Issuu on Google+

Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

INTERVENCIÓN EN EL SÍNDROME DE ASPERGER

Introducción “J tiene nueve años, mira con atención todos los objetos que tienen ruedas. Su hermano C me cuenta que cuando J tenía tres años le encantaban los tapones de los lavabos y las ruedas. A veces juegan juntos con multitud de medios de transporte, repitiendo una y otra vez la misma historia de colisiones, sin mezclarse nunca sus respectivos guiones. Llevamos un tiempo aprendiendo a jugar juntos y en ese tiempo J ha empezado a compartir la atención y la vida y ahora nos llama y sugiere algunas historias que todos comprendemos. Cuando hablamos me pregunta incesantemente ¿qué es una vía?, ¿qué es un raíl? Y si la pregunta se devuelve como en una partida de tenis parece cerrarse un círculo esperado y podemos continuar con la actividad que habíamos comenzado. Juntos hemos aprendido algunas cosas, aunque a veces creo que el no las encuentra útiles del todo y por eso utilizamos los contratos para que aprenda que sus esfuerzos tienen una recompensa que él considere práctica. En una ocasión aprendió que no tenía que bajarse los pantalones en el colegio, aunque los compañeros se lo pidieran, y eso fue algo bueno. A J le gusta mucho el orden, en su clase los compañeros dejaban las mochilas un poco tiradas y J las ordenaba sin que nadie se lo pidiera todos los días. Lo que no sabía es que quizás los compañeros no se sentían contentos con esta iniciativa, pero estuvimos hablando de ello y me dijo: ¡no sabía que podía molestarles!, y a partir de ese momento solamente ordenaba su propia mochila”

El Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que fue descrito por primera vez en 1944 por un pediatra y psiquiatra austríaco llamado Hans Asperger. Las características que definían a los pacientes que identificó con el término “psicopatía autista” se basaban fundamentalmente en la ausencia de empatía, dificultad para establecer relaciones sociales, soliloquios, presencia de intereses especiales y torpeza motora. Lorna Wing en 1981 en una comprensión de los síntomas como un trastorno afín con las alteraciones que definían el autismo, al mismo tiempo que específico, diferenciado y lejano a las características que definían la psicopatía, acuñó el nombre de Síndrome de Asperger a las personas que manifestaban los síntomas descritos por el pediatra austríaco y estableció junto con Judith Gould el término Trastornos del Espectro Autista en el que se manifestaba la variabilidad en la que se podían percibir y presentar los síntomas.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

En 1994 se incluyó el Síndrome de Asperger como categoría en el Manual Estadístico de Diagnóstico de los Trastornos Mentales. El Síndrome de Asperger se caracteriza por la alteración cualitativa de la interacción social, alteraciones en la comunicación verbal y no verbal y existencia de patrones de comportamiento, actividades e intereses restrictivos, repetitivos y estereotipados. “P de 12 años, tiene muchos problemas para relacionarse con sus compañeros de clase. Nunca ha tenido amigas. Le molesta el ruido sobre todo en los cambios de clase y que los compañeros lancen gomas, lápices o papelitos por el aula. Tampoco le gusta nada chocarse con otras personas y siente pánico cuando ve un balón o un perro. Los compañeros piensan que P es muy maleducada que grita y se queja absolutamente por todo. Tienen la impresión de que no se puede hablar con ella porque nada le hace gracia, y además siempre se está chivando. Cuando P se chiva de sus compañeros, lo hace porque sus profesores preguntan y no le gusta nada mentir, tampoco le gusta que le mientan porque normalmente no se da cuenta y le parece que a veces le cuentan cosas extrañas. Con algunos de los profesores se lleva bastante bien, especialmente con la profesora de Conocimiento del Medio porque a P lo que le chifla son los árboles y su profesora habla bajito y explica muchas cosas esquematizándolas en la pizarra y con dibujos hermosos. Desde siempre puedes encontrarla observando las plantas y hablando de ellas como si fuera una experta. También le gustan los ordenadores porque puede ver reportajes y buscar plantas exóticas como la heliconia en la Wikipedia”

A P le gusta lo que puede comprender, pero necesita ayuda para entender que sus compañeros intentan ser graciosos e impresionar a sus amigos actuando con alboroto y que quizás, aunque resulté molesto su comportamiento tampoco ellos pueden llegar a saber cuánto de molesto es para ella. Las bromas, las ironías, los refranes son palabras y frases raras que dicen lo que no dicen y quieren lo que no quieren. Es un laberinto del lenguaje tan incierto para P como lo es para un extranjero que no domina el idioma y los referentes culturales del país en el que está. Los códigos, las normas, los juegos tienen en la imitación una herramienta para la interiorización, la comprensión y la generalización que se encuentra limitada en las personas con Síndrome de Asperger. Necesitan explicaciones concisas, estructuración y predectibilidad en el ambiente y en el comportamiento de cuanto les rodea. No es


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

extraño que a muchas personas con Asperger les apasione conocer los cambios meteorológicos o que el tiempo les afecte especialmente. Estás diferencias en la percepción del mundo, hace de las personas con Síndrome de Asperger personas especiales que nos permiten profundizar en nuestras propias dificultades para aceptar cambios en nuestra vida, relacionarnos socialmente o expresar correctamente lo que deseamos y sentimos. Quizás una actitud importante que debemos mantener para poder relacionarnos con personas con Síndrome de Asperger es la humildad y la empatía para comprender nuestros puntos comunes y cómo deseamos que nos respeten. Antes de la intervención Al igual que en cualquier plan de acción, es preciso evaluar, valorar previamente cuál es el punto de partida. Cuáles son las dificultades y cuáles los puntos fuertes sobre los que vamos a poder apoyar el plan, la intervención. La recogida de información, los informes de valoración diagnóstica y las entrevistas y contactos con la familia, con el entorno educativo y laboral y, en definitiva, con el mayor número de personas posibles relevantes del entorno de la persona con Síndrome de Asperger nos va a aportar datos muy valiosos sobre la persona y sobre el entorno en el que se van a generalizar y poner en práctica de forma natural los aprendizajes. Estos primeros contactos van a ser también fundamentales porque de ellos se generará un sistema de apoyo natural, y los vínculos de comunicación y cooperación que permitan el conocimiento y comprensión de los aprendizajes globales basados en un aprendizaje social, tan fundamental cuando estamos tratando con una discapacidad cuyo principal déficit es la socialización.

