Issuu on Google+

TRONCOS MARÍA TERESA HERRÁN


Agradecimientos Jairo Llano, arquitecto, fotógrafo, curador, profesor humanista. Eva Rodríguez, siempre dispuesta, sensible, inteligencia tranquila. Camilo Restrepo Herrán, por esa primera foto de Elevación, El apoyo, la sensibilidad del ver. Rafael Mora, diagramador del Catálogo digital, cibernauta veloz. Pacho Alonso, fuerza, naturaleza y sensibilidad visual. Y, por supuesto, a Cartagena, (Ubaté).


TRONCOS Así los veo, al vaivén de las caminatas, y así me han motivado. Respiran a través de sus formas.

Busco en ellos el sentido de lo que quieren expresar de sí mismos o de otros. Pero, también, de lo que grita la naturaleza cuando la violan, la dejan exhausta, la expolian. Por lo general, han caído por su propio cansancio y vejez: sus raíces quedan mirando al cielo. También los cortan porque amenazan caer: ya no hay más remedio que sacrificarlos. Son lo que queda aferrado a la tierra, cuando lo humano ya no encuentra para qué usarlos.

Sus raíces se vuelven brazos; sus vientres, gestación; sus grietas, sufrimiento; sus oquedades, angustias ; sus ritmos, objetos y esperanzas. Esos son los que me motivan. Los que hacen crecer el deseo de revivirlos como un grito, como una alegría, como una tristeza o como una ilusión. Sin mancillarlos. Para recordar la ambición voraz que ultraja, o el viento fresco del eucalipto. La muerte y la vida. Como una plegaria de identidad que se aferra al amarillo sin voracidad, al azul sin ultrajes, al rojo sin sangre.


CÁNTICO AZUL Dimensiones: alto 29 cm; ancho 29 cm; profundidad 18 cm. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca. Foto: Jairo A. Llano


TRONCOS De la palabra al color Jairo A. Llano, Curador

Es en el cruce de caminos en un paisaje vasto y de horizontes lejanos, en donde nos detenemos a repensar nuestras formas, estructuras y mensajes. Para María Teresa Herrán, es un encuentro poético con las raíces arrancadas de la tierra que encuentra en su camino y que mediante su pintura recuperará, como devolviéndoles la vida y la fuerza de la palabra; títulos como “Oro y sangre” “Petróleo” y “Dolor de víctimas” nos revelan las intenciones políticas que corresponden a los mensajes que Herrán ha defendido en sus acciones de periodismo, mientras que obras más recientes como “Resurgir de Cenizas” o “Pájaro Danzante” son el reflejo de una mirada con más distancia, cuidadosa y transformadora. La palabra se fusiona con el color.

Bajo esta premisa, esta exposición de pintura nos invita a cuestionarnos a medida que la recorremos; lo primero que Herrán propone es la desmaterialización del objeto orgánico, para ello cubre la primera serie que veremos con capas grises, plateadas y algunos tonos de azul, la madera puede ser ahora metal, puede ser escultura, puede ser abstracción. Entramos en un mundo de posibilidades aprovechando que aquello que parece neutro, es simplemente una tabula rasa desde donde se puede construir cualquier cosa. “Elevación”, “Paloma”, “Imploración” y “Cántico Azul” entre otras componen un conjunto armónico, podría decir que argumentativo de las propuestas conceptuales de la exposición. Esta calma inicial dará paso a la explosión de color. Entrando en materia, nos encontraremos con la serie Posguerra, una instalación de 5 pinturas de acrílicos y laca sobre troncos en donde es inevitable encontrar en los colores una iconografía nacional rodeada de preguntas que surgen por la violencia misma de las formas de la base y de los trazos impuestos sobre ellas. A esta pieza le acompaña “Totem” una obra cargada y expresiva que la artista define con estas palabras: “El optimismo viene de adentro, como también vienen de adentro el odio y el dolor”.

María Teresa nos mece entre lo desgarrador y lo sutil, pasa de lo evidente a lo casi imperceptible, con “Pie de Oro” nos hace un guiño a los recuerdos, a ese tropiezo con las raíces que todos hemos tenido alguna vez, a ese detalle que como detonante puede ser capaz de cambiar nuestras vidas o el camino mismo de un país. Esta exposición no es un punto de partida de María Teresa como artista, por el contrario es el resultado de la necesidad de seguirnos comunicando con sus diversos lenguajes, haciéndonos partícipes de sus ideas y su identidad.


