Page 1

R E V I

S T A

REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION Presentado por Alejandro Barrera Luis Díaz María Fajardo Jenny Guarnizo Daniela Rativa

REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION 06/06/2014

L I T E R A R I A

Español

REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION

REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION REALISMO e ILUSTRACION


Romanticismo e Ilustración Romanticismo           

El mundo durante la republica Claves del contexto histórico Literatura Romanticismo Romanticismo Inglaterra Romanticismo Alemania Romanticismo Francés Romanticismo Ruso Características del Romanticismo Temas del Romanticismo Autores

Ilustración           

El mundo durante la republica Claves del contexto histórico Literatura Ilustración Ilustración Inglaterra Ilustración Alemania Ilustración Francés Ilustración Ruso Características del Ilustración Temas del Ilustración Autores


La primera mitad del siglo xx, fue una época de grandes cambios. Mientras en América se vivían las guerras de independencia y se consolidaban las repúblicas, los europeos atravesaban un periodo de revoluciones liberales que permitieron el acceso al poder de la burguesía. Durante este periodo también se produjo el despliegue de la economía capitalista, infortunadamente estos progresos no implicaron una mejora en la calidad de vida de las clases trabajadoras. Así, en 1848 explotó un nuevo movimiento revolucionario en el que participaron las clases obreras, que sacudió a Europa:- los franceses derrocaron la monarquía e instauraron un régimen republicano. Para finales del siglo, la mayoría de las revoluciones había concluido exitosamente. El arte de la época reflejó las contradicciones del momento. El romanticismo, con su mentalidad exaltada e individualista, corresponde al periodo en que la sociedad europea estuvo inmersa en el proceso revolucionario.

Durante el siglo xix se presentaron ocho grandes guerras civiles. La última de ellas se conoce con el nombre de los 1000 días (1899-1902) En Europa el golpe de estado de 1848 en Francia tuvo una influencia decisiva en el proceso de democratización del continente porque estimulo los movimientos nacionalistas en contra de los sectores dominantes. A partir de entonces se comenzaron a caer las monarquías que aún quedaban y se empezaron a fundar estados sobre una base nacional y con mayores libertadas.


El campo artístico estuvo dominado por el romanticismo El romanticismo surgió como una reacción frente a la creencia propagada por la revolución industrial, seguida por los ilustrados, según la cual la razón era el único medio de conocimiento. Así, a diferencia del siglo anterior los románticos apostaron por el sentimiento y lucharon por la libertad individual Como para los románticos Europa occidental se había tornado aburrida, la arquitectura, la pintura, la escultura y otras artes trataron de recrear escenarios exóticos como China, India, Turquía y el Oriente Medio

El romanticismo fue un movimiento filosófico que apareció en Europa a principios del siglo xix por surgir como reacción contra el conocido siglo de las luces, en el que impero ña razón, el romanticismo proclamo una libertad total, un culto a lo irracional, a lo instintivo, lo pasional y lo onírico.

Pese a que el Siglo de Oro español había servido de inspiración y modelo a escritores románticos de otros países, España no alumbró autores románticos significativos hasta la década de 1830. Su desarrollo está condicionado por la situación política marcada por el absolutismo de Fernando VII. El romanticismo fue introducido con éxito en el teatro español por Ángel de Saavedra, duque de Rivas, con Don Álvaro o la fuerza del sino (1835). Discípulo del duque de Rivas fue el poeta y dramaturgo José Zorrilla,


quien comparte con aquél el mérito de haber recuperado los temas legendarios e históricos en brillantes poemas narrativos. El espíritu romántico de rebeldía está representado por José de Espronceda, considerado por algunos críticos como el mejor poeta español de este periodo. Los autores románticos detestaban el rigor neoclásico que pretendía someter la literatura a reglas. Para ellos no existían que frenasen la imaginación y la libertad creadora del escritor. Por eso combinaron en sus obras la prosa y el verso y mezclaron versos de distintas medidas para darle mayor ritmo a sus composiciones. Sus temas preferidos se agruparon en dos líneas fundamental: la expresión del apropia intimidad y el tratamiento de sucesos históricos o legendarios.