“Estaba preguntándole a I por sus diferentes asignaturas y cuáles eran las dificultades que estaba encontrando en ellas. Al llegar a la materia de plástica me comenta que un día perdió los materiales, pero que en ningún momento se lo había comentado a nadie y le había dado vergüenza quedarse buscan dolos después de la clase, de modo que llevaba más de tres semanas sin poder hacer la tarea de plástica…” Seguramente hasta ese momento el profesor de plástica de “I” había pensado que existía una enorme falta de interés por la asignatura, la familia ni siquiera podía imaginar que ante una dificultad aparentemente tan sencilla su inteligente hijo no hubiera sido capaz de comunicarlo. Sin embargo las dificultades de comunicación de “I” pueden en parte solventarse si las personas de su entorno inmediato consiguen adecuados vínculos de comunicación entre sí. Actualmente Internet es una herramienta muy útil para lograr fluidez y generalización del conocimiento y progresivamente va sustituyendo otras herramientas también muy útiles como las agendas, que tienen la ventaja de poder utilizarse por todo los profesores dentro del aula, pero que representan una conducta


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

visiblemente diferenciadora y poco inclusiva del alumno con Asperger respecto al resto de alumnos. “P me comentaba que le molestaba enormemente que le escribieran en la agenda o que algunos compañeros le guiaran para no olvidarse de apuntar nada importante. Le recordé lo mal que se había sentido cuando había olvidado alguna fecha de examen, a lo que me respondió que si bien era cierto prefería intentarlo y responsabilizarse por sí mismo” Es prioritaria la comunicación con la propia persona. Es fácil dejarse llevar por lemas del tipo -todo para ti, pero sin ti. La autocrítica y la revisión constante de nuestra metodología y nuestras intervenciones es importante, más aún lo es si es posible llevar a cabo esta valoración de nuestro trabajo con otros profesionales. Está crítica nos permite reflexionar y darnos cuenta de que a veces nos equivocamos siguiendo estrategias que son útiles en la mayoría de los casos, pero olvidándonos de la idiosincrasia individual. Pedir permiso para actuar sobre decisiones que circunscriben la vida, la integración escolar, social de las personas con las que trabajamos, independientemente de su edad es necesario. De hecho es la mejor formar de potenciar su habilidad para la toma de decisiones, su autoestima y su propia relación con los profesionales con quienes trabajan. La evaluación o valoración previa debe contener el examen cuidadoso de todos los informes escolares, médicos, logopédicos y neurológicos anteriores. Es recomendable la utilización de una escala con objetivos definidos sobre el plan de acción que se va a llevara a cabo y que es susceptible de revisión. Un modelo de intervención interesante es el Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social (PEHIS)1, partiendo del modelo podemos valorar la presencia cuantitativa y cualitativamente de diversas habilidades que se van a entrenar y promover como por ejemplo el contacto ocular, el respeto de una adecuada distancia social, la expresión de emociones, etcétera. También cuenta con un Cuestionario y un Autoinforme de Habilidades de Interacción Social (CHIS) que puede aplicarse y adaptarse a las personas con SA con las que trabajamos. Las primeras sesiones Los apoyos e intervención en personas con Síndrome de Asperger tienen como objetivos principales favorecer la integración social y fomentar la auto realización, en un proceso que favorece la calidad de vida de estas personas a lo largo de toda la vida. Al igual que en cualquier relación interpersonal en la que nos involucramos en nuestra vida y en la que vertimos una actitud y expectativa positiva en su desarrollo, la búsqueda de la confianza, debe partir de un interés genuino por la otra persona y una búsqueda de puntos en común, de movimiento empático. En la relación con personas con Trastornos del Espectro del Autismo conocer lo que les 1

Monjas, I. Programa de Enseñanza de Habilidades de Interacción Social (PEHIS).1993, Valladolid.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

gusta es fundamental para crear un vínculo de comunicación. Algunos objetos, datos o temas de interés representan en cierto modo para ellos una lengua materna y el terapeuta tiene que aprender esa lengua para poder enseñar nuevos códigos comunicativos y crear una relación motivante, satisfactoria y con afán de continuidad. “Me habían comentado que O nunca hablaba en clase, solamente lo hace en situaciones de total confianza. Le gustan los ordenadores y la música. Cuando llegó parecía no entender en absoluto que estaba haciendo conmigo. Le hice algunas preguntas sobre sus gustos partiendo de la información que ya tenía de él, y bajamos a una sala de música donde descubrí que tenía un fascinante talento para la percusión; me dejo hacer el ridículo delante de él un rato y luego pudimos reírnos de ello cuando le explique lo embarazosa a la vez que cómica que esa situación podía resultar para mí u otras personas si el no explicaba desde el principio sus aptitudes. En la siguiente sesión estaba más relajado y aunque hablaba con un tono de voz apenas comprensible empezó a plantear sus propios objetivos, y sus objetivos eran los deseos que cualquier chico de su edad (14 años) puede tener: amigos, principalmente. También hablamos de los sueños en diez años, tratando de proyectar y establecer a partir de una gran meta, dibujada al final de una escalera todas las submetas o escalones previos para llegar a sus sueños” Estas dos anécdotas pueden esgrimirse en muchos componentes del aprendizaje social, pero las he seleccionado para recalcar la importancia que tiene la motivación en los comienzos del aprendizaje. La valoración de preferencias2 en las personas con Síndrome de Asperger debe tener en cuenta sus dificultades de comunicación y de relación social, lo que en muchas situaciones habrá limitado el descubrimiento de experiencias u objetos que le resulten placenteras. También ha de tenerse en cuenta las alteraciones perceptivas y la influencia de los canales y modos en los que percibimos para determinar cómo sienten y cómo disfrutan de aspectos tan cotidianos como diversos como puede ser la música o la alimentación. En este sentido podemos ofrecerles la oportunidad de experimentar y nuestra atención y registro continuado de las situaciones, contextos, objetos, colores, juegos hacía los que hayan mostrado alguna preferencia real, dándoles la oportunidad de elegir entre dos opciones siempre que sea posible y determinando la frecuencia con que esas opciones son seleccionadas para tener nuestro propio Top Ten al tiempo que les ayudamos a desarrollar su autodeterminación y su autoestima. 2

Mackenzie, H. Reaching and Teaching the child with Autism Spectrum Disorders Using Learning Preferences and Strenghts. London, 2008.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

