Page 1


MIA ASHER 2


3


Sinopsis El amor es egoísta ... Mi nombre es Blaire. Soy la chica mala. La otra mujer. La que nunca consigue el chico al final. Soy la buscadora de oro. La perra. La que nadie elige. La que amas odiar. Yo también me odio. Todos tienen una historia. ¿Estás listo para la mía? 4


Si nada nos salva de la muerte, que al menos el amor nos salve de la vida. ~Pablo Neruda 5

Parte uno. Inocencia El pasado. 6


Capítulo 01 ¿QUE ES EL AMOR? No lo sé. Nunca lo he tenido. ¿Es incluso real? No, no lo creo. Quiero decir, ¿cómo puedo creer en el amor cuando nunca lo he presenciado? ¿Cuándo parece que sólo existe en libros y películas, o en las vidas de personas más afortunadas que yo? Créeme, lo sé. El amor es mi quimera personal. Estoy mirando a los ojos marrones, admirando la riqueza del color, la belleza del hombre a quien pertenecen. "Eres tan hermosa, Blaire... tan mojada", murmura, su mano pasando entre mis piernas mientras él comienza a frotarme. La suave invasión de sus dedos me abre de par en par, ajustando mi cuerpo a su deseo y necesidad, preparándome para ser tomada mientras la fricción caliente de su tacto enciende fuego dentro de mi cuerpo. No es la primera vez que me toca así, pero cada vez se siente mejor y mejor - las


sensaciones me consumen y me embriagan... Un dedo. Dos dedos. Un dedo. Dos dedos. Una y otra vez. 7

Su invasión es rápida y lenta, profunda y superficial. Su toque es el cielo sucio... Al abrir mis piernas más para él, me pregunto si se siente tan bien por él, o es porque estoy tomando algo que no me pertenece y que lo hace mío. -"No pares... se siente tan bien", respiro. Bueno, tal vez es porque en este momento este hombre piensa que me ama y nadie más que a mí, por falsa que sea su proclamación. Cierro los ojos mientras sus labios caen sobre los míos. Me besa suavemente, como si estuviera hecha de vidrio. Me besa con esa boca


familiar que he visto sonreírme tiernamente tantas veces antes. El asalto de su lengua me debilita, pero no me incapacita. "Son cuatro dólares, preciosa", dice la linda camarera, sonriéndome. Estoy a punto de pagar por mi capuchino cuando oigo una voz profunda y varonil decir, "Déjame pagar eso por ti”. Un hombre que lleva un traje beige se adelanta, de pie al lado de mí mientras le tiende algunos billetes a la camarera. "Te he visto por aquí... eres amiga de Paige". Sonrío, lamiendo mis labios repentinamente secos. “Gracias, y sí... Conozco a Paige”. La sonrisa en su hermoso rostro parece congelarse mientras su mirada sigue la punta de mi lengua, la chispa del hambre iluminando sus ojos. Por dentro, sonrío porque quién iba a decir que era tan fácil hacer que 8

los hombres me desearan, sobre todo cuando viví sin atención durante tanto tiempo. "El gusto es mío. ¿Tú estás...” tosió “aquí... con alguien más?”


Sacudo la cabeza y lo miro a través de las pestañas. “No, estoy aquí sola”. Hago una pausa, tocando su brazo incitante y sonrió. "¿Te gustaría unirte a mí?" Mira alrededor de la cafetería, probablemente considerando si debería, si es apropiado hacerlo, pero en menos de cinco segundos después, me mira de nuevo. "Por supuesto”. Sí. Sólo así. Las paredes color beige están girando. El reloj hace tictac. Los muelles de la cama crujen mientras la luna brilla fuera de la ventana del motel. Y el hombre que está encima de mí me besa mientras me folla con los dedos, preparándome para él. Tienes que amar a un hombre tan considerado. Puedo probar su dulce saliva mezclándose con la mía, y me encanta. -"Por favor," suplico contra sus labios, alcanzando su polla dura y envolviendo mis dedos alrededor de ella. -"Estoy lista". Siento que su boca deja la mía mientras empieza a bajar por mi cuerpo parcialmente vestido. -“¿Estás segura, Blaire? ¿Estás segura que quieres hacer esto conmigo?”. 9


Abro los ojos para ver lo que creo que quiero que haga. No, lo que estoy segura que quiero que haga. No puedo evitar la sonrisa que siento jugando en mis labios mientras lo veo luchando con su conciencia. Me pregunta si estoy segura cuando ya ha follado mi boca con su polla incontables veces, cuando sus dedos han llenado cada orificio de mi cuerpo. ¿Debo reír? No... decido tener piedad en su lugar. -"Estoy segura, estoy segura", digo, dejando mis brazos caer como peso muerto sobre la cama, la tela barata áspera contra mi piel. -"Está bien". Cuando siento que la cama se sumerge entre mis piernas, las abro instintivamente para él y miro mientras lleva un paquete de condones a su boca. Mientras lo arranca con los dientes, admiro sus perfectos labios llenos que hacen hincapié en lo guapo que es. Me siento satisfecha conmigo mismo. Tan jodidamente complacida porque él me desea. El Sr. Callahan me desea. A mí. ¿Puedes creerlo? Blair rechoncha. Fea y torpe Blaire.


La indeseable Blaire. Supongo que ya no soy tan fea. ¿Mi cuerpo? Lo que se consideraba gordo cuando era niña es ahora llamado tetas y culo. Los chicos lo desean. Ellos me desean. Quieren tocarme, tantearme, sentirme... ellos quieren follarme. Y se siente bien ser deseada... tan bien. Me hace sentir poderosa, y como una droga potente que se extiende dentro de tu torrente sanguíneo, quiero más. Necesito más. 10

-“Date prisa”, le digo, sin molestarme en ser cohibida o tímida al respecto. Quiero decir, él me trajo aquí para tener sexo, ¿no? -“Mierda, dame un segundo, Blaire. Estoy tratando de colocar el maldito condón en mi polla”. Mientras tira de el por su duro eje, sus ojos vagan por mi pecho desnudo, mi cara, mis piernas extendidas. Sacudiendo la cabeza como si tratara de aclarar su mente, murmura: "Eres tan hermosa. Te deseo tanto”. No es la primera vez que oigo esas palabras de la boca de un


hombre. Josh me dice todo el tiempo lo hermosa que soy, lo perfecta que soy, lo mucho que me desea. Pero él es sólo un chico con el que me divierto aleatoriamente. Las palabras como que pierden su significado cuando es la misma persona diciéndotelas una y otra vez. -"Muéstrame". Esas palabras son todo lo que él necesita para extender mis piernas más abiertas con sus manos y finalmente entrar en mí. El dolor brota a través de mi cuerpo, y un gemido escapa de mi boca cuando cubre mi cuerpo con el suyo. Siento toda su longitud dentro de mí en un empuje profundo. -"Cristo, estás tan apretada”. Levanta mis dos piernas, envolviéndolas alrededor de su delgada cintura y comienza a empujar. Duro. Duele. Pero me gusta el dolor. Me sumerge. -"Oh Dios... te amo, Blaire. Te amo... te amo... " jadea en mi oído. Y ahí es cuando la realidad me viene abajo. Me golpea con la velocidad y el poder cegador de un torpedo, haciéndome comprender lo que estoy haciendo. Lo que estoy regalando. Y el hombre ni siquiera lo sabe. 11


¿Qué demonios estoy haciendo? Probando que eres la hija de tu madre. Hacerla sentir orgullosa. La habitación está llena de los ruidos del hombre gruñendo su placer y el húmedo golpeteo de nuestra piel; Me da asco. Quiero vomitar. Quizás es el alcohol que bebí. Tal vez es auto-disgusto. El dolor inicial se ha ido y ahora me siento dolorida. Y extraño, como una experiencia fuera del cuerpo. Él baja su cara, sus labios para conectar con los míos, y siento que la bilis sube dentro de mi garganta. Vuelvo mi cara a un lado, su beso aterrizando en mi mejilla. Mis ojos miran la manera en que las luces en el cuarto de baño iluminan toda su fealdad usada y sucia. -"Oh Dios, me voy a venir... me voy a venir... me voy a venir”, él continúa jadeando en mi oído, bombeando dentro y fuera de mi cuerpo. Antes de que sepa lo que está pasando, medio grita y medio gime, su cuerpo se pone tenso sobre el mío.


Y así sin más, acaba. En menos de cinco minutos he conseguido matar una parte de mí. Nuestra respiración se iguala y él se retira, moviéndose para ponerse de pie. Me presiono sobre mis codos para verlo inspeccionar su condón. Todavía brilla. Cuando levanta los ojos, conectando con los míos, ya he envuelto mi cuerpo con la funda del edredón. 12

La confusión, el shock y el placer se reflejan en esos ojos marrones. -"Yo... yo no sabía... yo…" Sus manos agarran su cabello mientras nos miramos el uno al otro. -"No sabía que eras virgen". Me encojo de hombros descuidadamente, haciendo que el edredón se deslizara hacia abajo, exponiendo mis pechos desnudos. Sus ojos brillan inmediatamente con lujuria. -"No importa... yo quería que fueras tú". Y esa es la verdad. -“Pero…” -“Pero nada. Si te molesta, entonces olvida que sucedió. Yo ya lo


hice”. Digo, terminando la conversación. Este es mi cuerpo. Tendré la última palabra. No él. No cualquiera. Esta es mi vida. Esta es mi decisión. Sin darme la oportunidad de dudar de mis siguientes palabras, me vuelvo a mirarlo con toda su belleza desnuda, el anillo de bodas de oro en su dedo capturando mi atención. -"No se preocupe, señor Callahan... No le diré a su hija que has follado a su compañera". Y con eso, sello mi destino. 13

Capítulo 02 NO TUVE UNA INFANCIA ABUSIVA. Mis padres no me golpearon, no me gritaron, simplemente no estaban allí. Yo era la niña solitaria que hablaba con sus animales y muñecas. Pero en mi caso, la ausencia no hizo que el corazón creciera amoroso. Con el tiempo, y después de muchas lágrimas derramadas y oraciones no escuchadas a un Dios sordo, la ausencia hizo que mi


corazón creciera amargo y duro. Me congeló de adentro hacia afuera. No tuve amor, pero nunca me faltaron cosas hermosas sin un latido del corazón. Mis padres me dieron regalos, no amor... o ¿fue su amor lo que ofrecieron con cada regalo tangible? Tal vez esas cosas eran sólo sustitutos de su amor y su presencia. Tal vez ¿por eso el asociar la felicidad con las posesiones? Cuando era niña, no tenía hambre de ninguna de esas cosas. Tenía hambre por el amor de mis padres. Por una caricia maternal o una palmadita en el hombro mientras me decían que estaban orgullosos de mí. Anhelaba un abrazo tierno en mis horas más oscuras... Pero no tuve nada. Yo no era nada. Todavía no soy nada. Y ya no me importa. 14

Esa chica gordita que lloraba al dormir todas las noches ... la


misma chica que se arrodillaba junto a su cama y rezaba a los cielos de arriba por una familia feliz ... por alguien que la viera ... Esa niña gordita se ha ido para siempre. Y en su lugar estoy yo - hermosa, brillante, vacía Blaire. Atentaamorosa Blaire. Realmente, después de tantos años sin que nadie me notara, ahora me siento bien con la sensación que tengo cuando todos los ojos están sobre mí. Hombres o mujeres, no me importa mientras me vean. Siempre que me sigan cada vez que entro en una habitación. Estoy en medio de rodar la cintura de mi falda a cuadros para que sea más corta cuando escucho la vibración suave de mi teléfono. Alejándome del alto armario de caoba, me dirijo a la cama donde está mi teléfono entre un montón de almohadas amarillas y esponjosas. Me arrojo a la cama, siento que el colchón rebota debajo de mí y sonrío cuando veo el nombre de la persona que llama. Sr. Callahan. Sólo porque siento ganas de joder con su mente, espero a responder por un par de timbres más. -"Hola, Matthew." El nombre del Sr. Callahan se siente como un secreto sucio en mis labios. -"Hola, Blaire... Pensé que no ibas a contestar", bromea. -"Tal vez...” -"Tú pequeña provocativa. ¿Puedes escabullirte fuera de la escuela durante la hora del almuerzo? Mi agenda está limpia por la tarde, y quiero verte de nuevo”. 15


Me muerdo el labio y me froto las piernas; El dolor se ha ido ya que ha pasado una semana. Me imagino de nuevo en la misma habitación de motel con sus sucias cortinas de color amarillo y muebles de color verde aguacate, y la memoria solo hace que los olores de su sudor y la alfombra mohosa me llene la nariz una vez más. Sería agradable encontrarnos en un hotel respetable en la ciudad en vez de nuestro lugar generalmente, pero mantener nuestro asunto anónimo es primordial para él. -"Tsk tsk tsk (chasquea con la lengua)", digo. "¿Pidiendo a un estudiante de último año que se salte la escuela, Matthew?" Se ríe entre dientes. "Es la única vez que podré verte y estar a solas contigo hasta la próxima semana. Además, te compré algo que creo que te gustará”. -"Oh, ¿sí? ¿Qué me trajiste?" -"Bueno, si quieres saber que es, tendrás que venir a encontrarte conmigo". Me río como la chica de diecisiete años que soy. "¡Matthew! ¡Por


favor, dímelo! " -"Sabía que podría encontrar tu debilidad... así que te gustan los regalos, ¿eh?” -"Normalmente no, pero supongo que lo hago ahora". Él se ríe una vez más. "Envíame una foto tuya y te diré qué es". -"¿Qué tipo de foto quieres?" Le pregunto coqueta. 16

-"Lo que quieras mandarme, Blaire. Sólo quiero ver tu cara bonita... Te echo de menos", dice, su voz cada vez más profunda. Sus palabras se hunden en mi cabeza, el verdadero significado escondido entre las líneas. Casi puedo imaginarlo sentado en la silla de su oficina detrás de la mesa luciendo prístina en su traje gris plateado, esperando a rechazar cualquier cosa que yo le envíe. -"Está bien", susurro. -"Bueno... Voy a estar esperando". Después de colgar, sigo en mi cama y miro mi techo azul claro mientras mis dedos juegan con mi teléfono celular. Me pregunto


brevemente por qué se siente como si estuviera vendiendo mi alma, pero descarto el pensamiento tan rápido como viene. Estiro mi falda, la cinturilla rozando mi piel a medida que baja, me quedo usando sólo mi camisa blanca y chaleco azul marino y un par de bragas de algodón blanco. Abro la aplicación de la cámara en mi teléfono y levanto un brazo en el aire para poder tomar una foto de mí misma acostada en la cama. Puedo sentir algunos mechones sueltos de cabello cosquilleando mi barbilla mientras bajo mi mano y la coloco dentro de mi ropa interior. Mi latido del corazón se acelera con anticipación y mi respiración se acorta mientras empiezo a frotarme lentamente, imaginando la suave y húmeda caricia de su lengua dentro de mí, lamiendo, lamiendo... follándome. Mis mejillas arden de un rosa rosado mientras siento que mis labios se hinchan. Cerca. Mucho más cerca. Un gemido se escapa y 17

estoy allí, sacando una foto para el señor Callahan, al mismo tiempo mi cuerpo flota en éxtasis y los colores brillantes giran en mi cabeza.


Allí... que debería hacer. Una vez que me siento satisfecha con la toma, una toma que muestra a una voluptuosa muchacha de cabello del color del carbón y piel tan pálida como la luz de la luna, tocándose a sí misma para su amante en una cama cubierta de margaritas, sus ojos azules brillando con una luz febril que promete lo prohibido, lo envío. No pasa un minuto antes de que reciba un mensaje de texto de él. Cuando la imagen se ha cargado completamente, una sonrisa empañada toca mis labios mientras miro la caja color azul hielo envuelta en un elaborado lazo blanco. Tal vez esa voz dentro de mi cabeza no estaba mal después de todo. Estoy vendiendo mi alma. Y la parte más triste es... Que no me importa. ***** Estoy caminando por los pasillos de mi escuela secundaria con mi espalda erguida y mi barbilla elevada como una reina real. El miedo al desprecio de mis compañeros es empujado tan lejos en los recovecos de mi corazón que casi he olvidado que existe-casi-pero el ligero temblor en mis manos me dice lo contrario. Mierda. Mirando a mí alrededor, pero sin hacer contacto visual con nadie, siento la forma en que las multitudes se abren para dejarme pasar como 18


si fuera un animal portador de una enfermedad contagiosa. O tal vez es porque sólo quieren ver mejor mi trasero en mi falda escocesa corta. La misma diferencia si me preguntas porque me importa tampoco, me gusta tanto. No hay novias esperando por mí en mi casillero con una sonrisa lista en sus rostros y los chismes de hoy en las puntas de sus lenguas. No hay un mejor amigo a punto de vincular su brazo con el mío mientras hacemos nuestro camino al primer período de inglés mientras charlamos sobre nuestro fin de semana y los chicos. No hay nadie... al menos nadie que cuente. Crecer en una casa sin hermanos y padres egoístas era una manera solitaria de vivir la vida de un niño. Sin embargo, la soledad me enseñó a estar cómoda estando sola... o tal vez sólo ¿me endureció? Lo mismo sucedía en la escuela, todavía lo es. No tengo amigos. Todo se remonta al día en que descubrí la razón por la que nadie quería ser mi amigo. Sólo teníamos nueve años.


Era la hora del almuerzo en un día de primavera fresco. El sol se sentía tibio en mi piel, pero el aire seguía enviando un escalofrío corriendo por mi cuerpo. Me dirigía a un banco vacío, lejos del patio de recreo, cuando vi a Paige y su pandilla acercándose a mí. Era demasiado tarde para evitarlos. Recuerdo bajar mis ojos al suelo, fingiendo que no las vi y con la esperanza de hacer que me ignoraran, pero no tuve tanta suerte. Tan pronto como estuve lo suficientemente 19

cerca, escuché a Paige, que era impecable, decirle a sus amigas: -"Es tan gorda. Me pregunto si ella come cuando duerme". Hubo una risita y luego alguien añadió: "¿Sabías que su madre la dejó a ella y a su padre por otro hombre cuando tenía dos años y luego volvió? Mi madre me dijo que nunca fuera amiga de ella porque su madre roba a los papás, y su papá siempre está borracho". Sentí que mi corazón saltaba un latido mientras mi pecho se contraía con el dolor y las lágrimas empañaban mis ojos. Con cada palabra, me mataban un poco más. Entonces Paige agregó, "Oh sí, he


oído a mi mamá hablando con mi papá al respecto. También dijo que su papá llegó a una reunión con arañazos por todo su cuello y cara y olor a alcohol". Hizo una pausa. "De todos modos, me dijo que nunca fuera amiga de ella. Quería decirle que no tenía que preocuparse porque nunca sería amiga de una chica que parece un pato gordo". Se echaron a reír, y cuando me vieron detenerme y mirarlas mientras las lágrimas caían por mis mejillas, comenzaron a reírse cada vez más fuerte hasta que su cruel deleite fue todo lo que pude escuchar. Empecé a huir de ellas tan rápido como pude, pero el zumbido en mis oídos y el dolor en mi pecho no se detendrían. Sus duras palabras no me dejarían escapar de mi fea realidad. Todo tenía sentido después de eso. Oírlos hablar había traído recuerdos de todos los llantos, luchas y gritos. Cuando mencionó las heridas de mi padre, me recordó esa noche, y el horror que sentí viendo a mis padres en uno de los puntos más bajos de su matrimonio. Recordé 20

el coraje que tomó esa niña, ni siquiera de ocho años, de pararse entre


ellos, y pedirles que dejen de pelear y que se amen, así como ella los amaba a ambos. Las lágrimas corrían por su rostro, y su voz temblaba de dolor. De repente, comprendí por qué sus padres no les permitían venir siempre que invitaba a las chicas bonitas y populares a dormir. Comprendí por qué mi madre, que era la más bonita entre todas las mamás, no tenía amigos. Y entendí por qué los padres de mis compañeros de clase siempre parecían mirarla como si fuera algo brillante y hermoso para mirar. Comprendí por qué mi niñera, la única persona que verdaderamente me amaba y no me molestaba, dijo que mi padre había sido un buen hombre, un hombre brillante. Un hombre que, cuando se quedó sin nada, luchó contra los fantasmas con las únicas armas disponibles: el odio y el alcohol. Ese día, con las palabras crueles de Paige todavía girando en mi cabeza como un tornado, dejando restos totales a su paso, crecí y besé mi adiós de niña. Después de ese día, descubrí una verdad indeleble. Descubrí que el amor no era todo lo que importaba en la vida. Era una emoción que no muchos tenían el lujo de sentir sin ningún dolor en ello. Muchos dicen que el amor te hará libre, pero no estoy de acuerdo... el amor es una jaula, muy dolorosa; Sus barras doradas hechas con anhelo, angustia y sueños incumplidos. Y en el momento en que me di cuenta de que el amor no era necesario para la supervivencia, me liberé. Nadie tendría el poder de hacerme daño otra vez. 21


Esa realización me liberó. Si el amor hubiera sido suficiente, el amor que les había dado a mis padres habría sido suficiente para ellos. Suficiente para que ellos quisieran amarme de vuelta. Suficiente para que quisieran darle a nuestra familia una oportunidad. Sólo lo suficiente. ¿Pero sabes qué? Tú puedes desear en una mano y te cae mierda en la otra. Así que dije, "Que se jodan". Dejé de preocuparme; No quería preocuparme más. Tomé la decisión de que nada, nadie, iba a hacerme daño como ellos lo hicieron. Y lo que quedaba de mi corazón, lo rodeé con tantas espinas y espinas que si alguna vez te acercabas a él, estaría dispuesta y feliz de hacerte daño. Esta era la nueva yo. Y luego me puse muy bonita, en realidad, y perdí todo el peso de niña de mi juventud. Como el patito feo de mi historia favorita de la infancia, me convertí en un cisne. Aunque hermosa por fuera, me sentía fea, muy fea por dentro.


Los hombres de todas las edades comenzaron a coquetear conmigo- su atención me hacía sentir feliz y poderosa. Una sensación deliciosa se apoderaba de mí cada vez que veía endurecerse la polla de un hombre mientras me miraba el culo, probablemente imaginándose a sí mismo follándome, o ver el hambre en sus ojos. Me hacía mojarme. Lo que explica por qué le di mi virginidad al señor Matthew Callahan. Lo elegí deliberadamente, y confía en mí cuando digo que mi corazón no tiene nada que ver con mi decisión. Él era el padre de la 22

muchacha que hizo mi vida miserable mientras crecía después de todo. Y tal vez lo elegí por esa razón. Después de "chocar" uno con el otro en la cafetería varias veces, se hizo evidente que los dos seguimos volviendo a ver al otro. Se intercambiaron comentarios coquetos, cada uno empujando el sobre de lo que estaba bien más y más lejos hasta que cruzamos la línea inequívocamente. La primera vez, me folló con sus dedos mientras estábamos en el asiento trasero de su caro auto y me contaba las


muchas veces que se había imaginado haciendo esto. La segunda vez que tuvimos sexo esa primera noche, se vino dentro de mi cuerpo, jadeando lo hermosa y perfecta que era. Cuando lo sentí temblar por encima de mí, recuerdo haber pensado que era el mismo hombre que había deseado tantas veces que fuera mi propio padre. El amor y la adoración que él mostraba a su familia era la perfección. Qué chistoso, ¿verdad? El modelo de nuestra ciudad acababa de follar la mierda fuera de una chica de diecisiete años de edad, en un motel de mala muerte a una hora de su casa, mientras que su hija y su esposa iban a tomar té... Estoy a un par de casilleros lejos del mío cuando Josh me intercepta. Josh caliente y popular. Cada chica lo quiere y cada hombre quiere ser él. Él es el punto de referencia para la perfección, capitán de cada deporte que importa. Él es el chico de nuestra escuela secundaria. Me agarra por la cintura diciendo, "¿Qué hay de nuevo, nena? ¿Quieres encontrarme después de la escuela e ir a dar una vuelta?" Se 23


inclina más cerca y susurra en mi oído, su aliento caliente besando la piel expuesta de mi cuello. "Echo de menos tu dulce boca". Siento que mi piel arde con vergüenza, y tal vez excitación, lo empujo lejos. "Olvídate de eso, Josh. No puedo hoy... Estoy ocupada". Claro, no agregue que estaré ocupada recogiendo un regalo del Sr. Callahan. "¿Qué mierda? ¡Me has estado dando esa excusa de mierda por el mes pasado!", exclama, la ira y la confusión estropeando su belleza juvenil. Suena como la verdad. Creo que eso es el tiempo que el Sr. Callahan y yo nos hemos estado viendo en secreto. Me atrapa con su mirada enojada y herida. "¿Estás viendo a alguien más?" Volteo mi pelo sin cuidado, sin perder la forma en que sus ojos caen sobre mis tetas. "Lo que sea, Josh. Deja de ser tan inmaduro... Tengo que irme o voy a llegar tarde a clase". Me alejo de él y empiezo a caminar hacia mi casillero. -"Eres una perra, ¿sabes? No sé por qué pierdo mi tiempo contigo cuando podría tener a cualquiera que quiera". Me vuelvo a mirarlo una vez más, medio sonriendo, medio burlándome de él. "Porque valgo la pena, y tú lo sabes". No queriendo escuchar lo que tiene que decir a continuación, lo dejo parado en el lugar con una expresión incrédula en su rostro y empiezo a caminar una vez más. Por el rabillo del ojo, noto que una gran 24


multitud se ha reunido alrededor de Josh y de mí. Tal vez decidieron que no era lo suficientemente contagiosa, o tal vez sólo querían oír nuestro intercambio. Lo que sea. No es que no conozcan mi ropa sucia. Estoy caminando pasando a Paige cuando la veo hinchando su nariz hacia mí como si oliera a algo podrido. Me burlo de ella con una sonrisa mientras ella pone los ojos en blanco y dice, "Como si", a sus amigos. Entonces la oigo decir al mismo grupo de matones que una vez tiró de mi silla hacia fuera justo cuando estaba sentada, haciendo que me cayera de culo, "No puedo entender por qué los chicos la encuentran tan atractiva cuando su boca parece que ha sido golpeada ya que sus labios son tan grandes". Sonriendo a mí misma como el gato que comió la crema, me pregunto qué pensaría si supiera lo mucho que a su papá le gusta tener esos labios envueltos alrededor de su polla. Él no se ha quejado. 25


Capítulo 03 Meses más tarde... EN LA MISMA HABITACIÓN DE MOTEL que se ha convertido en un segundo hogar para mí, donde el olor de moho enterrado en la alfombra verde ha crecido para ser calmante y reconfortante como su color, las hojas ásperas en la cama ya familiar en mi piel, decir adiós a mi primer amante, a mi benefactor, a un hombre que he me ha empezado a importar. Pero supongo que no realmente ya que lo estoy dejando de todos modos. -"Por favor, no te vayas a la ciudad de Nueva York. Quédate conmigo ... te necesito", un desnudo señor Callahan ruega de rodillas, con los brazos envueltos alrededor de mi cintura y la cara enterrada en mi estómago igualmente desnudo y plano. Con el aroma del sudor y del sexo flotando todavía en el aire y el sabor persistente de su semen en mi lengua, observo cómo un hombre adulto que he admirado por su poder e influencia en esta pequeña


ciudad se convierte en un niño a mis pies. Quiero empujarlo lejos, pero en lugar de eso coloco mis manos encima de su cabeza, esparciendo mis dedos en su pelo marrón suave. -“No puedo, Matthew... No puedo seguir viviendo bajo el mismo techo que mi madre. Quiero salir de esta ciudad". 26

Poco después de que me empecé a acostarme con el señor Callahan, mis padres se divorciaron. No es que fuera una sorpresa para nadie, especialmente para mí. Realmente no les importaba lo que me sucediera. Mi papá dijo que necesitaba estar con mi mamá, y mi mamá dijo que necesitaba estar con mi papá. Al final del día, terminé viviendo con mi madre, pero sólo porque ella consiguió la casa. Sin embargo, en una semana cumpliré dieciocho años y dejaré esta ciudad con todos sus recuerdos feos y amargos y nunca volveré. -"No... si necesitas un lugar para vivir, déjame conseguirte un apartamento. Pagaré por ello, pagaré todo lo que quieras. Te daré la vida


que siempre has querido ", dice, trayéndome de nuevo a este momento. -"¿Qué tan diferente sería ese arreglo de lo que estamos pasando, Matthew? Ya pagas todo lo que poseo". Y es verdad. Cuando era niña, no quería juguetes, quería el amor de mis padres. Pero durante mi tiempo follando al papá de Paige, he descubierto el poder seductor del dinero, de tener a alguien que me apoye y me compre todas las cosas buenas que quiero por sexo a cambio. Con el Sr. Callahan en mi vida, no había necesidad de mis padres, él me ayudó a cortar finalmente el "cordón umbilical". El Sr. Callahan me dio eso y más sólo por ir regularmente al asiento trasero de su Audi mientras su esposa pensaba que él estaba en el trabajo. Su dinero y protección me han demostrado lo independiente que puedo ser sólo por abrir mis piernas. 27

-"No lo sé, Blaire... No lo sé ... por favor no me dejes. Te amo", dice, su aliento golpeando mi piel. "Te amo, Blaire," repite mientras empieza a besarme el estómago y cada parte de mí que sus labios


puedan tocar, inhalándome. Levanto los ojos y miro mi reflejo en el espejo encima de la cama, observando cómo mis ojos se ven vacíos, como pozos sin fondo llenos de nada. Nada. -"Si me amas como dices, necesitas dejarme ir. Necesito salir de este lugar…” -"Pero ¿y yo? ¿Qué pasa con nosotros? ¿Es porque estoy casado?". Me río, y el sonido es escalofriante hasta para mis propios oídos. "No creo que importe, Matthew. Ya lo he decidido y nada de lo que digas me hará cambiar de opinión". Él me suelta y se levanta. Los hombros grandes y anchos que he visto tantas veces temblando de regocijo, o apoyando mis piernas mientras se hunde en mí, cuelgan en la derrota. "Un día, te vas a enamorar de un hombre y espero que te rompa el corazón, Blaire. Cuando eso suceda, sabrás qué tipo de dolor eres capaz de infligir, y tal vez entonces te crecerá un corazón y con esperanza encontrarás tu humanidad". Quiero decir que lo dudo, pero me quedo en silencio. A veces el silencio habla más que las palabras, y no me queda nada más para él. 28


"Lo siento por lastimarte, Matthew, pero pensé que sabías, como yo, que esto no iba a durar para siempre." Superado con el sentimiento, Matthew no responde, simplemente mueve la cabeza mientras me mira por última vez y luego se dirige al baño. Con el sonido de la ducha corriendo en el fondo, me visto. Cuando el algodón negro de mi vestido fluye por mi cuerpo, me permito pensar en el señor Callahan una última vez. El recuerdo de la forma en que me miró antes de que desapareciera en el baño hace que mi corazón se contraiga, así que le pido disculpas sin palabras por causarle dolor y esperar que un día me perdone. No soy digna, y un día él también lo verá. Cuando estoy lista para salir, doy un último vistazo al lugar de mierda, pero en vez de intentar grabar su mirada en mi cabeza, vuelvo a meter todos mis recuerdos en esta habitación. No estoy llevando nada conmigo: no una sonrisa, ni un beso, ni un recuerdo. No los quiero. No tengo necesidad de ellos. Lo que estoy tomando es todo a lo que le


puedas poner un precio, todo lo que me importa, todo lo que no me dolerá, todos los regalos y el dinero que él me dió. ¿Y no es el dinero lo que hace girar al mundo? Cuando estoy cerrando la puerta detrás de mí, un pequeño pensamiento cruza mi mente que tal vez me gusta más el Sr. Callahan de lo que me importa admitir. Pero al final, no importa. Había una vez una joven Blaire, que no era querida, que hizo una promesa a una habitación vacía con sólo sus animales de peluche y su 29

perro como testigos. Prometió que nunca se permitiría acercarse a nadie; Que nunca dejaría que el amor le cortara las alas y la hiciera prisionera una vez más. Así permanecería a salvo e ilesa. Bueno, es hora de que cumpla esa promesa que hice hace tanto tiempo. ***** Una semana más tarde... Embalo mi maleta roja, agarrando cada uno de los elementos de


seda, algodón, encaje y cuero que he pagado con mi cuerpo, cuando mi mamá entra en mi dormitorio. -“¿Qué estás haciendo?” pregunta, con su pelo dorado perfecto que parece un millón de dólares. No me molesta en reconocerla, en vez de eso, me acerco a mi maleta para agarrar a Winkler, mi viejo osito de peluche gris, y lo pongo junto a una bolsa de Louis Vuitton que el señor Callahan compró para mí. Ella se acerca a mí y me agarra por el brazo para que nos veamos. -"Contéstame cuando te estoy hablando, Blaire. ¿Dónde están tus modales?”. Saco mi brazo de su agarre mientras sus uñas dejan un rastro ardiente en mi piel. "¿Qué es lo que parece que estoy haciendo? Estoy guardando mi mierda y dejando esta jodida ciudad". 30

-"Cuida tu boca, Blaire. Soy tu madre”, responde mordazmente. Yo bufo. "¿Lo eres? No lo habría sabido”.


Sucede antes de que lo vea venir. El primer contacto físico en al menos ocho años de mi madre no es un abrazo ni una caricia... no. Es una bofetada en mi cara. Tan apropiado. Mi mano cubre instantáneamente el punto dolorido donde me golpeó. Me froto la mejilla, tratando de calmar la picadura de su palma mientras esparce el calor a través de mi piel. -"Cómo te atreves", respira. -“¿Cómo me atrevo qué? ¿Decir la verdad?” Una sonrisa destructiva barre mi cara. Se siente bien. "¿Sabes qué? No te molestes. Me voy, y nunca volveré. ¿Y no estás contenta?" La miro de arriba a abajo, notando la cara ropa que lleva puesta. La ropa que no podía permitirse. La ropa que otro hombre debe haber pagado. -"Después de todo, nunca te has preocupado por mí”. Mi madre ni siquiera tiene pestañea. -“¿Y cómo esperas pagar por esto? Ni siquiera tienes trabajo”. Me río en su cara. -"Bueno... ¿cómo va ese dicho? Oh, sí, ahora me acuerdo”. Toco mi frente como si una idea brillante se me hubiera ocurrido. -"La manzana no cae lejos del árbol, ¿verdad? Supongo que en nuestro caso eso es cierto”. Empiezo a empacar de nuevo. Mi vuelo sale en cuatro horas y no tengo intención de perderlo. Después de un poco de silencio, supongo que ella ya ha dejado mi habitación cuando su respuesta viene resonando en el aire. “No pienses 31


demasiado bien de ti misma, Blaire. Tu apariencia se desvanecerá... y estarás completamente sola”. Cierro mi maleta, oyendo que se cierra, luego levantándola de la cama y la coloco en el suelo a mi lado. Después de agarrar mi bolsa y poner a Winkler y mi viejo libro de bolsillo de Persuasión en ella, soy capaz de finalmente mirarla a los ojos. “Así como tú, ¿verdad?”. -“¿Cómo te atreves….?” -“No te molestes”. Me estiro por el mango de mi maleta y me dirijo hacia la puerta, golpeando mi hombro contra el suyo mientras camino a su lado. “Seré inteligente al igual que tú, mamá. Te haré sentir orgullosa, te lo prometo”. Escupí. Mientras salgo de la casa de mi madre, llenando mis pulmones con aire limpio, una sensación de libertad me lava. Y ahora mismo, mientras doy mis primeros pasos en lo desconocido, me doy cuenta de que no hay nada que me detenga. Nada. Esta es mi oportunidad de formarme a mí mismo en la mujer que quiero ser sin chismes después de cada paso, o recuerdos que brillan como luces de neón en cada esquina con cada


cosa que veo. Así que aquí y ahora es donde comienza mi historia. Mi cuento. ¿Será una historia de amor o una tragedia? Tal vez será una farsa. ¿Quién diablos sabe, realmente? Sólo el tiempo lo dirá, pero ya puedo verlo escrito... 32

En una ventosa mañana de verano, cuando los pájaros cantaban sus hermosas canciones de amor y el sol brillaba intensamente en el cielo sin nubes, Blaire White cumplió dieciocho años. Dejó su vieja y abandonada ciudad en busca del Sueño Americano, una gran cartera llena de dólares verdes. ¿Y por qué diablos no? Con mi cuerpo y aspecto, conquistaré el mundo. Es mi destino. 33


Parte dos. Virtud fĂĄcil. El presente. 34

CapĂ­tulo 04 Soy hermosa. Soy hermosa. Soy hermosa.


De pie desnuda frente a un espejo, miro mi reflejo mientras canto la letanía que mi cerebro está intentando grabar en mi corazón. No funciona. Nada funciona. No lo creo. Nunca lo haré. En cambio, mi corazón le sigue diciendo a mi mente una y otra vez... No eres hermosa. Mírate. No vales nada. No eres amada. Ni siquiera tus padres te amaban. Pero me miro, y lo que veo es impresionante. Tiene que ser. La admiración que me sigue por todas partes testifica ese hecho. Si tan solo pudiera quitarme todos los rastros de esos recuerdos de la infancia que constantemente atormentan mi mente, recordándome lo indigna que soy de amor. Si pudiera, entonces sé que podría hacerme creer lo que mi cerebro me ha estado diciendo desde el principio. Sé que podría hacerme creer las palabras que innumerables hombres han susurrado en mi oído mientras estaban dentro de mí. 35

Alzando las yemas de mis dedos para tocar mi rostro, trazo los


suaves ángulos de mi barbilla, la curva de mis cejas aladas, la forma de mis pómulos altos. La forma en que las esquinas exteriores de mis ojos en forma de almendra me dan un aspecto felino. La cara que veo pertenece a una hermosa, casi demasiado hermosa chica. Sonrío al espejo mientras empiezo a trazar mi cuerpo con la mano. La mano recorre un camino desde mi hombro hasta mis pechos, acariciando las puntas rosadas, y luego continúa hasta mi estómago suave. No puedo dejar de preguntarme si esto es todo lo que voy a ser. ¿Es esto todo lo que valgo, un cuerpo y un rostro? Una voz dentro de mi cabeza me dice que las cosas podrían ser diferentes si sólo lo permitiera, pero lo ignoro. En cambio, doy una última mirada a mi cuerpo desnudo y me dirijo hacia mi armario, buscando un atuendo para vestir esta noche. Han pasado cinco años desde que me mudé a Nueva York y en esos años he logrado vivir una vida llena de clichés. Me he convertido en un cliché ambulante, pero no me importa porque al menos puedo decir que estoy viviendo y experimentando la vida. He sido una camarera, una recepcionista, una representante de ventas en una tienda de departamentos... Incluso intenté estar en la escuela por el placer de hacerlo. Y a través de todo esto, he logrado mantener mi corazón intacto y mis sentimientos a raya. 36


Mirando a mi apartamento caro - mi sueño robado - estoy rodeada de glamour y seguridad falsa. Una colcha blanca y cabecera, una alfombra blanca, una mesa de noche blanca, velas blancas, lámparas blancas y bloques de lienzo blanco como la única cosa que adorna mis paredes de lavanda. Blanco. Blanco. Blanco. Respiro blanco. Respiro el color de la inocencia. Sin embargo, este lugar no podía ser más sucio que el color negro. Sacudo la cabeza y me enfoco en prepararme para mi cita de esta noche con Walker. Walker Woodsmith Jr.- incluso su nombre suena a dinero-. Con su cabello rubio, ojos azules, cuerpo de un nadador olímpico, un linaje similar a los Kennedys, y la fanfarronería de Jay-Z-él es Dios reencarnado. Y folla como uno también. Se siente como si me acercara a Dios cada vez que toca mi cuerpo como un instrumento perfectamente afinado. Sólo pensar en él hace que mi ritmo cardíaco se altere. Con Walker, todo es siempre rápido, enojado, duro, doloroso. Y me encanta.