Inglaterra es considerada la cuna del Romanticismo, al igual que el Renacimiento había surgido en Italia, el Barroco en España o el Neoclasicismo en Francia. El Romanticismo comenzó en Inglaterra casi al mismo tiempo que en Alemania. Con una fuerte tradición prerromántica ya en el siglo anterior, la literatura inglesa de la primera mitad del XIX se caracteriza por sus grandes poetas y por la novela histórica. En el siglo XVIII ya habían dejado sentir un cierto apego escapista por la Edad Media y sus valores de falsarios inventores de heterónimos medievales como James Macpherson o Thomas Chatterton, pero el movimiento surgió a la luz del día con los llamados Poetas lakistas (Wordsworth, Coleridge, Southey), y su manifiesto fue el prólogo a la segunda edición de las Baladas líricas (1800), escrito por los poetas


ingleses William Wordsworth y Samuel Taylor Coleridge, aunque ya lo habían presagiado en el siglo XVIII Young con sus Pensamientos nocturnos o el originalísimo William Blake. El periodo romántico en Inglaterra va de 1790 a 1830. En él quedan las huellas de la Revolución francesa y aquella tendencia hacia la vuelta a la naturaleza, en la poesía, que ya apuntaban Thomson, Cowper, Crabbe, Gray y Burns uno de los rasgos principales del romanticismo.

y

que

representa

Hacia finales del siglo XVIII nace el romanticismo en Alemania como expresión de ideas patrióticas, nacionales, que resucitan la Edad Media, los Maestros Cantores, los recuerdos caballerescos. La invasión napoleónica hizo nacer el odio contra la opresión extranjera, avivó el patriotismo. En Alemania se dejó de imitar la literatura francesa y se emprendió la búsqueda de lo nacional, de lo peculiar alemán, en las memorias del pasado y en la cultura popular. Los románticos defienden la ironía y la obra como proceso en sí misma. Los dos se constituyeron cabezas de la escuela romántica alemana, que propugnaba la libertad creadora frente al clasicismo francés, entonces dominante, con la pretensión, no obstante, de conciliar esta libertad con el clasicismo griego, idea a la cual Goethe daría más tarde la fórmula en el simbólico casamiento de Fausto y Helena.


Goethe Johann Wolfgang Goethe es el escritor alemán más importante y uno de los grandes genios de la literatura universal. Sus primeras obras están vinculadas al grupo Sturm und Drang Tras un viaje a Italia, sin embargo, adoptó una estilo más clásico, sin renunciar a los temas románticos. En Francia, en particular, el romanticismo tuvo su pequeña etapa de apogeo durante la restauración. Y si bien en el caso inglés el romanticismo se erigió como la gran oposición del mundo industrial y burgués, en Francia, algo menos industrializada, el enemigo fue el clasicismo y el exacerbado racionalismo filosófico de la Ilustración.

El romanticismo francés vivió durante muchos años en un discreto segundo plano. La tormentosa vida política del país desde la Revolución hasta la Restauración centró el esfuerzo de los grandes literatos del país en la filosofía y en la política, y casi nadie cuestionó el clasicismo promulgado por la Ilustración. Si bien en un pensador eminentemente ilustrado, como Jean Jacques Rousseu, se encuentran ya los primeros gérmenes del romanticismo francés.


El movimiento romántico ruso tendrá una espectacular repercusión en la literatura, en la formación de unas nuevas corrientes de pensamiento, en la estética, en la música y en la pintura de su país. La poesía será el gran galvanizador y aglutinador de todos los criterios románticos. El siglo XIX puede considerarse la edad de oro de las letras rusas. Son cien años intensos y que técnicamente podemos dividir en cinco etapas: 1ª) 1790-1820: corriente prerromántica. 2ª) 1820-1840: Romanticismo. 3ª) 1840-1855: aparición de la escuela natural. 4ª) 1855-1880: Realismo. 5ª) 1880-1895: etapa de transición entre el Realismo y el Modernismo. Las primeras tendencias románticas llegarán de la mano de autores como M. N. Muraviov, N. M. Karamzín y I. I. Dmítriev. A ello le deberemos sumar la fuerte influencia alemana del movimiento Sturm und Drang. El romanticismo ruso (del periodo 1800-1825), asoció lo propio y peculiar a la recuperación del antiguo espíritu de comunidad popular y esto se llevó a cabo a través de recuperar el mundo de las viejas mitologías eslavas y de todo aquel folklore que era portador de una substancial herencia histórica que, poco a poco, pasó a ser valorada como irrenunciable.