Las diferentes edades en las que se puede obtener un diagnóstico de Síndrome de Asperger implican adaptar nuestro lenguaje y planteamiento de las sesiones. Los juegos de reglas sencillas son una buena aproximación a la intervención con niños, dinámicas de rol-playing, cómic y aplicaciones informáticas pueden convertirse en actividades motivantes para los adolescentes, así como conversaciones y debates, las cuáles son adecuadas con adultos. Inclusive puede ser interesante desarrollar algunas de estas sesiones de contacto en entornos ordinarios o lugares especialmente significativos para ellos. “El segundo día que quedé con A (24 años) nos fuimos a comer un pastel y tomar un batido. Allí pude darme cuenta de la impulsividad con la que bebía, tomaba el vaso con las dos manos como si se tratase de una bota de vino y lo dejaba sobre la mesa con tanta rudeza que ésta se tambaleaba un poco y el golpe del cristal parecía un puño sonoro de un hombre de taberna. También pude observar la extrema sensibilidad a ciertos tactos viéndola repasar el movimiento de sus pulseras sobre la muñeca y la inquietud cuando sin querer la salpique gotas de mi bebida sobre su mano y su ropa... esa situación estuvo a punto de hacerla gritar, su cara se puso roja y tuve que secarla con mi chaqueta y explicarle mi no intencionalidad de mojarla para que ella se calmase, pero no lo hizo hasta que estuvo completamente seca” Intervención en comunicación Debido a la enorme diversidad en las personas es importante tener en cuenta las aptitudes individuales para potenciar las debilidades a través de habilidades. Si hay un aspecto en el que es relativamente sencillo a la par que necesario fomentar objetivos realistas en los que hacer plenamente partícipes a la familia y personas cercanas o relevantes para la persona con asperger es en las estrategias y dinámicas para fomentar la comunicación. “D llegaba muy emocionada porque había ido de excursión y había visto animales, como tenía muchas ganas de contarlo se movía sin parar, parecía que estuviese caminando por pleno zoológico y daba enteramente la impresión de que para ella era efectivamente así. Mientras hacía gestos con las manos y se movía de un lado para otro de la sala, su lenguaje ni siquiera era un esbozo sino un mal trazo, no existía sintaxis, ni correspondencia gramatical ni un orden en las palabras que permitiese comprender una mínima parte de lo que seguramente ella creyese estar expresando. Después de un rato la pedí que se sentase y que tratase de contármelo de nuevo todo pero esperando a mis preguntas que tenían el objetivo de dar orden a su discurso” En esta experiencia se rebela la enorme posibilidad que una grabación de vídeo nos brinda para contribuir al fomento de la autorregulación de la conducta y del lenguaje de las personas con asperger a través de la comprensión visual de la


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

imagen que proyectan sobre otras personas. Las grabaciones en sí mismas contribuyen también a fomentar nuestra autoevaluación de la intervención. Observando algunas grabaciones podemos comprobar por ejemplo cuántas veces desde nuestro rol de terapeutas podemos utilizar verbos mentalistas o giros lingüísticos sin explicarlos y cómo existe una reacción sutil pero real de incomprensión en las personas con las que trabajamos que nos habían pasado completamente desapercibidas durante el transcurso de la sesión. Si la dificultad en comunicación se manifiesta principalmente en el lenguaje pragmático es importante entrenar dinámicas sencillas de descripción y de sintaxis. Algunos ejemplos útiles de juegos o dinámicas que se pueden realizar son desde la utilización de juegos específicos como el Pragma3, el Cluedo o el conocido Quién es Quién. A otras actividades en las que se plantee específicamente el objetivo descriptivo por ejemplo elaborar fotografías de la sala de trabajo en las que los objetos estén en diferentes sitios y pedir que nos realicen una descripción mientras vamos colocando los objetos siguiendo sus instrucciones. Otros juegos en grupo pueden incluir una persona a la que se venda y se le dirige verbalmente para que reproduzca una ruta, o se le describe los lugares por los que pasea. Este tipo de dinámicas nos permiten así mismo fomentar una reflexión sobre la necesidad de intentar conocer qué piensan, que información tienen o qué necesitan lo demás. “En nuestro centro tenemos una gran pantalla táctil, los chicos más pequeños no alcanzan toda la pantalla, lo cuál supone una oportunidad para desarrollar habilidades pragmáticas, por ejemplo resolviendo un crucigrama S cada vez que encontraba una palabra se limitaba a decir – allí, allí… o esa. Entonces sin hacerle caso le corregía verbalizando a modo de pregunta:--¿en la segunda fila...? ahora cuando jugamos utiliza como sistema los número y la palabra fila o columna para indicar dónde se hayan las palabras que encuentra” Cuando conocemos cotidianamente a alguien tendemos a sobre entender la información que nos dan, incluso nos anticipamos a sus necesidades. Es importante cuestionar los beneficios de esa anticipación y contraponerla con las dificultades más generales o a largo plazo que esos “favores inmediatos” producen. Si completamos el mensaje que no nos ofrecen las personas con asperger interpretarán erróneamente que siempre se les va a interpretar-entender el mensaje. Esto me retrotrae a un ejemplo cotidiano de problemas comunicativos actuales como son los mensajes escritos de móvil o correo electrónico cuyo tono o la intencionalidad es en ocasiones equívoca ya que una misma frase puede ofrecer múltiples interpretaciones que se delimitan en el lenguaje cotidiano a través de la entonación, la prosodia, el contexto. Estas interpretaciones cuando carecemos de la contextualización que ofrece el lenguaje no verbal o el conocimiento expreso del interlocutor se reducen si utilizamos la sencillez y la claridad, y estos dos preceptos los necesitan las personas con asperger y se los hemos de ofrecer en 3

Monfort, M. Juarez, A. “Pragma: Un soporte para la comunicación referencial”, 2001


