Page 1

QUINTESSENTIALLY Q.  PEPPER WINTERS                                    Traducción: Aida M. García Bartolomé.                  1 


Esta es una historia de erotismo, horror y dulce  tragedia.  Contiene escenas gráficas, pero siempre hay luz en la oscuridad.                                                                    2 


Para todas las esclavas de Q y amantes del romance perverso.       

3


Prólogo Me duele ver a su carne sangrar, gritar para mí, me da lo que necesito, dejo que los  ríos corran, el monstruo de mi interior ha ganado...  Pensaba que yo iba a ser una pesadilla, su terror y oscuridad. Quería serlo. La necesitaba  más que la comida o la luz del sol. Sólo cuando ella entró en mi vida empecé a vivir,  embriagado por su gusto, sus gritos y su alegría.  Pero nuestro jodido cuento de hadas no tenía exactamente un final feliz.  Tess.  Mi Tess.  Mi esclave, tan fuerte, feroz y sexualmente miedosa, no era suficientemente fuerte para lo  que pasó.  Su jaula ya no me pertenecía.  Era de ellos.     

4


Capítulo 1. Quincy.  Desnuda y comedida, esta oscuridad no puede ser contenida, tú, mi esclava, eres  reclamada...  Todo lo que podía pensar era que ella estaba muerta. Tenía que estarlo. Toda esa sangre,  tan brillante, casi dulce.  Su piel estaba como la nieve escarchada, sus ojos de color azul grisáceo estaban cerrados  para mí.  La rabia y el terror me estrangularon mientras me caía de rodillas en el charco cálido de  color carmesí. El látigo se me resbaló de la mano por el sudor, y lo arrojé a la basura con  disgusto. Yo hice esto. Me deje llevar y mostré mi verdadero yo. El monstruo que había  dentro de mí arruinó el único brillo de mi vida.  “¿Tess?” ​ La tiré en mis brazos, estaba fría, sin vida. La sangre se untaba entre nosotros.  Su cuerpo de color rojo con ribetes rezumaba con la condenación.  “Despierta, ​ esclave​ ,” ​ gruñí, esperando a que una orden la obligaría a abrir los ojos azules  de paloma. 

Ninguna respuesta.  Me incliné, presionando la mejilla contra su boca, esperando sin cesar por una pequeña  bocanada de aliento, una señal de que no había ido demasiado lejos.  Nada.  El miedo paró mi corazón, y lo único que quería hacer era retroceder el tiempo. Rebobinar  hasta el lugar sencillo donde vivía con necesidades, pero nunca creerme que podía ser  libre. Rebobinar al día en que llegó Tess y de inmediato la envié de vuelta con su estúpido  novio. Por lo menos si lo hiciera estaría a salvo, y mi vida no habría terminado.  Por lo menos entonces, Tess estaría viva.  Mis demonios la mataron.  Yo la maté.  Eché la cabeza hacia atrás y aullé.    ************  “Q. ¡Q!”  Algo afilado me tocó el hombro y me estremecí. Rodando, traté de ignorar la llamada. Me  merecía permanecer en este infierno de pesadilla. El infierno que había creado por matar a  la única mujer que me robó la vida y me mostró una emoción que nunca me atreví a soñar.  Un sueño que nunca supe que quería hasta que Tess entró en mi vida.   Me escocía la mejilla como si alguien me estuviera dando una bofetada, ardiendo en la  oscuridad con una mordedura de dolor. 

5


Abrí los ojos para observar a una diosa rubia de mirada salvaje encima de mí. El terror  debilitante no me dejaría, a pesar de que ella estaba viva y deslumbrante con la pasión que  conocía tan bien.  “¿Qué demonios, Q? Es la tercera vez esta semana. ¿Me vas a decir lo que estás  soñando para justificar que estás aullando como un hombre lobo?” ​ Tess me echó los  hombros hacia el colchón, yo no podía dejar de tensar los músculos. Me gustaba que se  pusiera encima, pero no me gustaba que ella tuviera todo el control. No era lo habitual.  “No es asunto tuyo.” ​ Rodé, agarrando sus caderas para inmovilizarla debajo de mí. Me  arriesgué con una pequeña sonrisa. Con ella debajo de mí, mi mundo se enderezó de  nuevo. Le pasé las manos por la cintura, subiendo por la garganta, por sus labios. Su  respiración se agitaba, acelerándose; el resto de mi pánico se desvaneció.  Ella todavía respiraba.  No la había matado.   Todavía.   Tess me pasó la mano suavemente sobre la mejilla, haciéndome cosquillas. ​ “Debes  decirme lo que temes. Brax solía…”  Me quedé inmóvil, apretando los dientes. ​ “Si sabes lo que es bueno para ti, no termines  la frase.” ​ Maldita sea, ¿por qué tenía que traer el fantasma de su novio idiota que la trataba  como una frágil princesa a nuestra cama?  Tess cerró los ojos. ​ “Lo siento. No quise decir que... es sólo... estoy preocupada. Si  estás teniendo pesadillas por mí, dame la oportunidad de hacer que desaparezcan.”  Era demasiado temprano para sufrir una inquisición.  Habían pasado cuatro días desde que Tess apareciera en la puerta y me diera la opción de  aceptarla. Acepté su fuego, su espíritu y su aguda tenacidad. Puedo ser un bastardo  controlador, pero en el momento en que Tess acechaba en mi vida yo perdí las bolas por  ella.  Yo tenía la esperanza de que ella no supiera lo mucho que me afectaba, porque yo estaba  aterrorizado de lo que significaba el futuro para nosotros.  Las promesas que ella me hizo de que era lo suficiente fuerte para mí; el juramento de  sangre que nos vinculaba juntos durante el tiempo que la sangre bombeara en nuestras  venas.  Cuatro días desde que mi vida cambió para siempre y yo había estado en constante dolor  insoportable desde entonces.  “Déjalo así,”​  me quejé. Esta chica era un glaciar de hielo inamovible. Mi voto solemne que  nunca aceptaría la puta oscuridad o ser un sádico como mi padre. El mismo voto que me  impidió encadenar a las mujeres indefensas que venían. Pero el glaciar iba ganando,  milímetro a milímetro, centímetro a centímetro. Deslizó su hielo entre las fracturas finas de  mi voluntad, haciéndolas más grande, por lo que las grietas eran difíciles de ignorar.  6 


Durante cuatro días, yo ignoré sus avances hacia el sexo. Recuerdos de ponerla encima del  bar de la sala de juegos de azar. Tess no podía sentarse sin pestañear.   Yo sabía que le dolía, pero ella nunca se quejó. Observé cada movimiento suyo como  cuando un buitre estudiaba la debilidad de su presa. Ella pensaba que me había convencido  de que estaba bien, que los cardenales no le afectaban. Yo. Un hombre que olía el olor y el  miedo como si se tratara de un embriagador perfume, yo sabía la verdad.  Ella dijo que no le hacía daño con mi cinturón. Mintió. Dibujé la sangre, por el amor de dios.  Y yo vivía en un campo de batalla constante, la lucha contra la deliciosa satisfacción por su  dolor contra mi moralidad y horror ante lastimarla.   Nunca supe dónde vinieron los impulsos negros. Ellos eran tan parte de mí como mi código  genético.  Tess no merecía ser herida, ninguna mujer lo merecía. Pero ella estaba dispuesta a  sacrificar sus gritos por mí. Por la promesa de algo que no sabía que pudiera dar seguro.  Yo no debería querer vencer a las luces del día que vivían fuera de ella, pero lo hice. Oh,  mierda que si lo hice.  “Q. No puedes mantener todos tus pensamientos encerrados ahora que me has  dejado entrar en tu vida. Veo el tormento en tus ojos. Me prometiste que me hablarías  y me dejarías entrar.” ​ Su voz desangraba dolor mientras sus puños pequeños aferraban  las sábanas con molestia.  Ambos habíamos hecho promesas, y hasta el momento, ninguno de nosotros las habíamos  cumplido. No es que importara, yo tenía toda la intención de romper mi parte del trato. Ella  no era lo suficientemente fuerte. Yo no era lo suficientemente fuerte.  Sólo son los primeros días, idiota. Relájate.  Pero yo no podía relajarme. Yo no era lo suficientemente fuerte como para luchar contra el  deseo de ser un bastardo maníaco si no me mantenía a raya en todo momento. Mira lo que  hice cuando Tess llegó como mi esclava. No tenía más remedio que cazarla, hacerle daño,  devorarla.  Si yo hubiera sido un hombre mejor, hubiera caminado por las escaleras y le hubiera  ordenado a Franco que la eliminara inmediatamente. Ahora estaba en el precipicio de un  sueño hecho realidad, una mujer que vio mi verdadero yo, me aceptó y quería un futuro  conmigo, y todo lo que podía hacer era ahogarme con pesadillas sobre matarla.  “Estoy agotado” ​ murmuré. ¿Oía mi confusión interior? Ni siquiera había pasado una  semana desde que había empezado esta relación, y yo ya estaba deshilachado. No tenía  que preguntar, por supuesto que Tess vio la verdad.  “Entonces deja de pelear. No me has tocado desde que volví. Podemos compartir una  cama, pero apenas me miras aparte de cuando me estremezco si siento dolor en el  culo. Me hacías más caso cuando me vendieron a ti.”  Gruñí profundamente con esa observación. Odiaba que la hubieran robado y vendido.   7 


Cada vez que pensaba en lo que le podría haber pasado a Tess si se la hubieran dado a  otro, me volvía loco, me despojaba la falsedad del hombre de negocios y pintaba mis  padres con su sangre. Me jodía tener reuniones de negocios civilizados con los criminales.  Yo había terminado con esa mierda.  Las imágenes de Tess atada, golpeada, violada y arruinada, me asaltaban constantemente.  Lo irónico era que, ahora, yo era el bastardo responsable. Pero por dejarme usarla, me  encontré con ganas de ofrecer todo lo que tenía a cambio de sus jadeos de miedo y  gemidos de dolor. No me sentía digno y no creo que alguna vez pudiera pagar la deuda de  su regalo.  Mis manos se cerraron, y me temblaban de rabia contenida. La ira me dirigía.  Me estoy volviendo loco.  Suspiré profundamente, aspirando el coraje para darle a Tess un poco de lo que  necesitaba, una pequeña idea de lo que era mi corazón podrido.  “No puedo ser tierno contigo. Y odio que me dejes golpearte.”  ¿No? ¿Estaba satisfecho?  Me abrí a ella sobre cosas que hubiera deseado poder vomitar  fuera de mí. Lanzar esta oscuridad de las profundidades de mí; purgar mi corazón para que  yo pudiera ser dulce, amable y el hombre perfecto para ella. No la bestia con hambre de  sexo salvaje.  Se quedó sin aliento, y un dedo suave se arrastró a lo largo de mi antebrazo. ​ “Gracias. No  sabes el alivio que siento porque me hables. ¿Me puedes hablar ahora sobre la  pesadilla?”  La miré y me senté en posición vertical. Mujer insistente. Ella me había asustado y me  molestaba con sus preguntas.  Rodando a un lado de la enorme cama, me senté en el borde con la cabeza entre las  manos. No quería ser un cobarde y correr, pero esto era demasiado nuevo. Mi habitación de  la torre con su enorme chimenea y la alfombra blanca aún parecían las mismas, nada había  cambiado, pero Tess causó estragos en mi alma. No sé si voy a sobrevivir si ella quiere  seguir excavando más profundamente en mi mundo.  La pesadilla rugió de nuevo a todo color. Toda esa sangre, tan brillante, casi dulce.  No. No podía hacer esto. No era lo suficientemente fuerte. De alguna manera, la maldad de  mi padre me haría huir de lo único que quería. Había vivido mi vida con reglas y grilletes. No  estaba preparado para dejar que un frágil pajarito se burlara de mí y tuviera que perseguirlo.  Iba a ganar.  E iba a perder cuando la matara.  Suenas como una maldita chica, Mercer.  Me estremecí cuando Tess se desmarcaba a través de la colcha y se cubría a sí misma por  encima de mi espalda desnuda. Sus suaves dedos trazaron mi tatuaje. Apreté la mandíbula  8 


mientras sus caricias seguían susurrando, pasaba por mis abdominales y seguía hasta mi  erección.  Quise detenerla. Realmente lo hice, pero me agarró con fuerza a través de mis bóxers y  gemí. Una caricia era todo lo que necesitaba para ponerme dolorosamente duro y  ahogarme en el deseo oscuro.  Tess me engatusó, todo el rato mordisqueando mi oído. ​ “Si tienes miedo de hacerme  daño, Q... no lo harás. Confío en que no vayas demasiado lejos.”  Mordí,​  “No confío en ti todavía. No quiero romper contigo.” ​ No confío en mí mismo para  parar.  Ella dejó de acariciarme y se echó hacia atrás. Su calor me dejó con un escalofrío.​  “Te di  mi palabra de que iba a pelear contigo. He dormido en tu cama durante cuatro  noches, y lo máximo que has hecho ha sido darme un besito en la mejilla. No has  utilizado el cinturón, ni las cadenas, ni cualquiera de esos juguetes que vislumbré en  ese cofre.”  Sus ojos revolotearon hasta el final de la cama donde yacía. Cerrado. De ninguna manera la  quería hacer entrar ahí.  Gemí, agarrándome la cabeza con los dedos punzantes. ¿Qué monstruo quería capturar la  sangre de la  mujer que había dado su vida por él? ¿Qué animal quería capturar sus gritos  una y otra vez como un coro perfecto? Yo tenía razón para mantenerme tan distante, tan  obsesionado con el trabajo. Si me centraba en el exceso de trabajo, no tendría tiempo para  otras necesidades.  No había trabajado en cuatro días. Una nueva emoción me mantuvo en casa, nunca estaba  lejos del lado de Tess. El temor que despertaba una mañana y darse cuenta de que cometió  un gran error me mantuvo inquieto y ágil. La idea de volver a casa del trabajo para  encontrar que se ha ido, tanto el hombre como la bestia odiaban la idea. Pero fue un error  pensar que podía renunciar a mi forma de mi vida y no sufrir consecuencias.  Tenía que encontrar una manera de curarme. Tenía que parar esto antes de que Tess me  incitara con éxito a hacer algo de lo que me pudiera arrepentir.   Tess gruñó algo y sacó las piernas fuera de la cama. Su culo llevaba sombras púrpuras de  mi cinturón. ¿Cuántos latigazos le había dado esa noche? Conté treinta, pero eso fue  después de los que ya había golpeado. Mi corazón se apretó ante la idea de lo fácil que era  perderme a mí mismo, pero una milésima de segundo más tarde se vio ensombrecida por la  imperiosa necesidad de crearle contusiones enojadas en su perfecta piel. La quería sobre  mi rodilla. Quería tener esas lágrimas de cristal perfecto salpicando mi muslo mientras la  golpeaba.  Maldita sea, ella me dijo que marcaba su alma... ¿también me dejaba hacerle cicatrices en  su piel?  

9


Tess se puso delante de mí. Sus piernas tonificadas extendidas, las manos en las caderas.  Tan orgullosa y real de su propio cuerpo. No podía apartar los ojos. La bestia de mi interior  merodeaba y se lanzaba contra la jaula, tratando de llegar a ella. Para desgarrarla. Para  arruinarla.  Yo tenía encadenado al monstruo.  Tess dobló las rodillas entre mis piernas y apretó sus labios contra mis calzoncillos.  Me sacudí, jadeando. El calor de su aliento, la delicadeza de sus labios, me volvía loco.  “Si no me dices tus preocupaciones, voy a engatusarte hasta que no puedas evitarlo.  Me tienes. Soy tu esclava, estamos en tu dormitorio y lo usaré. Me encanta. ¿Por qué  no te lo crees todavía?”  ¿Quería burlarse de mí? Perfecto. Le ataqué y le agarré un puñado de pelo. Inclinándome a  su nivel, miré dentro de las profundidades de su ser, lo que le permitía ver mi confusión. La  necesidad, la angustia, la delgada línea de odio y amor por ella para obligarme a aceptar  esta parte de mí mismo.  Tess contuvo el aliento, la reducción bajo el peso de mi mirada. La sacudí, amando la  pequeña llamarada de dolor en sus ojos.  “Entiendo que quieres que te muestre mis fantasías, pero tienes que darme tiempo,  esclave​ .” ​ Mi corazón se aceleró ante la palabra. Durante cuatro días sólo la había llamado 

Tess. Ella no era mi esclava. Nunca lo había sido y nunca lo sería. Odiaba cómo a pesar de  que sabía que ella estaba aquí por su propia voluntad, todavía quería la propiedad  definitiva. Quería que ella estuviera encadenada y completamente dependiente de mí.  Quería darle de comer y bañarme en ella. Quería ser la razón por la que se mantuviera con  vida.  Joder, debería tener una mascota.  Tess no era una mascota, bastardo. Ella es igual que tú. Es Tess. Es tuya.   Sus párpados se cerraron y se tambaleó hacia mí. ​ “Dilo otra vez, ​ maître​ . Me recuerdas  que estoy en mi lugar.” 

Mierda, esta maldita mujer. No me curaba, me hizo peor. ¿Cómo podía esperar evitar mis  pesadillas cuando ella me obligaba a ir por ese camino?  Algo se desbloqueaba en el interior, ondeaba la oscuridad, bloqueando la luz que había  estado luchando por mantener brillante.  Tess lo notó. Su cuerpo se tensó, sus dedos se clavaron en mis muslos.  Me incliné más cerca, frunciendo el ceño. Mi corazón latía tan densamente con emoción  negra desplegada.​  “Me estás desobedeciendo, ​ esclave​ . Creo que voy a tener que  castigarte.” ​ La palabra castigar configuró mis músculos y la agarré con más fuerza. 

Se estremeció bajo mi tacto, los ojos quemaban, con un brillo sexy. El mismo brillo que me  decía que estaba a punto de rebelarse. Mierda, no tenía la fuerza para detenerme de nuevo.  Mi energía se agotaba. Las puertas se desbloquearon, y el monstruo tomaba el control total.  10 


Tess me acarició el muslo otra vez. ​ “No se te permite castigarme. Voy a correr. Te  dejaré.”  Mis manos se apretaron en puños, clavándose en su carne. Su amenaza estaba demasiado  cerca de mis verdaderos miedos, y me estremecí de rabia. A pesar de que yo sabía que ella  lo hizo deliberadamente y eso me irritaba.   “No te atreves. Volviste a mí. No se trata de unas vacaciones, ​ esclave​ . No puedes irte  y venir cuando desees. Me perteneces y puedo hacer lo que yo quiero.” 

Abrió la boca y contuvo el aliento tembloroso, pero sus ojos ardían con fuego gris. ​ “No te  atrevas a tocarme; te arruinaré.”  Ah, mierda, yo era un fracasado. Yo estaba completamente loco por esta mujer.  Me tragué el espeso sabor de la lujuria y murmuré, ​ “Demasiado tarde, esclave. Estoy  arruinado más allá de la redención.” ​ En el último momento de la mansedumbre, presioné  mi frente contra la de ella y respiré profundamente. ​ “Estoy perdido.” ​ Entonces la dulzura  se fue, me abandoné a la necesidad de los bordes definidos del dolor.  En un solo golpe, me puse en posición vertical. Puso sus manos en las mías. Su mirada  ardía y sus perfectos labios rosados temblaban.   “Realmente no debes presionarme. Te pedí tiempo.” ​ Negué con fuerza, furiosa por  hacerme perder el control. El control era mi única debilidad, quitar eso de mí y las  consecuencias eran desastrosas. ​ “Ya he terminado de luchar. ¿Eres feliz ahora?”  Su pecho se levantó bruscamente mientras ella aspiraba otra respiración inestable. Un  destello de indecisión llenó sus ojos antes de ser tragado por la pesada y lujuria climatizada.  “Sí. Extremadamente. Ahí está el hombre al que yo regresé. El que yo quiero que me  folle.”  Mi erección se tambaleó hacia delante, el dolor con la necesidad de sumergirse  profundamente en su interior. La atraje hacia delante, lamiéndome los labios. La cogí con  fuerza. No quería ser dócil; quería ser salvaje.  Sus ojos se cerraron cuando aplasté mi boca contra la de ella.  Suspiró mientras le lamía el labio inferior con una lengua enojada. Su cuerpo cedió a mi  tacto, entregando su falsa lucha, mostrándome lo mucho que necesitaba esto, esta  violencia.  Me aparté, liberando su pelo para capturar su muñeca. La misma muñeca tatuada. Una  burla a su condición de esclava y un talismán de su libertad. ​ “Debes saber que, por ahora,  no hago las cosas que quieres que haga, esclave. Tu permiso no es lo que me pone.”  Ella frunció el ceño mientras yo la arrastraba por la espesa alfombra blanca y la obligué a  arrodillarse delante del espejo. Respirando con dificultad, me fui hacia donde dejé los  pantalones en el suelo la noche anterior y retiré la llave.  “Ábrelo.” ​ Le pasé la llave, mi mano firme, pero el corazón latiendo salvajemente. 

11


Me miró, dudando por un momento. Su lenguaje corporal se tensó ante la comanda. Pensé  que iba a desobedecer de nuevo, pero ella asintió y deslizó obedientemente la llave en la  cerradura.  Mi espalda estaba rígida, cada músculo estaba palpitante en alerta máxima. Tess pensaba  que yo tenía alma, corazón. Esto probaría que todas sus estúpidas y dulces fantasías eran  falsas.  No había duda de que necesitaba a Tess. No había duda de que ella me hizo sentir algo  que nunca había sentido antes... pero también no había ninguna duda de que no era  suficiente. Yo estaba demasiado dañado desde una edad demasiado temprana para poder  cambiar.  Tess respiró hondo. Yo esperaba un chillido, un jadeo... pero el silencio sepulcral llenó la  habitación.  Apreté los dientes, mirando sobre su hombro. El primer lote de aparatos era manso.  Cualquier tienda de sexo o una pareja aventurera tendría algunas compras furtivas.  Tres látigos, cuatro látigos de diferente grosor, dos paletas, tres conjuntos abrazaderas, butt  plugs y puños de todo tipo. De hecho, eran tan mansos, me apagaban ante la idea de  usarlos en Tess.  Tess pasó sus delicados dedos a lo largo de los artículos, el ceño ligeramente fruncido en  su rostro. ¿Por qué demonios estaba frunciendo el ceño?  “Habla. ¿Estás decepcionada? ¿Esperabas encontrar un kit de violación ahí? ¿Una  pala para deshacerme de tu cuerpo, tal vez?”  Ella se estremeció al oír la palabra violación y me maldije a mí mismo al infierno por usarla.  Una vez más surgió mi rabia y mi odio hacia Lefebvre; quería cortar su cadáver y convertirla  en comida para gusanos. Hijo de puta por herir lo que era mío, lo que quería proteger.  Tess miró hacia arriba, estirando el cuello de cisne blanco. ​ “Es sólo que... me  esperaba…” ​ Tragó saliva y no continuó. En cambio, negó con la cabeza ligeramente y bajó  la cabeza hacia el pecho.  Cogiendo un consolador de goma negro, murmuró,​  “No quiero consoladores cuando  puedo tener tu polla. Sabía que tenías látigos, pero no sé…” ​ Su voz se redujo, y maldita  sea el infierno, ella me hizo sentir como que me faltaba. Yo no era suficiente para ella.  Sólo estaría completamente satisfecho cuando ella estuviera roja de sangre y gimiendo en  mis brazos. Esa es la clase de mierda enferma que yo quería. Tess pensaba que era  manso. Mierda, me daban ganas de probar lo oscuro que quería llegar. Sólo qué tipo de  pensamientos depravados vivían en mi cráneo.  Me pasé una mano por encima de la cabeza, maldiciendo su silencio. Tú estás compitiendo  contigo mismo. ¿Ves lo jodido que es esto?  Merde. ​ “Es un estante. Mira más difícil.” ​ Mi voz no sonaba bien. Demasiado oscuro,  demasiado grueso. 

12


Sus ojos brillaron con los míos, y algo se provocó entre nosotros. La química y la necesidad  a fuego lento rugieron en un incendio fuera de control. Mi corazón se aceleró, y mi roca ya  dura palpitaba de deseo. En todo lo que podía pensar era en el sabor de Tess en mi lengua  y el recuerdo de los azotes en mi mente.  Tess encontró el pequeño pestillo en el estante y lo abrió.  “Oh,” ​ susurró.   Oh, sí. La enfermedad y la oscuridad estaban allí para que ella los viera. Yo no había  utilizado ninguno de los juguetes, que no podrían ser llamados juguetes. Eran más un  material de tortura. No sé por qué los tenía. Nunca planeé usarlos. Hasta ahora.  Tess sacó la cuerda de seda japonesa. Si atabas un nudo muy fuerte, ni siquiera una  cuchilla podría cortarlo. Se quemó la piel cuando la movió, y el carmesí brillante de los hilos  se parecía tanto a la sangre que mi boca hizo agua.   Tess acarició la cuerda una vez, antes de pasarla sobre sus muslos desnudos y alcanzando  el siguiente elemento. No quería apartar los ojos de la cuerda en su piel, pero mi estómago  se retorció con el próximo artículo.  Un arnés.  El mismo tipo de mi enfermedad, mi pervertido padre lo utilizaba para encadenar a las  mujeres con la cabeza entre las piernas colgando del techo. Brazos atados, piernas atadas,  la cabeza unidad... Tess no podría correr. No hay lugar que no sería capaz de tocar.  Me estremecí cuando una banda de necesidad me apretó las bolas. El pensamiento de  Tess colgada tan impotente me llenó de impulsos inquietos. Di un paso adelante. Para  hacerla gritar, necesitando mi polla.  Sus ojos brillaron con los míos cuando di otro paso, empujando su rodilla con el pie. Ella me  miró por debajo de sus espesas pestañas, sus ojos arremolinándose con complejidades que  no pude averiguar. Su pecho se levantó con coraje agudo y quebradizo, grabado en su  rostro.  “¿Te gusta la idea de no tener ningún lugar para correr? ¿En ningún lugar para  esconderse, ​ esclave​ ?” 

Lentamente, muy lentamente, puso el arnés a un lado. Sus pezones surgieron como un pico  por debajo de mi camiseta blanca que llevaba en la cama.​  “Sé que no puedo huir de ti, Q.  Y no me gustaría. No es verdad.”  Su voz estaba entrecortada pero tensa, con lujuria, y eso me humedecía. Me quedé helado  cuando cogió otro artículo. ¿Por qué exactamente estaba haciéndole ver esto? Mis manos  me picaban.  Sacó una brillante mordaza roja, un traje de vinilo con sólo una rendija para la boca y una  abertura entre las piernas, y con los puños para las muñecas y los tobillos.   Cada elemento que Tess lo colocaba en el suelo me llenaba con más y más repulsión. El  estar relajado era evidencia de mi verdadera enfermedad. Mis necesidades transcendían la  13 


clase media perversa y rayaba peligrosamente la vida. No quería miedo falso o lágrimas.  No. Quería toda la maldita verdad. Quería poseer, obsesionarme y consumir. Quería ser el  aire que respiraba Tess. Quería ser el agua que ella bebía. Mantenerla con vida mientras  tenía ganas de matarla.  Nunca había dicho palabras tan verdaderas. Yo estaba total y absolutamente agotado.   Tess hizo un ruido, arrastrándome de mis pensamientos. Me estremecí al ver el artículo que  ella tenía a su alcance: una bolsa de cuero rojo. Me lancé a por ello, mientras Tess abría la  cremallera.   Se movía demasiado rápido, deslizándolo fuera de mi alcance. "Déjame ver." Su tono era  enojado y suplicante. Dulce cóctel de sonidos.   Asentí con la cabeza, alejándome de los artículos de la bolsa. Los productos que realmente  quería utilizar en ese momento.  Tess sacó unas tijeras de plata, un cuchillo pequeño, y tres frascos de cristal. No se molestó  en sacar la jeringuilla de succión que yo sabía que era para recoger sangre.  Se meció sobre sus talones, sujetándome con su mirada gris. ​ “Siempre me pregunté por  qué arruinaste mi ropa. Podrías haberme exigido que la tirara, pero siempre preferías  cortarla, quemarla o desgarrarla. ¿Es porque, secretamente, quería hacerle eso a mi  cuerpo? ¿Rasgarme? ¿Despellejarme? ¿Ver cómo corre mi sangre como un río?”  Cerré los ojos. No podía manejar la imagen que ella pintó. La imagen a la que yo quería  follar.  Tess me agarró el tobillo, tirando hasta que se puso delante de mí. Su calor se filtró en el  mío, y me pregunté qué pasaría si le diera algo tan simple como un abrazo: un espectáculo  de ternura, de dulce emoción. ¿Podría sobrevivir o iba a aplastarla, ir demasiado lejos como  lo hacía cada vez?  Tess me respondió. Apretó un látigo contra mí. ​ “Te equivocas al pensar que tu cuadro de  horrores me asusta. No lo hace.”  Mis ojos, pesados con pesar y odio a sí mismo, se abrieron para ahogarse en ella. Estaba  tan cerca, los remolinos de azul y gris en sus iris parecían mares furiosos. Traté de descifrar  el miedo, la terquedad y la lujuria en su alma.   Su voz se convirtió en un susurro. ​ “Tienes que hablar conmigo. No puedes guardar  secretos, maître. No más. No te voy a dejar.” ​ Dando un paso atrás, se quitó la camiseta,  de pie delante de mí desnuda. Con coraje de guerrera, se pellizcó la carne blanca de su  bajo vientre. ​ “Aquí. Quiero que me marques con una cicatriz aquí. Márcame si te hará  sentir mejor. Quiero que aceptes lo que te estoy dando. Quiero que me aceptes.”  Tiré el látigo. Ella no me ofrecía su cuerpo. Me ofrecía locura. Yo no era lo suficientemente  hombre para ella, pero le aseguraba que tenía la suficiente bestia interior. Pero el hombre  era un cobarde. Me negué a dejar caer las paredes, sin importar lo que le prometí a Tess.  ¿Quería que le hiciera una cicatriz? ¿No sabía que no podría parar?  14 


Le toqué el vientre tenso con un dedo. Tan suave, tan femenino, tan suave. Tess jadeó  suavemente y sus pechos subían y bajaban, haciendo bromas, haciéndome perder todas  las inhibiciones. Sólo ella podía hacerme tan jodido y confuso.  Ahuecando su pecho, le pellizqué el pezón, duro. Le di un abrazo posesivo. Su cabeza cayó  hacia delante, apoyada en mi pecho. Su aroma de orquídeas y la escarcha fueron mi  perdición.   Me di por vencido.  Me rendí.  Yo quería y no me detendría.  Había estado yendo en círculos, dejando que mis pensamientos se enredaran y viajaran.  Ahora, estaba lúcido y con ganas. Deseoso de abrazar el papel hiriente y amo insaciable.  Mi mano se desvaneció desde su pecho hasta el cuello y capturó su garganta. Echó la  cabeza hacia atrás, me encontré con sus ojos turbulentos. La ira ardía a través de mí. "No  podías darme tiempo, ¿verdad, esclave? Ahora estoy enojado y furioso, y no sé los límites  de mi control. Nada más importa pero quiero follarte." La estreché, apretando los dedos  alrededor de su cuello.  Ella no se movió, con los brazos alojados a sus lados, y me dejó estrangularla. La probé,  mis dedos apretando los músculos frágiles en su cuello, haciendo que mi cabeza nadara  con delirio.  Tess no hizo nada.  Forzando mis dedos para que se aflojaran, fruncí el ceño. ​ “¿Confías en mí de que no voy  a ir demasiado lejos? ¿Eres realmente tan estúpida?”  Una mano voló a cubrir la mía, pero ella no trató de conseguir que le soltara. Su otra mano  descansaba en mi mejilla sin afeitar, me sacudí con una dosis de aceptación incondicional,  necesidad, querer, y todo lo que vivió entre nosotros.   Mierda, tengo suerte. Tan indigno.  “Te prometí que lucharía. No soy tan estúpida como para renunciar a mí misma con tu  control completo, Q. Pero confío en tus límites, incluso más que tú. Confío en ti...  aquí.”  Dejó caer su mano para descansar su mano encima de mi corazón. ​ “Permíteme sentirte.  Déjame aceptarte. Eres más humano de lo que quieres creer.”  La suavidad de su tono me enfureció. No dejaba considerar la verdad; en su lugar, la besé.  Capturé su boca como si fuera la última mujer en la tierra. La única mujer para mí. Mi  lengua a través de sus dulces y suaves labios, me tomó, me tomó, me tomó. Robé su gusto,  su aliento. La obligué a aceptar cada pulgada de necesidad de mi lengua a la de ella.   Ella gimió, presionando con fuerza contra mí, arrastrando más de mí hasta que no pude  decir dónde comenzaban sus labios y terminaban los míos. 

15


Mis dedos se apretaron con su propia voluntad, en busca de la dulce rendición, el control  final. La besé mientras la asfixiaba hasta que sus piernas temblaban, y la cogí cuando ella  se desplomó por completo.  El conocimiento de que ella me dejó llevar hasta el punto de tal debilidad que hizo que mi  corazón se hinchara hasta que yo no pudiera caber en mi caja torácica. No pensé que me  iba a encontrar nada tan satisfactorio como causar dolor, pero la completa sumisión y  confianza era el último afrodisíaco.  La liberé, recogí su cuerpo inerte y la llevé a través de la habitación. Más allá de la  chimenea, lejos de las cadenas que había en el techo donde la encadené la primera vez, en  dirección hacia la parte posterior de la torre.  Tess parpadeó, todo estaba nublado por la falta de oxígeno.​  “¿A dónde vamos?”  Tragando una respiración profunda y completamente a merced de mi palpitante erección y  grueso deseo, me posicioné a Tess en mis brazos para tirar de la cortina de terciopelo  grueso a la izquierda de la ventana de la torreta masiva.  El material de color verde oscuro se deslizó fuera, aterrizando en un charco como un  bosque derretido.  Tess se quedó sin aliento y se acurrucó más cerca en una cruz de tamaño humano. Su  madera oscura bien engrasada y correas luminosas de cuero rojas aparecieron medievales  y aterradoras. Aparatos como éstos habían sido utilizados para desollar a un hombre vivo o  despojar miembro a miembro. Era bárbaro. Era horrible. Estaba delicioso.  Tess sería completamente restringida. Completamente a mi merced. Completamente mía.  Ella gimió y se estremeció, enviando ondas de choque de necesidad a través de mis  miembros. Mi voz destilaba negrura.  “Es hora de comenzar tu iniciación en mi mundo, ​ esclave​ .”     

16


Capítulo 2. Tess  Disfruto el complemento, la bienvenida a la quemadura, no paro, sin embargo, sigue  siendo mi turno.   Aprieta el agarre, me hace sangrar, este es un hambre que tengo que alimentar...  Dos emociones lucharon dentro de mí: incertidumbre y emoción. Gané la batalla que había  estado luchando durante cuatro días: hice que Q cediera. ¿Pero que costó? No podía leer  su cuerpo herido con demasiada fuerza, erizado de lujuria. Sus pálidos ojos de jade  ilegibles, cerrados en contra de nada, pero la quemadura de la dominación.  Mirando a la cruz, todo se redujo a un punto muerto. La vida se detuvo, y yo estaba en una  pequeña burbuja de reflexión. Mi iniciación en el mundo misterioso había comenzado, y me  tambaleaba en el umbral, preguntándome si alguna vez vería la luz de nuevo.  Me dolía la garganta por donde me había sostenido. Su gran mano me había aplastado la  tráquea y el impulso de rascarme, luchar hasta que me soltaba había sido insoportable.  Pero de alguna manera, sabía que Q necesitaba que le enseñara el factor más importante  de cualquier relación. Tenía que aprender que para cualquier tipo de amor que creciera  entre nosotros, era necesaria una base firme para durar. Una fundación basada en la  confianza inquebrantable y fe en sí mismo.  Le dije que confiaba en Q. No lo hacía. Todavía no. Y yo estaba muy segura de que él no  confiaba en mí. Los dos nos buscábamos en la oscuridad, tratando de averiguar las reglas  de nuestras conexión, y hasta que aprendiésemos a leernos y creer el uno en el otro,  estábamos condenados.  Me toqué el cuello magullado e hice una mueca cuando tragué. El dolor era un experimento  justificado para ver hasta qué punto llegaría Q. Había sido un latido del corazón de la  inconsciencia, pero me había empujado sobre el borde.  Permití que mi fe en él nos hiciera evolucionar poco a poco.  Q pasó a mi lado, mirándome los dedos mientras me acariciaba la garganta. Sus ojos  brillaron con la vergüenza y el remordimiento antes de ser tragada por el calor abrasador y  la oscuridad. ​ “No voy a pedirte disculpas por hacerte daño. Tú me provocas. No puedo  negarme a mí mismo durante tanto tiempo.”  Mi cuerpo reaccionó: fusionándose, aflojándose, preparándose para aceptar su cuerpo en el  mío. Los ojos de Q actuaron como un acelerador a fuego lento en mi vientre y se  extendieron como un holocausto, convirtiendo mis entrañas en cenizas. ​ “No espero una  disculpa,” ​ le susurré.  “Bien.” ​ Me cogió la mejilla. Hubiera sido un movimiento tierno, pero con Q todavía hervía la  rabia en silencio.  Sostuve mi terreno mientras Q me ponía el dedo detrás de la oreja, asegurando un mechón  de pelo que se me había escapado. Temblando, me miré en su mirada. Miró profundamente  en el corazón del monstruo que había elegido sobre un chico dulce como Brax.  17 


Brax era el sol, Q era el vacío de succión sin fin de espacio. Un agujero negro lleno de  misterio y mundos ocultos. Mis ojos se deslizaron hacia la cruz. ¿Estoy en un mundo de  dolor? ¿Finalmente me rompió más allá de todo control?  La iniciación en su mundo significaba que tenía mucho que aprender. ¿Cómo podría ser  igual de valiente y fuerte que mi umbral de dolor?  “He sido estúpida, maître.” ​ Miré sus labios. Estaban mojados de su lengua, haciéndome  la boca agua al pensar en que me besara de nuevo.  Su mano cayó sobre mi oreja, rozando mi pezón en el camino hacia abajo. Me estremecí, y  mi centro se apretó con el toque inocuo.  “Has sido estúpida. Valientemente estúpida, ​ esclave.​ ” 

Asentí con la cabeza, mi respiración era superficial mientras Q dejó caer la cabeza y me  besó en los labios susurrando suavemente. Me desmayé en él, desesperada por ponerle los  brazos alrededor del cuello y me presioné contra su fuerza. Una parte irreflexiva y  fundamental para mí, sabía que tenía que romper a Q completamente antes de poder  abrazar su lado más suave.  Él tenía miedo.  ¿Pero de qué tenía miedo? Tal vez porque no había tenido un lazo como este antes. Tal  vez él realmente creía que era un diablo y era incapaz de tener el amor verdadero. Pero no  iba a renunciar a él.  Q profundizó el beso y gemí. Lancé los brazos alrededor de su cuello, le acerqué más.  Gruñó, estabilizándome en la cruz de madera que había detrás de mí. Sus manos  capturaron mis muñecas y las desplazaron con fuerza lejos de su cuello.  “Sabes que eres estúpida, y sin embargo, sigues presionándome. ¿Tratarías de  golpear a una pantera cuando está cazando? No, porque morirías rápidamente.” ​ Sus  palabras fueron cortadas como balas.   Las imágenes de depredadores, la matanza  y la sangre saturaron mi mente.  Q nació en la oscuridad, creado por circunstancias que no compartiría conmigo, pero si  alguno de nosotros fuera dañado, sería él. Yo quería que él ya no temería de sí mismo. Ya  no tenía que estar solo.  Con mis muñecas esposadas en sus dedos, le dije, ​ “¿Quieres saber lo que pensé  cuando volví a ti? ¿La promesa que me hice a mí misma?”  Q se congeló y se le dilataron las fosas nasales.  Tomé silencio como una aprobación y continué, ​ “Te dije que iba a luchar por ti. Te  merecías que luchara. Entonces no sabía, y todavía no sé lo que necesito para llegar  finalmente a través de ti…” ​ Me incliné hacia delante, tratando de acercarme lo suficiente  para darle un beso. Se puso rígido y no dio espacio para el movimiento. ​ “Pero nunca voy a  parar. Yo tenía razón. Eres digno de cada pelea, cada argumento y bache en el  camino. Voy a luchar porque me estoy enamorando de ti.”  18 


¿Cómo no enamorarse de este hombre? Este hombre complejo, enredado emocionalmente.  El protector de las esclavas y el magnate de la propiedad. Q era todas mis pesadillas,  fantasías y necesidades laminadas en un solo paquete bestial. Él era mi droga de elección y  yo lo había estado anhelando durante cuatro largos días.  “No te enamores de mí.” ​ Me agarró los hombros. Su caricia era caliente y sus dedos me  marcaban con fuerza. "No puedo ser responsable de eso."   Mi corazón latía demasiado rápido cuando respiré su aroma de sándalo y cítricos. Su  cuerpo estaba tan cerca, me confundía con lujuria y necesidad.  “¿Ser responsable de qué?” ​ Tomé un riesgo, agachando la cabeza para darle un beso en  el antebrazo. El músculo saltó debajo de mis labios, y me soltó como si le hubiera mordido.  “Estoy seguro de romper otras partes de ti, pero no quiero romper la maldición de tu  corazón.”  “No se puede romper algo que se da libremente.” ​ Una pequeña parte de mí quería que  dijera que había que atesorarlo, guardarlo y nutrirlo para siempre, pero esa suavidad no  estaba allí todavía.  Luchó todos los días con mis demandas y expectativas. Sabía que lo hacía. Lo vi en sus  ojos, la forma en que me miraba con una mezcla de asombro y fastidio, incluso un poco de  miedo. En un momento, tendría que contestar a la pregunta aparentemente inofensivo, me  cerró tan fácilmente con una nube de tormenta que se traga a la luna.  Todos los días me mantenía indiscreta, manteniendo la insistencia. Al ser una plaga y una  molestia, esperando el día en que su autocontrol se rompiera y se desgarrara en pedazos.  “Suficiente,” ​ Q rugió. Se le tensó el pecho mientras me empujaba con fuerza contra la  cruz. Mi espalda se estrelló contra la madera extrañamente cálida. Me estremecí cuando Q  presionó su largo cuello contra el mío. ​ “No es momento de hablar de corazones y de  enamorarse, ​ esclave.​  Es momento para el dolor y para follar. ¿Quieres ver cómo se  mezclan los dos?” 

Se apartó, deslizando su rostro con la palma enojada. ​ “Estoy cansado. Demasiado  cansado para seguir luchando. Te necesito. He querido hacerte gritar durante estos  largos cuatro días. Traté de comportarme. Traté de detener la oscuridad, simplemente  no iba a dejarlo ir. Y ahora es mi turno. Vas a darme lo que quiero. Toma esta  necesidad enferma y obsesiva de mí y ayuda a concederme un indulto.”  Algo negro brillaba sobre el verde pálido de los ojos de Q. Algo de lo que sólo había visto  destellos. Algo que me aterrorizaba y me cautivaba a la vez.  “Ni una palabra, no voy a utilizar la mordaza. Sólo quiero gemidos y mi nombre en tus  labios cuando me corra muy dentro de ti. ¿Entiendes?” ​ Respiró con fuerza y la punta de  su erección me dio en la cintura, excesivamente dura y llamándome como una adicción.   Nunca me había sentido más viva o más asustada.  “Entiendo, maître,”​  le susurré.  19 


Mi voz fue el pistoletazo de salida. Q apretó los dientes, visiblemente tembloroso. Había  estado buscando mi permiso. Derramó la tensión enojada y relajada, transformándola en  una autoridad compuesta.  Esperé a que me abrochara la miríada de correas a mi alrededor, pero me detuve.   Esperó y observó.  Respiró deliberadamente.  Luego se tambaleó hacia delante; su boca se aplastó contra la mía. Mi cuello protestó  donde me había estrangulado y no podía respirar cuando su lengua se lanzó más allá de la  costura de mis labios y me tomó. Dios mío, me tomó. Me exigió y me engatusó con cada  toque de su lengua. Cada lamida y barrido.  El beso celebró furia y promesas. Sus labios hablaban de lo mucho que ya se preocupaba  por mí, todo el tiempo tratando de comerme viva.  Con las manos sin restricciones, me dejó hacer lo que yo había querido durante tanto  tiempo. Me permitió que lo tocara. Alcé los brazos y mis dedos se extendieron por su grueso  y pelo corto.  Gimió cuando le clavé las uñas profundamente, recordando su migraña. Mis emociones  florecieron y crecieron. Había sido una esclava, una posesión. Ahora era realmente suya,  pero sólo porque yo lo elegí.  Había encontrado donde pertenecía. Terminé peleando por mis deseos. Q era todo lo que  quería y más.  Pasé las manos por su pelo, capturando la parte posterior de su cuello, acercándolo más.  Su cuerpo tenso aterrizó en el mío con una sacudida fuerte, apretándome con fuerza contra  la cruz. Su boca me magulló cuando nuestros labios se fundieron y se enfrentaron cara a  cara.  Rodeó su lengua con la mía. Luché contra su gusto hasta que estuvimos tan agitadas que  nos arañamos el uno al otro. Perdí el sentido de lo duro que le rasqué el cuello y los  hombros. Había perdido la sensación de lo fuerte que se clavaban sus dedos en mis  caderas. Sólo existía nuestro beso.  Un dolor dulce y agudo me hizo jadear. Mis ojos se humedecieron cuando Q se retiró,  lamiéndose los labios con un pequeño rastro rojo.  “Me has mordido,” ​ jadeé.  Abrí la boca y pasé un dedo sobre la hinchazón de mi lengua. Noté el sabor metálico de la  sangre y tragué saliva.  Se me quedó mirando y tenía los ojos vidriosos por la lujuria. ​ “No podía pararlo. Tenía que  probarte.” ​ Su garganta ondulaba mientras tragaba, cogiendo una parte de mí  profundamente en él. 

20


Mis pensamientos iban muy rápido. A pesar de que Q era tan difícil de leer, empecé a ver  su verdadera y profunda necesidad. Su necesidad de cicatrices, sangre y conexión  primigenia.   Él no estaba fingiendo. No se trataba de retorcer o azotar. Era abrirme a él completamente,  abrir mi propia existencia y poseerme.   Estaría mintiendo si no admitiera que me asustaba. Me gustaba el dolor. Me encantaba la  línea tabú de placer en aceptar el beso de un látigo enteramente a los caprichos de mi amo.  Pero yo no estaba dispuesta a morir.  ¿Será que Q nunca está satisfecho? ​ Mi corazón se hundió y se desplomó justo a mis pies. 

El pánico me subió por la garganta, formando un nudo incómodo. ​ “¿Voy a ser suficiente?  ¿Voy a ser capaz de darte todo lo que se te antoja?”  Q se sacudió en vertical, todo su cuerpo se sacudió rígidamente. No fue hasta que él dio un  paso hacia atrás buscando a tientas que me di cuenta de que había hablado en voz alta.  Oh, mierda.  Mis ojos se abrieron con los ardientes ojos de color jade de Q, y mi corazón murió un poco  más. Tess, idiota.  Corriendo hacia delante, le agarré el brazo y le apreté el músculo duro. "No quería decir  eso. Sé que todo esto es tan nuevo para ti. Es extraño... para los dos."  Q me miró como si fuera una especie exótica. Puso los ojos en blanco, tenía el rostro  contraído por la confusión y el arrepentimiento.  Le ahuequé la mejilla, desesperada porque viniera junto a mí. Casi podía seguir sus  pensamientos. Vi la salpicadura de la sangre, el odio a sí mismo.  Cuando él no reaccionó a mi tacto suave, me esforcé. Le di una bofetada.  El ruido de la carne contra la carne él salió de su estado de zombi. Parpadeó, frotándose la  mejilla distraídamente. Pasaron unos segundos mientras nos recompusimos juntos.  Finalmente, él frunció el ceño. Todo el fuego y la lujuria de antes ardían en su mirada.   “Te dije que no hablaras a menos que gritaras mi nombre.”  Su cuerpo ondulaba mientras permitía que sus demonios entraran de lleno a la luz. ​ “Y  desterrar esos pensamientos de tu cabeza, ​ esclave​ . No importa lo que digas, eres  bastante. Demasiado. Demasiado pura y perfecta para un hombre como yo.”  Subió los hombros, gruñendo. ​ “Pero no me detendrás de que te arruine.”  Me temblaban las piernas, y en ese momento no quería nada más que un simple abrazo.  Quería que fuera suave y dulce, que me tocara y me consolara a mí. Me dijo que yo era  suficiente, pero no estaba tan segura, y la inseguridad me desoló.  Q no me dio tiempo para revolcarme. Me golpeó contra mí, empujándome hacia atrás con la  fuerza de una pared de ladrillos. Mi espalda se conectó con la cruz y el oxígeno huyó de mis  pulmones.   Q dejó caer la cabeza y sus labios se pegaron a mi cuello.  21 


“Q…” ​ Mi voz estaba entrecortada, un alegato a favor de algo. Algo que dudaba que alguna  vez fuera a recibir.  Su boca chupó con fuerza mi piel, dejándome moretones en mi delicada piel. Me estremecí  en sus brazos mientras me lamía a lo largo de la clavícula. Sus manos vagaban sobre mis  caderas. Con un abrazo enojado, me pellizcó los pezones mientras me susurraba en el  cuello.  “¡Ah!” ​ Me sacudí cuando una rebanada aguda me quemó la garganta.  Mi boca estaba abierta mientras me lamía y gemía. ​ “Sabes tan bien. No es tu piel, ni tu  sudor, ni tu perfume. Sale de lo más profundo de ti. Tu fuerza vital. Tu sangre.” ​ Me  lamió antes de calmar mis pezones con los pulgares. ​ “¿Eso te disgusta? ¿Te horroriza  que necesite esto para sentirme conectado? ¿Que esto es una parte de ser amado  por mí?”  Su tono dio a entender que él esperaba que dijera que sí. Incluso ahora, a pesar de que le  prometí y dormía a su lado mientras él sufría pesadillas de hacerme cosas indecibles,  todavía esperaba que me fuera. Yo sólo esperaba que fuera lo suficientemente fuerte para  mantener mis promesas.  “No. Entiendo lo que eres y lo que necesito. No…”  Q me mordió con especial dureza, dibujando más sangre. Su garganta se contrajo mientras  tragaba y cuando iba a alejarse, me abrazó la cabeza, forzando sus labios contra la  mordedura.  Se me puso la carne de gallina, su aliento caliente me carbonizó. ​ “Bébeme si es eso lo  que necesitas. No me folles si te ayudará a creer. Yo soy tuya.”  Gimió y empujó sus caderas contra las mías, la dureza de su erección, atrapada en sus  calzoncillos, se clavó contra mi ombligo.  Mi corazón se retorció mientras mi núcleo se derretía. Mi mente estaba en espiral hacia la  oscuridad. Q era tan bueno con la evocación. No me importaba que fuera socialmente  incorrecto compartir sangre. No me importaba que las sociedades protegieran a las  mujeres, que estarían horrorizadas por lo que dejaba que me hiciera Q.  El mundo no importaba. Esto éramos nosotros. Esto era nuestro aprendizaje para vivir sin  culpa y vergüenza.   Q mordisqueó su camino hasta mi cuello, a lo largo de mi mandíbula y mis labios. Cuando  me besó, no se contuvo. Su lengua se deslizó profundamente, trayendo consigo el sabor  metálico del óxido y una necesidad tan básica que amenazaba con robarme los  pensamientos, olvidando todo lo que sabía y abrazar una vida de existencia simplemente  para estar con Q.  Sus manos acariciaron mi cuerpo. Volvió a exprimir mis pezones, capturando mi muñeca  derecha y me abanicó el brazo, a la vez que me metía la lengua pecaminosa. Se apartó 

22


cuando la palma de mi mano tocó la madera. Sus ojos estaban brillantes y tenía las pupilas  dilatadas. ​ “Todo en ti es mío. ¿Te niegas?”  Respirando con dificultad, luchando contra el impulso de frotarme contra lo que tenía entre  los muslos y sacudí la cabeza. ​ “No lo niego.”  Con un movimiento de cabeza, Q me alcanzó para envolver un brazalete de cuero suave  alrededor de mi muñeca. Con una expresión feroz, lo apretó hasta que sentí un latido débil  en mis dedos. Una fuerte ráfaga de pánico se levantó de la nada, agarrándome el corazón  con frenesí.  Q se quedó inmóvil, mirándome sin vigilancia. La lujuria de su rostro me causó más  humedad.   “Tienes miedo.” ​ Su voz era tan brusca que apenas la entendía.   Abrí la boca para negarlo, pero ¿por qué iba a ocultar la verdad? Q vivía por la verdad, él  luchaba por auténtico miedo.  “Me lo has atado muy apretado. Me temo que nunca seré libre.”  Se rió entre dientes. ​ “¿Y piensas que eres libre cuando no estás refrenada? No me  conoces en absoluto, esclave.” ​ Me capturó el brazo izquierdo, repitió el proceso hasta  que el corazón me vibraba en los dedos. ​ “Nunca estarás libre de mí. Nunca voy a  liberarme de ti. Es el destino el que decide y el destino nos juntó.”  Me acordé de nuestro juramento de sangre.​  “Somos el uno del otro.”  Contuvo el aliento y su rostro bailó con las sombras causadas por las nubes de las  madrugadas. En este rincón sólo había sombra.  “Sí.” ​ Se inclinó para besarme, pero mantuve los ojos bien abiertos. Centrándome en sus  pómulos esculpidos y cómo apareció dolorosamente su mirada solitaria. No apartamos la  mirada mientras sus labios trabajaron con los míos, suavemente pero peligrosamente a la  misma vez. Su lengua rodeó la delgada línea de la disciplina inquebrantable y pasión  incontrolable.  Sus grandes manos me ahuecaron la cara, sosteniéndome mientras inclinaba la cabeza  haciendo el beso más profundo. La parte de atrás de mi cabeza estaba en la cruz de  madera y yo gemía mientras presionaba su musculoso cuerpo contra el mío. Su piel  desnuda calentaba la mía, febrilmente y caliente como el diablo.  Apartándose, respiró con fuerza. Q esperaba que yo volara lejos. Necesitaba encontrar una  manera de demostrarle que no iba a hacerlo.  Me golpeó un destello de inspiración, y murmuré, "Eres mis alas. Me hiciste volar."  Se quedó inmóvil, sus manos estaban quietas en mis mejillas. Sus ojos claros estaban  abrasando mi alma.   Q no era sólo mi dueño en el dormitorio. Era el dueño de mi corazón. 

23


Finalmente, me susurró con voz profunda y acentuada, ​ “Me robaste la soledad. Te puedo  haber dado alas, pero te has convertido en mi gravedad. Nunca voy a ser libre de tu  fuerza.”  Me derretía. Si mis brazos no estuvieran atados en la cruz, me hubiera arrojado alrededor  suyo y me hubiera subido a su cuerpo. Me hubiera puesto encima suyo. Necesitaba  conexión. Necesitaba atarnos. Entrelazarnos. Devorarnos.  Q parecía sentirse de la misma manera. Sus ojos se transformaron desde lo más profundo y  ardiente a brillante y reluciente. Su compostura pasó de ser tensa a enrollada. Un  depredador, un lobo, un asesino a punto de disfrutar de su presa. ​ “No hay más que hablar,  Tess.”  Me estremecí con la forma en la que dijo mi nombre. Cada parte de mí estaba emocionada  de una forma que no podía expresar.  Q cayó de rodillas y escuché un ruido sordo contra la espesa alfombra blanca. Tiró de mi  pierna izquierda para alinearse con la cruz y su hebilla hizo un movimiento brusco. Tropecé,  confiando en que los puños alrededor de mis muñecas me dieran equilibrio.   A medida que sus dedos trabajaban alrededor de mi tobillo, envió espasmos de intensa  conciencia a la cara interna de mi muslo y Q murmuró, ​ “Un día te voy a romper por  completo. Un día voy a ser lo suficientemente fuerte.”  La emoción de su confesión lanzó una flecha a mi corazón. Le quería con toda mi alma para  decirle que esperaba que Dios lo hiciera, pero no pensé que quisiera decir eso. Él no quería  romperme hasta arruinarse, quería poseerme por completo. La diferencia era que no creía  que Q supiera lo que quería decir.  O, tal vez sí, y yo era una niña estúpida. Sin embargo, caí de nuevo en el papel de esclava  dispuesta a volvernos locos a los dos. El papel que garantiza el sexo explosivo, la batalla de  voluntades y una profunda satisfacción.  Cogiendo una respiración profunda, le susurré, ​ “No. Nunca me vas a romper.”  Q chasqueó.  La barrera se redujo una vez por todas. Con dedos brutales, extendió mi otra pierna y me  aseguró firmemente contra la madera cálida. Habían desaparecido las caricias suaves. Esto  era puro control animal. Se puso de pie con un movimiento rápido, cogiendo dos piezas de  cuero que colgaban a cada lado de mis caderas.  Las sacudió a través de mi vientre, apretándolas. No dijo una palabra, pero nos miramos y  nos atrevimos a pelearnos con los ojos. La habitación crujió con frustración acumulada,  promesas incumplidas y una ligera corriente subterránea de miedo. Cuyo miedo yo no  sabía, pero lo agregué a la espesa nube de emoción que nos envolvía.  Q se inclinó hacia delante, llegando detrás de mi cuello. Aseguró la última correa restante y  me miró profundamente a los ojos. ​ “Vas a ser la muerte de los dos.” 

24


Es cierto que el temor sin diluir corrió a través de mi sangre. La tensión de la correa a través  de mi garganta significaba sumisión completa. Algo que nunca di, a pesar de que Q me  dominara.  Podría ser una masoquista, pero no era sumisa, y por eso Q me necesitaba.   Cuando la cinta se estrechó a través de mi garganta, estaba realmente inmóvil.   Q arrastró su dedo por mis labios, por encima de mi garganta y pezones, sumergiéndose  más allá de mis costillas y abdomen, iba derecho al centro de mi calor. Acarició mi clítoris,  una vez, dos veces, antes de pasar más para abajo.  Temblaba con cada milímetro que tocaba. La necesidad de disponer de él se hizo cargo de  todo pensamiento.  Sus ojos estaban apretados mientras su dedo se sumergió dentro de mí lentamente.  Mi mandíbula se aflojó y gemí ante la posesión pausada. Sentía su dedo como puro éxtasis.  Me estremecí alrededor de su tacto, chupando más profundo, mi cuerpo quería más.  Q gruñó, presionando cada vez más hasta que sus nudillos conectaron con mi núcleo.  “Joder, estás mojada. Cada vez, estás lista para mí.”​  Su voz transmitía placer  asombrado.  Mis caderas intentaron trabajar, seducirlo más lejos, pero las correas se convirtieron en la  prisión perfecta.  Apretó más profundo, gemí cuando curvó su dedo para acariciar mi punto G. ​ “Mentiste.  Dijiste que no podría romperte. Y sin embargo, aquí estoy, rompiéndote poco a poco.  Y me encanta. Tu cuerpo grita la verdad. ¿Cuándo vas a admitirlo?”  Le mostré los dientes, mi cuerpo era un volcán fundido, cada célula sanguínea saltó con  erupción. ​ “Nunca.”  Él se rió entre dientes. El sonido oscuro se hizo eco en mis oídos, mi cuello y la columna  vertebral. ​ “Nunca es mucho tiempo.” ​ Se alivió fuera de mí e insertó rápidamente dos  dedos, estirándose, persuadiendo a mi cuerpo que lo aceptara, independientemente de la  intrusión repentina.  Mi cabeza cayó hacia delante y lo único que quería hacer era rendirme. Pero para que Q  me dejara ir, tenía que fingir. Hacer que me asustaba, que me hacía daño y me horrorizaba.  No entendía por qué Q me necesitaba de esa manera.  Por una vez, no me gustaba el juego de roles. Quería que él supiera lo mucho que  necesitaba esta parte de él, para hacerle saber que estaba bien conmigo. Más que bien, yo  vivía para ello. Quería gritar para que él me golpeara, me follara, me rebajara, pero no podía  porque el permiso no era lo que buscaba. Era la caza, la caza, el delito de causar agonía.  Q dio un paso atrás. Mis pensamientos pararon en seco mientras se alejaba, en dirección  hacia el espejo. 

25


Se tomó su tiempo eligiendo entre los restos esparcidos en la alfombra. Estiré el cuello,  tratando de ver, pero la correa que había alrededor de mi cintura y de la garganta me  inmovilizó.  Finalmente, él caminó hacia atrás, mirándome, cincelado y decidido en sus bóxers negros.  Sus manos se quedaron detrás de la espalda, obstruyendo cualquier material de tortura que  planeara usar.  “Por mucho que quiera dejarte cicatrices, grabarte mi nombre en el abdomen por lo  que siempre sabrás a quién perteneces. No estoy listo.   Cuando rompo tu piel virgen, no voy a parar y no quiero vivir con otra adicción.” ​ Sus  ojos se encendieron como si él no hubiera querido confiar esos pensamientos. Su rostro se  ensombreció cuando se aclaró la garganta. ​ “Te voy a dar una opción. Dolor agudo o  dolor que irradia.”  Parpadeé, tratando de averiguar el enigma de qué juguetes tenía Q a sus espaldas.  Cuando no respondí, él gruñó, "Una respuesta, esclave, o usaré ambos. Créeme, quiero  usarlos todos a la vez, pero no soy un asesino." Bajó la voz. ​ “Bueno, no soy un asesino  de mujeres por lo menos.”  La imagen de Q disparando a un hombre a sangre fría se estrelló contra mi cabeza la noche  en que me encontró, siendo violada y profanada por el conductor y el bruto. Bajé la cabeza,  de forma voluntaria me asfixié a mí misma con la correa, tratando de olvidar.  “¿Es una excusa, tesoro? ¿Me quieres?”  “Creo que lo que estás pidiendo es que te folle. Mejor darte lo que quiero.”  Mi cuerpo se entumeció ante el recuerdo de ser tomada por la fuerza. El dolor, los sonidos  de su celo como una bestia follándome.  Hazlo parar. ¡Hazlo parar!  “Mierda.” ​ Q cerró la distancia entre nosotros en una fracción de segundo y me capturó la  barbilla. ​ “Lo mataría mil veces más por lo que hizo, pero me niego a dejar que tú  pienses en él.” ​ Q me besó los dos párpados y murmuró, ​ “Prometiste que sólo pensarías  en nuestra noche juntos. Quítate lo otro de tu mente o te azotaré.”  Una extraña mezcla de Q me detuvo la memoria y sacó la violación de mi mente, pero no  pude librarme del sabor metálico de los dedos del conductor en la boca.  Necesitaba que Q me diera con un látigo, para obligarme a obedecer y grabarme los  recuerdos.  “Hazme daño, maître. Quiero dolor agudo. Quiero que me liberes.” ​ Mi aliento y mi  cuerpo se estremecieron con los inicios del miedo real. Me ofrecí a Q para ayudar a  liberarme de una vez por todas, pero también le permití hacerme daño de verdad. No iba a  volver.  Aumentaba la humedad entre mis piernas y mis dientes castañeteaban cuando Q contuvo el  aliento, dejando caer uno de los artículos de sus manos. Se deslizó contra la alfombra, la  26 


mentira como una serpiente dormida; en cualquier momento elevaría su cabeza y me  golpearía con sus colmillos mortales.  Q levantó su otro brazo y me mostró lo que tenía la intención de usar. Mi ritmo cardíaco  explotó.  En su palma había un látigo de nueve colas. El mango intrincado del látigo explotó de un  cilindro de espesor en nueve pedazos de cuero letal. Cada hebra estaba tejida con  pequeñas bolas de plata a lo largo de la longitud.  La adrenalina se apoderó de mí. Mi piel estaba enrojecida y me moví. Parecía doloroso.  Parecía cruel. Parecía que iba a pulverizar mis pensamientos y convertir mi cuerpo en un  lienzo entrecruzado de agonía.  Traté de mantener la calma, tratando de evitar que mi corazón galopara fuera de control,  pero mierda, no podía. El látigo era demasiado peligroso.  Mis ojos se abrieron. ​ “No. No puedo. Es demasiado.”  Tenía miedo y Q sonrió levemente, moviendo la cabeza.​  “Si esto es lo que se necesita  para eliminar a ese cabrón de tu cerebro, que así sea.”​  Se alejó un poco, colgando el  látigo.  “Q, por favor. No estoy lista.”  “Nunca vas a estar lista para esto, esclave. Lo sé y me odio por lo que voy a hacer,  pero no voy a parar.” ​ Bajó la cabeza, mirándome a los ojos ensombrecidos. ​ “Así que  ayúdame, quiero azotarte. Llora por mí, Tess.”  Me golpeó.  El látigo silbó por el aire y me lamió el vientre desnudo. Cada grano de plata se cavó  profundamente en mi carne, chamuscándome con dolor.  Grité, sacudiendo las correas con el calor de la primera de las pestañas.  Q gimió, todo su cuerpo vibró, con los ojos fijos en el rubor de color rojo que florecía en mi  estómago. Sus labios y sus fosas nasales se abrieron, casi como si realmente pudiera  saborear mi dolor y mi miedo.  “No me odies por lo que necesito,”​  imploró, justo antes de golpearme de nuevo. El  manojo de músculos mientras balanceaba puso su tatuaje revoloteando con sombras.  El látigo me besó brutalmente y las pequeñas gotas me mordieron como colmillos  diminutos. La primera espiga de lágrimas quemaron.  A través de mis ojos vidriosos, Q bailaba y se estremecía; mi visión se volvió poco firme de  adrenalina. Me entró el pánico y odiaba no poderme mover. Esto no era divertido, sexy o  erótico.  Era una prisionera con un monstruo que era mi maestro. Un hombre que no confiaba en su  propio auto­control. 

27


Una lágrima caía en cascada por mi mejilla, y el pecho de Q se levantó con intensidad.  “Quiero más de una, Tess.” ​ Se acercó y me besó debajo de cada ojo, susurrándome,​  “Te  quiero marcar.”  Negué con la cabeza, más allá de ser capaz de hablar. Con demasiadas emociones. De  alguna manera se puso en mi contra. Quería esto. Lo sabía pero Q me había bloqueado,  abracé su maldad, dejándome atrás.  Yo era una niña estúpida por pensar que podía tomar a Q. Para tratar de amar a este  hombre que tenía tantos problemas. ¿Me hizo lo suficientemente fuerte para ser lo que  necesitaba?  Q dio un paso atrás y apretó los ojos. No quería ver las cerdas de la lujuria cuando me  golpeó. No quería ser testigo de la forma en que su cuerpo perfecto flexionó mientras  balanceaba. No quería ser parte de esto.  Esperando en la oscuridad era una eternidad de tortura, pero Q no golpeó. Esperé y esperé,  pero el beso no de látigo o de mordedura me tocó.  Dudé de abrir los ojos, de mi boca surgió un gemido desgarrador.   Q se había arrodillado entre mi propagación y las piernas atadas. Su boca se pegó a mi  centro y me lamió como si él se fuera a morir si no se bebía todo de mí.  Oh, dios.  Sus dientes encontraron mi clítoris y me mordió suavemente. Ninguna parte de mi cuerpo  existía excepto mi minúsculo y sensible centro.  Q se apoderó de mi culo, tirando de él con más fuerza contra su boca. Su lengua se clavó  en mi interior y grité. ​ “Q. Mierda. Por favor. Sí.”  Él gimió cuando mi cuerpo lloró. La humedad corría por mi muslo, mezclada con la saliva de  Q. Sosteniéndome esclavizada con una mano, empujó tres dedos muy dentro de mí.   Grité con felicidad cuando sacudió la mano. Su boca se centraba en mi clítoris mientras sus  dedos me llevaban a un frenesí.  Me temblaban las rodillas y me hubiera gustado poder caer sobre su boca, que me follara.  Sus dedos eran el cielo pero su erección era un delirio.  Un grupo de fuertes orgasmos empezaron a construirse desde mi espina dorsal, irradiando  calor a través de mi vientre hacia los dedos de Q.  Al instante, se detuvo y se puso de pie en un movimiento brusco. Me quedé boquiabierta,  jadeaba y maldecía. Mi cuerpo se estremeció con la necesidad de correrse, la necesidad de  quedarme en pedazos y rendirme.  Q levantó el brazo y el látigo me lamió la parte baja del abdomen. Las nueve piezas de  cuero rojo convencieron a la sombra y al dolor para que florecieran.  Traté de agacharme para protegerme el estómago inocente pero la cruz me sostenía inerte.  Q me golpeó de nuevo, esta vez más alto, justo debajo de mis pezones. Mi caja torácica  bramó cuando las gotas diminutas magullaron mi carne.  28 


Volvió a golpearme, una y otra vez.  Caían sobre mí las nueve colas. Parecía una tormenta: el trueno de su placer, mis  sentimientos arremolinados en una borrasca de ampollas y nueve destellos de relámpagos,  todo entregado a la vez.  Trascendí. Mi cuerpo entró en el reino de la loca sensibilidad y le di la bienvenida al látigo.  El dolor se transformó en placer insoportable hasta que reverberó con total necesidad.  Mis pensamientos se arremolinaban con luces brillantes y mi cuerpo gemía por su  liberación.  En el décimo golpe, arqueé la espalda, empujando mis pezones, acogiendo con beneplácito  la gula del castigo.  La respiración de Q era bronca y nuestros ojos seguían mirándose. Me miraba salvaje,  indómito y completamente diabólico.  La mitad de mí lo odiaba por arrastrarme sobre el punto de dolor y convertirme en un  monstruo como él, pero la otra mitad lo adoraba. No tener sexo entre nosotros volvería a ser  fácil y completamente consentido.  Nuestras miradas se encontraron, Q me golpeó ampliamente. Mi muslo aulló mientras las  tiras de cuero me desollaban.  “¿Qué es lo que quieres de mí? ¿Por qué me dejas que te rompa?” ​ Jadeó mientras su  pecho resollaba por el esfuerzo.  Mi corazón se ofuscó. Me preguntaba si me atrevería a decir la verdad. Dile en lo que  piensas que se ha convertido.   Me golpeó en el vientre, justo por encima de la red roja del golpe anterior. Hice una mueca y  sufrí una ola de placer que casi me hizo correrme como ninguna otra estimulación.  “Habla, ​ esclave​ . Por cada segundo que falles, te golpearé.” 

Me quedé boquiabierta, luchando por decir las palabras adecuadas.  Grité, fiel a su palabra, y me golpeó de nuevo en mi muslo izquierdo. Me dejó nueve rayas  rojas a juego y los defectos de los granos.  “Quiero que me hagas daño pero también quiero que te preocupes por mí,” ​ exploté,  vibrando con la necesidad de correrme. Hizo eco en mis dientes, bailando con el dolor de  las marcas.  Hizo una pausa, relajando su postura para volver a ejecutar las nueve colas a través de sus  manos como uno lo haría con su mascota. ​ “Me importas. Demasiado. Me has puesto del  revés y has cambiado mi mundo entero.”  Iba a llegar a su fin. Nunca esperé que fuera tan honesto. Tal vez quitó las barreras.   No nos movimos, aterrorizados porque no nos gustaría romper el momento. Nuestras almas  se desnudaron por un breve momento.   Los ojos claros de Q se oscurecieron, ocultando su vulnerabilidad. Pasó el látigo a través de  sus dedos fuertes una vez más.  29 


Yo temblaba esperando el próximo golpe, temiéndolo, queriéndolo y anhelándolo.  “¿Hasta dónde me dejaras ir?”​  Murmuró por lo bajo, apenas lo escuché.  Mi corazón dejó de latir y me quedé en blanco. No podía responder a su pregunta. No sabía  mis límites. No quería poner límites a la experiencia de convivir y definitivamente no quería  mostrar la profundidad del miedo que tenía de que Q eventualmente fuera demasiado lejos  y me matara.  Los ojos de Q se encontraron con los míos. Soltó el látigo. Subió los hombros y mi piel se  puso de gallina. El aire crepitaba con la energía repentina.  Q inclinó la cabeza y me miró. ​ “Entiendo por qué no quieres responder, ​ esclave​ . Yo  tampoco tengo una respuesta.” 

Tragué saliva mientras se acercaba un poco más, haciendo desaparecer la pequeña  distancia entre nosotros. Su calor y su proximidad escaldaban mi piel.  Su mano libre cogió la correa de mi garganta mientras sus caderas se presionaban contra  las mías duro y rápidamente. ​ “No te resististe cuando te corté el oxígeno antes. ¿Por  qué?”  Negué con la cabeza, tratando de hacer palanca, pero sus dedos rígidos me sostenían con  la misma firmeza que el cuero. Q respiró con fuerza, sin apartar la mirada de mis ojos. El  color verde pálido se desvaneció cuando sus pupilas se dilataron con placer. ​ “Deja que yo  decida hasta dónde llegar,” ​ susurró, con asombro en su tono.  Sus dedos se cerraron alrededor de mi cuello, dañando mi cuerpo ya magullado. Mi corazón  se aceleró y se resistió a medida que la adrenalina explotaba rápida y veloz, formando un  arco en mi sangre. Pero me negué a mendigar para ser lanzado o para que Q tuviera  cuidado. Esta era una batalla que tenía que ganar con él.  Cada respiración poco profunda era una dificultad mientras que Q me cortaba lentamente el  suministro de aire. Cuando me empecé a marear, Q se humedeció los labios y se inclinó  para besarme. El predominio áspero de sus dedos no coincidía con el beso suave y sensual  que me otorgó.  No me besó. Él me adoraba.  Cada susurro de su lengua me rendía homenaje. Cada enganche de su respiración envió mi  corazón a toda velocidad hasta que se hizo un borrón en mi pecho.  Atada a la cruz, todo lo que podía hacer era dejar que Q me diera lo que él quería. Su  erección surgió con más fuerza contra mí mientras me empujaba su lengua profundamente,  lamiendo mi boca y devorándome.  Rompiendo el beso, Q dio un paso atrás, levantando las nueve colas. La puso en mi hombro  y muy, muy lentamente la dejó caer, por lo que me hizo cosquillas y me lo pasó por el lado  izquierdo de mi cuerpo. Me estremecí cuando una perla me tocó el pezón, enviando un  extremo doloroso. 

30


Pulgada a pulgada, Q vio el rastro de su látigo sobre mi vientre y cadera, cayendo como una  cascada de cuero para besarme el muslo.  Los pensamientos corrían por los ojos de Q y yo deseaba poder descifrarlos, desentrañarlos  y encontrar la clave para ser la dueña de su corazón, cuerpo y alma.  Tirando hacia atrás, metió los pulgares en sus bóxers y se los bajó. Mi boca se secó al  instante. Viendo a este hombre, cada parte de mí se combustionó en una lluvia de fuego.  Su erección saltó libremente, pesada y caliente con necesidad. Los bóxers cayeron hasta  los tobillos y le dio una patada sin cuidado. Tan orgulloso y seguro, casi arrogante y  prepotente, pero la actitud distante y fresca me confundió con el pasado. Una voluntad de  hierro. Se esforzó por mantenerse humano al mismo tiempo.  Descartando el látigo con un movimiento de muñeca, dejó caer su mano para envolverla  alrededor de su gruesa circunferencia. La acarició una, dos veces. Sus dedos largos la  encerraban totalmente mientras bombeaba fuerte y seguro.  No podía respirar. No podía pensar.  Todo dentro de mí temblaba. El orgasmo justo fuera de alcance se hizo eco en mi interior,  apretándome, llamando a la erección de Q.  Quería ser los dedos de Q. Quería ser su carne. Quería ser su erección recibiendo placer.  Quería todo de él, y sin embargo no me daba nada.  Arrastré los ojos hasta su físico, por encima de su estómago rígido, deslizándose sobre su  tatuaje intrincado, a lo largo de su pecho, la barbilla suave y separé los labios hasta que  finalmente lo miré a los ojos.  Se sentía como si el mundo explotara sobre su eje, tropezando, dando vueltas, me lanzaba  de cabeza en el pecado y en el libertinaje.  “Me quieres. ¿No es así, Tess?” ​ La voz de Q cayó bruscamente. Seguía acariciándose  con una mano, él se adelantó y me tomó entre las piernas abiertas.  Gemí cuando me tocó, estaba ya ardiendo. ​ “Q, por favor,”​  gorjeé. Mi lengua era  demasiado pesada para formar frases correctas.  Sus dedos eran dinamita y me rogaban encenderlos para una explosión.  Se tambaleó hacia mí, acariciándose a sí mismo, dibujando gotas relucientes.  El corazón me rugía en los oídos. Luché contra las restricciones. Necesitaba ser libre.  Necesitaba lamerlo y morderlo. Necesitaba follarle con una urgencia que nunca había  sentido antes.  Q chasqueó la lengua en voz baja. ​ “¿Quieres ser libre?” ​ Me acarició el cuello,  lamiéndome la piel dolorosa de su mordida anterior. ​ “Nunca serás libre de nuevo. Te  mantendré siempre.”  El oxígeno ya no tenía mérito cuando Q insertaba dos dedos muy dentro de mí, pulsando al  mismo tiempo con su erección. Me resistí, desesperada por acercarme. Los dedos no eran  suficientes.  31 


¡Cógeme! Poséeme.  Q gimió, trabajando más duro. "Joder, quiero mi erección dentro de ti. Para profundizar en tu  oscuridad, en tu humedad, en tu dulce centro." Apretó otro dedo y mi espalda se inclinó.  Gemí, cerré los ojos con fuerza contra el asedio de euforia. "Hazlo. Por favor, dios, hazlo."  “Tan ansiosa. Tan dispuesta,” ​ gruñó, su mano trabajaba más duro, sus dedos  estrangulaban su erección.  Gemí, asintiendo. ​ “Para ti, si. Siempre para ti.”  Él temblaba, gimiendo en voz baja. ​ “Sólo para mí, ​ esclave​ . Toda mía.” ​ Me tocó más  fuerte. Su pulgar encontró mi clítoris, girando en el tiempo con el tiempo establecido.  

Su pulgar era mágico, ilusionismo, lo que desató la energía para centrarme en su toque. Mi  estómago se tensó cuando mi centro se apretó alrededor de él, exigiendo llenarse, para  estar satisfecha. Pero Q seguía el enloquecedor ritmo erótico. Empuje, remolino, empuje.  Su mano trabajó su erección, llevando más sangre a su erección, por lo que se calentaba y  lloraba con líquido claro. El líquido que yo quería en mi regazo. Sus bolas se apretaron,  sentado en lo alto y lleno, el esfuerzo con la necesidad de correrse.  Con sus dedos aún muy dentro de mí, Q dejó de acariciarse a sí mismo y buscó a tientas  una de las correas que había alrededor de mis muñecas. Gemí con la sensación de libertad,  dejando brotar la sangre en mis manos.  No vaciló en su ritmo cuando me desabrochó lo que tenía alrededor de mi cuello y de mi  otra muñeca. Cuando fui libre, me colocó una mano sobre su erección.  Su calor aterciopelado era como el gatillo de mi liberación. Mi cuerpo se sujetó alrededor de  sus dedos cuando la primera ondulación ordeñó con fuerza. Malditamente bueno. Mi mano  apretó a Q con fuerza. Él siseó pero no me importaba. Todo en lo que podía centrarme era  en la emoción embriagadora de ceder al orgasmo de mi cuerpo dolorido.  Sentí como si la gravedad aumentara mil veces y luego me soltara, abrazando la próxima  ola de mi orgasmo, latiendo alrededor de mi corazón, envolviéndose alrededor de mi  espalda y los muslos internos, ardiendo de deseo.  Q me golpeó la mano con su erección y retiró sus dedos.  ¡No!  Di un grito ahogado cuando el orgasmo se tambaleó, y sin estimulación, se desvaneció  como una ola lamentable.   “¿Por qué? Déjame entrar. ¡Por favor, déjame entrar!”​  Le rogué, alcanzándole con los  brazos liberados.  Se agachó fuera de mi alcance, desatando mis tobillos antes de ponerse de pie. Arrastrando  sus dedos sobre mi torso, sus manos se volvieron como garras, rastrilló las uñas a través de  mí. Él no se rompió la piel, pero la quemadura activó las marcas del látigo, fomentando el  dolor a arder. Llegó a mi cintura, me desabrochó la correa final y me sacó de la cruz. 

32


Con la boca triste, murmuró, ​ “No he terminado contigo todavía. Al llegar, se siente  como un maldito e increíble rey que no será capaz de moverse.”  Me tomó en sus brazos, presionando su frente contra la mía y la respiración se volvió  profunda. ​ “Me prometiste obedecer todo lo que yo dijera. Si quisiera pensar en  rebelarme o hablar contra mí, no voy a rendir cuentas. ¿Entiendes?”  Yo estaba sin palabras. Tenía que obedecerle para permitirle el control total y la aceptación  que nunca sucedió. Dejó de luchar, se negó. Quería hacer tantas preguntas pero me mordí  la lengua y asentí.  Me había comprometido a hacer algo si eso significaba que por fin podía venir.  Q retrocedió un poco, doblando el dedo para que le siguiera. ​ “Ven aquí.”  Mis pies se movían por propia voluntad. Quería saltar sobre él y tirarle al suelo. Sin  embargo, Q no hizo ningún movimiento para terminar lo que empezó.  Mis ojos se movían entre su intensa mirada y su pesada erección.  Q señaló el suelo a sus pies. ​ “De rodillas.”  Con el corazón acelerado, obedecí, arrodillándome en el suelo con tanta gracia como pude.  La gruesa alfombra me dio la bienvenida, aliviando algunos de los dolores de la cruz.  Q puso una mano en mi cabeza antes de caminar lentamente detrás de mí. Sus dedos se  quedaron encerrados en mi pelo, tirando un poco. Con manos poderosas, me cogió algunas  hebras. Me estremecí.  Capturó cada mechón rebelde, y a continuación, los retorció hasta que hizo una cuerda  rubia.  Con un tirón, me echó la cabeza hacia atrás hasta que mis talones se atascaron en mi culo.  “Me gusta ser capaz de controlarte de esta manera, ​ esclave​ .” 

Su boca descendió sobre la mía desde arriba. La torpeza de estar al revés añadió una  nueva dimensión a nuestro beso, y me abrió ampliamente a dejar que su lengua me  poseyera. Me controlaba con el pelo, Q me robó el aliento y eso me hizo retorcerme.  Mis manos se apretaron en puños en mis muslos y yo quería que me tocara y me corriera.  No podía soportar el dolor mucho más tiempo: la necesidad insoportable de explotar.  Se quitó y Q envolvió mi pelo alrededor de su cuello. Las hebras me hicieron cosquillas  alrededor de mi garganta y me dio claustrofóbica. Los pequeños estallidos de pánico  estallaron en mi torrente sanguíneo. No creo que pudiera soportar ser estrangulada de  nuevo.  Q acechaba delante de mí y mis ojos cayeron sobre su erección. El líquido manchaba la  parte inferior de su piel aterciopelada. Me lamí los labios.  Su vientre se ondulaba con necesidad y gimió, dando un paso más cerca. Nuestros ojos  ardían y no nos dijimos una palabra. Se quedó quieto, aparte de la leve contracción de sus  caderas, el motivo inconsciente que le diera lo que quería desesperadamente. 

33


Me puse más alto en mis rodillas, llegando con las manos temblorosas para estrechar su  longitud caliente. Mis dedos se engancharon a su alrededor, apretado e implacable.  Su cabeza cayó hacia atrás y el gemido salió arrastrándose de su garganta vibrando en mi  centro. Si él seguía haciendo esos sonidos me iba a correr sólo con la potencia de su voz.  Le acaricié una vez y sus manos pesadas aterrizaron sobre mi cabeza, ejerciendo un poco  de presión, dándome una solicitud.  Mi boca se hizo agua cuando incliné la cabeza. El pelo se apretó alrededor de mi garganta.  En el momento en que mi lengua tocó su erección, yo sabía por qué me había enlazado el  pelo a mi alrededor. Mis vías respiratorias ya estaban comprometidas. Chupando su  erección disminuyó aún más. Respiré profundamente por la nariz aunque eso no ayudó,  cada respiración se convertía en una lucha.  Mis fosas nasales se abrieron con miedo pero chupé la circunferencia de Q profundamente.  Entrelazó sus dedos en mi pelo, sosteniéndome la cabeza. Mi lengua lamió desde abajo y  mis labios la sujetaban firmemente.  Se sacudió profundamente en mí, presionando sobre mi cabeza. ​ “Tómalo. Joder.”  Podría haber llorado con lo mucho que quería su erección dentro de mí. La ira y la  frustración burbujeaban dentro de mí y me atreví a raspar los dientes a lo largo de su  longitud, para ponerle a prueba, mostrándole que estaba en el borde.  Empujó con más fuerza, haciendo que mi mandíbula se bloqueara y los dientes estropearon  su carne delicada. La gruesa cabeza de su erección golpeó la parte posterior de mi boca y  el impulso de la mordaza me asfixió. Traté de tomar una respiración profunda, pero mi pelo  no me permitió que mis pulmones se llenaran.  La desesperación creció y creció hasta que me empezó a doler el pecho y mi corazón  empezó a acelerarse mucho. Y, sin embargo, seguí chupando, seguí acariciando. Q estaba  en una dimensión diferente, acariciando mi cabeza, abriendo la boca con los ojos bien  cerrados.  “Tu boca es el maldito cielo,” ​ gruñó.  Su erección ondulaba mientras chupaba más fuerte, decidida a hacer que realmente  quisiera decir lo que dijo. Quería desentrañar. Quería que fuera más de lo que podía  respirar de nuevo.  La ansiedad me hizo atrevida. Deslicé una mano entre sus piernas y ahuequé las bolas.  Se sacudió. Sus caderas me buscaron. Por un segundo, me pregunté si él me dejaría. Tal  vez no se me permitió tocarle allí, pero el segundo pasó y se relajó de nuevo.  Apreté la carne tierna, rodando en mis dedos. Él tembló y sus muslos musculosos se  estremecieron.  Mirando hacia arriba, imprimí cómo se veía en ese momento. Sus ojos estaban fuertemente  cerrados, su boca estaba abierta en una mueca. Parecía un maldito semidiós. Una reliquia  viviente del sexo pecaminoso.  34 


Abriendo más, la deslicé dentro y fuera, lamiendo y lamiendo mientras ahuecaba sus bolas.  Quería que se corriera. Quería robarle el control y hacérselo perder.  Voy a volverte salvaje, Q Mercer.  Haciéndome más valiente, lancé la mano aún más entre sus piernas. Se quedó quieto pero  no le di la oportunidad de decidir si le gustaba. Con dos dedos hacia arriba, apreté con  fuerza.  Le busqué el punto G masculino.  Apreté de nuevo, chupé su erección profundamente.   Q se quedó sin aliento y tiró hacia atrás, pero me fui con él. Mantuve mis labios pegados a  él y mi mano estaba firmemente entre sus piernas.  Vi puntos negros porque el pelo me asfixiaba lentamente pero mantuve el ritmo: chupé,  moví los dedos, chupé...  Q dejó escapar un fuerte gemido. ​ “Mierda. ¡Para!”  No paré.  Añadí dientes a la succión. Flexioné los dedos, haciendo caso omiso de todo lo demás, pero  conseguí que Q perdiera el control.  “Joder, joder, joder.” ​ Un alfiler perdido en una granada. Q perdió.​  “Fóllame, ​ esclave.  Mierda.”  Sus dedos me agarraron la cabeza, sosteniéndome como un rehén y empujando  violentamente en mi boca. Nunca dejé de presionar entre sus piernas, persuadiendo su  punto G, pellizcando la vena para alimentar su bolas con sangre.  “Vas a matarme. Se siente muy bien. Dios mío.”  Mi boca filtró saliva, incapaz de hacer otra cosa que aceptar la moción de Q. Mi cuello se  puso húmedo cuando me cogió del brazo y estalló en el fuego de mantener la presión.  Q gruñó como un animal salvaje. Sacudió la garganta con maldiciones, su cuerpo vibraba  con la agresión y toda la habitación se llenó con el aroma espeso del sexo.  Yo estaba al borde de perder el conocimiento, mi cuerpo estaba entumecido y débil. Q gimió  desde la punta de los dedos de los pies. Su vientre se tensó, sus piernas se congelaron y su  punto G aumentó.  Luego se corrió.  “Mierda…” ​ gruñó, chorreando por la parte posterior de mi garganta, un derramamiento  cálido y salado en mi lengua. Tragué una ola tras otra ola y todavía seguía llegando. Me  atraganté.  Con golpes furiosos, ordeñaba lo último de su orgasmo, jadeando mientras seguía  chorreando, había gotas pegajosas blancas por todos mis pezones.  La imagen de Q elevándose sobre mí, su rostro furioso y rojo mientras sus ojos brillaban  con liberación, fue un espectáculo para la vista. Quería capturar el momento, dorar mi 

35


cerebro, recordar la tinta de su tatuaje, el sabor almizclado de él en mi boca y el  conocimiento de que podía romperme.  Con manos temblorosas, me desenredé el pelo de alrededor de mi garganta y me quité lo  más rápido que pude.  Me dolía toda la boca y mi centro se sintió desairado y agraviado por no ser follado y dado  el mismo tipo de liberación que Q había experimentado.  Respiré tragando, Q untó una gota de mi pezón.  Al instante, el orgasmo ardió vivamente de nuevo, lo que desató la mendicidad y el  establecimiento de los dientes en el borde. Por favor, me puso fuera de mi miseria.  Sin apartar los ojos de los míos, Q bajó mis brazos y ayudó a ponerme de pie con las  piernas temblorosas. Su rostro se apagó y se volvió ilegible.  “¿Me necesitas, Tess?”  Me sacudí con el poder y el atractivo sexual irregular en su voz. Mis ojos parpadearon,  necesitando cerrarlos y yo estaba borracha por la necesidad de correrme.  Asentí con la cabeza nerviosamente.  Se agachó, así que estábamos casi al mismo nivel. ​ “¿Necesitas mi lengua dentro de ti?”  Mis ojos se cerraron, maltratando la imagen de Q lamiéndome, mordiéndome. ​ “Sí,” ​ gemí.  Sus dedos acariciaron mi otro pecho, dándole el mismo tratamiento que al primero. ​ “¿Vas a  caminar en constante agonía si no te follo?” ​ Su pulgar y su dedo índice me pellizcaron el  pezón, enviando ondas de necesidad a través de mi vientre hasta mi núcleo.  La ira se levantó de nuevo. ¿A qué demonios estaba jugando? No era justo. No estaba bien.  “Sabes que lo haré.”  Agarró mi pecho con fuerza, haciéndome gemir y estremecerme. Me tambaleé hacia él,  tratando de tocar su erección dura todavía. Si tan sólo me dejara usarla. Él no tendría que  hacer nada. Le podría montar a la satisfacción.  Pero su voz era un latigazo.​  “No me toques.”  El shock subió a mis ojos y mi piel enrojeció de vergüenza y dolor. Miré profundamente en  su mirada, en busca de la razón de su negación.  Sacudió la cabeza. ​ “Rompiste una regla cardinal. Me desobedeciste.” ​ Tenía la espalda  erguida, los hombros apretados y tensos. ​ “Me quitaste el control, ​ esclave​ , y eso es algo  que simplemente no se hace. Haciéndome perder es la peor clase de desobediencia.  Me has metido prisa. Te llevaste lo que no era tuyo.”​  Su tono brillaba con una  advertencia. ​ “Te dije que no sería responsable si no haces lo que te dije.” ​ Tragué  saliva. No podía soportar otra sesión en la cruz, no a menos que fuera por primera vez. Mi  mente estaba revuelta. Necesitaba descansar, relajarme y salvar mi cordura.  Se pasó el pulgar sobre mi labio inferior, temblando. ​ “Tu castigo no son látigos o  cadenas o cualquier otra tortura que parezcas disfrutar.”  No pude soportarlo. Tenía que saber. ​ “¿Qué piensas hacer?”  36 


Q sonrió. Era dos caras de una moneda y un momento de remordimiento, la siguiente  vengativa. ​ “No tengo la intención de hacer nada.” ​ Al presionar su mano entre mis  piernas, clavó dos dedos profundamente.  Mi frente se estrelló contra su pecho mientras me doblaba en sus brazos. Mis caderas se  movieron en su mano, mi respiración se aceleró cuando mi orgasmo se construyó  rápidamente.  Retiró los dedos y los lamió limpiamente. Me puse de pie tambaleándome, una masa  palpitante de terminaciones nerviosas.   “Si te das placer a ti misma, lo sabrás. Si te corres antes de decir que lo harás, te  negaré el placer durante un mes. Permanecerás en el borde hasta que yo te de  permiso.” ​ Se inclinó para besarme la mejilla con mucha ternura. ​ “Sólo entonces te daré  lo que quieres. Sólo entonces te haré gritar mi nombre.”  La sentencia fue una tortura. Las lágrimas brotaron de mis ojos y llegué a agarrar la mano  de Q. ​ “Por favor.”​  Negué con la cabeza. ​ “Q, por favor. Voy a hacer todo lo que  quieras.”  Sonrió suavemente, pasándose los dedos por el pelo. ​ “No lo hagas de nuevo, Tess, eso  es lo que quiero de ti.”  “Lo prometo. Lo cruzo sobre el corazón. Nunca.” ​ Traté de capturar su erección pero él  me esquivó, dirigiéndose al baño. ​ “Recuerda que esto lo has hecho tú. Vístete.  Llegamos tarde.”  La sorpresa me hizo chillar. ​ “Tarde, ¿para qué?”  Q se rió entre dientes antes de desaparecer en el cuarto de baño. ​ “Vamos a trabajar. Te  dije que quería que trabajaras conmigo. Hoy es ese día.”       

