Page 1

RE-CUPERAR LAS RE-LACIONES DIAGNÓSTICO DEL PRESENTE

El paisaje de la calle advierte un panorama desolador. Un ápice de aquello que fuimos, una muestra de todo lo perdido. Hay edificios en desuso que podrían ser usados. Hay edificios con sobreuso y edificios a la espera de ser comprados. Desorden. Manifestaciones. Paro. Incertidumbre. Crisis. Crisis económica, crisis moral, crisis política, e incluso crisis poética. Hasta hoy no nos hemos preocupado de investigar nuevas estrategias y durante más de veinte años nos hemos visto sumergidos en un fenómeno de producción que ha barrido la creatividad. La arquitectura se convirtió en un proceso puramente comercial, donde la construcción se convirtió en la principal víctima del sistema capitalista.

La sociedad por su parte se acostumbró a demandar ese tipo de viviendas económicas de elaboración sistemática, imitando con hormigón y escayola detalles de tiempos pasados. Una mezcla sin sentido de elementos de varios siglos, rechazando los avances arquitectónicos por estar fuera del cómodo círculo que manejaban.

Ese fenómeno, tal y como lo conocíamos, ha estallado.


La crisis nos ha alertado de lo erróneo del sistema donde las relaciones entre la sociedad y el arquitecto brillaban por su ausencia. Los arquitectos han intentado introducir un lenguaje nuevo, pero la sociedad no ha tomado parte activa en el proceso, no ha aprehendido la arquitectura. Ya Le Corbusier hablaba de los automóviles o los “paquebotes” como expresión de nuestra época. Tecnologías que podían dotar de simplicidad y funcionalismo a los nuevos tiempos, un razonamiento que suponía sobre todo una fe en el futuro.

Ese eje que sirva de charnela entre lo que somos y lo que podemos llegar a ser lo constituye la propia sociedad. Es la articulación que mueve el progreso, y con ello a la arquitectura. Pero no está funcionando. ¿Qué falla en todo esto? Relaciones.

Hablamos de relaciones en arquitectura y sin embargo no llegamos a entender lo que son. A menudo creemos ver más allá de lo inmediato y sin embargo pocos son los proyectos sociales que tienen satisfecho al cliente. Pero la falta de relaciones no sólo ha hecho estragos en la arquitectura, también se hace patente en el arte. Museos y museos contemporáneos que la mayoría de la población no es capaz de entender. ¿Fallo en las relaciones quizás? Un mundo de pensamiento ajeno a la mayoría de las personas que, o no tienen la oportunidad o no tienen el tiempo suficiente para llegar a comprenderlo.

Es común escuchar “esto lo hace mi hijo pequeño”, “por hacer dos líneas le pagarán un dineral”,… ¿Por qué no entendemos el arte de hoy? ¿Por qué no habrían de entender los “paquebotes” los contemporáneos de Le Corbusier? La contemporaneidad se ha convertido en paradigma de evolución y desarrollo a una velocidad desorbitada. La sociedad se ha encontrado, en no más de cincuenta años con una arquitectura y un arte que no ha sido capaz de asimilar. Un cambio en su sistema tan brusco que ha producido un distanciamiento en las relaciones, una sensación de habernos saltado un paso. ¿Podemos recuperarlas?


Imagen de elaboración propia

Un artista, Miró. Un cuadro, La danza de las amapolas. Dos líneas negras y tres motas de color rojo acotadas por los límites del lienzo que engloban muchas reflexiones en el interior. Un mero ejemplo de esta contemporaneidad en el arte, que nos invita a adentrarnos en la reflexión del artista. Pero parece una contradicción, porque sólo una pequeña parte de la sociedad se siente realmente invitada a participar en esa reflexión al otro lado del lienzo.

Aprender a mirar, las dos líneas que simulan el horizonte se convierten en un par de trazas sensuales, que podrían simular las piernas de una bailarina o los brazos de una chica en plena danza. No siempre hace falta estudiar un cuadro para entenderlo. El arte no se mueve en el mundo racional, se mueve en el mundo de los sentidos, de las emociones, somos libres de realizar nuestra propia interpretación de las obras. Está en nuestra mano completar la información que el autor no representó, sólo insinuó con un par de gestos. Un lienzo contemporáneo engloba una gran cantidad de estratos pero sólo algunos aparecen representados, el resto quedan a


interpretación del individuo.

Como las capas de una cebolla, el arte es un sumatorio de estratos: A veces todos ellos están representados como puede ocurrir en el hiperrealismo; a veces parte de esos estratos se esconden en la sombra para dar sentido a la luz como en la técnica del claroscuro, etc. En el arte contemporáneo se obvian algunos de esos estratos, y, si lo imaginamos, ¿no puede esa cebolla convertirse en escultura?

El arte que predomina en la contemporaneidad es un arte fruto de un proceso reflexivo que esconde una enorme carga conceptual, manifestada de muy diversas formas. Al moverse en el mundo de la abstracción, lo conocido hasta ahora se complejiza pues lo real queda en un segundo plano. Esa transformación desde lo real a lo virtual ha sumergido a la sociedad en un abismo desconocido.

¿Dónde estamos ahora? Nadie está capacitado para redactar verdades, pero sí para esbozar líneas que, como La danza de las amapolas, abran nuestra mente a nuevas posibilidades. No se trata de buscar una solución sino un camino, una vía en la que sociedad y arquitecto interactúen para hallar otras formas de crear relaciones. Tomar decisiones como re-habilitar, re-cuperar, reaprovechar, re-interpretar, re-generar, re-pensar, etc., un prefijo muy conveniente en estos tiempos que van a obligarnos a pensar la arquitectura, a crear utopía más que a producirla. Sembremos las bases de un futuro basado en relaciones hasta crear entre todos una red que conecte todos y cada uno de los problemas del sistema. Sólo así podemos escapar de todo aquello que no hemos sido capaces de divisar entre una nebulosa de trabajo caótico que enturbiaba el futuro de la arquitectura.

Juan Carlos Lagares y MªÁngeles Freytas

Ensayo RE-cuperar las RE-laciones  

Ensayo realizado a raíz de nuestra participación en el concurso "Acontecimientos arquitectónicos". Importancia del prefijo Re- en tiempos de...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you