Page 1

CUIDANDO SU PRESENCIA

22  Llamando luego a su marido, le dijo: Te ruego que envíes conmigo a alguno de los criados y una de  las asnas, para que yo vaya corriendo al varón de Dios, y regrese. 2 Reyes 4, 8­24 Alabanza: 15 mins Ofrenda: 10 mins Obra: 5 mins 2 Personajes: -

Niña Predicador

Escenografía: -

Un cofre o caja que sea muy bonita dentro de la cual hay una joya. (puede ser de fantasía o  juguete)

El predicador está empieza su charla como si fuera el momento de dar su charla. Sin embargo, en ese  momento ingresa una niña sosteniendo algo que parece ser muy valioso. El predicador entonces detiene  su charla y empieza a llamar a la niña con mucha curiosidad. La niña al principio no quiere dejar ver y  después permite que se vea. El predicador entonces pide que le cuenten la historia de la joya.  Niña: Hace algún tiempo, vivía con mi familia en un barrio muy pobre. A mis hermanitos y a mí nos tocaba  salir todos los días a ayudarle a mi papá con su trabajo vendiendo frutas en la calle. Sin embargo, un día  ocurrió algo especial.  Estábamos caminando por un barrio de esos muy finos de la ciudad cuando vimos que una joven muy   emperifollada lanzó de la ventana de su carro esta pequeña caja. Al principio parecía algo insignificante,  como cualquier cosa que una persona tira a la calle porque ya no le sirve más.  De pronto, vimos que lo que fuera que hubiera dentro de esa pequeña caja brillaba. Nos acercamos, la  tomamos y vimos que era esta joya que a primera vista parecía insignificante. Sin embargo, un amigo de  la familia, experto en joyas, casi enloquece cuando se la mostramos. Dijo que esta era una de las joyas  más   especiales   y   únicas   que   existen.   Que   a   simple   vista   podía   parecer   simple   pero   su   valor   es  incalculable. Desde entonces, la cargo conmigo todos los días a toda hora. Cada día me levanto y lo primero que hago  es limpiarla con cuidado. Siempre está aquí, conmigo, porque no quiero que por nada en el mundo se  pierda. No quiero que me pase lo de aquella mujer, que la desechó sin saber el valor que tenía en su  mano. (La idea es que durante toda la historia el predicador haga preguntas e involucre a los niños) Charla: 10 mins 22  Llamando luego a su marido, le dijo: Te ruego que envíes conmigo a alguno de los criados y una de  las asnas, para que yo vaya corriendo al varón de Dios, y regrese. 2 Reyes 4, 8­24 Introducción: Este pasaje narra la historia de una mujer que no tenía hijos pero que cuando se enteró  que un profeta pasaría por la ciudad donde ella vivía, decidió construir una habitación en su casa para  hospedarlo cada vez que pasara cosa . Fruto de esto, Dios le concedió la oportunidad de tener un hijo a  pesar de que ella ya no estaba en edad para ello. 


El niño creció y un día, mientras acompañaba a su padre, enfermó y murió. La mujer entonces tomó la  decisión de ir hasta donde vivía el profeta porque sabía que este haría el milagro de traer a su hijo de  vuelta a la vida. Su marido no estuvo de acuerdo pero finalmente accedió. El niño finalmente volvió a la  vida pero esa historia la veremos más adelante. En esta historia podemos ver dos actitudes. Una que debemos evitar y la otra que debemos imitar.

1)

La actitud indiferente del padre. El padre era  un hombre indiferente hacia la presencia de Dios  y hacia lo que había recibido de parte de Él. Dios le había permitido a esta pareja tener un hijo  como parte de un milagro sobrenatural. Sin embargo, el hombre una vez estaba a punto de  perderlo se comportó indiferente. No contento con eso, se opuso a que su esposa fuera a buscar  al profeta una vez el niño murió. Lo mismo sucedió en la historia de la niña. Una mujer que tenía una joya especial pero no la  valoró   y   la   desechó.   Hay   cristianos   que   son   así.   Menosprecian   la   presencia   de   Dios   y   la  desechan con sus actitudes, palabras y desagradecimiento por todo lo que Él ha hecho por ellos.  Esa actitud no la podemos permitir en nuestros corazones.

2)

La actitud de devoción de la mujer hacia Dios. La mujer buscó al profeta y a Dios sin esperar  nada a cambio y por eso recibió la bendición de Dios como algo adicional. Luego, cuando perdió  aquello que Dios le había dado, supo que lo que debía hacer era buscar a Dios quien tenía al  control; por eso fue al profeta.  La niña de nuestra historia entendió del privilegio que era tener esa joya tan especial y por eso la  cuidaba cada día con mucho cariño. Los cristianos tenemos que ser así. Tenemos que buscar a  Dios y cuidar de Su presencia en nuestra vida en todo momento y con todo lo que hacemos.  Tenemos que ser agradecidos por lo que Él hizo en la Cruz. Esa actitud hará que podamos  tenerlo a Él permanentemente en nuestros corazones y, adicionalmente, recibiremos todo lo que  nuestro Padre puede darnos.

Ministración: 10 mins Lleve a los niños a pedirle perdón a Dios si han tenido actitudes incorrectas o indiferentes hacia Dios.  Guíelos a acercarse a Dios y a comprometerse a cuidar de Su presencia en sus vidas todos los días.  Finalmente, haga la oración de entrega para los niños nuevos. Actividad Final: Hasta entregar a los niños.   Decoren con escarcha la actividad preparada. Los niños más grandes deben escribir 3 maneras como  pueden cuidar la presencia de Dios en sus vidas. Puede organizarlos por grupos y terminar la actividad  mientras llegan los papás por ellos. Recomendaciones generales: -

Ore con sus auxiliares antes de comenzar la reunión. Adapte las actividades a las edades que le correspondan. Prepare con anterioridad todo lo que hará en la reunión. Recuerde llevar su propia música y manejar bien los tiempos de la reunión. Recuerde que tanto la charla de la ofrenda como la palabra del día la deben dar coordinadores.

LA PRESENCIA DE DIOS  

NIÑOS DE 7 A 13

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you