Issuu on Google+

Programa Sócrates para la Prevención del Acoso Escolar P.S.P.A.E Introducción El Acoso en los Centros Escolares se está convirtiendo en una de las preocupaciones centrales tanto para las administraciones como para los distintos sectores sociales implicados en el proceso educativo: Asociaciones de Padres y Madres, Asociaciones de Alumnos, Sindicatos, etc.. El periodo escolar, en lo que tiene de momento de progresiva formación, crecimiento e incorporación al mundo, siempre ha conllevado la existencia de conflictos; que eran objeto de corrección y encauzamiento por parte tanto de los colegios como de los institutos, se está bien en nuestro días afectado por un tipo de violencia más o menos organizada y sistemática que exige modificar estrategias formativas e incorporar nuevas formas de prevención. El Programa Sócrates de Prevención del Acoso Escolar desarrollado por la Consultoría Filosófica Suárez está inspirado en la figura de Sócrates. Tanto Platón como Jenofonte lo presentan como una persona preocupada e interesada por la convivencia y el marco de la misma, de modo que en su trato con los atenienses buscaba aprender de ellos lo pudieran enseñarle, así estos siempre prendían algo al tratar con el. Dos criterios guiaban su vida, criterios que constituyen la máximas que organizan este programa, el primero la famosa sentencia “conócete a ti mismo”, y la segunda que afirma que “una vida sin reflexión no es digna de ser vivida”. Son estos criterios los que llevan a Sócrates a salir cada día a la calle y buscar y cultivar el trato con los atenienses. Con tales criterios elaboramos este programa que está pensado para poder adecuarse a distintos sectores sociales – jóvenes, padres, profesionales de la enseñanza, etc.. – así como para poderse aplicar desde distintos ámbitos ya sean sociales: Asociaciones de Padres y Madres, Asociaciones de Alumnos, O.N.G’s, Asociaciones culturales, etc.., como institucionales: CRP´s, Concejalías de Educación, Juventud, o Asuntos Sociales, etc.. Al ser un programa de prevención está pensado tanto para el fenómeno del Acoso Escolar, como para facultar a quienes participen en él a ser más aptos y diestros en el trato con las situaciones conflictivas cotidianas que suelen ser, en algunos casos, detonantes de las situaciones de acoso.

Programa Sócrates de Prevención del Acoso Escolar El Programa, en una primera fase, está pensado para dos meses. En su desarrollo se combinan, fundamentalmente, dos técnicas complementarias. Por un lado una grupal y, por otro, una individual.


Con la dimensión colectiva y de participación e implicación en el grupo se busca potenciar y atender a todos los aspectos colectivos que presenta la convivencia. Se trata de favorecer el trabajo en equipo así como madurar y potenciar los valores y virtudes correspondientes. Así se desarrollan, por la vía de la experiencia, capacidades de saber estar y saber hacer. El convivir conlleva conflictos, pero estos no han de derivar en violencia alguna si somos capaces de poder solventarlos de forma razonada, usando nuestra capacidad para hablar, hacernos entender, y comprender. Con la dimensión personal se busca potenciar la capacidad de observación, análisis y reflexión cada participante. Así como mejorar la manera en que una delibera, evalúa y actúa cuando ha comprendido que o bien sufre, o bien conoce a quien sufre una situación de Acoso Escolar. Pues si importante es la dimensión grupal en la prevención, no es menos dotar a las persona, a cada una de ellas, de los valores y virtudes necesarios para saber hacer frente a tal situación, o para ayudar a hacerla frente cuando es otro el que la padece. La relación entre ambas dimensiones y momentos del Programa es de carácter complementario y, en consecuencia, de retroalimentación. La implicación en el grupo impone retos, exigencias, dudas, etc.. que han de manejarse a nivel personal. Al tiempo que el trato y la atención a los valores y virtudes de uno le imponen retos, expectativas, etc.. de carácter colectivo. Ahora bien, la prevención del Acoso Escolar y la realidad del Acoso Escolar exigen que tanto padres, como profesionales – profesores, asistentes sociales, psicólogos, etc.. – estén presentes en el entorno. Por tanto, el Programa está pensado para colaborar bien con otros programas o acciones profesionales ya psicológicas, ya de atención social. En tal caso, se puede actuar en grupo, en el caso de que haya un número suficiente de personas, y si se considera potenciar con acciones personales. O en el caso de que no haya número de personas suficientes actuar a nivel personal. En el caso de los padres, el Programa permite organizar en paralelo bien Grupos de Análisis y Reflexión – G.A.R. - en los que los progenitores puedan elaborar y compartir valores y virtudes que posibiliten prevenir que sus hijos participen en acciones de Acoso escolar, o bien no silencien ni asuman las que puedan llegar a sufrir, o, por último, silencien o asuman las que en su entorno puedan llegar a darse.

