Issuu on Google+

CÍA

BA

S NO

E PO

MA

R SU

PO

U RL

1

URBA

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

ÓN

LE


URBA

2

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN


URBA Es una edición de ARS DIGITAL DESIGN

3

TEXTOS: Lucía León DIRECCIÓN DE ARTE: Carlos Salguero CONCEPTUALIZACIÓN: Carlos Salguero ILUSTRACIONES: Carlos Salguero DISEÑO DE PORTADA: Carlos Salguero CORRECCIÓN: Carlos Salguero Con el apoyo de Carlos Salguero y su Hadware y Software. Un agradecimiento especial a Arlen, que me regaló minas para la realización de las ilustraciones. Todos los derechos preservados y reservados, se prohíbe la reproducción masiva de la especie y de éste material. Guatemala, febrero de 2011.

* * * * * * * * *

rubencarlos4@hotmail.com / Windows Live Messenger solracking@gmail.com / Google Talk thesolrack / Skype facebook.com/thesolrack / Facebook http://noisyant.com http://myspace.com/thesolrack http://lastfm.es/music/solrack http://flickr.com/solrack http://flickr.com/thesolrack


URBA

4

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN


5

URBA

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

LUCÍA

LEÓN

1986

P

eriodista, bloguera, tuitera y amante de la moda. Es Lucy para sus seres queridos y Lunátika para el mundo. Delira con la poesía de Alejandra Pizarnik, Alicia en el País de las Maravillas, las cumbias, el rock y el pop. Las cocadas son su postre favorito y las combina con el morado de su corazón. Piensa seis cosas imposibles antes del desayuno y busca pequeños detalles a su alrededor. Le encanta perseguir burbujas de glicerina para perderse entre los colores de las ferias. Sus textos han sido publicados en Revista Aplauso, Oberol.com y Te Prometo Anarquía. Su faceta cibernética se puede observar en los blogs: www.lunatika91.blogspot.com y www.dalookinguate.blogspot.com


6 Así que esto es la vida... URBA

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

Un ir y venir de terroristas tercermundistas Se pasean en una playa urbana que inunda la ciudad. Aquí los rastros de sangre son borrados por arena volcánica. Aquí los edificios desaparecen en las fauces del asfalto en un abrir y cerrar de ojos. Una mujer se observa frente al espejo del restaurante sin reconocerse. Escoge obviar lo obvio e ignora el reflejo que se burla de ella. Las señales son las piezas irónicas del rompecabezas escondido sobre la mesa. Los dedos de su mano derecha acarician su cabello mientras espanta la idea certera del final. Las viejas promesas resuenan en su memoria como ecos distantes. Centenares de gotas de lluvia laceran su piel Hasta que cada poro se va colmando de agua y la rebalsa por completo. Las lágrimas se confunden con la tormenta que observa desde la ventana. Asumir el lado de la moneda que nadie quiere aceptar, Eso también es la vida.


7 Una llamarada quema su garganta al capturar la ira con la mirada. Una mirada que abarca la ciudad y Se pierde a bordo de una camioneta roja. Un dos tres todo estará bien y nadie notará que se está quebrando por dentro. Las astillas en su corazón le otorgan inmunidad al dolor… O al menos esa es su fantasía recurrente. Alguien le susurra al oído que en eso consiste esta vida. Las trascendencias diarias se van agotando. Muerde sus labios para no gritar a la vez que sostiene en un abrazo las ansias de salir corriendo. Escapar nunca ha sido su estilo pero escribir continúa siendo un acto suicida. Todo esto es la vida.


8 Hay mañanas en las que tu ausencia es más profunda.

Hoy me siento recorrida por tu fantasma. El calor de tus abrazos pasa desapercibido en la cola del banco. Intento distraerme para no pensarte. Entretenerme para no aguantarte. Los libros de bolsillo están hechos justo para estas emergencias pero olvidé el mío en el carro. Después de lamentarme el instinto me obliga a observar a una señora y su paraguas. A una nena y su tedio. Al abuelo y su mochila azul descosida. Busco una daga para el recuerdo. Un código alternativo para darle ctrl+alt+delete al corazón. Una voz femenina me indica que es mi turno para avanzar a la ventanilla siete. Bajo el sol de medio día hay un señor que cayó de la cornisa. Al principio pensé que era algún bolito que había escogido ese punto como el idóneo para pasar la tarde. Pero conforme me acerco, me percato de que en realidad es un constructor que sufre horriblemente. Hay borbotones carmesí que fluyen a su alrededor sin parar. Justo sobre esta misma banqueta caminamos juntos hace algunas semanas. ¿Te acordas? Me agarrabas de la mano y reíamos juntos. Pero ahora el albañil piensa en su esposa e implora ayuda. Lo que él no sabe es que cuando hay una emergencia los bomberos están en su hora de almuerzo. Trato de llamar a alguna ambulancia pero nadie contesta. Algunos peatones también detienen su marcha para observar o pedir ayuda. El reloj me indica que debo apresurarme para cumplir con una reunión-almuerzo. Una silueta se dibuja en la silla a mi derecha. Saludo a tu espectro en el mismo restaurante donde nos encontramos antes de amarnos. Una mueca de sonrisa antecede al suspiro. Hoy tu ausencia visita mis poros. Es un día vacío y no te das cuenta.


