Issuu on Google+

LA HISTORIA DE UN COLE EL DÍA DE CARNAVAL


Había una vez un cole, que se despertó como todos los días de la semana, un poco perezoso, con un poco de sueño y sin muchas ganas de trabajar,

pero

como

siempre

tuvo

que

desperezarse, desayunar fuerte, pues el trabajo del día era bastante duro, lavarse bien la carita y prepararse para recibir a toooodos esos niños que llegarían dentro de un ratito, al igual que él un poco dormidos para comenzar la mañana.


Tal y como ĂŠl estaba esperando, los niĂąos poquito

a

poquito

comenzaron

a

llegar,

algunos un poco enfadados de tener que haber estado toda la semana madrugando, y al ser ya viernes un poco cansados.


Pero aún así, todos comenzaron la mañana trabajando,

unos

mejor

que

otros,

y unos

también con más ganas que otros, los más mayores

un

poco

más

realizando sus tareas…

protestones

fueron


Y los más pequeñines, las suyas…

…con ayuda de sus profes.


Pero el cole notaba algo extraño, notaba a los niños,

mayores

y

pequeños,

algo

más

nerviosos de lo habitual, no sabía qué, pero algo estaba pasando, algo que nuestro cole de momento desconocía. Veía

que

los

alumnos

se

comportaban

de

manera un poco extraña, diferente a los otros días de la semana, estaba seguro que algo pasaba,

pero…¿Qué

sería

lo

que

estaban

tramando estos niños?

Trajes un poco raros colgados en las aulas…


Ensayos improvisados durante la mañana…

Objetos diferentes encima de las mesas…


…¿peces?, ¿peces en el cole?...

De repente nuestro cole se puso a pensar… ¿porqué

estos

niños

se

comportaban

así?,

seguramente tendría que ser por algo que iba a pasar y que les gustaba bastante, pero…¿Qué era?


De repente vio algo que le hizo pensar…

…uhhhh!!!,¡¡¡Ya lo tengo, ya sé que es lo que pasa, he visto antes esas máscaras, las he visto antes, essss, esss, esss CARNAVAL!!! ¡Claro, ya lo entiendo, por eso los chicos están así, están muy contentos y algo nerviosos


porque hoy celebramos el carnaval en el cole! ¡BIEN, ya sabía yo que algo pasaba hoy aquí! Efectivamente, tal y como dijo nuestro cole, sus alumnos celebraban la fiesta de carnaval, por eso ese día fue un poco diferente y especial, todos comenzaron a colaborar para que todo estuviera

preparado

celebración. Inflaron globos…

y

a

punto

para

esa


Fueron a decorar el salón de actos que les cedió la residencia de ancianos que hay pegadita al cole…pues en ella se iba a celebrar el desfile…


Y

prepararon

tambiĂŠn

al

cole,

para

que

despuĂŠs del desfile recibiera a sus alumnos con sus mejores galas.


Después de todo este estrés, una parada para comer,

y

por

la

tarde

de

nuevo

el

movimiento. Había muchos nervios, pero la tarde resultó bastante agradable y nuestro cole estaba encantado de ver a sus alumnos tan contentos.

Se

pusieron

los

disfraces,

que

alumnos y profesores habían elaborado con mucha ilusión,


Y una vez preparados, los alumnos del cole fueron hacia la residencia donde realizaron su desfile, muy preparados y guapos para mostrarles padres,

a

todos,

madres,

compañeros,

hermanos…

profesores,

todo

lo

que

habían trabajado y estudiado, pues los disfraces de

carnaval,

estaban

relacionados

con

las

distintas épocas de la historia, todos los cursos pertenecían a una etapa histórica diferente y por tanto al realizar el disfraz también se habían

informado,

estudiado

y

entendido

como era la vida en cada una de ellas. Allí

se

realizó

cronológicamente

el

desfile, y

auténticos profesionales.

fueron

desfilando

saliendo como


Una vez terminó el desfile, volvieron al cole donde para terminar el día de carnaval, les estaba esperando un chocolatito caliente con unos bizcochos, RICOS, RICOS…


Y de esta manera fue, como poco a poco se fue terminado el día de carnaval, nuestro cole estaba por una parte muy contento porque por sus pasillos había notado mucha alegría y alguna que otro visita

Pero por otra se sentía algo triste porque sabía que durante cinco días iba a estar de nuevo muy, muy, muy, solo…


FIN


CARNAVAL