Issuu on Google+

“SOY MUCHO MAS GRANDE QUE TODAS ESTAS PIRUJAS” EXCLUSIVO: MARIANA NANNIS ABRE SU imponente MANSION

F. DE BARTOLO/PERFIL

Con el pelo oscuro recibió a CARAS en Marbella y habló de las botineras. En su lujosa villa estilo cortijo español con vista al mar Mediterráneo, comparte su vida con su familia, 6 perros y 14 gatos.


Instalada desde hace cinco años en la ciudad española más top, Nannis dio rienda suelta a su lengua filosa con un diseño de Amanda Wakeley.

por Sergio Florez (desde Marbella)

L

a profesión de su marido la llevó a vivir en diferentes ciudades de Italia, Reino Unido, los Estados Unidos y España, por lo que su increíble y millonario vestuario se encuentra distribuido por todo el planeta. Desde hace cinco años, Mariana Nannis (43) se instaló con su esposo, Claudio Paul Caniggia (43), en Marbella, un sitio de ensueño en la Costa Azul. Alejada del ojo público desde hace varios años, la vida de la botinera por excelencia transcurre pacífica entre los fastuosos yates, las tiendas de Puerto Banús (uno de los más caros del mundo), sus hijos, Axel (18) y los mellizos Charlotte (17) y Alexander (17), y la decoración de su nueva casa, “La Madreselva”, a la que se mudó hace cuatro meses. Acompañada en todo momento por su custodio personal, Nannis recorre en su Porsche Cayenne la

ciudad más top de España, donde las Maseratis, los Bentleys y los Rolls Royce son parte misma del paisaje diario. En una colina en la exclusiva zona de Sierra Blanca se erige su mansión, una imponente villa estilo cortijo español de mil metros cuadrados y cinco mil de parque, donde convive con sus seis perros Niki (Bulldog), Paris y Ringo (Boxers), y Tyson y Charly (Shar Peis) y 14 gatos, muchos de los cuales recogió de la calle. Rodeada de estatuas de bronce y admirando su privilegiada vista al mar Mediterráneo y la costa de Africa, Mariana recibió a CARAS en exclusiva. “No soy la parda mujer del jugador de fútbol que no sabe nada, la nueva rica que se compra una Ferrari y no sabe cómo vestirse. Prefiero tener un closet con 500 mil euros de ropa porque me la voy a poner. No puedo salir en jogging y con la Ferrari porque es una ordinariez total. Como dicen acá: ´es hortera´. Y roja, es muy mersa.

F. DE BARTOLO/PERFIL

F. DE BARTOLO/PERFIL

“No soy botinera porque nunca cobré por sexo y me casé para toda la vida.”


F. DE BARTOLO/PERFIL

De repente, tengo más plata tirada encima que lo que cuesta una Ferrari “, afirmó Nannis que no perdió su carácter irreverente y su lengua filosa.

— Hace poco se dijo que fue detenida en Miami. — Eso es una pavada que inventaron, nada que ver. Hace más de una década que no piso Miami. La

primera vez que salió esa noticia estaba en Europa. Lo que pasa es que sigo siendo un personaje interesante. Imaginate que están filmando mi vida para un reality que

se emitirá en España, y se llamará “Mujeres Ricas”. — ¿Cómo es su vida hoy? — Es muy tranquila, estoy en casa con mis hijos, salgo a comer

adonde quiero. Ni drogas ni rock and roll. De toda Europa, Marbella es lo mejor que hay. Aquí está el verdadero jet set: hay árabes, italianos, suecos. Sean Connery

y el rey Fahd vivieron acá mucho tiempo. No es para cualquiera, si querés vivir bien, venís acá. Es impagable. Están todas las tiendas más importantes, las disco, los

bares y restaurantes. — Su guardarropa es impresionante, ¿cuántos vestidos y zapatos tiene? — No tengo ni idea, nunca los

“La Madreselva”, de mil metros cuadrados y cinco mil de parque, posee una capilla, pero a Nannis le parecía vulgar y la convirtió en un hogar para sus mascotas.