37


Capítulo 3. Quincy.  Tú eres mi obsesión, yo soy tu posesión, tú eres el propietario de lo más profundo de  mí…  Corrí.   Me escapé como una puta chica. Mi cuerpo se sentía como un extranjero saciado pero tenía  una angustia feroz. Quería golpear algo. Quería gritarle a Tess lo que hizo. Quería atacar a  cualquiera lo suficientemente estúpido. Tenía que salir pitando de allí.  Ella me obligó.  Ella me hizo perder el control.  Nunca​  perdía el control. 

Cerrando la puerta del baño, me acechaba el doble lavabo y puse las manos a ambos lados  de la base. Me incliné, respiré irregularmente, tratando de calmar el ritmo rápido de mi  corazón.  Mi erección todavía se filtraba incluso después de soplar dos cargas en una. Casi la ahogué  cuando exploté en su garganta. No estaba satisfecho. No estaba satisfecho. Yo era un  montón de cosas, pero no estaba nada satisfecho.  En el instante en que pensé en su toque, sus dedos presionándome tan fuerte entre mis  malditas piernas, mi estómago temblaba y mi erección creció.  Nunca una mujer me había robada lo que era singularmente mío. Nunca alguien me había  vaciado antes de estar listo. Ellas sabían que yo era atrevido.   Tess lo sabía mejor, sin embargo, ella no me dio elección.  Mis ojos estaban fuertemente cerrados y todo lo que podía ver era una repetición.  Su cabello giró entre mis dedos mientras le guié la boca sobre mi erección. Sus cálidos y  húmedos labios estaban cerrados a mi alrededor, mi espalda estaba teñida de fuegos  artificiales y mis bolas se apretaron dolorosamente.  La cuerda del pelo me estranguló poco a poco y esperó a que ella se relajara, para mirarme  con los ojos azules y se negara a darme placer.  Pero no lo hizo.  Ella se inclinó aún más, estrangulándome aún más rápido. Tenía la boca llena de delicioso  lubricante y añadió la fuerte emoción de los dientes.   Todo lo que hacía era perfecto y mi orgasmo comenzó lento y prometedor. Luego lo arruinó  cuando empujó su mano detrás de mis bolas y buscó ese maldito lugar que me convirtía en  papilla.  Me estremecí cuando su mano se dirigió a donde nadie había tocado antes. Sus dedos  presionaron hacia arriba, frotándome directamente al tormento.  Mi orgasmo cambió de lento a ultrasonidos. Mierda, se sentía increíble. Más allá del cuerpo  increíble y demoledor, mente ardiente, agotador. 

38


Me aparté, apretando mis dedos de los pies en la alfombra, tratando de mantener la  liberación, pero ella se movió conmigo. No me dejó ir. Su maldita mano se quedó  palpitando, balanceando, y su boca se convirtió en el perfecto recipiente para descargar.  Mis pensamientos se convirtieron en una larga corriente de maldiciones mientras luchaba  con dos emociones contradictorias.  Deseo.  Terror.  Deseo porque ella me volvía jodidamente loco. Me olvidé de quién era yo. Me olvidé porqué  tenía que mantener el control.  Me olvidé de todo pero agarré su cabeza y la obligué a que tragara.  Terror porque se borraron los muros entre la bestia y yo. Se extinguió una chica frágil  doblada entre mis piernas. Nadie estaba a salvo cuando eso sucedió.  Abrí los ojos, me fruncí el ceño a mí mismo en el espejo.​  Eres un hijo de puta, Mercer.  Debería dirigirme de nuevo al dormitorio y ordenarle a Tess que abriera sus pequeñas y  sexys piernas y me metiera dentro de ella. Casi había llorado cuando me negué. Ella me dio  el mejor orgasmo de mi vida, pero yo estaba enfadado. Más allá de cabreado. Confundido.  Mis dedos arañaron la encimera de mármol y lucharon contra la otra emoción que no era  difícil de reconocer.  Resentimiento.  Resentimiento hacia Tess, pero sobre todo hacia mí mismo. No podía evitarlo. Toda mi vida  me enorgullecía en tener el máximo control sobre mi cuerpo, sobre mis pensamientos y  necesidades. Pero en un movimiento, Tess había destrozado las concepciones, aniquiló mi  moderación preciada y me convirtió en un puto Neanderthal.   Me robó el control y en lugar de luchar contra ella, me abandonó a mí mismo en su  contacto, le permití que me encantara, me atrapara; permití que mi cuerpo descartara mi  mente.  ¿Cómo podría confiar en mí mismo otra vez?  Suspiré, dándome la vuelta para entrar en la ducha de mármol negro. Las superficies  pulidas con mi reflexión me devolvieron la mirada.  Poseído.  Mis ojos estaban poseídos y relucieron la verdad. Tess sacó algo más de mí, ella tomó un  elemento de dominación, y si yo era honesto, lo odiaba.   Me estremecí cuando las gotas frías se volvieron calientes al instante. Los pinchazos de  calor alejaron mis emociones y agarré el jabón para hacer espuma en el pecho.  Los recuerdos de tomar a Tess en la ducha la primera vez me vinieron a la mente y mis  manos fueron a hacer burbujas en mi erección. Había estado tan herida y mentalmente  arruinada desde la violación. Pero me gustaba pensar de mi manera poco tradicional de  eliminarle el dolor y el shock de los ojos.   39 


El agua quitó el resto de saliva de Tess y gemí cuando aprete un poco.   Apretando los dientes, me acaricié de nuevo. Con trazos violentos, castigué a mi cuerpo  que no me obedecía.   Yo quería más. Quería conducir profundamente en su interior y cumplir su promesa de no  hacerme sentir tan controlado de nuevo. Ella me hizo sentir... débil. No el hombre que yo  conocía. Me hizo suave y yo nunca había tenido un momento suave en mi vida.  Mi mano trabajó más duro, agarrando demasiado fuerte hasta que me palpitaba.  Extendiendo mis piernas, me instalé en una liberación rápida, pero me detuve.  Esto no era justo. ​ ¿Por qué debo tener que correrme de nuevo, cuando Tess  probablemente esté viviendo una pesadilla en este momento?  Tomé la disciplina y tenía la mandíbula apretada, pero estiré el puño y dejé mi erección  libre. Mis músculos estaban apretados y no importaba cuánto tiempo me quedara en la  ducha, no podía relajarme.    **********************  Veinte minutos más tarde, salí de mi habitación vestido con un traje gris oscuro. El color  sombrío reflejaba mi estado de ánimo perfectamente: tenso, caliente y totalmente jodido por  una mujer que me tenía cogido por las pelotas.  Literalmente.  Acechando a través de mi casa, me encontré con Tess en la sala de carrusel en la que  había pasado el horrible incidente con Lefebvre. La ropa que le había comprado  permanecían aquí. No habíamos hecho el cambio para reubicar su dormitorio. Ese paso  final hacia la admisión de nuestras vidas no se habían fusionado todavía y yo no sabía si  estaba agradecido o molesto.  Tess estaba sentada en el final de la cama, se estaba colocando un encaje ligero a  escondidas debajo de una falda estrecha. Se la había puesto alrededor de sus caderas, por  lo que parecía más un cinturón, y joder, quería arrancársela.  Tess tenía razón acerca de que disfrutaba rasgando su ropa. Era un símbolo. Una forma de  destruir sin matarla.   Levantó la vista y saltó directamente a sus pies, sosteniendo su pecho. La chaqueta  perfectamente cortada abrazaba sus curvas, mientras que la camisa crema endeble  mostraban las sombras de la piel y el sujetador.  Mi boca se hizo agua; tragué saliva contra el impulso de arrojarla por encima del hombro y  llevarla al piso de arriba. Castigarla. Yo ya había tenido suficiente para una mañana.  “Q. Mierda, me has asustado.” ​ Subió los hombros, poniendo los ojos en blanco, y lo  sustituyó por interés y atracción.​  “Nunca me acostumbraré a que te muevas tan  silenciosamente. Eres como un maldito fantasma.” 

40


Le di una sonrisa triste. ​ “Mi silencio es muy útil cuando no quiero ser escuchado.” ​ Di  un paso hacia ella, luciendo ya una erección dura como una roca. ​ “Me gusta mirar  mientras piensas que estás sola.”  Se mordió el labio, punzando mi energía. Sus ojos se clavaron en mis labios y miré con  cautela, resentimiento y cualquier otra emoción jodida que sentía.  La agarré por la parte posterior del cuello y tiré de ella hacia mí.   Ella abrió la boca y sus manos se acercaron para mantener el equilibrio en mi pecho. Mi piel  se electrificaba bajo su toque. Gruñí, ​ “Resulta que me estoy castigando a mí mismo al  castigarte a ti.” ​ Pasé la lengua por su labio inferior, pellizcando, burlándome de ella. ​ “No  me gusta.”  Ella suspiró, apretándose con fuerza contra mí. Temblaba mientras balanceaba sus caderas  contra mi pierna.  “¿Esto significa que dejarás que me corra?” ​ Su voz era un hilo, dolorida por la  necesidad.   Tiré de ella hacia la cama. No podía pensar con claridad, lo único que quería era su centro  alrededor de mi erección.   “Mierda. ¡Estoy desolado!”  Tess se congeló en mis brazos, mirando por encima del hombro hacia la puerta abierta. Una  sonrisa avergonzada floreció en su rostro, con las mejillas encendidas de color rosa  brillante. ​ “Buenos días, Suzette.”  Gemí. Esa mujer había escogido el puto peor momento en el mundo. Dejé a Tess abajo,  arrastrando el momento, escabulléndose ella sobre mi cuerpo.  Ella trató de mantenerse serena frente al personal, pero su corazón vibraba en su cuello y  mis ojos se fijaron en la pequeña mordida que le había dado. Su piel estaba ligeramente  sombreada.  En cuanto Tess se puso de pie, me di la vuelta para enfrentarme a Suzette con los ojos  entrecerrados y la frustración oscureciendo mi voz. ​ “​ ¿Qué pasa?​ ” 

Ella agachó la cabeza, sonriéndole tímidamente a Tess que estaba detrás de mí. Maldito  vínculo de hermanas. Me había gustado que Tess tuviera amigas. Me gustaba que mi  personal la quisiera. Pero no me gustaba ser la tercera rueda, sobre el que hablarían  cuando estuvieran fuera del alcance de mis oídos.  “El helicóptero está esperando para partir. El capitán me pidió que viniera a buscarle.  Te perdiste el despegue hace más de una hora.”  Revisé mi Rolex, el que le robé a mi padres después de haberle disparado en la cabeza.  Mierda, me había olvidado de una reunión, también.  “Dile que saldremos en quince minutos,” ​ le pedí. 

41


Suzette se escabulló y me di la vuelta para enfrentarme a Tess. No podía soportar estar  alrededor de ella y la necesidad de abusar de ella era demasiado fuerte. Señalé la  mordedura en su cuello. ​ “Cúbrete eso. Nos vemos abajo en cinco minutos.”  Y corrí de nuevo.    ********************  La encontré en el rincón de lectura en el rellano del segundo piso. Daba al hall de entrada,  amplio y bien iluminado, era la ilusión perfecta de la libertad definitiva, todo el tiempo que se  quedara en casa.  “Buenos días, Sephena.”  Ella se estremeció, abrazando la última revista de moda a su pecho y encogida en la silla.  Sus huesos de la rodilla sobresalían crudamente bajo los pantalones vaqueros que había  comprado para ella y ella se llegó a llevar nada sólo suéteres holgados que ocultaban su  figura demacrada.  Mis manos se cerraron en puños cuando la ira se filtró dentro de mí. La noche que Franco la  trajo aquí, estaba vestida con un bikini que envolvía su cuerpo como una momia egipcia.  Los bastardos enfermos la habían mareado, estaba casi desnuda y obligarla a dios sabe  qué.  “Buenos días, señor.”​  Su tímida voz nunca era más que un susurro. Se negaba a hacer  contacto visual conmigo, prefiriendo escucharme desde la esquina de la revista.  Yo odiaba el olor del miedo, horrorizado por su alma destruida y su cuerpo golpeado. La  bestia dentro de mí se escondía cuando se enfrentaba a la presa que ya estaba rota  irreparablemente.  Las chicas dañadas sacaban la necesidad de protegerlas de cualquier daño, pero también  me apagaban por completo.  Me libraba del deseo de salvarlas y con ganas de matarlas sólo para sacarlas de su miseria.  Me mantuve a distancia, en dirección a la barandilla para darle un poco de espacio.  “¿Quieres que llame a tu marido? Estoy segura de que le encantaría.”  Ella sacudió la cabeza con violencia, enviando su pelo castaño enmarañado alrededor  de su cara. Las lágrimas se derramaron al instante, siguiendo por sus mejillas. “¡No!  No puedo. Él no puede verme así. No puedo. No... por favor, no lo hagas.”  Levanté la mano, luchando contra el impulso de huir de tanta desesperación. No podía huir  de esto. Esta era la razón de mi existencia. Mi único punto favorable para compensar la  maldad que vive en mí. ​ “Puedes quedarte aquí todo el tiempo que necesites. Sin  embargo, él no sabe que estás aquí.”  Lo llamé en cuanto me enteré de su identidad. Los policías locales habían puesto una orden  de búsqueda. Sephena había sido robada de su marido mientras estaban en su luna de miel  en Grecia.  42 


Tres malditos años hacía que pertenecía a una casa de putas de lujo para hombres de  negocios. Un lugar donde no se hacían preguntas, se permitió ninguna perversión  monstruosa y todos los labios fueron sellados.  Sephena se sentó con las lágrimas goteando en su regazo. En un sueño horrible, ella se  transformó en Tess. Rota, desnutrida y destrozada más allá de mi alcance. El pensamiento  de que fuera Tess ahogó mi corazón con ese temor que no podía respirar.  Tess nunca será como Sephena. Tess es mía. Yo la protegeré siempre.  Tenía que salir. ​ “Si quieres algo, por favor no dudes en preguntar. No voy a correr a  hablar con tu marido, pero pronto vas a tener que enfrentarte a tu pasado y seguir  adelante si quieres tener alguna posibilidad de felicidad. Necesitas a los que te aman,  no para permanecer oculta en un caserón de esta manera.” ​ Le di una sonrisa suave y  bajé las escaleras.  Mis pensamientos se dirigieron a Tess. Ella trabaja para mí y sería un alivio de todo tipo.  Sería bueno tener una relación diplomática. Puramente negocio. No sería capaz de tocarla.  Ella sería mi empleada, completamente fuera de los límites.  Tal vez entonces mi cerebro finalmente vería como algo más que una mujer de carácter  fuerte que yo deseaba romper. Tal vez podría obligarme a cambiar por reconocer que ella  era mi igual.  Tú todavía quieres su sangre, bastardo.  Suspiré pesadamente.  Incluso si trabajamos juntos en armonía, significaba un conjunto de chismes de oficina.  ¿Cómo podría alguna vez explicar a mi personal por qué la mujer vivía con no poder  sentarse sin pestañear, ni por qué se tenía que aplicar el maquillaje en su cuello para  mantener ciertas marcas escondidas?  “Te dije que lucharía por ti. Te merecías que luchara. Eres digno de cada pelea. Cada  argumento y bache en el camino. Voy a luchar porque me estoy enamorando de ti, Q.”  La voz de Tess me vino a la cabeza.  ¿Ella realmente quería decir eso? Sin embargo, no podía ser honesto con ella.   Yo había asesinado a mi padre y mi fuerza de voluntad tenía una fecha de caducidad. Ella  me odiaría. Yo me odiaba. No. Tess nunca lo sabría. Era mejor así.   La única persona que lo sabía todo era Frederick y uno era más que suficiente. Incluso  Suzette y Franco no tenían ni idea de lo que realmente había sucedido.  Yo prefería vivir en la oscuridad. Por mi cuenta. No quería que Tess conociera mi verdadero  yo. Ella había corrido. Ella había roto sus promesas y se fue. Y eso era totalmente  inaceptable.  Entré en el salón, en dirección a la cocina. Mantuve mi cara en blanco, a pesar de que yo  quería fruncir el ceño cuando encontré a Tess y a Suzette, inclinándose cerca, las manos  alrededor de humeantes tazas de café.  43 


“¿Así que vas a las Oficinas Moineau? ¿Estás asustada?”  “¿Asustada? ¿Por qué habría de estarlo?” ​ Preguntó Tess.  “Bueno, se trata de que Q en casa es bastante malo. Trabajar para él…” ​ Los ojos de  Suzette volaron y se conectaron con los míos.  Esta vez no me contuve y la fulminé con cada maldita molestia que sentía. ​ “¿Has  terminado, Suzette?”  Ella se sonrojó, una sombra brillante de color granate y se lanzó a la despensa.  Tess se rió, tomando un sorbo de su cappuccino. ​ “No hay necesidad de que mates a la  pobre mujer con tus ojos. Ella sólo estaba asegurándose de que estaba preparada  mentalmente.”  Bufé, acechando el café con leche ya derramado y perfectamente hecho. Suzette puede no  saber cuándo hay que mantener la boca cerrada, pero ella hizo un maldito buen café.  El sol calentaba la parte superior de mi cabeza y los hombros a través de la claraboya y la  cocina brillaba a la luz de la mañana.  Tess nunca levantó los ojos mientras bebía el líquido caliente. Yo me mantenía vigilado. La  forma en que se sentaba con los codos sobre la mesa y la taza en sus labios causaba que  su camisa se pegara, mostrando destellos de su sujetador y los pechos apenas cubiertos.  Todo lo que quería hacer era agarrar un cuchillo, cortarle el vestido y follarla.  Mis piernas se bloquearon. Cada parte de mí se sentía mal, no completa hasta que la  llevara. La cogí gritando, gimiendo y gritando más.  Joder, quería su centro alrededor de mí. Quería apagar sus entrañas con esperma para que  lo oliera durante todo el día.  Piensa en otra cosa. Sephena. Piensa en las pobres y mujeres rotas que trataban con  bastardos como tú y no sobrevivieron.  Eso puso fin a mi lujuria, pero eso no era suficiente para quitarme las ganas de follar a Tess  delante del personal.  Maldita sea, tendría que mantener mi distancia todo el día para resistirme a follarla en  público.  Suzette salió de la despensa, con los brazos cargados de harina y otros ingredientes. Se dio  la vuelta sobre sí misma, tratando de hacerse lo más pequeña posible.  Ella contuvo aliento. ​ “Lo siento, maestro. No era mi intención hablar fuera de mi turno.”  Sus ojos de color avellana tenían el mismo terror lisiado que solía frecuentar cuando ella  llegó a mí.  Yo había trabajado mucho para eliminar esa mirada fragmentada, la parte de ella que  estaba destrozada por unos bastardos que le rompieron los huesos por placer.  Bajé la taza de café y me pellizqué el puente de la nariz. Estaba fatal hoy. Estaba siendo un  imbécil.​  “No estoy enfadado. Todo está bien.”​  Dejé caer el brazo para acariciarle el  hombro, pero ella se asustó y se echó hacia atrás, temblando.   44 


Maldita sea, ella había retrocedido. ​ “No te ​ atrevas​  a temerme, Suzette. Nunca voy a  hacerte daño.” 

Tess se congeló en su taburete, sin apartar los ojos de Suzette. Cualquier persona con dos  dedos de frente podía ver que no era la mujer despreocupada que se había reído sólo hace  unos momentos. Era un fantasma de sí misma. La esclava golpeada que estaba tan  destrozada internamente que nunca tendría hijos.  Mis palabras parecieron hundirse y Suzette asintió lentamente. Poco a poco relajó los  hombros y colocó los ingredientes en el mostrador. ​ “Lo siento. Fue un lapso  momentáneo, eso es todo.”  “¿Estás bien?”​  Susurró Tess.  Mis ojos se dispararon hacia ella. Su cuerpo también estaba tenso, encorvado y  protegiéndola de cualquier enemigo. Tess no me había dicho lo que había pasado en  México, pero si alguna vez lo hacía, yo no sería el responsable de la cadena de cadáveres  que quedaría atrás.  Habíamos hecho un juramento para cazar a los hijos de puta y yo planeé empezar ese viaje  hoy. Habíamos esperado demasiado tiempo.   Suzette se sacudió, perdiendo el último miedo restante. ​ “Claro. Ignórame. Piensa que no  has visto eso.” ​ Ella agitó la mano, riendo. Sonaba genuino, si no fuera por el borde  quebradizo. ​ “Voy a empezar a trabajar en mi lista de tareas pendientes. Te veré  cuando vuelvas esta noche.”  Sin decir una palabra, ella salió de la cocina y desapareció.  Un segundo después, la lujuria sin terminar entre Tess y yo estalló.  Tess respiró, se había olvidado de su café.  “Tú eres la razón por la que está mejor. Tú eres la razón por la que puede reírse y  disfrutar de la vida otra vez.” ​ El asombro en su voz me conmovió profundamente. Nunca  había estado orgulloso de ser el hombre que era, pero la aprobación de Tess significaba  todo.  “No soy sólo yo. Ella se curó a sí misma mediante la búsqueda de otro interés. Su  curación no ha sido nada fácil.”  Tess sacudió la cabeza, con los ojos brillando con reverencia. ​ “Ella no estaría viva si no  fuera por ti.” ​ Su voz se convirtió en una escofina ronca y mi erección reaccionó al instante.  Saltó del taburete, moviéndose hacia mí como una muñeca perfecta: rubia, piel de  porcelana y gruesas pestañas que custodiaban los ojos más impresionantes que había visto  nunca.  La mirada que me deshacía.  Ella me aceptó. Ella me quería. Ella me hacía sentir digno.  Me había vuelto tonto. Había perdido la sensación del calor de mi taza de café. Me había  olvidado de cómo parpadear y respirar.  45 


Todo lo que podía hacer era mirar a la mujer que me estaba rompiendo con éxito en  pedazos sólo por estar viva.  ¿Qué coño me está pasando?   La necesidad entre nosotros fue creciendo, arqueándose como la electricidad estática.  Los labios de Tess se separaron y yo no podía buscar otro sitio. Dimos un paso al unísono,  obligados a estar más cerca, no pudiendo vivir con cualquier distancia entre nosotros.  Me lamí los labios, casi con dolor físico con la necesidad de besarla. De azotarla. De  follarla. De darle latigazos. ​ Poseerla.  Mi pecho bombeaba al llegar a captar la parte de atrás de su cuerpo. Su cabello estaba  enrollado hacia arriba, liberando su piel nevada. El impulso de cogerla vibró en mis  músculos.  Las imágenes de follarla en la despensa brillaron a través de mis pensamientos. Nunca  llegaríamos a la habitación. Necesitaba follarla a cada segundo.   Tess estaba inmóvil, respirando superficialmente, los pequeños botones de su camisa  estaban tensos contra sus pechos.  “Quería decir cada palabra,”​  le susurré. Fui hacia su garganta, ahogándome a mí mismo  en las heladas y el olor único de Tess.  “Mmm…”​  gimió, tratando de alcanzar mis solapas, arrastrándome más cerca. Perdí el  equilibrio, chocando contra ella, obligándola a retroceder y a chocar con el banco de la  cocina.  “Tú eres mi gravedad. Yo soy tuyo,”​  murmuré.  ¿Cómo iba a follarme a esta mujer, dormir a su lado y cuidar de ella cuando ni siquiera la  conocía? Mi corazón la conocía, mi cuerpo le pertenecía pero yo no era dueño de su mente.  Y yo lo quería. Lo ​ necesitaba​ . 

Agarrando sus caderas, la coloqué sobre mi erección. Su vientre tenso tembló mientras  presionaba con fuerza contra ella, sujetándola contra el mostrador. ​ “Necesito conocerte,  Tess. Necesito poseer hasta la última cosa sobre ti.”  La posesividad gruñó profundamente en mi vientre y tenía los músculos encerrados con ira.  Yo quería ser dueño de su pasado, su presente y su futuro. Yo quería ser su primer, último  y maldito para siempre. Quería limpiar borrar todo de su vida si yo no era el punto central de  su evolución.  Mierda.  Mis labios se estrellaron en los de ella y se quejaron en voz alta. Sus manos desaparecieron  alrededor de mi cintura, frenéticamente tratando de tirar de mi camisa desde la cintura.  Su lengua entró en mi boca sin ninguna disculpa, robando todo pensamiento racional. Me  exigía ira.  Me exigía que fuera salvaje y brutal, pero por una vez, por primera vez en la historia, quería  besarla dulcemente.  46 


No podía detener la risa baja que se me escapaba.  Ella rompió el beso y arqueó una ceja.  Negué con la cabeza, todavía aturdido por el sabor del café y de Tess en mi boca.  “Nada,” ​ murmuré.  “No te puedes reír a medias de un beso y negarte a decírmelo, Q.” ​ Una de sus manos  salió por la parte delantera de mis pantalones, dejándose caer sobre mi erección.  Me estremecí, inclinándome más cerca mientras tiraba de mí con fuerza.​  “Quiero saberlo.”  La bestia dentro de mí rugió y luchó contra el impulso de alejar la mano de Tess. Ella era  demasiado audaz. No se asustaba lo suficiente como para satisfacer la enfermedad en mi  interior, pero al mismo tiempo, su tacto me hacía desconfiar.  Había quedado atrás la compulsión de ser dulce. Dulce, tierno...   Yo hablaba tres idiomas, pero no había logrado entender esas palabras. Lo que acechaba  en mi interior no quería aprenderlas. Era un momento de locura para pensar lo contrario.  Pero yo quería mantener a Tess en una sola pieza y para eso, tenía que domarme a mí  mismo. No importaba lo mucho que me hiciera daño la correa.  Retrocediendo, rompí el abrazo de Tess y cogí mi café. Tragué saliva de nuevo, dando la  bienvenida al escaldado de mi lengua. El dolor me ayudaba a poner los pies sobre la tierra.  Me limpiaba de pensamientos emocionales y frívolos, y me hacía reagruparme.  Trabajo.  Tenía que concentrarme en el trabajo. No en esta mujer que daba la vuelta a mis  pensamientos y su cuerpo contra mí.   Evitando la mirada de Tess, coloqué la taza de café vacía en el fregadero. ​ “Tenemos que  irnos. Llegamos tarde y dios sabe lo que habrá pasado con mi compañía estos  últimos cuatro días.”  Me abotoné los botones de la chaqueta y me alisé la corbata de color verde azulado de  seda.  Echando un vistazo a Tess, se me cerró la garganta viendo su resplandor. Su cara estaba  enrojecida, febril; sus ojos brillantes, disparando rayos de color azul­gris a mi erección.  “Estoy agonizando, Q. Necesito un poco de alivio. No puedes esperar que pase todo  el día a tu lado y no salir de mi mente.” ​ Ella se acercó, pero capturé sus manos, evitando  que destruyera mi auto­control.  “Por favor, ​ por favor​ , fóllame.” 

Maldita sea, ¿cómo podía negarme? ¿Cómo podía negarme a mi propio cuerpo?  Una neblina roja tiñó mi visión y la bestia gruñó profundamente dentro de mí.  A la mierda todo.  Le daría lo que ella quería. Lo que yo quería. Lo que necesitábamos.  “Señor, su vuelo está listo para despegar.” ​ Giré la barbilla para encontrar a Franco, el  responsable de mi seguridad y el maldito hijo de puta que molestaba, en medio de la sala.  47 


Incliné la cabeza, pasándome la mano por la barbilla con una sonrisa divertida. Sus ojos  verdes no apartaban la mirada, sin embargo, sabía exactamente lo que estábamos  haciendo.  Mierda. Voy a tener que despedir a todo mi personal si quiero volver a tener a Tess  desnuda. ​ Todos ellos estaban decididos a mantenerme lejos de ella.  “Bien. Ahora vamos,”​  gruñí. 

Franco se cubrió la risa, se volvió y se fue. Bastardo.  Volviendo a Tess, le pregunté,​  “¿Estás lista para irte?” ​ Mi voz estaba ronca, fría. Pero  sólo porque tenía tanta frustración interior... Todo lo que quería hacer era deslizarme en su  interior. Quería colgarla en el arnés del techo y lamerle su centro hasta que gritara.  Tess entrecerró los ojos y sus manos se cerraron en pequeños puños. Los pequeños  temblores de necesidad se deslizaron sobre su piel y toda su actitud se encendió con  fastidio. ​ “Tan lista como puedo estar.”  Mis ojos se dispararon hacia los de ella, tratando de leer su segundo significado. No tenía  ninguna duda de que había un segundo significado.  Su rostro no decía nada, pero su cuerpo lo decía todo.  Y éste decía fóllame.                                             48 


49


Capítulo 4. Tess  Sálvame, esclavízame, tú nunca cederás.  Búrlate de mí, alardea de mí, mata a lo que sea que me persigue...  Dos palabras.  Amor: La más espectacular, indescriptible, profunda, eufórica, incondicional aceptación de  alguien.  Odio: Una aversión intensa, un nivel elevado de ira, una emoción no natural de carácter  inexplicable.  Ambas palabras estaban definidas, pero si existía una manera más duradera, perdería el  significado por completo.  Amor y odio.  Amor y odio.  Yo amaba y odiaba a Q con una pasión que quemaba.  El amor era algo en el que yo sólo había tenido atisbos de: amor fraternal por Brax y mi  amor por los amigos de la universidad. Nunca había sentido amor por un miembro de mi  familia. Ni una vez había tenido en toda mi infancia un rasgo de parentesco.  Había existido con un vacío en el amor hasta que Q arrasó en mi camino con su ira y  contrariedad.  Lo que yo sentía por Q superaba los reinos de amor en mi mente. ​ Quería​  amarlo. Quería  romper su cruel fachada y ayudarlo a aprender a amarme también. Quería amar su  oscuridad, así como llevarle un poco de luz.  Me tragué la risa extraña que burbujeaba en mi pecho. ​ Yo era una novata en el amor  tratando de enseñar a un monstruo sin amor.  Pero nada de eso importaba, porque se fijaba en torturarme. Dos veces casi cedió a la  gravedad, alternando entre nosotros, y dos veces dejó una interrupción para detenerla.  ¡Una interrupción no debe importar! Él debería haber exigido más tiempo, después de todo,  era el jefe, y haber terminado lo que empezó esta mañana.   Su castigo fue el peor que podría haber imaginado y mi estómago gruñó con el hambre y la  indigestión de estar tan estrechamente herida. No podía comer. No podía pensar. Apenas  podía quedarme quieta o caminar en línea recta.  Mi cabeza golpeó con exceso de energía, el cuerpo estaba punzante y palpitaba con la  necesidad de liberar. Mis manos me picaban al tocarme. Él rompió mi fuerza de voluntad.   “Ten cuidado.” ​ Q tomó mi mano mientras subía los escalones del helicóptero y pisé el  primer helicóptero en mi vida. Era una máquina negra y elegante, adornada con las iniciales  de Q y una bandada de gorriones de color dorado. Era impresionante, pero el interior era  incomparable.   Abrí la boca.  

50


Todo sobre Q vibraba con riqueza. Él no era llamativo ni ostentoso. Estaba arraigado en sus  poros, tanto como su embriagador aroma cítrico.   Q me empujó hacia delante, moviéndome fuera del camino.  Miré a mi alrededor con asombro las cuatro impecables sillas de cuero negro. Los  apoyabrazos eran de color carmesí llenos de diales para masajes y quién sabe qué más.  “¿Te gusta?” ​ Q sonrió, tomando asiento en una de las sillas grandes.​  “Tuve la suerte de  conseguir uno de los prototipos. Es un Bell 525 Implacable.” ​ Acarició el cuero mientras  su rostro se suavizó.​  “Gasto la mayor parte de mi riqueza en otros hobbies…”​  Su voz  se puso más dura cuando mencionó la industria del comercio sexual, ​ “pero me gustan las  cosas bonitas. Y me gusta la adquisición de cosas que otros no han poseído antes.”  El mensaje oculto que Q había dejado caer, que él apreciaba lo que estaba intacto y puro,  no me pasó desapercibido. Lástima que yo no era virgen. ¿Odiada que me hubieran usado  antes? Dejé esa línea de pensamiento. Dolía demasiado.  Haciendo caso omiso de su mirada, me tambaleé hacia delante en mis tacones de aguja,  los talones se me hundieron en la alfombra de lujo. No podía pensar en un nombre más  acertado para un helicóptero: Implacable. Exactamente igual que su nuevo propietario:  implacable para romperme, poseerme, ​ torturarme​ . 

Un televisor de pantalla plana adornaba una de las paredes junto a un panel completo de  diales y gadgets que no me atrevía a tocar.  “Es una maravilla,” ​ susurré.  Una fuerte risa masculina sonó alrededor de la cabina cerrada. ​ “¿Simplemente  encantador? Joder, si no respetas el pájaro, te puedes coger un taxi a París.”  Q se rió entre dientes, mirando al hombre que había aparecido en la parte superior de la  escalera. Estaba vestido con ropa de piloto, su pelo negro estaba cubierto con una boina y  sus tenía los ojos marrones oscuros brillantes.  “Es bueno saber que la aprecias tanto como lo hago yo, señor Murphy.” ​ La voz de Q  se hizo eco a través de mis huesos, activando el temblor de mi centro de nuevo.   Me mordí la lengua para detener el gemido y me obligué a sonreír.​ ”Es una hermosa pieza  de aviación. Tengo muchas ganas de volar con estilo.”  El señor Murphy inclinó la cabeza, tocando el borde de su gorra de piloto. ​ “Ya lo creo,  señora.” ​ Me dedicó una sonrisa y volvió su atención a Q. ​ “Si estás listo para partir, le  sugiero que nos vayamos ahora, señor. Los vientos son buenos y el tiempo de vuelo  deben ser unos treinta y tres minutos.”  Q asintió, haciéndole señas para que se fuera. ​ “Eres libre de despegar.” ​ Me miró con sus  ojos de color jade y se me puso la boca seca al instante. Su sabor se había quedado en mi  lengua. No quería nada más que me usara de nuevo.  Sus labios temblaron y la cabina presurizada con cualquier pensamiento de Q me satisfacía. 

51


“Por favor, no nos moleste, capitán. Tengo un montón de trabajo para ponerme al día.  Confío en que me lleve a la oficina a tiempo, sin necesidad de comunicármelo.”  El capitán me lanzó una mirada rápida antes de asentir e irse hacia las escaleras. ​ “No hay  problema, señor. Como quieras.”  “Oh, ¿señor Murphy?”​  Q se pasó un dedo por encima del labio inferior, pensando algo  entretenido.   El capitán hizo una pausa, su cuerpo estaba a punto. ​ “¿Sí, señor?”  “Cierro la puerta de comunicación.” ​ Su cabeza estaba inclinada. El lenguaje corporal  proyectaba una simple advertencia. ​ “No podemos ser interrumpidos. ¿Entiendes?”  El capitán no me miró esta vez, por lo que me alegré. Mi corazón se aceleró a tropecientos  latidos por minuto y no podía respirar tanto.  Q no movió ni un músculo.  El capitán volvió a asentir. ​ “No hay problema. Nos vemos en París.” ​ Cerró la puerta y ese  sonido me robó la capacidad de ponerme de pie. Me temblaban las rodillas.  Encerrada dentro de un espacio pequeño con Q durante media hora.  Oh, dios. ​ Voy a terminar follándome su pierna, o peor aún, sentándome en su cara.  Comencé a hiperventilar. Yo no era lo suficientemente fuerte como para soportar su castigo.  Me agrietaba. No hay duda. ​ Yo me estaba desmoronando.  La silla me envolvió en la comodidad de cinco estrellas, pero podría haber flotado en una  nube, aunque esto hubiera irritado mi piel, saliendo fuego de mis extremidades. Al igual que  la odiada falda estrecha y las medias sedosas. Cada contracción, cada movimiento,  encendía las marcas del látigo en mis muslos, un enlace directo a la quemadura entre mis  piernas.   Nunca me sentiría normal de nuevo. Había descendido al reino de la locura.  Locura.   Eso​  es lo que yo sentía por Q. 

El amor y el odio entrelazados tan intrínsecamente, trenzados juntos en una sensación de  vida que se consumía.  Q había creado una emoción completamente diferente de la cual nunca me escaparía: una  locura. Yo nunca sería libre de la locura de haber caído en las garras de una bestia.  Miré hacia abajo, dándome cuenta de que Q me estaba mirando.  “¿Qué estás pensando?” ​ Me preguntó, manteniendo la voz baja y persuasiva. En todo  caso, era peor que su volumen normal. Me susurraba debajo de la ropa, lamiéndome  alrededor de mis pezones.  Apreté los muslos, mirándome las manos que estaban en mi regazo. Las lágrimas me  magullaban los ojos y la autocompasión me hacía temblar. Nunca había querido tanto un  orgasmo. 

52


El sonido de la pesada maquinaria de arranque sacudió el helicóptero. Las palas del rotor  cogieron velocidad en un momento.  “Tess…” ​ Q se desplazó hacia delante en su silla, uniendo las manos entre sus muslos  abiertos. Cuando me puso el rastreador se puso en esa posición. Incluso en esa primera  reunión, había estado húmeda para él. Mi cuerpo no tenía auto­control hacia este hombre.  Él me hacía débil. Me hacía ​ dependiente.  “Nada. No estoy pensando en nada.”​  Mi estómago se precipitó a mis pies cuando  despegamos. El helicóptero actuaba como si tuviera alas y no hojas de metal  manteniéndolo en el aire.  Q no me quitaba los ojos de encima, congelado en esa posición; lo único que movía eran  los dedos. Estos estaban blancos de la presión.   Su proximidad me hacía temblar, dolía y gritaba por dentro. Mi cuerpo estaba hinchado y  me conducía al punto de la locura con la necesidad de liberar.  Estoy enferma.​  Debo estarlo. Ninguna persona podía hacer que otra estuviera quemándose  con la lujuria. Tenía fiebre, mi mente se consumía con mi maldita obsesión que era Q. 

Q tomó aire antes de desbloquear las manos temblorosas y se reclinó en la silla. ​ “¿Te  sientes bien, Tess?”​  Sus ojos me miraban y su cuerpo me mandaba lujuria.   Aspiré con fuerza, retorciéndome en la silla, maldiciendo a los azotes de mis muslos,  hechizando a Q por dejarme así. ​ “¿En qué diablos piensas?”  Q no se movió durante un minuto entero. Un minuto tortuoso mientras nuestros ojos se  ecnontraron, nuestra mente se conectó y nuestros subconscientes se gritaban el uno al otro.  Nuestras mentes se hacían el amor, asoladas, arruinadas, pero no se tocaban. Pero eso no  era suficiente.  Se me aceleró el corazón. Esto hizo que me humedeciera más. Mi mente era de alguien  que ya no conocía, que no me daba lo que necesitaba.  “¿Por qué le dijiste al capitán que no nos molestara?”​  Mi voz apenas era perceptible  sobre las palas del rotor, pero Q me había oído.   Él se quedó quieto, con la tensión carnal creciendo. Me miraba desde abajo, dejándome  atrapada.​  “¿Tú que piensas, ​ esclave​ ?” 

Esclave. ​ La única palabra que estaba hipervinculada con mi centro. 

Mis ojos se cerraron cuando una ola de orgasmo negado agarró mi cuerpo entero.  Oh, mierda. ​ No me jodas, no podía hacerlo. 

“Ya he terminado,” ​ me atraganté, trenzada con anhelo y empañada con confusión.​  “¡Me  estoy volviendo loca!” ​ Agarré un puñado de pelo y tiré, tratando de encontrar algo de  alivio de la acumulación incesante.   Pero el dolor sólo amplificaba mi deseo, enviando otro latido pulsante a través de mi cuerpo. 

53


Las palas del helicóptero zumbaban y herían la cabina con tensión sexual. Q contuvo el  aliento, luchando contra su traje. Estaba sentado tan quieto que parecía muy afectado. No  era justo. Él sí se había corrido, por mi garganta y mis pechos. ​ ¡Es mi turno, maldita sea!  Yo estaba demasiado consumida por la necesidad corporal.   Me alejé del cuero de lujo, caí sobre la alfombra y me arrastré.  Me arrastré con una maldita falda de diseño de dos mil euros, centrándome en la única  persona que me podía curar.  El rostro de Q brillaba con la luz del sol de la mañana que entraba por la ventana. Sus  labios se separaron, chupando el aliento ruidoso. ​ “Levántate,” ​ gruñó.  Gemí y sacudí la cabeza, manteniendo los hombros encorvados mientras atravesaba la  pequeña distancia.  Cada latigazo cervical, cada moratón, cada célula de mi cuerpo palpitaba.  Se sentó erguido, con los brazos para levantarse a sí mismo hacia arriba. Sus dedos se  pusieron blancos alrededor del cuero, apretando con fuerza. ​ “Para. ¿Alguna vez te he  pedido que te arrastres o seas menos que una mujer?”  Su rostro se puso negro con furia mientras paré y me arrodillé entre sus muslos abiertos. Su  calor corporal asesinaba el resto de mi pensamiento coherente. ¿Quería poseerme? Él me  poseía​  en ese momento. 

Alcé los ojos, temerosos de lo que me gustaría ver en los suyos. Entonces salté cuando él  se agachó y me agarró los tríceps.   “Mierda,”​  murmuró, sus dedos me apretaron fuerte. Pero no me importaba. No me  importaba porque mi amo me estaba tocando y mi cuerpo estaba demasiado arrastrado por  el placer de tener miedo de la ira de Q. Él se burlaba de mí, me usó y me negó esta  mañana. Yo no podía esperar trabajar o funcionar como un ser humano sin que él me  salvara de esta agonía placentera.  Elevándonos por encima de las granjas, de los pueblos pintorescos y de las casas de  campo, le desnudé mi alma. ​ “No tenía la intención de alejarme de ti. Quería darte  placer. Quería mostrarte lo mucho que me importabas, lo mucho que creo en ti.”  Q sacudió, su rostro se ensombreció aún más; sus dedos se volvieron como garras,  cortando el suministro de sangre alrededor de mis brazos. ​ “Te llevaste mi control. ¿Sabes  lo que les pasa a las mujeres cuando lo pierdo?”​  Me sacudió. ​ “Es lo único en lo que  he sido capaz de confiar en toda mi vida, y, sin embargo, lo tienes en tus manos.”  Ningún otro hombre tenía una voz como Q. Oscura, peligrosa, atada con un acento francés  melódico.  Ser reprendida por él era la perfección pura.  Se puso de pie de repente. Me tambaleé en su puño, mirándolo fijamente a los ojos  turbulentos.  “¿Por qué me empujas así?”  54 


“Porque tengo que romperte para hacerte mío.” ​ Mi voz estaba fuerte. Eso era cierto.  Más de lo que yo sabía.  Sin importarme que Q me realizara el peor castigo, me retorcí en su agarre hasta que sus  dedos se aflojaron.  En el momento en que mis brazos estaban libres, alcancé mi botón superior y seguí.  Los ojos de Q cayeron hacia mi pecho, absorbido por mis dedos bruscos.  Mi cuerpo estaba pesado, derritiéndose, desatado por la cercanía, amenazado por ser  tomado. Me gustaría hacer que Q me follara. Lo haría.  No trató de detenerme cuando me desabroché los botones restantes y me quité el material  blando de la cintura. Me puse de pie frente a él, revelando el sujetador de encaje negro con  pequeños diamantes en las correas.  Con mi incremento exorbitante del pulso, tracé una cruz sobre mi pecho, justo encima de mi  corazón.​  “Te juro que te obedeceré. No voy a obligarte a que me des lo que no estás  dispuesto a darme.”  Q dejó de respirar; sus ojos se clavaron en mi piel expuesta. Se humedeció los labios,  degustándome de pies a cabeza sin siquiera moverse. Miré hacia sus pantalones y una  emoción embriagadora me calentó cuando vi el bulto duro contra el material.   El helicóptero se ladeó hacia la izquierda y eso nos hizo movernos. Su mirada conectó con  la mía y vi el deseo a fuego lento en sus ojos que cambiaban de pálido a brillante, ardiente y  abrasador.  Su mano salió disparada y capturó mi barbilla, sosteniéndome fuerte. Su pecho bombeaba y  se notaban las venas de su cuello. ​ “​ Esclave​ …” ​ Su voz me acarició positivamente el centro,  ondulándose sobre mi piel. 

Mi mente nadaba y se apresuró a terminar lo que quería decir. ​ “Me comprometo a  obedecer, pero no prometo que no haga de tu vida un infierno. Juraste que me darías  lo que necesitaba. Tú has roto tu juramento porque ahora te necesito. Te necesito  tanto que no puedo pensar con claridad. Necesito tu lengua. Necesito tus dedos, tu  polla, tu voz, tu olor. Te necesito todo sobre mí, en mí y rodeándome.” ​ Jadeé cuando  terminé.  Él no se movió, mirándome como si yo fuera un negocio sucio que se negaba a seguir su  camino.  “¿Te paras a pensar por un momento por qué le dije al capitán que nos diera  intimidad?” ​ Inclinando la cabeza, me besó la picadura oculta que me hizo antes. ​ “Es  porque sé el dolor que sientes. Yo también me siento torturado. Si no te follo antes de  llegar a París, terminaríamos en las noticias nacionales por indecencia pública. Yo  también he terminado, Tess.”  Pasó la nariz por mi cuello, en dirección a mi oído. Me estremecí cuando me mordisqueó el  lóbulo. ​ “​ Basta ya de mendicidad, voy a follarte​ .”  55 


No fue Q el que perdió esta vez. Fui yo.   Me lancé a sus brazos, trepando, arañando con urgencia. Mis labios descendieron sobre él,  y por primera y probablemente única vez, inicié el sexo entre nosotros. Y por un momento  precioso, él me dejó cogerle.  En el momento en que mi lengua entró en su boca, él se rompió.  Mi estómago se dio la vuelta y me encontré de espaldas en el piso alfombrado del  helicóptero. Q acunó mi cabeza para no darme con el suelo, y de alguna manera mantuvo el  peso de la expansión hacia un mínimo. Pero esa era su caballerosidad.  En cuanto me tuvo debajo de él, me besó como un monstruo poseído. Su lengua me  atravesó los labios y me robó hasta la última gota de oxígeno en el cuerpo. Mis ojos se  cerraron de golpe y arañé su traje impecable.  Necesito esto. Necesito su piel.  Cada parte de mí hervía; la desesperación me hizo salvaje. Le agarré la corbata, tirando de  él con mucha fuerza contra mí, me magullé los pechos y el cuello, estando a punto de  estrangularlo.  Q me mordió el labio, no salió sangre, pero era una advertencia. Se echó hacia atrás sobre  sus codos, presionando sus caderas más fuerte contra las mías. ​ “Estás decidida a hacer  que duela. Estoy tratando muy fuerte, pero no parece importante. Eres muy  imprudente con tu vida, ​ esclave​ , así que, ¿por qué debo contenerme?” 

Mi sangre se emocionó, convocando cada receso oscuro a borbotones de deseo. "Si vas a  lastimarme a cambio, entonces sí, soy imprudente, pero sólo porque te necesito como el  aire."  “¿Es necesario esto?” ​ En sus ojos se reflejaba mientras rodaba sus caderas contra mis  piernas. Era rehén de la falda apretada cuando lo único que quería era abrir mis muslos y  darle la bienvenida.  Deseé que Q tuviera unas tijeras de plata para hacerme libre, cortar mi ropa interior de  fantasía y cogerme como la esclava que quería ser para él.  “¿Cuánto necesitas para ser follada, Tess?”​  Su cabeza bajó a lo largo de mi mejilla,  respirándome. ​ “¿Te vuelves loca pensando en cómo te voy a follar?”  Mi educación completa voló fuera de mi mente. El discurso era imposible mientras las  imágenes de Q chocando contra mí estaban en mi mente.  Grité mientras me atrapaba el pezón, apenas cubierto, con sus dientes. Me incliné cuando  su boca caliente se cerró sobre el meollo de alta sensibilidad y mi centro se apretó.  “Creo que me necesitas. Creo que necesito mostrarte lo bien que se puede sentir mi  erección.”  “Por favor. Dios, sí. Muéstramelo. Ahora.”  Se desplomó encima de mí, sus labios aplastando los míos. Abrí la mandíbula y me sometí  a su beso exigente. Q jadeó, pasando sus manos por todo mi cuerpo. Su barba actuaba  56 


como papel partido con chispa. Nosotros detonamos. Si el helicóptero tomaba tierra, no nos  hubiéramos dado cuenta. Estábamos envueltos, consumidos por el otro.  Q rompió el beso, haciendo palanca a sí mismo de mí.  Con la respiración entrecortada, ordenó, ​ “Ponte a cuatro patas.”  Cuando no me moví lo suficientemente rápido, me agarró las caderas y me dio la vuelta,  alzando mi culo hasta que me apoyé en mis manos y rodillas.  Unos dedos urgentes empujaron mi falda estrecha más arriba y escuché un crujido.  “Quiero rasgarla en pedazos, pero no puedo mostrar al mundo lo que es mío.” ​ Q dio  un último empujón y la falda se subió a mis caderas.  En el momento en que mi culo se expuso, me pegó con fuerza, enviando sacudidas de dolor  a través de mi cuerpo, pero existía ya una meseta dolorosa.   Abrí los ojos mientras empujaba hacia atrás, implorando a Q que atacara de nuevo.   Vibrando con lujuria, se acercó y me lamió la mejilla del culo, calmando el dolor dulce.  Con un gruñido, me arrancó el tanga con los dedos. El material se apretó alrededor de mi  coño, pellizcándome el clítoris, lo que me quemo. Luego, con un movimiento de cabeza, Q  cortó el encaje con los dientes y el tanga se rompió.   Se acercó la tela a la nariz y aspiró hondo. ​ “No me jodas, hueles increíble.”​  Con un brillo  oscuro en sus ojos, apretó el trozo de ropa interior y se lo metió en el bolsillo. Me pilló  mirando por encima del hombro y dijo, ​ “Ahora te voy a tener siempre cerca, ​ esclave​ .” 

Mis mejillas se encendieron, pero mi corazón se agitó. Q quería una parte de mí con él en  todo momento. Yo quería lo mismo. Quería llevar su olor. Para envolverme en todo lo suyo.  Q ladeó la cabeza y se abrió la bragueta. Nunca dejaba de hacer contacto visual, se  desabrochó la hebilla del cinturón y lo deslizó lentamente de la cintura.  Empecé a temblar. Mis uñas arañaron la alfombra, esperando otra ronda de abusar con el  cinturón. Sólo hacía cuatro días desde que Q me dio la bienvenida a casa con la ayuda de  su cinturón y un poco de champán helado.  Q enseñó los dientes. Tenía los ojos brillantes con irritación. ​ “Puedo ser muchas cosas,  pero no soy un bastardo que te va a golpear en la parte superior de los moretones  que apenas habían sanado.” ​ Deliberadamente tiró el cuero a un lado.  No me relajé y no sabía si sufría arrepentimiento o alivio por su decencia.  “Te voy a castigar de otras maneras. Mira hacia abajo.” ​ Hizo un gesto para que mirara  hacia abajo y sin querer dejé caer la cabeza.  No viendo lo peor de mi cuerpo hipersensible. Sin saber lo que estaba haciendo, mi  imaginación corría libre.  El sonido de una cremallera muy ruidosa, incluso por encima del zumbido de las palas del  rotor. Caliente, carne dura de Q conectó con la parte posterior de los muslos mientras  presionaba contra mí y tiraba hacia abajo sus bóxers en un solo golpe. 

57


Gemí, meciéndome hacia él. Pensé que sus muslos estaban calientes, pero eran la  Antártida en comparación con el infierno de su erección. Colgaba pesada y dura entre mis  muslos abiertos, haciéndome bromas.  Gimió, arrastrando la cabeza a través de mis pliegues. ​ “Mierda. ¿Voy a tener suficiente  de ti?” ​ Mientras hablaba, capturó mi clítoris con el pulgar y el índice.  Mi centro se alegró de tener finalmente estimulación. Normalmente yo iba a necesitar más  que un simple toque, pero esta vez sólo el pensamiento de su mano sobre mí fue suficiente.  “Q...sí, Q.”  Insertó la punta de su dedo dentro de mí antes de retroceder y sustituirlo por la gruesa  cabeza de su pene.  Se expandió, se estiró y me envió latidos. Mi cabeza era demasiado pesada para soportarlo  y deje que colgara, cediendo a la exquisita anticipación abrumadora de que Q me follara.  Se hundió otro centímetro, sus muslos estaban rígidos contra los míos. Otro gemido arrancó  de su pecho.  “¿Cómo es que estoy a punto de correrme cuando exploté hace una hora en tu  boca?”  Me mordí el labio ante el asombro desigual de su tono. No me estaba haciendo la pregunta  a mí. Era retórica.  Realmente él no entendía la compulsión que había entre nosotros, yo sabía que yo no lo  entendía tampoco. No había palabras o racionalidad para explicar nuestro vínculo.   La felicidad me quemaba como un amanecer. Yo, Tess Snow, una mujer sin ningún valor o  reconocimiento, tenía poder sobre una leyenda sádica como Q. Y joder, eso me encendía.  Q me volvió a golpear sobre el culo. Las marcas del cinturón despertando, hormigueando,  en busca de alivio. Entonces él me acariciaba, quitando calor.  Lo repitió. Golpe. Caricia. Hasta que la cabeza empezó a darme vueltas y mi centro se  contrajo alrededor de la pequeña fracción de su erección.  “¡Q!” ​ Gemí. ​ “Por favor. No más. Te necesito mucho.”  Sus dedos se sumergieron entre mis piernas. Grité mientras untaba la humedad  alrededor de mi clítoris.  “Mierda.” ​ Una maldición ahogada de Q y fuegos artificiales en mi sangre.  Empujé hacia atrás, arqueando la espalda. Mis labios se separaron y no reconocí a la chica  que estaba jadeando como si hubiera corrido una maratón. Todo lo que me importaba iba a  venir.  “​ Mierda, esclave​ , para. Por el amor de dios, me estás arruinando.”​  A pesar de la 

ferocidad de la ira de Q, me emocioné al saber que estaba ganando en el entrenamiento del  maestro. Si hubiera sido un poeta, habría escrito lo fortuito que era todo. Cómo el destino se  entrelazó y nos maldijo a ambos. 

58


Q me agarró las caderas y me subió más. Sacando, el calor de su erección me dio en el  culo y me sacudí con urgencia.  Sentado alto en sus rodillas, Q murmuró, ​ “Esto va a ser rápido y duro, y no quiero que  digas una palabra, ¿me oyes?”  Asentí con la cabeza, sin aliento ya.​  “Voy a hacer todo lo que quieras, siempre y cuando  me dejes correrme.”  “Puedes correrte, pero sólo cuando yo te lo diga.” ​ Sus uñas estaban clavadas en mi  piel.   “Pero si te corres antes, voy a castigarte peor. No voy a sentir arrepentimiento ni  remordimiento. Voy a encontrar una manera de castigarte a ti pero que no me haga  sufrir a mí.”  Se balanceó y su erección alivió mi culo, entre mis muslos abiertos, empujando mi centro.  Las palabras estaban más allá de mí. Asentí con la cabeza violentamente, escarbando en la  alfombra y las hebras se envolvieron alrededor de mis dedos.  Con las manos urgentes, Q me agarró la cola de caballo.  Con un tirón, me forzó la cabeza hacia atrás. Mi columna vertebral se arqueó mientras él se  hundía en mi interior.  Profundo.  Fuerte.  Plenitud insoportable.  Abrí la boca para gritar, pero él puso una mano sobre mí, cabalgándome, conteniendo mis  gritos.​  “Silencio, ​ esclave​ . Ningún sonido, ¿recuerdas?”  La intrusión fue el dolor personificado, felicidad sin fin. 

La forma en la que lo llevó a cabo era puramente brutal, oscura y animal.  Me encantaba.  Con su polla en el fondo, el puño envuelto alrededor de mi cola de caballo y su otra mano  apretada sobre mi boca, me folló.   Cada vez que me empujaba, yo empujaba hacia atrás a su encuentro. Me inclinaba más  que nunca, disfrutando de la quemadura del tirón del pelo. Mis pulmones estaban tensos  cuando Q gruñía, tomándome fiel su palabra.  Los pequeños gemidos y maullidos sonaban bajos en mi garganta, pero Q los capturaba  uno a uno.  Me dolían las uñas de lo mucho que se clavaban en la alfombra y me estremecí cuando Q  me soltó el pelo para clavar sus uñas profundamente en mi cadera, desgarrándome hacia  atrás; por lo que sus caderas chocaban con mi culo.  Gemí cuando sus uñas rompieron la barrera delgada de piel, imprimiendo marcas de garras.  Sin embargo, otro autógrafo, otra reivindicación de propiedad.  Me deshacía.  59 


Mi centro se hinchó y le dio la bienvenida, se desató, se calentó y se fundió. El orgasmo  comenzó en mi corazón, haciendo su camino hasta mi mandíbula, el cuero cabelludo y la  columna vertebral. Viaba por cada rastro abrasador, haciéndome temblar.  No te corras. No te corras.  El mantra era inútil cuando cada golpe de Q anulaba mis mandamientos. Me poseía y era  su culpa que me corriera.  “Coge tu castigo, Tess. Folla todo de mí.”​  Mi mente gritaba que yo había tomado todo de  él.  Su oscuridad, lo peor, pero él no quería decir espiritualmente. Se refería a lo puramente  físico.  Me tiró del pelo otra vez, tirando de mí. Una vez en posición vertical, con su brazo  enganchado alrededor de mi pecho mientras sus dedos me torcían el pezón a través del  frágil encaje del sujetador, llegué a volver a tejer mis dedos en su pelo, amando el espesor y  la sensación varonil de su cuero cabelludo.   En cuanto me pellizcó el pezón, la primera ola del orgasmo tan esperado me hinchó  profunda y fuertemente el vientre. ​ “Oh, dios.”  Q congeló.  Su erección tembló dentro de mí, palpitando con sangre, pero paró y se quitó.  Le agarré la oreja, con ganas de torcerla y gritarle que terminara lo que había empezado,  pero no me atreví.  “¿Te has corrido, ​ esclave​ ?” ​ Su voz estaba sin aliento, pecaminosamente caliente en mi  nuca. 

Negué con la cabeza. ​ “No, pero, por favor. Déjame, Q.”  “Me dijiste esas mismas palabras cuando estabas encadenada y siendo azotada en  mi dormitorio. ¿Recuerdas cómo te follé con la lengua? ¿Cómo montaste mi boca con  tus piernas sobre mis hombros?”  Su voz pintaba cuadros demasiado vívidos en mi cabeza. Me sacudí hacia atrás, sentada  duramente en su erección, haciendo que su longitud golpeara la parte superior de mi  vientre.  Dio una maldición de sorpresa antes de que sus brazos se pusieran alrededor de mí,  obligándome. ​ “¿Recuerdas?”  “Me acuerdo. Quiero hacerlo de nuevo. Quiero tu boca en mí.”  “Vas a tener que ganártelo,” ​ susurró, mordiéndome la oreja, haciendo que me sacudiera.  Me dejó ir con un brazo y buscó detrás de él. Un momento después, un destello de color  turquesa me llamó la atención cuando él capturó mis muñecas, colocándolas detrás de mí.  Mi centro de gravedad se desplazó cuando Q me ató las muñecas con su corbata. Con él  dentro de mí y las manos a mis espaldas, me caí hacia delante. Pero Q me atrapó,  ayudándome, mientras me bajaba al suelo. ​ “Pon tu mejilla en la alfombra.”  60 


Dejé caer la cabeza y Q esperó antes de liberarme. La sangre pasó a mi cabeza y mi tierno  cuello gritó, pero no dije nada.  Mi ritmo cardíaco se aceleró mientras el helicóptero se precipitaba hacia la derecha. ¿Tan  cerca estábamos de París?  “Joder, te ves increíble así. Atada, empalada, completamente a mi merced.” ​ Pasó un  dedo por mi culo, dirigiéndose hacia abajo hasta tocar donde nos uníamos. Una cálida  humedad nos unía. Robó algo de él y lo giró alrededor de mi clítoris.  Mis piernas se estremecieron, tratando de cerrar contra la intensidad repentina. "Q."  “Voy a follarte ahora, Tess. No te corras hasta que yo te lo diga.”  Se levantó un cierto temor. No tenía el control de mi cuerpo. Me había corrido en la primera  embestida. Me mordí el labio, preparándome para la obediencia más difícil todavía.   Q entrelazó sus dedos alrededor del lazo de unión de mis muñecas. El malestar estalló en  mis hombros cuando se me arqueó la espalda y las piernas se extendieron aún más. La  quemadura en mis rodillas de la alfombra giró las piernas al fuego.  El ritmo de Q era contradictorio a lo que yo esperaba. Comenzó largo, profundo y lento.  Disfrutando, languideciendo, sacando casi hasta la punta, antes de que poco a poco me  entrara de nuevo.  El orgasmo negado se contruía tres veces, arrollándome en cada golpe.  “Esta noche, voy a atarte al revés y te obligaré a beberte mi corrida, ​ esclave.  Entonces te voy a comer hasta que olvides tu propio nombre.”  Mierda, la voz de Q era un afrodisíaco. Una frase más y explotaría.  “Voy a hacerte tantas cosas. Muchas cosas pecaminosas…”​  Q gimió, deteniéndose  mientras hablaba y empujaba profunda y duramente.  Aumentaba el ritmo hasta que sus bolas golpeaban contra mi clítoris. Apreté los ojos frente  a la necesidad de correrme.  Cuando Q se perdió en mí, yo me perdí en él. El sonido del helicóptero se desvaneció y lo  más importante en el mundo era la conexión entre nosotros. El vínculo intrínseco de hombre  y mujer.  Q me pellizcó el clítoris mientras empujaba violentamente. Sus huesos de la cadera  magullaron mi culo cuando se volvió salvaje. Había pasado de los empujes largos y  medidos. Estos se volvieron cortos, afilados y totalmente explosivos.  “Joder, ​ esclave​ . Joder, sí.”​  Me soltó las muñecas y me perdí en su interior; chorros de  hidromasaje partían mi propia reacción y me quemaban. 

El orgasmo tronó, pero luego se balanceó al borde, casi como si se esperara para ser  negado de nuevo.  El dolor de celebrar en el limbo me hizo gritar.  Me retorcía y me resistía contra el ritmo implacable de Q. 

61


“Tienes mi permiso. Córrete. Apriétate alrededor de mí.”​  Q empujó con más fuerza,  acariciando mi clítoris hasta que no tuve más remedio que caer.  Me desplomé sobre el borde.  Me entregué a las ondas pulsantes de la felicidad.  Todo mi cuerpo se contrajo y cada parte de mí se rompió en pequeñas partículas. Los  pequeños pedazos de mi alma chocaron, antes de reformarse en algo nuevo.  Mi pasado ya no existía. Mi futuro era incierto, pero una cosa era segura, Q me llevó de  cabeza a la vulnerabilidad, despojándome y dejándome desnuda.  Cuando el último temblor pasó a través de mí, me destrozó, dejándome la cabeza y los  pulmones gritando, y mi cuerpo completamente inerte. La sensación de juntarme de nuevo  después de un gran orgasmo me hizo llorar.  Había vuelto a nacer.  Q se rió entre dientes, todavía duro, pero su voz sonaba como si se obligara a hablar.  “Podría correrme ahora mismo.”  Salió suavemente y me quitó la corbata de alrededor de mis muñecas. Mi cuerpo se negó a  moverse y yo gemía de placer mientras él se limpiaba con su corbata de seda.  ¿Qué acababa de sucederme?  Cuando él terminó, se puso de pie y me recogió del suelo. No me miró a los ojos, se puso  rápidamente los pantalones y metió la corbata en el mismo bolsillo en el que tenía mi ropa  interior.  Su cuerpo estaba flexible, saciado, pero sus ojos estaban apretados.  Fui a bajarme la falda, pero me detuvo con sus grandes manos. ​ “Déjame.”  Cuando me miró a los ojos, dejé de respirar. Lo que me había pasado a mí, él lo había  sentido. Vio mi confusión y fragilidad.  Su rostro bailaba con conflictividad junto con un rastro de odio a sí mismo.  Con ternura, me alisó la falda, frunciendo el ceño ante el desgarro del tejido. Respiramos el  uno del otro mientras ajustaba cuidadosamente los delicados botones de mi blusa. Sus  manos eran suaves y reverentes mientras reparaba el daño, los nudillos rozaron la piel  sensible de mis pechos.  Sus labios se quedaron apretados y yo caí un poco más.  Caí más en la locura de este hombre que me hacía vivir.  Cuando terminó, no se alejó. ​ “Tess…”  Negué con la cabeza. Ahora no era el momento de reconocer lo que había pasado entre  nosotros. Quería saborearlo. Protegerlo.  Él asintió con la cabeza. Me guió a una silla y me puso el cinturón de seguridad.  Inclinándose sobre mí, me dio la sonrisa más dulce y me susurró, ​ “Creo que acabamos de  unirnos al club de las altas millas.” 

62


Me reí en voz baja mientras se sentaba en su silla y miraba por la ventana. Miraba  pensativo, completamente envuelto en sus pensamientos. El aire entre nosotros ya no  hervía con tensión sexual, zumbaba con conexión emocional.  Yo sabía por qué Q parecía tranquilo, era porque había pasado algo más profundo que el  sexo. Mi mente lo sentía, mi corazón le daba la bienvenida. En cuanto Q me hizo astillas, se  bajó un muro inconsciente.  Una pared que había estado allí durante toda mi infancia, una fundación para que yo  pudiera tener algún sentido de la felicidad, a la vez que no haber sido amada por mis  padres.  Q hizo añicos esa pared y él también lo sintió.  Algo suave estaba entre nosotros y yo esperaba que fuera el comienzo de nuestro futuro.  Suspiré, resonando con contusiones y dolores.  Muy por encima del mundo, estábamos en una retorcida y perfecta armonía.                                                    63 


Capítulo 5. Quincy.  Tú te metiste en la oscuridad, liberaste a mi monstruo y eso lo hizo gritar,  sangrar, llamarme, pero nunca dije basta, no huí...  Lo había hecho.  Hice lo que buscaba, la bestia fue después.  La rompí.  Dañé algo profundo dentro de Tess y eso me masacró. Quería disculparme, cerrar de golpe  mis rodillas y rogar por su perdón, pero ella negó con la cabeza cuando empecé y me cerró.  No sé qué coño pasó. Nada cambió en el exterior, pero algo se había desmoronado, alguna  barrera entre nosotros, alguna cornisa que no habíamos cruzado.  Cuando el helicóptero comenzó su descenso desde las nubes a la ciudad, me golpeé a mí  mismo por haberla castigado. Por exigir demasiado, demasiado pronto.  Rompí algo profundo dentro de ella. ​ ¿Qué pasaba si lo había arruinado todo?  Me arriesgué a echarle un vistazo a Tess y me estremecí al ver las sombras alrededor de su  cuello y el patrón de la alfombra descolorido en la mejilla. Tenía los ojos cerrados con una  pequeña sonrisa en sus perfectos labios rosas.  Ella se había quitado las medias para deshacerse de la evidencia de nuestro  entretenimiento a bordo y su piel estaba enrojecida.  Mi corazón latía con fuerza, extendiendo una calidez a través de mi cuerpo. Cuanto más  tiempo me quedaba mirando, más quería envolverla y mantenerla a salvo, pero a la misma  vez, quería matarla y arruinar a todo aquel que se le acercara.  Quería resaltar sus moretones, marcar su piel, para que todo el mundo supiera que me  pertenecía. Quería marcarla, cicatrizarla, llevar una sangre como una advertencia flagrante  a cualquier hombre que alguna vez mirara en su dirección.  ¡Mierda! Estoy jodido por querer hacerle tanto daño.​  Yo tenía razón para enviarla de vuelta  con Brax y para aceptar su partida. Ella nunca sería libre ahora. No ahora que había  probado su sumisión, que había sentido la ruptura de su psique. 

64


El delicioso complemento había sonado como un gong en mi corazón. Sentí su ruptura;  quería meterme profundamente en su interior y descubrir qué parte me había cedido.  Era una adicción enferma, y yo quería más. Más. Más. Más.  Yo no estaría satisfecho hasta que rompiera todas las barreras, consumiendo cada  pensamiento.  Inclinándome hacia delante, me puse la cabeza en las manos, tratando de darme un masaje  rápido en la cabeza para alejar el dolor.  Siempre había pensado que yo era como el acero. Forjado en odio por mi propio padre,  esculpido por una voluntad de hierro para no doblar mis características personales atroces.  Siempre había creido que era invencible. Pero no lo era.  Resultó que Tess era un maldito horno y me dio otra opción para fundirme y convertirme en  líquido.  El acero no cambió. No podía cambiar su estructura molecular, pero el metal líquido... sí  podía. Se podían añadir otros elementos, los minerales se eliminaron, se purgaron las  impurezas, hasta que surgió un nuevo compuesto.  Así era como me sentía.  Fusionado, cambiado, evolucionado.  Sólo esperaba sobrevivir a la transición.  ***************  “​ Buenos días​ , señor Mercer. ​ ¿Directo a la oficina?​ ” 

Le fruncí el ceño al chófer. Con su traje de pingüino y el pelo peinado hacia atrás, era como  a cualquier otro miembro de mi innumerable personal de guardia que me rodeaba, hacía  recados y aseguraba de que el director general de ​ Moineau ​ Holdings era feliz.  Yo nunca era feliz. 

Pero hoy estaba peor de lo normal. Estaba apretado y confundido, pero mantenía mis  emociones enredadas ocultas debajo de la fachada enojada. ​ “​ Sí​ .”​  Sonreí con fuerza en  señal de agradecimiento, al tiempo que me preguntaba cómo diablos iba a pasar el día. 

Había inaugurado con Tess el helicóptero y en la parte trasera del Rolls­Royce Phantom  traté de mantener mis manos quietas en vez de agarrarla y que me dijera lo que había  rompido de ella. Quería preguntarle si la había arruinado.  Quería que admitiera que la arruiné tanto como yo esperaba que no lo hubiera hecho.  ¿Podría alguna vez tener un pensamiento que no fuera esquizofrénico?  Tess se sentó en el asiento de al lado, mirando serena el contenido y contra el cuero beige.  Miró a su alrededor, la barra de cristal, la televisión de pantalla grande, la decadencia de tal  vehículo.  “Es una mañana llena de sorpresas,”​  susurró.  No creía que ella me pudiera escuchar, pero mientras me acomodaba en el asiento de  atrás, le pregunté, ​ “¿Te importaría decirme cuáles eran las otras sorpresas?”  65 


¿Tal vez la parte que rompí y espetó en voz alta, lo escuché en mi maldita alma?  Mantuve las manos ocultas entre mis piernas, retratando la imagen de calma y estabilidad.  Cuando realmente quería abofetearla y exigir la verdad.  Pero toda su actitud se volvió lánguida y difícil de leer. Se movió como si tuviera un  delicioso secreto.  No se movía como una mujer que yo había destruido.  Tratando de dominar mis rápidos latidos, esperé a que ella respondiera. Pero negó con la  cabeza y miró por la ventana mientras el chófer arrancó el coche y se alejó. Estábamos en  una pista de aterrizaje en la cima de un garaje que yo poseía. Mi oficina estaba al lado. El  inconveniente de viajar los últimos tres minutos pagados en dividendos para el uso del  espacio del techo.  Tess cogió una copa de champán como un vuelo de gorrión sobre un rascacielos grabado  en el cristal. Pasó su pulgar sobre el grabado y se dio la vuelta para mirarme. ​ “¿Te he  dicho lo mucho que me encanta tu logotipo?”  Me temblaban un poco los labios. A mí también me encantaba. Me costó incontables días,  dibujando frenéticamente cuando tenía dieciséis años, tratando de averiguar un logo para  llevarlo con orgullo.  Cada vez lo que veía me sentía más alto, abrazando el duro trabajo que había hecho, todo  lo que permitió liberar a tantas mujeres.  Rubias, morenas, jóvenes y viejas.  Sin esta empresa, sin mi éxito, no habría sido capaz de enviar a tantas chicas a casa  después de una vida de tortura. No era frecuente que me sintiera orgulloso. Un hombre  como con tantos demonios en su alma nunca podría estar verdaderamente orgulloso de lo  humano que era, pero en ese momento, me estaba conteniendo.   “Me alegro de que te guste.”  De repente, me arrepentí de los cuatro días que había desperdiciado sin Tess. En lugar de  tomar ventaja de contar con ella para mí mismo, yo mismo me había enterrado en la mierda  del papeleo, evitando sus preguntas, sus solicitudes de conexión.  La había bloqueado emocionalmente porque no estaba listo.​  Todavía no estaba  malditamente listo.  Pero ahora me sentía como un desperdicio. Podría haber averiguado todo sobre ella,  hacerle muchísimas preguntas, poseer cada pulgada, cada pensamiento.  Y ahora era demasiado tarde. La había dejado libre. Ya no era mi prisionera, secuestrada  en mi casa para azotarla y follarla. Ella sería conocida por mi personal. Se convertiría en  una parte de mi mundo de negocios.  Se me cerró la garganta. La enfermedad rodó en mi estómago, y por primera vez desde que  era un niño, me sentí perdido. El terror de que Tess encontrara a otros que eran mejores 

66


que yo. Que ella podría crecer un día para odiarme y compartir mis secretos más oscuros  con el mundo.  Me odiaba a mí mismo por pensar eso. Podía confiar en ella.  Pero no lo hacía y una confesión me hacía peor que todos los demás con culpa combinada.  Tess había aceptado mi bestia. Ella se estaba enamorando de mí. Tenía un poder sobre mí  que nadie había tenido antes. Y yo no confiaba en ella.  Mierda, soy escoria.  “Quiero llevarte a cenar esta noche,” ​ dije tratando de luchar contra la oscuridad.  Los ojos de Tess volaron hacia los míos. ​ “¿Cena? ¿Como una cita?”​  Se rió en voz baja.  “Es un paso hacia atrás, ¿no crees? Después de haberme poseído y todo.”  Se me tensó la espalda y la oscuridad se elevó, dándome la bienvenida de nuevo en su  abrazo. ​ “Puedo llevarte a cenar sin tu permiso. Todo lo que necesito hacer es no darte  de comer hasta que te rindas.” ​ En el momento en que salieron las palabras de mi boca,  me froté la cara, presionándome los ojos con dedos punzantes. ​ Maldita sea.  Respirando pesadamente, modifiqué mis palabras, ​ “Nunca te he poseído. Siempre tuve  la intención de liberarte. No podía. No antes de que…” ​ No pude terminar, no podía  admitir que quería destruirla por completo antes de que regresara después de haber estado  con su pequeño novio.   “Rompí la propia ley al mantenerte, pero te mandé con él antes de que tomara todo.”  Miré hacia arriba, gruñendo. ​ “¡Hice lo correcto!”  El mismo peso aplastante que había sentido cuando salí de la habitación para echar a Tess,  me empujó en el asiento. Nunca me había sentido tan desesperado, tan indefenso, tan solo  como lo hice cuando vi su avión despegar.  Tess se deslizó hacia mí, capturando mi mano y pasando el pulgar suavemente sobre mis  nudillos. ​ “Sé que hiciste lo correcto. Querías protegerme de ti.” ​ Su voz ayudó a aliviar el  peso de inmovilización en el pecho. Me arriesgué a mirarla.  “La cosa es que no necesitaba protección.”​  Me lanzó una sonrisa brillante, disipando la  angustia entre nosotros.   “Me encantaría ir a cenar contigo, Q.”  La gravedad se desplazó. De nuevo. Arrastré a Tess a mi regazo, envolviendo mis brazos  apretados alrededor de ella. En mi abrazo, sostuve la luna, las estrellas y los planetas.  Sostuve mi futuro de maldita felicidad, y me mataría a mí mismo si lo fastidiaba.  Tess se movió en mi regazo, haciendo cosas locas que hinchaban mi erección. ​ “No tienes  que matarme de hambre, lo sabes.”  Solté un bufido, dejando caer la cabeza para inhalar su aroma fresco. En un momento de  honestidad, le susurré, ​ “Gracias. Todavía estoy aprendiendo las reglas para pedirle una  cita a mujer.”  Se movió y me miró con los ojos muy abiertos. ​ “Tú nunca…”  67 


Me encogí de hombros. ​ “¿Cómo iba a poder mientras guardaba a esclavas rotas y  pagaba a profesionales?” ​ Mierda, había admitido lo de las putas. No me jodas.  Los pensamientos se dispersaron por su cara, una huella menor de disgusto parpadeaba en  sus ojos. Tragó saliva, alejando visiblemente los pensamientos. Con una mano temblorosa,  me acarició la mejilla, murmurando, ​ “En ese caso, me aseguraré de que esta sea la  mejor cita que hayas tenido.”  ***************************  “Guau. Esto es increíble,” ​ dijo Tess, con los ojos muy abiertos mientras entraba en el  vestíbulo del ​ Moineau​  Holdings. 

El suelo estaba cubierto de diminutos mosaicos grises, marrones y negros, que  representaba una nube perfecta de gorriones. Las paredes eran de mármol blanco, por lo  pulido que estaba rebotaba la luz solar en cada esquina, destacando una mezcla de  pinturas, esculturas y fuentes de agua.  Animé a artistas locales para mostrar y vender sus obras. No me cobraban ninguna  comisión y esto se había convertido en una galería de arte anónima y un lugar para ser  visto.  Tess me fascinó cuando avanzó hacia delante, sumergiéndose en la grandiosidad del  vestíbulo.  Esta noche.  Esta noche me la llevaría a cenar y tendríamos nuestra primera conversación profunda  sobre cosas triviales.  Quería escuchar todos sus sueños y hacerlos realidad. Quería abrirla y conocer todos sus  secretos oscuros.  “¿Todo esto es tuyo?” ​ Tess rompió mi sueño. Su rostro reflejaba temor mientras sus ojos  escondían dolor e infelicidad.  ¿Por qué coño estaba infeliz?  “Pertenece a mi compañía. Sí.”​  Le hice señas para que fuera hacia la izquierda y le puse  la mano en la parte baja de la espalda para impulsarla hacia delante. Un toque inocente.  Entonces, ¿por qué mi erección se hinchaba más?  Caminamos a grandes zancadas por el vestíbulo semi­lleno de gente hacia mi ascensor  privado. Me preguntó, ​ “¿Cuánto posees, Q?”  Saqué mi identificación y presioné el botón del ascensor, antes de darme la vuelta para  mirarla. ​ “¿Eso importa?” ​ Levanté una ceja, mirándola de cerca. Obviamente esto era un  trato grande.  Sus ojos se dirigieron hacia los míos mientras se mordía el labio.  Mi estómago se retorció. ​ “Lo que es mío es tuyo. Firmé el contrato con sangre,  ¿recuerdas?” ​ El recuerdo de su llegada desde Australia, traía todo tipo de deliciosas  promesas, y entró en mi mente cuando nos cortamos con el abrecartas para sellar el  68 


acuerdo. La conexión de confusión que había sentido cuando nuestra sangre se juntó había  sacudido a mi centro bestial.  Llegó el ascensor y Tess entró en un sueño.  En cuanto las puertas se cerraron, encarcelé su barbilla con los dedos. ​ “No lo hagas. Lo  que estás haciendo. Para.”  Me dio una sonrisa triste. ​ “Estoy impresionada. Vas a tener que darme tiempo para  acostumbrarme.”​  Miró hacia abajo, pero luego me encontré con una pregunta vívida en  sus profundidades grises. ​ “¿Por qué yo? ¿Por qué me dejas que entre en tu vida?”  Fruncí el ceño, con ganas de golpearla para siempre por hacer una pregunta tan idiota.  Nunca pensé que una mujer pudiera hacer que odiara mi riqueza. Mi capacidad de hacer lo  que hice era lo único que había vivido. Pero en ese momento, quería ser pobre para hacer  que Tess se sintiera más cómoda.  Le solté la barbilla, pasando mis dedos por su garganta, a lo largo del valle de sus pechos,  sobre su estómago, virando hacia la cadera. Apreté los dedos con fuerza alrededor del  hueso de su cadera, por lo que gritó.  Al instante, la conciencia entre nosotros pasó a un punto álgido. El ascensor se llenó de  tensión y mi cuerpo se puso pesado con la lujuria. ​ “Ya sabes la respuesta, ​ esclave.​ ” 

Sacudí mi mano contra las cinco marcas de uñas perfectas. Yo sabía que estaban allí, las vi  sangrar cuando me follé a Tess en el helicóptero.  Una marca contra otra marca, domando a la bestia, recordándole que ella podía ocultar  nuestra naturaleza violenta de los demás, pero su piel soportaba la verdad bajo su ropa.  “Q…” ​ Tess luchó con ceder a la quemadura de mis dedos o luchando por alejarme. No  sabía que iba a ganar, y nos miramos durante un milenio, mientras esperaba su decisión.  Tomé la decisión de sus manos y gruñí,​  “Tienes que aceptar que esto es todo tuyo. Te  necesito demasiado para dejarte ir.” ​ La apoyé contra la pared de espejos. ​ “Dime porqué  te necesito, Tess. Sabes la verdad.”  Miró hacia abajo, sus pestañas gruesas provocaban sombras sobre sus mejillas. Se veía  tan recatada, tan inocente y tan malditamente frágil.  Mi erección se alzó. Nunca estaría satisfecho con esta mujer. Todo lo que quería hacer era  empujarla contra la pared y envolver sus piernas alrededor de mí. Quería ser enterrado tan  profundamente dentro de ella y nunca me volvería a preguntar ​ porqué la había elegido a  ella.  ¿Por qué ella? Porque ella me hacía malditamente feliz por primera vez en mi existencia.  Ella me hacía más fuerte, más humano... ​ mejor.  Su mirada se conectó con la mía, acristalándome con lujuria y necesidad. Su respiración se  volvió superficial y mis ojos se redujeron a sus pechos, en busca de sus duros pezones bajo  la delgada camisa.  “Tú me necesitas como yo te necesito. Lo entiendo,”​  murmuró.  69 


Me agaché y le acaricié la garganta, los dientes me rompían la piel y me lamían.​  “¿Y por  qué es eso?” ​ Mi mano se extendió a la taza de su cuello, no apretando, sólo era un cable  coaxial suave, recordándole que estaba en mi poder.  Abrió la boca y su cuerpo se derritió contra el mío. ​ “Porque…”  Mi cuerpo ardía por ella; mis orejas estaban tensas por su respuesta. ​ “Porque…” ​ Le lamí  los labios, rogándole que terminara la frase. Tenía que saber porqué le importaba.  Significaba el mundo para mí.  Mi estómago se tensó, reconociendo un nuevo cambio en mí. Nunca me había preocupado  de que otra persona me amara antes. Ahora, lo necesitaba más que nada. Que nunca sería  capaz de eliminar las tendencias oscuras con las que había vivido toda mi vida, pero poco a  poco creció una capacidad para calmarme.  Cuando el monstruo tomó lo que necesitaba, me dio un breve respiro en el que podía ser el  hombre considerado enamorado que quería ser para ella.  Tess me devolvió el beso, susurrando en mi boca.  “Porque eres mi monstruo en la oscuridad y yo soy tuya.”                   

70


Capítulo 6. Tess.  Déjame desnuda, tírame del pelo, no me importa, sólo llévame allí.  Necesito que me subas alto, necesito dolor, es lo único que me mantiene  cuerdo...  Las puertas del ascensor se abrieron, rompiendo nuestro momento.  Q suspiró, dejándome ir con una mueca. Parecía que no podía soportar la idea de no  tocarme.  Sabía cómo se sentía. Lo que existía entre nosotros estaba creciendo rápidamente y no  quería moverme. Quería mirarle a los ojos y tratar de descifrarle.  Q salió primero, abriendo otra puerta a un metro o dos de distancia. No era bonita. No  estaba diseñada. De hecho, el metal remachado pesado estaba empañado y gastado por el  tiempo.  “¿Dónde estamos?” ​ Le pregunté cuando desembarqué del ordenador.  Sonrió y empujó la puerta. Al instante, el sol radiante entró en el espacio sombrío y miré en  el resplandor.  “Vamos. Te voy a mostrar donde paso la mayor parte del tiempo.”  Q me hizo señas para que le siguiera y yo no podía creer lo que veía. Me había muerto y  había ido al cielo. Literalmente.  Pasé el umbral y di un grito ahogado. Toda la ciudad de París estaba allí para mi placer  visual. Me acerqué hacia delante, no siendo consciente de moverme hasta que puse el pie  en el borde de la azotea con la ciudad cosmopolita ante mis pies.  Abrí los ojos. Estaba caminando sobre la más suave y brillante hierba verde que había visto  en mi vida. Flores silvestres, bonsais y árboles frutales crecían rodeados totalmente por el  techo. protegiendo la pequeña sala de estar y los juegos de agua.  Ubicado en medio de un desierto urbano había un edificio blanco espumoso con paredes de  cristal.  Q vino hacia mí, trayendo con él el ruido de los aleteos y las pequeñas corrientes  ascendentes de plumas.  Me agaché cuando una ráfaga de palomas, mirlos y gorriones tomaron el vuelo por encima  de mi hombro, dispersando la huerta en el cielo ilimitado.  Me giré hacia Q, tratando de entender este lugar.  Él sonrió, con los ojos brillando con tal inteligencia ardiente que me quedé anonadada. Este  hombre tenía empresas por todo el mundo. Dedicaba su vida a ayudar a los demás y al  mismo tiempo se odiaba a sí mismo por sus caídas.  Quise decir, ¿por qué yo? ¿Qué he hecho tan especial para merecerlo?  Sólo alguien perfecto, digno y bastante conflictivo era digno de todo esto. Odiaba mi duda,  odiaba mi necesidad de escucharlo decir que estaba enamorándose de mí, también.  Una parte de mí estaba preocupada porque nunca oiría esas palabras de él.  71 


“Bienvenida a mi oficina.”​  Abrió los brazos. ​ “Creo que es mucho mejor uso de espacio  que un helipuerto aburrido.” ​ Se dirigió hacia el edificio, sintiéndose muy orgulloso, como  una corona en la parte superior de su imperio.​  “¿Deberíamos?”  Asentí y seguí a Q hacia su dominio. Unos pájaros bravos se apearon en la hierba cuando  los dejamos en paz.  Este lugar era un santuario para la vida salvaje en el corazón de la ciudad. La analogía no  escapaba de mi mente. Q había construido un oasis donde podía ir, cuidar de los que  necesitaban espacio para sanar y ser libre.  Como enamorada que estaba de Q, me daba todo lo que mi enferma y pequeña alma  retorcida podría desear, me volvía loca. Yo quería estar dentro de su cabeza. Quería saber  cada detalle sobre él, y sin embargo, él no confiaba en mí. Eso me astillaba el corazón y yo  deseaba poder demostrar mi devoción. No me gustaba que no se abriera al máximo, que  nunca pudiera entender completamente al hombre que poseía mi corazón.  Q se detuvo justo frente al edificio, tendiendo la mano.  Me detuve en seco, mirando con cautela, tan condicionada a esperar el dolor o el placer de  su tacto.  Él resopló, apretando la mandíbula. ​ “¿Te niegas a hacer algo tan simple como cogerme  la mano?”​  El daño ensombreció su mirada y él dejó caer su brazo.  Me acerqué más y le tomé la mano, apretando con fuerza. ​ “Yo nunca te niego nada. No  estoy acostumbrada a algo tan... normal de ti.” ​ Le di una sonrisa tímida, uniendo mis  dedos con los suyos hasta que nos quedamos encerrados juntos.  Coger la mano de Q era tan completamente diferente a todo lo que había experimentado.  Brax solía cogerme dulcemente, nuestras palmas un poco sudorosas, un chico y una chica  buscándose a tientas mientras crecían.  Q me sostuvo con posesión y la rugosidad­suavidad de su piel me hizo rechinar los dientes  y me aceleró el pulso. Era un hombre puro. Un macho dominante que esperaba el  cumplimiento explícito. Una completa contradicción, un hombre con dos deseos.  Él sostenía mi corazón, en lugar de mi mano.  Q me tiró más cerca hasta que nuestras manos se acercaron al cuerpo. ​ “Me alegro de que  estés aquí,”​  susurró.  Tragué saliva, ahogándome en sus cítricos y madera de sándalo. La mayor parte del tiempo  luchábamos con la daga y la garra, y sin embargo, en ese momento, era la intensidad a  fuego lento a las flores y pétalos.  Por primera vez en la historia, nuestra conexión era dulce.  “No te emociones conmigo, Tess. Me siento sentimental. Eso es todo. No te  acostumbres a momentos como este. Te decepcionarás.”​  Desenredó los dedos de los  míos, se dirigió hacia el edificio y me dejó sorprendida y sola.  

