Page 1

 Facultad  de  Educación.  Toledo    

RECONSTRUYE  LA  HISTORIA  ESCOLAR  DE  TU  FAMILIA    

Asignatura:  Tendencias  Contemporáneas  de  la  Educación   Título:  La  historia  escolar  de  mis  antepasados   Profesor:  Daniel  Rodríguez  Arenas     M.  Sancho  Gómez  (Maria.Sancho1@alu.uclm.es)       Resumen       A   lo   largo   de   los   años   la   educación   y   la   escuela   han   cambiado   de   manera   considerable.   Las   numerosas   leyes   educativas   que   se   han   ido   sucediendo,   con   sus   respectivas   propuestas   de   mejora   de   la   educación,   han   ido   modificando   diferentes   aspectos   de   las   leyes  anteriores   hasta   nuestros  días.     A   lo   largo   de   este   informe   se   redacta   la   historia   escolar   de   mi   familia,   observando   la   gran   diversidad  de  cambios  que  han  ido  teniendo  lugar  desde  las  primeras  leyes  educativas  hasta  la   actualidad.   Además,   también   se   incide   en   las   condiciones   económicas   que   tuvieron   lugar   en   cada  uno  de  los  periodos  y  que  proporcionan  algunos  datos  para  explicar  el  por  qué  tenían  esa   educación.     Para  observar  esto  con  una  mejor  claridad,  se  compararán  los  diferentes  sistemas  educativos  y   estilos   de   educación   sucedidos   entre   generaciones,   con   el   fin   de   obtener   una   serie   de   conclusiones  que  nos  ayuden  a  comprender  la  evolución  que  ha  tenido  la  educación.         Palabras  claves:       -­‐ Educación   -­‐ Escuela   -­‐ Cambios       Introducción:       Al  hablar  de  educación  todos  pensamos  en  la  escuela  como  se  conoce  hoy  día.  En  cambio,  este   tipo  de  escuela  no  ha  sido  así  desde  siempre,  sino  que  ha  tenido  que  pasar  por  diversas  etapas   para  llegar  a  ser  lo  que  actualmente  conocemos.  Al  igual  que  la  escuela,  la  educación  tampoco   ha  permanecido  constante  con  el  paso  de  los  años.     Con   este   informe   se   pretende   obtener   una   visión   más   global   de   los   cambios   que   han   tenido   lugar   tanto   en   la   educación   como   en   la   escuela   a   lo   largo   de   los   años   hasta   llegar   a   la  

 

1  


Facultad  de  Educación.  Toledo     actualidad,  comparando  las  vivencias  escolares  de  nuestros  abuelos  y  padres  con  las  nuestras   o   para   tomar   conciencia   de   que   la   educación   sigue   mejorando   día   a   día,   y   que   la   manera   en   la   que   nosotros   la   conocíamos   ya   se   diferencia   en   pequeños   rasgos   a   lo   que   actualmente   conocen  los  niños  más  pequeños,  de  la  misma  manera  que  sucede  con  nuestros  mayores.       Además,   también   hay   que   destacar   las   situaciones   socioeconómicas   y   políticas   que   se   han   dado  en  los  diferentes  años  y  que  han  influido,  de  manera  notable,  en  la  educación.       Metodología:       Para  la  elaboración  de  este  informe  he  realizado  una  entrevista  a  todos  los  familiares  que  se   especificarán  más  adelante  (abuelos,  padres).  Las  preguntas  realizadas  fueron:     • ¿En  cuántos  colegios  estudiaste?     • ¿Cómo  se  llamaba  el  colegio  al  que  fuiste?   • ¿El  colegio  estaba  en  una  zona  rural  o  urbana?   • ¿Era  un  colegio  público  o  privado?   • ¿Era  un  colegio  mixto  o  separado  por  sexos?   • ¿Cuántos  alumnos  había  en  la  clase?   • ¿Fuiste  a  un  colegio  de  Educación  Infantil?   • ¿A  qué  edad  comenzaste  y  acabaste  tu  escolaridad?   • ¿Cómo  era  el  colegio  físicamente?   • Además  de  las  aulas,  ¿había  comedor,  biblioteca,  sala  de  estudio,  etc.?   • ¿Cuántos  profesores  habían  aproximadamente  en  el  colegio?   • ¿Cómo  era  el  trato  del  profesor  con  el  alumno?     • ¿Cómo  era  la  enseñanza,  de  memoria  o  te  enseñaban  técnicas  de  estudio?   • ¿Tenías  buenas  condiciones  para  estudiar  en  casa?   • ¿Cómo  os  evaluaban?   • ¿Qué  materiales  había  en  el  colegio?   • ¿Cuántas  asignaturas  había  y  qué  estudiabas  en  ellas?   • ¿Estudiaste  algún  idioma?   • ¿Hacíais  actividades  complementarias  que  implicasen  salir  del  colegio?     Además  de  esta  encuesta  y  los  propios  testimonios  de  mis  familiares  sobre  su  educación,  me   he  ayudado  con  la  información  de  un  artículo  llamado  “La  educación  en  España  en  el  siglo  XX”,   de  la  revista  “Cuadernos  de  Pedagogía”.     En   este   artículo   se   explican   diversas   variables   importantes   a   tener   en   cuenta   a   la   hora   de   hablar   de   la   evolución   de   la   educación   y   de   los   sistemas   educativos,   como   son   el   nivel   socioeconómico  y  político  de  la  población  en  cada  momento  histórico.    