conté. Sólo en Miami tengo 250 pares de zapatos. Hay desperdigados por todo el mundo. Italia, los Estados Unidos, Madrid... Claudio ya no me dice nada, al princi-


Rodeada de costosas obras de arte y jarrones de Japón, Mariana afirma que su referente es Eva Perón y que le gusta que su país tenga una mujer presidenta.

pio sí, pero ahora tendría que sacar a toda la gente de la casa y usarla de vestidor. Igual no me entraría, conmigo no hay closet que aguante. Es divertido porque nunca sabés lo que tenés, abrís una valija Louis Vuitton y decís: “Uy, mirá este vestido, nunca me lo puse”, y está bárbaro. Además, siempre compro dos porque si lo mancho lo tiro. Igual con los zapatos. Estamos juntos desde los 23 años, así que ya está resignado. Además, no tiene ni la menor idea de lo que compro. He gastado fortunas, no pagaría la deuda externa de un país chico porque no aceptarían zapatos (risas). Estaban por cerrar un local con carteras de Phillipp Plein y fui y compré todo lo que había en el lugar, hasta los perfumes. — ¿Cómo es la relación con Claudio después de tantos años?

F. DE BARTOLO/PERFIL

“Cristina debería gastar más en su vestuario. Las joyas no son un pecado.” — Ya no podés redescubrir nada, es como un hermano (risas). Qué vas a descubrir, nuestra relación no es de un matrimonio normal. Él a Qatar se fue solo a jugar y (Gabriel) Batistuta con la mujer. Todos los futbolistas van con sus esposas, y yo dije: “Ahí no voy, y no fui”. Estuvo ocho meses y yo tenía los tickets en primera y no fui nunca, me quedé en Inglaterra. No fue duro porque él iba y venía, otra va atrás del culo del marido porque le pone los cuernos y va a tener que salir a calle con casco. Si estoy con él es porque quiero si no, no estaría. En Qatar no le podés tomar la mano a tu marido, darle un beso en la calle porque vas presa... Viviría en la cárcel. Aparte para ver qué, no hay nada. Bueno, hay lindas joyerías (risas), pero no hay nada verde es todo arena, muy duro. Eso de que hay que seguir al marido adonde vaya no va conmigo. — ¿Intenta cambiar el look de su marido todavía? Continúa


— Ya no lucho más, no se puede. Es ridículo, tiene un estilo quizá cuando tenga 70 años cambie, pero no creo. Lo tiene incorporado. Más que un jugador de fútbol parece un rockero. Pelo largo, remeras y jeans con agujeros, tiene su onda. Ni él me va a decir: “Mariana cambiate o dejá de comprarte ropa de marca y vestite en Zara (risas)”. No le iría un look elegante, lo de él es atorrante. — A usted se le nota un cambio importante. — Me saqué el pelo rubio porque estaba cansada y hay que evolucionar en la vida. Ahora lo tengo rojizo porque en Europa no se usa el rubio. En la Argentina todas quieren ser rubias, pero hay que tener los rasgos adecuados. A mí me quedaba bien. Tenés el rubio elegante Grace Kelly y el rubio putón made in southamerica (risas). — ¿Su hija es parecida a usted? — Con Charlotte nos vamos de shopping, y es peor que yo (risas). Claudio se quiere morir porque no

la para nadie. Es un personaje, le encanta la ropa súper fashion pero no le gustan los gatos, es medio asquerosa. Yo puedo dormir con 30 gatos y perros que no pasa nada. Los adoro, la gente debe decir que estoy “chalada”. — ¿A Claudio no le molestan los animales? — No le gusta dormir con ellos, quizá con gatos pardos (risas). Tal vez en otra época pero entre lo que gastamos Charlotte y yo, dudo que pueda (risas). Se le complica cada vez más. — La arquitectura de su casa es muy llamativa. Hasta tiene una capilla. — Sí, pero para mí no es estilo cortijo español, es de narco mexicano (risas). Y la capilla no me gusta, es muy vulgar así que mandé a sacar todo y ahora es la casita de los perros (risas). — ¿No le gustan las Ferrari? — ¡No!, me gusta si es de colección. Un Bugati, un Rolls Royce Phantom, el de Ricardo Fort me gusta y le queda bien, va con su onda de tatuajes. Pero Wanda Nara tiene que aprender mucho,

F. DE BARTOLO/PERFIL

F. DE BARTOLO/PERFIL

“En la Argentina, todas quieren ser rubias. A mí me quedaba bien porque soy elegante.”