9

URBA

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

En 387 caracteres

Te recuerdo desde un punto suspensivo. Pausa silenciosa entre el eco y mi voz. El signo de interrogación analiza cada trazo olvidado. Quisiera alejarme de las tildes y exclamaciones. Ser punto y seguido en tu hoja ya no es suficiente; tampoco quiero conformarme con una coma. Las curvas perfectas del paréntesis me cobijan desde hace algunos caracteres. Parece que me convertiré en una nota al pie de la página; un asterisco para la memoria. El espacio en blanco muere poco a poco. Punto y aparte. Empieza un párrafo sin ti.


URBA

10

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

En la esquina de la

antiderrota


11

URBA

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

Hay una senda polvorosa llena de escombros humeantes. Si pones mucha atención, podrás escuchar las nuevas grietas que se forman con cada temblor. La ciudad se cae a tus pies. Seductoras llamaradas hipnóticas son capaces de calentar el asfalto con un solo golpe. Pasan las horas como malabares entre policías y ladrones. Pero hoy la luna irradia nostalgia. Merece un pensamiento lanzado al viento, que aún se resiste a la vaporosa derrota. Las metas se agolpan una tras otra hasta formar una fila prometedora y desordenada. Consignas. Cuántas ganas de tantas cosas; de comerse al mundo en un bocado. Te distraes en un suspiro. Bajas la defensa por un instante para dejar escapar una sonrisa. Misma que va dedicada para el Principito, a la salud de un brindis con sabor a vino blanco.


URBA

12

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN


13 Se me perdió la cadenita

Quisiera escribirte mil versos iluminados lejos de la solemnidad. Expulsar por la ventana estas formas acartonadas y perder la cabeza por tu amor Permitir que la luna llene mi alma de cumbia Bailar con El Supermán toda la noche para salvarme de tu recuerdo Dejar de ser la roca que golpea las olas Ahogar las penas en la cu-cu-cumbia mientras busco una cadenita Perderme entre mi remix musical de zapping global Despojarte la cotidianidad Imaginar a tu lado seis cosas imposibles antes del desayuno. Robarte mil sonrisas para colocarlas en una vitrina. Sin tantita pena. Vuelve a creer. Déjate caer. Gritemos todos juntos para que después no duela tanto. Quitémosle el sentido a las palabras. Prohibamos las bonitas que endulzan oídos incautos. Esas que pierden el eco en tu silencio. Apúrate. Ven antes de que sólo nos queden las ganas y la idea de una promesa se resbale por mi piel.


URBA

14

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

Telegrama circular


Intervenir tu espacio con burbujas. Observarte desde la glicerina y su circunferencia perfecta. Reflejarme en tu retina. Solo eso quiero.

15


URBA

16

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

Bajo advertencia no hay engaño


17

URBA

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

Algunos me han dicho que parezco una muñeca. Delicada y pequeñita. Pero eso no implica que puedas jugar conmigo. También me quiebro. Sufro. Lloro cuando me duele el alma. Trato de caer de pie como lo hacen los gatos. Para que nadie note que esta muñequita se cansó de saltar.


URBA

18

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN


Te observo en la distancia

19

Hay una penumbra que envuelve nuestros rostros desde hace varios minutos. Es la tercera vez que me preguntas la razón por la que te veo de esta manera. Inquieres el motivo por el que mis ojos tratan de vencer a la oscuridad para escrutar los tuyos. Alzo mis hombros desganados para contestarte que no lo sé. Pero ellos continúan examinando cada gesto y rescatando los guiños perdidos. Alguien toma una polaroid mental etiquetada con nostalgia, la cual guardará tu sonrisa en la carpeta Ayer. Te observo en la distancia aunque estemos en el mismo metro cuadrado. Que por qué te miro de esta manera. Que por qué mis párpados parecen pesar más de lo habitual. Quizá es porque esconden con recelo unas lágrimas discretas e imprudentes. Sin quererlo, ellas reflejan los últimos instantes que pasamos frente a frente. La antesala del final transcurre en cámara lenta. Es el momento en que ya todo está dicho. Las cartas lucen abandonadas sobre la mesa porque no queremos verlas. Los hilos de aquella hebra dorada que nos unía se revientan. ¿La escuchaste? Más allá de la música y los brindis de la mesa de al lado. Abajo. El click es casi imperceptible pero yo sí pude sentirlo. Difuso. Ahora tu imagen luce borrosa con tonalidades sepia. Respiro profundamente y empiezo a desalojar los rincones que no volveré a recorrer. Armada de una vaga certeza me alejo de esos brazos que ya no completarán los míos para resguardarnos. Coloco un tierno y frágil beso en los labios que no probaré. Te dedico esta última caricia para detener tu suave tacto. Ese que me gustó tanto desde la primera vez que me agarraste la mano. Suspirar está de más. Te veo así porque me estoy despidiendo sin que nos demos cuenta.


20

Asi que esto es vida 6 Hay mañanas en que tu ausencia es más profunda 8 En 387 caracteres 9 En la esquina de la antiderrota 10 Se me perdió la cadenita 12 Telegrama circular 14 Bajo advertencia no hay engaño 16 Te observo en la distancia 18

URBA

URBA

POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN

URBA POEMAS URBANOS POR LUCÍA LEÓN


Cantar es ruido (Poesía)