-Afán de libertad moral, social, política y artística. -Subjetivismo. Exaltación del individuo y sus sentimientos. Defensa de la concepción subjetiva de la realidad. Oposición entre los deseos del individuo y la sociedad (fracaso existencial) -Historicismo. Carácter histórico del arte. Revitalización de las literaturas vernáculas (exaltación de lo nacional, las tradiciones populares, el folclore…) En la obra artística se resume el espíritu de un pueblo o nación (influencia alemana). -Irracionalismo y evasión. Gusto por lo fantástico, misterioso, exótico. Idealización del pasado (Edad Media) y de culturas exóticas y lejanas (orientales y americanas).

Sobresalen los siguientes: la libertad, el poder y la justicia, el sentido de la vida y el silencio de Dios, el destino del hombre, los misterios vitales, los tipos humanos rechazados socialmente, el amor (anhelado e inalcanzable), la naturaleza como reflejo de los sentimientos de los personajes.


Mariano José de Larra Escribió novelas periodísticas.

históricas

y

Nació en Madrid el año 1809 y desde joven se dedicó al periodismo. A los 19 años editó su primer periódico “El duende satírico del día”. Contrajo un matrimonio prematuro y fracasado con Josefina Wetoret. Luego se enamoró de una bella mujer casada, llamada Dolores Armijo. Colaboró en los principales diarios de Madrid, y fue un periodista admirado y popular que firmaba todos sus escritos periodísticos, normalmente bajo el seudónimo de “Fígaro”. Comprometido con la realidad de su época, combatió el retraso, el inmovilismo y la corrupción política. Está dentro del romanticismo liberal. Consideró que la prensa era el mejor medio para divulgar su afán modernizador. Obra: Primeramente estrenó el drama titulado “Marcías” y publicó una novela histórica “El doncel de don Enrique el Doliente”. Aunque su obra principal sean sus artículos que son breves piezas satíricas que critican la sociedad, la política y las costumbres de la época. Su romanticismo se aprecia en la visión amarga y pesimista del amor, de la existencia humana y del problema de España.


Gustavo (1836,1871)

Adolfo

Bécquer

En realidad su nombre era Gustavo Adolfo Domínguez Bastida, Bécquer era el apellido de sus antepasados. Nació en Sevilla el año 1836, ya estaba muerto el rey Fernando VII, no le dio tiempo y tuvo que ser romántico en el realismo. Se trasladó a Madrid donde trabajó como periodista y funcionario. Tuvo un matrimonio desafortunado con Costa Esteban. Se enamoró de varias mujeres a quienes evoca en sus poemas y relatos. Vivió períodos de penurias económicas y murió en 1871 a causa de una enfermedad pulmonar. Se ha convertido en el símbolo del romanticismo subjetivo e intimista. Se trata de un poeta lírico por excelencia. Sus penurias económicas, le llevaron a componer una serie de poemas sensibles, delicados e íntimos, de formas sencillas y conmovedoras. Su obra se publicó en revistas y diarios de la época, pero su producción poética no vio la luz hasta después de su muerte. Fue una recopilación que hicieron sus amigos más íntimos y publicados con el nombre de “Rimas”. Las “Rimas” son poesías breves de tono popular y gran musicalidad, centrados en dos temas: El amor y la poesía. “Por una mirada, un mundo; Por una sonrisa, un cielo; Por un beso... ¡Yo no sé Que te diera por un beso!” Por su temática, las “Rimas” suponen una honda mirada hacia el mundo interior del poeta.


José de Espronceda (1808, 1842) Nació en 1808 en la provincia de Badajoz (Extremadura). Es el principal exponente del romanticismo revolucionario en su país. Cuando tenía 15 años, fundo la sociedad secreta llamada “Los numantinos”, para luchar contra el absolutismo. Fue condenado y posteriormente indultado, dada su edad. Tuvo una agitada vida política y amorosa. Tuvo que exiliarse a varios países: Portugal, Inglaterra y Francia. Conoció directamente el romanticismo Europeo. Durante su exilio en Portugal, se enamoró de Teresa Mancha a la cual raptó aun estando casada. Murió en Madrid en 1842, es el poeta de los grandes efectos del entusiasmo y de la desesperación. El pesimismo y el desengaño predominan en su obra. Obra: cultivó la poesía narrativa (no se sabe si es prosa o poesía). “Pelayo” (fue el que inició la reconquista contra los musulmanes). Esta obra trata sobre la reconquista. También cultivo la poesía lírica (poesía pura). Escribió poemas amorosos, patrióticos y libertarios. Mención especial merecen los poemas dedicados a personajes marginales: mendigos, verdugos, presos condenados a muerte y sobre todo Piratas. En todos los poemas expresa sus sentimientos de libertad y rebeldía. Sus grandes poemas son, por ejemplo “El estudiante de Salamanca”. Es una leyenda con ecos danjuanescos a la que se mezclan la angustia romántica con lo sobrenatural. El estudiante presencia su propio entierro y se casa con el esqueleto de su amada. La siguiente obra es “El diablo mundo”. Es un poema simbólico sobre la existencia. Dentro de esta obra hay una elegía tras la muerte de su amor, llamado “El canto a Teresa”.