Mariana es una fanática de los bolsos de Phillipp Plein y compró todos los que había en un local. Con un vestido Versace y zapatos Yves Saint-Laurent cultiva un look salvaje.


cada uno hace lo que puede y cada quien se viste con lo que aprendió en su casa. Mi padre era un hombre súper elegante, un dandy que combinaba la ropa con el auto que salía, coleccionaba muebles y cuadros. No creo que esta chica haya visto eso en su casa. Con clase se nace, tuve amigos que quedaron en la pobreza y comían fideos, pero sabían poner una mesa y usaban cubiertos de plata. Si no evolucionás, vas a ser un nuevo rico, un grasa con plata que no sabe nada, que ve un Picasso y no sabe qué es. Eso te lo da una buena base, si tenés una buena madera podés hacer una excelente escultura, no importa la plata. Por eso yo doy con otra cosa, no con la mujer de jugador de fútbol que entra a Cavalli y se compra el sombrero y la tanga. — Evangelina Anderson dijo que no era la nueva Mariana Nannis, ni que tiene aires de grandeza. — Yo nunca tuve aires de grandeza, soy grande. Mucho más que todas estas pirujas, me río de todo eso. No me llegan ni a la uña del pie, pobrecitas, porque no pueden. No puedo tratar con gente así, que no tiene clase. A muchos jugadores les pasa eso porque son tontos, van detrás de la primera mina que les pusieron delante. Y ellas creen que se salvaron porque les dan 5 mil euros por mes, eso no es salvarse. A mí la plata nunca me va a cambiar porque voy a seguir siendo yo misma. Por más que me tire un vestido de 30 mil voy a seguir siendo Mariana Nannis, por año gasto el valor de cuatro Ferraris en ropa, para qué la voy a comprar, para que me vean. No me importa, puedo ir caminando. Dicen que tengo aires de grandeza porque tengo buen gusto y todo lo que me pongo me queda bien. Yo no hice nada raro, sólo llegar a la Argentina y sacar un Versace o un Valentino y que la gente diga: “Sabe hablar, no es tan tonta como las demás”. — ¿Se considera una botinera? — No soy botinera porque nunca fui una p...... (risas), así directo.

En Puerto Banús, uno de los más caros del mundo, Nannis recorrió las tiendas con un vestido de Versace y otro de Alexander McQueen. Todos los días alimenta a 30 gatos abandonados, pero siempre luce impecable con zapatos Gucci y lujosos y exclusivos diseños.

F. DE BARTOLO/PERFIL

F. DE BARTOLO/PERFIL

F. DE BARTOLO/PERFIL

“La Ferrari roja es muy mersa, de nuevo rico. Wanda Nara tiene que aprender mucho. Si no, será una grasa con plata.”


“Siempre compro dos modelos. Si lo mancho, lo tiro. Sólo en Miami tengo 250 pares de zapatos. Podría pagar la deuda de un país.”

