Issuu on Google+

datos del autor Marieth Carolina De Arce Rada, nacida en Fundación Magdalena el 8 de marzo de 1995, hija de Juan De Arce y Dorilis Rada, egresada del colegio La Sagrada Familia de Fundación Magdalena en el año 2011 y actualmente es estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la universidad Autónoma del Caribe en Barranquilla.

titulo

GLADIADORA

El libro cuenta la increíble historia de Victoria, una reseña joven nacida en una época machista y en la cual no le permitía cumplir su mayor sueño de ser una gran gladiadora, pero con la ayuda de su abuelo ella lo logra su meta y también conquista al amor de su vida y así se convierte en la heroína de todas las mujeres de su ciudad.

GLADIADORA portada

Marieth De Arce


GLADIADORA


GLADIADORA Marieth De Arce

Editorial Caballero


Editorial Caballero

GLADIADORA Marieth De Arce

maridearce@hotmail.com

Primera edicion en Colombia Mayo de 2013


Este libro estรก dedicado a mis padres Dorilis y Juan, A mi hermana Andrea y a mi abuela Marietta Por el gran apoyo que me han brindado Y para las mujeres luchadoras Con mucho amor .


GLADIADORA A mediados del siglo VI a.C. en Roma, vivía una joven llamada Victoria con dieciocho años recién cumplidos, estatura mediana, cabello castaño, liso y tan largo que le recorría toda su espalda, la cara redonda y con unas mejillas muy carnudas que se ruborizaban al ella sonreír, sus ojos verdes y algunas veces azules como el hermoso y profundo mar; tenía pestañas largas y unas cejas delgadas y bien arqueadas, nariz muy delgada y larga, una boca pequeña, rosada igual que la de su padre y piel blanca; ella era Victoria, una joven hermosa físicamente y muy inteligente, vivía con su padre y su abuelo quienes habían sido grandes gladiadores y su madre quien se dedicaba al hogar. El padre de Victoria siempre soñó con tener un hijo varón para que siguiera con la tradición de los gladiadores de la familia, su mujer tuvo un parto muy riesgoso así que después que tuvo a Victoria no logró quedar encinta nuevamente, pero a Victoria desde muy niña siempre le gustaron las batallas de gladiadores y le encantaba ir al coliseo romano a verlos pelear, ella le rogaba y le suplicaba a su padre que la entrenara para poder pelear en la arena, pero a su padre nunca le gusto esa idea, él solo le decía “para luchar en la arena se necesita honor y mucha valentía y eso no lo tienen las mujeres”; ella lloraba mucho al escuchar todo lo que su padre le decía pero nunca se rendía, así que ella con una espada de madera practicaba todos los días en el patio de su pequeña casa, su abuelo al ver que ella se le notaba tantas ganas de aprender decidió enseñarle pequeñas cosas sin que el padre de Victoria se diera cuenta, así que esa tarde le enseñó como agarrar bien la espada, ella estaba demasiado feliz al ver el apoyo que le estaba brindando su abuelo pero no le contaba a nadie por miedo de que su padre se enterara y no la dejara entrenar más.

.

.7.

Marieth De Arce


Ella era muy hermosa, pero aun así no tenía ningún pretendiente ya que era muy ruda y le gustaba pelear y los hombres pensaban que ella no era una mujer o por lo menos no era una mujer normal, pero lo que nadie sabía es que ella estaba enamorada locamente de Arturo, quien era el hijo del emperador; ella pasaba todo el día pensado en sus dos grandes amores, las batallas y Arturo, pero ella se deprimía mucho al pensar en la triste realidad de saber que Arturo nunca iba a ser para ella ya que era una simple habitante de la ciudad, pero aun así no dejaba de amarlo y pensarlo. Su abuelo todos los días por las tardes le enseñaba cosas nuevas, él notó que Victoria sentía mucha pasión por las peleas y se dio cuenta de la excelente gladiadora que era ella, pero él sabía que ella nunca iba a poder pelear en la arena de juego ya que era mujer y en su cultura eso no era permitido porque eso era un deporte solo para los hombres que podían demostrar su honor y valentía, pero aun así él seguía entrenándola para no frustrar su sueño. después de unos meses de practica ella se sentía muy preparada y fuerte con todos los concejos que le enseño su abuelo por eso decidió ir a una casa de gladiadores a hablar con el dueño para que le permitiera pertenecer a esa escuela, pero el dueño lo que hizo fue reírse en la cara de Victoria y decirle que ella solo servía para tener hijos y darle placer a los hombres, Victoria se enojó y se ofendió mucho pero decidió dejar las cosas así e irse; ella visito todas las casas de gladiadores de la ciudad pero en todas se burlaban de ella y no le permitían demostrar sus habilidades Se acercaban las fiestas de la ciudad y todos los años para celebrar realizaban las peleas de gladiadores en el coliseo, como era costumbre de Victoria y de su familia ir todos los años al coliseo este año también iría pero no iba a ser igual que siempre.

.

.8.

Gladiadora


Toda su familia estaba lista y Victoria estaba muy feliz así que marchó con mucha emoción hacia la celebración, cuando llegaron se sentaron, Victoria notó la presencia del emperador y de su hijo Arturo quienes estaban observando la lucha entre gladiadores, así pasaron muchas peleas hasta llegar a la final, cuando ya solo quedó vivo el gladiador ganador, Victoria se levantó y saltó desde la tribuna hacia la arena, todo el coliseo se paralizo al ver tan sorpresivo suceso, entonces Victoria corrió hacia el gladiador y sacó su espada, empezó la batalla, el gladiador tenía más fuerza pero Victoria tenía mucha inteligencia, así que sabia cada movimiento que él iba a realizar, ella tomo un escudo que había en el suelo de una gladiador que ya estaba muerto y se defendió, todo el mundo en el coliseo estaba paralizado viendo lo que sucedía en la arena, al igual que Arturo que estaba asombrado de ver no solo la hermosura de Victoria sino también su valentía, Victoria al notar que Arturo la miraba se distrajo unos segundos y el gladiador alcanzó a pasar la espada sobre su brazo y hacerle un corte un poco profundo sobre su carne, pero a pesar del gran dolor y la sangre en su brazo siguió peleando pero ahora sin ninguna distracción, entonces Victoria tomó impulso, comenzó a correr y dio un saldo pasando por encima de la cabeza del gladiador y enterrando su espada en la espalda de él. El gladiador cayó lentamente de rodillas y luego de unos segundos de fuerte sufrimiento cayó al suelo muerto, ella estaba muy feliz por su gran triunfo en la arena, todo el coliseo aplaudía y gritaba de la emoción de ver como una mujer daba un espectáculo tan emocionante y derrotaba a un hombre, Arturo se levantó y aplaudió; después de ese día Victoria consiguió todo lo que quería, el amor de Arturo y el respeto de toda la ciudad.

..

Fin . . .9.

Marieth De Arce


GLADIADORA