Se denomina Ilustración o Siglo de las luces a una corriente intelectual de pensamiento que dominó Europa, en especial Francia e Inglaterra, durante el siglo XVIII. Abarcó desde el Racionalismo y el Empirismo del siglo XVII hasta la Revolución Industrial del siglo XVIII, la Revolución Francesa y el Liberalismo. Los pensadores de la Ilustración sostenían que la razón humana podía combatir la ignorancia, la superstición, la tiranía, y construir un mundo mejor. La expresión estética de este movimiento intelectual se denominará Neoclasicismo. La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos económicos, políticos y sociales. En la segunda mitad del siglo XVIII, pese a que más del 70% de los europeos eran analfabetos, la intelectualidad y los grupos sociales más relevantes descubrieron el papel que podría desempeñar la razón, íntimamente unida a las leyes sencillas y naturales, en la transformación y mejora de todos los aspectos de la vida humana. Para entender correctamente el fenómeno de la Ilustración hay que recurrir a sus fuentes de inspiración fundamentales: la filosofía de Descartes -basada en la duda metódica para admitir sólo las verdades claras y evidentes- y la revolución científica de Newton, apoyada en unas sencillas leyes generales de tipo físico. Los ilustrados pensaban que estas leyes podían ser descubiertas por el método cartesiano y aplicado universalmente al gobierno y a las sociedades humanas. Por ello, la élite de esta época sentía enormes deseos de aprender y de enseñar lo aprendido, siendo fundamental la labor desarrollada por Diderot y D'Alembert cuando publicaron la Encyclopédie raisonée des Sciences et des Arts entre 1751 y 1765, completada en 1764 con el Dictionnaire philosophique, de Voltaire.


Se designa Despotismo ilustrado ( Absolutismo ilustrado) a la forma de gobierno característico de la Europa continental de la segunda mitad del siglo XVIII, aunque comparte con el absolutismo la exaltación del Estado y el poder del Soberano, estaba animada por los ideales de progreso, reforma y filantropía de la Ilustración (especialmente sobre la razón). Es decir, por un lado fue una ruptura parcial con la tradición medieval, pero no acogió todas las ideas de la Ilustración, y fue una combinación de diferentes ideas y su concretización a manos del propio déspota o monarca europeo. La expresión Despotismo ilustrado no es contemporánea a los acontecimientos, sino que fue más tarde denominada así por los historiadores. El despotismo ilustrado se desarrolló principalmente en Europa (Austria, Prusia y Rusia). Estados recientemente constituidos, de economía en general atrasada y esencialmente agrícola, donde la burguesía era muy débil y, por consecuencia, con poco poder político. En razón de esto, el Estado tuvo que sustituir la iniciativa privada, elaborando reformas administrativas y jurídicas, conducción de la economía y la educación. El Despotismo Ilustrado contribuyo a acelerar la modernización de algunos países. Del punto de vista religioso, el despotismo ilustrado no encontró la homogeneidad, por ejemplo en algunos países se caracterizaron por un espíritu secular y en otros por ser hostiles a la religión. En algunos casos los déspotas ilustrados mantenían alianzas con la religión. Los Déspotas Ilustrados en general mantenían una tolerancia religiosa, libertad de expresión y de prensa y derecho a la propiedad privada, pero


de forma relativa. La mayoría de los monarcas ilustrados fomento las artes, las ciencias y la educación. Voltaire fue un prominente filósofo ilustrado que sentía que las monarquías ilustradas eran la única forma real que ayudaría al avance de la sociedad. El argumento para legitimar el poder de los Despostas Ilustrados no fue uniforme. Gran parte de los monarcas déspotas legitimaban su poder sobre la base de la teoría del Contrato Social de Thomas Hobbes, en el que habla de los derechos divinos de los reyes. También legitimaron su poder con el argumento de que gobernaban porque sabían hacerlo y en consecuencia debían asegurarse del progreso de los pueblos. En efecto, los monarcas gobernaron con la intención de mejorar las vidas de sus súbditos con el fin de fortalecer y reforzar su autoridad. En el espíritu del absolutismo ilustrado, el emperador José II dijo: " Todo para el pueblo, pero sin el pueblo. ", en esta frase se desprende que el monarca deseaba concentrar todos los poderes del Estado y llevar a cabo reformas para el bien del pueblo, pero sin consultarle.