72


¿Había hecho algo o había asustado a Q en ese momento? Supuse que el segundo era  más probable.  Quería robar el arma de Franco y mantener como rehén a Q para que yo pudiera tener  oportunidad de entrar en su cabeza. Cada vez que estaba a punto de romperlo, se  arruinaba.  Suspirando, entré en la oficina abierta, ventilada y me congelé en el acto.  Hielo.  Terror.  Presentimiento absoluto y atroz.  Mis miembros encerrados en un lugar y mis instintos sonaron en alerta máxima. El mensaje  era simple:  Corre.  Corre lejos, muy lejos y no vuelvas.  ¡Corre, Tess!  Era la misma convulsión que me dio tanto miedo en México. Mi cuerpo temblaba mientras  cerraba las piernas para darme la vuelta y tirarme fuera del edificio.  Q no importaba. El sol o el conocimiento de que nada malo estaba aquí no importaba. Todo  lo que vi fue oscuridad, tinieblas y el hedor de la muerte.  ¡Corre!  Grité, sujetando una mano sobre mi boca, haciéndome una bola.  “Tienes buenas tetas. No las puedes ocultar para siempre. Dúchate y lava tu  inmundicia.”​  La voz del hombre de la chaqueta de cuero rugió en mi cabeza. Mi costilla  sanada bramó en mi recuerdo cuando me daba patadas. 

“Acepta que ya no eres una mujer. Eres mercancía. Y la mercancía debe tener un  código de barras para venderla,”​  ​ murmuró el que tenía una cicatriz, al igual que el dolor  del arma del tatuaje destrozando mi muñeca.  ¡No! Para.  Estoy a salvo. Estoy a salvo. No es verdad.  “Mierda, Tess. ¿Qué coño?”​  Q me cogió del suelo, elevándome de los pies. Acunándome,  me llevó dentro del edificio antes de sentarme en un sofá blanco.  Déjame ir.​  No podía estar ahí. No podía. Cubitos de hielo vivían en mi sangre, corriendo  galgos en mis piernas, deseando correr. 

Traté de poner mi respiración de pánico bajo control, pero mi mente estaba de vuelta en  México, de nuevo con un sin número de otras mujeres cuyo destino podría haber terminado  ya. Quería a los cabrones que me llevaron a la muerte. Quería ser el que robara sus vidas,  al igual que se lo robaron a otras.  “Tess. ¡Tess!” ​ La voz de Q estaba lejos y me pegué a ella, tragando oxígeno, nadando con  fuerza contra el pánico.  73 


Algo feroz y caliente me golpeó la mejilla y eso me ayudó a alejar mis pesadillas de nuevo  hacia las profundidades.  Q me sacudió, aplastándome contra su poderoso pecho. ​ “Eso es todo,​  esclave.​  Regresa  a mí. No te atrevas a dejarme de nuevo.” 

Mi oreja estaba presionada contra su traje y la fiebre alta de su corazón me golpeó en el  oído y eso me trajo de vuelta a la realidad. Aspiré un último aliento vacilante y abrí los ojos.  Me tensé, esperando a que la habitación me hiciera temblar de nuevo y entrar en una crisis  psicótica, pero se quedó amplia, luminosa y completamente inocente.  Q se congeló, dejándome ir, me miraba con ojos penetrantes.​  ​ “¿Estás bien?” 

Cuando no respondí, empezó a decir muchas cosas en francés. ​ “¿Qué coño pasó,  esclave? ¿Estás preocupada por decirme que has tenido un bajón? ¿Has estado  escondiendo esto de mí? ¿Necesitas ayuda? ¿Por qué no me lo dijiste?”  Me estremecí contra su ira, colgando mi cabeza. ​ “Lo siento. No sé lo que pasó.”  Imágenes de Suzette sufriendo su propio ataque parpadearon en mi mente. ​ “¿Quizás es  un episodio? Ya sabes, ¿sentimientos sobrantes de mi pasado?”  Me deslizó de su regazo al sofá. En el momento en que se quedó libre, se trasladó a  sentarse en la mesa de café, quitando carpetas grandes y aglutinantes.  Mantuvo las manos quietas, casi como si él no pudiera tocarme sin querer romperme por la  mitad.  “¿Los has tenido antes?” ​ Sus fosas nasales, todo su cuerpo temblaban de agresión.  Negué con la cabeza, diciendo la verdad. Nunca había sufrido tanta violencia antes. Claro  que había tenido pesadillas del secuestro y de la violación, pero Q siempre estaba allí para  salvarme. Esto era completamente nuevo.  Odiaba la sensación de estar tan asustada. Maldije a Brax por llevarme a la cafetería y por  no ser lo suficientemente fuerte para salvarme. Quería romper  en pedacitos pequeños a  cada hijo de puta que me hizo daño. Quería sus corazones en un palo. Quería vivir sin  recuerdos horribles.  Pero si tú no hubieras sufrido, nunca habrías sido vendida a Q.  Mis ojos se abrieron. Después de todo, se trataba de palizas, degradación, etiquetándote  como un perro, la vida me había premiado con mis deseos más profundos. ¿Acaso el  destino había extraído un peaje horrible, todo en nombre de la concesión de mi último  deseo?  “Suzette permite que mi temperamento le afecte. ¿Cuál es la razón del tuyo?”​  Q se  puso en posición vertical, poniendo las manos en sus bolsillos. ​ “Soy yo, ¿no? Estar a  solas aquí conmigo. Tienes miedo. No hay personal. No está Franco para detenerme  si llego demasiado lejos.” ​ Me miró con unos ojos embrujados y torturados. ​ “¡Dime la  verdad!” 

74


El calor y el temperamento viajaron por mi columna vertebral, erradicando el resto de frío.  Me puse de pie, apuntándole con un dedo. ​ “No hagas eso contigo. ¿Cuántas veces  tengo que decirlo? ¡No te tengo miedo!”  Levantó las manos. ​ “Tal vez debería asustarme de mí mismo. Soy el peor con el que  puedes estar. Nadie más se acercará a ti si yo no lo permito.” ​ Se golpeó el pecho,  respirando con dificultad, luchando con su traje de grafito inmaculado. ​ “Yo mataría por ti,  Tess. He matado por ti. No le tengo miedo a los demás. Témeme. ¡Déjame que te  mande!”  Corrió hacia delante, capturando mi nuca. ​ “Mi vida protege tu vida. ​ Eres mía​ .” 

Su pasión, su rabia, alejó mi pánico. Pero no importaba lo conmovido y honrado que  sonaba, no podía alejar del todo el instinto de que algo no iba bien.  Mi corazón dio una patada cuando me di cuenta de lo amplio que era el pasillo detrás del  hombro de Q, la apertura hacia lo desconocido.  Tragué saliva, tratando de ignorarlo. Un pasillo inocente, nada más, pero mis ojos se fijaron  en la entrada, y el lento deslizamiento de arañas comenzó de nuevo.  Q siguió mis ojos. Frunció el ceño y la realización brilló en su rostro. ​ “Tienes miedo de  conocer un lugar nuevo.”  Apresurándose, añadió, ​ “¿Has estado en otro sitio, que no sea tu casa en Melbourne y  lugares que habías visitado antes?”  Fruncí el ceño, pensando en su pregunta. Por último, sacudí la cabeza. ​ “No. Tienes razón.  Este es el primer lugar completamente nuevo para mí.”  Se encorvó antes de frotarse la parte de atrás del cuello y dejarme ir. ​ “Sé lo que lo  desencadenó. Estás aterrorizada por una nueva ubicación debido a que la última vez  fuiste golpeada y secuestrada.”​  Su voz se agudizó con ira y músculos agrupados, pero él  me dio una sonrisa alentadora. ​ “Lo he visto en numerosas esclavas. Todas ellas  despreciaban la novedad y estaban llenas de horror, porque no podían prepararse  mentalmente para lo que no conocían.”  Parpadeé. No creo que nunca creciera lo suficiente para estar totalmente cómoda alrededor  de Q. Él había visto demasiado, sabía demasiado sobre lo que pasaba en la industria de la  esclavitud sexual.  El negocio de la propiedad no era lugar para el corazón de Q. Estaba consumido por las  aves rotas. Curando las alas, concediéndole un propósito a las mujeres que, de lo contrario,  estarían muertas. Él era el pegamento para que tantas familias fracturadas encontrarán la  felicidad de nuevo.  No podía dejar de mirarlo con una mezcla de temor e incertidumbre.  Frunció el ceño, poniendo sus manos sobre mis hombros, marcándome, sus pulgares me  acariciaron suavemente. ​ “Estás a salvo aquí, Tess. No voy a dejar que nada te haga 

75


daño. Tienes mi palabra.” ​ Bajó la cabeza, con los ojos ilegibles y feroces.​ ”Necesitas  descansar.”  Negué con la cabeza, horrorizada por dejarle tirada el primer día. ​ “No, estoy bien. Dame  un momento y estaré lista para convertirme en tu empleada cariñosa.” ​ Sonreí pero no  era verdadera.  A pesar de que me obligué a ser racional, reconocí que se trataba de un lugar seguro y Q  quería defenderse del diablo de mi parte y no podía dejar que la espuma del miedo cuajara  en mi estómago.  Obtén un puto agarre, Tess.  El cuerpo de Q se tensó, su mandíbula se flexionó. Juré que tenía algún sentido hiperactivo  que sabía cuando menteía y estaba realmente asustada. Él tenía la nariz de un depredador  y en ese momento yo estaba débil y nerviosa.  “Quizás tengas razón. Lo siento mucho, Q.” ​ La idea de ir a algún sitio y conocer a gente  nueva me daba urticaria.  Dejé caer las manos, asintiendo. ​ “No necesitas disculparte.”  Poco a poco, la tensión desenrolló mis extremidades, dejándome temblorosa. ¿Siempre iba  a sufrir repercusiones de lo sucedido? Yo pensaba que era más fuerte que eso. A lo largo  pensé que no estaba rota, pero tal vez me habían fracturado sólo lo suficiente para dejarme  curar por completo.  Me sentía un cobarde. Dejé que mis instintos anularan el pensamiento racional, por lo que  me temía que era una ilusión.  Q respiró hondo, librándose de la angustia visible en sus hombros. Él sonrió suavemente  mientras sus ojos claros se calentaban. ​ “Tengo una reunión a la que llego tarde. Quiero  que te quedes aquí y te relajes. Ponte una película, dale de comer a las aves y date un  baño. Haz lo que quieras.”  Me capturó la mano, acercándome más. ​ “En cuanto termine, volveré e iremos a cenar o  la traeremos, me da igual. Es muy pronto para compartirte.”  Le sonreí, pasando los brazos alrededor de su poderosa espalda, haciéndome olvidar que  había hecho el ridículo.​  “¿No me quieres compartir?”​  Murmuré contra su pecho. Una  oleada de gratitud me llenó una vez más por ser vendida a un hombre tan extraño, sino  moral.  Mi destino podría haber sido mucho, mucho peor. Yo tenía que estar eternamente  afortunada.  Se rió entre dientes; el sonido resonó en mi oído, haciendo que mi mundo estuviera bien.  “No. Me gustaría que nunca dijeras que trabajas para mí. Prefiero tenerte pegada a mí  y subordinada en casa.”  Me reí y el último resto de aprehensión se desvaneció.  Q me necesitaba, me protegería, y finalmente, me amaría.   76 


Yo, la chica con nada más que una mente rota.    *********************  Q me dejó sola en su oficina, en el cielo alto, en dirección a su encuentro, donando su  atención a algo más grande que yo. Le di un beso de despedida en el ascensor antes de  caminar de mala gana de nuevo hacia el edificio.  ¿Por qué tenía que ir a una reunión lejos de mí? Pero viendo cómo volaban las aves libres,  y los jardines bien cuidados, pude entender que quisiera mantener esto como una zona  privada donde sólo a él se le permitía entrar. Y ahora a mí.   Apreté las manos cuando volví a entrar en el espacio de Q. Los instintos me gritaron,  congelándome los miembros, pero los ignoré. Por primera vez en mi vida, de buen grado le  dije a mis instintos que se callaran la boca.  La oficina de Q era simple y elegante. Sin madera pesada como la biblioteca de su casa o el  exceso de decoración de pieles de animales en el salón. Esto era puramente él. Un lugar al  margen de su padre, un espacio no heredado.  Parecía que le gustaba el frío y rígido, sus muebles eran: un escritorio de cristal con cuatro  rascacielos sosteniéndose por las esquinas, una obra blanca con siluetas de todos los tipos  de aves volando y un tragaluz masivo completaba el espacio. Toques de color en los cojines  dispersos y estratégicamente colocados modelos a escala de hoteles y complejos edificios.   Era perfecto, pero vacío. Un sentimiento de abandono se levantó y me aplastó. No tenía  ninguna razón para sentirme abandonado. Q me dijo que me relajara, y para ser honesta, lo  necesitaba.  Durante la siguiente media hora, me paseé por la oficina de Q. Me quedé mirando la obra,  le di la vuelta a algunas de las carpetas llenas de permisos y reglamentos de construcción, y  fui a darme un paseo al aire libre.  La ansiedad me ponía nerviosa y me pareció ver dos veces una sombra que acechaba  fuera de lugar, pero sólo encontraba una nube que había rodado fuera del sol.   No podía seguir con esto. Mi corazón estaba herido de tanto acelerarse y mi boca estaba  seca. Todo mi cuerpo se estremeció con sudor nervioso.  Tenía una cita esta noche con un hombre que quería conocer desesperadamente. No podía  ser una mujer sin hogar.  Tomando la sugerencia de Q, me dirigí a la entrada y me tragué el miedo al pasar por el  pasillo en busca del cuarto de baño. Me encontré con un dormitorio, que era cuatro veces el  tamaño de mi viejo apartamento con una cama quebradiza y una montaña de cojines  mullidos. El final de la habitación se abría con unas puertas corredizas para llevar al patio  exterior.  Perfección blanca e inocente me vino a la mente. Era tan diferente a la habitación de la torre  de Q que era ridículo.  77 


Encontré el baño de la habitación y sonreí con anticipación.  Si el helicóptero, Rolls­Royce, y el increíble edificio de Q no me habían impresionado, el lujo  de cada rincón de este cuarto de baño lo hizo.  Había una pared cubierta completamente de azulejos de espejo, dando la sensación de que  nunca terminaba el espacio y que se repetían las posibilidades. La vanidad de dos lavabos  que estaban cargados de pequeños jabones y botellas de cristal minúsculas.  La ducha era enorme, pero el baño fue lo que me llamó la atención.  Estaba inspirada en lo toscano y conducía hacia arriba antes de desaparecer en una piscina  de inmersión profunda celestial.  Los chorros de plata echaban burbujas por los lados y las almohadas de lujo se alineaban.  Si hay algo que pudiera quitarme la ansiedad sería este baño.  Encendí el grifo cascada y me dirigí de nuevo a la habitación para ver si podía coger  prestado algo de Q después del baño.  El vestidor me azotó con notas de cítricos y almizcle. El aroma de Q me envolvió y se llevó  mi soledad. Dios, olía tan bien.  Mi cuerpo zumbaba, le echaba de menos, esperando su regreso. Cada camisa hacía que mi  mente nadara.  Decidí coger una camisa de color jade pálido, el mismo color que los ojos de Q. Me la  acerqué a la nariz e inhalé. La oscuridad de Q, su tentación, se dispararon hacia mi nariz y  profundamente a mi corazón.  Mi pulso se aceleró, lo necesitaba. Mi cuerpo le pertenecía, vivo por su olor, tacto y voz.  Maldito seas, Q, por irte. ​ No quería nada más que tomar un baño con él. Tal vez cuando  volviera, podría unirse a mí. 

Necesitaba reafirmar que todo esto era real. Esta riqueza, este futuro, esta vida que ahora  vivía. Sin él que me recordara, todo parecería un sueño ridículo.  Los espejos se empañaron y lloraban con la condensación cuando volví. Las nubes de  vapor caliente me envolvieron y al instante saturaron mi piel con gotitas. Lo poco que  quedaba de mi miedo irracional retrocedió y me dieron ganas de caer en el agua.  Me quité la ropa, me rehice la cola de caballo en un moño desordenado y entré en el baño  caliente. Se palideció mi piel mientras me sumergía. Apretando los dientes, me dejé llevar a  través de la temperatura, dejando que mi piel se acostumbrara a la embestida. Cada  latigazo cervical desataba una agonía adicional, irritada por el calor.  En cuanto mi cuerpo estaba totalmente cubierto, el agua me lamía y engatusaba, aliviando  los últimos pliegues que quedaban de mi cuerpo.  Todo el baño lloraba a mi alrededor y el rocío aún goteaba del techo. Era como estar en un  mundo privado de agua donde nada, excepto la felicidad, podía llegar a mí.    ***********************  78 


Pasé del sueño a ahogarme en dos segundos planos.  Un segundo, mi cabeza estaba fuera del agua, a la deriva en la tierra de los sueños y las  fantasías, y al siguiente, fui empujada profundamente en la bañera y clavada en la parte  inferior. Por reflejo inhalé, llenando mis pulmones con agua.  Di una patada y me retorcí, tratando de mantenerme, pero el puño en mi pelo no permitiría  ningún margen de maniobra.  ¿Qué coño...?  No es Q. Por favor, no dejes que sea Q.  Sabía que él tenía deseos negros, pero no creía que fuera a ahogarme sólo por diversión.  No creía que fuera tan cruel. No es el hombre que rabió cuando pensaba que no podía  protegerme de mi ataque de pánico.  No es el hombre que me sonrió dulcemente cuando terminamos de hacer el amor en el  helicóptero.  Toda la rabia y la ira que abracé cuando fui secuestrada salieron. Había perdido la  suavidad, la dependencia que Q me dio y aceleré con la energía de supervivencia.  Arañé la muñeca que me sostenía abajo, clavando profundamente las uñas afiladas.  Mi asaltante se sacudió, tratando de no hacer palanca con la otra mano, pero no la solté  hasta que la sangre apareció debajo de mis uñas.  Un momento después, la mano sobre mi cabeza se aflojó y me levantó verticalmente.  El agua brotó de mi boca cuando me atraganté y la lancé, sin aliento. Girándome, gruñí. Mi  corazón bombeó una vez y murió.   Ojalá me hubiera quedado bajo el agua.  No. No, no, no. No podía ser cierto.  El hombre de la chaqueta de cuero me miró con desprecio, sus ojos negros estaban llenos  del mismo mal atroz que había visto en México. Me miró de reojo mientras se retorcía los  dedos sucios. ​ “Hola, puta.”  Ataque de pánico.  Mierda, Tess. No era un ataque de pánico, ¡era real! M ​is instintos lo sabían. Ellos lo sabían  todo el tiempo y yo no les hice caso. 

Lágrimas furiosas y calientes amenazaban con caer mientras le mostraba los dientes. ​ “Vete  a la mierda lejos de mí.” ​ Mis ojos se movían alrededor de la bañera, en busca de un arma.  Nada más que estaban las almohadas y las barras de jabón hidratante y mullidas.  El hombre se rió, pasándose una mano por el pelo grasiento. ​ “Esa no es manera de ser  amable. Te he echado de menos a ti y a tus buenas tetas.”​  Inclinó la cabeza. Levantó la  ceja disfrutando de las marcas rojas de mi estómago. ​ “He oído que estás demostrando  ser una mala inversión y mi jefe odia las malas inversiones.” ​ Su acento español era  espeso mientras sus ojos se deslizaban por mi cuerpo. ​ “Parece como si alguien más se  hubiera decidido a castigarte también, ¿eh?”  79 


Envolviendo mis brazos alrededor de mi desnudez, grité, ​ “Ya no soy tuya para que me  tortures. Pertenezco a otro. Alguien que se va a molestar mucho si me pones un dedo  encima.” ​ Mis dientes empezaron a vibrar, a pesar del aire húmedo y el baño caliente.  No puedo dejar que me lleve. No puedo.  “Si te vas ahora, me olvidaré de que has estado aquí. No voy a decirle a mi dueño que  vaya a cazarte y te destroce.”​  Todo lo que quería era que Q apareciera y esparciera el  cerebro de este hombre por todas las paredes del cuarto de baño.  Había sido mi intención matarlo desde que dejé a Brax.   El hombre de la chaqueta de cuero echó la cabeza hacia atrás y se rió.​  “No preocupes a tu  linda cabecita sobre mí, zorra. Tu llamado propietario no será un problema por mucho  tiempo.” ​ Se acercó más, mirándome de reojo. ​ “Hizo una cosa muy mala. Es hora de que  pague.”  Le empujé hacia el otro lado de la bañera, pero no se movió. Saltó a la bañera, con ropa y  todo, y cogió un poco de mi pelo. Su hedor metálico me llenó la nariz mientras me forzaba la  cabeza bajo el agua otra vez.  Me retorcí, tratando de no gritar, pero el puro terror estalló con una bocanada de aire en el  agua caliente.  El ruido sordo, mi corazón se volvió loco cuando estaba más cerca de ahogarme.  La agonía duró para siempre mientras me gritaban los pulmones y moría dolorosamente,  pero en el último segundo, me alzó, arrastrándome hasta el borde la bañera.   Aferrándome a un lado, aspiré jadeos hambrientos, ahogándome con las gotas que corrían  por mi cara.  “Ahora que estás limpia. Sal. Tenemos un lugar al que ir,”​  me ordenó.  “¿Qué...?”​  No pude terminar, agitada por respirar. ​ "No voy a ningún..."  Con un tirón salvaje, me levantó en posición vertical. Grité, tratando de liberarme el cabello  de sus garras. Tiró tan fuerte que me arrancó pelo. ​ “¡Déjame ir!”  Me retorcí, tratando que su muñeca se doblara lo suficiente para liberarme. Él era  demasiado fuerte. Mi cuerpo débil se tambaleó después de casi ahogarse. Maldijo a mi  cuerpo que no podía luchar.  Me sacó de la bañera y me puso contra su horrible cuerpo. La cremallera fría de la chaqueta  se clavó en mis pechos desnudos mientras respiraba el aliento rancio sobre mí. ​ “Eso no va  a pasar. Es hora de dar un pequeño paseo.”  Le ataqué y le di un rodillazo en sus pelotas. Me dejó, agarrándose al toallero en agonía. No  esperé un segundo más. Con mi cabeza palpitante y mechones de pelo colgando, corrí.  Derecha hacia otro hombre.  Sus brazos me cogieron y su sonrisa rota antinatural aplastaron toda mi esperanza de  libertad.  El hombre con cicatrices.   80 


El hombre que me agarraba mientras la perra me tatuaba e inspeccionaba. La misma perra  que me insertó un dispositivo de rastreo en el cuello.  Mierda.  ¡El rastreador! Quería matarme a mí misma por ser tan estúpida. En cuanto llegué a  Australia me puse en lista de espera para una cirugía para quitármelo. No había nada que  yo pudiera hacer, y luego volví con Q.  Durante cuatro días volví con el hombre que me devolvió. Y ni siquiera me detuve a pensar  en un dispositivo que amenazaba mi vida como el seguimiento de todos mis movimientos.  ¡Mierda, Tess! ​ Debería habérselo dicho. Debería haberme asegurado de que me lo 

hubieran retirado de inmediato. Debería haber descuartizado mi propio cuerpo para  eliminarlo.   Esto era culpa mía.  El hombre de las cicatrices chasqueó la lengua. ​ “Acabas de darte cuenta, ¿no?  Tengo  que admitir que la gente tiende a olvidarse de esa parte.” ​ Suspiró, sonando casi como  una disculpa. ​ “Realmente es una vergüenza hacer esto, pero las circunstancias han  cambiado.”  Mi cerebro no podía concentrarse en una cosa. ​ Corre, lucha, corre. ​ Temblando, dije, ​ “Ellos  pagaron por mí. Déjame ir. Por favor.” 

El hombre de la chaqueta de cuero vino cojeando hacia nosotros. Me encogí cuando el  hombre de las cicatrices me hizo girar hacia él. No me importaba estar desnuda, solamente  me importaba matar a estos hombres y correr con Q. Las lágrimas magullaron de nuevo el  pensamiento. No sabía dónde estaba Q. No tenía ni idea de qué piso, o incluso en qué  edificio se encontraba.   Oh, dios. Nunca le volveré a ver.   El hombre de la chaqueta de cuero cogió la camisa de Q del asiento de la esquina y se la  tiró al otro hombre.​  “Vístela.”  Él asintió con la cabeza y me abrió la camisa. La idea de ser vestida por estos bastardos  era demasiado. No tenían derecho a tocar la ropa de Q.  Me solté y gruñí, ​ “Puedo hacerlo yo misma.” ​ Intenté varias veces deshacerme de los  botones mientras me encogía de hombros. Me colgaba como un vestido. El olor del  aftershave de Q me paralizó. Sólo quería ponerme a llorar.  Pero no iba a tener ese lujo. Tenía que ser valiente y feroz. Tenía que mantener la forma y  estar lista para mutilar.  El hombre de las cicatrices no me capturó de nuevo y me quedé atrapada en medio de ellos  cuando el hombre de la chaqueta de cuero sacó algo del bolsillo de su pantalón. Sus ojos  negros brillaron, disfrutando de mi miedo. ​ “Hazlo.” ​ Su mirada parpadeó detrás de mí hacia  el hombre de las cicatrices. 

81


Mi corazón dio un vuelco y me agaché, tratando de evitar lo que venía, pero no fue  suficiente. El puñetazo a un lado de mi cabeza envió estrellas que estallaron detrás de mis  ojos y me caí sobre el suelo de mármol. Mis rodillas gritaron y preparé las manos, tratando  de alejar la agonía.  “No me jodas, mírate,”​  murmuró el hombre de la chaqueta de cuero. ​ “Pensábamos que  tu dueño era un gatito, pero mira aquí.”​  Un dedo desagradable se arrastró a lo largo de la  base de mi columna vertebral, donde la camisa se había levantado y mostraba los  moratones en mi culo. Pasó una uña por encima. ​ “Maldito bastardo, no es él.”  El hombre de las cicatrices se rió. ​ “Al menos sabemos que a la chica le gusta fuerte.  Eso va a atraer a más hombres para comprar a una esclava de segunda mano.”  Mis oídos se precipitaron con el horror. ​ “¡Yo ya estoy vendida! ¡No puedes hacer esto!”  Ambos hombres se echaron a reír. ​ “No depende ti nunca más.” ​ El hombre de la chaqueta  de cuero se puso en cuclillas frente a mí, blandiendo el objeto de su bolsillo. Lo mantuvo  escondido en su gran puño carnoso.  Todo el odio que sentía quemaba mi corazón y mi alma. Había planeado cazarlos. Seguirlos  como animales y hacerles pagar por lo que hicieron, vengar a todas las mujeres que habían  hecho daño. Ahora todas esas metas eran polvo.  Debido a un estúpido error, mi vida había terminado. Para bien esta vez. Había tenido una  segunda oportunidad y la dejé escapar.  “Dame tu brazo.”​  Sonrió el hombre de la chaqueta de cuero. ​ “Tengo un regalo para ti.”  No quería ningún maldito regalo. Apretando los dientes, gruñí. ​ “Vete a la mierda.”  El hombre de las cicatrices se rió detrás de mí cuando el hombre de la chaqueta de cuero  sonrió. ​ “He echado de menos tus peleas, puta. Espera a que te tenga a solas. Vas a  pagar por romperme el dedo.”  Tragué saliva cuando los recuerdos de él me amenazaron con caerme al suelo. ​ “No  deberías haber intentado violarme.”  El hombre de la chaqueta de cuero se detuvo sonriendo y me miró con tanto odio que era  como estar en una caldera del infierno. Me atacó y me tiró del brazo. ​ “Te arrepentirás de  eso.”  Luché. Por supuesto, luché, pero el hombre de las cicatrices me agarró los hombros y me  sostuvo mientras enderecé el brazo y lo puse entre el cuerpo y el codo del hombre de la  chaqueta de cuero.​  “Voy a disfrutar de esto. Di adiós, puta.”  Con reflejos de serpiente, me clavó algo agudo y doloroso en el brazo. Casi al instante una  nube de niebla descendió sobre mí, convirtiendo mi cerebro en natillas y mis miembros en  algodón de azúcar.  ¡No!  Me aferré a la lucidez, pero no me sirvió de nada. Segundo a segundo, mi corazón en  silencio me envenenó al permitir que los medicamentos rezumaran a través de mi sangre.   82 


Mis ojos cayeron primero, inconstantes y poco claros. Entonces mis miembros  desaparecieron de mi control hasta que me caí de cabeza en el hombre de la chaqueta de  cuero.  Él me acunó en sus brazos de violador mientras la recta final de mi pesadilla se acercaba.  Mis pensamientos estaban arrugados, mi respiración era poco profunda, y lo último que oí  enviaron mis esperanzas directamente al infierno.   “Bienvenida a casa.”                                           

 

83


Capítulo 7. Quincy.   Tengo muchos deseos de ver el rubor en su piel cremosa, ribetes y  marcarla deprisa…  Contuve un gemido cuando doblé la esquina de mi oficina y me encontré a Frederick  encorvado contra el marco de la puerta. Con los brazos cruzados, el cabello oscuro peinado  hacia atrás con gel, y luciendo una chaqueta de tweed con pantalones, parecía un cartero  de la Casa de Campo.  Todavía no sé cómo terminamos siendo amigos. Éramos compañeros de habitación en el  internado, y cuando volví a terminar los exámenes después de asesinar a mi padre, él sabía  que algo importante había sucedido en mi vida. No porque yo estuviera triste, sino porque,  por primera vez, lucía una sonrisa y un aire de alivio. Finalmente, hice un favor al mundo  matando a mi padre y quería compartir mi buena fortuna.   Nunca le dije lo que sucedió exactamente, pero de alguna manera, tropecé lo suficiente  como para renunciar a mi historia. Para conocer más de mis secretos y confiar en alguien.  En el momento en que me vio, sus labios se torcieron en una sonrisa. Se pasó una mano  por el pelo brillante.  Ceñudo, me abrí paso a la sala de juntas, mirando su sonrisa despreocupada.  “​ ¿Qué?​ ”​  Pregunté cuando me puso un brazo para entrar. 

Sólo conocía a cinco personas en todo el edificio. Y yo confiaba en esas cinco personas.  Frederick era uno de ellos, pero también era el único que me volvía loco con sus travesuras.  “​ Bonjour​ .”​  Él chasqueó los dientes. ​ “Me preguntaba cuándo estaríamos agraciados  con su famosa presencia de nuevo.” 

Le toqué el brazo y me dirigí hacia la gran mesa ovalada. Escogí el asiento principal y me  senté con las manos juntas sobre la mesa. ​ “Ve a tu punto, Frederick.”  “Bien, te quedaste con un pedazo de culo caliente cuatro días antes de volver a este  caos.”  Mi temperamento explotó. ​ “No le faltes al respeto.” ​ Apreté los ojos. No era la primera vez  que me arrepentía de haber encadenado a Tess al techo en la reunión de negocios  improvisada. Odiaba que Frederick me viera así.  Yo había sido un maldito bastardo, pero tenía mis razones. Razones que no se sumaban  con la forma en que Frederick Roux se regocijaba conmigo.  Se dejó caer en una silla junto a mí, con las manos hacia arriba. ​ “Hola. Sólo estaba  declarando un hecho.” ​ Se arrastró hacia delante con entusiasmo. ​ “Así que... finalmente  estás dejando que una mujer te dome, ¿eh?”  “Ella no me ha domado, ella…” ​ Me detuve a mitad de la frase, tragándome el  pensamiento que estaba a punto de decir. Ella no me domaba, me había puesto en libertad.  Definitivamente no era apropiado para mi terrible reputación.  84 


Aproveché la enorme pila de papeles que había solicitado para ponerme al día y fingí  ignorarlo. No podía hacer frente a su mierda ahora.  Dejar a Tess había sido lo más difícil que había hecho desde que hice un juramento con mi  padre. Dejé mi capacidad de respirar con ella. Sólo el conocimiento de que estaba  completamente segura e intocable me permitió un poco de alivio para empezar a trabajar.  ¿Por qué había tenido ese ataque de pánico? Era tan fuerte... No tenía sentido que sacara  recuerdos. Había visto a suficientes mujeres perdiendo toda su vida por revivir lo que había  pasado.  El interruptor que los enviaba en espiral con depresión y destrucción nunca se apagaba.  No dejaría que eso le sucediera a Tess.  “Deja de regodearte. Puedo sentir tu petulancia desde aquí,” ​ Me quejé cuando  Frederick se negó mirar a otro lado.  “Hola, hombre, me puedo permitir regodearme cuando mi amigo por fin llega al  trabajo bien follado y un tinte más feliz que cualquier otro día de su pequeña y triste  vida.”  Dejé caer el papel y tomé una oscilación. A medias, pero me perdí todo.  Se agachó, riendo. ​ “Estoy contento por ti.” ​ Me eché hacia delante, me dio una palmada  en la espalda, sonriendo.  “Bienvenido a la convivencia en pareja. Ya no eres un soltero que tiene que coger su  billetera para conseguir a alguna.”  “Por el amor de Dios, baja la voz.”​  Mis ojos se dirigieron hacia la puerta. La gente ​ no  necesitaba saber lo que hacía con el dinero en efectivo de la cartera.  Frederick asintió. ​ “Pararé ahora. Sólo estoy feliz por ti, eso es todo.”  Calentándome un poco, me recosté en la silla. ​ “¿Qué te hace estar tan seguro de que me  quedo con ella? La envié de vuelta la primera vez. Podría hacerlo de nuevo.”  Resopló y encubrió una carcajada. ​ “¿En serio, Mercer? Eras un puto desastre el día que  la enviaste de vuelta. ¿O has olvidado que te encontré casi comatoso, acostado en tu  mesa de billar, murmurando acerca de Dios sabe qué?”  Es lamentable que él me hubiera encontrado. Había planeado emborracharme. Necesitaba  algo para adormecer el dolor.  Se agachó para oler mi hombro. Me las arreglé para cubrirme, no era difícil, pero sí lo  suficiente. ​ “Además, hueles a sexo. Apestas, amigo mío, y ese pequeño resplandor  que tienes me dice que la has mantenido, y ya está. Finalmente, vas a dejar que te  pateen por necesitar lo que haces.”  “Atrás, Roux. Lo entiendo. Estás feliz por mí.”​  Entrecerré los ojos, recopilando los  documentos una vez más.  Él sonrió y su mirada azul, tan brillante que siempre preguntaba si era falsa, brillaba.  “Tienes una arruga.”  85 


Hice una pausa, frotándome la frente. Excelente. Una maldita arruga. Era lógico, supuse.  Me sentía viejo. Desde que Franco forzó a Tess a que se inclinara a mis pies, yo había  envejecido cada día, desgastando al monstruo que tenía dentro, maldiciendo mis impulsos  de que me acabaría matando un día.  O matar a la persona que lo cuida.  El pensamiento se detuvo en mi corazón y fulminé a Frederick. ​ “¿Esta es otra de tus  putas analogías?”  Él asintió con la cabeza, riendo. ​ “Quería ver si te importaba. Apuesto a que te importa si  te digo que hay una corbata y un lazo que supongo que son unas bragas que salen de  tu bolsillo.”  ¡Mierda!  Me apresuré a moverme en la silla y meterme la ropa interior de Tess de nuevo en el  bolsillo. No pude evitar mi sonrisa satisfecha con la visión de Tess en sus manos y rodillas  mientras yo la follaba. Maldita sea, quería hacerlo de nuevo.  Quería follarla y herirla en esta mesa de reuniones.  Por mucho que Frederick me volviera loco, me gustaba que no me tuviera miedo. Sabía  hasta dónde podía empujar. Susurrando en voz baja, le dije con buen humor, ​ “Vete a la  mierda. Deja de ser un idiota.”  Frederick se rió entre dientes. ​ “​ Es suficiente​ .” ​ Sus ojos se dirigieron a la puerta, mirando a  ver si todavía teníamos privacidad. 

Mis pelos de punta se dispararon cuando él se inclinó hacia delante, inclinando la cabeza.  “He oído lo de la mafia rusa. El hombre al que disparaste por tocar a tu esclava.”  Mis manos se convirtieron en puños y me disparé hacia delante. ​ “Ella no es mi maldita  esclava. Su nombre es Tess y ahora es una parte de mi vida. Nunca discutas cómo  llegó a ser de esa manera. ¿Me entiendes?”  Frederick asintió, sin rechazar mi temperamento. Tenía la disposición de un piloto  imperturbable. Siempre sin problemas, siempre en calma. Deseé poder robar algo de su  serenidad; tal vez entonces podría detener el remolino de sentimientos que había dentro de  mí.  “Tienes mi palabra. ¿Pero puedo hacerte una pregunta? Hiciste el trabajo de tu vida  salvando a tantas mujeres de las situaciones en las que pones a Tess. ¿Por qué le  haces eso si lo odias?”  Confiaba en Frederick para ver a través del engaño. Sí, esa noche había sido el cincuenta  por ciento egoísta. Quería hacer algo tan horrible como mi padre. No podía evitarlo. Sólo  una vez le di a la bestia algo que deploraba.    Demasiadas veces acepté su soborno, accedí a un permiso inmobiliario, o siempre mi  nombre como garantía contra una turba de la empresa, todo para conseguir mis manos en  las mujeres con las que comerciaban.  86 


Mi reputación estaba enferma y empañada en el bajo mundo, exactamente como yo quería.  No sabían usar el dinero negro para combatir la suciedad; cada centavo era para salvar  esclavas. Pero Tess. Mierda, quería follarla esta noche. Quería cortarle el vestido y follarla  de tantas putas maneras.  Y con la oscuridad corriendo gruesa por mis venas, sabía que iba a ser una buena  oportunidad para mostrar que estaba disfrutando de mis sobornos.  Los susurros habían comenzado. Los chismes soltaban los sobornos que acepté. Algo  había que hacer.  No podía dejar que se fugara información. Significaría que todas las chicas que había  salvado serían redondeadas, seguidas como alimañas y se venderían para meterse otra vez  en pesadillas. Así, les di un espectáculo. Puse a Tess en el escenario para follarla,  olvidando que todo era una pantomima para calmar los chismes y detener a una de las más  grandes mafias dedicadas al tráfico. Permití que otros hombres babearan por lo que era  mío.  Ella era demasiado perfecta. Increíblemente sexy colgando del techo, tentando como la  manzana había tentado a Eva.  Durante toda la cena no podía concentrarme mientras Tess colgaba como una muñeca de  oro encarcelada, completamente indefensa, totalmente indefensa, completamente a mi  merced.   Frederick me golpeó el hombro. ​ “Deja de apretar la mesa, Q. Tu temperamento se está  saliendo de control.”  Mierda. Puse las manos en mi regazo, crujiendo el cuello de la tensión abrumadora en la  espalda.  “Lo hice para proteger a otras mujeres. He sacrificado la dignidad de Tess y me la he  follado con el fin de montar un espectáculo para los hijos de puta con los que  hacemos negocios.”​  Le miré. ​ “¿Contento?”  Él asintió con la cabeza como si tuviera mucho sentido. ​ “Pensé mucho. Si no te inviertes  emocionalmente, no habrías arruinado el show con el que trataba de impresionar.”  Solté un bufido, recordando lo satisfactorio que había sido apretar el gatillo y causar daño  corporal. Él se atrevió a poner las manos sobre ella, lastimando a Tess, torturándola. Le  mataría la próxima vez que lo viera.  Entonces mi corazón murió con repulsión negra recordando cómo se desmayó Tess por el  dolor y el shock. Esa noche sería recordada como una de las mejores y peores de mi vida.  Estrechando los recuerdos, le pregunté, ​ “¿Has oído algo? ¿Sabías algo a través de los  papeles de ese hijo de puta?” ​ Quería confirmar los permisos de construcción que solicitó  tan pronto como fuera posible. Después de todo, la aprobación de su solicitud representaba  la libertad de Tess. Su vida por un pedazo de hormigón y vidrio en el corazón de Moscú. Un  frente de lavados de dinero, armas y mujeres.  87 


“Sí. Los permisos han sido aprobados gracias a algunas palmas cuidadosamente  engrasadas. Pero no creo que ese sea el final. El hombre al que disparaste no era  sólo su siervo. Era el hijo de Wolverine.”  Mis ojos se ampliaron y me ahogué en mi propia saliva.​  “​ Mierda​ .” ​ Puta suerte. Puse a Tess  en peligro para proteger a la verdad y voy y le disparo al niño de oro de la puta mafia. 

El idiota y ridículo rubio me vino a la mente. Me había encantado cuando su sangre se filtró  a través de sus pantalones. Le había enseñado una lección y Franco le dio un poco de algo  extra para patear su culo fuera de mi casa.  ¿Qué demonios significa? ¿Wolverine Red vendría detrás de mí por herir a su única  descendencia? Necesitaba adelantarme si tenía alguna idea sobre salvajes represalias.  Frederick interrumpió mi trazado. ​ “Quiero conocerla, Mercer.”  Mis ojos se dispararon hacia los suyos. ​ “¿Crees que quiero que hables con ella? ¿Para  decirle que se aleje de mí?” Él ​ nunca lo haría, pero mi risa tenía demasiado dolor y la  cruda verdad para ser ignorado.  Soy un idiota débil.  Frederick se rió, disipando la torpeza. ​ “No voy a revelar tus secretos. Pero quiero hablar  con ella. Quiero asegurarme de que sea digna de mi amigo.”  Puse los ojos en blanco, ignorando su comentario cursi. Maldito idiota.  La puerta se abrió y pasaron los gerentes que habían estado esperando.  Frederick cambió de feliz a estricto, frente a sus subordinados con un puño de hierro. La  jerarquía en la habitación me incluía como el gran hijo de puta y Frederick como mi mano  derecha. Él era el vínculo entre mis órdenes y asegurarse de que los demás hacían lo que  se les dijo.  Me senté en silencio mientras Katya, una mujer ferozmente inteligente de piernas largas y  con las pelotas más grandes que la mayoría de los hombres, se acercó. Sus talentos yacían  en la gestión de proyectos y en la obtención de nuevos contactos. Kevin, estaba a cargo de  la contabilidad y Samuel, con sus rastas y ropa desaliñada, trabajaba principalmente con el  personal de comercio y práctica en los asuntos, y por último pero no menos importante era  Sandra, la severa mujer de pelo gris, que estaba a cargo de los recursos humanos.  Sonrieron y murmuraron saludos, pero nadie se atrevía a hablar conmigo fuera de un nivel  de negocio. Y eso me gustaba.  Una vez que todos estuvieron sentados, aplaudí una vez y dije, ​ “Ahora que estamos  todos aquí, vamos a empezar.”  *********************          88 


Dos horas de puesta en común, un dolor se formó sin descanso detrás de mis ojos. El dolor  de cabeza con el que había luchado desde que bajé del helicóptero me molestaba más y  más fuerte.  Logística y figuras pululaban en mi cabeza hasta que no pude oír nada más que un zumbido  suave. Luché por eso.  Resulta que tenía dos debilidades: control y putas migrañas.  Me serví un poco de agua, esperando que fuera simplemente deshidratación. Me obligué a  centrarme, cuando todo lo que quería hacer era volver con Tess y acurrucarme para  descansar.  Diez minutos más tarde, los números de una nueva adquisición en Hong Kong rebotaban en  la página y se deslizaron sobre la mesa. Mi visión tomó un fuerte alucinógeno. Una señal  segura de que había dejado el reino del dolor de cabeza y me estrellaba directamente hacia  una migraña.  “Sí, pero si compramos el edificio de al lado. Podríamos consolidar los lotes y  asegurar el permiso de un hotel de treinta pisos,” ​ dijo Frederick a Katya, masticando el  extremo de un bolígrafo.  Negué con la cabeza, tratando de disipar el espesor abrumador que se hacía cargo de mi  cerebro. Mierda, esto no podría venir en un día peor. Con el estrés del ataque de pánico de  Tess y escuchar el nombre de Red Wolverine, no estaba feliz y no tenía tiempo para estar  malditamente enfermo.  Katya dijo algo y toda la mesa se volvió para mirarme.  No podía mover la lengua para formar una oración apropiada. Mierda, nunca me había  puesto tan mal así de rápido. Normalmente se apoderaba de mí, robándome un poco de mis  sentidos, dándome tiempo para salir del infierno y esconder mi cuerpo débil.  “Mercer. ¿Estás bien?”​  Frederick me dio unas palmaditas en la mano. Mis ojos se  dispararon hacia él, pero tuve que entrecerrar los ojos contra el dolor que me impedía  centrarme.  No puedo hacer esto.  La única manera de romper esto era una habitación oscura y los dedos celestiales de Tess  para darme masajes para alejar la agonía.  Tess.  Todo lo que quería hacer era estar con ella. La necesitaba. Ella me ayudaría a curarme,  como si ella pudiera curarme todo.  La bestia dentro de mí gimió, acordando que en esta circunstancia, no quería hacerle daño.  Quería que fuera gentil y me cuidara.   Sacudiendo la cabeza, me tragué las náuseas y me levanté. Me obligué a actuar de manera  fría y totalmente en control, le dije, ​ “Suena como que está todo bajo control. Si me  disculpan, tengo otros asuntos que atender.”  89 


Frederick frunció el ceño, pero asintió con la cabeza. ​ “No hay problema. Te mantendré al  día con lo que decidimos en el desarrollo de Hong Kong y Londres.”  Asentí con aprobación, enviando al mundo un episodio de turbulencias. Odiaba cuando  estaba tan mal. Odiaba ser tan débil.  Mantuve mis labios con fuerza, por si acaso mi café de por la mañana decidía reaparecer y  me dirigí con firmeza fuera de la habitación.   En cuanto la puerta se cerró detrás de mí, me apoyé en la pared y respiré hondo. Sentía  como si no existiera oxígeno en el interior de este maldito edificio. Busqué por mi cuello,  tratando de quitarme el botón superior de la camisa.  La puerta se abrió y me giré dolorosamente para ver la cara de quien fuera.  Frederick me miraba con preocupación. ​ “¿Otro? Es una al mes, hombre. Me prometiste  que irías al médico.”  No tenía fuerzas para decirle que fui al médico. Y para admitir que tenía un problema era  difícil. Pero en el papel no había nada malo.  Al parecer, los dolores de cabeza estaban relacionados con el estrés.  En mi bruma dolorosa, murmuré algo incoherente y me dirigí en un maratón para volver a mi  oficina privada.   No pienses. Sólo llega con Tess.  Frederick me siguió hasta el ascensor y saqué mi identificación para activar el ascensor  privado. Era el único ascensor que llegaba a la azotea. No quería que nadie más fuera allí  sin mi permiso.  El brazo de Frederick me apartó del ascensor, salvándome.  Fragmentos calientes y ardientes asomaban por mi cerebro, robándome los colores de la  visión. ​ “Fuera de mi camino, Roux.”  Levantó el brazo y me dejó entrar, pero saltó una milésima de segundo después. Me miró.  Hice una mueca y me volví hacia él, pero mi percepción estaba muy lejos y me giré hacia la  pared de espejos.  “Sí, estás teniendo un ataque completo, hombre. No es bueno.”  La agonía estalló en mis nudillos y gruñí, curando mi mano. ​ “Gracias por el consejo. ¿Me  vas a cobrar por eso?”  Él sonrió. ​ “No. Eso queda en casa.”​  Apretó el botón superior y viajamos en silencio antes  de decir, ​ “No te molestes en perder el aliento para mandarme a la mierda. Me quedaré  hasta que tomes algunos analgésicos y llevarte con esa mujer tuya que tienes en el  sofá y que descanses.”  No quería discutir. Sonaba malditamente perfecto. Pero odiaba que me dijeran lo que tenía  que hacer. La última vez que obedecí tenía ocho años y mi padre mató a una esclava para  colarse a buscar comida para sus hambrientos compañeros de cama.  A la mierda esa mierda. Nunca quise tomar órdenes de nuevo.  90 


Frederick me miró, pero no le hice caso, centrándome en apretar los puños con tanta fuerza  que mis dedos amenazaron con romperse. La posibilidad de una fractura impidió que la  niebla del dolor me devorara por completo.  Di un paso atrás y me deslicé en un charco de agua. Me imaginé que mi cerebro me estaba  jugando trucos. Lo descarté, pero luego me congelé. Podía olerlo.  Escarcha.  Orquídeas.  Tess.  Mi cuerpo se bloqueó mientras el pánico me cargaba los miembros. ¿Por qué demonios  había estado en el ascensor? ¿Sin mí? Ella no sería capaz de volver sin mi tarjeta de  acceso.  Frederick levantó una ceja, notando mis músculos temblorosos. ​ “¿Qué demonios, Q?”​  Él  se adelantó, pero también resbaló.  Sus ojos miraron el suelo, extendiendo la mano para agarrar la barra lateral para evitar  golpear contra el suelo. ​ “Uh. Esto es extraño. No debe haber una fuga aquí.”  Mis instintos volvieron a la vida, tratando de decirme algo, algo que debería haber notado al  segundo en el que entré en el ascensor.  La bestia dentro de mí olfateó y aulló. Algo estaba seria y jodidamente mal.  La conclusión lanzó fuera del alcance. Me di una bofetada a mí mismo en la cabeza,  tratando de que mi cerebro se ordenara. La migraña se acurrucó alrededor de mis  neuronas, haciéndome tonto como un pedazo de hormigón.  Aspiré profundamente, tratando de calmar mi pulso. El aroma de Tess golpeó mi cabeza,  haciendo que mi corazón golpeara fuerte.  Y ahí es cuando la mierda me golpeó.  Todo mi cuerpo se sentía como si unos cuchillos se arrastraran por mi piel, desollándome  vivo. El mundo se paró en seco.  “Mierda.” ​ ¡Tess!  “¿Qué es? ¿Qué pasa?”​  Preguntó Frederick, los ojos iban volando por el ascensor, en  busca de alguna amenaza invisible.  La oleada de pánico alejó la migraña y bajó por mi espalda. La rabia le siguió, llenándome  como un cañón. ¡Esos hijos de puta se atrevieron a tocarla! Mi cuerpo en espiral con la  necesidad de ataque, para encender el animal y destrozar a cualquier persona que tocara a  mi mujer.  Aspiré de nuevo, oliendo el horrible hedor de cigarrillos y la grasa en mis pulmones.  Necesidad y olor corporal.  Hombres.  

91


Algo malicioso se envolvió alrededor de mi estómago, arrastrando las imágenes de cada  hijo de puta que había tratado en la industria del tráfico. No entiendo cómo reconocí el olor,  pero lo conocí.  La maldad había estado en este ascensor. Con Tess.  Necesitaba salir de esta caja de metal que viajaba de forma demasiado lenta. Necesitaba  escalar el edificio como King Kong y aplastar hasta el último idiota.  Gruñendo, golpeé la pared de espejos con tanta fuerza que se hizo añicos. Las grietas  irradiaban mi puño, astillando en pequeños pedazos y tintineando en el suelo.  “Mercer, qué…”  Las puertas del ascensor se abrieron. Me choqué con la puerta de metal, me tropecé y caí  de rodillas.  El sol era como una daga, un puto bazooka a mi cabeza con su brillo. Mi visión se volvió  completamente blanca mientras luchaba por mantenerme lúcido.  Apretando los dientes, obligué al cuerpo que me obedeciera, y pesadamente, corrí a través  del campo minado de la luz solar. Las aves graznaron, interrumpiéndome.  Con el corazón en la garganta, exploté en mi oficina.  “¡Mercer! ¡Dime qué diablos está pasando! Me estás asustando.”​  Frederic me  persiguió. No permí mi respiración en contestar. No podía permitirme el lujo de perder parte  de mi cuerpo para fallar rápidamente.   Tenía que saber que Tess estaba aquí. Segura. Protegida.  Todo está en mi mente. Es un sueño horrible. Mi cerebro está jugando una mala pasada. No  es real.  Pero el hedor era peor que aquí, la alfombra estaba mojada con grandes charcos. Mierda.   La energía de la oficina no estaba tranquila ya, estaba contaminada. Frágil y tensa, que  acechaba con un trasfondo desagradable: algo negro y terriblemente frío, mal y podrdio.  La migraña latía alrededor de mi cráneo, apretando mis pensamientos en un tornillo sin fin.  Sentí la muerte y la infelicidad. La fuerza y la pureza de Tess no estaban en ninguna parte.  Algún abismo que había estado lleno hasta ahora, estaba vacío y oscuro.  No seas una maldita reina del drama.  Pisé fuerte al miedo, aplastándolo. El hedor de cigarrillos impregnaba el salón, guiándome  por el pasillo y el dormitorio de repuesto.   Seguí el olor, pero sobre mis pasos para desbloquear mi pistola HK P2000 del aparador.  Frederick patinó en la oficina, embobado ahí como un maníaco. Teniendo en cuenta que se  suponía que era la calma de nuestro dúo, parecía conectado y listo para matar.  “¿Crees que debo coger esto?” ​ Miró el arma en mi mano temblorosa. Mi visión vaciló. A  todo color un momento y al siguiente blanco y negro. Tenía razón. Yo estaba a cargo de la  seguridad de Tess y haría uso de la maldita pistola. 

92


Sin hacerle caso, me agaché y me moví en silencio por el pasillo. Nunca había estado tan  agradecido por estar en silencio sepulcral.  El impulso por disparar a los bastardos que cogieron lo que era mío, me consumió.  La bestia dentro de mí rugió y rabió, listo para fusionarse de furia.  Levanté mi brazo ancho, el dedo presionaba el gatillo cuando entré en el dormitorio.  Nada.  La cama estaba intacta, la habitación estaba perfecta, como la dejé.  Frederick cayó hacia atrás, manteniéndose cerca de mí con las piernas flexionadas, listo  para pelear en cualquier momento. Si tenía que tener a alguien en la espalda, era él.  Luchaba con lo mejor de él.  Era mi compañero de ala, mi confidente, y aliado, pero no tenía la misma oscuridad en su  alma, o las líneas borrosas de lo correcto e incorrecto.  “Tess, ¿​ dónde estás​ ?” ​ Susurré gruñendo, avanzando poco a poco hacia el vestidor.  Una sola percha vacía yacía en el suelo. 

Mi corazón explotó a través de las costillas; mi dolor de cabeza me robó la visión, y me dejó  completamente ciego por un segundo.  Me agarré a la plataforma que sostenía mis zapatos, tratando de estabilizarme a mí mismo  y dejé mi ritmo cardíaco en sumisión.  Frederick no dijo una palabra mientras yo sufría y parpadeaba, persuadiendo a mi vista para  que volviera.  Finalmente, una lucha de imágenes volvieron a mí y le hice señas mientras me movía hacia  el cuarto de baño.   En la alfombra, a la cabeza, como un camino siniestro, había gotas de agua. La alfombra  había pasado de un color beige a un marrón más oscuro. Empezaba como un goteo, hasta  que las salpicaduras crecieron y empaparon la alfombra de la puerta del baño.  Tragué saliva porque las náuseas estaban volviendo y la violencia, di un codazo para abrir  la puerta con el dedo del pie y agité la pistola en cada esquina.  Sólo una vez que sabía que la habitación estaba limpia, me dejé llevar al escenario de mi  peor pesadilla.  “Q, no te muevas. Llamaré a la policía.”  Estaba de pie en un charco, mirando a la bañera llena de agua y no Tess. El toallero  colgaba de la pared y la ropa de Tess de esta mañana estaba en una silla.  La migraña se hinchó hasta alcanzar proporciones épicas. Me tropecé contra la pared,  sacudiendo la oscuridad, el manto de la inconsciencia. No dejaría que una debilidad me  impidiera comprender.  Golpeándome a mí mismo, me las arreglé para alejar el estupor el tiempo suficiente para  seguir adelante y sumergí los dedos en el agua.  Tibia.  93 


Tess había tomado un baño, como le dije y mientras estaba en una reunión, ella sufrió una  maldita pesadilla.  Mis ojos rotos se encontraron con Frederick. ​ “¿Cómo llegaron hasta aquí, Roux? ¿Qué  pasó con las malditas cámaras de seguridad y los guardias?”​  Mi corazón latía  densamente, enviando más presión a mi cráneo.  Me tambaleé, pero me enderecé antes de que Frederick me pudiera ayudar. No quería su  ayuda. ¡No era un inválido! Era un bastardo y un idiota por pensar que Tess estaba a salvo.  ¿Cómo diablos hicieron los hijos de puta para encontrarme? ¿Cómo se las arreglaron para  capturar a Tess justo delante de mis narices?  Me dejé caer contra la pared mientras la migraña tomaba el control. Los azulejos de espejo  reflejaban a un hombre con los demonios gruñéndole los talones y su mundo implosionando  a su alrededor.   “No lo sé. Pero lo averiguaré. La vamos a traer de vuelta, hombre,”​  ​ dijo Frederick, en 

voz baja. Salió del baño, dejándome con imágenes horribles: imágenes de Tess golpeada,  violada y vendida. Arruinada y rota.  Se ha ido.  No podía dejar que eso sucediera. Sin tener en cuenta el hecho de que apenas podía ver,  me tambaleé fuera del baño y choqué con Frederick, que se había agachado para recoger  un trozo de papel del suelo.  Traté de leer los garabatos, pero la escritura se convirtió en insectos, corriendo lejos de la  comprensión.  “Q. Realmente necesitas tumbarte. Vas a golpearte si te vas.”  Gruñí, ​ “No me digas que me calme. Se han llevado a una mujer que se suponía que  iba a estar protegida por mí. ¡Una mujer que ha vivido tanto, y yo le he fallado! Así  que no me digas que me calme hasta que la encuentre y haga que los cabrones  paguen.”  Empujando la nota de nuevo bajo su nariz, le exigí, ​ “Lee.”  Frederick cogió el papel, tragando saliva.  “Problema resuelto, Mercer.”  Mi corazón se apoderó y la habitación se deformó, apretándose sobre mí, aplastándome.  Algo se estrelló en el interior, desgarrándome, cada bloqueo que había creado. Los últimos  días que había intentado desesperadamente domarme. Lavarme el cerebro para ser un  mejor hombre para Tess, pero con esas tres palabras, le resté importancia a la falsedad que  yo nunca podría ser. Gruñí y salió el genio psicótico y furioso.  La bestia saltó libre y respiré con fuerza. Esto era lo que yo era. Un hombre que anhelaba  sangre. Un hombre que se echaba a reír cuando rompía un hueso y no se inmutaba cuando  le disparaba una bala a un violador.  Frederick continuó. No quería oír más.  94 


“He cogido de nuevo lo que era mío y vendido para un mejor trato. Vete a la mierda.  Gerald Dubolazov.”  ¿Gerald? En mi momento de debilidad de la migraña, no podía recordar la cucaracha que  era.  Frederick alisó el papel arrugado, murmurando, ​ “El sello es el de Red Wolverine.”  Me giré y golpeé la pared con tanta fuerza el puño que desapareció a través de los paneles  de yeso. Me hubiera gustado que fuera la cabeza de alguien.  Ese hijo de puta ruso de mierda. Dubolazov. El hombre que prácticamente poseía toda  Rusia. El presidente ruso pensaba que él gobernaba, la mafia pensaba que ellos  controlaban, pero estaban en los bolsillos de un hombre: Gerald Dubolazov, el rey de todo  lo sucio y malo.  “¡​ Mierda​ !” 

Volví al cuarto de baño, en busca de pistas. Cualquier cosa que pudiera arrojar luz sobre  cómo encontraron a Tess y a dónde se la llevaron. La ventana del tiempo para recuperarla  era terriblemente pequeña.  Hebras rubias cubrían el suelo y apreté la mandíbula. Sólo la idea de alguien haciéndole  daño a Tess me hizo ver litros de sangre y acres de puta carnicería.   En mi mente el sonido de un enorme y siniestro reloj comenzó a sonar. Tic, tic, tic­tac de los  segundos, marcando los momentos de vida de Tess que pendía de un hilo. Tenía que  encontrarla antes de que fuera demasiado tarde.  Algo crujió bajo mi zapato y me incliné para investigar. En cuanto puse los ojos sobre él, mi  migraña dejó el reino de lo insoportable para amplificarse.  Me caí de lado mientras Frederick apareció por encima de mi hombro. ​ “No me jodas, esto  no es bueno.”  Él podía decir eso de nuevo.   La evidencia de lo que le pasó a Tess enfureció a la bestia, arañando mi mente. Me olvidé  de todo, pero tenía la necesidad de hundir mis manos en el pecho de los secuestradores y  rasgar sus putos corazones.   Quería sangre. Quiero cadáveres. Quiero bailar en tumbas sin nombre por esto. ​ No quiero  descansar hasta que cada persona involucrada muriera lentamente y sus huesos se  arrugaran.  Mi mano se apretó alrededor del objeto de mi ira e hice un juramento. Me gustaría encontrar  a Tess, salvarla y mataría hasta el último hijo de puta que se la llevara.  El tintineo suave de cristales rotos sonó por encima de mi respiración agitada. La jeringuilla  rota rodó en la palma de mi mano y una sola gota de sangre cayó en un charco de agua.  La misma jeringuilla que drogó a Tess y se la llevó lejos de mí.  Mi esclava, tan fuerte, feroz, salvaje, sexual, se había ido.  Su jaula ya no me pertenecía más.  95 


Se la llevaron.       

Capítulo 8. Tess.  No me muestres piedad, no me cortes, te necesito para apretar ese lazo.  “Les dije que te llevaran, esclave.”  “¿Honestamente crees que yo podría quererte?”  “No eres suficiente para mí. Estaba engañándome a mí mismo y es hora de poner fin  a esto. Es la última vez que un propietario te quiere.”  Las lágrimas caían por mis mejillas mientras me acurrucaba en el suelo a los pies de Q.  Estaba de pie orgulloso y majestuoso, completamente cerrado y robótico. Sin  preocupaciones, sin sentimientos, sin amor o necesidad en sus ojos.  Sólo pura indiferencia calculada.  “No quieres decir eso. No quieres. Te conozco, Q. Te conozco…” ​ Cogí un enorme  aliento, sollozando con su rechazo. 

“Está hecho. Estás muerta para mí.” ​ Giró sobre sus talones y merodeó hacia la puerta.  Con una mirada de despedida, se burló, ​ “No dejes que los glotones ​ (wolverines)​  te  trituren la vida.” 

La puerta se cerró de golpe y yo me quedé en un hoyo con ramas y barro frente a tres  glotones hambrientos. Medio lobo, medio tejón y demonio baboso, sus ojos amarillos  brillaban con la idea de una cena fácil.   “¡Q!” ​ Grité, gateando hacia atrás. Los glotones se convirtieron en el tamaño de dinosaurios,  todos ellos con códigos de barras esparcidos sobre el pecho peludo. Gruñeron y vomitaron  sangre por la boca, creando un río de color rojo, lamiendo mis pies.  Estoy en el infierno. Estoy muerta y esta es mi penitencia.    “Deja de gritar, ​ puta​ . Por el amor de dios, trata de dormir aquí.”​  Algo afilado me pateó  el muslo y mis ojos pesados y arenosos se abrieron. 

Traté de incorporarme, pero mi cuerpo ya no me pertenecía. Pertenecía a los productos  químicos que bloqueaban mis ondas cerebrales. Sucumbió a la dulce niebla, robándome la  conciencia y evocando las pesadillas de terror.  Renuncié a la lucha para acorralar a mis miembros en condiciones de funcionamiento, me  recosté. Mi visión era vidriosa y el techo mohoso agrietado quedaba boquiabierto y habló en  cámara lenta. Sin palabras. No hay sonidos. Sólo hablaba en silencio con sus dientes de  texto extraños. 

96


Alguien me dio un codazo en la mejilla y no podía hacer nada para detenerlo. Se rió.  “Joder, eres fuerte.”  La voz volvió de plomo a mi corazón y luché duramente para moverme, para llegar muy  lejos, pero cada parte de mi cuerpo estaba agobiado por lo que me habían inyectado.  Calor, frío, adormecimiento, sensibilidad. No podía distinguir nada.  Los dedos se posaron en mi muslo, apretando con fuerza. ​ “Ahí, ahí. Te acostumbrarás  pronto. Es un maldito viaje cuando dejas que las drogas se hagan cargo.”​  El hombre  de la chaqueta de cuero se alzaba por encima de mí, lamiendo sus labios.​  “Tienes que  esperar hasta que lleguemos a donde vamos. Voy a hacer que te sientas muy bien.”  Se agachó y arrastró su lengua por mi cuello.  Me sacudí lo grotesco. No es posible quitar la baba, de mis ojos brotaron lágrimas.  Cascadas por mis mejillas, llenando la concha de la oreja con líquido salado. Quería decirle  que me dejara sola en el infierno, pero mi lengua estaba aletargada.  “Maldita sea, Ignacio. Te dije que no la tocaras hasta que lleguemos.”  El hombre de la chaqueta de cuero retrocedió, limpiándose la boca con una mueca. ​ “No la  toqué.” ​ Me guiñó el ojo. ​ “La lamí. Y me la follaré también antes de que termine la  semana.”  Mi corazón se murió y pudrió en mi pecho. Mi vida había terminado. Nunca vería a Q de  nuevo. Nunca sería libre. Mi mente estaba esposada con productos químicos; mi cuerpo se  convertiría en un juguete hasta morir de alguna enfermedad horrible.  “Mierda, gira el cuello. Me olvidé de desactivarlo,”​  dijo el hombre de las cicatrices.  El hombre de la chaqueta de cuero explotó con palabrotas en español, despotricando contra  él.  Me di la vuelta. Deseando que mis otros sentidos también me abandonarían. Vivir como un  sordomudo ciego sería mejor que vivir a través del horror cuando el hombre de la chaqueta  de cuero, finalmente me violó.  Mi mente voló de regreso a otro secuestro, siendo propiedad de Q. Él me había devuelto  poco a poco mi vista, el oído y los sentidos en mi contra, pero lo hizo de una manera que  acepté, que deseaba.  Traté de evocar a Q, para encontrar algún sentido de la paz, incluso mientras las lágrimas  brotaban de mis ojos.  Los dedos ásperos me torcían el cuello hacia un lado y el mismo artilugio iPhone con el que  me etiquetaron la primera vez, ondeaba sobre mi garganta antes de emitir un agudo dolor.  Una vez más, traté de cambiar, escabullirme fuera de su control, pero nada funcionó. Cada  comando cayó sobre los receptores empañados, convirtiéndome en un vegetal.  “Está hecho. Si pensaban que podrían perseguirla con el número de seguimiento que  proporcionamos, no van a tener suerte ahora.” 

97


La primera sacudida de vida entró en mi cuerpo cuando el pensamiento de Q vino hacia mí.  Nunca había descansado hasta que me encontró. Sabía que estaba en mi alma. Q tenía  sus desventajas, pero no necesitaba que me salvara a mí.  Por favor, encuéntrame. Antes de que sea demasiado tarde.  “Mierda, hombre, podría habernos rastreado durante dos días.” ​ El hombre de la  chaqueta de cuero miró al hombre de las cicatrices. ​ “Ese era tu maldito trabajo para  asegurarse de que estaba cuidada. El Wolverine estará molestándonos. Ya oíste lo  que dijo el jefe.”​  Lo esposó alrededor de la oreja y algo cayó al suelo. ​ “Eres un gusanito  incompetente; te mostraré cómo asegurarse de que ese hijo de puta no vuelva a  llevársela.”  El sonido de una navaja me asustó. Me tensé mientras el hombre de la chaqueta de cuero  se sentaba a mi lado y me agarraba la garganta. Puso la punta del cuchillo contra mi piel.  Sus ojos negros excavaron en los míos. ​ “Te voy a cortar, puta.”  Gemí, era lo mejor que podía hacer. Le grité a los músculos necesarios que ya no estaban  bajo mi control.  “¿Qué coño? No lo hagas, idiota.”​  El hombre de las cicatrices agarró el cuchillo y se lo  quitó antes de que pudiera apuñalarme. ​ “¡Ya la he desactivado! Tenemos que dejárselo  y lo reiniciaremos cuando la vendamos de nuevo.” ​ El hombre de las cicatrices bufó,  poniendo los ojos en blanco.​  “Imbécil de mierda.”  El hombre de la chaqueta de cuero rugió en posición vertical. ​ “¿Qué me llamaste?”  Mi corazón se aceleró mientras los dos secuestradores psicóticos luchaban y se maldecían.  Si no podían trabajar juntos sin matarse el uno al otro, no había esperanza para mí.  Cerré los ojos, ignorando la discusión. Mi frente se arrugó cuando convencí a mis dedos  para que se movieran, tratando de anular todo lo que me habían inyectado.  No pasó nada. La sensación extraña de estar sin ataduras me causó más pánico.  Necesitaba mirar a mi alrededor para averiguar dónde estaba. Necesitaba hacer un  seguimiento de todo lo que los hombres dijeran para poder aprovechar cualquier  oportunidad para irme. Pero lo único que podía hacer era flotar en un mar de enfermedad,  mirando a un techo agrietado.  Estoy débil. Estoy aterrorizada.  La idea de lo que pasaría casi me hizo vomitar.  El hombre de la chaqueta de cuero apareció de nuevo en mi visión, sonriendo con sus  dientes repugnantes y la piel picada de viruelas.  “No mucho ahora. He organizado una fiesta de bienvenida especial para ti.”  Las imágenes de violadores y asesinos me llenaron de temor. ​ Oh dios, no quiero sobrevivir.  Mentalmente me di una bofetada por el pensamiento. Yo era más fuerte que eso.  Finalmente estaría lo suficientemente coherente para luchar. Mi cuerpo me había  traicionado y mi mente se había convertido en aguanieve, pero tenía que mantener la  98 


concentración y estar lista para funcionar. Llegar de nuevo a Q y verlo matar a estos  bastardos. Mi mano se crispó en un puño y una llamarada de orgullo me llenó. Hice caso  omiso de las drogas.  El hombre de la chaqueta de cuero frunció el ceño, sus ojos me miraron. ​ “Bueno, esto es  molesto.” ​ Se volvió hacia el hombre de las cicatrices, tendiéndole la mano.​  “Se está  despertando. Dale otra dosis.”  El hombre de las cicatrices se acercó más. Obligué a cada célula de mi cuerpo para que  empezaran a moverse. Para ponerme en marcha y perforar sus rostros. Pero parecía que  cerrar el puño era todo lo que podía.  El hombre de las cicatrices sacó una jeringuilla pero se detuvo. ​ “No lo sé. Si le damos  demasiado podría caer en coma y no despertar.”  Mi corazón estaba cargado y la cabeza se me aclaró.​  ​ ¡Dame más tiempo! 

El hombre de la chaqueta de cuero gruñó, quitándole la jeringuilla. La destapó y hundió la  aguja profundamente en mi brazo.  La perforación aguda arrastró un grito de mis pulmones y mi último pensamiento fue de Q.  “Te dije que no te necesito. Deja de luchar contra lo inevitable, esclave, y deja que  estos hombres te vuelvan a vender.”  Odiaba su gélida indiferencia, la confianza en su tono. ​ “Pero, no lo entiendo. Me  necesitas. Soy tuya.”  “Te necesitaba durante un tiempo, ahora ya no. Adiós, Tess.”​  ​ Su forma se desvaneció y  caí, caí, caí. 

Lloré y le rogué, pero Q no regresó para mí.  Y luego la oscuridad me tragó entera.    ******************  El babeo, glotones de ojos amarillos me esperaban cada vez que caía en el abismo.  No sé cuántas veces me desperté y rápidamente sucumbí de nuevo. Una constante batalla  librada en mi mente, tratando de mantenerme despierta, tratando de noquear.  Pero cada vez que me dejaba caer en la oscuridad, los glotones estaban allí. Me roían los  brazos y los tobillos, drenándome la sangre, convirtiéndome en cuero.  Voces distantes iban y venían, conversaciones rotas. Sonidos de los motores y el transporte  temido alejándome más y más de Q.  Q apareció en mi estado catatónico. ​ “Voy a por ti, esclave. Sigue luchando. Espérame.”  La esperanza me deslumbró, despertándome, dándome algo a lo que aferrarme.  “Por lo que te importo.”  Se inclinó sobre mí, con los ojos llenos de dolor y culpa.​  ​ “Por supuesto que me importas.  Eres mi gravedad. Te encontraré. Estoy yendo.” ​ La voz de Q resonó en mi cuerpo,  calentándome. 

99


Las imágenes de su casa, el jardín de invierno con todos sus pájaros, llenaron mi mente,  concediéndome un indulto del horror durante demasiado corto tiempo.  Entonces el sueño me agarró con sus afiladas garras, arrastrándome de vuelta a los  glotones.    ***********************    La próxima vez que me desperté, podía mover los brazos. La densa nube de oscuridad se  disipó, dejando pequeños rayos brillando a través de mí.  La fuerza y la voluntad de sobrevivir regresaron lentamente, en voz baja, mansa y tímida.  No quería que nadie supiera que ya no vivía en el limbo.  Contuve la respiración, asegurándome de que estaba sola. Cada vez que abría los ojos el  hombre de la chaqueta de cuero o un traficante desconocido atravesaba mi piel y ahogó mi  despertar tentativo con las drogas.  Mi mirada se dirigió tambaleante, tratando de concentrarme en la habitación a mi alrededor.  No podía distinguir nada y pensamientos al azar me mantenían distraída.  ¿Qué sabor tendrían las paredes si las lamiera?  ¿Qué sonido haría el suelo si un elefante saltara arriba y abajo?  Cerré los ojos, tratando de conseguir el control de mi loco cerebro. Odiaba las drogas.  Nunca había tomado sustancias. Nunca había fumado marihuana o algo más fuerte. Ahora  sabía por qué. Control: las drogas se llevaban el control, te concedían pesadillas y  alucinaciones. Me robaban tiempo e ingenio.  Mi mente se volvió granuja, precipitándome de vuelta al infierno de decisiones que me  hacían olvidar cómo luchar, cómo cuidar. Convirtió a Q en un monstruo. En un momento,  me preocupaba por mí, y al siguiente, me dejaba romper en el foso de los glotones.  Vino hacia mí cuando fui violada. Él vendrá de nuevo.  Yo no era idiota. Por supuesto, Q lo intentaría. Pero sería un fracaso.  Sin manera de seguirme, perdería la pista rápidamente. Tenía que darle al hombre de la  chaqueta de cuero. Nunca había estado en tantos aviones como en los últimos días.  No tenía ni idea de cuánto tiempo llevábamos viajando. El tiempo dejó de tener significado.  Recordé vagamente los motores zumbando, los neumáticos chillando. Dormí en sótanos y  mazmorras, sólo para despertarme temblando y agrietando mi mente.  Muerta de hambre, deshidratada, era sólo cuestión de tiempo que mi cuerpo dejara de  funcionar. De hecho, era la quinta vez que me inyectaron cuando enfermé.  Las drogas no pudieron ocultar los escalofríos y una fiebre que se envolvía como una falsa  manta a mi alrededor.  Tampoco podía competir con las visiones que ahora me plagaban cuando estaba despierta.  Me estremecí y dolía, y ojalá por dios que pudiera ver a un médico.   100 


Mi cerebro se sintió aplastado dentro de un cráneo lleno de cemento y niebla, tenía la boca  más seca que un desierto, y mi corazón latía, pesadamente y roto.  El ruido venía de detrás de mí y seguí con los ojos cerrados.  “Despierta, ​ puta​ . Estamos finalmente en casa.” ​ El hombre de la chaqueta de cuero me  agarró del brazo y me arrastró de donde estaba tirada. Mi cuerpo, tan inútil después de  estar varios días tumbado e inerte, bajamos de la plataforma y se extendía a sus pies.  Me mordí la lengua con el impacto, haciendo una mueca mientras la sangre me corría por la  garganta. La sensación de hambre arrancó en mi estómago, gruñendo en voz alta. Los  temblores del hambre se propagaron a través de mis miembros, añadiendo temblores a mi  fiebre.   Mi lengua dejó de sangrar, pero la enfermedad aumentó y me dolía más. Era lo primero que  había probado en días, era deliciosa para mi cuerpo que perecía. La sangre me recordó a  Q. Le echaba de menos. Le necesitaba. Tanto.  El hombre de la chaqueta de cuero me dio una patada, sólo por deporte. "¿Te gusta?" Me  pegó de nuevo, gruñendo. ​ “Mueve tus putos pies. No soy un taxi. Dile a tu maldito culo  que camine.”  Una tos tensó mis costillas, dejándome sin aliento. Un dolor ardiente de su patada irradiaba  hacia fuera como una bomba.   Traté de moverme, realmente lo hice, pero yo era un cuerpo inútil sin vida.  “¡Muévete!”​  El hombre de la chaqueta de cuero me pateó la pierna y grité.  Oh dios, no me podía mover.  Una calma peculiar cayó sobre mí, relajando mis músculos temblorosos. Me dejé caer en un  charco en mal estado con las drogas más allá y me negué a obedecer. Después de luchar  con tanta fuerza en México, después de sobrevivir a Q y a la violación, no tenía nada que  dar. No importa lo duro que hubiera luchado o lo mucho que me negara a ceder, nunca era  suficiente. Así que, ¿por qué molestarse?  ¿Es esto, Tess? ¿Vas a renunciar?  “¡Sí, perra!”​  El hombre de la chaqueta de cuero me pegó de nuevo.   Gemí, maldiciendo al infierno, pero yo todavía no me movía para obedecer. Si él me mataba  de pura rabia, que así sea.  No quería caminar a mi propia muerte. No iba a pasar por eso otra vez.  “Voy a romperte el cuello si no te levantas ahora mismo, puta.” ​ Me echaba miradas  lascivas, levantó la bota, listo para entregar su promesa.  “¡Levántate, esclave! Dame tiempo para encontrarte antes de ser imprudente con su  vida. Tu vida me pertenece a mí, a nadie más.”​  Q se manifestó en mi cerebro febril y  gemí. 

No quería una charla con mi subconsciente agrietado. Sólo quería estar allí y darme por  vencida.  101 


“¡Levántate!”​ ​ Q se inclinó y me rozó el pelo enredado de mis mejillas. Su rostro 

contorsionado por el dolor, oscurecido por el dolor. ​ “Por favor, Tess.”​  Su súplica arrancó  mi corazón y me moví.  Me moví por mi cuenta.  El hombre de la chaqueta de cuero se rió entre dientes.​  “No te gustaba la idea de  fracturarte el cuello, ¿verdad, puta?”​  Se cruzó de brazos, viendo mi lento progreso  mientras yo me empujaba fuera de la tierra.  La falta de alimentos rasgó mi estómago, la fiebre me hizo temblar los dientes, pero me dio  luz y me mantuve en pie por primera vez en el día. Las drogas se retiraron, no es que  hiciera una diferencia en mi cabeza que nadaba.  “Hice esto por ti, Q. No hagas que lo lamente. Encuéntrame.”  Tambaleándome, tosiendo, me levanté tanto como pude, pero los moretones de sus  patadas me mantuvieron encorvada. El orgullo por la pequeña victoria ardía brillante y me  daba coraje que pudiera luchar. Que podría luchar contra las drogas y la victoria.  El hombre de la chaqueta de cuero sonrió. ​ “No es tan difícil obedecer, ¿verdad?” ​ Sacó  un collar de perro de su bolsillo y con los dedos callosos me lo aseguró alrededor del cuello.  Sus dedos lo apretaron demasiado deliberadamente. Luché para tragar.   No moví ni un músculo o dejé que mi cara retratara mi odio por él. Cuidé mi enojo como una  pequeña llama, persuadí a la llamarada más brillante, lista para explotar.  Le dejé creer que me poseía. Todo en nombre de la propia conservación.  “Buen perro. Es hora de ir al encuentro de tu nuevo amo.”​  Añadió una cadena a mi  cuello y me dio un tirón hacia delante. Tropecé, siguiéndolo hacia cualquier medio de  transporte y entramos en el aire bochornoso de la noche.  Miré a mi alrededor con avidez, recordando tantos detalles como sea posible.  Un puerto. Luces brillantes en la distancia. Olor a pescado y sal. El clima suave sugería  algún lugar tropical y mi corazón se acurrucó con terror al pensar que podría estar de  regreso en México.  Si fuera así, a quién le importa, Tess. No importa donde te encuentres, ya que vas dejarlo  pronto.  Eres una superviviente y hoy no te puedes rendir.    ********************  Eso fue ayer.  Hoy ha sido completamente diferente.  Me desperté con un océano de agua helada. Salió de la nada, me empapaba, causando  que mi camisa pálida de Q se aferrara a mis curvas rápidamente.  Jadeando por el shock, me senté. Mis ojos se movían alrededor de la celda húmeda,  congelación, apestando a pescado seco.  102 


Tres matones estaban mirando, violándome con sus ojos atroces.  Cualquiera que fuera la enfermedad que había contraído había evolucionado hasta  convertirse en un ataque en toda regla. Me quemaba la piel, sentía la garganta como si me  hubiera tragado un montón de machetes y mis pulmones jadeaban con cada respiración. No  podía dejar de toser cada pocos minutos y tenía hambre. ​ Mucha hambre.  El hombre de la chaqueta de cuero estaba de pie a un lado de la tropa de los traficantes,  con un cubo vacío.​  “¿Te despiertas ahora, perra?”  Tratando de no mostrar mi miedo, me quité el exceso de agua de la cara y me retorcí el  pelo. El vapor curvaba mi piel gracias a la fiebre. Tosía con fuerza, poniendo las manos  contra la boca con la esperanza de mantener mis pulmones en mi cuerpo.  Una vez que mi ataque de tos se calmó, el hombre de la chaqueta de cuero murmuró, ​ “Es  el momento del día. Adivina, ¿qué es esto?”​  Él tiró el cubo hacia la esquina, poniendo  las manos en sus caderas. Cuando no respondí, se regodeó. ​ “La maldita respuesta es la  hora para la medicina.”  Él asintió con la cabez y se precipitó hacia delante.  ¡No! Otra vez no.  Grité, corriendo hacia atrás, presionándome contra la pared helada. Quería hacer una  madriguera a través del hormigón y correr. Oh, cómo quería correr.  Cuatro manos grandes me arrastraron hasta la cama y me cubrieron con una superficie  dura. ​ “¡No!”​  Una tos explotó fuera de mi boca y cada pulgada me golpeó con un dolor de  cabeza gigante. La bilis se me subió por la garganta a pesar de que no tenía nada en el  estómago.  Sin reservas, sabía que no tenía ninguna oportunidad, pero no podía dejar que la drogara  me dejara sin lucha.  Luché porque no podía hacer otra cosa. Tenía que parar lo inevitable, incluso si él me  mataba.  Los hombres gruñían, los dedos se clavaban cada vez más en mi cuerpo, mientras que el  hombre de la chaqueta de cuero me dio una palmada en la cabeza. Se rió. ​ “No ha  cambiado nada. Debo decir que no esperaba volver a verte, pero demuestra que los  deseos se hacen realidad.”  Sus ojos negros brillaron cuando me agarró del brazo. ​ “Renuncia, zorra. Me han dado  órdenes para romperte. Herirte. Vete a la muerta. Arruinarte. Degradarte hasta el  punto que no eres más que un saco de mierda confuso que desea todos los días  morir y entonces te venderemos.”  Mi garganta estaba obstruida, quería cortarme las orejas. No quería escuchar. No quería  creer. También me odiaba a mí misma porque había visto la verdad. El hombre de la  chaqueta de cuero prometió que se haría realidad. Y no había nada que pudiera hacer para  detenerlo.  103 


Se lamió los labios, sacando otra jeringuilla del bolsillo.​  “Resulta que el puto amo tiene  enemigos en las altas esferas. ¿Qué hizo, puta? ¿A quién le meo?”  “Yo soy tuyo, Tess.”​  ​ La voz de Q susurró en mi cabeza. Me aferré a él, dándome coraje  para enfrentar lo que se avecinaba.  Q vendría a por mí.  Q viene a por mí.  Uno de los matones me sacudió el brazo, me encarceló.  “¡Para! No tienes que drogarme.”  El hombre de la chaqueta de cuero apretó sus labios contra mi oído.​  “Oh, pero lo  haremos. Es el gusto de hacerlo.” ​ Se echó hacia atrás, me golpeó una vena y me  apuñaló con la aguja en el hueco del brazo. El pinchazo aguado anunciaba más perdición.  Al instante, el calor de la fiebre fue reemplazado por el entumecimiento. Mi cabeza cayó  sobre mis hombros cuando el horror líquido hizo su camino alrededor de mi control de las  extremidades del cuerpo, bajando el volumen en mi alma.  Mi personalidad se desvaneció, silenciado por la distancia y los ecos. La droga me robó los  pensamientos sobre por qué debo cuidar, borrosos límites de lo correcto e incorrecto.  Grité en silencio mientras me ahogaba en veneno hasta que finalmente suspiré,  completamente muerta por dentro.  El hombre de la chaqueta de cuero se rió entre dientes, hablando en una cadena de  palabras que no tenían sentido. Su cabeza parecía hincharse hasta alcanzar proporciones  gigantescas y se rió.  Es un maldito idiota que ni siquiera puede hablar correctamente.  El baile de las visiones de alfabetos me hacían compañía. Las vocales hacían cabriolas, las  consonantes se pavoneaban. Una S se movía con una X, mientras que la Q...  Joder, la Q.  ¿Por qué le tengo tanto cariño a esa letra? Un personaje sin vida, sin embargo, se  arrastraba caliente, determinando la emoción de la escoria de mi corazón.  Esa letra pertenecía a otra persona, alguien digno, no a una cautiva drogada.  Un espeso muro de náuseas se estrelló contra mí, persiguiendo la sangre, tratando de  recordar.  Me estremecí cuando el hombre de la chaqueta de cuero me apretó el pecho y sopló aire  caliente en mi cara. ​ “Olvídate de todo lo que sabías, perra. ¿Pensabas que México era  malo? Eso era el maldito Disney World en comparación a esta atracción de feria. Ya  no eres humana.”  Sus manos viscosas me torcieron el pezón, cortando a través de la bruma como un latigazo.  “Voy a disfrutar cada momento que tenemos juntos. Nunca sabrás lo que viene,  nunca sanarás. Los medicamentos te volverán contra todo lo que has conocido. Te 

104


romperán y separarán el cerebro con alucinaciones. Te voy a joder, niña bonita y no  hay nada que puedas hacer al respecto.”  Su caricia pasó de mi pecho a mis piernas y apretó. ​ “Entonces vamos a ver cómo  luchas.”    *****************  Pollo asado.  El olor de la deliciosa comida me despertó de mi droga­coma, abriendo los ojos de nuevo al  mundo de los vivos.  En el momento en que me desperté, quería descender de nuevo al abismo de niebla que  había vivido desde que el hombre de la chaqueta de cuero me había hecho las promesas  que me hizo querer cortarme las venas y pintar mis glóbulos rojos.  “Hola, chica. Qué agradable verte de nuevo.”  El hombre que dirigía la operación, el mismo que ordenó que me drogaran y me metieran en  un avión con destino a París, se sentó a mi lado. Sus ojos de color azul cielo, como los de  Brax, me recordaron cómo había cambiado mi vida drásticamente. Su ropa perfecta y su  pelo rubio desgreñado parecía como si hubiera pasado por una playa australiana y  necesitaba una tabla de surf bajo el brazo.   “Aquí, déjame ayudarte.” ​ Sus manos me cogieron de los brazos, haciendo palanca. Me  sequé la baba que tenía en la comisura de la boca.  Mis ojos se pegaron a la bandeja de pollo, verduras y pan. Atrás quedó la capacidad de  pensar. Mi estómago rugió y apuñaló desesperadamente con mil cuchillos hambrientos.  El hombre blanco se rió, asintiendo.​  “Esto es para ti. Si haces lo que te digo.”  Mierda. ¿Qué demonios quería? ¿Qué más podía dar?  “Esclave, no te rindas. Mantente viva. Por mí.”  Las lágrimas presionadas y cada remordimiento que sentía por empujar a Q me ahogaron.  Nunca debí haber hecho que viniera esta mañana. Debí haberle agradecido por cada  pedacito de atención y el trato justo que me dio. ¿Por qué vendría alguien que me prometió  hacer de su vida un infierno para que ella pudiera tenerle?  ¿Por qué lo rechazas?  Mi mente no podía concentrarse más, todo estaba al revés, de atrás hacia delante.  De repente, no importa lo hambrienta que estaba, no podía soportar la idea de comer. Mi  corazón estaba vacío, mi estómago debía estarlo también.  El hombre blanco pasó un dedo a lo largo del dorso de la mano. ​ “Deja de pensar. Es más  fácil si dejas que los medicamentos te lleven.”  Una tos fuerte me robó el oxígeno, atormentando mi cuerpo con ladridos. Una vez que el  hechizo terminó, miré hacia arriba con los ojos llorosos, rogándole que me dejara ir. ​ “Por  favor. Haré lo que quieras.”  105 


Se puso rígido y las sombras alinearon su rostro.​  “No hiciste lo que yo quería la primera  vez. Tengo que decir que nunca he tenido un cliente que nos demandara recoger su  compra. Casi no estaba de acuerdo, después de todo, no era mi negocio, una vez que  el dinero se ha intercambiado, pero el Red Wolverine tenía un punto muy válido.”  Tragué saliva, colgando mi cabeza. ¿Qué hice mal como esclava? Me enamoré de mi amo.  Le enseñé que dos personas podrían ser el uno para el otro. ¿Tan malo era eso?  El hombre blanco continuó. ​ “Estoy muy cercano de los clientes que me compran  mercancía. Así que te puedes imaginar que quiero mantener una relación feliz con  ellos. Este comprador particular, nos ha enviado para recogerte por una razón  bastante imperdonable.”  Paró y pulí las uñas en los pantalones.​  “¿Quieres saber lo que hiciste mal?” ​ Sin esperar  mi respuesta, continuó.​  “Hizo un trueque para una transacción comercial. Esa misma  transacción comercial pasó con... dificultades.” ​ Se rió. ​ “Por supuesto, ayudó que  pagó el doble de lo que costó con órdenes estrictas de arruinarte.”  Mis ojos se dispararon hacia los suyos, tratando de poner en orden el desorden de las  oraciones. Las drogas me nublaron, dejándome en una cruda realidad en la que sólo se  podía esperar que la muerta fuera corta y rápida.  Como último recurso, le pregunté, ​ “¿Cuánto te cuesto? Me compraré. Tú eres un  hombre de negocios, permítame hacer que valga la pena.”  Q me daría el dinero. No tenía ninguna duda sobre eso.  El hombre blanco se levantó, echando la cabeza hacia atrás con alegría. ​ “Tú vales más  para mí que el dinero, chica. Verás, mis órdenes son simples.” ​ Sus ojos se estrecharon  y toda la humanidad se disolvió y le miré con alma de asesino.​  “Debes estar irreparable. Y  después de tu pequeña estancia con nosotros, conozco tu fuerza. No te vas a romper  por el abuso físico, la clave para romperte es algo más difícil. Algo que no he  encontrado, pero estoy deseando verlo puesto en acción.”  Se inclinó, con los ojos mirando profundamente en los míos. Me amordazó con su olor  meloso.  Su mirada azul me desgarró en pedazos sangrantes. ​ “Vas a trabajar para mí. Vas a hacer  lo que yo digo, cuando yo lo diga. Vas a pegarle a otras mujeres. Vas a hacerles daño  tan jodidamente que se romperán sus mentes y te llevarás sus vidas en tu alma. Si no  haces lo que te digo, las mataré para hacer que obedezcas.” ​ Me agarró la barbilla y su  acento mediterráneo espetó cada palabra en fragmentos violentos. ​ “¿Lo entiendes?”  Entendí. Comprendí que me haría bien y verdaderamente deforme como un ser humano.  Podría abusar de otras mujeres con el fin de mantenerlas vivas.  No.  Le quité la cara de su mano de hierro y le miré. ​ “Te daré un millón de dólares si me  liberas. Dame acceso a un teléfono y el dinero estará en tu cuenta esta noche.”  106 


Y entonces Q rasgará tus intestinos y te quemará vivo, bastardo.  Se puso de pie, alisándose la camisa negra y los pantalones vaqueros. ​ “Eres una  luchadora hasta el final. Respeto eso. Pero la próxima vez que te vea, si me  contestas, te arrepentirás.”  Tenía toda la intención de contraatacar. Me gustaría hacer que me hiceran daño. Nunca  sería responsable de convertir en locas a otras mujeres.  “Vales más que los signos del dólar ahora, chica. Mejor acostúmbrate a recibir  órdenes.”  Empujó el plato de comida hacia mí antes de irse con grandes zancadas hacia la puerta.  “Disfruta de tu última comida como una mujer libre. Mañana me perteneces y  trabajarás todo el día.”  La puerta se cerró detrás de él, resonando en mi celda estéril. La fiebre rugió en mi sangre,  haciéndome débil y aterrada.  Ya no era una mercancía. Era una empleada.           