 

2  


Facultad  de  Educación.  Toledo     Con  respecto  a  boletines  de  notas  o  material  referente  a  la  escolarización  de  mi  familia,  no  me   ha  sido  posible  añadir  ninguno  puesto  que  ni  mis  abuelos  ni  mis  padres  guardan  sus  boletines   de  notas  de  sus  primeros  años  de  escolaridad.         Resultados  y  discusiones:       A   continuación   se   presentan   los   resultados   obtenidos   de   los   testimonios   y   entrevistas   realizadas:     HISTORIA  ESCOLAR  DE  MIS  ABUELOS     • MARGARITA  GÓMEZ  REDONDO     Margarita   Gómez   Redondo   nació   el   11   de   Diciembre   de   1937   en   Toledo.  Nació   en   el   seno   de   una   familia   que   se   consideraba   adinerada   en   esa   época.   Por   tanto,   aunque   en   estos  años  se  vivía  una  mala  situación  económica  y  sociopolítica  que  incidió  también   en   la   educación,   Margarita   pudo   obtener   una   buena   y   larga   educación   en   relación   con   muchas  de  las  familias  de  ese  tiempo.       Fue   al   Colegio   de   las   Ursulinas,   en   Toledo.   Éste   colegio   era   privado   de   monjas,   y   Margarita  permaneció  en  él  desde  los  4-­‐5  años  hasta  los  14  aproximadamente.  En  esta   colegio  los  alumnos  se  encontraban  separados  por  sexos  y  por  edades  y  en  cada  clase   había   unos   25-­‐30   alumnos,   como   actualmente.   Así,   a   este   colegio   acudían   únicamente   niñas;  los  niños  se  encontraban  en  otro  colegio  exclusivo  de  chicos,  situado  cerca  de   éste.       Con  respecto  al  interior  del  colegio,  Margarita  cuenta  que  era  muy  bonito.  Los  pupitres   estaban   colocados   de   dos   en   dos   y   había   una   pizarra.   Al   ser   un   colegio   privado   religioso,  había  que  pagar  y  eran  los  propios  alumnos  quienes  “compraban”  el  pupitre,   ya  que  pagaba  para  poder  recibir  esa  educación.     En   este   colegio   sólo   había   profesoras,   puesto   que,   como   se   ha   dicho   anteriormente,   era   un   colegio   de   monjas.   Había   varias   profesoras,   una   para   cada   asignatura.   Tenían   materiales  didácticos  para  estudiar,  como  mapas  mundis  y  diccionarios.     En  los  primeros  cursos  se  estudiaba  con  la  enciclopedia;  en  cambio,  después  tenía  un   libro   para   cada   asignatura.   Aunque   Margarita   no   estudió   idiomas,   sí   recuerda   que   había  un  libro  dedicado  al  estudio  del  francés.       En   la   escuela   se   realizaba   un   aprendizaje   memorístico.   La   profesora   explicaba   la   lección  de  manera  rápida  y  los  propios  alumnos  tenían  que  aprendérsela  porque  al  día   siguiente  la  profesora  les  pedía  que  se  la  explicasen.    

 

3  


Facultad  de  Educación.  Toledo     En  el  colegio  había  comedor  y  biblioteca.  La  biblioteca  podía  ser  utilizada  por  todos  los   alumnos;  en  cambio,  el  comedor  era  de  uso  exclusivo  para  alumnos  internos.  En  este   colegio,   como   en   el   resto   en   estos   años,   no   se   realizaban   actividades   extraescolares   ni   salidas  fuera  del  aula.     Los  alumnos  tenían  que  ir  siempre  con  uniforme  al  colegio;  éste  era   negro  con  camisa   blanca  y  una  capa  negra  con  los  laterales  azul  cielo  y  capucha.  Además,  todos  los  días   una  profesora  les  revisaba  las  manos  para  ver  si  tenían  las  uñas  sucias.       A   la   hora   de   calificar,   se   realizaban   exámenes   y   se   entregaban   boletines   de   notas.   Además   de   esto,   también   se   les   daba   a   los   alumnos   una   banda   azul   si   habían   tenido   muy   buenas   notas.   Aparte   de   los   exámenes,   también   les   ponían   notas   de   puntualidad,   urbanidad   y   respeto   a   los   mayores,   y   les   enseñaban   normas   de   conducta   y   valores,   todo   mediante   una   orientación   religiosa   y   espiritual.   Si,   por   ejemplo,   llegaban   un   día   tarde  a  clase,  no  les  dejaban  pasar.       Con  respecto  a  los  castigos,  en  este  colegio  no  se  realizaban  castigos  físicos,  sino  que  si   algún  alumno  se  portaba  mal,  se  le  echaba  de  clase.       En   su   casa,   Margarita   no   tenía   buenas   condiciones   para   estudiar   ya   que   continuamente  había  ruido  y,  por  la  noche,  tenía  que  barrer  y  ayudar  con  las  tareas  del   hogar.  Por  tanto,  estudiaba  únicamente  cuando  podía.       A  los  14  años,  Margarita  dejó  la  escuela  para  empezar  a  aprender  labores  del  hogar  en   la  Escuela  de  Artes.  Allí  aprendió  a  coser,  a  hacer  alfombras,  mantelerías,  a  bordar,  etc.   Esto   nos   muestra   la   segregación   de   sexos   que   se   producía   en   la   enseñanza,   que   era   totalmente  diferente  para  los  chicos  que  para  las  chicas,  ya  que  mientras  a  las  chicas   se  les  enseñaba  labores  del  hogar,  a  los  chicos  se  les  formaba  para  que,  en  un  futuro,   trabajasen.   Más   tarde,   a   los   16   años,   quiso   comenzar   a   trabajar   pero   su   madre   dijo   que  la  necesitaba  en  casa  para  las  tareas,  por  lo  que  no  trabajó.       Con   este   testimonio   nos   damos   cuenta,   en   primer   lugar,   de   que   se   entendía   que   en   este  periodo  las  mujeres  tenían  que  dedicarse  exclusivamente  a  las  tareas  del  hogar.   En   cambio,   debido   al   nivel   socioeconómico   que   Margarita   tenía,   pudo   gozar   de   una   educación   durante   bastantes   años.   Aunque   la   enseñanza   en   este   periodo   estaba   dirigida   a   las   tareas   del   hogar,   mi   abuela   sí   que   aprendió   perfectamente   a   escribir   y   leer,   además   de   diversos   conocimientos   generales   sobre   otras   materias,   como   matemáticas  y  ciencias  sociales  y  naturales.     •

 

GREGORIO  SANCHO  ESQUIVIAS     Gregorio   Sancho   Esquivias   nació   el   21   de   Marzo   de   1937,   en   Toledo,   en   una   familia   de   nivel   económico   medio-­‐bajo.   Debido   a   su   nivel   económico   acudió   al   Colegio   Madre   de   Dios,  un  colegio  Público  situado  en  la  provincia  de  Toledo.    