Una vez que termino de aplicar la última capa de color rojo oscuro a mis labios, tomo dos pasos lejos del mostrador del baño para poder echar un vistazo mejor a mí misma. Sonrío ante mi reflejo impecable en el espejo. Ríos de cabello negro y recto, piel que nunca ha sido besada por el sol, ojos de color de campanillas, y una figura de reloj de arena. Esta Blaire no será intimidada por los chicos ricos en la escuela. Esta Blaire no será ignorada. 37

Esta Blaire brillará. Satisfecha con la forma en que el pequeño vestido de encaje negro, se moldea a mis curvas, la delgada capa de encajes que muestra la palidez de mi piel, decido que esto saldrá bien. Me veo como una pecadora. Como sexo, y eso es lo que estoy vendiendo. Quiero que los hombres me deseen. Quiero que las mujeres tengan celos de mí. Necesito sentirme deseada. Después de deslizar mis pies en un par asesino de tacones de aguja negro Miu Miu (y por asesino quiero decir que son tan hermosos al


igual que son dolorosos), agarro un bolso brillante incrustado con cristales y salgo por la puerta. De pie en la esquina fuera de mi edificio, disfrutando de la atención que parece atraigo, levanto un brazo, sintiendo los brazaletes de oro que estoy usando deslizar por mi muñeca, y busco un taxi. Mientras espero a que uno se detenga, miro a mí alrededor, admirando la forma en que la ciudad cobra vida cuando la oscuridad ha caído sobre nosotros. No es que no se sienta de la misma manera durante el día, es diferente, mejor. A medida que asoma la noche, hay un frenesí salvaje de excitación y conducta licenciosa que corre profundamente por las calles de Manhattan, borrando con ella a todos sus habitantes. Y mientras nado en esas aguas turbulentas, mi cuerpo lleno de energía, nunca me he sentido más libre. Estoy viendo a una pareja tomarse las manos mientras caminan con su perro al otro lado de la calle cuando oigo que mi teléfono suena. 38

Abro mi pequeño bolso y alcanzo el rectángulo blanco que tiene toda mi


vida en su minúsculo chip de memoria. Sonrío cuando veo la foto de mi mejor amiga, la única persona que conoce al verdadero yo. -"Yo", le contesto. Nos gusta fingir que podemos hablar todo genial, pero somos bastante patéticas si somos honestas con nosotras mismas. -"¿Qué hay de nuevo, señora?" Ella contesta. Un taxi finalmente se detiene delante de mí. "Un segundo, Elly". Agarro el mango y abro la puerta. Una vez que me deslizo hasta el centro del asiento trasero, sintiendo la frescura del cuero debajo de mí frotar contra mi piel desnuda, doy la dirección al taxista y vuelvo a mi conversación. "Ya, lo siento por eso. De todos modos, ¿cómo estás, extraño? Siento que no he hablado contigo desde hace mucho tiempo". Elly se ríe. -"Eso es porque has estado demasiado ocupada chupando a Walker y dejando su cartera seca". Sonrío. -"Tienes razón... en ambas". Mi respuesta la hace reír una vez más. -"Eres desvergonzada, Blaire, pero por eso te quiero. Y mientras él trate bien a mi chica, no me importa si es un culo pomposo". -"¿Sabes que lo hace, y pensé que te empezaba a gustar?" Quiero añadir que aunque no me tratara bien, me quedaría con él por elección, pero no lo hago. Estoy muy atraída por Walker, su polla es una experiencia religiosa, y él es el tipo de hombre al que los hombres 39


respetan y con el que las mujeres sueñan. Él es asquerosamente rico, y tenemos un montón de diversión y momentos salvajes juntos. Pero aquí está la cosa... tan horrible como suena, yo no le daría la hora del día si supiera que estaba quebrado y fuera nadie. Puedo no creer en el amor, pero creo en la practicidad y las metas. No quiero vivir cómodamente, quiero lujos. Quiero una vida fácil. Y un tipo sin dinero nunca sería capaz de ofrecerme todas esas cosas caras. Todo se reduce a las prioridades. Y un falso matrimonio feliz con el hombre que amo, de dos a 5 hijos, con una casa victoriana de tamaño moderado en los suburbios no está en la parte superior de mi lista. Porque lo que no muestran en el catálogo de la vida es que detrás de esas paredes, la pareja finalmente se dejarán de amar y se convertirán en extraños. La mamá se cansará de cuidar a sus hijos y de su vida mundana, volviéndose más ansiosa mientras se pregunta si mirar un montón de ropa plegada es toda la emoción que queda en su vida. El padre se aburrirá de follar a la misma mujer una y otra vez. Tal vez se frustrará e insatisfecho con su vida se irá tras el alcohol en lugar de otra


mujer. O tal vez se resentirá de lo que tiene que abandonar para poder mantener a su familia. ¿Y qué hay de esos dos o 5 hijos que parecen tan felices en las páginas brillantes de dicho catálogo? Detrás de esas sonrisas bonitas se esconden las lágrimas de negligencia, corazones sin risas, y días y días de soledad. Y ese no es mi sueño. 40

¿Así que soy interesada? Sí, completamente. Soy una buscadora de oro, pero también soy inteligente. El amor se desvanece... o es egoísta... o poco amable... pero un diamante? Un diamante durará para siempre. Y porque soy una perra cínica, soy muy consciente de que necesito capitalizar mi apariencia mientras todavía lo tengo porque eso se desvanecerá también. "Supongo que todavía no confío plenamente en él", oigo a Elly decir. "Ojalá pudieras conformarte con un buen tipo que te amé por lo que eres y no por cómo te vez". Me río mientras miro por la ventana, viendo la cabina acelerar, la


gente y las luces de la calle mezclándose. -"Si conocieran al verdadero yo, correrían por las colinas, Elly. Vamos, seamos honestas aquí". Después de un momento de silencio, ella responde, -"No, si ellos conocieran al verdadero tú. El que intentas esconder. ¿Tengo que recordarte lo que hiciste por mí?" -"Bah, detente. Pero en serio, no puedo creer que sigas dudando de Walker. Estamos bien juntos. De todos modos, dime, ¿cómo estuvieron tus vacaciones?" Elly estuvo ausente durante dos semanas visitando a su familia en California. Ella resopla. -"No dirijas el tema hacia mí, Blaire. Y no sé... hay algo en Walker que no me fio" -"Creo que estás pensando demasiado en ello. Sólo nos estamos divirtiendo". 41

Y lo estamos. Yo era la anfitriona bonita de Homme, un restaurante exclusivo en Midtown que Walker y sus amigos solían frecuentar alrededor de la hora


del almuerzo cuando nos conocimos. Al principio, él sólo me vio como una buena pieza de culo para pasar un par de horas cada vez que se sintiera con ganas (y tal vez todavía lo hace-quién sabe). Vi el costoso traje, el reloj aún más caro, y cuando escuché su apellido, mis bragas casi cayeron al suelo. Él era como la ciudad perdida de Atlantis para las muchachas como yo. El sonido de los utensilios y el zumbido de la charla llenaron mis oídos cuando me paré en mi cabina por la parte delantera del restaurante, me menee como un pavo real para Walker. Primera mirada robada. Sentí que mi piel hormigueaba. Segunda mirada robada. Sentí que mi piel se calentaba. Tercera mirada robada. Estaba ardiendo. Nuestros ojos seguían conectándose una y otra vez, no podíamos detenerlo. Cuando su cuenta fue pagada, pensé que iba a detenerse en el frente y pedirme mi número como tantos otros hombres antes que él. 42


Pero no lo había hecho. De hecho, al cruzar el pequeño espacio entre la cabina de metal en la que estaba de pie y las grandes puertas de cristal, ni siquiera miró hacia mí. Vi cómo su cabello rubio perfectamente peinado brillaba como el oro quemado al sol cuando salía a la calle. Cuando oí el rugido de su risa ante algo que su amigo debió haber dicho, lo sentí vibrar en mis huesos. Y luego se fue. Ojalá pudiera decir que no me importaba y que el momento en que salió por la puerta salió de mi mente. Pero sería una mentira. Permaneció en mis pensamientos durante el resto del día. Cuando mi turno terminó, me despedí de mis compañeros de trabajo con un beso en la mejilla, tomé mi abrigo y salí por la puerta. Sentí que mi corazón dejaba de latir en cuanto lo vi. Walker. Reclinado contra su BMW negro estacionado al otro lado de la calle del restaurante mirando directamente hacia mí. Su pelo liso hacía a un lado de una manera que debería haber sido desagradable, pero en él


funcionaba totalmente. Una sonrisa confiada adornó su cara. Era el tipo de sonrisa que sólo los nacidos con privilegio y en quienes la palabra "no" era inexistente. Se veía precioso. Y la puta en mí se preguntó instantáneamente qué se sentiría correr mis manos a través de su cabello largo mientras lo montaba como a un toro mecánico. Lo vi cruzar 43

la calle, caminando en mi dirección. Cuando él estaba de pie delante de mí, simplemente dijo: -"Sal conmigo". Yo quería decir que sí. Pero sabía que si quería que me tratara de otra manera, que me diera todo lo que quisiera y me deseara más que cualquier otra cara bonita que pudiera tener, tenía que hacer que trabajara por ello. Necesitaba hacerle trabajar para mi atención. ¿No es la persecución siempre mejor que la captura? Los tipos como él prosperan en él. Así que le di mi mejor sonrisa-una sonrisa que dijo que sí con los ojos, pero no con la lengua. "No, lo siento, pero estoy ocupada esta


noche y ni siquiera te conozco". Él sonrió, sus ojos brillantes con una luz tortuosa. "De alguna manera tuve la sensación de que ibas a decir que no". Pasé una mano por mi pelo largo seductoramente, observándolo seguir mis movimientos. -"Hombre inteligente. De todos modos, tengo que ir...” -"Walker. El nombre es Walker. Me di la vuelta y empecé a alejarme. -"Te veo por ahí, Walker". Estaba casi a medio camino de la calle cuando lo oí gritar detrás de mí, "No aceptaré un no como respuesta, ya sabes". Me detuve y me volví para mirarlo, mis manos en mis caderas. "Oh, ¿En serio?" Sentí que mis dedos se curvaban dentro de mis 44

costosas bombas de Mary Jane y mi ritmo cardíaco se aceleraba mientras esperaba su respuesta. Ves... la persecución es siempre mucho mejor. Una sonrisa simple y lenta apareció en su cara, haciéndole parecer el bastardo engreído que era, pero me encantaba. "Me darás otra


oportunidad. Lo verás. Y entonces…” "¿Y entonces qué?" "Supongo que tendrás que averiguarlo". Y eso fue todo. Se dio la vuelta, esperó hasta que hubo una brecha clara en el tráfico, luego cruzó la calle, subió en su coche y se fue. Lo miré acelerar hacia la puesta de sol mientras la gente pasaba junto a mí. Le dije "no" varias veces después de eso, pero Walker nunca se dio por vencido. Nunca. En todo caso, me había perseguido con más agresividad y soltura que nunca. Como con todas las cosas buenas en la vida, él sabía que valía la pena. Y de alguna manera también sabía que el camino hacia mi corazón era el dinero: regalos, cenas caras, un apartamento mejor... Me dio todo. 45

Capítulo 05 CON CHAMPAGNE Y CAVIAR INUNDANDO todos mis sentidos, me deslizo a través de los suelos de madera clara del ala de Wallace de Lila


Acheson en The Meet. Mientras camino, finjo admirar la costosa joya que esta noche está siendo exhibida por un famoso diseñador cuyo nombre no recuerdo. Una mariposa de diamantes multicolores brilla a mi izquierda y una cobra hecha de piedras negras resplandece a mi derecha. Filas sobre hileras de piedras preciosas brillan bajo las suaves luces de la habitación, inundando el espacio entre las paredes con el resplandor de mil estrellas. Miradas furtivas. Chismes secretos. Belleza criticada. La música llena la atmósfera al igual que los ricos se mezclan y pretenden conocerse el uno al otro, sin embargo, casi se puede degustar su vanidad y la burla de uno por el otro en el aire. Este es el mundo de Walker, y me encanta. De pie a través de la habitación, donde hay menos gente y la música es más débil, encuentro la cabeza rubia de Walker en la esquina de la habitación, hablando con un grupo de colegas y sus esposas. Él luce pulido y vale cada centavo de su fondo de la confianza en su esmoquin negro liso, camisa blanca perfectamente almidonada y lazo negro. Su largo cabello dorado partido al lado brilla como el sol. Él es verdaderamente impecable. 46


Sonrío porque es difícil imaginar que este es el mismo tipo que le gusta aspirar cocaína de mis tetas al mismo tiempo que me folla mientras pornografía de sexo duro se reproduce en el fondo. Se ve intocable y tan fresco, pero sus ojos buscando, escudriñando la multitud por mí lo abandonan. Se pregunta dónde estoy. Él me dijo que no fuera demasiado lejos, después de todo. Poco después de que llegamos a la fiesta, le di un poco de espacio para hablar con sus amigos y hacer su cosa mientras yo hacía la mía. Odio a la gente pegajosa, así que evito ser una. Tomo una tercera copa de champán de un camarero que pasa y trato de decidir cuál de las diferentes exhibiciones veré primero cuando mis ojos aterrizan en una pieza espectacular de joyería. En una cama de seda negra, similar a mi color de pelo, se encuentra un extravagante collar hecho de diamantes y rubíes, un pequeño cielo al alcance de la mano mientras puedas pagar el precio. Reduzco el espacio entre el cristal que protege el collar de mí hasta que esté a mi alcance, luchando contra el impulso de tocar la


superficie fresca. Como si estuviera bajo un hechizo, observo cómo las filas de diamantes incrustadas en platino forman hojas y espinas. En su centro está una rosa hecha de diamantes rojos casi tan grande como mi palma. Siento que alguien se acerca y se para junto a mí, pero no le doy un segundo pensamiento mientras sigo admirando la forma en que la luz golpea las gemas, haciéndolas brillar. 47

-"Hermoso, ¿no?" Su voz es suave y dominante, goteando poder absoluto. Mantengo los ojos fijos en la pantalla. Lo llamo sexto sentido, pero de alguna manera sé que bajo ninguna circunstancia debo hacer contacto visual con el extraño que habla como el gobernante del mundo. -"Sí," digo simplemente. -"Me pregunto, ¿qué precio tiene?", Pregunta el hombre. -"No creo que importe... Dudo mucho que alguien pueda permitírselo". Él se ríe entre dientes, y el sonido es más delicioso que su voz.


Exuberante. -"Oh, pero yo puedo". Sonrío ante su confianza en sí mismo. Me encantan los idiotas arrogantes. -"Todavía lo dudo". -"No deberías. Sólo digo la verdad", responde con frialdad. Su voz es indiferente, pero sus palabras no dejan lugar a la incredulidad, una exigencia y una declaración en una sola. De repente, los ruidos de la habitación se hacen distantes. La gente hablando y riendo entre amigos y la orquesta tocando, todos se desvanecen hasta que todo lo que escucho es a él hablando. Y en este momento, eso es todo lo que importa. -"La verdad es muy subjetiva, señor". -"La verdad puede ser subjetiva, pero el dinero no. El dinero puede comprar cualquier cosa". 48

Su respuesta es como un electroshock, un inicio rápido a mi cerebro de una neblina inducida por champán. Mi pulso comienza a acelerarse, la emoción haciendo que sea difícil tomar una respiración profunda. No


lo mires... no lo hagas. -"Oh, de verdad", digo, mi voz goteando de sarcasmo. Pero tiene razón. -"Por supuesto. Creo que todo", hace una pausa, "y todo el mundo tiene un precio". La curiosidad ganando la batalla contra la curiosidad, me vuelvo a enfrentarlo, y cuan tan maldito gran error es. Cuando nuestros ojos se encuentran, me siento incapacitada de todo sentido y movimiento. La visión de él me quita el aliento. Este hombre da al término "lujuria a primera vista" un significado completamente nuevo. En mis cortos veintitrés años, he estado con hombres extremadamente guapos, perfectos incluso, pero clasificar al hombre que estaba a mi lado en cualquier clase de categoría sería un mal servicio para él, y no muy justo para los demás. Largo, pelo castaño claro enmarcando su cara, ojos vacíos, el color de billetes de dólar, una nariz ligeramente torcida, y una boca que pide ser enterrada profundamente dentro de tus muslos. Su belleza es tan áspera como increíblemente perfecta. Vestido con un sencillo esmoquin negro y camisa blanca desabrochada, el hombre emana virilidad y gracia


innatas, recordándome a una pantera negra acechando a su presa. Y al igual que una pantera, es la pura energía y poder que emana de él lo que me 49

parece más atractivo. Porque justo al estar junto a él, tengo la sensación de que su palabra es siempre la última palabra y sus deseos los primeros que se cumplen. Él no pregunta, él exige. Él no espera, él hace que suceda. Está tranquilo por un momento; Sus ojos misteriosos me mantienen cautiva como si estuvieran descubriendo mi alma y lo odio. Aprieto mi agarre en la copa de cristal. Quiero apartar la vista, pero no puedo. La forma en que me está mirando me da ganas de retorcerme. -"Me pregunto... ¿tienes uno?", Pregunta suavemente antes de volverse a examinar la pieza de joyería una vez más. -"¿Un qué?" Pregunto, momentáneamente aturdida. Él sonríe. "Un precio". -"Por la cantidad correcta... yo podría", digo en voz baja, mi


corazón latiendo tan rápido que se siente como si quisiera salir de mi pecho. Tan pronto como las palabras salen de mi boca, no hay ningún choque corriendo por mi cuerpo, ninguna oleada de vergüenza me tira por haber dicho eso a un completo extraño, nada. ¿Y por qué debería haberlo? Soy quien soy. Estoy mirando su perfil, esperando que él reconozca mi respuesta, cuando una brisa de aire frío flota más allá de nosotros, me hace temblar. A punto de tocar la piel de gallina en mi brazo con la mano, miro mientras él se vuelve lentamente para mirarme, atrapándome mirándolo fijamente. El tiempo se detiene mientras lo veo levantar su gran mano 50

bronceada y tocar mi hombro desnudo, las yemas de sus dedos acariciándome ligeramente. Luego sonríe como si supiera que mi piel está hormigueando por su tacto abrasador, y mira hacia otro lado. -"Lo sabía". Permanecemos de pie uno al lado del otro durante un minuto más o menos, la distancia entre nosotros casi inexistente. Sería tan fácil


extender la mano. El sonido de una llamada entrante rompe el silencio, nos devuelve a la realidad. Saca su teléfono celular del bolsillo interior de su chaqueta de smoking e ignora la llamada después de anotar el nombre de la persona que llama. Él levanta la mirada para encontrarme con la mía. -"Lo siento por eso". -"Está bien. Debo irme... Estoy aquí con alguien", le respondo, sin querer dejarlo todavía. -"Sí, probablemente sea una buena idea". Frunzo el ceño. No tenía que ser tan brusco. El extraño extiende una mano hacia mí, sosteniendo algo entre sus dedos. "Toma...” Abro mi mano cuando siento los bordes de lo que supongo es su tarjeta de negocios empujar la piel de mi palma. -"¿Qué es esto?" Pregunto estúpidamente. -"Mi tarjeta de negocios, por supuesto". -"Obviamente... pero ¿por qué?" 51


Sonríe, pero no llega a sus ojos. -"Digamos que soy un comprador interesado". Y luego se va. Se da la vuelta y se aleja de mí, desapareciendo en un mar de coloridos trajes y trajes negros. Mientras los sonidos de la fiesta se infiltran en mis oídos una vez más, bajo la mirada para ver la simple tarjeta de color crema en mi mano. Su diseño simplista y elegante llama la atención al nombre impreso en letras negras intrépidas en el papel. Lawrence Rothschild. Sonrío y dejo que mis dedos rastreen su nombre. Depende de lo que esté dispuesto a pagar, Sr. Rothschild. ***** Todavía estoy nerviosa por mi encuentro con el extraño cuando veo a Walker de pie en el mismo lugar y con la misma multitud que antes. Paso una mano a través de mi cabello nerviosa, mientras trato de calmar las voces dentro de mi cabeza. ¿Debo regresar? ¿Lo volveré a ver? Temo dar la vuelta e ir en busca del Sr. Rothschild porque, seamos francos, soy caprichosa decido unirme a Walker y a sus amigos. Ojos en mí, miradas llenas de admiración o desaprobación, no importa de una manera u otra, soy intocable. Tampoco cambia el hecho 52


de que no pueden mirar lejos de mi cuerpo exponiéndose a sí mismo a través de la delgada capa de encaje que cubre cada pulgada decadente de la piel pálida. Walker me mira, sus ojos azules y helados encuentran los míos y se oscurecen con deseo voraz. Nos sonreímos el uno al otro. No podemos desviar la vista. Nos follamos el uno al otro con nuestros ojos mientras imágenes sucias de su polla y donde la quiero pasan a través de mi mente. Sucio, tan sucio. Poco a poco, observo una sonrisa presumida tan deliciosa como el más dulce de los pecados extenderse a través de su rostro y me hace sentir como si estuviera volando. Sin embargo, a medida que cierro la distancia entre nosotros... mientras el zumbido de las voces se hace más fuerte en mis oídos... mientras me mojo con la promesa de su sabor en mi lengua... Decido no tirar la tarjeta del señor Rothschild. Uno nunca sabe cuándo será el momento para mejorar. Me paro junto a Walker, su mano extendiéndose hacia la mía, uniendo nuestros dedos y acercándome a él. Bajando la boca a mi


hombro desnudo, deja que su aliento golpee mi piel antes de besarla. "Estaba empezando a preguntarme si alguien te robó", susurra en mi oído. Le miro de soslayo, una pequeña sonrisa jugando en mis labios. "Estoy aquí, ¿no?" 53

-"Sí, seguro que sí, nena". Sonríe. La gente tose alrededor de nosotros. Los hombres que lo vieron besarme con familiaridad me miran fijamente mientras que sus socios fingen que no existo. -"Ugh, Walker, consigue una habitación", dice una mujer que no es mucho mayor que yo. Alzando los ojos, miro a una chica que se ve asombrosamente como yo: cabello negro, ojos azules, piel pálida pero sin curvas. Me recuerda al invierno. -"Todo el mundo, ella es Bla…." -"Como decía, Eleanor, antes de que Walker nos interrumpiera..." La chica se vuelve para mirar hacia otro lado, hablando sobre él sin


reconocer mi presencia o el hecho de que Walker estaba a punto de presentarme a ellos. Sus novias siguen su ejemplo, ignorándome también. Walker me aprieta la mano pero no dice una palabra en mi defensa. De pronto me siento muy pequeña y expuesta, quiero dejarlo ir, cruzar mis brazos sobre mi pecho mientras me alejo y nunca regresar. Tal vez no soy tan intocable como pensaba. Estoy lista para irme cuando, por el rabillo del ojo, veo a la mujer que se llama Eleanor riéndose y gracias a Dios por eso porque enciende un fuego enojado dentro de mí. Y ese fuego quiere quemar todo y a todos en su camino. He estado aquí antes. He sido intimidada, he sido intencionalmente ignorada, se han burlado de mí, pero esta vez no los 54

dejaré ganar. No, ya no soy esa chica. Y quizá sea mi culpa por la forma en que me visto, o por la forma en que le dejo tocarme, pero eso no les da el derecho de ser groseros conmigo cuando apenas los conozco. No he hecho nada para justificar su crueldad. Pero si ella quiere una razón


para ser una perra hacía mí, que así sea. Le daré a ella y a su grupo de amigos de plástico una razón, no hay problema. Suelto el agarre de Walker para correr mis manos sobre mis caderas, aparentemente arreglando mi vestido cuando en realidad quiero llamar la atención de los hombres hacia las curvas de mi cuerpo. Una sonrisa sarcástica en su lugar, hago contacto visual con el marido de Eleanor. Tiempo de retribución. Parece haber estado esperando que esto suceda porque en el momento en que lo hago, eleva su copa de champán en saludo y toma un sorbo, su mirada inquebrantable. Sonriendo hacia él aunque no me apetece, lamo mis labios lentamente, casi como si pudiera probar el líquido burbujeante bajando por su garganta sobre ellos. Parece satisfecho mientras la mirada habitual de deseo toma lugar en sus ojos, su polla probablemente creciendo dura en sus pantalones de esmoquin. Probablemente es el tipo de hombre que se acuesta sobre su espalda y deja que la mujer haga todo el trabajo mientras jadea acerca de lo mala, mala chica que es. Bostezo. Satisfacción calienta mi corazón amargo cuando veo a la mujer tirando de su brazo con fuerza, los celos estropean sus rasgos bonitos con el rubor enojado recubriéndole las mejillas. Me río. Si realmente 55


quisiera follar con ellos, podría dejar una pista al mismo caballero que está quitando mi ropa con sus ojos y encontrarlo en un rincón oscuro... Pero no lo hago. No tengo nada que probarles. Nada. Cuando estoy a punto de apartar la mirada, Walker deja su mano aterrizar en la curva de mi culo. Moldeando su palma como una segunda piel en la mía, puedo sentir su dedo medio empezando a rozar la parte posterior de mis muslos, lentamente haciendo su camino debajo de mi falda, más cerca de mi núcleo caliente. La multitud apretada es la cubierta perfecta de Walker para su asalto. "No me gusta la forma en que Arthur te está mirando", susurra en mi oído. "No del todo". Entonces, su dedo está dentro de mí. Me quedo mirando delante de mí, sin ver nada y sintiendo todo, e intento concentrarme en el guapo hombre de pelo negro que está sosteniendo la mano de la chica que se parece a mí. Walker tiene razón. De hecho, está observándome. -"Él te quiere", Walker susurra una vez más, empujando su dedo


hasta el fondo. Me duele, pero me encanta. Envía un escalofrío por mi espina dorsal, haciendo temblar mi mano mientras levanto una copa de champán a mis labios. Después de tomar un sorbo, me vuelvo a mirarlo. -"Siempre lo hacen". 56

En el momento en que las palabras salen de mi boca, estoy atrapada por una sensación de melancolía-vacía. Todos me quieren, mi cuerpo, mi cara, mi boca, pero ninguno me quiere. Ninguno de ellos quiere saber qué hay debajo de todo. No hay nada allí. -"Mala suerte". Sin preocuparse de que la gente nos esté mirando y escuchando nuestra conversación silenciada, baja su rostro y deja que la punta de su nariz trace la curva de mi cuello antes de añadir en una voz suave, "Quiero follarte". No es una declaración romántica, pero no puedo evitar ruborizarme. Walker se endereza, arrastra lentamente su dedo fuera de mí. "Fue


genial ponerse al día", dice, dirigiéndose al grupo, "pero me temo que Blaire y yo tenemos que irnos". Me mira antes de añadir: "Ya he terminado de compartirla". Más toses incomodas. Miradas más enfadadas. Más desprecio. -"Buenas noches. Fue grandioso reunirme con ustedes", me dirijo al grupo, pero observo a las chicas en particular. Walker agarra mi cintura, listo para salir cuando la chica de pelo negro habla. -"Walker, una palabra antes de irte. No olvides que Arthur y yo organizaremos una cena en nuestro apartamento el martes para darle la bienvenida a Emma que viene de Europa", dice sonriendo maliciosamente. 57

Me aprieta la cintura. -"No lo he olvidado. Ahí estaré”. Normalmente, no me importaría lo que haga con su tiempo, pero la forma en que la chica me mira con triunfo en los ojos hace que una mala sensación se asiente en la boca de mi estómago. *****


Cuando salimos de The Met, dejando esa pesadilla detrás de nosotros, nos saluda un cielo oscuro iluminado por las estrellas. Los sonidos de una noche ocupada en la ciudad llenan mis oídos: el bocinazo enojado de los taxis amarillos, la música hip-hop procedente de un automóvil con las ventanas abajo, un frustrado repartidor de una bicicleta sonando la campana mientras trata de dispersar la muchedumbre que bloquea su trayectoria, el olor de la comida china que sale de las bolsas de plástico blancas que se sientan detrás de él. Después de que bajamos por las escaleras del museo, Walker me tira en un abrazo. Con sus manos envueltas a mí alrededor, baja la boca hasta que sus labios tocan los míos. Abriendo mi boca para él, doy la bienvenida a su beso y al delicioso asalto de su lengua. Ojalá pudiera decir que este beso, o cualquiera de sus besos, hacen que mi corazón cante o me llene de luz, borrando la oscuridad dentro de mí, pero ese no es el caso. No creo que vaya a suceder nunca. Pero su beso me hace 58

sentir deseada, necesitada, anhelada. Es un beso que no pide nada más


que una reacción física. Me tuerce el pelo en las manos y me hace mirarlo fijamente. "Yo-" Un momento él me mira a los ojos y al siguiente estamos enredados en correas y perros mientras ellos gritan y aúllan alrededor de nosotros, tratando de liberarse. -"¡Mierda!" Escucho a una niña maldecir. "¡Chanel, cálmate chica, tranquila chica! -"¡Qué mierda!" escucho a Walker decir con enojo mientras un enorme Pastor Alemán se alza sobre sus patas traseras, colocando sus patas en las solapas del esmoquin prístino de Walker, tratando de lamerle la cara. Una risita escapa de mi boca mientras veo a mi genial novio luchando para sacar al perro de su pecho sin ningún éxito. Estoy a punto de ayudarlo cuando un mastín negro sale de la nada y me salta, la fuerza de su salto me hace perder el equilibrio. "¡Ow, ow, ow!" Exclamo, agitando mis brazos en el aire como un pato. Mi culo está cerca de golpear el suelo cuando escucho a un hombre maldecir. Antes de hacer una total tonta de mí misma al caer en la calle, un cuerpo firme está detrás de mí, impidiendo mi caída. Sus brazos son como bandas de acero alrededor de mi cintura, protegiéndome. -"¿Estás bien?", Pregunta el hombre, cerca de mi oído. 59


La forma en que su aliento, suave y cálido mientras la brisa de verano golpea mi piel, hace que cosas graciosas sucedan dentro de mí, como una especie de hormigueo. -"Lo siento. ¿Qué dijiste?" Pregunto, volviéndome para mirarlo. Él se ríe entre dientes. -"Le pregunté si está bien". Oh. Oh. -"Oh, sí, sí. Estoy bien. Lo siento". Rompo el incómodo concurso de miradas que tenemos al bajar mi mirada a los brazos alrededor de mi cintura. -"Tu... um, tus brazos", digo, sonando como una completa idiota. ¿En serio, Blaire? ¿En serio? "¿Qué hay de ellos?", Dice, apretándolos. Trago con fuerza, despejando mi mente, y pongo mis manos sobre las suyas para tratar de moverlas. Pero no se mueven. Es como si estuvieran pegados a mí. "Puedes dejarme ir ahora". Él se ríe cuando me suelta, el calor de su toque desapareciendo. "Lo siento". Me vuelvo a mirarlo y veo como el desconocido sonríe de una manera que niega totalmente su disculpa. La pequeña sonrisa hace que


sus ojos se arruguen en las esquinas, un relato completo. Al gilipollas totalmente le gusta. Corro una mano por mi vestido, alisándolo. "Gracias por...” -"En realidad, no te preocupes. Esta ha sido la mejor parte de mi día". 60

No sonrías... no sonrías... Sonrío. ¿Cómo no iba a hacerlo? Continuamos sonriendo el uno al otro mientras los sonidos furiosos de los perros ladrando y ladrando nos rodean. Pero recuerdo a Walker. Haciendo una mueca, los mismos pensamientos parecen cruzar la mente del extraño justo antes de darnos la vuelta y ver a Walker enojado gritándole a la pobre que saco a dar un paseo a los perros. Ella está sosteniendo las correas de por lo menos diez perros, tirando y tirando en cada dirección posible. Es fácil ver por qué ella perdió el control de ellos. Estoy a punto de defenderla y decirle a Walker que se calme, pero la


mirada furiosa que veo en sus ojos me hace pensar que sería una mala idea. -"Hombre tranquilo. No es culpa de la niña que el perro te haya saltado", oigo decir al extraño, convirtiéndose en mi héroe personal. No puedo dejar de comparar lo diferentes que son. Con su impecable smoking negro, su cabello rubio y sus ojos azules, Walker parece ser fielmente intocable. El extraño lleva un traje negro de aspecto viejo, un cabello castaño desordenado que se alza en la parte superior y los ojos castaños más suaves que parecen ser tan cálidos como la tierra. Miro como él se arrodilla y da palmaditas a algunos de los perros, tratando de suavizarlos. "Hey... Hey ... cálmate", dice suavemente. 61

Walker no se molesta en contestarle. Se vuelve para mirar a la chica aterrorizada. "La próxima vez, aprenda cómo hacer su trabajo correctamente. No parece que requiera mucho". Se vuelve hacia mí, agarra mi mano, y empieza a alejarse sin darle ni un segundo al chico o a la chica que sacó a pasear a los perros.


-"¡No hay necesidad de ser un maldito idiota, hombre! ¡Ella dijo que lo sentía!" -"Walker, espera... eso no fue agradable. Deberías...." -"Sigue caminando, Blaire". Miro hacia atrás y observo al extraño parado en medio de la calle con la más grande sonrisa de mierda en su rostro mientras los perros juegan a su alrededor, olvidado. Olvido el comportamiento de Walker mientras le sonrío de regreso. 62

Capítulo 06 DESPUES DE LANZAR LAS LLAVES DE su Aston Martin al portero de su edificio, Walker me arrastra hacia el ascensor. Cuando las puertas se cierran delante de nosotros, él suelta mi brazo y se para a mi lado sin hacer contacto visual. Pero en el momento en que entramos en su lugar, Walker me levanta por el culo y me lleva a su cama. Desabrocha sus pantalones, los tira hacia abajo junto con sus boxers en un movimiento rápido, su polla ya dura. No se molesta en


quitarme la ropa, poniéndome en su regazo, y entrando en mí con un duro empuje. Con las manos en mi culo desnudo, él impulsa mis movimientos, impulsándome a montar su polla sin piedad. Arriba y abajo. Inclinándome ligeramente hacia atrás, mis dedos agarran sus muslos mientras veo su polla tirando dentro y fuera de mí, el visual erótico drogando mis sentidos. Todo lo que veo es que me penetra, su polla brillando entrando en mí, y todo lo que quiero es más. Más duro. Los golpes de nuestra piel llenan mis oídos mientras él me llena. Me está follando tan fuerte que duele, pero es un dolor que bordea el delicioso placer, como todas las cosas buenas de la vida. -"Joder... me voy a venir... me voy... joder..." gime mientras lo siento tenso debajo de mí con el poder de su clímax. Después de que se viene dentro de mí, me empuja de su regazo, haciendo que la cama rebote mientras aterrizo en ella. Sin mirarme, se levanta, su polla todavía dura y recubierta de su semen y mi excitación, y se dirige hacia el baño. 63

Miro fijamente a su techo azul oscuro, tratando de estabilizar mi corazón


y poner mis pensamientos divagantes y emociones en orden. Después de una noche peculiar llena de tantos encuentros extraños, estoy agotada. Sin embargo, siento este tipo de energía loca bombeando a través de mis venas, manteniéndome despierta. El comportamiento de Walker después del accidente fuera del museo no fue nada más que extraño. No me dijo ni una sola palabra durante todo el viaje de regreso a su apartamento. Cuando oigo que el inodoro se descarga, me dirijo en dirección a la puerta del baño y observo a Walker apagar la luz y regresar a la cama. Siento que mis mejillas se ruborizan mientras lo veo caminar hacia mí en toda su gloria desnuda y me da ganas de follarlo de nuevo. El pensar en él moviéndose dentro de mí mientras sus dedos me agarran la piel, aplastando mis huesos con su poder despiadado, me llena de un anhelo enfermo por más. Siempre más. -"Nunca decepcionas, Blaire. ¿Viste la forma en que Arthur te estaba mirando? ¿Cuán jodidamente celoso estaba él de mí?". Se ríe, pasando la mano por su cabello despeinado. "Te quería tan mal". Me levanto y saco mi vestido, tirándolo al suelo, y limpiándome. Una vez que he terminado, vuelvo a la cama. Alcanzando la sábana blanca de seda torcida por mis tobillos, la llevo hasta mi barbilla, la tela enfriando mi piel caliente aunque estoy fría por dentro. Se mete bajo las sábanas a mi lado, enredando nuestras piernas juntas. Mientras corro mi pie a lo largo de sus pantorrillas, sintiendo su piel suave rozando mis 64


dedos de los pies, él me jala cerca hasta que mis pechos tocan su pecho y mi centro roza su suave polla. -"¿Es por eso que empezaste a follarme con tus dedos delante de tus compañeros de trabajo mientras él miraba?", Le pregunto descuidadamente. La frialdad dentro de mí sigue extendiéndome, entumeciéndome cada vez más. -"Eso era otra cosa. Sólo alguien como tú me dejaría hacerlo en una habitación llena de gente". Puedo oír la sonrisa en su voz. -"¿Y qué clase de persona soy yo, Walker?" -"Oh, ya sabes a lo que me refiero...” -"No, en realidad no. ¿Podrías explicarme eso?" -"Ya sabes, salvaje y preciosa". -"Olvidaste la parte fácil. Olvidaste agregar lo fácil que soy", respondo, sorprendida de lo fría y desprendida que suena mi voz. -"Blaire, cariño... sabes que me encanta todo sobre ti. Todo acerca de ti me vuelve loco. Desde tus hermosos ojos marrones hasta la forma en que tú...”


Bostezo, empezando a sentirme somnolienta por un profundo agotamiento físico y mental. "Walker, estoy muy cansada. Debemos apagar las luces. Necesito ir a dormir. Tengo trabajo mañana". -"Tomate la mañana y pasa el día conmigo", dice Walker antes de plantar un beso en mis labios. "Estoy seguro de que no te echarán de menos cuando ya tienen tantas azafatas en el personal". -"No puedo. Lana está estudiando para finales, y le prometí a Carl que la cubriría". 65

-"Siéntete cómoda". Me da un apretón en el culo y luego se aleja de mí para dormir de su lado. Cuando empiezo a dormirme, la soledad habitual que ha sido mi compañera durante todo el tiempo que recuerdo se apodera de mí, y me da la bienvenida. Es reconfortante y familiar. Cada relación que tengo es similar a esto. Follar, jugar, follar, jugar, sin emociones atadas a nada que hagamos. Pero estoy bien con eso. Es mejor así porque eso significa que hay menos posibilidades de que alguien me lastime.


Mi último pensamiento antes de quedarme dormida es que he estado con Walker durante meses y ni siquiera sabe el color de mis ojos. ***** A la mañana siguiente, estamos en su costosa cocina rodeada de encimeras de mármol negro y electrodomésticos de acero inoxidable, el aroma de café recién hecho flotando alrededor de nosotros. Walker está frente a mí, luciendo perfecto como de costumbre, con un costoso traje de Tom Ford. Miro mientras saca un sobre blanco del bolsillo interior de su traje. "Antes de que me olvide... aquí tienes. Esto debería cubrir tu renta para los próximos dos meses". Tomo el sobre de sus manos y lo abro, observando la cantidad de billetes dentro. Hay más de dos meses de alquiler allí. "Esto es demasiado". Frunzo el ceño, levantando mis ojos para mirarlo fijamente. "¿Estás planeando deshacerte de mí y por eso me estás dando todo este dinero?" 66

Walker se frota los ojos con las palmas de las manos.


De acuerdo… -"Sobre eso, Blaire..." Suspira. "¿Cómo puedo decir esto sin herir tus sentimientos?" Doy un paso hacia atrás, sintiendo el borde de la encimera detrás de mí. -"¿Qué es? Sólo escúpelo, Walker". Una sensación enfermiza se asienta en la boca de mi estómago. "Mi novia está llegando de París mañana y espero proponerme en el próximo par de semanas. Así que sí, ya no te puedo ver". Siento como si hubiera sido golpeada en el estómago. -"Espera ¿Tienes novia?”. Levanta una mano para tocarme, pero la golpeo fuera. -"Bueno, compórtate así, pero esperaba que te tomaras el día libre para que pudiéramos tener más tiempo para hablar de esto. Y sí, tengo una novia. Su nombre es Emma. Pensé que lo sabías, Blaire. De todos modos, ¿qué esperabas? Los chicos como yo no van en serio con chicas como tú. -"No, sólo las follan hasta que se aburren". -"Oh, no me des esa mierda de moralidad, Blaire. Pagué mucho por follarte cada vez que estuvimos juntos. La ropa que llevas, tu apartamento de lujo..." Mira hacia abajo a mis pies, luego hacia atrás, la deriva brillando en sus ojos azules. "Los zapatos que llevas". 67


No sé por qué estoy tan sorprendida. Es casi Shakespeare, en realidad. La explotadora ha sido utilizada. "Si, tienes razón. Mi coño por tu dinero. Pero al menos nunca fingí ser otra cosa. Pero tú, por otro lado, careciste de las pelotas para ser honesto y hablar de frente conmigo. Y es mejor que tus amigos no le chismeen a tu novia porque no te tomaré de vuelta”. -"No dirán nada si saben lo que es bueno para ellos". -"Lo siento por tu novia porque no hay nada peor que salir con un cobarde y un mentiroso". Da dos pasos hasta que está tan cerca de mí, nuestros pechos se levantan como uno solo. La ira reflejada en sus ojos, mis ojos, veneno corriendo en nuestros arroyos de sangre. -"No tienes que hacerlo. ¿No sabes que siempre podemos oler a las buscadoras de oro? Envuelve mi pelo en su mano, dándole un doloroso tirón. -"Y yo podría haber sido honesto si valieras la pena". Luego me suelta, la fuerza de su liberación me hace golpear la encimera dolorosamente.


-"Ya sabes, te doy un par de meses hasta que estés de vuelta pidiéndome otra oportunidad porque tu novia perfecta no te dejara follarla en el culo. Ambos sabemos lo mucho que te gusta. Pero no lo haré. Encontraré a alguien como tú en cualquier momento. Siempre lo hago". Lo observo estremecerse con la fealdad de mis palabras. Su nariz resplandece de rabia.- "No eres nada sin mí, más que basura, Blaire. Ahora vete a la mierda". 68

Me río. Quiero decir que obviamente soy demasiado buena para él, pero las palabras se quedan atascadas en mi garganta. Son todas mentiras. Siempre he sabido quién soy. No hay por qué fingir que soy una buena chica con grandes valores porque eso sería una completa mentira. Me gusta mucho el dinero. Me gusta la seguridad que ofrece. El poder. Y todas las cosas que puedo comprar con ello. Pero cuando doy la vuelta, saliendo de su cocina y dejando atrás a Walker, me doy cuenta de que lo he hecho de nuevo. Me he hecho vulnerable, rompiendo mi


promesa, una promesa de que nunca dejaría que alguien me lastimara. Y eso es exactamente lo que Walker ha hecho. Puede que no tenga cicatrices físicas. Y en muchos sentidos mi vida ha sido fácil comparada con otras que crecieron en la calle o han enfrentado crueldad a manos de personas que se supone deben protegerlas. Pero no hay nada como una dosis amarga de la negligencia y la falta de atención de tus padres mientras creces para joder con tu cabeza y el sentido de la autoestima. Créeme. Lo sé. Cuando entro en el ascensor con sus paredes cubiertas de madera de cerezo, oliendo el aroma de algodón puro falso incrustado en la alfombra, sintiendo que mis talones se hunden en él, me pregunto cómo llegué aquí. No amo a Walker, pero aun así duele. Duele porque alguien más acaba de demostrar cuán indigna de amor soy. Así que mientras espero para regresar al vestíbulo, viendo el número de pisos disminuir, recito ese chat viejo y familiar. 69


El amor es egoísta. El amor es poco amable. El amor duele. No fue culpa suya... no me obligó a hacer nada. Fui toda yo, y tal vez por eso es tan doloroso. No tengo a quien culpar excepto a mí. Miro hacia abajo y trato de frenar mi respiración. No soy una llorona, así que no puedo decir que quiero llorar, pero estoy herida- Y mi dolor está despejando un camino para que la ira siga con pesar un paso atrás. ***** Cuando salgo del edificio, los porteros me evitan como si ya supieran que soy un paria y que ya no soy bienvenida. Miro hacia abajo a mi cuerpo vestido con el mismo traje de anoche; Parezco una prostituta y me siento como una. A medida que la humillación y la angustia llenan cada grieta de mi cuerpo, decido que necesito moverme. Estoy atrayendo demasiada atención en la esquina mientras espero un taxi. Tal vez mis pies me lleven lejos. Tal vez mis pies quitarán el dolor que viene con el conocimiento de quién soy. Después de que pasan un par de minutos, estoy más tranquila y de pie delante de una entrada a una estación de metro. Riendo, tengo que ser honesta conmigo misma. ¿Qué esperaba? ¿Cómo puedo estar enojada con Walker por usarme cuando estaba casi haciendo lo mismo? Fue su dinero, su nombre y su hermoso rostro lo que me atrajo a él al 70


principio, así que si me duele en este momento, es culpa mía porque he bajado la guardia. Mientras camino por las escaleras, sumergiéndome en la oscuridad subterránea, los olores acre de orina y aguas residuales llenan mi nariz. Arrugo la nariz al perfume del metro mientras evito dar un paso por encima de un hombre sin hogar sentado en el escalón inferior. Y porque parece que podría necesitar una taza de café más que yo, saco un billete de veinte de mi bolso y se lo doy. -"¡Oh, gracias, señorita! ¡Gracias! ", Dice, sonriendo con una mueca desdentada. -"No hay problema," digo mientras la bondad en sus ojos hace que mi corazón se contraiga. Estoy a punto de cerrar mi bolso cuando veo mi boleto fuera de este lío. Mi corazón empieza a latir más rápido mientras tomo la tarjeta y la sostengo entre mis dedos. Tal vez esa mejora llegará antes de lo que esperaba. 71


Capítulo 07 Esa noche… Me paro de nuevo ante mi espejo y tomo mi apariencia, aplicando el lápiz labial sobre mis labios magullados hasta que son de color rojo oscuro. Observo cómo, capa por capa, creo mi falsa fachada hasta que vuelvo a ser Blaire. Hasta que escondo todos mis defectos. Pero soy un fraude. Mientras sigo mirando mi reflejo, recuerdo algo que había olvidado. Y me paraliza. "¡Mamá! ¡Mamá! ¡No te vayas!" Lloro desesperadamente. Mis brazos están envueltos firmemente alrededor de su centro. Mi madre trata de empujarme lejos, pero cuanto más duro me empuja, más fuerte me agarro. No puedo dejarla ir. "¡No, mamá, por favor, quédate! No me dejes. Por favor, por favor, por-favor". Las lágrimas fluyen por mi rostro. El dolor sigue y sigue, pero sigo suplicándole y abrazándola. Espero que ella me escuche esta vez.


Espero que vea cuánto la necesito. "Blaire, suéltame", dice, luchando por liberarse de mi agarre. "No puedo soportar estar en esta casa con tu padre borracho por un minuto más. Me está volviendo loca". 72

Oigo risas salvajes detrás de nosotros. Me vuelvo a mirar a mi papá mientras entra en su dormitorio, haciendo su camino hacia el borde de la cama donde la maleta de mi mamá está abierta. Sus ojos están inyectados de sangre, su camisa de vestir sin tiras tiene una mancha grasienta en el medio que se extiende como tinta derramada, y se balancea ligeramente con cada paso que toma. Mi corazón se contrae cuando el olor a alcohol que lo rodea me golpea la nariz. El dolor lleno de miedo fluye como un río fangoso a través de mí. "No ruegues, Blaire. Sólo los débiles ruegan. Déjala ir. Ella volverá, como siempre lo hace", dice mi papá. Mi madre se vuelve para mirar a mi padre, desprecio en sus ojos. "No te engañes, Oscar. No voy a volver".


