Issuu on Google+

Samabaj la ciudad sumergida en el Lago de Atitlan

12 de mayo de 2014

Samabaj La ciudad sumergida en el Lago de Atitlan, no se volvería a saber nada de ella en el mundo moderno si no fuera por el buzo Roberto Samayoa Asmus que hace más de 20 años estaba acostumbrado a bucear en el lago y por consiguiente en una ocasión en 1994 encontró una vasija esto solo hizo que despertara la curiosidad del buzo Roberto es decir él quería saber la historia de esta vasija como había llegado ahí. Luego quiso decididamente bucear continuamente todos los fines de semana de modo que poco a poco se fue dando cuenta que el lago tenía una plataforma marcada alrededor de el esto indica que posiblemente marcaba un antiguo nivel de isla, posteriormente la isla quedaba al sur del lago en el área situada frente a las faldas del volcán Santiago por alguna razón el nivel del lago ascendió más de 30 metros de forma anormal, sin embargo se dice que los pobladores de esta isla lograron escapar de la trágica inundación esto sucedió en el periodo Preclásico. Por consiguiente con toda la información decisivamente busco al Instituto de Antropología e Historia para compartir la información y reporto el descubrimiento, así mismo nombrando al sitio Samabaj en 1988, otro aspecto es que este nombre surge al unir el apellido del buzo descubridor con el vocablo maya “abaj” es decir “piedra”.

Samabaj el nuevo destino turístico: Más tarde en 2012 por el fin del calendario maya y la nueva era cuando el mundo fijo sus ojos en Guatemala, por consiguiente despertó el interés y la curiosidad de muchos turistas, por ello Inguat, preparo paquetes turísticos para esta época, la idea era sumar a Samabaj en el paquete turístico que el Inguat preparo. Para terminar Samabaj es una ciudad maya que se encuentra a 30 metros de profundidad de el lago de Atitlan, lo que debemos hacer como Guatemaltecos que somos es cuidar estas riquezas que nos dejaron nuestros antepasados y reconocer la cultura de Guatemala, en efecto tendremos un mejor país de cultura y Paz.

Carmen María Cortez

Página 1


Informefinal carmencortez