4  


Facultad  de  Educación.  Toledo     Empezó   a   acudir   al   colegio   a   los   4-­‐5   años,   hasta   los   10,   que   realizó   el   ingreso   para   Bachillerato.   En   el   colegio   al   que   iba   sólo   acudían   niños   y   había   unos   40   alumnos   en   cada  aula,  divididos  por  edades.       En   este   colegio   los   pupitres   estaban   colocados   de   dos   en   dos   y   había   una   pizarra.   También   había   biblioteca   y   diversos   recursos   didácticos   como   aparatos   científicos,   microscopios,  minerales,  mapas,  etc.       Con   respecto   al   profesorado,   Gregorio   tenía   un   único   maestro   para   todas   las   asignaturas,   del   cual   guarda   muy   buen   recuerdo   por   ser   “un   maestro   competente   y   que  enseñaba  muy  bien”,  según  afirma.       En  el  colegio  se  llevaba  a  cabo  el  castigo,  y  el  profesor  pegaba  con  la  regla  a  aquellos   alumnos  que  no  se  portaran  bien  o  que  no  hicieran  las  cosas  que  él  mandaba.       Gregorio   tenía   diferentes   asignaturas   cada   día   y   todo   lo   estudiaba   con   la   enciclopedia,   no   tenía   libros   de   texto.   Tampoco   estudió   ningún   idioma   en   la   escuela   aunque   sí   posteriormente.   Además,   en   este   periodo   tampoco   realizó   ninguna   actividad   extraescolar  ni  excursiones  que  implican  salir  fuera  del  centro.       Con  respecto  a  la  evaluación,  se  realizaban  pruebas  de  seguimiento  tras  la  explicación   de   cada   lección.   Además,   el   método   de   estudio   que   se   enseñaba   era   una   combinación   entre  el  aprendizaje  memorístico  y  el  comprensivo.  El  profesor  explicaba  la  lección  que   tocase   ese   día,   y   en   casa   Gregorio   tenía   que   aprendérsela,   ayudado   de   lecturas   comprensivas   que   dicho   profesor   les   proporcionaba.   No   se   daban   apuntes,   sino   que   todo  lo  que  se  estudiaba  estaba  en  la  enciclopedia.       En  casa,  Gregorio  leía  todos  los  días  aunque  no  tuviera  buenas  condiciones  para  ello,   ya  que  se  iba  constantemente  la  luz  y  había  mucho  ruido.       A   los   10   años,   Gregorio   cambió   de   colegio   tras   realizar   el   ingreso   a   Bachillerato   y   pasó   al  Instituto  de  Lorenzana,  donde  la  metodología  de  enseñanza  era  totalmente  distinta.   Se   daban   clases   magistrales,   había   diferentes   profesores   para   cada   asignatura,   se   realizaban   exámenes   y   no   se   usaban   enciclopedias,   sino   que   había   libros   específicos   para  cada  asignatura  con  profesores  cualificados.       Tras   esto   siguió   estudiando   hasta   los   14-­‐15   años;   realizó   la   reválida   de   cuarto   y   comenzó   los   estudios   de   Magisterio   en   la   Escuela   Normal   de   Toledo.   Gregorio   continuó  realizando  estudios  superiores  en  la  Universidad  Complutense  de  Madrid  y  se   licenció  en  Geografía  e  Historia.  Finalmente,  realizó  oposiciones  a  catedrático.       Con   el   testimonio   de   mi   abuelo,   en   comparación   con   el   de   mi   abuela,   se   muestra   que,   aunque  mi  abuela  tenía  un  mayor  nivel  económico,  fue  mi  abuelo  quien  permaneció   más  tiempo  estudiando  y  quien  obtuvo  mayores  títulos  ya  que  en  aquellos  tiempos  sí  

 

5  


Facultad  de  Educación.  Toledo    

 