107


Capítulo 9. Quincy.  No me puedo contener, me pusiste en libertad. Esto no es un juego, el  monstruo soy yo...  “¿Cualquier cosa?” ​ Exigí cuando Frederick me colgó el teléfono.  “Nada. Él dice que ha sido expulsado de su operación desde hace meses, desde que  ganó una pelea a cuchillo y mató a uno de los guardias de Wolverine.”  Me quedé mirando al techo, luchando con mi ira. La rabia burbujeaba en mi sangre, no  concediéndome paz.  Todo lo que quería era llorar y matar a cualquiera que se interpusiera en mi camino. Quería  malditas respuestas. Quería una víctima que pudiera encadenar y torturar. Pero nada.  Nada en dos días largos.  Dos largos y putos días donde me volví todo mi libro de contactos al revés, y nada. Acosé,  roqué, amenacé. Cada traficante, cada hombre que había aceptado un soborno y ninguno  de ellos sabía nada.  Tess había desaparecido. Nadie sabía nada. Nadie quería hablar.  “Prueba con más fuerza, Roux. Nos estamos quedando sin tiempo.”  Frederick frunció el ceño, tocando el teléfono con la mano.​  “Sé que no vas a descansar  hasta que la encuentres, hombre, pero has estado despierto durante cuarenta y ocho  horas. Apenas has sobrevivido a una migraña que te dio una patada en el culo y tu  presión arterial está por las nubes.”  Dejé de rebuscar en algunos viejos archivos de transacción. Quería arrancarle la maldita  cabeza por sugerirme que durmiera. Como si eso fuera una opción cuando Tess podía estar  Dios sabe dónde, tratando con no sé qué mierda.  “No voy a desperdiciar la energía contestándote, Roux.”​  Le dije con rabia.​  “Ve y ayuda  a Franco. Sé útil o vete. Tengo cosas que hacer.”  No tengo tiempo para nada más que buscar. Quería venganza y tenía necesidad de matar.  Nunca había tenido gente en este espacio antes, pero ahora no me importaba una mierda la  zona privada. Todo lo que me importaba era encontrar a Tess.  Si eso significaba que tenía que demoler todos los edificios que poseía para hacerlo,  entonces que así sea.  Me puse de pie bruscamente, agarré la pila de archivos de mi escritorio y me dirigí al  dormitorio.  Durante dos días no había dejado la oficina. Las habitaciones eran un lío con papeles  esparcidos y notas garabateadas. Tenía un pequeño ejército de personas en el salón,  supervisadas por Franco. En cuanto vimos el vídeo de seguridad y vimos cómo dos  hombres de pelo negro anularon el código del ascensor, sabíamos que tenía ser un  traficante de dinero. Habían tenido la única contraseña de alguien con un saldo bancario  sustancial y el conocimiento de cómo trabajé podría averiguarlo o comprarlo.  108 


Eran audaces como el maldito día y tomaron a una Tess inconsciente al sótano donde otro  cómplice había estado esperando.  Las únicas personas que tenían autorización de seguridad en mi ascensor privado eran el  jefe de limpieza y el jefe de seguridad del edificio. Ambos fueron interrogados. Tenía que  proteger la oficina y mantener los problemas lejos de mi oficina.  Y sabía lo perra que era, sabía que lo hubiera sobornado o torturado para obtener la clave  de acceso, pero no me atrevo a moverme hasta tener una prueba de que Tess estaba allí.  Si me equivocaba toda la empresa se vendría abajo. El verdadero truco era que no me  importaba la empresa, pero me preocupaba por las mujeres que escondía en su protección.  “Mierda.”  Me golpeé las mejillas, tratando de mantenerme alerta. Estaba peleando duro a través de  los lodos. El dolor de trituración cerebral residual de mi migraña me había robado mi  pensamiento y la visión simplemente coherente.   Me robaba tiempo.  Durante doce horas, yo era inútil. Encontrar el pelo de Tess arrancado en el suelo del baño  con la jeringuilla había sido la bala final y me había quedado en blanco.  Mi cuerpo había llegado a su límite, resulta que no era invencible después de todo, y si no  hubiera sido por Frederick, me habría perdido la trama por completo. Vibré con repugnancia  y me dolía con la fuerza de mil bestias para cubrir mis manos de sangre.  Tenía que hacer que pagaran, nunca descansaría hasta que lo hiciera. Pero el dolor de  cabeza me maldijo a ser un inválido inútil, amarrándome a una pena sufrida.  Me había golpeado físicamente con una maldita pared. Y eso me destruyó.  Frederick organizó el equipo para buscarla. Él le ordenó a Franco para organizar a sus  principales hombres. Hizo un millar de llamadas, envió un centenar de correos electrónicos,  a la vez que yo yacía muerto en la oscuridad.  Mi visión me abandonó por completo y yo era lo suficientemente sensible como para saber  que era un obstáculo, no una ayuda.  Pero todavía permaneciendo fuera de su camino, pero todavía me concentraba en mí  mismo en lugar de Tess. Era un error y maldije a la debilidad en mi sangre.  Dejé que Tess se fuera hacia abajo. Dejé que mi mujer sufriera a manos de los hijos de puta  y me acurruqué en una maldita esquina y me tomé analgésicos como Tic­Tacs.  Frederick me coló una pastilla para dormir en un puñado de codeína, me quedé dormido y la  migraña perdió su poder sobre mí.  Pero el sueño no era reparador, me robó el resto de la cordura.  Las imágenes de sangre, huesos rotos y Tess gritando sin cesar por mi ayuda. Su voz me  apuñaló el corazón una y otra vez, llena de acusación por dejar que esto le sucediera a ella.  En cuanto me desperté, me había tirado a mí mismo de cabeza a rastrear a los que se la  habían llevado. Pero no había dejado de usar mi cerebro inútil.  109 


Respirando con dificultad, me senté en el borde de la cama y desplegué los archivos. Ahora  que no tenía a nadie indiscreto debajo de mi cuello y abrí los trámites que podrían contener  algunas pistas para encontrarla.  Los registros de todas las chicas que había guardado.  Los detalles de Tess estaban en la parte de atrás y abrí la carpeta.  Sujeto: Muchacha rubia en vespa.  Referencia de código de barras: 302493528752445  Edad: Entre veinte y treinta.  Temperamento: Enojado y violento.  Estado sexual: No virgen.  Salud sexual: No hay enfermedades.  Directrices para el amo: Recomendar castigo estricto para romper los estribos. Cuerpo  perfecto para actividades extremas.  Historia: No tiene parientes vivos.    Mis ojos se fijaron en el número. Había tratado de rastrear a Tess utilizando el dispositivo  cuando le envié de vuelta a Australia, pero no funcionó. Siempre pensé que ella se lo quitó  cuando se fue a casa de Brax. Había estado enfadado y orgulloso de ella por quitárselo  porque significaba que estaba a salvo a pesar de que no podía espiar su paradero.  Lo intenté de todos modos. Nunca se sabe.  Mi mente se puso de nuevo en marcha para dejar ir a Tess. Mi sacrificio no había sido  voluntario. Quería mantenerla para siempre, pero no podía aplastarla. Tess era mi  fenómeno. Un sueño de por vida que nunca pensé que tendría. Y lo había jodido.  Hijo de puta. No me sentaré aquí sosteniendo mi polla mientras Red Wolverine tenía a  Tess. Había dejado su nota, deliberadamente para que le diera caza. Si se trataba de una  trampa, ya no me importaba. Nadie era más importante que Tess.  Agarrando el portátil que estaba en la mesita de noche, llamé al programa asociado con el  número de seguimiento y metí el código. Era una pérdida de tiempo pero tenía que  comprobarlo.  La conexión tardó un tiempo y puse la mano en la tapa para cerrarla.   A continuación, apareció un pequeño mapa, seguido por el zoom, más y más rápido hasta  que se centró en el único país que había sospechado y quería evitar.  La ira intensa estranguló mis miembros. Quería aullar. Había estado un mes en Australia.  ¿Un maldito mes y ella no se lo quitó? Qué idiota. Una idiota. ¿Le gusta jugar a la ruleta con  su vida?  Quería matarla por ser tan estúpida. ¡Les dio la forma perfecta para encontrarla!  Cuando llegara a mis manos, se lo quitaría.  Si hubiera estado de pie frente a mí, se lo hubiera quitado yo mismo.  110 


Por lo menos ahora tenía la prueba.  El Red Wolverine la tenía, era innegable.  Quería arruinarlo. Quería quitarle su negocio, su dinero, su propia carne y sangre. Y sólo  cuando él no tuviera absolutamente nada, iba a torturarlo hasta que me suplicara que lo  matara.  Eso es lo mucho que odiaba las tripas de Gerald.  Tess estaba en Rusia.  “¡Frederick, trae tu culo hasta aquí!”  Los pasos se escucharon por el pasillo, suaves por la alfombra. ​ “¿Qué pasa? ¿La  encontraste?”  Tiré el portátil a un lado. ​ “He confirmado que la tiene en Rusia. Nos vamos.” ​ Pasé junto  a él, pero me detuve.  “Pero le preguntamos a los contactos que tenemos en su equipo. Dijeron que no  habían visto a una chica con la descripción de Tess. Si nos metemos y empezamos a  disparar, estarás arruinado, Q. El resto de tus contactos se irá en un momento.  ¿Seguro que la tiene?”  Mostré los dientes y corrí de vuelta a la cama. Agarrando el portátil con el punto rojo  parpadeante en Moscú, empujé la máquina a sus brazos. ​ “¿Esto es prueba suficiente  para ti?”  Le dejé que se preocupara por mi compañía y salí de la sala para encontrar a Franco.  Me moví como un maldito torbellino de furia masculina.  Su pelo castaño oscuro colgaba sobre la frente y la falta de sueño hizo que sus ojos  estuvieran crudos y brutales. Levantó la vista cuando le señalé con el dedo para que viniera.  Cuando estaba lejos del resto del personal, murmuré, ​ “Llama a nueve de tus principales  mercenarios. Nos vemos en el aeropuerto en una hora. Vamos a ir. No me importa si  tenemos que matar hasta el último hijo de puta si eso significa que la encontremos.”  Ningún elemento de sorpresa o de pausa; Franco sabía cuándo simplemente tenía que  obedecer las órdenes. Sus ojos brillaron con placer.​  “Sí, señor. Te veré en el aeropuerto.”  Frederick, con su estilo pasado de moda y personalidad amistosa, era el polo opuesto a mí,  vivía una vida dócil, se casó con una chica dulce, vivía en una casa presentable; mientras  Franco, el hombre que contraté porque vi la eficiencia con que mató, era indulgente con las  mismas aficiones, sólo era una escala más aceptable. Franco y yo nunca hablábamos sobre  nuestras similitudes, pero nos conocíamos. Era fácil de detectar el monstruo en otros. Él  podía parecer un caballero: moverse tranquilamente, hablar con elocuencia, pero debajo de  la fachada elegante acechaba un asesino con temperamento. Franco no tenía ningún  remordimiento para llevar a cabo la venganza que se merecían.  Y eso le hacía malditamente perfecto. 

111


Podía ir a Moscú, a la guarida de Red Wolverine, pero iba con hombres armados en los que  confiaba mi vida.  Me sonó el teléfono. Lo agarré con una mano, señalando a Franco para que fuera a  cumplir  sus órdenes.  “Mercer,” ​ espeté.  Frederick volvió a entrar en el salón y me puso el pulgar hacia arriba. La opresión en el  pecho se desenrolló un poco. Su aprobación para destrozar la reputación de Moineau  Holdings significaba más de lo que quería admitir. Quién sabía lo que íbamos a ser capaces  de rescatar de entre los escombros una vez que esto hbiera terminado.  Una vez que se supiera que había aceptado mujeres como sobornos, mis verdaderos  contactos se irían. Y cuando supieran que dejaba que esas mujeres se fueran, estaba en el  punto de mira de los que me las habían vendido y estaba pintando una diana masiva en mi  espalda.  “Frederick me acaba de decir que te vas a Rusia. Debo informarte que nuestra  inteligencia no le va a respaldar si algo sale mal. Piensa con cuidado, Quincy.  Nosotros no podemos ayudarte si dejas nuestra protección.”  El jefe de la policía, también era un confidente cercano, me dio una conferencia. El mismo  hombre que me animó a ver la profundidad de mis emociones. El mismo hombre que me  dijo que no me iba a arrestar si decidía mantener a Tess indefinidamente.  No me gustaba que me diera estándares dobles que no me merecía.  Me tragué las maldiciones que quería lanzar. Su corazón estaba en un buen lugar.​  “No voy  a hacer nada estúpido, Dubois.”  Se rió entre dientes. ​ “No lo creo ni por un segundo. Pero tenía que llamar y decir mi  parte. Sólo... sólo prométeme que no vas a poner tu vida en peligro por una mujer.”  Mi dedo se torció en el botón de colgar. ​ “Ella es más que una mujer, Dubois.” ​ Ella es mi  vida.  El silencio reinó antes de que el jefe de policía suspirara. ​ “En ese caso, tienes nuestro  apoyo. Cuando los periódicos se enteren de lo que has hecho, voy a tratar de emitir  una orden de silencio lo mejor que pueda.”  “Gracias.” ​ Colgué antes de que pudiera decir otra cosa. No necesitaba su sabiduría en un  momento como este. Necesitaba una semi­automática y un lanzacohetes.  l pulsar el número de marcación rápida, llamé a Hans, que vivía en estado de alerta para  volar mi avión privado G650.  Él contestó al primer timbrazo.  “Organiza un plan de vuelo a Moscú. Llegaré en sesenta minutos. Te veré pronto.”  Colgué, viendo la conmoción en la habitación. Pronto esto habría terminado y Tess estaría  segura conmigo. Ese momento parecía muy lejano. No podía imaginar ningún sentimiento  hasta que la tuviera en mi cama.  112 


Sonó el teléfono. Respondí en piloto automático.​  “¿Qué?”  “Maestro, por favor, dame algunas noticias. ¡Alguna noticia! ¿La has encontrado ya?”  La dulce voz de Suzette estaba alterada por el pánico. Lo lamenté al habérselo dicho ayer.  Ella me había pillado con la guardia baja, quejándose de que no le había dado instrucciones  para la cena, preguntando si Tess y yo regresábamos a casa esa noche.  Espeté y le dije que por supuesto que no iba a volver a casa esa noche o cualquier noche,  no mientras Tess estuviera desaparecida y en peligro. Acababa de abrir un enorme barril de  malditos problemas.  “Tienes que dejarme trabajar, Suzette. Te llamaré en cuanto la tenga.”  Un resoplido y siguió una promesa con bordes duros. ​ “La encontrarás y harás pagar a  esos bastardos. Ella nos pertenece. Encuéntrala con rapidez.”  No podía hablar, mi garganta se cerró.  Tess tocó todas nuestras vidas y todos estaríamos arruinados si ella nunca regresara.  No había nada que pudiera decir. Nada que quisiera decir. Solo gruñí y colgué.    *****************  Media hora más tarde, nos detuvimos en el ala privada del aeropuerto. Fui a abrir la puerta  del coche, pero me detuve. Volviéndome a Frederick, le dije, ​ “Has hecho más que  suficiente, Roux. Vete a casa con Angelique.” ​ Le di una palmada en el hombro en señal  de gratitud. Con toda honestidad, no sabía lo que habría hecho, si no hubiera estado allí  aquella primera tarde. Mi migraña me dejó incapacitados mientras él orquestó una cacería  humana a nivel mundial.  “Ya voy. No hay preguntas o argumentos.” ​ Sonrió. ​ “Te lo dije; quiero conocer a la  mujer que te ha envuelto alrededor de su dedo meñique.”  Negué con la cabeza. ​ “No sé lo que va a suceder. No espero que puedas dar más de lo  que ya has dado.”  Asintió con la cabeza, mirando por la ventana.​  “Lo sé. Pero tú harías lo mismo por mí.  sigo poniéndome en tus zapatos y es un lugar muy doloroso en el que estar, Q. Amo  a Angelique, hemos estado juntos durante diez años y la idea de estar de repente sin  ella... es insoportable.”  Me moví incómodamente. ​ “Es por eso que debes irte a casa con ella. No quiero ser la  razón por la cual no regresas.”  Su frente se arrugó mientras su temperamento llenaba el coche.​  “Ya voy. Cállate.”  No había nada más que pudiera hacer. Había tratado de protegerle, que no era su batalla,  pero no iba a perder el tiempo o los recursos con la discusión. Me encogí de hombros y salí  del coche. 

113


Franco estaba junto a las escaleras del avión, dándome una sonrisa dura. ​ “No te  preocupes. Ella es lo suficientemente fuerte como para hacerte frente. Es lo  suficientemente fuerte como para hacer frente a todo el que se la llevó.”  Una sonrisa orgullosa contaminó mi boca dolorida. ​ “Es la mujer más fuerte que  conozco.” ​ Los recuerdos de azotarla, follarla, me calentaron la sangre. A pesar de todo lo  que hice con ella, nunca se rompió. Tenía que mantener la fe en que seguía siendo fuerte.  Le asentí con la cabeza a Franco y entré en el interior del jet. En la parte posterior, nueve  hombres ya estaban listos para formar un ejército clonado de poder, crueldad y gravedad.  Trajes negros, corbatas negras y camisas blancas, tenía todo un elenco de James Bond a  mi disposición.  Cuando me senté, un solo pensamiento me vino a la cabeza. ​ No estaba asustado de que  ella no fuera a luchar, estaba preocupado de que fuera a luchar muy duro.​  Si Red Wolverine 

la tenía no se quedaría en una pieza singular por mucho tiempo, especialmente si se trataba  de vengarse de mí.  Mis manos se envolvieron alrededor de los reposabrazos mientras el monstruo de mi interior  se volvía loco con la necesidad de matar.  “La encontraremos a tiempo, jefe.”​  Franco me dio unas palmaditas en el hombro  mientras se dirigía por el pasillo hacia sus colegas.  La parte pesimista de mí o era la realista no estaba tan segura. Sabía de lo que Gerald era  capaz. Había rescatado suficientes esclavas de sus establos para escuchar innumerables  historias de tortura y violación.  Mi piel se arrastró ante la idea de que Tess estuviera en sus garras. Me obligué a dejar de  pensar en ella. Me moví en el asiento, odiando estar quieto, odiando la sensación de no  moverme, no cazando.  Hans apareció en la puerta. Llevaba un traje sobrio y una gorra con alas de oro bordadas en  el frente. En cuanto lo vi, le pregunté, ​ “Vámonos. Quiero estar en Rusia ayer.”  Él asintió con la cabeza, con el pelo de color rojo brillante sobresaliéndole por los lados del  sombrero. ​ “No tengo autorización para despegar hasta dentro de quince minutos,  señor. Nuestro plan de vuelo ha sido aprobado. Estaremos allí aproximadamente en  tres horas y media.”  Tres horas y media era mucho tiempo, pero no podía hacer nada.  Tess, mantente con vida. Mantente con vida o cazaré a tu fantasma con el látigo por  haberme dejado.  El animal que había en mi interior no se había calmado. Quería galopar a través de la tierra,  oler, seguir, cazar a los malditos bastardos que habían cogido a Tess. Quería sacarles las  tripas y aullar a la maldita luna cuando tuviera su sangre en mis manos.  Suspirando, cerré los ojos y traté de mantener mi nivel de estrés bajo control. Pero a  medida que los motores zumbaban y rodábamos por la pista, me quedé herido y tenso.  114 


Y me gustaría seguir así hasta que encontrara a Tess.    ***********************  Aterrizamos y nos encontramos dos furgonetas negras en el tramos de escaleras. La mitad  del ejército de guardias desapareció mientras Franco y la tripulación restante vinieron  conmigo.  Moscú era frío, pero no invernal. No había nieve adornando el paisaje urbano, no había  hielo en capas en las carreteras. Pero, maldita sea, el viento atravesaba mi traje como  dagas.  La noche oscura se rompió por los focos del aeropuerto y una enorme luna de plata.  Había estado en Rusia más veces de las que podía contar, pero nunca me detuve. Algo en  este país no me caía bien. Y no era la hermosura o la singularidad que se les permitía ver a  los turistas.  No, no me gustaba Rusia porque el lado oscuro me permitió demasiados pecados, pecados  que había cometido y quería cometer una y otra vez. Podía controlarme si la tentación  estaba muy lejos.  Y Rusia acogía mucha corrupción con los brazos abiertos. Nunca me había psicoanalizado  antes, pero sabía que era un adicto por el sadismo y Rusia era una dulce tentación.  No era lo suficientemente fuerte como para soportar un lugar así.   Nadie habló mientras la furgoneta zumbaba por las calles semi­vacías. Deslizándose bajo la  luna, costeando a través de las farolas, mientras pasamos pequeños escaparates. Cuanto  más nos acercábamos al reino de Gerald Dubolazov, la atmósfera de la camioneta se  espesaba más con la anticipación y el hambre de sangre. Habíamos pasado de ser  hombres de negocios a cazadores y no me iba a volver a domar.  No íbamos a firmar papeleo y a disfrutar de cháchara sin sentido. Íbamos a la guerra en  nombre de la mujer de la que estaba enamorado. Una mujer que sería el catalizador para  desmoronar mi negocio y agotar mi fortuna. Pero echaría todo por la borda en un segundo  si pudiera traerla de vuelta intacta.  La bestia dentro de mí gruñó y me hizo agujeros en mi alma. La oscuridad ondeaba y ya no  tenía fuerza para luchar contra ella. No me iba a volver a reprimir. Pero no me importaba.   Me gustaba reconocer esa parte de mí mismo. Me encantaba estar libre por primera vez en  mi vida.  Incluso aunque no fuera un sueño, casi sin comida ni agua, aceleré en un plano superior.  Era lo suficientemente fuerte como para encontrar a Tess, pero sólo si me abrazaba al  monstruo que había dentro de mí.  Las consecuencias vendrían después.  La camioneta giró por última vez y los neumáticos chillaron.​  “¿Es este, jefe?”​  Preguntó uno  de los hombres de Franco, frenando en un callejón. Junto a nosotros se alzaba un enorme y  115 


majestuoso hotel. Diseñado con la belleza típica de Rusia, destacaba como un rubí brillando  en la noche. Acentos rojos en las ventanas y yeserías parecía tan bueno como el día en el  que fue pintado. Las torretas de color rosa pálido parecían magdalenas, heladas por unas  malditas hadas.  Estaba orgulloso de este proyecto, pero quería romperlo de una puta vez con mis propias  manos hasta que no quedara nada. Y si Gerald había herido a Tess, me gustaría hacerlo  estallar con él dentro.  “Sí,” ​ le dije, mirando por la ventana, en busca de los espectadores.  Nadie pasaba por el callejón, nadie nos molestaba. ​ “Vamos,”​  murmuré, girándome en mi  asiento para enfrentarme a Franco. Él ya estaba preparado, inclinándose hacia delante, la  tensión estaba palpable en sus músculos tensos.  En cuanto sus ojos se encontraron con los míos, él colocó una semiautomático en mi palma  en espera y me puso un reloj de radio en la muñeca.  “La frecuencia se establece, todo lo que tienes que hacer es hablar con él y el equipo  te escuchará.” ​ Empujó un par de clips adicionales en el bolsillo del pecho de la chaqueta y  hurgó en la bolsa de lona negra junto a él y cogió un cuchillo de caza. ​ “Hay suficientes  rondas para matar a la mayoría del personal del interior, por lo que deberías estar  cubierto, pero guarda el cuchillo, por si acaso.”  Cogí el mango, pasando el pulgar sobre la hoja afilada. Una neblina extraña se apoderó de  mí, metiéndome con velocidad en la oscuridad.  Franco sabía que mi aversión a llevar un cuchillo me ponía en un tenso altercado. Las  armas de fuego me mantuvieron con humanidad impersonal, lejos de quitar una vida. ¿Pero  un cuchillo? Un cuchillo hablaba con la bestia. Se me hizo la boca agua al pensar en el  deslizamiento de la hoja entre la caja torácica de un enemigo y perforar su corazón. Estar  tan cerca y personal, a sentir su último aliento, sabiendo lo que le robé. Algo en mi cerebro  giró y se convirtió en algo monstruoso.  La tentación era exquisita, llenando mi mente con un poder despiadado. Me temblaban las  manos con la necesidad de destripar a Gerald Wolverine. Si tomaba su vida no habría  vuelta atrás. Estaría admitiendo que Tess se había ido y que estaba sacrificando no sólo mi  vida y un sin número de esclavas liberadas, pero también mi salud mental.  Había luchado mi batalla durante veintiocho largos años. Estaba agotado con creer que sólo  podía ser un hombre, un ser humano sin el salvajismo de un monstruo. Si resbalaba ahora,  todo habría terminado.  No tienes elección. Abraza el negro, reconoce la verdad.  Apretando los dientes, me guardé el cuchillo en la parte posterior de mi cintura. En cuanto  estaba fuera de mis manos, respiraba con normalidad.  “Sabes lo que quiero.” ​ Mi voz no parecía la de un hombre. 

116


Puede ser que también pretendiera no ser uno. No era nada más que una criatura con  ganas de bañarse en la sangre de su enemigo. Nunca había sentido esas necesidades tan  bajas o la compulsión de apuñalar y mutilar tan agudamente.  Franco asintió. ​ “Sé lo que tengo que hacer. No te preocupes, te traeremos de vuelta y  nos aseguraremos de que tu salida sea limpia…”​  Sus ojos se alejaban antes de volver a  los míos. ​ “Mira, si algo sale mal, hay un hombre llamado…”  Levanté la mano, interrumpiéndole. ​ “No quiero saberlo. Nada va a salir mal.  ¿Comprendes?”  Franco me dio una sonrisa tensa. ​ “Por supuesto, pero…”​  Él chasqueó los labios cerrados.  Evitando mis ojos, le pasó una Glock a Frederick con un cuchillo a juego. ​ “Sé que  probablemente no vas a usarlos, pero lo mejor es estar armado.”  Frederick hizo una mueca. ​ “Me las he arreglado para trabajar con Q desde hace años y  mantuve mis manos limpias. Pero no soy muy aprensivo si tengo que hacerlo.”  Franco sonrió, pero su lenguaje corporal frustó la mierda fuera de mí. Tenía algo en su  mente y si no lo escupía quién sabía si estaría comprometido.  Mis ojos se estrecharon. ​ “Habla, Franco. ¿Qué mierda quieres decir?”  Miró, antes de mirar lejos brevemente. ​ “Estoy preocupado de que estemos yendo hacia  un edificio lleno de asesinos y traficantes de drogas, y Tess podría no estar allí. ¿Cuál  es el siguiente paso?” ​ Él bajó la voz por lo que sólo escuché, ​ “Señor, ¿Qué pasa si ella  se ha ido...? ¿Y si los otros la tienen?”  El recuerdo de Lefebvre entre las piernas de Tess chocó a través de mi mente. ¿Nunca me  iba a librar de esa imagen? El odio por mí mismo por herir tanto a Tess corrió por las garras  de un violador y me clavó en el suelo.  Apreté los dedos con tanta fuerza, presionando el gatillo de la pistola. Por suerte para todos  en la furgoneta, la seguridad estaba en marcha.  “Ellos no le darán la oportunidad de escapar. Ella estará allí.” ​ Tenía que estarlo. De lo  contrario, no sabía dónde coño buscar.  Franco asintió. ​ “Lo suficientemente justo. Conoces a este hijo de puta mejor que yo.”  Se enderezó. ​ “Estamos llegando a la diversión, ¿de acuerdo?”  Asentí con la cabeza y abrí la puerta. Franco habló con sus hombres. ​ “Escuadrón Alfa  conmigo. Equipo Beta estás con Dean y Charlie estás con Vicente. Todo el mundo  tiene su orden. Seguid meticulosamente si quieres seguir con vida.”  Frederick se puso de pie junto a mí mientras los clones de Franco desembarcaban de la  furgoneta. Se movían como una legión de sombras, armados hasta los dientes y morir  desangrados con sus armas.  Nadie habló mientras Franco tomaba la delantera. La mitad del equipo se fundió en la  oscuridad como si se evaporaran en la noche. La otra mitad se pegaron a sí mismos en  contra de la rica arquitectura del hotel de Wolverine. El mismo hotel del que poseía  117 


acciones, organizaba permisos y consentimientos. El mismo hotel que me dio dos esclavas  como sobornos.  Me enorgullecía recordar el nombre de cada chica, vinculado en mi mente a la construcción  o adquisición que me permitió salvarlas.  Sophie y Carmen eran la garantía para este edificio en particular.   La rabia familiar me agravó en la parte superior de la sangre negra en mis venas. Sentí  lástima por alguien que era mi enemigo, me gustaría tener un recuento de muertes después  de esta noche.  Quería conducir una bola de demolición a través de cada piso y aplastar el hotel hasta  dejarlo en escombros. Puto ruso de mierda.  En cuestión de milésimas de segundo, el equipo de Franco salió fuera y se camufló en la  noche, dejándome a Frederick y a mí paseando casualmente el resto del camino. La  pequeña semiautomática me agobiaba en el bolsillo interior de mi chaqueta y el cuchillo  estaba compungido en la parte superior de mi culo cada vez que me movía.   Cada movimiento se sentía diferente: más suave, más elegante. Yo ya no era dueño de mi  cuerpo, la bestia que estaba dentro de mí sí.  “Trata de fingir que aún eres humano, hombre. Me estás volviendo loco y sé que no  me vas a hacer daño.”  Le eché un vistazo a Frederick, que había escondido la Glock en su traje y se alisó el pelo,  por lo que se veía presentable.  “No sé de lo que estás hablando,” ​ gruñí.  “Por supuesto que no. Pero te digo que aligeres, trata de pensar en cosas agradables.  Tus ojos son positivamente salvajes.”  Las palabras eran retrasos y no quería nada de eso. Ceñudo, me dirigí hacia delante a la  entrada principal. En la calle había una pareja que subía a un taxi, su equipaje estaba en la  acera.  El portero nos dio una breve inclinación de cabeza cuando entramos. Mi espalda se  mantuvo recta gracias al cuchillo que llevaba debajo de los pantalones y me dolían las  manos de apretar los puños y quería empezar a destrezar el lugar para encontrar a Tess.  Ella tiene que estar aquí. Ella tiene que estar.  El vestíbulo parecía la época del Renacimiento. Rollos y pan de oro, pretenciosos y  ostentosos.  Tratando de actuar con normalidad, miré al conserje. No le presté ninguna atención a las  alcobas privadas o rincones con asientos cuidadosamente dispuestos, ni escuché las notas  suaves de un piano. Me concentré totalmente en el hombre que sería mi primera víctima si  no me llevaba a Gerald.  Demandé, ​ “Estoy aquí para ver a tu jefe. Y antes de preguntar si tengo una puta cita,  no la tengo y no la necesito. Menciona mi nombre. Él me verá.”  118 


El conserje anciano me miró por encima del hombro, mirando por encima de las gafas de  media luna. ​ “Sé quién eres. Y dijo que te dejara cuando llegaras.”  No registré el shock. Eso sería una debilidad; yo era cualquier cosa menos débil en ese  momento. Yo estaba listo.  “Dime el camino,”​  le dije.  El hombre me entregó una tarjeta de acceso y señaló el ascensor reservado para el ático.  “Sé mi invitado. Me han dicho que no moleste vuestra reunión.” ​ Me dio una sonrisa  burlona y mis dedos se crisparon para darle un puñetazo.  Frederick acudió al rescate del hombre tirando de mi brazo. ​ “Excelente. Nos dirigiremos  hacia arriba.” ​ Él cogió la tarjeta llave de mi mano y me arrastró hasta el ascensor. ​ “Espera  hasta que estemos a puerta cerrada antes de volverte loco, Q.”  Mi cabeza le hizo caso y lo seguí al ascensor. Las puertas empezaron a cerrarse, y Franco  apareció de la nada, saltando junto a nosotros.  “Todo despejado hasta donde nosotros sabemos. Supongo que ha fortalecido su  ático. Recomiendo que esperemos hasta que el escuadrón Alfa pueda ponerse al  día.”  Tuvieron suerte de que yo no estuviera escalando el puto edificio con mis propias manos.  ¿Esperar más tiempo? No.  No me molesté en contestar ya que el ascensor se disparó hacia arriba. Metí la mano en el  bolsillo del pecho y saqué la pistola.  Frederick me miró con recelo, pero luego hizo lo mismo. Franco sacó dos armas de su  funda de debajo de su chaqueta. Asentimos el uno al otro y luego se quedó mirando la  puerta, esperando el momento en que se abrieran.  Los tres clics de dispositivos de seguridad que se estaban adoptando fuera me ayudaron a  apaciguarme por un momento.  No fue muy largo. Espera, Tess.  El suave ping de llegada me vibró en todos mis músculos. Estaba armado y malditamente  listo para crear una carnicería.  Las puertas se abrieron. Nos agachamos y nos trasladamos hacia delante.  “Te esperaba hace veinticuatro horas, Mercer. Estás perdiendo tu toque.” ​ Gerald rió  en el momento en el que entramos al salón.   Me quedé inmóvil, luchando contra las ganas de soltar toda la ronda de balas hacia él.   El ático de quinientos pies cuadrados de pura decadencia. No sólo diseñé el plano de la  planta de la suite del hotel, sino que contraté a un diseñador de interiores que conocía el  valor de gran iluminación, los tonos sutiles de la pared y elaborado fondo de pantalla.  Era un palacio perfecto, mancillado por la rata de alcantarilla de mierda que vivía allí. 

119


Gerald se sentó en una silla grande, con una copa de licor. Su pierna protésica estaba  inclinada hacia un lado torpemente de un disparo de bala, cortesía de un socio de negocios  descontento.  Su cuero cabelludo rosado y ralo cabello rubio no hicieron nada para ayudar a su boca o las  cicatrices desagradables de sus mejillas. Su nariz estaba roja y grande, que lo identificaba  como un borracho y su gran tripa tensa con la camiseta ridícula de Paisley. Tenía un  aspecto acuoso y casi listo para la tumba, pero a pesar de su aspecto enfermizo, su control  sobre su imperio era legendario.  “¿Dónde diablos está?” ​ Gruñí.  Su hijo apareció. Mi corazón dio un vuelco con el odio y quería dispararle de nuevo. Llevaba  una réplica exacta del mono que había llevado cuando lastimó a Tess, sólo que este era de  color amarillo horrible.  Sus dientes de oro me sonrieron y saludó con un bastón de madera en mi dirección.  “Nunca tuve la oportunidad de darte las gracias por el regalo de despedida, cabrón.  Tu perro me arrastró antes de que pudiera devolverte el favor.” ​ Señaló a Franco.  “Pagarás por darme patadas cuando estaba herido. La única manera que podrías  conseguir uno sobre mí. Si mi pierna no hubiera estado sangrando, te hubiera matado  en un momento.”  Franco resopló. ​ “No suena tan difícil cuando te pisaste a ti mismo después de que te  diera una bofetada.” ​ Se inclinó hacia delante, con los ojos entrecerrados.​  “¿Qué tal si te  doy una bofetada de nuevo y puedes llorar con papá?”  Tragué saliva fuerte, saboreando la amenaza, la violencia estaba subyacente en la  habitación.  El hombre se lanzó hacia delante y no le di la oportunidad a Franco de entregar su  promesa. Se merecía más que una maldita bofetada. Mi puño chocó con su mandíbula. El  latido comenzó en mis nudillos y se extendió por mi brazo, pero por primera vez en varios  días, sentí como si las cosas fueran finalmente a mi manera.  “Acércate de nuevo a nosotros y no sólo voy a paralizarte como a tu viejo, sino que  voy a redecorar tu interior.”  “¡Basta!” ​ Exigió Gerald, tiró la copa a mi cabeza.  Me agaché, invadiendo su espacio. ​ “Dime dónde está. No voy a preguntarte de nuevo.”  Gerald se rió con grandes carcajadas. ​ “¿Por qué diablos iba a saberlo?”​  Sus ojos  pasaron de alegre a odio en un segundo. Todo su cuerpo se instaló más pesado en la silla  mientras me miraba desde debajo de su frente sobresaliente. ​ “Le disparaste a mi único  hijo por el regalo que te dimos. No es un comportamiento hospitalario.”  Me dolía la mandíbula mientras apretaba muy duro, pero no me moví, ni hablaba. Le dejé  que siguiera con su puto discurso. Cuanto antes terminara, antes podría tener a Tess en  mis manos.  120 


“Había planeado utilizarla yo mismo, después de todo, el gran y maldito Q Mercer la  mantuvo como mascota, debe haber algo especial en su coño para justificar tal  premio.”  Me estremecí y agarré más fuerte el arma, imaginando que era su cuello y que lo retorcía.  “Sin embargo, es un trato mejor que tus malditos y resbaladizos segundos.”  Mis piernas se contrajeron, queriendo correr hacia el bastardo y rajarle la garganta con el  cuchillo. Mi voz resonó con odio. ​ “Deja de hacerme perder el tiempo.” ​ Le apunté con el  arma a la entrepierna. ​ “¿Dónde está ella, Dubolazov?”  Gerald se rió y jadeó, antes de contestar. ​ “Eso, mi puta amiga ya no es tu preocupación.  Me gusta guardar secretos. Considera esto como un aviso de que ya no voy a volver  a hacer negocios contigo.” ​ Miró a su hijo, acurrucado junto a la pared, cuidando su rostro  magullado. ​ “Después de todo, no puedo hacer frente a un hombre que podría herirme  gravemente, ¿verdad?”  Algo se deslizó sobre mí. Algo frío y siniestro y, normalmente, lucharía. Me gustaría detener  mis emociones y que el resto de humanidad retrocediera como una marea, pero no lo hice.  Dejé que ocurriera la conversión y el arma pesada creció en mis manos.  ¿Pensaba sinceramente que no lo mataría aunque no tuviera nada que ofrecerme?  Dubolazov parecía seguir mi línea de pensamiento, un rastro de miedo estaba en sus ojos.  “No me puedes matar. Sería un suicidio empresarial. Si vuelves a mirar a mi hijo o a  mí otra vez, te crucificaré.”  Me encogí de hombros. Sinceramente, no me importaba. Todo lo que me importaba era  encontrar a Tess y darle la mejor vida que pudiera.  Detrás de mí, Franco gritó, ​ “Mantente ahí. Sólo tener una conversación, muchachos. No  hay necesidad de sacar los gallos fuera.”  Miré por encima del hombro a los tres guardias que habían llegado, todas las armas  agitando, tratando de decidir quién iba a entrenar sus ojos. Decidiendo que yo era la mayor  amenaza, señalaron en mi dirección, mientras Franco y Frederick entrenaban a los suyos.  Levantando una ceja, levanté mi arma, dejando que se colgara de mi dedo. ​ “Todo está  bien. Terminaremos nuestra pequeña charla y luego nos iremos.”  Nadie se movió cuando puse la pistola en una mesa lateral y avancé poco a poco.  Gerald me miró, pero no ordenó a los hombres que me mataran.  Me detuve a una cierta distancia y le di una leve sonrisa.​  “Así que, ¿te refieres que vas a  llevarte el secreto a la tumba, Dubolazov?”  Una oportunidad.  Una última oportunidad para darme la ubicación de Tess. Entonces le daré misericordia. Me  gustaría alejarme. Me gustaría encerrar al demonio que está dentro de mí y no mutilarle.  Se inclinó hacia delante, enviando una bocanada de vodka en mi cara. ​ “Nunca se lo  contaré a un puto gilipollas como tú. Pretendes ser uno de nosotros, pero eres  121 


mercancía gratuita. Las esclavas que hemos dedicado tiempo a romper, las mujeres  que, por derecho, nos pertenecen hasta que sus pequeños coños se desgasten. Que  te jodan, Mercer. Hemos terminado aquí.”​  Bajó la voz a un susurro. ​ “Espero que esté  muerta.”  El interruptor se encendió y me moví.  El tiempo se ralentizó cuando cogí el cuchillo de mis pantalones. Existía una cámara lenta  cuando solté la hoja, mi brazo se volvió hacia delante y la obstrucción del cartílago y la  tráquea cedió bajo el metal agudo.  La emoción, la prisa, el embriagador y puto placer ondearon a través de mí y sonreí. Sonreí  mientras veía a Gerald en shock, preguntándose qué demonios había sucedido.  Me moví tan rápido, tomé un momento para que la sangre cayera en cascada de su  garganta.  “¡No!” ​ El hijo de Gerald se apartó de la pared, chocando conmigo.  Los disparos sonaron y algo caliente me hizo muescas calientes en el brazo. Franco me  llamó y Frederick gritó.  El hijo de Gerald me dio un puñetazo en las costillas, pero sus manos carnosas no eran rival  para mi hoja.  Le apuñalé profundamente en el riñón y lo retorcí.  Esperé al horror, al odio a sí mismo y gorgoteo de morir de mi víctima, pero por una vez era  libre.  La prisa, el fuego y la justicia rociaron mis venas, y me estremecí con deleite oscuro.  Asesinato.  Se estaba convirtiendo rápidamente en un nuevo hobby.  Me puse de pie, empujando el cuerpo convulsionado de encima mío, empapado de sangre  caliente. Había honrado el deseo de Tess y había derribado a los bastardos que habían  participado en el tráfico de mujeres.  Maté a un padre y a su hijo.  Maté...  Y a la bestia dentro de mí le encantó.  El recuerdo de tomar la vida de mi padre me llenó las fosas nasales. El hedor de sus  entrañas se aflojó, el fuerte sabor de la sangre y el cerebro. Todo mezclado en una especie  de perfume mórbido, resonando con la parte salvaje de mí, haciendo que me sienta  orgulloso de ser un asesino del mal.  Poco a poco la sensación volvió a entrar en mi cuerpo. Me quemaba el brazo. Torcí el  cuello, me toqué el agujero de la chaqueta, asomando la herida que había debajo. Se sentía  malditamente bien.  Me habían disparado. 

122


Apareció Frederick, cogiéndome de la chaqueta. ​ “Oh, mierda. ¿Es muy grave?” ​ Me cogió  de la chaqueta antes de que tuviera la oportunidad de alejarlo.   “No te preocupes por eso. Estaré bien.” ​ La bala me había atravesado el bíceps. Bastante  limpio y ordenado. Ni siquiera me dolía.  Miré hacia la entrada, donde yacían un montón de cadáveres. Los charcos de sangre  salpicaban los azulejos blancos.  Franco me miró a los ojos. ​ “Cinco muertos. Cuatro disparos y un apuñalamiento.” ​ Hizo  un gesto para que nos fuéramos. ​ “Tenemos que irnos. Quién sabe cuántos más  guardias estarán en camino.”  Negué con la cabeza, sintiéndome extrañamente mareado. ​ “No nos iremos hasta que  buscamos por todo el lugar.”  Recogiendo el arma y apretando la mandíbula contra el repentino destello de dolor en el  brazo, fui hacia los dormitorios. ​ “Vete. Nos veremos aquí en diez minutos.”  A mi ritmo, corrí por el largo pasillo, tratando de ignorar el escalofrío de silencio misterioso y  el montículo de cuerpos detrás de nosotros.  Normalmente Gerald sólo tenía de tres a cinco guardias en su residencia privada. Se lo  pregunté hace unos años. Estábamos solos. Por ahora. Sólo esperaba que nos  quedáramos solos un poco más.  Mantuve el dedo en el gatillo apretado, barrí habitación tras habitación. Estos salones y  dormitorios eran aptos para un aristócrata, no para un violador y un asesino mafioso.  Pero sólo encontré el vacío. No mujeres. No Tess.  Abrí armarios, buscando debajo de las camas, incluso rompí un par de tablas del suelo para  ver si habían añadido una habitación secreta a los planos originales. Pero en ninguna parte  había una mujer atada y asustada. No había evidencia de lucha. No había rastro de Tess.  Después de un circuito completo de la vivienda, me encontré a Franco y a Frederick en el  ascensor. ​ “¿Algo?”​  Tres pares de ojos eran mejor que uno. Especialmente después de  haberme disparado. ​ Por favor, ellos tendrían que haber encontrado algo.  Frederick bajó la cabeza. ​ “Nada.” ​ Suspiró y agregó, ​ “Pero no significa que ella no esté  en el edificio.”  Tenía una idea mejor. Saqué el teléfono, entré en el mismo sitio web donde seguí a Tess  por primera vez y esperé a que el pequeño punto rojo apareciera en el mapa.  Nada.  Con el corazón acelerado, puse el dispositivo contra mi muslo. "Vamos, pedazo de mierda."  Miré de nuevo, deseando, orando porque el pequeño punto rojo me mostrara dónde estaba  Tess. Era la única conexión que tenía con ella. Tenía que funcionar. Tenía que hacerlo.  Franco miró por encima del hombro cuando la pantalla destelleó y mandó un mensaje de  error. ​ El dispositivo de seguimiento que ha solicitado ya no está en servicio. Por favor,  compruebe el número y vuelva a intentarlo.  123 


“¡Mierda!”​ Tiré el teléfono a través de la habitación, temblando de rabia. Miré hacia abajo,  sólo quería apuñalar y canalizar mi rabia.  Frederick me puso la mano en el brazo sano.​  “La encontraremos, hombre. No te  preocupes. Con o sin dispositivo de seguimiento.”  Franco asintió. ​ “Tiene razón. La encontraremos, señor. Tendremos que masacrar a  algunos hijos de puta para hacerlo.” 

Capítulo 10. Tess.  Átame, búrlate de mí, deja que tu placer me complazca. Lastímame, quiéreme,  pero por favor no me dejes nunca…  Mi trabajo comenzó inmediatamente.  Atrapada en un mundo de drogas y niebla insípida, el hombre blanco me sacó de la cama y  miró al hombre de la chaqueta de cuero.  Grité cuando choqué con su piel crujiente y apestosa. Me encogí cuando el sonrió,  sosteniéndome muy apretada contra él. ​ “Hola de nuevo, puta. Es momento de  divertirse.” ​ Me dio la vuelta, atrapando mis muñecas.  Sus dedos sucios estaban alrededor de mi piel, echándome el brazo hacia atrás hasta que  mi hombro bramó. Incluso el estupor de la niebla no me podía salvar del dolor de una  extremidad dislocada.  “Qué…” ​ murmuró.  “Déjala, Ignacio. Necesito que ella sea capaz de utilizar sus brazos.”  “Pero mira lo que hizo la pequeña perra. Esclava estúpida.”​  Pasó un dedo por encima  de mi código de barras modificado, sin duda viendo el gorrión y el número cincuenta y ocho.  Se rió y me sacudió, respirando con fuerza contra mi oído. ​ “Puta idiota. Te enamoraste  del bastardo que te compró.” ​ Su carcajada se convirtió en una risa, sacudiendo nuestros  marcos. ​ “Esto es demasiado bueno. He oído hablar de esclavas que le cogían cariño a  sus amos, pero tú has llegado a otro nivel.”  Me agarró de la barbilla, clavando sus dedos en el hueco de mis mejillas. ​ “Eras como una  jodida reina en esa bañera, pensando que habías aterrizado en tus pequeños pies.  Bueno, has vivido la vida de la princesa y ahora la vida de sirvienta.”  Su cabeza estaba inclinada hacia un lado y me besó en la mejilla con los labios secos. ​ “Por  otra parte, si te has enamorado de un imbécil, te puedes enamorar de otro. Tal vez  quieras follar conmigo antes de que termine la semana, ¿eh?”  Me estremecí mientras me acariciaba el pelo, luego suspiré de alivio cuando el hombre  blanco me apartó del hombre de la chaqueta de cuero.​  “Vas a tener un montón de tiempo  para joder a la pobre criatura. Pero primero quiero ver lo fuerte que es.”  Me tendió la mano como si me pidiera una cita; sus ojos azules brillaban cuando le di la  mano boquiabierta. No podía recordar lo que debía hacer. No podía recordar nada. La 

124


alquimia de los productos químicos en el torrente sanguíneo me robó lentamente todo lo  que sabía.  “Ven, pequeña. No hay tiempo como el presente para comenzar tu iniciación.”  Traté de dar un paso atrás hacia la tarima. Le pedí a mis extremidades que se movieran,  para que funcionaran, pero nada me obedecía. Me quedé de pie balanceándome hasta que  el hombre blanco me agarró del codo y me guió hasta la sala.  Su ropa perfectamente planchada estaba en contraste contra la mugre siniestra que veía  por el pasillo con humedad por el que estábamos pasando. Quería gritar y darle un  puñetazo en los ojos, pero lo único que podía hacer era seguirle. La niebla encarcelaba mi  mente, girándome en una especie de cautiverio, obedeciendo con coacción, ni siquiera  necesitaba cadenas para mantenerla abajo.  Se habían llevado mi voluntad, y pronto, ellos se llevarían mi mente.  El hombre blanco habló con el hombre de la chaqueta de cuero mientras nos detuvimos  ante una puerta y me empujaron dentro.​  “No te vayas demasiado lejos, Ignacio.  Recuerda... poco es la clave. Se han vuelto más flexibles en eso.”  Tropecé como un zombi con muerte cerebral gritando en silencio para que mi cuerpo hiciera  otra cosa.  Todo era tan pesado y espeso y no podía responder.  Por favor. ¡Esta es tu última oportunidad! ¡Obedece!  Me las arreglé para contraerme lo suficiente hacia atrás, arrastrando los pies hacia la salida.  Pero todo lo que conseguí fue una mano entre los omóplatos y empujarme hacia delante.  Parpadeé, mirando a mi alrededor. Las paredes de cemento, el suelo de cemento con  humedad que subía por las esquinas y charcos descansando en las grietas. Tres sillas  blancas, unas frente a las otras en un círculo.  El hombre blanco me guió por los hombres para sentarme en una de las sillas. Crujió bajo  mi peso y mi cabeza se dejó caer en mi barbilla. Tan cansada. Tan confundida.  Estoy hambrienta. Estoy cansada. Estoy congelada. Yo sólo quiero ir a casa.¿Dónde estoy?  Me acarició la mejilla, diciendo,​  “Que te diviertas, niña. Iniciación feliz.”  Quise arrojarme por la puerta; mi corazón sangró cuando me golpeó las manos y miró  detrás de mí.  “Excelente. Los otros están aquí. Ya no estarás sola, pequeña. Te veo luego.”  Se deslizó por la puerta y la cerradura crujió y dos niñas entraron, seguidos del hombre de  la cicatriz. Me dio una sonrisa sarcástica mientras sacudía a las chicas hacia delante y las  empujaba a las sillas.  No podía comprender lo que veía.  Las dos chicas estaban desnudas. Ambas se estremecieron y temblaron como si un  terremoto hubiera reemplazado sus corazones. Sus ojos estaban llenos de horror y terror,  pero era su pelo el que me aterrorizaba.  125 


Rubio. Ambas. El mismo color miel que tenía yo.  Oh, dios.  Me revolví en la silla para ponerme de pie, pero los productos químicos bloquearon la señal  de mi cerebro y me tumbé en el suelo en su lugar. Mi mejilla estaba presionada contra el  cemento viscoso y gemía mientras un destello de dolor se extendió a través de mí.  El hombre de la chaqueta de cuero se rió y vino a mi rescate. Cogiendo un trozo de mi pelo,  me levantó y me tiró sobre la silla. ​ “Puta Clumsy.”  Mis ojos me escocían con la agonía del agarre, pero me tragué la pesadez de las lágrimas.  Tenía niebla suficiente y no quería añadir más.  Las chicas se sorbieron la nariz, tratando de permanecer en silencio, incluso mientras las  lágrimas seguían cayendo sobre sus rostros sucios. Me negué a mirarlas. Odiaba ver las  sombras de moretones en sus brazos y costillas. ¿Por qué estaban aquí?  Ellas están aquí para el almuerzo. Vamos a almorzar, luego nos vamos a echar una siesta y  a soñar con cosas caprichosas.  Negué con la cabeza, alejando la drogadicta ensoñación.  El hombre de la chaqueta de cuero me dio una sonrisa sádica, doblándose para lamerme.  Una vez más, arrastró su lengua por mi mejilla y mi cabello. ​ “Trata de entenderlo, ¿vale?  No serás capaz de hacerlo. No con la mezcla en la sangre. Vas a hacer lo que digo,  cuando lo diga. ¿Lo entiendes?”  Un pequeño flash de mi estado normal arrancó desde el charco sucio que ahora era mi  alma. Forcé la debilidad, susurrando,​  “Eres un cabrón de mierda y te cortaré las pelotas  antes de que mueras.”  Él se rió y chasqueó los dedos.​  “¿Es un hecho?”  Un guardia que no conocía apareció a mi lado. Parecía un saco de patatas. Barriga grande,  ropa abultada y una cara que solamente un ogro podría amar. Sonrió, retorciéndose los  dedos en mi cara.​  “Hola.”  Debo ser agradable. Ser cortés. ¿Cuántas veces me habían dicho mis padres que sólo  podían amar a un niño tranquilo y educado?  “Hola,” ​ repetí, deseando que mi cabeza no fuera tan pesada para que pudiera mantener  contacto visual más tiempo.  El hombre de la chaqueta de cuero se adelantó, dirigiéndose detrás de las dos niñas y  delante de mí. Apoyó una mano sobre sus hombros y gimió.  No lo hagas. No las toques.​  Negué con la cabeza. ​ ¿Por qué no las tocaba de nuevo? 

“Ryan asegúrate de que obedecen.” ​ Apretando los dientes, sacudió las cabezas de las  chicas cogiéndolas del pelo. ​ “Él es la consecuencia de no escuchar. ¿Comprendes,  puta?”  ¿Debo asentir? ​ No lo sé. No entiendo. ​ Las drogas me alejaron. 

126


El hombre de la chaqueta de cuero empujó a una de las chicas hacia el suelo, levantando  una ceja en mi dirección.​  “Recógela. Vamos.”  La voluntad de salvar a otra brillaba a través de la niebla y me caí de la silla gateando hacia  ella. La chica gimió cuando le toqué la muñeca y nuestros ojos se conectaron en un breve  momento de lucidez. En su mirada verde vi todos mis sueños y esperanzas arrugadas y  convertidas en polvo. Todas moriríamos aquí. Era sólo una cuestión de lo mucho que  tuvimos que soportar antes de ser libres.  Gruñendo, traté de ayudarla a levantarse. Pero no era lo suficientemente fuerte.  Alguien me golpeó fuera del camino y me estrellé contra una silla. Ryan el ogro cogió a la  rubia como si fuera un calcetín sucio y la arrojó al asiento.  Me puse en posición vertical, con la silla como soporte. Las drogas se arremolinaban. ​ Estoy  caliente. Estoy congelada​ . Una tos me paralizó y pasó un tiempo antes de que pudiera  volver a respirar. 

No podía entender lo que acababa de suceder.  El hombre de la chaqueta de cuero dijo,​  “Si no puedes hacer las cosas bien la primera  vez, Ryan lo hará mejor que tú.” ​ Él se acercó más, mirándome de reojo. ​ “Él se  asegurará de hacerlo diez veces mejor que tú. ¿Comprendes, puta?”  Gané suficiente control motor para cabecear. Sólo para sacarlo de mi burbuja personal.  “Muy bien, entonces, vamos que empiece la fiesta.” ​ Él asintió a Ryan. ​ “Adelante.”  Todo explotó.  Las chicas gritaban mientras Ryan se lanzó hacia ellas. Arrastrándolas hacia el muro de  hormigón, cubría una con su antebrazo mientras tenía a la otra inmóvil por el hombre de la  chaqueta de cuero.  Por primera vez, me di cuenta de que esposas de hierro colgaban de las cadenas de la  pared. Oxidadas y antiguas, que parecía que pertenecían a una cámara de tortura medieval.  El hombre de la chaqueta de cuero trabajó rápido y antes de que pudiera moverme, los  brazos de la chica se extendieron anchos y sus tobillos estaban atrapados.  Ella me miró y mi corazón murió por ella. ¡Qué coño estaba pasando!  En cuanto la primera chica estaba asegurada, el hombre de la chaqueta de cuero procedió  a encadenar a otra. Él la golpeó cuando ella trató de apartarse. Ella gritó y le pegó,  causando más abuso de lluvia sobre su piel.  Encontré mi voz en la niebla y grité, ​ “¡Alto!”  Pero el hombre de la chaqueta de cuero sólo se rió. "Nosotros somos los que hacen el  pedido. Sólo tienes que esperar tu turno."  En cuanto las niñas estaban encadenadas a la pared, los cuerpos apretados contra el  hormigón helado, ambos hombres vinieron hacia mí, intercalándome entre ellos.  Las chicas se declararon conmigo para que las ayudara. Lo quería. Lo haría. ¿Pero cómo?  Apenas podía funcionar, por no hablar de salvarnos.  127 


Una chica se lamentó,​  “Por favor. No hagas esto. Déjanos ir. ¿Qué hemos hecho?  ¡Sólo queremos irnos a casa!”  Mi propia desgracia desde la primera vez que había estado cautiva con el hombre de la  chaqueta de cuero volvió a atormentarme. Nunca había rogado. Luché y caí en más dolor.  ¿Por qué iba a luchar de nuevo? ​ Debido a que no estaba bien. ¡Nada de esto es cierto!  Estoy hambrienta. Estoy cansada. Estoy congelada. Sólo quiero irme a casa. ¿Dónde  estoy?  El hombre de la chaqueta de cuero les rugió en español y empecé a temblar, incapaz de  mirar, pero tampoco podía apartar la mirada. Quería imprimirlas en la memoria. Su  supervivencia estaba sobre mis hombros. Me gustaría conseguir liberarlas.  El hombre de la chaqueta de cuero puso un brazo alrededor de mi cuello, poniendo la  horrible lengua en mi oído. ​ “¿Estás lista para el primer día de entrenamiento, perra?”  Me retorcí, pero era demasiado tarde. Una aguja desapareció en mi brazo y otra ola caliente  me consumió en el olvido y me sumí en lo más profundo. Fui cayendo abajo y abajo, en  espiral más y más pesado hasta que existí en el fondo de un océano lleno de basura.  Sonidos gorjeaban. Olores retorcidos. Mi visión se lanzó de un lugar a otro, sin pararse en  cualquier cosa, siempre en movimiento, por lo que enfermé con vértigo. Pero era mi cerebro  el que me preocupaba más. Mi inteligencia aguda y conciencia feroz ya no existían. Se  habían ido sofocando en nubes pequeñas, flotando inúltimente en mi cráneo.  El hombre de la chaqueta de cuero me empujó hacia delante y me tambaleé. ​ “Pégales.”  Pégales. ​ Pégales​ . Por supuesto, ¿por qué no lo había pensado? Golpearles tenía sentido.   No, espera. 

No. ¿Qué? ¿Por qué iba a golpear a nadie? No quería infligir dolor.   ¡No!  Tragué saliva espesa, lamiéndome los labios de gran tamaño.​  “¿Por qué?”  Frunció el ceño, rebotando en mi visión loca. ​ “¿Acabas de preguntas por qué, puta?” ​ Él  negó con la cabeza, mirando a Ryan. ​ “Regla número uno. Nunca hagas preguntas.  Ryan. Por favor muéstrale a esa perra lo que esperaba de ella.”  “Claro que sí, jefe.”  Vi a cámara lenta como un puñetazo de Ryan aterrizaba en el intestino de una chica.   ¿Por qué hizo eso?  Porque ella ha sido travisa. Un niño necesita disciplina. Sí. Un niño necesita disciplina.​  Yo  debería saberlo. Sufrí suficientes bofetadas mientras crecí. 

No. Esto es diferente. No lo olvides. Nunca olvides que esto está mal. Tan mal.  El hombre de la chaqueta de cuero me tiró hacia delante. ​ “Vamos a intentarlo de nuevo.  Pégales.”  “¿Pegarles?” ​ Repetí. Mi voz sonaba muy, muy lejana, como si viviera en un túnel oscuro  donde no existía la luz.  128 


“Pégales o lo haré yo,” ​ ordenó.  Me encogí de hombros. ¿Me importa? ¿Por qué me importa?  ¡Porque va a matarlas! Por lo menos si lo haces, podrás ser tan suave como sea posible.  Hazlo. Protégelas de que las golpee.  El pequeño núcleo de quien me lamentaba por la injusticia. ¿Cómo iba a parar esto?  El hombre de la chaqueta de cuero dijo algo en español a Ryan el ogro. Parpadeé y tejí en  el acto.  “Es mi turno.” ​ Ryan se movió a gran velocidad y la acción no se registró en mi cerebro  lento hasta que el porrazo rompehuesos de su puño conectó con la otra rubia. Ella se dobló,  vomitando al instante.  ¡Mierda!   Pégales. Pégales. ¡Para esto!  Una parte de mí estaba frenética remando contra la corriente de resaca de las drogas,  dispersando un poco para que pudiera ver trozos de la realidad. Oh, dios. Tenía que torturar  a esas mujeres. Tenía abusar de las mujeres que se parecían a mí. Tenía que romper y  hacer lo que me dijeron con el fin de salvarlas de un castigo peor.   Las manos volaron a mi boca, tratando de contener la bilis. Me tambaleé hacia atrás.  “Estás enferma. ¡Déjalas ir!”​  Mis ojos grandes volaron al hombre de la chaqueta de cuero  con horror. "Por favor. Haz lo que quieras conmigo, ¡pero déjalas en paz!"  El hombre de la chaqueta de cuero sacudió la cabeza. ​ “Maldita sea, eres fuerte. Deberías  haber cedido ante la mezcla por ahora.” ​ Se pasó las manos por el pelo grasiento,  pensamientos de carreras en sus ojos. ​ “Ryan. Dame el palo.”  Ryan le dio el bastón. Los mismos tipos de policías utilizados en los chicos malos y  hombres como el hombre de la chaqueta de cuero. ​ “Toma esto, puta.” ​ Él me lo ofreció.  Gruñí como un gato salvaje, retrocediendo hacia la puerta. Probé el mando, a sabiendas de  que no se encendía.  Él no trató de detenerme, sólo me miró con la cabeza ladeada y una sonrisa torcida. ​ “No  voy a preguntar otra vez, perra. Tómalo.”​  Agitó el palo en mi dirección y negué con la  cabeza, sucumbiendo a las drogas de nuevo.  ¿Por qué no quiero coger el palo?  Sin razón. Deja de pelear. Es un desperdicio de energía. Estás bien. Estoy hambrienta.  Estoy congelada. Quiero irme a casa. ¿Dónde estoy?  Mi mente se volvió traidora, dejándome en la oscuridad por completo. Q había puesto mi  cuerpo contra mí, pero estos cabrones estaban haciéndolo con mi mente.  El hombre de la chaqueta de cuero asintió. ​ “Haz lo que quieras.” ​ Le pasó el bastón al  ogro. Él no dijo nada. El hombre lo aceptó y en una huelga feroz rompió la pierna de una  chica rubia. 

129


Su grito resonó en mis oídos y supe que nunca lo olvidaría. Nunca borraría el dolor y el  horror de su voz. Me gustaría vivir el resto de mis días escuchando su grito. ​ Podría haberlo  evitado. ¡Podría haberlo parado!  “¡Para!” ​ Lloré, las lágrimas caían por mis mejillas. ​ “Para. Lo haré. Lo haré. Lo haré…” ​ No  podía dejar de repetir y repetir. El pensamiento daba vueltas y vueltas en mi cabeza. ​ “¡Lo  haré!”  El hombre de la chaqueta de cuero sonrió, venía hacia mí para meterme bajo el brazo.  “Bueno, perra. Ahora que ya las hemos roto. Vamos a pasar un buen rato, ¿de  acuerdo?”  La niebla me llevó más profundamente y esta vez no me resistí. Permití que las nubes me  ahogaran. Dejé que la inexpresividad y la extraña suavidad calmante saqueara mi mente y  evité decirme a mí mismo lo que estaba a punto de hacer.  Agonizante centímetro a centímetro, dejé que el hombre de la chaqueta de cuero me guiara  para estar delante de las dos mujeres sollozantes. Me acarició la cabeza, murmurando.  “Buena chica. Ahora, haz lo que te digo.”  Bajé la cabeza. Un brutal dolor de cabeza se había formado y me dio la bienvenida al dolor.  Me merecía el dolor.  El dolor era terrible.  El dolor era horrible.  Siempre huiría de cualquier forma del dolor de ahora en adelante.  Oh, dios. ​ Siempre me apartaré del dolor. ​ Atrás queda mi futuro con Q. Había desaparecido  toda esperanza de encontrar la felicidad con él. 

Los fármacos me llevaron más profundamente. ​ Tú nunca lo volverás a ver, así que no hay  nada que lamentar.​  Me iba a morir aquí. Y me pudriré en el infierno por lo que ellos me  hicieron. 

“Pégale a la rubia de la derecha. Sin titubear o Ryan tendrá su oportunidad.”  No me moví; me quedé mirando a las dos mujeres. Nos quedamos atrapadas en nuestro  propio pequeño capullo rubio.  Su color de pelo era simbólico. Por eso las golpeaban, me golpeaba. De buen grado ayudé  al hombre de la chaqueta de cuero a romperlas. Y la realización no hizo más que enviarme  a una espiral más profunda de locura.  Estoy congelada. Estoy hambrienta. Quiero irme a casa. ¿Dónde estoy?  Un enorme barril de tos surgió de mi garganta mientras me quedé temblando de pies a  cabeza. El hombre de la chaqueta de cuero me empujó la espalda y tropecé con la rubia de  la izquierda. Caí en su contra y dimos un respingo. Tenía un piercing en el ombligo en forma  de estrella y le colgaban diamantes. Sus ojos eran verdes, sus pechos suaves contra mi  cuerpo. 

130


Cayeron más lágrimas de mis ojos mientras me rendía ante todo. ​ “Lo siento mucho.” ​ Mis  palabras estaban mal articuladas y gruesas.  El hombre de la chaqueta de cuero murmuró, ​ “Odio romper esta fiesta de lesbianas,  pero tienes cinco segundos, puta.”  Cinco segundos para golpear a esta mujer con el fin de salvarla de más dolor. Cinco  segundos para concederle mi destrucción, la ruina de las dos.  Matarla y acabar de una vez. Si ella te representa, mátate a ti misma. Es el único modo de  ser libre.  Me llamó la atención y le di una bofetada. Sus ojos estaban vidriosos y estaba derramando  lágrimas, pero se mordió el labio y en una vida interminable y desgarradora, asintió. Asintió,  aceptando lo que sucedería. Lo que quería hacer con ella.  La otra rubia sollozó en voz baja, sus pechos pequeños subían y bajaban con respiraciones  de pánico.  No importaba cuántas drogas me diera el hombre de la chaqueta de cuero, que nunca haría  esto de buena gana. Nunca golpearía a otra o me llevaría una vida.  El no me dio otra opción. Si fuera más débil me habría dado por vencida y dejaría que Ryan  tomara mi lugar. Su sangre estaría en sus manos, no en las mías. Pero no podía hacer eso.  Sus vidas eran las mías y tenía que protegerlas.  El hombre de la chaqueta de cuero tiró de mis hombros, moviéndome hasta la rubia de  pechos pequeños. No tenía un piercing en el ombligo, pero tenía un tatuaje pequeño de un  colibrí en su cadera.   Un pájaro.  Estaba a punto de aplastar a un pájaro que Q haría todo lo posible por proteger. Estaba a  punto de llegar a ser exactamente lo contrario del hombre que me amaba.  El hombre de la chaqueta de cuero me susurró al oído, ​ “Golpéala. Estoy seguro de que  hay más vómito en tus entrañas.”  Estuve de pie durante una eternidad, tratando de confundirme a mí misma y alejarme de la  niebla de las drogas. ​ Tenía que haber una forma de salir de esto.  ¡Piensa!  Tengo frío... Tengo hambre...  El hombre de la chaqueta gruñó, ​ “Cinco... cuatro... tres... dos…”  Las drogas me enturbiaban y le pegué un puñetazo a la chica en el estómago. A pesar de  que los fármacos amortiguaban lo horrible de lo que estaba haciendo, me estaba  destrozando por dentro.  Un torbellino de gorriones llenó mi cabeza y sus diminutas garras agarraron mi última  cordura restante y me llevaron lejos, muy lejos. Al cielo, al infierno o al limbo, no me  importaba. Todo lo que sabía era que nunca estaría entera de nuevo. Mi mente se había  protegido durante el vuelo libre, alzándome de nuevo con Q, dejando que yo muriera.  131 


Mis músculos se cerraron y no era la chica que vomitó, era yo. Le vomité el almuerzo de  pollo asado en los zapatos al hombre de la chaqueta de cuero y me desplomé en el  desastre caliente.  Finalmente lo habían hecho. Habían encontrado mi debilidad.  No podían hacer lo que querían de mí. Torturarme. Violarme. Y siempre tendría fuego  interior y fuerza para seguir adelante. ¿Pero me hacía daño y me torturaba alguien más?  Esa era la receta para perder mi cordura.  La receta para romperme para siempre.    **********************  Gemí, encogiéndome con un calambre  en la espalda. Traté de moverme, pero me dolía  cada parte de mi cuerpo.  Mis nudillos estaban rayados y magullados. Mis dientes me dolían al apretarlos. Mi cabeza  me dolía como nunca y mi lado gritó desde la patada del hombre de la chaqueta de cuero.  Te estás convirtiendo en uno de ellos. Haces daño a los demás. Te estás convirtiendo en un  demonio.  ¡Lo hice para protegerlas! Les hice menos daño que el que les hubiera hecho el ogro.  Sin excusas. Te estás rompiendo. Ellos están ganando.  Necesitas correr. Correr. Correr. Correr. Correr.  Me agarré la cabeza, tratando de detener el torbellino de palabras que me hacían enfermar.  No me podía mover, y mucho menos salir corriendo sola. Eso era imposible.  Las horas pasaban y no podía dormir. Mi cerebro nunca me concedía paz, haciendo eco  constantemente con maldiciones y culpa, que me dice que tengo que correr aún cuando mi  cuerpo no me obedecía. El grito de la chica aún vivía en mis oídos, siempre sonando.  Cada vez que cerraba los ojos, aparecía Q.  “¿Cómo pudiste, Tess? Te convertiste en uno de ellos. Pensé que eras mejor que  eso. Pensé que eras pura.”​  ​ Él bajó la cabeza, con los ojos brillando con remordimiento.  “No hay nada que me guste de ti. Eres una traidora. Un monstruo. Voy a tener que  matarte.”  Corrí hacia él, pero algo me contuvo. Algún muro de aire o prisión invisible. ​ “¡No! No soy  así. No quería hacerlo. ¡Lo hice para salvarlas!”  Él se rió, lanzando una mirada de tal odio que me encogí al suelo de vergüenza. ​ “Eres  débil, Tess. Tan débil. Te subestimé. Vi a alguien feroz. Ahora todo lo que veo es a  una niña en ruinas.”  “¡Entonces, sálvame! Por favor. Necesito tu ayuda.”​  ​ No podía dejar de llorar. 

Q negó con la cabeza. Su poderoso cuerpo envuelto en un traje negro parecía en  condiciones de asistir a un funeral. Mi funeral.  Él me estaba diciendo adiós.  132 


“¡Q!” Se negó a hacer contacto visual. Dando la espalda, caminó lentamente en la niebla  arremolinada. ​ “Adiós, Tess.”  Q me odiaba. Yo me odiaba. Me quería morir.     ***************************************  Pasó más tiempo.  La puerta de mi celda se abrió y paseaba la misma mujer que me había tatuado. Ella se  movía con valentía, relajada y feliz. Ella sonreía con una jeringa sin tapar. ​ “¿Lista para otra  dosis, cariño?”  Me arrastré verticamlente, maldiciendo mi cabeza pesada. ​ “No... po... por favor, más no.”  Mis palabras mal articuladas, tropezando y arrastrándose una sobre la otra.  Ella se sentó en el borde de la cama, tratando de alcanzar mi brazo.  Me agitaba, logrando evitar su agarre.​  “No. Le dije que no quiero ma... más.”  Su sonrisa se deslizó sobre su rostro, sustituyéndola por la negra ira.​  “¡Mateo!”  La puerta se abrió y entró el hombre de las cicatrices que llevaba un bate de béisbol. ​ “No  hagas que utilice esto.” ​ Golpeó el bate en la mano, amenazándome.  “Sé una buena empleada y deja que Sofía te de la medicina, ¿de acuerdo?”  Su voz era tan suave en comparación con el hombre de la chaqueta de cuero. Siempre  dando la impresión de civilidad, a la vez que era el peor de todos. Era un verdadero  psicópata.  Mi garganta se cerró y me retorcí los dedos que no me respondían en mi regazo. ​ "Por  favor. Dinero. Joyas. Te lo daré..."  ¿De qué estaba hablando yo? ​ Estaba hambrienta. Pregunta por algo de comida. Estoy  congelada. Tal vez si tomara la medicina me darían una manta.  Oh, me encantó la idea. Una manta. Parecía que había pasado una eternidad desde que  había estado caliente.  Yo tosía con fuerza, jadeando cuando mis pulmones luchaban por respirar.  Alguien me empujó hacia atrás hasta que me acosté y unos dedos suaves me tomaron el  brazo, extendiéndolo. Un golpe suave en el hueco de mi brazo aceleró mi corazón. ​ “¡No!  ¡Espera!”  Demasiado tarde.  La aguja perfora mi piel y la mujer presiona el émbolo. Al instante caliente, frío, hormigueo,  ardor líquido entró en mi cuerpo y comenzó el viaje a envenenarme.  Compuesto de cualquier otra cosa que me dieron, no tenía ninguna posibilidad.  Mis ojos ya no trabajaban y flotaban en la oscuridad. La cabeza me pesaba como una bola  de veinte toneladas. 

133


Suspiré, escuchando el pesado glú­glú de los latidos de mi corazón. No había ningún otro  ruido aparte de mi respiración superficial. La mujer y el hombre de las cicatrices se habían  ido.  ¿Cuánto tiempo hacía? No lo sabía.  ¡Ahora es tu tiempo para correr! Levántate. ¡Hazlo! ¡Libertad!  No sé cómo me movía, pero en un momento me encorvé, y me acosté en el suelo.  Y ahí es donde me quedé durante horas. Pasé dios sabe cuánto tiempo en un circo horrible  de alucinaciones monstruosas mientras me quedé temblando en el suelo de cemento  congelado.  Mis padres, que nunca me habían querido, hicieron acto de presencia.  “Mírate.”​  ​ Mi madre puso su pelo a mi nivel, bajo su olor en polvo de tacto. ​ “Siempre  supimos que había algo mal contigo. ¿Pero ahora? Te rechazamos. ¿Tomando 

drogas, golpeando a las mujeres y disfrutando de sexo duro? Mira hasta dónde has  caído, niña. Sólo el infierno es lo suficientemente bueno para ti.”  No me molesté en tomar represalias o cuidado.  Mi padre vestido con su traje de tweed me miró como si fuera una mierda en su zapato. ​ “No  estoy de acuerdo con tu madre. Golpea la mierda de esas chicas. Eres una asesina.  Abraza eso. Tú no eres uno de nosotros. Eres uno de ellos.”  La frialdad en mis huesos se sustituyó por un calor enfermizo. Litros y litros de desprecio   manchaban mis manos.  ¡No! No era mi intención hacerlo. No quería hacerlo. Olvídame. Por favor, perdóname.  El tiempo continuó sin mí mientras moría lentamente en el cemento y me convertía en una  burbuja gelatinosa.    *************************  El hombre de la chaqueta de cuero vino hacia mí un día. Había estado por mi cuenta  durante tanto tiempo, mi mente anhelaba el contacto humano. Cualquier contacto humano.  Mi corazón saltó realmente cuando él vino a por mí.  “Es el momento para tu próxima sesión de entrenamiento, puta.” ​ Me dio en el pie.  “Levántate.”  Ya no sabía cómo hablar, moverme o pretender ser humano. Tenía frío y hambre, y quería  irme desesperadamente a casa.  Traté de evocar imágenes de Q. Recordar su casa y el cálido abrazo de Suzette. Pero me  venía con las manos vacías. Todos esos recuerdos felices estaban en blanco.  Las lágrimas trataron de formarse en mis ojos, pero había pasado tanto tiempo desde que  había bebido que no podía formar ni una gota.  Alguien me izó de los pies. El hormigón congelado se reemplazó por el aire helado cuando  el hombre de la chaqueta de cuero me cogió, sosteniéndome contra su cuerpo repulsivo. Mi  134 


cuerpo, tan, tan frío, me acurruqué en él, a pesar de que mi cerebro estaba empañado con  la droga y huía de la repulsión.  El hombre de la chaqueta de cuero se rió entre dientes.​  “¿Empiezo a gustarte? ¿Eh,  puta?” ​ Me lamió la mejilla, mientras caminábamos hacia la puerta. ​ “Te gustaré aún más a  partir de hoy.”  Mi corazón trató de correr, el terror trató de poner en marcha la adrenalina, pero mi lucha  había sido robada. Se había ido.  Desaparecida.  Un momento estábamos todavía en mi habitación. Al siguiente estábamos de camino por el  pasillo.  Entonces estábamos en otra habitación.  Luego, en otro pasillo.  Los bloques del tiempo desaparecieron, dejándome con imágenes fotográficas.  ¿Cuánto tiempo iba a pasar antes de que pierda mi mente por completo?  Un momento alguien me tiró al suelo de la ducha y me roció con una manguera. Al segundo  siguiente, me vestí con un vestido rojo, corto y caliente. Se suponía que debía ajustarse a  mis curvas y quedarme sensual, sin embargo, no hacía ninguna de esas cosa, sólo  amplificaba lo flaca y enfermiza que me sentía. Pero al menos, la tela estaba limpia.  Después de descomponerme dentro de la camisa de Q durante todo el día, esto era el  paraíso. La soledad se envolvió alrededor de mi corazón mientras el hombre de la chaqueta  de cuero cogió el material de mis manos y tiró lo único que me quedaba de Q.  La última conexión que alguna vez había tenido con el hombre que me pertenecía por  completo.  “Date la vuelta.” ​ Me arrastré hacia delante, tratando de llegar al cubo de basura detrás del  hombre de la chaqueta de cuero.  Me empujó al suelo, riendo. ​ “No consigues nada de lo que deseas. A menos que  quieras mi polla."  Me acurruqué en las baldosas mojadas tratando de mantener mi mente en alguna otra  dimensión.  Una dimensión donde ya no tenía que temer cada vez que me despertara y  sufrir cada vez que me fuera a dormir.  El tiempo parpadeaba y el baño ya no existía.  Algo almidonado forzó mi garganta, seguido de algo fresco, deliciosa agua.  De repente, estaba de pie sobre una chica con un garrote en mis manos.  El tiempo parpadeó de nuevo. Me desmayé.  Spray. Caliente, húmedo, spray metálico. Lo echaron sobre mi cara y al instante me  amordazaron.  Oh, dios. ​ ¡No! 

135


Se me cayó el garrote, agarrándome el estómago mientras mis arcadas se convertían en  tos. La sangre que había en mis labios entró en mi boca y me arañó frenéticamente la  lengua.  No podía tener sangre en la boca. ¡No podía!  Alguien me agarró, elevándome verticalmente. Seguí tosiendo y finalmente me rompí por  completo. Las palabras colgaron de mi boca, interrumpidas por enormes ladridos. No tenía  ningún sentido. No necesitaba tener sentido. Ellos lo entendieron. Sabían que mi crisis  marcaba el principio del fin.  Mi mente quería salir. Llegué al final y el sabor de la sangre de una chica en mi boca era el  colmo.  Le hice daño. No sabía cómo. No recordaba. Pero hice algo horrible y ella sufrió en mis  manos.  ¡No puedo vivir con eso! ​ He intentado soltarme, retorcerme, morder, toser, gruñir.  “Joder, que alguien le de algo. La otra dosis no le está subiendo.” 

Giré y me resistí, sólo veía las paredes de compresión y me sentía asfixiada por la tos  terrible que secuestraba todo mi cuerpo.   Alguien me agarró las piernas y pegué una patada.  “¡Ay, puta!”​  Un puño me agarró de la cabeza, pero ya no estaba en mi cuerpo. Estaba en  otro mundo donde cada uno de mis deseos era morir.  Una aguja me perforó la carne y me administró hielo fantasmal que había llegado a conocer  tan bien.Difundió su niebla blanca a través de mi sangre, robándome el cuerpo, matándome  la mente.  Mi tos se detuvo y me quedé en los brazos de alguien.  “Esto está mejor. Deja de dar patadas. Ella estará cortando como Picasso de nuevo  en media hora.”  La imagen de mí cortando partes del cuerpo y organizándolos en una terrible obra de arte  me mantuvo ocupada mientras flotaba y desaparecía.    ***************************  Cuando volví en mí, me acosté de espaldas, respirando con dificultad como un fumador de  noventa años. Mis costillas chillaron con agonía y mis pulmones se sentían como si alguien  los hubiera llenado con espuma de la charca.  Traté de moverme, para asegurarme de que no tenía sangre en la cara, pero mis brazos  una vez más no eran los míos.  “Ella está viva. Tráela aquí.”  El tiempo se fracturó y de repente me había ido desde la mentira hasta mi regreso de pie,  balanceándome con un bastón en la mano. 

136


Un avance rápido a través del tiempo y mis oídos empezaron a trabajar de nuevo;  inmediatamente me habría gustado que no lo hubieran hecho.  Quejidos y gemidos llenaban la pequeña mazmorra.  La pequeña rubia con el colibrí tatuado en la cadera yacía a mis pies. Su rostro estaba  negro y azul, distorsionado con la hinchazón. Sus ojos estaban mirándome mientras gritaba  con absoluto horror.  Cerré las rodillas cuando vi los dientes sangrientos en el hormigón.  “¡Lo siento! Lo siento mucho. Lo siento. ¡Lo siento!” ​ No podía manejarlo. La vieja  pasión en mí se levantó, dando un respiro contra las drogas, sólo para arrojarme a la  enfermedad.  Abrazando el garrote, me sacudí y sacudí. ​ “Para. Hazlo parar. Por favor, dios, haz que  pare. Q. Por favor. Lo siento. Te necesito. ¡Q!”  Algo se fisuró en mi interior más profundo. Mi alma se dobló dentro de mí como una pieza  andrajosa de origami, tomando todo lo bueno de mí, y me dejó sin nada.  Mis recuerdos, mi felicidad, mi fuerza, y la pasión por Q, todos desaparecieron. Sólo de esa  manera.  Oh, dios mío. Oh, dios mío.  Está sucediendo. Está pasando. He terminado. Yo, literalmente, había llegado al final de mi  vida.  El tiempo se desmayó. El hombre de la chaqueta de cuero me empujó otra vez, me extendió  en la parte superior de la rubia colibrí. Ella no se movió, no hizo ni un sonido.  Se rió.​  “Estabas haciéndolo tan bien, puta. Siguiendo órdenes como una profesional.”  Se puso en cuclillas frente a mí, agarrándome el pelo para mirarme a los ojos. ​ “Le has  golpeado hasta que te dijimos que pararas. Balanceaste el bate como si estuvieras  matando sabandijas. ¿Te acuerdas, puta? ¿Te acuerdas de lo que hiciste? ¿Eh?”  Vomité y me doblé hacia delante. La tos empezó con la venganza. Tal vez podría asfixiarme  si tosía, ahogarme de cualquier acumulación que existiera en mis pulmones.  Ryan el ogro me arrancó de la rubia colibrí y me arrastró lejos.  Traté de permanecer despierta y no dejar que las drogas me alejaran, pero el tiempo  parpadeó y crujió. ​ ¿Por qué estoy luchando? El olvido es mejor que la realidad.​  Con un  suspiro, dejé las drogas que me consumían.  Corredor.  Habitación.  Otro corredor.  Ryan me sumió en un espacio diferente de mazmorras abominables y células. Una ventana  grande y mugrienta dejaba una magnífica secuencia en la luz del sol, destacando el mal y la  oscuridad en la habitación.  Un puño en mis omóplatos me envió directamente al suelo.  137 


Una llamarada de fuego rojo iluminó mi mandíbula y mis ojos se abrieron de golpe.  Parpadeé cuando apareció el hombre de la chaqueta de cuero en mi cara. Su piel llena de  grasa y pelo fibroso necesitaban desinfección; que apestaba como un contenedor de  basura. ​ “¿Sabes por qué estás atada, puta?”  ¿Estoy atada?​  Miré hacia abajo, notando las ataduras alrededor de las muñecas y miré que  tenía las piernas encarceladas apretadas contra la silla. Otro fragmento robado de mi vida.  No le respondí. Ya no tenía la energía para cuidarme. Los medicamentos me alejaban del  mundo exterior, convirtiéndome en introvertida hasta que ya no existiera.  Él susurró, ​ “Vamos a hacer contigo lo que has hecho con las chicas en los últimos  días. Pero vamos a mostrarte lo duro que queremos que sea la próxima vez. No hay  golpes pequeños tímidos. Esperamos una paliza... toma nota.”  No podía respirar.  ¿Días? ¿He estado haciendo esto durante días?  Ryan murmuró algo en español, alzando el bastón de la mano y golpeándose la palma.  “¿Lista para ver a un profesional del trabajo?”  No me dio ninguna preparación; me atacó.  Respiré cuando él me golpeó duramente en el estómago.  Me doblé, casi cayéndome de la silla de plástico. Los grilletes que estaban alrededor de mis  muñecas eran lo único que me mantenían en pie.  El dolor resonó como una banda de música en mi estómago, pero le di la bienvenida. Este  podría ser el final. Ellos me pueden matar.  Por favor, mátame.  El siguiente golpe fue en mi muslo, escuché un crujido fuerte y estaba segura de que mi  pierna estaba rota. Le di la bienvenida al dolor, añadiéndolo a todo el resto. Para agravar,  hasta que mi corazón se aceleró y bombeó, precipitándome más cerca de perder el  conocimiento.  Alguien me golpeó alrededor de la oreja.  Entonces me perforó el pecho.  Una patada me aterrizó en el pecho.  Una patada me aterrizó en el tobillo.  Un puño conectó con mi pómulo.  Me hacían daño más allá del dolor, catapultándome hacia la agonía, pero nunca fueron  demasiado lejos. No podían matarme.  Cada castigo dolía más que el anterior y sollozaba libremente. Cada parte de mí lloraba por  la libertad.  No puedo seguir con esto. Quiero salir. Quiero morir.  Por último, algo afilado me pinchó la piel, y otra dosis de medicina me envió haciendo  volteretas hacia las pesadillas.  138 


Capítulo 11. Quincy.   Tú me llamas maître pero yo soy el esclavo, esclavo para infligir el dolor que  me encanta…  El tiempo era mi enemigo.  Quería romper todos los relojes, desmantelar cada tick. Cada segundo era un momento  incesante en el que iba perdiendo a Tess, cada minuto era una eternidad en la que la  echaba de menos.  Tenía odio dentro de mí y la imperecedera necesidad de encontrarla. No podía comer. No  podía dormir. Todo lo que sentía era una traición.  Cada día que pasaba era pasado, mi temperamento se deshilachaba más hasta que perdía  de vista al empresario fresco que era dueño del mundo y se transformaba más cerca de la  bestia que realmente era.  Nadie quería estar cerca de mí. Juré, grité y me enfurecí. Cada día, caía más en el infierno  y no me importaba. Le di la bienvenida a la sensación de adormecimiento, al vacío, porque  me lo merecía.  No soy lo suficientemente bueno.  No estaba aún lo suficientemente fuerte como para cazar a la mujer que amaba.  Soy un puto perdedor que merecía estar solo.  Quería destripar a Wolverine y leer sus intestinos como las cartas del tarot. Él tenía las  respuestas, pero yo había sido demasiado estúpido para hacerlo hablar. Yo era demasiado  apresurado y ahora él estaba malditamente muerte, junto con la posibilidad de encontrar  alguna vez a Tess. 