"Pero ¿y yo?" Lloro. La mirada de mi madre cae sobre mí, suavizándose un poco, pero luego se vuelve para mirar a mi padre y se endurece instantáneamente. "Lo siento. Ya no puedo hacer esto". Ella cierra su maleta y sale por la puerta. "¡No, no, no, no!" Lloro desesperadamente, corriendo detrás de ella, pero ella no para de caminar. No se detiene hasta que está fuera de la puerta, dejándome atrás... Enferma de mi estómago, quiero correr hacia el baño y vomitar, pero lucho la sensación como lucho contra todo lo demás. No dejaré que Walker ni los recuerdos de mis padres ganen. Como la fuerza conquista de los débiles, conquistaré mis emociones. Y realmente, no es que la 73

deserción de Walker sea la primera en mi vida. Así que voy a hacer lo que mejor hago. Voy a borrar a Walker de mi vida. Voy a fingir que nunca pasó o existió, enterrando cualquier tipo de sentimiento y emoción tan profundo dentro de mí que mi corazón y cabeza olvidarán que existieron


en ningún momento. Y como el círculo vicioso en el que mi vida se ha convertido, encontraré a alguien más. Siempre lo hago. Tengo un objetivo en mente. Averiguar quién es el Sr. Rothschild. Me siento en mi cama, abro la computadora, y Googleo su nombre. Reviso los artículos escritos sobre él en revistas y periódicos como Time, The New Yorker, NYT y Forbes. Decir que él es rico sería, honestamente, un eufemismo. Se hace muy obvio que él podría, de hecho, permitirse fácilmente el collar que vimos y muchos más. Viene de dinero viejo de la Costa Dorada de Long Island, y ahora es el único superviviente y gobernante de un imperio mediático por miles de millones de dólares. Una vez que la verdad se asienta en mi mente que él es realmente tan rico como el rey Midas y tiene un toque de oro para arrancar, decido mirar fotos de él. Mis ojos casi se salen de sus órbitas. Hay imágenes de él besando más que algunas de mis actrices favoritas en la boca. Estaba casado y divorciado de un autor famoso, y una vez se había comprometido con un miembro de la alta sociedad con vínculos con la nobleza europea. Al parecer, a la edad de treinta años, ha estado casado y divorciado tres veces, además de innumerables números de peleas. No 74


tiene hijos. La palabra en la calle es que sufrió una ruptura muy mala cuando era joven, de la cual nunca se recuperó completamente. Hmm. Mientras me siento allí, mirando fijamente su imagen en la pantalla, no puedo creer mi suerte. ¿He conocido realmente a la gallina que puso huevos de oro? La imagen de los ojos azules de Walker y el veneno reflejado en ellos mientras me decía que era basura por mi mente, pero ya me duele menos de lo que hizo hace un par de horas. Ya parece un recuerdo lejano de mi pasado. Aquí está la cosa: Borro a la gente de mi vida. En el momento en que te conviertas en una responsabilidad, te descarto. Si tengo la sensación de que me harás daño, quitaré tu existencia de mi mente y mi corazón, dejando un lugar vacante entre tantos agujeros dentro de mí. Y soy buena en eso. Una vez que salgas de mi vida, nunca pensaré en ti. Pasaré página. Ni siquiera tendrás el placer de ser un recuerdo. Puedes llamarme cruel si quieres, pero la mejor manera de no


herirte y no tener el corazón roto, es fingir que careces de uno. Y a veces, yo lo creo. Casi. Así que mientras termino de prepararme para trabajar esta noche, borro a Walker de mi mente de una vez por todas. Es mejor de esta forma. Y decido darle una llamada al Sr. Lawrence Rothschild, ya que tengo tiempo de sobra antes de ir al restaurante. Llego a mi desechado bolso en el suelo, obtengo su tarjeta, y agarro mi teléfono. 75

Sentada en mí cama, pasando nerviosamente mis manos sobre mis polainas de cuero, espero a que él responda. Después de que su teléfono suena cuatro o cinco veces, estoy a punto de colgar cuando contesta. -"Hola", dice en esa voz suya. Agarro el teléfono más fuerte. -"Hola... um... vale... esto es tan raro, pero nos conocimos anoche en el Met. Me diste tu tarjeta. -"Ah... ¿te has cansado de ese chico con el que estabas?" -dice


burlonamente, sonando fresco y desapegado. "¿Cómo-? Sabes qué... no importa. No es importante. Estoy llamando porque quiero saber lo que querías decir exactamente cuando me diste tu tarjeta. -"Eso significa que estoy interesado". -"Sí, pero...” -"Pero nada. Puedo decir que eres una chica inteligente. ¿Por qué crees que un hombre de mi edad estaría interesado en ti?" Sonrío, los nervios finalmente dejando mi cuerpo. Sé cómo jugar este juego. -"Podría preguntarte lo mismo, sabes... ¿por qué una chica de mi edad estaría interesada en un hombre tú?" Se ríe a cambio. "Touché. Me parece que nos entendemos perfectamente entonces". Estoy en silencio por un segundo, mordiendo el interior de mi labio. -"Sí, creo que sí". -"Voy a volar a Hong Kong mañana por la mañana por negocios, pero debería estar de vuelta el próximo sábado. Encuéntrame para tomar 76


una copa y cenar. Podemos discutir, por falta de una palabra mejor, qué es exactamente lo que me interesa". -"¿Preguntas alguna vez? -"No. ¿Por qué molestarse?" Es mi turno para reír. Sacudo la cabeza y digo: "Pensaré en ello y te llamaré... o no". -"Tengo la sensación de que te gusta tener la última palabra, ¿no?" -"Blaire. Mi nombre es Blaire White. Y, sí, pero ¿quién no?" Él se ríe entre dientes. "Ah... la belleza tiene un nombre después de todo. Estaré aquí cuando y si estás lista". Se detiene un momento, contemplando sus próximas palabras. "Y espero que lo estés, Blaire. De verdad". Con la pelota de nuevo en mi corte, la última palabra es mía una vez más. "Ya veremos..." digo antes de colgar. Sin moverme, me siento en mi cama mientras espero que el latido de mi corazón se ralentice, y pienso. 77


Capítulo 08 "¿QUÉ PASA, CHICA?" ELLY PREGUNTA cuando me ve caminando hacia el bar. Antes de responder, me tomo un momento para ver a Elly pulir un vaso con una toalla blanca. Vestida con un vestido negro, con el pelo corto y castaño, secado hacia fuera, Elly me quita el aliento. Es curioso que las dos somos mejores amigos. Ella es la clase de chica que no necesita la aceptación de las personas para sentirse bien consigo misma, para conocer su propio valor. Mientras que yo... bueno, digamos que necesito recordatorios constantes. -"Um, no quieres saber". Me siento en un taburete negro, extiendo mis piernas cubiertas de cuero negro delante de mí y miro mis zapatos para evitar mirarla a los ojos. -"Oh, Blaire... ¿con quién crees que estás hablando aquí? ¡Hola! Soy tu mejor amiga y puedo decirte que me estás mintiendo". Me encojo de hombros y sigo admirando mis zapatos, inclinándolos en todos los ángulos posibles. -"Resulta que tenías razón acerca de


Walker". Levanto la vista y sonrío. -"Al parecer, ahora que su noviapronto para ser prometida-está regresando a la ciudad, ya no soy necesaria". Los ojos de Elly se ensanchan y su boca se abre. "¿Esperar? De ninguna jodida manera". 78

Aburrida con mis zapatos, levanto los ojos y miro mi reflejo en el espejo detrás de la barra. "Sí. ¿Cuáles fueron sus palabras? Déjame pensar... ¡Oh, lo tengo! Dijo que tipos como él no se establecen con chicas como yo, y entonces él procedió a decirme que soy simplemente basura bonita y que sin él no valgo nada". Elly pone el vaso que está limpiando en la barra antes de que haga su camino hacia mí. Una vez que está de pie junto a mí, envuelve un brazo alrededor de mis hombros como si estuviera tratando de protegerme del dolor. Su tacto es reconfortante, pero el gesto me hace temblar torpemente en mi asiento. Los hombres pueden coger mi boca, doblarme sobre una mesa, o hacer cualquier cosa que quieran con mi


cuerpo. No encuentro nada de eso tan incómodo e inquietante como el toque bondadoso de Elly. Lo culpo en los años que pasé sin el afecto de mis padres. O tal vez sólo soy fría de corazón. -"Que se vaya a la mierda. Es su pérdida", dice Elly. Inclino mi culo a un lado, saco mi lápiz labial rojo de mi bolsillo trasero y lo aplico. Miro como el color brillante llena mi boca, realzando la palidez de mi piel y la negrura de mi cabello. -"Lo que sea. Oficialmente es parte del pasado. Ya lo he dejado atrás". -"Pero...” -"Mira, supongo que si mi vida fuera una película, aquí es donde me quedaría en casa y lloraría durante semanas enteras porque se acaba de romper mi corazón por el hombre de mis sueños. Pero esa no soy yo, y eso no es lo que sucedió, Elly". Me vuelvo para mirarla, ambas miradas inquebrantables. "Salí con él, sí, pero no fue amor. Así que no 79

me voy a quedar sentada en mi apartamento enfurruñada mientras espero a que él cambie de opinión y me llame de vuelta. Y no voy a


esperar una disculpa porque eso no va a pasar tampoco". -"Lo entiendo, Blaire, pero no creo que seas tan indiferente como tú...” -"Está bien, en serio. De todos modos, ¿te suena familiar el nombre de Lawrence Rothschild?" -“Odio cuando cambias de tema así ", dice, mirándome. Extiendo una mano, ofreciéndole mi lápiz labial. "¿Lo hace?" Sacude la cabeza no, murmurando, "Adivino... otro imbécil. Justo lo que necesitas". La ignoro. A veces eso es más fácil que enfrentar la música o la realidad. Y la realidad puede ser una perra tan cruel. -"Nos conocimos anoche en la exposición. Él me dio su tarjeta, que me alegro de haber guardado, por cierto, ya que Walker terminó tirándome. Hice un acoso cyber, y resulta que es un sueño de la excavadora de oro hecho realidad. Le di una llamada antes de venir a trabajar". Omito la parte sobre tratos y dinero posible. Siempre tengo relaciones con los hombres que dejo secos porque no hago una sola noche. No estoy en él para el sexo; Estoy en él para los beneficios a largo plazo. Tengo la sensación de que lo que Lawrence ofrece será completamente diferente, y a Elly no le gustará un poco. 80


-"Blaire", dice cuidadosamente, como si estuviera midiendo sus palabras y mi reacción ante ellas, "No quiero ser ese amigo persistente, pero acabas de terminar las cosas con Walker". -"No, estás equivocada. Él terminó las cosas conmigo", me burlo. -"Lo que sea, y no tomes ese tono conmigo, señorita. Tu mierda no va a volar conmigo. Todo lo que estoy diciendo es que tal vez estás sufriendo un poco y estar con otro tipo no va a hacer que el dolor desaparezca. No dejes que otro hombre te use o te trate como mierda". -"Noticias, cariño, yo también los uso. Además, me he divertido con la mayoría de los chicos con los que he salido. He estado en París y Milán sólo para ir de compras. He follado a un tipo sin sentido en la cabina presidencial del Oriental Express mientras giraba por Asia. Estoy viviendo en un apartamento en Murray Hill de forma gratuita, siempre y cuando siga poniéndome de rodillas y abriendo la boca. Llámalo siendo utilizada, pero yo lo llamo ser elegante e ingeniosa. Todas mis relaciones son mutuamente beneficiosas. Confía en mí". -"Pero...”


No quiero mirar mi reflejo en el espejo, así que me levanto de la silla, sintiendo el leve golpeteo de mis talones cuando se conectan con el suelo. Mientras me muevo al lado de Elly, nos miramos fijamente, la resignación se refleja en sus ojos, o tal vez es tristeza. El deseo de llorar se apodera de mí, pero tan pronto como llega, soy capaz de controlar el ligero temblor de mis labios. Soy capaz de tragarme el nudo en la garganta y fingir que, durante un breve segundo, no fui tentada a perderme en la comodidad de su cálido abrazo mientras confesaba que 81

Walker me había hecho daño; Que necesito a mi mejor amiga ahora más que nunca. Sin embargo, la oportunidad viene y va, y como un tren de salida para el que estoy demasiado tarde, veo desaparecer la oportunidad en el horizonte. Sacudo la cabeza y me inclino, besando su mejilla. "¿Podemos dejarlo? Realmente no quiero hablar más de eso". Elly sacude su cabeza, haciendo que su cabello castaño corto cepille el contorno de su mandíbula. -"Bueno, sé tú habitual la-mierda-nomolesta-a-Blaire, pero si quieres hablar de ello o si necesitas llorar


mucho..." -"Yo no voy a hacerlo. Llevo mi máscara favorita de Chanel, y me gusta demasiado para desperdiciarla". Ella suspira. -"Oh, muchacha, ¿qué voy a hacer contigo?" -"Nada. Sólo ámame como te amo". Sonrío y agarro su mano, apretándola con fuerza. -"Gracias, Elly. Lo digo en serio. No tienes ni idea de lo mucho que esto significa para mí". Ella me aprieta la mano de vuelta. "Sólo ten presente que estoy aquí para ti, ¿de acuerdo?" Asiento con la cabeza. "Muy bien, pon tu trasero detrás de la barra antes de que te meta en problemas. Tengo que ir a hablar con Carl sobre el ordenador en la estación de bienvenida. Creo que Carla estropeó el programa porque algunas reservas no aparecen", le digo. Más tarde esa noche, cuando el restaurante está más ocupado, sonrío a las parejas que esperan para ser sentadas mientras que voy hacia la conversación con Elly en mi cabeza. No quiero explicarle por qué llamé a Lawrence porque significaría tener que admitir que Walker 82


realmente me lastimó. Que se las arregló para meterse bajo mi piel cuando menos lo esperaba y, al igual que el caballo de Troya, me mostró lo vulnerable que todavía soy rompiendo las paredes indestructibles que pensé que erigí. Me mostró que eran rompibles. Si soy honesta conmigo misma, me siento como una mierda, pero me aseguraré de que nunca vuelva a suceder. Soy Blaire White después de todo. No me revuelco. No lloro. Sigo adelante. Olvido. Descarto... o me descartan. Soy una sobreviviente. Soy fuerte. Siempre tendré la última palabra en lo que sucede en mi vida. He pasado por demasiado para no hacerlo. Y si eso significa quizás involucrarse con alguien que está realmente dispuesto a pagarme por


dormir con él a expensas de los sentimientos, que así sea. No me importa. 83

Capítulo 09 Estoy tendida en la cama tratando de averiguar qué hacer con mi día. No tengo nada que hacer hasta el trabajo más tarde esta noche, y mirando a mi ventilador de techo blanco, mientras me pregunto si las cuchillas en realidad podrían cortar mi cabeza no es que lo considere saludable o divertido. Sacudo mi cabeza, rechazando el pensamiento mórbido, y estiro mi cuerpo, bostezando. Minutos pasan en silencio donde los únicos sonidos que puedo oír son mi respiración constante y los ruidos que vienen de fuera de la ventana. Cojo mi viejo ejemplar de Persuasión, mi novela favorita, y trato de perderme en la historia de amor del Capitán Wentworth y su Anne Elliot. Pero hoy, ni siquiera la narración ingeniosa de Jane Austen lo hará. Estoy inquieta y no puedo concentrarme.


Poniendo el libro en mi mesa de noche, me levanto de la cama y me voy al baño a tomar una ducha. Tengo que moverme para poder evitar pensar en qué diablos estoy haciendo con mi vida y cuál es mi propósito de existir, aparte de exprimir a un hombre rico. Es bastante molesto porque tan fácil como es mentir a todos, es casi imposible mentir a uno mismo ya que en el fondo siempre sabemos si somos un fracaso o no. Y, oh, muchacho, no dudes que lo sé. 84

Decido pasar mi tiempo haciendo compras. Sí, eso es algo que no requiere mucho pensamiento, y no hay desgracia que un gran atuendo no vaya a resolver. Y si no lo hace, por lo menos me veré bien. Después me instalo en un bonito vestido color chocolate-marrón, en forma de babydoll bohemio con un patrón muy delicado de flor, y las botas de tobillo tipo mocasín, tomo una ducha y termino de prepararme. Pero a medida que aplico mi maquillaje, creo que tal vez no debería ir de compras ya que necesito hacer que el dinero de Walker dure hasta que


encuentre a alguien más. Supongo que una de las razones por las que he logrado permanecer libre de deudas durante tanto tiempo es porque sólo derroche cuando estoy saliendo con alguien que se encargará de la factura. Trato de evitar entrar en mi cuenta de ahorros personal. Pero entonces recuerdo a Lawrence... ****** Después de comprar una falda corta de cuero y una blusa color crema de seda con tuberías negras, dejo a Barneys. Estoy de pie afuera de la tienda, viendo a la gente pasar por mí o cruzar la calle, ajenos al mundo más allá de sus mentes, así que decido dar un paseo también. Termino sentada en la pared de la Fuente Bethesda en Central Park. Una vez que coloco mi bolsa de compras en el suelo, me inclino hacia adelante, mojando mis dedos en el agua fría y verdosa mientras 85

miro hacia el famoso Ángel de las Aguas. Hay alrededor de una docena de palomas diseminadas en sus alas y manos, pero sólo una sentada encima de la cabeza de la estatua. Se ve solo. Mis ojos siguen


entrenados en el pájaro hasta que vuela lejos, después exploro el área circundante protegida en árboles. El calor está subiendo. El aire es cálido y húmedo, casi opresivo, y el ligero brillo de sudor que cubre mi piel hace que el vestido que estoy usando se aferre a mi cuerpo. Estoy mirando a la joven pareja que está a mi derecha, cuando alguien se sienta a mi lado, su (de él) o su (de ella) pierna topando con la mía. Fuera de reflejo, miro a mi izquierda y encuentro a un niño de quizás cinco o seis años comiendo un pretzel salado. Se ve delicioso, y supongo que mi estómago está de acuerdo porque gruñe en voz alta en protesta. Consciente de sí mismo, envuelvo mis brazos alrededor de mi medio mientras me doy cuenta de que no he comido nada durante todo el día. El muchacho debe oír el sonido embarazoso porque se vuelve para mirarme, sonriendo dulcemente. Yo enrojezco -"Lo siento por eso". -"Está bien, mi vientre gruñe todo el tiempo. Mamá dice que como como un campeón porque estoy creciendo". Rompe un pedazo de pan pastoso y me lo entrega. "¿Quieres algo? Es realmente delicioso". Se me hace agua la boca mientras que miro el pedazo de pan en su mano, pero no quiero tomarlo. No hago carbohidratos. En absoluto. Es un colgajo que tengo, sobre todo porque si cierro los ojos y me 86


concentro lo suficiente, aún recuerdo haber sido burlada cruelmente de mi peso por Paige y sus amigas. Sacudo la cabeza ligeramente. -Gracias, pero no. -"Aquí. Te prometo que no haré que me compres otro". La forma en que el chico me está mirando, su mano sosteniendo el pretzel hacia mí, sus suaves ojos marrones expectantes, da tirones en mi corazón. ¿Cómo puedo decir que no? Busco el pan, sonriendo. -"Bien, tú ganas. Gracias". -"De nada". Sonríe de oreja a oreja antes de tomar otro bocado. Miro el pedazo de pan en mi mano. Oh, qué diablos. Después de dar un bocado, me dirijo al niño. -"Tenías razón. Es realmente delicioso". -“Sí, te lo dije. Mi nombre es Ollie por cierto". -“Encantada de conocerte, Ollie. Soy Blaire". Él sonríe. -"Podemos hablar ahora ya que nos conocemos, muñeca". Quiero reír pero de alguna manera tengo la sensación de que sería vergonzoso para el niño, así que no lo hago. -"Muñeca, ¿eh? ¿Alguien te


enseñó esa palabra?" -"Sí, obtengo mis habilidades de los mejores ", dice con orgullo, pero luego su nariz se arruga. -"Él no sabe que estaba escuchando su conversación con su mujerzuela. Se suponía que debía concentrarme en hacer mi tarea mientras miraban la televisión en la sala de estar” De acuerdo. Tengo que reír. -"¿Mujerzuela? ¿Dónde oíste esa palabra, Ollie? Espero que no la haya llamado así". -"¡Oh, no! He oído a mi madre usarlo". 87

-"¿Sabía ella que estabas escuchando?" Él se sonroja y mira a sus pies. "No...” Sonriendo, me doy cuenta de que no he disfrutado así en un tiempo muy largo. ¿Quién sabía que la inocencia sería tan dulce y divertida? Estoy a punto de tomar un segundo mordisco cuando me da la impresión de que está solo. Frunciendo el ceño, le pregunto: "Oye, ¿dónde está tu...?"


-"¡Ollie! ¡Ahí estás, amigo! ¡Te dije que me esperas con Frank!" Volteo en dirección a la voz. El sonido conmueve mi memoria, y cuando mis ojos aterrizan en el hombre dirigiéndose a Ollie, sé por qué. Conmocionada sin moverme, lo único que puedo hacer es mirarle fijamente, el mismo tipo de fuera del Met, mientras él también me echa un vistazo. Una expresión aturdida cruza su rostro besado por el sol que estoy bastante segura es igual que la mía. -"Hola", digo, de repente nerviosa. "¿Este lindo chico le pertenece?" Tan pronto como le pregunto, veo el parecido. Echando un vistazo entre ellos, me doy cuenta de que ambos tienen el mismo pelo de color ondulado de color café de grano con reflejos de oro natural bajo el sol. Los rizos de Ollie son largos e indómitos, pero el hombre que me mira con los ojos marrones claros más inusuales y sorprendentes, tiene el pelo corto, la parte superior más larga que los lados. Ambos tienen la misma nariz recta y elegante, pero la nariz del hombre está salpicada de pecas, lo que le da un aire juvenil. Es absolutamente impresionante. 88


Pone las manos en los bolsillos traseros de sus vaqueros y sonríe, haciendo que sus ojos se arruguen en las esquinas. -"Tal vez. ¿Ollie te ha estado molestando?". Su voz es ronca y profunda, me recuerda a los viejos actores de Hollywood. Miro hacia el sonriente muchacho mientras se acerca a mí. Sonrío y le guiño el ojo. -"De ningún modo. De hecho, él tuvo la amabilidad de compartir su pastelillo conmigo". -“Sí, fui un buen chico y compartí así como tú y mamá siempre me lo dicen", dice Ollie. -"Ese es mi chico", oigo decir al extraño. La idea de que podría estar casado es decepcionante, lo cual es totalmente ridículo porque ni siquiera conozco al tipo. Después de dar unos pasos, se sienta junto a Ollie. Mientras envuelve un brazo alrededor de los hombros de Ollie, su mano libre revuelve su cabello, haciendo que el niño ría. -"Me has dado un susto de miedo, amigo. Volví a buscar a Frank y te habías ido. Necesito escribirle a Frank y decirle que te encontré antes de que él


pierda su mierda. En serio, no puedes hacer eso de nuevo. Voy a tener que decirle a tu mamá y estoy bastante seguro de que me va a arrancar uno nueva". Los hombros de Ollie caen. -"Lo sé, tío Ronan. Lo siento. Me aburría escuchando a Frank hablando con su novia, así que me fui. Sólo quería sentarme aquí". ¿Tío Ronan? Hmm, me gusta. El hombre, que en realidad es mucho más guapo de lo que recuerdo, levanta los ojos, se encuentra con 89

los míos y sonríe. -"No puedo decir que te culpo, amigo. Pero no puedes volver a hacer eso. ¿Lo prometes?" -"Te lo prometo, tío Ronan". Me sonrojo y bajo la mirada al suelo, pero observo por el rabillo del ojo mientras se estrechan las manos. Con su atención ahora en Ollie, aprovecho la oportunidad para comprobarlo. El ligero color caramelo de su piel me hace saber que pasa mucho tiempo bajo el sol o al aire libre. La sombra negra sexy en su mandíbula cuadrada dice que no se afeitó


en un par de días, y los músculos en sus brazos, fuertes como el acero, muestran que le gusta trabajar. Me recuerda a un modelo para Gap— recostado, sexy, y oh tan genial con un toque de estrella de rock. No creo que haya visto a alguien parecer tan masculino y sexy como lo hace en una simple camiseta ajustada de color negro sin ser totalmente idiota. Continúo evaluándolo cuando su mirada se conecta con la mía de nuevo y él sonríe, casi como si supiera que lo he estado observando todo el tiempo. Adivina. Él me cogió mirando fijamente. Sonreí porque, en realidad, ¿qué más puedo hacer? -"Lo siento, estoy siendo grosero. Olvidé presentarme", dice. -"No te preocupes. Debes de haber sido tú quien enseñó a Ollie todas sus habilidades asesinas con las damas". Se pasa la mano por el pelo, gimiendo. "¿Incluso quiero saber?" Me encojo de hombros, disfrutando inmensamente. -"Oh, no sé... muñeca". 90


-"Parecía gustarle también. Empezó a hacer esos ruidos graciosos y le dijo que no se detuviera y siguiera adelante", añade Ollie con orgullo. Sonrío cuando escucho la maldición de Ronan en voz baja. Pobre tipo. Inclinándose hacia delante, coloca sus antebrazos en las piernas y se vuelve para mirar a Ollie y a mí, sus ojos bailando con regocijo y un leve rubor que cubre las crestas de sus mejillas. -"Me alegro de que ustedes dos estén pasando un buen rato a mi costa". -"Bueno... tu preguntaste, ¿verdad, Ollie?" Ollie hace un gesto con la cabeza vigorosamente, haciendo que sus rizos reboten. -"Sí". Ronan se ríe en voz alta, acercando a Ollie a él y mullendo su cabello castaño, haciéndole reír. Me hace sonreír también. "Pequeño pícaro. Se supone que debes estar de mi lado". -"Ella huele mejor que tú, tío, y es más bonita también". Sonrío -"Ves...chico inteligente". -"Jesús. ¿Cómo puedo competir contra eso?" -"No puedes ", digo, la risa incrustada en mi voz. "Soy Blaire por cierto". -"Blaire", dice, dejando que mi nombre ruede en su lengua. -"Te queda. Es muy bonito". -"Gracias". -"Bueno, Blaire... dime, ¿cómo está el tío en el tux?"-pregunta distraídamente, mirando al suelo mientras se pasa la mano por el cuello. 91


Aunque, por cierto, los músculos de sus brazos se tensan mientras espera mi respuesta, tengo la sensación de que le importa. -"Te gusta ir directamente al punto, ¿eh? Se ha ido". Ronan levanta la cabeza para mirarme a los ojos, todos los rastros de risa en su rostro reemplazados por algo sincero, algo tierno. "No puedo decir que siento oír eso". Quiero hablar, pero la forma en la que él me está mirando, casi como si realmente me ve, crea un completo caos dentro de mí, dejándome sin palabras. Su suave mirada marrón arruina cada pensamiento mío. Nuestros ojos permanecen conectados mientras una sonrisa dulce cruza sus labios antes de que hable una vez más, sólo jugando más con mi cabeza. Realmente, estoy tan ocupada observando la forma en que sus labios llenos y oh tan besables se mueven que me he perdido completamente lo que dijo. -"Lo siento, no te escuché", digo sin aliento. ¿Por qué mierda estoy sin aliento? Él deja que sus ojos vaguen por mi cara, deteniéndose en mis


labios. -"Pensé que nunca volvería a verte". -"Tío Ronan... Todavía tengo hambre. ¿Puedo tener un helado ahora?" Ollie interrumpe. Sus palabras, como un martillo, rompen el grueso ladrillo de tensión que nos rodeó hace un momento. Y no puedo decir que lo siento. Suspirando de alivio, por casualidad miro mi reloj, notando el tiempo. ¡Mierda! Son las cuatro y aún tengo que ir a casa y prepararme para el trabajo. 92

Me pongo de pie y estiro mis piernas rígidas después de estar sentada durante tanto tiempo, notando que la pareja que estaba a mi lado se han ido. En realidad, la multitud es completamente diferente de antes, y el calor también se siente menos sofocante, menos bochornoso. Es curioso cómo el tiempo parece volar cuando te la estás pasando bien. Después de recoger mi bolsa de compras casi olvidada del suelo, me vuelvo a mirar a Ollie y Ronan mientras me coloco una mecha de mi cabello tras la oreja.


-"Realmente lo siento pero tengo que irme. Tengo una cita en menos de dos horas, y todavía necesito coger un taxi. Fue un placer conocerte, Ollie y tío Ronan". Guiño a Ronan. Me sonríe torpemente, sacudiendo la cabeza. -"Tienes algo por alejarte de mí, ¿no?" Me muerdo el labio, mientras recuerdo esa noche. -"¿Y tú tienes algo por acechar, verdad? -"Tal vez lo haga... quizá no lo haga. Tal vez sea el destino el que juegue su mano". Él hace una pausa, sonriendo burlonamente hacia mí. "O tal vez sólo tengo algo por un paisaje agradable". Riendo en voz alta, golpeo su rodilla con mi bolsa. -"Eres malo". Tío Ronan...” Me río cuando nos interrumpe una vez más. Casi tengo la sensación de que lo está haciendo a propósito. -"¿Sí, Ollie?" Ronan pregunta sin romper contacto visual conmigo, diversión bailando en sus ojos. Ese pequeño muchacho está matando totalmente su juego y él lo sabe, y si pudiera decirlo, con bastante éxito. 93


-"¿Puedo hacerte una pregunta?" -pregunta Ollie. -"Claro". Miro mientras Ollie empuja su cuerpo más cerca de Ronan y le susurra algo en el oído. Ronan sacude la cabeza y me sonríe, pero se dirige a Ollie. -"No lo sé. ¿Por qué no le preguntas a ella?" Ollie pasa una mano a través de sus rizos largos, haciéndolos parecer más salvajes que antes. -"Me preguntaba si quiere venir a mi fiesta de cumpleaños mañana". Mi corazón salta. No voy a fiestas de cumpleaños. Las odio. Cuando el pánico comienza a subir dentro de mí, tengo que toser un par de veces para encontrar mi voz. "Oh, no-no-no... ah... No sé ... No puedo ... Estaría invadiendo un evento familiar. Simplemente no podría. Sin embargo, gracias por preguntar, Ollie. Eso es muy dulce de tu parte". Ollie sacude la cabeza. -"¡No! A mi madre no le importará, ¿verdad, tío Ronan?" Ronan golpea a Ollie en la espalda. -"No, cuanto más mejor. Vamos, no rompas el corazón del chico. Estará bien”. Se vuelve para mirar a Ollie.


-“¿Verdad, amigo?" -"Sí. No me rompas el corazón", repite humildemente. -"Ustedes dos son problemas, ¿lo saben?" Dije mientras dos pares de ojos marrones me miraban fijamente, esperando mi respuesta. -"Pero de la mejor clase. ¿No estás de acuerdo, Ollie? " Ollie sonríe, sus hoyuelos de bebé apareciendo. -"Sí". -"No lo sé, Ollie. Nos acabamos de conocer. Estoy segura de que tu mamá va a tener algo que decir sobre invitar a extraños del parque", 94

digo, aunque una parte de mí ya sabe que voy a ir. Quiero decir, ¿cómo puedo negarle a un niño que me pide que celebre con él cuando sé lo que es querer a alguien contigo en tu cumpleaños pero no tener a nadie? -"Oh, por favor, por favor, ven a mi fiesta de cumpleaños. Va a haber pastel de helado, perritos calientes, hamburguesas y maíz con mucha mantequilla. Y puedes traerme un regalo. ¡Y no somos extraños! Compartimos un pastelillo y tú conoces a mi tío Ronan. Y ya me gustas más que la otra mujerzuela de mi tío".


En esto, los ojos de Ronan parecen que saldrán de sus órbitas. "¿Quién te enseñó esa palabra?" Gruñe con enojo. -"No importa, estoy bastante seguro de que fue tu mamá. Hablaremos de eso más tarde". No queriendo hacer que Ollie se vea en más problemas, exclamo: -"Está bien, voy a ir". Ollie sonríe con satisfacción, su expresión castigada desde hace un momento se evaporó en el aire. "Yo sabía que lo harías, yo sabía que vendrías". Intercambiamos números y escribo los detalles de su fiesta en mi teléfono (Ronan, el chivato, se aprovechó totalmente de la situación al guardar la mía en su celular). Mientras me alejo, Ollie se acerca a mí, se pone de puntillas y susurra en mi oído: -“Creo que a mi tío le gustas, señorita Blaire”. Con la lengua enredada y sonrojada, me vuelvo a robar una última mirada a Ronan y descubro que me está mirando. Cuando nuestros ojos se conectan, el gilipollas tiene la audacia de guiñarme un ojo antes de 95


que rompa en una de esas sonrisas hipnóticas de él -y como un eclipseno puedo apartar la vista. No es hasta que estoy en un taxi en mi camino a casa que me doy cuenta que no recuerdo comprobar la marca de su reloj. No creo que hubiera importado de todos modos. 96

Capítulo 10 NO SOY CONSCIENTE DE MUCHO más que de lo nerviosa que estoy mientras subo al metro a Brooklyn. Distraído, me metí en el tren equivocado un par de veces y se me ha hecho terriblemente tarde. Así que ahora, encima de todo, estoy inquieto porque estoy retrasado. Elegantemente tarde por la ventana veo otro tren cruzar. ¿Por qué, oh por qué, dejé que ese niño me convenciera de ir a su fiesta de cumpleaños? Me doy cuenta de que una parte de mí quiere ir y pasar tiempo con él y Ronan. Ronan. Sólo pensar en su nombre me hace querer sonreír.


Hay tantas banderas rojas en este escenario, pero ¿sería horrible si las ignoro una vez y me divierto por un par de horas? No es como si algo pasara entre nosotros. Vivo en un apartamento que apenas me puedo permitir, me cobraron una gran juerga de compras en mi tarjeta de crédito antes de que Walker rompiera conmigo, y mi trabajo es de anfitriona. Tengo suficiente dinero en mi cuenta de ahorros para durar un rato, pero no si quisiera seguir mi estilo de vida. Tocando mi pie en el suelo, tomo mi celular y texteo a Elly. B: No vas a creer a dónde voy. 97

No pasa un minuto antes de que Elly me conteste. E: ¿China? B: ¡Ha! Se siente como allí. Voy a Brooklyn... a una fiesta de cumpleaños de niños. E: ? B: Larga historia corta. Conocí a un niño lindo en el


parque. Compartimos un pretzel. Conocí a su tío más lindo, que como que ya lo conozco. Me invitaron. No podía decir que no. E: Aww. Blaire tiene un corazón. ♥ ¿De qué tan lindo estamos hablando aquí? PD: No puedo creer que hayas comido un pretzel. El tipo debe ser muy lindo. Yo sonrío. B: El chico era muy lindo. Pero el tío es delicioso. Tanto es así que hasta mi vagina quería suspirar. Imagina un modelo de Gap con una pizca de estrella de


rock. E: Mierda. No es justo. La música es mi poder superior, no el tuyo. B: La música hace que tu ropa se caiga. 98

E: Historia verdadera. ¿Estás segura de que el tío no es la verdadera razón por la que estás saliendo de tu zona de confort y va a esta “fiesta”? B: No puedo negar que es un bono, sexy barba y todo. E: Ha. Lo sabía. ¿Estás bien? B: En realidad no. Estoy enloqueciendo. He cambiado mi ropa como diez veces y terminé eligiendo el vestido de verano más seguro y soso que poseo. ¿Recuerdas el vestido de ojal blanco con la cintura de imperio? Sí. Ese. Gag. (Simula vomito) E: ¡Me encanta ese vestido! Te ves muy linda. Y


estarás bien, Blaire, solo sé tú misma. B: ¿Una perra egoísta? E: Nah. La perra egoísta no estaría de camino a Brooklyn a la fiesta de un chico. Sólo sé Blaire, esa


que tanto intentas esconder. B: Continuará... LOL. (siglas de lots of laughs: mucha risa, en ingles original) E: ¡Estarás bien! De acuerdo, tengo que irme. Estoy almorzando con este muy lindo guitarrista que conocí anoche y lo estoy ignorando por ti. Te amo. B: ¿Almuerzo? Sí claro. No te ahogues ☺ 99

E: Pssh. Nunca. Yo trago. Después de poner mi celular lejos en mi morral de cuero marrón, cruzo mis piernas y mi piel desnuda se desliza sobre el asiento de plástico. Luego me envuelvo en el capullo protector de mis brazos, reclino mi cabeza en el cristal de la ventana fría y miro hacia delante mientras salimos de la ciudad y nos dirigimos a Brooklyn. Veo cómo la vista cambia de negrura subterránea a un claro cielo de la mañana, edificios y nubes algodonosas reemplazando los azulejos del metro y


carteles desgastados. Me digo a mi misma que deje de sobre analizar todo y simplemente disfrute del día. ****** Estoy parada afuera de una casa pequeña con un frente de ladrillo y tejas color cáscara de huevo que adornan el tejado mientras que miro el taxi gitano que estoy bastante segura que casi me saca del camino. Me encojo de hombros y me vuelvo a mirar Puerta de madera blanca, mis ojos aterrizan en el número cuatro dorado situado debajo de la mirilla. Estoy a punto de llamar a la puerta cuando alguien la abre. Con mi mano todavía colgando en el aire, veo como una mujer mayor, tal vez de sesenta años, me sonríe amablemente. 100

-“Debes ser Blaire. Ronan no estaba exagerando cuando te describió. Eres hermosa. Soy Allison, la abuela de Ronan y la abuela de Ollie. De todos modos, entra. Los muchachos te han estado esperando”. -"¿Los muchachos?"


Ella mira hacia atrás y sonríe maliciosamente, recordándome Ronan. -“Sí, los muchachos. Uno más que el otro”. Me sonrojo, conjeturando la identidad de ambos muchachos. -"Lo siento mucho por llegar tan tarde. Me metí en el tren equivocado, sólo me di cuenta después de que se estaba moviendo y tuve que volver y cambiar de trenes." Hago una pausa para tomar un aliento calmante. -"Nunca estoy tan distraída. Yo…-" -"Oh, querida, no te disculpes. Sabes lo que dicen... mejor tarde que nunca, ¿verdad? De todos modos, sígueme. La fiesta está en el patio trasero”. -"Gracias", le digo en voz baja, ya me gusta la mujer de pelo plateado, pero incluso sus buenos ojos no me calman los nervios. Me siento como que voy a estar enferma con cada paso que tomo que me trae más cerca de todos los sonidos y risas bulliciosas y de él. 101


Pasamos por un desvanecido pero cómodo sofá verde y un sillón, una desgastada mesa de comedor con una pieza central hecha de falsas flores silvestres, y una cocina aún más pequeña con una estufa anticuada y nevera. Al mirar en mi entorno, me doy cuenta de lo diferentes que son nuestros estilos de vida. No es que haya algo malo con lo que veo, pero no es a lo que estoy acostumbrada. Tan pronto como ella abre la puerta trasera, el aire caliente del verano nos dispara en la cara y todo el mundo se vuelve para mirarnos, en silencio. Con palmas sudorosas y una boca seca, levanto mi barbilla fingiendo que todas las miradas y el silencio no me molestan ni un poco, pero el golpeteo en mi pecho no me dejará engañarme. Estoy incómoda y nerviosa debajo de mi costosa armadura. Ningún tacón Gucci ha sido conocido por matar a un dragón, después de todo. Estoy a punto de preguntarle a Allison por el paradero de Ollie, cuando siento que Ronan está a mi lado antes de verlo. Sin pedir mi permiso, toma mi mano posesivamente en la suya, como si fuera suya, y la aprieta una vez. No dice ni una palabra, y no creo que sea necesario. Su toque cálido es todo el apoyo que necesito. Levanto los ojos para encontrarme con los suyos y lo veo sonreír tranquilamente. Es una dulce sonrisa que suaviza su rostro, haciéndolo parecer más hermoso de lo que recordaba. Una sonrisa que me hace 102


querer volar en el cielo porque ningún hombre me ha sonreído de esa manera. -"Viniste." Sin ánimos, noto que mis manos tiemblan un poco. Podría ser debido a los nervios, o quizás es porque la mirada de Ronan lame cada centímetro de mí mientras que viaja abajo por mi cuerpo comprobándome descaradamente. No importa. Cualquiera que sea la razón, no cambia el hecho de que Ronan tiene una forma de desmoronar mi compostura. -"Por supuesto que lo hice. Dije que lo haría, ¿no?” Allison tose, recordándonos que no estamos solos. -"Ronan, muéstrale a Blaire y preséntala a la familia. Voy a ir a buscar a tu hermana y dejar que Ollie sepa que ella ha llegado. Aquí, déjame tomar eso por ti," ella dice, señalando la bolsa de plástico en mi mano que sostiene el regalo de Ollie. -"No sabía qué traerle... había tantos juguetes y diferentes colecciones, así que le dí todo el juego de Teenage Mutant Ninja Turtles.


Recuerdo haber visto ese espectáculo cuando niña y disfrutarlo, así que pensé que él también podría. De todos modos, el recibo del regalo está allí en caso de que quiera cambiarlo”. 103

Ella palmea mi hombro suavemente. –“No te preocupes, cariño. Le encantará ", me dice antes de volverse para mirar a Ronan y dirigiéndose a él. -“Y te comportas, Ronan”. Miramos mientras baja por las escaleras de madera del porche hacia una mesa de plástico verde llena de regalos. La mesa al lado está cubierta de todo tipo de comida incluyendo ensalada de macarrones, ensalada de col y ensalada de patatas. Por el rabillo del ojo, me doy cuenta de que la gente ha reanudado sus conversaciones y no está mirando más. Cuando el alivio recorre mi cuerpo, me vuelvo para mirar a Ronan, y sus ojos ya están sobre mí, observándome de cerca. -"Balbuceas cuando estás nerviosa, ¿no?" Gemí y cerré los ojos con frustración. –“Sí, y lo odio”. -“No, no... es lindo. Encantador, en realidad.


