Page 1

COLECCIÓN

O/I

2010/11


COLECCIÓN

O/I

2010/11

... Y DIRAN QUE QUE TIENE QUE VER MADAME BUTTERFLY EN TODO ESTO ... Esta temporada, Japón, ha sido mi fuente de inspiración, tanto por sus gemas labradas (en jade, coral...) sus perlas, que forman parte de esta colección, como por proximidad familiar y porque de esa cultura milenaria siempre me han fascinado sus costumbres, su coraje e instinto de superación, su gastronomía, sus fabulosos kimonos, sus “kokeshis”, esa forma educada y discreta de ser y de pensar, su afan de perfección, la femineidad y estética nívea de las geishas... Mi padre, amante de la ópera y de la música clásica, siempre disfrutó de esta historia romántica y profundamente triste, llevada a la ópera por Giacomo Puccini (celébre también por Tosca o La Boheme), así que éste modesto catálogo lo he diseñado como una especie de homenaje, a el... y a mi sobrino Yutaka :)


EN UNA CASITA CON JARDÍN EN NAGASAKI, JAPÓN...


ACTO I Goro, un intermediario casamentero, enseña una casita típica japonesa que ha alquilado como nido de amor para el teniente de la marina americana, Pinkerton, cuyo buque está anclado en la bahía. Pinkerton se casará con Cho-Cho-San, de diecisiete años, según los usos del país, es decir mientras dure su estancia en él, pudiendo separarse de ella cuando quiera con sólo abandonarla.

“Blanca doncella, pequeña flor de arroz, *evanescente* la mariposa ebúrnea nacida en el oriente”.


Evanescente las flores del cerezo *la hacen soñar.* El amor llega del mar en un bello navío.

Goro hace todos los preparativos. Llega el cónsul americano, Sharpless, que es recibido por Pinkerton. Ambos brindan y cantan el célebre América for ever. Llega la joven, a la que se conoce como Madame Butterfly, acompañada de sus parientes y se celebra la ceremonia.


La hacen so単ar, so単ando alza su vuelo, *en sus entra単as* un capullo de vida deposita su anhelo.


En sus entrañas la luz viste de sol *el gallo canta.* Ella está desposada, ella se siente amada.

Pinkerton queda fascinado por la belleza, encanto e ingenuidad de Cho-ChoSan. Ésta decide abrazar la religión y las costumbres de su nuevo esposo al que cree pertenecerá a perpetuidad, según los usos occidentales.

Ambos se quedan solos y cantan el maravilloso dúo de amor Vogliatemi bene.


ACTO II Tres años más tarde, Suzuki, Butterfly y su pequeño, hijo de Pinkerton, esperan un regreso que nunca se produce. Todo el dramatismo de la situación se prepara en el diálogo que mantiene con Suzuki al comienzo de este acto.


La esperanza de Butterfly se manifiesta en una de las arias más conocidas y cantadas de la historia de la ópera: Un bel di vedremo.

El gallo canta, un navío se aleja… *roto corazón* como loto empapado, se deshoja humillado.


El cónsul americano llega con la noticia que Pinkerton no lo hará y Butterfly destrozada le muestra el hijo que ha nacido en su ausencia y que las dos han criado con la esperanza del retorno. El cónsul promete informar a Pinkerton del asunto y aconseja a Butterfly que vuelva a casarse con Yamadori, un príncipe que la pretende. Suena el cañón del puerto informando que atraca un navío, es el barco de Pinkerton y Butterfly renace esperanzada. Las dos mujeres y el niño se preparan a esperar su llegada mientras suena el célebre Coro a bocca chiusa.


Roto coraz贸n: Lleg贸 la primavera, *blanco sakura*. Bajo la luna llena sue帽a su dulce espera.


UN BEL DI VEDREMO Un bel dì, vedremo Levarsi un fil di fumo Sull’estremo confin del mare E poi la nave appare E poi la nave è bianca. Entra nel porto, romba il suo saluto. Vedi? È venuto! Io non gli scendo incontro, io no. Mi metto là sul ciglio del colle E aspetto gran tempo e non mi pesa a lunga attesa. E uscito dalla folla cittadina Un uomo, un picciol S’avvia per la collina. Chi sarà? Chi sarà? E come sarà giunto Che dirà? Che dirà? Chiamerà Butterfly dalla lontana Io senza far risposta Me ne starò nascosta Un po’ per celia, Un po’ per non morire Al primo incontro, Ed egli al quanto in pena Chiamerà, chiamerà : “Piccina - mogliettina Olezzo di verbena” I nomi che mi dava al suo venire. Tutto questo avverrà, te lo prometto Tienti la tua paura, Io con sicura fede lo aspetto.


Tutto questo avverrà, te lo prometto Tienti la tua paura, Io con sicura fede lo aspetto.

Todo esto ocurrirá, te lo aseguro. Guárdate tu miedo, yo con firmeza le espero


ACTO III Pinkerton ha regresado sólo de visita al Japón con su legítima esposa norteamericana Kate. Al enterarse de la existencia del hijo deciden recogerlo para criarlo en los Estados Unidos. La desolada Butterfly se lo entrega no sin antes despedirse (Tu tu piccolo iddio). Luego se retira a sus habitaciones y comete seppuku (suicidio ritual japonés). En el desgarrador final, la geisha moribunda siente la voz de Pinkerton llamándola: “¡¡¡Butterfly!!!... ¡¡¡Butterfly!!!”.

¡¡¡ Butterfly!!!... ¡¡¡ Butterfly!!!...


Madame Butterfly O/I 2010  

Joyitas artesanales y exclusivas inspiradas en la Ópera de Madame Butterfly

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you