139


Estaba encorvado y asomaba la herida en mi brazo. El dolor sordo no era suficiente. Me  merecía más. Me merecía ser electrocutado, para ser mutilado por los tigres rabiosos. Me  merecía cada manera horrible de morir.  Me merecía ser sacrificado por estar fallando a mi esclava.  Mis dedos arrancaron los puntos de sutura. Algunos estudiantes de medicina tendrían un  vuelo gratis en un G650 si me curaban en nuestro camino fuera de Moscú. Habíamos  logrado salir antes de que se corriera la voz, pero no tenía ninguna duda que había colgada  una recompensa alrededor del cuello de más de un puto traficante ahora mismo.  Sentado en algún escritorio, en alguna oficina, en alguna ciudad, en algún país, bajé la  cabeza y envolví los dedos alrededor de mi cráneo. Apreté, más y más fuerte, infligiendo  dolor, invitando a una migraña. Quería abrir una grieta en mi cerebro y detener todo el dolor  emocional.  En algunos momentos no podía respirar con el pensamiento de lo que le estaba pasando a  Tess. Quería sofocar todos los pensamientos de ella desde mi cabeza hasta que no tuviera  que soportar tal agonía.  Pero en los talones de autocompasión y soledad, salió cólera furiosa. Temperamento lívido  que ella me dejó.  Odiaba que hiciera que me importara. La maldije por la forma en que ella me convirtió en  esta criatura enredada y retorcida, y luego desapareció.  Pasaron seis días.  Y luego, una semana y media.  Todos los bloques de veinticuatro horas estaban apilados uno encima del otro creando una  montaña inamovible, bloqueándome de encontrar a la única persona que había cuidado. El  tiempo me obstruía a encontrar a mi otra maldita mitad.  Me gustaría vivir solo. Me iba a morir solo. Estaría en el infierno solo porque Tess había  sido robada y yo era demasiado inútil para salvarla.  Mierda. ¿Dónde diablos estás, Tess?  “Acabamos de tener un chivatazo. Estamos volando hacia Singapur, llegaremos en  una hora,” ​ dijo Frederick desde la puerta.  Miré hacia arriba, sin soltarme la cabeza.  Ni siquiera podía recordar en qué país estábamos. Habíamos estado en todas partes.  Rusia, España, Arabia Saudí, Tailandia. Siguiendo rumores. Insinuando que alguien  conocía a alguien que sabía dónde estaba Tess.  Había sido una persecución del maldito conejo. Todo eran mentiras. Todos ellos estaban  ocultando la verdad.  La verdad se encontraba sólo por la búsqueda de la fuente. No sobornando a contactos o  amenazando con pasarles sus nombres preciosos a las autoridades locales. Yo tenía el  poder, pero no iba a rebuscar en la mierda cuando nadie sabía nada.  140 


Maldita sea. ​ ¡Eres un jodido imbécil, Mercer!​  ¡La verdad sólo se puede encontrar en la  fuente! ¿Por qué no lo veía? 

Era como si alguien hubiera arrancado las cortinas, invitando a perforar el sol para  ahuyentar la oscuridad de una habitación en desuso.  Me puse de pie tan rápido que la silla cayó hacia atrás y chocó contra las baldosas. Ahora  recordé. Esta oficina pertenecía a Lee Choi. Un hombre que había construido dos casinos  en Macao a cambio de cuatro esclavas. Hong Kong era elegante y brillante, pero debajo de  la superficie, al igual que en todas las ciudades cosmopolitas, acechaba el mundo  peligrosamente enfermo y retorcido.  Lee Choi ya no corría en ese mundo.  Ahora Lee se pudría en una posición de feto de peluche en su armario.  “No me preocupo por una propina,” ​ gruñí. ​ “Yo sé a dónde tenemos que ir.”  Frederick frunció el ceño, cada vez más cerca. ​ “Q, ¿cuándo fue la última vez que  dormiste? Necesitas comer. Estás demacrado. No puedes vivir en la venganza y con  balas de casquillo.”  El impulso de golpearlo me levantó, pero me fui para atrás.​  “No hay más clientes  potenciales. Son inútiles.”  Sacudió la cabeza. ​ “Uno de los subordinados de Choi dio el nombre de un hombre que  tiene un harén en Singapur. Él podría saber dónde está Tess.”  Me froté la cara, tratando de no pegar. ​ “Es una pérdida de tiempo. No tendrá a Tess.  Tenemos que ir a la fuente.”  “¿La fuente?”  Me moví rápido, empujando a Frederick. Nadie en el círculo habitual hubiera comprado a  Tess. Gerald no la habría vendido tan... amablemente. ¿Dónde estaba el retorno de la  inversión si ella fue enviada a un jodido enfermo, sino alguien que en última instancia la  mantenía con vida? No, le había enviado a alguien que la arruinaría. Que la rompiera.  Alguien que ganaría la justa recompensa para destruirla.  Mierda. ¿Por qué no se me ocurrió antes?  Tenía sentido. Mi instinto sabía que estaba en el camino correcto.  “Vamos. Vuela hacia México.”    *************************  Cuatro días.  Cuatro largos y putos días en los que habíamos patrullado el mundo manchado por el  pecado de México. Cazando narcotraficantes y ladrones sin espinas, que acechaban en  inmersiones y olfateaban alrededor de empresas ilegales. No importaba cuántos hubiera  torturado Franco o cuantas palmas hubiera engrasado, no llegó ninguna información.  Nadie sabía quién había secuestrado a una niña rubia en una moto hace cuatro meses.  141 


“Come esto, jefe.” ​ Franco me puso debajo de mis narices un plato de fideos, oscureciendo  el mapa de los barrios pobres de México que había estado estudiando durante las últimas  tres horas.  Tess podría estar en cualquier lugar de esta ciudad sucia y podría caminar por al lado del  edificio en el que ella estaba encarcelada y nunca lo sabría.  Por mucho que me estuviera muriendo de hambre, la idea de comer, de sobrevivir, cuando  Tess incluso no podría estar viva, me comía el alma.  Le ignoré y empujé el plato.  Franco me agarró el hombro mientras Frederick vino de la barra con tres jarras de cerveza  helada. ​ “Necesitas tu fuerza. Para ella. Tu cerebro funciona mejor con combustible.”  Frederick derramó cerveza en mi mapa, tomando asiento.  Le fulminé, deslizando mi mano sobre el papel antes de que el líquido pudiera arruinarlo.  Frederick asintió. ​ “Estoy de acuerdo. Comer y recargar. No eres bueno para ella si  estás desmayado de hambre.”  El animal en mi interior no necesitaba esas cosas pequeñas como la nutrición. Sólo  necesitaba sangre. ​ Pero tú no eres un puto sobrehumano, así que come para coger  energía.  Suspirando fuertemente, traté de regresar a la tierra de los hombres y me senté más alto.  Reconociendo que tenían razón, cavé en los fideos y me obligué a tragar. Era un viajero del  mundo. Vivía en ciudades de todo el mundo, pero el hombre que había en el fondo era  francés, y echaba de menos el pato de la señora Sucre y las baguettes caseras. Echaba de  menos la simple perfección. Echaba de menos mi reglamentada vida. Echaba de menos a  Tess con cada maldita parte de mí.  A la mitad de la comida, me di por vencido y gruñí, ​ “Tiene que haber alguna otra  manera.”  Yo estaba encorvado, con el ceño fruncido en las gotas de condensación en la jarra de  cerveza. Frederick murmuró algo con la boca llena de comida y Franco arqueó una ceja.  “¿Cómo qué? Hemos intentado sobornar a los hombres que conocemos en el  comercio sexual, hemos intentado golpear fuera a los demás. Hemos peleado, hemos  amenazado, estamos satisfechos. O bien nadie sabe quién se la llevó o están  demasiado aterrorizados para decirlo.”  Me froté la barbilla, dejando que mi cerebro buscara pistas, respuestas, conclusiones que  podrían funcionar mejor que nuestros métodos actuales.  “Todos los mexicanos están vinculados de alguna manera. He leído que la ciudad es  una de las más agradables en la tierra,” ​ dijo Frederick, limpiándose la boca y bebiendo  cerveza.  Sí, aparte de los malditos traficantes y violadores. 

142


“Se dice que es una cuestión de orgullo tener la familia más grande posible. Estoy  hablando de primos a primos a primos. Necesitas ir a…”  “Primo.”​  Me levanté de golpe, sonriendo por primera vez en catorce días y miré a  Frederick. ​ “Eres un puto genio.”  Franco se puso de pie, mirando a su alrededor, al sucio bar lleno de gente, por lo que mi  repentino movimiento no atrajo la atención no deseada. Mis músculos estaban duros como  una ruca ante la idea de una pelea de bar. Ansiaba usar los puños, para sacar el cuchillo y  perderme en la ira.  Una vez que él considerara la costa clara, Franco dijo, ​ “¿Te importa compartirlo?”  No, no me importaba compartir ya que sería una maldita pérdida de tiempo.  En lugar de responder, me dirigí derecho hacia la barra y salté. Los hombres que cuidaban  sus cervezas miraban con la boca abierta, sus manos protegiendo su precioso alcohol.  “¿Qué demonios estás haciendo ahí arriba?”​  Preguntó el camarero.  Le lancé un billete de cien euros. ​ “Baja la música.”  El camarero se quejó, pero empujó el billete en su delantal sucio y se agachó detrás del  mostrador para silenciar el volumen. En el repentino silencio, la gente dejó la frase a mitad.  Todos los ojos estaban fijos en mí y esperé a que reinara el completo silencio.  En el momento en que tenía la atención de todos, dije claramente, ​ “Pagaré a cualquier  persona que conozca a una banda de hombres que secuestraron a una mujer en el  centro de la ciudad hace cuatro meses. Ellos la cogieron de una cafetería y pueden  haber hecho otras operaciones alrededor de la ciudad.”  Mis manos se cerraron y me obligué a continuar con voz tranquila. ​ “Pagaré treinta mil  euros a quien me pueda dar un nombre. Totalmente anónimo. No necesito saber nada  de vosotros. Proporciona información y el dinero es tuyo.”  Dando incentivos, saqué un par de cientos de euros del bolsillo de la chaqueta y los  abaniqué en mi mano. ​ “En agradecimiento por su atención, sus cenas y bebidas están  pagadas.”  Franco apareció a mis pies, mirando hacia arriba con la conciencia tensa. Sus ojos  recorrieron la habitación mientras su mano se cernía sobre la funda del pecho, dispuesto a  sacar su pistola en un segundo. ​ “Es hora de bajar. Estás poniéndote como un pato en  bandeja.”  Asentí con la cabeza y dije a la multitud, ​ “Estoy sentado en la parte de atrás. Venid a  buscarme si tenéis un nombre.”​  Salté de la barra.  Los ojos de Franco se salían de su cabeza. ​ “Qué demonios... Eras un blanco perfecto  allí arriba. Cualquiera podría haberte hecho estallar.”  Rocé mi traje y le entregué el dinero al camarero, cuyos ojos se iluminaron como un maldito  fuego artificial.  “Esto es por todo lo de esta noche, ¿entiendes?”  143 


Él asintió con la cabeza. Dudaba que fuera digno de confianza, pero realmente no me  importaba.  “Alguien va a chillar, Franco. Siempre lo hacen cuando el dinero está involucrado.”  “¿Y si simplemente te matan esperando encontrar más de treinta en tus bolsillos?”  Sonreí, pasando junto a él para ir a sentarme.​  “Para eso estás tú aquí. Para mantenerme  vivo por hacer estupideces como esta.”  Él resopló y la música aumentó.  Volví a mi asiento y me acomodé para que la presa viniera a mí.    *********************  Seis horas más tarde, el camarero intentó echarnos.  Nadie se aventuró cerca de nuestra mesa, y habíamos bebido tantas cervezas antes de que  nuestra concentración vacilara.  Pagamos para que el barman se quedara toda la noche. No quería moverme. En mi mente,  la pepita de información que necesitaba estaba en camino a mí, anunciada por el por el  encanto de treinta mil euros. Visualicé que la noticia se difundía de boca en boca, haciendo  su camino a través de los ghettos y barrios impresionantes, pasando de primo a primo.  Finalmente alguien lo sabría. Finalmente alguien vendría a por mí.  Me negué a pensar lo contrario.  La mañana se asomaba por las ventanas sucias, mi culo estaba plano de estar sentado y  dándole la espalda a un sangriento asesinato. Pero había llegado un nuevo día.  El día en que encontré a Tess. El día en que saqué del infierno a los hombres que  pensaban que podrían robar lo que era mío.  En lugar de estar desolado e incompetente, me sentía con ganas y seguía la pista. ​ Esto es  correcto.​  Por primera vez en varios días, estaba un paso más cerca de encontrar a Tess y  dejar detrás de nosotros toda esta pesadilla infernal.     ******************  A las diez de la mañana, el personal de cocina llegó a prepararse para la hora del almuerzo.  A las once, las puertas se abrieron y algunos apostadores madrugadores goteaban en algún  pub.  Teniendo en cuenta que no había pegado ojo en más de cincuenta horas, me aceleré con la  energía acumulada. Mis ojos no se apartaban de la puerta y cada persona que atravesaba  aceleraba mi corazón.  Esto era así.  Iba a funcionar.  Cualquier segundo. 

144


Cualquier segundo se convirtió en otra maldita hora y mi corazón se convirtió en una carrera  furiosa. Tenía que trabajar. Era la última oportunidad.  ¿Qué demonios iba a hacer? ¿Irme a casa y vivir mi vida como si Tess nunca hubiera  existido? ¿Fingir que no me había hecho mejor persona o me enseñó a ser feliz?  Mi mente se volvió hacia el interior, a lo que significaría mi futuro. Yo nunca volvería. Nunca  volvería a casa sin Tess a mi lado. Dejaría a Q Mercer detrás y...  “Mierda, Q.” ​ Murmuró Frederick, con los ojos pegados a mi espalda. ​ “Funcionó. No me lo  creo.”  Me giré y me encontré cara a cara con una niña sucia que supuse que tendría unos diez u  once años. La niña tenía el pelo enmarañado en rastas hasta la cintura y su piel podría  haber sido clara e inocente, pero estaba cubierta de barro y una cicatriz desagradable en  una mejilla.  No sabía cuándo se coló sin que me diera cuenta, pero al instante lo supe. Esta era la chica  que me llevaría a Tess.  Mis manos se movieron para agarrarla y sacudirla, para exigir saber lo que sabía. Pero me  cogí los dedos y los puse debajo de la mesa.  Tomé todos los controles concebibles en mi cuerpo para sonreír suavemente y me incliné a  su nivel. Mi voz era ronca e inusual, pero mantuve mi tono uniforme. ​ “Hola. ¿Has venido a  verme?”  Miró hacia Franco, que se cernía amenazador, y Frederick, que tenía una suave sonrisa en  los labios. No nos habíamos afeitado en días, y nuestros ojos estaban enrojecidos y  demasiados intensos por el dolor y la ansiedad.  La pobre niña estaría petrificada, pero no tenía tiempo para calmarla.  “No te haremos daño. Cuéntanos lo que sabes y me aseguraré de que tú y tu familia  estén cuidados durante mucho tiempo.”  Ella se mordió el labio, arrastrando los pies descalzos por el suelo cubierto de cerveza  pegajosa. ​ “Sé a quién quieres. Mi mamá solía limpiar encima del almacén antes de  mudarnos, y yo solía colarme para coger comida cuando los guardias no estaban  mirando.”  Mi estómago se retorció en nudos. Un almacén. ¿Cuántas malditas chicas vendían? Quería  hacer tantas preguntas; quería salvar a cada mujer.   Tragué saliva, empujando las preguntas desde mi cabeza. Sólo una pregunta importaba  aquí. El resto podría volver. Tess era mía. Ella me necesitaba y yo estaría ahí para ella  antes de que el día terminara.  “El hombre me da miedo, pero me dio dulces si dejaba que mi mamá trabajara en paz  y me sentaba en una esquina. Pero tocaba a otras chicas de mi edad. Trató de  tocarme una vez, pero mi mamá le paró.” 

145


Sus grandes ojos negros se encontraron con los míos, tan inocentes, pero no ingenuos. Ella  sabía lo que estaba haciendo por decirme el nombre de este hombre. Ella sabía que él no  era apto para vivir. Incluso en su corazón joven, ella olía la maldad.  “Dime su nombre.” ​ Me incliné hacia delante, incapaz de contener más mi urgencia, que  irradiaba de mis poros, agrupándose por mis músculos. ​ “Dímelo y me aseguraré de que  nunca tengas que volver a verlo.”  Ella bajó los ojos y tragó saliva. Pasaron los segundos, mientras que ella se movía.  Finalmente, sus ojos parpadearon alrededor de la barra. Poniendo su pequeña mano  alrededor de mi oído, sus labios rozaron mi carne mientras susurraba, ​ “Su nombre es  Smith y él no está más en la ciudad.”  ¿Smith?  ¿Maldito​  Smith​ ? El nombre más común del mundo entero. ¿Con cuántos callejones sin  salida me iba a topar? 

La rabia y la satisfacción eran dos partes iguales. Tenía el nombre del hijo de puta, pero no  estaba más cerca de encontrarlo. ​ “Eso está muy bien, cariño.” ​ Sonreí, erizado de la  tensión. ​ “¿Sabes dónde vive ahora?”  Ella sacudió la cabeza con rastas, murmurando, ​ “Sin embargo, sé dónde trabaja.”  Intenté mantener la paciencia, asintiendo con la cabeza lentamente. ​ “Fantástico. ¿Puedes  decírmelo? Te pagaré más para que tu madre no tenga que volver a trabajar.”  Sus ojos se abrieron y una vez más me lo dijo al oído. ​ “Escuché a mi mamá decir que se  trasladó a un lugar llamado Río. Pero no sé dónde está.”  Río.   Maldito Río.  Tess estaba en Brasil.  No me podía ayudar a mí misma. Cogí a la niña y le apreté antes de hacerla pasar por  Franco. ​ “Págale a la chica y asegúrate de que la llevas donde quiere. Cómprale una  casa, no me importa, sólo págale.”  La chica chilló cuando Franco la levantó en brazos y salió del bar, en dirección a la luz del  sol brillante.  Por fin el sol no se estaba burlando de mí. No estaba diciendo que iba a seguir la vida sin la  mujer de mis sueños; estaba diciendo que iba a hacer la caza final. La batalla final para  liberarla.  Caminando con la puerta con Frederick en mis talones, murmuré, ​ “Debes irte, Roux. No  tienes que ser parte de esto.”  Planeé tener grandes cantidades de sangre en mis manos esta noche. Me gustaría bailar en  el infierno por lo le iba a hacer al hijo de puta de Smith.  Frederick murmuró, ​ “No voy a ninguna parte. Quiero ver cómo rompes a ese bastardo  de mierda.”  146 


Mi alma ardía con el deseo de matar. No existía nada de mi humanidad, esta noche era  todo acerca de la muerte.  Voy a por ti, cabrón.  Y me gustaría hacerle llorar antes de hacerlo.               

147


Capítulo 12. Tess.  Sálvame, esclavizame, nunca me desmoronaré.  Búrlate de mí, alardea de mí, mata para cazarme...  ¿Dos días? ¿Una semana? ¿Un mes? ¿Un año?  No sabía cuánto tiempo existía en este infierno.  No importaba que mi cuerpo estuviera roto, mi mente no se podía reparar.  Existía en el caos y en el dolor. He perdido el peso porque ya no comía. Mis huesos  sobresalían en relieve y mi boca siempre estaba seca. Las drogas nunca me otorgaban un  momento de paz en una realidad monstruosa de una pesadilla con incrustraciones  subconscientes. La niebla, la niebla, me impedía darme cuenta de lo cerca que estaba del  final.  El hombre de la chaqueta de cuero seguía burlándose de mí, haciéndole daño a las dos  mujeres rubias hasta que yo obedecía sin rechistar. Si no las golpeaba, lo hacía él.  Si no les pegaba con el bate de béisbol, lo hacía él.  Si me rompía y lloraba, les golpeaba con más fuerza, rompiéndoles un hueso o  extrayéndoles sangre.  Me revolcaba en las drogas, me disculpaba y lloraba. Se reía, empujaba y se emocionaba al  hacer dolor.  Me odiaba a mí misma por estar viva. Él me hacía dudar de todo lo que yo era y todo lo  bueno que pensaba que había sido. No quedaba nada.  ¿Quién me podía amar cuando era la protegida de un demonio?  Mi mente me torturaba con visiones de un lugar más feliz: de la cama de Q, de la risa de  Suzette, y el calor.  Quería estar en casa. Quería dormir en una mancha de sol y nunca estar fría otra vez.  Nunca había estado tan fría.  Los gorriones me visitaban a menudo en mis sueños. Al principio me ayudaban a volar  lejos, llevándome hacia arriba y fuera del alcance del hombre de la chaqueta de cuero, pero  cuanto más me torturaban pasaron de condolencias al odio. Ahora sus alas no eran mi  salvación. Me picoteaban la carne con sus pequeños picos afilados, saltando a mi alrededor  como pequeños buitres.  Cada vez que mis pensamientos se dirigían a Q, me cerraba. El dolor era insuperable y no  podía manejar el odio duro en sus ojos.  “Tu alma está podrida, esclave. Obligada por la oscuridad y yo ya no puedo salvarte.”  Se inclinó sobre mí, oliendo tan fresco y a cítrico puro.​  “Ya no soy tuyo.”  Esas palabras se enroscaban en mi mente. No era más de Q. Ya no le pertenecía y lo único  que sentía era alivio. Alivio porque pronto, ya no existiría. Pronto me iba a morir y entonces  ya no tendría que sufrir el daño que le hacía a los demás. 

148


Algo me disparó de nuevo en el presente. Miré hacia abajo a mis pies que se arrastraban,  mi brazo fue cogido por el agarre carnoso de Ryan.  Otro bloque de tiempo se ha ido. Nunca debía recordar. ¿Qué estaba haciendo antes de  caminar?  Obligué a mi lengua a trabajar, murmuré, ​ “¿A dónde me llevas...?”​  Mi fuerza se fue y ya  no podía recordar lo que quería saber.   Mi madre apareció delante de mí, mirándome con los brazos cruzados mientras yo  arrastraba los pies más cerca de ella.  “Mírate, hija. Necesitas un baño. Pareces una vagabunda. ¿Cuántas veces te dije que  comieras?”​  ​ Su preocupación por mi bienestar se sentía bien, hasta que ella gruñó. ​ “​ Si  eres toda piel y huesos, ¿qué dejas a los Wolverines para cenar?” 

La ilusión se hizo añicos cuando Ryan me tiró en una habitación al final del pasillo, la  eternidad larga. ​ “La hora de tu última elección antes de graduarte, encantador.” ​ Me  acarició la cabeza como si fuera su mascota favorita. ​ “Voy a extrañar nuestra diversión y  juegos. Tus uñas son jodidamente agudas. Me encantaba verte jugar como un gatito  pequeño.”  Me tambaleé en el lugar, disfrutando. Después de tanto tiempo en la oscuridad con  solamente la congelación del hormigón por compañía, era el cielo sentir la comodidad de la  mano de otro. A pesar de que la misma mano había derrotado a una niña dentro de la  pulgada de su vida.  En el interior, me las arreglé para encontrar la fuerza para no tropezar.  El hombre de la chaqueta de cuero apareció de la nada, riendo. "Todavía luchando, incluso  después de todo este tiempo, puta." Me agarró la cara y cerré los ojos. No quería ver su  penetrante y negra mirada.  “Tessie, ¿por qué me dejaste? ¿Por esto? ¿Dejaste mi amabilidad y respeto por esto?  ¿Para perseguir una vida de dolor y ruina?”​  ​ Brax se arremolinaba ante mí; tragué saliva.  Brax representaba todo lo que ya no estaba. 

Era virgen, puro, dulce, y ya no era digna de él para hablar conmigo.  “¡No me mires! Por favor.” ​ Enterré la cara en mis manos, pero Brax se adelantó y me  quitó los dedos para mirarme a los ojos. 

Su mirada azul celeste me volvió indefensa. ​ “No puedo entender tus decisiones, Tessie.  Pero siempre seré tu amigo. Siempre seré un refugio seguro para ti.”  El hombre de la chaqueta de cuero destrozó mi sueño inducido por los fármacos, cogiendo  mi cabello y lanzándome al suelo.  Duele. Se degrada. No me importaba; apenas me alejaba de allí.  Alguien tiró algo pesado sobre mí. Me lastimó la espina dorsal antes de rebotar y estrepitar  sobre el suelo. 

149


Me acurruqué en una bola, sacudida por temblores de cualquier fiebre que había capturado.  Las toses estaban recibiéndome explosivamente y poco a poco mis pulmones se llenaron  con más y más líquido hasta que sentí que flotaba en el océano con niebla.  “Cógela, puta.” ​ El hombre de la chaqueta de cuero me dio con su pie en mi cadera.  “Ahora. No hagas que te vuelva a preguntar. Ya sabes lo que va a pasar.”  No creo que tuviera fuerza para obedecer, pero al momento siguiente me senté en mis  rodillas, mirando perdidamente al suelo agrietado.  Algo fresco descansaba en mis manos.  Algo negro, pesado y siniestro.  Un arma.  Mi ritmo cardíaco se enarboló por primera vez en varios días, marchando rápido contra el  estado de coma de las drogas. ​ ¿Por qué estoy sosteniendo un arma?  “Lección final.”​  El hombre de la chaqueta de cuero señaló a la chica delante de mí. La  rubia amable con pechos pequeños y el tatuaje de un colibrí en la cadera.  Ella estaba amordazada y sus ojos enrojecidos estaban lejos. Había dejado de llorar hace  días cuando Ryan le rompió el brazo izquierdo. Era como si su mente ya se hubiera ido.  Traté de sonreírle, ambas encerradas en esta horrible prisión, pero ella sólo me miraba  fijamente.  “Mátala, coño. O le cortaré los dedos y los pies hasta que ella muera lentamente.”  Los medicamentos no pudieron mantener mi horror. Se me cayó la pistola y me arrastré  lejos.  “¡No!”  “No,” ​ se rio entre dientes. ​ “¿Acabas de decir que no?” ​ Se puso de pie frente a mí.  “Realmente deberías haber dicho que sí.”​  Miró por encima de mi cabeza. ​ “Ryan.”  El ruido de cristales rotos me hizo vomitar cuando Ryan le cortó un dedo a la chica.  No podía mirar.  No puedo mirar.  No mires.  “Tessie, deja este lugar. No es lo que quieres,” ​ murmuró Brax. 

“Esclave, no eres uno de ellos. Si aún piensas en renunciar y morir, te cazaré durante  toda la eternidad.” ​ La pasión de Q me impactó. Durante días me había estado diciendo  que iba a morir. Me había dado por vencida y me había dejado llevar. 

¿Era mi mente la que me decía que no fuera tan débil? ¿Podría Q realmente todavía cuidar  de mí después de todo lo que yo había hecho?  “Dispárale.” ​ El hombre de la chaqueta de cuero me empujó hacia atrás. ​ “Vamos.”  Otro momento marcó el pasado y se elevó otro grito.  Mantuve los ojos bajos, pero eso no me detenía de ver el charco de sangre que se formaba  alrededor de la chica.  150 


A pesar de que ella gritaba pidiendo misericordia, todavía no lloraba.  Mi corazón se apretó hasta la muerte con la idea de que ni siquiera podía encontrar alivio en  las lágrimas. Su vida se había ido.  Si le disparaba o no, su vida ya había terminado.  Ella no iba a sobrevivir.  Sálvala. Dispárale. Libérala.  “Una última vez, zorra. Dispárale.” ​ El hombre de la chaqueta de cuero se agachó a mi  nivel, colocándome el arma en las manos.  “Hazlo.”​  Se puso de pie y se alejó.  Hasta la última pizca de decencia en mí implosionó. Para salvar a una chica del horror, le  robaría la vida.  Con manos temblorosas, levanté la boca y apreté el gatillo.  Alguna guía divina se apoderó de la bala, dirigiéndola directamente a la frente. La vida en  sus ojos se apagó al instante y una pequeña sonrisa tiró de sus labios antes de que cayera  de lado, en silencio.  Lo hice. Maté a un pájaro que Q hubiera dado todo por salvar. Era realmente el diablo y no  podría vivir conmigo misma nunca más.  Hazlo de nuevo, Tess. Establece tu conexión. Libérate.  Sí. Podía escapar de todo.  Me incliné la pistola en la boca, chupé el hocico de azufre y apreté el gatillo por segunda y  última vez.    ***************************    “Así que, ¿la golpeaste porque trató de suicidarse?”  “Sí, jefe. Hice lo que dijiste y sólo puse una bala en su arma, pero ella todavía trató de  jugar una mala pasada.”  “Buen trabajo. Has tenido éxito.”  Las voces se plegaban en conjunto, por lo que me mareaba.  Un latido constante en mi sien me trajo de vuelta a una realidad descarnada de congelación.  “Ya ha despertado. Tenemos que poner fin a esta noche. No quiero usarla más.”  Abrí los ojos mientras el hombre blanco se alzaba por encima de mí. Me sonrió con su  sonrisa de cocodrilo. ​ “He oído que has intentado rebajarte, ¿eh, pequeña?”  Gemí, cogiéndome la cabeza. El dolor era más fuerte por alguna razón, la niebla no era tan  gruesa.  Las drogas... se habían ido. La claridad comenzó a volver junto con un escalofrío terrible.  Mi mandíbula se bloqueó mientras luchaba contra los temblores. 

151


“Ah, ¿sabes lo que es eso?”​  El hombre blanco me acarició la mejilla. Mi tiempo de  reacción fue más rápido y me aparté. ​ “Esa es la primera etapa de la retirada. Eres  dependiente de lo que te hemos dado. Es la clave perfecta para que cualquier dueño  te mantenga en línea.”  Él suspiró, agarrándome un mechón del cabello sucio y girándolo alrededor de su dedo.  “¿Sabes lo que pasaría si no recibieras una dosis en una hora o dos?”  “Te podrías sacudir tan fuerte que probablemente te morderías tu propia lengua,”  anunció felizmente el hombre de la chaqueta de cuero, y agregó, ​ “Te consume la  necesidad de una dosis en tu propia carne. Te podrías subir por las paredes.  Arrancarte las uñas... Voluntariamente venderías tu cuerpo por una gota de lo que  necesitas.”  Me alejé del hombre blanco, encorvando mi cabeza en mis manos.  ¿Es verdad? ¿Podría ocurrir?  Pero no tenía que creer en ellos para que fuera real. Me picaba la piel por el alivio y la boca  se me hacía agua por comer algo. No podía existir en este mundo. Quería que la niebla  terminara, el cálido confort del olvido.  Miré hacia arriba. Me senté en un escritorio de la esquina de una habitación grande con  alfombras y archivadores raídos.  Una luz cutre con una telaraña colgaba en el centro de la habitación.  Entrecerré los ojos, tratando de concentrarme. No sé si fue la droga o la falta de comida,  pero mi visión se desvanecía.  Mis oídos se fueron embotando. Mi cuerpo fue fallando.  Una tos fuerte casi me hizo caer del escritorio. Jadeaba y cada costilla se cavaba en mis  lados delgados. No necesitaba ser médico para saber que tenía neumonía.  El frío constante, las extremidades, pulmones pesados, todo apuntaba a esa enfermedad.  El hombre blanco chasqueó la lengua. Se puso de pie sobre mí, recogiendo su ropa,  desmintiendo la verdadera maldad en su interior. Por lo menos el hombre de la chaqueta de  cuero llevaba sus intenciones en cada pulgada de su cuerpo. El hombre blanco parecía un  tío favorito o un distinguido hombre de negocios.  “Pasaste tu última lección de hoy. ¿Qué se siente al ser una asesina?”  Aspiré una bocanada de aire, tratando de detener los recuerdos.  La fuerte ​ explosión​  mientras el arma se disparó.  El retroceso de la pesada arma. 

El olor de la pólvora y la floración de color rojo en la frente de la niña inocente.  Apreté los ojos cerrados mientras mis uñas me arañaban el antebrazo, encontrando algo de  alivio a la picazón que se iba construyendo lentamente.  El hombre blanco no me dejó sola. ​ “¿Disfrutaste rompiéndole la pierna a esa chica?”  Me puse las manos sobre los oídos, obligándome a olvidar.  152 


Olvidar el ​ porrazo​  del bate contra su fémur. 

El ​ chasquido​  del hueso que cedió bajo la fuerza.  Gemí, meciéndome en el escritorio. 

El hombre blanco me agarró las manos y me inspeccionó las uñas. Rotas, sucias, una  gruesa capa de suciedad encajada bajo las puntas.  “¿Te gustaba rascar a esa chica hasta que sus pechos se tiñeron de rojo? Tienes su  sangre debajo de tus uñas.”  Mi boca se abrió mientras miraba la horrible evidencia.  Imágenes al rascarla, sollozaba mientras arrastraba mis garras sobre su estómago y  pechos, obsesionándome.  En cuanto el hombre de la chaqueta de cuero me permitió parar, parecía que hubiera ido  hacia ella un guepardo.  Quería colapsar en un charco y llorar. Quería que mi alma escapara de mis ojos y pudiera  escapar de esta ruina. Estos recuerdos de lo que había hecho.  El hombre blanco me acarició la mejilla. ​ “Hiciste bien. Y probaste tu acción de hoy para  mí, así que estás lista.”  Sus labios se torcieron en un arco sádico. ​ “¿Quieres saber para lo que estás lista?”  Mi interior se marchitó. Mi corazón resopló por el terror. No lo sabía y no quería saberlo. No  podía escuchar más atrocidades. Una lágrima salada escapó de mis picantes ojos.  Patearla.  Golpearla.  Rascarla.  Matarla.  Y lo hice.  Una y otra vez.  Reviví los momentos en que me convertí en el juguete del hombre de la chaqueta de cuero,  su monstruo obediente. Oh, dios mío, me acordé de su agonía. Su terror. El sonido de sus  cuerpos al romperse, repitiéndose como una sinfonía horrible en mi cabeza.  Más sangre. Más gritos. Más... más...  “¡Fuera! ¡Fuera!”  El hombre blanco arrulló, ​ “No, no. ¿Quieres algo afilado? ¿Hacer que todo  desaparezca?”  ¡Sí!  ¡No!  Les pertenezco. Las drogas ahora eran mi liberación. Mi libertad era algo que ya no podía  soportar, me había ensuciado con ella, dividido en añicos y llenado mi alma con la  corrupción. 

153


Los segundos pasaban, y temblaba tanto que todo mi cuerpo se sacudía como un  esqueleto.  “Dime lo que quieres y te lo daré.”​  Él me acarició el pelo, acercando su mano a mi pecho.  Gemí un poco, liberándome, pero me pellizcó el pezón, manteniéndome en el sitio.  “Puedes tratar de luchar contra él, pero en última instancia, sabes que no vas a  ganar. Te hemos dado una dosis alta... tienes un largo camino para caer, pequeña.”  “¿Qué quieres?” ​ Me fallaba la voz, rascándome abiertamente los brazos sucios. La  picazón se estaba extendiendo, consumiéndome.  Se lamió los labios. ​ “Esa es una pregunta dulce. Pero ya sabes lo que quiero. Quiero  que supliques.”  Negué con más fuerza, temblando. Quería que le suplicara... ¿qué? ¿Drogas?  ¿Sexo? ¿Para que él me pudiera hacer lo que quiera?  No puedo.  No lo haré.  Pero sabes que lo harás... con el tiempo.   El pánico helado convirtió mis escalofríos en temblores. Me dolían los pulmones con el  líquido y la enfermedad.  “Por favor. Sólo déjame ir.”  Él me acarició el pelo, tirando de mí contra su pecho hasta que mi mejilla descansaba sobre  su hombro. ​ “Pronto, niña. En breve, te venderemos, pero no estás todavía bastante  rota. Cometí el error de venderte entera y tuve un problema mayor. No voy a cometer  el mismo error otra vez.”  Su voz me tranquilizó aún cuando sus palabras firmaban mi sentencia de muerte. ​ “Cuando  te venda, vas a ser tan dependiente de un maestro que serás capaz de hacer  cualquier cosa. Tu mente estará tan fragmentada que aceptará órdenes como líneas  de vida, ya que no podrás pensar por ti misma.”  Lloré en silencio. Odiaba esa promesa en su voz. Odiaba que todo esto se iba a hacer  realidad. Estaba tan cerca de ser la esclava perfecta. Mi adicción a Q se vio ensombrecida  por la necesidad de contar con la niebla y el calor del nerviosismo. Nunca había estado tan  cerca de perderme a mí misma.  Yo ya estoy perdida.  Me petrifiqué.  “Por favor... por favor…” ​ Yo ya no sabía para lo que rogaba.  “Eso es lo suficientemente cerca,” ​ murmuró el hombre blanco. ​ “Ignacio.”  Alguien me agarró del brazo y el pequeño pinchazo de la aguja fue alegría pura. Ya no  tendría que escuchar los huesos romperse o ver brotar sangre. Esto me derivaba a un lugar  indiferente y remoto. 

154


“Preciosa, he disfrutado de este viaje contigo. Aún no estás lista, pero después de  esta noche... tal vez lo estarás.”​  El hombre blanco me dio un beso en la frente mientras mi  cuerpo colgaba sin vida en sus brazos.  Una falsa calidez me dio la bienvenida y suspiré, dejando que mi cuerpo se hundiera más  profundamente, más rápido.  En la parte inferior de la caída, Q me estaba esperando.  Sus brazos cruzados sobre el pecho poderoso, su traje negro brillaba, con aspecto de  terciopelo. ​ “Esta no eres tu, esclave. Mi Tess no sería tan débil.”  Me reí, rodando en la niebla, dejando que me abrazara en su abrazo químico. "Ya no soy tu  Tess. Ya no soy nada."  “No digas eso. Voy a por ti. Lucha. No hagas que pierda el viaje para encontrarte.”  “Llegas muy tarde. Demasiado tarde.”​  ​ Una nube esponjosa bailaba delante de mí y era  alcanzada por ella, cayendo de bruces. 

Un Q lívido paseaba, sus zapatos perfectos levantaban volutas de niebla. "¡Lucha, maldita  sea! ¡Lucha como siempre lo haces!" Su voz se filtraba a través de mi estupor, haciendo  odiarme a mí misma.  En lugar de gritar hacia atrás, bajé la cabeza y dejé que chocara sobre mí. ​ “No puedo. No  puedo. He terminado.”  “No estás terminada. Escúchame. ¡Lucha!”​  ​ La orden obligó a algún tipo de energía en mi  cuerpo, sólo para amplificar mis heridas y revigorizar recuerdos horribles. Me desinflé. Cerré  la puerta en el hermoso rostro de Q. Me dejé libre, así que ya no tenía que soportar nada.  “Lo siento. No era lo suficientemente fuerte.”  El mundo se volvió oscuro mientras la niebla me llevaba lejos.  “Adiós.”    *******************  El frío me despertó primero.  El congelamiento me mordía los pezones.  Gemí, tratando de tragar el regusto peludo y grueso de mi boca. Todo mi cuerpo se sentía  extraño, frígido  ¿Dónde diablos estoy?​  Pensé en el infierno porque se suponía que allí hacia un calor  insoportable. 

Puedo aguantar el calor. Mis pulmones estaban más pesados con el líquido y cada aliento  luchaba por jadear.  Las palizas y los abusos convirtieron a mi cuerpo en un objeto perdido, que ya no servía  para nada, aparte de para la basura.  “Está despierta. Puedes empezar, Ignacio.” 

155


Mi corazón se aceleró, ahuyentado el último trozo de niebla en el que vivía. Mi cerebro  pateaba en marcha y miré alrededor.  Mierda.  Estaba en el dormitorio de algún psicópata: una habitación satánica. Cortinas negras  colgaban ladeadas sobre una ventana tapiada, el papel de la pared se había despegado y  una bombilla roja convertía toda la habitación en sombras enfermas.  Mi estómago se retorció cuando miré hacia abajo. Estaba encadenada a una cama áspera,  desnuda, llevaba cuerda en las muñecas y tobillos. Los nudos me mantenían las piernas  abiertas, completamente vulnerable.  El vómito se levantó por mi garganta, pero me lo tragué. Si vomitaba podría atragantarme y  ahogarme.  Bien. Ahogar. La muerte sería una mejor existencia que lo que está a punto de suceder,  Tess.  Un gemido sonó a mi lado y miré a mi izquierda. La rubia con rasguños en su pecho estaba  en la misma posición. Nuestros ojos se encontraron y su boca temblaba mientras luchaba  por contener las lágrimas.  “Ayuda,” ​ susurró.  Quería llegar y abrazarla. Quería protegerla. Decirle que todo iba a estar bien; que era sólo  un sueño horrible.  Negué con la cabeza, mordiéndome los labios para no llorar.  Ella cerró los ojos, disipando una cascada de líquido. Ella resopló, tratando de enterrar la  cabeza en su hombro.  “¿Cuál quieres primero, Ignacio?”  Mis ojos se abrieron hacia el hombre de la chaqueta de cuero mientras él merodeaba en el  extremo de la cama. El hombre blanco se sentó en una silla de lujo.  El hombre de la chaqueta de cuero sonrió, sus ojos se deslizaron sobre cada pulgada  expuesta. ​ “Voy a ir con la gordita. Deja que la puta vea lo que le va a pasar una vez  que haya terminado.”  Oh, dios.  Agité la cabeza, torciendo los miembros, tratando de liberarme.  Grité cuando la mujer que me había tatuado me saludó desde un lado de la cama. Me dio  una sonrisa horrible.  “Es hora de ir a un lugar feliz.”​  Ella se sentó en mi hombro y me insertó en exceso una  aguja. Mientras presionaba el émbolo, el hombre blanco murmuró, ​ “Esto es una mezcla  diferente a lo que estamos acostumbrados, pequeña. Va a... bueno, va a jugar con tu  mente. Después de todo, esa es la parte que tenemos que romper.”  El calor helado se enroscaba a través de mis venas, en dirección a mi corazón que se  disparaba alrededor de mi cuerpo.  156 


El hombre blanco se levantó y se acercó. Acariciando mi pie desnudo, una pizca de piedad  apareció en su mirada.  “Después de hoy, serás vendida. He cumplido mi parte del trato. Sin embargo, te voy  a echar de menos. Me he vuelto aficionado a tu fuerza. Ha sido un privilegio  arruinarte.”  Se movió para tocarme la mejilla. ​ “No te preocupes. Le he dicho a tu nuevo dueño que  te gusta áspero. Estarás bien atendida.”  Di un grito ahogado cuando empezó el peor sentimiento de mi vida.  Escarabajos.  Arañas.  Los insectos con dientes y garras diminutas me rayaron los intestinos royéndome  rápidamente. Me picaba todo el cuerpo, me quemaba y grité. Luego tosí porque mis  pulmones no podían mantener suficiente oxígeno. Lloré y tosí hasta que jadeé en busca de  aliento y los insectos aumentaban.  ¡¿Qué está pasando?!  “¡Hazlo parar!”  El hombre de la chaqueta de cuero y el hombre blanco me miraban mientras la sensación  se deslizó hasta mis brazos, en mis dedos, dedos de los pies, el estómago, el pecho. Mi  corazón se infestó de cucarachas. Mi lengua masticó langostas.  Y luego se golpeó mi cerebro.  Grité mientras mi alma volaba libre y me desalojaba de esta prisión. Esta prisión se llenó  rápido de escarabajos e insectos. El hombre blanco se transformó en un roedor gigante, sus  dientes perfectos se alargaron en colmillos amarillos. El hombre de la chaqueta de cuero se  convirtió en un chacal, babeando y riendo, gruñendo furiosamente.  La chica a mi lado permanecía pura y virginal, brillando con color blanco y plata con todo el  bien del mundo, mientras que la habitación empezaba a disolverse, las paredes se fundían,  la pintura goteaba del techo, estaba hirviendo y aterrizó en mi cuerpo desnudo.  El hombre de la chaqueta de cuero con la cabeza de chacal comenzó a desvestirse. Se  quitó la chaqueta negra y la dejó en el suelo rápidamente. Las llamas lamieron la alfombra  horrible, chamuscando un camino de fuego hacia nosotros.  No podía respirar.​  No puedo respirar. Esto no puede ser real. No puede ser real.  Una vez el hombre de la chaqueta de cuero chacal se quitó la camisa y los pantalones,  enseñando su ropa interior asquerosa y sobresalió de una maraña de pelo una cosa  pequeña. Su ingle se arrastró con las arañas, una masa hirviente entre sus piernas.  Cerré los ojos, pero también me encontraba las visiones allí. Si es posible era peor.  Q apareció y él se transformó de la perfección desnuda con su tatuaje de gorrión en un  ángel negro de alas rabiosas. De su espalda brotaron alas de tres metros de ancho, brillante  ébano con plumas de cuervo. Sus ojos de color jade pálido brillaban con ferocidad.  157 


Él negó con la cabeza en la decepción ponderada y me dio la espalda. Sus alas se  englobaron en un capullo negro, hasta que explotaron en un millón de aves y alzó el vuelo.  Él me dejó.  Me dejó con el chacal y los roedores.  Algo me agarró del tobillo y mis ojos se abrieron. El hombre blanco roedor arrastroó sus  dedos hasta la espinilla, muslo, junto a mi cadera, cortándome como una daga a pesar de  que no tenía ningún arma. La sangre salía donde él tocaba.  “Esto es para tu propio bien.” ​ Él levantó el puño y me di un puñetazo en la mandíbula.  Mi cabeza se giró hacia un lado y vi los ojos de la rubia. Ella jadeó, mirándome con ojos  maníacos y salvajes.  Sin drogas, sus ojos estaban claros y entraron en pánico. Parecía un ángel y me pasó de  querer protegerla a ​ desearla​  para ​ protegerme.  Por favor, sálvame. 

Otro golpe, pero esta vez para mi estómago. El golpe resonó a través de mi barriga a mis  riñones e hígado.  El hombre de la chaqueta de cuero chacal subió a la cama y se acercó a cuatro patas,  sorprendido frente al ángel rubio y yo.  Su rodilla se puso entre mis piernas abiertas y grité mientras pasaba su horrible y salvaje  lengua por mi ombligo y hacia abajo. Me mordisqueó el clítoris, goteando saliva.  Grité y grité cuando su saliva encendió en llamas, quemándome en cenizas. Duele. Joder,  me dolía.  ¡Hazlo parar!  El hombre blanco roedor ordenó, ​ “Presta atención a la otra. Deja que los medicamentos  se desvanezcan un poco. Ella no va a hacer frente de otra manera.”  El chacal asintió, respirando profunda y roncamente. Una pata larga me agarró entre las  piernas, sondeándome, rastrillándome. Él gimió mientras forzaba un clavo dentro de mí.  “No vas a estar seca por mucho tiempo, puta. Tienes que esperar para que los  medicamentos cambien. Pronto estarás rogándome.” ​ Se alejó y se encaramó en la  parte superior del ángel rubio. Ella estaba ansiosa mientras él se acomodaba entre sus  piernas. Su culo peludo destonificado se empujó duro mientras él apoyó los codos a ambos  lados de la cara.  “¡Déjala, bastardo!”​  ¿Era yo? ¿Eso roto, cosa salvaje que sonaba?  El hombre blanco roedor me golpeó de nuevo, esta vez en la caja torácica. Grité mientras  mi vieja costilla rota gimió en agonía. ¿Él me la volvió a romper? Parecía que sí, cada  respiración me perforaba los pulmones, dejando que la acumulación goteara líquido fuera,  llenando mi cuerpo con lodo. 

158


“Cada vez que le dices a Ignacio que pares, te golpearé. ¿Me oyes? Tienes que  aprender que hablar sin permiso es igual a dolor. Tienes que aprender que obedecer  es lo único que queda para ti. ¿Entiendes, niña?”  Alcé los ojos pesados para mirar los enormes roedores que estaban sobre mí con su polo  azul y pantalones vaqueros.  ¿Por qué se vestía como una rata? Me estaba hablando.  “Estoy aquí para violarte, Tessie. Te hago cosas que nunca volvería a hacer. Me  dejaste,” ​ murmuró Brax en mi mente. 

Sabía que no era real, pero no importaba lo duro que trataba de salir de ella, no podría. El  horror no me dejaba libre.  El hombre de la chaqueta de cuero chacal besó al ángel rubio, frotando su horrible hocico  por toda la cara. Ella lloraba y se retorcía.  “¡Basta!” ​ Grité.  Al instante, una bofetada aguda ardió en mi mejilla. ​ “¿Qué acabo de decir, preciosa?” ​ El  hombre blanco roedor negó con la cabeza, amonestándome.​  “Necesitas aprender.”  Dijo algo de dolor. ¿Desobedecer? ¿No desobedecer?  “Desobedecer. Pelear. ¡Voy a por ti, Tess!”​  ​ Q hacía estragos en mi cabeza. 

Pero si luchaba, me iba a lastimar. ¿Por qué seguía invitando tanto dolor? Eso es estúpido.   “Es lo que eres. Eres demasiado fuerte como para dejar que ellos te hagan esto.”  Q se alejó, reemplazado por el hombre blanco roedor otra vez. Él preguntó, ​ “¿Todavía  estás conmigo, niña?” ​ Él me miró a los ojos, pero no lo pude enfocar. Se quedó borroso,  peludo y vago.  El chacal se escupió en la pata y se frotó las garras entre las piernas del ángel rubio. Sus  gemidos se convirtieron en jadeos desiguales y súplicas.​  “Para. Por favor. Haré lo que  quieras. Por favor. ¡No hagas esto!”  “¡Escúchala! ¡Para!”  Un puñetazo en el pecho.  Joder, perjudica a la mayoría. Los tejidos sensibles gritaban y quemaban.  “Aprende, chica. La represalia es igual a dolor. La próxima vez, no voy a ser tan  amable.”  ¿La próxima vez? La próxima vez, ¿qué?  La coherencia me abandonó y yo nadaba más profundamente en la niebla.  Estoy congelada. Tan fría. Los insectos se han apoderado de mi cuerpo. Siento que se  arrastran a través de mi sangre. Están masticándome el cerebro.  De repente, el ángel rubio gritó y chilló. Vi con terror horrorizado como el hombre de la  chaqueta de cuero chacal hundía su polla pútrida en su interior. Él gimió profundamente y  se humedeció los labios, mirándome fijamente a los ojos. 

159


“Tú eres la siguiente, te voy a follar, puta. Mira cómo la estoy follando. Esta serás tú.”  Él empujó una y otra vez.  “Oh, sí. Vas a llenarme. Voy a devolverte el dinero para la lucha.”  El temor se hinchó sobre mí, trayendo consigo más arañas y langostas.  El ángel rubio cayó sobre un silencio sepulcral. Su cuerpo se sacudió con los golpes de el  hombre de la chaqueta de cuero y sus ojos nunca dejaron de mirarme, pero su cara se  aflojó cuando el choque robó su mente. Yo, literalmente, oí el chasquido mientras su mente  se rompía.  ¡No!  Me volví loca.  Me resistí y lloré, sin preocuparme de que mi cuerpo no pudiera soportar el movimiento de  sus lesiones. No me importaba nada más. Quería matar al chacal. Quería rescatar al pobre  ángel rubio.  ¡Déjala! ​ No era justo. La pobre chica. La pobre chica inocente. La ferocidad alejó las drogas  por un precioso momento y me gritó,​  “¡Vete a la mierda! Déjala, hijo de puta.”  Dolor.  Intenso, dolor radiante.  Vomité, activando dolores en el pecho. La agonía se arremolinaba en mi cabeza,  amenazando con dejarme inconsciente.  El hombre blanco roedor se puso encima de mí con un par de alicates. Sus ojos estaban  sombríos, con la mandíbula establecida. ​ “Mira lo que me has hecho hacer. ¡Aprende!”  Miré hacia abajo, ya de vuelta en la fosa de las alucinaciones.  Mi dedo medio se partió en dos. El hueso sobresalía de la piel y la sangre corrió libremente.  Los gusanos aparecieron de la herida, moviéndose en el aire.  El latido crecía cada vez más. Quería romperme la mano sólo para estar libre de ella.  “¡Nooooooooooooo!”  “Sí. Joder, sí.”​  El hombre de la chaqueta de cuero chacal jadeó, dándole más fuerte a su  víctima. Ella cerró los ojos y lo soportó.  Lloré. Estaba enferma, tan enferma. Abrí la boca para decirle al chacal que se detuviera.  Represalias significa dolor.  Mi lengua se alojó en mi boca y mis ojos volaron al hombre blanco roedor. Agitó unas  pinzas en mi cara.  “¿Estás aprendiendo todavía?”  Contra todo, sí, estaba aprendiendo. Mi cuerpo había sido reacondicionado. Mi mente  estaba esclavizado a los productos químicos.  Todo lo que creía que sabía había sido reprogramado. El dolor era horrible. El dolor era  atroz. Quería huir del dolor y evitarlo siempre. Nunca más voy a anhelar la delgada línea de  la pasión y dulce, dulce agonía.  160 


Nunca más iba a querer que Q me tocara.  Nunca más voy a encontrarme a mí misma en el lío que me había convertido. Estaba  completamente, realmente perdida.  El hombre de la chaqueta de cuero chacal gimió, bombeando con más fuerza, sacudiendo  la cama mientras se corría. El ángel rubio medio suspiró, medio sollozó mientras salía de  ella.  El pequeño alivio que él había terminado con ella se arruinó cuando su mirada cayó sobre  mí. ​ “Dame cinco minutos, puta. Entonces seré todo tuyo.”  Mis labios gruñeron, pero la mordedura del frío del metal me rodeó el meñique. El hombre  blanco roedor murmuró, ​ “¿Seguro que quieres decir lo que vas a decir?”  Apreté los ojos. Si le decía que sí, podría obligarlos a matarme. Podría hacer que me dieran  la libertad.  Dílo, Tess. Hazlo con esto.  “Ella probablemente no, pero yo lo diré por ella.”  Aquella voz.  La suavidad haciéndose eco, el borde fino de la violencia. Conocía la voz. De otra vida. Una  vida más feliz.  Mi corazón recogió su ritmo lento, oprimido por el cansancio que apenas funcionaba. Tomó  toda mi energía restante para torcer la cabeza hacia la puerta.  El magnífico ángel negro de mis alucinaciones estaba de vuelta. Su envergadura de tres  metros llenó la habitación, lo que desató fuego y furia asesina. Una bandada de cuervos  revoloteaban a su alrededor, convirtiendo la sala de fusión en un torbellino de plumas.  El hombre blanco roedor giró y se enfrentó a esta nueva visión. Suspiré y deseaba con todo  mi corazón que fuera real. Quería que fuera real, de modo que finalmente pude relajarme y  estar a salvo de nuevo.  “¿Cómo diablos has entrado aquí?” ​ gruñó el hombre blanco roedor, caminando hacia el  producto de mi imaginación, blandiendo las pinzas. Los cuervos graznaron y atacaron  desde arriba, lloviendo pequeñas bombas negras con ojos pequeños y brillantes y picos  amarillos, pero no lo detuvo.  Ryan “el ogro” apareció detrás de mi aparición, lanzándose hacia el ángel. Pero Q giró  demasiado rápido y un gran estruendo llenó la habitación.  El cráneo de Ryan explotó en una fina neblina mientras su cuerpo se derrumbó al suelo. El  hombre blanco roedor retrocedió, lanzando las pinzas hacia abajo a medida que más  ángeles se derramaban en la habitación.  Q con alas negras vino hacia mí, las plumas me susurraban mientras sus ojos se  apoderaban de mí con horror. Quería decirle a mi sueño que me llevara. Para salvarme. No  me importaba si eso significaba la muerte. No si podía ir con él.  Llévame. Estoy lista para irme. Estoy dispuesta a ir contigo.  161 


“Franco. Coge a ese hijo de puta.”  Parpadeé cuando un hombre apareció alrededor de las alas negras de Q. Su pecho  musculoso brillaba con la piel de oro y sus ojos de esmeralda brillaban como lunas gemelas.  “Será un maldito placer,” ​ murmuró el hombre de oro.  “Espera. No,” ​ dijo el hombre blanco, presionando con fuerza contra la pared.  El hombre de oro le golpeó la mandíbula, refunfuñando con satisfacción mientras él se  estrellaba contra el suelo.  Mis ojos se movían del hombre de oro al ángel mientras Q respiraba entrecortadamente.  “Tess…” ​ Su voz torturada acariciaba mi cuerpo. Me estremecí.  “Mierda. Lo siento mucho.”​  Él extendió la mano para tocarme, pero se contuvo. Su rostro  estaba retorcido mientras sus hombros se erizaban con auto­odio. ​ “Todo esto es mi  maldita culpa.”  Otro hombre apareció a su lado. Brillando con una luz de zafiro, su belleza de antaño me  hizo sonreír. ​ “Q. Aquí no. Permaneced juntos, hombre. Aún no se ha acabado.”  Q se puso en pie y lo empujó hacia atrás, gritando de rabia. ​ “¿Lo ves? ¿Ves lo que han  hecho?”  El hombre zafiro agarró la cara de Q con sus grandes manos, lo que le obligó a mirarlo a los  ojos. ​ “Sí, lo veo. Pero tienes trabajo que hacer, ¿recuerdas?”  Por un momento parecía que Q desgarraría al hombre, pero al final apretó la mandíbula y  se apartó. ​ “Está bien.”  Se giró hacia mí. La agonía en sus ojos cerrados hasta que no existía nada más que la  sombría determinación. Su enorme mano se posó en mi muñeca, buscando a tientas la  cuerda.  Suspiré, mirándolo, con ganas de acariciarle las plumas, sintiendo la suavidad de sus alas.  Una vez que mis muñecas estuvieron libres, pasó un pulgar sobre mi piel tatuada, tenía  espasmos en su rostro con tanto pesar horrible. ​ “Voy a hacer el trabajo de mi vida para  mantenerte a salvo, Tess. Eres mía. Y nunca te dejaré de nuevo.”  Libérame, se volvió hacia los tobillos.  “Vino para ti, Tessie. Eso es bueno. Hizo más de lo que yo hice.”​  ​ Brax se puso sobre  mí, sonriendo suavemente. 

Negué con la cabeza.​  ​ “Él no es real. Por fin estoy rota, Brax. No voy a regresar 

después de esto. Me estoy yendo. Muriendo. No me importa el tiempo que no tengo  que vivir esta vida nunca más.”  Sacudió la cabeza. ​ “Vas a sobrevivir. Siempre lo haces.”  La visión se hizo añicos mientras Q se inclinó sobre mí, presionando su frente contra la mía.  Aspiré su profundo aroma, ahogándome en almizcle y algo embriagador, un olor más sucio  de sudor, sangre y trabajo. 

162


El rostro de Q se retorció de dolor desgarrador. ​ “Voy a matar a los hombres que te  hicieron esto. Voy a hacerles gritar.” ​ Su ira me zarandeó, subiendo mi frecuencia  cardíaca.  “Va a golpearte. Y te lo mereces por lo que has hecho.”​  ​ Apareció mi madre.  Q tocó mi mejilla suavemente, pero grité. Más dolor. Más tortura. 

Él se echó hacia atrás, sus ojos tenían remordimiento. ​ “¡Que alguien me consiga una  puta manta!”  Su rostro se acercó al mío de nuevo, los ojos claros buscaban los míos. ​ “Tess. Voy a  cogerte. Lo juro por la tumba de mi madre que no te haré daño. No tienes nada que  temer. Lo prometo.”  Nada que temer.  Nada que temer.  “¿Cómo puede decir eso cuando él te ha azotado, Tessie? Él te sacó sangre.”​  Brax  frunció el ceño hacia Q, cruzando los brazos. 

“Sin embargo, yo se lo pedí. Yo quería. Se lo rogué.” ​ A pesar de que había dicho esas  palabras, no podía recordar porqué volvería a pedir tal agonía.  “¿Lo hiciste, Tessie? No estoy muy seguro…”  El tiempo se disparó hacia delante y otro bloque de conciencia fue robado.  El intenso y punzante dolor de mi dedo me consumía. Alguien envolvió un pedazo de la  ropa de cama a mi alrededor, pero la sangre manchaba el algodón.  Tragando saliva, me di cuenta de que algo caliente y áspero me cubría, ahuyentando el frío  gélido que había vivido durante semanas. Un músculo duro me acunaba; Q murmuró, ​ “Voy  a llevarte a casa y a arreglar esto, ​ esclave​ .”  Esclave. 

La palabra me sorprendió y me sacó de mi estupor de drogas; parpadeé. Q me llevó hacia  la puerta, con las alas de ébano brillando con todos los colores mientras caminaba por  debajo de las bombillas que colgaban del techo.  Su mandíbula estaba cubierta por una sombra más gruesa, las líneas grababan su boca, y  sus ojos estaban viejos y cansados de no dormir. El esfuerzo no estaba en consonancia con  la perfección de mi ilusión.  ¿Por qué mi ángel parece tan... tan humano?  Mis ojos estaban distorsionados, parpadeando con otra visión. Una imagen de Q en un traje  arrugado y sucio, llevándome como si fuera una posesión perdida hace mucho tiempo. Algo  que no tenía intención de volver a dejar ir otra vez. La ira impregnó su alrededor, mientras  que la tristeza lloraba por todos los poros.  Mi corazón recogió su pequeño y triste ritmo.  Q me encontró. Él está aquí. 

163


“No seas tan estúpida.” ​ Se burló mi madre. ​ “Él no estaba buscando en el primer lugar.  Nadie te quiere, Tess. Deja de componer esas historias fantásticas.” 

Mis pulmones fallaron en la búsqueda de respirar mientras el dolor rebotaba a mi alrededor.  ¿Por qué iba a venir? Después de todo, ahora era una enemiga. Una mujer herida. Tenía  sangre debajo de las uñas y un asesinato había manchado mi alma.  “¿Eres real?”​  Le susurré, haciendo una mueca por el dolor en mis pulmones.  Q vaciló, los ojos claros conectaron con los míos. Por un momento sin fin sólo me miraba  hasta que su boca se tensó y murmuró, ​ “Soy real. Se acabó, Tess. Estás a salvo.”  Traté de sonreír, pero los ciempiés me mordían los labios, apagándolos. Me estremecí,  arrastrando las palabras,​  “Esto es agradable. Ves, Brax. Él ha venido.”  Brax apareció, pasándome una mano por el pelo suave.​  “Lo hizo, Tessie. Pero no se  puede ser tan ingenua para pensar que puedes volver al pasado. Ahora no. No  después de lo que hiciste.”  Mi corazón se rompió en pedazos. Estaba en lo cierto.  Los músculos de Q agrupados debajo de mí, me elevaban más alto, con lo que mi pecho  estaba en su cara. Temblaba mientras susurraba palabras torturada en mi cuello. ​ “Tu  mente no está rota. Tu mente no está malditamente rota.”  De alguna manera, no creía que él estuviera hablándome.  Él divagaba en francés. ​ “Si vous me l’enlevez, je le jure devant Dieu je vais ... Je vais  …”​  (​ Si te la llevas, te lo juro por dios que yo voy a... voy a...​ ) 

Él no terminó. En cambio, me bajó y le rugió al hombre blanco, ​ “¿Pensaste que podías  salirte con la tuya? ¿Violar a las mujeres? ¿Traficar con ellas? ¿Drogarlas? Eres un  puto hombre muerto y el único lugar al que irás será el infierno. Te garantizo que tu  cadáver será ortazo en pedazos pequeños.”​  Q masticó todas las palabras. Su ira era  palpable, llenando la habitación con la tensión espesa.  Miré hacia arriba, hechizada con la forma en que sus alas se agitaban con ferocidad, pero él  estaba muy rígido e inquebrantable. Miró hacia Franco. ​ “Tráelos. También los alicates.”  Q giró sobre sus talones y salió de la habitación. Me acurruqué más en su cuerpo mientras  corría, haciéndome sentir como si viviera en el vientre de una serpiente descomunal. Mi  dedo roto amenazó con enviarme a la oscuridad de nuevo, pero no lo hizo. Más insectos  llegaron a picarme el cerebro y una procesión de visiones se arrastraron detrás de nosotros.  Mi mamá, papá y Brax todos nos siguieron mientras el ángel Q me llevaba a un lugar  seguro.  Q inclinó la cabeza. ​ “Les haré lo mismo, ​ esclave.​  Recuerda mis malditas palabras,  desearán estar muertos antes de que haya terminado.” 

Una explosión de calor me llenó mientras las alas negras se desplegaban alrededor de  nosotros, atrapándonos en un capullo. Su picor era una hoguera contra mi piel fría y él me  llevó como si fuera una pluma.  164 


Una pluma rota y dañada.  No confiaba en nada. Esto no podía ser real. No había hecho nada para merecer que me  salvaran.  Si sólo esto fuera real. Si tan sólo me llevaran lejos. Tal vez me estaba muriendo. Tal vez mi  cerebro creó su propio sentido de fin. Despedirse de Q. El majestuoso Q con sus alas de  cuervo y nube de cuervos.  “Te estás muriendo. Confiesa tus pecados ahora, hija, o nunca te darán la bienvenida  al cielo.” ​ Mi madre se retorcía las manos. ​ “Confiesa cómo nos jodiste la vida. Cómo  arruinaste la vida de tu hermano. Cómo has arruinado el corazón de un hombre.  Simplemente, muérete.”  Me atraganté con el intenso odio que brillaba en los ojos de mi madre. No podía creer el  dolor que me causaba.  “Nunca quise ser una carga.” ​ Las lágrimas que había estado conteniendo todo este  tiempo se derramaron. Una vez que empezaron, no se detendrían.  Bruscamente Q dijo. ​ “No, esclave. Para. No eres una carga. Nunca.”  Extendí  una mano temblorosa y cogí una pluma aceitosa y negra de sus alas. Temblaron  mientras envolvía su tensión a nuestro alrededor como un escudo. Pasé los dedos por la  pluma. ​ “Lo confieso todo. No valgo nada y quiero morir.”  Entonces me desmayé.                                        165 


Capítulo 13. Quincy.   Tú eres mi obsesión, yo soy tu posesión. Eres dueño de lo más profundo de  mí...  Las palabras perdieron todo su significado.  Me convertí en un ser de sufrimiento.  Tess quería morir. Mi Tess. La mujer que hacía que mi corazón palpitara con fuerza había  recurrido a la última opción disponible.  Ella quiere morir.  Ella me quiere dejar de forma permanente.  Lo que ella había vivido había sido demasiado. Atrás quedó la mujer fuerte que yo conocía,  sustituida por una sombra, un holograma dañado de lo que solía ser.  Mis brazos le apretaban tan fuerte que me preocupaba que pudiera partirla por la mitad.  Todo mi cuerpo sufrió el horror nervioso de la idea de que, a pesar de que la abrazaba, la  había perdido.  Era demasiado tarde.  La imagen de ese hijo de puta desnudo follándose a la chica rubia que estaba al lado de  Tess me violaba la mente.  Mi corazón se quemaba con horror cuando vi cómo se parecían Tess y la rubia. Su color de  pelo era tan parecido que rompía mi alma en pedazos al pensar que podía haber sido  demasiado tarde. Demasiado tarde para detener que Tess fuera violada. Demasiado tarde  para que dejara de sufrir esa tragedia de nuevo.  Pero lo había comprobado. Cuando Tess se desmayó, le envolví el dedo roto con algunas  sábanas, asegurándome de que no la habían utilizado. Me mataba invadir su privacidad,  pero necesitaba saber.  Tenía​  que saber. No podía vivir conmigo mismo si ella hubiera sido violada de nuevo. No  después de Lefebvre. Ninguna persona debe vivir siempre tanto como Tess. 

166


Quería aullar a la luna sangrienta y derramar mi cuerpo a favor de algo vicioso con garras y  colmillos sin conciencia. Quería ser el diablo.  Mi mente se desmembraba desde el pensamiento racional. No podía pensar con claridad.  Dudaba que alguna vez volviera a estar cuerdo. El hecho de que Tess no estuviera  sangrando entre las piernas me ayudó a permanecer humano durante un poco más de  tiempo.  Tess no pesaba nada en mis brazos mientras la llevaba de vuelta por donde vinimos. Había  perdido tanto peso que parecía un fantasma. Una delicada rubia tenía tantos moretones  negros que parecía un maldito dominó.  Mi cuerpo no paraba de temblar mientras cada emoción me sobrepasaba. Quería matar.  Matar, matar y ​ matar.  Tess era escoria, su rostro se arrugaba con cualquier alucinación que sufría. Las marcas de  sus brazos contaban una historia de lo que ella había soportado.  Seguí intentándolo una y otra vez. ​ Su mente no estaba rota. Su mente no estaba rota. ​ Una  vez que estuviera desintoxicada, estaría bien. Tenía que creerlo. 

Mis dientes resonaban con fuerza al recordar lo que ella había dicho. Habló con Brax. Lo  vivía en su mente, susurrando, ofreciendo todo tipo de confort. ¿Por qué no soñaba  conmigo? Daría cualquier cosa para que ella pensara en mí. Para encontrar consuelo en mi  memoria.  Nunca fuiste reconfortante. Fuiste su maestro, el que jugó con su mente. ¿Cómo podía  pensar en ti con cariño?  No podía contestar y eso me mataba otra vez.  Llegando al pasillo, giré a la izquierda, en dirección a la gran fábrica donde nos gustaría  colarnos.  Encontramos el antiguo almacén de procesamiento de pescado después de sobornar al jefe  de policía. Se negó durante un tiempo, pero luego descubrimos a través de otros medios  que Smith pagó a funcionarios del aeropuerto para transportar su carga.  Admito que fui un loco al pensar que Tess se había alejado de mí otra vez. Agarré al jefe de  la policía por el cuello y saqué mi cuchillo de la verdad, a la vez que Franco mantenía el  reloj, así que no nos molestó.  Frente a la pérdida de su vida, el hijo de puta derramó sus entrañas. Conocía a Smith.  Sabía lo suficiente como para hacer que me dieran ganas de exterminarlo, también. Sin  embargo, una vez que él chilló, caminamos. Alguien más lo mataría. Tenía otros hombres  que quería sangrar.  Mi piel no se detendría arrastrándose mientras entramos en el recinto, moviéndonos en las  sombras y en el silencio. Cuando encontré a Tess, mi corazón estalló espontáneamente en  pedazos.  Nunca me había sentido así antes. Tan débil. Tan asustado. Tan indefenso.  167 


La tensión alrededor de mi garganta me apretó más fuerte mientras miraba a la mujer  inconsciente en mis brazos.  La sangre manaba a través de la hoja alrededor de su dedo y yo nunca sería capaz de  borrar la imagen de su hueso pegado a través de su piel.  Su mandíbula estaba hinchada y sombreada, mientras que otros abusos marcaban su piel  perfecta. Cada marca perforaba un agujero en mi alma.  Si nunca me hubiera ido a trabajar. Si hubiera sido lo suficientemente fuerte como para ser  abierto y decirle a Tess que me preocupaba profundamente por ella. Ser lo suficientemente  valiente para compartir todos los secretos y jurar cada promesa.  Si tan sólo le hubiera pedido una prueba de que se quitó el maldito rastreador.  A causa de mí, Red Wolverine vio a través de mi acto y se vengó de Tess. Se las arregló  para cortarme las pelotas y me enterró vivo mediante la adopción de la única cosa con la  que no podía vivir.  Hice esto por ser egoísta. La quería demasiado como para dejarla ir, pero al mismo tiempo  ella vivía en constante peligro gracias a mí. Y sólo empeoraría. La palabra era que maté a  hijos de puta que comerciaban con mujeres. Las amenazas de muerte fueron llegando y  sabía que tenía que matarles, antes de que me mataran.  Acuné a Tess más cerca, deseando que mi calor le quitara su congelación. Apareció  Franco, caminando hacia mí, llevando a la otra chica rubia que tenía manchas de sangre en  el interior de sus muslos. Estaba blanca como un cadáver y sus ojos tenían una expresión  que conocía demasiado bien: la expresión de no retorno. Una cáscara vacía donde un alma  había volado libre para escapar de la realidad.  Muchas esclavas habían llegado a mí con esa mirada. Ellas eran las más difíciles de  solucionar. Para convencer de nuevo a sus cuerpos y no dejarlos en nada, porque había  perdido las ganas de vivir.  Franco apretó la mandíbula y no dijo una palabra.  Abracé a Tess cada vez más fuerte y me dirigí hacia la parte posterior del almacén. Todo el  lugar estaba negro con suciedad y apestaba. No había sido utilizado durante años, se había  encontrado un nuevo propósito: tráfico.  Normalmente, si hubiera encontrado un lugar como este, me hubiera gustado enviar a  Franco y algunos de sus mejores hombres. Me gustaría hacerles infiltrar y ensuciarse las  manos. Mi perfil como CEO (director ejecutivo) era demasiado conocido a riesgo de  convertirse en un justiciero.  Pero eso había terminado. Podía disfrutar de un poco de ‘matar al maldito violador’.  Esta vez me gustaría romper a cada hijo de puta en pedazos. Me gustaría bailar en los  charcos de su sangre mientras quemaba todo el lugar. Q Mercer ya no existía. No me  preocupaba por mi empresa ni por mi imagen. 

168


Ahora lo único que me importaba era destrozar a cada hijo de puta que hubiera dañado a  mujeres. Quien le hizo daño a mi mujer.  Atrás quedó mi acto. Esta sería la primera vez que me dejaría totalmente ir a mí mismo, y  no quería testigos. Planeé saborear la matanza. Me arrastré hacia fuera, burlándome de mi  presa hasta que suplicara. Y luego, cuando ya no pudiera hablar de tal agonía, me gustaría  eliminarlos sin piedad.  “Frederick ha tomado el equipo Alfa para reunir a los pendejos restantes mientras el  escuadrón Beta ha encontrado más de veinte chicas en numerosas salas.”  Tess tosió, sibilancias fuertes en mis brazos. Mi corazón dio un vuelvo al oír el sonido. No  era bueno. Ella estaba enferma. Su palidez y fiebre me asustaban.  Franco murmuró, ​ “Ella va a estar bien. Sólo tenemos que llevarla a casa.”  Casa.  Un lugar donde solía estar libre, pero ya no.  En cuanto Tess entró en mi vida me poseyó. Nunca volvería a ser libre. Nunca quería ser  libre otra vez. Si Tess pensaba que dejaría que se matara a sí misma, me odiaría por toda  la eternidad cuando la mantuviera viva.  Sonaron pasos detrás de nosotros. Franco y yo nos volvimos para hacer frente a la multitud  de personas que llegaron desde el pasillo. El piso de la fábrica cavernoso con maquinaria  vieja y oxidada, y cintas transportadoras decrépitas dio la bienvenida a dos traficantes y  esclavas.  Frederick marcó el comienzo de las mujeres desnutridas y sucias. Ellas parpadearon  cuando llegaron más cerca de mí.  Franco murmuró a la chica en sus brazos, ​ “¿Puedes estar de pie?”  La chica tomó un tiempo para responder, e incluso entonces era un gesto vacío. Franco la  sentó sobre sus pies, asegurándose de que la manta la cubría.  Las chicas se detuvieron, agarrándose de las manos, mirando frenéticamente alrededor de  la habitación.  Ahora sus brazos estaban libres, Franco se dirigió hacia su equipo que tenía armas  entrenadas en la decena de traficantes que se trasladaban hacia delante en una mezcla de  odio y culpabilidad.  Cuando el hijo de puta que había violado a la niña rubia pasó por delante, Franco le dio una  palmada en la cabeza. Nunca había visto una mirada tan negra de la rabia en los ojos de  Franco. Siempre había sido tan bueno en ocultarlo, pero supuse que esta noche era la  primera vez para todos nosotros. Mataría y le encantaría, yo le había dejado. Había  suficiente para que los dos pudiéramos saciar nuestra hambre asesina.  Se permitía la violencia cuando esos hijos de puta existían.  “¿Dónde los quieres?”​  Preguntó Franco, con la ira brillando en sus ojos.  Cogí a Tess en mis brazos, poniéndola más alta y terminando lo que prometí.  169 


Examinando el mejor lugar para una masacre, señalé con la barbilla. ​ “Ponlos allí.” ​ Justo  en el medio de la planta de producción, con la cinta transportadora a la espalda y las  ventanas pintadas de spray en la parte delantera. Nadie lo iba a ver y, a las dos de la  mañana, dudaba de que nadie lo oyera. Pero sólo para estar seguro.  “Amordázalos. A todos ellos.”  Franco sonrió con fuerza. ​ “No hay problema.”  Me quedé helado, Tess estaba inconsciente mientras Franco los ponía todos de rodillas y  se dirigía a su equipo para ponerle material de embalaje en la boca antes de sellar con cinta  adhesiva.  “Lleva a las mujeres fuera,” ​ le pedí a uno de los hombres de Franco. Ellas no deberían  tener que ver esto.  El hombre asintió con la cabeza y le indicó a las mujeres que salieran. Ellas se alejaron,  mirando por encima de sus hombros, mirando a sus secuestradores por última vez.  Una vez que se fueron, el violador desnudo trató de levantarse y luchar. ​ “No vas a salirte  con la tuya. La gente va a venir a rajar tu garganta mientras duermes. Ellos pusieron  una recompensa sobre tu cabeza.”  Franco lo empujó hacia atrás, casi forzando el puño dentro de su boca mientras le metía  como un pavo de Navidad. ​ “Nosotros estamos con él, gilipollas. Podemos matar a más  de los tuyos.”  El hombre de la camisa azul y pantalones vaqueros, obviamente el puto cabecilla, dijo en  voz baja, ​ “Estás cometiendo un gran error, amigo. Simplemente coge a tu chica y  vete, pero deja al resto. Fingiré que esto nunca sucedió y no le diré a Wolverine una  cosa.”  Mis manos se apretaron alrededor de Tess. Este era el hijo de puta que ordenó cada cosa  diabólica que le habían hecho a mi mujer. Yo temblaba con ferocidad, obligándome a no  romper la forma frágil de Tess.  “Tú no eres mi puto amigo y me llevaré a mi chica y me iré, pero no te voy a dejar con  vida.” ​ Me acercé un par de pasos más. ​ “El Wolverine ya está muerto. Igual que tú.”  Una mujer gimió; mi corazón se endureció. Su largo cabello negro estaba enredado, con las  mejillas estiradas con la cinta adhesiva sobre su boca. ¿Una mujer involucrada con el tráfico  de mujeres? No podía pensar en nada más traidor. Ella sería la primera en morir.  Algunos hombres lloraban, algunos gemían, pero caían en oídos sordos.  Ninguno de mi equipo celebró ninguna compasión. Estábamos allí para hacerle un favor a la  raza humana borrando tal maldad.  Mi mandíbula estaba apretada. Ya era hora de ensuciarse. Hora de mancharme las manos  de sangre en honor de la mujer que me poseía.  Me acerqué a Frederick. Él me guiñó el ojo mientras sus ojos se posaban en Tess.  Su cabeza colgaba como una muñeca en mi hombro. No podía soportar la idea de bajarla.  170 


Pero no tenía otra opción.  Frederick hizo contacto visual, pidiéndole en silencio que se la llevara.  Aparté la vista, con ganas de besar a Tess y hacer que desapareciera todo de su mente.  Quería que se despertara en buen estado. Pero nunca iba a vivir conmigo mismo si no  mataba a cada último bastardo. Tenía que renunciar a ella... por ahora.  Poco a poco, me incliné hacia él. Frederick se acercó, rozando mis brazos con los suyos  mientras él se preparaba para tomar su peso.  “Espera,” ​ le espeté.  Frederick no dijo nada, alejándose. Rodé mi cuello, centrándome en mí mismo.  Me aclaré la garganta, frente a los hombres y mujeres que se ganaban la vida robándole la  vida a otros.  La policía no los había castigado. Al karma no le había importado. ¿Pero a mí? Me  importaba una mierda, y estaba a punto de conseguir sus justas recompensas.  “¿Ves a esta mujer?” ​ Sostuve a Tess en alto, levantando los brazos como si estuviera en  una hoguera a punto de estallar en llamas.​  “Tú le hiciste esto a ella.”​  Mis ojos estaban  vidriosos recordando el combate, la mujer increíble que me capturó el corazón, y no el  pájaro que volaba en mis brazos. Mi voz salió más gruesa, maltratada por el odio. ​ “Me  robaste todo de ella. Me robaste toda su vida, no una sino dos veces, maldito. No sé  lo que pasa por tu cabeza. Ni quiero saberlo. Siempre me he considerado un hombre  justo, aunque cada día lucho contra los deseos oscuros. Veo la satisfacción que te  puede traer tal comercio. Veo la tentación por el dinero y la oscuridad llamada lujuria.  Pero lo que no veo es cómo perdiste gran parte de tu humanidad y cediste. Me pones  enfermo. Me das asco y no me importará cuando te pudras en una tumba sin  nombre.”  La línea de una decena de hombres se retorció en sus rodillas, poniendo a prueba las  cuerdas alrededor de sus muñecas. La mujer bajó la cabeza, pero siguió mirándome con el  mal negro. Era una verdadera psicópata. No hay sentimientos o sentido de lo correcto y lo  incorrecto.  Le hice señas a Frederick para que cogiera a Tess. Él se adelantó y abrió los brazos,  facilitándolo. Mi cuerpo se rasgó en pedazos mientras el peso suave de Tess era transferido  a sus brazos. Él la acunó con tal compasión que sufrí celos.  Le ataqué, apreté mis dedos alrededor del brazo de Tess.  Frederick se quedó inmóvil, mirándome con cuidado. ​ “Ella es tuya, hombre, lo entiendo.  Ella siempre será tuya. Sólo estoy manteniéndola a salvo para ti mientras vengas su  honor.”  Eso relajó mi agarre y asentí.  Le tendí la mano a Franco, que estaba a mi derecha. ​ “Dame los alicates, Franco.” 

171


Frederick tomó aire y salió a toda prisa hacia atrás, sosteniendo la cabeza de Tess en su  hombro.  Inmediatamente Franco obedeció, pasando por encima de las herramientas utilizadas para  romper el dedo de mi mujer.  Me puse hacia delante hasta que me cerní sobre los traficantes. La mujer psicópata estaba  endurecida, era demasiado estúpida como para tener miedo.​  “Corta sus cuerdas y  levántala.”  Franco obedeció sin rechistar. Agarrando su largo cabello negro, la levantó. Sus fosas  nasales por encima de la mordaza y el primer signo de miedo brillaba en su mirada.  Franco envolvió su gran brazo por los hombros, manteniéndola en su lugar.  Me acerqué más, tocando las pinzas en mis manos. ​ “¿Qué se siente al ser una traidora a  tu propio sexo? ¿Lo disfrutas?”  Ella me miró, inclinando su barbilla en desafío.  Sonriendo con frialdad, me coloqué los alicates en el bolsillo y cogí el cuchillo de mi cintura,  el que había utilizado para matar a Wolverine y su hijo. La empuñadura estaba justo en mis  manos, instándome. Con la punta del cuchillo muy afilado, corté la cinta adhesiva. Ella se  estremeció cuando la liberé y apareció una pequeña línea de color rojo.  Tenía que escuchar su razonamiento antes de que muriera. Tenía que entender lo que  llevaba a la gente a este tipo de cosas.  Escupiendo el saco de arpillera, dijo entre dientes, ​ “Vete a la mierda, imbécil. Veo lo que  eres. Te crees que por ponerte un traje de fantasía eres diferente a nosotros. Estás  mintiendo. Tú eres el que quiere hacer daño y vender mujeres.”  Esa no era la respuesta que quería.  Le golpeé. Su cabeza se fue hacia un lado y tropezó.  Frederick se trasladó más lejos, protegiendo a Tess en sus brazos.  “¿Crees en la redención, coño?” ​ Mi voz se separó, asesina, fría, precisa.  Ella frunció los labios, negándome una respuesta.  Me puse detrás de su oreja. Ella murmuró, ​ “Sí. Voy a ser perdonada.”  Mis labios se curvaron en una mueca. Cogí su mano, tirando hacia delante. Ella luchó, pero  no había ninguna diferencia. Franco me tendió la mano para coger mi cuchillo mientras yo  cogía las pinzas de mi bolsillo. En un movimiento rápido, inserté su dedo en la desagradable  herramienta.  Ella contuvo el aliento, retorciéndose en el agarre de Franco, pero no sirvió de nada.  Susurré, ​ “Estoy tomando tu vida. Vas a morir y convertirte en nada. Ni siquiera una  pizca de pensamiento o susurro de segunda oportunidad. Quiero que sepas que voy  a tomar tu vida, te estoy maldiciendo a las entrañas del inframundo. Te estoy  envolviendo en maldiciones por lo que tu alma nunca volverá a levantarse.” 

172


Mi mano retorció las pinzas y ella dejó escapar un grito impío. Su dedo se convirtió en  hueso y Franco la alejó de él. Él me tiró el cuchillo y en un movimiento, le corté la yugular.  Al igual que Wolverine.  Por una milésima de segundo su cuello quedó intacto, luego la carne se abrió en un tajo rojo  y furioso, manchando mi pecho con la sangre de color rojo brillante. Caliente y picante, se  arrojó como si no pudiera soportar estar en su cuerpo por más tiempo.  Se llevó las manos a la garganta, ella se inclinó en un extremo horrible, tratando de detener  la sangre. Ella gorgoteó en lugar de gritar.  El latido rápido del corazón aceleró la muerte mientras litros de color carmesí se desalojaron  a través del corte.  Los traficantes atados y amordazados se congelaron, mirando horrorizados lo que había  pasado. La comprensión de que no podrían alejarse de mí. Que les quedaban minutos de  vida.  La mujer cayó de rodillas, antes de estrellar su rostro mientras la última bomba de fuerza  vital empapaba el hormigón.  Ella retorció su pasado. Mi voz sonó fuerte y clara. ​ “Su sangre se mezclará hoy. Con la  de todos vosotros. Habéis trabajado juntos, vais a morir juntos.”  Miré a Franco, quien asintió con la cabeza.  “Caballeros,” ​ él dijo a su equipo. Al instante, los mercenarios vestidos de negro rodearon  el espacio y desenfundaron sus armas.  Sacudiendo la cabeza, le dije, ​ “Demasiado impersonal.” ​ Sosteniendo el cuchillo  ensangrentado, agregué, ​ “Sin armas de fuego.”  “Ya lo habéis oído. Bajad las armas.” ​ Dijo Franco. El sonido de los cuchillos siseó por  toda la habitación.  Señalé al puto cabecilla de la camisa azul. ​ “No a él.” ​ Entonces miré al que estaba desnudo,  que había violado a la chica rubia. ​ “A él tampoco. Ambos son míos.”  Los mercenarios se movieron hacia delante, de pie detrás de una víctima. Blair, uno de los  hombres de confianza de Franco que parecía un dios noruego de la guerra, puso su cuchillo  en la garganta de un traficante, su hombro estaba tenso y listo.  La oscuridad maulló en el interior, un enjambre espeso y rápido; me dejé consumir. ​ Esto es  para ti, Tess.  Nunca sentí la necesidad de ser tan bárbaro, pero la bestia se llama tiros. Y quería sangre.  Quería una piscina olímpica llena de sangre.  “Unidos por la muerte, entrelazados en el purgatorio. No tengo ninguna misericordia  para vosotros.” ​ Mis ojos se encontraron con Franco. ​ “Hazlo.”  Era un salón de exposiciones mórbidas que había ido terriblemente mal mientras los  mercenarios cortaban el cuello de su víctima en un solo golpe. Oraciones cubiertas por  sonido de sangre.  173 


Brotaron cascadas de rojo, salpicando húmedamente contra el hormigón. Uno a uno  temblaron y convulsionaron sus cuerpos, enviando sangre al suelo.  Franco se acercó y murmuró en mi oído. ​ “¿Puedo coger al violador?” ​ Sus ojos brillaron y  sentí una camaradería como nunca antes. De monstruo a monstruo.  Asentí.  La escena de la horripilante muerte. El aire se llenó de metal y óxido. El dulce olor a muerte  siguió poco después de que su corazón dejara de funcionar.  Mis ojos se dispararon hacia Tess todavía inconsciente en los brazos de Frederick. Su dedo  apresuradamente envuelto yacía roto en la parte superior de la manta áspera y marrón. Su  mejilla estaba presionada contra el polo negro de Frederick. En todo caso, se veía peor que  antes: su piel pálida, cenicienta.  Necesitaba tocarla. Confirmar que aún estaba viva y que se quedaría así. Caminando a  través de los charcos de sangre, me dirigí a Frederick y puse un delicado beso en la frente  de Tess.  Frederick sostuvo su constante, mientras yo le acariciaba la mejilla y intenté detener el  martilleo de mi corazón contra las costillas. ​ Sigue viva.  Sus ojos azules­grises se abrieron, sus pupilas se dilataron, tenía miedo de que las drogas  pudieran matarla. Pero su mirada buscó la mía con inteligencia, luchando fuerte para ser  libre.  “Estás cubierto de sangre.” ​ Ella se detuvo en seco, sibilancias y tos ferina por las  esquinas.  Maldita sea, tenía que llevarla a un médico.  Al verla tan enferma me perforó el intestino. Sonreí suavemente. ​ “​ Esclave.​  Nos vamos  pronto. Estoy vengándome y luego y nos vamos a casa.” 

Frederick frunció el ceño. ​ “¿En serio, Q? ¿Llamándola esclava en un momento como  este?” ​ Su mirada de desaprobación me molestó.  “No lo sé.” ​ Traté de mantener la sensatez pero la ira me hizo murmurar, ​ “No me juzgues.”  Él no lo entendía. ​ Esclave​  se había convertido en cariñoso. Dolor de ternura, que encapsula  todo lo que había pasado entre nosotros. 

Tess murmuró algo incoherente y rocé mis dedos por su mejilla febril. ​ “Tess, ¿qué quieres  que haga? ¿Qué sacrificio cerraría esto?” ​ Bajé la cabeza contra la de ella. ​ “Dime,  esclave, y haré que suceda. Dime lo que va a poner fin a tus pesadillas y lo haré.”  Durante un tiempo, ella no respondió. Entonces sus ojos se abrieron y su voz temblaba de  rabia. ​ “Ellos no tienen corazón. Quiero saber si es verdad.”  Frederick se tensó. ​ “Q... no lo hagas literalmente.”  Qué cosa más estúpida. Por supuesto que lo iba a hacer literalmente. Todo lo que podía ver  era la celebración de un corazón negro en mis manos mientras el cabecilla perecía. 

174


Mis ojos estaban entrecerrados mientras Tess se deslizaba de nuevo en flacidez. Se veía  tan inocente, tan rota en su sueño, pero la parte de negro me reconoció la parte negra de  ella. ​ ¿Cómo era de oscura? ¿Realmente éramos tan parecidos?  Su única petición me dijo más sobre Tess que cualquier pregunta que pudiera habér hecho.  Ella quería sus corazones. Ella quería la parte más integral de la persona, el símbolo  representaba la compasión y el amor. Ella quería que matara a los hombres que la  perjudicaban.  Sería mi puto placer.  Me puse de pie recto, la boca se me hizo agua al conceder su petición.  Frederick retrocedió un poco, moviendo la cabeza. ​ “Q. No lo hagas. Sólo hay que poner  fin a esto y acabar de una vez. Ella no va a recordarlo.”  Gruñí. ​ “No es que no vaya a recordar. Es el hecho de que ella me lo pidió y se lo  prometí. Juré que que tendría los cadáveres de sus secuestradores a sus pies. Y me  refiero a librarlos en pedazos.”  La solicitud de Tess hizo eco en mi cráneo: Un corazón para un corazón. Una vida por una  vida. Un repiqueteo de vida para el última compás de la muerte.  Era lógico. Lo justo. Tiempo para entregar el corazón del hombre que la robó, para dejar el  pasado atrás.  “Llévatela, Roux. No os quiero aquí. Lleva a Tess al avión y prepárate para salir.”  “No vas a ser capaz de olvidarte si haces esto, Mercer. Su muerte será lo  suficientemente buena.”  “¿Qué harías si Angelique te pidiera que cortaras el pene del hombre que la violó?”  Él bajó la cabeza antes de responder, ​ “Lo haría y se la daría de comer.”  “Exactamente. Adiós, Frederick.”  Se volvió al salir y levanté la voz. "Todo el mundo fuera. Esperadnos en el aeropuerto."  Los hombres limpiaron las hojas de los cuchillos y desaparecieron en silencio de la  habitación.  Frederick dejó se fue con Tess acunada en sus brazos. Una vez que se fueron, aceché de  nuevo a Franco. Tenía al cabecilla y al violador con él, atados y amordazados, mirándome.  Agarrando el hombro del cabecilla, le dije, ​ “Haz lo que quieras con él. Pero no os  quedéis en la parte posterior del almacén. Volveré cuando esté hecho.”  “Entendido.”  Nos fuimos por caminos separados y el cabecilla luchaba mientras le empujé hacia la  penumbra. No estaba lejos de la parte de atrás, pero estaba profundamente en las sombras.  Perfecto.  Le tiré a la cinta transportadora.  Se volvió hacia mí, con los ojos amplios, tratando de articular con la mordaza. 