-“Dices eso ahora. Te lo preguntaré otra vez al final de la fiesta”. El silencio llena el espacio que nos rodea mientras nos miramos el uno al otro, nuestras sonrisas se desvanecen lentamente. -"Hoy te ves hermosa", dice con voz ronca. -"Gracias," murmuro. Levanta una mano y toca mi mejilla sonrojada, el contacto es electrizante. - "¿Por qué te sonrojas?", Me río. ¿Realmente necesita preguntar? 104

–“No me digas que no estás acostumbrada a elogios porque no lo creo”. Levanto una mano y cubro la suya con la mía, pero no la retiro. No estoy lista para perder el calor de su toque. -"No, no es eso. Es sólo la forma en que me estás mirando. No puedo explicarlo sin sonar raro”. -"Tal vez pueda explicártelo..." El espacio entre nosotros se convierte en un campo magnético en


el que la intensidad intensa de su mirada me atrae, incapacitándome de todo pensamiento y movimiento coherente. - "Cuando yo te veo, veo algo que realmente quiero. Algo que necesito." Todo lo que puedo hacer es asentir, soltando el aliento que no sabía que estaba sosteniendo hasta ahora. Los ojos de Ronan se arrugan en las esquinas, la diversión les hace brillar. Él sabe totalmente que ha llegado a mí. –“¿Qué tal suena eso como explicación?” -"Bien." Trago con fuerza, mi corazón latiendo más rápido. "Muy bien." Él sonríe con ganas. Me alegro de que hayas venido, Blaire. -"Yo también." 105

-“¡Eh, Ronan! ¡Déjate de babeo sobre la pobre muchacha y ayúdame a que salga la parrilla! “Grita un hombre. Todo el mundo se ríe a nuestro alrededor, lo que me hace sonrojar


aún más. Me guiña el ojo antes de soltar mi mano. -"Bien, bien. ¡No agarres tus bragas en un manojo! Ya voy. Todos, conozcan a Blaire, mi futura esposa." Estoy sonriendo a todos pero cuando mi mente registra sus últimas palabras, empiezo a toser incesantemente. ¿Qué demonios? Golpeándome en el hombro, oigo a Ronan preguntarme cerca de mi oreja, - "¿Demasiado pronto?" -"Um, ¿sí? Ni siquiera nos hemos besado. -"Oh, ¿eso es una invitación?" Le golpeo en el hombro. "¡Por supuesto no!" -“¿Pero quieres que lo haga?” -"¡No! Quiero decir sí. Grr... No lo sé. " Aprieto los ojos cerrados porque ya ni siquiera sé lo que estoy diciendo. Pone una mano en la curva de mi cadera. Su tacto es tierno pero posesivo. 106


-“Eso es lo suficientemente bueno por ahora. Y para que lo sepas, no te voy a dejar alejar de mí esta vez. Sin perros, sin estúpidos, sin citas. Hoy eres mía”. No quiero sonreír porque si lo hago tendré que reconocer cuánto me gusta el sonido de eso, pero termino haciéndolo de todos modos. Mi cuerpo parece estar en desacuerdo con mi cerebro, la puta. - "¿Oh enserio?" -"¡Ronan! ¡Estamos muriendo de hambre aquí! "Grita alguien antes de que él tenga la oportunidad de responder. Se inclina, agarrando mi cadera suavemente, y susurra en mi oído, -"Nada como ser bloqueado de polla por tu propia familia, ¿eh?" Mientras lo veo correr por las mismas escaleras de madera para finalmente unirse a su familia, levanto una mano para trazar mis labios y darme cuenta de que estoy sonriendo. Y esto es cuando las mariposas entran en acción. Mierda. Estoy jodida. 107


Capítulo 11 -“TOMA, USA ESTO” RONAN ME DA algunas toallas de papel para secar mi piel. Estábamos a punto de terminar con el almuerzo cuando los cielos se abrieron, y comenzó a llover de la nada. Entre todos nosotros, apenas tuvimos tiempo para llevar el resto de la comida dentro antes de que se arruinara con la lluvia. -"Gracias". Empecé a darme una palmadita seca, consciente de la forma en que Ronan me está mirando. Ha sido así todo el día. Miradas furtivas aquí y allá, sonrisas que parecen ser para sí mismo, toques inocentes que arden más brillantes que el mejor de los juegos previos al sexo. La tensión sigue aumentando, y la innegable atracción se hace más dulce cada segundo que pasa. Realmente, es difícil concentrarse cuando lo miro, imaginando lo que sentiría su rastrojo entre mis muslos... esos labios llenos... qué suaves parecen... Dios, este hombre me está poniendo caliente. Sacudo la cabeza y descarto esos pensamientos irrelevantes porque no sucederán, no lo permitiré.


Estoy trabajando en mi cuello, inclinándolo ligeramente para ponerse bajo mi barbilla, cuando Brian, el primo de Ronan, un coqueto encantador, se acerca a mí y envuelve un brazo alrededor de mis hombros. 108

-“Bueno, Blaire, ¿qué te parece si te deshaces del imbécil de Ronan y te enseño lo que es un buen momento?” -"¿Oh, sí?" Pregunto con broma. El lindo chico, que probablemente no tiene más de dieciocho años, ha estado bromeando conmigo todo el día, haciéndome reír cada vez. Lamentablemente, no creo que Ronan lo haya encontrado tan divertido como yo. -"Sí, señora. Del mejor tipo”. -“Brian, retrocede” -responde Ronan con una expresión peligrosa en su voz. -“Oh, paren ya ustedes dos” -dice Jackie, la hermana de Ronan y la madre de Ollie, mientras ella pasa junto a ellos, golpeando ambos en la parte de atrás de sus cabezas. Riendo, veo a la joven con la misma


coloración que Ronan y su hijo se vuelven en mi dirección y giran sus ojos mientras ella murmura: “Muchachos. Blaire, si estás cansada de la testosterona furiosa en la habitación, eres más que bienvenida a venir a la cocina conmigo y pasar el rato hasta que llegue el momento de sacar el pastel”. Me detengo un segundo, considerando si debo hacerlo. Hasta este momento, no ha sido tan malo porque Ronan siempre se ha asegurado de permanecer cerca de mí. No necesariamente a mi lado, sino en el mismo grupo. Su familia también ha salido de su camino para hacerme sentir bienvenida, casi como si ya soy uno de ellos. Pero esto es completamente diferente. Esto significa que voy a tener que hablar con 109

su hermana sin ningún tipo de amortiguador, y no estoy segura de que quiero arriesgarme a que ella no me quiera. Cuando me senté por primera vez a comer, no estaba segura de qué hacer con todas las interacciones. Estas personas parecen genuinamente como el uno al otro y parecen ser una familia muy unida,


que no es nada como la mía. Crecí en una casa estaba siempre tranquila y vacía, especialmente durante los cumpleaños. Habría regalos, pero eso era todo. No hay risa. No hay abrazos. Nada. Un Ronan guapo y relajado estaba en la parrilla con una cerveza en la mano con su abuelo y su pervertido, pero dulce tío que continuamente se burlaba de mí. Vi a Ollie y sus primos reír y jugar con pistolas de agua. Y me llené de miedo. No quería moverme, ni hablar, temerosa de que a todas esas personas encantadoras les desagradara yo -rehuyeran- como tantos lo habían hecho antes. Porque, por primera vez desde que pude recordar, realmente me importó lo que pensaban sobre mí. Yo quería que ellos me quisieran tanto como me gustaron, incluso si nunca los volviera a ver. Por un corto día, quería saber lo que se sentía de ser parte de una familia como la de Ronan, donde el amor parecía ser el pegamento que los mantenía unidos. 110


Mientras miro el color familiar de sus buenos ojos, mi instinto me dice que lo haga.- "Por supuesto." Después de que ella me pide que me siente, miro como saca el pastel de vainilla dulce delicioso, sus manos ágiles y seguras. Parece que lo ha hecho muchas veces antes. -"He estado pensando en agradecerte por lo que hiciste de nuevo en el parque. Ronan me dijo que Ollie se alejó de Frank y que lo encontró sentado contigo. No tienes idea de cuánto lo aprecio”. -“Oh, no tienes que darme las gracias. No hice nada más que hablar con Ollie. Al principio ni siquiera me pasó por la cabeza que estaba solo, pero una vez que lo hizo, parecía un poco extraño. Estaba a punto de preguntarle si estaba con alguien cuando Ronan lo encontró. Parecía muy preocupado”. -“Sí, es mejor que estuviera preocupado. Gracias a Dios Ollie no vaga demasiado lejos. Todavía siento escalofríos pensando en ello. De todos modos, me alegro de que hayas venido, Blaire. Mis dos hijos parecen estar muy contentos de que estés aquí”.


Nerviosa, tomo una servilleta de repuesto tumbada sobre la mesa y comienzo a trazar el rostro de Thor. -"Estoy feliz de estar aquí." Tomo una respiración profunda, agregando, -"Es una gran fiesta. Tienes una familia encantadora”. 111

-"Gracias. Entonces cuéntame un poco sobre tú. ¿Vas a la escuela, trabajas? ", Pregunta, sus ojos brevemente aterrizando en mis costosos zapatos. "Bonitos zapatos, por cierto." Toso, tratando de aclararme la garganta. -"Gracias. Um... no hay escuela, solo trabajo. Soy una anfitriona de Homme”. -“He oído hablar de ese restaurante. Lugar de lujo. " -“Sí, está bien”. Ella coloca la espátula abajo, pero no antes de que me ofrezca un poco de dulce. Sacudo la cabeza no, pero observa cómo se ayuda a sí misma. -"Yum. Esto es algo bueno. Te lo estás perdiendo, Blaire. De todos modos, tengo una encantadora familia. Tengo tanta suerte de tenerlos. Como probablemente has adivinado, soy madre soltera.


Cuando tenía dieciocho años, conocí a este tipo mayor, ya sabes, en la universidad y viví en la ciudad." Ella sonríe con sequedad. Me deje llevar por la atención que me dio, los buenos restaurantes, las confesiones amorosas... pensé que lo amaba. Sin embargo, después de un par de meses más tarde y yo estaba embarazada y sola. Le dije que estaba embarazada y me dejó, me dijo que probablemente no era su hijo. No sabía qué hacer. Nuestros padres murieron en un accidente de coche cuando éramos pequeños, así que no podía hablar con mi mamá. Terminé sincerándome con Nana y papá. Larga historia corta, sin su apoyo y Ronan, no sé dónde estaríamos Ollie y yo ahora." 112

-"Siento mucho escuchar eso", le digo, realmente emocionado por su historia. Ella se encoge de hombros, haciendo deslizar la correa azul de su vestido por su hombro. -"Oh, no lo hagas. He aprendido mi lección. Pero debes estar preguntándote por qué te estoy diciendo esto. Llámame mama osa, o tal vez estoy sólo siendo sobreprotectora, pero, Blaire, y


me refiero a esto sin falta de respeto…-" -“Cada vez que alguien comienza una frase diciendo que no quieren faltarte el respeto es porque están a punto de insultarte, ¿no crees?, Sólo se disculpan de antemano. Es lo que yo llamaría una bofetada con guantes en la cara, ¿no crees? " Ella ríe. -"Me gustas. Eres muy graciosa”. -"Sólo soy honesta." -“Bien, pero de vuelta a lo que estaba diciendo antes. Me gustas. Hay algo en ti que no me molesta como las otras chicas con las que ha salido mi hermano. “Ella levanta la mano, deteniéndome de responder."No es que ustedes estén saliendo, lo sé, pero ya puedo decir que mi hermano parece estar más en ti que cualquier otra con que lo haya visto. No ha dejado de sonreír desde que llegaste aquí. Supongo que lo que estoy tratando de decir es que si estás pasando tu tiempo con mi hermano hasta que el siguiente tipo con un Benz aparezca, finaliza ahora antes de que comience. Conozco a mi hermanito. Cuando ama, ama con todo lo que tiene, con todo lo que es. Basta con mirarlo y ver cuando 113


está con Ollie. Mi hermano trata a mi hijo mejor que algunos padres tratan a sus propios hijos. No es mi lugar decir nada más, pero ese hombre ha dejado mucho por Ollie y por mí, y es justo que yo lo cuide. Protegerlo. Incluso si viene a costa de sonar como una lunática y asustándote antes de que algo haya pasado”. Bajo la mirada y noto los restos desmenuzados de la servilleta en mi regazo. ¿Hice yo eso? -"No... sólo estás cuidando de tu hermano, lo cual entiendo totalmente." -"Correcto." Alzando mi mirada de nuevo, la miro a los ojos. -"No sé lo que quieres que diga...” "Nada. No hay nada que decir, solo mucho que pensar”. ********* El momento más incómodo de la noche es cuando Ollie viene corriendo hacia mí, me agarra la mano, y me guía de vuelta a la mesa donde todos están reunidos. -“¿Puedo sentarme en tu regazo?”


Sé lo que viene cuando veo a Brian apagando las luces y el resplandor de las velas que vienen de la cocina. Esta es la parte más difícil para mí y una de las razones principales por las que evito las fiestas de cumpleaños. 114

Los pasteles combinados con la jodida canción de feliz cumpleaños. Una canción que no puedo cantar sin sentir un nudo apretado en la parte posterior de mi garganta, sin que las lágrimas me quemen los ojos, sin que me ahogue durante el primer verso. Quiero decir que no a Ollie. Quiero levantarme, dar media vuelta y salir por la puerta, sin mirar atrás. Quiero huir de los recuerdos de una chica solitaria en su sexto, séptimo, octavo cumpleaños-la lista sigue- sin un puto pastel porque sus padres olvidaron qué día era. O, quiero huir de los recuerdos de los niños haciendo un punto para excluirme, no me invitan a sus fiestas y luego hablar de ello frente a mí. Pero yo no hago ninguna de esas cosas. Lucho contra esos recuerdos dolorosos como lucho contra todo lo demás.


-"Claro, Ollie", digo, notando lo tranquilo que sueno cuando todo dentro de mi está en un tumulto total. Ollie se sienta en mi regazo mientras la habitación se oscurece y todos se reúnen alrededor de nosotros, listos para cantar. Estoy poniendo mis manos sobre los hombros de Ollie cuando Ronan se inclina cerca de mi oído, su aliento caliente golpeando mi piel, -"No te muevas. Quiero tomar una foto tuya ", susurra, besándome suavemente bajo mi oído. Antes de que tenga la oportunidad de responder o reaccionar, mis sentidos confundidos con el fantasma de sus labios en mi piel, veo el cegador flash de una cámara. Y entonces todo sucede a la vez. La gente 115

que me rodea empieza a cantar esa canción mientras Ollie se aferra a mi mano, su pequeño cuerpo tenso de excitación, o tal vez es mi propio cuerpo tenso de temor. En un aturdimiento, miro hacia arriba y veo a todos cantando a él con sonrisas en sus caras Y el amor reflejado en sus ojos con el pastel que se coloca delante


de nosotros. Miro entre las velas que bailan en la oscuridad, a la sonrisa sincera y pura de Ollie, a los que nos rodean, e intento tomar todo adentro. Una mundana escena para aquellos que están acostumbrados a ella, pero no para mí. Mientras me siento allí rodeada por tanto, sintiendo tanto, tengo miedo de moverme y despertarme solo para darme cuenta de que he estado soñando todo el tiempo. Me temo que abriré los ojos y todo el mundo se habrá ido y que seguiré siendo esa niña que llora para dormir. Pero una sensación agradable recubre mi cuerpo-mi alma-me doy cuenta de que esto es real. Que no estoy soñando. Pero este momento no es mío. Esta maravillosa experiencia no me pertenece. Es prestado, como todo lo demás en mi vida. Rechazo el pensamiento tan rápido como viene. No hay espacio para la realidad. No hay lugar para verdades tristísimas. Me he dado un día para disfrutar sin tener que preocuparme por lo que traerá el mañana sin tener que hacer un acto. Así que me uno en el coro, sin importarle que mis ojos estén borrosos por las lágrimas, o que apenas pueda cantar sin ahogarme. 116


Por una vez, hay felicidad a mí alrededor y no estoy sola. Después de que Ollie sopla las velas, Brian vuelve a encender las luces, y mi mirada aterriza inmediatamente en Ronan como si hubiera conocido su ubicación desde el principio. Los sonidos se ahogan lentamente en mis oídos, los miembros de su familia olvidados mientras nos miramos el uno al otro. Yo sonrío. Él sonríe. Y ahora eso es todo lo que importa 117


Capítulo 12 LA TENSIÓN LLENA EL AIRE, SU CUERPO tan cerca del mío, puedo sentir el calor que irradia de él, nuestras piernas se rozan mientras viajamos en el tren de regreso a la ciudad. Con mi mano encerrada en la suya, mi cabeza se reclinó sobre su hombro y su delicioso olor a maderas girando alrededor de nosotros, estoy feliz. Contenta. Me siento a salvo. Ni siquiera me molesta el hecho de que es cerca de la medianoche y estamos solos en un tren vacío. -"Muchas gracias por invitarme a la fiesta de cumpleaños de Ollie, Ronan. No puedo decirte la última vez que lo pasé tan bien. Fue"- me detengo a tragar, mi garganta de repente contraída "muy especial para mí". -"Agradécele a Ollie, fue el quien lo hizo. No tuve nada que ver con eso”. Miro hacia arriba y levanto una ceja con escepticismo, lo que le hace reír a cambio. -"Sí claro. Sigue diciéndote eso si te hace dormir mejor, amigo. Pero con toda seriedad... fue una fiesta encantadora. La


mirada en la cara de Ollie cuando abrió todos sus regalos no tenía precio, y probablemente mi parte favorita de la noche. Parecía muy feliz”. Aparto mi mirada lejos de él y miro delante de mí, viendo las luces de los edificios iluminar el horizonte de la ciudad. No sé si es la magia 118

del día o su presencia intoxicante, pero de repente me encuentro compartiendo recuerdos dolorosos que pensé que había olvidado hace mucho tiempo."Cuando tenía unos siete u ocho años, estaba obsesionada con este reloj Hello Kitty que había visto una vez en una chica en el parque. Estaba allí con sus padres, y parecía muy feliz. Recuerdo verlos jugar al escondite y escuchar su risa en el aire. De todos modos, supongo que en mi mente joven y muy confundida, pensé que si tuviera su reloj, tendría un poco de lo que tenía. Tal vez, yo también sería feliz. Le supliqué a mi mamá. Llore por ello. Yo era hija única para que puedas imaginar lo melodramática que era. Mi cumpleaños llegó, pasó la Navidad, y ella nunca lo consiguió para mí. Pensaba que Hello Kitty era infantil y una


distracción. Yo estaba aplastada, así que ver la cara de Ollie cuando él consiguió todo que él deseó significó mucho para mí. Me hizo sentir esperanzada, ¿sabes? Como si el mundo no te succionara por completo”. Él apretó su agarre alrededor de mí, su toque reconfortante. Me vuelvo hacia él. –“No digas nada. No te lo dije, así te compadeces de mí. Yo sólo," me encogí de hombros "supongo que todavía estoy pensando en ello. Eso es todo. De todos modos, ustedes dos son muy cercanos, ¿verdad? " Ronan me mira fijamente por un momento, mirando como si quisiera seguir hablando de mí, pero supongo que se da cuenta de que he terminado con el tema porque sigue mi ejemplo.- "Sí lo somos. Es mi 119

pequeño hombre, siempre me ayuda con las damas." Su tono es juguetón, pero el orgullo que brilla en sus ojos cuenta una historia diferente. Puedo decir que Ronan ama a Ollie como si fuera suyo. Le golpeo el hombro. -"Imbécil."


Me besa la frente suavemente. -"Oye, no odies al jugador, odia el juego. Además, me consiguió una cita con la cosa más linda que he visto”. -“¿No me digas?” -"Sí. Ella tiene esta boca sexy, un cuerpo para volver a un hombre salvaje. Y cuando te mira con esos malditos ojos azules casi perfectos, te olvidas cómo respirar”. -"Oh, Dios mío, no tienes vergüenza." Sacudo la cabeza pero sonrío a pesar de todo. Se ve muy contento consigo mismo mientras sonríe satisfecho, con los ojos arrugados en las esquinas. –“No, al menos no cuando se trata de ti”. Sé que me estoy sonrojando, pero no puedo evitarlo. Mi cuerpo ama el cumplido. Traidor. - "Bonita cámara, por cierto, Casanova", señalo el caso negro junto a él mientras trataba de ignorar el calor disparando mi brazo Cuando su pulgar roza ligeramente mi palma. –“La he visto en la casa”. 120


-"Gracias. Cuando no estoy trabajando en mi trabajo diurno, me gusta llamarme fotógrafo. " La decepción se agita en mi pecho como la realidad de lo diferente que es de lo que suelo buscar en un hombre comienza a aclararse en mí. Supongo que la magia del día empieza a desvanecerse en realidad. -"Wow eso es impresionante." -"Sí, es principalmente material comercial, como de moda, portadas de libros, y algunas cosas de alta sociedad. Paga las cuentas y me gusta, pero mi sueño es ver algún día mi trabajo en un museo o exhibición de arte”. Levanto la cabeza de su hombro y lo miro fijamente. Cuando menciona eventos de la alta sociedad, quiero añadir que me sorprende que no lo haya visto, pero mantengo la boca cerrada. No quiero que mi otra vida estalle esta hermosa burbuja todavía. Quiero mantenerlo separado durante el mayor tiempo posible, aunque sólo sea por los minutos restantes del viaje en tren. Porque por ahora tengo que fingir que soy una Blaire diferente, una con un pasado diferente-con objetivos


diferentes. –“Estoy segura de que sucederá”. Él se ríe entre dientes. –“No has visto mi trabajo. ¿Cómo sabrías?" -"Oh, no lo sé, pareces ser un hombre muy talentoso. La manera en que volteas esas hamburguesas en el aire me quitó el aliento. Y no olvidemos tus habilidades con las damas... éstas son asesinas ", bromeo. 121

-"¿Qué puedo decir? Tengo muchos talentos ", dice, con un brillo diabólico en los ojos. -"Estoy segura de que sí", le digo sarcásticamente. Me sorprende agarrando mi cintura y acercándome a él. -"Y muchos de ellos no pueden ser listados en mi currículum", me susurra en la oreja, su aliento hace que mi piel se erice. Me río nerviosamente, pero cuando nuestras miradas se conectan, mi sonrisa se congela en su lugar. Sus ojos, hambrientos y ardientes, me ponen incómoda porque lo que veo en ellos, lo quiero. -"Ronan, no creo que...”


-"Shh... Te voy a besar ahora o voy a perder mi puta mente." Agarra la parte posterior de mi cuello y me acerca a su boca, su toque seguro y posesivo. Antes de que nos besemos, a medida que nuestras respiraciones se funden, hay un momento en el que se siente como si todo se quedara quieto. No hay sonido. Sin movimiento. Sin respirar. Ningunos corazones que golpean como uno. Nada. 122

Es un momento en el que lo único que importa es sentir finalmente sus labios en los míos, descubrir su gusto. Es un momento en que todo se cuelga en un frágil equilibrio, a la espera de ser inclinado al otro lado. Es un momento lleno que pasaría si…, pero no me importa, siempre y cuando lo pruebe una vez, incluso si es la única y última.


A medida que la intensidad de sus ojos se enfoca a través de mí, y el fuerte toque de sus dedos me acerca, decido que no importa. Mientras él se convierta en mío por los segundos de ese beso pulsante. Cuando nuestros labios finalmente se tocan y nuestras lenguas se encuentran ferozmente, el contacto inclina mi mundo al revés, aniquilándome. Sé que no hay vuelta atrás. Al menos no para mí. Con un solo beso, Ronan ha conseguido romperme. Cuando nos separamos, apenas abrí mis ojos y recobré mi ingenio antes de que él me envuelva las manos en mi cabello y vuelve a cerrar la boca. -"Creo que podemos hacerlo mejor que eso", murmura en voz baja contra mis labios. -"¿Podemos?" Pregunto sin aliento. ¿Es posible? -"Seguro." -"Pero-" -"Blaire?" Él apretó su agarre. 123

-"¿Sí?"


-"Calla y bésame." Este beso es diferente. Es tan poco culpable como es áspero y necesitado. Es felicidad carnal. Me hace remolinar la cabeza. Me hace temblar. Me hace sentirlo desde la parte superior de mi cabeza hasta las puntas de mis dedos de los pies y por todas partes en el medio. Una vez que el beso termina, nos separamos lentamente hasta que nos miramos el uno al otro. Respiramos pesadamente, el espacio entre nosotros es un campo magnético donde la fuerza de sus ojos me atrae, haciéndome imposible para mí apartarme. -"Mierda," exhala profundamente. "Eso es lo que yo llamo un beso." -"Wow," me las arreglo para decir, sintiendo como si un petardo se ha ido dentro de mí. Me mira fijamente durante un momento demasiado, su pulgar frotando suavemente mi suave labio inferior.- "Quiero besarte de nuevo... tan jodidamente mucho." Sonrío mientras miro alrededor del vagón, asegurándome de que todavía estamos solos. Me levanto y me estiro en su regazo. A medida que nuestros cuerpos tocan íntimamente, siento un rubor tan caliente como el fuego del infierno quemar mis mejillas y extenderse a través del resto de mi cuerpo, centrado en mi núcleo. Soy una hoguera 124


humana de lujuria ardiendo brillantemente por él. Sus ojos en mí, él cubre mis muslos desnudos con las palmas de sus manos. Al principio creo que va a ir más profundo entre mis muslos, pero él me sorprende. Él tira la falda de mi vestido hacia abajo, asegurándose de que mi cuerpo no esté expuesto Al ojo público en esta posición. Mi corazón se derrite un poco con su gesto protector y arrogante. Agradecida y caliente, envuelvo los brazos alrededor de su cuello y me acerco a él-nuestros cuerpos frotándose-hasta que el frente de mis rodillas toca el asiento de plástico. Está cerca, y con sólo un pedazo de algodón que me protege, puedo sentir el contorno de su polla muy dura empujándome, volviéndome loca. Sonrío, sintiéndome audaz. -"Sobre ese beso... ¿qué estás esperando?" Observo la sonrisa burlona y unilateral que enmarca sus labios se convierten en una sonrisa eléctrica completa.- "Jesucristo. Con mi jodido placer, hermosa”.


Y lo hace. Me besa hasta que no hay nada más allá de él, más allá de este momento. Nos convertimos en dos cuerpos balanceándose en una tempestad de deseo y anhelo, sin fin a la vista. Ronan me besa hasta que olvido. Mi nombre, olvidar quién soy, olvidar que esto no se supone que suceda, y, lo más importante... 125

Olvidar que esto no puede suceder. ******** Ronan está fuera de mi apartamento, listo para decir adiós. Una mano descansa posesivamente en mi cadera mientras la otra acaricia mi labio inferior hinchado. Puedo sentir su pulgar ligeramente pasando sobre un corte de uno de sus muchos besos. -"Creo que nos hemos dejado llevar." Él sonríe perezosamente. Me sonrío de nuevo, sintiendo mi piel caliente de su toque y un paseo lleno de recuerdos. –“Tal vez lo hicimos”. Se inclina y coloca un suave beso en mi nariz.


-“¿De qué se trataba?” -pregunto. Ronan sonríe, pasándose la mano por el cabello y despeinándolo un poco. "Sólo tenía ganas de besar tu nariz." -"Rarito", me burlo. Nos miramos en silencio mientras todos los rastros de una sonrisa desaparecen lentamente de su hermoso rostro. 126

Luego se acerca a mí hasta que su frente toca la mía y pone sus manos en la puerta, encerrando mi cabeza.- "Quiero verte de nuevo, Blaire," susurra contra mi boca. –“Sal conmigo mañana por la noche”. Sacudo la cabeza no. -"Ronan... no lo hagas. Por favor, no puedo ir allí. Hoy fue probablemente uno de los mejores días que he tenido. La fiesta... el viaje en tren... fue todo... " Tomo una respiración profunda y exhalo lentamente. –“No debería haberte besado, pero no pude evitarlo. Pero todavía podemos dejar que la noche termine en una nota alta. No me pidas otra cita, ni verme de nuevo. No soy buena para ti. Yo no lo soy realmente."


Él frunce el ceño. –“¿Por qué no me dejas ser el juez de eso?” Quiero golpear mi pie con frustración porque está haciendo las cosas tan difíciles para mí. No se supone que deba luchar. Se supone que debe aceptar mi respuesta sin hacer preguntas. Se supone que se va. -"Acabo de salir de una relación, Ronan. No estoy lista para salir”. Los ojos verdes de Lawrence brillan en mi cabeza. Después de tomar una respiración profunda, empujo todos los pensamientos de Lawrence en los oscuros recovecos de mi mente y me enfoco en Ronan. No puedo dejarle seducir mis pensamientos con su memoria y lo que promete. 127

Ronan sonríe y alza sus manos para cubrir mi mandíbula tiernamente. -“Blaire, no te estoy pidiendo que salgas conmigo. ¡Sólo te estoy pidiendo otra oportunidad para verte de nuevo! -"No lo sé-" -“No tengas miedo de mí”.


-"No me asustas. Tengo miedo de mí misma, y de las cosas que me haces querer, y...” Él me calla con un beso que siento todo el camino en mis huesos. Cuando él se aleja, está sacudiendo totalmente una expresión de satisfacción en su rostro. El gilipollas conoce el poder de esos labios suyos, y sabe exactamente cómo usarlos a su favor.- "Jódeme... sigue poniéndose cada vez mejor". -“¿Huh? ¿Qué? ¿Qué sigue mejorando?". Pregunto, revoloteando mis pestañas. Ronan baja su cara y comienza a arrastrar besos en mi cuello. Cada vez que sus labios entran en contacto con mi piel, pequeñas ondas de choque se propagan por mi cuerpo, una y otra vez. -"Besarte, Blaire. Eso sigue mejorando”. Trago con fuerza, mis piernas se convierten en gelatina. "Realmente tienes que dejar de hacer eso." -"¿Qué? ¿Esto? ", Susurra antes de besarme una vez más. 128


-"Oh..." Suspiro en su boca antes de darse cuenta de que lo ha hecho de nuevo. Le golpeo en su sólido pecho. -“¡Y lo hiciste de nuevo! Será mejor que lo detengas, Ronan, honestamente. No puedo pensar cuando haces eso”. Él sonríe. –“Bien, no quiero que lo hagas. Sal conmigo, Blaire”. Sacudo la cabeza, luchando con una sonrisa.- "Sé que me voy a arrepentir de esto." -"Tal vez... pero vive un poco." -"Me gusta que mi vida sea planeada y sencilla". -"Es mejor vivir una vida llena de remordimientos que no vivir en absoluto." Él baja la voz y añade con voz ronca, "Déjame mostrarte cómo se hace." -"¿Qué te hace pensar que tienes lo que se necesita?" Después de recorrer mi rostro hambriento con ojos que arden con pasión, se inclina hacia abajo para susurrar en mi oído, su aliento cosquilleando mi piel, -"Tengo lo que se necesita. Confía en mí”. -“Esto es una locura, pero bien. Tú ganas." Él sonríe como el hombre sexy que es, el encanto que escurre fuera de cada uno de sus poros.- "¿No son las mejores cosas de la vida las que nos hacen sentir un poco locos? ¿Un poco imprudentes?” 129


Me muerdo el labio y dejo a sus palabras hundirse, preguntándome si tiene razón. -"No sé acerca de eso…” -"Supongo que solo tendremos que averiguarlo, ¿no?" Se aleja de mí, mi cuerpo ya perdiendo su calor. Ojos en mí, él comienza a caminar hacia atrás hacia el ascensor.- "Y mientras tanto, mantente alejada de las calles”. -"¿Por qué?" -"Porque eres un ataque al corazón con piernas, hermosa." Me río y me cubro la cara con las manos mientras lo miro a través de los huecos entre mis dedos extendidos. -"Oh Dios mío. Eso fue tan malo”. Ronan sonríe una sonrisa dulce que enfatiza lo hermoso que es, pero eso no es lo que hace que mi corazón salte. Es la forma en que me está mirando. Lo que veo en sus ojos.- "Te hizo reír, ¿no?" -"Sí, pero-" -"Pero nada. Quería oírte reír”. Rodé mis ojos y me reí, el sonido libre y ligero mientras dejaba


entrar el momento. Ronan... podría ser tan fácil enamorarse de ti. 130

Capítulo 13 TOMO UNA RESPIRACIÓN PROFUNDA, mi estómago da vueltas, la almohada mullida debajo de mi mejilla suave y reconfortante, y miro hacia adelante. Las sombras de la noche desaparecen cuando los rayos del sol bañan la habitación en un resplandor dorado. Ronan me dejó después de la medianoche, pero no he podido dormirme. Cuando trato de cerrar mis ojos, mi mente repite todo mi día con Ronan una y otra vez, enviando mi corazón a la saturación. Mi cuerpo todavía ronronea con energía y excitación vertiginosa, obligándome a pensar. Miro la brisa de la mañana que viene a través de la ventana abierta, haciendo las cortinas blancas bailar levemente contra el cristal de la ventana. El movimiento es fluido y libre, tan pacífico para ver, tan diferente de la tormenta dentro de mí. Ni siquiera el revoloteo frenético


en mi estómago, o la lenta quemazón entre mis muslos como recuerdo de su toque, puede mantener mis pensamientos a raya. Las voces enojadas gritan dentro de mi cabeza que él es malo para mí y que debo pisar con cuidado, pero trato de calmarlos durante el mayor tiempo posible. Sólo quiero fingir un poco más que soy normal; que a alguien en realidad le gusto por lo que soy, y tal vez ese alguien podría crecer para cuidar de mí. 131

Mi ritmo cardíaco se acelera al recordar lo que sentía al besarlo. Lo que sentía tener sus brazos envueltos a mí alrededor como si nunca lo dejara ir. Lo que sentía cada vez que me sonreía y sólo a mí. Yo intento distinguir los sentimientos que corren a través de mí por consecuencia de Ronan. ¿Es felicidad? ¿Temor? ¿Satisfacción? ¿Esperanza?


¿Deseo? ¿Miedo? Creo que podría ser un poco de todo. ¿Cómo puedo describir los sentimientos exactos que reinan en mi cuerpo? Después de lo que podría ser el mejor día y noche de mi vida. Estoy mareada. Estoy confundida. Estoy asustada. Pero estoy muy feliz. Durante un día, viví al máximo. Ronan me mostró que hay una diferencia entre vivir y vivir. Y no era que fuéramos imprudentes o que hicimos algo indignante... no. Es extraño, pero me sentía cada segundo pasar. Cada risa era real, cada palabra que hablábamos significaba algo, cada toque quedo grabado en 132

mí, y cada beso que compartimos incrustado en mi alma. No hubo momentos perdidos o triviales. Cada minuto contado. Cada segundo me inspiraba una nueva vida. Tomo una respiración profunda y trato de controlar mis nervios


cuando oigo mi celular sonar. Llámalo sexto sentido, pero yo inmediatamente sé que es él. La emoción se extiende a través de mí, me levanto de la cama, mis pies golpeando el alfombrado piso casi a velocidad de funcionamiento, y alcanzo mi teléfono que está encima de mi aparador. Inmóvil, veo su nombre iluminar la pantalla y una sonrisa tan grande que duele mis mejillas se propaga a través de mi cara. Siento algo parecido a la alegría y el deleite corriendo por mis venas. Mi corazón martillea dentro de mí pecho. Cerca de alcanzar el teléfono, un pensamiento cruza mi mente. Me gusta el. Realmente me gusta mucho. El teléfono sigue sonando y sigo mirando su nombre en la pantalla. La vacilación me tiene como rehén. El miedo de lo desconocido me paraliza. Es también el miedo que permite que su llamada telefónica pase al buzón de voz, impidiéndome 133


contestar. Pero hay una chispa dentro de mí, que brilla más brillante con cada segundo que pasa, su luz que rompe la oscuridad en mi corazón. ¿Sería tan imperdonable si robara unos momentos más prohibidos y felices con Ronan antes de que él se dé cuenta de lo indigno de algo remotamente cercano al amor que soy? He probado el cielo en los brazos de Ronan y yo no quiero irme todavía. ¿Es egoísta de mi parte? Tal vez. ¿Es imprudente de mi parte? Seguro. Pero Ronan me hace querer dejarme caer y bailar desnuda bajo la lluvia. Me hace querer poner Taylor Swift y cantar a todo lo que dan mis pulmones sobre cómo todo ha cambiado debido a un hombre con pecas y lo que veo en sus ojos. Y mientras no deje mi guardia abajo, mientras mantenga mis ojos abiertos y mi corazón firmemente cerrado, yo debería estar bien. Yo debería ser capaz de perderme en Ronan y su belleza por un poco tiempo sin sentirme herida. Queridas dudas paralizantes, pueden besar mi culo vestido de Chanel (al menos por ahora) e ir al infierno. Amor, Blaire. Cojo mi teléfono y lo llamo de vuelta. 134


-"Hola," digo sin aliento. -"Hola, hermosa", dice, y tengo la sensación de que está sonriendo. -"Perdón por no recibir tu llamada. YO…" -"Está bien. Me llamaste”. Sí, te llame... ¡te llamé de nuevo! Y así como sé que nunca he tenido una oportunidad contra este hombre. 135


Capítulo 14 Ronan. Cita Oficial # 1: NOS BESAMOS Y TOQUETEAMOS EN EL CINE como adolescentes hasta que nuestros labios estaban doloridos e hinchados. Nota para mí misma: Debo ver la película de nuevo cuando no este con él. Ni siquiera podría decirte de qué se trataba, aparte de que tenía gente en ella. Cita # 2: Me lleva a su restaurante favorito en China Town y trata de enseñarme cómo usar los palillos. Es un fracaso completo, pero él consigue puntos adicionales por no reírse de mí en mi miseria . ¿Cómo demonios se supone que pueda agarrar cacahuetes con esas cosas sin perder a mitad de camino a su boca? Cita # 3: Me empuja en sus brazos en medio de una calle muy concurrida, y hay un momento antes de que su boca aterrice en la mía en la que nos


miramos silenciosamente. No se necesitan palabras. Ni un gran gesto. Es solo él y yo. Una mujer y un hombre finalmente encontrándose en un mundo lleno de ruido y distracciones. 136

Es nuestro principio. Cita # 4: Bailamos juntos en Parque Central casi desierto bajo la luz de la luna mientras tararea una canción de Jeff Buckley en mi oído y besa mi cuello, dejándome sin aliento. Cita # 5, 6, 7... No importa lo que hagamos mientras esté con él. Su cara es todo lo que veo y su toque todo lo que necesito. Estar con él es simple. Es magia. Es verano y sus besos son cálidos. Me hace pensar en paletas y risas. Me hace sentir libre. Cada vez que estamos juntos, puedo oír el latido rápido de mi corazón, sentir la sangre corriendo hacia mi cabeza, su proximidad a mi cuerpo en llamas. El miedo, la alegría y la emoción giran dentro de mí,


enredándose unos con otros hasta que no sé dónde uno comienza y el otro termina. Pero no hay tiempo para pensar, o desentrañar mis emociones. Sé que estoy viviendo algún tipo de sueño prestado y que cuando me despierte, me voy a estrellar y quemar, pero yo no dejare que la realidad se entrometa todavía. No puedo. Así que termino de estar lista para pasar otro momento robado con Ronan. Corro mis dedos por los rizos en mi pelo mientras veo mi reflejo en el espejo encima de mi fregadero de baño. La chica me mira fijamente 137

como desconocida. Sus ojos azules brillan intensamente con una luz que no estaba allí antes, y el fuego le colorea las mejillas. Ella parece feliz... esperanzada. Una parte de mí quiere llamarla tonta, pero callo esa voz antes de que tenga una oportunidad para hacerme ver la razón y arruinarlo todo. Cierro los ojos y suelto esos pensamientos con el movimiento de mi cabeza cuando oigo el timbre de la puerta sonar. Me doy una última


mirada a mí misma en el espejo, asegurándome de que mis pantalones cortos de jeans se ven bien con mi camiseta blanca Chanel holgada. Satisfecha con mi apariencia, me peino el pelo una última vez, sonrío, abro la puerta para él. Con sus manos en los bolsillos traseros de sus pantalones vaqueros, su cabello castaño perfectamente desordenado, se ve delicioso en una camisa blanca de lino con las mangas enrolladas hasta los codos. –“Demoni….” Antes de que Ronan tenga la oportunidad de terminar su frase, lo agarro por el antebrazo y lo empujo con urgencia hacia mí. Nuestros pechos se rozan el uno contra el otro, lo beso con hambre. De repente temerosa, una necesidad de estar segura de que es real y que está aquí, de pie frente a mí, toma el control, y sólo sus labios, su olor y la sensación de su cuerpo tan cerca de la mía disuadirá esa necesidad. 138

Cuando nos separamos, nuestra respiración es pesada, el deseo


de un hilo invisible que nos conecta. En un tácito acuerdo, ambos tomamos nuestro tiempo, saboreando el uno al otro y no apurando cosas. Pero con cada beso caliente y caricias que intercambiamos, probamos los límites de nuestra cordura cada vez más, hasta que el control es casi inexistente. -"Alguien está feliz de verme", dice con voz ronca, una lenta sonrisa apareciendo en su cara dolorosamente hermosa. Me pongo de puntillas, envuelvo mis brazos alrededor de su cuello, y froto mi mejilla izquierda sobre su pecho. -"No tienes idea. Estoy en tanto problema que ni siquiera es gracioso." Y lo estoy. Estoy en muchos problemas porque este hombre está haciéndome dudar de mí misma y de mis metas. -"Aquí, Blaire." Él coloca un dedo bajo mi barbilla y lo empuja hasta que me pierdo en sus ojos. Levantando sus manos, las entierra en mi pelo y me acerca a la cara, los labios casi tocando. Ronan acaricia mis mejillas ardientes con sus pulgares. -"Bebe, escúchame y escucha atentamente. Si tú estás en problemas, yo estoy jodido. Estaba perdido en el momento en que me sonreíste. No creo que alguna vez haya querido a alguien tanto como te quiero a ti”. 139


Perdida en sus ojos, ojos que me pertenecen, Puedo sentir mi pulso disparar hasta las estrellas. -“Vas a hacer que me ahogue, ¿lo sabes? -"Lo sé... pero estoy ahí contigo." Me río -"Estamos realmente jodidos, ¿eh?" -“Totalmente jodidos”. Yo sonrío. Él sonríe. Y el mundo desaparece. Oh, Ronan, cómo haces resplandecer mi corazón. ****** Antes de salir, voy a mi habitación a buscar mi bolso de cuero. Cuando estoy a punto de agarrarlo, miro hacia mi tocador donde están mis botellas de perfume, y algo que he olvidado desde que conocí a Ronan me llama la atención, Lawrence. Su tarjeta de presentación me llama como la luz al final de un oscuro túnel. La recojo y trazo sus bordes y vestigios de nuestra última conversación inundan mi memoria. -“Estaré aquí cuando y si estés lista. Y espero que lo estés, Blaire.