se  veía  bien  que  un  hombre  llegase  a  obtener  títulos  universitarios,  al  contrario  de  lo   que  ocurría  con  las  mujeres.     Así,   se   muestra   cómo   los   niveles   superiores   estaban   reservados   a   determinados   grupos  socioeconómicos,  pero  únicamente  dentro  del  género  masculino.       CLEMENTA  DÍAZ  ÁNGEL     Clementa  Díaz  Ángel  nació  el  20  de  Septiembre  de  1937  en  Mora  (Toledo),  en  el  seno   de  una  familia  con  un  bajo  nivel  económico.       Antes  de  comenzar  a  explicar  la  vida  escolar  de  mi  abuela,  considero  necesario  hablar   un  poco  sobre  su  familia.  Clementa  se  quedó  huérfana  a  los  pocos  años  de  nacer.  Su   padre   murió   en   la   guerra   y   su   madre   de   una   enfermedad   cuando   ella   era   aún   muy   pequeña.  Debido  a  esto  su  abuela,  la  madre  de  su  madre,  se  hizo  cargo  de  ella.  Ésta   mujer  tampoco  contaba  con  un  gran  nivel  económico;  en  cambio  hizo  todo  lo  posible   porque  mi  abuela  tuviera  una  buena  educación.       Clementa   acudía   a   un   colegio   allí   en   Mora,   a   los   7-­‐8   años.   Este   colegio   era   exclusivo   para   niñas;   pero   no   estaban   separadas   por   edades,   sino   que   estaban   todas   en   un   mismo  aula.  La  profesora,  una  mujer  ya  de  elevada  edad,  se  ponía  en  el  brasero  y  se   dormía   mientras   decía   a   los   niños   que   hicieran   lo   que   quisieran.   Dado   que   esa   profesora   no   les   enseñaba   nada,   la   abuela   de   Clementa   decidió   apuntarla   a   clases   particulares,   donde   la   enseñaban   a   bordar.   Por   tanto,   continuaba   acudiendo   por   la   mañana  al  colegio  y  por  la  tarde  iba  a  clases  particulares  para  coser  y  bordar.     Aunque   esta   profesora   no   enseñase   nada,   Clementa   guarda   un   muy   buen   recuerdo   de   ella  puesto  que  la  ayudó  mucho  cuando  su  madre  estaba  enferma.       En  el  colegio  al  que  acudía  Clementa,  un  colegio  de  monjas,  se  realizaba  una  distinción   entre   niñas   gratuitas   y   niñas   de   pago.   Poco   antes   de   que   su   madre   muriese,   fue   al   colegio   a   pedir   que   la   pusieran   con   las   niñas   gratuitas   puesto   que   no   tenían   dinero   para  pagar  el  colegio.  Pero  las  monjas  la  dijeron  que  no  puesto  que  Clementa  sí  que   podía  pagarse  su  educación.       En   este   colegio   se   estudiaba   lo   que   decía   la   enciclopedia,   no   había   asignaturas   ni   notas;  simplemente  se  basaban  en  si  aprendías  a  leer  y  a  escribir.       Posteriormente,  cuando  su  madre  murió,  Clementa  comenzó  a  ir  a  otro  colegio.  Aquí   las   clases   eran   de   20-­‐25   alumnos,   y   les   enseñaban   diferentes   asignaturas.   Clementa   recuerda  que  le  gustaban  mucho  las  matemáticas.       En  este  colegio  permaneció  hasta  los  11  años.  A  partir  de  aquí,  comenzó  a  ir  a  clases   particulares  hasta  los  16  años,  que  dejó  la  escolarización  por  completo.      

6  


Facultad  de  Educación.  Toledo    

Con   esto   podemos   darnos   cuenta   de   que,   en   estos   años,   aquellas   personas   con   escasos  recursos  económicos  permanecían  muy  poco  tiempo  dentro  de  la  escuela.     Clementa  afirma  que  si  su  madre  no  hubiese  muerto,  sí  que  habría  permanecido  más   tiempo   en   la   escuela   puesto   que   su   madre   sí   sabía   leer   y   escribir,   cosa   extraña   en   aquellos  años.  En  cambio,  tuvo  que  dejar  la  escuela  porque  su  abuela  no  tenía  dinero   para  pagarla,  y  porque  tenía  que  ayudarla  con  las  tareas  de  la  casa.     ANDRÉS  GÓMEZ  MORA     Andrés  Gómez  Mora  nació  el  12  de  Agosto  de  1936  en  Mora  (Toledo),  en  el  seno  de   una  familia  sin  grandes  recursos  económicos.     Andrés  acudió  a  un  colegio  masculino  en  el  que  había  tres  o  cuatro  profesores.  Guarda   especial   recuerdo   de   unos   de   ellos,   que   era   muy   buen   profesor   y   animó   a   Andrés   a   continuar   sus   estudios   e,   incluso,   a   estudiar   una   carrera.   En   cambio,   el   padre   de   Andrés   dijo   que   no   tenía   dinero   para   pagar   su   educación,   por   lo   que   éste   tuvo   que   dejar  la  escuela  pocos  meses  después.     Aunque  Andrés  sólo  permaneció  en  la  escuela  algunos  meses,  ya  que  tenía  que  ayudar   a  su  padre  en  el  campo,  era  muy  inteligente  y  le  gustaba  mucho  estudiar;  de  hecho,  se   sentaba  en  primera  fila  y  siempre  atendía  a  las  explicaciones  del  profesor.  En  cambio,   a   los   5   años   Andrés   tuvo   que   dejar   de   ir   a   la   escuela   porque   su   padre   le   puso   al   cuidado  de  diversos  animales  en  el  campo.  Más  adelante,  cuando  tenía  unos  8  años,   volvió  a  la  escuela  durante  unos  meses,  permaneciendo  en  ella  hasta  que  tuviese  que   volver  a  ayudar  a  su  padre  con  las  tareas  agrarias.     Andrés   tenía   un   hermano   que   no   quería   estudiar   y   se   quería   dedicar   únicamente   al   campo.  Debido  a  esto,  el  padre  de  Andrés  tampoco  quiso  que  éste  estudiase.  Aquí  se   refleja  el  pensamiento  de  esta  época,  ya  que  si  uno  de  los  hijos  no  quería  estudiar,  al   otro  se  le  quita  el  derecho  de  hacerlo,  incluso  cuando  éste  sí  quería  y,  además,  tenía   capacidad  para  ello.       Posteriormente,   cuando   Andrés   fue   mayor,   comenzó   a   formarse   por   su   cuenta   y   acudió   a   diversos   cursos   que   se   ofertaban   en   la   Universidad   de   Zaragoza,   con   el   fin   de   ampliar   su   educación   y   conocimientos   como   había   querido   hacerlo   durante   su   infancia.  

  HISTORIA  ESCOLAR  DE  MIS  PADRES     • RAQUEL  GÓMEZ  DÍAZ     Raquel  Gómez  Díaz  nació  el  27  de  Abril  de  1966  en  Mora  (Toledo),  en  el  seno  de  una   familia  de  clase  media.      