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

todos los entornos en los que formen parte, como condición indispensable de accesibilidad y muestra de respeto y empatía hacía ellos. Los dobles sentidos, ironías, sarcasmos, locuciones adverbiales, refranes, expresiones idiomáticas, metáforas, bromas, chistes forman parte de todas las culturas y se encuentran presentes en nuestra vida cotidiana, además la interpretación de las mismas depende casi por completo del contexto y suele requerir un conocimiento empático del interlocutor que las utiliza. “Un día llegó J y le dije: -Puedes sentarte. A lo que me respondió, mientras permanecía de pie, esbozando una sonrisa: -Ya lo sé” Las personas con asperger tienen la posibilidad de desarrollar su propio humor y de llegar a comprender los dobles sentidos y giros de forma adecuada siempre y cuando se refuerce un intento pormenorizado de “traducción” y especificación del contexto, de las connotaciones y la frecuencia con que se utilizan determinados giros lingüísticos. La complejidad es la variabilidad, la dependencia continua del lenguaje en función del contexto, y así mismo nos plantea varias reflexiones importantes. Una primera reflexión derivada de la enseñanza automática de determinadas expresiones, chistes a las personas con asperger es si les estamos enseñando algo verdaderamente práctico y satisfactorio para sus vidas. Pueden aprender cientos de chistes y utilizarlos en un contexto inapropiado como una entrevista de trabajo o un funeral, por otra parte pueden memorizarlos y reírse, partiendo de una simulación y de una limitada comprensión que quizás resulte contraproducente. “A U le encanta Shin Chan y encontrar errores en los libros de TEO, cuando hay una situación surrealista como una rana leyendo o una ducha en una hamburguesería, ríe tan intensamente que es imposible no contagiarse y comenzar a reírse con el” Respetar el tipo de humor que ellos comprenden y potenciarlo es un enfoque positivo que permite abrir la puerta a nuevos aprendizajes de humor. Algunas de las herramientas de humor típicamente utilizadas en la intervención con personas con Síndrome de Asperger han sido los vídeos de Mr Bean, que a la par muestran conductas inapropiadas o que se podrían caracterizar típicas del espectro. Otros ejemplos de humor “aspie” serían por ejemplo algunas viñetas seleccionadas de Calvin y Hobbes o el humor de Emilio Aragón en “Reducción Abierta”. Estos tres ejemplos tienen en común utilizar la literalidad en lo cotidiano, una visión hiperrealista frente a una visión de hipergeneralización. El humor de lo literal es sencillo de explicar y fácilmente comprensible y son herramientas iniciales para desarrollar y fomentar el placer y la visión positiva que la risa otorga a las personas para fomentar una comunicación positiva. La intervención en comunicación emocional tiene varios referentes y herramientas en castellano y en inglés sobre las que podemos apoyarnos. Cito


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

algunos ejemplos a continuación: “En la mente”4, “Siendo inteligente con las emociones”5, o el “Programa Ulises”6. Estos programas tienen en común la exposición de vocabulario emocional asociado a situaciones comunes y mayoritariamente vinculan ese vocabulario a referentes visuales como pueden ser viñetas, vídeos o códigos de colores. “La familia de U fueron al centro comercial a comprar un televisión de plasma, cuando llegaron al mostrador del departamento de electrónica no estaba la dependienta, este imprevisto provocó que U llorase durante horas, a pesar de que finalmente volvió la dependienta y se compró el televisor” La enseñanza de vocabulario de sentimientos representa un primer nivel en el desarrollo de la comprensión emocional, sin embargo la comunicación trasciende al conocimiento, requiere adquirir una experiencia previa que relacione sus propios estados emocionales con dicho vocabulario y que identifique las reacciones conductuales que determinadas emociones conllevan asociados para ellos. Nuevamente aquí la utilización de vídeos caseros, así como de situaciones lo más naturales posibles es un instrumento privilegiado para que ellos puedan comprender sus estados internos y la proporción en sus reacciones. La elaboración de listas y fichas de registro, así como la elaboración de contratos de contingencias, y la utilización de un sistema de economía de fichas, representan intervenciones adicionales para situaciones puntuales en las que resulta necesaria la enseñanza de alguna norma social de comportamiento o la eliminación de problemas de conducta. Intervención en el aprendizaje de normas sociales Comunicación, flexibilidad comportamental y relaciones sociales es una tríada de constructos teóricos difícilmente disolubles en la práctica, por ello la intervención dirigida a mejorar la integración social y el desarrollo afectivo y psicosocial siempre ha de plantearse como un tándem en el que en ocasiones las motivaciones u objetivos se elaboren focalizados en uno de ellos. Las normas sociales se adquieren en los primeros años de vida principalmente a través de la imitación, de la enseñanza explícita de normas y del establecimiento de límites y de roles en la familia. Si tenemos en cuenta que la capacidad de aprendizaje por imitación esta limitada por el déficit en teoría de la mente que presentan las personas con Síndrome de Aperger, así como por sus dificultades atencionales y de integración de la información, la intervención debe partir de aptitudes positivas que proporcionen 4

Monfort, M. Juarez, A. “En la mente 1 y 2: Un soporte para el entrenamiento de habilidades pragmáticas en niños, ¿Cómo decirlo?” Madrid, 2001 5 Valles, A. “Siendo Inteligente con las emociones”, Valencia, 1999 6 Comas, R et al. Programa Ulises: Aprendizaje y desarrollo del autocontrol emocional. Madrid, 2002


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

un aprendizaje exitoso y reconfortante. Cualidades como su honestidad, memoria, perfeccionismo y su deseo de integrarse socialmente y comprender el mundo que les rodea son las que deben potenciarse. La comunicación con la familia y con el entorno educativo o laboral, en la intervención con adultos representan un valor fundamental para trabajar sobre situaciones reales y promover la generalización de los aprendizajes, utilizando como medio la homogeneidad y coherencia de los métodos de enseñanza y en las normas aplicadas en los diferentes contextos en los que se relaciona la persona con Síndrome de Asperger. Existen múltiples manuales sobre habilidades sociales, algunos como los de la editorial EOS, o el ya comentado PEHIS adaptados al entorno educativo y otros como el Programa de Habilidades Sociales (P.H.S)7 O Navigating the Social World8 , así como las Historias Sociales9, más específicos en el entorno de intervención específica. Pero desde el punto de vista motivacional es importante mostrarse flexibles para adaptar los materiales a dinámicas que tengan en cuenta sus gustos e intereses. Es decir tenemos que tratar de hacer fácil o accesible aquello que para ellos es enormemente costoso. Los juegos, las dramatizaciones, cómics con sus personajes favoritos, creaciones artísticas pueden representar dinámicas amenas en la intervención para el desarrollo de habilidades sociales. Un primer paso en la intervención sobre habilidades sociales debe centrarse en aspectos externos como la higiene. Es indudable la importancia que una buena apariencia física ejerce en la aceptación en un grupo social, enfatizando la necesidad de un cuidado, higiene y vestimenta apropiada en períodos como la adolescencia y en la inserción laboral, así como en la preparación para la vida independiente y la convivencia en situaciones especiales como campamentos o excursiones. “J mostraba una apariencia sucia de un modo continuo, llevaba su ropa con manchas, era frecuente que acudiese a las sesiones con berretes y con los dientes sucios, las uñas negras y largas y un fuerte olor corporal, cuando planteamos la necesidad de crear hábitos de higiene, en un primer momento establecimos horarios en los que se detallaba el momento de la ducha, frecuencia específica para cortar las uñas y los pies, limpieza de dientes..., nos encontramos con diversas dificultades que el mismo J iba planteando progresivamente. No conocía la secuencia exacta de aplicación de jabón, de agua, la cantidad de jabón a aplicar, el modo o la diferenciación de productos de higiene entre otras, más adelante cuando hubo adquirido los hábitos diarios de ducha se planteo la dificultad para 7