Realmente lo hago. " 140

No sé qué estoy haciendo con Ronan o qué pasará entre nosotros, pero lo último que necesito ahora es un recordatorio de mi otra vida. Mi vida real. Así que empujo los pensamientos de Lawrence y de lo que hablamos a la parte de atrás de mi mente. Sólo me estoy divirtiendo. ¿Qué son algunos días más? Mientras pego mi primera sonrisa falsa para Ronan, ignoro la pequeña voz dentro de mi cabeza diciendo que el tiempo casi se ha acabado. 141


Capítulo 15 -"¿PUEDO ABRIR MIS OJOS AHORA?" -"No, todavía no... sólo unos pasos más", dice Ronan, abriendo lo que creo que es una puerta corredera. Oigo los sonidos de la ciudad jugar en mi oído y el aire suave de una tarde en el verano susurra en mi piel. Extiendo mis manos delante de mí. -"Bien, se de esa manera." Ronan se ríe en mi oído. -"Es una sorpresa, pequeña cosita impaciente. Pero espero que tengas hambre”. -"Me muero de hambre, pero no por comida", bromeo, con una sonrisa juguetona en mis labios mientras alcanzo detrás de mí por el frente de sus pantalones. -"Bien." Se ríe. "Estamos aquí. Voy a soltarte, pero no abras los ojos hasta que yo te lo diga”. -"Sabes que estás haciendo increíblemente difícil para mí no


engañar, ¿verdad?" Ronan se ríe, sus manos rodean mi cintura. 142

- "Todo bien. Puedes abrirlos”. Y cuando lo hago, mi respiración me atrapa en la garganta. Estamos de pie en lo que supongo es la terraza privada de alguien en la parte superior de un edificio frente a Central Park. El sol se está poniendo, proyectando luces ámbar y rojo a través del parque y los edificios que lo rodean. Es como si la ciudad estuviera ardiendo por el suelo, el cielo lleno de nubes como algodón de azúcar en todas sus tonalidades de rosa, púrpura y azul. Con asombro, me vuelvo para mirar a Ronan, que me está mirando con una sonrisa tímida en sus labios, las manchas doradas en sus ojos marrones brillando como luces de invierno. -“Has mencionado el otro día que te encantan las puestas de sol”. De repente, tengo ganas de llorar. No creo que nadie haya hecho algo tan especial para mí, mucho menos prestar atención a lo que he


dicho fuera de la habitación. Para la mayoría de los chicos, soy sólo un cuerpo que disfrutan joder y alardear. No creo que nadie se haya preocupado lo suficiente. Eso es... hasta ahora. Me doblo el pelo detrás de la oreja con las manos temblorosas mientras termino de admirar lo que Ronan ha hecho por mí. En el suelo, hay una manta a cuadros de picnic y una canasta de mimbre llena de quesos, frutas y vino. 143

Sin importarle nada más que Ronan y el desbordamiento de sentimientos que brotan de mí para este hombre, me vuelvo para encararlo. Me está mirando con los brazos cruzados, como si acabara de descubrir la cura para una enfermedad mortal. Sin pensarlo un segundo, me abrazo el cuello y las piernas alrededor de su cintura, y lo beso con la boca abierta. Lo beso con todo lo que tengo y todo lo que soy. Lo beso con la pasión de una mujer que prueba la promesa del amor verdadero por primera vez en su vida. Cada


hombre antes de él olvidado. Rompo el beso y lo miro fijamente, tratando de encontrar las palabras adecuadas para darle las gracias, pero lo único que puedo hacer es beberlo. Ronan me aparta el pelo suavemente. - "¿Te gusta?" Asiento con la cabeza. -"Me gusta. Mucho. “Y porque no sé cómo mostrar gratitud con nada más que el uso de mi cuerpo, susurro contra su boca, -"¿Me deseas? " Se inclina hacia abajo, su nariz trazando mi clavícula. -“Indecentemente”. Me lamo los labios. 144

-“Llévame a tu apartamento”. -"¿Estás segura?" -“Tan segura como jamás lo estaré”. Ronan está en silencio, pero la forma en que me mira se siente


como si se tatuara dentro de mí, dentro de mi alma. -"Vamos a salir de aquí entonces." ****** El viaje de vuelta a la parte baja del Este, donde se encuentra su apartamento, es tranquilo. Ambos sabemos lo que está a punto de suceder y realmente, ¿qué hay que decir? No nos hemos besado desde que salimos del ático de su amigo; Sólo nos tomamos las manos. La tensión entre nosotros es embriagadora y me hace querer vomitar. Me siento excitada, nerviosa, aturdida, pero no estoy asustada. De alguna manera, esto se siente más como mi primera vez de lo que nunca se sentía con el Sr. Callahan. Dentro de su habitación, camino hacia la cama y me detengo cuando estoy frente a ella. Respiro hondo mientras miro su edredón azul marino antes de dar la vuelta. Poco a poco, mientras Ronan, muy serio, me devora con los ojos, me quito la camiseta y la dejo caer al suelo. Ronan reclina su espalda contra la puerta, frotando la parte de atrás de 145


su cuello mientras él continúa observándome desnudarme para él, la admiración desnuda y la necesidad reflejada en su mirada. Me quito los zapatos después, rizando los dedos de los pies mientras lucho una batalla épica con los nervios. Quiero reírme de mí misma. Aquí estoy, lo que yo consideraría una chica mundana, promiscua, sintiéndome desagradable por primera vez en mi vida a causa de un hombre y las emociones inocentes que despierta en mí. Me desabrocho los pantalones cortos y los saco hasta que me quedo sin nada que no sea una tanga y un sujetador de color rosa claro. Muchos hombres me han visto desnudarme y usar mi cuerpo hasta que no pude caminar, pero ahora me siento como la virgen inocente que nunca fui. Ni siquiera Walker estuvo a punto de afectarme como Ronan. De hecho, estar con Ronan demuestra lo poco que me importó Walker. Qué insignificante era. Estoy a punto de desenganchar mi sujetador cuando Ronan se adelanta, colocando sus manos en mis hombros. -"No así, Blaire." Dirige un dedo por el borde de mi sujetador, el lado de su dedo trazando la curva de mis pechos. -"No tienes idea de cuántas noches me he quedado despierto imaginando este momento... lo que sentiría tenerte en mis brazos. 146


Quiero tu boca en mí, tus manos en mí. Quiero probarte... saborear... devorarte hasta que me estás pidiendo que me detenga. Quiero sentirme enterrado dentro de ti, moviéndome en ti, robándome todo pensamiento lógico. Quiero sentirte temblar, oírte jadear y gemir mientras te estrecho contra mí. Voy a ir más profundo y más profundo hasta que ambos nos quememos con deseo y pasión. Quiero marcarte. Quiero coger a todos los demás chicos de tu cuerpo hasta que sea todo lo que sientas, todo lo que recuerdas. " Él se inclina y pellizca mi labio inferior. -"Esta noche no voy a hacer el amor contigo, Blaire. Voy a tenerte. ¿Me escuchas?" Me roza la mejilla con el dorso de la mano, el contacto hirviendo. – -"Ya lo haces," digo suavemente, y es verdad. Nadie importa más que Ronan. Nadie. Ronan me baja a la cama y se acuesta junto a mí. Apoyándose sobre mí, la mitad de su cuerpo cubriendo el mío, Ronan baja la cabeza


hasta que su aliento caliente toca mi piel, levantando la piel de gallina por todas partes. Cierro los ojos, tratando de calmar mi respiración rápida cuando siento su lengua suavemente trazando una marca por encima de mi ombligo. -"Tienes un sabor tan dulce", dice con voz ronca. 147

Abro los ojos para encontrarlo mirándome fijamente. Su boca comienza a moverse hacia arriba, dejando un rastro de besos suaves detrás de él. Despacio. Decadentemente. En el momento en que sus labios aterrizan en el valle entre mis pechos, se detiene, sonriendo contra mi piel, probando mi control. El control de mierda. No se supone que deba parar ahora. Gimiendo, agarro su cabeza y lo empujo más cerca de mí. Él se ríe entre dientes antes de que me baje el pecho, chupándolo. Aprieto mis manos en puños mientras trato de controlar la luz temblorosa de mis miembros, pero no puedo. Los escalofríos calientes y fríos se dispersan por todo mi cuerpo mientras él continúa torturándome. Sus


ojos en mí, observo la punta rosada de su lengua trazando el contorno de mi pezón erecto, sacudiéndolo, volviendo el material húmedo de un rosa oscuro. - "Demasiado dulce." Gimo y alcanzo mi sujetador. Pone una mano encima de la mía, una luz diabólica en sus ojos. -"Aún no. Todavía me estoy divirtiendo”. -"¿En serio?" Digo sin aliento, mi corazón latiendo. Él sonríe. - "Sí. Te lo dije, voy a tomar mi tiempo contigo. 148

-"Eres imposible." -"Eres hermosa." Él me suelta y se levanta. Me vuelvo a mi lado y lo veo desnudarse, sintiendo como si estuviera bloqueada. -"¿Alguna vez no dice el cosas correctas?" -"No lo sé." Me mira, su mirada penetrante y llena de algo que yo entiendo, pero no quiero reconocer.


-“Quizá sea porque me haces sentir las cosas correctas, Blaire”. Mientras desabrocha su camisa, observo sus músculos expuestos, exhibiendo un tatuaje de un tigre agachado en su pectoral izquierdo. Patea sus zapatillas Converse con sus calcetines, sus pantalones vaqueros a continuación. Ronan está delante de mí con calzoncillos boxers que moldean sus muslos y culo, la V perfecta entre sus caderas y huesos, erección erguida que sobresale como un ojo de toro. Dios, es impresionante. Cuando se da vuelta para cerrar las cortinas, veo un dragón negro y gris de inspiración asiática que cubre la mayor parte de su espalda. No estoy segura de lo que es más impresionante, la obra de arte o él. Es probablemente Ronan quien hace el tatuaje tan hermoso. Cada grueso surco y músculo de su espalda se mueven mientras extiende su brazo. Su cuerpo es arte. Con la única luz en la habitación viniendo de la lámpara en la mesa de noche, se mete en la cama detrás de mí. 149

-"Te necesito más cerca que esto ", dice, envolviéndome en un


apretado abrazo. Con mi espalda tocando la parte frontal de su pecho, comienza a acariciar suavemente mis muslos, el ápice entre mis piernas, trazando ligeramente mi montículo, mi estómago. Su toque es reverente, posesivo. Él tira de mi sostén y deja que mis pechos se derramen en sus grandes manos. Él los sostiene, sus dedos pastando ligeramente por mis pezones, despertándolos a su toque, despertando mi cuerpo mientras zumba con la promesa de lo que está por venir. Con cada golpe, cada caricia, el hombre se está grabando en mi piel. Está aprendiendo mi cuerpo mientras aprendo su toque, y no hay vuelta atrás para mí. Quiero dar la vuelta, pero él sostiene mis dos muñecas en una de sus manos, deteniéndome de moverme, mientras que con la otra comienza a acariciar mi culo, palmeando la piel suave. -"No te muevas." Su mano entra dentro de mi tanga, buscando mi núcleo por detrás. Corre la lengua a lo largo de los bordes de mi oído y susurra, -"Te quiero así. A mi merced”. Él abre mis piernas con su mano libre, enganchando una detrás de sus caderas mientras uno, dos, tres de sus dedos comienzan a bombear en mí, estirando mi apertura. Tiemblo cuando me libero de su agarre y pongo mi mano sobre la suya. Sigo los movimientos de su mano 150


mientras él continúa empujando sus dedos dentro y fuera de mí, cada vez un poco más profundo, sintiendo cómo se humedecen con mi esencia. Es placer. Es dolor. Es euforia. Se sale y frota mi clítoris, haciéndome sentir como si la vida brotó de su toque. -“Esto” el respira contra mi cuello, -"me pertenece". Me río temblorosa cuando saca su mano de mi ropa interior, girando mi cabeza en su dirección. Yo veo como el levanta los dedos a su boca y los chupa hasta dejarlos limpios. Una vez que arrastra por la punta de su lengua el sabor de mi cuerpo persistente en sus labios. Él sonríe, sus ojos de lobo. -"Tan jodidamente dulce." -“Ronan...” -“Shhh.”


-“Pero...” Me besa y puedo saborearme. ¿Existe tal cosa como un beso pulsante? Un beso que respira la vida en ti, un beso que sientes desde la parte superior de tu cabeza hasta la punta de tus dedos, un beso que despierta tus sentidos y los hace cantar Porque esto se siente 151

así. Ronan se separa y comienza a arrastrar besos desde el valle de mi pecho hasta mi ombligo, entre mis piernas. Abriendo la boca, su lengua penetrante traza el contorno de mi núcleo hasta mi ombligo. Respira sobre mí, inhalando mi olor profundamente en sus pulmones como si fuera la última dosis de aire que tomaría en su vida. Y luego empuja mis bragas a un lado, sus dedos me abren hasta que siento el calor de su lengua acariciando mi clítoris, lamiéndome, hundiéndose profundamente dentro de mí. Gimo con cada sensación que el despierta en mi cuerpo con su boca malvada. Lento, rápido, más rápido, más lento, cada golpe me lleva más cerca del paraíso. Quiero morir de felicidad, pero mi cuerpo zumba de vida. Él enrolla las puntas de sus dedos contra mis paredes, nunca cesando su asalto divino.


-“¿Te gusta esto, Blaire? ¿Mis dedos dentro de ti, follándote sin sentido? " -" Por favor, Ronan... " -" ¿Qué quieres? Dime. Quiero oírte decirlo. " Lo observo empujar sus dedos más profundamente dentro de mí mientras él me chasquea el clítoris con la punta de su lengua. - "Te quiero. Te necesito. Dios..." – Jadeo-- "Ahora." Él detiene su tormento y desliza la braga de mis piernas. Su lengua sube por mis muslos internos, la parte de atrás de mis rodillas, cada área desnuda que la tela toca cuando sale de mi cuerpo. Él se levanta, quita sus calzoncillos, pone un condón en su erección dura como roca, y se 152

reclina abajo. Ronan entonces se mueve detrás de mí, cuchareando, y trae su polla a mi entrada. Pero en lugar de empujar todo el camino, arrastra la cabeza pulsante a lo largo de mi abertura húmeda, pasando mi clítoris. -"Mmm... te sientes muy bien, Blaire."


Las raíces de mi cabello están empapadas de sudor, mi cuerpo en llamas. Comienzo a moler mis caderas en círculos, buscando su plenitud, deseando que él me llene. Y él sigue burlándose de mí empujando ligeramente en mí, sólo para salir. Mis ojos están cerrados. Mi respiración se acelera con cada segundo lujurioso que pasa entre nosotros. Estoy tan cerca de la mendicidad cuando él se suelta de su dureza, agarra mis caderas por detrás y empuja hasta el fondo. Poniendo una mano en medio de mi espalda, empuja mi cuerpo hacia delante y empieza a bombearme. Nuestros cuerpos sintonizados, nos convertimos en uno. Al principio sus empujes son superficiales, su espesor me empalma, llenándome, pero como un tren lento que gana velocidad, empieza a empujarme más duro. Empuja mi culo hacia él. -“Más profundo, Ronan. Necesito sentirte más profundo dentro de mí... más duro”. Maldice, poniendo sus manos alrededor de mi cintura. La restricción se fue, nuestras caderas golpean violentamente, acercándonos al borde. La habitación está llena de los sonidos de la piel húmeda golpeando una contra otra. Carne contra carne. Tan 153


jodidamente feroz. Tan jodidamente hermosa. Sus gemidos. Mis gemidos. Empiezo a frotar mi clítoris con furia mientras él me folla por detrás como un salvaje. Su pene se hunde profundamente dentro de mí una y otra vez, la intensidad de sus embestidas borrando toda lógica. Está en todas partes, saturando mis sentidos. Y le doy mi todo. Piel contra la piel, vivimos a través de nuestros cuerpos con cada beso, cada mirada, y cada toque hasta que no podemos seguir adelante. - "Oh, Dios..." -"¿Sí, nena?" Bromea, su voz se tensa. Yo medio río, medio gimo. Se siente tan bien moviéndose dentro de mí, como dulce agonía y doloroso placer todo a la vez. Estoy tan cerca. Tan cerca. Y entonces no hay nada más que puro éxtasis que me rodea mientras me deshago. Ronan golpea una última vez dentro de mientras un grito sale de su pecho con el poder de su clímax. Ambos quedamos temblando y jadeantes. No creo que me haya sentido más completa que en este momento


con su polla palpitante aún enterrada dentro de mí y sus manos metiéndose en mi piel con su exigente agarre. ******** Nos deleitamos en el resplandor después del sexo, los brazos de Ronan envueltos alrededor de mí. Trazo el contorno del tigre tatuado en 154

su pectoral izquierdo. Una cita francesa corre a lo largo de la parte posterior del animal. -"¿Qué significa esto?" -"Lo esencial es invisible a los ojos. Es una cita de El Principito. Era el libro favorito de mi madre”. -“Oh, me encanta. Todavía no he leído ese libro. Debería leerlo”. -“definitivamente deberías hacerlo”. -“De modo que supongo que esta es la parte en la que deberíamos compenetrarnos compartiendo verdades muy profundas de nosotros mismos”. -“¿Sí?”


El aprieta su agarre en mí y acaricia mi cuello. -"Pensé que ya nos compenetramos muy bien." Le doy una palmada en su pecho, haciéndole reír. -"No ese tipo de vinculación, pervertido. Yo empezare. Me encanta el olor de hierba mojada y libros viejos. Soy una Janeita hasta la muerte y me encantan los perros. " Me río, recordando a Jalina. -“Cuando era niña, mi madre encontró un cachorro raza mutt abandonado en una caja de cartón en el lote vacío detrás de nuestra 155

casa. Iba a llevarlo a un refugio, pero mi papá le dijo que me diera el cachorro a mí en su lugar. De todos modos, la llamé Jalina. Mi niñera me dijo que la vestiría con la ropa de mi mamá y le pondría maquillaje, y el pobre perro ni siquiera lloraría. Dios, la amaba tanto. Ella era mi mejor amiga." Él besa mi hombro desnudo antes de que agarre un mechón de pelo negro y lo gire en sus dedos.


-“¿Qué le pasó a Jalina, y qué es un Janeita?” -“Vejez”, digo, sintiendo el dolor familiar en mi pecho cada vez que pienso en ella. Han pasado nueve años desde que falleció y no pasa un día cuando no la extraño. -"Y un Janeite es básicamente alguien que está obsesionado con todo lo relacionado con Jane Austen. Muy bien, tu turno” -“Veamos... los detalles están confusos porque ha pasado tanto tiempo, pero uno de mis recuerdos favoritos es que mi mamá sostiene su cámara y toma fotos de mi padre mientras pintaba el dormitorio de Jackie de un rosa claro. Recuerdo haber pensado que era la mujer más hermosa que jamás había visto. Creo que fue entonces cuando nació mi amor por la fotografía”. -“¿Qué edad tenías cuando...?” Él termina la pregunta para mí. 156

-“¿Cuándo murieron mis padres? Tenía siete años. Me dejaron en la escuela porque estaba nevando y no querían que tomara el autobús


ya que las carreteras estaban cubiertas de hielo”. Mi corazón se rompe por el pequeño niño que fue. -"Lo siento, Ronan." - "Está bien, ha pasado mucho tiempo. Odio el hecho de que tengo que mirar sus fotos para recordar sus rostros. No es justo, ¿sabes? Estaban tan llenos de vida, tan jodidamente hermosos, y ahora todo lo que queda de ellos son imágenes congeladas y sin vida en papel. Al mirar esas fotos, nunca sabrías que mi madre tuvo la risa más dulce y siempre olía a galletas. Y nunca sabrías que a mi padre le encantaba llevar a mamá y Jackie en sus brazos y hacerlas girar alrededor de la sala de estar. De todas formas” -sonríe con un rastro de tristeza en su mirada-, “tengo una más. ¿Estás lista?” Él tira de la malla de mi cabello envolviendo su dedo, acercándome a él y mordiéndome el labio inferior. Asiento, perdida en sus ojos, en él. -"Conocí a una chica y estoy loco por ella." -"Loco, huh?" Luchando contra una sonrisa que se me quiere escapar, me inclino y descanso mi mejilla en su pecho y el latido de su corazón llena mis oídos como música. -“Espero que ella sea amable” - me aprieta el culo con la mano-. 157


-"Ella está bien. No puedo mantener sus manos alejadas de mí sin embargo. ¿Pero qué puedo decir? Las chicas me aman. " Empujo mi cuerpo levemente lejos del suyo y lo golpeo en su estómago plano. -"Estúpido. Las chicas te am...” Ronan se ríe antes de silenciarme con un beso. Cuando nos separamos, el aire está cargado de electricidad, nos miramos el uno al otro sin decir una palabra. Dejamos que el silencio cómodo llene el espacio entre sus paredes mientras nos empapa la sensación de estar en los brazos del otro. No he sentido nada de esto antes. -"Debo decir que creo que tus padres estarían muy orgullosos del hombre en que te has convertido, Ronan, y lo digo en serio" -digo con voz ronca. -"Y ahora puedes dejar de mirarme así." -"¿Por qué?" Él se ve tan guapo con sus labios hinchados por mis besos y su cabello salvaje por mis manos. -"¿Por que qué?" Soltándome, Ronan apoya el lado de su cuerpo sobre su codo y


acuna mi mejilla en la palma de su mano. Con el pulgar, acaricia el lado de mi cara tiernamente. -"¿Por qué quieres que me detenga?" 158

-"Porque." Siento que me sonrojo y lo odio. "Me estás viendo divertido." Y lo es. Sus ojos son... No puedo explicarlo. Hace que mi estómago revolotee. Me hace anhelar cosas que no quiero, cosas que no tengo el lujo de sentir. -"¿Y cómo es eso?" Estoy callada por un momento. -"Realmente no puedo decir... no lo sé." Él sonríe, y hay tanta ternura detrás que me destroza. -"¿No sabes o no puedes decirlo?" -"Oh, Dios mío... ¡sólo para!" Oculto mi cara en la almohada y gimoteo. Cuando lo oigo reír de mi reacción, me vuelvo a mirarlo, con una mirada asesina en mis ojos. ¿Cómo se atreve? - "¿Te estás riendo de mí?"


El humor sale de su rostro, una expresión seria y pensativa ahora en su lugar. -"Te estoy mirando porque, ahora mismo, eso es todo lo que quiero hacer." Y eso, damas y caballeros, es lo que yo llamo un golpe de gracia. Si yo fuera un dibujo animado, estaría tumbada en el suelo con corazones y cupidos girando alrededor de mi cabeza. Pero hay una voz dentro de mi cabeza advirtiéndome que esta cosa entre Ronan y yo está llegando a ser muy peligrosa. Por primera vez en mi vida, he encontrado 159

a alguien que me hace sentir que yo soy alguien que fácilmente podría hacer que me enamore locamente de él. Sé que debería tener miedo de lo que él me hace sentir, de cuánto me hace querer cambiar, ser una persona mejor, incluso tratar de convertirme en lo que él necesita que yo sea. Debo tener miedo porque él me hace querer dejar ir mis miedos, mis hábitos de dejar todo colgando sin importarme nada. Él me hace querer dar todo mi ser a él tal como se ha entregado a mí. Tengo hambre de la sensación que me provoca cuando estoy con él porque casi me


engaño en creer que soy la Blaire que él quiere. -"¿Qué pasa, nena?" Ronan debe ver el miedo reflejado en mis ojos. -"Nada... Estoy feliz. Me haces muy feliz, " miento, besándolo bajo la barbilla. Está a punto de hablar, pero lo detengo, poniendo mis dedos en su boca. -"Shhh... no digas otra palabra." Me presiono más cerca de él, agarro su dureza en mi mano y la acaricio, sintiendo las venas de su polla palpitar en mi palma. -"Cómeme, Ronan. Te necesito de nuevo”. -“Tu deseo es mi orden”. Me río. -“Qué amable de su parte”. 160

-“Es lo más caballeroso, después de todo” -dice el asno con una sonrisa diabólica en su rostro mientras alcanza un paquete de papel de aluminio. Ronan se arrodilla frente a mí, bombeando su polla en su mano


mientras abro las piernas y le dejo mirarme empezar a tocarme. Empujo mis dedos superficialmente hacia mí y los cubro con mi deseo por él y lo que está por venir. -"Cristo. Eres hermosa. “Él se inclina sobre mí, su boca encontrando la mía. Colocando una mano en el marco de la cama para apoyarse, la otra busca mi calor hinchado, pulsando con fuego para él... Sólo unas pocas citas más. Sólo unos días más de paraíso. Y entonces todo esto habrá terminado. Tengo que terminarlo. No habrá ningún daño real mientras no le permita acercarse más a mí de lo que ya está. Se olvidará de mí y seguirá. Como todos los demás lo han hecho. Como siempre. Yo sólo... Sólo desearía que la idea no me hiciera sentir mal de mi estómago. 161

Capítulo 16 TRABAJAR EN UN RESTAURANTE EXTREMADAMENTE EXCLUSIVO


en el Centro significa que tenemos una gran afluencia de hombres poderosos alrededor del almuerzo y la cena. Los políticos, los ejecutivos, los abogados y los hombres de negocios vienen aquí para hacer negocios (más como tratar de afirmar quién tiene la polla más grande cuando no se acarician los egos de cada uno) mientras come un pedazo de carne caro. Es una de las razones por las que me encantó tanto mi trabajo. Este lugar es lo que llamarías los campos de caza perfecto para alguien como yo. Es como conocí a Walker... y algunos otros. Y hoy, por primera vez en mucho tiempo, desearía no estar aquí. ¿Esa emoción que yo solía obtener cuando los hombres se fijaban en mí? Se ha ido. ¿Esa energía nerviosa que siempre me tenía en movimiento y nunca satisfecha? Se acabó. No hay ruido que llene mi cabeza y que interrumpa mi paz mental. Soy una nube flotante en un cielo azul de la mañana. Soy una hoja suelta girando en el aire, bailando con la brisa como compañera. Me siento despreocupada. Y Ronan me ha hecho eso. Sonrío a una pareja cuando les digo que su mesa está lista, pero la sonrisa no es para ellos; Es solo para Ronan y solamente para Ronan. Mi cuerpo podría estar aquí, pero mi mente está con él en su pequeño apartamento, haciendo el amor en una cama caliente. Podría estar de 162


pie aquí vestido con Prada de pies a cabeza, pero preferiría estar usando nada más que el olor de Ronan en mí. Ronan es mi nueva marca favorita. -"Blaire? ¡Hola! ¿Estás ahí? " Elly dice, sacándome de mi ensueño. -"Oh, hey, Elly. ¿Cuánto tiempo llevas ahí parada?” -"El tiempo suficiente para ver que tu mente está en algún otro lugar, o con otra persona." Suspiro, alisando las arrugas inexistentes lejos de mi falda negra ajustada. -"Lo siento. Sí, yo estaba pensando en Ronan”. Me mira como si tuviera dos cabezas. -"¿Chico de Brooklyn?", Le recuerdo. Elly sonríe mientras agarra mi pluma y la gira entre sus dedos. -"Lo sabía. Has estado actuando graciosa el mes pasado. Y si me estás diciendo su nombre, las cosas deben estar poniéndose serias”. -“No es así. Sólo nos estamos divirtiendo, ¿y qué quieres decir con


graciosa?” Ella se encoge de hombros. 163

-"Realmente no puedes verlo, ¿eh? Y no lo sé, siempre estás sonriendo. Y por la forma en que estás brillando, puedo decirte que tú, amiga mía, tuviste sexo anoche”. Rodé los ojos pero no puedo evitar sonreír. - "Te equivocas. Bueno, parcialmente equivocada". La miro de soslayo. -“Tuve sexo anoche y esta mañana”. -"¡Tú, mujer desbocada!", bromea. Le soplo un beso juguetonamente. Y orgullosa de serlo. Nos reímos tranquilamente, asegurándonos de que no atraemos demasiada atención hacia nosotros. -"Elly, no sé lo que voy a hacer. Realmente me gusta mucho. Es aterrador lo feliz que me hace. “Miro hacia abajo mis uñas, Notando


que mi manicura generalmente prístina está descascarada. Pero no soy lo suficientemente buena para él. Es todo lo que no soy. Es el tipo de persona con la que una buena chica debería salir, no una tan jodida como yo. -"Hay algunos riesgos que vale la pena tomar en esta vida", dice, agarrando mi mano. -"¿Y amor? El amor es uno de ellos, incluso si no sabes cómo va a terminar. Deja de actuar como reina del hielo, dale un descanso a tu cara de perra, y deja que las cosas pasan. Puede que te 164

sorprendas de como resulten las cosas. Y, para tu información, todo el mundo está jodido. Algunas personas solo lo ocultan mejor que otras”. Paramos a mitad de la conversación cuando escuchamos las


puertas de cristal abrir y cerrar. Me vuelvo hacia la entrada, una sonrisa lista en mi cara para el próximo cliente. Pero me congelo. Porque el que está delante de mí es Lawrence Rothschild luciendo tan pecaminosamente guapo como lo recordaba. Él está con una gran cantidad de tipos con de trajes, pero mis ojos sólo lo ven, lo beben, lo saborean, todos los hombres se desvanecen en el fondo sin sentido junto a él. Mientras nos miramos el uno al otro, siento mi cuerpo cobrando vida con deseo - con una atracción que sería tonto negar. Me aclaro la garganta, enderezándome. –“Bienvenido a Homme” digo con voz temblorosa. Él me da una sonrisa fácil, una que me encanta y me desarma al mismo tiempo. Una que me deja saber que él es consciente de lo inquietante que su presencia es para mí. Una que empuja a Ronan de mi cabeza. - "Hola Blaire." Mi nombre en sus labios es una caricia suave y tan embriagadora como un beso. 165


Él es humo; Oscuro, oscuro humo que nubla mis sentidos, susurra contra mi piel, y llena mis pulmones, contaminándome con su belleza intoxicante. Estoy a punto de contestarle cuando oigo a Elly disculparse cortésmente, diciendo que tiene que volver a trabajar. Mientras está pasando a mi lado, me susurra en el oído: -“No te sabotees a ti misma”. Centrándome en Lawrence y su compañía, asentí sin mirarla. Su advertencia me enoja. Ella me dice que no me sabotee, pero lo que ella no se da cuenta es que mis sentimientos por Ronan ya lo han hecho. Estoy cambiando. Comenzó con cosas pequeñas como mi ropa y mi cabello, incluso mi maquillaje menos plástico, menos sugestivo, natural y suave. Y hoy, es trabajo. Normalmente voy sobre el horario tan pronto como llego al restaurante, especialmente si no estoy en el trabajo el día antes con las llamadas de confirmación para salir. Me gusta tener una idea de quién va a cenar con nosotros y lo ocupado que estaremos. Estoy molesta conmigo misma porque he estado demasiado preocupada con un


hombre, dejando que mis emociones se metan con mi cabeza y mis prioridades, y no hacer mi trabajo correctamente. Porque si mis prioridades fueran directas, si tuviera mi actuación conjunta, habría sabido que Lawrence, o como su nombre aparece en la computadora, Sr. Rothschild, tenía una reserva esta tarde. 166

Ronan y sus dulces besos han logrado convertir mi mundo al revés en cuestión de semanas, haciéndome sentir como si estuviera perdiendo el control sobre mi propia vida. Estoy rompiendo mi regla número uno que es nunca pensar con mi corazón, y eso me va a hacer daño. El corazón es estúpido. El corazón es fácilmente engañado, dejándote expuesto y débil. Y estoy enojada conmigo misma por permitir que suceda en primer lugar. Mi manager, Carl, debe haber reconocido a Lawrence porque antes de que tenga tiempo de pronunciar una palabra, está parado junto a mí, dándole la bienvenida. Él le dice que su mesa está lista y que sería su placer llevarlo a ella.


Lawrence ni siquiera se molesta en mirarlo, con sus ojos sosteniendo mi mirada cautiva, devorándome. -"En realidad, me gustaría tener una palabra con la Sra. White primero." Él hace una pausa, el toque y sonríe prometiendo todo lo que es prohibido y maravilloso en sus labios. - "En privado." ******* Estamos en la oficina de Carl. 167

Estoy parada frente a la mesa de metal y Lawrence está junto a la puerta, una habitación entera entre nosotros, pero juro que puedo sentirlo como si estuviera a mi lado y nuestros cuerpos se tocaran. Nos miramos el uno al otro en silencio, la tensión haciendo que el cabello en mi nuca se erice. Con las manos en los bolsillos delanteros, su postura es relajada e imponente a la vez, pero no me engaña. Quiere intimidarme. Él quiere


que yo sea la primera en romperse. Sin embargo, sé cómo jugar su juego. Cruzo los brazos y continúo mirándolo en silencio. Es el primero en hablar. -“Te juzgué mal. Pensé que llamarías, y nunca me equivoco". Inclina la cabeza hacia un lado, su sonrisa sardónica haciendo arrugar las esquinas de sus ojos con líneas de risa. -"Debo decir que es algo nuevo, y algo que no me gusta”. -"Bueno, hay una primera vez para todo. Pero si debes saber, conocí a alguien”. Él levanta una ceja, probablemente pensando en Walker, y tengo la decencia de sonrojarme. -"Alguien más." Él se ríe entre dientes. - "Y déjame adivinar, este alguien más, ¿él es especial?" 168

De repente no puedo encontrar sus ojos, así que me enfoco en su corbata borgoña, admirando el patrón.


-“Sí, es muy especial. Es diferente... es perfecto”. -“No seas tan ingenua, Blaire. Es humano, por lo tanto, defectuoso”. Lawrence cierra el espacio entre nosotros en unos cuantos pasos. Cuando él está de pie ni siquiera a una pulgada de mí, miro para arriba rápidamente y me pierdo en su mirada verde. El color me recuerda a una selva amazónica tan rica, tan brillante, sin fin. La atracción innegable, lo veo levantar sus grandes manos, acariciando mi cara suavemente pero con determinación. Cuando su piel fresca entra en contacto con la mía, me estremezco mientras se desmoronan mis defensas con su tentador toque. Me acaricia la mejilla, notando el leve temblor de mi cuerpo. “-¿Quieres que me detenga?” Cuando le miro a los ojos, sé que no puedo mentirle. -"No." "¿Qué es lo que no me deja sacarte de mi mente? ¿Es tu belleza?" Pregunta Lawrence mientras la almohadilla de su dedo traza el arco de mi ceja, la acaricia suave como la brisa del verano. 169


-"¿Tu olor?" Él baja la cara, trazando mi mandíbula con la punta de su nariz tan lentamente, tan decadente. Su suave y cálida respiración besa mi piel y me hace estremecer. -"¿Cómo se siente tu piel?" Él me aparta el cabello con la parte de atrás de sus dedos. Dejando un sendero ardiente detrás mientras me besa la parte po0sterior de mi cuello. -“¿O es la forma en que sabes?” Estoy envuelta en una nebulosa de lujuria por un hombre que no conozco. Mi pecho se eleva y cae más y más rápido mientras yo suspiro por aire, su cercanía me hace sentir como si no pudiera respirar. La habitación gira. La temperatura sube. Tengo que apretar las manos fuertemente para evitar que yo llegue y lo toque, la necesidad de sentirlo bajo mis palmas es abrumadora. El magnetismo -el tirón entre nosotroscrece más fuerte con cada segundo que pasa, y soy impotente para detenerlo. Él es la gravedad y yo soy la caída de la manzana condenada


a golpear el suelo. Pero el aferramiento de Lawrence sobre mí va más allá de lo físico. Lawrence y sus palabras seductoras hablan a la Blaire oscura, a la Blaire que tengo que ser, haciendo imposible para mí ignorarlo y a sus avances. Esa Blaire lo quiere. Esa Blaire no puede decirle que no. Soltando una respiración temblorosa, digo: 170

- "He pensado en ti." -“¿Incluso con alguien tan especial en tu vida?” Me lamo los labios. Su atención se detiene, su mirada sigue la punta de mi lengua mientras se desliza sobre mi boca. -"Sí. Y me odio por ello”. En silencio, traza mi labio inferior, mojando la almohadilla de su pulgar con la humedad que mi lengua ha dejado atrás. Lo veo levantar el dedo a su boca, chupándolo, saboreándome. Mi corazón late con hambre de esos labios, de esa boca. Las imágenes de mí que montan su cara resplandecen a través de mi mente como luces de neón


parpadeantes. -“Mi querida, me quieres tanto como yo quiero. No luches con ese sentimiento”. Cierro los ojos momentáneamente cuando soy golpeada en el pecho por una roca pesada de culpa y auto-disgusto. Ronan. -"¿Por qué me estás haciendo esto? Estoy tratando de hacer lo correcto por una vez”. -“Porque esto” -mete las manos en mi pelo y me tira hacia él, uniendo el espacio entre nuestras caras-, “es inevitable”. 171

Luego me besa ferozmente y juro que puedo sentir el suelo bajo mis pies temblar. Su boca, sus labios, su lengua tienen gusto de pecado pero siento como el cielo, haciéndome olvidar momentáneamente que hay un hombre con los ojos que ríen que me espera en su apartamento. Mientras nos separamos, él dice: - "Deja el trabajo. Ven conmigo. Mi casa está cerca”.


-“No puedo”. -“¿No puedes, o no quieres?” Quiero decir que no quiero, pero las palabras quedan atrapadas en mi garganta. -"Sabes la respuesta... pero no puedo. He conocido a alguien quien realmente me gusta. Es muy especial”. -“Y sin embargo estás aquí sola conmigo, repitiendo una y otra vez lo especial que es. Me pregunto, ¿es porque estás tratando de convencerte de ese hecho?” Pongo mis manos sobre su pecho, pero no lo empujo. - "Me voy. Ni siquiera estoy seguro de por qué todavía estoy aquí”. -"Te diré por qué", dice bruscamente. Baja la mano entre mis piernas, empujando a través de la tela. Me agarro de sus hombros apoyándome y cierro los ojos cuando lo siento rozándome... apretándome en su palma... en la longitud de sus dedos. Un deseo tan 172

intenso, no puedo pensar, no puedo moverme, me despedazo. Ronan


está lejos, muy lejos. -"¿Sientes esto?", Dice Lawrence, empujando más profundo contra el material. - "Tu coño es tan cálido, sé que estás empapada para mí." Dejándome, él levanta la misma mano que con la que me frotaba hace un momento a su nariz y toma una respiración profunda, oliéndome en sus dedos. -“Tu cuerpo, tu olor, te traicionan, Blaire”. Y, tiene razón. Lo quiero. Una parte más baja de mí, donde la lujuria, la codicia y el deseo gobiernan mi mente, quiere a Lawrence y a todos sus millones. Esa misma parte de mí quiere que me folle hasta que él erradique a Ronan de mi mente y toda la felicidad que trajo a mi vida. -"Ahora mírame a los ojos y dime que no deseas." Lo miro fijamente, con los ojos en una guerra sin ningún ganador a la vista. -"Puedo ser un montón de cosas, pero no soy una mentirosa." Satisfecho, sonríe. -"Cuando te aburras de jugar en casa con alguien especial, llámame." 173


-“No lo haré” -digo, pero incluso las palabras sonaron vacías a mis oídos. -“Oh, lo harás, Blaire. Y tú lo sabes." Y luego se vuelve, se dirige a la puerta, la abre y sale sin mirar atrás. 174

Capítulo 17 AL TERMINAR DE TRABAJAR, voy directamente al apartamento de


Ronan. No me molesto en decir adiós a Elly o llamar a Ronan para hacerle saber que estoy en mi camino a su casa. Cuanto menos pienso, mejor es. Todo lo que sé es que debo ver a Ronan. Lo único que sé es que Lawrence todavía está en mi cabeza, jugando a juegos conmigo, atornillando mi tranquilidad. Maldito sea. Llamo a la puerta de Ronan más fuerte de lo necesario, con los nudillos picando. Cuando abre la puerta, entro sin esperar que me invite. La urgencia de estar con él se hace más fuerte a cada minuto que pasa. Si estoy con él, si siento sus manos sobre mí, si escucho su voz, y si le miro a los ojos, él hará que la otra Blaire -la que quiere a Lawrence y todo lo que ofrece- desaparezca. La volverá a callar una vez más, sus deseos y pragmatismo olvidados. Cierra la puerta detrás de mí. -"Blaire? Pensé que eras-" 175


Sin decir una palabra, cierro el espacio entre nosotros hasta que nuestros cuerpos se conecten. El contorno de su polla me toca el estómago, mis pechos empujan contra su duro pecho, y las puntas de mis pezones se tiñen de deseo. Una urgencia primordial de tenerlo, de tomarlo, palpita como el latido de mi corazón dentro de mí. -"Ronan," respiro contra sus labios. "Calla y bésame." Lo agarro por la nuca, lo empujó hacia mí y lo beso. Nuestras lenguas chocan en una batalla de boca abierta, pero no es suficiente. Deseando más de él, anhelando más de él, profundizo el beso en todas partes. Mientras el fuego líquido se extiende a través de mi torrente sanguíneo, guío mi mano más allá de la cintura de sus pantalones vaqueros y dentro de sus calzoncillos boxers, envolviendo mis dedos alrededor de su polla y bombeándola. Él maldice y comienza a desnudarme, rápidamente se deshace de mi falda y mis bragas. Cuando está a punto de quitarme la camisa, saco la mano de sus vaqueros. -“No aquí, en tu dormitorio”. Su pecho rápidamente se levanta y se cae, su respiración pesada. -"Mujer, vas a ser mi muerte." Camino hacia su habitación mientras saco el resto de mi ropa. Miro hacia atrás, lo miro y me congelo. 176


A pesar de que puedo ver el deseo en sus ojos, es la ternura detrás de ellos lo que me hace querer romperme y llorar. No pienses. No pienses. No pienses. Cuando estamos en su habitación, rodeados de calidez, libros y fotografías de sus viajes, lo empujo hacia la cama. -"Quédate aquí." Me mudo a su silla de madera junto a su escritorio donde está su cámara y sus pruebas. Me muerdo el labio inferior, la acumulación de calor en mi núcleo y una sensación de hormigueo se extiende a través de mi coño mientras siento sus ojos en mí. Me siento en la silla, que pasa a estar enfrente de él, mi culo desnudo y la espalda deslizándose a través de la superficie lisa. Ronan me observa de cerca, su mirada, chispeando con lujuria, vagando sobre mi figura. Me recuerda a la manera en que Lawrence me miró en la oficina de Carl. Veo a Ronan desnudarse. Su camiseta negra de los Beatles va primero, sus pantalones vaqueros al lado, y por último pero no menos


importante, su ropa interior. Su polla, tan dura, apunta hacia su estómago. Ronan se sienta en la cama con su espalda contra la cabecera y su dureza en la mano, acariciándose tranquilamente. Una sonrisa descarada en mis labios, abro mis piernas y las coloco sobre los brazos de madera. Estoy completamente expuesta en esta 177

posición mientras tomo mis senos, jugando con ellos. El deseo que veo en sus ojos es convicción suficiente. Parece que quiere hacer cosas muy malas, traviesas para mí, y yo soy una víctima más que dispuesta. Quiero ser corrompida. Quiero olvidar lo que pasó con Lawrence. Pero no importa lo mucho que lo intente, no puedo. Mi cuerpo todavía vibra con el recuerdo de su tacto, su beso, cómo se sintió cuando sus dedos me tocaron allí. -“Mírame” -digo, intentando sacar de mi cabeza un recuerdo de un hombre de ojos verdes. Lentamente, de manera provocativa, bajo la mano hacia mi coño, separo mis labios hinchados y froto mi clítoris con la almohadilla de mi


dedo índice. Una ligera presión. Voy y vengo. El dulce zumbido de mis sentidos a medida que cobran vida con mi toque. Dios, estoy mojada. -"Mmm, esto se siente bien", insisto mientras empiezo a joderme, extendiendo mis piernas más ampliamente para que él vea mis dedos desaparecer dentro de mí. Mi cabeza se reclina hacia atrás, la sensación de que se mueven dentro y fuera de mí, empalando Embriagador y poderoso. Yo me froto. Presiono la mano. Me siento sucia, pero me encanta. 178

El sonido de nuestra respiración, la sensación de mis dedos dentro de mí, mi coño húmedo contraído a su alrededor, el olor de excitación en la habitación y sabiendo que Ronan me está viendo masturbarme embriaga mis sentidos. Estoy borracha de lujuria... con él. Ronan comienza a empujar más fuerte en su mano. Una sonrisa


presuntuosa y media en sus labios, él me observa mirarlo bombear su polla arriba y abajo en su puño, el ritmo que aumenta, su apretón que aprieta. Se me hace agua la boca, la palpitante e hinchada cabeza me invitan a chuparlo. -"¿Quieres una probada?" Saco mis dedos empapados y los limpio, saboreándolos. -"Mmm..." gemí. "Tan bueno." Ronan, el bastardo, sacude la cabeza como una sonrisa satisfecha en su cara. -"No, estoy bien aquí." Y entonces, porque no soy una para negarme de los placeres corporales, decido que he tenido suficiente. Estoy febril de querer y nada más que su hermosa polla va a hacer. Me levanto, mis piernas rígidas, el fuego ardiendo a través de mí, y camino de regreso a la cama. Cuando estoy de pie junto a él, pongo mi nariz debajo de su oreja y respiro su aroma de hombre mezclado con 179


excitación. Notando la forma en que sus músculos se tensan por mi cercanía me hacen sonreír. - "¿En serio?" Susurro, lamiendo su oreja. Con mi espalda frente a él, me meto en la cama a cuatro patas. En esta posición, estoy preparada para que me tome por detrás, y eso es lo que quiero. Quiero que me reclame de la manera más animal. Quiero que me joda la culpa fuera de mí, y me marque como suya una y otra vez. Miro hacia atrás y le guiño un ojo. Sí, es una invitación, o un desafío, y espero que acepte. Con una mano, extiendo las mejillas de mi culo, enterrando mi dedo medio en mi abertura, y le muestro exactamente donde lo quiero, donde lo necesito. Ronan no me defrauda. Nuestras miradas se conectan, promesas del placer por venir brillando en ellas. Ronan se arrodilla justo detrás de mí mientras toma un paquete plateado de la mesilla de noche, lo abre y lo tira sobre su dureza. Me da una palmada en el culo una vez, dos veces, haciendo que pique sólo para poder aliviar el dolor con su lengua un segundo después. Lo miro mojar su pulgar derecho con su boca y bajarlo entre las curvas de mi culo mientras comienza a deslizar la cabeza de su pene contra mi entrada. Él abre los pliegues de mi coño con él, recubriéndose en mi deseo, la punta acariciando mi clítoris. Un ronroneo escapa de mi boca 180


cuando siento que la áspera piel de su pulgar juega con mi lugar prohibido, burlándose de mí, frotándome hacia el infierno y de regreso. -"Por favor," le suplico. Sacude la cabeza, sin siquiera molestarse en esconder su sonrisa. -"Aún no." En eso, me río en voz alta, pero suena más como un sollozo, mi cuerpo temblando de necesidad. Me está haciendo pagar por mi actuación en la silla. -"Ronan." Me detengo cuando su pulgar desaparece dentro de mí. Me muerdo el labio y cierro los ojos momentáneamente mientras lo siento entrando. El dolor se convierte en placer ilícito, vertiginoso en su poder. "Oh Dios." Suavemente, saca su dedo, besa mi espalda baja, me da la vuelta y cubre mi cuerpo con el suyo. -"Así." Sosteniendo mis brazos sobre mi cabeza con sus manos, envuelvo mis piernas alrededor de su cintura mientras él entra en mí en un empuje


rápido, profundo. Su dureza castigadora me llena hasta la empuñadura, haciéndome llorar en éxtasis. En este momento mi necesidad de él me quema: se apodera de mí. 181

Pero a medida que él continúa llevándome, sus caderas entrando y saliendo de mí, el familiar sentimiento de indignidad cada vez que estoy con él me sobreviene. La única diferencia esta vez es que sé que no soy digna de él. -"¿Por qué yo, Ronan?" Le pregunto, agarrando su culo y tirándolo más profundo dentro de mí. La penetración tan intensa, gemí, mareada. Deja de empujar, su polla pulsante enterrada dentro de mí. -"Porque cuando te miro, veo todo lo que quiero y todo lo que necesito." Y entonces él procede a joder todos los días de luz de mi vida. ******** -"¿Qué estás haciendo allí?", Oigo a Ronan preguntar con voz soñolienta.