 

7  


Facultad  de  Educación.  Toledo     Durante  su  infancia,  Raquel  asistió  al  Colegio  María  Martín  Maestro,  ubicado  en  Mora.   Era   un   colegio   de   monjas   teresianas   de   la   compañía   de   Santa   Teresa   de   Jesús,   subvencionado  por  el  Estado.  En  el  colegio,  todos  los  días  rezaban  el  Ángelus  y  en  el   mes  de  Mayo  cantaban  a  la  Virgen.     Este  colegio  era  únicamente  femenino  excepto  en  párvulos,  aunque  las  clases  también   eran   de   un   solo   sexo.   Además,   en   párvulos   niños   y   niñas   salían   al   recreo   a   distintas   horas  para  que  no  se  juntasen.  Otro  recuerdo  de  esta  etapa  es  que  en  clase  tenían  una   gran   variedad   de   juegos   educativos,   lo   que   demuestra   que   se   fomentaba,   en   gran   medida,   el   aprendizaje   de   los   niños   incluso   en   los   niveles   más   bajos   del   sistema   educativo  de  aquellos  años.     En  este  colegio,  las  clases  eran  de  unos  40-­‐45  alumnas,  aproximadamente.  El  colegio   era  muy  limpio  y  estaba  todo  muy  ordenado.  Con  respecto  a  los  recursos  y  materiales,   había   pistas   deportivas,   salón   de   actos,   gimnasio,   pista   de   baloncesto   y   de   voleibol,   foso  de  atletismo,  comedor,  etc.       Las   aulas   eran   bastante   amplias   y   los   pupitres   estaban   colocados   de   dos   en   dos.   Además,   dentro   del   aula   también   se   disponía   de   diversos   recursos   didácticos   para   facilitar   el   aprendizaje   de   los   alumnos,   como   eran   mapas,   enciclopedias,   reglas,   e   incluso  aparatos  audiovisuales  adaptados  a  la  época.       En   el   colegio   había   alrededor   de   30   monjas,   de   las   cuales   5   le   daban   clase   a   Raquel,   aproximadamente,   excepto   la   asignatura   de   educación   física,   que   era   la   única   impartida   por   una   profesora   laica.   Cada   una   de   las   monjas   enseñaba   dos   o   tres   asignaturas.  Las  asignaturas  que  Raquel  estudiaba  eran  matemáticas,  lengua,  ciencias   sociales,   ciencias   naturales,   francés,   música,   educación   física   y   pretecnología.   Para   cada  una  de  estas  asignaturas  utiliza  un  libro  de  texto,  así  como  otra  información  que   les  proporcionaba  la  profesora  para  ampliar  los  contenidos  del  libro.       Además,  Raquel  tiene  un  buen  recuerdo  de  varias  de  sus  profesores,  cada  una  de  ellas   dentro   de   los   ámbitos   que   enseñaba.   Así,   comenta   que   todas   ellas   eran   muy   buenas   en  diferentes  asignaturas  y  que,  aunque  eran  muy  estrictas,  enseñaban  muy  bien  no   sólo   la   materia   de   dicha   asignatura   sino   que   también   les   ayudaban   con   técnicas   de   estudio.  Por  tanto,  no  se  daba  un  aprendizaje  memorístico,  sino  que  se  hacía  hincapié   en  diferentes  métodos  de  estudio  que  facilitasen  la  comprensión  de  los  contenidos.       Con   respecto   al   trato   profesor-­‐alumno,   era   un   trato   cordial,   pero   las   monjas   eran   muy   estrictas.  En  cambio,  al  contrario  de  lo  que  podía  pasar  en  colegios  masculinos,  en  este   colegio  cuando  les  castigaban  únicamente  les  regañaban,  sin  utilizar  el  castigo  físico.     Una   de   las   cosas   que   Raquel   recuerda   de   su   etapa   en   el   colegio   y   que   más   me   ha   llamado  la  atención  hace  referencia  a  su  comienzo  con  la  escritura.  Empezó  a  escribir  a   una   edad   muy   temprana   con   la   mano   izquierda   y   recuerda   que   las   monjas   le   daban   en  

 

8  


Facultad  de  Educación.  Toledo    

 

la  mano  siempre  que  escribía,  hasta  que  comenzó  a  escribir  con  la  derecha.  Con  esto   se  demuestra  que  hace  unos  años  estaba  mal  visto  que  una  persona  escribiera  con  la   mano  izquierda,  por  lo  que  la  obligaban  a  hacerlo  con  la  derecha.       La   evaluación   se   realizaba   a   partir   de   exámenes   que   tenían   lugar,   normalmente,   al   final  de  cada  trimestre.  Además,  Raquel  recuerda  hacer  varias  excursiones.  Todos  los   años  iban  al  Cristo  del  Valle,  al  Corazón  de  Jesús,  a  diferentes  museos,  al  campo,…     Además  de  las  salidas  extraescolares,  Raquel  recuerda  que  en  el  colegio  fomentaban   mucho   los   teatros;   de   hecho   todos   los   años   hacía   uno   en   Navidad   y   otro   en   fin   de   curso.   En   mi   opinión,   el   hecho   de   hacer   estos   teatros   es   algo   muy   bueno,   ya   que   fomenta  el  trabajo  en  equipo  y  les  ayuda  a  estar  en  movimiento  y  a  aprender  de  una   manera  lúdica,  entre  otras  cosas.       Además,  con  el  fin  de  que  las  alumnas  del  colegio  aprendieran  algunas  de  las  labores   del  hogar,  cada  día  cuatro  alumnas  eran  encargadas  de  la  limpieza.  Se  distribuían  a  lo   largo   del   mes   y   estas   alumnas   debían   quedarse   en   el   centro   cuando   terminasen   el   horario   lectivo   para   barrer,   fregar   y   limpiar   la   clase.   Además,   cada   vez   que   había   vacaciones   (Navidad,   Semana   Santa,   verano)   todos   los   alumnos   hacían   limpieza   de   sus   pupitres.     Por   último,   con   respecto   a   las   condiciones   para   estudiar   en   casa   de   Raquel,   eran   bastante   favorables,   ya   que   no   había   mucho   ruido   y   tenía   una   habitación   con   un   escritorio  en  el  que  podía  estudiar  de  manera  cómoda.       Tras  terminar  la  escolaridad  obligatoria,  a  los  14  años,  Raquel  ingresó  en  el  instituto  y   continuó  estudiando  hasta  los  28  años,  tras  haber  terminado  una  carrera  y  realizado   oposiciones.       GREGORIO  SANCHO  GÓMEZ     Gregorio  Sancho  Gómez  nació  el  14  de  Septiembre  de  1964  en  Toledo,  en  el  seno  de   una  familia  de  clase  media.       Durante   su   infancia   acudió   al   Colegio   Nacional   de   Prácticas,   en   Toledo.   Éste   era   un   colegio   público   y   mixto,   aunque   las   clases   estaban   separadas   por   sexos.   Había   unos   40   alumnos  aproximadamente  en  cada  clase.  Físicamente,  el  colegio  tenía  dos  plantas.  En   la   planta   de   abajo   estaban   los   alumnos   que   cursaban   EGB   y   en   la   planta   de   arriba   estaban   aquellos   que   estudiaban   Magisterio.   Además,   el   colegio   contaba   con   comedor,  salón  de  actos  y  gimnasio.       Gregorio   empezó   a   ir   a   la   escuela   a   los   4   años   aproximadamente,   ya   que   cursó   estudios  de  párvulos  antes  de  empezar  la  escolaridad  obligatoria.      