Verdugo, M.A. “Programa de Habilidades Sociales. Programas Conductuales Alternativos”, Amaru Ed, 2003 8 McAfee, M “Navigating the social World: A Curriculum for Individuals with Asperger’s Syndrome, High Functioning Autism and Related Disorders” Arlington, 2002 9 Gray, C. “Historias Sociales y conversaciones en forma de historieta para estudiantes con Síndrome de Asperger o Autismo de Alto funcionamiento”, Nueva York, 1998.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

organizar su tiempo de ducha, ante lo que se le propuso utilizar alarmas para controlar y manejar el tiempo, aunque esta medida no le gustaba, planteamos la utilización de la radio como indicador temporal... al cabo de un tiempo comenzó a llegar con el pelo con un aspecto sucio, pero el declaraba seguir lavandose y duchándose diariamente, en está ocasión había empezado a usar espuma pero no controlaba la cantidad, ni la distribución de la misma” Los hábitos de higiene y de nutrición requieren de colaboración y comunicación constante con la familia, cuyo papel es imprescindible en el seguimiento y es importante no olvidarnos de este aspecto desde la intervención y en las formaciones en las que participan los familiares. La utilización de pictogramas, horarios, contratos y hojas de registro, son algunas herramientas eficaces para la consecución de estos objetivos. Para fomentar el aprendizaje de relaciones sociales a través del juego y de la comunicación guiada es importante fomentar la creación de grupos de amigos como parte de la intervención, así como promover experiencias de integración en contextos ordinarios bajo supervisión y abrir puntualmente los grupos de ocio de personas con Síndrome de Asperger a amigos y hermanos y/u otros familiares de edades e intereses similares. Estos grupos son tutorizados y coordinados, representando una oportunidad excepcional en el desarrollo de habilidades como el juego en equipo, el respeto de turnos de conversación, así como turnos en las tomas de decisiones. En Autismo Burgos se potencia la realización de fiestas en las que acuden hermanos para chicos hasta 13/14 años, así como actividades en el entorno ordinario como salidas al cine, visitas de exposiciones, conciertos, cenas fundamentalmente con un grupo de ocio que lleva varios años en funcionamiento. La creación de estos grupos ha promovido el desarrollo de relaciones de amistad entre algunos de los integrantes que quedan fuera del ámbito asociativo y sin supervisión, lo cual representa un logro importante de la generalización del aprendizaje. El fomento de la empatía, del respeto de turnos, así como el aprendizaje de las características de personalidad y la relación entre acción y consecuencia, tiene en los juegos cooperativos y en las dramatizaciones un interesante caldo de cultivo. Con un grupo de adolescentes hemos desarrollado juegos de rol para fomentar por una parte la relación entre ellos y por otro el conocimiento de términos como empatía, y las relaciones entre diferentes aptitudes o características como la mentira, lealtad, locuacidad, persistencia y la consecución de objetivos sociales. La idea surgió del interés común de un grupo de adolescentes por la historia, los videojuegos de rol y la edad media. En el juego todos parten de una situación común que pueden tratar de resolver de forma individual o en grupo. A medida que avanza la partida el master potencia el éxito de las estrategias en las que prevalece la cooperación y la utilización de habilidades de personalidad frente a las estrategias individualistas y la utilización de armas.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

Durante el transcurso de las partidas se generan espontáneamente habilidades de ayuda, ya que todos intentan participar y fomentar el éxito de sus compañeros al tratarse de un éxito común, a la par de una muestra de su capacidad para resolver situaciones en el plano mental, lo que nos plantea una reflexión sobre la necesidad de diferenciar sus dificultades mentalistas de su capacidad y potencial para desarrollar habilidades mentalistas. Asimismo muestran su potencial creativo y esto nos suscita como profesionales la necesidad de discernir y avanzar en el reconocimiento de sus capacidades creativas y artísticas en coordinación con sus dificultades de imaginación y flexibilidad de pensamiento. Intervención en imaginación Las personas con Síndrome de Asperger, Autismo de Alto Funcionamiento y Trastornos Generalizados del Desarrollo, suelen presentar intereses restringidos y dificultades para adaptarse a los cambios y planificar sus acciones. La imaginación representa una herramienta útil para poder anticipar, pero no es la única herramienta que nos permite adquirir seguridad y conocimiento del medio, de las situaciones y de las consecuencias de nuestros actos. La estructuración externa, la organización y la explicación anticipatoria son herramientas que debemos aportar desde el entorno aquellos que estamos en contacto con personas con Trastornos del Espectro del Autismo. Solamente aportándoles una gran dosis de seguridad ellos podrán comenzar a flexibilizar sus conductas, sus actividades y sus gustos. En un primer momento, los apoyos como los horarios, los listados o incluso las ayudas visuales para la organización de secuencias y actividades, así como la anticipación de consecuencias van a ser necesarias para crear un ambiente en el que el miedo y la ansiedad se disipen. Al igual que tenemos la responsabilidad de ser coherentes y justos con nuestros tratos. Aunque el miedo no es el origen de las dificultades ejecutivas que presentan las personas con Síndrome de Asperger, si es una de las variables que más están afectando en su potencial. Imaginemos una persona con discapacidad visual que tropieza continuamente y cae al suelo porque no cuenta con ningún apoyo, su experiencia le enseñará a evitar en la medida de lo posible caminar sola o sin apoyos. Del mismo modo una persona con Síndrome de Asperger siente miedo ante los cambios y las conductas imprevisibles que en numerosas ocasiones han podido conllevar experiencias desagradables que no fue capaz de anticipar. Reducir sus barreras y facilitar el acceso requiere de la toma de conciencia global de que no todos los aprendizajes los tienen que hacer ellos, la sociedad, la familia, los profesores y los profesionales que trabajamos con las personas con Síndrome de Asperger debemos adoptar un compromiso de cambio, adaptación y aprendizaje a sus especiales necesidades de acceso y seguridad.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