175


Le arranqué la cinta, levantando una ceja. ​ “¿Algunas últimas palabras antes de que te  sacrifique?”  Escupiendo, se burló, ​ “Así que tú eres el maestro que no se deja jugar.”  Mi mano se acurrucó más fuerte alrededor de la empuñadura del cuchillo; sudor y sangre  resbalando. ​ “Soy el hombre que conoce el bien del mal.”  Él se rió entre dientes. ​ “No, tú vives en la negación. Un día verás la verdad. Pero por  ahora, podrás matar a otros que han cedido a las necesidades que tienes.” ​ Se inclinó  hacia delante, pero lo empujé hacia atrás.  Él sonrió. ​ “Pasará. No puedes ignorar lo que es para siempre. Un día, la decisión no  será tuya nunca más y cuando eso suceda, operaciones como la nuestra serán tu  gracia salvadora.”  Sus palabras dispararon una bala tras otra en mi corazón. No debía dejar que me afectara,  pero lo hizo, porque estaba en lo cierto. Estaba en lo cierto y por eso he luchado tan fuerte.  La idea de lo que estos lugares ofrecen mujeres serviles y quebradas seducidas a la  negrura y me hizo temblar con enfermedad, pero también era más fuerte de lo que nunca  había estado.  Tess me enseñó que puedo necesitar hacer daño a los demás, pero su fuerza me contuvo.  Todos los días, me preocupaba que iba a ceder, que me rompía y me convertía en mi  padre. Finalmente pude encajarlo.  Pertenecer a estos bastardos sin alma y ya no luchar contra una guerra constante.  Pero tenía más fe en mí mismo ahora. Gracias a Tess. Ella demostró que debe haber algo  bueno dentro de mí para merecer una criatura como ella.  Ella me salvó de muchas maneras y ni siquiera me había dado cuenta hasta ahora.  Mi pecho se hinchó de orgullo. ​ “Soy más fuerte de lo que nunca serás. Tengo una mujer  que ve la luz en mi interior. Y nunca voy a dejar de tratar ser lo mejor que puedo ser  para ella.”  “No es suficiente. Tarde o temprano te romperás. Vas a matarla y te convertirás en  uno de nosotros.”  Yo temblaba de rabia. ​ “El día que me rinda es el día que me mataré.” ​ Lo dije como una  amenaza, pero sonó como un juramento. Juré en mi alma poner fin a mi vida si alguna vez  me volvía como estos hombres.  Los ojos del hombre se estrecharon y él presionó con más fuerza contra la cinta  transportadora, en busca de una forma de escapar.  “Déjame ir y te daré todo lo que quieras.”  “No hay nada que quiera de ti.” ​ Pasé la hoja a través de mis dedos y agregué, ​ “Excepto  tu corazón.”  Tragó saliva. Él sabía lo que iba a venir y, finalmente, llegó a la conclusión que no sería  rápido.  176 


En cuanto el resplandor del horror llenó sus ojos, me lancé hacia él. Le di un puñetazo en la  mandíbula, le tiré sobre la cinta transportadora. Le tiré encima de cajas llenas de pescado.  Agarrando unos pocos, hice el breve trabajo de atar su cuerpo aturdido al cinturón.  Él tiró, poniendo a prueba la fuerza de mis nudos. ​ “Espera. ¡Te daré cualquier cosa!”  Los gritos llenaron el almacén desde el otro extremo de la oscuridad. Franco había  comenzado a trabajar en el violador y sus gritos aliviaron mi alma. Se merecía todo lo que  Franco le daba y más.   Agarré el cuello de la camisa del chico y con un corte rápido, le corté en dos con mi espada.  “Por favor. Te daré lo que sea. Lo que sea. ¿Quieres salvar a las mujeres? Bien, te  daré todos los nombres y contactos de los hombres que vendimos a lo largo del  año.”  No mordí el anzuelo. Sabía que los hombres de Franco ya habrían asaltado las oficinas y  encontrado hasta el último jirón de la información en este lugar olvidado de Dios.  Todo lo que necesitaba para futuras misiones de rescate ya era mío.  Escuché su mendicidad laberíntica mientras me encogía de hombros con mi chaqueta  manchada de sangre y me quité los gemelos.  Cada movimiento era depredador y sin prisas, arrastrando los últimos minutos de su vida.  Me subí las mangas, teniendo cuidado de no borrar demasiada sangre de mis manos en la  camisa de color negro.  Otro grito resonó en las paredes y una risa despiadada le siguió. Mi corazón latía más lento.  Mi mente se agudizó hasta que todo lo que vi era el hombre que estaba frente a mí.  No pensaba en Tess.  No pensaba en las repercusiones de tal represalia brutal.  Todo en lo que pensaba era sangre.  Miré hacia abajo y me dejé ser libre. Rompí a través de mis muros, abrí la jaula y gruñó  como el animal rabioso que era. El falso yo dejó de existir. El verdadero yo estaba listo.  El cabecilla tembló, su piel se puso blanco. ​ “Me equivoqué cuando dije que eres como  nosotros. No lo eres.”  Me reí, cogiendo la espada. Arrastré la punta hacia abajo del esternón, dando vueltas  alrededor de la cosa que Tess me pidió que recuperara para ella. ​ “No, no me gustas.”  Presioné la espada y el hombre gritó cuando le pinché la caja torácica pulgada a pulgada.  Había formas más fáciles. Podría cortar el diafragma y llegar arriba de su corazón. Pero  quería el trabajo duro de romper las costillas mientras trabajaba hacia mi meta.  Él no iba a morir fácilmente. Quería que él estuviera vivo todo el tiempo que fuera  sacrificado.  “Yo soy peor.”      177 


Capítulo 14. Tess.   Deja tu marca, haz cicatrices en mi piel, me inclinaré ante ti, mi rey.  “Bueno, espero que estés feliz. Es probable que no vayas a morir,”​  ​ me susurró mi  madre al oído. 

Dejé de saber qué diablos estaba pasando. Vivía en constante dolor con mi dedo y el dolor  frío en mis pulmones. No sabía dónde estaba o si había soñado con el ángel Q o no.  “No le hagas caso, Tessie. Estoy tan contento de que te encontraran a tiempo.”​  ​ Brax  miró a mi madre. A él nunca le gustó. No le culpo. Ella no era muy agradable. 

El tiempo pasó de nuevo y llegaron imágenes rotas en pequeños pedazos del  rompecabezas.  Un cálido hombre de armas de 1920 me llevaba.  Los hombres de las hordas estaban con él. Todos estaban sentados en algún lugar de  fantasía con sus manos ensangrentadas en sus regazos.  Motores y pérdida de gravedad mientras un chorro me llevaba lejos, muy lejos de las  pesadillas.  “Quédate conmigo, ​ esclave​ . Estamos casi en casa.” ​ Q se puso delante de mí, con la 

camisa negra brillante con humedad roja. Sus manos estaban manchadas y los aerosoles  de color carmesí camuflaban su rostro.  Parecía un monstruo. Un hombre que mataba por mí.  Mi corazón se aceleró por el miedo. ¿Me iba a matar a mí también? Después de todo lo que  hice, me merecía el mismo destino.  178 


“¿Lo hiciste?”​  ​ ¿Hizo lo que... lo que yo le había pedido? 

Q levantó algo demoníaco. Algo plagado de grasa y tendones, chorreando horriblemente en  su palma. ​ “Tengo su corazón. Lo cogí todo de él, Tess.”​  Hizo una reverencia a mis pies,  colocando el músculo macabro en el suelo. ​ “Para ti. Te dará fuerza para volver a mí.”  Los zumbidos de las palas del helicóptero destrozaron mi ensoñación y, por primera vez en  mucho tiempo, pensé en el sexo.  Pensé en Q dándome palmadas en el culo y follándome en el helicóptero. Pensé en la  forma en que me capturó las muñecas y me hizo tan vulnerable.  No lentamente, una quemadura sensual comenzó en mi vientre. No hay necesidad de que  Q me tocara para llenarme de lujuria. Sólo sentía vacío.  El tiempo se fusionó en una gran alucinación confusa donde las palas del helicóptero me  rompieron en pedazos y los motores del avión me engullieron, me escupieron, me  quemaron en llamas.  Una sacudida me despertó y gemí con el terrible dolor de mi mano. ​ Alguien, por favor que  me la corte.​  No podía soportar esto más. 

“Métela dentro,” ​ dijo alguien. ​ “Ya he llamado al médico.”  No podía concentrarme en nada. No podía escapar de la prisión en la que se había  convertido mi cerebro.  “Aprende, chica. La represalia es igual al dolor. La próxima vez, no seré tan amable.”  El hombre blanco rugió dentro de mi mente. El recuerdo de ser herida tuvo un lugar central  en mi estupor, reproducir, golpeándome en la cabeza con las lecciones duramente  aprendidas una y otra vez hasta que convertí en miedo mis pensamientos. No podía hablar.  Ni siquiera podía pensar. ¿Qué pasaba si hablaba fuera de turno? La pobre rubia sería  asesinada y yo sería herida.  Poco a poco, la niebla se convirtió en temblores y pinchazos de agonía. El picor se arrastró  de nuevo bajo mi piel y gemí. No podía retirarme. Sería utilizado en mi contra. Tenían que  retener el medicamento hasta que hice lo que quisieran. Me gustaría hacer lo que quisiera,  ya que estaba débil. Tan jodidamente débil.  “Ella está convulsionando. ¡Rápido!”  Reboté en una especie extraña de transporte. Los moretones gritaron y mis pulmones  chapoteaban con el líquido. Tosía con fuerza, desgarrándome la garganta con flema. No  sabía lo que estaba pasando, pero  a mi cuerpo no le gustó.  La temperatura de mi piel desarrolló esquizofrenia. Un segundo escalofrío me llevó hacia la  Antártida, el siguiente me convirtió en un burbujeante volcán.  Los insectos se retiraron; sus pequeñas antenas y patas me hicieron cosquillas en el  interior, haciéndome rayar el cerebro.  “¡No!”​  Alguien se estrelló, apretando su agarre en mí. 

179


“Tess. Quédate conmigo. Por favor. La ayuda está aquí. Estarás bien pronto.”​  La voz  de Q, entró con escarabajos llenos de niebla y me aferré a ella.  “Bájala. No puedo trabajar si está en tus brazos.”  Me sentí enferma y nauseabunda un segundo y voraz y lista para pelear en el próximo. Las  drogas se desvanecieron, dejándome en un torbellino. Mi sistema no pudo encontrar un  equilibrio sin importar lo difícil que lo intentó.  “Sujétala. Ella se está haciendo más daño moviendo.”  Algo cubrió mis hombros y le ataqué. ​ “No me toques. Otra vez no. Por favor, otra vez  no.” ​ Las lágrimas surgieron de mis ojos y sollocé, recordando los broches de presión de los  huesos y la sangre de otras chicas por debajo de las uñas rotas. ​ “¡No! Por favor. No voy a  hacerlo más. No voy a lastimar a ningún colibrí más. No lo haré. Mátame. Me quiero  morir.” ​ Tosía, tosía y tosía, incapaz de respirar más allá del espeso líquido en los  pulmones. Con los dedos doblados me rasqué la cara, tratando de pelarme la piel de la  espalda para llegar a los bichos que me roían el cerebro.  Una banda de presión cayó sobre mi pecho mientras alguien me presionaba algo blando.  “Joder, lo siento, Tess. Perdóname.” ​ La voz torturada de Q me murmuró en el oído  mientras me cogía la mano y sentía una aguja perforándome la piel.  Él.  Era igual que ellos. Me mantenía drogada. Me mantenía dependiente.  Me quedaba en tierra de los sueños maldiciéndome a las profundidades del infierno.           

180


Capítulo 15. Quincy.  Te metiste en la oscuridad, liberaste a mi monstruo, haciéndole gritar, sangrar,  llamándome, pero nunca dijiste basta, no huiste...  Suzette se retorcía las manos mientras el médico administraba el anestésico.  Franco esperaba en la puerta, viendo que yo me hacía pedazos.No podía ver bien, mi  corazón era un puto conejo en mi pecho, y mi cuerpo se sentía como si nunca se fuera a  calmar.  Sostuve la mano de Tess mientras ella se escabullía en el sueño, y quería tirar el corazón  del cabecilla en el fuego y ver cómo se quemaba.  “Aléjate de mi paciente. Quiero que esta habitación sea para mí mientras trabajo,” ​ dijo  el doctor, empujándome a un lado.  “De ninguna maldita manera. Yo me quedo aquí.” ​ Me crucé de brazos, atreviéndome a  discutir. La rabia interior estaba dispuesta a romperme si intentaba separarme de Tess de  nuevo. Nos fruncimos el ceño el uno al otro antes de que sus ojos se fijaran en mis ropas  ensangrentadas.  “No es higiénico para ti estar cerca mientras yo opero. Ve a ducharte y vuelve. Tu  criada puede vigilar.”  Suzette parpadeó, saliendo de su conmoción por el estado de Tess. No le culpaba por tener  el aspecto de un fantasma, Tess ya no era reconocible. Su cabello dorado estaba húmedo  contra la almohada. Su clavícula perforaba su piel con el hombre, y sus hermosos pómulos  amoratados parecían demasiado marcados por su belleza. La sábana envuelta alrededor de  su dedo roto era una costra de sangre seca, y no se veían todas las contusiones.  Me encontraba fuera de la cama, con la cabeza entre las manos. ​ “Arréglala, maldita sea.  Sólo arréglala.”  No podía estar allí mientras el médico despojaba a Tess de la ropa e inspeccionaba sus  heridas. Sólo la idea de que otro hombre le tocara, me hervía la sangre. Hice lo más  sensato. Lo único que podía hacer.  Señalando con el dedo a Franco, le pedí, ​ “Mírale.”  Franco asintió, dando un paso más en mi habitación. Sin mirar atrás, me fui hacia el baño y  cerré la puerta. En cuanto no pude ver a Tess, la ansiedad torció mi columna vertebral.  Deseé volver allí y asegurarme de que ella estaba exactamente allí, tendida como un puto  cadáver en la cama.  Mi habitación de la torre, donde Tess y yo nos habíamos entregado al juego de la sangre y  látigos, parecía una broma ahora. Ya no me daba placer o satisfacción; todo lo que veía era  a Tess pequeña y agotada, sangrada y drogada.  Nunca podré tener de nuevo a mi fuerte ​ esclave​ . Nunca podré encadenarla y golpearla  porque ambos nos pertenecemos. 

Puede que la haya encontrado, pero eso no significa absolutamente nada.  181 


“¡A la mierda!” ​ Rugí, golpeando la pared de azulejos. Al instante, mis nudillos gritaron y  agité la mano para liberar el dolor. El médico tenía razón. No debería estar alrededor de  Tess cuando yo estaba cubierto de pies a cabeza de la sangre de otro hombre. Su sistema  inmunológico ya había luchado mucho.  Arrojé mi ropa para quemarla luego, entré en la ducha y procedí a fregar cada pulgada  como si pudiera borrar los últimos diecisiete días a partir de la existencia. Que todo  desapareciera y pretendiera que Tess había estado a mi lado todo el tiempo, siempre  segura, nadie haciéndole daño, sólo yo.  Una vez que estaba limpio, repetí el proceso hasta que me quemó la piel y el baño lloraba  con vapor. Los puntos de sutura del brazo me irritaban, pero sorprendentemente no me  dolían. La cicatriz sería un recordatorio constante de lo que hice para traer a Tess de vuelta.  Me gustaría llevarla con orgullo.  En cuanto entré en la habitación de nuevo, vestido con vaqueros y una camiseta negra, el  doctor había limpiado a Tess con la ayuda de Suzette y envuelto su pecho con vendas.  Él me vio mirando. ​ “Tiene dos costillas rotas de toser. Está muy deshidratada y  necesita antibióticos para detener la neumonía.”  Neumonía.  Aquellos putos violadores bastardos.  No podía estar quieto. Apreté los dientes, arrastrando las manos por el pelo mientras  paseaba.  “Ella debe estar en un hospital, pero debido a que no lo permitirás, traeré a algunas  enfermeras aquí y le administrarán todos los cuidados.”  Estaba malditamente en lo cierto, no permitiría que fuera al hospital. Ella necesitaba curarse  aquí. Donde yo tenía un sistema de seguridad superior y una tripulación de hombres  dispuestos a matar y a hacer preguntas luego. Ella no volvería a salir de mi vista.  “¿Cuánto tiempo tardará en ponerse bien otra vez?”  El médico me miró con fastidio como si fuera un maldito perro infectado con rabia  husmeando su cena.  “El tiempo lo cura todo. Tienes que ser paciente.”  Me detuve, mirándole. ​ “No me des respuestas de mierda. ¿Cuánto tiempo?”  Él volvió a mirar a Tess, aplicándole bálsamos antisépticos para los cortes superficiales y  contusiones por todo el cuerpo.  “Tomará el tiempo que tiene que tomar. Tienes que ser amable con ella hasta  entonces. Sin prisas. Ella estará frágil mientras las drogas vayan dejando su sistema.  Ella necesita a alguien fuerte y sereno, no…” ​ Se detuvo y miró hacia arriba,  saludándome con el tubo de antiséptico.​  “No a un animal salvaje que quiere rasgar su  garganta.” 

182


Suzette cambió, la ira irradiaba su cara pequeña. ​ “Mi amo la encontró y la trajo de vuelta.  No digas que él…”  Levanté la mano. Suzette era dulce pero yo no necesitaba su interferencia. ​ “Yo nunca le  he hecho daño, doctor. Haz lo que tenga que hacer.”  Suzette me miró con lágrimas en los ojos. No podía mirarla ahora. No mientras yo iba  agarrando mi cordura con tanta delicadeza. Si alguien me mostraba piedad o compasión, lo  más probable es hacer una de dos cosas: golpearles o estallar en malditas lágrimas.  Y no iba a llorar.  Nunca.  Nadie dijo una palabra mientras el médico estableció una vía intravenosa y comenzó a  ponerle antibióticos a Tess.  “Sin tener los resultados del análisis de sangre, no sabré qué medicamentos le  hicieron tomar, pero he añadido algunas cosas para contrarrestar los efectos de la  abstinencia. Ella todavía se sentirá bastante débil, pero debe ser soportable.”  ¿Soportable? No quería que Tess viviera así. Quería que fuera reparada a como era antes.  Quería que ella descansara en paz, no soportara a través de la agonía.  “Dale algo más fuerte.”  El médico negó con la cabeza. ​ “La evaluaré una vez que ella se despierte. No me digas  cómo hacer mi trabajo y no preguntaré cómo llegaste a pintarte a ti mismo con la  sangre de otra persona.”​  Sus ojos se endurecieron; tuvimos un concurso de miradas.  Suzette se aclaró la garganta, rompiendo el silencio.  Me acerqué a la ventana, mirando fuera. Tenía que hacer algo, cualquier cosa para  detenerme a mí mismo de volverme loco.  El médico tomó su tiempo para realizar el examen completo, y luego dirigió su atención a la  reparación de los dedos de Tess. Se encogió una vez que los desenvolvió.  “¿Quién diablos eran esas personas?” ​ Susurró.  Mi pecho se hinchó de orgullo. Él utilizó el pasado. Pasado. Incluso el brillante médico sabía  que los bastardos ya no estaban vivos.  Eso era correcto. Me llamó la atención el partido. Les eché gasolina. Les robé las vidas y les  quemé en una fábrica vieja de Río.   El recuerdo del fuego ardiente ayudó a purgar mi mente un poco de lo que había hecho.  Casi como si se pusiera un punto gigante en el final de una frase oscura e inquietante.  ¿Qué pasaba si viviera conmigo para siempre, pero el fuego hizo que todo desapareciera?  El médico enjuagó la mano de Tess en un líquido esterilizante naranja y Suzette se puso un  pañuelo en la boca, con náuseas en la horrible visión. Ella se puso en posición vertical. ​ “Yo,  eh... ahora vuelvo.”  Franco se hizo a un lado de la puerta, dejando pasar a Suzette. Le hice señas para que él  se fuera también. Él asintió con la cabeza y desapareció.  183 


Me quedé justo donde estaba mientras el médico le colocaba el hueso y le añadía unas  cuantas puntadas donde se había perforado la piel. Una vez finalizado, untó más líquido  naranja por todas partes y lo envolvió con una férula y una gasa.  “¿Será capaz de usarla?”​  Mi voz era tranquila pero quería golpear la pared.   El aplastante peso de la culpa me robó el oxígeno de los pulmones. Yo le hice esto a Tess.  Dejé que se la llevaran. Dejé que la siguieran con su chip del cuello.  ¿Cómo iba a vivir con esa culpa abrumadora?  Tess se enamoró del hombre equivocado, un hombre inútil que nunca se perdonaría a sí  mismo.  El doctor asintió. ​ “Con el tiempo, sí. No hay que esperar un milagro durante la noche,  pero el cuerpo humano tiene una capacidad asombrosa para juntarse y superar las  lesiones que parecen irreparables.”  Exploté. ​ “Con el tiempo. ¡Con el ​ tiempo​ ! Eso es todo lo que puedes decir.” ​ Lancé mis  manos, mirando a la cortina que ocultaba la cruz donde había azotado a Tess. 

Normalmente me calentaba. Me ponía a temblar y me hinchaba con el recuerdo de haberle  hecho daño, pero nada.  Nada, porque la mujer fuerte que me ponía tan jodidamente caliente simplemente se había  ido.  Ella había sido reemplazada por alguien incapaz de recibir más violencia.  He perdido el combate y me han dado un maldito pájaro roto y, sinceramente, no sabía lo  que eso significaba para mí.  La bestia dentro de mí lloró fuertemente, cavando una fosa para acurrucarse porque  volvería a ser libre.  Sí, había rehabilitado cientos de mujeres, había pagado por su sanación, les convencí de  nuevo para que vivieran, pero nunca me había puesto junto a su cama y cuidarlas. No  estaba en mí hacer algo tan débil. La enfermedad y la fragilidad eran cosas que no iban  conmigo, y sin embargo, no podía dejar que Tess se curara por sí misma. Me gustaría estar  con ella en cada paso del camino.  Pero al verla tan débil, mi lujuria iba a morir, mi necesidad de lastimarla se marchitaría. Me  gustaría distanciarme de mí mismo para protegerla de todo porque ya no podía soportar lo  que yo necesitaba.  Tenía a Tess de vuelta, pero eso no era suficiente.  El médico se puso de pie, quitándose los guantes ensangrentados, y me dio una sonrisa  triste. ​ “Ella va a sobrevivir. Ahora está caliente y en un ambiente sano su cuerpo  sanará.”  Él recogió sus cosas y se dirigió a la puerta. ​ “Volveré a ver cómo está en un par de  horas.”  Nunca quité los ojos de Tess. ​ “Te olvidaste de una cosa.”  184 


Levantó una ceja, mirando a su paciente inconsciente. ​ “¿Qué?”  Señalé a su cuello. ​ “Quítaselo.”  Sus ojos grandes se encontraron con los míos.​  “¿Disculpa?”  Probablemente pensó que me había vuelto loco. Estoy seguro de que sonaba como tal.  “Ella tiene un rastreador en el cuello. Así es como la encontraron. Quiero quitárselo.  En este maldito instante.”  “Con el fin de hacer eso, voy a tener que hacer una incisión. No estoy seguro de  deber hacerlo, dado el estado de su cuerpo.”  Negué con la cabeza. ​ “No me estás escuchando. Ahora, doctor. No voy a preguntar de  nuevo.” ​ Dejé mostrar mi ira. Yo estaba listo para ordenarle a punta de pistola, si era eso lo  que hacía falta. Ya la había perdido una vez por ser tan estúpido. No lo haría de nuevo.  Él tragó saliva. ​ “Bien. Pero te quiero fuera de aquí.”  “Eso no va a suceder.”​  Dándole un premio de consolación, me dirigí hacia el otro extremo  de la sala y me senté en un lateral.​  “Me sentaré aquí y no diré una palabra, pero no la  voy a dejar.”  El hombre suspiró, regresando a la cama. ​ “Te estás asegurando de no hacerme trabajar  en un ambiente feliz.” ​ Él cogió su bolsa de trucos y se colocó un paño médico verde en el  cuello de Tess antes de colocar un bisturí esterilizado empaquetado en la parte superior.  Abrió unos guantes nuevos y abrió el bisturí, el médico alejó el cabello de Tess, listo para  comenzar.  Ella no se movió, sumida en el sueño, y tardó una eternidad en arrastrar la hoja afilada por  el cuello de Tess.  Agarré los apoyabrazos hasta que uno de los postes de madera de cuero se rompió y  arranqué el material de sus costuras.  Sangre.  Su sangre.  Mi boca se hizo agua al gusto, a continuación, una oleada de náuseas me llenó. ​ Eres un  jodido enfermo. Nunca vas a probar su sangre otra vez porque el trabajo de tu vida va a ser  mantenerla a salvo de más dolor.  Me gustaría proteger a Tess de mí. Me gustaría cuidar de ella, cuidarla, pero nunca la  querría de la forma que yo necesitaba.  Nunca más volvería a hacerle daño.  El delgado hilo de color rojo mientras el médico insertaba un par de pinzas en el cuello me  envió tambaleándome de nuevo al almacén.  “¡Para!”  “Nunca,” ​ gruñí, blandiendo mi espada más profundamente. El cuchillo se hundió a través  de sus costillas y corté a través del cartílago, sudando con esfuerzo. Gritó más fuerte con  cada rebanada.  185 


Corté un agujero en el pecho y lamí mis labios en el momento de su muerte.  La sensación de su cavidad húmedad y caliente mientras sacaba su corazón, recordé algo  monstruoso. Su corazón se enfrió mientras descansaba en mi palma.  Mi primer y único pensamiento era: Tengo que darle esto a Tess.  “¿Qué quieres que haga con él?” ​ Preguntó el médico, haciendo sonar el pequeño  rastreador en una bandeja quirúrgica, destrozando mi ensoñación.  Disparos a mis pies, me precipité hacia él y cogí la bandeja. Le di la vuelta, dejando que la  vida arruinara el dispositivo en mi palma abierta. Las rayas de sangre caliente manchaban  mis manos limpias.  El médico frunció los labios con disgusto, pero no dijo nada.  No podía esperar otro momento. Caminando hacia la puerta, me encontré con Franco en el  pasillo. Parecía que le habían molido a palos. Tenía los ojos hundidos, el rostro demacrado  y un borde áspero que petrificaba si no hubiera sabido lo que le había hecho al violador  anoche.  Yo había visto los restos. Me había acercado y había visto dedos desmembrados, dedos de  los pies y la polla mientras yo sostenía un corazón sangrando en mis manos. Éramos una  pareja desagradable en el trabajo, matar juntos nos había concedido un tipo de paz que no  íbamos a conseguir si el pervertido fuera condenado a la cárcel. Les dimos justicia.  Terminamos.  “¿Está bien?” ​ Preguntó, mirando mi mano cerrada.  “Sí, el médico está cosiéndola ahora. Te necesito para para estar con ella hasta que  yo vuelva. ​ ¿Estás bien?​ ” 

No podía recordar la última vez que alguno de nosotros había dormido. No pasaría mucho  tiempo hasta que todos nos estrelláramos e incendiáramos.  “No. Lo tengo.”​  Él me pasó, golpeándome el hombro. ​ “Es un placer trabajar para ti,  Mercer.”  “De la misma manera.” ​ Le di una sonrisa tensa y me dirigí escaleras abajo.  Me las arreglé para mantener la calma durante todo el camino a través de la casa. Me las  arreglé para sonreír a algunas de las chicas que había rescatado de Río mientras Suzette y  la señora Sucre disponían personal temporal para asegurarse de que todas tuvieran  habitaciones y todo lo que necesitaran.  Seguí caminando a paso normal por la puerta delantera y lejos de la casa, pero en el  momento en que estaba fuera de la vista, corrí.  Corrí a través de los jardines, en dirección a una de las muchas dependencias en la parte  trasera de la propiedad. Los pájaros volaban, graznando con indignación y el césped recién  cortado me llenaba la nariz con frescura. 

186


Patiné hasta detenerme frente a uno de los muchos establos que se habían convertido en  garajes con coches de valor incalculable de mi padre, le di un puñetazo al teclado y entré en  el mundo silencioso de la mecánica.  Odiaba estos coches y nunca los usaba. Tampoco quería venderlos, mientras en mi mente  estuvieran encerrados en un garaje, mi padre también lo estaría. Además, cuando me  enfadaba, me hubiera gustado sacar mi rabia con el revestimiento de madera virgen y  tapicería inmaculada.  Fui hacia la parte atrás del garaje, hacia el taller de herramientas donde cualquier  constructor hubiera llegado con los pantalones llenos de herramientas.  Doblado, coloqué el rastreador manchado de sangre en el suelo de hormigón y caminé  hacia el estante donde estaban todos los martillos colgados. Escogí el peor, el más pesado  y volví hacia la pesadilla electrónica que había en el suelo.  Balanceé con toda la rabia atrapada dentro y levanté el martillo con ira.  Se estrelló contra un billón de pequeñísimos fragmentos. Se convirtió en un polvo  microscópico, pero no confiaba en que estuviera realmente muerto.  Lo golpeé una y otra y otra vez. Levanté hasta que me dolió la espalda y el sudor se  derramó debajo de mi camisa.  Todo lo que podía era ver a Tess atada a la cama en Río. Su sudor, la piel enfermiza. Sus  huesos sobresaliendo y las pupilas dilatadas. Su agonía estaba causada por este pedazo  de mierda tecnológica.  ¡Te llevaste todo de mí!  Golpeé y golpeé. Gruñendo con esfuerzo y ​ maldiciendo.  No fue hasta que vi un cráter del tamaño de un bolo en el hormigón cuando finalmente  reconocí que ya no estaba en funcionamiento.  Respirando con dificultad, se me cayó el martillo y lo dejé reposar donde aterrizó. Las  últimas dos semanas y media estuve atrapado en un apuro y tropecé contra la pared. Mi  cabeza nadó por el cansancio; mis huesos gritaban por una cama.  Puedes descansar. Tess está segura.  La última maldita vez estaba a salvo y no lo estaba.  Te has chocado contra esa pared. Tienes que descansar.  Dejé que mi cuerpo se cayera al suelo y me incliné sobre las rodillas dobladas.  Por primera vez en mi vida, dejé que la debilidad me consumiera y me dolió. Estaba  entristecido por lo que perdí cuando Tess fue robada. Entristecido por mí mismo por lo que  fue robada.  Porque una cosa era segura.  Tess había cambiado.  Y temí que nunca la tendría de vuelta.    187 


188


Capítulo 16. Tess.  Atada a un bastidor o de rodillas, eres tú mi señor al que tengo que complacer.  Poséeme, llévame, nunca me podrás romper…  Lo primero que hice fue gritar.  El sueño me dejó, me vertió en un mundo lleno de un dolor muy fuerte. Mi dedo, mis  costillas, mi cuello. Era demasiado. ¡Demasiado!  A continuación, los escarabajos se escabullieron en su escondite, refugiándose en mi piel,  mordiendo desde dentro hacia fuera. Los gusanos se movían por mi pelo, las termitas  aburridas estaban sobre mis piernas.  Grité mientras mi alma quería escapar. Grité mientras cada cosa infernal que vivía a través  de mí me aplastaba con la fuerza de un camión lleno de madera.  La culpabilidad insoportable me asfixiaba, enganchada alrededor de mi cerebro y el  corazón, exprimiéndome al infierno. Esas chicas. Lo que hice. No podría vivir conmigo  misma.  “Dispárale, puta.”  “Golpea con más fuerza. ¡Más fuerte!”  “Te follaré a ti la siguiente, coño. Ah, sí, te partiré por la mitad.”  “Ves, Tess. Nadie te quiere más. Muere ya.”  “Siempre estoy aquí para ti, Tessie. No te rindas.”  “Has arruinado la vida de todos, Tess. Mereces morir por tus crímenes.”  “Eres fuerte, preciosa, pero tienes sangre debajo de las uñas.”  No podía respirar. ​ ¡No puedo respirar!  “Fuera. Fuera. ¡Fuera!” ​ Salí corriendo en posición vertical, a continuación, inmediatamente  caí hacia abajo de nuevo. Me apuñalaron los nervios y vi las estrellas, tropezando. La tos  seca me agarró los pulmones, me ahogó, incluso mientras la culpa me empujaba aún más  en la locura.  Drogas. Necesitaba drogas. Necesitaba algo para calmar esta agonía asesina emocional.  Necesitaba que la niebla me llevara lejos, muy lejos, así mi mente no se agrietaría.  “Quiero morir. Merezco morir. Les hice daño. A todos esos pájaros. Lo hice. Hice lo  que me pedían. Dame algo. ​ ¡Cualquier cosa!​ ” 

La presión dura aterrizó sobre mis hombros; mis ojos se abrieron.  “Mierda, Tess. Cálmate.”​  La mirada torturada de Q encontró la mía. Al verlo me volvió más  loca.  Él me había encontrado. Al igual que yo sabía que lo haría. Pero ahora no podría ser digna.  Maté. Les hice daño a las mujeres en lugar de cuidarlas. Yo era exactamente lo contrario de  Q y él me mataría si alguna vez se enterara.  Hiperventilé, jadeando con fuerza. ​ “No. Por favor. No era mi intención hacerlo. Sé que  no me puedes perdonar. Pero no me mates. No.”  189 


Los bichos golpearon más fuerte mi piel, arrancando otro grito de mis pulmones. ​ “Tienes  que pedir si quieres algo para detener la ansiedad, pequeña.” ​ Apareció el hombre  blanco y sabía lo que tenía que hacer. 

Agarré a Q, buscando a tientas con las manos impacientes, tan desesperada por la niebla.  Haría cualquier cosa. Ser otra persona.  Mendigar. Robar. Mentir. Matar.  Oh, dios. Mataría de nuevo si pudiera escapar de esta locura.  “Dame lo que necesito. ​ ¡Por favor!​ ” 

Q maldijo, me levantó y me puso sentada con sus fuertes brazos. El líquido en los pulmones  pasó de horizontal a vertical, por lo que mi tos fue peor.  Él me agarró los hombros. ​ “No entres en pánico. Tess. Para. Estás segura. Estás a  salvo conmigo, mi amor.”  Mi amor.  Él mintió. Yo nunca estaría a salvo. Nunca estaría libre de la obsesión de mi maldad. ​ No me  mires. No ves los horrores que he cometido.  “Tess. Maldita sea, ​ esclave​ .” ​ Él me sacudió, sus dedos cavaron profundamente en mis  hombros. Su caricia se retorció con los escarabajos, pellizcándome, devorándome viva.  Si la culpa no me mataba, los bichos lo harían.  “Para. Relájate. Vas a hacerte daño.” ​ Q me capturó la barbilla, sosteniéndome todavía y  todas las cosas abominables que había hecho me asfixió, enviándome en una caída libre.  Apreté el gatillo.  Levanté el bate de béisbol.  Torturé.  Infligí agonía sin fin en esas chicas.  Mi corazón se destruyó a sí mismo con cada recuerdo, incapaz de soportar el dolor. El  hombre blanco entró en mis pensamientos. ​ “¿Qué te dije sobre el dolor? Huir de él como  una buena esclava. Hacer cualquier cosa en tu poder para evitarlo. Sé buena.  Obediente. De lo contrario lo haré veinte veces peor para ti.”​  ​ Él tiró los alicantes y  blandió un soplete de soldadura, sosteniéndolo cerca de mi cuerpo.  

Quería acurrucarme y morir. Esperé la quemadura, derretir mi piel. Me merecía estar  prendida de fuego, quemarme como una bruja. Yo era una bruja. Maldita y llena de maldad.  “Hazlo. ¡Mátame! No merezco vivir.”  “Tess, joder, me estás matando. Vuelve conmigo. ¡Para esto!”​  La voz de Q cambió y se  convirtió en un rugido.  Yo temblaba. Nunca había estado tan cerca de la muerte. Me sentí como si estuviera a un  paso de la tumba. Todo lo que tenía que hacer era dejar que la culpa me consumiera y  luego sería felizmente libre. Las tarántulas se apoderaban de mí con las piernas peludas y  me di por vencida. Renuncié a mi cordura.  190 


Q puede haberme encontrado, pero perdí la mente con lo que había hecho. Ninguna ayuda  o cura podía salvarme.  Solté la vida y caí. Caí, caí, entregándome a la muerte.  Pero algo sucedió.  Una pared surgió de la nada. Elevándome, cada vez más rápido. Ladrillo a ladrillo, cemento  a cemento, una enorme barrera impenetrable surgió entre mí y los recuerdos horribles. Lo  que me había convertido y yo. Q y yo.  Caí profundamente en el corazón de esta torre recién hecha. Me sentía sola. Estaba oscuro.  Había eco de sonidos de cadenas y hierros fortificados con alambre de púas,  completamente intransitables.  El segundo ruido se detuvo y la torre fue erigida totalmente y todo lo que sentí fue la  liberación celestial. Nada me podía tocar. Sin culpa. Sin dolor. No hay recuerdos de lo que  había hecho.  Yo era libre.  Al abrir los ojos, miré profundamente en la mirada de Q, tratando de averiguar lo que ha  pasado. Buscó mi mirada, su rostro duro y cansado y tan, tan guapo.  “¿Estás bien?” ​ Susurró.  Su mano en mi cara era tan familiar, pero su caricia nunca fue suave. Él me había causado  dolor y miseria.  Y mi torre no permitía esas cosas.  El resto de mi alma se retiró a acurrucarse en lo más profundo de la estructura,  chupándome hasta la última emoción, cada cosa que había sentido muy dentro.  Creció un vacío, creando un foso entre el mundo exterior y mi mente fuertemente blindada.  La culpa se había ido. El dolor y los recuerdos ocultos. Pero también tenía todo lo demás.  Esperé a la sensación hogareña. El amor que una vez sentí por Q, o incluso miedo. Pero no  había nada más que un agujero grande y cavernoso. Todo lo que me hizo, había  desaparecido en el interior de mi barricada a prueba de bombas.  El foso lleno de bichos mientras el picor constante de necesitar algo regresó. Mi mente  podía estar segura, pero mi cuerpo estaba siendo comido vivo por los insectos.  Q suspiró, acariciándome la mejilla. Sus ojos claros nunca se detuvieron, arremolinándose  con tantas emociones. ​ “Estás segura. No voy a dejar que te vuelva a pasar nada.”  La promesa apestaba de culpa. Era una promesa que había hecho antes y una promesa  que rompió. Mis emociones ya no eran accesibles, estaban escondidas detrás de esta  barrera de espesor, y me sentí allí sin sentir nada.  Nada.  Mi confianza en él se había roto. Mi creencia de que él siempre estaría allí para mí, mi  monstruo en la oscuridad, se había ido. 

191


Pero a pesar de que yo sabía que debería tener el corazón rasgado, sólo sentí vacío, frío,  olvido.  Yo quería ignorar el frío que sentía hacia él. Yo quería que la pared desapareciera. Quería  recordar. Pero si lo hacía, iba a morir por el peso de la culpa. Me moría por todo lo que  había hecho.  Centrándome, sacudí la puerta de esta torre recién formada, en busca de una salida. Pero  no había salida. No podía liberarme. Lo que mi mente había hecho para protegerme, se  había cerrado a todo lo demás.  Mi corazón estaba tapiado y sin sentimientos. El mismo corazón que se enamoró de la  locura y de la necesidad de Q. El mismo órgano que se disparó con con la locura de este  hombre que me golpeó, me folló, me quiso.  Ahora se desinflaba, una cosa o razón como encogida, colgando inútil en mi pecho.  Q pasó la mano por mi mejilla, evitando el vendaje nuevo de mi cuello. Sus dedos  susurraron por mi brazo antes de capturar mi mano. Él se estremeció cuando acurruqué los  dedos, evitando su contacto.  No quería ser tocada. No quería ningún tipo de contacto. No lo necesitaba. Todo lo que  necesitaba era que me dejaran sola. Sola para siempre en mi torre insensible.  El dolor estaba grabado en sus ojos mientras tragaba saliva fuertemente. Su sombra de  barba de cinco días estaba más desaliñado de lo normal, el pelo estaba descuidado y más  largo. Mantuvo los ojos fijos en mi mano antes de inclinarse hacia delante, con la sombra de  su cuerpo sobre el mío. Su brazo estaba metido debajo de mis hombros, reuniéndome en  un abrazo aplastante.  Me retorcí mientras me arañaba la claustrofobia, entonces me puse rígida cuando me  obligué a permitirle comodidad. No quiero esto, pero él lo hizo. Y yo no era una perra poco  profunda para negárselo.  De alguna manera, me quedé en una réplica en blanco y no tenía ganas de volver. No iba a  sobrevivir al pasado.  Q me apretó con más fuerza, lastimando mis costillas, quemándome los moretones. No me  alejé, pero tampoco me consolé. Su gran cuerpo presionó con fuerza contra el mío y todo  en lo que podía centrarme era el vacío de mi alma. El vacío profundo. Yo ya no sufría.  Tú te mereces sufrir dolor. ​ No tenía derecho a olvidar lo que hice. El dolor era mi aflicción  para toda la vida.  Dolor.  “El dolor es malo, pequeña. Aléjate del dolor.”​  ​ El hombre blanco se encendió en mi 

mente, robándome de los brazos de Q y la seguridad de su casa y me llevó de nuevo a la  mazmorra. 

192


El vacío se invirtió de repente y arrojó astillas de dolor dentro de mí. El trauma de las  drogas, la pesadilla de hacer cumplir sus órdenes, todo volvió con martillos, empalándome  con estacas.  “No. ¡No puedo soportarlo!”  Mi garganta se incautó, mis pulmones se ahogaron con líquido y me volví loca. No pude  volver allí. No podía pasar por esto otra vez. Quería volver a mi torre. Quería volver a la  nada y no volver a sentir tal agonía.  Los bichos rugieron y se multiplicaron, corriendo sobre mí, sus pinzas y garras se  arrastraron de vuelta al infierno.  Luché para correr, pero algo me abrazó fuertemente. Los bichos me encontraron.  “Tomaste mi vida. Eres igual que ellos.” ​ El colibrí rubio flotaba ante mis ojos con un 

agujero de bala en la frente ensangrentada. ​ “Hiciste lo que ellos te pidieron. ¿Por qué?  ¿Por qué me tengo que morir?”  “El dolor solía ser tu gracia salvadora, ¿no?” ​ El hombre blanco apareció sobre el 

hombro de Q, moviendo un dedo. ​ “¿Qué te enseñé? El dolor es malo. No hagas que  coja los alicates.”  Los brazos se apretaron alrededor de mí y me di la vuelta. ​ “No. No. No lo hagas. No  tienes que hacer eso. Voy a comportarme. Te lo prometo.”  “Joder, ​ esclave​ . ¡Para!” ​ Q me sacudió con tanta fuerza que me temblaban los dientes. 

“Quédate conmigo. No hagas caso a la ficción. ¡Por favor, te lo ruego! Te ruego que  luches.”  Abrí los ojos con la agonía de su tono. Los ojos de Q estaban enrojecidos, las sombras  oscurecían su rostro demacrado. Su mandíbula angulosa estaba cerrada y apretada, y la  frente estaba surcada con  abrumadora preocupación.  “Pelea. No cedas. ¿De acuerdo?” ​ Inclinó la cabeza, susurrando sus labios contra los  míos. Sus ojos me encarcelaron. Me quedé inmóvil, tratando de controlar mis tragos  erráticos contra su boca. ​ “Haré lo que sea. Dime qué puedo hacer para que esto esté  mejor,” ​ declaró.  Busqué en mi cerebro en busca de respuestas. Algo que me ayudaría a volver de los  huevos revueltos en los que se había convertido mi mente. Pero nada tenía sentido. No  encontré ninguna solución rápida. No hay manera de salir del laberinto en el que estaba  atrapada.  “Ponla abajo. Estás perjudicando sus costillas.”  Q miró hacia la puerta, donde apareció un hombre con una bata blanca sobre un traje  casual. Me acurruqué, tratando de hacerme invisible. Odiaba a los extraños. Odiaba porque  no sabía qué esperar, pretendían ser agradables, pero sólo querían violarme y matarme.  ¡Déjame entrar de nuevo en la torre! 

193


El dolor y el miedo, la culpa, vinieron hacia mí con la hoz de la parca, convirtiéndome en  pedazos.  Q me miró, arrastrándome más cerca, no escuchando las órdenes del hombre. ​ “Ella está  enloqueciendo con esta mierda. Tienes que darle algo para las alucinaciones.”  El hombre se acercó a mí y gemí.  “Él está está aquí para terminar contigo. Ha desobedecido. Él está aquí para hacerte  daño.” ​ El hombre blanco se echó a reír. 

Nunca más voy a irme sin luchar. El pánico me volvió loca y mordí a Q en el hombro.  “Déjame ir. ¡Sólo quiero volver a la torre!”  Él contuvo el aliento, pero no me empujó lejos. En cambio, miró al médico con tanta fatiga  trágica en sus ojos. ​ “Sólo dale algo para capear la peor parte. No puedo soportar verla  así.”  El hombre asintió con la cabeza, y yo trataba de trepar de los brazos de Q. Ni siquiera el  dolor en las costillas o el cuello o el dedo me podía dejar de luchar. No pude ir a través de  eso. No podía. Mi mente estaba muerta, nunca iba a encontrar el camino de vuelta.  Gemí mientras el sudor pegajoso brotaba de  mi piel, haciéndome temblar. Las luces  brillantes estallaron detrás de mis ojos mientras el deseo se intensificó.  La boca de riego, necesidad de algo apretando los dientes. Algo grueso y brumoso.  Algo para el que no tenía un nombre, pero joder, mi cuerpo lo quería.  “Por favor. Voy a hacer lo que quieras. Dámelo.”  “¿Qué le está pasando?” ​ Preguntó Q pero su voz estaba muy, muy lejos.  “Ella golpeó el segundo nivel de retirada. Ellos la deben haber mantenido con una  dosis alta para que esté mal más rápido.”  Una ola de insectos me consumía, me correteaban alrededor de mi cerebro.  “Dámelo. Te follaré. Lo haré. ¡Haré lo que sea!”  Los brazos me soltaron y me derrumbé contra el colchón. Grité por el dolor, pero ya no  podía competir con el deseo.​  “Hay que darle algo. Voy a salir de mi mente para  escuchar esto.”  “Correcto. Creo que es mejor que ella duerma toda la peor parte.”  Dormir. Sí. Podía con el sueño. Vacío, un sueño del que no despertaría.  Algo helado corría por mis venas, moviéndose sigilosamente a través de mi cuerpo. En  lugar de la horrible niebla con humo, esto era claro y fresco, y me concedió alas para volar  lejos de los recuerdos pútridos y dejar todo atrás.  Encontré la torre y regresé, encerrándome profundamente en su interior.  Estaba a salvo en el interior. Protegida.  No volvería a dejar mi santuario.   ********************  Después de esa primera mañana, mi vida se convirtió en un mosaico de fragmentos.   194 


Me desperté con la necesidad de consumir.  Me volví a dormir.  Me desperté tosiendo.  Me volví a dormir.  Me desperté en la oscuridad de la noche para encontrarme a Q tirado y exhausto a mi lado.  Me volví a dormir.  Cada vez que me despertaba, los insectos eran menos, y yo ya no quería violar a alguien  para tener en mis manos todo lo que necesitaba.  Una tarde me desperté, torturada por la música que sonaba a través de la casa.    Me dijiste que eras lo suficientemente fuerte. Me dijiste que eras valiente.  Sin embargo, ahora tú te acuestas a mi lado y lo único que puedo hacer es cuidarte.  Estoy aquí para ti. Estoy ahí para ti. Te ayudaré en cada lucha.  Pero no importa lo que yo haga por ti, no veo ningún final a la vista.    La letra de la canción tiró de alguna parte insensible de mi corazón, pero ninguna emoción  salió a través de mi torre. Desde el primer día, cuando casi me muero de la embestida  mental, me aseguré de no salir. La torre era lo único que me mantenía viva.  ¿Fue una sacudida eléctrica o una debilidad lo que me hizo retirarme tan profundamente?  No lo sabía. No quería saberlo porque independientemente de que vine a vivir detrás de mi  pared fortificada, nunca la iba a dejar.  Sabía lo que me esperaba por lo que había hecho y no sobreviviría.  Q se quedó a mi lado, nunca terminaba su vigilia. Cuando me desperté, él estaba allí para  traerme un vaso de agua o masajearme las sienes si tenía dolor de cabeza por la medicina.  Me atendía con toda la delicadeza del mundo.  Sonreía y le daba las gracias. Le hacía saber que me gustaba su ternura, pero quería que él  se fuera. Q no era un sanador ni una niñera. Para el viejo yo era una bestia, un hombre de  carácter fuerte que nunca me dejaba arruinarlo de esta manera.  Cada vez que le miraba, cambiaba. Sus pálidos ojos perdían el brillo feroz, se desvanecía y  era ilegible. Su lenguaje corporal se transformaba en ganas de tocarme, de retirada  auto­consciente.  Si me hubiera encerrado a mí misma en una torre, él habría encadenado a su monstruo y se  hubiera olvidado de quién era. Ambos existíamos en otra dimensión, una en la que nunca  tendríamos un final feliz y quería salir tan pronto como fuera posible.  Sabía que Q se alejaba de mí, pero no me importaba. Yo quería cuidarme. Pero quería  quedarme en mi torre más insensible. Y así dejé que él me cuidara, para que diera de  comer a mi cuerpo roto, todo el tiempo diciendo un adiós silencioso.  Le dejé a la deriva lejos de mí.  195 


Las horas se convirtieron en días y mis pulmones se drenaron gradualmente de la  enfermedad. Q casi nunca se iba de mi lado, pero nunca hablaba. Sintió que le había  dejado. Cuando me miraba, dejaba de buscar mis ojos, dejaba de dar órdenes para que  volviera.  No hablaba acerca de su negocio o lo que pasó por encontrarme. Existíamos como  extraños, nuestros papeles se invirtieron, pasamos de amantes a paciente y niñera.  Afortunadamente, los insectos se habían transformado de insectos retorcidos a polillas  molestas y mariposas. El ansia todavía estaba allí, un dolor en los dientes, pero podía  ignorarlo.  Incluso en mis sueños estaba fuera de emoción y pensamientos. De hecho, el sueño era  una cosa que no había regresado.  Me las arreglé para dormir la siesta, descansar, pero por la noche cuando Q yacía  retorciéndose con pesadillas a mi lado, me quedaba mirando al techo.  Sabes que esto no es normal. Debes llorar. Lidiar la culpa a través de las etapas y encontrar  la absolución.  No me hice caso a mí misma. Yo era más fuerte de esta manera. Me quedaba viva de esta  manera.  Q pasó a mi lado, murmurando en sueños. ​ “Te mataré. Te voy a matar, hijo de puta.”​  Su  puño se apoderó de la ropa de cama y gruñó, ​ “Joder, te quiero…”​  Su pierna impactó  contra mi pie. No me dolió, pero el momento en que se puso en contacto conmigo, me caí  hacia atrás en el infierno. Mi torre se quebró, dejando que toda la culpa, el miedo y el odio  interminable hacia mí misma me consumieran.  “Crees que estás libre de nosotros. No lo estás. Estamos llegando.”  “Él no te quiere. Nadie podrá.”  “Muere, perra. Te vamos a cortar.”  Mi cabeza se golpeó y mi estómago se retorció con náuseas. La torre me dejó sin  protección y en un mal lugar para estar.  “No. Deseo regresar. No me hagas recordar.” ​ Gemí mientras las algas de la enfermedad  me paralizaban.  “¿Tess?”​  Q murmuró, medio dormido. ​ “Mierda.” ​ Él se puso de rodillas, ayudándome a  sentarme. Cogió un cuenco de la mesita de noche y recogió mi pelo hacia atrás mientras  vomitaba y vomitaba. Me hubiese gustado tener algo dentro. Al menos entonces podría  parar. Cada ola apretaba mis costillas doloridas hasta que mi visión se puso gris.  “Me mataste. ¡Cómo pudiste! ¿No sabes que mi familia nunca encontrará mi cuerpo?”  El colibrí rubio lloró.  En mi mente, golpeé la torre, mis puños sangrando con la necesidad de volver a ella.  La culpa fue creciendo más y más, agrietando mi mente, haciendo que mi corazón se  acelerara hacia un ritmo de muerte.  196 


“Está bien, Tess. No luches. Está bien,” ​ dijo Q calmado, sus fosas nasales estaban  olfateando mi pánico.  Después de días de emoción, yo estaba segura de que él disfrutaba de algún tipo de  reacción por mi parte. Sus ojos estaban vivos, por primera vez, su cuerpo tenso y lleno de  esperanza.  Entonces la puerta de la torre se abrió, cayendo de nuevo en la seguridad que me otorgaba  la libertad de la culpa.  Las arcadas pararon y empujé el cuenco, Q me soltó el pelo. ​ “Gracias.”  Me miró, sacudiendo la cabeza lentamente.​  “¿Cómo lo haces? Estabas sintiendo algo.  Podía olerlo. Y ahora eres como una concha. Sonríes, hablas, te curas a un ritmo  milagroso, y sin embargo, no estás realmente aquí.”​  Él tiró el cuenco, la ira estaba  tiñendo sus movimientos. ​ “Háblame, Tess. Dime lo que pasó.”  Aparté la vista. ​ “No. No me preguntes sobre ello.”  La oscuridad en la habitación parecía crecer mientras Q hervía. Había desaparecido la  persona que me cuidaba; vi destellos del monstruo que había estado cubierto de sangre en  Río.  Él me dio un corazón. Puso el corazón del hombre blanco a mis pies. ​ El recuerdo repentino 

me puso enferma y me fortifiqué en mi torre aún más. Salí de la seguridad dos veces y todo  lo que me trajo fue dolor. Nunca volvería a dejar voluntariamente mi lugar seguro.  No por Q.  No por mí.  No por nada.  “​ Vas​  a hablar conmigo, ​ esclave​ .” 

Le miré. ​ “Ya no soy tu ​ esclave​ . Lo siento, Q, pero lo que teníamos ha desaparecido.”  “Sólo porque te niegas a luchar. He visto a muchas mujeres volver de la conmoción  que estás viviendo ahora. Llevará tiempo, pero voy a estar aquí para ti. No te voy a  volver a dejar.”  Suspiré, deseando no tener que hacer esto. No quería romper su corazón, pero tenía que  entenderlo. La vida que yo conocía había terminado. No me importaba que pasara una  semana, un año o un siglo. Nunca iba a salir de mi torre. Iba a explotar por el dolor y yo no  era lo suficientemente fuerte como para hacer frente a tal dolor.  “Estoy débil, Q. Y no quiero hacerte daño. Pero no estoy en estado de shock. Esto es  lo que soy ahora.”  “Mierda. Eres una luchadora. Maldita luchadora, Tess. Me estoy cansando de que me  estés dejando al margen. ¿Sabes cuánto tiempo ha pasado? ¡Nueve días! Nueve  putos días en los que he visto cómo se curaba tu cuerpo y tu mente iba a la deriva  cada vez más lejos.” 

197


Me agarró la mano, apretando con fuerza. ​ “No voy a dejar que hagas eso. No después  de todo lo que ha pasado.”  “No puedo agradecerte lo suficiente por haberme salvado, pero tienes que enten…”  “No tengo que entender malditamente nada. Todo lo que necesitas es saber, y voy a  hacer que vuelvas a mí. No maté al monstruo dentro de mí para poder curarte y no  tenerte sana.” ​ Se pasó las manos por el pelo. ​ “¡No lo sacrifiqué todo para poder vivir  una vida partida por la mitad!”  No había nada que pudiera decir. Así que no lo hice. No tenía ganas de llenar el silencio  tenso y doloroso. No tenía el anhelo de besar a Q y quitarle el dolor.  “Necesito estar sola,” ​ le susurré.  Q resopló. ​ “Sola. Tienes que estar malditamente sola. ¿Qué hay sobre lo que yo  necesito? ¿Qué hay de hablar conmigo? Ayudarme a entender lo que pasó para  poder ayudarte. ¡Háblame!”  Aspiré una respiración profunda y entregué mi seria despedida.​  “Nunca voy a hablar de  ello. Ni a ti, ni a un psiquiatra, ni a Suzette, ni a nadie. Nunca sucedió. No existe. Y si  sigues obligándome, sólo me matarás.”  El pecho de Q se tensó, el aleteo de los gorriones parecían tan afectados como el hombre.  Tragué saliva. ​ “¿Quieres matarme? Porque si quieres, sigue presionándome.  Oblígame a vivir con la culpa. Nunca te lo diré, porque si lo hiciera, tú me matarías de  todos modos. Así que déjame en paz. Déjame alejarme en paz.”  Los hombres de Q se bajaron y su mano se acercó. ​ ¿Va a golpearme?​  Me senté más  arriba, dispuesta a aceptar el golpe. 

Pero la lucha se alejaba de él y se bajó de la cama.  Sin decir una palabra, atravesó el gran dormitorio y se fue. No me moví mientras la puerta  se cerraba detrás de él. No sentí alivio o arrepentimiento o cualquier otra emoción, sólo  inexpresividad.  Mi mente, por primera vez en mucho tiempo, estaba clara. No tenía residuos de  medicamentos o la agonía del dolor. Mi cuerpo estaba sanando y no quería nada extraño en  mi torrente sanguíneo.  Me quité el gotero de la mano y tiré de la cama. Colgaba y una sola gota se posó en la  alfombra.  Las horas pasaron mientras miraba hacia la oscuridad.  Insensible.   Indiferente.  Completamente sola.    ************************** 

198


“Maestro, ya han pasado dos semanas. Necesitas parar de golpearte a ti mismo. No  es tu culpa.”  Algo se estrelló contra la pared y se rompió en pedazos tintineantes.  Q estaba rabioso, ​ “Todo es mi culpa. Tess era la persona perfecta para castigarme. Y  funcionó porque me quiero matar a mí mismo por lo que le ha pasado. Mírala, Suzette.  Ella podría estar muerta para toda la vida en su interior.”  Suzette murmuró, ​ “Ella se pondrá bien. Vas a hacer que vuelva, ya lo verás.”    “No te pongas condescendiente conmigo. Lo he intentado. He sido amable y  paciente. Me he acostado a su lado. Me he ofrecido a escucharla y ayudarla. Pero  nada de eso le hace ningún bien porque me bloqueó y no puedo encontrar una  manera.”  Algo me golpeó de nuevo y me quedé con los ojos bien cerrados.  “He terminado. En cuanto podamos enviar a las chicas a casa se irán. No quiero que  le recuerden a nada de esto. Sólo quiero que todo se vaya.”  Me atreví a abrir los ojos. Q estaba en paz, pasando las manos ansiosas por el pelo más  largo. No era liso lo que normalmente le favorecía, ahora era largo y sobresalía en todas  direcciones.  Suzette estaba junto a la puerta con una bandeja en las manos. ​ “¿Vas a dejarme por lo  menos darte de comer?”  “Ella no está despierta. Créeme, la he mirado toda la noche. A la espera de que  abriera los ojos, así poder obligarla a hablar conmigo.”  Él dijo la verdad. Durante toda la noche me había observado, y toda la noche yo pretendía  dormir. A pesar de que le decía cada noche que necesitaba estar sola, nunca me  escuchaba.  Si él me desobedecía para obtener una reacción, entonces no estaba funcionando. No  discutiría. No tenía energía para discutir.  Suzette se deslizó hacia delante, sonriéndome. ​ “Está despierta, maestro. Me sorprende  que no sientas que ella estaba fingiendo.”  Si hubiera cualquier emoción dentro de mí, le hubiera fruncido el ceño.  Q se volvió hacia mí, y luego corrió hacia el borde de la cama. Me tomó la mano. Deseaba  que dejara de tocarme. Me apretó los dedos. ​ “Dime qué puedo hacer para arreglar esto.  Maldita sea, dímelo ahora. He terminado la espera para que puedas salir.”  Esperé un impulso. Pero mi torre me mantenía apartada de todo. Me colgaba en la  eternidad de la nada.  “Vamos. Vuelve al trabajo.” 

199


Sus ojos se volvieron más profundos, pero no eran suaves ni tiernos, eran dolorosamente  agudos. ​ “Mi trabajo está arruinado. ¿Lo sabías? He calumniado la reputación de la  empresa, todo por salvarte.”  “Lo siento. Vuelve a la vida que tenías antes de conocerme. Antes de que yo lo  arruinara todo por ti.”  Él miró hacia otro lado antes de rugir, ​ “No ​ tenía​  una puta vida antes. Eres mi vida. Sin ti,  yo también podría ponerme una escopeta en la cabeza y acompañarte en la tierra 

porque, Tess, si me dejas, si estás tan jodidamente débil para no luchar, entonces  eso es lo que me va a pasar a mí. Me vas a crucificar.”  Él se acercó más, trayendo consigo el olor a cítricos y desesperación. ​ “Así que, adelante,  esclave. Toma mi vida, ya que no estoy en condiciones para nada más.”  Alejando mi mano, él pasó al lado de Suzette y cerró de golpe la puerta que se cerró detrás  de él.  Lo fuera que habíamos tenido ahora estaba verdaderamente roto. Yo estaba rota. Mi alma  tocó tentativamente la pared de la torre, con ganas de tener la libertad para ir tras él. Pero  yo maté a esa parte de mí misma. Si daba un paso fuera de la fortaleza, la culpa me  encontraría. Los fantasmas me perseguirían. Me iba a morir de una avalancha de  emociones.  Levanté la mirada para concentrarme en Suzette.  Ella arrastró la bandeja hacia un lado de la cama. Olía a sopa de pollo con fideos y baguette  recién hecha. Su mirada estaba llena de comprensión pintada en su cara bonita. ​ “¿Quieres  hablar de lo que acaba de suceder?”  Negué con la cabeza. ¿Cómo iba a hablar de ello cuando yo había sido el diablo? ¿Cuando  yo había mutilado y asesinado?  Nadie quería escuchar mi difícil situación. No me lo merezco.  “Sé que me debes odiar por hacerle daño, pero no voy a hablar de ello. A nadie.” ​ Mi  mirada era una advertencia contundente.  Ella no dijo nada mientras colocaba la bandeja en mi regazo. Cuando ninguna nos  movimos, susurró, ​ “No me atrevo a presumir lo que te hicieron, Tess. Pero si alguna  vez necesitas hablar, estoy aquí. No te he contado mi historia, y no sé si debo  hacerlo, pero el dedo roto se parece mucho a diez de los míos cuando me vendieron a  Q.”  Mis ojos se abrieron con horror.  He bloqueado el dolor de los alicates con la ayuda de mi torre, pero ¿cómo lo hizo Suzette?  “Quien te llevó nunca te tomará de nuevo. Q se aseguró de ello.” ​ Añadió Suzette, ​ “¿No  me crees?”  “Me dijo que no me iban a coger, pero lo hicieron. Mintió, Suzette. Pero nada de eso  importa porque él me encontró. No fue su culpa. Yo fui la que dejé la vida en el  200 


camino y me olvidé de quitarme el rastreador. He arruinado el negocio de Q. He traído  esto sobre mí misma.” ​ Mi voz era monótona, sin emoción. ​ “Sé que piensas que estoy  haciendo la tonta, pero, sinceramente, no puedo hablar de ello. Una carga compartida  es una carga reducida a la mitad, o como ese estúpido proverbio. Pero te lo digo muy  en serio cuando digo que el pasado está en el pasado y me niego a pensar o sentir o  incluso reconocer lo que pasó.”  Suzette se apartó un mechón de pelo marrón de la frente. ​ “Entiendo más de lo que sabes.  Y yo no puedo obligarte a salir de esa red de seguridad que has creado. Simplemente  trata de recordar todas las cosas que estás sacrificando.”  “Estoy…”  Ella levantó una mano.​  “No vamos a pensar en ello. Eres lo suficientemente fuerte  como para tomar una ducha. Eso te hará sentir diez veces mejor.” ​ Ella sonrió  suavemente. ​ “Después de todo, hueles fatal.”  Mis labios se arquearon y moví la bandeja y el edredón para ponerme de pie sobre mis  piernas temblorosas.  Ella me ayudó a ponerme de pie, dándome tiempo para toser húmedamente mientras la  última gota de líquido de mis pulmones se derramó.  “Cada paso te lleva más cerca de estar bien de nuevo, Tess. Y voy a estar a tu lado  todo el tiempo que me necesites.”  Sonreí y dejé que me llevara adelante.             

201


Capítulo 17. Quincy.   Gimo y gimo mientras me siento en mi trono, podemos ser monstruos juntos,  así que nunca estamos solos...  Ya no podía mirar los objetos inanes sin quererlos aplastar en piezas.  Todo me molestaba. Mi temperamento estaba alto constantemente, y la impotencia que  sentía sobre lo que tenía que ver con Tess me paralizaba.  Ella me había excluido. Se negaba rotundamente a hablar conmigo para decirme lo que  había pasado para que yo pudiera ayudar a combatir sus pesadillas. Me miraba como si  fuera un maldito extraño.  Quería decir cada palabra. Si se dio por vencida, renunciaba a ella, nosotros, entonces no  me quedaba nada. Ella podría haber muerto en Río. Podría haberlos matado a todos hasta  que alguien me quitara mi miseria.  Pero eso no era lo peor de todo. La peor parte eran las pesadillas y el dolor de  aplastamiento de cráneo de una migraña que se negaba a romper. Vivía con la codeína y  antiinflamatorios para tratar de funcionar para asegurarme de que estaba allí para Tess.  Mi única debilidad corporal estaba decidida a matarme mientras Tess arrancaba mi corazón  dolorido.  No importaba lo que hiciera, nada funcionaba. Dormía a su lado, la cuidaba. Moría un poco  por dentro. La bestia odiaba verla tan mansa y rota, mientras que el hombre aprendía una  nueva compasión para cuidarla. Pero día a día, hora a hora, la pasión y la necesidad que  sentía por ella, pasaron de amante a hermano. De consumido a confundido.  Sabía que ya no podía hacerle daño y la parte sana de mí no quería. Pero la parte de mí  que conocía aTess no volvería a querer matarla más rápido. Sólo para que la agonía se  acabara de una vez.  Ella me miraba con tal vacío que sólo hizo que me hundiera aún más en el infierno. Que  nunca sería capaz de tocarla de nuevo. Nunca le sacaría sangre o le mostraría lo mucho  que me importaba usar el látigo. Eso era todo lo que se había ido. La bestia se lamentaba  de que nunca volvería a tener a Tess jadeando de placer­dolor, completamente a mi  merced. Pero ahora lamentaba un sentimiento más profundo.  Yo la había envuelto en algodón, me había enamorado de ella en dos semanas. Vi cómo su  cuerpo respondía al tratamiento, cómo se desvanecían los moretones, y sus pulmones  echaban el líquido. Dejé de ir a trabajar para poder estar con ella cada hora. Renunciaba a  mi vida para asegurarme de que yo estaba allí para ella, pero ella no me quería.  Ella no quería al hombre con la bestia que quería hacerla gritar.  Ella no quería al hombre que se preocupaba por ella tan dulcemente y nunca la lastimaría.  Ella no me quiere.  Cualquier parte de mí. 

202


Frederick se hizo cargo de la empresa, y yo no tenía nada que ver con mi tiempo, pero me  escondía en mi casa, me veía enfrentado a tantas mujeres heridas y rotas. La bestia dentro  de mí temblaba y se acurrucaba en una bola. Odiaba todo. Me rogaba que me fuera. Que  escapara.  Franco me encontró alejándome.​  “Señor, el médico y su equipo han terminado sus  rondas diarias de las mujeres. ¿Los necesitas para algo más antes de salir?” ​ Él se  acercó más, mirando a Franco que no me había dejado solo desde que Frederick le dijo que  tuviera cuidado con mis migrañas. Él me delató a mi propio personal para echarme un ojo.  Bastardo.  Franco siempre me miraba con maldito respeto; ahora que rayaba en la amistad y  la  compasión. Incluso después de todo lo que habíamos hecho en el almacén, él pensaba que  yo era débil.  Lo odiaba. ​ Lo odiaba todo. Odiaba a todos. Tess hizo esto. Tess me cortó el alma y me dejó  sin nada.  “Dile que se vaya. No lo necesito.”​  Si tenía que morir de una migraña, que así fuera..  Entonces, por fin podría encontrar la paz.  “¿Estás seguro?”  Le fulminé. ​ “No lo hagas, Franco. No olvides nunca tu lugar.”  Bajó los ojos, dando un paso atrás. ​ “No quise hacerte enfadar.”​  Se fue sin decir una  palabra, y seguí paseando a través de la casa que ya no era un santuario privado sino un  hogar de convalecencia para más de veinte mujeres que habíamos traído desde Río. Cerré  la puerta detrás de mí.  Cinco tenían que irse hoy. Y dos se fueron en el momento que ellas llegaron. Algunas  estaban enfermas y cuatro sufrieron retiros como Tess, pero ninguna de ellas estaba tan  herida como ella. No tenía sentido masacrar artículos que iban a vender. La única víctima  había sido encontrada por uno de los mercenarios: una rubia en una tumba poco profunda  con un disparo en la cabeza.  No tenía propósito mientras caminaba alrededor de la gran mansión. No tenía ni brújula ni  dirección. Necesitaba alejarme o golpear algo en el gimnasio. Pero todo en lo que podía  pensar era Tess.  No tenía las pelotas para volver a verla. No podía soportar mirarla a los ojos sin alma. No  podía decirle que me dejara de nuevo. No podría golpearla. Podría golpearla y luego me  gustaría ser mejor que los hijos de puta que la robaron.  Pégale. Oblígala a enfrentarse a lo que sea que la está bloqueando.  Pero en lugar de patearme, me animaba para pegar a Tess, la bestia se acurrucaba más  profundamente en una esquina, colgando su cabeza lamentablemente. Quería esconderme  y no volver nunca más. 

203


El impulso del sprint llenó mis extremidades y me quitó. No estaba vestido para correr,  vaqueros y una camiseta negra, pero no podía soportar más la angustia.  Fui hacia los campos bien cuidados, alejándome de los pensamientos de Tess.  Me puse bajo los árboles antiguos, aspirando bocanadas de aire mientras corría más  deprisa para alejar a mis demonios. Dejé atrás los recuerdos de sus alucinaciones y  murmullos inquietos. Traté de olvidar que ella habló con Brax en sueños, también con sus  padres.  Mis manos se cerraron y las estrellé contra un árbol mientras me lanzaba hacia el pasado.  La corteza se me clavaba en los nudillos, pero no me importaba.  No me importaba nada pero seguí corriendo.    ***********************  Dos horas después, apenas podía moverme y rompí la puerta de la biblioteca. Me tiré en un  lateral, traté de calmar mi respiración, limpiando mi cara sudorosa con el dobladillo de la  camiseta.  Necesitaba una ducha, pero no podía hacer frente a subir a mi habitación todavía. La idea  de ver a Tess me dolía como un hijo de puta.  Con el ceño fruncido en la biblioteca, recordé porqué había evitado entrar aquí. Existían  demasiados recuerdos: Tess se enfrentó a la policía cuando pensaba que habían venido a  arrestarme; Tess volvió a ofrecerme su amor.  Y ahora ese maldito amor se desvanecía. Si es que no ha desaparecido ya.  Cogí un pesado candelabro de la mesa auxiliar, lanzándolo a la chimenea. Se inclinó y se  estrelló contra los ladrillos. La violencia despertó la necesidad en mí, y quería retorcerle el  cuello a alguien por robar algo tan precioso de mí.  Apreté la mandíbula hasta que mis dientes casi se convirtieron en polvo. Necesitaba una  pelea. Necesitaba matar para purgarme a mí mismo de esta... esta... emoción extraña. Esta  confusión me distorsiona la mente.  Ya nada en mi interior tenía sentido. Cuando Tess despertó tosiendo y luchando contra los  sueños, le llamé mi amor. Le llamé el cariño más dulce que jamás había llamado a nadie en  mi vida, y ella no reaccionó.  De buen grado le abrí mi corazón y finalmente admití que ya no sólo me preocupaba por  ella. No sólo me había enamorado de ella. Me tocó muy dentro y la amaba con cada  pulgada de mi maldita alma.  Y ​ nada.  Su fragilidad y enfermedad activaban otra parte de mí. La parte que se puso de pie para ser  un protector y un proveedor. Mi necesidad de limpiar su frente y abrazarla mientras ella se  curaba animó partes dormidas de mí para crecer. 

204


Me sentía distanciado, retrocediendo desde un amante cruel que quería hacerle daño, a  algo más suave. Un hombre que iba a dar su cuerpo, para desollar, se presentaba vivo si  eso significaba que Tess sanaría. Pero esas necesidades de cuidado paralizaban a la bestia  y ya no veía a Tess como una luchadora.  Por sus propias palabras, ella me estaba alejando.  Me miraba sin emoción, no como su amante que había atraído su sangre y ha estado tan  profundamente dentro de ella, lastimé a los dos. Ella me miraba como si se hubiera  despedido ya.  Me puse de pie, incapaz de estar sentado durante más tiempo. Agarrando un par de  sujetalibros, los tiré contra el escritorio. Los ruidos fuertes mientras se abollaba la madera,  me animaba a cosechar más anarquía.  Me convertí en una bestia, haciendo una apocalipsis en la habitación.  Arranqué las estanterías.  Se acabó.  Había roto ediciones limitadas.  Me había enamorado sólo para que terminara tan rápido.  Lancé estatuillas y pateé artefactos de valor incalculable.  Ella nunca va a volver ser mi fuerte esclave.   Cuando la habitación estaba en completo desorden, lancé la silla.  Sentado delante, me masajeé las sienes, tratando de desalojar la migraña.  Los recuerdos de Tess dispararon en mi mente. Cómo echaba su cabeza hacia atrás  cuando lamía su centro. Cómo gemía mientras la follaba. Cómo su piel se sonrojaba cuando  le azotaba.  Esperaba que la bestia gruñera y exigiera que hiciera cosas peores. Para ir hasta allí y  convertirse en todo su mundo mientras la lastimaba.  Pero mi polla estaba arrugada y me alejaba de tales cosas. Todo lo que podía ver era una  mujer que iba a morir, una mujer que pagó por mis pecados con su agonía y lo único que yo  quería hacer era envolverla en seda y galas, y nunca volver a acercarme a ella.    *********************  “Mmm, guau. Supongo que voy a necesitar un poco de ayuda para limpiar mañana.”  Mis ojos se abrieron de golpe, y el fuerte oleaje de un dolor de cabeza me dieron la  bienvenida de regreso al mundo de infelicidad y horror.  Suzette se movía por el cuarto oscuro, pasando por encima de los escombros, esquivando  lámparas rotas.  “¿Estás bien, señor? ¿Puedo traerte algo?” ​ Ella se alisó el delantal, negándose a mirar  el desastre que le rodeaba. Probablemente pensó que me había vuelto completamente loco. 

205


Me senté más derecho, pasándome una mano por la cara, tratando de disipar el dolor de  cabeza. Mi ropa estaba llena de sudor, me sentí viejo. ​ “¿Ella está bien?” ​ Mi voz era un  gruñido. Me aclaré la garganta.   Suzette se mordió el labio antes de contestar, ​ “Ella estará bien. Sólo necesita tiempo.”  Me tensé ante su tono. Ella mentía. ​ “¿Qué pasa, Suzette?”  Sus ojos miraron hacia otro lado antes de que se acercara un poco más. ​ “Me preguntó si  le dejabas usar un ordenador portátil y conexión a internet.”  Me pusé en posición vertical. ​ “¡Todavía piensa que no le dejo hablar con el mundo  exterior! No es mi maldita prisionera. Por supuesto que puede tener un ordenador  portátil.” ​ Fui hacia mi escritorio y cogí el repuesto que siempre tenía allí.  Si Tess mostraba interés en algo, tal vez encontraría su camino de vuelta. No podía aplastar  la esperanza que se había construido en mí, aunque sabía que probablemente acabara  lastimándome más.  “Aquí.”​  Se lo empujé hacia Suzette.  Ella lo cogió, pero no se movió. Finalmente, levantó la vista y mi corazón se abalanzó hacia  mis pies.​  “¿Qué más?”  “No es cosa mía, pero no creo que debas dejar que lo tenga.”​  Ella trató de devolver el  portátil, pero me alejé. ​ “No creo que esto vaya a ayudar en su recuperación.”  “¿Qué quieres decir con que no va a ayudar? Haré cualquier cosa si eso significa que  va a encontrarse a sí misma de nuevo.”​ Me estremecí, recordando el vacío frío en sus  ojos. ​ “Si es lo que quiere, dale el portátil, Suzette.”  Se mordió el labio.​  “Me gustaría darte esperanza. Decir que lo mismo me pasó a mí y  que el tiempo la curará, pero... en este caso, no estoy tan segura. Creo que hay que  hacer algo drástico, antes de perderla.”  Suzette y yo siempre habíamos tenido un vínculo estrecho. Ella me decía cosas que no  debería discutir, pero por mucho que quisiera resolver problemas con Tess, para hablar de  lo que yo estaba viviendo, no podía.  No iba a hablar de los sentimientos por Tess o la desesperación que sentía.  Con un pequeño suspiro, Suzette se fue, llevándose el portátil con ella. En cuanto se hubo  ido, me entró el pánico. ¿Y si ella estaba en lo cierto? ¿Qué pasaba si hacía las cosas mal  por dejar que Tess tuviera acceso al mundo exterior?  No tienes ninguna maldita elección, ella no es tu esclava.  No por primera vez, me hubiera gustado que lo fuera. Entonces, nada de esto hubiera  pasado porque ella nunca habría salido de mi casa. Podría enseñarle a volver conmigo, con  su dueño. Ella no tendría otra opción.  Pero ella no era mi esclava.  Era la que me robó el corazón y dudaba que alguna vez lo recuperara.    206 


********************** La migraña decidió no matarme y se quitó a las pocas horas. Traté de trabajar. Para añadir  un poco entrada a las próximas fusiones con Frederick a través del teléfono, lo único que  podía pensar era en Tess en mi cama con internet, hablando con quien fuera.  No era un imbécil celoso, pero me quedaba petrificado porque ella me había bloqueado aún  más. No tenía poder sobre ella y no estaba acostumbrado a tal debilidad.  La casa descansaba en silencio mientras me arrastraba escaleras arriba. No sabía qué hora  era; todos se habían ido a la cama.  Cuando llegué a la puerta de mi habitación, sufría una punzada terrible de pérdida. Puede  que tuviera a Tess de vuelta, pero su corazón se había ido. Había perdido a la mujer que  quería pelear y el látigo y el amor por el resto de mis días, y no sabía cómo actuar con la  extraña rota que estaba en mi cama.  Antes le grité. ¿Le importaba? Quería que ella me gritara, tener una pelea con ella,  cualquier cosa para llamar la emoción de su alma muerta.  Mi mano se posó en el pomo de la puerta y me llevó una eternidad darle la vuelta y entrar.  Deja de ser un cobarde.  Deja que mi corazón se haga daño.  Mata algo, entonces te sentirás mejor.  Las sombras se tragaban la habitación cuando abrí la puerta y pasé de puntillas por la  alfombra. Al igual que un cobarde de mierda, esperé hasta que Tess se quedara dormida  antes de regresar.  Yo acechaba en la oscuridad, no encendí ninguna luz. Dormía con la boca ligeramente  separada y el cabello enredado en la almohada. Los rizos enmarañados ahora estaban  agradables y limpios. Su cuerpo olía un poco a mi jabón de naranja de la ducha.  Ya no parecía una enferma mental que necesitaba medicamentos para hacer frente a la  enfermedad. Se veía tan inocente.  Sin embargo, debajo de esa piel de porcelana y cabello dorado acechaba un demonio, una  tentadora que yo moría de ganas de verla viva otra vez. ¿Ella todavía existía en esa concha  de una niña?  ¿Podría ser la verdadera Tess libre? ¿Mostrarle a lo que estaba renunciando al dejarme  fuera?   Por lo menos la observaba mientras dormía, podía fingir que todavía me pertenecía.  La ardiente pasión que solía poseer había desaparecido. Eso cortaba mi alma y más allá  hasta la eternidad.  Mis manos se apretaron, deseando no haber enterrado el corazón desagradable del  cabecilla bajo uno de los rosales. Quería arrancárselo del pecho otra vez. Era el único  pedazo que tenía de él.   Tal vez la traería de vuelta a su lucha, la pasión que yo necesitaba ver.  207 


Era tarde. Había sido un infierno las últimas semanas, y lo único que quería hacer era  ponerme en la cama junto a Tess. Pero la tensión mental aumentaba mi dolor de cabeza y  no podía dormir.  Mis manos fueron al cinturón, desnudándome de forma automática para la cama. El cuero  estaba cálido en mis manos y lo acaricié como lo haría un viejo amigo. Este era el mismo  cinturón que le dio la bienvenida a Tess de nuevo en el mundo.   Tal vez podría hacerlo todo de nuevo.  Me quedé helado. El animal dentro de mí levanto la cabeza, contemplando este desarrollo  repentino.  Si despertaba a Tess con la picadura del dolor dudaba que mi esclava me diera la  bienvenida. La niña rota que no me conocía podría derrumbarse más. Yo sería perjudicial  para su curación.  No hay nada peor que el vacío en el que ella vivía ya.  Tal vez había llegado el momento para mí de dormir en otro lugar. Para quitarme a mí  mismo, al igual que ella había pedido. Pero si hiciera eso, nunca la conseguiría de vuelta.  No quería admitir la derrota.  Nunca había estado tan confundido.  Suspirando profundamente, solté el cinturón, eliminando la sensación tentadora del cuero  en mi mano. Imágenes de Tess en la sala de juegos rugieron en mi mente. El sonido de su  piel siendo abofeteada por mi cinturón hizo eco en mis oídos. Tragué saliva, mirando la  silueta de la mujer que me hizo vivir en agonía, una constante trampa de deseo y repulsión.  A continuación, el impulso se alejó, dejándome frío y odiándome por ser un maldito  gilipollas.  Tess ya no era lo suficientemente fuerte para ese tipo de mierda y me cerré hasta que la  necesidad se alejó.  Me obligué a mirarla, mirarla realmente y no me gustó lo que vi. La pérdida de peso, la  sensación de tristeza, incluso en el sueño. Cada pulgada de mí quería subir a su lado y  abrazarla.  Para acurrucarme a su alrededor, ofreciendo la protección de mi cuerpo, pero en su lugar  me quedé quieto.  Mis manos no aflojaron mientras luchaba contra tantos impulsos, no todos ellos tenían  sentido. Nunca había estado tan vulnerable. Tan domesticado. Odiaba la falta de control en  las últimas semanas. Odiaba el hecho de que esta mujer delicada tenía un poder sobre mí  como ninguna otra. Ella me podría romper por la mitad por mantenerla con vida. Me había  roto en pedazos por ser tan remoto.  La bestia dentro de mí, la que ansiaba su sangre y gritaba, respiraba pesadamente con  perplejidad. Todavía quería romperla, para reclamarla y hacerla llorar, pero al mismo tiempo  quería alejarme lejos gimiendo y olvidar que ella existió.  208 


Quiero hacerte daño, Tess, pero ahora la idea de oír tus gritos pone enfermo a mi puto  estómago.  Q, estás cambiando. Nunca te habían importado las repercusiones. Sólo la caza, sólo el  placer.  ¿Esto era el amor? ¿Esta debilidad? ¿Esta realidad que alteraba la mente que me dejaba  perdido y confundido?  Si lo fuera, lo odiaba.  Echaba de menos mi sinceridad, la vida sin luchar. Había construido una fortaleza  impenetrable a mi corazón. Echaba de menos la simplicidad.  Tess gimió en su sueño, los espasmos violentos le alejaron de alguna pesadilla.  Mi corazón se aceleró mientras sus ojos se abrían, sólo para cerrarlos de nuevo al instante.  “No, por favor, Q. No me odies. No lo hagas.”  Me temblaban las rodillas, amenazando con enviarme al suelo. ¿Pensaba que la odiaba?  Nada más lejos de la verdad. Su cuerpo se estremeció, luego se volvió hacia un lado,  encrespándose en una pequeña bola.  El portátil cerrado en sus piernas se movió y lo atrapé antes de que se deslizara fuera de la  cama.  El vendaje blanco de su cuello me ayudó a calmarme. Al menos el rastreador que formó  todo este lío fue destruido y estaba fuera de su cuerpo. Esos bastardos no harían daño a  nadie más, pero otros lo intentarían.  Franco había dado derechos exclusivos para vigilar a los traficantes que habían oído hablar  de mi sacrificio a Red Wolverine. Las amenazas de muerte se fueron acumulando y pronto  tendría más sangre en mis manos.  Sentía que un bastardo espeluznante la estaba mirando en la oscuridad, me llevé el portátil  y fui a sentarme en la silla que había junto a la ventana. La luz de la luna no entraba en la  habitación, lo que estaba bien para mí. No me merecía la luz de la luna con lo que iba a  hacer.  Lanzando una mirada cuidadosa a Tess, abrí la tapa y esperé a que el portátil arrancara.  Inmediatamente fui al historial y mi corazón se apoderó cuando se abrió su cuenta de correo  electrónico.  ¿Estás jodidamente seguro de que quieres hacer esto?  Por supuesto, no lo estaba. No era un fisgón. Odiaba tener que saber con quién hablaba  Tess. Pero tampoco podría vivir conmigo mismo sin saberlo. Ella me dolía muy dentro y no  me dejaba entrar. Ella se negaba a hablar. Esta podría ser la única manera de que pudiera  entender. Finalmente podría descifrar cómo se había agrietado su mente y ayudarla a volver  a mí. Quería que sanara, no sólo por su cordura, sino por la mía también.  No iba a sobrevivir mucho más tiempo sin ella.    209 


De: Tess Snow.  Hora: 8:22 p.m.  Para: Brax Cliffingstone.    Al instante mi piel estalló en un sudor. Lancé una mirada a la Tess dormida. ¿Por qué coño  enviaba correos electrónicos a su ex?  Con el corazón dolorido, leí.    Hola Brax,  Hace mucho tiempo que no chateamos, ¿eh? Es raro porque siento como que he estado  hablando mucho contigo últimamente. Ni siquiera sé porqué te estoy mensajeando. Yo  sólo... mierda, no lo sé.  Permíteme comenzar de nuevo. ¿Cómo estás? ¿Cómo está Bianca? ¿Le has pedido salir  ya? Ah, ¿y cómo está Blizzard? ¿Sigue masticando los zapatos que dejé?  En fin... sólo quería decir hola. Así que, hola.    Ese mensaje incoherente con ningún punto. ¿Pensaba que no iba a verlo? Me encantaría  escuchar lo que diría. Me gustaría pasar el resto de mi vida escuchando su charla acerca de  los zapatos y cualquier otra cosa trivial si ella me dejara.  Mi estómago se retorció cuando me desplacé hacia abajo y me di cuenta de la respuesta.    De: Brax Cliffingstone.  Hora: 8:38 p.m.  Para: Tess Snow.  ¡Hola!   Guau, sé que dijiste que querías seguir siendo amigos, pero no sé si lo harías. Es  impresionante saber de ti, Tessie. Tengo que admitir que te he estado echando mucho de  menos. Sigo despertándome en un sudor frío, ¿sabes? Pensando en que todavía estabas  secuestrada y no podía encontrarte. Pero entonces recuerdo que estás con un chico sin el  que no podías vivir y estás locamente enamorada y feliz. Cuánto me alegro. Quiero que  seas feliz. Y en respuesta a tu pregunta, le pedí salir a Bianca por primera vez hace una  semana. Ella quería que me diera tiempo a asegurarme de que era lo que quería. Es  impresionante y estoy empezando a preocuparme de verdad por ella, pero siempre tendré  una debilidad por ti.  ¡Nos vemos!    No me ofrecía ningún consuelo que se hubiera mudado con otra chica, no cuando él todavía  la echaba de menos y tenía una debilidad por la mujer que estaba dormida en mi maldita  210 


cama. ​ Ella es mía, maldita sea.​  Quería tirar el portátil contra la pared. Quería sacudir a Tess  para despertarla y exigirle una explicación.  En cambio, seguí leyendo.    De: Tess Snow.  Hora: 8:45 p.m.  Para: Brax Cliffingstone.  Oh, estás en línea. Eso está muy bien que estés pasándolo bien con Bianca. Me alegro de  que uno de nosotros sea feliz.    Joder, con esa línea me cortó el corazón. No podía dejar de burlarse. Sonaba como una  pequeña reina del drama. Sabía que tenía derecho a sentirse así, pero después de todo lo  que había hecho, después de todo lo que hice por ella, se presentó en mi garganta como  unas pastillas duras.  El correo electrónico se convirtió en el chat instantáneo. No pude contener la tristeza  aplastante que llenaba mi pecho.    Brax: ¿Estás bien? Ese último comentario era un poco extraño.  Tess: Sí, estoy bien. Estamos mal desde hace varias semanas.  Brax: ¿Quieres hablar de ello?  Brax: Tess, ¿estás ahí?  Brax: Si no quieres hablar de eso, no tienes que hacerlo.  Tess: No quiero hablar de ello. No puedo. Lo lamento.  Brax: ¿Hay algo que pueda hacer?  Tess: En realidad no. Simplemente hablar con alguien normal me está ayudando.  Brax: LOL. ¿Estás diciendo que tu nuevo hombre no es normal?  Brax: Holaaaa... otra vez, no tienes que contestarme si no quieres. No es de mi  incumbencia.  Tess: Q es todo lo que soñé y mucho más. Es perfecto para mí.  Brax: ¿Por qué estoy escuchando un pero en esa frase?  Tess: No. Limpia tus oídos.  Brax. Jaja. ¿Qué pasa de verdad, Tessie? Me estás preocupando.  Tess: Yo...  Brax: Sí...  Tess: Estoy vacía.  Brax: Muy bien, guau, bueno, eso suena como que necesitas hablar con alguien. No tengo  la formación para hacer frente a respuestas crípticas como esas.  Tess: Lo siento. Vamos a hablar de otras cosas.  211 


Brax: Espera. No cambies de tema. ¿Te duele? ¿Estás bien? Si él te hace daño, ayúdame,  me aseguraré de arruinarle.  Tess: No es él. Ha sido increíble. Ha mostrado un lado que yo no sabía que existía.  Brax: Mentiras, Tessie. No evites la verdad.  Brax: Mira, no te voy a presionar, ¿pero necesitas que vaya a por ti?  Tess: Eso es dulce pero no. Estoy bien.  Brax: Mierda, me tengo que ir, pero ahora me estoy volviendo loco porque no estás bien.  Me prometes que me mandarás un mensaje pronto. ¿Vale? Incluso si es sólo para hablar  de lo ridículo que es Blizzard.  Tess: Lo haré. Gracias...  Brax: En cualquier momento. Adiós.    El reloj del ordenador marcó las horas que llevaba sentado allí. Demasiado congelado,  también consumido por el dolor de moverme.  Tess no sentía nada.  Tess no sentía nada por mí.  Demasiado mal me sentí lo suficientemente para quemarme en pedazos agonizantes.    ******************  Tess gritó al amanecer, dañándome a toda velocidad del coma sin sueños en el modo  completo de matar.  Mi espalda bramó al caer dormido en la silla, y me puse de pie tan rápido que el portátil se  cayó al suelo.  Los ojos de Tess se dispararon hacia mí; la emoción residual de su sueño apagado para ser  reemplazado por el vacío.  Saltando por encima del portátil, me lancé a su lado. Tenía el pelo pegado a la frente  sudorosa y lo único que quería hacera era quitárselo. Para tocarla suavemente, besarla,  acariciarla. Recordarme a mí mismo que todavía estaba en mi cama, aunque ella había  huido mentalmente.  Nunca me había importado nada en mi vida. Claro, seguí las aves y alimentaba la fauna  local pero nunca había atendido a un ser humano enfermo. Nunca lo había necesitado. Las  esclavas que venían a mí dañadas y heridas fueron tratadas por una enfermera en casa. No  quería estar alrededor de las cosas débiles, ya que no confiaba en mí mismo para terminar  el trabajo y sacarlas de su miseria.  Pero Tess. Mierda, ella era diferente.  “Estás bien. Estoy aquí.”  Me miró sin emoción. ​ “Pensé que te fuiste a trabajar. Te lo dije, no tienes que cuidar de  mí. Me siento mucho mejor.”  212 


“No te sientes nada mejor, de lo contrario estarías hablando conmigo.”  Ella bajó la cabeza. ​ “No hagas esto otra vez. Te lo dije. ​ Nunca​  voy a hablar de ello. Así  que deja de presionarme.” 