9  


Facultad  de  Educación.  Toledo     Con  respecto  a  los  profesores,  aproximadamente  había  unos  8-­‐10  profesores  en  todo   el   colegio,   de   los   cuales   3   ó   4   le   daban   clases   a   Gregorio,   ya   que   cuenta   que   un   profesor   le   impartía   más   de   una   asignaturas.   Además,   los   profesores   eran   de   ambos   sexos,  por  lo  que  a  una  clase  masculina  podía  impartir  clase  una  profesora.       La   asignaturas   que   Gregorio   estudiaba   eran   matemáticas,   lengua,   ciencias   naturales,   ciencias   sociales,   educación   física,   religión,   música,   pretecnología   y   francés.   En   cada   una   de   las   asignaturas   tenía   un   libro   de   texto   que   el   profesor   seguía   a   la   hora   de   impartir  las  clases.  Además,  no  se  fomentaba  el  aprendizaje  memorístico  sino  que  se   enseñaban  diferentes  técnicas  de  estudio  para  comprender  mejor  y  para  asegurar  que   el  aprendizaje  fuese  significativo.  Debido  a  esto,  Gregorio  guarda  un  buen  recuerdo  de   todos   sus   profesores,   puesto   que   le   proporcionaron   unos   buenos   conocimientos   básicos   y   elementales   para   poder   continuar   con   su   formación   tras   terminar   la   escolaridad  obligatoria.       Con   respecto   a   la   evaluación,   ésta   se   realizaba   mediante   exámenes   en   todas   las   asignaturas.     Con   respecto   a   la   disciplina,   Gregorio   recuerda   que   cuando   les   castigaban   les   pegaban   con  una  estaca  en  la  mano  y  les  tiraban  de  la  patilla,  una  forma  de  castigo  totalmente   diferente  a  la  utilizada  actualmente.       En  casa  había  buenas  técnicas  de  estudio,  ya  que  aunque  compartía  el  cuarto  con  sus   otros  dos  hermanos,  se  organizaban  bien  a  la  hora  de  estudiar.       En  el  colegio  también  realizaban  actividades  extraescolares.  Todos  los  años  acudían  al   Parque  de  Tráfico  de  Toledo  y,  todos  los  27  de  Septiembre,  les  llevaban  al  cine  a  ver   “Sin   novedad   en   el   Alcázar”,   una   película   que   conmemoraba   la   llegada   de   Franco   a   Toledo.       Después   de   terminar   su   escolaridad   obligatoria,   a   los   14   años,   Gregorio   continuó   su   formación  académica  en  el  instituto.         MI  HISTORIA  ESCOLAR     • MARÍA  SANCHO  GÓMEZ     Soy   María   Sancho   Gómez.   Nací   el   25   de   Abril   de   1994,   Toledo.   Pertenezco   a   una   familia  de  clase  media.       Durante   mi   infancia   acudí   a   la   guardería   y,   más   tarde,   a   los   3   años,   comencé   la   Educación   Infantil   en   el   Colegio   Público   Garcilaso   de   la   Vega,   en   Toledo.   En   este   colegio   permanecí   hasta   los   12   años,   que   comencé   el   instituto.   Tanto   en   el   colegio   como  en  el  instituto  las  clases  eran  mixtas,  con  unos  25  alumnos  por  aula.    

 