Algunas de las actividades que en la práctica cotidiana se pueden llevar a cabo para potenciar la planificación y la imaginación son la construcción de horarios, esquemas, resúmenes, así como otras actividades introducidas de un modo más lúdico como la ayuda para la organización de una fiesta, la reconstrucción de imágenes de secuencias de acciones, ordenar palabras recortadas para construir frases o elaborar historias y cuentos con sus personajes favoritos. “J muchas veces imagina historias, cuando nos vemos me las cuenta. Al principio me las contaba con todo lujo de detalles, al completo, gastando una cantidad enorme de tiempo e intentando ser preciso y perfecto en su narración. Las historias que el consideraba eran de su invención, en realidad eran creaciones curiosas en las que se mezclaban algunas de sus lecturas de interés como Harry Potter o mitos clásicos como el de Medusa” Si bien es cierto que reproducen ideas, lo pueden llegar a hacer con tanta originalidad que la dificultad, a mi entender se convierte en un talento a potenciar, si bien es cierto que hay que enseñarles a desarrollar la autocrítica y el autoconocimiento de lo que realmente están haciendo, así como pautarles el modo en que es operativo comunicar a los demás nuestras ideas o historias, sin llegar a aburrirles o sin que se les represente un abuso de confianza. En la película “Snow Cake” Sigourney Weaver juega con Alan Rickman a palabras cruzadas, pero con unas reglas particulares que potencian la creación de historias y la valoración de la narración de las mismas. Esta en mi opinión es una intervención que a algunas personas con Síndrome de Asperger les resulta motivante y potencia su creatividad y su discurso a la vez que les ofrece una herramienta de juego y socialización. Intervención con el entorno educativo

“La madre de S había visto como su hijo se bajaba los pantalones a la salida del colegio ante un grupo de chavales. Lo hacía porque se lo pedían y de ese modo otros niños le prestaban atención y se reían, a S le costaba comprender que se trataba de una burla y que estaban abusando de su ingenuidad. Establecimos un listado de lugares, situaciones y personas con las que se puede o no bajar los pantalones, intentando limitar al máximo las posibilidades, después elaboramos un contrato que se revisaba semanalmente durante dos meses, al cabo de los cuales conseguía un coche de juguete que S había elegido como premio. También se elaboró un guión social para responder a las peticiones de sus compañeros y se habló con el colegio para que contribuyeran al seguimiento y conocieran la relevancia de esta situación” La coordinación es fundamental no solamente por la inmensa necesidad que tiene el sistema educativo de reconocer las necesidades especiales que los alumnos con Síndrome de Asperger presentan, sino en como esas necesidades se deben traducir


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

en leyes específicas que regulen las adaptaciones de acceso al curriculum y las adaptaciones en los momentos extracurriculares de los que estos alumnos participan vivenciando y experimentando, lamentablemente en su inmensa mayoría de un modo extremadamente negativo. El principal reto al que se enfrenta el sistema educativo con estos alumnos y con todos aquellos que presentan dificultades sociales es el problema del acoso escolar, entendiéndolo sin “paños calientes” y mencionándolo en todas sus formas desde la omisión y la exclusión aparentemente más inocente hasta la violación y el abuso moral, verbal y físico. Las personas con Síndrome de Asperger tienen, como ya hemos mencionado dificultades en la atribución de intenciones, deseos… estados mentales en otras personas. Les puede costar enormemente comprender cuando un grupo de amigos lo está rechazando o se está burlando y confundirlo con verdadera amistad solamente porque se ríen (normalmente de él y no con él) o simplemente permanecen en una proximidad física o en ocasiones les hablan. En la intervención individual podemos trabajar los círculos de amigos y los conceptos de amistad, así como estrategias para enfrentarse a las situaciones de abuso. Sin embargo, es en el contexto escolar dónde se pueden apreciar verdaderamente aquellas situaciones que quizás sean tan vergonzantes que la propia persona con asperger no sea capaz de comunicar, ni interpretar. “Viendo algunos fragmentos de la película Ben X con T, un adulto con Síndrome de Asperger, el me decía –esto no había sucedido antes con ninguna película con protagonistas con Síndrome de Asperger o Autismo de Alto Funcionamiento- que se sentía identificado con las situaciones de abuso y con el silencio y la dificultad para comunicar a nadie las situaciones de exclusión y de acoso que el estuvo viviendo” Los profesores tienen el privilegio de observar y conocer a todos los alumnos, de modo que posee mucha información que es fundamental para intervenir en aspectos tan pragmáticos y cotidianos como la distribución de las aulas y de los alumnos por y en clase. “Un día S, una adulta con Síndrome de Asperger me dijo: –Nunca sabrás la vergüenza que he pasado y lo culpable que me siento. Cuando la pregunté que por qué se sentía de ese modo me respondió, –He hecho cosas horribles, en el colegio me levantaba las faldas y enseñaba las bragas muchas veces“ Es importante darse cuenta que aunque ahora no comprendan totalmente las intenciones de sus compañeros, con el tiempo aprenderán que no eran buenas y recordarán las situaciones que vivieron, en ocasiones con culpabilidad, en otras con rencor, rabia y frustración… y en ese sentido el papel de los educadores y de la educación en nuestro país tiene que adquirir nuevas responsabilidades y actuar.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

Un aspecto fundamentalmente olvidado son las situaciones más desestructuradas, aquellas que por lo general crean mayores niveles de ansiedad a las personas con Síndrome de Asperger como son los recreos, los cambios de clase y las entradas y salidas en el contexto educativo. Una clásica alternativa en intervención con estos alumnos es proponerles alguna alternativa como quedarse en la biblioteca durante los recreos o en la sala de ordenadores. En algunas ocasiones se trata de una alternativa estupenda, pero desde la experiencia encontramos como en muchas otras los alumnos no quieren ese trato diferenciador y prefieren compartir el recreo con la esperanza de poderse relacionar. En los cambios de clase una de las situaciones que más afectan a las personas con Síndrome de Asperger son los ruidos, o el contacto y bromas entre compañeros. Los ruidos de las mesas pueden ser tan insoportables que generen una sobreestimulación, ansiedad y sentimientos negativos hacía los compañeros, acompañados de creencias o atribuciones erróneas. En estas ocasiones además de intervenir y sensibilizar al grupo clase, se pueden ofrecer alternativas al alumno con Síndrome de Asperger como encargos para los profesores (fotocopias, borradores) que le permitan abandonar el aula, y otras opciones como el uso de tapones para los oídos. “Un día propuse un dibujo conjunto en una de las sesiones en grupo para lo que saque unos rotuladores con una punta gorda, en el momento en que sus compañeros se dispusieron a dibujar L torció el gesto de su cara y se llevó las manos a los oídos” Algunos de los problemas de conducta que los alumnos con SA presentan en el aula se deben a estas dificultades perceptivas o a la presencia de cambios no anticipados que les generan enorme ansiedad. Los profesores pueden estar atentos a las señales físicas como la inquietud motora, la presencia de estereotipias, sudores… e intentar averiguar las causas que los están provocando antes de establecer conclusiones precipitadas que los enfrentan a un contexto cada vez más hostil. La intervención en el entorno educativo es enormemente amplia y excede lo que podemos exponer en esta comunicación, no obstante en nuestro país se han elaborado documentos muy buenos y traducciones de otros países sobre intervención educativa que serán sin duda de enorme ayuda para el profesorado.10 Desde la Federación Autismo Castilla y León estamos elaborando una Guía que se publicará de forma gratuita en la web: www.autismocastillayleon.org en 2009. 10