El movimiento ilustrado surgió en la Europa del siglo XVIII como una forma de entender el mundo, la existencia y la sociedad, que no derivaba de los textos sagrados ni de la "tradición" sino que quería constituirse como alternativa a éstos, al "iluminar" las sociedades europeas para que abandonaran definitivamente la ignorancia y la superstición y se basaran en ideas racionales. En el Diccionario de autoridades publicado por la Real Academia Española entre 1726 y 1739 se definía «luz de la razón» como «el conocimiento de las cosas que proviene del discurso natural que distingue a los hombres de los brutos», que iba unido a la «luz de la crítica» o las «luces críticas», por cuanto «las luces» "no solo remitían al cultivo de la inteligencia y al conocimiento adquirido por un reducido número de personas, sino también... al uso crítico de la razón frente a los prejuicios heredados del pasado". Aunque la Ilustración "no fue una doctrina o un sistema filosófico, sino un movimiento intelectual heterogéneo", los ilustrados compartieron una serie de principios, actitudes y valores estrechamente interrelacionados. Así para los ilustrados la razón era el instrumento esencial para alcanzar la verdad por lo que debían ser sometidas a crítica todas las "verdades" (o creencias admitidas) heredadas de la "tradición" (del pasado), especialmente aquéllas que se basaban en los prejuicios, en la ignorancia y en la superstición o en los dogmas religiosos. Mediante la razón el hombre es capaz, él solo, de conocer y explicar la realidad, entendida como La Naturaleza (no como La Creación de ningún "dios", aunque los "deístas" reconozcan que existe algún tipo de "Ser Supremo", principio de todo lo existente), recurriendo exclusivamente a los instrumentos que le proporcionan la filosofía y la ciencia. Aplicando ese conocimiento (mediante la técnica) y extendiéndolo a toda la sociedad (mediante la educación) el hombre será capaz de perfeccionarse a sí mismo, de progresar (de mejorar sus condiciones


de vida y de liberarse de la ignorancia y de la superstición), y lograr así la felicidad, sin esperar a alcanzarla en la "otra vida". En España el movimiento ilustrado sólo se difundió entre determinadas elites (entre algunos nobles y clérigos, y entre algunos profesionales y miembros acomodados del "estado llano") y, como han señalado Mestre y Pérez García, conviene recordar que "no toda la producción cultural de la decimoséptima centuria merece timbres de Ilustración. Los ilustrados, en realidad, siempre constituyeron una minoría, dinámica e influyente, pero minoría al cabo y al fin. Y, aunque los principios que defendieron llegaron a impregnar toda su época, el censo de los indiferentes, de los tradicionalistas y de los enemigos de las Luces siempre fue mucho más abultado que el de los partidarios del progreso, la razón y la libertad". El sustantivo "ilustración" no se difunde en España hasta después de 1760 designando un programa de instrucción, enseñanza, transmisión o adquisición de conocimientos en beneficio de una persona o de la sociedad en su conjunto. Antes de esa fecha se había utilizado el verbo "ilustrar", aunque con dos sentidos diferentes, el católico y tradicional ligado a Dios y a la fe y de "dar lustre o esplendor" a "la patria" o "la nación", y el nuevo de "instruir, enseñar, transmitir conocimientos" que se usaba indistintamente con "dar luces". Así el abate Gándara en 1759, dando la bienvenida al nuevo rey Carlos III, se mostró convencido de que pronto se desterrará la desidia, se proscribirá la ignorancia, se adquirirán luces, se ilustrará el Reino. También hacia 1760 empezó a utilizarse al término "Siglo de las Luces" o "siglo ilustrado", aunque esta última expresión paradójicamente fue muy utilizada, en sentido peyorativo, por los que se oponían a las nuevas ideas, como el fraile Fernando de Ceballos que escribió en 1776 Demencias de este siglo ilustrado, confundidas por la sabiduría del Evangelio o el también fraile José Gómez de Avellaneda que escribió en el mismo año una sátira contra Pablo de Olavide, titulada El Siglo Ilustrado. Vida de D. Guindo Cerezo, nacido y educado, instruido, sublime y muerto según las Luces del presente siglo.