10  


Facultad  de  Educación.  Toledo     De  Educación  Infantil  tengo  menos  recuerdos  que  de  Primaria.  Sólo  recuerdo  ir  a  una   sala   de   psicomotricidad   para   jugar   con   diferentes   aparatos   y   juguetes.   La   clase   se   organizaba   en   torno   a   varias   mesas   grandes,   en   las   cuales   podían   sentarse   unos   5-­‐6   alumnos.   Además   no   utilizábamos   libros   de   texto,   sino   que   la   profesora   nos   daba   algunas  fichas  con  diferentes  contenidos.   En  esta  etapa  una  misma  profesora  nos  impartía  todas  las  materias.     A   los   6   años   comencé   Educación   Primaria,   con   asignaturas   como   conocimiento   del   medio,   lengua,   matemáticas,   música,   plástica,   educación   física   e   inglés.   Durante   esta   etapa  tenía  diferentes  profesores.  Uno  de  ellos,  el  tutor,  me  impartía  una  gran  parte   de   las   asignaturas,   conocimiento   del   medio,   lengua,   matemáticas   y   plástica.   Para   las   demás,  había  profesores  distintos  especializados  en  dichas  materias.       En   esta   etapa,   los   pupitres   estaban   separados   de   dos   en   dos,   y   en   las   clases   había   una   pizarra,   además   de   enciclopedias,   diccionarios,   y   diversos   materiales   que   podían   servir   de  ayuda  para  el  proceso  de  aprendizaje.  Además,  había  un  aula  exclusiva  para  realizar   actividades   relacionadas   con   los   ordenadores.   En   este   aula   había   varios   ordenadores   con   auriculares;   aquí   acudíamos,   mayormente,   durante   las   clases   de   inglés   para   ver   algún  video.       Para   cada   asignatura   contaba   con   un   libro   de   texto   específico,   el   cual   era   gratuito   y   nos  entregaban  al  empezar  el  curso.       Con  respecto  a  los  métodos  de  aprendizaje,  se  realizaban  diferentes  actividades  para   evitar   el   aprendizaje   memorístico,   como   murales,   actividades   grupales,   etc.   Estas   actividades  también  servían  para  la  evaluación,  aunque  principalmente  se  realizaba  a   través  de  exámenes  o  pruebas  de  progreso  después  de  haber  estudiado  dos  temas.     Siempre  he  tenido  buenas  condiciones  de  estudio  en  casa,  puesto  que  he  dispuesto  de   un   escritorio   exclusivo   para   ello.   Además,   las   condiciones   acústicas   eran   favorables,   ya   que  normalmente  no  había  ruido  que  me  impidiese  el  estudio.       Por  último,  destacar  que  en  el  colegio  sí  he  realizado  gran  cantidad  de  excursiones:  a   granjas   escuelas,   a   ver   museos,   al   parque   de   tráfico,   al   casco   histórico,…   especialmente   en   los   primeros   cursos   de   Educación   Primaria.   Además   de   las   excursiones  también  realicé  actividades  extraescolares  como  fueron  teatro  y  patinaje.       Conclusiones:       Tras  haber  analizado  todos  los  testimonios  de  la  historia  escolar  de  mis  abuelos  y  mis  padres,   considero  necesario  sacar  algunas  conclusiones  al  respecto.      

 

11  


Facultad  de  Educación.  Toledo     En  primer  lugar,  se  observa  una  gran  diferencia  entre  la  década  de  los  40  y  la  de  los  60.  Esto  se   debe,  en  gran  parte,  a  que  en  los  años  60  las  familias  se  recuperan  de  la  situación  de  pobreza   en   la   que   se   encontraban   anteriormente   tras   la   guerra.   Esto   va   a   provocar   que   los   hijos   de   éstas   familias   tengan   más   oportunidades   para   estudiar   bachillerato   e,   incluso,   ingresar   en   la   universidad,  como  fue  el  caso  de  mis  padres.       Con  respecto  a  mis  abuelos,  se  puede  observar  una  gran  diferencia  entre  aquellos  que  vivieron   en   zonas   rurales   y   los   que   lo   hicieron   en   zonas   urbanas.   Así,   mis   abuelos   que   estudiaron   en   Toledo   pudieron   acceder   a   una   buena   educación   en   esos   años.   Además,   mi   abuelo   tuvo   oportunidad  de  acceder  a  estudios  superiores  tras  realizar  la  Primaria  Obligatoria  debido  a  que   su   familia   contaba   con   recursos   económicos   suficientes   para   ello.   En   cambio,   aunque   mi   abuela  también  podía  pagar  sus  estudios  superiores,  en  esos  años  la  mujer  tenía  que  dedicarse   a  tareas  del  hogar,  sin  estudiar  ni  trabajar.  Debido  a  esto,  Margarita  no  continuó  sus  estudios.     Por   otro   lado,   mis   abuelos   que   estudiaron   en   Mora   no   pudieron   acceder   a   una   buena   educación,   debido   a   su   situación   económica   y   familiar.   Tanto   es   así   que   mi   abuelo   únicamente   permaneció   en   la   escuela   durante   pequeños   periodos   de   tiempo.   Además,   había   una   educación   totalmente   diferenciada   entre   hombres   y   mujeres,   ya   que   a   las   mujeres   se   les   enseñaban   labores   del   hogar   como   costura,   y   a   los   hombres   se   les   formaba   para   el   futuro,   aunque  a  todos  se  les  formaba  en  lectura,  escritura  y  cálculo.     En   estos   años   los   maestros   sostenían   que   había   que   enseñar   con   disciplina   dura   y   rigurosa,   de   ahí   los   castigos   que   se   les   ponían   a   los   alumnos,   especialmente   en   los   colegios   masculinos.   Además,  también  podemos  observar  una  gran  diferencia  entre  colegios  públicos  y  privados,  ya   que   al   privado   sólo   acudían   las   clases   altas   y   se   pensaba   que   en   ellos   se   daba   una   mejor   educación  que  en  los  públicos.       Debido   a   que   en   los   años   40   fue   una   época   en   la   que   el   Estado   no   tenía   dinero   y   reinaba   la   pobreza,  la  construcción  y  el  equipamiento  escolar  no  era  de  gran  calidad.  Predominaban  los   colegios   públicos   de   alguna   orden   religiosa,   como   el   colegio   al   que   Margarita   acudió,   construidos   sobre   edificios   históricos.   En   cambio,   con   respecto   a   los   colegios   públicos,   se   encontraban  en  malas  condiciones  tras  la  guerra.       Con   respecto   a   mis   padres,   según   mis   cálculos   estudiaron   con   la   Ley   General   de   Educación   (1970-­‐1990).   En   este   periodo   se   produjo   la   incorporación   de   la   mujer   al   mundo   laboral,   lo   que   provocó  que  ésta  también  accediese  a  la  universidad.  Por  tanto,  en  estos  años  se  produce  un   boom   de   estudiantes   universitarios.   Es   por   esto   por   lo   que   mi   madre   sí   que   pudo   realizar   estudios  universitarios,  al  contrario  que  mis  abuelas.       Además,   aunque   en   los   testimonios   Raquel   cuenta   que   tenían   que   limpiar   las   aulas   del   colegio   cada  cierto  tiempo,  la  enseñanza  recibida  por  hombres  y  mujeres  se  vuelve  más  homogénea.   Ya  no  se  le  enseñan  labores  de  costura  a  las  mujeres,  sino  que  también  se  las  forma  para  un   futuro   laboral.   Esto   sucede   porque   en   1970   aparece   un   currículum   oficial   basado   en  

