Issuu on Google+

Repercusión del humanismo en la religión El humanismo tuvo una gran repercusión dentro de la religión, ya que consideraba al hombre el centro del universo, frente a la tradición medieval, en la que Dios y las creencias religiosas eran el eje de la vida. Dicho con otras palabras, el humanismo es la adoración o reconocimiento de la afirmación del hombre de tener derecho a la soberanía y el señorío. El humanismo presenta un giro hacia la satisfacción de las necesidades humanas, tanto materiales como espirituales, y la realización del potencial humano, aquí y ahora. El humanismo por lo tanto, carece de mucho interés en lo sobrenatural y lo teológico , o en la otra vida. Estas nuevas ideas provocaron muchas revueltas en el seno de la religión, e incluso castigaron con medidas intimidatorias a aquellos que opinaran en contra o de diferente manera a lo ya establecido. El humanismo no siempre niega la existencia de Dios. De hecho, Erasmo, el fundador del humanismo, no hizo ningún intento por negar la realidad de Dios. En lugar de ello, sostuvo que Dios busca impedir la auto-realización del hombre. En la mayor parte de sus primeras obras, Erasmo ataca las prácticas corruptas de la Iglesia y el escolasticismo racionalista fomentado por los clérigos. El humanismo defiende que el hombre debe ser su propio señor y soberano, determinando para sí mismo lo bueno y lo malo en términos de su propio auto-interés.


Los humanistas dentro de la iglesia colocan la soberanía en el hombre; ellos llegan a tener una confianza religiosa gracias a su experiencia dentro de la religión, por lo tanto la gracia y la justificación de Dios no son motivos suficientes para llegar a tener esa confianza religiosa, es decir, el hombre es el centro de la religión, y no Dios. Lutero sostuvo que Dios actúa sobre los seres humanos a través de la ley y de los Evangelios. La ley representa las exigencias de Dios, ya que permite a los seres humanos mantener cierto orden en su mundo, su comunidad y sus propias vidas a pesar del profundo alejamiento de Dios, del mundo, de sus semejantes y de sí mismos provocado por el pecado original. Y también, la ley acerca a los seres humanos a Cristo por la necesidad del perdón de los pecados. Dios también se relaciona con los seres humanos a través de los evangelios, donde se narra el sacrificio de su hijo para la salvación de la especie humana. Erasmo de Rotterdam En conclusión, el humanismo rompió con la visión del mundo, ya que consideró al hombre como el centro del universo, por lo tanto puso en duda los pilares fundamentales de la iglesia.


Repercusión del humanismo en la religión