El Iluminismo alemán debe su originalidad, respecto al inglés y francés, a la forma lógica con que presenta y maneja sus temas y problemas transforma la razón en método de análisis racional, cauto y decidido, que avanza demostrando la legitimidad de cada paso y la posibilidad intrínseca de los conceptos de que se sirve, y su fundamento. Es el método de la fundamentación que será característico de la filosofía alemana posterior, y que usó Kant .El fundador de este método es Cristian Wolff, que en este aspecto es el máximo representante de la Ilustración alemana .Sus obras, escrupulosas y pedantes en su construcción sistemática, forman un extraño contraste con el carácter inspirado, genial y ameno de los escritos de los mejores iluministas inglés y franceses. La exigencia iluminista, con todo, se concreta e incorpora precisamente en la forma de esas obras; porque es el objetivo de una razón que pretende justificarse por sí misma, y encontrar en sí el procedimiento analítico, fundamento de su validez. Cristian Wolff (1679-1754),nombrado profesor de Halle en 1706,fue destituido en 1723 por el rey Federico Guillermo Ya petición de sus colegas pietistas, Francke y Lange.El pietismo era una corriente protestante, fundada a fines del siglo XVII por Ph.J.Spencer (1635-1705),que insistía en el carácter práctico y místico del cristianismo, en polémica con las orientaciones intelectualistas y teológicas. Lo que escandalizó especialmente a los colegas de Wolff fue su Discurso sobre la filosofía práctica de los chinos, en el que siguiendo un recuso común del iluminismo francés, había puesto a Confucio entre los profetas, al lado de Cristo. Al ascender al trono Federico II Wolff fue restablecido en su cátedra, donde enseñó hasta su muerte. Su obra tuvo una influencia extraordinaria sobre toda la cultura alemana, aunque escribió también en latín, porque quería ser preceptor del género humano. En realidad su influencia más duradera se ejerció en el lenguaje filosófico, pues gran


parte de la terminología filosófica de los siglos XVIII y XIX, e incluso del XX, ha experimentado el influjo de las definiciones y distinciones wolfianas. Sus obras en alemán son: Pensamientos racionales sobre las fuerzas del entendimiento humano (1712),Pensamientos racionales sobre Dios, el Mundo y el alma de los hombres (1619),Pensamientos racionales sobre la acción humana (1720),Pensamientos racionales sobre la vida social de los hombres (1721),Pensamientos racionales sobre las operaciones de la naturaleza (1623),Pensamientos racionales sobre la finalidad de las cosas naturales (1624),y Pensamientos racionales sobre las partes de los hombres, los animales y las plantas (1725).Obras en latín:Philosophia rationalis sive Logica (1728),Philosophia prima sive Ontología (1729),Cosmología generalis (1731),Phychologia empírica (1732),Psychologia rationalis (1734),Teología naturalis (1736-1737),Philosophia practica universalis (17381739),Jus naturae (11740-1748),Jus gentium (1749),y Philosophia moralis (17501753).

La Ilustración en Hispanoamérica A Hispanoamérica llegan las ideas de ilustración a través de la metrópoli. En los ámbitos de la política y la economía, las reformas impulsadas por el despotismo ilustrado a finales del reinado de Fernando VI y durante el de su sucesor Carlos III tenían por objeto reafirmar el dominio efectivo del gobierno de Madrid sobre la sociedad colonial y contener o frenar el ascenso de las elites criollas. Las autoridades españolas procedían a una explotación más sistemática y profunda de las colonias. Procuraban, además, fortalecer y aumentar la marina de guerra y establecer unidades del ejército regular español en las diversas regiones de América. En la Nueva España (México), en el ámbito de los colegios de la Compañía de Jesús, vemos surgir un importante grupo de científicos y filósofos ilustrados, encabezados por José Rafael Campoy (1723-1777), que defienden una clara separación entre la filosofía y las ciencias naturales, una mayor especialización en el


estudio científico y una simplificación en el método de la enseñanza filosófica, evitando las sutilezas silogísticas, así como la sumisión incondicional a las autoridades. En este grupo de pensadores que trabaja principalmente en la ciudad de México, Tepotzotlán, Guadalajara y Valladolid (Morelia), destacan el historiador Francisco Javier Clavijero (1731-1787), que emplea un método histórico sistemático y sorprendentemente moderno, y el filósofo Andrés de Guevara y Basoazábal (1748-1801), que se basa en Bacon, Descartes y los censistas para plantear la necesidad de una filosofía moderna, justificar el método inductivo y experimental, y denunciar el abuso del método deductivo