 

12  


Facultad  de  Educación.  Toledo     orientaciones  pedagógicas  de  EGB.  Este  va  a  ser  el  primer  currículum  oficial  que  exigía  un  nivel   medio-­‐alto  de  conocimientos  a  los  estudiantes.     Debido  a  este  nuevo  currículum,  los  conocimientos  que  se  imparten  son  distintos  a  los  que  se   les   impartieron   a   mis   abuelos.   La   principal   diferencia   que   se   encuentra   basándose   en   los   testimonios   de   ambos   familiares   es   que   mis   abuelos   no   estudiaron   ningún   idioma,   mientras   que   mis   padres   sí.   En   cambio,   aunque   yo   también   estudié   un   idioma,   éste   es   diferente   al   de   mis  padres.  Mis  padres  estudiaron  francés  porque  era  la  lengua  mayoritaria  en  aquellos  años.   Más  tarde  se  pasó  al  inglés,  que  es  el  que  continúa  actualmente.     Otro   rasgo   a   destacar   es   que   en   esta   época,   independientemente   de   la   clase   social   a   la   que   se   perteneciese,   prácticamente   todo   el   mundo   que   quisiera   tenía   acceso   a   la   universidad.   Además,  empieza  la  igualdad  entre  colegio  público  y  subvencionado,  de  ahí  que  la  educación   que  recibieron  mi  padre  y  mi  madre  no  tuviese  grandes  diferencias.       Otra  diferencia  entre  la  educación  de  mis  abuelos  y  la  de  mis  padres  son  las  excursiones.  Mis   abuelos   no   realizaron   ninguna   salida   fuera   del   centro   escolar   ni   llevaban   a   cabo   actividades   extraescolares  tras  el  horario  lectivo.  En  cambio,  mis  padres  sí  que  realizaron  excursiones,  al   igual  que  yo.       Comparando   la   educación   recibida   tanto   por   mis   padres   como   por   mis   abuelos   con   la   mía,   podemos  encontrar  grandes  diferencias.  En  primer  lugar,  la  coeducación.  Mis  padres  y  abuelos   estudiaron  en  colegios  de  un  solo  sexo,  mientras  que  durante  mi  infancia  las  clases  han  sido   siempre  mixtas.       Yo  estudie  con  la  Ley  de  Ordenación  General  del  Sistema  Educativo  (LOGSE),  y  fue  en  esta  ley   en  la  que  se  produjo  una  ampliación  de  la  obligatoriedad  de  escolarización.  Por  tanto,  mientras   que  la  educación  obligatoria  de  mis  padres  abarcaba  hasta  los  14  años,  yo  permanecí  hasta  los   16.       Con  respecto  al  equipamiento  de  los  colegios,  no  existen  grandes  diferencias  entre  el  colegio   en   el   que   yo   estudié   y   en   los   que   estudiaron   mis   padres,   ya   que   todos   ellos   contaban   con   diversas  instalaciones.     Por   último,   destacar   que,   aunque   no   he   comentado   nada   acerca   del   testimonio   de   mi   hermano,  César,  sobre  su  época  escolar,  porque  es  bastante  similar  a  la  mía,  me  gustaría  hacer   hincapié   en   algunos   aspectos.   Mi   hermano   César   nació   el   16   de   Marzo   de   1999.   Toda   su   educación  ha  sido  similar  a  la  mía  excepto  en  algunos  rasgos.       César  utilizó  ordenadores  portátiles  durante  la  Educación  Primaria,  mientras  que  yo  no.  Estos   ordenadores   se   los   proporcionaba   el   Estado   y   podían   llevárselo   a   casa   cuando   quisieran.   En   Junio,   al   terminar   el   curso   escolar,   tenían   que   entregarlos.   Gracias   a   esta   innovación,   los   niños   podían  aprender  de  una  manera  más  lúdica  mediante  diferentes  programas  educativos.    

 

13  


Facultad  de  Educación.  Toledo     Otra  diferencia  entre  la  educación  que  recibió  mi  hermano  y  la  que  yo  recibí  tiene  que  ver  con   las  asignaturas,  ya  que  aunque  todas  era  iguales,  él  cursó  Educación  para  la  Ciudadanía,  puesto   que  perteneció  a  la  LOE.       Finalmente,  como  conclusión,  tengo  que  decir  que  gracias  a  este  trabajo  he  podido  comprobar   las  grandes  diferencias  que  se  han  ido  sucediendo  en  la  educación  desde  hace  unos  años  hasta   la  actualidad.       Con  respecto  a  la  educación  en  el  futuro,  analizando  la  recibida  por  mi  hermano,  pienso  que  se   fomentarán   más   aún   las   nuevas   tecnologías   que,   junto   con   un   uso   adecuado   por   parte   del   profesorado,   podrá   facilitar   en   gran   medida   la   enseñanza,   ayudando   a   que   los   alumnos   comprendan  mejor  los  contenidos  y  tengan  un  mejor  aprendizaje.         Referencias  y  bibliografía:       Monés,   J.,   y   Pujol-­‐Busquets   (1999).   La   educación   en   España   en   el   siglo   XX.   Cuadernos   de   Pedagogía,  286,  pp.  12-­‐33        

 

14  


Historia escolar de mi familia  

Historia escolar de mi familia - Tendencias Contemporáneas de la Educación - Facultad de Educación UCLM - Toledo - Curso 2013/2014

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you