueugniot. Escritor  polifacético  y  crudo,  rara  vez  corrige  nada,  suelta  a  plomo  lo  que  tiene  dentro;  su  poesía  puede  ser  dulce  o  devastadora.


EL VUELO Y LA VUELTA

He bajado de ese helicóptero mil veces resbalando entre los intestinos de mis compañeros, riendo a carcajadas por las drogas que desayuno. Lo he hecho tantas veces que huele a hogar, a cobijo; lo he hecho tantas veces que no quise nunca tomar una fotografía, sólo seguir disparando a las cabezas que corrían entre los arrozales para luego volver a bajar y sentirme vulnerable; vulnerable junto a mis hijos y mi perro, vulnerable sin sus aspas y la casquería en el suelo, vulnerable porque no puedo matar y ver como matan. Quiero bajar eternamente de ese helicóptero y que el perro deje de tocarme los cojones mientras los putos niños no  quieren comer la cena. "Muertes" 2016, M.B


FORJA Aquí, en mi pequeña herrería junto a la ribera de los diez mil ríos.  Donde diez mil naves abastecen sus bodegas,  rodando diez mil barriles y diez mil polvos de despedida.  Donde diez mil extremas unciones son lacradas entre semen y agua miel.  Adiós, amén, fuego y podredumbre.  Siempre, todo, empieza de nuevo.  "Muertes" 2016, M.B

   IGNÍFUGA Caricias como el romper de aguas en el acantilado; sin miramientos y con la espuma reanimando la dulce muerte en bucle,  pues finos párpados quedan tras tu palabra y cerrarlos es necedad, si acaso quisiera ello aquí donde nunca te apagas.  "Alfas" 2016, M.B


ENTRE ROSALES 

Si lo quisiera todo, la plenitud, me habría volado la tapa de los sesos al nacer. Pero prefiero caminar entre espinos tiene algo que es imposible de conseguir con la bala; vivir el daño y luego ver como se aleja.

"Alfas" 2016,  M.B


UNO DE AMOR

Apareceré y entraré  como entran las agujas en una planta de Oncología; entraré para no volver, pues nada pido ni quiero. Quedarme allí y yacer junto al hábito de tu muerte; sólo eso, mimándolo hasta que llegues.

"Muertes" 2016 M.B


Tan triste como una flor cortada que se sabe un bello cadáver; que en 

breve, todo se irá, y no quedará más jarrón que el cubo de la basura.  "Filos" 2016, M.B



Aquarellen febrero N° 26