Thomas, G. “El síndrome de asperger: estrategias prácticas para el aula” País Vasco, 2002 Equipo Deletrea “Un acercamiento al Síndrome de Asperger: Una guía teórica y práctica” FAE, 2004 Peeters, T “Autismo: De la comprensión teórica a la intervención educativa”, Amberes, 2000. Ed.española: Autismo Ávila


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

Intervención con las familias La relación con las familias es fundamental. La intervención tiene que contar en primer lugar con las necesidades, deseos y comprensión íntima del protagonista central de la intervención, pero debe hacerlo teniendo en cuenta la cultura en la que está inmerso y en los apoyos y en la familia en la que crece y se desarrolla. Es preciso cuestionar o tratar de diferenciar en qué grado se puede implicar a los familiares como co-terapeutas, sin embargo los límites también van a estar marcadas por el contexto familiar, sus necesidades y deseos. En nuestra intervención tenemos que saber desarrollar vínculos que nos permitan intuir en que modo todos podemos resultar un apoyo y un vehículo potenciador y en que ocasiones es necesario reajustar las expectativas. A través de las familias conocemos aspectos importantes y podemos desarrollar estrategias conjuntas para solventar ciertas dificultades o proponer nuevos retos de autonomía en el contexto familiar. También podemos darnos cuenta de las necesidades que tienen los hermanos y sensibilizarlos para que lleguen a comprender las particularidades de la relación, trato e intereses de sus hermanos con Síndrome de Asperger, con el objetivo de que lleguen a compartir experiencias lo más enriquecedoras y positivas posibles. Algunas vías de intervención incluyen la coparticipación en las sesiones. En Autismo Burgos estamos desarrollando algunas experiencias piloto en las que se incluye la participación de los hermanos en algunas de las sesiones de intervención en enseñanza de habilidades sociales o de estrategias de juego. La condición indispensable es que ambos participantes acepten y quieran estar juntos. Estás interacciones ofrecen la posibilidad de acercar contextos y situaciones más naturales en un contexto estructurado y también promueven las posibilidades de generalización de aprendizajes de normas y de juego. La intervención con las familias, requiere también el planteamiento de metas concretas, muy claras y definidas en el tiempo en el que se tenga en cuenta la disponibilidad de las familia, así como su interés en el desarrollo de estrategias y la importancia de que haya consenso y coherencia en las pautas y normas, así como en las consecuencias que ambos padres aplican. Un ejemplo de meta puede ser el logro de unos hábitos de higiene o del aprendizaje en el uso del transporte público o en el manejo del dinero. Estás situaciones representan ejemplos ideales de intervención conjunta con la familia, pues sin su apoyo el seguimiento y la implementación generalizada fracasaría. Otros aspectos de la intervención con familias contempla la creación de grupos o encuentros en las que las propias familias planteen y resuelvan sus dudas, experiencias y tomen conciencia de las dimensiones sintiéndose apoyadas, en lugar de aisladas.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

Desde nuestra asociación tratamos de favorecer el acceso a la información tanto de las intervenciones que se llevan a cabo, como sobre otros aspectos legales, educativos, de desarrollo afectivo… que afectan a sus hijos. Las familias participan en la realización de los planes de intervención, seleccionando las áreas que consideran prioritarias y aportando cualquier información adicional a través de agendas, diarios, correo electrónico, reuniones o teléfono. También se les proporciona un informe de valoración anual y se les implica en los cambios de los servicios a través de entrevistas de evaluación del servicio, encuestas y cuestionarios de satisfacción y de propuestas formativas. Entendemos que la continua mejora se incrementa con las valoraciones constructivas y con el trabajo conjunto de todos los implicados en la enseñanza.

Otros aspectos fundamentales de la intervención Ocio, inclusión en la comunidad La realización periódica de actividades lúdicas, en entornos normalizados y permitiéndoles potenciar su sentido de pertenencia a un grupo, es uno de los aspectos más satisfactorios y más positivos de la intervención. Las situaciones de ocio son privilegiados momentos en los que pueden poner en práctica real, y dar por tanto sentido a la intervención de despacho. Además se trabajan de forma natural todos los múltiples aspectos socializadores implicados en cualquier interacción y que nos han pasado desapercibidos, por automatizados. Algunos de estos aspectos son el manejo del dinero, la tacañería vs las convenciones sociales como invitar, compartir, los modales en la mesa, la toma conjunta de decisiones, pedir, elegir, aprender a hacer y recibir regalos, aprender a conocer y desplazarse por la ciudad, a llamar la atención de los compañeros llamándoles por su nombre, etcétera. Nuestra experiencia nos ha permitido comprobar como la creación de grupos de amigos ha repercutido favorablemente en la calidad de vida y en la autoestima de las personas con Síndrome de Asperger, que al participar de situaciones sociales en las que se sienten comprendidos y aceptados como viajes, excursiones, cumpleaños se sienten enormemente felices y son capaces de mantener motivación y esfuerzo en su continuo desarrollo personal y social. La pertenencia al grupo les ha permitido relacionarse espontáneamente y eliminándose progresivamente los apoyos entre ellos, quedando al margen del grupo o escribiéndose mensajes y correos electrónicos en los que comparten experiencias. Algunas experiencias que consideramos enormemente gratificantes ha sido la participación en actividades comunitarias que les permiten acercarse más y más a sus sueños.