- "Regresa a mí. La cama todavía huele a ti”. Estoy sentada en su silla junto a la ventana cuando se despierta. Me doy la vuelta para encontrar a un Ronan desnudo de espalda, frotando sus ojos con las palmas de sus manos. Su cabello ondulado sobresale en todas direcciones posibles gritando sexo. Sonrío, acercando mis piernas a mi pecho, y sacudo mi cabeza negando, mirando por la ventana de nuevo. 182

Miro el sol de la mañana temprano bañar edificios y las calles en luz mientras que la gente va a sus trabajos, listos para comenzar su día. Mis ojos siguen a un par que camina, y siento tal desesperación y tristeza venir encima de mí, borrando cualquier rastro de una sonrisa de mi cara. Y sé por qué... Me agarro un pedazo de mi cabello y empiezo a trenzarlo. -"Sólo estoy mirando a la ciudad... ¿no es tan deslumbrante, tan libre, tan desinhibida?"


-“Te mostraré libre y desinhibida, nena”. Inclino mis ojos en su dirección, memorizando la forma en que me mira, memorizando la forma en que se siente estar con él. Pero cuando nuestras miradas se conectan rompemos en risas, llenando la habitación de felicidad efímera. Con las risas muriendo, dejando lo que parece el comienzo de una brecha entre nosotros, Ronan se levanta y añade, su voz como terciopelo líquido, -"Ven aquí, nena, te necesito." -"Nu-uh. Sé lo que quieres y estoy cansada ", miento. -"Si no vuelves a traer tu lindo trasero aquí, voy a buscarte." 183

Quiero decirle que venga a buscarme, pero me temo que mi voz me traicionará, así que simplemente sacudo la cabeza y continúo mirando por la ventana, trenzando mi pelo. Antes de que lo sepa, una mano está alcanzando la mía, ayudándome a levantarme, y estoy envuelta en un abrazo ahogado. Sin decir una palabra, entierro mi cara


en su pecho, sintiendo su piel suave como la seda contra mi mejilla, y respiro su olor. También puedo escuchar el golpeteo de su corazón, y como una canción de cuna ayuda a calmarme. Después de pasar un par de minutos en silencio, nuestra respiración es el único sonido en la habitación, Ronan pone una mano bajo mi barbilla y me hace mirarlo. -"Tengo algo para ti." -"¿de verdad? ¿Por qué?" Él me deja ir, caminando hacia su mesita de noche. -"Sólo porque sí." Recupera un paquete y regresa a mí. -"¿Pero porque? ¿Cómo?" Sonríe una sonrisa traviesa que lo hace parecer mucho más joven. -"Sólo ábrelo, Blaire." El recuerdo de lo que sentía al besar a Lawrence parpadeaba en mi mente. 184


-“Pero yo no lo merezco”. -“Aceptamos estar en desacuerdo con eso, ¿verdad?” -"Pero…" -"Shh. ¿Dejarás de ser tan terca por una vez y solo déjame darte algo?” " Frunzo mis labios mientras lo miro con puñales en los ojos. -“A veces te odio, ¿sabes?” Ronan se ríe en voz alta. -“Sí, sigue diciéndote eso”. Estoy a punto de decirle que está tan lleno de sí mismo cuando levanta la mano. -"No. No lo escucharé. Abre primero el regalo, entonces puedes seguir diciéndome cuánto me odias”. -"Eres un inútil." Miro hacia abajo el pequeño paquete en mis manos, el papel de embalaje púrpura suave. Sonriendo, desenvuelvo el regalo, y cuando el papel cae en el suelo completamente olvidado, descubro un reloj de Hello Kitty. El latido de mi corazón se detiene al mirar la esfera. Hay un dolor en mi pecho y mariposas en mi estómago. -"Te acordaste," susurro suavemente. 185


No es el mismo que yo quería que mis padres me trajeran, es mejor. Este es probablemente el regalo más modesto y menos caro que he recibido, pero mi visión empieza a llenarse de lágrimas, sé que no tiene precio. Mis manos temblando, miro el regalo cuando siento su mano debajo de mi barbilla, suavemente inclinándola hasta que nuestros ojos se encuentran. Y la forma en que me mira... Oh, la forma en que me mira es de lo que se escriben los poemas de amor. -"¿Cómo podría olvidarlo?", Dice suavemente. Mi pecho está lleno de emociones: buenas, malas y confusas. Se siente como si pudiera estallar con la intensidad de todo. Y si tuviera alguna pregunta sobre si me estaba enamorando de él o no, está completamente responda en este momento. Lo estoy. Muy profundamente. Miro hacia arriba mientras lucho contra las lágrimas que amenazan


con derramarse, lista para darle las gracias, pero las palabras quedan atrapadas en mi garganta. -"Maldita sea. Mi propósito de darte ese reloj era verte sonreír, no hacerte llorar. 186

Él alcanza el reloj, pero tiro su mano lejos y acuno el regalo cerca de mi pecho. -“¡Ni siquiera pienses en ello! Me encanta." -“Entonces, ¿qué te hizo parecer tan triste?” -"No... no fue eso. Es la cosa más bonita que alguien me ha dado". Me detengo, perdiéndome en sus ojos. -“Gracias, Ronan. Muchas gracias." -“Aquí, déjame ponértelo”. Ronan saca el regalo de mis manos y me pone el reloj en la muñeca. -"¿Así que realmente te gusta?" Mientras observo su regalo, recuerdos de mi infancia, de los


sueños quebrantados y de las pasadas semanas que he estado con él remolinan en mi cabeza: Ronan, mis padres, felicidad y angustia, lágrimas y risas, soledad y compañerismo. El recuerdo de un sueño en particular que solía tener todo el tiempo cuando era una niña flota en mi mente, inundando todo mi ser con dolor físico. En ese sueño, estoy sosteniendo las manos de mi madre mientras giramos en círculos tan rápido como nuestras piernas nos lo permiten. La velocidad de nuestros cuerpos nos impulsó a ir cada vez más rápido con cada vuelta, mientras que los colores y las formas se 187

convirtieron en un arco iris borroso alrededor de nosotros. Sin preocupaciones y libres, lanzamos nuestras cabezas detrás riendo tan duro como si fuéramos por siempre jóvenes - el momento fácil que se siente mágico. No debería haber sido capaz de ver a mi papá, pero como era un sueño, supe que nos estaba mirando. Reclinado perezosamente contra un árbol, con una sonrisa en su rostro atractivo, no parecía ebrio como solía hacerlo. En cambio, su ropa estaba inmaculada,


Su pelo negro alisado a un lado. Pero fue lo que vi en sus ojos azules lo que más amé. Ellos brillaban con amor tanto por su esposa como por su hija. Y en ese momento, cuando nuestros ojos se conectaron, la risa dulce de mamá que llenaba mis oídos, sabía que era amada. Sabía que era amada. Pero entonces despertaba, encontrándome en una cama fría en una habitación vacía. Me tocaba las mejillas y encontraba que estaban mojadas porque estaba llorando en mis sueños. De nuevo. Así que mientras continuo mirando el reloj que Ronan me dio, pierdo la poca compostura que me queda y me descompongo por completo. Pero una parte de mí se pregunta... ¿El amor es realmente tan malo? 188

¿Querer algo tan hermoso y tan simple como el amor, es una cosa


tan horrible? Debe ser porque duele. Me duele el pecho. Mi corazón duele. La belleza de esto me está volviendo loca. ¿Qué me pasará cuando termine esto? Tal vez antes de hoy, podría haberme alejado de él Sin daño, pero no creo que eso sea posible. No puedo seguir mintiéndome. Me estoy enamorando de él, y por eso, tiene que llegar a su fin. No puedo evitar la risa histérica, medio sollozo que escapa a mi boca. -"Lo siento... necesito un momento," Digo, empujando a Ronan lejos y corriendo al baño. Me estoy secando la cara con un pañuelo de papel cuando siento que Ronan está detrás de mí. Me agarra por el brazo y me da vueltas, así que estamos cara a cara. -"¿Por qué estás llorando?", Pregunta mientras su pulgar toca algo de la humedad que queda de mis lágrimas en mis mejillas. –“¿Qué pasa, nena?” Sacudo la cabeza. -“¿Qué haces conmigo, Ronan? Eres demasiado bueno para mí. Deberías estar con alguien que no tiene tanto maldito equipaje. Alguien 189


que se pueda dar a sí misma completamente a ti. Haces algo agradable para mí y me descompongo y lloro. ¿No ves lo jodida que estoy? No soy buena para ti. No te merezco. No te merezco”. Sigo repitiéndome una y otra vez, con la esperanza de que le haga creer esas palabras, y convencer a mi corazón de que esto ha terminado. Pero Ronan no me escuchará. Me abraza y me dice: -"Shhh... Tú me mereces y no voy a ir a ninguna parte". Le hablo en el pecho. -“No deberías. Estoy…" -“Sí, sí, sigues diciendo que no eres digna de mí y que estás tan jodida. ¿Pero sabes qué? No me importa. No quiero perfecto, no lo necesito. Sólo te quiero, Blaire. Solo te quiero a ti. ¡Mírame!" Levanto la cara y me ahogo en las profundidades de sus cálidos ojos. -"Un día vas a dejar que te ame, y voy a mantenerte tan apretada que nunca te dejaré ir. Te voy a amar como si fuera la única cosa que debía hacer. Como si fuera mi propósito en la vida. No lo ves, Blaire?


¿No lo entiendes? Estás en mí. En todo lo que veo. En todo lo que toco. Estás en el aire que respiro, en el agua que bebo, y en cada sueño que sueño. Quiero decirte mucho más, pero sé que no estás lista para escucharlo”. 190

Escuchar sus palabras, querer creerlas, querer hacerlas reales es lo que me hace darme cuenta de que se acabó. No puedo. Estos sentimientos me destruirán. Ya lo han hecho. Estoy entumecida de adentro hacia afuera y me doy cuenta que nuestros días felices han llegado a su fin. Ronan toma mi cara en sus manos. -“Estaremos bien. Te lo prometo, Blaire. " Sella el espacio entre nosotros con el primero de nuestros últimos besos. Sin embargo, esta vez no me pierdo en la danza de nuestras lenguas y la sensación de sus manos deslizándose a través de mi piel. Esta vez, cuando me guía a su cama y nos convertimos en uno encima de sus sábanas, finjo mi clímax. Es como si mi cuerpo supiera lo que mi


conciencia no ha admitido todavía. Se siente…final. Y cuando entra dentro de mí, su cuerpo temblando encima del mío, no son las palabras que me susurra en el oído lo que oigo. No son las que giran dentro de mi cabeza, son las de Lawrence. Él estaba en lo correcto 191

Capítulo 18 Más tarde aquella noche… COMO LA COBARDE QUE SOY, ESPERO HASTA QUE estoy segura de que Ronan se ha quedado dormido para salir de la cama y ponerme mi ropa. El entumecimiento permanece. No hay lágrimas que verter. Tengo frío hasta el hueso, pero finalmente estoy en paz. Pensé que no sería capaz de deshacerme de Ronan, pero curiosamente, es bastante fácil. Pase de sentir tanto, hasta no sentir nada. Estoy vacía. Hueca. Después de agarrar mi bolsa, camino hacia la cama y me detengo


a verlo dormir, su cabello parcialmente cubriendo sus ojos. Una parte de mí quiere acostarse junto a él y agarrar su cuerpo como si fuera mi ancla y perderme en su belleza. Quiero correr mis dedos sobre su cabello, sintiendo su suavidad una última vez, pero no lo hago. He perdido ese derecho. ¿Y no es así como funciona la vida, después de todo? Todas las cosas buenas de la vida nunca duran. Como una buena subida, en algún momento debes bajar y estrellarte y arder. Las cosas terminan. La gente 192

rompe promesas tácitas. La gente rompe los corazones. La gente sigue adelante y se olvida. Después de un rato, pongo mi bolso abajo al pie de la cama y quito su regalo de mi muñeca. Al quitarme el reloj, siento como si estuviera arrancando mi corazón de mi pecho. Coloco el reloj en su mesita de noche, me inclino y le doy un último beso.-” Adiós, mi dulce dulce muchacho”. Enderezándome, levanto mi bolso y paso mis manos sobre mi falda


arrugada. Sinceramente, noto mis manos temblorosas, pero todavía me doy la vuelta y salgo de su habitación, de su apartamento. Fuera de su vida. El miedo es una prisión. Una sensación de poder incapacitante que difunde la oscuridad en tu interior. Te ciega. Te hace cuestionarte. Se hace cargo de cada decisión que tomamos, coloreándola con la duda. El miedo, para la mayoría de nosotros, gobierna nuestras vidas, y es sólo cuando lo conquistas que realmente puede vivir tu vida al máximo. Sin embargo, el miedo no es una mala cosa. Porque el miedo me impide herirme una y otra vez - de ser descuidada con mis emociones. Y es el mismo miedo que me impulsa a ignorar las llamadas de Ronan y no contestar sus textos para los próximos dos días. Elimino todos los mensajes de texto y de voz sin abrirlos. 193

Y es ese mismo miedo el que me lleva a caminar hacia mi vanidad, a tomar la tarjeta de visita apoyada contra una botella de perfume, recoger mi teléfono y darle una llamada a Lawrence. Descartando a


Ronan y los recuerdos de nuestros días felices de una vez por todas. Sí, el miedo no es tan malo. 194

Capítulo 19 MORDISQUENADO MI LABIO Y QUITANDO el brillo plateado de mis uñas, espero a que el hombre que ha estado en la periferia de mis pensamientos responda la llamada. Me siento sin aliento. Mis manos están sudando. Los latidos de mi corazón se intensifican con cada tono de llamada de la línea en mi teléfono, acercándolo a mí, pero no hay temor, ni pánico, sólo aceptación. Con Ronan, pensé que la felicidad podría ser alcanzable, casi a mi alcance. Y fue por un tiempo. Pero el amor nunca es suficiente, ¿verdad? Y realmente, ¿qué esperaba? Un tigre no puede cambiar sus rayas. Incluso si no lo hubiera terminado, ¿cuánto tiempo antes de la realidad de quién soy, de lo que quiero en un hombre-lo que busco- se convirtiera en una carga? ¿Cuánto tiempo pasaría antes de que Ronan se diera cuenta de que yo era sólo


una hermosa concha sin nada dentro sino un eco de mi antiguo yo? No quiero amor ya que no lo necesito. No quiero sentir. Quiero todo lo que el dinero pueda comprar, aunque sea a expensas de mi alma, o lo que quede de ella de todos modos. Un recuerdo de un Ronan sonriente en nuestra primera citas parpadea en mi mente. 195

-“Ven conmigo, Blaire”. Sacudo la cabeza, luchando con una sonrisa. -"Sé que me voy a arrepentir de esto." "Tal vez... pero ¿por qué no? Vive un poco." -“No quiero hacerlo. Me gusta que mi vida sea planeada y sencilla”. "Es mejor vivir una vida llena de remordimientos que no vivir en absoluto." Bajando la voz, él añade con voz ronca, "Déjame mostrarte cómo se hace." Cierro los ojos y apreto mi agarre en el teléfono. No. No, no dejaré que me haga esto. No dejaré que él y el recuerdo de sus dulces palabras


me impidan alcanzar mis metas. Si he tenido alguna persistente duda de que hice la elección equivocada al dejarlo, esto refuerza mi decisión. Después de cinco o seis tonos sin respuesta, estoy a punto de colgar cuando él contesta. -"Hola", es todo lo que dice en ese tono aterciopelado y delicioso de su voz. Agarro el teléfono más fuerte. -"Soy yo. Dime cuándo encontrarte y estaré allí”. -"Buena niña. No te arrepentirás”. 196

-"¡Espera!" -"¿Sí?" Parece divertido. -“Quiero mucho dinero”. -"Está bien. Tengo más que suficiente”. ******* Después de que me dice que espere una llamada de su asistente, Gina, para finalizar los detalles de la cita, cuelga sin decir otra palabra.


No hay necesidad. Ya he tomado una decisión, y una vez que lo hago, nunca la cambio. Estoy a punto de poner mi teléfono lejos cuando veo una alerta para un nuevo mensaje de Ronan. Sin molestarme en abrirlo y leerlo, le respondo. B: No quiero complicado. No me contactes de nuevo. Y no lo hace 197

Capítulo 20 ¿LO VOY A HACER REALMENTE? ¿Puedo pasar a través de esto? Me acerco al espejo y agarro un trozo de mi cabello negro. Le doy un tirón. Tan duro como los hombres que me joden tiran de él. Me da ganas de vomitar. Pero me gusta esto, ¿verdad? Miro la forma en que mis ojos azules brillan febrilmente mientras me aprieto más fuerte, haciendo que me estremezca, y pienso que no hay diferencia. Bien… sí. Hay una. En lugar de regalos o alquiler y vivir gratis durante un par de


meses porque el tipo que estoy atornillando lo tiene cubierto, voy a ser realmente pagada por mis servicios y luego ta-ta, nunca te veo. Y eso es exactamente lo que quiero. Especialmente después de... Ni siquiera puedo decirme su nombre. Miro la indecisión reflejada en mis ojos, pero lo sacudo como si me hubiera sacudido cada tipo de emoción que se acerca a hacerme sentir. No quiero sentir nada. No puedo. Sentir es malo. Te deja vulnerable. Y no tengo tiempo para emociones como la culpa o la vergüenza. Me gusta el dinero. 198

Me gusta el poder. Me gusta la adoración. Me gusta el sexo Soy buena en ello, o por lo que se eso es lo que los chicos que me han jodido me dicen. Tal vez ser linda y ser juguete de mierda de alguien es todo en lo que soy buena. Pero bueno, no puedo quejarme porque


eso es todo para mí. Mi culpa. Mi elección. Y no es que yo sea la primera buscadora de oro en abrir sus piernas por la cantidad de dinero adecuada. Solo deseo que las náuseas desaparezcan. Me doy la vuelta y me dirijo hacia mi cama, dejando un espejo lleno de mentiras detrás. Me pongo la más pequeña tanga negra que tengo, cojo el vestido de encaje rojo profundo que yace encima de mi edredón y me lo pongo. A medida que el vestido se va abajo, siento la forma en que la seda comienza a contraer mi cuerpo, ya que cubre más áreas de mí, y me encanta. Camino hacia mi cuarto de baño y termino de maquillarme. Esta noche, quiero robar el aliento de Lawrence, así que me tomo mi tiempo con mi ritual habitual. Quiero lucir lo mejor posible matando lo poco de inocencia y belleza que queda dentro de mí, y qué mejor manera de hacerlo que ardiendo tan brillante como una estrella. 199

Peino mi cabello y veo la forma en que cubre la mayor parte de mi


espalda, como un río negro brillante. Doy un paso atrás y echo un vistazo a mí misma. Sonriendo en mi reflejo, noto la forma en que mi sonrisa no llega a mis ojos. Cuán fríos y vacíos se ven. Mi máscara está puesta. ******* -"Disculpe." -"Sí, señorita", responde el chofer. -"Me preguntaba, ¿dónde exactamente en Long Island me lleva?" Estoy montando en el Rolls Royce negro que Lawrence envió para recogerme y llevarme hasta él. Sé que el aire acondicionado está encendido en el coche, pero siento que estoy de pie junto a una chimenea. Estoy tan caliente. -“La llevaré a su propiedad, Rothschild Hall. Se encuentra en el centro de la isla, señorita”. -“¿Vive en un lugar que tiene nombre? Tan grande, ¿eh? " 200


Pregunto, mi voz sonando con sarcasmo. Pero supongo que debo creerle. Sólo las casas que prácticamente tienen su propio código postal se les permite tener un nombre. He estado en unas fiestas de verano en ese tipo de lugares. El conductor se ríe, nuestros ojos se conectan en el espejo retrovisor. -"Se puede decir que sí." -"Yo soy Blaire, por cierto. ¿Cuál es tu nombre?" El hombre de piel de color canela sonríe. -“Soy Tony”. -"Encantado de conocerte, Tony." -“Me alegro de conocerla, señorita Blaire”. -“Oh, Dios mío, no soy señorita” -digo, guiñándole un ojo-. “Llámame Blaire, por favor”. La comisura de sus labios se contrae. -“Claro, Blaire”. Estamos saliendo del túnel del Centro cuando pregunto: -"¿Cuánto tiempo llevas trabajando para Lawrence?" 201


-"He trabajado para la familia Rothschild durante los últimos treinta años, pero los años están empezando a dejar su marca en mí, por lo que ahora sólo conduzco a Laurie-quiero decir, a el señor Rothschild un par de días a la semana." -“¿Laurie?” Es difícil imaginar que el hombre viril que conocí en el museo pueda llamarse Laurie. Me da ganas de reír. -“Odia ser llamado por ese nombre. Desde que era un pequeño monito de seis ", dice, la risa y el amor se mezclan en su voz. Hablamos sobre su familia, pero la conversación se detiene cuando pregunta por la mía. La pregunta me recuerda por qué estoy en este coche en mi camino para conocer a su jefe. Me recuerda quién soy y de mi pasado. Y graciosamente, el recuerdo que viene a la mente es uno de mis primeros días en la gran ciudad poco después de cumplir dieciocho años y había abandonado mi ciudad natal. Pude conseguir un trabajo como camarera en un restaurante italiano en la calle Wall. Sospecho que sólo


conseguí la posición debido a mi apariencia, ya que no tenía ninguna experiencia previa de trabajo. Era uno de los asiduos, como siempre lo son. Un poco mayor que el señor Callahan y con un aire cosmopolita a su alrededor, me impresionó. Seguía volviendo, a veces con amigos, a veces solo. Pero siempre regresaba. Siempre emparejaba mi propina con la factura. 202

Siempre se aseguraba de que yo supiera lo rico que era. Cuando le di mi número de teléfono, conseguí flores. Cuando acepté su primera invitación para ir a cenar, me mimo con regalos. Y finalmente acepte sus propuestas... Mientras mis tacones se deslizan por el suelo brillante, lo veo sentado junto a la barra. Un hombre de unos cuarenta con pantalones vaqueros, un botón blanco y una chaqueta deportiva de color marino con mocasines de cuero, mira a mi manera y de inmediato se levanta. Su sonrisa vacía, sus ojos hambrientos. Tiempo de actuar mi parte. Hora de jugar Blaire. Es hora de jugar


conmigo misma. Lentamente, hago contacto visual, dejando que el azul de mis ojos lo hipnotice mientras sonrío seductoramente. Es una sonrisa que le permitirá imaginar cómo mi boca se verá envuelta alrededor de su polla. Y está funcionando. La forma en que sus ojos me devoran hace que mi pulso se acelere. No hay nada más deliciosamente embriagador que la adulación. Cuando estoy delante de él, extiendo mi mano hacia él. - "Hola, Luke", digo sin aliento. -"Blaire... te ves exquisita esta noche" , murmura. 203

El olor de su cara colonia hace cosquillas en mi nariz y la parte posterior de mi garganta. ¿Se duchó el hombre? Me da ganas de vomitar. -“¿Quieres una copa antes de subir?” Quiero darle una palmadita en la rodilla y decirle como a un perro, "Calma abajo, perrito, calma abajo," pero no puedo, así que sonrío.


-"Por supuesto. Una copa de champán, por favor. Tal vez si me emborracho lo suficiente, no tendré que sentir sus manos y su boca en mí. No tendré que sentirlo moviéndose dentro de mí. ¿Podría ser tan afortunada? Por una fracción de segundo, me pregunto si se da cuenta de que sólo tengo dieciocho años, pero supongo que no importa. Probablemente le gusto porque me veo tan joven. Después de dos rondas de bebidas, escocés en las rocas para él y champaña para mí, se inclina más cerca de mí, agarra mi culo, y murmura en mi oído, -"No más alcohol para usted. He esperado mucho tiempo para hacer esto, y quiero que estés lúcida”. -"Vamos a salir de aquí entonces", digo mientras lucho contra la parte de mí que quiere huir de este lugar, sin volver atrás. Pero esto es 204

por lo que vine. Tengo que aprender a jugar este juego. Mi supervivencia depende de ello.


Él envuelve un brazo muscular alrededor de mi cintura y guía el camino hacia el ascensor. Una vez que las puertas se cierran detrás de nosotros, Luke me pega contra la pared y comienza a besar mi cuello y la curva superior de mis pechos. Sus labios son suaves al dejar huellas mojadas a lo largo de las ranuras de mi cuerpo expuesto. Cerrando mis ojos -y entumeciendo mi mente a sentimientos y emociones, inclino mi cabeza hacia atrás y le permito ganar el valor de su dinero. Dentro de su habitación de hotel, le pregunto, - "¿Y ahora qué?" -"Ahora tengo que hacer lo que he querido hacer toda la noche", dice mientras me besa en la boca. Tumbándome en la cama, me empuja el pelo hacia un lado y deja que sus dedos se queden en mi rostro, su toque quemando mi piel. -"Eres tan hermosa... la mujer más hermosa que he visto nunca", susurra, sus manos a tientas en todas partes. Puedo verme reflejada en sus ojos y mi reflejo me asusta. Mientras habla palabras que el señor Callahan murmuró antes, sigo mirando mi reflejo. Qué fría y vacía me veo... pero hermosa, siempre hermosa. 205


No se molesta en quitarme el vestido antes de levantar la falda hasta mi cintura, desabrocha sus pantalones, tira un condón en su polla ya dura y se empuja dentro de mí. No estoy mojada por lo que duele un poco, pero cuanto más empuja y juega con mi clítoris, más mi cuerpo lucha con mi disgusto. Cuanto más lo quiere. Mientras continúa empujando, imagino todo lo que quiero: la vida fácil, lo mejor de todo, la seguridad. Me digo que mientras lo deje follarme y no pensar en ello, puedo tenerlo todo. Estoy a punto de cerrar los ojos y girar mi mejilla hacia un lado, cuando lo oigo decir: -"No lo hagas. Quiero ver tu cara." Así que no lo hago. Miro su rostro rojo y sudoroso mientras me folla. Yo memorizo cada sonido, cada olor, cada gruñido, y cada beso sucio. Repito una y otra vez que esto es lo que quiero hasta que las palabras no suenan tan huecas en mis oídos. Cuando se retira, odio ver que está cubierto en la respuesta de mi


cuerpo a él. Y cuando cae sobre mí, no puedo evitar gemir cuando siento la suavidad húmeda de su lengua lamiendo mi clítoris, succionándola y mordiéndola entre sus dientes. No quiero que me guste. Quiero estar disgustada, y lo estoy, pero mi cuerpo no puede mentirme. No me mentirá. A mi cuerpo le gusta la forma en que este hombre me está 206

follando. En el exterior, gimo y jadeo porque soy yo, pero en el interior... en el interior me muero lentamente con cada empuje. Pero no me importa. Soy yo tomando el control de mi vida. Esta soy yo convirtiéndome en lo que sea necesario para alcanzar mis metas. Y, lo más importante, no me importa porque cuando esto haya terminado, todos mis pecados serán pagados. Muy bien. Además, prometió llevarme a ver apartamentos mañana por la mañana, porque su encantadora Blaire necesita un lugar propio. -"Estamos aquí, señorita", le oigo decir a Tony, trayéndome de


vuelta al presente. Sacudo los recuerdos y me olvido de Luke. Ese hombre resultó ser un cerdo. Él me dio todo el dinero que necesitaba para vivir más que cómodamente, pero tenía algo para olvidar el significado de la palabra no después unas cuantas demasiadas bebidas. Dejamos las altas puertas de hierro detrás y conducimos por un rato, pasando por prados verdes y árboles majestuosos hasta que una casa grande llega a la vista. Me sorprende lo hermoso que es. No es tan grande como esperaba pero todavía muy impresionante. 207

-"Oh Dios mío. Es perfecto ", digo mientras miro a la casa victoriana con sus pintorescas ventanas y gruesas columnas hechas de mármol. La casa debe tener al menos veinte habitaciones. Oigo a Tony reírse entre dientes. -"¿Qué es tan gracioso?" Tengo miedo de haber sonado ingenua o inmadura. Oh, qué horror. -“Es solo la casa de huéspedes, señorita Blaire”.


-“Oh-“¿Sólo?" Pregunto, mi voz se rompió. -"Sí. Sólo un momento... El Hall está más adelante”. Miro fijamente mientras él conduce por otro par de minutos, realmente nerviosa por primera vez desde que hemos dejado mi apartamento. -"Y eso, señorita Blaire, es Rothschild Hall", dice, radiante de orgullo cuando una casa (más como un maldito castillo) que pondría a Oprah en vergüenza, sale a la vista. Es espléndido. Whoa. ¿En qué diablos me metí? Esta vez podría estar fuera de mi liga. 208

Capítulo 21 LAS PUERTAS DE GRAN ROBLE ESTABAN ABIERTAS. Estaciono el Rolls Royce junto a los escalones que conducen a la entrada principal y las luces acogedoras que vienen desde el interior iluminan la oscuridad que nos rodea. Una vez que Tony me deja salir del


coche, estoy envuelta en la calidez de la noche. -“Tenga una noche encantadora”- dice Tony mientras observo a un hombre mayor vestido con un traje negro llamativo afuera y esperándome, observándome de cerca. -"Gracias, Tony." Sonrío. Estoy a punto de preguntarle si él será el que me llevará de regreso a la ciudad cuando esté lista para irme, pero no lo hago. No estoy exactamente segura de lo que sucederá esta noche; Si me voy a quedar después de un par de horas o si se supone que debo pasar la noche. ¿ Tal vez Lawrence espera una prueba de mierda - o una pareja - antes de sellar el trato? Me encogí de hombros. No importa de una manera u otra. Mientras subo los escalones, una brisa fresca sopla a través de mí, besando mis brazos y piernas desnudos. Provoca una deliciosa sensación dentro de mí. Casi he llegado al rellano cuando una punzada de conciencia me hace levantar la mirada al segundo piso justo por 209

encima de las puertas abiertas. Espero encontrar a alguien de pie allí,


pero la ventana está vacía; nada más que un cálido resplandor que viene desde el interior es visible. Me froto la parte de atrás de mi cuello, descartando la sensación de ser vigilada, pero los pelos pequeños en mis brazos se ponen de punta. -“Buenas noches, señorita White. Soy William, el mayordomo del señor Rothschild. Si usted fuera tan amable de seguirme, el señor Rothschild la espera en la biblioteca” -dice el anciano con gravedad-. -"Hola," le digo descaradamente. Algo en su expresión seria me obliga a tratar de hacerle sonreír. Lamentablemente, no funciona. Suspirando, dejo que mis ojos examinaran mi entorno. No quiero estar impresionada. No quiero sentirme impresionada por la grandeza de esta casa. Realmente me gustaría poder borrarlo como algo que he visto cientos de veces antes, y tal vez de una manera que tengo, pero nada en esta escala. Mirando hacia adelante mientras espero a que William cierre las puertas detrás de mí, tomo la escalera de mármol negro que se divide en dos en el fondo. Mi mirada sigue su longitud hasta que mis ojos aterrizan en la lámpara de cristal que cuelga del techo de la catedral. Si esa cosa caería sobre alguien, lo aplastaría hasta la muerte. Es enorme, y absolutamente radiante. Las pinturas que cubren el vestíbulo solo deben valer el rescate de una reina. Con un rápido vistazo, soy capaz de reconocer a un Picasso, un Frida Kahlo, y un Dalí. Excepto por la Frida, 210


que es mexicana, se puede decir que Lawrence tiene algo para los artistas españoles. Haciendo un giro de 360 grados, absorbo las rosas rojas y las orquídeas en enormes jarrones de cristal y el brillante suelo de mármol blanco y negro. Oigo a alguien toser, haciéndome comprender que estoy asombrada. Sacudo la cabeza. Tengo esto controlado. Esto no es nada nuevo. Sólo otro hombre, sólo otro día. Sin embargo, el latido de mi corazón sólo se hace más fuerte, y las mariposas que crean el caos dentro de mí se apoderan con cada paso que hago, con cada paso que me acerca a él. Mi cuerpo nunca miente... Estoy nerviosa. Lo suficientemente loca, he olvidado como luce, excepto por el color de sus ojos. Sus ojos tranquilos y vacíos que me recuerdan el dinero. Los ojos que hacen que me olvide de todo mientras estoy soñando un pequeño sueño con un chico de ojos marrones. Curveando mis manos en puños, estoy enojada conmigo mismo porque Ronan no se supone que usurpe mis pensamientos.


Se supone que es una cosa del pasado. Y lo será. Incluso si es lo último que haga. Cuando nos paramos delante de las puertas dobles, veo a William tocar a la puerta dos veces. No pasa ni un minuto antes de que le oiga ordenar alto y claro: 211

-"Entre". Una voz inolvidable con el poder de hacer temblar a los hombres más valientes en sus zapatos me llena los oídos. -“Hola, Blaire”. ******* Veo a William calladamente cerrar la puerta detrás de nosotros. Ahora solo, me vuelvo hacia Lawrence, que me está mirando de cerca, una expresión indescifrable en su rostro. -"Por favor, siéntate", dice. -"Gracias." Camino hacia un sofá de cuero marrón chocolate. Una vez que me siento, lo miro fijamente, esperando que él


comience una conversación, pero él no lo hace. Como cuestión de hecho, él sólo se queda allí mirándome. Tengo la sensación de que quiere meterse bajo mi piel, pero seguro que no lo dejaré pasar, así que simplemente devuelvo su mirada. Pero como el silencio incómodo en la habitación se extiende por treinta segundos, un minuto, dos minutos... Me río. 212

Una profunda risita escapa de mis labios, y se siente tan jodidamente buena. El sonido corta la tensión en la habitación. Un Lawrence fresco coloca sus manos detrás de su parte posterior y continúa mirándome fijamente. -“¿Puedo preguntarte qué te parece tan divertido?”. -"Siento que estoy atrapada en el sueño más extraño. Algunas partes son Pretty Woman (Mujer Bonita, película de Julia Roberts) y otras Orgullo y Prejuicio (Libro de Jane Austen), que es bastante gracioso si lo piensas. Es como interpretar el papel de Julia va a Pemberley para una cogida rápida. "


Él levanta una ceja, sus labios temblorosos. -“Pobre Darcy. Creo que el compañero podría ser mejor que una mierda rápida". Se mueve para sentarse en el sillón frente a mí. -"¿Sabes quién es Darcy?" Pregunto sorprendida”. -"Muchos años rodeado de mujeres han hecho que aprenda alguna cosas", dice sardónicamente. Me río. -“Me siento mal por Jane. Ella debe estar rodando en su tumba por mi comparación. " 213

-“No lo digas”. Me encogí de hombros. -"Pero es verdad. Desde que Tony vino a recogerme en un Rolls Royce temprano en la noche ... tu casa, me refiero a Rothschild Hall ... los jardines ... William ... el Picasso y Kahlo " -le miro a los ojos- " tú ". Lawrence asiente con la cabeza, divertido haciendo que sus ojos


centelleen en la habitación débilmente iluminada. -"Así que, además de conocer el arte y las películas de Hollywood, conoces a Jane Austen-" -"Fielmente. Quiero decir, no habría una Clueless sin Emma”. -"Que interesante. Atractivo y elegante, una combinación mortal. " Sin romper el contacto visual, inclino mi cabeza hacia un lado y miro impertinentemente. -“Y eres guapo y cargado de dinero. Una combinación aún más mortífera”. Eso me gana una sonrisa. Una sonrisa dolorosamente hermosa que cambia sus características de guapo a devastador. Mientras seguimos mirándonos, la diversión se desvanece lentamente de nuestros rostros, la atmósfera amistosa se disuelve como humo en el aire y una tensión erótica llena el espacio entre nosotros. Me lamo los labios y noto la forma en que sus ojos de repente muy oscuros siguen el movimiento 214

de mi lengua. ¿Está imaginándola envuelto alrededor de su polla? ¿Me


está imaginando de rodillas mientras se sienta en ese sofá de cuero, con la cabeza en su regazo mientras le cojo con mi boca? El momento se rompe cuando alguien llama a la puerta antes de abrirla y dejarse entrar. -"La cena está lista, señor Rothschild", escuchamos a William decir. -"Gracias. Usted puede dejarnos ahora, William, " él dice, mirando hacia la puerta. Lo sentía también. Dejé escapar una respiración temblorosa y lo miré correr una mano por el pelo. Lawrence se vuelve, compuesto y desapegado una vez más, y se dirige a mí. -"¿Te gustaría continuar nuestra conversación en el comedor en su lugar?” -"Claro." Me levanto. La quemadura lenta entre mis piernas todavía debe ser extinguida. Mientras me levanto, me tomo un momento para mirar por primera vez desde que entré en la biblioteca. Dondequiera que mire hay filas sobre filas de estanterías de caoba llenas de tomos encuadernados en cuero, tapas duras brillantes o libros de bolsillo usados, un tesoro al alcance de la mano. 215


-"Wow... ahora esto es lo que yo llamo una biblioteca. Creo que esta habitación rivaliza con mi amor por el piso de zapatos de Barneys New York”. Me vuelvo en su dirección y veo a un divertido Lawrence levantarse de su posición sentada. Una media sonrisa adorna su rostro varonil mientras se dirige hacia mí, su paso seguro y firme. Levanto una ceja y cruzo mis brazos sobre mi pecho. -"¿Qué es tan gracioso?". No responde a mi pregunta. En su lugar, sigue caminando hasta que está de pie delante de mí. Está tan cerca que puedo oler las notas picantes de su colonia y puedo ver el rastrojo oscuro contorneando en las fuertes líneas de su mandíbula. Si quisiera, podría poner mis manos en su pecho y sentir su latido. Me pregunto si es tan rápido como el mío. La temperatura en la habitación se siente como si se ha elevado un par de grados. -“¿No vas a decir algo?” -pregunto. Aferrándome con su mirada, da otro paso hasta que el espacio


entre nosotros es completamente inexistente. Respiro profundamente y lo dejo temblorosa. -"Está bien, supongo que no-" Pone un dedo en mi boca, silenciándome. Nos miramos el uno al otro mientras él desenreda mis manos y los guía detrás de mi espalda, 216

manteniéndolas presas allí. Cautivada bajo su mirada, puedo sentir los extremos de mi cabello que roza nuestra piel. Mi cabeza gira en el instante en que la punta de su nariz comienza a trazar la curva de mi mandíbula tan suavemente... la longitud de mi cuello. Su toque está en todas partes, me envuelve. -"Qué hermosa eres", murmura contra mi piel. Trago con fuerza. -"Gracias." -“No, no me lo agradezcas. No te estaba dando un cumplido. Estaba resaltando un hecho”. -“Bueno, en ese caso... supongo que ya lo sabía”.


Cuando él retrocede ligeramente, sus ojos encapuchados de deseo, creo que me va a besar. Instintivamente, cierro los ojos, me pongo de puntillas y espero, esperando que sus labios toquen los míos, pero no pasa nada. En cambio, siento la sensación cosquilleante de su aliento detrás de mí oreja, antes de que susurra: -"Dime, Blaire... ¿qué pasó con esa persona especial?" Una vez más, me encuentro incapaz de mentirle y le digo, –“Me hizo sentir demasiado”. 217

-"Entonces, ¿por qué no estás con él si te hace sentir así?" -"Eso es exactamente por qué. Me hizo sentir cosas. Me hizo anhelar cosas que no quiero. Cosas que no necesito”. -“¿Y yo, Blaire? ¿Qué es lo que te hago sentir?" Él pasa la parte posterior de sus dedos a lo largo de mi clavícula. -“No me haces sentir nada, lo cual es todo”. -"¿Lo amas?"


-“¿Sería una diferencia si lo hiciera?”. Está tranquilo, aparentemente buscando su respuesta. -"No. De ningún modo." ******* Después de un rápido recorrido por el lugar, llegamos al gran comedor, y lo primero que noto es el olor a limón que impregna el aire del piso de parquet perfectamente pulido. A medida que nos dirigimos a la cabeza de una mesa de comedor rectangular, no me molesto en admirar las paredes cubiertas de madera con sus tallas intrincadas, o las pinturas de paisaje chino. En su lugar, dirijo toda mi atención al hombre que camina junto a mí. 218

Él está usando un par de pantalones vaqueros de mezclilla oscuros que se sientan perfectamente en sus caderas y un botón azul claro abajo con los dos botones superiores abiertos. El tono de la camisa acentúa el color de su piel y el rico marrón oscuro de su cabello. Es fácil ver por qué se le considera un hombre despiadado, dentro y fuera de la cama.