Me incliné hacia abajo, casi nariz con nariz. ​ “Voy a presionarte cada maldito día si eso  significa que te romperás y te enfrentarás a lo que estás escondiendo.”  Quería que me abofeteara. Que me alejara, golpeara mi pecho, me gritara, llorara, ​ cualquier  cosa.  Pero parpadeó lentamente y no dijo una palabra. Sus ojos dejaron los míos, mirando hacia  la ventana. ​ “¿Usaste el portátil anoche?”  Miré con aire de culpabilidad el portátil abandonado en la alfombra. No quería mentir, pero  no quería que ella supiera lo desesperado que me ponía. Tragando saliva, le dije,  “Comprobé el mercado de valores. Estoy mirando cuidadosamente para ver si la cosa  con Red Wolverine ha afectado a las acciones de otras inversiones.”  Su boca se abrió mientras sus ojos se estrecharon. ​ “Wolverine. ¿El hombre que ordenó  secuestrarme para vengarse contra ti?”  Hija de puta. ​ Ella lo sabía. 

Me pasé la mano por el pelo y di un paso hacia atrás. Ella merecía saber la historia  completa. Escuchar lo que había pasado. Tenía tanto que decirle.  “Tenemos que hablar, Tess. Sobre mucho.” ​ Me acerqué más, llegando a coger su mano.  “¿Puedes por favor decirme qué pasó?”  Ella se puso rígida antes de que la tocara. Mi mano se soltó, sin molestarme más.  “Arranqué su corazón para ti. Como tú me pediste. He viajado por todo el mundo  buscándote. He pagado más sobornos, he torturado a más gente y maté suficiente  para aterrizar en el infierno por una eternidad. Pero no me importa, porque lo único  que pensaba era tenerte en mis brazos.” ​ Miré mis brazos, finalmente, me di cuenta de  que siempre estarían vacíos de ella.  “Estás diciendo la verdad, ¿no?”  Ella ladeó la barbilla, con su comportamiento frío. ​ “Sí. Nunca voy a volver. No puedo. Lo  siento.”  La mujer a la que malditamente amaba se había ido. Mi columna se estremeció con pesar.  Podría golpearla. Engatusarla.  Sobornarla o rogarla, y no habría ninguna diferencia.  Asentí con la cabeza, tragando la pelota de tristeza que había en mi garganta.  No podía estar más allí. No podía dejar que me matara poco a poco.  Cerré la puerta y me fui.   

 

213 


Capítulo 18. Tess.  Elígeme, utilízame, nunca me perderás…  Pasó otra semana.  Siete largos días mientras yo vivía en el limbo. El portátil nunca estaba lejos, y el sonido  suave de un mensaje nuevo me dio algo que hacer. Vivía a través del mundo de internet.  Viendo bromas, vídeos divertidos, escenas de amor, episodios dramáticos. Veía todo lo que  podía, esperando algún tipo de reacción que no fuera vacío.   Pero nada desencadenaba una respuesta.  Estaba harta de esta habitación. Harta de no sentir nada. Mi cuerpo era más fuerte. La tos  se había calmado y yo quería irme.  Tenía que irme. No quería ser testigo del daño de Q. Esta era su habitación y lo único que  había hecho era mancillarlo con la enfermedad y malos recuerdos. Era el momento de  alejarme de su vida para que pudiera comenzar el viaje de olvidarme.  Abriendo el portátil, leí el mensaje de Brax.    De: Brax Cliffingstone.  Hora: 2:25 p.m.  Para: Tess Snow.  ¡Hola! Pensé que había tocado la base y había hecho que las cosas estuvieran bien. No he  recibido tu respuesta, así que espero que todavía estés viva. (Mala broma). Quién sabe...  Bianca y yo hemos empezado a salir oficialmente y quiero que tú seas tan feliz como yo, así  que vamos a empezar el espectáculo. ¿Qué necesitas? ¿Cualquier cosa? ¿Necesitas que  te envíe alguna cosa australiana? Estoy seguro de que la comida francesa tiene que ser  una mierda después de nuestras empanadas galardonadas.  Contéstame.  Brax.    Suspiré. Me entraban ganas de reír. Para ser una humana de nuevo, pero para compartir la  felicidad tenía que dejar la culpa que me rasgaba. Simplemente no podía hacerlo.  Existía en una frialdad rígida. Y por ahora, esa era la forma que tenía que ser. Tal vez para  siempre.  Yo: Echo de menos la levadura, lo admito.  Brax: Eww, bruto. Esa cosa es desagradable. Vegemite ​ (marca de levadura) ​ mola.  Yo: Qué asco.    ¿Cómo podía bromear y fingir ser normal cuando no sentía nada?      214 


Brax: Entonces... ¿cómo te sientes?  Yo: Bien.  Brax: ¿Sólo bien?  Yo: Aún vacía.  Brax: ¿Qué haría falta para que estuvieras entera otra vez?  Yo: Ese es el problema. No creo que se pueda arreglar.  Brax: Eso no suena como la Tessie que conozco.  Yo: Realmente no me conocías, Brax.  Yo: Lo siento. Eso fue duro.  Brax: No, lo entiendo. No lo hice. Realmente no. Pero sólo porque nunca me hablabas.  Acudiste en mí y actué como un culo.  Yo: Fue mi culpa. Nunca supe lo que quería.  Brax: Y ahora lo haces. Quieres al hombre que cruzó medio mundo para verte.  Yo: Solía.  Brax: Lo harás de nuevo.    Dejé de escribir, a la espera de un despliegue de esperanza porque Brax tuviera razón. Que  este frío vacío pronto se llenara de luz y de amor otra vez, pero no pasaba nada. Miré a mi  alrededor, a la habitación de Q y de repente la necesidad de salir era abrumadora.   No podía quedarme aquí. No podía estar inválida por más tiempo.    Yo: Si te dijera que iba a volver a Australia. ¿Qué dirías?  Brax: Diría que siempre tenía un lugar para dormir y Bianca y yo te ayudaríamos con todo lo  que necesitaras.    Sonreí. No tenía intención de entrometerme en su nuevo romance. Nadie quería a una ex  novia durmiendo en el sofá. Me gustaría ir a otro lugar. No importaba dónde. No me  importaba.  Suzette apareció, viniendo hacia la cama. Ella llevaba un plato con una rosca de salmón  ahumado y un poco de té helado. ​ “Comida. Espero que tengas hambre.” ​ Sus ojos se  posaron en el mensaje parpadeante de Brax. Se quedó inmóvil, rozando el texto.  Ella negó con la cabeza, y me echó una mirada de infarto de traición. ​ “¿Te estás dando  por vencida tan fácilmente?”  “No es lo que piensas, Suzette.”  Dejé el plato en la cama.​  “¿Qué quieres decir que no es lo que pienso? Es en blanco y  negro.”  Ella tocó la pantalla con un dedo enojado. ​ “¡Estás pensando en irte! Después de ​ todo.  Después de todo, Tess. ¡Sólo vas a irte!”​  Ella respiró con fuerza, con lo que visiblemente  215 


su afilado temperamento estaba bajo control. ​ “Lo entiendo. Realmente lo hago. Me tomó  años superar lo que pasó y sé que necesitas tiempo. Pero tienes que mantenerte  cerca de la gente que te quiere.”  Bajé la cabeza. ​ “El tiempo no va a ayudar. Algo me ha pasado. Nunca voy a ser libre a  menos que deje de sufrir lo que he hecho. Y si dejo de sufrir, no sobreviviré a los  recuerdos. Si supieras lo que hice, Suzette…” ​ Mi voz se redujo y por primera vez en  varios días, la aglomeración de la culpa logró penetrar mi torre.  Me entró el pánico, corriendo para llenar la grieta, envolviéndola con cadenas.  El temor de lo que había hecho creció rápidamente por hora, atrapándome a mí misma aún  más dentro de mi mente.  Suzette se desinfló. ​ “¿Qué te hicieron? ¿Qué te ha hecho tener tanto miedo?”  “Es lo que hice a los demás con lo que no puedo vivir.” ​ Yo estaba de nuevo vacía,  afortunadamente libre de la culpa.  “No te vayas, Tess. Quédate. Q está agonizando. Él te ama y sin embargo no puedes  llevarte a ti misma para tocarlo nunca más.” ​ Ella se detuvo, rozando una lágrima.  “Quédate con él.”  “Es gracias a él que me voy. No es justo torturarlo de esta manera.”  Ella suspiró, los ojos brillantes de dolor. ​ “Sugiero que pienses en tu decisión, porque en  el momento en que te vayas por la puerta y arranques el corazón de mi maestro es el  día en que me pierdes como amiga. No lo mereces si te vas.” ​ Se dirigió a la puerta,  volviéndose hacia mí por última vez. ​ “Sé que eres capaz de llegar con vida. Sólo tienes  que creer que eres lo suficientemente fuerte.” ​ Ella cerró la puerta silenciosamente detrás  de ella.  ¿Soy lo suficientemente fuerte como para hacer frente a las mujeres que dañé? ¿Para  permitir que los recuerdos empañados con las drogas me lanzaran en la culpa y la miseria?  No, no soy lo suficientemente fuerte.  Esta era la única manera.  *************************  Esa noche Q no vino a la cama.  Me había acostumbrado a dormirme y despertarme en medio de la noche para encontrarlo  dormido boca abajo, completamente vestido. Como si quisiera estar siempre listo para  protegerme. Incluso en el sueño, yo sabía que él sufría dolores de cabeza. La tensión  alrededor de sus ojos nunca lo abandonaba. Sólo otra manera de hacerle sufrir.  Pero esta noche, cuando me desperté para ir al baño, la cama estaba vacía.  Y al igual que la cama, yo también.    ************************  Al día siguiente tomé la decisión de irme.  216 


Ya no me dolía el dedo, sólo dolores y el médico me había quitado los puntos de sutura del  cuello. Me dijo que Q le ordenó que me quitara el rastreador mientras dormía; le di las  gracias efusivamente. Tener esa cosa horrible fuera de mi cuerpo era lo primero que me  daba una pequeña sensación de alivio.  Me dolían las costillas pero nada que no pudiera manejar y siempre un recuerdo o visión  trataba de arrastrarme desde mi torre, que cerraba rápidamente. Me había convertido en  una profesional en envolver mi mente con cadenas y candados, dudaba que alguna vez  pudiera encontrar una manera de desbloquearlos.  Después de una ducha y vestirme con torpeza en unos pantalones cortos de Q y una  camiseta, hice el camino hacia la habitación.  Bajando el corredor, me esforzaba por respirar y mis pulmones echaban los restos de la  neumonía. Los pasos se fueron para siempre. Seguí adelante, deteniéndome de vez en  cuando hasta que llegué a la parte inferior. Uno a la vez. Suave y lento.  Tal vez yo no era lo suficientemente fuerte como para irme. Mi fuerza se vio seriamente  agotada.  El vestíbulo era justo como lo recordaba, con su gran entrada y escalera cubierta de la  alfombra color azul medianoche.  Mis ojos se ampliaron cuando entré en el salón para encontrar a cuatro mujeres sentadas  en el sofá. Dos estaban leyendo mientras las otras tenían sus cabezas inclinadas en la  conversación.  En cuanto aparecí todo se detuvo y me miraron.  Suzette salió de la cocina con una bandeja de bebidas. ​ “Tess.”​  Su voz descansaba entre  fresca y preocupada. Le di una sonrisa rápida.  “Tuve que salir de la habitación.” ​ Asintiendo a las mujeres, añadí, ​ “Hola.”  Las chicas desviaron sus ojos, fingiendo que yo no estaba allí.  Afortunadamente ninguna de ellas era rubia. No sabía lo que le hubiera pasado a mi red de  seguridad cuidadosamente construida, si me hubiera encontrado cara a cara con la chica  que había sido violada por el hombre de la chaqueta de cuero.  Suzette se quedó en cuanto hubo depositado las bebidas en la mesa. Normalmente me  hubiera movido o apresurado a decir algo para llenar el silencio, pero no tenía ganas de fijar  la maldad entre nosotras. Todo lo que quería hacer era estar sola.  Les di un movimiento de cabeza, volviendo de la forma en que llegué.  Algo crujió y me quedé inmóvil mientras la música llovía por los altavoces.    Soy un asesino, asesino, asesino. Sangre brillante mancha mis manos.  Yo solía vivir en la violencia, violencia, violencia, pero ahora me escondo solo.  Obligándome a ser normal, normal, normal, negociando mi naturaleza sosa.  Ahora vivo en agonía, agonía, agonía, dejé reliquias, recuerdos, nada más que huesos.  217 


Q. Él había utilizado la música para llegar a mí antes; había vuelto de nuevo a ella. Las  canciones que había puesto previamente me hicieron enamorarme de él. Entendí su  tormento interior a través de las letras, me guiaba para ver el alma torturada con la que  vivía.  Apreté los puños mientras un rugido de dolor me aplastaba. Lo extrañaba. Muchísimo.  Quería abrazarlo.  Besarlo. Que me librara de mis pecados.  “Me mataste. Nunca voy a enamorarme. ¡Arruinaste mi vida!”​  ​ El colibrí rubio se estrelló  contra mi mente. 

“¡Lo siento! Nunca quise ser una asesina.”  El hombre de la chaqueta de cuero me miró con desprecio. ​ “Puta, nos has dejado entrar.  Ahora te tenemos. Vamos a hacer que encajes la presión.”  Me apresuré, jadeando, corriendo de nuevo a mi torre. ​ No puedo​ . No podía hacerlo.  Otras cadenas se pusieron alrededor de mí, otra capa de candados. 

Mi amor por Q desapareció bajo el peso de las barricadas y me tambaleaba hacia delante,  escurriéndome hasta el punto del agotamiento.  Me hubiera gustado que hubiera alguna manera de mantener el mal bajo llave y dejar que el  amor de Q estuviera libre. Pero no podía separar lo bueno de lo malo y no era lo  suficientemente valiente como para enfrentarme a lo peor.  Moviéndome a través de la casa, no sabía a dónde me dirigía. Sólo tenía que moverme.  Pasando por todas las fotos del imperio de Q, no me detuve a admirarlas. Yo no dejaba de  pensar en el futuro que yo habría tenido que trabajar con él antes de que comenzara la  pesadilla. Los edificios ya no me interesaban. La propiedad en general ya no era una de mis  pasiones. No quería dibujar ni ayudar a Q con nuevos proyectos.  El conservatorio me dio la bienvenida con su cálido abrazo y me dio un pequeño suspiro.  Por lo menos aquí no me iba a encontrar nadie. Podría ocultarme entre las plantas  exuberantes y volar en las alas como un gorrión.  Un ruido más adelante me sobresaltó; avancé tan silenciosamente como pude. Mi  respiración se quedó poco profunda y un poco jadeante, pero mi cuerpo se movía con  suficiente suministro para pasar alrededor de las pequeñas palmeras y helechos. Resulta  que yo no era la única que buscaba refugio en el interior de este espacio cubierto.  Q estaba junto al enorme aviario. Sus manos estaban apoyadas sobre su cabeza, los dedos  enroscados a través de la malla. Su cabeza se inclinó y todo su cuerpo parecía derrotado.  Sus vaqueros negros y camiseta gris estaban arrugados; su pelo más largo y necesitaba  desesperadamente un cepillo.  Él no se dio cuenta de mi presencia mientras permanecía allí, mirando con ojos vacíos a los  pájaros revoloteando en su jaula.  218 


Me obligué a hurgar en los recuerdos tiernos en mi interior. ​ Por favor, déjame ser lo  suficientemente fuerte.​  Quería detener su dolor. Parar la eliminación de mis sentimientos.  Pero no pasó nada. Toda la culpa y el miedo que me mataría si me dejaba recordar, 

quedaron bloqueados fuera del alcance. Por lo tanto, me quedé allí, vacía, viendo al hombre  que había roto, incapaz de hacer nada al respecto.  Pasaron veinte minutos con demasiada rapidez. Mi cuerpo se cansó. Yo no estaba  dispuesta a soportar largos periodos.  Las letras seguían sonando de fondo, pero no les hice caso.  “Ella está volando libre,”​  susurró Q, congelándome. Levantó la cabeza para mirar a un  gorrión que aterrizó en su mano. ​ “Ella se irá pronto y no creo que yo vaya a sobrevivir.”  El pájaro gorjeó y se pavoneó antes de volar otra vez.  Esperé paralizada, con ganas de anunciar que estaba allí para salvarme de oír su angustia.  Pero como una merodeadora, no me moví.  “Joder,” ​ maldijo, haciendo sonar la malla. Las aves graznaron, agitándose hasta el otro  extremo de la jaula.  Vete, Tess. Antes de que te vea. ​ No quería avergonzarlo. 

Q se movió repentinamente, abriendo la jaula y caminando hacia la entrada de la pajarera.  Abrió el cerrojo y entró. Los pájaros cantaban más fuerte a medida que Q se situaba en el  centro de su mundo.  Parecía un hombre despojado de sus propias alas. Un ángel caído que no tenía lugar en la  tierra y se enfrentaba en una batalla diaria para encajar.  Di un paso adelante. ¿Debo decir algo? ¿Consolarlo? Mi corazón se retorció, necesitando  estar ahí para él, pero ya no podía. No importa cuántas palabras amables me dijeran, Q  podía ver que yo ya no vivía en mi interior.  Mi alma sonaba con cadenas y candados, salvándome pero también arruinándome. Cuanto  más tiempo viviera en mi torre, más pasión y conexión se desvanecía.  Odiaba el virus adormecedor en el interior, extendiéndose lentamente, borrando todo el  recuerdo de que Tess se había ido. Fui sustituida por una réplica de carbono que flotaba en  el viento, privada de sus convicciones y pensamientos. Todo porque yo no era lo  suficientemente fuerte como para hacer frente a lo que había hecho.  Q maldijo entre dientes, bombeando el pecho de emoción. ​ “¿Por qué debo manteneros  cuando no queréis estar aquí? Estáis aquí porque os encierro. Sois mis prisioneros,  mis cautivos, mis trofeos.”  Él bajó la cabeza antes de agitar los brazos. ​ “Os suelto. Ya no os quiero. Ella ya no me  quiere, ¿cuál es el maldito punto?”  Los pájaros se volvieron locos, lanzándose hacia la izquierda y la derecha, liberándose a  través de la puerta abierta. Ellos explotaron a través de la salida y del conservatorio,  atravesando las plantas.  219 


Las alas crujieron mientras yo me metía en un pequeño rebaño de petirrojos.  “¡Fuera!”​  Gritó Q; las aves volaban más fuerte. ​ “Alejaos de mí.”  Di un paso hacia atrás, no quería ver cómo Q se venía abajo. Quería hacerme más daño,  para matarme con el conocimiento de que yo había arrancado su corazón, pero todo lo que  sentía era vacío.  Q levantó la vista y se quedó inmóvil.  Sus ojos se clavaron en los míos, brillando con rabia y oscuridad. Recé para que  despertara, así yo podría alejarnos de nuestra miseria. Quería traer todo mi amor por él y  seguir escondiéndome en la culpabilidad.  Quería borrar la oscuridad, la perdición y el odio de sus ojos, pero era inútil.  Moviendo la cabeza, miré hacia abajo.  Q maldijo, saliendo del aviario, tarareando con rabia e ira. Caminó hacia mí, deteniéndose  tan cerca que su calor corporal me quemaba la piel.  Me estremecí, esperando que me atacara agarrándome el pelo, abofeteándome, algo que  me despertara.  Cuando él no me tocó, miré hacia arriba. Q murmuró, ​ “Así que piensas en mí.” ​ Él capturó  un rizo, pasándolo suavemente a través de sus dedos. ​ “Vuela lejos, ​ esclave​ , si eso es lo  que quieres. No voy a detenerte.” ​ Su tono era triste y abandonado. 

Se dio la vuelta, dirigiéndose hacia las enormes puertas plegadizas al final del  conservatorio. Con un potente barrido de sus brazos, arrancó las puertas del mundo  exterior. Al instante, los pájaros alzaron el vuelo, volando alto en el cielo abierto.  Q suspiró pesadamente, con los hombros apretados y agrupados mientras sus queridas  criaturas aladas le dejaron sin siquiera mirar atrás.  Cuando el último pájaro había volado libre, se volvió y miró. Las líneas alrededor de sus  ojos resaltaban el cansancio y el dolor.  Tragué saliva.​  “Q... lo siento mucho.”  Él negó con la cabeza como si no pudiera creer que esto fuera el final. ​ “Lo intenté, Tess.  Realmente lo hice. Hice todo lo que me pediste. Hice todo lo que un hombre  enamorado haría por su mujer. Pero no me quieres y mi bestia ya no quiere hacerte  daño. Lo que tuvimos... se ha perdido.”  Aspiré una bocanada de aire mientras se acercaba.  “¿Te niegas? ¿Quieres probarme y ver que estoy comiendo un gran error? ¿Sólo  necesitas más tiempo?”​  Él cerró la mano en una palmera, haciendo que las frondas  temblaran y se estremecieran.  “¡Dime lo que necesitas! Te ruego que me hables. ¿Qué secretos estás guardando?”  Él resopló. ​ “Te diré lo que estás manteniendo en secreto. ¡El hecho de que estás  enviando correos electrónicos a tu maldito ex­novio en vez de confiar en mí!”​  Miró al  techo, ondulándose por la ira. ​ “¿Por qué, ​ esclave​ ? ¿Por qué no puedes llorar y dejarme  220 


fuera? ¿Por qué no me dejas que te cure? ¿Por qué tienes que dejarme fuera y huir?  ¿Malditamente por qué?​ ” 

Tantas preguntas para las que yo no tenía respuesta. Q estaba de pie, echando humo con  temperamento. Le ofrecí la respuesta más simple. La respuesta que no tenía sentido, ,pero  era todo lo que podía ofrecer. ​ “Se llevaron mi mente. No hay más que decir.”  Me merecía morir bajo el peso de toda mi culpa. Maté. Torturé. Sabía que había bloqueado  todo en mi interior y que me pudriría como un cáncer, que me está matando lentamente.  Pero no podía liberarme. No era posible.  “Me matarías si te lo dijera,”​  susurré.  Q se tensó, sus ojos intentaron leer mis secretos. ​ “Nunca te mataría. Lo que sea que  pasó no fue culpa tuya.”  ¡No es mi culpa! ​ Por supuesto que era mi culpa. Maté a sus pájaros preciosos. Exterminé  una vida humana. 

Mi piel se arrastró, un recordatorio de que mi torre sólo me podía proteger hasta el  momento. Tenía que salir antes de que él arrasara mis barreras.  “Tienes que dejar que me vaya, Q. No quiero hacerte daño.”  Se echó a reír, pero con maldad. ​ “¿​ No​  quieres hacer​ me​  daño?”​  Él se acercó más,  elevando su mano. 

Nuestros ojos no se apartaban y me quedé inmóvil, insensible, esperando el golpe.  Él temblaba, con su mano abriendo y cerrando de rabia. ​ “Cuánto quiero hacerte daño,  Tess. Si pensara que eso te traería de vuelta, no pararía de golpearte hasta que te  rompieras en pedazos minúsculos de modo que pudiera pegarlos para que  volviéramos juntos.”  El aire se espesó con violencia y me esforcé por aferrarme a mi vacío. El hombre de la  chaqueta de cuero sondeó mi mente, tratando de encontrar un camino hacia mi torre. Una  pizca de sudor me salpicó la piel mientras luchaba.  Q suspiró de repente, dejando caer su mano. Miró hacia otro lado, su temperamento se  rindió. ​ “No voy a hacerte daño, ya no quiero destruirte.”  Cogiendo mi mejilla, pasó el pulgar por mi labio inferior. ​ “No puedo dejarte ir, pero no me  quedaré para ver cómo te vas.”​  Su caricia desapareció mientras daba un paso atrás. ​ “No  quiero volver a verte. Adiós, esclave.”  Pasó junto a mí sin decir nada más. 

221


Capítulo 19. Quincy.  Tú eres mi esclave, mi alma gemela, nos poseemos, eres mía para siempre, mi  pájaro voló a casa…  Le había sacado el corazón a un hombre, y ahora quería arrancarme el mío. Me dolían los  dedos para hacer palanca para abrirme la caja torácica y la llave es golpear a un muerto. Ya  no quería vivir con esta agonía cada vez que pensaba en Tess.  Ella me había hecho daño con éxito más que cualquier otra persona en el mundo. Ella me  llevó a arrodillarme y le dije la verdad cuando le dije que no quería volver a verla.  No podía.  No podía mirarla a los ojos de nuevo. Suzette me dijo lo que pasó ayer. Cómo Tess le dijo a  su ex que se iba a ir sin tener la decencia de decírmelo primero.  En cuanto Suzette me dijo que me iba, lo perdí. Olvidé que era humano y arranqué la  cocina. Lancé la cafetera de 10.000€ a través de la puerta de la despensa, trituré paquetes  de comida y arranqué el frigo.  Sólo cuando gasté la energía, Suzette se acercó e hizo algo que nunca habría permitido  antes.  Me abrazó.  Sus brazos pequeños alrededor de mi cintura, apretando firmemente, me recordaron que  era humano y no un monstruo después de todo.  Después de todo lo que yo había hecho, no fue suficiente. Tanto la bestia como el hombre  habían perdido.  Mi Tess se había ido. ¿Qué coño le hicieron? La pasión y la fuerza habían desaparecido.  Mirar a los ojos de Tess me dejaba con un escalofrío y soledad. No veía nada.  Malditamente ​ nada.  Ella se había apagado, pero yo no tenía el maldito lujo de hacer lo mismo. Por mucho que  quisiera hacer que el dolor desapareciera, lo tentadora que era la idea de liberarme a mí  mismo de esta agonía, no podía dejarlo.  Las personas confiaban en mí. Esclavos. Personal. Innumerables empleados.  Cobraba por la casa, no me cabía en la mente perder a la mujer que amaba.  Un nuevo sonajero existía dentro de mí, fresco, que rezuma heridas causadas por la traición  de Tess. La oscuridad me consumía mientras la caza de Tess volvió con una venganza.  Quedó atrás la necesidad de tender a ella, hacerla bien de nuevo.  Todo lo que quería hacer era estar lejos, muy lejos para que ella no pudiera ver lo mucho  que me rompió. ¿Yo? La bestia sin malditos sentimientos se tambaleaba al borde,  envolviendo sus brazos alrededor de las rodillas de Tess y pidiendo con todo lo que tenía  para que ella recordara. Para que ella detuviera esta locura y levantara al hombre. Ella dejó  que le robaran la vida. Ella se había metido en la peor clase de enfermedad. 

222


Tres veces había visto esto. Tres veces, devolví a antiguas esclavas a sus maridos y tres  veces las mujeres abrazaron y sonrieron pero faltaba algo. Algo intrínseco, único. Los  maridos lo sabían de inmediato. Reconocieron que el alma de la persona a la que adoraban  se había cerrado, bloqueado y se hundió en las profundidades del ser de sus esposas.  Sentí lastima por los pobres idiotas que perdieron a sus esposas de nuevo. Una vez que  una mente llegaba a su punto de ruptura, no se rompía. Se doblaba hacia dentro, se  formaban capas como un acordeón hasta que se eliminaban todos los elementos de la  emoción. Hasta su pasado horroroso, o lo que había soportado, se había ido.   Mientras Tess se había hecho más fuerte. Y ahora ella era aún más fuerte. Más fuerte en su  frialdad y el simple hecho de que había aprendido cómo bloquear su vida. Completamente,  perfectamente, ella nunca sentirá de nuevo, ni esperanza, ni felicidad, ni miedo. Su vida se  había ido desde la sobrecarga sensorial de sombría y estéril. Ella no lo hizo  deliberadamente, pero sabía que no había esperanza. Después de todo, había visto la  prueba. Las tres mujeres que regresaron con sus maridos se divorciaron de ellos,  arruinando a los hombres de nuevo.  La desgarradora puerta de debajo de las escaleras sonó, salí corriendo por las escaleras y  agarré un palo de billar del bastidor. ​ “¡Mieeeerda!” ​ Grité, lanzándolo contra la pared. Se  clavó como una jabalina, ruidosamente fuera de los paneles de madera. La sala de juegos  era el único lugar donde yo quería estar.  No quería volver a la casa. Quería crear una guarida donde podía pretender que no me  habían amado o perdido.  Me había pasado la noche anterior en el conservatorio, después de escuchar a Tess que no  podía estar a su lado. No podía ponerme a través de eso. En cambio, caí en un sueño  inquieto con los sonidos de los pájaros, pero cuando me desperté, la comodidad que me  ofrecieron era falsa.  Sólo estaban allí porque ellos estaban rodeados de alambres y candados. No estaban allí  por mí. Eran mis prisioneros.  Yo ya no veía a cada gorrión y veía a una mujer que ayudé a salvar. Ya no tomaba la  satisfacción de que cada criatura pequeña representaba el bien que hice. Todas ellas se  convirtieron en una broma, todo se convirtió en Tess. Rebotando en su jaula, en busca de  una salida.  Al igual que la maldita Tess.  “¡No puedo seguir con esta mierda!”​  Nunca me había sentido tan consumido. Quería  liberarme de esta manía que tenía en mi interior.  Alcohol.  Eso me ayudará a adormecerme, si no a limpiar mis pensamientos por completo. En cuanto  pensaba acerca de beber para olvidar, no podía moverme lo suficientemente rápido. 

223


Salté sobre el taco de billar en el suelo y prácticamente corrí hacia la barra de cristal. Entré  en la cueva oscura de almizcle donde las botellas ridículamente caras de licor descansaban  en las sombras.  Dando un paso atrás hacia la luz, le quité el polvo al Malcallan Fine & Rare Collection de  whisky de malta. Si vendía esa botella, probablemente ganaría diez mil euros.  Planeé beber otra cosa para entretenerme.  No me valía con una copa. No me valía beber y saborear. Arranqué la parte superior y bebí.  La quemadura bajó por mi garganta, salpicando mi estómago vacío, echando llamas de  fuego alcohólico.  Gemí mientras otro trago me llevaba al infierno hasta que sentí que mi estómago se  erosionaba.  Tomé otros cuatro tragos antes de que tuviera que parar para recuperar el aliento. Mis  malditos ojos regateaban como un bebedor virgen y la habitación ya tenía una neblina de  color marrón.  Mi esperanza de dormir existía en el consumo de toda esta botella. Tal vez entonces me iría  a dormir, y cuando me desperté, Tess se habría ido.  Tess se está yendo. ¡Haz algo! Deja de revolcarte.  Ella ya ha tomado la decisión. ¡Joder, voy a tener que humillarme! ​ Hice todo en mi poder y 

ella todavía no me quería. Sólo podía tomar tanto antes de convertirme en un tierno amante  que quería sanarla, a un hombre que quería vencer y alejarla porque me había hecho  mucho daño.  Me lancé a mí mismo hacia la esquina de la habitación, inclinando mis piernas y apoyé mis  antebrazos en la parte superior de las rodillas. La botella pesada colgaba de mis dedos, y la  única vez que me moví era añadir fuego ardiente en el estómago.    *************************  “¿Q? ¿Mercer? ¿Dónde coño estás?”  Una voz me atravesó mi borrachera; me quedé helada. Quienquiera que fuese, no quería  que me encontraran. ​ A la mierda. Dejarme malditamente solo.  “Puedo oler a alcohol, así que sé que estás aquí,”​  Frederick murmuró mientras se  acercaba a la mesa de la piscina para encontrarme acurrucado contra la pared. La pared  era un lugar cómodo para estar. Nunca había estado tan cálido, suave y entumecido.  El whisky era mi único amigo. Abracé la botella más cercana mientras la frente de Frederick  se fruncía. Su nariz estaba arrugada y suspiró mientras yo estaba hecho un lío que él tenía  que limpiar.  Bueno, afortunadamente para él, me gustaba mi desorden y él sólo podía joderlo.  Mi temperamento estaba bien y verdaderamente fuera de su correa; gruñí, ​ “Déjame en el  infierno solo.”  224 


Frederick se cruzó de brazos, mirándome. ​ “¿Cuánto has tenido que beber?”  Me burlé, agitando la botella ahora casi vacía de whisky como si fuera la pregunta más  ridícula que hubiera oído nunca.  Él dejó escapar un suspiro pesado, dejando los ojos en blanco. Levantó la parte delantera  de sus pantalones para ponerse en cuclillas delante de mí.  Las ganas de darle un puñetazo, porque cayó sobre su culo, me consumía.  Su pelo peinado hacia atrás era perfecto, con el traje azul medianoche inmaculado. Sus  ojos de color zafiro no tenían ninguna tensión o preocupación. Parecía un maldito chico de  un cartel para un matrimonio feliz y exitoso.  Algo que yo nunca tendré.  Ah mierda, los pensamientos dolorosos estaban de vuelta. Yo mismo había bebido con éxito  en un estupor antes, y nada había existido en mi cerebro, pero ahora la neblina cambiaba al  cansancio doloroso. Suspiré. ​ “Vete, Roux. Te necesito aquí.”  Él sacudió la cabeza. ​ “No me voy a ir mientras un amigo está acurrucado en una  esquina apestando a whisky sin saber que se lo está comiendo.” ​ Él levantó una ceja.  “Así que... ¿qué te está comiendo?”  El peso terrible que yo había estado llevando en el pecho durante semanas explotó. ​ “¡Ella  malditamente me odia! Eso es lo que me está comiendo.”​  Alcé las manos y la botella  salió volando.  Frederick la atrapó antes de que cayera al suelo. ​ “Ella no te odia, Mercer. No podrías  estar más lejos de la verdad.” ​ Él miró el whisky antes de tomar un trago, haciendo una  mueca cuando se hundió. ​ “Has recorrido el mundo por ella. Has matado a incontables  hombres para encontrarla y has descuartizado al hombre que la tomó porque te lo  pidió. Te has pasado todos los días junto a ella, secándole la frente, sufriendo a  través de sus alucinaciones todo sin quejarse. Has estado allí para ella y ella lo sabe.  Ella todavía te ama.”  Me reí. ​ “Oh, me quejé. He roto un montón de mierda porque no podía soportar oír sus  pesadillas o soportar el vacío en su alma.”  Frederick sonrió. ​ “Hice lo mismo cuando Angelique cogió la maldita gripe hace unos  años. Me sentí tan impotente. Romper cosas era una buena manera de ventilación.  Esa mujer mía me tiene cogido por las bolas, al igual que Tess contigo.”  Fruncí el ceño. Frederick pintó un cuadro de un hombre que había perdido la columna  vertebral por una mujer. ¿Quién se volvió loco cuando él no podía tenerla, que no tenía otro  propósito que amamantar a su regreso a la salud? Eso me estaba matando.  ¿Era eso?  Eso quería decir que me importaba más de lo que me importaba a mí mismo. Yo ponía sus  necesidades antes que las mías. 

225


Sacudiendo la cabeza, argumenté, ​ “Me estás confundiendo. Soy un hijo de puta que  dirige una compañía internacional y salva esclavas de pendejos jodidos.” ​ Cogí la  botella de su mano y tomé un trago enorme.  Frederick resopló, tirando el whisky. ​ “Cuidar a una persona no te convierte en eso,  idiota. Sí, llevas una gran empresa, pero yo también, y me las arreglo para irme a casa  con una mujer maravillosa a quien adoro. Puedes ser fuerte y suave.”  Mi mundo consistía en líquido y vapor de whisky, sólo me di cuenta cuando él me lo robó y  no tenía tiempo para escuchar sus divagaciones. Todo lo que podía ver era mi antigua vida.  Trabajando para una empresa que tomaba todo lo que di. Vivía una existencia solitaria  siempre luchando, pero quería decir que estaba demasiado cansado, demasiado centrado  para lastimar.  Yo ni siquiera había sabido que había estado solo hasta que Tess entró en mi maldita vida.   Todo esto no habría sucedido si la hubiera enviado de vuelta a su novio idiota. ¿Quién  demonios era yo para mantenerla? Mira cómo hemos jodido nuestras vidas, gracias a mi  plan genial.  Bajé la cabeza.​  “Estoy bromeando conmigo mismo, Roux. No soy un hombre de  corazón blando que puede ser normal.”  Frederick negó con la cabeza. ​ “Estás bien. No puedes. Así que deja de tratar de ser. Sé  que Tess realmente hubiera apreciado que cuidáramos de ella durante las últimas  semanas, pero está en vías de recuperación. Es hora de que le enseñes el hombre del  que se enamoró. El maestro. El hijo de puta dominante que tiene tendencias sádicas.”  Él se rió entre dientes y agregó, ​ “La última vez que estuviste borracho, la enviaste de  vuelta y añado, con detalle muy íntimo, lo que te dejó hacer con ella esa noche en su  dormitorio.”  Mi mente se disparó de nuevo a esa noche. La primera vez que permití que una pequeña  parte de mí se liberara, cuando estaba desinhibido con el alcohol, encadene a Tess y la  azoté  Perdí todo el control. Mostrando los dientes, bajé la barrera a mis demonios, golpeándola.  No había balanceo o hacer el amor suave. Envenené mis caderas contra ella, gruñendo,  sudando, una necesidad enloquecida interior y profunda. Necesitaba lastimarla, marcarla,  reclamarla.  Con mi erección dentro, le pasé las uñas a lo largo de su culo, sacándole sangre,  emocionándome cómo ella jadeaba y se quedaba sin aliento por la necesidad.  La mordaza atrincheró sus gritos. Ella rebotó en mis brazos, sus pechos se balanceaban  con cada embestida. La sala estalló con los sonidos de la respiración pesada y bofetadas  en la piel sudorosa. La temperatura del aire era demasiado caliente. Tess era demasiado.   Me corro. Joder, me corro.    226 


Salté una milla cuando Frederick me agarró el brazo. Mis ojos brumosos luchaban por salir  del sueño erótico y centrarse. Cuánto me hubiera gustado que mis bolas estuvieran dentro  de Tess ahora. Lo mucho que quería era erradicar la distancia entre nosotros.  “Ella es tu otra mitad, Q. Ella vive para el agudo placer del dolor y vives para dárselo  a ella. Si ha habido alguna vez que dos personas se pertenezcan, eres tú.”​  Se puso de  pie, arrastrándome de los pies.​  “Así que vas a hacer algo al respecto.”  Oh, maldito dios, la habitación no sabía cómo comportarse. ​ ¿Dónde diablos están mis  piernas?​  El whisky irrumpió en mi interior, en busca de una salida, pero tragué saliva,  logrando mantenerme de pie. 

Frederick me arrastró hacia la escalera y me empujó.   Agarré la barandilla, tratando de impedir que me empujara a donde no quería ir. ​ “¿Qué  coño estás haciendo?”  “No estoy haciendo nada. Tú lo estás haciendo.” ​ Su hombro chocó contra mi espalda,  empujándome hacia arriba hasta que tropecé a través de la puerta y en el vestíbulo. El resto  de la casa estaba dormido; después de todo, eran las dos de la mañana.  Sacudió las manos mientras se felicitaba por el trabajo bien hecho. ​ “Vamos.”​  Hizo un gesto  en la escalera. ​ “Ve a arreglarlo.”  Negué con la cabeza, ignorando sus demandas estúpidas. ​ “¿De todos modos qué  demonios estás haciendo aquí tan tarde? Vete a tu casa con tu esposa perfecta y  bonita.”​  No quería parecer celosos. Angelique era mujer bonita y perfecta, pero hice que  sonara como que era algo malo.  Frederick me dio una mirada dura. ​ “No voy a perforar para eso estás borracho. Si  deseas saberlo, estoy aquí porque Suzette me llamó para hacerme saber que liberaste  a todas tus aves. Ella estaba preocupada de que finalmente estuvieras roto.”​  Él  suspiró, moviendo un dedo en mi cara. ​ “Ella estaba preocupada, y creo que hizo lo  correcto, así que no la reprendas.”  “Maldita entrometida,” ​ murmuré en voz baja.  “Esa maldita criada puede llegar a ser tu salvadora si tienes las pelotas para arreglar  lo que ha pasado y pasa entre Tess y tú.”  Giré, balanceándome, con la intención plena de cubrirle. Si no podía golpear a Tess, un  sustituto lo haría. ​ “No es jodidamente corregible. Lo he intentando.”  Frederick se agachó y me golpeó, duro, justo en el intestino, donde todo lo dulce, el alcohol  vivía. ​ “Antes de preguntar, era por ser una porquería. En segundo lugar, era para  tratar de meter algo de sentido en ti. No lo has intentado. Has estado tratando a Tess  con guantes para niños. ¿Es por eso por lo que ella se enamoró de ti?”  Me froté el estómago, balanceándome. Necesitaba volver a pensar que ese hombre llevaba  mi empresa. Él hacía preguntas tontas. ​ “¿Eh?”  227 


“¿Acaso Tess se enamoró de ti porque eres amable, dulce y ecuánime?” ​ Él resopló,  sonriendo y extendiendo los labios.  “Por supuesto que no.”​  Incluso me reí de esa sugerencia idiota. Nadie había utilizado  esas tres palabras para describirme nunca, ni siquiera en mi mejor día.  “¿Ella se enamoró de ti porque eres un hijo de puta oscuro que tiene que golpearla y  sacar la sangre para estar conectados?”  “Mierda, cuando lo dices de esa manera, suena como un maldito psicópata con un  complejo de vampiro.” ​ El alcohol pasa de dulce a agrio, y ya no me gusta la idea de estar  borracho.  “Lo eres. Estoy totalmente de acuerdo. Pero tú también eres un hombre así y una  mujer quiere ese lado de ti. Me dijiste que ella quería ser tu esclava. Regresó para ti,  Mercer. Ninguna mujer se pondría a sí misma así, a menos que pudiera ver bondad en  ti.”  Eso me recordó que la dejé en primer lugar. ​ Todo es mi culp...  Frederick me dio una bofetada. Fue un movimiento tan femenino que me reí. ​ “¿Recurres a  un poco de acción de bofetadas, Roux?”  Él se rió entre dientes. ​ “Sólo para ese tren de pensamientos. Lo he visto en tus ojos  demasiado a menudo en las últimas semanas. No es tu culpa. Claro, tu vida está llena  de hombres peligrosos, pero tú eres lo suficiente peligroso como para mantenerla a  salvo. Sólo fue mala suerte. Eso es todo.”  “No fue maldita mala suerte. Los dos fuimos unos idiotas con el rastreador. ¡Pensé  que se lo había quitado!”  Frederick asintió.​  “Estoy de acuerdo. Ambos son culpables. ¿Qué te dice eso?”  Enfado.  La ira pura sin diluir se filtró a través de mis venas, y consumirá alcohol, haciéndome ver  claramente por primera vez en semanas. ​ “Tess también tiene la culpa.”  Frederick dio un paso atrás, una sonrisa tirando de sus labios. ​ “Continúa…”  Mis ojos se elevaron a la escalera por encima de nosotros, veía a Tess acurrucada en la  cama pensando que estaba a salvo.  Pero no estaba segura. No de mí.  “Ella me ha jodido tanto como yo. Ella tiene que pedir disculpas. Ella tiene que darme  las gracias por toda la sangre en mis manos. Ella tiene que devolverme lo que es  mío.”  “¿Y qué es eso?” ​ Frederick incitó.  “Su puto corazón.”  Mis piernas se movían por su propia voluntad. Agarrando la barandilla, me lancé por las  escaleras, dos a la vez.  No podía moverme lo suficientemente rápido.  228 


Frederick me seguía de cerca. Yo quería decirle que se perdiera, pero no tenía tiempo. Ya  había perdido bastante tiempo. Tendría una audiencia pero estaba cuidando del pasado.  Esta conversación debería haber ocurrido hace días. Tess me lo debía. Maldita sea, ella me  debía tan malditamente mucho y ella me cortó. Yo terminé siendo cortado.  La puerta se abrió de golpe mientras le daba con el hombro. Tess se levantó de la cama.  Ella hizo una mueca, haciéndose a un lado, su dedo vendado descansaba en la sábana.  Me lamí los labios, buscando los ojos de la única cosa que tenía que ver. Miedo. Ella  debería haber sido aterrorizada en mi entrada, pero sus ojos estaban incoloros en la  penumbra. Nada brillaba, ni terror, ni pánico. Parecía como si se hubiera quedado dormida  en un maldito servicio religioso.  “Tess,” ​ le gruñí, acercándome a la cama.  Dejó que fuera. Ella no se aleó o trató de esconderse bajo las sábanas. Ella ladeó la  cabeza. ​ “No pensé que vinieras a dormir conmigo. No después de lo que había  dicho.”  Ella llevaba la misma camiseta blanca del color de la cama, y lo único que podía pensar era  en desvestirla antes de que la atara a la cruz, parecía como hace un siglo. Entonces  habíamos sido felices. Me había atormentado y asustado, pero era feliz mientras Tess me  prometía que nunca se iría.  Me pellizqué la frente, tratando de tener mis pensamientos bajo control.​  “No voy a la cama,  esclave​ . Tú y yo tenemos que hablar.” 

Ella me miró, pero asintió con la cabeza.​  “Vale.”  Maldita sea, ¿dónde estaba el fuego? El argumento de que ella no quería hablar porque la  había despertado en medio de la noche. Necesitaba ver la tenacidad y audacia. Nada  brillaba en su rostro, sin pizca de emoción.   Apreté los ojos, tratando de entender qué coño estaba haciendo aquí.  “Q…”  Su voz suave se envolvió alrededor de mi corazón y golpeé.  No era mi intención hacerlo. No le di permiso a mi mano para que golpeara su mejilla.  Simplemente sucedió. La fuerza de su poder sobre mí hizo que el el monstruo saliera.  Denegado por tanto tiempo, que había hecho lo que yo estaba aterrorizado de que  ocurriera. Se llevó mi control, me hizo golpearla.  El aguijón suave en mi palma y el ruido resonante de conectar con la mejilla de Tess era el  paraíso.  Lo había echado de menos durante demasiado tiempo. Abrí los ojos, mirando la huella de la  mano roja que se había quedado en su piel. Mi polla se endureció al instante.  La primera maldita erección que había tenido desde que encontré a Tess tan arruinada y  débil.  Sus ojos se ampliaron cuando ella se tocó la mejilla con los dedos suaves.  229 


Esperé, lamiéndome los labios, en espera de sus lágrimas de cristal que sabían tan dulce,  pero sus ojos permanecían secos.  Sin sal, sin asombro o acusación.  “Sé que estás tratando que saque alguna emoción, Q. Pero... no va a funcionar.” ​ Ella  rompió el contacto visual.  “Lo he intentado. No me gusta lo que estoy haciéndote. Te quise y no puedo soportar  la razón de tu dolor, pero me hicieron…” ​ Ella tragó.​  “Mis pensamientos no son  seguros ya. No puedo ser yo misma, porque todo está envuelto en maldad.” ​ Ella miró  hacia arriba. ​ “Estoy realmente arrepentida, pero tienes que dejarme ir.”  El alcohol rodó en mi estómago y lo perdí por completo. No estoy orgulloso de lo que hice.  Nunca quise estar tan fuera de control, pero he perdido todos los elementos del hombre y le  mostré lo mucho que la maldita bestia le deseaba.  Arranqué las sábanas y la empujé hacia el centro de la cama. La camiseta se le subió,  mostrando su vientre plano, y tuve que morderla. Tuvo que estropear esa carne poco  magullada.  Con un gruñido, enterré mi boca contra su estómago. Ella se estremeció y mordí más fuerte.  No le rompí la piel, pero sólo porque intervino algún milagro.  Extendí todo mi peso sobre ella, sofocándola contra el colchón. Ojos a ojos, boca a boca,  caderas a caderas.  Me empujé con fuerza contra ella, gimiendo de lo bien que se sentía mi erección dura.  Había pasado demasiado tiempo. Demasiado tiempo desde que había tenido a esta mujer...  desde que ​ quería​  a esta mujer. ​ “Siente eso, Tess. Eso es para ti. Te quiero mucho. Por  favor vuelve a mí. ​ Volverás ​ a mí.” ​ Rompí mi boca contra la de ella.  Su gusto me embriagaba más que cualquier alcohol. 

Forcé sus labios abiertos, exigiendo que la lengua volviera. Ella abrió, dejando que la  besara, pero no respondió a mi afecto. Era como besar a un cadáver.  Por favor. Malditamente por favor, vuelve a mí.  Disminuye la velocidad, la besé con toda la infelicidad y la pérdida de su interior. Mostrando  lo mucho que necesitaba a la mujer fuerte y fiera pero la dejé lastimada de todos modos.  La necesitaba tanto.  Vertí mi corazón en ella...  Nada.  Mi instinto se retorcía y me alejé, mirándola profundamente a los ojos. No había palabras  para describir a la mujer vacía, vacía, que le devolví la mirada. No hay señales de lujuria o  miedo o confusión.  Cero. Nada de nada. Se ha ido.  Agarrando sus hombros, la estreché. ​ “Despierta, ​ esclave​ . Sal de tu puto búnker y  mírame a la cara. No tienes que cerrarte nunca más.” 

230


Cuando ella no dijo nada, le grité justo en su cara. ​ “Esto no es sólo culpa mía, lo sabes.  Te dejaste el rastreador. Se te olvidó quitártelo. ¡Deberías habérmelo dicho! Deberías  haber hecho que sólo yo tuviera acceso a ti.”  Me senté, arrastrándola en posición vertical para sacudirla con cada palabra. ​ “Me fallas. Lo  arruinaste. Maldita sea, Tess. ¡Haz algo!”  Un destello de algo despertó en sus ojos antes de que se fuera otra vez, asesinado por el  vacío de vida chupando en mi interior.  “Te voy a follar. Voy a hacer que vuelvas a mí. ¿Es eso lo que quieres?” ​ Tomé su  mano lesionada y la puse alrededor de mi erección.  Agarre caliente y enojado; queriendo estar dentro de ella.​  “Te necesito tan jodidamente  mucho.” ​ Presioné mi frente contra la de ella, susurrando, ​ “Por favor, dime que no dejas  que te toque, todo el tiempo realmente pidiendo que lo haga. Por favor, dígame cómo  nunca dejarás que te rompa, a la vez que te mojas para mí. Dime algo, esclave.” ​ Quité  mi mano de la de ella, rezando porque ella me hiciera un puño y me diera un accidente  cardiovascular. Mi corazón se rompió mientras su agarre se aflojó.  Veía de color rojo.  Agarrando su garganta, apreté, mirando profundamente en sus ojos y viendo su puta alma.  Y me asusté mucho cuando me di cuenta de que no había alma que ver. Nada conectó  conmigo, la relación mental que compartíamos había desaparecido.  “Tess, por favor. Te lo ruego.” ​ Presionando mis labios contra los suyos de nuevo, no me  moví, esperando, esperando que ella me devolviera el beso.  Una respiración.  Dos.  Una agonía esperando a que se ablandara, aceptando mi protección, mi deseo de darle lo  que ella quisiera, pero se puso rígida en mis manos. Su piel caliente se volvió fría, se retiró  aún más. El vínculo que compartimos se cortó mientras ella respiraba todo lo que existía  entre nosotros, dejándome en la oscuridad, solo, una vez más.  “Gorrión,” ​ susurró.  Mi mundo crujía sin fin; mi corazón se detuvo.  No pensaba que nada podía hacerme daño tan profundamente. Quería arrancar mi cerebro  y nunca existirá. Esa única palabra. Me arruinó. Me rompió con una bola de demolición,  dejándome en escombros, en trozos, en polvo.  Me aparté, luchando fuera de la cama. Arrancó mi corazón y me dejó muerto.  "¿Gorrión?" ​ Repetí, mi voz se quebró.  Ella me miró directamente a los ojos. ​ “Gorrión, Q. Lo siento mucho.”​  Sus ojos cayeron  donde mi camisa tenía desecho, reduciendo mi tatuaje a cero. Ella avanzó hacia delante  sobre sus rodillas; haciéndome señas para ir más cerca.  

231


No me podía mover, clavado en el suelo. ¿Ella acaba de utilizar la palabra de seguridad y  espera que vuelva con ella?  El monstruo dentro de mí ya no vivía en el reino de la cordura, que arrancó su carne, tiró a  la cabeza, deseando que hubiera una forma de librarme de esta pesadilla.  Cuando no me moví, Tess se subió sobre la ropa de cama y dio un paso hacia mí. Su  pequeña mano destelló, trazando el gorrión sobre mi pezón, el más alto, el que vuela libre.  “Ellos me hicieron que dañara a los demás. Me hicieron romperlas. No soy un pájaro  bueno más. No sé cómo vivir con esto. Estoy vacía. Estoy perdida. Y el tiempo no me  va a sanar. No te puedo dar lo que necesitas y me gustaría poder hacerlo.” ​ Su voz  estaba entrecortada, torturada. Traté de no escuchar o creer. Esto era.  Este era el final.  “No quieres decir eso. Volverás. Deja que te ayude.” ​ Mi mente se llenó de imágenes de  azotarla, azotarla hasta que recordara quién era. Matarla intentándolo si eso significaba que  ella sería mía de nuevo. ​ “Haré cualquiera cosa que me pidas. Sólo dame más tiempo.”  “Me voy por la mañana, Q. Lo siento.”  “¡No te vas a ningún sitio!” ​ La empujé hacia atrás, observando cómo estaba tumbada en  la cama. ¿Por qué no mostraba una mueca de dolor o mostraba el dolor de sus heridas?  ¿Estaba tan lejos que tampoco sentía su cuerpo?  La bestia dentro de mí rugió, decidida a averiguarlo. Golpeé con mis dedos, arrastrando las  uñas por su pierna.  Cuatro líneas de sangre y todavía nada. Tess sólo estaba allí, respirando normalmente, un  aspecto tan remoto.  “¡Tess, no me hagas esto!” ​ Busqué de nuevo para hacer lo que no sabía. Pegarle,  abrazarla, acariciarla, cualquier cosa sería mejor que nada.  Las armas se acotaron alrededor de mí, arrastrándome de vuelta.  Frederick me murmuró al oído, ​ “Ella dijo que no, Mercer. No hay nada que puedas  hacer.”  Luché, me esforcé, pero Frederick era fuerte. Su brazo se apretó, los músculos se clavaron  en mi mandíbula mientras me arrastraba lejos de Tess.  La última imagen que vi fue Tess sentada con las piernas cruzadas en la cama con su largo  pelo rubio a la deriva y sus ojos sin vida de color azul grisáceo viendo que me iba.  No había nada más que decir.  Estaba hecho.  Terminado.  Cada puerta en mi mente, todas las paredes y la barrera que nunca había creado, se  estrellaron de nuevo en el bienestar. Compartimenté en mi mente mis necesidades y la  humanidad, me saqué de la ecuación. Me apagué tan eficientemente, tan fríamente, me  quedé pensando si yo era un psicópata.  232 


Tess se había ido.   Frederick aflojó su agarre. ​ “Lo siento, hombre.”  No dije una palabra mientras me alejaba.  Lejos de la esclava de la que me enamoré.  Lejos de mi propia existencia.             

                                        233 


Capítulo 20. Tess.  Átame, búrlate de mí, deja que tu placer me complazca. Lastímame, quiéreme,  pero por favor no me dejes…  En cuanto la puerta se cerró detrás de Q, empecé a temblar.  Usé la palabra de seguridad.  Una palabra que hizo añicos a Q y arruinó la conexión final entre nosotros. Nunca pensé  que tendría que usarla, pero cuando me besó, vertiendo todo el amor y la necesidad que  sentía por mí, yo no podía funcionar. No podía ser la causa de tal agonía.  Las náuseas subieron por mi estómago. Me hubiera gustado traerlo de nuevo. Quería correr  tras él y prometer que imaginaba que encontraba una manera de volver. Ofrecerle una  oportunidad de sacarme fuera de mí, dejarme por completo en su control, pero cuanto más  tiempo me sentaba allí, más pesada me sentía.  La culpa, los fantasmas y el dolor me enturbiaban como una tormenta. Me empujaban  contra las paredes de mi torre, tratando de ahogarme y me llevaban directamente al  infierno.  “Piensa en mí. Piensa en mí muerta y en descomposición en el suelo.”​  ​ El colibrí rubio  rompió mi fortaleza, rasgando mi corazón en pedazos. ​ “Pon una bala en mi cerebro. Tú  eres la razón por la que tengo tantos huesos rotos.”  La culpa abrió sus fauces ansiosas, respirando profundamente.  Apretando los dientes, me defendí. Temblaba mientras añadía otra capa de ladrillos a mi  torre. ​ “Lo siento. ¡No puedo!”​  Un recuerdo me inundó. Algo que había reprimido, algo  reprimido que no quería ver.  “Continúa. Hazlo.”  Ya no tenía la fuerza para desobedecer incluso mentalmente. Baraja hacia delante, arrastré  el cuchillo por el brazo de la chica rubia.  “Ya basta. Llámalo Stocktake y ya no necesitamos esa mercancía.”  La niña temblaba, sacudiendo la cabeza, sus labios trabajaban el trapo grueso en la boca.  Las correas alrededor de su cuerpo la mantuvieron inmóvil mientras me agarraba la muñeca  y rodeaba el tatuje de código de barras con la punta del cuchillo.  Las drogas me confundieron. ¿Por qué estaba cortando este tatuaje? ¿Debe ser importante,  pero tal vez debería cortar el mío también?  “Hazlo, puta. O te cortaré el brazo.”  Presioné la punta del cuchillo en todo el contorno del tatuaje, dejando que el trozo de metal  afilado lloviera con sangre roja.  La chica goleó, lloró, y parpadeé y salí de la conciencia de la droga.  “Buen corte. Ahora quítale la piel.”​  El hombre de la chaqueta de cuero apareció por mi  hombro, inspeccionando mi obra.  Asentí y cogí la carne para...  234 


La visión que me revolvía el estómago se fracturó al caer de la cama. Gritando, tuve  arcadas y apresuradamente cogí el recipiente del suelo. Mi estómago se vació y mi piel  estaba con sudor pegajoso.   El sonido de la puerta abriéndose y cerrándose no me interesaba mientras otra ola de  enfermedad aumentaba.  El hombre de 1920 me cogió suavemente el pelo, esperando a que yo terminara. Una vez  que estaba bastante segura de que no tenía nada, cogió el cuenco y se fue al baño antes  de volver para ayudarme a meterme en la cama.  Una vez que descansaba bajo las sábanas, se levantó y sonrió con tristeza. ​ “¿Me  recuerdas?”  Asentí. ​ “Tú me paraste cuando Q me encadenó en una cena.”  Por una vez no me estremecí al pensar en el maldito ruso y la empuñadura de su cuchillo.  Nunca sabría la verdadera razón de Q detrás de eso.  “Lo hice. También estoy asociado al trabajo de Q y soy su amigo más cercano.”  Señaló al final de la cama, levantando una ceja. ​ “¿Puedo?”  Me encogí de hombros. ​ “Claro.” ​ No muy a menudo tenía señores sentados con sus trajes  inmaculados al final de mi cama casi a las tres de la mañana.  “Mi nombre es Frederick, y conocí a Quincy en el internado. Él me contó la historia de  su vida, pero estuvimos lo suficientemente juntos como para saber que su vida era  muy dura. Incluso él no entendía del todo porque era así, y sin embargo le aceptaste  por completo. Por primera vez en su vida, conoció a una mujer que no sólo le quería  por el hombre, sino también por su oscuridad.”  Él miró hacia otro lado como si fuera demasiado emocional para continuar. ​ “Debo admitir  que nunca pensé que Q encontraría lo que necesitaba. Me imaginé que lo vería  trabajar hasta una muerte temprana. La construcción de un imperio, dedicando su  vida a una causa que él creía que era su redención, y nunca encontraría lo que todos  los seres humanos querían encontrar.”  Yo no hablaba, sólo quería que Frederick subiera al escenario.  “Cuando te cogieron, Q volvió la espalda a todo por lo que luchó tan fuerte. Lanzó la  reputación de su compañía por la cuneta, se alejaba del perfil que había creado para  sí mismo. Incluso desestimó la parte humana de sí mismo que siempre he luchado  por proteger.”  Sus ojos color aguamarina brillaron en la oscuridad. ​ “Te buscó por todas partes, Tess. Él  mató a innumerables hombres, la mayoría en formas bárbaras de sangre fría, todos  en el nombre de tu honor. Él viajó miles de millas, pagó a cientos de hombres para  obtener información. Él se fue al infierno para traerte de vuelta, y ahora que estás a  salvo, no tiene nada.”  Algo duro se alojó en mi garganta.  235 


“Si realmente crees que no hay esperanza, entonces vete. Mantente lo más lejos de Q  como sea posible, porque sólo lo matarás rápidamente si te quedas.” ​ Se volvió a  mirarme con un destello de ira en sus ojos.​  “Pero si piensas que podría haber alguna  pequeña posibilidad, alguna esperanza minúscula que puedas trabajar a través de lo  que te hicieron, entonces quédate. Tú le perteneces.”  Frederick se puso de pie, rozando su traje con las manos perfectas. ​ “Ahora, si me  disculpas. Tengo una esposa que me ama, y realmente tengo que irme y decirle lo  mucho que me importa. Me duele ver una cosa perfecta arruinada entre dos  personas.”  Sin decir una palabra, se dirigió a la puerta y salió.  El resto de la noche no pude dormir. Me quedé en la oscuridad, luchando en una guerra  muy dentro de mí, tratando de encontrar mi verdadero yo.  Frederick estaba en lo cierto. Le debía tanto a Q. Yo había sido egoísta. Yo podría ser lo  suficientemente fuerte para enfrentar mis crímenes culpables. Necesitaba concentrarme en  salvar al hombre que solía amar, al que ​ aún​  amaba. 

Lo intenté todo. Obligándome a recordar lo que hice, revivir todos esos momentos horribles,  incluso recordando el secuestro original, en México, y la violación antes de que Q me  encontrara. Pasé a través de cada mal recuerdo. Me rompí el corazón con recuerdos de la  infancia de mis padres que me abandonaron.  “Te estamos llevando al zoo hoy. Compórtate y sé una buena chica.” ​ Mi madre se  agachó para mirarme con severidad a los ojos. 

No podía controlar la emoción de una niña de seis años. Nunca había tomado nada en  algún lugar agradable. Al parecer no me admitían, fuera lo que fuese. ​ “Voy a estar bien, te  lo prometo.” 

Sólo cuando llegamos al zoo, mi madre no iba conmigo. Esperó a que yo hubiera pasado  por la barrera, para irse.  Yo odiaba el zoo. Cada animal salvaje parecía sentir mi infelicidad; los monos se reían de  mí; los leones gruñían, saboreando mi miedo. Pasé la noche acurrucada en la esquina de  los contenedores de basura. Nadie se dio cuenta de que había una niña de seis años  durante horas allí y que ninguna madre vino a recogerla.  Finalmente, las limpiadoras me encontraron, y para consternación de mi madre, me  enviaron a casa.   Me obligué a pensar en lo desagradable que había sido mi hermano.   “¿Es este maldito juguete tuyo?”​  Él levantó mi osito de peluche sin cabeza. El que  encontré un día frente a un ejército de salvación. 

“Vete.” ​ Salté para cogerlo, pero siempre lo ponía más alto. Él se rió, le arrancó las piernas,  y recogió el relleno antes de tirarlo todo sobre mí. 

Se me endureció el corazón, sabiendo que nunca encontraría el amor con estas personas.  236 


Y, sin embargo, había encontrado el amor con Q. Había encontrado una conexión global  que hizo que mi infancia pareciera tan ridícula.    Q murmuró, ​ “Es posible que no seas mía, pero me estoy convirtiendo en tuyo.” 

Mi estómago se retorció, llenando de burbujas de espuma. Nuestros ojos se encontraron y yo no  podía apartar la mirada. Q rozó sus labios contra los míos siempre tan dulcemente, repitiendo en  inglés, obligándome a tragar las palabras. ​ “Es posible que no seas mía, pero me estoy  convirtiendo en tuyo.”  El tiempo se congeló.  Su confesión se ató, me robó la mente. Su estado de embriaguez me dejó ver la profundidad de sus  sentimientos. El tiempo comenzó de nuevo, brillando con nuevas posibilidades. Mi cuerpo ya no era  el mío, que pertenecía a Q. Todo pertenecía a Q.   

¿Cómo iba a olvidar que todo lo mío pertenecía a Q?  Arrugando mi cara, estaba maltratada y grité a mi fuerte torre. Quería la culpa. Quería  náuseas, para derramar lágrimas, porque demostraría que todavía estaba viva allí... en  alguna parte.  Ya no quería vivir en un vacío.  Pero no importa lo recogí en viejas heridas, nada funcionó. Había añadido demasiados  ladrillos, se estrelló con demasiados bloqueos.  Yo lo había perdido todo y ni siquiera podía llorar.  En cuanto el sol calentó la habitación y brilló un nuevo día, yo misma me había agotado en  un silencio vacío peor que antes. Podría apuñalarme a mí misma en el corazón y no  sentirlo. Podría romperme todos los huesos del cuerpo y no me importaría.  Yo estaba realmente muerta por dentro.  Frederick estaba en lo cierto. No podía hacerle a Q esto.  Después de ducharme y ponerme unos vaqueros y una blusa de color rosa bebé, bajé con  sólo mi pasaporte en el bolsillo. No tenía idea cómo iba a volver a Australia. No tenía dinero.  No tenía ningún plan, y no me importa si tenía que hacer autostop. Tal vez algunos  violadores podrían terminar el trabajo, así que finalmente podría descansar y no ser tan  terriblemente fría.  Suzette estaba de pie en el vestíbulo mientras yo bajaba las escaleras. Tenía los brazos  cruzados sobre el pecho, con una mirada llena de tristeza e incredulidad en su rostro. ​ “Q  nos dijo que te ibas. Franco y yo no vamos a detenerte. Por favor no hagas esto,  Tess. Date tiempo. Podemos esperar. Podemos ayudarte a encontrar tu camino de  regreso.”  Negué con la cabeza. ​ “Eso no es justo para Q. No me queda nada y él se lo merece  todo. No es justo que me quede y le de esperanza.” ​ Le di una sonrisa triste.​  “Gracias  por cuidar tan bien de mí.”  237 


Sin decir una palabra, abrí la puerta y salí. El mundo parecía tan normal.  El verano dio paso al otoño, y los hermosos árboles de los jardines de Q comenzaron el  viaje del verde al rojo y luego al dorado antes de caerse por completo.  Me sentí como una hoja seca en marcha, cuyo propósito era caer al suelo y pudrirse.  Esperando en el porche, lo intenté una vez más, una última y última vez de encontrar en mí  alguna parte viva y que no estuviera dispuesta a irse, pero el adormecimiento era mi única  respuesta.  Al protegerme a mí misma, me condenaba. Puede que no muriera a causa de la culpa, pero  nunca iba a vivir con el amor o la felicidad de nuevo.  Mi primer paso fuera del porche de Q debería haberme abrochado las rodillas y roto mi  corazón libre de mi pecho, pero no fue así.  Nunca me sentiría así de nuevo.  Una vez sobre la gravilla, bordeé la fuente del caballo, dirigiéndome por el largo camino de  entrada. Los árboles se alzaban encima, tapando el sol de la mañana. Seguí caminando  hasta que llegué a la carretera.  Izquierda.  Derecha.  ¿Adónde ir? ¿Debo volver a Australia? ¿Por qué? No había nada allí. No tenía ganas de ir a  ninguna parte, sólo para dejar esta maravillosa vida que podría haber sido.  Para que Q se curara sin mí. Para hacerle olvidar y seguir adelante.  Salí del camino de Q.   

238


Capítulo 21. Quincy.  Tú eres mi obsesión, yo soy tu posesión, tú eres dueña de la parte más  profunda de mí…  No sé dónde fui después de que Tess se fuera. Pasé el resto de la noche mirando un jarrón  horrible, sin sentir nada.  El alcohol se había ido de mi cuerpo hace horas, y Frederick, el traicionero bastardo, me  dejó poco tiempo después de que se fuera Tess.  Él habló con ella. Yo sabía que lo hizo, y si fuera honesto, me molestaría y me darían ganas  de matarlo. Pero Tess había elegido. Ella usó la palabra de seguridad, por el amor de dios.  Ella no podía hacerme más daño del que ya me había hecho.  Estaba terminado.  El sol se levantó lentamente en un nuevo día, un día en el que tendría que fingir que no  había pasado nada. Me gustaría volver a trabajar y enterrarme bajo papeleo. Alguien tenía  que hacer frente a los rumores que había alrededor de mí. Dubois, el jefe de policía, había  sido fiel a su palabra y prohibió toda mala prensa sobre ​ Moineau​  Holdings, pero eso no iba  a durar para siempre. 

Franco ya había evitado un ataque en mi casa de los traficantes descontentos. Lo extraño  era que mis acciones de otras compañías, las que no estaban contaminadas por esclavos o  inversiones pecaminosas habían crecido. A la gente les  gustaba invertir en una empresa  que tenía moral y un director general que tenía complejo de salvador.  Tess me hizo un favor, ella me recordó que yo no era lo suficientemente bueno. No podía  esperar tener lo que otros daban por sentado. Nunca había ganado el amor de una mujer o  ser estúpidamente feliz como el resto de la raza humana.  Pero tenía otras cosas para vivir. Me gustaría salvar más esclavas que antes; me gustaría  asegurarme de que otras podrían tener un final feliz en su lugar.   Ese sería mi legado.  Mierda, tal vez debería cerrar el negocio e ir en una juerga de caza sin fin.  Entonces, podría ser feliz.  Suzette apareció en el rincón de la lectura en el salón donde yo me había escondido  durante las últimas horas. ​ “Ella acaba de salir, señor.” ​ Ella miró por la ventana, sin duda  viendo a Tess dirigirse hacia la calzada. ​ “Hice lo que me dijiste y acaba de irse, pero  Franco no es feliz. El coche está listo por si quieres ir tras ella.”  Una daga afilada torció mi corazón, pero apreté los dientes, obligándome a permanecer  sentado.  No iba a ir tras ella. No lo haría. No después de que dijera la palabra de seguridad.  Cuando no me moví, Suzette me dejó y pasó otra hora. Cada vez que me preguntaba  dónde estaba Tess me disparaba al pensamiento justo entre sus ojos. Me negué a pensar  en ella. Negué el dolor en mi polla, la bestia suspiraba por dentro.  239 


Repetí una y otra vez que no la necesitaba. No necesitaba a alguien que no me necesitara.  No la necesitaba.  Un coche paró en seco fuera, pateó la gravilla contra el cristal de la ventana. Me senté para  ver a Frederick en su Lexus yendo a la puerta principal. Él explotó a través del vestíbulo y  del salón. Sus ojos se posaron en mí. Rasgando alrededor de los muebles, corrió hacia  delante y plantó su maldito puño en mi mandíbula.   “Eres un maldito hijo de puta. De hecho, eres tan estúpido como ella.”​  Frederick me  golpeó de nuevo, pero esta vez estaba listo para él. Me agaché y giré, conectando con su  caja torácica.  Él contuvo el aliento, gritando, ​ “Te dije que si querías mantenerla tendrías que hacer  algo drástico.” ​ Él me golpeó de nuevo, aterrizando en mi hombro derecho.  El calor pasó por mis venas y gruñí. ​ “​ Hice​  algo drástico. ¡La golpeé y le exigí que 

volviera a mí, todo mientras mirabas, y luego usó la palabra de seguridad!”​  Agarré el  jarrón horrible que había estado mirando toda la noche y lo lancé a través del cuarto.  Conectó con otro vaso lleno de flores, y tronó en el suelo con un caos de china rota. ​ “¿Qué  más puedo hacer? Juré que pararía si alguna vez la usaba.”  Frederick me señaló con un dedo el pecho. ​ “Puedes sacar la cabeza fuera de tu culo.”  Su pie conectó con mi oído. Bajé, aterrizando con una rodilla en la alfombra.  Le miré, tirando verticalmente para ofrecer un grueso conjunto de nudillos en su mandíbula.  Olvidé porqué luchamos. No era la primera vez que nos golpeábamos, y no sería la última.  Al estar igualados significaba que Frederick entregó todo lo que tenía.  Le pegué unos cuantos puñetazos en la parte superior de su cuerpo, mientras que se las  arregló para esposarme alrededor de la cabez, haciéndome ver estrellas. Resoplamos y  gemimos, dando vueltas entre sí como dos idiotas con testosterona.  Cada golpe que me dio algo que echaba de menos. Me dio una razón para levantarme y  patear sus malditas luces. Pero no lo hice.  A pesar de que yo llegaba a ser violento, me mantuve domesticado. No me quise dejar  llevar hacia el instinto asesino. Nunca mataría a alguien que me importaba. Y a pesar de  que Frederick me volvió loco, me importaba lo suficiente como para mantenerlo con vida.  Los dos estábamos respirando con dificultad por el momento. Frederick hizo otro de sus  molestos movimientos de karate y aterrizó en mi culo. Se puso de pie sobre mí, ofreciendo  su mano.  La ofrenda de paz rompió la tensión y estreché su agarre, arrastrándole a mis pies.  Me lamí el interior del labio y me sorprendí gratamente cuando encontré un corte. ​ “Te estás  volviendo vicioso con los años, Roux,”​  murmuré, pasando un dedo a lo largo del corte.  Él resopló, arrastrando las manos por su cabello. ​ “Te lo merecías. Eso fue por Tess. Por  abofetearla y ser un imbécil. No volverá si la obligas.”    240 


“¡Pero eso es lo que siempre le hace reaccionar! Ella ansía el dolor. Ella es la imagen  espectacular de mí, Roux, y la echo de menos malditamente mucho.” ​ Mierda, ¿de  dónde diablos salió eso?  Deseé haber mantenido mi boca cerrada.  Frederick asintió, una luz construyendo lentamente en sus ojos. ​ “Tú dijiste que ella  ansiaba lo que tú anhelabas.” ​ Él inclinó la cabeza, caminando unos pasos antes de girar  hacia mí. ​ “¿Alguna vez dejaste que te golpeara? ¿Que te azotara?”  Cogí un vaso del aparador y se lo tiré a la cabeza.  ¡Qué mierda ha dicho! ¡Dejar que ella me golpeara! De ninguna manera.  Frederick esquivó el proyectil; se estrelló contra la pared, añadiendo una pila de porcelana  rota a las flores marchitas.  Él levantó la mano en señal de rendición, los pensamientos zumbaban en sus malditos ojos  azules. ​ “¡Espera! Escúchame. ¿Qué pasa si dejas que ella te haga las cosas que tú  haces con ella?”  Mi mandíbula se bloqueó mientras el pánico se extendió espesa y rápidamente. Nada me  aterraba más. Tragué saliva al pensar en Tess haciéndome daño, degradándome mi ruego.  Tener el dominio total y absoluto sobre mí.  “De ninguna jodida manera. No puedo hacerlo.” ​ Negué con la cabeza fuertemente.  “Ninguna posibilidad.”  Frederick no lo dejó ir. Él se adelantó, hablando rápido. No quería escuchar. Yo estaría  dispuesto a hacer cualquier cosa para traer de vuelta a Tess, ¿pero dejarle robar todo lo  que me hizo? No quiero pensar al respecto, me dolía demasiado. No era posible.  Exactamente porqué no he soñado con la idea de mí mismo.  Me mataría.  “Tess me dijo anoche que ella había sido obligada para herir a las demás. Tú mismo  lo dijiste, ella es lo suficientemente fuerte como para manejar cualquier cosa que la  gente hace con ella. Pero, ¿y si no era lo suficientemente fuerte como para manejar  eso?”  Retrocedí, tratando de ignorar su lógica.  Él me acorraló en el sofá, la entrega de su último golpe. "Si fuera tú y la amaba tanto tú  dices, haría cualquier cosa."  “Haría cualquier cosa, pero eso no.”  “¿Por qué no? Piensa en ello, Q. Admítelo.”  El carácter de la lucha se intensificó de nuevo. ​ “Estás diciendo que tengo que hacer que  ella me haga daño. Que tengo que traerla de vuelta de ese lugar y romper cada puto  muro que está construyendo. Estás diciendo que tengo que sacrificar mi propia piel,  mi propio dolor para traerla de vuelta.” ​ Suspiré, con ganas de lavarme la boca. ​ “Me  estás diciendo que haga lo imposible, Roux.”  241 


Agarré mi cráneo mientras un dolor de cabeza rugiente apareció de la nada. El monstruo  dentro de mí me arrancó el cerebro. ​ Nadie puede tener ese tipo de poder sobre mí.  No era lo suficientemente fuerte. No podía hacerlo.  Pero lo sabía.  A pesar de que no podía admitirlo.  Frederick estaba malditamente en lo cierto.  Imágenes de golpearla, ensartando para levantarla, y me catapultaron la mente. Ella me  había dado su confianza, total y completamente. Yo había poseído cada parte de ella en  ese momento. Sus ojos estaban llenos de confianza, dándome el regalo más dulce de  pensar en ella, de lo que me permite poseerla.  Ella necesita poseerme para encontrar su camino de vuelta.  Mierda.  Frederick me dio una palmadita en la espalda. ​ “Me voy. Te comprobaré en unos días.  Soluciónalo, Mercer. Ella es tu otra mitad y tienes que darte cuenta antes de que  termines solo. Me gusta el hombre en el que te has convertido por ella.” ​ Parpadeé  mientras Frederick me dio una última sonrisa, y fiel a su palabra, salió por la puerta  principal.  Los pensamientos corrían locos en mi mente. Me quedé allí como un maldito idiota, tratando  de dar sentido a lo que acababa de suceder. ¿De dónde diablos había salido? Abucheando  como un hada madrina. Maldita sea, lo odiaba, a pesar de que me gustaba que él se  preocupara lo suficiente para vencer un cierto sentido en mí.  El reloj de pie en el vestíbulo golpeó minutos en silencio, contando los momentos que había  dejado antes de que Tess estuviera demasiado lejos de encontrar. Antes de hacer una  oferta que no podía sobrevivir. Antes de darle a Tess el mejor regalo que podía dar a nadie.  Quería olvidarme de la epifanía de Frederick. Sin duda, había otra manera de traer de  vuelta a Tess. Puedo ser un idiota, pero la idea de lo que tenía que hacer me conviritó en un  imbécil asustado.  No puedes alejarte​ . Ahora no. No cuando le debes todo a Tess. No cuando no podría vivir  sin ella. 

“Maldita sea.”  La bestia dentro de mí me repudió, dejándome arruinado.  Me odiaba a mí mismo, me alejé de la casa.     

242


Capítulo 22. Tess.  Sálvame, esclavízame, nunca me desmoronarás. Búrlate de mí, alardea de mí,  mátame si consigues cazarme…  Me dirigí hacia el pueblo donde la primera vez huí de Q. Me tomaría un tiempo llegar allí,  pero no me importaba.  Caminando me ayudaba a domar el vacío frío que tenía dentro. Me dio algo que ver, algo en  que pensar aparte de recuerdos bloqueados apretados contra mí.  Me detuve a mirar una cola de milano lanzando brisas a finales de verano cuando mis  piernas desaparecieron debajo de mí, y el aire en mis pulmones escapó en un apuro. Grité  mientras aterricé sobre un ancho hombro fuerte.  Mis ojos conectaron con el culo tonificado y esculpido de Q mientras me llevaba hacia la  casa. Me encontró y me empujó y aunque mis costillas me dolían, la cáscara protectora de  mi mente residía en que no dejaba de estremecerme.  Q no había hecho un sonido, a pesar de que el camino estaba lleno de ramas y hojas  crepitantes. De alguna manera, me había rastreado, se abalanzó en silencio, y ahora me  mantenía cautiva.  Esperé a escuchar el aleteo de los latidos del corazón, el conocimiento y la calidez de que,  a pesar de que le hice mucho daño la noche anterior, él no podía soportar la idea de  dejarme ir.  Nada.  Sólo apareció una mancha oscura, nublando mis pensamientos, me recordaba que yo tenía  la sangre de las mujeres debajo de mis uñas y si sentía una emoción, tendría que sentirlo  todo.  “Bájame,”​  le dije.  Q no dijo una palabra, caminando deliberadamente hacia la casa.  Le pellizqué el trasero, pero él no se inmutó. ​ “Déjame ir, Q.”  “Nunca. No te estás yendo malditamente fuera de mi vida de esta manera. Todavía  no.” ​ Su voz sonaba feroz, enojada, casi con miedo.  “¿Qué estás haciendo?” ​ No me gustaba la energía que emitía, el ambiente incómodo y  vanguardista.  Él gruñó bajo en su pecho, murmurando una maldición en francés. Alzó su voz. ​ “Vas a  hacer algo por mí antes de irte.”  Fruncí el ceño. ​ “¿Qué quieres que haga?”  “Te lo diré cuando estemos de vuelta en casa. Y no te negarás, Tess. Porque si lo  haces, te mataré por habernos llevado a la miseria.”  Me rebotó en su hombro, persuadiendo a tales sentimientos a manifestarse, pero lo mejor  que podía hacer era una punzada de miedo. El miedo porque no tenía ni idea de lo que Q 

243


tenía reservado, y yo odiaba la novedad. La novedad siempre era igual al espanto. La  novedad significaba golpear a las mujeres y convertirse en dependiente de las drogas.  No dijimos una palabra mientras Q me arrastraba como la muerte. No gemí cuando me  dolían los pulmones mientras estaban aplastados mientras me mareaba colgada boca  abajo.  No dije nada cuando entramos en la casa o me inmuté cuando Franco se detuvo en seco y  me miró.  Q dio pasos grandes, nunca perdió la respiración al transportar mi peso. Él no se detuvo y  nos dirigimos hacia el pasillo. Olía a alcohol y a tensión, incluso un rastro de sangre  mientras abrió de una patada la puerta y pasamos.  En cuanto cerró la puerta con el pie, me bajó. Su labio estaba magullado y dividido, una  sombra floreció bajo su ojo izquierdo, y se veía privado de sueño y torturado. ¿Qué  demonios le ha pasado?  Él me dio una mirada con ojos ilegibles, rondando la cama.  Miré alrededor. Nunca había estado en esta habitación antes. Pintada en tonos dorados y  rojos, tenía un toque exótico, un poco ostentoso, pero todo era igual. Q se dirigió a la cama  con dosel y arrancó el edredón grueso y las sábanas, dejando un colchón desnudo. Se  dirigió al cuarto de baño antes de regresar con cuatro toallas que colocó por toda la cama,  cubriéndola.  Me quedé inmóvil mirándolo. Una vez que las tiró y enderezó la toalla por quinta vez se paró  frente a mí, respirando con dificultad.  Se puse de pie recto, recopilando la energía de la habitación, todo el tiempo parecía  encogerse sobre sí mismo.  Sus ojos se encontraron con los míos, y me quedé boquiabierta ante el suplicio de  profundidad en sus profundos ojos pálidos.  “Recuerda. Si te niegas, te mataré.”                          244 


245


Capítulo 23. Quincy.   Te metiste en la oscuridad, liberaste a mi monstruo, así que grita, sangra,  llámame, pero nunca digas para, no huyas...  Me paré frente a Tess dispuesto a hacer algo que nunca había hecho en mi vida. Algo que  no sabía si podría soportar. Algo de lo que que no sabía si podía alejarme.  “Mierda.” ​ Bajé la cabeza, pasando las manos por mi cara magullada. Todo el viaje llevando  a Tess hasta aquí, traté de pensar en otra forma. Un camino en el que podía mantener mi  maldita cordura y todavía podía arreglarla.  Pero no podía ver ninguna otra lógica.  Tenía que dejar que se llevara mi propiedad, mi muy maldita vida.  Tess se quedó allí con los brazos extendidos a los lados, sus rizos rubios tan salvajes y  despreocupados.  La odiaba en ese momento, odiaba la frialdad, la falta de conexión. La forma en que me  dejó a la deriva y dejó morir a un corazón roto. Quería tirarla sobre la cama y hacerla gritar.  Quería hacerle todo tipo de cosas para obtener una reacción. Quería hacerle daño hasta  que utilizara la palabra de seguridad, pero esta vez, lo ignoré. Quería empujarla más allá de  sus barreras y hacerle ver la verdad.  No puedo.​  No sería responsable de la destrucción de su mente. 

Apretando la mandíbula, me pasé las manos por el pelo. No podía estar quieto. Era como  un maldito colegial a punto de perder su virginidad de nuevo.  Y en cierto modo lo era.  “Nunca sabrás el costo de esto,”​  me murmuró, mirando hacia arriba por primera vez. ​ “La  cantidad me está cargando.”  La mirada de Tess se suavizó. ​ “Lo que sea, no tienes que hacerlo. He causado  suficiente daño.”  Gruñí, odiando que me ofrecía mucho y tenía el descaro de negarlo.​  “No es una  negociación, Tess. Estás haciendo esto. Sólo estoy haciéndote saber lo mucho que  esto me hará daño. Cuánto estoy dispuesto a poner mi vida en línea por ti.”  Se quedó inmóvil, sus fosas nasales estaban dilatadas.  La palabra ​ error ​ bailó en mi boca y tragué de nuevo. Esto no era un error. Yo malditamente  la amaba, y ya era hora de que le dijera eso. 