GRIS PERFORADO Dimensiones: alto 53 cm; ancho 44 cm; profundidad 50 cm. Con base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


IMPLORACIÓN Dimensiones: alto 51 cm; ancho 40 cm; profundidad 35 cm. Con base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


GRIS AZULADO Dimensiones: alto 59 cm; ancho 51 cm; profundidad 36 cm. Con base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


VICTORIA AZUL Dimensiones: alto 62 cm; ancho 65 cm; profundidad 37 cm. Con base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca. Foto: Jairo A. Llano


ELEVACIÓN Dimensiones: alto 97 cm; ancho 27 cm; produndidad 27 cm. Con base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca. Foto: Camilo Restrepo Herrán


PALOMA Dimensiones: alto 29 cm; ancho 29 cm; profundidad 18 cm. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


DOLOR DE VÍCTIMAS Dimensiones: alto 52 cm; ancho 28 cm; profundidad 43 cm. Sin base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


NUEVA GENERACIÓN Dimensiones: alto 58 cm; ancho 32 cm; profundidad 11 cm. Sin base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


ESPERANZA DE IDENTIDAD Dimensiones: alto 31 cm; ancho 27 cm; profundidad 19 cm. Sin base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


MÁSCARA REINVENTADA Dimensiones: alto 26 cm; ancho 16 cm; profundidad 18 cm. Sin base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


DIÁLOGOS REENCONTRADOS Dimensiones: alto 50 cm; ancho 65cm; profundidad 57cm. Sin base, 2 módulos Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


PIE DE ORO Dimensiones: alto 13 cm; ancho 12 cm; profundidad 34 cm. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


PETRÓLEO Dimensiones: alto 1.38 m; largo 4.60 m; ancho 55 cm. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


PERCHERO Dimensiones: alto 62 cm; ancho 44 cm; profundidad 28 cm. En pared. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


CARBÓN SANGRE Dimensiones: alto 50 cm; ancho 72 cm, profundidad 30 cm. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


ODIO Dimensiones: Alto 45 cm; ancho 37 cm; profundidad 34 cm. Dos módulos. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


RESURGIR DE CENIZAS Dimensiones: alto 30cm; ancho 25 cm; profundidad 24 cm. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


RENACIMIENTO Dimensiones: alto 66 cm; ancho 59 cm; profundidad 26 cm. Sin base. Técnica: madera inmunizada, sellada, acrílico, laca.


María Teresa Herrán

Cursos de pintura en Cooperartes, de fotografía en Labloom y con Jairo Llano. Asistente a cursos libres de arte en varias oportunidades en museos de Londres y Paris, autodidacta, asidua visitante de exposiciones, pintura al óleo y acrílico (retratos). Su ejercicio profesional del periodismo, así como su constante interés por el arte en todas sus manifestaciones, la llevaron a buscar sensaciones visuales como complemento indispensable de lo verbal y lo auditivo, en el color y en la forma como expresión de conceptos y realidades. Muchos de sus troncos buscan expresar lo que sucede en países como el nuestro. Más allá de las raíces o de la tierra, los pone a mirar los cielos, las nubes. Es una búsqueda de las expresiones que encuentra en ramas, raices y troncos desnudos, transformándolos. Su intervención no busca esculpir la madera sino darle sentido a las formas, a las vetas, a las oquedades, a traves del color y del concepto. Es una búsqueda estética de sentidos o de sinsentidos en la relación entre lo ecológico y lo humano, que no siempre forma parte del mismo ecosistema natural. Es explorar sus contradicciones ambientales, sus despojos, sus violaciones, sus partos, sus depredaciones, sus esperanzas, sus imploraciones, sus danzas. Troncos son ahora parte indisoluble de su trayectoria vital.

MTH nació el 29 de junio 1946. Es abogada de la Universidad Javeriana, con posgrado en Ciencias políticas de la U. De Paris II. Ejerció el periodismo en prensa escrita y televisión. Fué docente y directora de la Maestría en comunicación de la U. Javeriana y del programa de comunicación social de la Universidad Central, así como directora del Noticiero Promec de televisión y de la revista Alternativa (segunda etapa). Autora de varios libros de derecho a la información, ética periodistica y de dos novelas, se autocalifica como “abuela cibernauta”. Blog Opinar es debatir sin pelear: www.mariatherran46.blogspot.com @MARIATEHERRAN


TRONCOS, exposición de MARIA TERESA HERRÁN