JOHN LOCKE Fue un médico, filósofo y pensador inglés, nacido en Wrington en 1632, y murió en Oaks en 1704. Es considerado el padre del empirismo y del liberalismo moderno.

Fue uno de los primeros en tratar de dejar atrás las diferencias de opinión religiosa, proponiendo una actitud tolerante. Pensaba que todos los hombres eran naturalmente libres y que la libertad era inseparable de la felicidad. Decía que en sus orígenes, los hombres vivían en un “estado de naturaleza” donde todos eran libres e iguales, gozando de derechos naturales: libertad, seguridad, propiedad. Así, los hombres no tenían gobierno, pero al aumentar el número de personas, para proteger sus derechos, decidieron integrar una sociedad política, mediante un contrato o pacto con los gobernantes. La autoridad de los Estados resultaba, entonces, de la voluntad de los ciudadanos, quienes debían respetar al gobierno establecido según el pensamiento de la mayoría. Pero si el gobierno no cumple con sus obligaciones, el pueblo conserva el derecho a la resistencia. Señalaba que el gobierno debería estar dividido en dos poderes, el legislativo, considerado como supremo por representar a la mayoría del pueblo y porque tiene


la facultad de crear las leyes. Y el ejecutivo, que depende en general del anterior y está limitado por las leyes dictadas por el mismo. Esta división tiene el propósito de que un poder controle al otro, y no limite los derechos naturales del pueblo. Su pensamiento fue importante en la Revolución Inglesa de 1688, que pone fin a la monarquía absoluta. MONTESQUIEU Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu (18 de enero de 1689 - 10 de febrero de 1755), fue un cronista y pensador político francés.

Miembro de la nobleza francesa y admirador del régimen parlamentario inglés. Creía que este era un régimen excelente para Francia, pero que los poderes del rey debían estar limitados (no por el Parlamento, como afirmaba Locke) sino por la nobleza, grupo “especialmente sabio y prudente”. Lo más trascendente de su obra fue la separación de poderes que propuso como la forma de gobierno ideal. Postulaba la necesidad de3 poderes: el legislativo, hace las leyes, y representa al pueblo (nobles, clero, burguesía), el ejecutivo, que reglamenta y vigila el cumplimiento de las leyes y el judicial (integrado por jueces). Agrega que estos poderes deben mantenerse dentro de un sistema de frenos y contrapesos que evite el abuso de poder de cualquiera de ellos, garantice la justicia y aseguro el respeto de los gobernantes a los derechos naturales del hombre.


JEAN-JACUES ROUSSEAU (Ginebra, Suiza, 28 de junio de 1712 - Ermenonville, Francia, 2 de julio de 1778) fue un escritor, filósofo y músico. Fue el único que perteneció a la baja burguesía. Exaltó los sentimientos al igual que la razón. Negó la teoría del progreso humano.

Como los demás pensadores ilustrados, parte del supuesto de que los hombres poseen derechos naturales que deben ser respetados y salvaguardados por todos. Creía que en la sociedad primitiva, todos los hombres eran naturalmente buenos, vivían libres e iguales, teniendo todos los bienes en común y sin obedecer a ninguna autoridad. Pero, afirma, que lo que destruyó esa sociedad “maravillosa” fue la aparición de la propiedad privada, ya que trajo desigualdades y egoísmo. Desde entonces no fue posible vivir en armonía sin la dirección de un gobierno, surgido de un contrato entre los miembros de la sociedad. Ese contrato social garantizaría el respeto mutuo de los derechos humanos otorgados por la naturaleza. Esa idea de contrato social no es distinta a la de Locke, pero el aporte de Rousseau es el concepto de voluntad general, es decir lasoberanía, por lo que aproxima sus ideas a los fundamentos del gobierno democrático. Consideraba que la mejor forma de gobierno era la República. Insistió en la importancia de la educación para la formación de los ciudadanos.

romanticismo e ilustracion  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you