“Te amo,”​  gruñí, como si fuera una cosa terrible y abominable.  Sus ojos se abrieron y ella miró hacia otro lado. ​ “No hagas esto, Q.”  Me acerqué y le cogí la barbilla, obligándola a mirarme. Lo solté todo, todas las barreras,  cada niebla y espejo. Dejé que ella lo viera todo. Todo el miedo que sentía, todo el amor en  el que ardía. ​ “Podrías estar en cualquier lugar y yo todavía estoy herido, ​ esclave.​ ”  246 


Sus ojos se quedaron fríos, incluso después de que le conté lo mucho que la necesitaba.  Ella negó con la cabeza, tratando de liberarse. ​ “No puedo darte lo que necesitas. Lo he  intentado. He intentado desbloquear cualquier espacio en el que estaba atrapada,  pero no sirve de nada.”  Pasé la nariz a lo largo de su mandíbula, respirándola, imprimiendo tu olor de las heladas y  orquídeas en mi alma. Cuando Tess hizo lo que exigí, dudaba que me gustara estar tan  cerca de ella.  “No se trata de lo que necesito. Se trata de lo que tú necesitas.”​  Hice una pausa,  recogiendo mi valor hecho jirones. ​ “Voy a darte lo que necesitas.”  Tess cogió un poco de aire.  Me estremecí, tratando de ver si sentía algo, si reaccionaba a lo que le dije.  Pero nada brilló, nada brillaba.  En ese momento, quería romper la habitación. Quería matar a los bastardos que la  cogieron. Maldita sea el puto infierno. Los malditos bastardos. El puto y jodido mundo.  Tess me tocó la mejilla, hundiéndome. ​ “¿Estás bien?”​  Me hubiera gustado que me  preguntara por mi preocupación, pero yo lo sabía mejor.  “¿Cómo puedes preguntar eso? ¿Cómo puedes pensar honestamente que estoy  bien? Tenía todo lo que siempre soñé, entonces me lo arrebataron todo. Te echo de  menos tan condenadamente mucho, pero no me importa. No me quieres. Tomaste  todo de mí y tienes el descaro de preguntar si estoy bien.” ​ Me reí con el humor negro  de la situación. ​ “Voy a arruinarte o curarte. Es uno u otro, Tess. Comenzando ahora.  Esto nos arreglará o nos dejará en pedazos.”  “¿Qué vas a hacer?”  “Quiero que me lleves.” ​ Mi voz temblaba. Lo intenté de nuevo. ​ “Vas a hacer lo que  quieras conmigo. Vas a tomar todo lo que tengo que ofrecer por cualquier medio  necesario.” ​ Presioné mi boca en su oído. ​ “Vas a hacerme daño, Tess. Y me vas a hacer  mucho daño.”  Su boca se abrió. Ella se quedó boquiabierto, sin ver, sin hablar.  “Te he follado. Te he golpeado. Te he amado a mi manera, pero no es suficiente para  arreglarte. Necesitas ayudarte a ti misma, y yo me ofrezco a ser el que tome toda tu  rabia y dolor.”  El aire se hizo denso y pesado; yo no podía respirar. Ella lo sabía. Era demasiado lista,  demasiado inteligente, no se daba cuenta de lo que yo le ofrecía.  “No sabes lo que estás diciendo.”  Por supuesto, yo malditamente sabía lo que estaba diciendo. Iba en contra de cada  pequeña célula de mi cuerpo. Yo iba contra la naturaleza. Yo estaba filmando la bestia  dentro de mí con una escopeta y la entrega de mis pelotas.   Haciendo caso omiso de todos mis instintos. Cada deseo que había tenido.  247 


“Sé exactamente lo que estoy ofreciendo, ​ esclave​ . Cógelo. Antes de que cambie de  opinión.” ​ Antes de que huyera gritando como una niña pequeña.  Antes de perderte.  Antes de perderme.  “No es tan simple. Incluso si te hago daño no marcará una diferencia, Q. No tiene  sentido ponerte a ti mismo a través de algo que odias.”  “Hay un punto si te trae de vuelta. No me iré hasta que terminemos con esto. No te  ofrezco esto a la ligera. Me lo debes.”  Ella tosió. ​ “¿Te lo debo?”  “Sí.”​  Asentí duramente con la cabeza.​  “Y te voy a decir porqué. Lo que sea que  hubieras vivido fue terrible, horrible e infernal, lo sé, y sé que no quieres hablar de  ello, por eso no te presioné. Pero trata de pensar lo que fue para mí. ¡Te robaron de  mi oficina! Mi cuidado y protección. Te alejaron de mí durante diecisiete malditos  días. Cada pista que perseguía era un callejón sin salida, cada esperanza, una maldita  tomadura de pelo.”​  Me pegué a mí mismo con violencia en el plexo solar, reviviendo ese  horror, el pánico al no encontrarla. ​ “¿No crees que todo esto es duro para mí también?  Me lo debes, porque me hiciste daño. Me hiciste sufrir porque yo no era capaz de  salvarte.”  Mi pecho se movió y la verdad estalló gratuitamente. ​ “Todo es mi maldita culpa. Todo  ello. Los contratos de construcción. Salvar a las esclavas. El hecho de que pensaba  que yo era invencible. Nunca pensé en enemigos y todo lo que te pasó. Yo era un  maldito imbécil egoísta.”  Tuve que parar y tragar todo lo que se había formado en mi garganta. ​ “Es mi culpa que  estés así. Así que si te ordeno que me hagas sufrir, es lo menos que puedes hacer.  Libérame de mi dolor, Tess.”  Le cogí la mejilla, ahogándome en sus ojos. ​ “Te pedí una vez que me dieras tu dolor por  mi placer. Esta vez coge mi dolor por tu placer.”  Fue una noche de primeras veces y caí de rodillas, inclinando la cabeza contra sus muslos.  “Por favor, ​ esclave​ . No me hagas seguir preguntando. Yo no tengo la fuerza.” ​ Se 

sentía torpe y horrible en una posición de sumisión, pero al mismo tiempo, de modo correcto  y perfecto. Las dos emociones enredadas, haciéndome temblar de ansiedad.  No me moví.   Parece que pasó un año entero antes de que Tess se moviera. Su mano suave se posó en  mi cabeza. Ella me pasó los dedos por el pelo, calmando el dolor de cabeza, que me hacía  gruñir.  ¿Estaba haciéndolo peor si la forzaba? ¿Causando más daño a su ya tensa mente?  “No puedo, Q.”  Miré hacia arriba, con los ojos bloqueados. ​ “Puedes. Y lo harás.”  248 


Ella trató de desenredarse a sí misma de mis manos, pero apreté, no la dejé ir. ​ “Estás  dejando que los bastardos ganen, esclave. ¿Quieres eso? ¿Quieres que gobiernen tu  vida?” ​ Me puse de pie, sin dejarla de lado.​  “¿Dónde está la luchadora a la que estoy  acostumbrada? La Tess que conocía, la esclava de la que me enamoré, no te  acuestes y no luches hasta la muerte.”  Los segundos pasaban al pasado y dudaba de la sombra de su cara. Se mordió el labio,  mirando a cualquier lugar excepto a mí. Estaba seguro de que estaba en desacuerdo de  nuevo, y los pensamientos corrían en disturbios en cómo podría obligarla a hacerme daño.  No sabía lo que significaría si esto fracasaba.  Finalmente, sus ojos se posaron en los míos; susurró, ​ “¿Estás seguro?” ​ Tal cuidado, tanta  dulzura brillaba en su rostro, que a pesar de que no había nada más allí, sin alma o  profunda emoción que tomé la felicidad de la esperanza.  Esto funcionaría. Tenía que hacerlo.  Me puse de pie, inclinándome para presionar un beso suave en sus labios. ​ “Estoy seguro.  Yo soy tuyo. Todo tuyo.”  Su pecho subía y ella asintió.​  “Vale.”  No perdí otro momento. Agarrando su mano, me la llevé a través de la habitación.  Ella se quedó donde la coloqué junto a la cama mientras yo iba al armario. Esta habitación  tenía una historia. Una historia que prefería no pensar, pero venía equipado con aparatos y  cosas necesarias.  Abriendo las puertas del armario, me detuve en seco, con el pánico corriendo por mi espina  dorsal.  Estaba a punto de hacer algo que me paralizaría. Quería sacar este día de mi mente una  vez que hubiera terminado. Me gustaría destruir esta habitación y todo en ella, así nunca  tendría que recordarla.  Con los nervios en la garganta, saqué cuerdas, esposas, todo tipo de juego de cuerdas.  Tess observaba remotamente mientras yo apilaba mis brazos llenos de cosas y me dirigí de  nuevo a la cama. Colocándolos en la toalla a los pies de la cama con dosel, miré a Tess.  “Átame.”  Nunca pensé que diría esas palabras. Pero la necesitaba para unirme. Yo no sería capaz de  seguir con esto si ella no lo hacía. Me alejaba como un maldito cobarde, o atacar y hacerle  daño.  Cogió los puños de cuero, el tintineo de hebillas. ​ “¿Dónde?”  Tratando de frenar el terror y la ira y tantas malditas cosas, me obligué a sentarme en el  colchón y me acosté.  Mi corazón era una maldita cosa loca que iba a mil millones de millas por hora; no podía  mirar a Tess. No podía mirar a ningún sitio excepto a la gran marquesina por encima de mi 

249


cabeza. Las cuatro columnas eran robustas, una vez que ella me atara, no sería capaz de  liberarme.  Mi estómago se revolvió y juré que me pondría enfermo. Mierda. Oh, mierda. ​ ¿Qué coño  estoy haciendo?  Tess se deslizó más cerca de la cama, mirándome como un fantasma desnutrido. Ella miró  el puño, luego mis extremidades. Mis puños apretados contra mis muslos, todos los  músculos bloqueados y apretados.  No me había desnudado. El elemento de tener pantalones vaqueros y una camiseta era mi  único armamento; quería que siguiera siendo así.  Apreté los dientes, extendiendo mis piernas para ella.  Tragó saliva y obedientemente lo enrolló alrededor de mi tobillo.  Aparecieron puntos negros en mi visión mientras apretaba la hebilla alrededor de la pata de  la cama. Ella lo sujetó y lo retorció.  “Necesitas hacerlo con más fuerza. Puedo conseguirlo gratis.”​  Odié cada palabra.  Quería cortar mi lengua por ser un traidor, pero yo no estaba haciendo esto por mí. Yo  estaba haciendo esto por Tess. Para romper de alguna manera la barrera que había  fortificado. Si tomaba la dinamita me destrozaría, entonces que así sea.  Tess asintió, apretando la hebilla hasta que mordió mi piel. El calor subió por la pierna,  haciendo que me estremeciera con impotencia.   Me torturaba con lentitud, Tess me aseguró mi otro tobillo antes de suspirar pesadamente.  Ella me miró con mil deseos en los ojos y sin esperanza. Avanzando hacia la cabecera de la  cama, escogió un trozo de cuerda de seda.  Nuestros ojos no se apartaban entre sí cuando se inclinó y capturó mi mano con la suya. En  cuanto sus dedos delicados tocaron mi temblorosa piel, me resistí. Mi erección rugió a la  vida y todo lo que quería hacer era besarla, follarla, nunca dejaba que la volviera a follar.  Se mordió los labios, sus ojos estaban oscureciéndose sólo un poco.  “¡Bésame!” ​ Exigí, capturando su mano con la mía.  Nos miramos durante tanto tiempo, tan fuerte, me preguntaba si me iba a morir esperando a  que me obedeciera. Por último, se inclinó por la mitad, bajando a sí misma hacia mí. Mis  piernas podrían estar unidas, pero mis brazos y el torso no lo estaban. Envolví mis brazos  alrededor de ella, arrastrándola con fuerza contra mí.  Ella dejó escapar un pequeño grito antes de que mis labios se estrellaran contra los suyos.  Ensarté mi lengua en su boca. Ella se congeló por un breve instante y luego luchó mientras  sostenía con más fuerza. Ella gimió mientras le mordía su labio inferior.  Gemí mientras su sabor llenaba mi boca. Me recordaba a tiempos más felices, de tiempos  confusos, pero sobre todo, el amor que había perdido. El amor que quería que volviera.  Sus manos estaban apretadas contra mi pecho, empujándome lejos. 

250


De mala gana, la dejé ir. Ella se sentó de golpe, respirando con dificultad. Mi corazón se  interpuso en mi garganta ante el pánico de sus ojos.  Algo había erosionado, mostrando un pequeño vistazo de todas las emociones encerradas  en su interior.  Sacudiendo la cabeza, me agarró la muñeca y me golpeó la mano sobre la cabeza. No  luché a pesar de que la bestia dentro de mí quiso apartarla en pedazos.  Sus dedos se enredaron alrededor de mis muñecas, tirando de ellos con cada nudo de la  cuerda. Ella hizo una mueca mientras se ponía más fuerte, el endurecimiento de las  restricciones hasta el punto de dolor.  Nunca quité los ojos de ella mientras daba la vuelta a la cama y se subió sobre el colchón  para refrenar mi otra mano. Me la puso encima de mi cabeza, bebiendo su creciente temor,  el olor de la confusión y pánico.  Después de semanas de nada más que frialdad, la embestida de sus emociones me  intoxicaban más que cualquier whisky. Cada segundo que pasaba cumplía, Tess perdió la  mirada vidriosa estéril, descendiendo aún más para volverse loca y asustada.  Está funcionando.​  La maldición alrededor de su puto corazón se rompía. 

Tess probó la cuerda de la muñeca por última vez y me miraba con una mirada del alma  arruinada en sus ojos que me deshizo una vez por todas.  Me encantaba esta mujer. No sólo por el momento. No sólo para el mañana. Pero siempre.  Ahora y siempre, era suyo.  Asentí con la cabeza, apretando los dientes. ​ “Hazlo, ​ esclave​ . Haz lo que quieras 

conmigo. Voy a aceptar lo que hagas. Voy a vivir y ser feliz con las sobras que me  has dejado.”​  Mi voz era áspera, mezclada con dolor, pero seguí adelante. ​ “Te di mi ser,  Tess. Si no haces lo mismo, eso será todo. Esta es la última vez que voy a tenerte  cerca, y quiero ver la pasión en tus ojos por última vez.”  Esperé una lágrima, un tic, un cierto reconocimiento de lo mucho que le ofrecía, pero sólo el  terror que me saludaba. Ella se puso tiesa como un puto barco, ya que no me miraba, pero  allí, había vuelto a sus pesadillas elaboradas.  “Tess…” ​ Quería decirle que no tuviera miedo de que se la llevaran. Estaría con ella en  cada paso, pero ella negó con la cabeza, agarrando su cabello con dedos desesperados.  Ella murmuró algo en voz baja, antes de explotar al otro lado de la habitación, en dirección  al armario abierto.  Me esforcé por ver lo que ella recogió y mi corazón se resistió cuando ella volvió con látigos,  tijeras y viales.  Ella vertió todo entre mis piernas y consolidadas piernas.  Sus ojos evolucionaron de gris perla a ventisca helada, brillando con odio. Ya no me miraba  con los ojos de mi ​ esclave​ , de mi Tess. Ella se transformó en una completa desconocida.  Una mujer con venganza, un deseo de muerte y destrucción. 

251


Asentí con la cabeza en respuesta a su respiración agitada. ​ “Donde quiera que estés,  Tess, no pares. Revive lo que sucedió, haz frente a tus demonios, inflige lo que  necesitas de mí.” ​ Puede ser que haya sonado fuerte, pero por dentro quería volver a ser  un maldito niño que enterró a su madre y le disparó a su padre. Me sentía tan solo. Siempre  solo.  Sus ojos se cerraron, y una capa de terror se apoderó de ella. Su energía cambió de débil y  cerrada a feroz y enfada, tan, tan enfadada.  “Tú me hiciste hacer tantas cosas. ¿Y sin embargo te crees que puedes mandarme de  nuevo?”  Oh, mierda. Ella me había dejado. Su mente había regresado, había hecho exactamente lo  que le dije.  Ella se burló, recogiendo una paleta gruesa, pasándola a lo largo de la parte interior de mi  muslo.  No era mi intención moverme. Quería permanecer congelado y dejarla volver a promulgar lo  que necesitaba, pero la bestia en mi interior no podía hacerlo. Luché, señalando mis  muñecas, haciendo una mueca, cuando la cuerda se me clavó más fuerte.  “¿Crees que puedes alejarte? No puedes. No después de lo que me hiciste hacer. No  después de todo.” ​ Ella cogió un látigo con la otra mano, blandiéndolo. ​ “¿Preferirías que  el dolor se extendiera o un dolor agudo?”  Mis ojos se endurecieron, dándose cuenta de que había preguntado exactamente lo mismo  que cuando la puse en la cruz. Yo sabía que ella no quería sonar espeluznante, pero me  daba un poco de miedo que usara para el asesinato el arma que yo prefería.  ¿Cuánto tiempo más tengo que soportar esta agonía?  Siempre que sea necesario para que vuelva a mí.  Gruñí. ​ “Cualquier cosa. Utiliza cualquier maldita cosa si eso significa que vas a usar  algo.”  Ella no se inmutó con mi rabia. Su cabeza se inclinó mientras la ira enrojecía sus mejillas.  “Siempre has sido un estúpido. Diciéndome que golpeara, mutilara y matara. Pero  nunca me dejabas elegir antes el arma.” ​ Sus ojos se encontraron con los míos. Ella  gruñó, ​ “Usa el bastón, niña. Aprieta el gatillo, perra.” ​ Ella ladeó la cabeza mientras su  brazo se levantaba, sosteniendo la paleta. ​ “Vamos a ver cómo te gusta esto.”  Ella golpeó.  La paleta golpeó contra mis muslos con vaqueros ajustados y me puso tenso, ondeando  con ansiedad. El poder detrás de la huelga me hizo morir un poco dentro de mí.   Ella extendió la mano, dándome palmaditas donde me había golpeado. Su sonrisa era pura  maldad. ​ “¿Lo hice bien? Tú siempre me dices que no hacía lo suficiente. Muerde más  fuerte, niña. Rasca más profundo, perra. Nunca satisfecho.” 

252


Yo no podía hacer esto. ​ Sí puedes. ​ Mirando la tela de color rojo oscuro por encima, le grité,  “No, no lo has hecho bien.” ​ Esto estaba mal. No iba a ayudarla. Era evidente que se 

había perdido a sí misma demasiado profundo. No podía rescatar a esta mujer, no así.  “Tess, esto fue un err…”  El fuerte golpe en el muslo salió de la nada; mis ojos se ampliaron. Tess respiró con fuerza,  señalando la paleta como un arma. ​ “¿Es así como te gusta?” ​ Ella me golpeó de nuevo.  Edificio de fuego en su mirada, cuidando el odio, el miedo que había vivido durante tantas  semanas.  Dejé de respirar. ¿Estaba viendo lo que yo quería ver, o era la verdad?  Esa chispa. La llamarada. El hielo azul humeante pasó a gris conmovedor.  “Sí,” ​ murmuré a pesar de que mi respuesta no era el puto infierno. Odiaba esto.  Cada célula de mi cuerpo odiaba esto, pero esta era la mujer que amaba. Esta era la mujer  con la que quería pasar el resto de mi vida.  “Golpéame de nuevo, ​ esclave​ .” ​ Mis manos se cerraron en puños; di un grito ahogado 

mientras me golpeó. Ella me golpeó con fuerza en el estómago y me puse tenso, apretando  contra el dolor.  “Siempre he recibido órdenes de ti. ¿Sabes que deseaba matarte muchas veces?  Cada segundo de cada día de mi existencia en un estupor drogado, pensé en la  manera de exterminarte.”  Mi corazón se aceleró. Tess ya no me veía. Ella ya no sabía dónde estaba ni le importaba.  Su mente estaba agrietada, y yo estaba eufórico y petrificado a la vez.  “¿Te gusta cuando hago daño por ti? ¿Te gusta cuando recibo órdenes de ti?” ​ Su voz  se alzó una octava.​  “¿Te gusta cuando mato por ti?”  ¿Qué coño? ¿Ella mató por ellos? ¿La rompieron haciéndola cometer asesinato? Todo lo  que había ocurrido en las últimas semanas de repente tenía sentido. Cómo evitó todo  contacto humano. Ella paró de sentir. Paró de reaccionar.  Tomó una vida humana. Eso me hizo algo muy dentro. Eso cambiaba irreversiblemente a  una persona para siempre.  Joder, nunca la recuperaría. Conocía la oscuridad de quitar una vida. Yo podría vivir con  ello, la oscuridad era parte de lo que yo era, pero Tess... ella no estaba destinada a ser un  monstruo.  Su brazo giró, poniendo todo su peso corporal detrás del ataque. Su cuerpo se torció, su  rostro se arrugó mientras me conectó a través de la ingle.  Joder, puta mierda.  Mi erección gritó en agonía; mis bolas desaparecieron en mi cuerpo. El dolor rebotó en mi  estómago, dándome ganas de vomitar.  “Duele, ¿no?” ​ Susurró, su tono era oscuro y siniestro. 

253


No podía decir una maldita cosa, solamente jadear como un pez moribundo. El dolor. Nunca  había sido golpeado tan fuerte en un lugar tan fuera de límite.  Su lenguaje corporal era de enfado porque irradiaba un odio maníaco. ​ “Me hiciste que les  hiciera daño. Me hiciste que las quemara, que las rompiera.” ​ Su brazo me golpeó en el  pecho. ​ “¡Me hiciste matar a una de ellas! He terminado. Te mataré. Voy a hacer lo que  debería haber hecho hace meses.”  Apreté los ojos. Para ver el dolor que había embotellado dentro de ella vomitando como una  negra enfermedad.  “Te odio.” ​ Me golpeó la rodilla.  “Te odio.” ​ Me golpeó uno de los lados.  “¡Te ​ odio​ !” ​ Me golpeó el pecho. 

Mis ojos se abrieron cuando ella me golpeó la erección de nuevo. Gemí con agonía.  Cada vez que me golpeaba, su voz se levantaba y se quebraba hasta que finalmente, la  única cosa que había estado esperando, suplicando, comenzó a caer.  Lágrimas.  Minimizó los ojos, temblando sus pestañas inferiores.​  “¡Me has hecho uno de ellos!” ​ Ella  tiró la pala y agarró un látigo. El ataque aterrizó en mi cara, cortándome profundamente la  piel.  Gruñí con el dolor. No quería nada más que bucear en Tess. Ponerla en el suelo y darle la  vuelta a las mesas. Quería pegarle. Infligirle la misma agonía. Quería sentir su sumisión.  Quería encenderme y follarla.  No había nada atractivo sobre esto. Mi pene no quería saber nada. No estaba bien en mi  mundo y cada parte de mí gritaba para acabar con ello, pero ella tenía que matar a sus  pesadillas.  Tenía que darle mi cuerpo porque ella ya tenía mi corazón.  Yo conocía el lugar oscuro donde ahora vivía. Conocía los horrores de ser un asesino y  conocía el momento en el que cedió totalmente, dejó en libertad todos esos recuerdos  horribles, que probablemente no se detendrían hasta que yo estuviera muerto. Pero si eso  significaba que podía purgarse a sí misma y salir del infierno, lo haría.  Me sacrificaría por ella.  Tomando una respiración profunda, le susurré, ​ “​ Te amo, Tess. Nos pertenecemos.​ ” 

Tess ladeó la cabeza, respirando con fuerza contra las huellas de las lágrimas que caían sin  cesar de sus ojos. No lo registró y me alegré. Hablaba con su alma fracturada, no con la  mujer rota.  Alejé mi orgullo y honor hasta que la última pizca de decencia me hubiera dejado y gruñí,  “Eres una maldita decepción. ¿Acaso no te enseñamos algo? Mataste, y qué. Eres  una inútil. Patética.”  Tess hizo un ruido estrangulado.  254 


“Eres una inútil. Ni siquiera puedes seguir las órdenes correctamente.”  Su boca se torció. ​ “Te odio para la eternidad. Odio tu operación. Odio tu hedor. No me  gusta tu ropa. Tu voz. Tu falta de humanidad.” ​ Sus ojos estaban vidriosos,  convirtiéndose más y más en su pesadilla.  Una quemadura aguda comenzó en mi garganta al saber que me dolía realmente su  pérdida.  Tess dejó a un lado el látigo y recogió el gato de nueve colas. La misma herramienta que  utilicé para romper los recuerdos de su violación.  No hubo ninguna advertencia.  Los múltiples hilos silbaban por el aire y me mordieron la ropa. Las diminutas gotas rayaron  la camiseta.  El siguiente golpe aterrizó en mis muslos, quemándome a través de la mezclilla. Tess fue  fiera; golpeó y golpeó. Un golpe particularmente violento aterrizó a través de mi garganta,  que envió ondas de choque haciendo eco a través de mi cuerpo. Tess no era más que pura  rabia, brotando de un alma que finalmente había tenido suficiente.  El tiempo cesó.  Tess golpeó, golpeó y golpeó.  Me rompió la piel y la sangre salía, goteando y tintando las toallas que había debajo.  Mi ropa se rasgaba con cada ataque hasta que colgaron malditos jirones. El dolor se  amplificó, hasta que cada parte de mí tembló. Quería gritar, rabiar y maldecir. Necesitaba  una salida. Necesitaba irme. Pero no emití ningún sonido mientras Tess me azotaba más y  más cerca de la muerte.  A través de los ojos hinchados, ya no reconocía a Tess. El sudor enmarañaba su pelo y las  lágrimas le brillaban en las mejillas.  Mi corazón se rompió en mil millones de fragmentos por lo que le hice a esta maravillosa  mujer. Quería envolverla y nunca dejar que nada le sucediera de nuevo. Nunca quise  ponerle un dedo encima o causarle ningún dolor. Sólo quería que ella fuera feliz.  Su próximo ataque cayó sobre mi pecho desollado, lagrimeando profundamente en mi piel.  No pude ayudarlo, así que lloré. La primera señal de debilidad y Tess se abalanzó sobre  ella.​  “Te gusta, bastardo.”  Ella me golpeó una y otra vez. ​ “Muere, asesino. Sólo muere.”  El dolor de las lágrimas se disparó en mi espina dorsal, cegando mis ojos.  Nunca había llorado.  Ni una sola vez.   Siempre había pensado que era incapaz. Y sin embargo, mientras yacía tomando la peor  parte de todo lo que vivió Tess, sentí que me partía en pedazos. Nunca había tenido la  tentación de renunciar a mi vida para salvar otra. Nunca fui tan débil o desinteresado como 

255


para poner a otro primero. Pero enamorarme de Tess se llevó mis pelotas y mi corazón, y  ahora tendría que pagar por ello.  Una lágrima se escapó de mi control. El dolor cáustico de la sal quemaba los cortes de mis  mejillas. Otra lágrima rodó en silencio, inmóvil.  Una lágrima por lo que perdí.  Una lágrima por lo que gané.  Una lágrima por estar indefenso.  Una lágrima por estar enamorado.  Seis lágrimas hasta que mi cuerpo se alejó, mi sangre se congeló, y Tess me golpeó en el  olvido.    ***********************  Agua helada empapó mi cara.  Hice una mueca mientras mis ojos se abrieron, una Tess furiosa estaba encima de mí. Un  vaso vacío descansaba en su mano.  Miré hacia abajo, notando que estaba desnudo, chorreando sangre y se entrecruzaban con  laceraciones. Me cortó la ropa empapada de sangre, dejándola en la cama junto a mí.  "Solías despertarme de esa manera todas las mañanas. Es hora de hacer daño a otro,  dijiste. Pero ahora se acabó. Ya he terminado de hacerte daño. Voy a matarte."  Ella se deslizó fuera, pasando al lado de la cama. Sus ojos ya no tenían odio y necesidad  por mutilar; ahora reflejaban resolución y satisfacción.  Mi cargado corazón dio un vuelco con la felicidad. Había podido ayudarla después de todo.  Mi vida por su vida. ​ Soy feliz.  “Esto es por aquellas mujeres que me hiciste arruinar. Por la vida que me hiciste  tomar. Te odio y espero que te pudras en el infierno.”​  Levantó las manos por encima de  la cabeza, los dedos estaban envueltos alrededor de las asas de las tijeras, manteniéndolas  como un puñal sobre mi corazón.  “​ Esclave​ …” ​ Tiré la ropa alrededor de mis muñecas, no estaba listo para morir. No estoy  malditamente listo para morir. 

Mi vida pasaba delante de mis ojos: cuánto iba a echar de menos. Cuánto iba a dejar sin  hacer por falta de tiempo.  No podía hacerlo. No dejaría que me enviara lejos. Ahora no. No después de todo.  Hice lo único que juré no hacer.  Grité.          256 


Capítulo 24. Tess.  Poséeme, llévame, nunca podrás romperme. Elígeme, úsame, nunca me  perderás...  Yo existía en la oscuridad.  Óxido metálico de la sangre y destellos de locura.  Q me dejó de nuevo.  De alguna manera, me transportó a la sala donde disparé al colibrí rubio, sólo que esta vez,  el que estaba atado y apretado era el hombre blanco. Él me miró de reojo y maldijo,  diciéndome que no era lo suficientemente buena. Que debía suicidarme porque eso es todo  lo que valía la pena.  El espacio en mi interior se arremolinaba como un huracán loco, estertores en las paredes  de mi torre, desgarrando mis cadenas, rompiendo ladrillos y convirtiéndolos en polvo.  La culpa de la que había estado huyendo me aspiraba profundamente y estaba segura de  que mi corazón se detendría. Era una asesina, torturadora, me merecía morir con pesar  paralizante.  Pero el destino me había dado la oportunidad de corregir los errores que había hecho.  Tenía al titiritero frente a mí. El odio y la furia se deslizaron como reptiles en mi sangre, y lo  único que quería era venganza. Para hacerle pagar.  El lavado de las emociones que había estado escondiendo me hicieron daño. Mandándome  a un pozo de dolor y locura.  El hombre blanco representaba todo el mal en el mundo y quería tomar tomar tomar hasta  que no hubo más. Quería extraer hasta el último hilo de vida, hasta que ya no existiera.  Para matarlo, así yo ganaría la redención. Finalmente podría ser capaz de vivir con la culpa.  Él no se movió cuando le pegué. Sólo se burló. Me dolían los músculos al entregarme a los  abusos. Con cada golpe otro ladrillo se caía de mi torre. Con cada latigazo mi culpa se  agrietaba y fisuraba, lo que me permitió respirar.  Las imágenes paralelas del pasado me mantuvieron con compañía mientras le golpeaba  una y otra vez. Me vi a mí misma, demacrada, drogada, arañada y rota... la entrega de su  ira sobre mujeres inocentes.  Lloré y golpeé más fuerte mientras mi aparación disparó al colibrí rubio. Me doblé con  agonía mientras veía una repetición de mí misma para tragarme el arma, apretar el gatillo  para poner fin a mi vida.  257 


Nunca más. ​ Soy lo suficientemente fuerte como para sobrevivir. No necesito una torre para  existir. ¡No he hecho nada malo!  El pensamiento era un cometa, ardiendo con la verdad.  No he hecho nada malo.  Lo han hecho todo ellos. Yo hice lo mejor que pude para sobrevivir.  El conocimiento de que ellos me habían hecho dudar, que me habían llenado de pecado,  me dio un nuevo impulso de energía. Golpeé más y más fuerte hasta que no pude  reconocer al hombre blanco por todos los cortes y la sangre.  Cada vez que sacaba sangre, descansaba mejor, sabiendo que este hombre nunca haría a  otras lo que me hizo a mí.  Cuando se desmayó, pensé que lo había matado. Quería verlo muerto, pero tenía que estar  segura. Comprobando la vida, me maldije cuando su pulso vibró bajo mis dedos. Sabía lo  que tenía que hacer.  Le despertaría, mirándole directamente a los ojos, entonces le apuñalaría en el corazón.   Este era mi deber, mi honor, mi destino.  Le enseñé las lecciones que me enseñó. El dolor igualaba al poder. El dolor igualaba al  placer.  Mientras estaba encima de él con unas tijeras afiladas en mis manos, lista para enterrarlas  profundamente en su pecho, miró hacia arriba con tal pánico y amor que me detuve  demasiado tiempo.  Él gritó.  Rebotó en torno a la caverna de negritud, derribando el velo entre el mundo real y yo.  La visión se desintegró, catapultándome de oscuro a brillante. El calabozo pasó a  convertirse en una habitación decadente con acentos color oro y rojo que resultaba familiar,  pero no podía decir el porqué.  Parpadeé, incapaz de entender. ​ ¿Dónde diablos estoy?  Me dolía el cuerpo, los hombros temblaban con los brazos listos para atacar. Mis manos  estaban resbaladizas de sangre.  Entonces mi corazón se detuvo.  Q yacía en la cama delante de mí, su cuerpo desnudo estaba cubierto de sangre,  totalmente irreconocible. Apenas respiraba, con la cara hinchada, los ojos apagados, oculto  por una lesión.  Dejé caer las tijeras; resonaron en la parte superior de mi pie desnudo antes de rebotar en  la alfombra. El aire se atascó profundamente en mis pulmones y no podía respirar.  Un terremoto comenzó en mis extremidades, y las lágrimas de rabia que había derramado  fueron reemplazadas por el horror. 

258


“Q, oh, dios mío.” ​ Extendí la manos temblorosas para tocar su pecho frío. Su tatuaje de  gorriones hermosos colgaba en jirones con heridas y sangre. Su hermosa polla colgaba  inútil y sangrienta entre sus piernas.  “¡Qué he hecho!”  Entonces yo estaba volando.  Mi frente chocó con la parte delantera de la cama antes de tirarme hacia atrás y apretarme  profundamente en la alfombra.  Alguien me puso los brazos en la espalda, sujetando mi mejilla al suelo. ​ “No te muevas,”  me ordenó la voz de un hombre lívido.  El hombre se sentó en mi espalda, sosteniéndome. Cambió de posición para mirar hacia la  cama. Aspiró una bocanada de aire. ​ “Joder, Q. Qué mierda.”  Un grito agudo de una mujer me hizo temblar. Dejé de llorar y volví a sollozar. Yo hice esto.  Le hice daño a Q hasta el punto de llegar a morir. ¿Cómo sucedió esto? ¿Por qué me dejó ir  tan lejos?  “Mierda. Q. Oh, dios mío,” ​ exclamó Suzette.  El hombre se bajó de mí, descartándome como si no fuera nada. Él se puso de pie,  corriendo hacia la cama.  Me senté. Necesitaba saber que Q todavía estaba vivo. Que había una manera de  solucionar este problema.  Los ojos de color esmeralda de Franco brillaron de nuevo en mí, brillando con ferocidad.  “¿Hiciste esto?” ​ Él negó con la cabeza, los dedos luchaban con las fijaciones alrededor de  los tobillos sangrados de Q. ​ “¿Cómo pudiste?”  Mis pulmones se atascaron en mi garganta; no podía hablar. No podía justificar lo que había  hecho o incluso recordar cómo pasó. Todo lo que sabía era que ya no existía en un vacío  sin vida. Ahora vivía en una eternidad de auto­arrepentimiento y dolor. Que me habían dado  el cierre y vengarse del hombre blanco y lo que pasó en Río, pero haría tomar esa agonía  de nuevo si eso significaba que Q no estaba sin vida y arruinado por mi mano.  “¡Q! Por favor, Q.” ​ Me puse de pie, retorciéndome las manos mientras Franco le desataba  las muñecas a Q y suavemente llevando sus manos a descansar en sus costados. Q se  estremeció y gimió mientras Suzette se precipitaba hacia delante con una de las sábanas  deshechadas, colocándola por encima de él.  Suzette nunca le quitó los ojos de encima, lloviendo con tristeza e incredulidad. ​ “¡Por qué,  Tess! ¿Por qué? Después de todo lo que ha hecho por ti.”  Corrí hacia delante. Tenía que sostenerle. Decirle cuánto lo sentía. Pero Franco me empujó  hacia atrás. ​ “Creo que has hecho más que suficiente, ¿no?”  “Pero.. tengo que a­arreglar esto. No era mi intención hacerlo. ¡Tienes q­que  creerme!” ​ Mi cuerpo se estremeció con sollozos, gritando más fuerte. No cuando fui violada 

259


o secuestrada o hecho de hacer tales cosas horrendas. Lloré como si mi alma fuera a  explotar de mi cuerpo en cualquier momento y dejarme muerta en la alfombra.  No iba a morir de la culpa, sino de un corazón roto.  Q gimió suavemente, lamiendo sus labios rotos. ​ “Déjala.”  Suzette lloró con más fuerza, mientras que Franco se giró hacia él, agachándose para oírle.  “Voy a llamar al médico.Te daremos ayuda.” ​ Ordenó Suzette, ​ “Ve y trae al doctor  Peterson aquí. Ahora.”  Suzette palideció por la conmoción, pero ella hizo lo que dijo, volando de la habitación.  Mi corazón me apuñaló con auto­odio y mis piernas se tambalearon mientras pasé a Franco  para llegar a la cama. Mis ojos se encontraron con los de Q y gemí.  La última barrera se desbloqueó en mi interior, dejando que expusiera toda la maldad que  había dentro de mí. Me desperté de la final bruma de vacío, mi torre cayó al suelo con un  estrépito de escombros y mi mente hervía con todo lo que yo había hecho.  “¡Q!” ​ Me tiré en la cama, haciendo una mueca en su piel fresca, su sangre pegajosa.  Franco me arrancó de él.  “Aléjate.” ​ Me puso en dirección hacia la salida.  “¡No! Tengo que quedarme. Tengo que arreglar esto.” ​ Pero su agarre nunca cedió. Me  puse en el marco de la puerta.  “Espera,” ​ exigió una voz filiforme.  Franco se quedó inmóvil; yo temblaba en su abrazo cerrado.​  “Q. Lo siento mucho. No lo  sé. No…”  Q contuvo el aliento, izándose a sí mismo para descansar en sus codos. Las huellas de las  lágrimas manchaban de sangre su cara. Él sonrió tan dulcemente, tan lleno de amor  incondicional, me rompí aún más en los brazos de Franco.  “Tráela aquí,” ​ ordenó Q.  Después de una pausa, Franco me recogió y me llevó hacia Q. Él me puso en la cama.  Apenas podía ver a través de las lágrimas. No podía respirar bien porque había llorado  mucho, pero Q puso su brazo alrededor de mí con cautela, sosteniéndome débilmente  contra su cuerpo golpeado. ​ “Te perdono. Hice esto por ti. No llores.”  La aceptación inequívoca establecía una denotación en mi estómago. Me nubló hasta llenar  mi pecho, la garganta, hasta que estalló en mi cerebro. Los sollozos me golpearon más  fuerte, la concesión de un lanzamiento perfecto.  Q apretó sus labios contra mi frente, murmurando, ​ “Te amo, Tess. Te amo.”  El dolor se apretó; aspiré aire, pero estaba sofocada por la abrumadora necesidad de  purgar.   Lloré como nunca había llorado antes.  La madriguera profunda en el costado de Q, me dejó llevar por todo.  Empapé la cama y dejé que mi alma se liberara.   260 


Yo misma me metí dentro de las pesadillas.    *********************  “Estás sentenciada a cadena perpetua. Casi matas a un hombre. Tu amante. El que se  supone que te protegía y te adoraba por encima de todo. ¿Qué tienes que decir por  tus crímenes?”  El magistrado con su gran peluca blanca y exceso de celo me miró. Me puse de pie en una  pequeña tribuna con olas de magma y lava lamiéndome los tobillos. Quemaba y yo sabía  que iba a sufrir las llamas y encarnaba la eternidad.  “No tengo nada que decir. Hice lo que me dijiste. Me merezco ser castigada por  siempre.”  El magistrado asintió, mirando por encima del hombro. ​ “Y siempre sufrirás. Nunca 

amarás, nunca serás feliz. Tus sonrisas siempre te atarán con tristeza, tu corazón  siempre estará lleno de capas de dolor.”  Bajé la cabeza, con ganas de arrojarme en la lava. Para finalizar mi miseria, terminar con mi  maldita vida donde lastimaría mucho. ​ “Sí. Castígame. Hazme sufrir.” 

“Mil años en el infierno. Donde vas a pudrirte en el fuego.” ​ La gravilla se vino abajo.  Una sombra negra se arremolinaba como un tifón desagradable, apagando las olas de 

fuego y robando el calor del infierno. ​ “Di mi vida por ella. Es mía y digo que no merece  ser castigada.” 

No me atrevía a levantar los ojos a esa especie de indulto. En su lugar, me encogí en una  bola, presionando mi frente contra mis rodillas.  “Eres mía.” ​ Una mano firme aterrizó en mi hombro. ​ “Tu vida es mía y digo que no estoy  dispuesto a renunciar a ti.” 

Alcé los ojos para encontrarme con mi salvador y lloré. A pesar de que casi lo maté, Q se  puso delante de mí con un traje negro impecable, con una suave sonrisa en sus labios  esculpidos. Sin heridas abiertas o sangre rezumando. Estaba completamente perfecto.  Se agachó junto a mí y me cogió la mejilla.​  “Se acabó, Tess. Está en el pasado. Nuestro 

futuro es donde vivimos ahora.” ​ Me besó en los labios, susurrando,​  “Despierta, esclave.  Despierta. No me dejes. No después de todo lo que hemos pasado.”  “Despierta.”  “Despiert…”  Mis ojos se abrieron, agrietados, valientes y doloridos. Una breve sensación de confusión  me aplastó antes de mirarme con esos ojos de color jade pálido.  En cuanto le miré vi el alma maravillosa, oscura y luminosa de Q, me rompí de nuevo. Mi  boca se torció con el horror de lo que yo había hecho; mis ojos eran cascadas inútiles.  No podía hacer otra cosa que llorar, temblar y reparar mi alma fracturada. 

261


Estábamos en la cama de la sala de carrusel. Me acordé ahora: el médico que trabajaba  con Q. ¿Fue ayer cuando ocurrió todo esto?  “Nunca seré capaz de per­perdonarme a mí misma,” ​ tartamudeé entre mis cascadas.  Q sacudió la cabeza con suavidad; su rostro brillaba con una serie de cicatrices sin  cicatrizar y cortes con costras. Le hice esto a él. Me empañó con su belleza oscura y lo  pinté con violencia. Le marqué con mi rabia, mi tristeza, y cada vez que lo miraba me iba a  acordar.  Nunca olvidaré haber lastimado al hombre que amaba más que a mí misma.  Cerré los ojos, incapaz de soportar la agonía por más tiempo.  Pero los dedos suaves de Q rozaron mis párpados, persuadiéndome para abrirlos. ​ “No  mires hacia otro lado. Quiero que me aceptes. Ámame como soy.”  No merezco a este hombre. Negué incontrolablemente.  “Tess. Obedéceme.”​  Su voz se endureció y le miré, fascinada por sus ojos furiosos. ​ “No te  atrevas a deshacer mi trabajo duro. Sientes de nuevo, y vas a conseguir pasar a  través de esto.”  Él estaba en lo correcto. Había desaparecido el espacio vacío en el que yo había existido.  Ahora vivía en una eternidad llena. La culpa vivía en mis pulmones, contaminando cada  respiración.  Apretando los dientes, tracé un latigazo poco profundo en​  ​ su pómulo, mi caricia fue débil y  suave.​  “¿Cómo puedes perdonarme por lo que hice?” 

Inclinó la cabeza, besando mi cuello. ​ “Te fallé. Esos hombres nunca deberían haber sido  capaz de tomarme. Te fallé al no venir antes. Te fallé al mantenerlo. Te fallé cada  maldita vez que te ataron y degradaron. Soy el que debe pedir perdón.”  Nos miramos el uno al otro hasta que mis ojos ardieron y me tragué chorros de agua salada  porque no paraba de llorar.  “Le hice daño a los pájaros que tú salvabas, Q. Las torturé. Les rompí los huesos y  maté a una chica con un tatuaje de colibrí en la cadera.”​  La confesión alivió algo de la  culpa y seguí, arrojando mis crímenes.​  “Ellos me drogaron por lo que cada día pensaba  que me habías abandonado. Me convirtieron en su empleada y traté de liberarme.  Desobedecí pero sólo hice que el castigo de las otras chicas fuera peor. No sé si  alguna vez me sentiría de nuevo yo, pero me enseñó que soy lo suficientemente  fuerte como para vivir con lo que he hecho.”  Me acurruqué más cerca, con ganas de meterme dentro de él. ​ “Te quiero, Q. Con todo lo  que soy.”  Suspiró profundamente, presionando sus labios suaves contra los míos. ​ “Lo sé, Tess. Lo  sé.”  ****************  De: Tess Snow.  262 


Hora: 19:35.  Para: Brax Cliffingstone.  Hola,   Esto es difícil de escribir mientras te muestro lo débil que estaba en contacto contigo y  hacer que te preocupes. Todo ha funcionado. Q me rescató, Brax. Él hizo algo que nunca  pensé que iba a hacer. Me mostró lo mucho que me ama.  Gracias por estar ahí para mí cuando yo estaba perdida.  Siempre estaré cerca por si me necesitas, pero por ahora, voy a curarme con el hombre que  me trajo de vuelta a la vida.  Te deseo todo lo mejor,  Tess.  De: Brax Cliffingstone.  Hora: 9:35 p.m.  Para: Tess Snow.  Tessie,   Estoy tan contento de escuchar que estás en un lugar mejor. Y me da tranquilidad saber  que estás con un hombre que te adora. Como él debería.  Te tengo cerca,  Brax.    Pasaron tres semanas mientras encontré mi camino de regreso completo.  Q puso a Frederick encargado permanente de ​ Moineau​  Holdings y se quedó en casa 

conmigo. Unas conversaciones concisas con la policía local y nunca nos molestaron más  sobre mi secuestro o qué hizo Q para encontrarme.  Nunca hablaba de trabajo o lo que pasó detrás de las escenas de ​ Moineau​  Holdings, y yo  no estaba dispuesta a tocar el tema. No quería saber si yo era la causa de su reputación  calumniada.  Nunca nos dejábamos el uno al otro. Nuestra cercanía nos había curado.  Arreglamos nuestros males, los dos nos convertimos en bálsamos de curación. Crecimos  para conocer aquellos días de respiro suave. Charlando con suavidad, haciendo preguntas  acerca de las cosas más simples como nuestro helado y temporadas favoritos.  Suzette y Franco me perdonaron por todo lo que le había hecho a Q. Franco pretendía  alejarme en cuanto me acercaba, hasta que Q le mandó a la mierda.  Suzette ofreció su oído en cualquier momento en el que tuviera que hablar, y podría  compartir mi cuento de un día, pero no ahora.  La culpa era todavía demasiado fuerte, las pesadillas eran muy reales. Pero el hecho de  saber que ella me entendía hacía que la quisiera como una hermana. 

263


Q y yo jugábamos a las cartas y escuchábamos música. Leíamos en un silencio lleno de  amor y nos tocábamos con caricias persistentes. Todo entre nosotros era dulce y la  curación, tejía algo más que nuestros cuerpos, pero también nuestras mentes. Nos ligamos  intrínsecamente como nunca antes.  Sin embargo, Q se encerró en sí mismo las dos primeras semanas. Él reflexionó, no admitía  lo que le aquejaba. Le pillé con una mirada turbulenta en sus ojos, sólo para que  desapareciera cada vez que él me miraba.  Me trataba como lana de vidrio aunque algo peligroso se escondía en su interior. Sabía que  sufría con lo que yo le había hecho. Vivía en cada acción, cada recuerdo que revoloteaba  en su rostro. Yo había tomado algo fundamental de su agarre y temía que nunca fuera el  mismo.  Mi corazón se curó en un instante y se rompió en otro al saber que yo podría ser la causa  de su ruina.  No nos alejábamos el uno del otro, pero nunca pasaba más que un suave beso o una  caricia robada.  Nunca habíamos tenido relaciones sexuales.  Pienso que los dos éramos demasiado frágiles, todavía estábamos reparándonos con cinta  adhesiva. Después de dejarme sentir de nuevo, nunca había dado nada por sentado.  Incluso el dolor persistente en mi dedo roto significaba algo, resultaba que era lo  suficientemente fuerte como para sobrevivir. Y Q sabía cómo traerme de vuelta.  Q sanó rápido físicamente. En todo caso, se puso más sexy, más vivo y real para mí. Una  vez que los puntos de sutura fueron retirados de su pecho, su tatuaje parecía más oscuro,  lleno de dolor y desgracia, y también de libertad. Las arrugas de cicatrices sólo se añadían  al detalle.  La cicatriz de bala en su bícep tenía una horrible manera de ligar conmigo de nuevo con lo  que sucedió. Q ganó esa caza para mí, matando por mí. Yo nunca había revivido el pasado.  Sin recordar cómo mi mente se volvió contra mí. Cómo viví con la historia que ni siquiera  podía recordar gracias a la neblina de fármacos.  Pero era su rostro el que hacía que mi corazón se exprimiera cada vez que lo miraba.  Su piel perfecta, sin marcas ahora, brillaba con pequeñas cicatrices. Día a día, pasaban de  color rosa al plata y sólo añadía más a su perfección. Un recordatorio constante de lo que  hice y lo que él dio a cambio.  Q miró, sonriendo. ​ “Puedo sentir que me desvistes con tus ojos, ​ esclave.​ ”  Mi estómago dio un salto mortal y me reí en voz baja. ​ “Debo admitir que mis  pensamientos son sucios.”  Las fosas nasales de Q se encendieron y la compañía suave entre nosotros se convirtió en  lujuria cargada. Por primera vez en tres semanas, la química se convirtió en fiebre. 

264


Se inclinó hacia delante en la silla donde nos habíamos refugiado en el patio fuera de la  sala de estar, Q murmuró, ​ “Te echo de menos.”  El sol de la tarde era cálido, pero el frío en el aire significaba que teníamos mantas de tartán  sobre nuestras piernas. Me podía imaginar mi vida dentro de cincuenta años con Q como un  anciano distinguido y yo a su lado. Nunca más volvería a pensar en irme. No importaban las  cosas malas, nunca apagaría u olvidaría que Q era mi razón de vivir.  Mis ojos se movían detrás de él para mirar en el salón. Nadie estaba allí. Todas las mujeres  de Río, incluidas Sephena, se habían vuelto a casa con sus seres queridos, y por primera  vez en meses estábamos realmente solos. Hasta la señora Sucre, Franco y Suzette se  habían ido al pueblo para dejarnos solos.  La casa estaba vacía pero yo sabía que no iba a seguir así durante mucho tiempo. Q  encontraría a más sobrevivientes; las traería a casa y las curaría. Al igual que me había  curado contra todo pronóstico.  Mi corazón se apretó y di las gracias a todas las entidades que me habían traído de vuelta.  Nunca quería vivir con tal vacío de nuevo.  La cara de Q se oscureció y él apartó la mirada. ​ “Tengo algo para ti, pero no estoy  seguro de cómo te lo vas a tomar.” ​ Él se enderezó, estaba leyendo la página del archivo  de propiedades. ​ “Quería esperar un poco más, pero no creo que pueda.”  La curiosidad y la deliciosa sensación de excitación me pusieron muy alerta. Me colocó el  bloc de dibujo en las rodillas, fruncí el ceño brevemente con el revoltijo de edificios y líneas.  Mi dedo se había curado, pero perdió la función de doblarse completamente y se mantuvo  en el camino.  Q me robó el bloc de dibujo, lanzándolo hacia el patio, junto con sus informes de propiedad.  Se puso de pie y el aire dominado le rodeaba.  “¿Qué es?” ​ Sonreí. ​ “¿Qué es tan urgente?”  Él negó con la cabeza, tirando de la manta de mis piernas, poniéndola en el suelo.​  “Quiero  enseñártelo antes de que pierda los nervios.”  Poniendo mi mano en la suya, me arrastró. Tosí y sus ojos se estrecharon. Incluso después  de semanas de curación, mis pulmones todavía actuaban como si hubiera sido fumadora  durante toda la vida. Pero Q no me apresuró. Él tomó un exquisito cuidado de mí. Ni una  sola vez me pedía nada que no estuviera dispuesta a dar.  La primera y única vez que había tratado de darle un beso, esperando más, me había  empujado lejos diciendo que necesitaba tiempo. Necesitaba tiempo para verme como la  mujer fuerte que era y no la enferma que había sido. Dijo que me quería, pero que la parte  doblada de sí mismo me necesitaba sana y capaz de soportar lo que fuera necesario, antes  de que él me dejara entrar de nuevo en su cama.  Lo entendí. Lo acepté como parte de él y no le presioné, pero nunca dejé de necesitarle. 

265


Pero ahora, con sus fuertes dedos agarrados a los míos, esperaba que finalmente fuéramos  capaces de poner el pasado detrás de nosotros y hacer nuevos recuerdos.  Q no dijo una palabra mientras me guiaba a través del salón y las escaleras con alfombras  de color azul.  Cuando llegamos arriba, me acercó. Di un grito ahogado mientras sus labios se  presionaban contra los míos. Sus manos cayeron a mis caderas, fijándome en su lugar.  “Quiero hacer algo por ti, ​ esclave.​ ” ​ Su voz oscura se envolvió alrededor de mí,  poniéndome ansiosa, mojada. 

Le devolví el beso, abriendo, animándole a besarme más fuerte. Él rompió la conexión,  arrastrándome por el pasillo.  Mi corazón se apretó dolorosamente, ya que pasamos por la habitación donde casi había  matado a Q. Un equipo de demolición había estado entrando y Q me había prohibido poner  los pies allí jamás.  No nos detuvimos hasta que nos dirigimos hacia el ala oeste, pasando por múltiples  puertas.   Mi estómago se tropezó con la anticipación mientras Q finalmente redujo la velocidad y  puso su mano en un picaporte.  Él respiró con fuerza, como si hubiera planeado esto durante un tiempo, pero sólo ahora  hubiera tenido el valor de seguir adelante con ello. Para Q tener miedo significaba que  quería hacer algo drástico.  Me tensé, esperando el más abrumador miedo de dolor. La lección del hombre blanco me  enseñó a evitarlo a toda costa y todavía tenía poder sobre mí. Vivía con los fantasmas de lo  que había hecho, sin poder evitar el espasmo ocasional de arrepentimiento y horror.  “No voy a forzarte. Puedes decir que no,”​  dijo Q, abriendo la puerta y me empujó para  pasarla.   Mi boca se mantuvo abierta mientras me guiaba dentro y cerraba la puerta.  “¿Tú has hecho esto?”​  Le susurré.  A nuestro alrededor había una intrincada jaula de pájaros. Las paredes estaban pintadas  con barras de plata, una campana gigante de color plata caía desde el techo como una  lámpara de araña. Los espejos colgaban mientras las ramas pintadas con spray de gran  tamaño se alzaban por encima. Incluso había barras de metal real prensadas  profundamente en la alfombra.  Efectivamente estábamos atrapados, encarcelados al igual que sus amados pájaros.  Se aclaró la garganta, haciendo un agujero en mí con la intensidad de su mirada. ​ “Quería  una habitación que nos simbolizara. La jaula es una promesa.” ​ Su cuerpo se tensó,  dibujando la necesidad de mí hacia él, construyendo rápidamente hasta que mi corazón se  ofuscó.​  “Dijiste que me permitías hacer esto una vez. Estoy esperando que no te  negaras.”  266 


Él capturó mis mejillas con los dedos ásperos, recordándome que podría haber sido gentil y  amable las últimas pocas semanas, pero él no era realmente ese hombre. Había mantenido  la ira, la oscuridad lejos de mí, guardando cuidadosamente cualquier pensamiento. ​ “Te dije  que no podía entrar en mi cama otra vez hasta que pudiera ver más allá de lo  sucedido. Sabes que necesito a alguien fuerte, inquebrantable, valiente.”  Asentí, mi pulso latía densamente en las venas.  “Veo a la vieja Tess. Por primera vez en varias semanas, cuando me miraste, la vi. Y  la quiero. Malditamente mucho.”​  Él estrelló su boca contra la mía, enviando mi necesidad  por él en una espiral fuera de control.  Él rompió el beso, gruñendo. ​ “Necesito estar dentro de ti, pero tengo que hacer otra  cosa primero.”  Respiré entrecortadamente, tratando de averiguar lo que él quería. ​ “Te daré lo que pidas.”  Su boca se torció mientras sus ojos claros brillaban con la oscuridad. ​ “¿Esa es la verdad,  esclave? ¿Darías tu vida por mí? ¿Me dejarías que te azotara? ¿Te colocarías y te  meterías completamente en mi mundo?”  No podía dejar de tener un conflicto de emociones que me llenaba. La vieja Tess, quien  apagó el dolor y quería todo lo que Q ofrecía. Pero esta suave Tess, la que había matado y  hecho daño, no quería tener nada que ver con sangre o gritos para el resto de su vida.  Pero no importaba. Sabía mi respuesta. ​ “Sí. Lo haría.”  Q me besó con fuerza, lanzando su lengua en mi boca, dándome de beber su necesidad y  pasión.  Lo que él estaba a punto de pedir significaba mucho para él. Podía saborearlo.   “Eres mía, Tess, pero nunca has sido una sumisa verdadera. De alguna manera, me  das todo lo que puedes, al mismo tiempo que mantienes todo fuera del alcance. Tú  me has vuelto loco y eso es por lo que necesito hacer esto.”  “No necesitas mi permiso.” ​ Mi voz se convirtió en un susurro ronco; mi centro se apretó  pensando en él amarrándome para follarme. Lo necesitaba dentro de mí. ​ “Estás lista.”  Abrió sus brazos y me acurruqué en ellos. Para un hombre que nunca había abrazado, lo  hacía a menudo. Sin embargo, él no me mantenía sólo con amor. Me abrazaba con  posesión, agresión y obsesión.  Q se apartó, con la mandíbula apretada. ​ “Esto va a doler. Pero me has dado tu palabra.”  El miedo reemplazó al amor en mi corazón mientras Q me echaba la última mirada antes de  dirigirse a la chimenea. Con un clic, el vapor atrapado, y ansiosas llamas brotaban con  existencia. Descansando en el manto había dos atizadores largos.  Q recogió uno, volviendo a mí con él en sus manos extendidas. ​ “Cógelo.”  Maldije mi temblor, pero lo cogí, dándole la vuelta para ver el emblema en la parte inferior.  En cuanto lo vi, recordé lo que había prometido. Que Q podría dejar cicatrices en mi piel  para poner su mente en reposo. Que podía marcarme para saber que siempre sería suya.  267 


Pasé los dedos sobre el emblema. ​ “Oh.”  Q se congeló, erizado de energía negra, conteniéndose de los deseos que no comprendía.  Después de lo ocurrido en la sala de color oro y rojo, que llevaba su nerviosismo, su  temperamento, como un manto. No sabía cómo malditamente le había hecho daño, pero  incluso mientras él estaba siendo amable y considerado, acechaba en las sombras, viviendo  en un lugar que no sabía si podía encontrar.  El emblema era la letra Q con un gorrión picado hacia el suelo como la cola de la carta.  Mis ojos brillaron con los suyos, ahogándome en su mirada.  Sus hombros se tensaron mientras sacudía el pelo suelto de mi cuello, pasando su pulgar a  lo largo de la cicatriz del rastreador.  “Quiero marcarte. Necesito tener algo mío de forma permanente en tu piel.” ​ Él inclinó  la cabeza para darme un beso en la cicatriz. ​ “Necesito saber que eres mía.”  “Soy toda tuya. Lo sabes.”  Él negó con la cabeza, haciendo eco de la infelicidad en sus ojos. ​ “Ibas a dejarme. Tenía  que darte mi vida para hacer que te quedaras. Necesito ver que eres mía cada vez que  te miro. Cada vez que alguien te mire, necesito hacerles saber que eres mía. Llámalo  bárbaro y horrible, y decirme que soy un maldito egoísta, pero, Tess, necesito esto.  No puedo hacer que vuelvas de otra manera.”  No esperé ni un segundo más. Si necesitaba esta cosa simple, que así fuera. Yo también lo  quería.  Al ponerlo en sus manos, dije, ​ “Haz esto. Sería el más alto honor llevar tu marca.”  Su mandíbula trabajó como si contuviera un enorme peso de la emoción. Sus ojos claros  brillaban. ​ “Gracias desde el fondo de mi corazón.”  Juntos caminamos hacia la chimenea. Mi pulso bombeaba más rápido mientras colocaba la  marca en las llamas.  Sus dedos apretaron los míos mientras buscaba otro y me lo pasaba. Lo tomé mientras las  lágrimas brotaban de mis ojos.  Este tenía una T mayúscula con una jaula que colgaba de ella. Un símbolo puro que lo  había capturado completamente.  Me quedé mirándole profundamente a los ojos. ​ “¿Estás seguro?”  Él negó con la cabeza suavemente, robándomelo, colocándolo en las llamas al lado del  otro. ​ “No deberías tener que preguntarme eso, ​ esclave​ .” 

Mi garganta se cerró, y no dijimos una palabra mientras el metal pasó de mate negro a rojo  brillante.  Q me dejó ir al cuarto de baño. Volvió con parches médicos y bálsamo para después.  Mi piel estaba enrojecida pensando en lo doloroso que sería, pero detuve el pensamiento.  Después de todo lo que había soportado, una quemadura no me asustaría.   Una vez que todo estaba distribuido, Q volvió hacia mí, apuntando al suelo. ​ “Arrodíllate.”  268 


Hice lo que me pidió, de rodillas ante el hombre que era dueño de mi corazón y de mi alma.  Mi dueño por completo. Con la concentración grabada en sus ojos y sus labios fruncidos y  apretados, Q levantó el hierro caliente, y sin dudar, lo apretó fuerte y rápido en mi cuello.  El calor abrasador me nubló la vista por un segundo y el sonido repugnante de mi piel  silbando casi me dio arcadas. Pero luego se acabó, y Q lo arrojó de nuevo al fuego.  Inmediatamente, cogió los suministros médicos, aplicó la crema antiséptica y luego el  vendaje.  No me atrevía a mirarle a los ojos mientras se tendía a mí. Podía saborear su afán, su  alegría sublime de lo que acababa de hacer.  Quería ver. Quería mirarme en un espejo e inspeccionar lo que me marcó de forma  permanente como suya, pero me quedé con Q y cogí el otro atizador. De rodillas frente a  mí, me ofreció la empuñadura. Me puse de pie lentamente en posición vertical.  Mordiéndome los labios, me estremecí con el pensamiento de que le iba a causar más  dolor. ​ ¿Realmente podía hacer esto?​  Mi propio cuello tronó con agonía, cauterizado y  escocido. 

Con los dedos fuertes y seguros, Q se desabrochó la camisa blanca. Una vez abierta, con  destellos de gorriones y alambres de púas, pasó los dedos sobre su corazón.  “Esto te pertenece, Tess. Márcame allí y así también lo sabrás.”  Se me revolvió el estómago ante la idea de quemarle, pero tensé los músculos y el ángulo  del símbolo encendido encima de su corazón.  Q empujó su pecho hacia fuera, curvando los puños en los muslos. ​ “Rápido y fuerte,  esclave​ .” 

Asentí con la cabeza y lancé. El símbolo se fundió a través de su piel en un segundo. El olor  chamuscado a pelo llenó la habitación Un segundo más tarde me retiré, renunciando a la  terrible marca de nuevo en el fuego.  Q gruñó mientras se levantaba y su camisa se volvió hacia delante, pegándose a la piel en  carne viva. Me hizo girar para coger el ungüento y las vendas, antes de tendérselo a Q.  Empujando suavemente la camisa de sus hombros, me estremecí.  Nunca apartó los ojos de mí mientras masajeaba el bálsamo refrigerante sobre su herida. El  diseño era impecable, cada reja de la jaula se grabó profundamente en su carne; la T  estaba con letra femenina y perfecta.  Las lágrimas cayeron de forma espontánea mientras cubría la marca, poniendo el vendaje  en su lugar.  Me había hecho lo mismo. Para siempre.  Q me tomó en sus brazos. ​ “Ya puedo sentir la oscuridad volviendo a la vida. Sabiendo  que eres mía. Que de buen grado me diste tu dolor una vez más.” ​ Él enterró su nariz en  mi pelo, inhalando profundamente.​  “Pensé que había perdido ese impulso. Que había  perdido esa parte de mí.”  269 


No tenía necesidad de preguntar qué parte de Q había perdido. Siempre supe que vivía con  los demonios en su alma.  Q se movió, caminando hacia la cama. El colchón ya no descansaba en el suelo, había sido  diseñado como una jaula en miniatura. Colgando del techo con barras y cadenas.  Guirnaldas caían como una trampa, una trampa perfecta para mantenernos seguros juntos.  “Te necesito,” ​ murmuró Q, sus dedos ya trabajaban con los botones de mi blusa. Todo  sacudió a la vida. Me apoyé en él, frotando mis pezones contra sus nudillos.  Él contuvo el aliento, dejando a un lado el material de mi sujetador.  Mis manos fueron a su pecho desnudo, avanzando lentamente hasta su cinturón. Él esperó  a que abriera la hebilla, dejando libre el cuero. Su pecho subía y bajaba mientras sostenía el  cuero en las manos.  Su tensión, la conciencia de todo se puso en estado de alerta, y vi al hombre que había  pensado que había matado cuando él batió una pulgada de su vida.  Q, mi señor, quería utilizar su cinturón. Y lo quería.  Con una excepción melancólica en mis ojos y el amor que estallaba en mi corazón,  presenté el cinturón con las manos extendidas. 

Capítulo 25. Quincy.   Anhelo ver tu piel cremosa y ruborizada, ronchas y ribetes marcados con  prisa, no puedo contenerlo, me pusiste en libertad…  No sabía cuánto tiempo me había quedado mirando a Tess.  Se quedó allí, sosteniendo mi cinturón, con tal confianza en sus ojos que la última terrible  confusión que había estado viviendo se desenredó.  El viejo yo. El yo que conocía y pensaba que había perdido para siempre, rugió de nuevo  con la existencia. Después de semanas de vivir con tal desorientación paralizante, pensé  que siempre estaría condenado a vivir con menos monstruo y solo.  La oscuridad en mi interior se había ido, llevándose consigo todo lo que yo conocía. Era  como si la bestia me hubiera dejado para revolcarse en la soledad lamentable.  Le cogí el cinturón. Temblando, me encontré con la piel entre los dedos. La negrura se  arremolinó en la existencia, trayendo consigo gruñidos y llamamientos bestiales. Debería  haber estado contento de que me hubiera dejado solo. Pero había encontrado que lo  echaba de menos. Echaba de menos saber quién era yo. No estaba destinado a ser normal.  No estaba destinado a ser... humano.  Tess se movió, sus pechos subiendo. Tragué saliva contra el deseo de espesor.  Durante tres semanas, yo había evitado todos los pensamientos de sexo. No podía soportar  la idea de estar cerca de Tess cuando ya no me conocía yo mismo. Había perdido algo  fundamental cuando Tess me robó la dignidad, el control y el dominio. 

270


Tess me había dañado, y yo había pasado tres semanas tratando de arreglarme a mí  mismo.  Pero no se trataba de impulsos del monstruo que me permitía crecer más cerca de Tess de  lo que había pensado posible. Podía consolarla sin necesidad de apretar con demasiada  fuerza, o dejarla reír sin tener que tirarla al suelo y follarla.  Con la ausencia de esas necesidades, llegué a verme a mí mismo con una luz diferente. Vi  que podía ser dulce, increíble de contemplar, y podía hacerlo sin cortarme las pelotas.  Le di espacio a Tess para curarse, y ella pasó de paciente delicada a fuerte sobreviviente.  Día a día su pasión y espíritu regresaron, y cada momento en el que ella se hizo más fuerte,  mi bestia iba saliendo de su cueva, volviendo a mí, un poco temerosa, poco dispuesta.   Mis ojos cayeron sobre la venda que ocultaba la marca que le hice, y mis entrañas se  retorcieron con placer. Finalmente había descubierto la manera de mantener al hombre y al  monstruo feliz, y parecía estar funcionando. Sabía que Tess tenía una clara señal de que  ella pertenecía ayudarme a calmar los impulsos para cortar y hacer sangrar. Tomó la  abrumadora necesidad de distancia, dejándola respirar más fácil, dejarme ser domesticado.  De aquí en adelante, me gustaría hacer el único propósito de mi vida para adquirir nuevos  recuerdos, recuerdos felices, enterrar el pasado y acaparar toda la felicidad de Tess y  poderla encontrar.  Tess jadeaba más fuerte a medida que enrollaba el cinturón en mis manos, cortando el  cuero. La miré, mi erección se estaba subiendo rápidamente en mis pantalones vaqueros.  “¿Estás segura?”  Había una vez en la que no le habría dado opción. No me habría importado su respuesta; lo  habría hecho de todos modos. Pero ahora, su permiso significaba más para mí que tomarlo.  Ella se dejaba sumisa alimentando a la bestia más que su lucha.  Nos rompimos entre sí, y la única manera de mantenernos enteros era entrelazarnos entre  nosotros mismos, pegando nuestras partes, cosiendo nuestras almas y uniéndola en una  sola.  Ella asintió.  Eso era todo lo que necesitaba. Agarrando la parte posterior de su cuello, la tiré hacia mí y  la besé. La besé con cada maldita cosa que sentí. El agradecimiento por dejarme marcarla,  y el alivio al sentir finalmente que me gustaría a mí mismo de nuevo.  Ella me arañó el pecho, acercándose más cerca. Apreté con más fuerza, dejándola sentir lo  mucho que yo la necesitaba.  Gimiendo, ella enganchó su pierna, enganchándola precariamente en la cadera. Agarré su  rodilla, izándola más, animándola a envolver ambas piernas alrededor de las caderas.  En cuanto ella me tuvo como rehén entre sus piernas, me montó, presionando su delicioso y  tentador calor en contra de mi erección.  Paré de besarla para bajar la cabeza y morderle el cuello, en la parte que no había marca.  271 


“Q. Por favor. Te necesito.”  Tenía planes para que esto fuera lento e intenso, pero la necesidad de conectar me cogió  por sorpresa. ​ Necesito estar dentro de ella. Ahora.  Quité sus piernas, la arrojé sobre la cama y tiré del botón del pantalón. Se abrió y se movió  frenéticamente mientras tiraba de sus piernas. Tess se quitó la camisa, arrojándola de la  cama.  La miré boquiabierto.  Ella llevaba la ropa interior blanca virgen y sencilla. Su cuerpo estaba desnutrido en  comparación con las curvas de antes, pero su capacidad de supervivencia me hizo  arrodillarme.  Subí a la cama, las cadenas sostenían el colchón abierto, el envío de balanceo y balanceo.  Tess miró al dosel, y tomé su momento de distracción para agacharme y poner la boca  sobre su centro.   Sus caderas se resistieron en el primer momento en que mi aliento caliente conectó con su  carne. Gritando, ella sumergió los dedos en mi cabello, encarcelándome. presionándome  más fuerte, exigiéndome.  Su dominio hizo dos cosas para mí. Antes, decirme qué hacer simplemente me cabrearía.  Ahora, quería obedecerla a su favor y hacer lo que ella me pidió. La bestia todavía gruñía y  se quejaba, necesitando pedir disculpas para dar órdenes a mi alrededor, pero yo era capaz  de ignorarlo. Por primera vez en mi vida, yo tenía equilibrio.  Incorporándome, le arranqué las bragas. Su gusto llenó mi maldita alma mientras le lamía  larga y lentamente.  “Q. Maldita sea, más. ¡Más!”  Me reí cuando Tess maldijo y gimió. Saboreando su placer, follándola con mi lengua,  arrastrando cada pulgada de la humedad y la necesidad.  Me dolía la erección con ganas de venirme. No me había tocado a mí mismo desde la  última vez que había estado en Tess. No había tenido el impulso.  Pero ahora lo hice. Joder, lo hice.  Con una última lamida de barrido, me senté, quitándome los vaqueros y los calzoncillos de  un golpe. Quería atarla y utilizar todo tipo de juguetes en ella. Quería hacerla venir una y  otra vez, pero la urgencia agarró mis bolas y todo lo que podía pensar era en bucear  profundamente en su interior.  “Levántate,”​  le pedí, sentando en mis rodillas, todavía con el cinturón en la mano.  Tess obedeció al instante y me gruñó con placer. En cuanto ella estaba en posición vertical,  apunté con mi erección.  “Siéntate.” 

272


Sus labios se separaron y ella dudó. Mi mano se movió con el cinturón; dejé que la bestia  tomara el control sólo por un segundo. Le pegué a su muslo con el cuero, enamorándome  de ella otra vez cuando se encogió de placer.  “Siéntate en mí ahora, Tess. O te golpearé hasta que lo hagas.”  Ella inclinó la cabeza, poniendo los rizos sobre su cara. ​ “Quiero saborearte. Al igual que  hiciste tú conmigo.”  El pensamiento de sus labios alrededor de mi erección era demasiado. Todavía no la había  perdonado por hacerme venir tan violentamente antes. Sacudiendo la cabeza, me arrastré  en posición vertical, poniéndola a horcajadas sobre mis muslos.  “Hoy no.”  Sus ojos estaban cerrados mientras la empujaba hacia abajo. Sus pliegues húmedos se  conectaron con mi pene, hundiéndose cada vez más, abrazándome con todo la deliciosa  oscuridad.  Gemí mientras ella se deslizaba hacia abajo. Mi erección se hinchó con el impulso de ella  alrededor.  En cuanto ella misma me había atravesado totalmente, tiré de su muñeca y la golpeé en la  parte baja de la espalda con el cinturón.  Se quedó sin aliento cuando sus músculos internos se agarraron en mi profundo interior.  “Mierda, haz eso de nuevo,”​  gruñí, relamiéndola con el cuero.  La misma reacción, en el instante en que el cinturón conectó con su piel, ella se apretó con  fuerza alrededor de mí, ordeñando mis músculos fuertes.  Empujé una vez y Tess detonó. Sus manos estaban envueltas profundamente en mi pelo  mientras empujaba hacia arriba y abajo, follándome mientras ella se ondulaba,  estremeciéndose, desenredándose.  Su placer casi me hizo perderme a mí mismo. Apreté los dientes, luchando contra el  impulso.  En cuanto paró, arranqué la venda de su cuello. Ella hizo una mueca, pero murmuré,  “Déjame verlo mientras te hago el amor. Hazme saber que eres mía.”  Ella asintió, contorsionándose con réplicas alrededor de mi erección.  “Voy a darte fuerte. Te he echado tanto de menos.” ​ La miré fijamente a los ojos.  “Deberías haberme esperado para venirte. Ahora voy a tener que hacer que lo sueltes  todo de nuevo.”  Sus labios se separaron; se echó a temblar mientras la empujaba hacia arriba.  “Maldita sea, se siente bien.”​  Mis ojos se pegaron a su cuello y ronroneé. Ronroneé de  placer, al ver mi marca grabada en su piel.  Los dedos de Tess se movieron a tientas sobre el vendaje de mi corazón y amé el destello  de posesión en sus ojos cuando miraba la marca. 

273


“Tú eres mía,”​  susurró ella. Su centro se apretó más fuerte a mi alrededor y me esforzaba  por respirar.  “Somos el uno del otro.”​  Cogí su cadera con una mano, le golpeé con el cinturón mientras  la empujaba hacia arriba. No demasiado fuerte, pero tampoco demasiado blando.  “Dolor y placer, Tess. Recuerda.”  Sus ojos se cerraron mientras invoqué un ritmo: empuje, golpe, empuje, golpe. Ella gimió  con cada sacudida, cogiendo mis pelotas, construyendo mi orgasmo hasta que irradiaba  cada parte de mí.  Mi corazón se aceleró y amé la sensación de hormigueo de dolor y necesidad al alcanzar el  orgasmo. Cuando no podía mantener el ritmo, alejaba el cinturón y ponía a Tess más cerca.  Sus pechos se aplastaron contra mi pecho, irritando la quemadura fresca sobre mi corazón.  La combinación de placer y dolor me deshizo.  Mi velocidad aumentaba hasta que Tess rebotó en mis brazos. Mis ojos se clavaron en su  cuello. El rojo, enojado 'Q' para siempre grabado a fuego en su piel me dio la liberación que  había estado buscando.   Esta mujer perfecta era malditamente mía. Y ahora todo el mundo lo sabría.  Mi orgasmo detonó, estallando en las gruesas ondas, llenándola con cada golpe. Puse los  ojos en blanco mientras existía sólo para encontrarme en su interior. ​ “Joder, ​ esclave.​   Tómalo. Tómalo todo.” 

Tess gritaba mientras yo acariciaba su clítoris. Su segundo orgasmo explotó en la realidad,  las bandas de músculos apretados hasta la última gota que me quedaba, ordeñándome  hasta que me dejé caer en sus brazos.  Mis muslos temblaron y tenía hormigueos en las pantorrillas, pero mi erección estaba  profundamente en la mujer que adoraba y estaba manchando todo su interior.  Tess se inclinó hacia delante, besándome siempre tan dulce. ​ “Te quiero, Quincy.”  Mi espalda se tensó. Normalmente, odiaba mi nombre completo. Era el de mi padre. Un  nombre que quería olvidar para siempre, pero en ese momento, lo amé. Amé que Tess me  amara. Amé que Tess me aceptara.  La amé con todo lo que yo era.  “Te amo,” ​ susurré, besando su espalda.    ******************  Horas más tarde, me desperté con Tess gimiendo en mis brazos. Sus pesadillas no habían  disminuido, y cada noche me despertaba con sus gritos, apuñalando un puñal en mi  corazón. Quería entrar en sus sueños y torturar y matar hasta el último bastardo.  Besándola en la frente, murmuré, ​ “Estás a salvo. Conmigo.”  Cuando se calmó, la acerqué más. Empujando mi mano debajo de su almohada, traté de  agarrar el elemento que había escondido allí hace unos días. Cuando diseñé las marcas de  274 


los atizadores, sabía que si Tess me dejaba marcarla con esa cosa permanente, me  gustaría ir un paso más allá para sellarla conmigo.  Desde que había tomado la decisión, mis dolores de cabeza habían estado milagrosamente  ausentes. Casi como el estrés que yo había vivido al derretirme, haciéndome saber que  había tomado la decisión correcta. La única opción.  Ya no iba a esperar para fusionar mi vida con la de ella. No había manera de dejar que se  fuera, y era el momento en el que el resto del mundo lo supiera.  Tess dijo entre dientes, abriendo los ojos somnolienta. ​ “¿Qué estás haciendo?”  El suave crepúsculo destacó en sus ojos de color azul grisáceo, resplandeciente oro en su  pelo rubio. Hubiera querido tener una cámara para capturar su belleza del sueño perezoso.  Se veía tan frágil y la abracé con dos necesidades: una que quería ver lo frágil que estaba  usando un látigo y que quería envolverla en plástico de burbujas y cubrirla de besos.  Mi mano estaba enganchada alrededor de la pequeña cosa escondida debajo de la  almohada y me senté, tirando de Tess conmigo.  La sábana se apartó de ella, dejando al descubierto sus pechos perfectos y pezones  rosados. Mi erección estuvo al instante curtido. Tenía que mirar hacia otro lado antes de  abalanzarme y olvidarme de lo que tenía que hacer.  Tess bostezó, ahuecándose el pelo.   Los nervios me atacaron el estómago, haciéndome segundo invitado a mí mismo. ​ Estás  haciendo lo correcto.   “Tengo otro regalo para ti.”  Sus ojos cayeron sobre la sábana entre mis piernas. Lamiéndome los labios, murmuró, ​ “Un  segundo regalo sería bueno.”  Me reí, sacudiendo la cabeza. ​ “No, pequeño demonio del sexo, mi pene no está en  oferta.”  Ella hizo un puchero, llegando a agarrarme.  Un ligero hilo de temperamento me llenó y le di una palmada en la mano. Maldita sea, no  estaba haciéndolo fácil.  Le di la vuelta al regalo en mis manos, manteniéndolo lejos de su vista. ​ “Necesito que te  pongas esto porque necesito mucho marcarte. ¿Comprendes?"”  Ella frunció el ceño, pero asintió lentamente.  Es ahora o nunca.  Aflojé el puño, empujando mi mano hacia ella. Descansando en mi palma había un anillo  que yo había esbozado laboriosamente y ordenado al joyero local que lo creara.  Representaba todo lo que yo era. Todo lo que éramos. Todo lo que yo esperaba que nos  hubiéramos convertido. 

275


El mismo dia que fui a recoger el producto terminado, me compré un par de periquitos. Las  cosas con suerte tenían que ver con el aviario, pero planeé añadir más mientras volvía al  trabajo, haciendo lo mejor que sabía hacer.  Tess rehuyó el anillo como si estuviera a punto de morderle. Mi frente se arrugó mientras lo  inspeccionaba para ver el trabajo de los joyeros. Lo había hecho perfecto: dos alas,  doblados en un círculo pequeño. Cada pluma estaba tallada a mano con exquisitos detalles,  con incrustaciones de diamantes. La banda de oro era extra gruesa, para permitir que...  “¿Eso es para mí?”  Sus ojos estaban vidriosos por las lágrimas y retiré la mano antes de que pudiera irse  corriendo de la habitación. ¿No quería esto? ¿Cómo no iba a aceptar un anillo cuando ella  me dejó ponerle mi marca en el cuello?  La ira se tensó en mi estómago, produciendo rechazo.   Tess no dijo una palabra mientras extendía la mano, empujando el anillo en el dedo  correspondiente, el que simbolizaba compromiso y unión.  Ella cumplió mi humanidad. Nunca podía dejarla ir.  Una lágrima caía de sus pestañas mientras ella sostenía su mano cerca para inspeccionar  la joya.  Habíamos pasado una pesadilla de acontecimientos para unirnos. Nuestra relación no era  normal, y nuestras necesidades y estilo de vida eran únicos, pero después de todo lo que  habíamos pasado, quería más. Nunca quise despertar sin Tess a mi lado. La quería  conmigo cuando perseguía a todos los hijos de puta que participaban en el tráfico de  mujeres y tirarlos al suelo. Y por último quería tener el valor para mostrarle lo que yo  necesitaba para ser completamente feliz.  Con el corazón latiendo salvajemente, pregunté, ​ “¿Quieres casarte conmigo?”  Tess contuvo un jadeo y se lanzó a mis brazos. Sus labios se estrellaron contra los míos,  enviándonos hacia el colchón.  Yo había probado la sal de su felicidad y la pasión de su lengua.  Por primera vez en la historia, yo estaba completo, maravillosamente feliz y dolorosamente  contento.  “No tienes que preguntarlo. Mi respuesta ya está dada.”  Sonreí, ahuecando su mandíbula. ​ “Ahora que está en tu dedo, debo decirte que hay un  dispositivo de rastreo en él. No volverás a estar lejos de mí otra vez.”  Ella se rió.​  “Me considero advertida.”​  Me besó de nuevo, pero la empujé hacia atrás,  deslizándola hacia un lado de la cama.  Ella observó mientras cogía los pantalones vaqueros y le tendía la mano para que la  cogiera. ​ “Recoge. Nos vamos.”  “¿Nos vamos?” 

276


Cuando no se movió, la agarré del tobillo y la arrastré hasta el final de la cama, atrapándola  entre mis brazos. La oscuridad, la luz y cada puta emoción burbujeaba dentro de mí. No  podía esperar un minuto más. ​ “Vamos a casarnos.”  Los ojos de Tess se abrieron como platos. ​ “¿Ahora?"  “Ahora. No hay necesidad de esperar.”  La cogí en mis brazos. ​ “Quiero que nuestra vida empiece, Tess.”  Sus labios se posaron en los míos. ​ “Ya ha comenzado.”  Le devolví el beso, haciéndola tragar mis palabras. ​ “Tu vida es mía. Mi vida es tuya.  Quiero que sea oficial.”  “Es oficial. Me has marcado.”​  Ella sonrió, tocándome la mejilla.  “No es oficial hasta que yo te tenga en un vestido blanco, comprometiéndote a  obedecer y servirme para el resto de tus días.” ​ Estaba medio en broma. ​ “Necesito  prometerte mi vida a ti. Necesito que seas mi esposa.”  Tess asintió. ​ “Te quiero como mi marido, ahora y para siempre, hasta que la muerte  nos separe.” 

        Epílogo. Q & T  Nota sobre la autora  Me he sentado mirando esta parte durante semanas, y no puedo concluir la historia de Q y  Tess en un solo capítulo. Después de todo lo que han pasado, es justo darles un feliz para  siempre. Q necesita finalmente dejarse ir y mostrarle a Tess lo oscuro que quiere ser con  ella. Tess tiene que darse cuenta de que Q es su monstruo de principio a fin, y ellos  necesitan explorar su relación ahora que están comprometidos. Por no hablar de tener una  increíble boda y luna de miel descarada.  Cuando empecé​  Tears of Tess​ , iba a ser solo un libro. Pero Q y Tess capturaron mi mente y  mi mente, y se mantienen susurrándome al oído. 

Por lo tanto, espero que podáis perdonarme por escribir un tercer y último libro en la serie  Monsters in the Dark.  Twisted Together​  será el feliz para siempre de todos estos individuos retorcidos que 

encontraron su otro perfecto. Los que no pueden respirar sin consumir al otro... los que  viven ligeramente en las sombras.    277 


Anticipo de Twisted Together…  “Después de luchar en el infierno, traje a mi esclave de vuelta cuando estaba al borde de la  ruina. He sacrificado todo, mi corazón, mi mente, mis deseos para traerla de vuelta a la  vida. Y durante un tiempo, pensé que eso me rompió, que nunca sería el mismo. Pero poco  a poco la bestia estaba creciendo más audaz, y ya es hora de mostrar a Tess lo hermosa  que puede ser la oscuridad.”  Q dio todo para traer a Tess de vuelta. A cambio, él no espera menos. Tess puede tenerlo  cogido y domesticado, pero él sigue siendo un monstruo en su interior.  La tercera y última entrega de la serie ​ Monsters in the Dark.   

278


Prólogo “No me estoy casando contigo por el placer de llamarte mi esposa, esclave. No me  voy a casar contigo porque es la evolución de una relación. Me voy a casar contigo  porque tengo derecho en ti para siempre. Tu alma será mía para siempre. En la salud  y en la enfermedad, en la vida y en la muerte me pertenecen a mí. Y yo te pertenezco a  ti.”  Q me acercó, susurrando su pasión en mi boca.​  “No creo que esto sea un contrato entre  dos personas enamoradas. No pienses que este documento legal es algo endeble y  no poderoso. Al casarte conmigo estás tomando todo de mí. Todo lo que soy. Todo lo  que seré. Estás aceptando mi ligereza, mi oscuridad, mi maldito espíritu eterno. Al  firmar tu nombre en el mío ya no eres Tess Snow.”  “¿Quién soy soy?”​  Murmuré, aceptando su beso de plumas suaves.  “Eres Tess Mercer. Ahora y para siempre. Por los siglos de los siglos. Está hecho.”   

                                 

279


Capítulo 1  Ayer, Q propuso.  Hoy, volábamos en un avión privado a una pista de aterrizaje de las Islas Canarias.  Ahora, nos estaban llevando en un barco de alta velocidad a una isla de la que Q era  supuestamente propietario.  Mañana, nos íbamos a casar.  Mi mente no había dejado de girar y necesitaba bajarme de este torbellino loco. Necesitaba  tiempo para pensar.  Para planificar. Para tener un momento para respirar. Pero Q estaba poseído. En cuanto  puso su anillo en mi dedo, y su marca me quemó en el cuello, él había tomado el control  completo.  No pasó mucho tiempo hasta que el barco nos dejó en un pequeño embarcadero. Podía ver  el océano turquesa que nos rodeaba.  La isla en la que estábamos era muy pequeña. Salvaje, rugosa, completamente no  modernizada. No sabía lo que había estado esperando, pero las palmeras gruesas y el  follaje me recordaban a un hogar perfecto para una bestia.  Mis ojos se dirigieron a Q. Él saltó del arco con el cabo, listo para atarnos al embarcadero.  El color beige de sus pantalones de vestir y la camisa blanca parecían perfectos para este  tiempo brillante y soleado.  Cuando se inclinó hacia delante para atar el nudo, su camisa suelta se abrió, y me mostró  la T de color rojo sobre su corazón.  Mi propio corazón me sofocó. De repente no me importaba que esto fuera una locura. Eso  no era la planificación o el tiempo que había tomado en ello.  Giré el anillo en el dedo y sabía que esto era perfecto. En todos los sentidos.  Mientras Q discutía disposiciones de ser enviado a la isla con el capitán, y tomando  medidas para quién sabe qué, abrí la carta que Q me había dado la noche de la  proposición.  La emoción del miedo agudo y pasión una vez enroscada otra vez alrededor de mi corazón,  mi sangre se calentó con expectativas.    Esclave... Tess.  Una vez que eres verdaderamente mía y estoy satisfecho de que estarás conmigo para  siempre, voy a mostrarte lo que he querido mostrarte durante un tiempo. Voy a traerte a mi  mundo. Lo compartiré todo.   Esta luna de miel va a ser para nosotros. Nos vamos a encontrar el uno al otro en la  oscuridad.  Hasta la noche de bodas, mi amor.   Q.  280 


Sobre la autora  Pepper Winters tiene muchos papeles. Algunos de ellos son escritora, lectora, a veces  esposa. Ella ama las historias oscuras y tabú que te tuercen la cabeza. Cuanto más  torturado esté el héroe, mejor, y ella piensa constantemente en las maneras de romper y  fijar sus personajes. Oh, y sexo... sus libros tienen mucho sexo.  Le encanta viajar y tiene un increíble y fabuloso marido al que pone al día con su historia de  amor con sus novios de los libros.  Sus libros incluyen:  ­Tears of Tess.  ­Quintessentially Q.  ­Twisted Together.  ­Last Shadow.  ­Broken Chance. 

281


Agradecimientos Yo siempre me quedaba congelada cuando se trataba de los agradecimientos. Tengo miedo  de olvidarme de ser una blogger fabulosa, o amiga querida. Mi cerebro se convierte en un  colador y no quiero dejar a nadie fuera porque han sido muy importantes en mi viaje y éxito  como autora. Así que, esta vez, no voy a decir nombres. Voy a dar las gracias a cada lector,  blogger, diseñador de la portada, operador turístico, lector beta, socio escritor, y amigo  increíble que me ha ayudado en este proceso.  Amo a todos y cada uno de vosotros y os lo agradezco desde el fondo de mi corazón. Sé  que es cursi pero sinceramente nunca podría haberlo hecho sin la red de apoyo increíble  que me ha ofrecido la gente increíble, y yo siempre os aprecio, más de lo que creéis.  Gracias.               

                            282 


Lista de reproducción  Canciones de Quintessentially Q.  Mi favorita es Demons and Monster. Imagine Dragons.  Siguen las sugerencias de los lectores:  ­Monster. Rihanna & Dr Dre.  ­Move like a Sinner. What Now.  ­Deep Inside. Third Eye Blind.  ­Everlong. Foo Fighters.  ­My Immortal. Evanescence.  ­Do What You Want. Lady Gaga.  ­Pictures of You. The Cure.  ­Closer. Nine Inch Nails.  ­Dark Horse. Katy Perry.  ­Cold. Crossfade.  ­Die for You. Megan McCauley.  ­My Last Breath. Evanescence.  ­Hurt. Nine Inch Nails.  ­Forever. Fireflight.  ­Moondust. Jaymes.  ­Skyscraper. Demi Lovato.     

283


Poemas Los versos del poema utilizados en la cabecera de cada capítulo fueron por cortesía de un  autor fantástico llamado Ker Dukey. Ella escribió los poemas después de leer Tears of Tess  y me pidió usarlos en este libro. Aquí están las letras en su totalidad.    Poemas para Tess. Ker Dukey.  Saboreo el complemento, la bienvenida a la quemadura, no se detiene, sin embargo, sigue  siendo mi turno.  Aprieta el agarre, me hace sangrar, es un hombre que tengo que alimentar.  Lo quiero, lo necesito, te pido que lo alimentes.  Átame, búrlate de mí, deja que tu placer por favor. Hazme daño, ámame, pero pero por  favor no me dejes nunca.  Sálvame, esclavízame, nunca me metas en la cueva.  Búrlate de mí, alardea de mí, mata lo que me persigue.  Desnúdame, tírame del pelo, no me importa simplemente llévame allí.  Necesito que esté alto, necesito ese dolor, esto es lo único que me mantiene cuerdo.  No muestres piedad, no me cortes, te necesito para apretar ese lazo.  Átame, búrlate de mí, deja que tu placer por favor. Hazme daño, ámame, pero pero por  favor no me dejes nunca.  Sálvame, esclavízame, nunca me metas en la cueva.  Búrlate de mí, alardea de mí, mata lo que me persigue.  Déjame tu marca, marca mi piel, me inclinaré ante ti mi rey.  Atado a un bastidor o de rodillas, eres tú mi señor. Poséeme, llévame, nunca puedes  romperme.  Elígeme, úsame, nunca me perderás.    Poemas para Q. Ker Dukey.  Me duele ver que tu carne sangra, gritarme, dame lo que necesito.  Los ríos corren, el monstruo interior ha ganado.  Desnuda y comedida, esta oscuridad no puede ser contenida.  Tú, mi esclava, eres reclamada.  Tú eres mi obsesión, yo soy tu posesión.  Tú te metiste en la oscuridad, pusiste a mi monstruo libre.  Eres propietaria de la parte más profunda de mí.  Por lo tanto grita, sangra, llámame.  Pero nunca dejes de decir para, no huyas.  Anhelo ver tu sonrojo en tu piel cremosa.  Marcada con prisa.  No puedo contenerlo, me pusiste en libertad.  Esto no es un juego, el monstruo soy yo.  Tú me llamas Maître pero yo soy la esclava.  Esclava de infligir el dolor que anhelo.  Tú eres mi obsesión, yo soy tu posesión.  Tú te metiste en la oscuridad, pusiste a mi monstruo libre.  Eres propietaria de la parte más profunda de mí.  284 


Por lo tanto grita, sangra, llámame.  Pero nunca dejes de decir para, no huyas.  Gemir y gruñir mientras me siento en mi trono.  Podemos estar los monstruos juntos, así que nunca estamos solos.  Eres mi esclave, mi alma gemela.  Entre sí nos poseemos.  Eres mía para siempre, mi pájaro voló de casa.       

285

Quintessentially Q (Monsters in the Dark, #2) by Pepper Winters  

"Toda mi vida, he luchado con el conocimiento de que estaba torcido...Tenia miedo de querer algo tan deliciosamente como la oscuridad en muc...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you