Después de pasar no más de treinta minutos en su presencia, puedo sentir que hay un animal, un depredador muy peligroso que se esconde debajo de la ropa costosa y civilizada que lleva. Hay un salvaje indómito en él. Es un misterio y una oscuridad, y tengo la sospecha de que muchas mujeres antes de mí han caído en la ilusión de que podrían ser ellas quienes lo dominen, sólo para estar decepcionadas cuando fallen miserablemente. Mientras espero que llegue el postre, miro al hombre sentado a mi izquierda. También me está observando, evaluándome. También parece atractivo y delicioso como ese vaso de vino tinto en mi mano. -"¿Qué estás pensando? Pareces distraída", le oigo decir, sacándome de mi ensueño. -"No sé... solo cosas sin sentido, de verdad. Por cierto, tienes una casa encantadora”. -"Gracias." Llevo mi copa de vino y tomo un sorbo. 219


-“Eres un hombre de pocas palabras, ¿verdad? No me he callado desde que nos sentamos a comer y apenas has dicho más de dos palabras”. -"¿De Verdad? No me había dado cuenta ", dice sarcásticamente, con los ojos brillantes. -“De acuerdo, tal vez fue una exageración, pero tú entiendes lo que quiero decir”. -"No hay mucho que decir que probablemente aún no hayas leído en Internet". Me río. -"Culpable de lo que se me acusa. Probablemente fue lo primero que hice”. Eso me gana una sonrisa, una sonrisa pecaminosa que no debería sentirse como si estuviera arrastrándose bajo mi piel, dejando un rastro de calor detrás, pero lo hace. Definitivamente lo hace. -“Está bien. Además, me gusta escucharte hablar. Lo encuentro... refrescante”.


-"Sí claro. Probablemente te estoy poniendo a dormir. De todos modos, ya sabes lo que dicen... " -"No, ¿por qué no me iluminas?" Yo sonrío 220

-"Son los callados delos que tienes que tener cuidado. Tienen las mentes más sucias”. Él ruge de risa, y de alguna manera eso me hace feliz. Una vez que se ha calmado, drena su vino de un trago, coloca el vaso sobre la mesa, y se vuelve para mirarme, la diversión bailando en sus verdes ojos. -“No soy un santo, Blaire. He vivido mi vida plenamente y he tenido más de unas pocas indulgencias en el camino". -“Bien porque no soy un ángel”. -“Ven aquí, Blaire, déjame echarte un vistazo” -dice, con voz cada vez más ronca. Tomo otro sorbo de vino mientras nos miramos, haciendo que el


momento se estire un poco más. La forma en que ahora me está mirando - todos los rastros de risa desaparecidos - me enerva, pero no me acobardaré frente a él. De cualquier manera, me da ganas de hacerlo incómodo a cambio. Quiero verlo perder la calma. Una vez que vuelvo mi vaso a la mesa, me limpio las esquinas de mis labios con la servilleta de tela que estaba en mi regazo y me muevo junto a el antes de ponerme de pie. Cuando se da cuenta de que planeo sentarme en la mesa frente a él, empuja su silla ligeramente hacia atrás para darme el espacio que 221

necesito. Una vez que estoy sentada, nos enfrentamos en silencio, cada uno osando el otro para finalmente cruce la línea. La línea que hemos estado bordeando toda la noche y reconocemos que esto no es una cita romántica. Todo lo contrario. -"Adelante." Extiendo mis piernas tan ancho como la falda apretada de mi vestido lo permite. -"Echa un vistazo."


Coloco una mano en la madera fría debajo de mí para apoyarme, y uso mi mano libre para tirar de mi tanga negra a un lado, completamente desnudándome a él. -"Dime, Lawrence... ¿te gusta lo que ves?" Está tranquilo mientras me observa. Su respiración no lo atrapa. Sus ojos, aunque oscuros de deseo, no dudan en leer audazmente mi cuerpo. Permanece tranquilamente sentado en la silla de madera de respaldo alto mientras me expongo descaradamente a él. Tendría que sentirme... avergonzada... pero, en cambio, la excitación pura y sin adulterar corre por mis venas, haciendo que mí cuerpo vibre con una especie de emoción ilícita. El hombre es un tabú... prohibido, pero tan atractivo. Después de varios segundos, o una eternidad, él se coloca entre mis piernas, la silla que hace un sonido que rasga mientras que la empuja hacia atrás. Me acaricia el muslo con el dorso de la mano tan 222

suavemente. Superior y más alto su tacto me invade, asaltando mis


sentidos hasta que está peligrosamente cerca de mi entrada. -“Dime, Blaire. ¿Por qué crees que estás aquí? ", Me pregunta con indiferencia mientras observo su mano finalmente deslizarse entre mis muslos, abriéndome con dos de sus dedos. Puedo sentir la rugosidad de sus vaqueros acariciando el interior de mis muslos cuando él se acerca a mí. Estoy a punto de responderle cuando siento su dedo del medio chasquear mi clítoris, frotándolo en círculos lentos agradables. Suprimo un gemido. -"Estoy aquí porque tengo algo que quieres, y tienes algo que quiero." -"Extiende tus piernas más ampliamente", ordena y yo la sigo. -"Estás en lo correcto. Quiero dormir contigo mientras esté en Nueva York. Sin ataduras, sin sentimientos, sin complicaciones. Y, Blaire, estoy dispuesto a pagar lo que pidas, siempre y cuando no te olvides de esas reglas básicas y sencillas”. -"No lo haré, pero ¿qué pasa después?" -"Te vas con una cuenta bancaria completa." Luego desliza uno... dos... tres dedos dentro de mí, empujando uniformemente, cubriendo sus dedos en la reacción de mi cuerpo a su 223


toque. Entrando y saliendo, me dobla sobre la mesa que probablemente cuesta más de dos meses de mi alquiler. -"Eres tan sensible", dice, retirando sus dedos húmedos. Él los trae dentro de su boca y los chupa limpios. Observo el destello de su lengua mientras él los arrastra, mi gusto dejando un rastro detrás. Trago con fuerza cuando regresa sus tres dedos a mi entrada y empieza a empalarme con su mano, obligándome a sentir cada pulgada mientras salen de mi cuerpo sólo para ser expulsado con más fuerza que antes. Una parte de mí quiere odiar su toque, quiere disgustarse con su proposición, pero yo sólo me engañaría a mí misma. A la verdadera Blaire, la que gobierna mis decisiones, le encanta. -"¿Qué dices, Blaire?" Le oí preguntar con voz ronca, su voz finalmente lo abandonó. Está tan afectado como yo. Gemí, mi cuerpo apretado con placer y tensión. Mi cabeza se revuelve en una bruma de lujuria. Soy una mujer descarada a sus pies, y no me importa. Mientras observo sus brillantes dedos desaparecer entre mis piernas,


-¿Qué pasa con el amor, Lawrence? ¿No quieres mi amor también? -"No. Ahórrate eso para tus conquistas infinitas ", dice, la almohadilla de su pulgar ahora frota mi clítoris sin piedad mientras él continúa follándome con los dedos, acercándome a un infierno dichoso. 224

-"O para esa persona especial de la que hablabas." Suspiro, poniendo una mano en su hombro para sostenerme. Estoy tan cerca de venirme... los colores de la habitación se vuelven más brillantes, mis sentidos aumentan. No sé por qué hice esa pregunta. Nos entendemos el uno al otro perfectamente: usamos y descartamos. Él conduce cada vez con más fuerza hasta que mi liberación me golpea con el poder cegador del trueno. Un frenesí corporal toma el relevo mientras me deshago de adentro hacia afuera. Mi cuerpo drenado de un clímax tan poderoso, abro mis ojos para encontrarlo observándome de cerca. Las crestas de sus mejillas se sonrojaron, su cabello todavía perfecto, pero la chispa en sus ojos arde tan


intensamente, tan vívidamente, que puedo sentir que está abriendo un agujero a través de mí. Se inclina hacia adelante mientras se aparta y pasa sus dedos mojados sobre mis labios. Puedo sentir mi olor en él, y si quisiera, podría saborearme en la punta de sus dedos. -"Si el amor es lo que buscas, sugiero que terminemos la cena y pretendamos que esta conversación nunca sucedió. Déjame mantener viva tu memoria, no lamentando haberte conocido y estar desilusionado con la realidad. Me gustaría más bien recordarte como la mujer sorprendentemente hermosa con el hambre en sus ojos que no le importaban los sentimientos plebeyos como el amor”. -"No hay necesidad de eso. Yo tampoco quiero ninguna de esas cosas. El amor lo arruina todo”. 225

-"Bueno. ¿Qué dices, Blaire? ¿Será un sí... o un no? " -“Necesitaré mucho dinero. Quiero un piso en SoHo con mi nombre en su escritura". Sonrío. “Quiero ser mimada”. -"Por supuesto. Te daré eso y más”.


-"Solo una pregunta más." Él sonríe, pareciendo haber esperado eso. -"¿Sí?" -"¿Por qué elegirme cuando pudieras estar con alguien? ¿Alguien famosa y más bella?” -¿Más hermosa que tú? Lo dudo." -"¿En serio?" Levanto una ceja sardónicamente y saco mis labios, lo que le hace reír. Tranquilo por un momento mientras la habitación se convierte en una mancha alrededor de nosotros, él enfoca su mirada en mí y pasa una mano a través de mi pelo largo. -“Eres demasiado inteligente para tu propio bien, Blaire. ¿Lo sabes bien? Pero bien. Es porque hablamos el mismo idioma. Tú y yo... estamos cortados de la misma tela. Vemos algo que queremos y lo tomamos. No dejamos que las emociones nos vayan mejor. ¿Qué tengo que perder? Si soy honesto conmigo mismo, este es mi sueño hecho 226


realidad. Sin sentimientos. Sin emociones. Sólo sexo, y una gran cantidad de mierda de dinero”. -"Está bien," me trago una vez, "hazme una oferta". -"Nombra una suma." Me masco el interior de mi labio, no estoy segura de qué tan lejos empujarlo, pero luego recuerdo que no tengo nada que perder. Además, puedo decir que él realmente me quiere. “¿Tienes un pedazo de papel?” La diversión ilumina sus ojos. -"¿Por qué? No me digas que te sientes tímida, Blaire?” Yo resoplo divertida, pero acepto su desafío, sin embargo. "ok. Te diré." -"Ahí... esa es la Blaire que conozco y me gusta". Levanto un dedo. -“Comienza a agregar los ceros, amigo mío”. -"Diez mil." Sonriendo pícaramente, sacudo la cabeza. -"Vamos, puedes hacer algo mejor que eso", bromeo. 227


-"Cien mil." -"Superior", le digo y le hago reír. -"Un millón." Asiento con la cabeza y me siento como si acabara de jugar una fortuna en blackjack. -"Quiero un millón por mes, por mucho tiempo que me necesites. Y eso no incluye el apartamento”. -"Es tuyo." -"¿Eso es todo?" Pregunto incrédula. –“¿Me estás dando tanto dinero así?” -"¿Si por qué no? Te he dicho que te quiero. Y siempre obtengo lo que quiero”. ******* Antes de salir del comedor, volvemos a la biblioteca para agarrar mi bolso. Después de que lo recupero del mismo sofá marrón donde me senté antes en la noche, me vuelvo para mirarlo. Está parado junto a la entrada con sus manos en los bolsillos delanteros de sus pantalones


vaqueros, su hombro apoyado casualmente contra la puerta abierta. 228

Mirando tranquilo y casi aburrido, es difícil imaginar que este es el mismo hombre que me jodió crudo con sus dedos en la mesa de su comedor. -"¿Seguro que no quieres que te devuelva el favor? ¿No es eso parte del trato?”. Le pregunto, pensando que es curioso cómo las cosas entre nosotros pueden pasar de puramente sexual a amistoso, casi como si nada hubiera pasado. Él se cubre la nuca, frotándola. - "No esta noche, Blaire. Vete a casa, duerme con nuestro acuerdo y llámame mañana para hacerme saber tu decisión final”. -"¿Por qué? ¿No crees que puedo tomar decisiones acertadas en medio del éxtasis?” Él se ríe una vez. -"Francamente, Blaire, no me importa menos. Pero la próxima vez


que nos veamos planeo follarte hasta que no sepas si me estás pidiendo que me detenga o me supliques que te follen más fuerte. Hasta que las horas dejen de existir y lo único que importa es la rendición total. Pretendo poner esa bella y descarada boca tuya para un buen uso, y no para conversar, cariño. Así que sí, quiero que vuelvas a tu apartamento y dormir en él. " Su cruda honestidad hace que mi corazón corra. 229

-“Lo entiendo, pero no voy a cambiar de opinión. He tomado mi decisión final ", digo, metiendo un mechón de pelo detrás de mí oreja. -"Otra característica que tenemos en común... pero una última cosa antes de irte." -"¿Si?" -“¿Qué esperas de todo esto, Blaire?” -"No espero nada porque si lo hiciera, estaría muy decepcionada. La realidad nunca es tan buena como la imaginación de uno". Quiero añadir que, desde niña, aprendí a no esperar nada porque


cada vez que creí tener esperanzas ría solamente obtenía decepción total y dolor en el corazón. Pero no lo hago. El silencio es oro después de todo. Me mira como si estuviera tratando de averiguar una difícil ecuación matemática. -“Me confundes, Blaire. ¿Quién eres tú? ¿Que eres?". Lo miro a los ojos y sonrío. -"Es complicado." ******** 230

En el coche en silencio mientras Tony me lleva de regreso a mi apartamento, tengo la impresión de que sabe no hacer preguntas o charlar conmigo. Probablemente entiende mejor que yo que necesito tranquilidad en este momento. Mirando por la ventana, sigo la brillante luna mientras avanzamos a través de la autopista de Long Island de regreso a Manhattan. La veo esconderse detrás de nubes oscuras, sólo para resurgir minutos más


tarde e iluminar el cielo nocturno una vez más. Mental y físicamente agotada después de una noche pasada con Lawrence, cierro los ojos y pienso en él. Pienso en el escalofrío que sentí al salir de su casa, la misma sensación de pinchazo detrás de mí cuello de ser observada volviendo mientras me acercaba al coche con Tony parado junto a la puerta abierta. Y cómo, cuándo miré hacia la entrada, lo encontré observándome salir de la ventana de la biblioteca. Y en ese momento un pensamiento me golpea. Nunca nos besamos. 231

Capítulo 22 La tarde siguiente… Más temprano en el día, llamé a Elly y le pedí que se reuniera conmigo para el almuerzo en nuestro lugar favorito de sushi. Quiero decirle lo que está pasando, y que no voy a volver a trabajar. Bueno, al menos no por el tiempo que estoy siendo la pieza lateral de Lawrence. Sospecho que también tiene que ver con el hecho de que quiero


salir de mi apartamento. Sus ojos verdes, su voz y los recuerdos de ayer me atormentaban como una pesadilla una y otra vez. No puedo sacarlos de mi cabeza. No lo he llamado, y no estoy muy segura de por qué. Supongo que parte de mí le gusta jugar, y quiero hacer que él y sus millones me esperen, o tal vez me temo que me imaginé todo. Una vez que llegamos al restaurante, un lugar acogedor en el Lower East Side que sirve la mejor caja de almuerzo bento en la ciudad, una anfitriona con largo cabello negro nos guía a una mesa en la parte de atrás. Un pequeño bloque de madera que funciona como una mesa pintada de un negro opaco y muy bajo al suelo. Nos sentamos en largos cojines de color rojo cereza que cubren el suelo, uno frente al otro. La música de la casa está jugando en el fondo, recordándome los CDs de mi Buddha Bar en casa. -"Entonces, ¿cómo está tu guitarrista?", 232

Le pregunto a Elly mientras retira el papel de los palillos, los divide por la mitad y los frota para quitar las astillas.


-"Me gustaría decir primero que no puedo ser responsable de mi comportamiento cuando estoy bajo la influencia de la buena música." -“¿Eso es bueno, eh?” -pregunto. Ella se sonroja. -"Oh, Dios mío, Blaire... es perfecto. No podía esperar el mínimo de tres días. Simplemente no pude”. Miro y coloco los palillos junto a mi plato. -“Tú, amiga mía, sufres de delirio por las estrellas de rock”. Ella se rió. "Tal vez. Pero en serio, no planeé dormir con él tan pronto. Las cosas solo sucedieron”. -“Ah, supongo que sí. ¿Pero de qué tan pronto estamos hablando aquí?” Ella cubre sus mejillas ardientes con sus manos y sacude su cabeza, sonriendo. -"Segunda cita. ¡Y lo digo en serio, Blaire! Las cosas sucedieron. Tenía un pequeño concierto en un bar alrededor de NYU. Después del espectáculo, un par de sus amigos y sus novias volvieron a su 233


apartamento para pasar el rato. Al principio sólo fuimos por horas en su dormitorio, ¿sabes? Y, bueno, una cosa llevó a la otro... hasta” -"¿Hasta que terminó de desplumar tu cuerda G?", Bromeo. Nos reímos a carcajadas mientras se ruboriza un poco más. Ella sacude la cabeza y frunce los labios, tratando de no sonreír. -“Que te puedo decir. Soy una mujer, ¿recuerdas? No me beso y luego cuento”. -“Sólo ten cuidado y no te olvides de usar protección, Elly. No quiere atrapar algo como la clamidia, o, Dios no lo quiera, el compromiso". Ella se rió. -"¡Duh! De todos modos, suficiente sobre mí. Dime qué hay de nuevo contigo ¿Cómo van las cosas con Ronan?” Mi corazón se contrae dolorosamente. -"Él se ha ido." Ella frunce el ceño.


-“¿Qué quieres decir con que se ha ido? Estuviste hablando de él hace tres días”. 234

Hago una pausa mientras nuestra camarera pone un plato lleno de vapor delante de nosotros. Después de agradecerle y verla marchar, reanudo nuestra conversación. -“Sí, bueno, se acabó. Se acercó demasiado para estar cómodo” digo, sorprendida por lo indiferente que sueno. -"Oh-ok... ¿y? ¿Qué está pasando, Blaire?” Rodeada de paredes de bambú y el aroma de la salsa teriyaki flotando en el aire, miro a Elly a los ojos y revelo lo desvergonzada que realmente soy. -"No sé si te acuerdas del tipo en el restaurante. El que pidió hablar conmigo en privado. De todos modos, no importa. Me reuní con él ayer y... me ofreció una mierda de dinero para dormir con él sobre regularmente, siempre y cuando no espere una propuesta de matrimonio de él cuando todo está dicho y hecho. Así que dije que sí”.


Elly casi escupe el té caliente en su boca. -"¿Que acabas de decir?" Levanto la taza de té a mis labios y tomo un pequeño sorbo del líquido suave, sintiendo que me quema la garganta a medida que baja. -“Sí, me paga por el tiempo que estamos juntos. Y consigo esto -su asistente me hizo enviarle por fax una copia de mis resultados de análisis de sangre más actualizado y ella me envió la suya, lo cual era totalmente extraño, pero al menos sé que está limpio y seguro” 235

Sacude la cabeza, agitando las manos para impedir que continúe. -"Espera... espera... espera... ¿QUÉ? No podrías haber hecho algo así, Blaire”. Me río. Mi mejor amiga es realmente ingenua cuando se trata de mí a veces. -"Créeme." Me detengo a poner mi taza en frente de mí y asegurarme de que está perfectamente centrada.


-"Fui a su casa ayer, aunque no debería llamarlo una casa porque es como el lugar más grande que he visto nunca”. -“De todos modos, cenamos, y él hizo su oferta mientras me tocaba en la mesa del comedor. Yo acepté. Aparentemente nos entendemos muy bien”. -"Por favor, dime que esto es una gran broma", dice, la desaprobación expresada en cada palabra suya. -"No, es tan real como te lo estoy diciendo." Ella sacude la cabeza un par de veces, sus castaños rizos rebotando. -“No puedo creer que estés haciendo esto”. -“Bueno, es mejor que lo aceptes, Elly, porque lo estoy haciendo”. 236

-“Pero ¿y Ronan? Porque, confía en mí, no me habrías hablado de él si no hablabas en serio. Te conozco, Blaire, aunque sigas diciéndote que no”. -“Estás tirando pajitas aquí. Nada va a hacer que cambie de


opinión, en particular por un tipo pobre con el que salí por un mes. Además, con Lawrence puedo seguir viviendo el estilo de vida al que estoy acostumbrada. El estilo de vida que me gusta. Y ahora puedo dejar de trabajar y divertirme”. -“Estás hablando en serio, ¿verdad?”. -“Sí, estoy hablando muy en serio. Está esperando otra llamada de mi parte para decirle que definitivamente lo estoy haciendo, y entonces será un trato hecho". Después de dos años de ser mejores amigas, Elly sabe que tengo una tendencia a cerrar a la gente, sobre todo después de que dicen algo que no me gusta. Sin embargo, ella sabe que ella es la única persona que puede llegar a través de mí, y sus próximas palabras demuestran que no le importa decirme las cosas como son. -"Podría estar equivocada, Blaire, pero creo que hay una gran diferencia entre lo que usualmente... sabes, citas a los tipos ricos que te gustan... y te pagan para joder a alguien. Quiero decir, ¿te gusta el tipo?". -“No importa. Y en mi opinión, es prácticamente lo mismo. Nunca he amado a ninguno de esos tipos y estoy bastante segura de que 237


ninguno de ellos me tomó en serio. Para ellos era sólo una cosa para mirar y joder. Y como dijo Walker, vieron a través de al buscadora de oro que soy. Así que sí, en mi opinión esto es mejor porque al menos no tengo que pretender amarlo así que él me llevará de compras. Lawrence solo quiere mi cuerpo y solo quiero su cartera. Es el arreglo perfecto”. -“¡Por supuesto que importa! Este será sólo un tipo que paga dinero para follarte como una... como una...” -"Puta", termino por ella. Y ella tiene razón. Yo no voy a citas y no ando jodiendo sin ganar algo, y lo más importante, no tengo tiempo para andar jodiendo sin beneficios, así que no hay un acostó de una sola noche para mí. Mi cuerpo es mi única herramienta, y abrir mis piernas es mi superpotencia. Así que si lo quieren, es mejor que trabajen para ello, que paguen por ello. Porque, al final, quiero que me vean como una inversión, y si renuncié a los bienes en el momento en que me llevaron a un buen restaurante, ¿por qué? La emoción se habría ido. ¿Quiero ser la chica que se va de vacaciones a Roma? ¿O quiero ser la chica que consigue su cabeza empujada hacia abajo mientras da


una mamada a un imbécil en el cuarto de baño de un club de lujo por una bebida gratis? Por favor... ¿por qué molestarse? Apunte alto y llegará a las estrellas. Beber champán y comer caviar. Elly alcanza mi mano y la dejo tomarla. -"Lo siento, B... Yo-yo-" 238

Cubro nuestras manos unidas con mi mano libre, repentinamente sintiendo frío. -"Está bien... no te disculpes. Quiero esto. Y si debes saber... Me siento atraída por Lawrence. Mucho” -digo, recordando la noche anterior y la forma en que me sentí invadida por su toque de castigo. -“Pero ¿y el amor, Blaire? El amor es una cosa hermosa." -“Es hermoso cuando estás en el extremo receptor, Elly. Es un infierno cuando no es recíproco. Confía en mí, lo sé”. -"Sí, pero eso es parte del paquete. El amor no sería tan dulce si no supiéramos el dolor, si no supiéramos lo que es vivir sin él. Escucha,


sé que todavía somos muy jóvenes para pensarlo, pero ¿qué pasa con una familia o niños algún día? Quiero decir que no vamos a tener veintitrés años para siempre”. Me encogí de hombros. -"Una chica que conocí durante mis primeros días en la ciudad solía decir siempre que tomó el mismo tipo de esfuerzo para enamorarse de un hombre rico que con un hombre pobre, así que podríamos caer en amor con el rico. " -“Qué perra”. -"Tal vez... pero al menos es una perra inteligente." 239

Y es verdad. Siempre he sabido que sí y cuando me case, será con dinero o alguien que me avance en la vida. Nunca me he molestado con el sueño de cuento de hadas de casarme con mi amor de la escuela secundaria o el amor de mi vida. Mis padres aparentemente se casaron por amor y miran cómo terminaron. Mira lo jodido que resultó ser su vida. No gracias. Prefiero no estar


emocionalmente invertido en absoluto, pero disfrutar de todas las ventajas de estar en una relación... algo así. ¿Lawrence va a llevarme allí? Probablemente no, pero al menos no tendré que lidiar con lunáticos que piensan que me poseen, o me aman, porque les doy orgasmo. No soy una tonta. Sé que no me aman ni un poco. Les encanta la idea de mí, y eso es lo que estoy vendiendo. No estaré en peligro de caer en él como lo hice con Ronan, pero estoy bien con eso. No quiero amor... No me importa si Lawrence me ama o no porque no me voy a permitir enamorarme. El amor es peligroso. El amor tiene la capacidad de romper lo irrompible. Mira a Walker por un ejemplo. No lo amaba y aun así él todavía me lastimó. Y yo, por ejemplo, jamás volveré a ser vulnerable. No lo haré. No puedo. Por lo que Lawrence va, finalmente he encontrado a alguien que busca el mismo tipo de relación que quiero. 240

Capítulo 23 HAN PASADO DOS DIAS DESDE QUE VI por última vez a Lawrence.


Dos días desde que hicimos nuestro acuerdo. Cuando le dije a Elly que su ayudante se puso en contacto conmigo, no estaba bromeando. Ella me hizo enviarle por fax mis resultados de los exámenes de sangre, y ella me envió un correo electrónico de los de Lawrence. También repasó los términos de cómo iba a ser pagada. El cincuenta por ciento se depositaría en mi cuenta bancaria al comienzo de un ciclo de treinta días, y los otros cincuenta al final. Ese día, después de que firmara el contrato y lo había devuelto por fax junto con mis exámenes de sangre, me puse en línea para comprobar si el dinero estaba allí. Lawrence era un hombre de palabra. Quinientos mil dólares estaban junto al resto de mis ahorros. No lo podía creer. Me senté mirando a mi pantalla por un tiempo muy largo, los números se mezclaron, quería moverme, pero no pude. Después de un rato, cuando finalmente todo se me aclaro, corrí al baño y vomité. No fue el dinero el que me hizo sentir mal. Era lo que representaba. Escogí a Lawrence sobre Ronan. Si yo fuera una chica normal, seguiría mi corazón e ignoraría lo que la razón me decía, pero no lo soy. Lejos de eso en realidad. Me enamoré de Ronan tanto como pude... tanto como pude, pero Lawrence... 241


Cuando estoy con él, me siento libre de las expectativas. No me siento estrecha. No siento que debo ser una persona mejor para merecerlo. No siento que mis emociones estén intentando sacar lo mejor de mí. Las emociones no están tratando de ahogar la vida fuera de mí. No, con Lawrence es todo sobre el placer, la atracción cruda y el deseo... sobre las cosas buenas de la vida. Y esas cosas no son amor, generosidad o desinterés. Con Lawrence, se me permite ser la verdadera Blaire. Se me permite ser la chica egoísta que le gusta ponerse en primer lugar, la chica que preferiría tener un bolso caro en vez de una carta de amor. ****** El estudio en su apartamento en la avenida Park Avenue es una habitación encantadora: opulenta, masculina, potente, igual que el hombre mismo. Llevo un vestido negro con la espalda descubierta. El frente de cuello alto, pero la parte trasera es extremadamente reveladora. Cruzo mis piernas, sintiendo que mis muslos rozan


invitándome. El poder y la riqueza en esta magnitud me excitan de una puta manera. Me siento en uno de los lujosos sofás de cuero de color vino de su escritorio mientras recuerdo las cosas que hicimos la última vez que nos 242

vimos. Cada recuerdo empuja a Ronan de mi cabeza, disminuyendo la culpa hasta que puedo fingir que no está allí. Sonrojándome, recuerdo la sensación de sus dedos moviéndose dentro de mí. Después de que Lawrence vierte dos vasos de escocés, regresa a este lado de la habitación y me entrega la bebida antes de sentarse. -"Toma", dice. Cuando lo alcanzo, nuestros dedos se rozan y siento el calor que emana de su cuerpo. La electricidad. Su magia negra. Nuestros ojos se conectan, él me mira con avidez mientras una tenue sonrisa juega en sus labios. Me muerdo el labio.- "Gracias." Se reclina perezosamente, un brazo extendido a lo largo del


respaldo del sofá mientras su mano libre sostiene el vaso con whisky, y me estudia. –“Un centavo por tus pensamientos” -dice Lawrence con esa voz baja y ronca. Parece relajado, pero puedo decir que no lo está. Él me quiere. Puedo sentirlo en la forma en que sus músculos se tensan mientras espera mi respuesta. Puedo verlo en la forma en que sus ojos de lobo me devoran, desnudándome. Antes de responder, me tomo un momento para mirar fijamente al magnífico hombre que está frente a mí, y cuanto más lo hago, el deseo en su mirada verde está saturando cada uno de mis pensamientos, más fácil será ignorar a la Blaire que piensa que la tarde que paso con Ronan y su familia fue uno de los mejores días de su vida. La Blaire que 243

pensaba que la vida no podía ser mejor que cuando estaba en los brazos de Ronan y la alegría pura se extendió a través de ella salvajemente. Sí, cuanto más miro a Lawrence, más fácil se pone. Y la parte egoísta de mí quiere usar a Lawrence. Quiero follar a Lawrence tan fuerte, permitirle entrar dentro de mí hasta que sea su nombre y su sabor los que estén


marcados en mis labios, y no el recuerdo del tierno toque de Ronan. No veo ningún punto en seguir dando largas a esto. -"¿Dónde está tu dormitorio, o vamos a joder aquí?" -"Blaire, Blaire, Blaire... no tiene por qué ser así, ¿entiendes?" -"Entonces dime cómo se supone que es porque me temo que no entiendo. Estoy tratando de atenerme a tus reglas. Hacer lo que esperas y quieres de mí”. -"Recuerdo perfectamente mis reglas, pero todavía podemos disfrutar de la compañía del otro mientras jodemos. Solo somos tú y yo. Un hombre y una mujer que buscan placer en el otro. Sin juegos, sin pretender. ¿Puedes hacer eso?" -"No hay juegos ni pretender, ¿eh? Pensé que querías mi cuerpo, no mi alma”. -“Quiero a Blaire”. -“Puede que no te guste lo que hay debajo de todo, Lawrence” -le advierto. -"¿Por qué no me dejas ser el juez de eso?", Dice, quitándose su corbata. Sigo el movimiento de su mano mientras tira de la seda y afloja 244


el nudo. Cuando levanto los ojos, lo veo observándome, esperando mi respuesta. Es curioso cómo funciona la vida. La gente puede entrar en tu vida, ser parte de tu vida, pero nunca saber quién eres; No tienen ni idea de quién eres realmente. Entonces, un día inesperado, encuentras a esa persona que, de un solo vistazo, te tiene averiguado. No hay juicio en sus ojos, sólo aceptación. Y tal vez la comprensión. La necesidad de ser mejor, o pretender ser mejor, no existe porque sabes que le gusta por lo que eres, cada parte fea y rota de ti. Así me hace sentir Lawrence. Y a diferencia de Ronan, que me hizo querer ser una mejor persona por ese mes que pasamos juntos para poder merecerlo, sé que no tengo que hacer un espectáculo con Lawrence. Coloco el vaso en la mesa de madera delante de mí. –“¿Tu rezas, Lawrence?” Él toma un sorbo antes de contestarme, impertérrito por el drástico cambio de tema. -"Yo no. ¿Tú?"


-"Solía hacerlo hasta que me di cuenta de que Dios es sordo. Ahora, cada vez que me arrodillo, no es para orar”. Su risa callada llena la habitación. -"Si el diablo fuera una mujer y tuviera un nombre, creo que sería Blaire". Le doy una sonrisa descarada. -"Ya ves, cuando era niña, le rogaba cada noche que mis padres dejaran de pelear. De darle a mi 245

papá la fuerza que necesitaba para dejar de beber. Hacer que mi mamá vuelva a mí, o que me lleve con ella”. Me pongo a cuatro patas y me arrastro hacia él sin prisa, cada movimiento deliberado. La alfombra persa bajo mis manos y rodillas es suave y sedosa, haciendo cosquillas en la piel sensible de mis palmas. Cuando estoy entre sus piernas, me pongo de rodillas y paso una mano perfectamente manicurada sobre su polla, cavando mis dedos ligeramente en la protuberancia en sus pantalones y se vuelve sólida debajo de mi tacto. -"Ya tan duro," susurro antes de poner mi cabeza en su pecho, y


seguir frotándolo. En esta posición, puedo escuchar su latido del corazón cada vez más rápido y más fuerte con cada golpe decadente de la mío. Puedo sentirlo Palpitando bajo mi palma. -"Le rogaba que hiciera que mis padres me notaran... me amaran. Pero nunca escuchó porque nada cambiaba. Un día me desperté y se fue. Aquella niña que lloraba a dormir mientras sostenía a su querido animal de peluche murió. La necesidad de llorar desapareció. Si mis padres estaban en casa, o se molestaban en mirarme, dejó de lastimarme. Ya no me importaba más. Crecí. Despojé todas mis fantasías infantiles y finalmente entendí cómo funcionaba el mundo real. Aprendí que podía usar mi apariencia para salir adelante. Que los valores no importaban cuando la pasión y la codicia estaban involucradas. El dinero hablaba más que las palabras, y las emociones eran inútiles”. 246

Levanto la cabeza y le miro a los ojos. -"He hecho cosas muy vergonzosas para seguir mi vida, para llevarme a donde estoy. Hoy estoy


arrodillada delante de ti, uno de los hombres más ricos del mundo, con tu polla dura en mi mano. Mañana podría ser alguien más rico que tú, más poderoso aún, pero eso es lo que soy. Soy una superviviente con mi propio conjunto de reglas. Y ni siquiera tu bondad me hará romperlas. Y esa, Lawrence, es la verdadera Blaire ", digo, con el pecho levantándose con cada respiración. -“¿Cuál era su nombre?” -“¿El nombre de quién?” -pregunto, confundido. -“¿El del animal de peluche?” -"¿Por qué te importa?" Me detengo, no queriendo compartir esa parte de mí. -"Respóndeme", ordena. -"Winkler." Tan pronto como las palabras se deslizan de mi lengua, me siento más expuesta a él que nunca antes. Me siento desnuda. “¿Por qué querías saberlo?” El mundo parece dejar de girar sobre su eje, suspendiendo todo movimiento mientras espero su respuesta. Se inclina hacia abajo para susurrar en mi oído, sus labios en mi cuello llenando mi cuerpo con calor, "Me gusta la verdadera Blaire”. 247


Su voz es tan áspera como el papel de lija y su aliento tan suave como el ala de una mariposa, haciendo que mi estómago revolotee. Asintiendo con la cabeza, nuestros ojos se conectan y luego cierro mis ojos mientras envuelvo una mano detrás de su cuello, acercando su rostro al mío y dejando que mi otra mano continúe frotando lentamente su erección. Cuando la tela de sus pantalones de vestir roza la piel de mi palma, la humedad se reúne entre mis piernas. Sí, yo también lo quiero. Mal. -“Llévame a tu habitación, Lawrence”. Sus ojos verdes chispean con luz, con calor... con vida. –“Tus padres eran tontos. Te noto. Te veo. Y ahora mismo eso es suficiente”. 248


Capítulo 24 SU MIRADA ME RECORRE, LEVANTA UNA MANO y deja la parte de atrás de sus dedos trazar la curva de mis mejillas, mi mandíbula, y mis labios. Un complacido Lawrence asiente, una sonrisa seductora que aparece en su rostro viril. Sin decir una palabra, él me ayuda a ponerme de pie y nos guía a su dormitorio a través de los pasillos blancos de su casa. Pasamos por pinturas más abstractas, esculturas modernas y jarrones chinos llenos de orquídeas blancas en mesas antiguas. El único sonido que llena nuestros oídos es el chasquido de mis tacones. Mis manos sudan. Mi pulso se dispara. Eso es todo. Pero cuando nos acercamos a la habitación de Lawrence, lo que parece ser un recuerdo lejano me llega, y es la voz de Ronan la que oigo fuerte y claro... “¿Por qué yo, Ronan?”


"Porque cuando te miro, veo todo lo que quiero y todo lo que necesito." 249

Mi pecho se contrae, pero no dejaré que los pensamientos de Ronan y nuestro tiempo juntos arruinen lo que está a punto de suceder. Entierro esos pensamientos en un lugar oscuro y profundo. Estoy aquí para dormir con otro hombre. Finalmente podré ponerlo en mi pasado, donde él pertenece. Cuando estamos dentro del dormitorio de Lawrence, noto que está bastante limpio. No hay pilas de ropa arrojadas sobre una esquina o cubiertas con el sillón de cuero marrón. Una cama grande y aparentemente cómoda de acero gris está situada en el centro de la habitación. Mientras miro a mí alrededor, tomando cada detalle del espejo dorado de la izquierda a las paredes gris oscuro cubiertas con más pinturas, noto un libro abierto en la mesita de noche. Me alejo de la puerta, dejando que mis dedos pasen por los muebles caros. La madera de color café espresso opaco se siente fresca a mi


toque y las cortinas negras se sienten como el cielo oscuro entre mis dedos. Curiosa de ver lo que está leyendo, camino hacia la mesilla de noche. A punto de alcanzar el libro lo oigo recitar un poema sobre la primavera y los cerezos que también conozco de memoria. El placer se asienta profundamente en mi pecho mientras doy la vuelta en su dirección y sonrío por primera vez desde que dejamos su estudio. 250

Está apoyado perezosamente en un tocador alto, observándome con ojos brillantes en la habitación medio oscura mientras se frota el pecho, casi como si fuera su polla en la mano. -"Veinte poemas de amor y una canción de desesperación. Pablo Neruda. Uno de mis poetas favoritos de todos los tiempos. “dije Él sonríe, asintiendo en dirección al libro. -"No creí que fueras el tipo de chica que le gustan las poesías." Me encogí de hombros, tratando de parecer descuidada. -"Como


no tenía nadie cuando crecí, los libros se convirtieron en mis amigos, mi pasión. Y la poesía... la poesía me hace entenderme a mí misma”. Pasando una mano por mi cabello, observo cómo Lawrence cierra el espacio entre nosotros en dos pasos. Se inclina y toma mi cara en sus manos. Su toque es seguro y comandante, y me encanta. -"He terminado de hablar, Blaire. Ponte de rodillas." Cuando nuestras miradas chocan, una atracción mutua nos junta y el resultado es explosivo. Una batalla de poder y voluntades sin ningún ganador a la vista porque parece que a ambos nos gusta jugar este juego demasiado jodido. Me pongo de rodillas delante de él, mirando hacia arriba mientras lo veo desabrocharse el cinturón de cuero negro, afloja el botón de sus pantalones y baja el cierre lentamente. Libera su polla ya dura y le da un par de bombeos, dándome la oportunidad de ver el gran tamaño y la belleza de su magnífica erección. Mi boca se hace agua. 251

La sangre corre a mi cerebro, confundiendo mis sentidos.


Mis mejillas se sienten calientes. Mi coño pulsa con vida, con deseo. Me agarra la barbilla, levantándola ligeramente y acariciando mi labio inferior. -"Voy a joder tu boca ahora." Sus palabras podrían ser una orden, pero soy yo quien tiene el control en este momento. Soy yo quien elige alcanzar su polla y envolver mis dos manos alrededor de él mientras acaricio su longitud. Me inclino, lo meto dentro de mi boca y le doy una larga chupada, mi lengua trazando las venas pulsantes. Cuando mis labios se envuelven alrededor de la piel sedosa y caliente de su polla, Lawrence cierra los ojos, pareciendo que está muriendo una muerte deliciosa. Yo lo agarro fuerte y lamo la cabeza, saboreando el sabor salado de su pre semen mientras que oigo un gemido profundo que es rasgado de su pecho. El sonido animalista me vuelve loca. Es el combustible que ilumina mi interior con desvergonzado deseo. Necesito y quiero llenar todos mis poros. Con las rodillas ardiendo, llevo una mano dentro de mi ropa interior y me froto, extendiendo la humedad de mi cuerpo a lo largo de mi clítoris hinchado. Encandilada de placer, lo empujo más profundo hasta que mis labios tocan sus bolas. Se quita la chaqueta y la lanza al suelo. Su corbata y su camisa a continuación, sus ojos me miran como me jodo con mis dedos mientras yo lo chupo como mi paleta favorita. -“Maldita sea, Blaire”. 252


Envuelve sus manos en mi cabello y empuja con más fuerza. Levantando sus caderas, él conduce su polla más profundo en mi boca, follando mi boca, poseyendo mi boca, y yo lo tomo. Lo tomo hasta que me ahogo y lo saco, respirando pesadamente. Después de limpiarme la barbilla, lo tomo de nuevo mientras dejo que la punta de mi lengua trace el contorno de su polla. –“¿Eso es todo lo que tienes, Lawrence? Deja de ser un jodido caballero y cógeme la boca. Hazme querer follarte como un animal. Úsame." -"Mierda", gruñe. "Eso es suficiente." Lawrence me ayuda a levantarme, y veo la forma en que su polla brilla, mojada de mi boca. Pruebo su sabor en mi boca, dulce almizcle y sudor salado, me hace quererlo aún más. Necesito sentirlo dentro de mí, así que lo agarro con los brazos. -"Deja de mirarme, y fóllame." Me detiene con la mano. -"No. Quítate esto primero” -dice con brusquedad mientras su dedo acaricia el material que cubre mis


hombros. -"Déjame verte." Tan pronto como su petición se infiltra en mis oídos, los pequeños pelos de mis brazos se levantan. Mirándolo fijamente, un infierno en sus ojos quema tan intensamente, empujo el vestido de mis hombros. Siento que el vestido se desliza de mis brazos y mi torso hacia el suelo, dejándome completamente expuesta a la valoración de Lawrence. En 253

nada más que una simple pero elegante tanga de encaje negro, estoy allí mirándolo mirarme mientras agarra su longitud y comienza a acariciarme, admirando mi cuerpo. No es el único. Él se folla con su propia mano, absorbo su belleza implacable. Si pensaba que era la perfección con un traje, un Lawrence desnudo es magnífico. Hombros anchos y fuertes destinados a llevar el mundo. Músculos perfectamente tonificados para recoger y follarte contra la pared. Piel del color de la miel. Y su hermosa polla. Lawrence es todo hombre y nada en medio.