Estructura del Programa Sócrates de Prevención del Acoso Escolar El Programa se estructura en tres bloques. Cada uno de ellos atiende a una cuestión central que impone usar recursos que serán objeto de atención en los otros bloques. La duración es de dos semana por bloque. Durante esas dos semanas habrá dos sesiones en grupo, y una sesión personal con cada uno de los participantes.

Bloque I : Lo que sé y conozco del Acoso Escolar En este bloque el grupo va a analizar, revisar y reelaborar todos lo que para sus miembros tiene que ver con el fenómeno del Acoso Escolar. El empezar por la representación que tienen del tema permite poner sobre el tapete, miedos, pre-juicios,


prevenciones, etc.. así como ir elaborando una más ajustada apreciación de lo que supone y conlleva. A nivel personal se atiende a las dudas, inquietudes, etc.. que cada participante va teniendo. Lo que le permite ir movilizando aquellos valores que empieza a comprender que son más apropiados, así como las virtudes que más se ajustan bien para evitar participar en tales acciones, bien para afrontarlas, resistirlas y denunciarlas y, por último, para apoyar, amparar a quien pueda sufrirlo.

Bloque II : ¿Hay Acoso Escolar en mi centro? En este bloque el grupo pasa a analizar y reflexionar sobre el modo en que se convive en su entorno – empezando por el centro y siguiendo por las zonas de ocio (en estas, en muchos casos, se proyectan y prolongan las situaciones de Acoso Escolar, Violencia, etc.. ) – Para ello usaran los primeros resultados obtenidos en el bloque anterior. Lo que permite obtener una imagen más ajustada del grado real tanto de Acoso, como de Violencia. Así mismo se mejora la sensibilidad ante aquellos aspectos que hasta ahora no se apreciaban como factores o indicadores de riesgo, es decir, el grupo mejora en sus valores y virtudes relativas a la convivencia y el ocio. A nivel personal se abordan las dificultades que cada uno experimenta cuando trata de poner en práctica aquello que comprende que ha de hacerse. Así las inquietudes, dudas, etc.. que toda acción conlleva comienzan a ser asumidas y reevaluadas. Lo que fortalece tanto los valores como las virtudes que la persona ha considerado más apropiadas y ajustadas para hacer frente a estas situaciones.

Bloque III: Cómo proseguir Tras el recorrido anterior a través que permitió a los participantes elaborar una representación más ajustada del fenómeno (Bloque I), así como, por primera vez a prueba (Bloque II) pasan ahora a perfilar y mejorar todo ese quehacer al tener que analizar y reflexionar directamente sobre la cuestión de la prevención. A nivel de grupo enfrentan la cuestión de qué medidas, qué formas de convivencia pueden limitar y dificultar la aparición de este tipo de situaciones. Así como qué indicios pueden hacernos caer en la cuenta y ponernos sobre aviso de que hay riesgos reales, aunque aún no cristalizados, de que se produzcan fenómenos de Acoso Escolar. Todo este trabajo permite, así mismo, afrontar la cuestión de cómo convivir de modo que disminuyamos en las dificultades que hay en toda convivencia. O sea, también hace trabajar a los participantes la cuestión de los niveles de violencia que hay en la vida diaria. A nivel personal se afronta la cuestión de cómo he de vivir, es decir, qué he de hacer para que mi modo de vivir contribuya, con sus valores, y sus virtudes, a una convivencia más rica humanamente, menos violenta y en la que los fenómenos de Acoso Escolar cada vez tengan menos posibilidades de darse, así como – si surgiesen de desarrollarse.



Programa socrates para la prevencion del acoso escolar pspae