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

“Un día estábamos en un bar en el que suelen tocar música y T no paraba de marcar el ritmo con el taburete, tampoco quería marcharse cuando el resto del grupo lo propuso, entonces le dije que me parecía que tenía mucho ritmo y que el podría tocar muy bien, y me contesto que siempre había querido tocar en una banda de Semana Santa pero que nunca se había atrevido a apuntarse porque hubiera tenido que ir solo…” Lo único que necesitaba T era seguridad en la situación social y en el contexto desconocido. Ahora asiste a clases de percusión y lo hace de modo independiente, aunque en las primeras clases necesito que alguien lo acompañase. Con esas clases está unos pasos más cerca de su sueño real y ha adquirido una nueva seguridad, desarrollando su autoestima, independencia y autonomía.

Desarrollo afectivo y sexual Las personas con Síndrome de Asperger desean experimentar relaciones interpersonales íntimas y sexuales. Sus sueños incluyen los sueños “normativos”, quizás incluso con una idealización de lo “normal” y un deseo intenso de alcanzarlo. Cuando les preguntas ¿Cómo te ves dentro de diez, veinte años? No dudan en responderte con pareja, con trabajo, con una casa propia, pero la realidad es que para llegar a esos sueños todos tenemos multitud de barreras y dificultades y muchos de nosotros las compensamos y superamos con el desarrollo adaptativo de nuestras habilidades sociales. La intervención y la inclusión de aspectos como el tratamiento de la sexualidad debe incluirse con la mayor naturalidad posible, entendiendo por naturalidad, la evitación de explicaciones incorrectas o en las que se impriman juicios morales determinantes sobre aspectos como la orientación sexual o la práctica de actividades autoestimulatorias. A la par que debemos tener en cuenta los principales problemas con los que pueden encontrarse, tales como la situaciones de abuso: tanto en aquellas en las que puedan estar abusando de ellos, como aquellas en las que ellos puedan convertirse en acosadores al desconocer las implicaciones de sus acciones. No se puede obviar los cambios que acompañan al desarrollo físico de las personas y la ansiedad que ello conlleva, así como la importancia de los procesos de atracción y su posible repercusión en la conducta. Determinados aspectos de la educación sexual y afectiva se aprenden e interiorizan a través del modelado con iguales y de la identificación con personas de una edad joven y de tu mismo género. En este sentido es quizás necesario contar con el asesoramiento y el trabajo conjunto con expertos sexólogos para


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

educar y ofrecer una oportunidad de conocimiento real y de exposición de dudas y temores con total libertad y respeto. Asimismo es importante promover la reflexión y la comprensión activa de vivencias afectivo y sexuales plenas tanto de modo individual como en pareja sin priorizar ni demonizar ninguna de ellas. También hay que tener en cuenta y cuestionarnos cómo profesionales y cómo seres sociales y sexuados la escasez de literatura y difusión de prácticas que existe en la actualidad en torno a este tema. Orientación profesional e inclusión laboral La orientación profesional tiene que aunar principalmente aspectos cómo los deseos, motivaciones y aptitudes laborales, las posibilidades reales de desarrollo profesional, el potencial económico y contextual y el desarrollo y aptitudes académicas. Las posibilidades de éxito académico también se va a deber a la conjugación de multitud de variables en las que la motivación, el esfuerzo, la capacidad intelectual y la accesibilidad en el entorno educativo (colegio, instituto, universidad) desarrollan papeles fundamentales. Nuestra intervención debe centrarse en la explicación de las alternativas y de la comprensión real de las mismas, así como de las potencialidades del alumno con Síndrome de Asperger y de sus posibilidades para ayudarle en la toma de decisiones. Decisiones que tomará a su vez conjuntamente con el asesoramiento familiar y del entorno educativo. Las dificultades en socialización se transforman y están igualmente presentes en el entorno laboral en el que se priorizan determinadas habilidades sociales frente a otras; tales cómo ser capaz de recibir y aceptar ordenes, ser puntual o ser capaz de admitir errores.11 La visualización de vídeos de situaciones laborales, así como la elaboración de guiones sociales y el entrenamiento a través de teatralizaciones, modeladas y corregidas son algunas herramientas importantes para el desarrollo de habilidades sociales en el entorno laboral. La inclusión laboral de este colectivo es compleja, existe muy poca literatura al respecto y en la existente se coincide en la importancia de potenciar el empleo con apoyo y de trabajar paralelamente la sensibilización de los compañeros de trabajo y de los empresarios. 11

Merino, M et al “Habilidades Sociales y Comunicativas de las personas con TEA en el entorno laboral”. Burgos, 2008 Fundación Adapta “Una imagen mejor que mil palabras”, Madrid 2008


Intervención en el Síndrome de Asperger María Merino Martínez Asociación Autismo Burgos

Algunas de las pautas para la inserción laboral implicarían el desarrollo previo de perfiles profesionales y análisis de puestos de trabajo, previos a la incorporación. Desarrollar estos aspectos excede los objetivos de la presente comunicación pero no obstante existen algunos documentos referentes importantes a los que el lector interesado puede acudir como por ejemplo las experiencias con empleo desarrolladas en el proyecto de inserción laboral “Lantegui Batuak”12 El preparador laboral de la persona con Síndrome de Asperger ha de tener en cuenta las adaptaciones perceptivas, así como sociales que pueden necesitar e ir retirando progresivamente los apoyos sin que estos lleguen a desaparecer completamente nunca, pero en caso de que la inclusión laboral sea plenamente exitosa se podrían retirar paulatinamente y mantener un seguimiento en situaciones puntuales. No obstante cualquier situación ajena al empleo puede afectar el rendimiento de la persona con Síndrome de Asperger, tales como las obsesiones o un problema familiar. Es por ello especialmente importante que el preparador laboral conozca a la que ofrece el apoyo y tenga una relación comunicativa fluida que le permita anticipar los posibles problemas que pueden presentarse en su rendimiento laboral y plantear alternativas exitosas.

Conclusiones La intervención en personas con Síndrome de Asperger es integral, lo que implica que debe abordarse en comunicación total y teniendo en cuenta todos los contextos y situaciones en las que se desenvuelve la persona. Cuando se realiza este trabajo tan gratificante y estimulante uno comienza a observar la vida quedándose en la impresión de haber pasado por alto miles de detalles que ahora se vuelven relevantes y novedosos, detalles cotidianos que cobran un significado especial y que te hacen ver y sentir con otros ojos, con los ojos ingenuos y transparentes de las personas con las que trabajamos. Algunos libros pueden moverte también por dentro13, pueden hacerlo las películas, pero sobretodo a los seres humanos nos mueve el contacto entre nosotros y el deseo de querer y sentirnos queridos, con la comprensión y la aceptación genuina que el termino querer impone. 12 13

www.lantegi.com Moon, E “La velocidad de la oscuridad” Ediciones B, 2005


Intervención en el síndrome de asperger