Mi familia es lo más importante y cuando una se casa es para toda la vida, y espero que a Wanda le dure el matrimonio como a mí. Realmente se lo deseo porque es muy duro y va a tener que aguantar muchas cosas para las que tenés que estar preparada. Es muy difícil soportarlo, por algo los matrimonios con futbolistas duran tan poco. Dependerá de su inteligencia y la de su marido. Salen tilingas que dicen que está con su esposo o que llegue a un lado y todas las putitas se les tiren encima. No cualquiera lo aguanta y hay que pensar como las de antes. Cuánto duraban los matrimonios, una eternidad. Lo mío es un matriarcado, antes reinaban las mujeres y hay que defender el reino por más que vengan buitres de afuera. Vienen las hienas y vos estás sola para defender lo que formaste y a tus crías. La mujer lleva la casa, y deberían reinar las mujeres. — ¿Y a quién admira como mujer? — A Eva Perón porque hizo mucho por el país, ayudó a la gente pobre. Si yo fuera presidenta les sacaría a los ricos para darles a los pobres, eso seguro. Pondría impuestos y me odiarían, no a los que tengan 10 millones, a los de 100 o mil. Si tenés una fábrica e intoxicás el planeta, te multo y todo eso va para los pobres. Pero a Amalita Fortabat no le sacaría un peso porque la amo, ¡la adoro! Es una mujer para admirar también. Es una señora súper elegante, muy inteligente y que duplicó su emporio y tiene una personalidad muy propia. Es una mujer de hierro y admiro a las mujeres fuertes. — ¿Qué opina del look de la presidenta? — Me parece que debería de es-

F. DE BARTOLO/PERFIL

Mariana se mudó a su nueva mansión hace cuatro meses y aún no terminó de ordenar su closet, que ocupa tres habitaciones. El 80 por ciento de sus vestidos, sin estrenar, aún tienen la etiqueta puesta. Le encanta que sus perros se diviertan comiendo sus zapatos.


F. DE BARTOLO/PERFIL

A sus 43 años, Nannis luce una figura envidiable en un diseño de Giambattista Valli. No le importa su físico y afirma que muchas argentinas parecen travestis de tanta cirugía estética.

tar vestida mejor, que gaste más plata en su vestuario. No tendría que usar Louis Vuitton, debería usar Hermès y de cocodrilo, de 50 mil pounds, porque es la representante de un país. Yo adoraba a Evita porque era súper elegante y el mundo hablaba de su gracia, era una reina. Cristina (Fernández de Kirchner) debería hacer lo mismo y cuando va a la ONU tiene que ser la mejor vestida. Ella es femenina y se tiene que vestir bien y si le gustan las joyas y las pieles no es un pecado. Si yo estuviera en su lugar vestiría de Valentino o Lacroix, sólo alta costura. Me encanta que haya una mujer en el poder. La casa Hermès hizo un modelo especial para Grace Kelly, y seria genial que haga uno para nuestra presidenta. Tiene potencial para estar mejor. La llevaría a París directo sin escalas. Todos los que hablan lo hacen de envidia y en su posición seguramente gastarían más. — ¿Se considera frívola? — No, soy una mujer con un amor inmenso por los animales. Voy con mis zapatos Gucci todos los días a darles de comer a casi 30 gatitos abandonados en un baldío. Me gustaría adoptar un chico, pero alguno que esté solo, que no tenga familia para poder darle un giro completo a su vida. No lo hablé nunca con Claudio porque él no dice mucho, no se lo propuse. Además, los hombres son muy celosos porque les dejás de dar bola, si estuviera sola adoptaría miles. — ¿Qué opina del canon de belleza argentino? — En Europa hay otra mentalidad, no sirve tener el culo como una roca. Tener clase, eso importa. Brigitte Bardot fue la mujer más linda del mundo y jamás se hizo una cirugía. Si sos una “monstrua”, está bien (risas). En la Argentina se la pasan en el quirófano. Todas se ponen botox y parece que están asustadas, que salieron del tren del terror. Algunas parecen travestis y les quedan las orejas atrás de moño (risas). Hay que ir evolucionando como mujer, el cuerpo lo tenés a los 20 y a los 40 te centrás en otras cosas. Soy vegetariana desde la adolescencia. Como pescado pero en sushi que me encanta si no, ni loca. Odio el gimnasio, pero soy eléctrica, voy a un lado al otro pero no hago nada. No me parece femenino transpirar y no pienso empezar ahora.


Mariana Nannis - Exclusiva Revista CARAS 2010