Me rodea como si estuviera admirando una obra de arte. -“Inclínate sobre la cama y abre las piernas, Blaire” - ordena. Sigo sus instrucciones. Camino hacia la cama, pongo mis manos sobre el costoso edredón que se siente frío al tacto, y me doblo. Miro hacia delante en la ventana llena de las luces de la ciudad y espero a su siguiente movimiento. Una mezcla de lujuria y anticipación hace correr la lava a través de mí, y siento como si estuviera ardiendo de adentro hacia afuera. Estoy a punto de dar la vuelta cuando siento su torso desnudo detrás de mí, sus labios moviéndose detrás de mí oreja. -“No te muevas”. 254

No le escucho y giro mi cabeza justo a tiempo para verlo agarrar el fino trozo de encaje entre mi culo, tirando de él a un lado, y rastrear la cabeza de su polla a lo largo de mi hendidura. Ambos lo observamos empapado en la reacción de mi cuerpo a él. -"Siente cuánto te quiero", dice ásperamente, frotando su erección


entre mis mejillas del culo. Gemí, agarrando el edredón firmemente. Lawrence suelta su polla y me sorprende tirando de mi tanga hasta que está tirada en el suelo. Después de quitarla, se pone de rodillas detrás de mí y pasa las manos por mis piernas. Su toque es escalofriante. Su toque es divino. Su tacto me hace temblar, un devastador terremoto pasando a través de mí. -"Lawrence, por favor..." Me empuja hacia adelante hasta que el frente de mis muslos toca la cama. Siento sus manos palmear mi culo, extendiéndome abierta a su inspección, y luego es su lengua lamiendo mi clítoris y moviéndose dentro de mí... Chupando... lamiendo... follando mi coño. Me come por detrás, como si no tuviera suficiente de mí, y me está volviendo loca. Me acerca a él, hundiendo su cara en mi culo y continúa torturándome con su lengua. Por el rabillo del ojo, puedo verlo bombeando su polla con su mano libre, el movimiento furioso de su muñeca hipnotizado. 255


Rápido… Más rápido… Más fuerte… Nos acercamos a la liberación. Con las manos todavía en la cama, miro como él me libera, se levanta y lame sus labios que brillan con mi deseo antes de que se limpie la boca con el dorso de la mano. -"Date la vuelta y acuéstate sobre tu espalda", ordena, con el pecho agitado. Respirando pesadamente, no echo de menos la forma en que sus ojos se llenan de hambre cuando aterrizan en mis pechos y me acuesto. Se mueve encima de mí, cubriendo mi cuerpo con el suyo, y me besa. Nuestros labios y lenguas giran agresivamente, el sabor de mi cuerpo en su lengua, pero luego es todo él. Su gusto. Su esencia. Él rompe el beso. Acaricia mis pechos en sus manos, pellizca mis pezones, haciéndoles daño cuando se acerca a mi cuello con besos sucios, él gruñe, -"Voy a joderte ahora, Blaire. Y voy a joderte tanto y tan bien que


te olvidarás de nuestro trato. No es mi dinero lo que quieres, solo mi polla se mueve dentro de ti, llenándote. Es a mí a quien quieres”. Miro su cara tan cerca de la mía, agarro su polla en mi mano y lo guio a mi entrada caliente. El deseo hace temblar ligeramente mis 256

manos. -"Te quiero, Lawrence", le digo mientras me froto la cabeza a lo largo de mi abertura, mojando su polla. -"Tanto." -"No tanto como yo te quiero." Él baja la cabeza y comienza a chuparme los pezones, lamiendo y mordiendo hasta que están deliciosamente tiernos. Pero sé que no está tan controlado como él quisiera que yo pensara. Con gotas de sudor recorriendo su frente su mandíbula se aprieta fuertemente mientras continúo acariciándolo contra mi abertura. Sé lo cerca que está de perder el control. Lo solté para envolverle una mano alrededor del cuello, empujarlo hacia abajo, acercarme a la boca y susurrarle al oído. –“Jódeme, Lawrence. Quiero sentirte dentro de mí."


-"Espero que no seas delicada, cariño, porque voy a joderte hasta que te rompas." Y luego pierde la poca reserva que tiene. Se levanta, me agarra por el culo con una mano y me lleva al borde de la cama. Se frota su polla en mi clítoris, viendo cómo se moja antes de que se deslice todo el camino dentro de un empuje profundo y tan duro que me empuja hacia atrás. Maldigo, mis ojos se ensordecen mientras él me llena completamente. Enderezando mis piernas, él las aprieta por los tobillos y las extiende lo más abiertas que pueda... y comienza a cogerme hasta los 257

sesos. Las sábanas grises de la cama olvidadas, el mundo fuera de estas puertas olvidado. Estamos perdidos el uno en el otro. Me levanto sobre los codos y miro mientras su polla reluciente entra y sale de mí rápidamente, más rápido, más difícilmente... la cabeza apenas se asoma antes de que regrese, empujándome más hacia la cama con los agresivos y poderosos empujones de sus caderas. Piel


contra la piel, puedo sentirlo en todas partes. Dentro. Fuera de. Mi cuerpo, mi alma-cada membrana es tomada por esta necesidad básica de tomar, tomar y seguir tomando hasta que ya no puedo. Yo lloriqueo. Gimo. Me duele el cuerpo, pero me duele tan malditamente bien. Levanto mi mirada para verlo mientras él sigue golpeándome, y observo mientras él suelta una de mis piernas, colocándola en su duro pecho, resbaladizo de sudor. Se lame dos dedos y los empuja dentro de mí. Gimo. Es demasiado apretado. Los mueve junto con su polla, estirándome hasta que el dolor se convierte en un placer insoportable Hasta que él me pertenece por completo. -"Dios mío, Blaire... la sensación de ti..." Gemí, torciendo la cabeza, sus dedos y su erección moviéndose dentro de mí. Duele. Es tan bueno. Es decadente. Vivimos a través de nuestros cuerpos con cada caricia, cada gota de sudor. 258


Cada mirada, y cada toque hasta que no podemos seguir adelante. -"Lawrence... no te detengas... no te detengas... yo... estoy..." No puedo terminar mi oración porque su boca repentinamente cubre la mía, me besa tan fuerte mientras me está follando, y me deshago. Como dos planetas que chocan violentamente entre sí, el poder de mi clímax borra todos los pensamientos, palabras y acciones de mi mente, excepto el placer de ser arrancada de dentro de mí. Maldiciendo, Lawrence suelta mis piernas y agarra mi culo dolorosamente, tirando de mí hacia él y follándome con salvaje y total abandono. Envuelvo mis piernas alrededor de su cintura y agarro sus hombros mientras él pulsa dentro y fuera de mí sin piedad. Mis uñas se cavan en su piel mientras muerdo su hombro con fuerza. Nuestros cuerpos están cubiertos de sudor; La habitación cubierta del olor del sexo. Gimo. Él maldice. Cuando él está a punto de venirse, se retira justo a tiempo para derramar su semilla sobre mi estómago mientras un poderoso gemido resuena de su pecho. Cerrando los ojos, inclina la cabeza hacia atrás y se da algunas bombeadas finales, vaciándose en mí. Después de que pasan unos pocos segundos, nuestra respiración rápida disminuye y él abre sus ojos, mirándome fijamente. Y lo que veo me toma por sorpresa. 259


Sus ojos atados de preocupación, cubre mi cuerpo con los suyos mientras sus codos están junto a mi cabeza. Empujando algo de mi pelo que está pegado con el sudor de mi cara, él pregunta, -"¿Te he hecho daño?" Sonrío y sacudo la cabeza.- "No... pero," Bajo una mano y limpio parte de su semen de mi estómago. Llevándolo a mis labios, lamo mi mano de añadir, -"Pero me hiciste olvidar todo sobre tu cuenta bancaria." Él gime mientras me ve lamer su semen de mis labios. -"Jodidamente mortal... eso es lo que eres." Luego sus labios cubren los míos una vez más. 260


Capítulo 25 DESNUDA, ACOSTADA SOBRE MI ESTOMAGO, sintiéndome somnolienta después de una noche jodiendo sin dormir. La suave almohada debajo de mi mejilla me invita a quedarme dormida, cuando siento que Lawrence coloca un suave beso entre mis omoplatos. Mis labios doloridos forman una perezosa sonrisa mientras recuerdo todas las cosas malas que su boca me hizo anoche. -"Buenos días", dice cerca de mi oído. El olor limpio de su costosa loción llena mi nariz. Reemplaza el de sudor y sexo que penetra el aire en la habitación y se mantiene en mi piel y almohada. Me doy la vuelta y abro los ojos, mirándolo fijamente. Ya se duchó y se vistió para trabajar. Sus ojos en mí, me tomo un momento para admirar lo guapo que se ve. Lleva un traje azul marino, un traje simple pero con camisa blanca elegante y la más linda corbata que he visto nunca. Busco la corbata, la agarro, y dejo que mis dedos acaricien la suave seda. –“¿Pingüinos, Lawrence?” Él se ríe entre dientes. -"Tradicional, cariño."


-"Sólo tú podrías usar una corbata de Hermès y aún así conseguir parecer tan deslumbrante." Soltando la corbata para poder envolver mis dedos en su pelo suave, traigo su boca más cerca de la mía. -"Bésame." -"¿Más? ¿No estás saciada después de anoche y esta mañana? “Él sonríe. 261

Sacudo la cabeza, nuestras bocas, ni siquiera una pulgada alejadas. –“No... te quiero de nuevo”. Me inclino hacia adelante, mordiéndome el labio inferior. -"Eres un poco ansiosa." Siento que su mano se mueve entre mis piernas. Disfruto de la forma en que sus pupilas se expanden con algo oscuro, algo fascinante mientras me mira abrirlas para darle la bienvenida a su toque. -"Siempre tan lista para mí." Sus dedos se introducen lentamente una, dos, tres veces antes de que se retire y traza mis pliegues con ellos, cubierto en mi humedad. -"Ojalá pudiera. Pero no puedo ahora mismo, Blaire. Yo tengo una reunión importante en menos de una hora que no


puedo perder". -"Bien, se de esa manera", hago pucheros. Suelto sus dedos, me estiro sobre la cama y puse un brazo debajo de mi cabeza. Lentamente, dejé que mi mano libre vagara por el valle entre mis senos hasta mi coño, exponiéndome descaradamente a él... provocándolo... burlándolo. –“Creí que querrías aprovechar el dinero que estas gastando”. Lawrence ignora mi craso comentario cuando sus ojos caen sobre mi pecho. Se inclina hacia adelante y besa el lado de mi pecho izquierdo. "Te lastime." Miro hacia abajo y noto una marca de mordedura donde él me besó hace un segundo, el moretón rojo que comienza a formarse a una mancha púrpura. Me lamo los labios y lo miro fijamente. -"Me gustó... Me gustó todo lo de anoche, y pensé que a ti también”. 262

-“Ayer por la noche fue pura perfección, Blaire”. Me acaricia la mejilla suavemente. –“Pero tengo que ser más cuidadoso contigo”.


-"¿Por qué? No es necesario. Me encantó cada cosa que me hiciste, Lawrence”. Recuerdo cómo se sintió la segunda vez que tuvimos sexo. Me tomó violentamente por detrás. Él era tan implacable como yo era impenitente. Él tomó. Di. Él mordió. Dibujé su sangre. -"Hay algo en ti que me hace perder la cabeza. Algo que me hace perder el control. Y no me gusta”. -“Bueno, me gustó mucho”. Sacude la cabeza, con los ojos en el reloj junto a la lámpara metálica. -"Tengo que irme, se está haciendo tarde, pero antes de que me olvide, llama a Gina si necesitas algo. Ella ha sido instruida a seguir tus órdenes”. Rodé y bajé de la cama, haciendo mi camino hacia mi ropa que todavía estaba en el suelo. Mis pies descalzos se hunden en la alfombra de felpa mientras cruzo la habitación y agarro mi sujetador. Me lo pongo mientras doy la vuelta en su dirección. -“Debo decir, Lawrence, que se me está haciendo muy difícil sentir que estoy siendo explotada sexualmente aquí”. Él levanta una ceja, una débil sonrisa se extiende por su rostro. –“¿Es así, Blaire?” "Sí. Jodes tan bien como luces”. Él se ríe entre dientes. -"Tu honestidad, Blaire. Es un soplo de aire fresco, incluso si a veces puede ser...” 263


-"¿Demasiado?" Lo interrumpo, pensando en todas las maneras que él jugaba con mi cuerpo. No siento nada por él, eso es un hecho. Sin embargo, después de anoche puedo decir fácilmente que me encanta follarlo. Sus manos. Sus besos. Su polla. Es destrucción. Oscuridad. Lawrence, mi olvido decadente, no me hizo sentir más que puro éxtasis egoísta. También me hizo olvidar... -"¿Tal vez necesito una buena nalgada? Pero no puedes llegar demasiado lejos... no queremos que te rasgues un músculo o algo así ", bromeo, sabiendo perfectamente que Lawrence está en su apogeo tanto física como sexualmente. Él se pone frente a mí. -"Debo decir que tu preocupación por mi bienestar me toca profundamente." Sus ojos sonrientes son brillantes tanto con humor como con sarcasmo. -"Esa es la primera vez para mí." Cierro el espacio entre nosotros hasta que mis pechos están frente de su pecho y nuestros labios no están ni siquiera a una pulgada de distancia, poniendo mi mano en la parte delantera de sus pantalones. -“Pobre Lawrence” -susurro contra su piel. “Será mejor que sea


amable contigo”. -“¿Qué tal si te digo cuánto quiero cuidarte? Cuánto me importas tú… ", me detengo y me muevo un poco hacia atrás para mirarlo fijamente mientras acaricio el contorno de su polla con tanta suavidad, -“…bienestar ". Sin decir una palabra, baja su mano y envuelve sus dedos alrededor de mi muñeca. Nos quedamos quietos, el tiempo arrastrando los pies como amantes de la mañana, su toque grabado en mi piel. Por 264

un momento, creo que va a quitarme bruscamente la mano, pero para mi sorpresa la levanta a su boca sonriente y coloca un suave beso en mi palma. –“¿Qué voy a hacer contigo, pequeña pícara?” Yo sonrío –“Mimarme, por supuesto”. -"Lo cual me recuerda…" Miro mientras saca un largo estuche rojo con detalles de oro que enmarcan los bordes de la caja del bolsillo interior de su traje. Cartier. La idea de lo que hay dentro de ella hace que mi sangre bombee más


rápido. Sonrío y mis ojos se ensanchan. Miro hacia arriba y encuentro su mirada verde en mí. Me está observando cuidadosamente, estudiándome, analizándome. Por un segundo, estoy avergonzada por lo obvia que estoy siendo, pero luego recuerdo por qué estoy aquí y la mortificación que sentí hace un momento desaparece. Un rubor virginal se extiende por mis mejillas mientras espero que pueda ver la codicia en mis ojos por si tiene alguna duda sobre mis sentimientos por él. Esta es toda la razón por la que estoy con él, después de todo. Él abre el regalo y saca el collar brillante que está sobre satén blanco, tirando descaradamente la caja en al piso. Mirándome fijamente, él pregunta: -"¿Puedo?" Asentí y mordí mi labio mientras tomaba los diamantes en la delgada cadena de oro blanco de dos niveles. Es una hermosa pieza de joyería y, como tantos antes, me recuerda a mí misma. Este frío, objeto sin vida brilla. Es caro y aparentemente perfecto, pero ¿lo es? 265


Tan pronto como él coloca el collar alrededor de mi cuello, un impulso de quitarlo, casi como si mi piel estuviera desarrollando una reacción alérgica al metal, viene sobre mí. Las cadenas de oro se sienten como si fueran grilletes, obligándome a Lawrence, y no me gusta ni un poco. Estoy a punto de agradecerle y quitarlo, pero la forma en que me mira me hace dudar. -"¿Qué es? ¿No te gusta? ", Pregunta, con las cejas fruncidas. La memoria de un reloj de Hello Kitty y cuanto significaba más para mí que cualquier collar que alguna vez pasará por mi mente, pero tan rápido como viene el pensamiento, lo descarto. Esa memoria pertenece en el pasado, y ahí es donde se quedará. Formo una sonrisa mientras pongo una mano en mi cuello. -"Es perfecto. Yo diría que no tienes que conseguirme algo tan caro, pero eso sería una mentira, así que gracias” Me pongo de puntillas y me inclino, besándolo en la mejilla. Sus manos al instante aterrizan en mis caderas desnudas, agarrándolas fuertemente. -"Si voy a conseguir uno de esos cada vez que te doy algo,


no me dejas otra opción que mimarte, después de todo." -"Cuidado... puedes ir a la quiebra", le bromeo. -"Una cosa más." Lawrence me deja ir antes de que camine hacia la mesita de noche. Intrigada, lo veo recuperar un pedazo de papel que descansa 266

sobre la superficie de madera lisa y luego hace su camino de regreso a mí. Me entrega un sobre. -"Toma." Levanto una ceja mientras tomo el sobre y lo abro. Mis ojos inmediatamente aterrizan en una tarjeta de crédito negra con mi nombre en ella. Hay una cosa que cada auto-proclamado buscador de oro sabe y que es que la pequeña tarjeta de plástico negra en mis manos es la Biblia de tarjetas de crédito. No tiene límite y sólo los muy ricos tienen acceso a ella. Quiero decir, podrías cargar un Ferrari en él y nadie ni siquiera pestañearía. Miro hacia arriba, nuestros ojos se encuentran.


-"¿He conseguido por fin dejarte sin palabras?", Pregunta, con una risa en su voz. -“Puedes apostar”. -“Ve a Bergdorf y compra un guardarropa completamente nuevo. Zapatos, bolsos... lo que quieras. No quiero verte usando ropa que otros hombres han pagado, o han tenido el placer de verlo antes de mí. ¿Entendido?" -"¿Estás seguro? Eso va a ser mucho dinero, Lawrence. Tengo un gusto muy caro, ¿sabes?” Se inclina y me besa en la boca. El beso es rápido, pero todavía se las arregla para tomar mi aliento en su intensidad. -"Estoy seguro. No te 267

preocupes por el precio o cuánto es. Me lo puedo permitir, Blaire”. Levanto mi mano haciendo un saludo militar, burlándome de él. –“Sí, capitán”. Él me sorprende dándome una palmada en el culo, un brillo juguetón en sus ojos.- "Otra cosa." Él toca mis bragas -"¿Sí?"


-"Cuando estás en mi cama, te quiero desnuda. Tú, yo, y nada más, así que no te molestes en llevar estas cosas tontas en el futuro. No tiene sentido. ¿Lo entiendes?" ¿Has visto alguna vez la llama de una vela arder? El parpadeo gira con fluidez mientras baila en el aire sin restricciones, su belleza hipnotizando. No puedes apartar la vista. No quieres. Así es como me siento en este momento mientras Lawrence y yo nos miramos. Sus ojos me atraen, penetrando a través de mí y dejando un rastro de calor detrás. Con la boca seca, asiento. –“¿Voy a verte esta noche?” Tan pronto como las palabras salen de mi boca, me doy cuenta de que quiero volver a verlo. Lawrence sacude la cabeza. -"No esta noche. Tengo... una cena de negocios que no puedo perder. Te veré mañana por la noche”. Me encogí de hombros, fingiendo que su negativa no dolía, que no sentía una mentira debajo de su excusa. -"Está bien... ¿puedo hacerte una pregunta antes de irte?" 268


-"Sí." -"¿Somos exclusivos o podemos ver a otras personas cuando no estamos juntos? No es que yo planee, por supuesto, pero me gustaría saber cómo están las cosas ", le digo, pensando en Walker y cómo me engaño. -"Blaire, estamos jodiendo, y espero tener un buen tiempo juntos. Lo que elijas hacer en tu tiempo libre no me preocupa, y viceversa”. ******* Después de que nos despedimos, me dirijo al baño. Debo tomar una ducha, pero sin Lawrence aquí me siento como la intrusa que soy y sólo quiero ir a casa. Me estoy cepillando los dientes con el nuevo cepillo de dientes que la señora de limpieza de Lawrence dejó para mí cuando mis ojos aterrizan en el collar. Me recuerda a la conversación que tuvimos después de tener relaciones sexuales por primera vez... Estamos desnudos y descansando soñolientos en su cama, compartiendo un vaso de vino tinto cuando me pregunta: -"¿Siempre has dormido con hombres por dinero?"


269

-"Sí y no. Normalmente estoy en relaciones con ellos. Algunos duran más que otros. Walker, el tipo con el que me viste en el Met la noche que te conocí, fue probablemente el más largo”. -“¿Necesitas el dinero? Deudas ¿Es por eso que lo haces?”. -"Realmente no. Solo me gusta”. Sonrío mientras dejo que mis palmas acaricien la fría suavidad de la seda que cubre el colchón. -"Ya veo. No hay una causa noble para joder a hombres como yo, y vender tu cuerpo ", dice con ironía. -"No. Te dejo follarme porque me gusta lo mucho que me pagas”. Lawrence coloca la copa de vino sobre la mesa antes de que se vuelva para besar mi barbilla. Él me golpea el culo juguetonamente, luego se sienta con su espalda recostada contra la cabecera. -“Entonces, obtengamos el valor de mi dinero”. Me estiro como si fuera un gato y lo observo por el rabillo del ojo mientras él comienza a acariciar su polla con su mano. Poniéndome de rodillas, lo meto a horcajadas mientras los dos observamos su erección


entrar lentamente en mí... la forma en que la cabeza me abre a su invasión... la penetración facilitada por la mezcla de excitación nueva y vieja de mi cuerpo. Me inclino hacia adelante y me aferro a la cabecera mientras él me llena completamente y digo sin aliento, -"Sí, vamos." 270

Una vez que me enjuago la boca, me miro en el espejo. Todo lo que veo es una chica ambiciosa con ojos azules en forma de almendra y el pelo de medianoche que está dispuesta a renunciar a casi cualquier cosa para lograr sus metas. Me pregunto hasta qué punto está dispuesta a ir para alcanzarlas. ¿Pero qué son esos? ¿Felicidad? ¿Riqueza? Mientras continuo mirando a mi reflexión, me pregunto si siquiera sé lo que estoy persiguiendo después. Parezco tan perdida. La perra dentro de mí me dice que puedo parecer perdida, pero satisfecha, y me limito a comprobar el lugar. Es enorme, Incluso para una casa. También me dice que Ronan nunca sería capaz de darme nada de esto, así que para de tocar la melodía triste de violín y sigue adelante. Tengo ganas de


llorar, pero las lágrimas no caerán, y eso está bien. Porque incluso si fuera posible para mí hacerlo, mis lágrimas no deberían permitirse. Las lágrimas son para las personas que se arrepienten de sus acciones. Y yo no lo hago. La vida es un espectáculo donde mi alma está desnuda, pero estoy cubierta de mentiras. Y estoy bien con eso porque, en la vida, sólo los más aptos sobreviven. 271

Capítulo 26 Lawrence me ofreció el servicio de uno de sus choferes para que me llevara a casa, pero decliné educadamente. Quiero un tiempo a solas para despejar mi cabeza después de todo lo que ha sucedido en las últimas veinticuatro horas, y lo último que necesito es que alguien me mire con juicio saliendo de sus ojos porque saben que acabo de pasar la noche teniendo relaciones sexuales con su jefe. No es que yo piense


que Tony me juzgaría, o que normalmente me importaría, pero no estoy sintiendo nada por ello. Montando el ascensor a mi piso, no puedo esperar para llegar a mi apartamento para que pueda salir de mi ropa y tomar una larga ducha caliente. Tal vez relajarme leyendo un libro, o tomar una siesta muy necesaria. Pero cuando salgo del ascensor, sé que no es posible. Ronan está sentado con la espalda contra mi puerta, esperando por mí. Cuando nuestros ojos se conectan, sé que es hora de enfrentar la música. Cuando empiezo a caminar hacia él, Ronan se levanta de su lugar en el suelo y se vuelve hacia mí. Mi corazón late con rabia contra mi pecho, pero desatiendo la respuesta de mi cuerpo a él; La forma en que mis dedos pican para domar el familiar pelo salvaje de color marrón dorado que enmarca su rostro juvenilmente guapo. Mente sobre la materia, Blaire. Mente sobre 272

materia. Sin embargo, al cerrar el espacio entre nosotros, siento que no


puedo respirar debido al dolor que se acumula en el centro de mi pecho. -“Eso es todo, ¿eh? Ni siquiera una explicación de por qué hemos terminado. ¿Sólo un maldito texto?” Cruzo mis brazos y levanto mi barbilla en desafío. -"Pensé que era lo mejor. Odio el teatro como este”. -“No, no es eso, Blaire, y tú lo sabes. Me acerqué demasiado, te hice sentir algo real por una vez, y así a la primera oportunidad que tuviste, corriste". -"No pienses tan bien de ti mismo", sonrío. "Estábamos jodiendo y divirtiéndonos. Eso fue todo." Él sacude la cabeza. -"Mierda. Eres una jodida cobarde que tiene mucho miedo de dejar entrar a alguien. Así que en vez de tratar tus sentimientos como un adulto, me empujaste”. La furia hierve dentro de mí porque la verdad detrás de sus palabras duele. Lo curioso es que sé que tiene todo el derecho a estar enojado conmigo por la forma en que me comporté con él, pero no puedo evitarlo. Nunca agites las plumas de una mujer rencorosa porque ella no sólo querrá hacerte daño, sino que ella querrá sacar tu sangre. -“Vaya, vas a buscar la yugular, ¿no? Pobre Ronan... Debo haberte hecho daño, pero te advertí. Te dije que no era buena para ti”. -"Sí, supongo que la jodida broma es para mí por pensar que había algo real. Algo que necesitaba... algo que quería tan mal por debajo de tu impecable exterior, pero estaba obviamente equivocado. No hay nada aquí”. 273


-"Sólo viste lo que querías ver, Ronan. Nunca fingí ser algo que no soy ", digo, de repente siento ganas de llorar porque recuerdo cómo él solía ver lo diferente que era de cualquiera. -"¿Cómo puede alguien tan hermoso como tú no tener corazón?" Me río amargamente. -"No tengo corazón. Yo lo maté. Tú y yo no estábamos destinados a estar juntos, así que sácalo de tu jodida cabeza. Además, estarás bien. Me olvidarás en un par de semanas”. -“¿Estar fuera de mi mente?” Se pasa las manos por el pelo, tirando de los extremos. –“He pensado en ti todos los días desde que te conocí. Cada parte de mí duele por ti, llora por ti, te anhela”. Me rompo -"¡Para! ¡Para! ¡Para!" En un momento de debilidad, me pregunto qué pasaría si terminara las cosas con Lawrence y pedía a Ronan que me perdonara y me diera otra oportunidad. Pero no lo hago porque no cambiaría el resultado. Dios, qué tonta soy. Ya puedo ver lo que se está desarrollando. Si lo dejaba entrar por completo, rompería todos mis muros con un dulce beso a la vez y me


enamoraría locamente y profundamente de él y de la promesa de un futuro juntos. Creo que finalmente he encontrado lo que he estado buscando toda mi vida. Y entonces un día me miraría a los ojos y no pasaría nada. Nada. Sus ojos no bailarían en la luz cuando aterrizaran sobre mi rostro. Lo que alguna vez pensó que sería hermoso sería ordinario. Con mi falso y caro exterior infiltrado, se daría cuenta de lo inútil, lo fea que soy por dentro y me dejaría como todos los demás. O tal vez me aburriría, como hizo mi madre con su matrimonio con mi padre. 274

Tal vez quiera esa bolsa de Chanel que no podría pagar, pero alguien como Lawrence podía. El resultado final sería siempre el mismo, demostrando lo indigna de amor que realmente soy. Los ojos de Ronan se suavizan por primera vez desde que llegué. –“No hagas esto, Blaire. No te rindas con nosotros”. -"Estás ciego, Ronan," murmuro, mi voz temblando. -“No, tú eres la ciega, Blaire. Dame la oportunidad de mostrarte lo que veo. Dame una oportunidad para demostrarte que lo que tenemos es


algo especial”. Mientras seguimos mirándonos, la ira me vuelve a llenar, corroyendo mi corazón y mi alma. Sus amables palabras, afiladas como un cuchillo dentado, logran hacerme daño, me abren. Sus palabras veraces son crueles, pero tal es la naturaleza perversa de la honestidad. Rara vez es indoloro y siempre cargado de equipaje. Tomo los últimos pasos que nos separan como pensamientos opuestos giran en mi cabeza. Una vez que estoy frente a él, noto que Ronan me está mirando cautelosamente. Bueno. Debería estar preocupado. La adrenalina bombea por mis venas. Una corriente fría del aire acondicionado envuelve el pequeño espacio entre nosotros, pero me siento febril. Lo que hago a continuación no puede ser culpado por la irreflexión o ser clasificado como uno de esos estímulos del momento. No. Se calcula. 275

Tiene la intención de hacerle daño. Su intención es mostrar a Ronan que tengo la ventaja y no él. Su intención es mostrarle lo fea que


soy, destrozando su noble y falsa opinión de mí de una vez por todas. ¿Cree que soy ciega? No, es él. Y le mostraré lo ciego que es. Le doy mi mejor sonrisa -la que hace que los hombres crecidos pierdan la mente y olviden sus valores siempre y cuando lleguen a poner su polla dentro de mí. Empujándome contra él, sus manos instantáneamente en mi culo. La longitud de nuestros cuerpos pegados, me froto en su dureza y sentir la forma en que se hincha para mí, la forma en que mi cuerpo instantáneamente se enciende para él. Pongo mis manos sobre sus hombros y me inclino hacia adelante hasta que nuestras bocas no están ni siquiera una pulgada separadas. Puedo oler el olor a bosque de su colonia y sentir el calor de su aliento contra mis labios. Puedo ver la luz, el polvo dorado de las pecas que adornan su nariz, y lo más importante, puedo sentir nuestra necesidad del uno por el otro que cubre el aire en el pasillo vacío. -“Dices que estoy ciega, Ronan, pero no lo estoy. Sé perfectamente quién soy. Eres tú quien no puede verlo, no lo quieres creer”. Y ahí es cuando lo beso. Es un beso duro para castigarlo, para ponerlo de rodillas, y empieza así. Nuestras lenguas chocan, luchando por el poder para hacer inútil al otro. Pero en el momento en que Ronan 276


agarra mi culo y acaricia mis nalgas amorosamente en sus manos, me deshace. Es él quien me castiga con su ternura. Su pasión. Su belleza. Sus besos llenos de luz. Él es el que rompe el beso tirando un poco hacia atrás, la desesperación y la necesidad vibran a través de su toque. -"¿Lo sientes, Blaire? ¿Cómo negar eso? Esta cosa, este tirón entre nosotros no es una cosa temporal. No se va a ninguna parte, y lo sabes. Puedes decir mentiras a tu cabeza y quizás creerlas, pero no puedes mentir a tu corazón, a lo que está dentro de ti. Siempre sabe la verdad. Ahora dime en mi cara que no te preocupas por mí. Que realmente me quieres fuera de tu vida. Me iré y no volveré a molestarte nunca más”. Meneo la cabeza sin decir nada, pero parece que no le importa. -"¿De qué estás tan asustada? Dime. "Sacudo la cabeza una vez más.


-“Dime, Blaire”. Con fuerza, empujo sus manos mientras trato de tragar el nudo apretado que se ha formado en la parte posterior de mi garganta. Las mentiras listas en mi lengua para decirlas, pero la honradez que brilla en 277

sus ojos me prohíbe engañarlo -"¡De ti! ¿Está bien? ¡Tú! Estoy asustada de lo que me haces sentir, de lo que me haces querer”. Mi voz se rompe. -"No lo estés... no tengas miedo de mí." -“Oh, Ronan. ¿Cuándo aprenderás?” -"Nunca." Toco mis labios ardientes, sintiendo el fantasma de su boca sobre ellos cuando nos miramos el uno al otro. Sus palabras resuenan profundamente dentro de mí, destruyendo mi resolución con cada segundo que pasa, pero entonces me atrapa queriendo creerle. Como el flautista de Hamelin y su canción, sus palabras seductoras quieren llevarme a un lugar sin retorno, y no lo dejaré. No lo haré.


-"No importa. ¿Quieres saber algo sobre mí, Ronan? “Pregunto, empujándome más cerca de él otra vez. Ronan se aferra dolorosamente a mis caderas, dejando huellas suaves y rojas de sus dedos. Me inclino hacia adelante y beso su cuello antes de que susurro contra su piel, -"Me cogí a un hombre toda la noche." Beso su manzana de Adán y lo siento temblar bajo mis labios. -"Y no fue por amor". Lo beso detrás de su oreja izquierda, dejando que mi lengua trace la piel suave allí mientras pruebo la salinidad de su sudor. -"Todavía puedo sentirlo moviéndose dentro de mí... todavía puedo probar su sabor en mi lengua... así que piensas que soy una 278

buena persona, ¿eh?" Tomo una de sus manos, trayéndola entre mis piernas, y guiando sus dedos con la mía para tocarme y frotarme allí. El calor de su toque se filtra a través del encaje de mi ropa interior. –“¿Y si te dijera que me podrías tener tantas veces como ese hombre si pudieras pagarme?” Ronan me empuja con fuerza, con las manos separadas.- "Basta,


Blaire... suficiente." Lo ignoro y continúo. Quiero abrir sus ojos y romper todas sus ilusiones para que finalmente pueda verme por lo que soy. Un monstruo. -“Soy una oportunista que solo busca dinero. ¿Sabes? Yo follo por dinero". Le miro, regocijándose cuando noto su mandíbula tensada porque significa que finalmente estoy llegando a él. -"Y francamente, no parece que puedas pagar mi precio. Entonces, Ronan, déjame preguntarte otra vez. ¿Cuánto te gusto? ¿Qué tan especial piensas que soy? ¿Aún piensas que soy ciega? Porque en mi libro, parece que tú eres el ciego”. Ahí. Espero que lo entienda. Me siento completamente muerta por dentro. Y si yo no estaba acabada antes por mí misma, la forma en que me mira en este momento termina el trabajo. Como una cobarde, me gustaría bajar mi mirada y no ser testigo poco dispuesto a su juicio, pero no creo que pueda. Hay algo magnífico, que nos inspira, cuando ves a un hombre perder su camino 279


en la ira... en el odio. No puedes dejar de querer ser parte de los restos dejados por su ira. El silencio llena el espacio entre nosotros, estirándose como un océano sin fin. Estamos parados uno frente al otro, nuestros cuerpos lo suficientemente cerca como para tocarnos, pero nunca hemos estado más separados. -"Retiro todo. Retiro todo lo que dije antes”. Él me mira de arriba abajo, con disgusto en cada sílaba que pronuncia. -"No vales la pena." Mi respiración es inestable. Mis palmas son sudorosas. Una tempestad de tensión, deseo, furia y dolor ruge dentro de mí. -“Me alegro de que finalmente te des cuenta” -digo mientras abro mi apartamento, entro y cierro la puerta detrás de mí, cerrando a Ronan fuera de mi vida de una vez por todas. Después de desnudarme, me paro frente a mi espejo y admiro mi apariencia. Con la parte de atrás de mi mano, quito el labial rojo rubí restante de mis labios magullados, manchándolo a través del lado izquierdo de mi cara.


Mis ojos brillan con lágrimas que no caen. Las palabras de Ronan giran dentro de mi cabeza como una puerta giratoria, paralizándome. Pero al menos ahora sabe qué tipo de persona soy. Finalmente me ve como me veo. Sigo mirando a mi reflejo mientras ignoro el dolor entre mis piernas. 280

Yo no nací un monstruo, aunque mis opciones sin duda me han hecho uno. Pero no puedo detenerme. No puedo. Causar dolor a los demás cuando yo estoy sufriendo me alivia. Desearía poder llorar, pero no pasa nada. Me odio a mí misma. Me digo que valgo la pena, pero no lo creo. El círculo vicioso continúa. Una vez más… Y más… Y más… 281


CapĂ­tulo 27


Lawrence MIENTRAS ESPERO QUE LLEGUE MI CITA PARA LA CENA, pienso en Blaire y me río. Ella es una contradicción sin duda, pero tal vez eso es parte de su encanto. Una femme fatale con los ojos de un alma vieja y una sonrisa juguetona que seguramente robará el corazón a un hombre. Esta mañana antes de salir de la cama, pasé un par de minutos viéndola dormir. Quería volver a tocarla. Quería acercarla a mí y oler su perfume femenino, quizás despertarla y joder una vez más, pero de alguna manera sabía que no debía hacerlo. Ella no es mía. Así que me contenté con mirarla como un perrito enamorado mientras ella dormía en mi cama. Sin una pizca de maquillaje en la cara y su cabello negro extendido a través de la almohada en abandono salvaje, ella parecía tan joven y despreocupada. Casi inocente. Pero mis ojos se movieron hacia sus labios naturalmente rojos. Ninguna muchacha inocente podría chupar a un hombre de la manera que lo hizo. La memoria sola hace que mi polla se agite. 282


Pero no es su cuerpo lo que anhelo; Es a ella. Anhelo la forma en que ella me hace sentir. Ella me hace olvidar. Ella ha traído la risa a mi vida después de tantos años sin ella, y como un hombre hambriento, quiero más, yo necesito más. Y si tengo que pagar por cada beso, cada toque, cada sonrisa suya, que así sea. No me importa. Al menos es lo suficientemente honesta para admitir que lo único que quiere de mí es mi dinero. Me río porque un resbalón de una chica con ojos azules emotivos me está convirtiendo en un patético hijo de puta. Estoy a punto de alcanzar mi vaso de vino cuando oigo hablar a mi cita. -"Hola Laurie." Coloco mi servilleta sobre la mesa, empujo la silla hacia atrás y me levanto. -"¿Cuándo dejarás de llamarme así?" Pregunto, nuestros ojos se encuentran. -"Nunca, hombre tonto." Ella sonríe mientras se inclina hacia adelante y me besa la mejilla.


En el momento en que sus labios tocan mi piel, los mismos sentimientos que me han perseguido y han sido mis únicos compañeros durante casi diez años regresan con toda su fuerza. A veces pienso que finalmente estoy libre de ella. Pero sé que mi libertad es sólo una ilusión. 283

Capítulo 28 HAY ALGO QUE DECIR DE SER EL JUGUETE DORADO PARA JODER DE LAWRENCE Y SER PAGADA POR ELLO. LAWRENCE NO COJE O JODE… Él fornica... como un animal. Es sucio. Salvaje. Impenitente. Posesivo. Es placer y dolor a la vez. ¿Y yo? Lo he visto dos veces desde nuestra primera noche juntos


y no puedo dejar de quererlo más después de cada vez. Anhelo la forma en que todo lo entumece con su dura, hermosa polla. Anhelo la forma en que sus manos me adoran después de que me han castigado. Y su lengua... Dios tenga misericordia de mi vagina. Mis mejillas arden sólo de pensar en él. Debo avergonzarme de lo mucho que me gusta que lo use, pero no soy hipócrita. Me encanta. Y el hecho de que nuestros sentimientos no están involucrados hace que sea mucho más dulce. 284

¿A quién no le gusta una jodida rápida y enojada sin las sutilezas obligatorias? Y no nos olvidemos de los regalos caros y frívolos que deja en la mesa de noche esperando por mí después de una noche en mi espalda. O de rodillas. -"¡Ya casi termino!" Grito, esperando que Lawrence me oyera. Se suponía que debía encontrarme con él en su casa de Park Avenue hace


una hora, pero se metió en una reunión que duró más de lo esperado, haciéndolo llegar tarde. Ya que ya estaba en Midtown por negocios, decidió recogerme en su camino a casa. Cuando entró por primera vez, quería reírme en voz alta. Era muy difícil ver cómo un hombre tan masculino y robusto estaba rodeado por todas mis cosas con encajes. Parecía un pez fuera del agua. Sonrío, sacudiendo la cabeza y descartando el recuerdo. ¿Dónde diablos están mis zapatos? Después de localizar mis tacones incrustados de cristal bajo una vieja bolsa de Louie que no he usado en siglos, me los puse. Cojo un embrague que coincide con mis zapatos y lo lleno con dinero en efectivo, I.D., brillo labial y llaves. -"Estoy lista", digo, saliendo de mi habitación. Espero que le guste el sencillo, pero muy sexy vestido negro que llevo. Se aferra a mis curvas de forma seductora, mostrando mis piernas y la figura de reloj de arena sin ser demasiado indecente o gritando que estoy buscando que me follen. Su cabeza está abajo y yo lo observo mientras escribe en su… 285


-"Oh Dios mío. ¿Es un Blackberry? No tenía ni idea de que la gente todavía usaba esas cosas antiguas ", digo, la incredulidad resonando en mi voz. Deja de escribir y mira al mismo tiempo. –“Sí, Blaire. La gente todavía usa el...” Deja de hablar, con una expresión de asombro, en el momento en que sus ojos caen sobre mí. Camino hacia él, contenta por lo afectado que parece. Una pequeña sonrisa juega en mis labios mientras observo la forma en que sus ojos se oscurecen de deseo. Lo veo hambriento vagando por mi rostro, pechos, caderas, cada una de las partes de mi cuerpo sin vergüenza. La obvia admiración escrita en todos sus rasgos me hace sentir mal. Atrevida. Juguetona. Me hace sentir que quiero incitar al hombre que parece un orgasmo andante. Cuando llego al sofá, ya está de pie. -"¿Qué piensas? ¿Te gusta?". Pregunto mientras empiezo a girar dolorosamente lento. Quiero que admire y anhele cada pendiente y curva de mi cuerpo.


Me sorprende cuando él me agarra con fuerza por la cintura y me jala cerca de él hasta que nuestro pecho se toca. Incluso en mis tacones de seis pulgadas, él es más alto que yo, y tengo que inclinar mi cabeza hacia atrás para poder mirarlo a los ojos. La lujuria instantáneamente espesa el aire alrededor de nosotros, haciéndolo más difícil de respirar. Me paso una mano por el cabello, sintiéndome nerviosa por primera vez esta noche. Lawrence se inclina hacia abajo, agarra mi 286

rostro entre las manos y dice, -"Chica insolente. Te mostraré cuánto me gusta cuando estés en mi cama”. Las imágenes de él llenando mi cuerpo de todas las maneras posibles nadan en mi cabeza, cada pensamiento se ahoga en el deseo. -"Suena como que podría ser peligroso, Lawrence", me burlo. Se ríe, y el sonido es rico y gutural y muy delicioso. -"Las mejores cosas de la vida siempre lo son. Pero tengo la sensación de que te gusta ser peligrosa”. Estoy a punto de contestar cuando vuelva a hablar.


-“¿De verdad quieres seguir hablando?” Sacudo la cabeza. -"Bueno porque he querido hacer esto desde que entré por primera vez." -"¿Qué es eso?" Murmuro contra su boca, nuestras respiraciones se mezclan. -"Esto", dice antes de que sus labios aterricen en los míos. Su beso es como el chocolate negro, amargo y atado con dulzura, un afrodisíaco. Es oscuridad y luz a la vez. Su beso no pregunta. Se necesita. Exige una entrega total, y se la doy. Le doy todo, lo que quiera. Y estoy perdida para todo. Estoy perdida a su lengua, a sus labios, a sus dientes que muerden y sienten como que sacan sangre. Duele. Es el paraíso. Hace que mis rodillas se debiliten. Y borra el recuerdo de cada beso antes que él... Excepto uno. 287

Cuando se aleja, satisfecho, susurro sin respiración contra su boca,


-"Tienes razón". -"Cariño, siempre tengo razón. ¿Pero qué quieres decir?" -"Me gusta peligroso." Le agarro la parte de atrás de su cabeza y lo empujo para otro beso. Cuando salimos de mi edificio, el aire fresco acaricia nuestra piel. Me vuelvo para mirar a Lawrence, sólo para encontrarlo observándome con esos sorprendentes ojos verdes de él. -"¿En qué estás pensando?" Sonrío. Sin romper el contacto visual, se inclina hacia abajo, me besa en la punta de mi hombro y me susurra en el oído: -“En follarte”. Mi pulso se alza y mi cuerpo vibra de emoción cuando un rubor caliente cubre mis mejillas. Todavía puedo sentir la sonrisa en mis labios cuando descubro el familiar Rolls Royce negro aparcado fuera de mi edificio. Esperando ver a Tony, mi mirada se dirige inmediatamente al hombre que lleva un traje negro de aspecto antiguo que he visto antes de estar junto a la puerta abierta del pasajero, esperando por nosotros. Cuando nuestros ojos se conectan, el impacto me golpea fuerte en la cara, robándome el poder de moverme. Por un momento, estoy aturdida. Sin palabras. Parpadeo un par de veces para asegurarme de que mis ojos no se equivocan y que no estoy imaginando cosas. 288


Mierda. Mierda. Mierda. Mierda. Mierda puta mierda. Allí está el último hombre que esperaba ver jamás mirándome con ojos que podrían destruirme, el único hombre que me hizo querer más. Ronan. Continuará… 289

Easy Virtue (Virtue, #1) by Mia Asher  

El amor es egoísta ... Mi nombre es Blaire. Soy la chica mala. La otra mujer. La que nunca consigue el chico al final. Soy la buscadora de o...

Easy Virtue (Virtue, #1) by Mia Asher  

El amor es egoísta ... Mi nombre es Blaire. Soy la chica mala. La otra mujer. La que nunca consigue el chico al final. Soy la buscadora de o...

Advertisement